Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Charla despues de entrenar. Nerys y Kiki.
por Lathspell Hoy a las 04:52 am

» Burdel de Dama Espasmo
por Nihil Hoy a las 04:27 am

» Torreón Sendar
por Tak Hoy a las 01:34 am

» Biblioteca Mágica
por Goliat Hoy a las 12:09 am

» El Cuchitril
por Tak 19/10/19, 02:09 am

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 98 usuarios en línea en la fecha 13/08/19, 07:13 am
Estadísticas
Tenemos 184 miembros registrados
El último usuario registrado es aceice

Nuestros miembros han publicado un total de 40598 mensajes en 768 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Noreste » Plaza de los Colaespina

Plaza de los Colaespina

Ir a la página : Precedente  1 ... 10 ... 17, 18, 19 ... 27 ... 36  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 18 de 36.]

1Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Plaza de los Colaespina el 02/08/11, 06:15 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Plaza pequeña y rectangular rodeada de casas abandonadas donde los colaespinas han hecho sus madrigueras. Allí aterriza una de las bañeras de suministros.


205Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 11/07/13, 01:54 am

Nihil


Cain llegó y los centinelas que había no le comunicaron ninguna novedad. Nadie se había acercado al edificio. Entró en la casa, que aún desprendía cierto olor a muerte, a peligro... A pérdida.

Invocó a un demonio de carga, bajito y ancho, con un marsupio mágico. Empezó a recorrer las habitaciones una por una, registrando todos los cajones y armarios, en busca de pertenencias de la dullahan que no quería ver en manos de desconocidos. Algunos podía sepultarlos junto con Elliot, otros tal vez los conservaría, o no sabía muy bien qué hacer con ellos. Los muebles tendría que dejarlos, pero no le hacía gracia que la casa se echase a perder después del trabajo que le había llevado a la chica reformarla. Recordó cómo se enfadaba cuando los nuevos cosechados no limpiaban los torreones a su gusto y rió por lo bajo. Oyó un ruido. << No puede haber entrado alguien, los centinelas aún están fuera>> pensó, envarándose y mirando en derredor. Levitó a unos centímetros del suelo para no hacer ruido al andar y buscó entre los muebles, tratando de recordar de donde había llegado el sonido. Era un rasguñeo, como cuando se camina sobre papel viejo. Cain se agachó para mirar debajo de una cómoda y unos ojazos verdes le devolvieron la mirada. Un bufido le alertó de un posible ataque y Cain se apartó justo a tiempo para no recibir un zarpazo. El invocador no recordaba que Elliot tenía un gato, regalo cuchitrilero, que milagrosamente había sobrevivido a la horda de monstruos de la Luna y al ataque que había acabado con la vida de su ama. << Supongo que lleva escondido todo este tiempo>>

Cain se sentó en el suelo con las piernas cruzadas y lo llamó con suavidad. No tenía comida para darle... ¿O si? Elliot debía tener comida para alimentar al gato en algún sitio, y al final la encontró; conservas de carne en gelatina. Abrió el frasco y puso un poco de comida en el suelo, aguardando a que el gato saliera. El animal se tomó su tiempo, tanto que al final Cain se cansó de esperar y decidió acabar con lo que estaba haciendo. La casa quedó limpia. Tal vez podría ofrecérsela al Consejo para asegurarse de que alguien decente vivía allí.

-¿Qué? ¿Quieres más?

El gato se había acercado a él, maullando. Cain le puso un poco más de carne y el gato comió con avidez. Al acabar Cain aprovechó para tratar de acariciarlo, pero tan solo se dejó un par de caricias.

-¿Vas a venir a despedirte de tu ama?- preguntó con voz dulce y triste. El gato le miró con la misma tristeza, como si comprendiese sus palabras- Pero debes portarte bien...

No tenía tiempo para dedicarle al gato, ni para ganarse su confianza, así que lo durmió con un hechizo y se lo llevó en brazos, saliendo de la casa seguido de su demonio de carga.

Sigue en el Cementerio.

206Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 09/08/13, 03:21 am

Naeryan


Rodar había hecho sus deberes, y hacía tiempo que tenía fichada la vibración particular que emitía la gema de Wen a aquellos con los medios para detectarla. El goliat había dejado hacía mucho de tener en cuenta que los demás no tenían su misma percepción extrasensorial, y se preguntaba en aquellos momentos cómo es que nadie se volvía a mirar a la vouivre a su paso con la cantidad de hechizos encubridores que proclamaban a gritos que tenía algo valioso encima.

Llevaban mucho tiempo vigilando al objetivo y sus movimientos. Tenía ganas de terminar con aquello pronto y cobrar pronto su parte de la recompensa.

