Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Bahía de los Naufragios
por Goliat Hoy a las 03:02 am

» Torreón Silente
por Harek Ayer a las 06:47 pm

» Torreón Sendar
por Evanna Ayer a las 04:55 pm

» Libo
por Evanna Ayer a las 03:39 am

» Actualizaciones
por Giniroryu 23/04/19, 09:39 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 182 miembros registrados.
El último usuario registrado es Mrrblake

Nuestros miembros han publicado un total de 39785 mensajes en 753 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Este » Bahía de los Naufragios

Bahía de los Naufragios

Ir a la página : Precedente  1 ... 24 ... 45, 46, 47 ... 52  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 46 de 52.]

1Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Bahía de los Naufragios el 02/08/11, 06:21 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Esta playa no es de arena, sino que está hecha de diminutos trozos de concha y cristal pulido que brillan cuando les da la luz, algo que no pasa muy a menudo, pues la playa está a la sombra de los acantilados, y solo se puede llegar a ella a través de un estrecho pasaje entre la roca. Una ingente cantidad de barcos naufragados y maderos descansan allí.



Última edición por Rocavarancolia ROL el 01/11/11, 08:57 pm, editado 1 vez


541Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 20/03/19, 06:56 pm

Aes


Antes de poder comprobar si el chico se les acercaría una voz les hizo dar un respingo en el sitio.
-¡Coño tío! No estamos para estas cosas- refunfuñó de broma el belga por el sigilo con el que su amigo se había situado a su espalda.
-Hola, Eriel- saludó Dafne más formal mientras levitaba a su lado, disimulando un poco su estado de nerviosismo. ¿Qué pensaría el grupo de ella?. Era la primera vez que se exponía de esa forma a tanta gente y pensamientos del mismo estilo acudían a su mente con facilidad- me alegro de verte bien, casi no hemos tenido oportunidad de hablar. Y no hemos visto a nadie de piel gris.
-Salvo tú, piedraseca.

Pero antes de poder entablar una conversación volvieron a girarse para descubrir que el chico vestido de pingüino se había hecho hueco entre la gente hasta llegar a ellos.
-¡Guille!- gritó el lémur al reconocerle más de cerca- ¡Por supuesto que conozco al rey Juliem!- dijo riendo por las ocurrencias del brujo- soy de la Tierra como tú, tenemos que llevarnos bien ante estos aliens - bromeó delante del nublino.
-Lo estamos pasando genial, gracias- repuso Dafne en tono amigable, Tayron pudo ver como se contuvo a tiempo antes de intentar acariciarle la cabeza. Dafne continuó con una sonrisa aún así, lo único que no lamentaba de no haber conocido a los de Letargo era que al menos ellos no la habían conocido en vida y no habría una reacción más profunda a su presentación como fantasma. Ellos no podían lamentar su muerte de la misma forma- ¿y tú te lo estás pasando bien? ¿esas manos son tuyas?.
-¡Ey! ¡Gracias campeón!- Tayron no dudó en coger dulces del plato que aquella mano salida de la nada ofrecía. ¿Era lo que había sentido extraño en el niño?- pruébalos Eriel, están que te mueres y... oye guille ¿Dónde están tus amigos?- le preguntó con dulzura pero sin querer ser niñera de nadie, para una vez que había alcohol... .- ¿mmmggcreesg cgque estagán crgpreocupados por ti?- preguntó con los mofletes hinchados de chocolate- mmm ggriquíshimo.

542Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 20/03/19, 09:45 pm

Evanna


DÉDALO

Llevaba sin pisar la ciudad desde hacia bastante tiempo y en los únicos momentos donde lo había llegado a hacer, había sido como puente de transito entre Libo y Daelicia, siempre en la plaza de los portales y nunca adentrándose mas allá en la ciudad. Y mucho menos quedándose en ella mas que los contados momentos que necesitaba para pasar de un lugar a otro con el camuflaje y hechizos necesarios. Por lo tanto había transcurrido ya casi tres meses desde que vagaba por la ciudad, alejado de todo lo que acontecimientos que en esta ocurrían.

Su primer intención al pisar el lugar, aun así no fue ir directamente a la clínica como debería haber sido lo normal pues a esa hora sabía que el brujo estaría durmiendo. Por el contrario aprovechó la actividad nocturna para enterarse un poco de como habían transcurrido aquellos meses, asegurarse de saber si aun era necesario para el mantenerse lejos de la ciudad un poco mas de tiempo incluso si ya se sentía estable y cómodo consigo mismo.

No esperaba obtener tanta información y mucho menos de esa índole. Escuchar de bocas ajenas comentario sobre lo sucedido con la torre de los soñadores, la pesadilla general  que se había llevado bastante consigo o la muerte de varios del consejo le puso la piel de gallina. ¿Que habría ocurrido con sus amigos durante ese tiempo? ¿Seguían vivos o esa pesadilla de la que hablaba habría logrado acabar con ellos? No había mantenido en si demasiado contacto durante esos meses, ante la necesidad de tener cierto espacio.

Estaba preocupado por ellos por una parte, pero por otra tenía cierta confianza en que era lo bastante fuertes mentalmente como para haber vencido a sus propios demonios. No seria la primera vez. El sabía de sobra que de haberse quedado en la ciudad no lo habría logrado, y eso suponiendo que hubiese llegado siquiera la Luna. Por suerte las cosas habían cambiado bastante desde aquella última crisis sufrida en la ciudad, mas las posteriores que sufrió en libo.

Un vez abandonó la taberna bien entrada la madrugada y bastante sobrio, tras haber escuchado  toda aquella información, mas la mención de esa reunión en la bahía al día siguiente, decidió recorrer un poco la ciudad para ver cuantos cambios habría sufrido en su ausencia. Uno de los cambios mas evidentes que notó en trayecto fue la evidente ausencia de Maciel, o mas concretamente de lo derruido que estaba. <<Esta torre ha resistido demasiadas bombas, ballenas e incendios para su propio bien, no me sorprende para nada que haya acabado así. Aunque esta en obras....a saber como estaba originalmente o como fue que acabo así>> ver la torre ene se estado causaba una serie de conflictos internos, una vez que la reconstruyeran no seria de nuevo la antigua torre donde ha vivido su cosecha sino un Maciel diferente, uno renovado.

Todo estaba cambiando desde hacia tiempo y eso incluía su alrededor, por suerte para el, ya no se encontraba estancado y también lo había hecho. Así que aunque le causaba cierta lastima ver ese conjunto de ladrillos donde había vivido muchas cosas, hecho polvo sin su esqueleto de ballena encima ni sus nidos de estirge, ya no le provocaba esa ansiedad ante la perdida que si le habría provocado meses atrás.

Su recorrido siguió durante el resto de la madrugada moviéndose casi a oscuras por la ciudad, con sus ojos adaptados para ver en la noche como si fuese prácticamente de día.  Sus pasos lo llevaron hacia los refugios no adentrándose en ninguno de ellos, mas si los observó desde fuera con infinita curiosidad con que clase de gente vivirían ahora en ellos. No tenía ni la mas remota idea de como habrían acabado la nueva cosecha, cuanto habían sobrevivido, sus trasformaciones o en que refugio estaban, sentía bastante curiosidad por ellos, como sentía también ganas de ver a sus amigos y saber que se encontraban bien.

