Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Faro
por Bellota Hoy a las 11:29 am

» Torreón Maciel
por Zarket Hoy a las 12:03 am

» Torreón Letargo
por Cuervo 16/10/17, 08:57 pm

» Acantilados
por Bellota 16/10/17, 12:02 pm

» Trama
por Giniroryu 16/10/17, 03:01 am

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35818 mensajes en 683 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Biblioteca Mágica

Ir a la página : Precedente  1 ... 28 ... 52, 53, 54, 55, 56  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 53 de 56.]

1 Biblioteca Mágica el 02/08/11, 04:22 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Situada antes de llegar al foso donde acaba la tercera bañera. Algo dejada, pero repleta de libros de todo tipo. No todos son legibles. De hecho, la inmensa mayoría de ellos está en raros dialectos, especialmente en el caso de los libros de magia. Algunos contienen guías de pronunciación, pero muy pocos.


625 Re: Biblioteca Mágica el 13/03/16, 04:05 am

Giniroryu


GM
El primer comentario ácido la dejó bastante indiferente, no estaba segura de si el ulterano buscaba echarles en cara o no el hecho de que no hubiesen hecho esfuerzos por encontrarle, pero la idrina tenía la convicción de que todos sabían que probablemente el xolnita no hubiese querido ser encontrado y por tanto tenía la conciencia tranquila al respecto. Él mismo pareció confirmarlo, aunque la forma de expresarse del cizaña le hacía dudar, e Irianna no tenía muchas ganas de soportar un peso más encima, uno que probablemente ni siquiera se merecía tanta deferencia. De todos modos el dullahan no vaciló en recalcar aquello por si todavía quedaba alguna duda al respecto.

Su última pregunta, no obstante, le hizo fruncir los labios con desagrado y por suerte para ella fue otro quien se encargó de responder a una cuestión destinada probablemente a tantear alguna reacción que le interesaba en ellos. Le preocupó subrepticiamente que aquello pudiese alterar al berserker, no obstante, pero Sekkeh parecía poder controlarse por el momento y desde que Krono Rádem le había fabricado el artefacto rúnico se sentía bastante más segura. Además ahora ella también sabía inducir al sueño mediante un sortilegio que no requería contacto en caso de que fuese preciso.

No obstante, parecía que el intara no era el único de quien debía temer su reacción hacia las palabras del xolnita, pues Jace no dudó en expresar su desagrado ante lo que suponía era humor negro por parte del pelimorado. Tampoco pondría la mano en el fuego porque no se tratase de genuino interés en la posibilidad de recibir una respuesta diferente. Es por ello que Irianna aprovechó la sugerencia del humano para asentir en su dirección.
Será mejor que empecemos a buscar entre las estanterías, encontrar algo aquí puede llevarnos horas —comentó en tono neutro—. Espero que volvamos a vernos, Roaxen Tenvrai —añadió sin modular la voz más allá de lo estrictamente necesario para evitar sonar excesivamente fría.

La lacustre echó a andar sin mirar atrás, seguida de cerca por Kimbra. Una parte de ella quería desplegar su niebla para conocer el momento exacto en el que se alejaban lo suficiente del xolnita como para saber que podían hablar sobre aquel encuentro sin tapujos, ya que aunque ella tenía intención de decir poco al respecto probablemente Jace o Sekkeh sí hiciesen algún comentario. Pronto se dio cuenta de que tan solo el primero las acompañaba y se giró hacia el humo de su cuello.
¿Sekkeh se ha quedado atrás? —preguntó con evidente preocupación. El berserker seguía descontrolándose con relativa facilidad.

626 Re: Biblioteca Mágica el 27/03/16, 01:41 am

Muffie



Kimbra realmente necesitaba consultar varios libros. La krabelinense se estaba tomando muy en serio su trabajo y estaba realizando una exhaustiva investigación en torno a su transformación y la biblioteca de la torre había comenzado a resultarle escasa de información. Para su suerte, la biblioteca mágica estaba excepcionalmente surtida y la Hija de Lunas no perdió tiempo en comenzar a buscar en cuanto estuvo en ella, siempre manteniéndose cerca de Irianna, tanto por si en algún momento requería de su ayuda como por la seguridad que le otorgaba la niebla que despegaba, ya que le otorgaba cierta ventaja ante las posibles amenazas.

La engendro se encontraba consultando un libro sobre criaturas inmorales cuando Irianna indicó de la presencia de Roaxen en la biblioteca. La demonio dejó el libro y se tensó al instante, tiñéndose sus ojos de rojo formando una visión general de su aspecto bastante amenazante. Cuando el xolnita apareció ante ellos tanto el rojo de sus ojos como su tensión vaciló por un momento ante la imagen de sí mismo que Roaxen mostraba. Kimbra no había visto de primera mano los cambios del ulterano, pero ciertamente le impactó más la imagen descuidada que mostraba, tan contraria a como se había visto durante toda su convivencia.