Un hechizo de desmayo surcó el aire en dirección a Wen, salido de las expertas manos del idrino desde un callejón aledaño. En cada salida de la plaza que atravesaba la chica se apostaba uno de los contactos de confianza de Rodar. La fornida asreniana que se había enfrentado a Toima y que portaba el nombre de Zisana custodiaba la primera desde un doblez en las calles que ocultaba la mole de su cuerpo. Verkan, el ángel negro, estaba apostado sobre un tejado a la espera de entrar en acción inmediatamente si la presa les daba problemas. Si Wen decidía dar marcha atrás se toparía con Barch, un impresionante minotauro que con su mera masa de músculo bloqueaba la escapada al fondo de la calle que acababa de recorrer la vouivre.

207Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 10/08/13, 03:45 am

Muffie



Wen no había bajado la guardia a pesar de lo cerca que se encontraba de su casa y eso había hecho que percibiera la leve vibración de su gema, a la que ya se había acostumbrado, como fuera de lugar. Si hubiera estado transformada no habría necesitado ni estar alerta para notarlo, pero en su forma humana su gema solía vibrar de esa manera, como si quiera cargarse aunque no pudiera. Gracias a sus precauciones y a su natural desconfianza, nunca salía de casa sin algún que otro hechizo de protección encima, por lo que el desmayo rebotó contra su escudo y no la alcanzó.

Ante el inminente peligro, la vouivre tejió entre sus dedos un hechizo que reforzaba su escudo y cargó su arco con un rápido movimiento. Aunque en un principio no vió a nadie no se dejó engañar, ese ataque había sido premeditado, su intuición se lo había estado diciendo esos días, alguien la estaba siguiendo y había esperado el momento ideal para abalanzarse sobre ella. Y aquel momento había sido el elegido.

La británica dio unas cuantas vueltas en derredor con el arco alzado y listo para disparar. Sabía que había más de uno y que debían ser profesionales. Cuando se tenían el trabajo, el jefe y los amigos que ella tenía no era fácil pasar desapercibido. Estaba claro que no había nadie lo suficientemente tonto como para atacarla en soledad a pleno día. Y, por la misma razón, no había nadie lo suficientemente estúpido como para querer hacerlo sin un gran y brillante motivo. Había muchos, eran profesionales y buscaban su gema. “Estoy jodida.”

208Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 10/08/13, 06:46 pm

Naeryan


Fue Verkan el que descendió sobre la vouivre. Era el único que podía moverse con rapidez en el aire, y que por tanto sería un blanco difícil para sus flechas. Se abatió sobre la muchacha desde el aire, decidido a terminar con aquello de forma rápida y silenciosa.

Rodar tejió en torno a la plaza una campana de silencio, para evitar la intromisión de elementos no deseados. Mientras Verkan minaba sistemáticamente las protecciones físicas de la muchacha el goliat se encargó de aguijonear las mágicas.

209Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 10/08/13, 09:36 pm

Leonart


Toima

Toima, acompañado por Tania, estaban corriendo a una velocidad bastante apretada, alzando las piernas en repetitivos trazos, en lo que popularmente podria reconocerse como footing. Tania estaba sudando a chorros y sentia que tenia el cuerpo encendido en llamas. Toima estaba al borde del bostezo. Sin embargo, en esta rutina, tenia la oportunidad de observar a fondo la ciudad y normalmente encontraba cosas muy curiosas, como una vez que pudo encontrar una botella a medio acabar que contenia un fuerte ron. La promesa de más alcohol o algo incluso mejor le forzaba a seguir haciendolo.
La nublina queria mantenerse en forma, asi que ambos repetian aquel ejercicio, cada uno por sus motivos bien diferentes.

Aquella vez era especial. Toima detectó movimiento en aquella parte de la ciudad. Sus ojos se volvieron como locos al comprobar la cantidad de personas que rodeaban a tan solo una. Por culpa de varias capas de paredes y roca, no podia distinguir bien los rasgos, pero podia cerciorarse de que habia varios monstruos rodeando a un ser antropomorfico que parecia estar siendo acorralado. Toima frunció el ceño y pidio el alto a su compañera que de buen gusto lo aceptó, doblandose sobre si misma, jadeando.

Toima dejó entonces a la nublina en la calle, recuperándose, mientras subia unas escalinatas de granito que antes habian pertenecido a un caserón de piedra dura pero cuya fachada ahora se veia casi derruida y la estructura parecia pobremente estable, pero lo suficiente para que el ulterano echara un vistazo rápido a lo que se estaba cociendo en el patio.

