Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Bahía de los Naufragios
por Goliat Hoy a las 03:02 am

» Torreón Silente
por Harek Ayer a las 06:47 pm

» Torreón Sendar
por Evanna Ayer a las 04:55 pm

» Libo
por Evanna Ayer a las 03:39 am

» Actualizaciones
por Giniroryu 23/04/19, 09:39 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 182 miembros registrados.
El último usuario registrado es Mrrblake

Nuestros miembros han publicado un total de 39785 mensajes en 753 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Este » Bahía de los Naufragios

Bahía de los Naufragios

Ir a la página : Precedente  1 ... 21 ... 39, 40, 41 ... 46 ... 52  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 40 de 52.]

1Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Bahía de los Naufragios el 02/08/11, 06:21 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Esta playa no es de arena, sino que está hecha de diminutos trozos de concha y cristal pulido que brillan cuando les da la luz, algo que no pasa muy a menudo, pues la playa está a la sombra de los acantilados, y solo se puede llegar a ella a través de un estrecho pasaje entre la roca. Una ingente cantidad de barcos naufragados y maderos descansan allí.



Última edición por Rocavarancolia ROL el 01/11/11, 08:57 pm, editado 1 vez


469Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 22/09/18, 07:51 pm

Giniroryu


GM
Irianna

Irianna había puesto los brazos en jarras y adoptado una pose de falsa indignación cuando Noel se le plantó delante sin dificultad. No le dio tiempo a responder cuando ya se había unido Samika y se echó a reír.
Yo lo intenté, pero sé admitir las derrotas: me temo que yo no puedo competir con vuestras alas. Dejo en tus manos la carrera, Samika —le dijo a la evaki con una gran sonrisa.
A continuación descendió para acercarse a saludar más de cerca a aquellos que no había tenido ocasión antes. Rasqa ya estaba haciendo cabriolas en el aire con el resto, como cabía esperar, por lo que se decantó por dirigirse a Eara y Ayne. Según se acercaba, pudo notar en el gesto de ambos una miríada de matices: el edeel parecía un tanto ¿melancólico?, ¿pensativo?, mientras que para la nebulomante sí resultaba obvio el motivo por el que la aurva observaba ávidamente el cielo y aquellos que lo cruzaban mediante diferentes medios.
>>Solo estoy de paso, pero me alegro de veros a todos por aquí. No es que tenga mucha prisa… Eara —se dirigió hacia la chica, acercándose a ella y comenzando a conjurar un hechizo de levitación tras otro, que aplicó sobre su amiga y sobre sí misma—. El hechizo de vuelo no sabrías controlarlo sin práctica y no quiero que te hagas daño por mi culpa, pero creo que nosotras podemos conformarnos con este. ¿Quieres ver la ballena más de cerca? Todavía tengo que preguntarle algo a dama Diurna y el resto.
Si Eara aceptaba, la lacustre se elevaría y, una vez ambas estuviesen a la misma altura, sujetaría a la aurva de un brazo para que volasen juntas.  


Noel

No seré el único que es rápido, pero yo ya sabía volar antes de que aprendieseis a deletrear vuestros nombres —le respondió a Samika en tono jocoso—. Pero como quieras: yo no me pienso contener.
Una vez Irianna se hubo alejado, el sueco echó a volar a toda velocidad en una dirección aleatoria, que resultó acercarle de nuevo al mar. Una gran ola llegaba en ese momento hacia la costa y el draco, actuando solo por puro instinto, se sumergió en ella para atravesarla lo más deprisa que pudiera en aquellas circunstancias. Desde luego la resistencia que ofrecía el agua no le iba a ayudar a ir más rápido, pero, ¿qué más daba? Salió con fuerza del agua, aún más empapado de lo que ya estaba mientras emitía un grito de júbilo.
>>¡Hola, Rasqa! —Saludó al parqio efusivamente cuando se cruzó con él, sin dejar de hacer maniobras en el aire y volar por toda la bahía.

470Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 25/09/18, 01:04 am

Jack


La pareja sonrió ante los transformados y después se miraron unos segundos. ¿Una carrera? Erika no se lo pensó dos veces y les siguió en su colchoneta, pero el vampiro se quedó a lomos de la ballena, pero se escurrió —con permiso de Giz—hasta una de las aletas. No molestaba a a criatura, solo se puso de pie en equilibrio en el nacimiento de la aleta y se soltó unas cuantas veces del lomo. Estuvo poco rato, eso sí, y después volvió a sentarse con su petaca. Observó a unos a otros y reía y sonreía con lo que los diferentes grupos se traían entre manos. No les conocía a todos y no quería entrometerse demasiado.

Después, se fijó en Irianna y Eara... ¿Levitando? Pero no le fue difícil imaginar qué intentaban: todos haciendo el cabra y la sinhadre anclada al suelo. Por lo menos confiaba en la lacustre, pero le preocupaba su cosechada y empleada, así que se asomó. No, mejor dicho, se despidió del Capitán Lagartijo un momento y saltó al acantilado. Les habló desde unos metros más arriba, levitando. No lo diría en voz alta, pero era demasiado narcisista como para convertirse en humo y no ver su reflejo al completo en el mar en una noche como aquella.
Hey, si necesitáis una mano, decidlo. Tengo enchufe con el capitán de la ballena y todo —bromeó.

471Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 25/09/18, 03:18 pm

Tak


GM
La carrera para Irianna acabó antes de tiempo, aparentemente, ya que se acercó al grupo que estaba en tierra mientras otros seguían volando. No les dio tiempo a hacer ninguna pregunta antes de que esta se dirigiese a Eara, quien, desconcertada al principio, aceptó su proposición. El hechizo ya estaba lanzado, de todos modos. Le sonrió.
¡Te lo agradezco! Pero si en algún momento soy una molestia bájame sin más, ¿vale?

En ese momento Ayne las observaba también con desconcierto, pero se debía a no saber qué hacer. ¿No debía ser él quien emplease su magia para ayudar a su aurva? ¿Por qué no se había dado cuenta de que Eara deseaba ver más de cerca el animal para proponérselo él mismo? Empezaba a darse cuenta de que el estar tan inmerso en sí mismo constantemente era el problema. La falta de comunicación, como insinuaba siempre Eara.
Puedo tomar yo el relevo si quieres estar arriba más tiempo… —dijo, para tratar de enmendarse. En ese momento se les acercaba Jack, que también ofreció su ayuda—. No, no te preocupes, pero gracias —le dijo. Su expresión afable no concordaba con sus sentimientos. De forma irracional, se sentía abandonado si su aurva dependía de todos menos de él cuando necesitaba ayuda. ¿Tan inaccesible era?
No te preocupes, Ayne. Y gracias a ti también, Jack. Pero solo va a ser un momento, no hace falta derrochar más magia —respondió Eara a ambos.

Aquellas palabras hirieron al anima aunque no quisiera admitirlo. Su magia, y la de Jack también, eran demasiado valiosas para malgastarlas, pero la de Irianna no. Y si Eara lo veía así tenía que ser porque no quería depender de la fuente de la que se surtían.

472Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 26/09/18, 02:04 am

Giniroryu


GM
Aceleró un poco junto a Eara hasta alcanzar de nuevo la ballena, permaneciendo a poca distancia por encima de esta.
Hola de nuevo, quería preguntaros algo —se dirigió hacia los que todavía quedaban sobre el cetáceo—. Pero antes… Esta es mi amiga Eara, trabajamos juntas en la plantación de Jack —. Alzó ligeramente la mano que todavía sujetaba la de su amiga y esbozó una sonrisa—. Oíd, ¿dónde puedo encontrar a Vac? ¿Lo sabéis? Creía que estaría con vosotros pero ya veo que no… Tengo que ir a devolverle el violín que me prestó —añadió toqueteando distraídamente su bolsa sin fondo.

473Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 27/09/18, 03:11 am

Muffie



Wen no podía parar de reír viendo a Adara bailar mientras el alcohol comenzaba a subirle un poco a ella también. La vouivre saludó vagamente a aquellos que se encontraban en tierra, reconociendo a Irianna entre ellos y algunos otros por la descripción que Noel le había dado.

Al momento en el que el draco le dió la botella antes de echarse a volar, la británica comenzó a a levantar la botella en alto, animándolo a gritos y alentando a la ballena a ir más rápido mientras reía.

- Hola- saludó la vouivre a Irianna y su amiga cuando estas se acercaron-. Encantada, Eara, soy dama Diurna. Podéis pisar cetáceo firme si queréis. No creo que a Giz le importe, mientras tengáis cuidado de no empujar a Adara al vacío- dijo señalando a la susodicha-. Como veis, tiene alas y, por regla general, sabe usarlas, pero puede que no este lo suficientemente concentrada en este punto de la noche- dijo riendo-. Respecto a Vac, si te refieres a en este momento, la verdad es que no sabría decirte. A veces pasa la Luna con nosotros, otras se va a dar vueltas con Feliks o a lo mejor está en la taberna cantando con Mikk. Puede que luego nos pasemos a ver si está ahí revoloteando como la polilla que es. De todas maneras, normalmente lo puedes encontrar en el Burdel que es donde vive. A lo mejor incluso se ha quedado ahí hoy. Si no sabes dónde es, yo te puedo guiar.

474Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 28/09/18, 12:15 am

Tak

Tak
GM
Gael estaba pendiente de la carrera por los cielos, pero cuando vio que Irianna se acercaba con una chica de pelo rosa se acercó a ver qué era lo que querían. No tardó en caer quien sería la otra chica cuando se dio cuenta de que era sinhadre. No había olvidado aquel color de pelo del día del mercado, y tiempo después sabría por Jack que trabajaba para él junto a su edeel y la propia Irianna.
¡Hola! —saludó con una amplia sonrisa a ambas, tratando de recordar si el día que había conocido a Eara había ido con su cuerpo o con otro. No era capaz de recordar si a ella debía sonarle su cara o no. De todos modos, la aurva saludó a todos agachando la cabeza y sonriendo, así que el fuego fatuo decidió no hacerle preguntas. No sabía si estaba siendo educada o tímida.


Eara se sentía una intrusa en aquel ambiente. Pero si quería ver de cerca la ballena no podía evitar a la gente que estaba sobre ella, ni quería. Eran amigos de Irianna, al fin y al cabo, o al menos algunos de ellos. No recordaba haber ascendido nunca tan alto e inconscientemente se agarraba con fuerza a la mano de Irianna, como si de soltarse fuese a desplomarse hacia el suelo. Evitaba como podía mirar hacia abajo.
Encantada de conocerte por fin, dama Diurna —le respondió con educación a esta cuando se presentó. Luego dejó que hablasen, ya que en aquella conversación ella no tenía nada que aportar. En cambio, se dedicó a observar, con disimulo, a la gente que quedaba sobre la ballena. A Erika la conocía bien, pero no era el caso con los demás.


Podemos intentar contactar con él —dijo Gael a Wen en cuanto terminó de hablar—. No respondió cuando Giz nos reunió a todos, pero a lo mejor ahora ya tiene su comunicador a mano. No sé si va a estar al loro, no os hagáis demasiadas ilusiones —añadió mirando hacia Irianna y Eara a la vez que sacaba el comunicador del bolsillo para intentar hablar con el hado infernal.

475Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 28/09/18, 09:18 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Notaba a Eara un poco incómoda, aunque no sabía decir exactamente el motivo. En cualquier caso, eso la decidió a no prolongar mucho más aquella conversación, tras atender a la explicación de dama Diurna, trató de tomar una decisión rápida. Declinó educadamente la oferta de colocarse sobre la ballena, asegurando que con verla de cerca era suficiente y el ofrecimiento de Koval llegó antes de que pudiera añadir nada más, por lo que le dijo al fuego fatuo que si no era mucha molestia podría ser de ayuda. No obstante, el hado infernal no respondió, por lo que la nebulomante le dio las gracias al chico antes de volver a dirigirse a dama Diurna.
Creo que podré apañármelas para llegar hasta el burdel, gracias. —La lacustre no quería obligar a su amiga a abandonar a su grupo por acompañarla, mucho menos aquella noche—. Si no responde a vuestros comunicadores es posible que siga allí todavía, ¿no? Si no probaré en la taberna más tarde… O lo dejo para otro momento. ¡Nos vemos!
Les dirigió una última sonrisa al grupo antes de comenzar a descender con la aurva bien sujeta, ya que finalmente había notado que lo que parecía perturbarla era la altura a la que se encontraban y descendió junto a ella hasta volver junto a Ayne, donde finalmente soltó su mano.
>>Bien, pues me tengo que ir. Tal vez vuelva pronto si doy con Vac enseguida… O si no doy con él en absoluto —anunció para los que estuvieran a su alrededor en ese momento y pudieran oírla—. Hasta luego.
La lacustre, todavía haciendo uso del hechizo de levitación, abandonó la bahía en dirección a la casa del grupo de la Brecha, confiando en que desde allí podría encontrar el burdel fácilmente.

Sigue en el Burdel de dama Espasmo.

476Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 03/10/18, 03:40 pm

Nihil

Nihil
Dama Isis dejó de prestar atención a la carrera. Irianna se había acercado a ellos y hechizó a Eara para que levitara. De pronto sintió un pinchazo en el pecho, ella también podría haberla hecho levitar si se lo hubiera pedido. Para colmo, Irianna se llevó a la sinhadre hacia la ballena para verla más de cerca y un ramalazo de envidia recorrió el cuerpo de la veela hasta casi hacerla estremecerse. ¿Cómo podía? Ella también quería ver la ballena, era lo que más quería en ese momento, por eso había aceptado esa estúpida carrera. Además le dolía que la bruja tuviera unos contactos que le permitieran acercarse a gente interesante y que ella se quedase fuersa. Y qué demonios, ¡Eara era SU amiga! Desde antes de conocer a Irianna, eran amigas de antes. Isis clavó los ojos en las dos chicas mientras una nuve de rencor y pensamientos tóxicos la invadía. Se sentía indignada, traicionada y estúpida, quería chillarles improperios y montar la rabieta más grande que hubiera visto la ciudad… por suerte esos sentimientos duraron solo un segundo.