Durante toda la tensa conversación se mantuvo callada y alerta, con su vista vagando de un ulterano a otro, atenta a la posible amenaza que podía suponer uno y a la alteración de los nervios del otro. La krabelinense no tenía nada especial que decir del cizaña, dado que a su entender era irrelevante si ellos habían salido en su búsqueda o no, ya que él era el que conocía la ubicación de todos ellos de primera mano y no había hecho ningún intento de ponerse en contacto con ellos lo que a la demonio le decía claramente que no quería que dicho contacto diera lugar. Y era precisamente por eso por lo que no le agradaba el tono usado por el ulterano.

Kimbra asintió hacia Irianna cuando esta dio una breve despedida y procedió a seguirla quedando quieta al ver que Sekkeh no se movía. La Hija de Lunas supuso que deseaba mantener la conversación por su parte con el cizaña por algún tiempo más así que solo le miró brevemente a la espera de una confirmación afirmativa de que sus nervios se encontraban bajo control, tras la cual miró una última vez a Roaxen confirmando que tampoco se encontraba alterado de ninguna forma y siguió su camino tras Irianna.

- Si- contestó a la pregunta de Irianna, aunque esta no parecía estar dirigida a ella-. Parece ser que quería mantener una conversación de carácter más privado con Roaxen, puesto que no ha indicado que quisiera incluirnos en ella. Creo, a pesar de ello, que deberíamos mantenernos cerca para poder actuar en caso de que algún problema surja, aunque Sekkeh parecía mantenerse de forma eficiente bajo control.


627 Re: Biblioteca Mágica el 28/03/16, 02:33 am

Goliat


Jace agradeció para sus adentros que Irianna hubiese terminado de sacarles la pata del barro. Alzó la mano como despedida al cizaña. Si quería seguirles, él no se lo iba a impedir, pero el mensaje quedaba bastante claro. Echó a andar hasta que se percató de algo: Sekkeh no se movía del sitio. No tuvo necesidad de voltearse a comprobarlo, y reduciendo la marcha, habló en privado con el intara.

«¿Estás bien tío?» —ignoraba el hecho de que Roaxen supiera comunicarse por telepatía—. «Mierda, se me olvida que no me puedes responder. Como sea. Si necesitas ayuda pega un grito, aunque de pasar eso creo que lo pegaría Roaxen primero. No nos alejaremos mucho, no tardes.»

Se metió una mano en los bolsillos, algo fastidiado por el peso de su cabeza. En cuanto se detuvieron la dejó sobre la mesa más cercana, pensando la opción de guardarla aunque fuese en una mochila normal y corriente a partir de entonces. Se sentó en el borde del mueble, demasiado pendiente de cualquier grito que pudiera escucharse de fondo como para ponerse a ojear libros sin perder concentración.

«Eeeeso parece. No te rayes, confío en que se controle. Lo justo, pero confío. Ya no se lanza a romper cuellos tan rápido.» —no sonaba muy convencido, pero lo que dijo Kimbra sirvió para asentar mejor sus palabras. Inclinó el cuerpo hacia la krabelinense y la señaló con la palma de la mano para darle la razón—. «Pero sí, por si acaso... vamos a no alejarnos más. Si lo dejamos atrás también se puede cabrear con nosotros.»

Miró a su alrededor, observando el camino por el que habían venido sin levantarse. De todas formas, supuso que estaban lo suficientemente apartados como para poder hablar en condiciones.

«Justo cuando pensé que me empezaba a caer bien... bueno. Normal. El reencuentro de hoy me ha recordado lo enfermo que me pone ese tío. Tampoco me sorprende que se haya vuelto más raro. Le pega.»  —imitó el sonido de chasquear la lengua y luego se crujió los puños—. «Como nos siga y vuelva a soltar una gilipollez como la última no prometo no darle un puñetazo.»  

Echó la espalda hacia atrás, suspirando de forma que su humo parecía el resoplido de una ballena. Seguramente Irianna también estuviese de mal humor, pero no sabía hasta que punto quería hablar de lo que acababa de pasar. Estiró los brazos hasta su cabeza para ponerla en su regazo y peinarla, destensándose.
«Y... ¿Qué libros buscáis? Cuanto antes lo encontremos antes nos largamos.»

628 Re: Biblioteca Mágica el 28/03/16, 05:11 pm

Leonart


Sin Nombre

Le respondió Sekkeh, la sonrisa de expectativa se desvaneció, mientras sus facciones entristecian y el labio inferior caia, todo intencionalmente elaborado, como un cuadro lo suficientemente obvio para que sus antiguos compañeros leyeran en el.
-Pues la verdad, es que si.-empezó.-De veras esperaba que alguno cometiera algun que otro fallo típico como los de la cosecha y acabase enojando a un local con mucha más experiencia... ¡Vaya decepción!-admitió, casi con un tono infantil.

-Pero bueno, paciencia, eventualmente pasará.-se dijo por lo bajo, tras lo cual sonrió hacia Sekkeh, quien podia notarsele cierta alteración. Jugaria con fuego, pero no era un idiota, dejó de hurgar la llaga.