No tardó en reconocer a Wen. Era caracteristico su pelo negro, como el de Noel. Sus ojos entonces enloquecieron. ¿Quién y porque estaba atacando a la vouivre? Su respuesta vino en forma visual cuando reconoció a varios de los mercenarios de la última vez. ¡La gema! ¡Por supuesto! Grindó los dientes varias veces, mientras exploraba la forma más rápida de bajar a ayudar a la británica.
Entonces, una jadeante Tania se reunió con él en aquella planta elevada y le preguntó que habia visto. Sin mucho tiempo para explicarle, corrió hacia la nublina y se la cargó al hombro, cual saco de patatas y bajó las escaleras en un abrir y cerrar de ojos, saltando un par de escalones en ocasiones, haciendo que la nublina soltase un chillido ahogado.
Por el camino le explicó con brevedad a la nublina lo que habia visto y le pidió que corriera de vuelta al cuchitril, para avisar al resto. La nublina asintio, entendiendo la gravedad de la situación y echó a correr de vuelta al cuchitril, aunque ya estuviera cansada.
El ulterano grindó los dientes una vez más mientras su rostro se fue cargando de más y más ira. Siguiendo un caminillo entre los tejados, llegó a parar justo encima de Wen, justo cuando estaba siendo atacada por un ángel negro que se habia tirado en picado a ella. Estaban en medio de un forcejeo y no pudo ver a Toima a tiempo.
El ulterano se abalanzó sobre él, en una caida de más de tres metros con la pesada bota revestida de metal por delante, cayendo con todo su peso encima del desgraciado de alas rojas. Aquello, le causó un dolor agudo en la pierna ya de por si castigada. Por pura tozudez y resistencia al dolor, pudo seguir de pie, aunque la rodilla le temblaba, destrozada por ese golpe. El inconmensurable dolor le hizo que durante unos instantes se mareara, pero el ulterano no se movio del sitio, interponiendose entre la británica y las figuras que se acercaban a ellos.
Sin girarse hacia Wen, comenzó a hablarla, mientras sacaba cuchillos de los sitios más insólitos de su cuerpo y varios ojos la examinaban de arriba a abajo.
-¿Estás bien? ¿Te han hecho daño?-dijo en su tono seco y directo, mostrando consternación por el bienestar de la chica.
El mal humor del albino era cada vez más presente y ahora, acorralado frente a un peligro del cual no podria sobreponerse sacó su mejor sonrisa torva, mostrando sus afilados dientes en señal de amenaza y se dirigio al grupo que les cercaba con una voz seca y estridente que denotaba peligrosidad, una voz que Toima no habia usado desde su tiempo de cosecha. Una voz que Wen nunca habia oido.
-¿Sabeis? Estaba yo paseando tan tranquilo por nuestra bonita ciudad ¿Y que me encuentro? Una panda de pájaros bobalicones que creen que pueden ponerle un dedo encima a la persona más importante de uno de mis amigos.-la risotada seca y estridente que afloró en su garganta tan solo fueron seguidos por más palabras.- Volved al nido de donde venis, con la cabeza bien bajada, pajarillos... No quereis saber cuan enfadado estoy ahora mismo...-dijo, acentuando su pelo erizado, como un erizo y la cantidad de armas que estaba mostrando. Cada uno de los cuatro tentáculos de Toima blandian dos o tres cuchillos de vertiginoso filo. En una mano llevaba el mayal extendido y en otro, llevaba, a falta de su sable malefico, un cuchillo más largo que los demás, de aspecto militar.

210Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 11/08/13, 11:32 pm

Muffie

Muffie

Wednesday esperó a que sus atacantes dieran señales de vida. Parecía que les estaba divirtiendo el tenerla acorralada. Con todos los sentidos alerta como estaba, Wen pudo captar el suave sonido del ángel negro al levantar el vuelo. Un análisis rápido de la situación surcó su mente y desinvocó rápidamente su arco y sus flechas para luego sacar su doble guadaña de la espalda y con ella golpear al ángel negro impulsándose a su vez para apartarse del lugar que Verkan había elegido como diana. “Por los pelos.” Se dijo al ver el filo de las alas de Verkan lejos y a la vez muy cerca de ella. Cuando ya se disponía a atacar de nuevo al ángel negro sin darle tiempo a remontar el vuelo apareció ante ella una gran bota revestida en la delante de metal seguida de un argos ulterano. Wen agradeció internamente la aparición de Toima. No es que ella se considerara débil, pero la situación le superaba.

La británica se colocó espalda con espalda con el argos, para controlar la aparición del resto del grupo enemigo y disimuladamente lanzó sobre su amigo unos hechizo básicos de escudo y curación. Había visto como la rodilla del ulterano temblaba, algo del todo extraño en él, pero la vouivre sabía de su aversión a la magia y que nunca permitía que lo curaran. La verdad, la vouivre esperaba que luego de ese episodio Toima se cabreara con ella por haberle lanzado hechizos sin su permiso. “Eso querrá decir que estamos vivos.”

- Estoy bien, no me han tocado. - contestó al vouivre a sus preguntas en voz baja.- Son más, profesionales, vienen a por mí gema. - informó aunque sabía que no era necesario, no hacía falta ser brillante para llegar a esa conclusión.

Wen se estremeció levemente ante el tono de Toima que nunca había oído. “Se ha cabreado de verdad.” Pensó y el pensamiento de un Toima cabreado le hizo sonreír.

- Creo que os habéis metido con los monstruos equivocados. - susurró con una sonrisa amenazadora.


211Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 12/08/13, 01:30 am

Naeryan

Naeryan
-Lo dudo, muchachitos- las lacónicas palabras que oyeron a continuación Toima y Wen vinieron del extremo opuesto de la plaza. Zisana había salido de su escondite y le dedicó una sonrisa sardónica al ulterano antes de cargar contra él. Aquella vez hacía uso de dos espadas de tamaño considerable.