Ya de día llegó a la clínica y no deseando llamar la atención de momento sobre su llegada, levitó hacia su ventana. Las protecciones había sido renovadas calmándolos un poco pues si era así significaba que Enredo aun vivía. Reconocía su magia y sus enredaderas allá donde fuese, aquello era obra suya y por ello pudo abrir su ventana con sencillo sin que dichas protecciones soltaran una alarma en su contra ya que poseía los permisos teniendo en cuenta que vivía allí. Sigiloso como un gato, Dédalo se adentró en su oscura y polvorienta habitación que estaba tal cual la había dejado. Huella de patitas felinas podía verse de vez en cuando por suelo, aquí y allá, muestra inequívoca de que Sombra había estado allí alguna vez. Sonrió divertido ante eso, imaginándose al gato cubierto de polvo y Enredo frustrado teniendo que lavarlo.

Dentro de la casa reinaba la calma, no la calma del abandono absoluto sino aquella que decía que su dueño no se encontraba en ella. <<Posiblemente haya ido la bahía para esa petición del Rey a los ciudadanos de que hablaban anoche en la taberna >> pensó Dédalo saliendo de su habitación tras asearla un poco con magia y dejar allí el abrigo libense que había estado llevando todo el tiempo junto con sus cosas. Tenía intención de ir también ya que era probable que buena parte de sus amigos estuvieran allí, sino buena parte de la ciudad, por lo que no pensó mucho. Salio dela casa de forma normal en esta ocasión, encostrarse en trayecto tanto con Sombra como con Wyck, a los que saludo, animado de ver que ambas mascotas habían sobrevivido. Estaba de seguro que Enredo se habría deprimido muchísimo de perderlos.

Una vez fuera y mas cómodo porque no llevaba el abrigo, libero sus alas por el hueco de la camisa de rejilla. Unas vez listas con relativa facilidad y sonriendo ampliamente al verlas despegó para dirigirse volando hacia la bahía, llegando a tiempo para poder mantenerse a un margen, fuera de la vista de la gente y escuchar el final del discurso junto con el desfile de los dragones. La mención de Dama Azahar como señoras de los asesinos hizo que arrugase la nariz con un bufido de disgusto que pareció secundar al abucheo de toda la bahía <<Esa señora debe tener mas edad que la ciudad, ¿es que no se muere o que? Me extraña mucho que no la hayan intentando matar unas cientos de veces como mínimo en toda su vida. >> pensó Dédalo sentado sobre lo alto del acantilado con la barbilla apoyada sobre su mano, viendo el abucheo hacia la anciana que parecía ignorarlo todo, orgullosa de su puesto.

Esperaba que durase relativamente poco, si era sincero consigo mismo. Aun así podía imaginarse quien estaría especialmente hastiado con aquello. Enredo no era precisamente el fan numero 1 de esa mujer ya que atentaba totalmente contra sus principios como médico.

Pensando que el discurso había terminado se dispuso a buscar a Enredo, pero el rugido y la aparición de los dragones le distrajeron. Observó boquiabierto a aquellas criaturas que tanto se mencionaba en escrito en las estatuas de la ciudad, en los libros y grabados y de los cuales había alguno petrificado en medio de una de las plazas. Verlos en carne y huesos, y vivos para variar, resultaba sorprendente. La visión de aquellas criaturas en la ciudad le sorprendió gratamente, pues era una de esas maravillas de la antigua Rocavarancolia. Estaba claro que se había perdido muchas cosas durante su ausencia, tanto el hundimiento de la ciudad como su resurgimiento.

Dédalo se grabó a fuego la apariencia de aquellos imponentes reptiles, pero su prioridad en esos momentos era otra.Desde su posición mas alta respecto al resto de habitantes que comían y charlaban allá abajo, Dédalo busco con la mirada cual ave rapaz a su presa, aquellos característicos cabellos cobrizos de Enredo entre el mar de gente.

Una vez dio con el sonrió, levantando de su lugar en el acantilado se dejo caer hasta la bahía aterrizado a cierta distancia, no muy lejos de la boca entre la rocas que permitía a la gente colarse a piel. Su intención inicial era acercarse de forma normal, pero ya desde el acantilado había notado la expresión de desaliento de Enredo ante el nombramiento de Dama Azahar así que se lo replanteó.

Llevaba como tres meses sin verse y no sería el si llegaba tan normal diciendo “Hola”.

-Me voy a ganar un puñetazo, pero bueno, todo sea porque se olvide un momento de esa señora– aseguró para si sonriendo divertido mas que seguro de ello.Pero aun se encogió de hombros, despreocupado metiéndose ligeramente en el hueco oscuro entre las piedras deshaciendo sus alas en sus espalda. Una vez hecho eso se quito la ropa mediante la runa de vestir. Tras eso cambió a una apariencia mas reducida, mas peluda y definitivamente mas adorable que ya había aprendido a tomar desde hacia tiempo en la soledad de su habitación, aunque era algo mas grande que su original ya que no podía comprimirse mas. Aun así se aseguró mientras cambiaba con la facilidad que daba la costumbre, de que la runa para vestirse quedara activa y funcional bajo la capa de pelaje invisible a la vista de cualquiera, ya que la necesitaba para luego. Era la primera vez que se convertía totalmente en animal en público, así que le era un poco raro.

Una vez listo, salió disparado del hueco oscuro donde se había refugiado de las miradas, e inteligente esquivó a la gente sin molestarles, hasta llegar junto a Enredo golpeando con una de sus ahora patas, la pernera de su pantalón para llamar su atención. Un Wyck algo mas grandecito miraba a Enredo desde el suelo moviendo la cola animadamente.

543Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 20/03/19, 11:34 pm

Dal


Eriel


Estalló en carcajadas con el bote que pegó Tay y saludó a Dafne bastante entusiasmado.

-Vaya - dijo por respuesta.- Es que antes iba con prisa y me tropecé con alguien y caímos los dos al suelo. Encima le dije que luego lo buscaba, como si lo conociera de toda la vida vaya - terminó riéndose.

-Lo cierto es que ha sido un acierto venir a esta fiesta, estoy recargando magia - confesó con una sonrisa abierta. Difícilmente apreciable un pequeño brillo de locura podía adivinarse en sus ojos.

Saludó al pequeño humano cuando llegó y denunció el ceño al verlo solo. Normalmente no lo dejaban ir a su aire.

-¿Qué es un jorobado de notredame? - le preguntó a Tay antes de morder una de las cosas que le había ofrecido la mano, una suerte de gofre cubierto de chocolate y sirope.

-Dioses, ya nos podían haber dado esto mientras estábamos en la cosecha. Menudos tacaños - expresó devorando la comida.

En la distancia creyó ver unas figuras conocidas y según se fueron acercando las reconoció. No dijo nada al pequeño humano porque suponía que sus compañeros querían darle una sorpresa.


Enredo.


En sus pensamientos Enredo llegó a la conclusión de que ya que estaba en una fiesta podía pasárselo bien, o al menos fingir que lo hacía por el bien de Irdil.

Su expresión pasó del desconcierto al absoluto terror cuando notó algo tirándole de la ropa y comprobó qué era. Wyck había salido de casa y seguido sus pasos desde la clínica. Enredo lo había dejado allí por un buen motivo, y es que si se revolucionaba con las visitas de amigos el brujo no quería verlo entre decenas de desconocidos.

-¿Qué rayos haces aquí? Dios, te podía haber pasado algo. Ven aquí - dijo tratando de coger en brazos al animal.

Por poco se desloma y enseguida comprendió que no era su animal aunque fuese una copia idéntica. No, no idéntica, no sólo era mucho más pesado si no también algo más grande. Receloso agarró el báculo con más fuerza por si necesitaba recurrir a los hechizos acumulados en él.

544Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 20/03/19, 11:46 pm

Goliat


Quebrantahuesos
El pájaro emitió una queja gutural con el toque de atención, zafándose del apretón de Sekk con un movimiento brusco. Quitó la mirada de encima del rapiña solo para clavar sus ojos en el berserker, cuestionando sus acciones. Luego bajó las plumas de mala gana, incentivado por las caricias de la evaki, pero no quitó ojo del nuevo en ningún momento. Tenía otras formas de expresar su desagrado, aunque no llevasen necesariamente amenaza. Estiró su cuerpo hasta quedar totalmente erguido para ganar altura en cuanto Arcan se acercó, orgulloso, removiendo los trozos de concha debajo de sus garras al clavarlas contra el suelo.

La visión de Sekk y Samika a su lado le recordaron que no había problema con el nuevo, por muy poca gracia que le hiciera, así que terminó mirando a otro lado para buscar a su amo entre la multitud. No tardó en dar con él, pero era consciente en que no necesitaba de su presencia en esos momentos. De hecho, más probablemente fuese lo último que necesitaba. El ave se sacudió las plumas casi como un perro mojado hasta inflarse de manera cómica, perdiendo tensión para relajarse, visto que todavía le tocaba quedarse todavía allí. Luego estiró las alas en el reducido espacio que tenía, considerando marcharse a la tranquilidad de cualquier otro lugar a solas.

545Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 20/03/19, 11:53 pm

Giniroryu


GM
Buscar a Guille no era tarea fácil entre tanta gente. Adru aprovechó para cuchichear con Neil sobre varias de las personas allí congregadas, observando con curiosidad la gran variedad de transformaciones existentes. También miraba el mar cuando había algún hueco entre la gente que lo permitía, planeando hacer una visita a aquella playa en una ocasión en la que no estuviese toda la ciudad allí.
¡Hola! ¿Has visto a un niño vestido de pingüino y al que le seguían unas manos? Es más o menos así de tamaño… —Le iba preguntando a la gente de tanto en cuando.
Recibió varias negativas, gruñidos, “no me rayes, niña”, y finalmente alguien que le dijo que sí y le señaló una dirección. Tras darle las gracias aurva y edeel se pusieron en marcha.

Primero vieron a  Tayron, reconociendo la figura translúcida de Dafne en la distancia. Se acercaron a ellos con la intención de preguntarles por Guille, pero no tardaron mucho más en ver a una pendicularia y, finalmente, a su brujo.
¡Guille! ¿Por qué te has ido tú solo? Rena y los demás se van a enfadar mucho, ya deberías saberlo… —Puso los brazos en jarras y se agachó ligeramente tratando de sonar seria, aunque sonrió enseguida y se irguió—. ¡Hola, chicos! Ah, si está también Eriel, no te había visto.

546Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 21/03/19, 12:08 am

Red

Red
Milo:

Milo observó cómo Rox le daba un lingotazo a una botella de alcohol con cara de asombro, debatiéndose entre la admiración y la incomprensión. El rostro del humano estaba algo congestionado y se le veía nervioso, pero el norteño no supo el motivo hasta que al rubio se le escapó una carcajada y respondió a la pregunta de Eitne. Tenía que ser cosa de Dama Abrazos, sin duda, y la palmada en la espalda que recibió junto al comentario sobre su ropa se lo acabó de confirmar.
A ti también te dijo algo, ¿verdad? —le preguntó en voz baja al coreano tras dedicarle a Eitne una sonrisa tranquilizadora, inclinándose hacia su amigo en actitud conspiratoria—. ¿También te ha insinuado cosas raras? Si todos los frivys son así no me imagino como es trabajar para tu jefa. —añadió con cara de espanto, sin percatarse de la verdadera razón del nerviosismo del cambiante.

Antes de poder seguir la conversación, sin embargo, Nime les puso en una situación comprometida al escupir sobre unos desconocidos. El irrense saltó en su dirección como si tuviera un resorte en el trasero, interponiéndose entre la libense y los veteranos mientras preparaba un hechizo de limpieza que lanzó sin pensar sobre las ropas del terra.
Lo sentimos mucho, de verdad —se unió a las disculpas de Pam con algo de retraso, asegurándose con un rápido vistazo de que el atuendo de Vanyme volvía a estar impecable—. Nos hemos despistado un segundo y ha debido probar algo que no debía... —explicó, visiblemente nervioso.

Cuando el varmano le recomendó a Nime un licor más dulce, sin embargo, su nerviosismo se tornó en incredulidad y se preparó para decirle cuatro cosas sobre la mala influencia en los menores de edad. Por suerte fue su propio compañero el que le reprendió, ahorrándole el bochornoso intento de amonestar a alguien mucho mayor que él. Wheem se echó a reír al escuchar las palabras de su amigo, pero por suerte se lo tomó bien y aprovechó para advertirles de que se cuidarán de molestar a otras personas porque no todo el mundo tenía tan buen talante como ellos. El brujo del cobre asintió en su dirección, prometiéndose que estaría más atento y dándole un apretón a la demonio mineral para que de grabara el consejo.
Yo soy Milo, por cierto, un placer conoceros —se presentó con una sonrisa, echándoles un buen vistazo ahora que la situación se había calmado un poco—. Menos mal que no se te ha estropeado la chaqueta, es una pasada. —le dijo al pelimorado, admirando los dragones bordados de la casaca.

Con todo lo ocurrido Milo no había tenido tiempo para percatarse de que había hecho magia sin desfallecer en el intento. El irrense había seguido practicando hechizos a pesar de que Rutilante lo mantenía seco, pero nunca había conseguido ningún resultado positivo, y aunque su caudal mágico había regresado debido a la muerte del unicornio el irrense seguía teniendo un bloque mental por el desconocimiento de este suceso.

De lo que si se percató, no obstante, fue de que Rena se llevaba aparte a Rox con la excusa de buscar algo salado que llevarse a la boca. Lo achacó al nerviosismo del segundo, sin embargo, y le mandó fuerzas mentalmente. Lo que le había dicho Dama Abrazos tenía que haber sido muy chocante para haberle dejado en ese estado.

Sekk:

Cuando la evaki le confirmó que se había cruzado con Jace y que le había dejado bien acompañado el berserker esbozó una sonrisa burlona. Podía imaginarse perfectamente la situación y porque la humana había optado por una retirada estratégica, pero se abstuvo de hacer comentarios al respecto mientras proseguía la conversación.
La modelo es lo más llamativo de todo el conjunto, no lo dudes —respondió a su explicación sobre el vestido que llevaba con otra sonrisa en cuanto vio la oportunidad, divertido al ver que la muchacha se había sonrojado—. Y si que le pedí algún consejo a Isis, si, pero casi toda la elección de vestuario es mía. —reconoció, recolocándose la camiseta en un gesto reflejo.

Cuando Samika hizo un comentario acerca de su entrenamiento Sekk rió con ganas, sorprendido de que la muchacha pudiera deducir tanto viendo tan poco.
La verdad es que si que he estado practicando mucho, probando diferentes estilos y todo eso —confirmó con una sonrisa divertida—. ¿Como lo has sabido? ¿Acaso me espías? —bromeó, consciente del buen ojo que irónicamente la chica tenía para aquellos temas.

Cuando por fin el rapiña se acercó el intara lo saludó con un asentamiento de cabeza, dejando que la humana hiciera las presentaciones y vigilando que Pollo, que seguía inquieto, se estuviera quietecito. El buitre se había erguido en toda su estatura cuando la hiena se había aproximado, pero dejando a un lado su actitud de superioridad no parecía que fuera a causar problemas.
Lo mismo digo, Arcan —le contestó con amabilidad—. Supongo que seremos vecinos dentro de poco, por cierto —les informó a ambos—. Por fin me mudo a la Sede. —aclaró con una sonrisa, esta vez para la evaki que era la que podía entender lo que implicaba aquella declaración.