Cuando volvió en sí dama Isis se avergonzó de sí misma. ¿Cómo había podido pensar algo así de sus amigas? Las miró una vez más, esta vez con los ojos húmedos, luego a los que aún competían y por último a Ayne y Kirés que seguían a su lado.

-Creo que me voy a recoger por hoy -dijo fingiendo una sonrisa. -Siento no quedarme más. Mañana podríamos hacer algo si queréis.

No esperó una respuesta, emprendió el vuelo pidiendo que se despidiesen de los demás por ella. Tampoco volvió a Serpentaria. Buscó algún sitio donde no la conocieran y dio con el Pub Muerto. Bailó allí, rodeada de monstruos desconocidos y luces centelleantes como si todavía estuviera en Frivo. Coqueteó con varios pero no se llevó a ninguno a la cama y bebió más de lo recomendable. Quería sentir que volvía a tener en control y quería enterrar todos esos pensamientos que la habían asustado. Conocía bien la envidia, era el combustible de toda la indutria de la moda en su mundo, pero jamás la había sentido hacia nadie que le importase. Tal vez porque nunca antes le había importado nadie. Incapaz de lidiar con sus propios sentimientos se dejó llevar por la música durante toda la noche y volvió sola, cuando el sol salió para competir con la Luna Roja a la mañana siguiente.

Tuvo pesadillas de resaca, pero el alcohol hizo su trabajo y cuando despertó a mediodía ya no se acordaba de nada.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

477Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 10/03/19, 06:46 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
El día había llegado. Todos habían sido visitados una semana atrás por azores de madera con alas de trapo que llevaron a cada habitante el mismo mensaje:
"Por la presente se cita a todos los ciudadanos a un festejo que se llevará a cabo en la Bahía de los Naufragios con motivo de la caída de la Torre de los Soñadores y otros asuntos de importancia."
Incluía un día y una hora y el sello del Consejo.

Cuando llegasen a la bahía lo primero que verían sería la gigantesca nave voladora con forma de dragón sobre la cual se alzaban los miembros del Consejo, con Andras Sula y su dragón auténtico, Ceniza, en el centro del escenario. Su estructura era de madera, sus escamas de rádem y sus alas de una membrana plástica que hacían las veces de velas. Pintado cuidadosamente escama a escama, aquella representación de un dragón rojo casi parecía tal real como el propio Ceniza. Tal vez porque, a fin de cuentas, estaba realmente vivo al tratarse de una creación demiúrgica.

A cada lado de Su Majestad se encontraban Cicatriz y Dama Gato, seguidas cada una de Gahna y Garoni. Detrás de estos últimos se podía ver una figura de algo tapado por una tela opaca de color negro. Los miembros del Consejo hablaban entre ellos en un murmullo inteligible para los que iban llegando, a quienes sirvientes del Castillo les instaban a colocarse a determinada distancia establecida respecto al barco volador.

Se esperaron unos quince minutos para permitir llegar a los menos puntuales antes de que la voz del piromante, alzándose de pronto sobre toda la bahía hizo callar el caos de voces que había ido aumentando conforme transcurría el tiempo.
—Ciudadanos de Rocavarancolia. Hijos de las Tinieblas engendrados por la Luna Roja. Hoy estamos aquí gracias a mucha gente.
Como sabéis, la Ciudad se ha enfrentado hace poco a uno de los mayores retos que la providencia de los Dioses Oscuros le tenían reservada.
Pero ese no fue el obstáculo que detuvo a Rocavarancolia. No. Y eso ha sido gracias a héroes como Silente, el antiguo Jefe del Cuerpo de Espias a quien hemos dado su merecido descanso en el Panteón Real, muy cerca de un héroe aún mayor.
Andras hizo una pausa antes de continuar.
>>Como todos los aquí presentes sabéis nos referimos a Doce Punto, demiurgo excepcional y antiguo Custodio de Altabajatorre quien se sacrificó por todos y cada uno de nosotros. Que sus almas sean recibidas por los Dioses Oscuros con los honores que se merecen y que la ciudad los recuerde por siempre.

Un gran espejo flotó desde detrás del piromante y descendió hasta colocarse entre las patas del barco dragón. Su superficie reflectante cambió y mostró calles que los más veteranos o familiarizados con la zona podían reconocer como los alrededores del Barrio Derruido.
>>Y así lo hará, pues se ha iniciado la construcción de un nuevo torreón... —La imagen se había detenido en unos cimientos. Parpadeó hasta mostrar un torreón completamente hecho, muy parecido a aquellos que ya existían en la ciudad—. Este será el torreón Silente, que podrá acoger a nuevos cosechados a partir de este mismo Samhein.

La imagen del espejo volvió a cambiar y en esa ocasión mostró otro lugar: la zona sur de la ciudad, donde también se podían ver los cimientos de un edificio en construcción.
>>Y lo que veis ahora será el nuevo edificio destinado a los magos de la ciudad: la Torre Doce. Estará equipada con cientos de manuscritos de interés para mayor comodidad y acceso de nuestros nuevos ciudadanos, así como material de escritura e investigación.

El Rey volvió a guardar silencio, dejando que los cuchicheos y murmullos se alzasen durante unos instantes y dio un paso atrás. Con un gesto, invitó a Gahna a adelantarse. La hermana de dragones carraspeó para acallar a la multitud.
—Pero Silente y Doce Punto no son los únicos a los que debemos gratitud. —Cicatriz y Dama Gato se movieron a su espalda y se colocaron a cada lado del objeto tapado—. Este es nuestro homenaje a otro salvador de la ciudad.
La maga hizo un gesto con la mano y sus compañeras del Consejo quitaron la tela con un gesto sincronizado. Una estatua de oro que refulgía con los rayos del sol de mediodía representaba a Granta en actitud solemne.
—"Granta el Protector de los Durmientes" —Recitó la inscripción que contenía la placa en el pedestal de la estatua—. "A pesar de que acababa de ser bendencido por la Luna rescató a Rocavarancolia de una de sus mayores crisis, liberando a los ciudadanos del yugo de la Torre de los Soñadores". Esta estatua adornará los Jardines de la Memoria para que recordéis siempre la labor de quien veló por todos nosotros aquel fatídico día. Adelante, saluda a vuestro velador como se merece.

Granta, quien había permanecido oculto hasta aquel momento, levitó no sin cierta reticencia hasta colocarse al lado de Gahna y dirigió una mirada de soslayo a la multitud antes de clavarla en el suelo.
>>¡Larga vida al velador Granta!
El resto del Consejo repitió el vítor de Gahna y no pasó mucho tiempo hasta que las primeras personas de entre el público comenzaran a imitarles. Las aclamaciones pronto derivaron en muchas otras de cosecha propia por parte de diversos ciudadanos y Granta recibió todas ellas y los aplausos de forma visiblemente incómoda, saludando torpemente de vez en cuando. Por suerte para el asreniano Garoni le entregó una bolsa con una cuantiosa cantidad de oro no mucho después y se le indicó que podía retirarse.