Mientras tanto Verkan viraba en el aire precariamente. Había logrado endurecer las alas a tiempo para absorber parte del impacto de la patada de Toima, pero ésta se había cargado las protecciones físicas más frontales que tenía y no volvió tratar de descender en picado hasta que Rodar las hubo reparado. Se reincorporó a la pelea arremetiendo en  picado contra Toima solamente tras un hechizo de recomposición en las articulaciones de las alas, que habían quedado resentidos tras el impacto del ulterano.

Rodar aún no salió de las sombras pero se unió más activamente a la pelea, ya que ahora Wen era competencia exclusivamente suya. Dio un comando telepático a Barch para que siguiese montando guardia a menos que las cosas se complicaran y trenzó una serie de hechizos de impacto en dirección a Wen. Sabía a aquellas alturas que la vouivre tenía barreras, así que no iba a gastar recursos en lo que simplemente era desgastarlas para tirarlas abajo.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):

Plaza de los Colaespina - Página 18 Tumblr_o140v73Twm1u8uktyo1_500
Al poner un evento... (CLICK):
Plaza de los Colaespina - Página 18 Hmu5vbc
Durante el transcurso del evento... (CLICK):
Plaza de los Colaespina - Página 18 Dragon%2B6

212Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 12/08/13, 02:29 am

Giniroryu

Giniroryu
GM
Una vez estuvieron lo suficientemente cerca de la Plaza, lo primero que vio Noel fue a Wen y Toima, a quien agradeció mentalmente que estuviese allí, y después, para su sorpresa, más caras conocidas. <<¿Qué hacen esos tipos aquí?>>, pensó ligeramente incrédulo y, sobre todo, furioso al reconocer a la fornida asreniana y al minotauro sinhadre que se encontraba algo más alejado. El ángel negro, en cambio, no había participado en la escaramuza de la mañana anterior. Vac conjuró un campo de fuerza y un escudo mágico sobre ambos, ya que el sueco tan solo pensaba en llegar cuanto antes junto a la vouivre y ni siquiera se había parado a pensar en protegerse.

Cuando el draco comenzó a descender en picado, aminorando la velocidad ya que estaba preparándose para apuntar, el ángel negro arremetió contra el ulterano y una serie de hechizos de impacto terminaron por hacer mella en las defensas de la británica, quien recibió uno de estos conjuros de lleno. Sin detenerse demasiado a comprobar la fuente de dichos hechizos, lanzó una oleada de plumas en la dirección que venían, así como un hechizo de impacto contra el ángel negro. El draco, además, invocó su hacha a medio descenso y aterrizó pesadamente y empuñando el arma junto a Wen, sobre quien realizó hechizos de protección similares a los que había conjurado el hado momentos antes.

Tras comprobar que la vouivre no había sufrido demasiados daños, se encaró hacia la asreniana, la única del grupo del asalto al mercader que se encontraba lo suficientemente cerca. Cuando habló lo hizo con rabia, casí parecía escupir las palabras.
¿Otra vez vosotros? Aquí no se os ha perdido nada<<maldita escoria>>, añadió para sí, pero teniendo en cuenta que la seguridad de Wen peligraba, pues no había que pensar mucho para imaginarse el motivo del ataque, no quiso provocarlos de más y muy a su pesar contuvo sus palabras ya que la prioridad en aquel momento era poner a la chica a salvo. Aquellos tipos eran peligrosos, lo sabía, igual que sabía que el día anterior no se habían empleado a fondo—. No os atreváis a tocarle un pelo.

Noel agarró el mango de su hacha con fuerza, listo para contraatacar ante el primer indicio de movimiento ofensivo por parte del otro grupo. Si decidían retirarse tendrían que darles caza de todas formas, sabiendo lo que sabían no podían dejarlos escapar, pero podrían ganar algo de tiempo para trazar alguna suerte de plan. En ese momento ni siquiera se preguntó cómo se habían enterado, si los habría contratado alguien o actuaban por cuenta propia. Tan solo podía pensar en las ganas que tenía de hacerles gritar de las formas más dolorosas que se le ocurrían.

213Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 12/08/13, 07:12 pm

Red

Red
En el tiempo en el que ambos hermanos tardaron en llegar a la plaza, el hado trazó un campo de fuerza y un escudo mágico sobre el draco y sobre si mismo, viendo que el sueco no estaba para pensar en su seguridad. Noel hizo uso de toda su velocidad en aquella carrera, y sobrepasó un poco a Vac a pesar de que este había salido primero. El hado se permitió sobrevolar el lugar de la refriega para valorar la situación, y no se le pasó por alto el lugar al que su hermano había dirigido sus plumas, el mismo del que habían salido los hechizos de impacto dirigidos hacia Wen. Toima y la vouivre, espalda con espalda, se enfrentaban a un ángel negro y a una enorme asreniana, y el hado no tuvo que pensar demasiado para deducir que aquellos eran los mismos mercenarios a los que sus amigos se habían enfrentado aquella mañana.