La propuesta del rapiña sonaba tentadora, así que los siguió hasta la mesa y buscó algo que beber entre las botellas dispersas. Se decantó por una cerveza varmana tras unos segundos de indecisión y la alcanzó con una mano, pero antes de darle un trago se giró hacia su amiga.
¿Quieres beber algo, Sami? —inquirió, consciente de que tal vez le costara decidirse al no poder ver todo lo que había—. Hay bastante donde elegir... —un rápido vistazo a la montura de Jace le dijo que no tardaría mucho en alzar el bueno. Después de tanto tiempo empezaba a conocerse los patrones de comportamiento del quebrantahuesos—. ¿A ti te apetece otro hueso, Pollo? —le preguntó.

547Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 21/03/19, 03:04 am

Nihil

Nihil
Dama Isis

Podía sentir el roce sutil del humo de Jace sobre sus labios llevándose las pocas gotas de licor que quedaban. La guinda desaparecía lentamente, consumida pedazo a pedazo como por arte de magia. Dama Isis veía las volutas negras evolucionando ante sus ojos entrecerrados, sentía el calor del cuerpo de Jace, su olor teñido de alcohol y frutas. Era una experiencia nueva y fascinante y quería más.

Cuando Jace bajó la mano por su espalda presionó el muslo contra su entrepierna. Se tragó lo que quedaba de guinda y se relamió los labios, paseando los ojos desafiante por la niebla negra. ¿Qué sentido tenía disimular o dar rodeos? Dama Isis sabía lo que quería y era clara con ello. En otras circinstancias tal vez habría sacado a Jace a bailar, pero allí no había música decente, no había pista ni luces, no había ambiente. Para charlar y tomar copas tenían cualquier otro día, ambos estaban vestidos para arrasar y la veela podía sentir sus reservas de magia llenarse por toda la atención que estaban recibiendo, la excitación que el humano le contagiaba. Ademá el experimento de la guinda le había dado muchas ideas divertidas.

Le apartó el cuello de la camisa para dejarle una marca de pintalabios sobre la piel y susurró al borde del corte:

-Podemos ir a un sitio más tranquilo y continuar allí la fiesta… o podemos hacerlo aquí, seguro que damos un espectáculo digno de un desfile del Consejo.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

548Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 21/03/19, 04:00 am

Goliat

Goliat
Rox
Eso de actuar pasota se fue al garete tan pronto el irrense habló sobre su pequeña conversación con la frivy. Rox procuró que su cara no expresara el pánico que le estaba subiendo por la garganta, pero seguramente reflejara un mix de desconcierto y apuro, culminados con una sonrisa nerviosa.
Ah... sí, sí —dijo despacio, tragando saliva. Su cerebro bullía por soltarle cualquier cosa.

«¿Me dijo que quería un trío con los dos? NO. NO. CÁLLATE. ESO NO» pensó fugazmente mientras su cara volvía a subir la escala de rojos, antes de que una risa casi aterrada le irrumpiera. Gracias a todos los dioses, Rena llegó a tiempo para llevarse al australiano antes de que soltara alguna locura de magnitud similar o que divagase sobre las dotes sexuales de un cambiante, de paso liberándolos del incidente de Nime con el veterano de aspecto imponente.

Oh, ¡sí! ¡Sí, por favor! Un… un algo salado —no se quejó de que la irrense le quitase la botella, es más, como si quería partírsela en la nuca, Rox estaría de acuerdo y hasta agradecido—. ¡Ahora volvemos!
Siguió a la chica casi como un soldado sigue a su general, sin decir palabra hasta que se detuvieron allí donde los demás no pudieran oírles. Iba a abrir la boca para darle las gracias, pero la peliverde se le adelantó.

«Así que esto es lo que sienten los enanos».

A pesar de ser algo más alto que Rena, Rox se sintió pequeño. La risa se apoderó de él, y ni siquiera tapándose la cara con una mano pudo detenerla.

¡No lo sé! No lo sé, no lo sé —una sonrisa infantil se había fijado en su cara, y lo que parecía un inminente ataque de risa le impedía hablar con normalidad. Podía haberle echado la culpa al alcohol, pero estaba 100% seguro de que el vodka poco había tenido que ver—. Me río por no llorar, te lo juro. Quiero… —una risa “acorde” a sus palabras le interrumpió—. ¡Me quiero morir! A ver, creo… ¿creo que me gusta Milo? —pronunció la frase despacio, dudoso y avergonzado. Era mucho más complicado soltarlo en voz alta—. Por si no te habías dado cuenta —otra risa, esta vez más nerviosa. Buscó con ojos y manos la botella de vodka—. Por favor dame eso, reviéntala en mi cabeza o algo, acaba conmigo —dejó pronto la coña, volviendo a la irrense con una sonrisa atacada—. ¿Tú lo ves normal? Soy un furry Rena. Me gusta un puto alien.

Se obligó a tomar aire, colocando ambas manos sobre sus mejillas ahora ardiendo. La confusión empezó a ser más legible en su rostro.

Jace
Notaba como su poco autocontrol escapaba junto a su humo. Sus pulmones bajaban y subían despacio, de manera casi robótica, a un ritmo totalmente distinto a lo tremendamente rápido que iba su corazón. Jace deslizó la mano sobre el trasero de la veela con naturalidad, sujetándolo con fuerza apasionada cuando el muslo de la frivy presionó contra su entrepierna. Tomó una bocanada de aire profunda, soltándola en un suspiro que hizo que todo su humo saliese denso y oscuro, como la chimenea de un viejo tren en funcionamiento. La mirada que la chica le estaba dedicando ayudó bastante a que sus escasos pensamientos racionales se evaporaran, enviándole sin querer su creciente necesidad como pensamiento abstracto.

«Joder» fue lo único que dijo, notando como sus dedos presionaban con más firmeza el cuerpo de la frivy.

Todos sus gestos, por pequeños que fueran, destilaban la desesperación que le urgía. Cuando Dama Isis le dejó la marca de su pintalabios en el cuello maldijo en “voz alta”, un pensamiento que resonaría en aquellos que estuvieran cerca de ambos. Él también quería dejar marcas sobre la piel de la veela, comérsela a besos y a mordiscos, y la frustración de no poder hacerlo se hizo de notar en sus gestos fieros al pegarla más contra sí, como si no estuviera lo suficientemente cerca.

«Joder, Twix. No… no me puedes pedir que elija. Sabes lo que te voy a responder» otro pensamiento abstracto se materializaría en la mente la joven, un quejido opacado que gritaba “aquí”. La llevó levemente contra la mesa que tenía detrás. «No me tientes con esto.»

Sus pensamientos se habían vuelto líquidos, fundidos, y no estaba seguro de cuánto ejercía el aura de la veela sobre sus acciones. Quería privacidad, lejos de las miradas que desde hace rato podía notar, puede que música de fondo o al menos una cama, pero la manera en la que Isis presentaba la segunda opción era ridículamente tentadora. Su mano libre subía y bajaba despacio, deleitándose con el tacto de la pedrería y sus curvas mientras pensaba a toda prisa.

«Creo que hay sitios mejores donde podemos perder la ropa» logró articular finalmente, receloso, con toda su fuerza de voluntad y contra todo pronóstico. «Además… quiero disfrutarte yo solo.»


_________________________________________

chambelán de carameloo:


Bahía de los Naufragios - Página 46 Trabaj10

549Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 21/03/19, 03:19 pm

Evanna

Evanna
PELUSA

Vio a Rena escapar con Rox y no supo si agradecer que sacase al nerviosismo Rox de allí antes que siguiera bebiendo y dijera alguna burrada; o lamentarse por que se fueran dejándolo a ella y a Milo con lo Nime y Einte, frente a dos veteranos. Agradeció que Milo fuese de reacción rápida limpiando la chaqueta del veterano pues Pelusa sentía que le iba a a dar un cerebral en cualquier momento por el estrés.

