Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Bahía de los Naufragios
por Evanna Hoy a las 03:19 pm

» Libo
por Evanna Hoy a las 03:07 pm

» Canciones y listas de reproducción de personajes
por Nihil Hoy a las 03:56 am

» Sede de los Taumaturgos
por Goliat Hoy a las 01:50 am

» Octava cosecha - Inscripción y fichas
por Evanna Ayer a las 10:28 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 182 miembros registrados.
El último usuario registrado es Mrrblake

Nuestros miembros han publicado un total de 39285 mensajes en 745 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Noreste » Plaza de los Colaespina

Plaza de los Colaespina

Ir a la página : Precedente  1 ... 19 ... 34, 35, 36

Ir abajo  Mensaje [Página 36 de 36.]

1 Plaza de los Colaespina el 02/08/11, 06:15 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Plaza pequeña y rectangular rodeada de casas abandonadas donde los colaespinas han hecho sus madrigueras. Allí aterriza una de las bañeras de suministros.


421 Re: Plaza de los Colaespina el 11/07/17, 07:06 pm

Cuervo


Cuando el Hada le explico como había muerto, Guille se escandalizo.

-Pues que mala gente, si tu nunca has hecho nada malo, solo coges los dientes a los niños.- concluyó indignado.

Cuando Eitne y Nime hablaron, recordandole que tenían que irse.

-Es verdad, nos tenemos que ir yendo, hemos encontrado chocolate y lo vamos a compartir con todos.- indico al Hada, secundando a Eitne y a Nime

-Ha sido un placer conocerla, Hada de los  Dientes, nos vemos.- se inclinó un poco como despedida.

Se giró, agarró bien la bolsa, y se empezó a mover, aunque poco le faltaba para estar arrastrándola.

-¿Nos vamos?-dijo mirando Milo.

422 Re: Plaza de los Colaespina el 13/07/17, 03:23 am

Red


A pesar de lo pequeña que era, o quizás por ese mismo detalle, aquella mujer resultaba excesivamente inquietante, y cuanto más hablaba más incómodo se sentía el irrense. Había algo en la forma de sonreír del hada que le producía escalofríos, por lo que agradeció internamente que los niños, encabezados por Nime, señalaran que debían irse.
Si, tenemos que regresar antes de que nos empiecen a echar de menos —le respondió a Guille con una media sonrisa, asegurándose de que el saco que cargaba a la espalda estaba bien sujeto antes de dirigirse a la fantasma—. Ha sido un placer hablar contigo, dama Encía. Hasta pronto. —se despidió, ocupando la retaguardia del grupo cuando este empezó a alejarse.

Esperaría a perder de vista a la criatura antes de comentar nada al respecto de aquel encuentro, pero no dejaría de darle vueltas al mismo durante todo el trayecto hasta Letargo. Le había intrigado en un principio porque se originaban los fantasmas, pues tal vez ese había sido el destino de Ain y Drake, pero por lo que había dicho Encía no todos los que morían en la ciudad terminaban del mismo modo. Se había quedado con las ganas de preguntar al respecto, pero a pesar de haber estado hablando con ella a Milo le pasaba lo mismo que a Nime: no se fiaba de la criatura.
Demonos prisa, pero permaneced alerta... será mejor que evitemos más encuentros como este último, chicos. —les dijo a sus compañeros, bajando la voz por si el hada aún estaba cerca.

Continúa en el Torreón Letargo.

423 Re: Plaza de los Colaespina el 13/07/17, 02:34 pm

Naeryan


El hada contiene a duras penas una sonrisa de dientes afilados, apenas curvando las comisuras de los labios en su lugar. Qué monos, están intentando no ofenderla. No se han dado cuenta de que hace mucho que no está en condiciones de cumplir su precio y arrancarles los dientes, aun de querer arriesgarse a cometer intervención.

—Adiós, pimpollos. Nos veremos esta Luna, si me acuerdo de llevar bien la cuenta —se despide, y espera a que doblen la esquina antes de emprender el vuelo adondequiera que se dirigiera originalmente. Le divierte ver cómo se están asegurando de poner distancia rápido.