No dijo nada mientras se despedian y hacian intención de irse, pero, casi cuando ya estaba apunto de perderles de vista, decidió añadir algo más, por telepatia, más alto y claro que usando su lengua.

Ad Interim, omnes escribió: No os preocupeis camaradas. Muy pronto nos volveremos a ver, de una manera, u otra. Quizás, hasta os haga una visita inesperada algún día...

Y dicho aquello, miró a Sekk y le regaló una sonrisa un tanto más amistosa.
-Sigueme.-le indicó.

No muy lejos, a unos pasillos de ahí, habia una mesa con pergaminos, pluma y tintero. Varias montañas de libros apilados de temás tan distantes como el mentalismo, la alquimia y la necromancia, asi como uno o dos extremadamente gruesos tomos de historia abiertos. Hizo hueco en la mesa, recolocando alguno de los libros y acercó una segundia silla, colocandola enfrentada a la suya propia, donde se sentó.
-Si gustas.-le dijo, indicandole la silla vacia con un movimiento de cabeza.

Tanto si se sentase o no, procedió de inmediato a explicar sus motivos por los cuales queria hablar con el. Hablaba con una voz un tanto ausente, como si de una entrevista de trabajo se tratase.
-Llevamos un tiempo un tanto separados y, como es comprensible, hay cosas que me he perdido. Me gustaria hacerte unas preguntas sobre vuestra situación, ambiente y tus experiencias bebiendo del manantial del consejo.-fue a entrelazar sus dedos, como si tuviera una segunda mano fantasma, pero al fallar, inconscientemente, se cubrió el muñón descansando su mano sobre este. Su voz recuperó algo de calor entonces.- ¡Mejor aun! Podemos hacer un juego de esto, si tu tambien tienes alguna pregunta para mi, podremos turnarnos, ¿que te parece?-

629 Re: Biblioteca Mágica el 27/04/16, 01:25 am

Red


La respuesta de la cizaña a su comentario no le sorprendió en absoluto, pero el hecho de esperarse algo así no suavizo el impacto de la misma en su incipiente mal humor. No quería cabrearse, había ido a la biblioteca con sus amigos para pasar el rato sin malos rollos, pero la aparición del xolnita amenazaba con echarlo todo al traste. Debía tranquilizarse cuanto antes o alguien acabaría herido.
Os sigo en breve. —murmuró entre dientes en dirección a sus compañeros cuando se despidieron, en voz tan baja que no se le llegó a escuchar. La mirada que le dirigió a Kimbra dejaba claro que todo iba relativamente bien, y cuando Jace se dirigió a él por telepatía le dedicó un ligero asentimiento de conformidad antes de seguir a su compatriota entre las estanterías.

Roaxen le condujo hasta una mesa llena de pergaminos y libros de los mas diversos temas y empezó a hacer hueco, apartando unos cuantos tomos y ofreciéndole una silla. Sekk declinó el ofrecimiento y permaneció de pie, las manos hundidas en los bolsillos de la cazadora y la mirada expectante. Escuchó al capellán en silencio, frunciendo el entrecejo ante el cambio de tono a uno mas relajado que tenía algo de inadecuado. La sugerencia de que se lo tomara como un juego le dejó ligeramente perplejo.
Creo que prefiero un interrogatorio normal, Roaxen —respondió midiendo su tono—. Sabes perfectamente que tengo un problema serio de autocontrol y ahora mismo no estoy de humor para un intercambio de preguntas —sentenció—. Dime que es lo que quieres saber y así podre salir cuanto antes a que me de el aire, ¿de acuerdo? —inquirió, cambiando el peso de una pierna a otra.

Los dedos del intara jugueteaban con el amuleto de radém que le había hecho Krono, listo para activarlo si la conversación acababa en malos términos. Sabía de sobra que su amigo, al que aun consideraba en dichos términos a pesar de todo, no era estúpido, así que esperaba que no tentara a su suerte jugando con fuego. Lo cierto era, sin embargo, que sabía poco sobre la naturaleza de las cizañas y su gusto por el malestar psicológico ajeno, pero confiaba en que todo fuera bien. Sus compañeros de Serpentaria estaban cerca por si algo salía mal, y saber eso lo tranquilizaba en cierto grado.

630 Re: Biblioteca Mágica el 01/08/16, 10:35 pm

Leonart

avatar
Sin Nombre

Cuando declinó el sentarse, el xolnita algo decepcionado, se encogió de hombros y suspiró teatralmente.
-Y yo que me esperaba que fuesemos a mantener una conversación más civil; una charla entre amigos; unas bromas entre colegas. Pero, te noto frío. Muy frío teniendo en cuenta tu sangre y piel, digo.-añadió dejando escapar algo de ácido.-No te lo tomes a mal, ¿eh?,  lo digo como un cumplido para los de tu raza...-