La respuesta de los dos veteranos fue un poco mas amena y agradable y menos violenta de lo que esperaba y pelusa por ello parpadeo a medias confundid ay a medias aun algo desconfiada. El chico de cabello berenjenas aprecia ser agradable y tranquilo, el otro aprecia un poco loco, no en el mal sentido, peor si un poco loco. Porque eso de intentar aconseja a Nime sobre bebidas alcohólicas mas dulce puso tanto a ella como a Milo con la tensión por las nubes.

Pelusa suspiro suavemente cuando el otro veterano dijo algo y viendo como se comportaban entre confiadamente imagino que eran  amigos o se conocían bastante. Los analizó a ambos por un instante, pero a simple vista no tenia idea de cual era sus transformaciones y tampoco es que conociera todas igualmente.

-Gracias por la advertencia, nos hemos topado ciertamente con ese tipo de ciudadano en la ciudad. Agradable no es la palabra con las que les describiríamos, no- admitió Pelusa suavemente a las palabras del pelirrojo, siendo sincera con eso y su tono siendo un poco mas casual y calmado también. Miró de nuevo a los dos niños no fiándose un pelo que en medio de la conversación no se escabulleran, escuchando que Milo se había presentado decidido hacerlo también asomándose mas de detrás del irrense- Mi nombre es Pelusa, encantada de conocerles...y los pequeños son Nime y Eitne- dijo señalando a ambos resultando un poco extraño que ella les dijera “pequeños” siendo claramente mucho mas bajita que ambos.


--------------


SAMIKA

La evakí rió ante la rápida respuesta del ulterano a su comentario sobre el vestido y la modelo que lo llevaba, no tenía nada de lo que quejarse respecto a eso. Sekk atinaba bastante bien a la hora de halagar, sin duda.

-La modelo bajo el vestido agradece el halago -comentó con falsa arrogancia-  Y ya lo supuse, Isis jamas dejaría que ninguno de sus amigos fuese horrible a una fiesta, yo he sido casi literalmente vestida por ella, así que sales ganando en cuanto a toma de decisiones- añadió Samika divertida asintiendo levemente al oír que si que recibió algunos consejos de veela .Que no se quejaba para nada de la elección de su amiga, todos había que decirlo.

La respuesta claramente divertida de Sekk a su comentario sobre los músculos hizo que le mirase sorprendida por un segundo alzando ligeramente una ceja ante su humor. Ver, o mas concretamente escuchar prácticamente la risa del berserker era algo especialmente curioso, ya que no se habían visto mucho cuando cosechados y luego cuando se transformaron este era como una bomba de relojería . Así que notarlo tan relajado y riéndose de esa manera era algo sorprendente. Una maliciosa sonrisa surco en sus labios y la travesura brillo por un instante en sus ojos en respuesta a su broma.

-Interesante. Vas a tener que enseñarme todo lo que aprendiste, que lo sepas- le advirtió Samika sin dudarlo un segundo, enérgica- ¿Y no lo dije? Tengo un buen ojo paras estas cosas - bromeo guiñándole uno de ellos tras dejar los tacones junto al mesa, en el suelo donde no estorbasen-O mejor dicho buenos oídos- dijo moviendo un poco sus orejas de forma significativa mientras se incorporaba y miraba en su dirección- Me basta con hacer esto...- dijo risueña antes de hacer un ligero sonido con su lengua dentro de su boca, usando su ecolocalizacion al hacerlo, viendo la forma del ulterano ante ella como si recibiera la información casi en 3d- Y te veo completito -añadió riéndose en respuesta haciendo un gesto con la mano apuntándolo de arriba abajo, exagerándolo solo un poco. Había medio bromeando sobre eso, aunque ciertamente no negaba tener un buen para esas cosas lo que podía ser un poquito obsesiva con algo, ademas verlo tan animado y bromeando en respuesta a ella y sus bromas, también se le contagiaba.

-Igual puedes estar tranquilo esta habilidad no permite ver bajo la ropa...sería MUY incomodo porque lo uso a diario. Lo demás es pura intuición visual, la camisa esta ajustada - añadió con una suerte de maldad juguetona, antes de volver su mirada hacia Pollo pues Arcan se había acercado cuando los presentaron para saludar y el ave claramente se había tensado visiblemente junto a ella, atrayendo su atención.

Ver al enorme buitre alzar la cabeza y ponerse claramente incomodo le preocupó un poco ¿Se estaba agobiando por estar ahí entre tantos o era solo por Arcan? No podía ver muy bien al detalle pero podía notarlo inquieto a su lado con facilidad. Las palabras de Arcan ofreciéndose a darle de comer, no le parecía buena idea de ninguna forma.

-Mm no creo que se buena idea que le des de comer, Arcan, no te conoce y bueno...debe ser instinto. En el National Geographic decían algo de que los quebrantahuesos eran como los buitres de los buitres, o algo así.- apunto Samika ante de notar que posiblemente no entendería de lo que estaba hablando- Es...eh un documental sobre la fauna de mi mundo. ¡Ah! No te estoy llamando animal que conste- dijo mirando a Arcan riéndose algo nerviosa por si era malinterpretada ,solo intentaba hacer un símil- Sino que debe ser algo de instinto por tus capacidades. O tal vez simplemente porque eres alguien que no conoce sin mas. Así que mejor no lo hagas, yo tampoco me atrevería, no quiero que se monte un p....- Samika se corto por un momento, viendo a Pollo y cambio la expresión en el últimos segundo- ...un caos- finalizó con una sonrisa como si en ningún momento hubiese estado a punto de decir "que se montaría un pollo", si Arcan le daba de comer.

Esperando que el rapiña entendiera y le hiciera caso, se acercaron a la mesa, escuchando el nuevo comentario de Sekk que hizo que la evaki volviese su cabeza en su dirección, un poco sorprendida. Una sonrisa enorme surco su rostro cuando al fin entendió las palabras de Sekk. Que se había estado quedando en Serpentaria por necesidad de su trasformación, pese a no poseer magia, igual que ella. Por lo que solo había un motivo por el que ya no necesitase quedarse allí.

-¿En serio? ¡Eso es una muy buena noticia!- admitió Samika felicitándole entendiendo perfectamente el contexto de eso. No era solo mudarse a la sede y ya era lo que implicaba lo importante ahí, que no era precisamente una nimiedad siendo el otro un berserker- Eso si, te vas sorprender, hay mucha gente este año en la Sede- afirmo Samika viendo en dirección hacia la figura de Arcan ya que este podía confirmar aquello de sobra, con buen humor.

Ya en la mesa Samika ojeo cuanto pudo dentro de su visión, pero a simple vista no distinguía al detalle nada, menos alguna bebida en especial que pidiera gustarle. Olfateo ligeramente intentando buscar algo dulce pero la mezcla de olores lo hacia difícil.