Mientras Granta abandonaba el dragón demiúrgico lo más discretamente posible y Gahna se retiraba para volver a ceder la palabra a Andras, el rumor de voces empezó a disminuir hasta cesar casi por completo cuando el Rey volvió a alzar su voz.
—Que se presenten ahora el soñador Melodes y la súcubo de las pesadillas Nihil.
Una vez más los llamados a escena se adelantaron. El soñador iba vestido con una túnica de gala de color carmesí con una chorrera blanca, acompañada de un sombrero adornado con una pluma. A su lado caminaba la súcubo de las pesadillas ataviada con un vestido negro ceñido con cola de sirena y escote abierto cuya tela se encontraba salpicada de brillantes; así como unos zapatos cuyos tacones dorados representaban sendos escorpiones. Llevaba sus ojos cubiertos por un velo, garras de cristal y los cuernos adornados con anillos.

—He aquí a aquellos que destruyeron la Torre de los Soñadores y liberaron a dama Sueño de su encierro. El planeta tal y como lo conocemos habría dejado de existir de no ser por su audaz intervención.
Casi a la vez, Melodes y Nihil realizaron una inclinación de cabeza en señal de reverencia y una vez más la bahía se cubrió de vítores.
>>Para recompensar sus hazañas, primero hacemos entrega a Nihil, la súcubo de las pesadillas, de esta bolsa de oro.
Garoni, de nuevo, entregó una bolsa de peso muy similar a la que tenía Granta.
>>Esta no será la única recompensa que reciba, por supuesto. Pero sí que es todo lo que podemos entregar en este instante. Una estatua también será erigida en su honor en los Jardines de la Memoria a su debido tiempo.

—Soñador Melodes —se dirigió entonces el Rey hacia el libense—. Desde el mismo momento, junto a Nihil, has hecho todo lo posible por detener los planes del íncubo Corann, arriesgando tu vida en diversas ocasiones y haciendo gala de tu destreza como oniromante. La reciente crisis relacionada con el mundo de los sueños nos ha hecho reflexionar acerca de la necesidad de mantener un control sobre el plano onírico. Es por eso que se ha decidido que debes ocupar uno de los asientos actualmente vacíos en el Consejo Real.
Melodes abrió mucho los ojos. La noticia le era igual de nueva que al resto de la ciudad.
>>Contemplad a vuestro nuevo Guardián del Plano Onírico: Melodes, el Compositor de Sueños.
El soñador volvió a realizar otra reverencia y se le indicó que se colocase entre Gahna y Cicatriz.

—No es, no obstante, el único cargo que será investido hoy —Andras Sula continuó hablando enseguida—. Altabajatorre siempre debe tener un Custodio, y es por ello que hemos juzgado que no hay mejor candidata que la demiurga Akeyo Kau, también en reconocimiento de sus nobles acciones.
Akeyo se dejó ver, vistiendo un largo vestido amarillo sin mangas con mucho vuelo y una diadema plateada recogiendo sus rastas de otro modo sueltas. Al igual que el soñador, la demiurga también desconocía cuál iba a ser su recompensa. Saludó a la multitud, deteniéndose en el lugar donde sabía que se encontraba dama Anfiel dedicándole una gran sonrisa que le devolvió sin dudarlo.
>>Nuestra nueva Custodia de Altabajatorre también sustituirá al fallecido Doce Punto en su función como cosechador de La Tierrra.
Añadió el piromante mientras Akeyo era conducida a su lugar entre Garoni y dama Gato.

—Para continuar... Llamamos a dama Aroma, bruja de los olores, para que suba y se una a nosotros.
Con su habitual venda en los ojos, la nublina siempre acompañada de su bastón levitó hasta colocarse frente al Rey, esperando que continuase hablando.
>>Como quizás algunos sepáis, dama Liviana ha fallecido recientemente dejando vacante su puesto como Alquimista Mayor del Reino. Su asiento dejará de estar vacio a patir de ahora y desde este instante dama Aroma queda nombrada oficialmente como la nueva Alquimista Mayor.
Nuevamente, la bruja ocupó su sitio al lado de Melodes a quien dedicó una sonrisa divertida y que el soñador devolvió con un inclinamiento de cabeza sin dejar de sonreír.

—Por último... —Los más versados en lenguaje corporal o en notar sutiles cambios en el tono de voz podrían notar que el piromante no parecía tan entuasiasmado por lo que decía en esos momentos. Tras él, Ceniza resopló levemente como si compartiese los sentimientos de su amo—. El cáliz de sangre ha hablado y ha determinado que Rocavarancolia tiene una nueva Señora de los Asesinos. Recibamos a dama Azahar.
La momia se encaminó hacia la parte delantera del navío volador con pose altiva y dedicó una mirada de superioridad a todos los presentes como único gesto de saludo antes de ocupar su lugar entre dama Gato y Andras Sula. Si alguien se fijaba en el Tesorero Real en ese momento, podrían ver como Garoni torcía el gesto durante un instante y recibía un coletazo disimulado por parte de Gahna.
>>Ahora le cedo la palabra a Cicatriz, la Sangrienta, Comandante de los Ejércitos del Reino.

La licántropo se adelantó entonces y dedicó una mirada solemne en la que se podía entrever un matiz muy diferente a la soberbia de la que había hecho gala la Nueva Señora de los Asesinos. La Comandante tenía el aire de quien iba a anunciar algo grandioso.
—Ciudadanos de Rocavarancolia: a vosotros también debemos agradecer vuestro comportamiento, ejemplar su su mayoría, del que hicisteis gala al colaborar activamente durante la crisis de la Torre de los Soñadores. Puedo afirmar que se trata de una de las mayores demostraciones de que la gloria de Rocavarancolia está regresando. Milagros y portentos llenan hoy nuestras calles en un resurgimiento como nunca se hubiera creído posible. Y es por eso que os merecéis que hoy, día que celebramos la superación de un nuevo obstáculo en nuestro camino, podáis contemplar la grandeza pasada y presente de la Ciudad Maldita.
Mientras la licántropo hablaba una plataforma transparente había aparecido en el espacio de distancia que la multitud tenía que guardar respecto a la posición del barco. Esta se cubría de una ilusión que simulaba una enorme alfombra negra de terciopelo a todo lo ancho de la bahía.
>>Regocijaos en el regreso de las criaturas más magníficas que la ciudad puede albergar.

Poderosos rugidos llenaron el aire. Ceniza se hizo eco de ellos desde las alturas, alzándose sobre dos patas y extendiendo las alas en toda su envergadura. Un instante después el conjuro de invisibilidad que cubría los dragones fue disipado y las poderosas bestias comenzaron su desfile atravesando la bahía. Sobre los tres dragones que se dejaron ver cabalgaban Tenebra, Plumagris y Virai Nura. Desde las alturas, Andras Sula se unió cabalgando en Ceniza y encabezando la comitiva. Los colosales reptiles voladores observaban a la multitud con ojos penetrantes y feroces, aunque también curiosos. Sus potentes rugidos pronto ahogaron cualquier otro sonido proveniente de la expectante multitud, pero Cicatriz volvió a hablar alto y claro cuando sus subalternos lograron acallar a sus temibles monturas.
—A patir de este momento los Ejércitos de Rocavarancolia vuelven a contar con la magnificencia de los dragones.
Y una vez la Comandante se retiró, el desfile continuó hasta que los dragones de diversos tamaños y colores hicieron despliegue de su grandeza frente a una Rocavarancolia en pleno resurgir, finalizando con el vuelo de estos en dirección al castillo. El lugar en el que habían estado los grandes reptiles fue sustituído por mesas con aperitivos y bebidas de todo tipo.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Bahía de los Naufragios - Página 40 WLJLnOD

478Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 11/03/19, 02:52 pm

Aes

Aes
“Ciudadanos de Rocavarancolia: Todo ha terminado. La Torre de los Soñadores ha sido destruida, estamos a salvo”.