Se relajó en la silla, incómoda como era, parecia que andaba sobre una tela de araña y si caia, una violencia incomensurable le esperaba en la caida, cosa completamente contraria a todo lo que habia estado trabajando este tiempo: La auto preservación.
-Y yo que pensaba que tendrias preguntas sobre esta.-casi maulló mientras se tironeaba de la perilla de su barba.-Muchos de los tuyos lo harian, muchos se arrodillarian y besarian la tierra donde piso ante ello, aun a pesar de su ignoracia de quien soy y porque tengo esto.-sonrió con maldad.-Ya se que tú no, Sekkeh. Tú no lo harias, ¿verdad?-

-En fin, me voy del tema. No tienes preguntas. Está bien. Lo pillo.-sonaba genuinamente enfadado en el hecho que su aspecto no le suspirase más curiosidad salvo higiene personal.Aqu-Vayamos al grano entonces.-

Se agarró entonces al reposabrazos, mientras su ceño se endurecia y comenzó a disparar.
-Necesito saber lo siguiente: Distribución de Torreones entre nuestra cosecha, Transformados conocidos de ambos, Defensas y Sistemas de seguirdad de los mismos, De cual y de cual no de los transformados te fias tú personalmente. De los transformados más populares, de los que vienen de visita, de los que crean conflictos, de los que parecen tener más dinero que otros, de los que tengan buena relación con el consejo de la ciudad.-soltó, como una máquina, mientras enumeraba sus preguntas con los dedos, fingiendo estar pensativo.-Y juraria que me estoy olvidando de una más... ¡Ah! Si, por supuesto: Necesito saber todas sus transformaciones.-

Se levantó súbitamente entonces, cercando la distancia entre los dos, emocionado por sus ansias de información, su cola se irguió debajo de su espalda. A menos de un metro, sonrió algo inconscientemente, como un niño al que le habian prometido caramelos.
-¿Puedes responder a todo eso por mi?-vaciló entonces con su mano, apunto de tirar de su cazadora suavemente, rectificó a centímetros de hacerlo.-¿Puedes, no? Al menos algo, por poquito que sea ¿Por favooor?- acabó sonando con voz aterciopelada.


_________________________________________

TFW le pones dos velas a la Virgen pa que os saque de aquí pero a un ingrato le da por ser ateo
Spoiler:

631 Re: Biblioteca Mágica el 03/08/16, 11:06 pm

Red

avatar
El berserker no debía haber accedido a una entrevista en privado con Roaxen, no sabiendo de lo que era capaz capaz una cizaña, pero la curiosidad había imperado más que la razón y ahora, calvado en el sitio, el intara rechinaba los dientes de rabia. Los insultos y desprecios hacia su raza en el inicio del discurso ya habían sido bastante malos, pero que además pretendiera emplearlo como una suerte de espía en contra de sus compañeros de alojamiento era aún más despreciable. Las venenosas palabras de su compatriota habían elevado la temperatura del rubio varias decenas de grados y le habían convertido en una bomba de ira homicida a punto de estallar.
¡NO VOY A CONTARTE UNA MIERDA! —bramó rabioso, alzando al xolnita por la pechera de su casaca mugrienta. Roaxen le respondió algo dirigiéndole una mirada de desprecio, pero Sekk no llegó a escucharle, pues el rostro retorcido por la ira que le devolvía la mirada desde el ojo derecho del capellán le había dejado bloqueado.

Fue ese pequeño instante de lucidez lo que evitó que el pelimorado acabara estampado contra alguna estantería, pero si el berserker no se alejaba enseguida de la cizaña aquel encuentro podía acabar muy mal. Le dejó caer sobre su silla sin miramientos y retrocedió sin darle la espalda, taladrándolo con la mirada hasta que le perdió de vista.
No deberías haber salido del agujero en el que te has estado ocultando todo este tiempo —susurro, dándose la vuelta y encaminándose a paso vivo hacia la entrada del edificio. No se detuvo en ningún punto del trayecto, ignorando a cualquiera que le saliera al paso hasta haber alcanzado la salida.

El aire fresco y unos cuantos ejercicios de respiración lograron tranquilizarlo en parte, pero aún seguía tenso y su puño se cerraba con fuerza entorno al talismán que le había hecho Krono Rádem. Había faltado un pelo para que perdiera el control, algo bastante normal desde que viera por primera vez la Luna Roja, pero en aquella ocasión solo la suerte había evitado que ocurriera lo peor. En cuanto Roaxen había empezado a hablar Sekk había olvidado la existencia de la pequeña placa de metal.
Joder… —murmuró para sí, desenfocando la vista y clavándola en la fachada de una casa cercana.

632 Re: Biblioteca Mágica el 04/08/16, 01:36 am

Giniroryu

avatar
GM
La idrina observó durante unos instantes al dullahan con preocupación, pero acabó por asentir. Sekkeh todavía tenía dificultades considerables para mantener el control, pero Irianna no creía que le hiciese mucha gracia que actuasen como si fuesen sus niñeras. En caso de que ocurriese algo se enterarían, y el berserker contaba con el artefacto que le había fabricado Krono Rádem.
Yo estoy buscando información más específica sobre mi dominio… —le respondió a Jace de forma un tanto ausente mientras trataba de descifrar los títulos de los gastados tomos y sacaba alguno al azar de vez en cuando.