-Si, gracias –dijo Samika agradeciendo el gesto del berserker, aunque le sorprendió un poco que le llamase Sami. Sonrió animada- Veamos...lo tomé en la taberna. Era dulce – dijo intentando recordar sin éxito- Mmh... hidromiel, creo. ¿Lo ves por aquí?- preguntó una vez se acordó, acercándose un pocos mas a la mes ay a Sekk a ver si lo encontraba, porque ella no lo veía o si estaba ahí lo confundía entre el mal de colorines que había en la mesa entre bebidas y comida, que era lo mas probable- Si no recomiendame algo, mientras este dulce por mi esta bien, no me importa si tiene alcohol- dijo Samika, sonriendo confiada y aventurera pues no conocía muchas bebidas en general y menos de otros mundos

-¿Vas a tomar también algo, Arcan? -pregunto al rapiña cuando notó a Sekk moverse un poco para mirar a Pollo, que seguía ahí inquieto para ofrecerle un hueso. Esperaba que el pobre animal consiguiera relajarse pronto.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Spoiler:
Rua habla =  #9932CC
Rua piensa = #CD5C5C
Dédalo piensa = #FFFAFA

550Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 21/03/19, 05:50 pm

Yber

Yber
GM
Basilisco. Era un basilisco. Un basilisco recién llegado que en menos de un mes se había lanzado a pedirle trabajo en mitad de un despliegue de poder por parte del consejo. Giz no sabía si era por lo cercana que había estado la muerte de todos los presentes o si el nublino tenía otras motivaciones, pero desde luego acababa de batir un récord. Le dedicó una sonrisa amable para que no se pusiera más nervioso (tampoco sabía si eso era posible) y eligió las mejores palabras que tenía para alguien así.

Tengo microcoscosas y macrocoscosas —rio, sorprendido de su propio chiste—. ¿Tus preguntas son urgentes? Podemos buscar un sitio más tranquilo para hablar. Pero si pueden esperar, pásate cuando te venga bien por mi laboratorio en el barrio de los gigantes y vemos qué podemos hacer. Con tus preguntas y con el trabajo.

Giz ya contaba con la ayuda barata de Miloslava y Lean y hacía mucho que no pagaba a nadie por muestras de mundos vinculados. Si Zobriel podía aportarle algo de valor al trabajo que hacía, no tendría problema en desembolsar.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

551Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 21/03/19, 06:58 pm

Yber

Yber
GM
Eitne miró confundido a Rox y luego a Milo, luego siguió con los ojos a dama Abrazos mientras ella se iba. Si solo era rara, se sentía un poco mal por haber huído de ella. Intuía que el problema no era que fuera SOLO rara, había algo más que seguía sin entender entre Milo y Rox (y la ropa del brujo y las tetas de Abri). Sin haber escuchado las partes claves no era capaz de resolver la ecuación que se le planteaba, pero sí que podía hacer algo para sentirse mejor consigo mismo:

¡Hola, Abri!se había tapado la boca y ahora proyectaba su voz con los ojos y toda su concentración puesta en la frivy. Nadie salvo ella le escucharía. No te asustes, soy Eitne. El niño de antes, tengo voz mágica pero no hace nada malo. ¿Puedo buscarte luego para que me pintes las uñas? No puedo oírte desde tan lejos, pero si levantas la mano sabré que sí. ¡Gracias! Ah, y no pasa nada por ser rara. ¡Es divertido! Fin del mensaje.

Se destapó los labios y cogió un donut con cada mano. Uno era para ahora; le dio un mordisco y se pringó la cara de chocolate azul. El otro era para después, así que hizo un poco de presión para meterlo en el bolsillo de su camisa. Con la mano libre (y manchada) cogió un vaso de algo que parecía zumo rojo, en la mesa de Daelicia. En realidad se trataba de un refresco con azúcar, mucho azúcar. Pero qué iba a saber él.

No se le pasó por alto el momento en el que Nime escupió lo que se había cogido ella y tan solo no pidió probar porque se cruzó con la mirada fria de Pam a medio camino.

Vaaaale, jo.

Entonces le dio por examinar a las personas que estaba limpiando Milo y lo vio: un pájaro. ¡Un pájaro! Se acercó con una sonrisa de oreja a oreja y sin decir nada. Le dio un trago largo al refresco mientras le presentaban y luego hizo lo pertinente, con la esperanza de que su aura hipnótica facilitara sus deseos:

¡Encantado de conoceros! ¿Cómo se llama él? O ella, no sé —señaló al mirlo sobre el hombro del chico más alto, el de los dientes afilados y el cuerpo esbelto. Había algo en él que llamaba la atención del niño, pero nada podía compararse con conocer animales nuevos. ¡Tenía que mejorar la afinidación! Y encima el ave tenía patas y pico brillantes, como si fuese un poco pájaro y un poco joya— ¿Lo puedo tocar? Se me dan bien los animales.

Soltó el vaso cerca, alzó la mano manchada y, antes de que se lo dijeran, se chupó los dedos y la dejó requetelimpia. Más o menos.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

552Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 22/03/19, 12:05 am

Nihil

Nihil
Zmey

Zmey se sonrojó con el roce de Evelhan y se pasó la mano por la nuca algo cohibido. Estaba orgulloso de sus modificaciones, que había ido mejorando conforme había tenido más acceso a recursos mágicos, y estaba ansioso por poder interactuar por fin con las criaturas que las habían inspirado. ¿Cómo debía ser volar a lomos de un dragón?

-Estás algo salido hoy, ¿no? ¿Qué pasa, tanto me has echado de menos? -se burló, y pinchó al brugho con el dedo en la mejilla.

Se pertrecharon de dulces, siguiendo el buen criterio de Evelhan al respecto. Zmey eligió unos cucuruchos de masa rellenos de chocolates de distintos colores y una fresa gigantesca rellena de nata que dudaba si podría comerse él solo. Para beber cogió una cerveza ligera y una botella pequeñita de un licor transparente por si luego le apetecía prenderle fuego a algo.

Se acercaron a la orilla, donde el suelo era más compacto y la brisa marina les daba directamente en la cara. Zmey se desabrochó la capa para ponerla sobre la arena y que pudiesen sentarse. Sabía lo coqueto que era Evelhan.

Abrió la cerveza con un hechizo y le dio un trago. Gritar como un histérico le había dado sed. Cuando llegó a la mitad dejó la botella semi enterrada en la arena para que no se volcase y se tumbó apoyando la cabeza sobre el regazo de Evelhan. El brugho tenía el mismo olor empalagoso de siempre, incluso más acentuado posiblemente porque estaría usando perfume. A Zmey no le importaba. Giró la cabeza hacia su tripa y enterró la nariz en la camiseta del menor.

-La maestra me lo ha contado todo… Me alegro de que no te haya pasado nada.

**

Rena

Rena puso los ojos en blanco cuando Rox le dijo que ‘’creía’’ que le gustaba Milo. << No jodas, no es evidente para nada>> Aunque su reacción era en cierto modo normal, dadas las circunstancias, pero había un límite para todo, si seguía poniéndose histérico capaz le daba un infarto y con eso sí que no sabía lidiar la irrense.

Esquivó con gracia el pobre intento de Rox por alcanzar la botella y le dió un trago, imitando lo que había hecho el humano minutos antes. Por supuesto el resultado fue funesto: el alcohol le abrasó la garganta y le hizo atragantarse y eso fue todavía peor. Su intención había sido parecer guay y con todo bajo control y ahora estaba muriéndose. ¿Cómo cojones podían beberse esa mierda? Se las apañó para recomponerse y recuperar la compostura, y con los ojos llenos de lágrimas y la botella aún en la mano señaló un claro entre el gentío.

-Vamos allí.

El sitio estaba lo bastante apartado como para poder sentarse en el suelo y hablar tranquilamente pero no tanto como para no poder controlar la fiesta. Rena se dejó caer en la arena. La garganta le ardía y no podía dejar de darle vueltas a lo que quería decir. No quería que su amigo se sintiese mal ni nada por el estilo pero desde luego no era el tipo de conversaciones sobre chicos a las que estaba acostumbrada.

-Mira, no te voy a mentir, es raro -sentenció. Le pasó la botella -Pero bueno, te gusta un puto alien y aquí estás pidiéndole ayuda a otro puto alien que además se convierte en oso… Y oye, tú te conviertes en cualquier cosa.