Ruth relajó los hombros y a continuación se giró hacia sus amigos mostrando sus dientes negros en una sonrisa. “Estamos a salvo”. Se repitió mentalmente, exhausta. Con ambos licántropos estables y asistencia médica la israelita podía sentir realmente aquellas palabras con el apoyo que todos se procesaban en una misión conjunta: la de salvar el pellejo. Ruth no podría olvidar lo que la ciudad era y la gente que había perdido, pero también comprendía que en momentos de necesidad la colaboración de cada ciudadano había sido indispensable para que todos sus compañeros estuvieran bien. Quizá y solo quizás notara un pequeño rescoldo en su interior, ávido y creciente como una lengua de fuego que prendía en un bosque, tímida al principio pero abrasadora después. Sentía éxito, como si... aunque no hubiera prestado sus servicios... fuera parte de la ciudad.

___


Salvo por el rumor de la gente las vistas que ofrecía la playa para la israelita siempre habían sido algo lúgubres comparada con los recuerdos que tenía de la Tierra. Y eso que era la primera playa que pisaba en su vida. Pero aquel día parecía tornarse distinto, como si alguien la hubiera despertado con una promesa alentadora. No le molestaba no poder tocar arena de verdad y que en su lugar brillaran trocitos de cristal. No le importaba el crujir lejano de los barcos naufragados y su presentación tétrica. Porque esta vez no estaba manchada de desgracia, salvo la muerte de Ergot meses atrás sus amigos estaban ilesos. ¿Por qué iba a estar mal sentirse bien, entonces?. Dejó que sus fosas nasales se inundaran con el olor a mar, podía permitirse celebrarlo.

Habían sido citados con creaciones demiúrgicas allí por algo, y Ruth se vio rápidamente inundada por un oleaje de sensaciones. Asombro, desconcierto y reconocimiento. Se sintió verdaderamente curiosa de que el Rey no fuera un viejo cascarrabias y algo apenada con la mención a Doce, su cosechador.  A pesar de permanecer algo resentida su muerte no era motivo alguno de alegría para ella.
Contempló los nuevos puestos, y se descubrió aplaudiendo a Granta el Protector de los Durmientes, un transformado que había demostrado su valía aún siendo de la última cosecha. Puede que por eso empatizara más con él que con cualquier otro miembro del Consejo.

Aunque algo cansada por los largos discursos Ruth disfrutó al lado de sus amigos, expectante a lo que las palabras de la licántropo iban prometiendo poco a poco. “Regocijaos”. Dijo, y verdaderamente lo hizo.
Ruth tembló con los rugidos en un inicio. Pero Cicatriz tenía razón, se trataba de las criaturas más magníficas que la ciudad pudiera albergar. Al instante y de la nada en el aire se materealizaron reptiles enormes. O cómo la mujer los había llamado. Dragones. Su cabello, en aquella celebración trenzado, prendió sin previo aviso.
Percibió su poder y majestuosidad desde su sitio, ocultada entre la gente, notó como los rugidos de las bestias retumbaban en su estómago como tambores de guerra. Maravillada la chica se quedó boquiabierta, incapaz de digerir la información pero a la vez increíblemente excitada.
Decidió que ya le daba igual lo que siguiera, que aquel espectáculo de escamas y alas sería insuperable. Las bebidas y la comida posterior quedó en un segundo plano porque no podía dejar de estudiarlos con admiración.
-Dragones...- susurró dejando que aquel nombre calara en ella como si albergara un significado especial.
La demonio de fuego no se dio cuenta de que algo había hecho “clic” en su cabeza, pero todo aquel que la conociera bien podría notar un resplandor inusualmente ardiente en su cabeza y como la llama de su cola parecía ser más intensa. Sí que era un resurgir.


_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos"

479Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 11/03/19, 03:37 pm

Lupin

Lupin
Adara

Qué coñazo.

Si es que ya sabía yo que no quería venir. ¿Y a mí qué coño me importan el Consejo de mierda, quién entre en él y quién la palme? Todo por “la gloria de Rocavarancolia”. Pero no, tenían que obligarme a salir de la cama.

¿Y qué estabas haciendo en casa, Adara? Nada, tirada en la cama, comiéndote la olla. ¿Y todo por perder un brazo? Que sí, que duele y todo eso, pero no es como si fuera una pérdida definitiva.

Eres patética.

De hecho, el brazo ya casi está recuperado del todo. Se siente raro, la piel regenerada es suave y tiene una tonalidad distinta, más rosada. Como si fuera la de un bebé. Tan solo le falta un poco, la mano aún se ve fea y me cuesta un poco flexionar los dedos. No debería afectarme de este modo. Aunque, de alguna forma, es como un recordatorio de mi fragilidad. De que, a pesar de todo lo que he pasado, aún soy más débil que ellos.

Pero ya están muertos. Pero hay otros.

En fin, vamos a ver qué tienen el Rey y sus secuaces para ofrecernos.

Silente muerto, Doce Punto también… Espera, ¿no fue ese parte de la cosecha del Rey? Creo… que no quedaba nadie más, ¿verdad? Para ser la primera criba capaz de llegar a la Luna Roja después de la gran guerra, han caído un poco como moscas.

Ah, ¿así que el velador ese no era más que un novatillo? Sí que tenía un poco la cara, pero… Al fin y al cabo, nos salvó la vida a todos. De hecho, si no hubiera sido por él estaríamos, muy posiblemente… Muertos.

Por mi culpa.

Joder. ¿Vamos a empezar ahora con las voces en la cabeza?

Akeyo y dama Aroma. No es que los conozca de toda la vida, pero por lo que sé no está mal. Si, peores como… eh… Señora de los Asesinos… dama Azahar.

—¡Venga ya! —Espeto. Son las primeras palabras que pronuncio desde que accedí a regañadientes a dejarme traer por el resto—. ¿En serio? Si esa tipa solo se ha dedicado a matar esclavos. Es como si le dieran el Nóbel de Literatura a una máquina de escribir Best Sellers, no tiene mérito. Vamos, a mí me daría vergüenza si fuera ella. Y encima sube con esos aires… ¡Será patética!

Respiro hondo, claramente falta de aire por mi arranque. Cuando termino, no puedo evitar darme cuenta de que… Me siento algo mejor. Alguien a mi alrededor ríe por lo bajo, creo que de mí. Seguramente no sea la única que piense eso. Aunque ahora me da un poco más igual.