No transcurrió mucho tiempo hasta que escucharon el grito furioso del ulterano. La lacustre cerró de golpe el libro que estaba ojeando y reaccionó extendiendo de nuevo la niebla que, para cuando localizó a los ulteranos, el intara ya se encontraba encaminándose a paso ligero hacia la salida de la biblioteca.
Se está yendo —comunicó a Kimbra y Jace para a continuación echar a andar cada vez más rápido entre la bruma, siguiendo un camino entre los estantes con el que evitar por completo a Roaxen.
Con la voz de Biblios tras ella, quejándose de la niebla, la idrina apuró el paso hasta alcanzar la puerta del edificio mientras reabsorbía toda la bruma hasta que los alrededores volvieron a despejarse por completo. Sekkeh se encontraba no demasiado lejos del edificio y, aunque con cierta vacilación, Irianna se acercó a él.
>>¿Quieres que volvamos a Serpentaria? —Ofreció sin comentar nada más.
El berserker asintió, por lo que en cuanto se reunieron los cuatro fuera no tardaron en volver sobre sus pasos en dirección al refugio.

Sekkeh resumió el motivo de su ataque de ira y la nebulomante no pudo evitar componer una expresión de incredulidad al enterrarse del atrevimiento del cizaña. El pecho se le llenó con una sensación de desagrado que agradecía no haber sentido cerca de su ex compañero de torreón, porque para más inri se habría sentido satisfecho por ello.
Nunca va a cambiar, ¿verdad? —Fue lo único que comentó al respecto.

Sigue en la Torre Serpentaria.

633 Re: Biblioteca Mágica el 06/08/16, 10:46 pm

Zarket

avatar
GM
El carabés, durante el último mes, había logrado aprender un camino hacia la biblioteca relativamente rápido. Como era natural seguía tan perdido en el resto de Rocavarancolia como había estado antes de transformarse, pero sus constantes ir y venir entre Serpentaria y la biblioteca le habían permitido conocer uno o dos atajos para llegar antes.

El demiurgo estaba pletórico en aquel momento, probablemente por culpa de la Luna Roja que flotaba en las alturas tanto como de su propia transformación. Había conseguido moderar un poco sus explosiones emotivas, pero aun así seguía viviendo sus sentimientos con una tremenda intensidad. Echó un vistazo rápido al cielo. La luz sanguina dominaba la ciudad con mucha menos fuerza que cuando había salido un mes antes: el sol ya podía competir con la Luna Roja por algo de espacio. Hal sabía que no faltaba mucho para que el astro rey de Rocavarancolia dejara el cielo vacío: se había informado bien del calendario rocavarancolés.

Al entrar en la biblioteca la bufanda viviente que siempre le acompañaba bajó al suelo. Le gustaba explorar, aunque a indicaciones del demiurgo lo hacía con extremo cuidado. Pensó en que debería coserle unos ojos, aunque todavía desconocía cómo hacerlo. «Tengo que pedirle a Twix que me enseñe», pensó. La ilusión de aprender se imponía a su timidez natural. Debía formarse sobre todas las distintas y variadas formas de construir sus creaciones. Como decía el libro Ingeniería demiúrgica, el único límite debía ser su propia imaginación. Y de eso el carabés iba sobrado.

Se metió entre las estanterías, buscando un libro que le ayudara a mejorar su habilidad para tallar.

634 Re: Biblioteca Mágica el 17/08/16, 06:14 pm

Naeryan

avatar
Desde que había asegurado su puesto como embajador Shizel encontraba un nuevo regocijo en pasearse por la Biblioteca sin prisa, eligiendo libros por recreo y no por ansiedad de no haber cubierto determinado campo. Por eso pudo fijarse en la tira de tela que serpentaba por el suelo, y a la que casi pisó.

Se la quedó mirando. Estaba claramente viva, pero no poseía la fineza de detalles de la que hacían gala los trabajos de Doce o Puntada. Había oído rumores en el castillo, y dado que Doce era extremadamente elusivo de ver fuera de Altabajatorre…
Cogió la bufanda en brazos y aplicó un hechizo sencillo de rastreo, que le permitió sortear las estanterías necesarias para confirmar sus sospechas.

—Creo que esto te pertenece —dijo en voz baja con una sonrisa al carabés. Usar la telepatía solía asustar a la gente la primera vez.
No se había aplicado a conocer a los nuevos ciudadanos, pero Shizel tenía un punto débil hacia los que tenían talento para la magia. La cercanía además le permitió reconocer rasgos que no encajaban con un libense sino que eran claramente nuevos: el tono apagado de palidez, las venas oscuras allá donde se transparentaban. Shizel no podía ni soñar todavía con acceder a la información confidencial sobre Carabás, pero lo que había oído despertaba vivamente su curiosidad.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

635 Re: Biblioteca Mágica el 17/08/16, 07:18 pm

Zarket

avatar
GM
Estaba rebuscando, sin encontrar nada que le convenciera. La mayoría de libros todavía le quedaban grandes, cosa que al demiurgo le generaba bastante frustración y le daban ganas de hacer pucheros. Intentó serenarse y contar hasta diez, temiendo estar al borde de otro berrinche emocional. Tras esto giró hacia la siguiente hilera de estanterías, siguiendo con su búsqueda.