Se echó a reir por lo absurdo de la situación. El alcohol le había arrebolado las mejillas y notaba un hormigueo agradable. Aunque la primera impresión no había sido muy buena lo cierto es que dejaba buen sabor en el paladar. Tendió la mano pidiéndole a Rox que le dejase la botella.

-Lo que quiero decir es… Que es raro pero en el contexto en el que estamos tampoco tanto. Somos un montón de peña de distintos sitios, hemos pasado por mucho juntos y tú y Milo compartís un huevo de gustos y, yo que sé, en tu mundo te gustaban altos, canijos y agilipolláos -Dio un trago de vodka, esta vez más pequeño para saborearlo sin atragantarse -Y tampoco hay tanto donde elegir. Quién sabe… quizás si las cosas hubiesen salido de otra forma yo sería un furry de esos también.

No había pensado mucho en ello por todo lo ocurrido durante la criba y porque hacerlo traía recuerdos dolorosos.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

553Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 22/03/19, 01:18 am

Muffie

Muffie

Karime

Karime, con su media melena alborotada por encima de los hombros y vestida con vaporosa ropa violeta y sandalias de cuero, tiró más efusivamente del brazo de Saren y comenzó a dar empujones para poder moverse entre la gente. Habían llegado un poco tarde y aunque habían podido escuchar el discurso y ver a los dragones, se habían tenido que quedar muy atrás y Karime estaba decidida a acercarse cuanto antes a la mesa de las bebidas pensando que desde ahí tendría más posibilidades de escudriñar a la gente y, con un poco de suerte, localizar a alguno de sus amigos.

- Vamos, Burbujita. No me hagas empujarte de tu delicioso culo. Ambos sabemos que sería fantástico, pero también muy distractorio. ¡Por todos los Felinos, Saren! Deja tus irrefrenables ganas de montarme a un lado, estamos en una misión especial y yo soy una perra decente- comentó exageradamente indignada-. Aunque claro, si estás realmente interesado puedo ser compasiva y cederte un poco de mi carne. No me importaría ponernos a ello aquí y ahora, pero probablemente podrían tacharnos de exhibicionistas y no me gusta que blasfemen sobre mi persona- bromeó de forma exagerada.

Después de todo lo ocurrido aquel año aquella fiesta suponía un soplo de aire fresco. Ya habían casi llegado a la mesa de bebidas cuando Karime reconoció a Pablo a la distancia hablando con otra persona cubierta por una armadura. El vampiro se encontraba de espaldas pero la nariz de la loba había reconocido su olor polvoriento.

Con una sonrisa depredadora se giró en dirección al idrino y levantó sus cejas señalando al humano, para luego echar a correr hacia él saltando sobre su espalda.

- ¡Sanguijuela preciosa! ¿¡Cómo estás!?


Irenneil

A pesar de su miedo a la combinación de Adru y dragones, el ambiente festivo del lugar se le había contagiado de nuevo y enseguida volvió a animarse y comenzó a alentar primero a Eitne y después a Adru cuando montaron en el vuelabola. A Neil le pareció algo divertido pero no quería montar por el momento ya que prefería primero disfrutar de la fiesta desde el suelo.

De un momento a otro se les acercó una desconocida prácticamente desnuda cuya presencia y palabras perturbaron al aurva. A Neil solían ponerle nervioso los adultos que se cogían tantas confianzas de manera tan invasiva, por lo que se escondió rápidamente detrás de Adru, quien enseguida tiró de él para que ambos fueran en busca de Guille.

El brujo pudo respirar tranquilo en cuanto se separaron del grupo y comenzó a cuchichear con Adru sobre algunas personas y transformaciones riéndose cuando consideraba que lo que había dicho su edeel era gracioso o reprendiéndole cuando decía algo que consideraba ofensivo o escandaloso.

Adru fue preguntándole a algunas personas por Guille, describiéndoles vagamente para que se pudieran hacer una idea, pero recibiendo siempre negativas o malas contestaciones. Por suerte, finalmente alguien les contestó y pudieron encontrar a Guille junto a algunos del grupo que había vivido en el otro torreón. Neil saludó tímidamente al grupo, pero en seguida quedó en segundo plano. Los chicos le caían bien, pero todavía no había cogido suficiente confianza con ellos.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

554Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 22/03/19, 03:36 am

Reifon

Reifon
No conocía al ave pero parecía pretender ser superior a él y asustarle más que prepararse un ataque así que simplemente se posiciono cerca intentando no invadir su espacio. El ligoteo de aquellos dos solo aumentaba por momentos pero Arcan decidió que ya eran mayores como para despedirse de él hacia la intimidad cuando quisieran así que simplemente se quedo, en parte divertido, en parte nostálgico. Sobre todo con el tema de ver por sonido, aquello le pareció prácticamente una declaración de intenciones, por muy broma que pareciese.

Entonces ella se volvió a girar a hacia él, contestando a su pregunta pero trabándose en el camino, invirtiéndose la situación de antes, que se estuviese preocupando precisamente  de que no se la malinterpretara otra vez no hizo más que hacerla ver más mona y graciosa para Arcan. Empezó a reír con ella, era una risa calmada sin prisa por salir ni vergüenza por hacerlo, pero cuando ella paro en la p y le miró con aquella sonrisa inocente un impulso le sobrevino desde el diafragma hasta la mandíbula. Su risa pasó de ser calmada a frenética y descontrolada, dejando ver claramente sus nuevos y afilados dientes. Se llevó la mano libre a la boca en un intento de parar pero era superior a él, sus pulmones se llenaban y su cuerpo no quería detenerse. Había leído sobre lo de la risa histriónica pero solo se había reído así mientras lloraba en una ducha y no estaba para nada acostumbrado.

-¡Perdón! Perdón. -Unos pocos restos de risa se colaron. -Vale, no lo haré. Lo he entendido. Lo juro. -Empezó a respirar fuerte para calmarse y controlarlo mientras dejaba la conversación seguir.

-Bienvenido entonces, aunque no creo que llevando un mes sea el más indicado para decirlo... -Echó un buen vistazo a la musculatura del berserker, desde luego estaba bien desarrollada. -Si, Maciel y Letargo nos hemos mudado a la Sede enteros. -Dijo esta vez respondiendo a la evaki. No mencionó el faro pues no había oído nada de que fuese un refugio como tal.

Entonces propuso ir a comer o beber y la propuesta fue bienvenida.

Revisó la mesa con calma pero sin referencias a que era cada cosa aquella vista general era bastante inútil, o repetía o se la jugaba. Vio un vaso que le gustaba pero automáticamente alguien lo cogió. Un impulso de ir y decirle "eh, ese es mi jodido vaso"  a aquella persona se coló por el rapiña pero llevaba bastante pudiendo coger a manga ancha cosas debido a su trabajo de búsqueda de muebles por la ciudad  y de lo malo ya reconocía aquella sensación bien. Tomó aire hasta llenar sus pulmones y giró hacia Samika y Sekk mientras lo expulsaba calmándose. Quería él también ofrecerle bebida a ella pero realmente no tenía ni idea de nada aunque le dijera el nombre de algo, por suerte Sekk se ofreció, solucionando el problema.

-La verdad es que no tengo ni idea de alcoholes, tome algo por obligación con mi abuelo como primogénito pero era fuego en la garganta y sabía aún peor. Probé esto. -Señaló a un grupo de copas que contenían moscato. -Y estaba rico pero sería una pena repetir con tanto por probar. Me dejo recomendar también, dulce a poder ser.