Viendo que Noel se unía al ulterano y a la británica, Vac decidió ocuparse del mago sin asegurarse de si había algún otro asaltante oculto, e invocando su espada, calló en picado sobre el callejón del que habían salido los conjuros de impacto. Los ojos del griego escudriñaron las sombras a tiempo para ver a una figura escabullirse doblando una esquina, por lo que apuntó con su espada mientras trazaba un semicírculo con la mano libre y proyectó un lanzazo mágico en su dirección, rozando al individuo y chamuscando la pared en su lugar.
-Por poco -masculló, echando luego a correr tras el mago mientras realizaba un sortilegio de rastreo. Los ojos de Vac se tiñeron de negro y un hilillo dorado apareció frente a él, guiándole por los callejones hacia su objetivo. A lo lejos podía oír un tenue ruido, señal de que el goliat no se había alejado demasiado.

214Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 13/08/13, 01:29 am

Muffie

Muffie

Con la aparición de la asreniana, Wen se tensó aún más. Sabía que todavía faltaban algunos por salir y que no iban a ser nada fáciles, pero pretendía llevarse a cuantos más pudiera por delante. En seguida, se dispuso a enfrentarse junto a Toima a los dos enemigos que se les habían presentado, pero no se había movido ni un milímetro cuando una cadena de hechizos impactaron contra ella. Su escudo absorbió la mayoría de estos, pero no le dio tiempo a crear otro para el último hechizo, que le dio de lleno.

Aun un poco aturdida por el golpe, se concentró en crear y mejorar su nuevo escudo, cuando un sonido de aleteo llamo su atención. No le hizo falta mirar al cielo para saber quien se acercaba.

- Noel.- dijo con una sonrisa y se encaró de nuevo contra sus dos atacantes principales, con energías renovadas, ya también había visto a Vac descender en el callejón del que venían los hechizos.

La alegría que le había embargado al ver a Noel rivalizaba con la amargura que sentía al verlos todos ahí. Sabía que eran duros, pero no podía evitar pensar que iban a salir dañados por su culpa. Con una sacudida alejó esos pensamientos de ella. En ese momento tenía que concentrarse en hacerles ver a esos mercenarios que se habían metido con la serpiente equivocada. Con una mirada tranquilizó a Noel sobre cómo se encontraba y le agradeció los escudos de más que le estaba poniendo. Ella era el objetivo y se veía que no iban a ponerle fácil el conseguir lo que buscaban. Empuñó su doble guadaña con fiereza y puso todo su cuerpo en tensión. Esta vez, no la cogerían desprevenida.


215Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 13/08/13, 02:54 am

Naeryan

Naeryan
-¡Barch!- ladró Verkan al ver aparecer nuevos contrincantes desde el aire. El comando fue corroborado por una orden telepática de Rodar, y el minotauro hizo acto de aparición desde el fondo del callejón donde había estado apostado.

-Se nos ha perdido una gema, emplumadito- se burló Zisana desviando una de sus hojas del ataque a Toima para reservarla para el draco y su campo de fuerza. Para aquel trabajo había tenido la precaución de traer las dos espadas reforzadas de tal forma que les impedirían partirse.

Barch fue directamente a por Wen. Su masa de puro músculo le ayudó a ganar terreno en una serie de mandobles intercambiados entre su hacha y la guadaña de la vouivre, con el objetivo de acorralarla contra una pared. Cuando finalmente lo logró, un tajo más atrevido que los anteriores logró llegar al vientre de la vouivre, aunque sin ser demasiado profundo.

Rodar maldijo al verse perseguido. El trabajo ya se había complicado demasiado. Era hora de llamar a los refuerzos, aunque eso implicase repartirse luego los beneficios. Mientras corría para hacer tiempo sacó de los bolsillos tres figuritas de lo que parecía papel, y con un soplido éstas se desintegraron en polvo de colores. Ello se tradujo en que a su lado se materializó una chica humana sin cambios aparentes y que no hizo ningún comentario al ver a Vac, y que en la plaza aparecieron un licántropo completamente transformado flanqueado por la joven ulterana del palanquín.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):

Plaza de los Colaespina - Página 18 Tumblr_o140v73Twm1u8uktyo1_500
Al poner un evento... (CLICK):
Plaza de los Colaespina - Página 18 Hmu5vbc
Durante el transcurso del evento... (CLICK):
Plaza de los Colaespina - Página 18 Dragon%2B6

216Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 13/08/13, 03:19 am

Yber

Yber
GM
Como siempre, Giz se volvió intangible para atajar terreno. Cruzó a través de las casas que daban a la plaza y frenó en seco dentro de una de ellas. Levantó las protecciones típicas a su alrededor y midió la situación con un hechizo de niebla. Si no se dejaba a nadie, el grupo constaba de los tres mercenarios que habían abandonado al mercader más un licántropo, un ángel negro, una chica que parecía una maga y un goliat. Era la primera vez que Giz veía a alguien de su especie, pero no tenía tiempo para pararse echar pestes. Ya le partiría la gorguera en una situación más favorable para él.