Fue ahí donde una voz le hizo girarse. Había un idrino (aquellas orejas eran incondubles) cubierto de hielo con su bufanda en sus brazos. Esta estaba algo húmeda en algunas zonas, cosas que no terminaba de agradarle. Parecía un gato que se hubiera mojado la punta de las patas en algún charco y estuviera examinándolas con algo de desagrado. Hal sonrió y la cogió, entusiastamente agradecido.

—Muchas gracias. Le gusta explorar, pero todavía no puede ver, así que tiene que hacerlo por tacto. No me gusta mucho eso, la verdad es que debería coserle ya un par de ojos.

El carabés se rascó la nuca, sintindiéndose un poco avergonzado por su irresponsabilidad. No quitaba ojo del idrino, fijándose en las volutas que se evaporaban. Se preguntó qué transformación tenía, ¿era un brujo del hielo, quizás? El demiurgo no había tenido tiempo para informarse sobre transformaciones, y ahora lo lamentaba. En cualquier caso tenía claro que no era tipo E, nadie que careciera de magia podría tener tanto hielo encima sin quedarse auténticamente helado.

Un recuerdo desagradable se abrió paso en su mente. Era el de un ser gigantesco, con cola, piel morada y cuatro cuernos que les decía «si en vuestro interior está la magia, viviréis con el idrino helado». El desgrado del recuerdo y cierta suspicacia se reflejaron a la perfección en su rostro. Aquel desconocido parecía ser bastante agradable, pero si de verdad era el que había mencionado el ciudadano con el que se habían encontrado al final de la criba (cosa que, esperaba sinceramente, no fuera así) tendría que andarse con cuidado. Estaba seguro de que nadie que conociera a aquella mole demente podía ser de fiar. «Y en Rocavarancolia no puedes fiarte de las apariencias».

—Ahm, yo me llamo Hal —sonrió algo nervioso, sufriendo un súbito ataque de timidez—. Supongo que ya lo habrás adivinado, pero me he transformado en demiurgo. Soy de Carabás.

Había un pequeño matiz de orgullo en su voz, de orgullo y alegría contenido. El nuevo demiurgo se encontraba a gusto con su transformación, a pesar de los vaivenes emocionales que conllevaba al principio.

—¡Ay, no hagas eso!

La exclamación fue acompañada de un pequeño golpecito a la bufanda. Esta había restregado una de sus partes húmedas contra la nuca de su creador, intentando secarse.

636 Re: Biblioteca Mágica el 18/08/16, 11:23 pm

Naeryan

avatar
Shizel le observaba con interés y a la vez algo de confusión. Tenía un lenguaje corporal muy vivo a pesar de ser tan contenido, pero cambiaba con rapidez. Lo atribuyó a la adaptación a la transformación: lo había visto en compañeros suyos que habían tenido que dominar tendencias nuevas, en sí mismo al notarse más plano con las palabras de lo normal.
—Desidia —se presentó a la vez que le tendía la bufanda viviente—. Voy a arriesgarme a suponer que te has unido a nosotros esta misma Luna. ¿Cómo te estás adaptando?

Nada en su mundo de origen podía compararse al astro rojo en el cielo, estaba seguro. El orgullo con el que habló de su transformación le provocó otra corriente de simpatía. Él había estado extático, entre el subidón de la Luna y las nuevas posibilidades que le ofrecían sus cambios.
—¿Has conocido ya a algún otro demiurgo? Podrían echarte una mano con lo de encontrar unos buenos ojos que coser— ofreció. Doce era esquivo, y Shizel no estaba en una posición en el castillo como para andar pidiéndole favores, pero tal vez Puntada estuviera dispuesta a echarle una mano con lo suyo. Había oído rumores en el castillo de que dos de las aprendizas de Altabajatorre, ambas cosechadas recientes, habían muerto hacía cosa de unos dos o tres años.

La mención a Carabás le iluminó los ojos.
—He oído cosas interesantísimas de ese mundo. ¿Te importaría hablarme de él alguna vez?


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

637 Re: Biblioteca Mágica el 19/08/16, 01:39 pm

Zarket

avatar
GM
—Sí, acabo de pasar mi criba —confirmó al idrino. Una oleada de pena contenida y algo parecido al cansancio le invadió al recordar todas las dificultades y la muerte. La imagen de Lemus le invadió por un momento la mente, ante lo que tuvo que reprimir una mueca de desagrado. La siguiente pregunta le hizo dudar—. Pues... La verdad es que todavía no he mirado mucho por Rocavarancolia. He estado casi todo el mes en mi cuarto de Serpentaria, o en su biblioteca, o aquí —no estaba seguro de si se sentía exactamente avergonzado por aquello, pero la ciudad y sus habitantes le seguían dando miedo. Aún debía asimilar que él ya era un rocavarancolés de pleno derecho—. Intentando dominar la demiurgia, aprendiendo a hacer criaturas...