424 Re: Plaza de los Colaespina el 13/07/18, 02:15 am

Giniroryu


GM
—Cerril, Cerril.
El guerrero gruñó por toda respuesta sin dejar de mirar hacia la plaza. Él y Étrame estaban esperando, bajo una burbuja de silencio conjurada por el chanenque y detrás de un muro desde el que miraban con la niebla mágica, a que pasase por allí cierto individuo al que pensaban devolvérsela. El tipo con cuernos que les había prometido en sueños la fuerza necesaria para derrotar a aquellos que los humillaban tenía razón: no podían pasarse toda la vida siendo pisoteados con tanta facilidad. Necesitaban hacer saber quién mandaba allí.
—¡Cerril, coño! ¿Quieres escucharme?
—Rrrr... ¿Qué carajo quieres, pesado?
—Está tardando demasiado. ¿Seguro que ese informante tuyo es de fiar?
—Joder, que sí. Se habrá detenido porque habrá visto algún farolillo encendido, yo qué sé—. El guerrero no tenía ganas ni de reírse de su propio chiste—. Deja de cuestionar mi autoridad. Ya me cuesta bastante mantener mi atención usando este hechizo tan mareante. Sobre todo porque hace más de un día que no me llevo alcohol a la gar... ¡Eh! Ya viene ese desgraciado.

Y tal y como habían acordado, el chanenque intangibilizó a Cerril para que saliera a cortarle el paso a su víctima. Étrame trataría de acercarse por su espalda utilizando un conjuro de tinieblas y poder dispararle un hechizo que había aprendido a hacer hacía poco... más o menos: un lanzazo mágico.
—Buenas, polilla con gigantismo. ¿Me recuerdas? Creo que tú y yo tenemos una deuda pendiente.
Cerril se había plantado delante de Vac, intangible, blandiendo un espadón y también una sonrisa torcida tan horrible como ridícula.

425 Re: Plaza de los Colaespina el 23/07/18, 09:54 pm

Red


Vac caminaba con cierta prisa en dirección al burdel cuando alguien le salió al paso armado con un espadón. Durante unos instantes se alarmó, preguntándose en que lío se había metido ahora, pero cuando reconoció al guerrero su expresión paso de la sorpresa al desagrado.
Como iba a olvidarte, Cerril, la peste a licor barato que desprendéis tu y tus perritos falderos me persigue en sueños —respondió con una sonrisa burlona, metiéndose las manos en los bolsillos con actitud despreocupada—. ¿Qué es lo que quieres, tonelete? Que yo recuerde no me debes nada, así que siéntete libre de dar media vuelta y perderte de nuevo en la jarra de aguarrás de la que hayas salido. —añadió, entornando la mirada.

El hado estaba alerta a pesar de su fachada de tranquilidad, buscando con todos sus sentidos señales de más enemigos. Aquel imbécil no era capaz de resolver sus asuntos solo, como indicaba el hechizo que le había permitido atravesar la pared, y el griego estaba seguro de que al menos uno de sus esbirros rondaba cerca.

No había que ser muy listo para intuir que el guerrero estaba a punto de saltar, pero aún seguía envuelto en el sortilegio de intangibilidad y el hado se preguntó si era posible que lo hubiera olvidado. Siguiendo una corazonada preparó un conjuro de garra etérea que si Cerril era lo bastante estúpido, algo por lo que se podía poner la mano en el fuego sin miedo a quemarse, golpearía al descerebrado guerrero entre los omóplatos en cuanto le atravesara con su acometida.

426 Re: Plaza de los Colaespina el 24/07/18, 02:48 am

Giniroryu

Giniroryu
GM
—Me la sudan tus provocaciones, insecto come-ropa —escupió Cerril de forma que quedaba claro que no le resultaban tan indiferentes—. Deberías recordar mejor tus deudas: me debes tu cráneo para que pueda verter mi "aguarrás" en él.
Sintiéndose muy orgulloso de lo que él creía que era una réplica extremadamente ingeniosa y su recién descubierta confianza se lanzó al ataque.

Tal y como Vac había previsto, el imbécil que tenía delante había olvidado por completo que era intangible, al no estar acostumbrado a ello. La garra etérea lo atrapó de inmediato y el guerrero lanzó varias maldiciones mientras era zarandeado.
—¿Qué... qué diablos? ¡Étrame! ¿Qué coño es esto?

El chanenque había completado la conjuración del lanzazo, el cual le salió regular al verse sobresaltado por los gritos de su jefe. Un lanzazo de poca potencia impactó contra las protecciones que llevase el hado y, poco después, el guerrero fue rentangibilizado por su compañero al reconocer lo que estaba pasando. Cerril cayó al suelo con un golpe seco y se levantó hecho una furia. Ni siquiera había pensado en que había revelado que no estaba solo. Solo podía pensar en que estaba dejándose humillar una vez más y se sentía igual de furioso hacia el hado infernal que hacia su propio subordinado por no haber pensado antes en que algo así pudiera ocurrir. Por supuesto en ningún momento achacó el error a su completo olvido del hecho de que estaba intangible.
—Ahora ya no te servirá ese truquito, maldito chupaflores.
Blandió su espada con la intención de asestar un tajo hacia el pecho de Vac. Étrame, mientras tanto, preparaba otro lanzazo esperando que el siguiente saliese mejor.