O un poco antes.

Tras meditarlo unos instantes, decidió que le tenía ganas. Lanzó una barrera de inercia sobre el ángel negro, tal y como había pensado tras estudiar la escena, y atravesó la pared que le separaba de la plaza. Todavía intangible, cerró la gola y corrió hacia la zona donde estaban Vac y el Goliat. Conforme corría, lanzó varios hechizos de impacto, intentando dirigirlos a la gola enemiga.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

217Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 13/08/13, 04:22 pm

Tak

Tak
GM
Las grandes zarpas golpeaban el firme sordamente. Ganaba la carrera la quimera que podía ponerse a cuatro patas. Más adelante, Giz se perdió atravesando edificios que Gael solo podía sortear. La quimera más grande llegó a la plaza derrapando en la arena al tomar la última curva, poniéndose a dos patas y escrutando la escena. Tomó la maza de su espalda mientras la segunda quimera la alcanzaba, con una espada en cada mano, y ambas se lanzaron al unísono a por dos sujetos que estaban solos. No se había parado a analizar lo que veía. Había caras conocidas entre los atacantes, caras que no le traían buenos recuerdos. Pero en realidad poco le importaba quienes fueran, lo que no podía permitir era que estuvieran en ventaja, y el círculo en torno a Wen empezaba a estar peligrosamente cerrado.

Contra el licántropo arremetió la quimera de la maza, y contra la chica del palanquín la que podía hacer hechizos. De hecho, no perdió tiempo en conjurar barreras para las dos quimeras, poco preparadas en comparación con el día anterior. Sabiendo que la maga estaría seguramente protegida, decidió empezar atacando a su entorno y no en ella, por lo que empezó con un hechizo de inyección en la arenisca del suelo que pisaba, dispuesto a atacarla después con una sola de las espadas hasta deshacerse de las protecciones físicas. En cuanto al licántropo, buscó golpearlo con la maza, aún a sabiendas de que en agilidad le ganaba con creces. Entró en la plaza a lo loco, pero cuando podía miraba de reojo a su alrededor para evaluar la situación y buscar la forma de hacerla más favorable.

218Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 13/08/13, 07:34 pm

Leonart

Leonart
Toima

Con una risotada tan cacareante como estridente, Toima se lanzó al encuentro con la asreniana, intercambiando ataques de nuevo. De la última vez habia aprendido que sus armas no aguantarian mucho ante las de la guerrera, pues guardaban algún tipo de magia o mecanismo que hacia que al cruzar un par de golpes, rompiera las armas del oponente. Toima se limitó a atacar con los múltiples cuchillos mientras desviaba con el más grande, que sostenia en su mano izquierda, esquivando los golpes siempre y cuando pudiera.
Optando por una postura más ágil que la última vez, se limitó en zonear a su adversaria describiendo largos arcos con el mayal, ganando tiempo y espacio siempre que lo necesitaba. Odiaba estar tan a la defensiva, pero debia comprarles tiempo para que la ayuda llegase. O, al menos, para que la salvasen a ella.

En un momento en el que la guerrera habia esquivado el veloz arco que dibujaba el peso del mayal, habia tenido una pequeña abertura en su postura, al tener que cambiar el juego de pies y Toima lo vio. Vio y reacciónó a tiempo.
Surcando con el cuchillo la hoja del arma de la otra guerrera, logró acortar el espacio entre los dos mietras que el peso todavia seguia dando vueltas. Tan pegado como estaba y las dos espadas manteniendo la guardia de su brazo izquierdo con el cuchillo, peligrosamente cerca de la cara de la asreniana, Toima vio la oportunidad de romper con la defensa de la guerrera y le arremetio un sonoro cabezazo contra esta, haciendola retroceder en el sitio.
Y al final, el ángel negro se lanzó contra su costado. Toima le habia visto venir y por eso habia querido hacer retroceder a la asreniana de aquella forma, para conseguir espacio y para que no interfiriera con lo que iba a hacer a continuación.