La mención a los demiurgos le provocó cierta vergüenza producto a su timidez natural. También le hizo recordar la ayuda que había recibido la misma noche de su transformación. Dama Puntada era la rocavarancolesa que más le había agradado de los que había conocido. Tap le había caído muy bien, pero en algunos aspectos se notaba que no era demiurgo y que, por tanto, no era capaz del todo de comprender sus problemas. De Karime y Saren no había nada que pudiera decir, aunque agradecía la ayuda prestada, y con Desidia solo había intercambiado dos frases. En cuanto a la mole púrpura... el encuentro no había sido agradable, y al demiurgo seguía desagradándole en extremo el recuerdo.

—¡Sí, ya conozco a una! Ehem... —una sonrisa avergonzada se formó en su cara por el repentino entusiasmo. Hal se rascó la cabeza, sintiendo cómo la sangre se agolpaba en su cara—. Dama Puntada nos visitó al salir la Luna Roja. Nos ayudo con un compañero transformado en lobo, me dio una forma de contacto y me mostró de que soy capaz. Tengo que admitir... que las visitas de esa noche fueron mucho más agradables de lo que esperaba.

Otro acceso de vergüenza al temrinar su última frase. El demiurgo se preguntó qué pensaría Desidia de lo que acababa de decir, y por un momento pensó en corregirse e intentar hablar bien de Rocavarancolia. No lo hizo. No solo por temor a la reacción de su interlocutor (un temor nada relacionado con la forma de ser de los rocavarancoleses, pero sí con sus propios problemas para hablar con otras personas), sino porque eso sería mentir. Al demiurgo le faltaba mucho para reconciliarse con Rocavarancolia y sus monstruos, su criba estaba demasiado reciente.

—Por supuesto, puedo decirte todo lo que quieras de Carabás —no le extrañaba su petición. Desde su punto de vista tanto los mundos vinculados como Rocavarancolia tenían un desarrollo bastante primitivo, al menos en comparación con Carabás. Veía natural que se interesaran por su mundo—. Puedos decirme todo lo que sabes de mi mundo para no ser redundante. No he mirado demasiado ese tema, pero la información que hay de Carabás parece ser bastante menor que la que hay sobre cualquier otro mundo vinculado.

638 Re: Biblioteca Mágica el 19/09/16, 05:12 pm

Naeryan

avatar
La pequeña pausa tras confirmar que su criba había terminado hizo intuir al idrino que mejor no debería preguntar sobre ella, al menos no ahora. Lo comprendía: él no habría encontrado las palabras para describir la suya si le hubieran preguntado entonces.

—Ya veo que no necesitas enchufe entonces. Está bien que los recién llegados tengáis recursos —se cruzó de brazos, agradablemente sorprendido. Lo cierto era que había tenido mucha suerte, teniendo en cuenta que había dicho que apenas había salido de Serpentaria y de la biblioteca—. A mí no me hicieron mucha gracia las visitas que recibimos en su día, pero he de reconocer que también nos ayudaron a contener a un compañero que corría riesgo de descontrolarse. Resistía la magia, así que nos habría costado hacerlo por nosotros solos.

La respuesta afirmativa del carabés fue ver el cielo abierto. Parecía reservado, y no había albergado esperanzas de que accediera tan fácilmente.
—Ah, es que es un mundo de acceso muy restringido —le contó—. No llevo mucho tiempo trabajando en el castillo, así que aún no me filtran cosas confidenciales. Aparte de detalles sueltos sólo sé que estáis muy magificados, y que gran parte de vuestra población es capaz de hacer magia. He oído también hablar de clasificacaciones, aunque no me queda muy claro cuál es su objetivo o si solamente entendí de forma errónea lo que me contaron. No te preocupes, no te vas a meter en un lío si habla de tu mundo —dijo, anticipando alarma o al menos alguna pregunta—. Tienen su propia forma de investigar, y también el monopolio del portal.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

639 Re: Biblioteca Mágica el 20/09/16, 07:38 pm

Zarket

avatar
GM
Las palabras del idrino solo dejaron sus sospechas en duda. Recordaba que el trasgo con el que se había encontrado había mencionado que la Luna Roja le hizo resistente a la fuerza y al poder de otros, pero no sabía si eso significaba resistencia a la magia u otra cosa. Además, si bien era cierto que Shizel era el que más se acercaba (de los pocos habitantes a los que había visto) a la definición de "idrino helado", tampoco podía estar seguro. La posibilidad de que aquel desconocido conociera al mastodonte que los había amedrentado pocos meses antes lo ponía en guardia, pero su inseguridad evitaba que lo diera por sentado. El demiurgo se puso a mirar los libros de la sección, buscando algo que le ayudara.