De hecho…

—¡Dragones!

No es que no me lo esperara, estaba cantado con la reconstrucción de las dragoneras. ¡Pero no tan pronto! Cambio del enfado que siguió a mi apatía a la fascinación en unos instantes. Joder, no es que no haya visto ninguno antes, pero nunca de esta forma ni más de uno. Estos bichos son impresionantes.

Aprieto el puño izquierdo —no sin cierta dificultad—. Tengo ganas de volar entre ellos, aunque seguramente no sea una buena idea.

Creo que ya no me arrepiento de haber venido.

480Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 11/03/19, 03:45 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
La nebulomante estaba de bastante buen humor. Llevaba un vestido corto de color azul con botones y un lazo en la cintura, sin olvidarse de sus guantes y botas. Acudía con sus amigos a un evento que prometía pacífico y libre de altercados al estar bajo la supervisión del Consejo. La idrina no había tenido una opinión muy firme acerca de los gobernantes de la ciudad, ya que tampoco creía que pudiera juzgarlos sin apenas conocerlos, pero tras su actuación durante lo ocurrido debía reconocer que los empezaba a ver con bastantes buenos ojos. Gahna, aunque carente de tacto y demasiado directa, se había volcado en todo momento para organizar a los ciudadanos recién despertados en el salón del trono, y había presenciado como el resto de miembros del Consejo trabajaban sin descanso para salvar a las personas que se encontraban en lugares de más difícil acceso. Las secuelas de aquella pesadilla angustiosa aún rondaban en su cabeza y todavía no había tomado la decisión final respecto a lo que había estado hablando con Naeleth, pero no podía decir que en aquel momento se sintiese mal.

La enorme creación demiúrgica ya era impresionante de por sí, pero nada en comparación con lo que les esperaba. Primero llegó el momento de recordar y vitorear. La idrina aplaudió con fervor a Granta en particular. Resultó que era uno de los recién llegados a Serpentaria, pero no se había cruzado con él hasta después del incidente de la Torre. La estatua era magnífica e Irianna sentía que el asreniano de verdad se merecía todo lo que le dieron. A pesar de su incomodidad, para ella era evidente que el velador estaba orgulloso de su labor, y no era para menos.

Los nuevos miembros del Consejo no parecían mala gente… hasta que apareció la nueva Señora de los Asesinos. Sobre el anterior ocupante del cargo había oído que era excéntrico pero amable, aquella mujer altiva le parecía todo lo contrario. De hecho, aunque fue sutil pudo notar en Andras Sula una vacilación, un deje muy diferente en su discurso cuando la presentó. El resto de ocupantes del barco estaban visiblemente tensos para ella. Aquella mujer eran malas noticias. Pero al menos era la única de los miembros del Consejo allí presente que le daba aquellas vibraciones.
Y finalmente habló la Comandante. Habló de gloria y renacimiento. Pero no solo se quedó en palabras. La nebulomante dejó escapar una exclamación de asombro casi al mismo tiempo que Ruth ponía en voz alta la palabra que todos tenían en mente. Eran magníficos y majestuosos. La lacustre se aisló de sus alrededores durante un instante, observando como el Rey descendía en su dragón Ceniza, el único de la especie que había visto hasta ese mismo momento. Quería grabar a fuego en su mente aquella imagen, pues sin duda resultaba muy inspiradora. Cuando logró salir de su ensimismamiento buscó a Rasqa con la mirada, sabedora de que el parqio estaría encantado en aquel momento.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Bahía de los Naufragios - Página 40 WLJLnOD

481Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 11/03/19, 05:02 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Aquellos días no habían sido muy alentadores. La muerte de Ina y Eorlir aún pesaba sobre sus hombros, demasiado reciente. Habían ido a la Capilla, donde sus compañeros habían encontrado a la pareja meses atrás, y habían inscrito allí sus nombres para que se les recordase siempre. Después de hacer eso el peso había disminuido, pero no del todo. Aun así Adrune hizo lo posible por animarse. Les invitaban a una fiesta, y eso prometía. Guille había insistido en que vistiesen “de etiqueta” y el gamusino no tenía ni idea de cómo hacer eso, aunque no le importaba cómo vestir mientras fuese ropa colorida y cómoda. Al final le pidió consejo a Rox, y entre ambos encontraron una camisa blanca que tenía un estampado de conejos con lunares de colores. Adru quiso ponérsela en cuanto la vio. La acompañaron con unos pantalones negros anchos de tela y el traje del gamusino para la fiesta estaba listo.

Saltaba en el sitio intentando ver mejor aquel barco volador tan increíble, sonriendo a sus compañeros cada vez que descendía. En una ocasión saltó demasiado alto y varios a su alrededor se quejaron para que se estuviese quieta. A partir de ese momento se limitó a coger a Neil de las manos y revolotear en el sitio a su alrededor, mientras el Rey hablaba. Volvió a saltar cuando toda la bahía vitoreó al velador, no siendo menos que nadie. El sinhadre gritaba con todas sus fuerzas “Granta es el mejor” y lo saludaba con la mano efusivamente aunque era improbable que la estuviese mirando a pesar de que se esforzó por hacerse ver sobre la multitud.

Cuando la volvieron a calmar para que atendiese en silencio a lo siguiente, se aburrió un poco con lo del nombramiento de los nuevos miembros del Consejo, aunque todos excepto la Señora de los Asesinos le parecieron simpáticos. No le gustaba la cara que puso aquella mujer, y si era una asesina era probable que no fuese buena persona. La edeel sabía poco sobre el Consejo Real, aunque se había empezado a interesar un poco más por ellos después de lo ocurrido.

Pero entonces, Cicatriz habló y se olvidó de todo lo demás. Se sentía ansiosa ante lo que dijo, ya que parecía que venía algo bueno. No estaba preparada para lo que ocurrió a continuación, ni tampoco todo el que se encontrase alrededor suyo. El dragón del Rey ya le resultaba increíble, ¡pero había más! Eran lagartos gigantes voladores, hermosos y de apariencia fiera. Eran maravillosos, perfectos. Gritó de emoción y no dejaba de señalárselos a Neil y los demás como si solo ella estuviese prestando atención. Necesitaba montar en uno de esos reptiles.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Bahía de los Naufragios - Página 40 WLJLnOD

482Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 11/03/19, 05:40 pm

Poblo

Poblo
Valek:

Sinceramente no tenía muchas ganas de estar allí, algo que no era sorprendente ya que nunca había disfrutado particularmente ninguna celebración a la que había asistido, pero aquello era un evento de asistencia obligatoria organizado por el consejo, así que no me quedaba otra.
Ahora bien, como buen evento del consejo que era el presupuesto se notaba. El barco volador era impresionante, y aunque era una creación demiúrgica no pude evitar intentar imaginar cómo se podría recrear una nave similar pero con runas.