Se inclinó la espalda lo suficiente para evtiar que las cortantes alas le cortasen en dos pero, de todas formas, recibió el lacerante dolor de ambas cuchilladas en la clavícula de la que pronto comenzó a manar sangre. Sin embargo, el golpe no era ni mucho menos fatal y aquello no impidio a Toima a continuar su plan. El ángel negro, que parecia que habia conseguido hacer una zambullida en picado exitosa contra el argos, se detuvo en mitad del aire, sin poder avanzar mucho más. Habia algo que tiraba de él.
En la tierra, un Toima con una sonrisa socarrona sujetaba con la mano desnuda una maraña de hilos militares que habia enredado en Verkan mientras este se habia abalanzado sobre él. Tirando con fuerza con ambas manos hasta el punto de sangrar por estas, debido al lacerante hilo, logró tirar de Verkan hasta ponerle de nuevo en el suelo, de un golpetazo. Todavia en marañado por el hilo y algo conmocionado por el golpe, no pudo reaccionar hasta que el ulterano se le habia echado encima.
Montado a horcajadas sobre este, Toima le intentó acuchillar el cuello más de una vez, pero la fuerza del ángel negro, combianda con algun que otro golpe de suerte, evitó que le clavara el cuchillo más alla de lo que fuera mortal.
Y fue entonces cuando sintió el placaje. Lo habia visto venir, pero sin embargo, estaba en un punto del forcejeo en el que si se rendia, el ángel negro podria haberle cortado en pedazos con las alas o peor, haberle clavado su propio y querido cuchillo. La asreniana se habia repuesto y habia logrado apartar a Toima usando su peso corporal. Forcejearon un rato en el suelo, rodándo por este, hasta que Toima logró zafarse de la guerrera y sus temibles armas con una buena patada propinada a la altura del pecho.

Casi de un salto, se puso de pie y entonces contempló en su totalidad lo que estaba sucediendo. Una verdadera batalla campal transcurria a su alrededor. Todos sus amigos habian acabado llegando y estaban librando sus propias peleas. Toima ni si quiera podria ayudarles. No con este adversario. El ulterano tenia hinchada la cara a base de los golpes que habia recibido de la asreniana y donde no habia golpes, habia cortes que dejaban manar goterones de sangre que se resbalaban por su rostro hasta precipitarse sobre su pecho. Parte de su flequillo habia sido cortado limpiamente por una de las hojas. Por suerte la otra tampoco podia estar muy bien, teniendo en cuenta los golpes que habia recibido de él. Toima soltó una sonrisa torva con dentadura afectada y escupió un lardo con sangre y dientes.

Finalmente, acompañado de un chillido estridente que afloró de su boca, más parecido a un grito de batalla, el ulterano se volvió a enzarzar con la guerrera. Blandia su mayal como un poseso, abandonando toda postura defensiva y aunque esto hiciera que se llevara cortes menores en su cara o extremidades, seguidas de algun que otro punzón de los sables, surtio efecto en el que logró que algunos de sus ataques golpearan sus objetivos. Unidos al dolor de las profudas heridas de las clavículas, un pie roto y una rodilla apunto de seguir el mismo destino, pues la curación de Wen, improvisada no habia dejado que se asentase la reparacion, hacian que el ulterano estuviera sumido en un perpetuo dolor intenso que hizo que su mal humor tan solo se transformase en simple y llana ira.

El albino tan solo queria hendirle la cabeza a la guerrera.


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
Plaza de los Colaespina - Página 18 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

219Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 13/08/13, 08:31 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Noel apretó los dientes con rabia ante la burlona respuesta de la guerrera. A aquellas alturas estaba claro que aquellos desgraciados no pensaban retirarse, lo cual se hizo aún más patente cuando, sin previo aviso, se unieron a la pelea dos nuevos miembros. Una también era una cara conocida para los cuchitrileros.

El draco invocó su espada bastarda tras desinvocar rápidamente el hacha y la empuñó con ambas manos para bloquear un tajo de la asreniana. Estando distraída luchando también contra Toima, el sueco se elevó en el aire. Desde su posición pudo ver con claridad la llegada de Giz, que tras lanzar un conjuro sobre el ángel negro desapareció en la dirección desde la que anteriormente habían atacado a Wen con hechizos de impacto, donde seguramente también se encontraría Vac en aquel momento. Las quimeras de Gael se centraron en la maga y el licántropo, por lo que él preparó una oleada de plumas y las lanzó en fila una tras otra apuntado a varias partes del cuerpo del objetivo, centrándose en las partes más finas de sus alas.

Cuando buscó a la vouivre con la mirada, vio como estaba siendo atacada por el minotauro. Fijarse en él le hizo recordar el breve combate a medias que había mantenido con el sinhadre la mañana anterior y, además, su sueño. Cambió una vez más de arma y se lanzó en picado hacia el enorme ser que estaba acorralando a Wen. Durante el descenso lanzó varias plumas más, apuntando esta vez al brazo del minotauro con el que blandía su arma, con la intención de dificultar que la blandiese en dirección a la británica.

El draco realizó un movimiento vertical con su propia hacha con intención de clavarla en la columna vertebral del minotauro.
Si no te importa ya me encargo yo de este. Tengo algunas cuentas pendientes con él que no hacen más que aumentar. Y ya que también le gustan las hachas tal vez me dé las gracias cuando le incruste la mía en el cráneo —le dijo a la vouivre tras comprobar el resultado de su primer ataque mientas esbozaba una sonrisa maliciosa.