A Hal no le extrañaron las palabras de Desidia. Sabía suficiente de la historia de la ciudad como para saber de qué forma se abría paso: a sangre y fuego. En su etapa de mayor esplendor Rocavarancolia habría tenido difícil doblegar a Carabás; con el estado en el que se encontraba ahora arriesgarse a ser descubiertos era firmar una sentencia de muerte segura. Su mundo podía haber cambiado mucho desde el lejano tiempo en el que eran una Rocavarancolia sin Luna Roja, pero el demiurgo estaba seguro de que no verían con buenos ojos el secuestro de sus ciudadanos ni estar vinculados a un mundo como aquella ciudad.

—Lo de las clasificaciones... es por niveles de magia —durante su exposición su mirada iría saltando de los títulos a su interlocutor—. Son cinco: A, B, C y D son los niveles de los magos, de mayor a menor capacidad. Los tipo E son los incapaces de hacer magia. A lo largo de la infancia y la adolescencia se hacen mediciones, porque el recorrido del magigrama puede fluctuar, ya que el nivel no se fija hasta los 17 años, normalmente solo los tipo A y los E son suficientemente estables y claros como para adivinarlo desde años antes sin ver las gráficas. Ahí se hace una última medición y ya se clasifica a la persona en un nivel determinado, atendiendo a su recorrido. A veces, cuando alguien tiene un recorrido muy excéntrico, le hacen más pruebas al llegar a los 17, para clasificarlo bien, pero es raro.

Hacia el final se había disparado un poco más su entusiasmo natural, aunque no demasiado porque la magia en sí no era su campo preferido. Para el carabés la magia era una herramienta tremendamente útil, solo eso, por lo que no ejercía sobre él la misma fascinación que otros campos del saber.

Al darse cuenta de la pequeña carrerilla que había tomado se paró un poco, sintiendo un leve acceso de vergüenza. Al final optó por añadir algo.

—¿Qué más quieres saber?

640 Re: Biblioteca Mágica el 23/09/16, 12:12 am

Naeryan

avatar
Shizel le escuchó en silencio y completa atención. ¡Era interesantísimo! Tenían la magia tan completamente estudiada que eran capaz de incorporarla a su vida diaria, de clasificarla con exactitud. Para quien la magia había sido un deseo que primero había creído imposible y luego anhelado con todas sus fuerzas, era un concepto fascinante. El idrino se preguntó cuáles habrían sido sus propios resultados, de haber sido evaluado.

—Suena apasionante —y lo decía completamente en serio—. Si no es indiscreción, ¿qué clasificación obtuviste tú? Tengo entendido que los demiurgos estáis cargados de magia —no sabía si era un tema delicado en Carabás. Prefirió ir con la cautela por delante. La idea de ser diplomata en aquel mundo de repente se le antojó un objetivo increíblemente atractivo. Recordar aquello le trajo a la mente otra cosa, y quiso golpearse por su mala cabeza.

—Disculpa, te tengo hablando de todo esto de pie y en la biblioteca —se había dejado llevar por el entusiasmo. Le dirigió una sonrisa avergonzada—. Me encantaría saber más, pero puedo dejarte tranquilo si lo deseas y seguir con la conversación en otro momento. O invitarte a algo de beber, si estás harto de rebuscar entre libros por hoy —le guiñó un ojo—. Es casi una tradición ya entre recién llegados y veteranos, aunque hace unos meses que no vivo en Serpentaria.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

641 Re: Biblioteca Mágica el 23/09/16, 04:12 pm

Zarket

avatar
GM
—Ah, no te preocupes, la verdad es que no lo sé —confesó, con una sonrisa tenue en los labios—. El resultado de los análisis no se da hasta la clasificación definitiva, y mis capacidades cambiaban mucho como para que hubiera podido adivinarlo.

El demiurgo pensaba, a medias, como el idrino, aunque para lo que el segundo era apasionante para el primero era simplemente algo normal. En el pasado habría pensado que Carabás era, en general, un mundo cercano a la perfección. Seguía pensándolo con la magia y la tecnología, pero ahora veía más grises a otros elementos de su tierra natal. Aunque seguían siendo mejores que sus contrapartidas rocavarancolesas, en cualquier caso.

La proposición de Desidia lo dejó dubitativo. Escondió sus dudas interiores mirando libros, sin prestar verdadera atención a los títulos. Se dio cuenta de que había disfrutado de la breve charla, principalmente porque se había encontrado hablando sin darse cuenta. Esa era una cualidad en la que Hal no reparaba: una vez superada la vergüenza inicial no volvía a sufrir su timidez hasta que se daba cuenta de que se estaba relacionando con otras personas.

—Tranquilo, podemos seguir ahora —las siguientes palabras le hicieron vacilar, a lo que intentó reaccionar con un intento de broma—. ¿Rocavarancolia tiene cafeterías o algo así? Ya digo que no conozco la zona habitada, pero está todo tan en ruinas que... Es difícil imaginar edificios dedicados a esas cosas.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 53 de 56.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 28 ... 52, 53, 54, 55, 56  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.