427 Re: Plaza de los Colaespina el 25/07/18, 04:44 pm

Red

Red
En cuanto Vac atrapo a Cerril con su hechizo empezó a zarandearlo de un lado a otro, esbozando una sonrisa de suficiencia al ver a aquel imbécil flotar por el aire. Los gritos del mercenario, al igual que el débil impacto que sufrieron sus defensas mágicas, le confirmaron que uno de sus esbirros estaba cerca.
Eres una marioneta con mucho talento —comentó el hado cuando el chanenque liberó al guerrero del hechizo de intangibilidad provocando que este se diera un golpetazo contra suelo—, pero aun tienes que trabajar tu bailoteo aéreo. —añadió, riendo con ganas ante la cara de indignación del mercenario.

Aquello no había acabado, pues Cerril seguía teniendo ganas de bronca, y cuando el guerrero le lanzó un tajo con su espadón el hado se agachó para esquivarlo. Vac aprovechó el movimiento para dirigir un potente hechizo de impulso al pecho de su adversario, lanzándole por los aires hacia el borrón de oscuridad en el que suponía se ocultaba su secuaz.
No debería jugar con los niños grandes, Cerril —masculló, preparando un nuevo sortilegio—, puedes hacerte pupita. —añadió, disparando unas cuantas centellas ambarinas bastante cebadas hacia el nudo de miembros en el que se habían convertido el guerrero y el chanenque.

428 Re: Plaza de los Colaespina el 25/07/18, 05:08 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
—Hijo de...
A Cerril se le habian acabado los insultos "ingeniosos", pero de todas formas no habría podido terminar ninguna frase al verse repentinamente lanzado por los aires. Étrame, que estaba a punto de lanzar el hechizo, se vio bruscamente interrumpido por un guerrerazo en la cara y emitió un grito de dolor agudo al ser aplastado por todo el peso de su jefe.
—Joder, esto no está funcionando...
—¡No me digas, genio! ¿Qué puñetera mierda de mago eres que no pudiste prever nada en absoluto, cernícalo?
—Pero yo...
—¡Ni pero ni pera, levanta el culo!
—¡Pues deja de aplastarme!
No tuvieron tiempo de levantarse cuando recibieron las centellas ambarinas. Durante largos segundos ambos mercenarios se retorcieron en el suelo lanzando exclamaciones, echándose la culpa el uno al otro y soltando más maldiciones que en un ritual vudú.

Cuando por fin lograron levantarse, tambaleantes, Étrame se dedicaba a curarse mientras Cerril trató de esbozar su mejor sonrisa mientras cargaba la espada al hombro.
—Nos has cogido por sorpresa esta vez, la próxima te vas a enterar.
No pensaba decirle que, efectivamente, no iba a haber una próxima vez.
>>Larguémonos, Étrame, aun tenemos mucha gente en la lista a la que hacer una visita.
—Hm hm —asintió el chanenque sin dejar de conjurar hechizos de curación varios.
—¡Vamos, hostia!
Cerril lo sujetó por el cuello de la túnica y echó a correr sin mirar atrás. Lo último que vería Vac sería la desdentada sonrisa de Étrame antes de desaparecer por una esquina.

429 Re: Plaza de los Colaespina el 31/07/18, 09:20 pm

Red

Red
Vac rió con ganas al presenciar los movimientos espasmódicos y las maldiciones que se dirigían el uno al otro mientras se retorcían en el suelo, sacudidos una y otra vez por las centellas ambarinas.
Sois patéticos. —logró murmurar cuando ya se levantaban, negando para si mientras se limpiaba las lágrimas con el dorso de la mano y prestaba atención a las amenazas vacías de Cerril.

Les observó partir en silencio, agitando la mano a modo de despedida, y lo último que vio de ellos fue la desdentada sonrisa del chanenque antes de que desaparecieran tras una esquina.
Me pregunto como consiguen mantenerse con vida esos capullos. —inquirió para si mientras se daba la vuelta y retomaba el camino hacia el burdel con paso apresurado, apartando de su mente poco a poco aquel inesperado encuentro.

Continúa en el Burdel de Dama Espasmo.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 36 de 36.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 19 ... 34, 35, 36

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.