Última edición por Giniroryu el 14/08/13, 04:26 am, editado 1 vez

220Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 13/08/13, 10:31 pm

Muffie

Muffie


Wen oyó el comentario de la asreniana en el mismo momento en el que vio aparecer al minotauro, que se dirigía a paso ligero hacia ella. La vouivre era rápida y ágil con su arma, pero los golpes del hacha del minotauro ejercían demasiada fuerza, lo que obligaba a la británica a dar pasos atrás para mantener la estabilidad. Los rápidos golpes de su enemigo impidieron que la vouivre pudiera terminar de realizar cualquiera de los hechizos que empezaba con el fin de alejarlo de unos segundos de ella o, al menos, dejar de ser empujada hacia atrás. Su cuerpo chocando contra la pared le distrajo lo suficiente como para pasar por alto el último golpe del minotauro, que rajó su vientre unos centímetros a la izquierda de una de sus runas. La vouivre maldijo en inglés, idioma que había vuelto a aprender únicamente con ese fin, y empujó a su contrincante con todas sus fuerzas, pero este apenas se movió. Con la llegada de Noel, el minotauro se distrajo lo suficiente como para que la vouivre pudiera lanzar un extremo de su arma a la cara del sinhadre haciéndole una profunda roja en la mejilla izquierda, para luego contestar al sueco.

- Todo tuyo.

Una vez liberada del minotauro, Wen se entretuvo en realizar sobre si una serie de hechizos con el fin de curarla y reforzar más su defensa mágica, también orientados a una posible transformación. Al principio, a pesar de que sabía la razón por la que esos mercenarios querían atacarla, no se había sentido segura para transformarse temiendo darles más información de la que disponían, pero una vez confirmado que buscaban la gema y sabían lo que era, no vio inconveniente en prepararse para la posibilidad de llevarla a cabo.

Le sorprendió un poco ver el aumento de seres que había habido en su “pequeña” distracción. Gael y Giz habían aparecido para ayudarles y, a su vez, los mercenarios habían llamado a dos compañeros más. Tras un rápido análisis de la plaza se percató de que el ángel negro era el único que no tenía “pareja de baile”.

- ¡Eh, murciélago! ¿Buscas esto?- le provocó la vouivre levantándose levemente el pañuelo de la frente para que un destello rojo saliera bajo este.


221Plaza de los Colaespina - Página 18 Empty Re: Plaza de los Colaespina el 15/08/13, 01:32 am

Red

Red
Vac alcanzó al goliat justo para ver como unas figuritas de papel que llevaba en las manos se desintegraban, y al momento una chica humana se materializó junto al idrino. El hado frenó en seco y observó a la pareja en silenció, con una sonrisa burlona en el rostro. No notaba ningún cambio aparente en la figura de la chica, por lo que automáticamente la clasificó como bruja o maga, no tenía sentido que fuera otra cosa.
-¿En serio? -preguntó sin borrar la sonrisa-, ¿tanto miedo te doy que tienes que llamar a una amiga? -se interesó, atentó al mas mínimo movimiento que pudieran hacer aquellos dos-. Creía que los goliats estaban por encima de mis posibilidades mágicamente hablando, pero es posible que estuviera equivocado... o que simplemente seas un cobarde. Participar en una emboscada numerosa para una sola persona y ocultarte en las sombras dice mucho de ti -comentó mientras la hoja de su espada golpeaba ritmicamente su hombro en un improbable intentó de atraer la mirada de los dos mercenarios.

En la leve pausa entre dos golpes seguidos, el griego desinvocó su espada y lanzó un potente hechizo de Luz Ochroria, cerrando los ojos para no cegarse a si mismo. Sin pararse a comprobar si había logrado su objetivo, el hado lanzó una ráfaga de viento para desestabilizar a sus dos contrincantes. Antes de que pudiera invocar su arma de nuevo y lanzarse al cuerpo a cuerpo, Giz hizo acto de presencia saliendo de una pared del edificio contiguo, lanzando varios potentes hechizos de impacto hacia los dos mercenarios, aunque sospechosamente centrados en el goliat idrino. La cerebro del griego trabajaba a toda velocidad, y suponiendo que la aparición de la bruja equivalía también a la aparición de mas mercenarios, el chico buscó con su mente, encontrando la de Noel en unos instantes.
-"¿Qué tal va todo por allí? -le preguntó con una sonrisa mental, y mientras su hermano le ponía al día se percató de que Gael también se había unido a la refriega-. Por aquí estamos servidos, si hace falta ayuda lanza una bola de luz al cielo o algo" -dijo antes de cerrar la comunicación-. ¿Bailarías conmigo? -le preguntó a la humana guiñándole un ojo divertido -, aquí los dos paraguas parecen estar demasiado ocupadas como para interrumpirles -comentó volteando su espada.

El chico observó a la bruja tratando de adivinar su próximo movimiento. Le extrañaba su mudez, pero no tenía tiempo para divagar, así que le lanzó dos rápidos conjuros de impacto para quebrar posibles barreras físicas y cernió su arma sobre ella, imbuyendo la hoja con un hechizo de confusión por si la chica hacía uso del de intangibilidad.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 18 de 36.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 10 ... 17, 18, 19 ... 27 ... 36  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.