El discurso fue más o menos lo que esperaba: Empezó un agradecimiento a los que habían participado en arreglar la catástrofe de hacía unos días. Como siempre me divirtió la mención a los dioses oscuros, siempre me había hecho gracia que existiera una creencia como aquella en una ciudad en la que cada poco tiempo muchos de sus nuevos miembros se encontraban con sus propias creencias hechas pedazos. ¿O quizás esa era justo la razón? Bueno, tampoco importaba.
Cuando se recordó a los caídos me sorprendí al darme cuenta de que sentía algo de melancolía por la muerte de Doce Punto. Nunca le había conocido pero supongo que, en cierto modo, mi historia en esta ciudad había empezado con él. Los nuevos edificios nombrados tras los caídos eran un bonito detalle, supongo, pero no le dí más importancia que esa.
Sentí algo de lástima por Granta cuando fue su turno, el velador parecía tener tan pocas ganas de estar ahí como las habría tenido yo de estar en su lugar. Luego llegó el nombramiento de los nuevos miembros del consejo, algo a lo que presté atención para quedarme con las caras de los nuevos, miembros, pero no me interesaba tanto como para que me impresionara mucho los nombramientos. El último, sin embargo, sí que me hizo alzar una ceja al principio y contener una risita después.
Aunque nunca la había conocido en persona había estado investigando quienes en la ciudad eran buenos en el manejo de runas, de modo que  sabía quien era dama Azahar. Que el nuevo señor de los asesinos fuera alguien cuya principal fuente de asesinatos era acabar con esclavos no hablaba bien de la calidad de los asesinos de la ciudad.
“¡Ja! Eso podría explicar por qué he podido cargarme sin problemas a los que me han atacado”

Mi diversión se vio sustituida por molestia cuando llegó el gran final, y algún que otro momento poniendo los ojos en blanco cuando estaba seguro de que no me miraban. Sospechaba que tenían planeado algo parecido teniendo en cuenta que habían reconstruido las dragoneras y que había un barco-dragón flotando delante de mis narices, aunque no me esperaba que hubieran podido reunir a tantos dragones.
Realmente no tenía nada en contra de aquello. Simplemente nunca había sido fan de los dragones… ni de cualquier cosa que echara fuego, en realidad, aunque supongo que en esa lista los dragones eran al menos mis favoritos. ¿Que eso me hacía un gruñón, pues que se aguanten. No haberme obligado a venir.

Una vez terminó el desfile me moví hacia la zona de aperitivos y bebidas. Ya que había tenido que venir al menos amortizaría mi estancia.

483Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 11/03/19, 11:22 pm

Nihil

Nihil
Nihil tendría que estar orgullosa de su labor, aunque en un inicio el horror se hubiese desatado en parte por culpa suya, sin embargo estaba desconcertada. Durante mucho tiempo había sido persona non grata para los dirigentes de la ciudad y se había regocijado de ello cada vez que abusaba de su relación con Siloco para ser partícipe o estar al tanto de asuntos oficiales. Le divertía ver la cara de desagrado de Andras, de Gahna, de Doce, cuando aparecía en escena, imponer su presencia. Pero allí estaba, con el Consejo al completo sobre un barco volador, con una bolsa de oro en los brazos y una estatua en camino. Había hecho algo bueno por la ciudad, era una de las partícipes de su salvación, y le estaban dando el debido reconocimiento. La marabunta de gente a sus pies la vitoreaba a ella, a Melodes y a Granta y ella fingía pavonearse cuando posiblemente estaba más cerca de sentirse como el velador novato que como dama Azahar.

La vieja momia había sido la razón por la que ni siquiera había podido molestar a Andras. La incomodidad que la súcubo podía provocar no se comparaba al odio acérrimo que despertaba la nueva Señora de los Asesinos en... bueno, en toda la ciudad.
Le lanzó una mirada de soslayo al piromante, asegurándose de que él no la veía. Ni siquiera había sido capaz de darle el pésame debidamente durante el funeral. Nihil se sorprendió con muy pocas ganas de celebrar nada.

En cuanto le dieron permiso se bajó del dragón falso y guardó su bolsa de oro en el escote.

Siloco la esperaba abajo con Zmey. Parloteaba sin cesar sobre lo orgulloso que estaba de ella y lo decepcionado que estaba con el cáliz de sangre por nombrar a dama Azahar como su sustituta.

-Los objetos mágicos chochean también, te lo digo yo, y ese trasto tiene que estar para que lo jubilen -comentaba.

Zmey estaba de morros. No le había hecho ninguna gracia que lo mandasen fuera mientras el resto de la ciudad corría peligro. Le había echado en cara que no le dejase ayudar, que había quedado como un cobarde, y Nihil había necesitado toda su paciencia para no darle de collejas. Siloco no había tenido tanta paciencia y se había ocupado él mismo de cantarle las cuarenta al piromante.

<< Nihil ha hecho lo que ha creído conveniente para protegerte, nadie en la ciudad sabía exactamente lo que estaba pasando, pero si sigues teniendo ganas de sufrir pesadillas como los demás ahora mismo te fabrico una, y no me hace falta ni ser soñador ni íncubo>> le había dicho.

El piromante se había calmado y había acabado disculpándose pero seguía de un humor más bien malo. Nihil supuso que mejoraría cuando encontrase a sus amigos.

-Necesito que saquen ya el vino, no sé si voy a aguantar aquí sobria -comentó la súcubo acomodándose en una plataforma flotante que se habían traído porque eso de estar de pie en medio de la arena no era de su estilo.

-En mi experiencia con el Consejo he aprendido que siempre tardan en sacar el alcohol con la experiencia de que los asistentes se cansen y se vayan después de los discursos. Por eso siempre traigo mi propia bebida -dijo Siloco, y acto seguido sacó una petaca de whisky y se la pasó a la súcubo.

Los dragones fueron una sorpresa para todos. Por supuesto sabían que tarde o temprano llegarían, no estaban restaurando las dragoneras para las estirges, pero desde luego no esperaban que hubiesen logrado entrenar a tres en tan poco tiempo.

Zmey se puso como loco. Había intentado disimular la ilusión que le había hecho la barcaza demiúrgica con forma de dragón pero con dragones de carne y hueso era imposible. Sus ojos centelleaban de emoción y una sonrisa idiota de niño feliz se le había pintado en el rostro.

-¡Maestra, están cabalgando dragones! -gritó, y la emoción del momento le hizo olvidarse hasta de tener vergüenza.

Nihil se tapó la boca con la mano para ocultar su sonrisa. Después de tantos meses de ver a su aprendiz deprimido era una novedad refrescante que estuviera tan contento.

***

Los días que siguieron a la pesadilla fueron un velatorio silencioso. La muerte de sus compañeros les había afectado a todos pero al menos tuvieron tiempo para lamerse las heridas y descansar. Rena pasó todo el tiempo que pudo recuperando horas de sueño.

La noticia de la fiesta avivó un poco los ánimos. Aunque no tenía muchas ganas de jolgorio, la verdad es que la irrense tenía mucha curiosidad de cómo eran las fiestas en Rocavarancolia. Esperana que no hubiese cosas turbias como sacrificios y demás.

Elegir la ropa que llevarían fue divertido. Rena consiguió un vestido negro de algodón, de manga corta. Era muy sencillo, sin ningún adorno y corto, y debajo llevaba unos leggins también negros. Se había hecho con un chaleco vaquero que planeaba ir llenando de parches poco a poco y llevaba un par de botas de combate. Sus adornos eran sencillos; una improvisada gargantilla de cuero y pulseras de cuerda trenzadas. Lo que más feliz le hacía de su conjunto era que volvía a tener el pelo verde, gracias a Rox y Pam.

La verdad es que la fiesta no se parecía a nada que hubiera visto en su vida. Ya solo la barcaza dragón era impresionante y fue suficiente para que Rena se contagiara de la emoción. Había buen ambiente y era un gran contraste con la única situación en la que había visto a tantos ciudadanos reunidos en un mismo sitio.

Buscaron un sitio donde poder ver bien. Era difícil, había muchísima gente. Rena se subió a Nime a los hombros para que pudiese ver mejor.

-Sujétate bien que solo tengo un brazo para agarrarte -le dijo.

Los discursos la hicieron sentirse algo fuera de lugar. Había un sentimiento de unidad entre toda esa gente del que aún no se sentía parte. Aun así vitoreó a Granta como la que más. Incluso aunque no lo había tratado mucho sentía cierto orgullo de que fuese de su misma cosecha, y le daba esperanzas. Ser un novato no significaba que no pudieses hacer cosas importantes, al parecer. Y con esa esperanza el discurso de la señora peluda no hizo si no avivar su excitación. Eso era justo por lo que había firmado cuando la eligieron, esa fantasía. Gritó hasta hacerse daño en la garganta cuando los dragones hicieron su aparición. Silbó, hizo señas, Nime casi se le cae de los hombros… Una carcajada histérica se apoderó de ella, después de meses y meses de desgracias. La salida de la Luna Roja no había sido el comienzo de su vida en la ciudad, era ese, era en ese momento cuando Rocavarancolia de verdad les estaba dando la bienvenida.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

484Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 12/03/19, 12:50 pm

Seth

Seth
Habían pasado unos dias desde la crisis de sueños y Devoss había tenido tiempo de volver a afianzarse a la realidad. Al principio no dejaba de ver a su padre por las noches, cuando caía adormilado en su cama. Pero el paso de los días había hecho bien en él  y tenía superado esa catástrofe. Sin embargo muchos murieron aquel día y el licántropo no podía estar más agradecido de que nadie cercano a él cayera.

Aquella noche toda la ciudad estaba reunida en la bahía, escuchando con alivio, emoción y orgullo las palabras del Consejo. Habían sobrevivido, otra vez. Y en esos momentos el holandés sentía que era invencible, que jamás le pasaría nada malo a él o a sus amigos. Muy en el fondo era consciente de la falsedad de esa sensación.

Lo más emocionante de esa reunión fueron los dragones, portentos gigantescos, milagros alados que miraban a la gente desde las alturas. Con portes regios y rugidos propios de quienes saben que son los reyes de todo. O al menos eso fue lo que Devoss tradujo de tales maravillas. Su boca en una eterna “o” señalaba el asombro y respeto que procesaba en aquel instante y de vez en cuando miraba a Ruth con cara de: “¿¡Estás viendo lo mismo que yo!?” No se le escapó el fulgor intenso de la demonio de fuego ni el brillo en sus ojos, quien tampoco podía quitar la vista de los dragones.

Había nacido algo nuevo en la ciudad. Y por una vez no era horrible y monstruoso. Esta vez era increíble y digno de la antigua Rocavarancolia, una Rocavarancolia que nunca había conocido el licántropo,  pero que empezaba a hacerlo en ese mismo instante sin darse cuenta. Había nacido la esperanza en un lugar donde solo nacía la muerte.

485Bahía de los Naufragios - Página 40 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 12/03/19, 02:59 pm

Muffie

Muffie

Kimbra

Kimbra se había comportado de forma bastante mecánica desde que se había despertado en el salón del trono, agotándose hasta la extenuación e incluso negándose a dormir muchas veces y no porque temiera soñar, ella era ante todo un ser racional; sino porque el sueño le había hecho ver lo inútil que podía llevar a ser en un mundo como aquel. Aquello había sido una pesadilla, pero ¿Y si alguien conseguía inutilizarla y no era capaz de ayudar a sus amigos? La demonio no había tardado en decidir buscar alternativas a ella misma en lo referente a la protección de sus amigos decantándose principalmente por la doma y la nigromancia al sentirse más cómoda con dichas especialidades, de manera que había intensificado tanto su estudio y práctica que a penas tenía tiempo para dormir.

A pesar del cansancio acumulado, Kimbra asistió con su habitual estoicidad al evento de la bahía junto a Ámarok, quien también se había visto afectado por el sueño que dominó la ciudad y que había tardado algunos días en recuperarse.

La demonio se mantuvo silenciosa e inmóvil al lado de Irianna mientras los miembros del Consejo hablaban sobre aquella gigantesca nave en forma de dragón, escuchando de forma atenta y respetuosa pero sin verdadero interés en el acto. Entendía que muchos habían estado involucrados en salvarles la vida a todos y que merecían reconocimiento por ello, pero seguía sin comprender por qué se hacía de esa manera tan pomposa y sobrecargada.

Los dragones, por otro lado, si que generaron una palpable reacción en ella, que quedó impresionada por ellos pensando una y otra vez en lo increíble que sería tener la posibilidad de domar a una de esas bestias.


Irenneil

Neil había estado realmente apagado tras la traumática experiencia del sueño y la muerte de Eorlir e Ina, angustiado y temeroso ante la idea de lo que realmente una pesadilla podía hacerte en Rocavarancolia. El aurva tenía que recordarse una y otra vez antes de acostarse que los gobernantes de la ciudad habían acabado con lo que había provocado aquellas pesadillas mortales antes de poder conciliar realmente el sueño.

Para su buena suerte, logró contagiarse rápidamente de la alegría y motivación de algunos de sus amigos ante la fiesta que se acercaba y comenzó a buscar algo adecuado que ponerse para ella, ya que Guille le había dicho que debían ir "de etiqueta". Confuso ante el término, hizo varias preguntas al brujo, concluyendo que podía conseguir cumplir con los requisitos si ataba su bufanda con un gran lazo en el cuello convirtiéndola así en lo que Guille había llamado "pajarita".

Neil pasó la fiesta sonriendo, divirtiéndose e intentando que Adru, entre bote y bote, no dañará a alguien o así misma, emocionado con los discursos del Consejo, intentando con todas sus fuerzas ver mejor las estatuas y algo incómodo con el nombramiento de la nueva Señora de los Asesinos.

Neil quedó fascinado con los dragones sobrevolandolos. Eran preciosos y algo terroríficos, pero majestuosos e increíbles. La cera que siempre lo rodeaba comenzó a adoptar sus formas mientras él saltaba eufórico con Adru.

De repente, una idea cruzó su mente y Neil quedó horrorizado, mirando con los ojos como platos de forma simultánea entre los dragones y su edeel. Oh, por el Alma, eso podía acabar realmente mal.



Última edición por Muffie el 14/03/19, 01:52 am, editado 1 vez


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 40 de 52.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 21 ... 39, 40, 41 ... 46 ... 52  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.