_____________________________________________________________

Abri asaltó la mesa como asaltaba sus combates, su amigo que le señaló los dulces daelicianos tomó algunos con ella mientras la frivy no perdía el tiempo en escoger y simplemente iba en orden probándolos todos mientras exclamaba lo ricos que estaban y bromeaba con su amigo de darle algunos buenos usos. Se dio cuenta entonces de que estaba al lado le un pájaro gigante el cual identificó rápidamente como la montura de un tal J que antes estaba bueno pero ahora no tenía cabeza pero quizás eso daba un poco igual. Un poco confuso todo. Detrás del pájaro localizó a uno de los nuevos, el creepy de la gabardina y los muebles o así se lo habían descrito, y en cuanto este la miró ella le saludo con su energía habitual cuando el pequeño daeliciano de antes le habló de repente. Se dio la vuelta a toda velocidad y al no ver al pequeño comenzó a buscarlo moviéndose a toda velocidad curiosa con un bollo en la boca hasta que dio con él demasiado lejos de ella a como lo había oído. Levantó las dos manos con fuerza y saludó con ambas en su dirección y se echó a reír a carcajadas cuando oyó lo de rara, cayéndosele el bollo de la boca. A medio camino de su cintura una de sus manos lo atrapó con tranquilidad y precisión, como si nunca hubiera estado cayéndose, y se lo volvió a meter en la boca.

La frivy dio tumbos por la fiesta, siempre había una amigo o amiga a los que saludar, pero nunca un grupo donde quedarse. Localizó a la nueva gárgola y al nuevo lémur y fue a saludarles.


_________________________________________

Motes:


Fleur = Fleurporquecojonesteparecestantoamihermanaaaaaaaaah
Iemai = ave1, en proceso
Jose antonio = no decidido
Kyllikki = Nieve, porque es blaquita y frágil
Maila = Nofrivy, parece una frivy, pero no lo és chan chan CHAAAN
Nharee = no decidido
Pefka = Maniquí que mono es por dioooo
Qwara= Depis, por deportis porque esta en forma
Rubina = Digna, por su actitud
Sarah = hmmmmmmmmmmmmmmmm
Ulmara = ave2, en proceso



Equilibrio:

Un blanco mas oscuro que el negro.

Un negro mas claro que el blanco.

El gris se desborda en mil tonos.

Y el arcoiris se hunde en monotonia.

Vivimos caminando el sendero dejado por los muertos.

Mientras brindamos nueva muerte a nuestro paso para extenderlo.

555Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 22/03/19, 12:45 pm

Goliat

Goliat
Rox abrió los ojos como platos al ver a Rena llevarse la botella a la boca. Era su primera vez tomando alcohol, eso no era precisamente una cerveza suave y el resultado fue el esperado. El chico dudó si reír o preocuparse, más inclinado hacia lo segundo tras ver el ahogo y sus lágrimas. Podría haberse burlado de ella, pero dadas las circunstancias no creía estar en el derecho de hacerlo. La siguió, echando un vistazo atrás antes de sentarse. Enterró los tobillos en el suelo, sin darle importancia al polvillo que se levantó sobre sus zapatos al estirar las piernas. Allí, apartados de la fiesta, pensar con lógica era mucho más fácil.

Una sonrisa se dibujó en su rostro en lo que la licántropa habló. Conociéndola no esperaba otra cosa sino sinceridad de ella, y él era el primero en admitir que su situación era rara de narices. Cogió la botella, dándole un trago corto mientras atendía. La risa se le contagió justo con alcohol en los labios, pero era lo suficientemente controlable como para no escupirlo ni ahogarse. No le quitó ojo de encima cuando le devolvió el vodka por si volvía a atragantarse. Un rubor agradable acompañaba la sensación de comfort que le infundía su amiga; los dos sentados ahí en la playa, hablando de cosas banales, compartiendo una botella de alcohol a lo cutre mientras una fiesta se daba frente a ellos. Era lo más cercano a su vida pasada que se le había presentado hasta entonces, y le sorprendió que aun sin sol ni playas australianas, tampoco estaba tan mal.

¡Ah, oye! —la miró con falsa indignación, más divertido que ofendido—. Lo de agilipollado no te lo niego, pero… —el rubor le hizo mirar a otro lado, riendo suavemente al descubrirse pensando en el cuerpo del moreno—. No está acanijado. A ver, no tiene tus músculos de osa, pero estáaa… —hizo pequeños círculos con la muñeca, buscando palabras—. Está de buen ver.

Rió con una chispa de vergüenza antes de dirigir la vista al gentío. Su último comentario le había dejado pensativo: gente de todas partes, monstruos de todo tipo. No sabía si encontrar pareja era el mayor interés de Rena, pero desde luego era algo que se había quedado reservado a eso de llevar una vida normal. Pasó una mano por encima de sus hombros, tal como había hecho ella antes con él.

Hay muchos peces en el mar, y estoy seguro de que alguno de esos… aliens, furries o lo que sea, está pensado para ti —señaló a la gente, haciendo un arco amplio con la mano—. ¡Y mira que de peces! Alguno habrá, digo yo.

Apartó el brazo para usarlo de apoyo, dejando caer el peso de su espalda contra este, pidiéndole la botella con la otra mano. Dio un buen trago antes de encajarla en la arena para que no se volcara.

Ha sido todo tan de golpe… —dijo, sin apartar la vista de la fiesta—. Sois mis mejores amigos, pero no me esperaba que fuera a pasar a algo más. Supongo que me gustaba de antes, pero joder. Vaya momento para darme cuenta.

Apartó la mirada para ponerse una mano sobre el rostro, tapando estratégicamente su boca y nariz. Al quitarla, un morro irrense había reemplazado sus rasgos anteriores. Miró a Rena con una sonrisa.

¿Crees que así tengo posibilidades?


_________________________________________

chambelán de carameloo:


Bahía de los Naufragios - Página 46 Trabaj10

556Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 22/03/19, 03:31 pm

Tak

Tak
GM
Pelusa no tardó ni un segundo en llegar a su lado para regañarla y Nime se puso ligeramente roja pero disimuló como pudo.
¡Todo el mundo está bebiendo de estas botellas! ¡Ni siquiera sabía qué era! —mintió parcialmente. Estaba a punto de señalar a Rox, que había cogido la misma botella justo después, pero ya no le veía por ningún lado.

Entonces reparó, por primera vez, en los veteranos que habían terminado salpicados y decidió que no eran de los que daban miedo. Milo también apareció y le limpió la chaqueta al que había salido peor parado. A la niña le sentó mal que se tuvieran que disculpar por ella, pero no fue capaz de detenerlos.
Lo siento, debí tener cuidado y escupir en otra dirección —dijo. Aunque no pareciese una disculpa real, ella lo decía en serio. Además, los veteranos no se habían enfadado, y cuando le quitaron importancia al asunto ella sonrió para darles las gracias.

El que tenía un hocico similar al de los irrenses se acercó para recomendarle una bebida mejor y le dedicó una sonrisa cómplice que quería decir que había tomado nota mental. A los demás no les pareció muy buena idea, aparentemente, pero eso solo le daba más ganas de probarlo. Su primera experiencia con el alcohol había sido mala, pero ella creía que no todas las bebidas podían tener ese mal sabor si le gustaban a todo el mundo.

Nime volvió a poner cara larga, aunque con cierto disimulo, cuando insistieron en que no escupiese sobre más gente. Habría repetido que había sido un accidente, pero decidió dejarlo pasar para que no le cayese otra posible bronca. Además, habían empezado las presentaciones y ella decidió unirse.
Yo soy Nime, demonio mineral. ¿Y vosotros? —preguntó mirándolos fijamente. Quería saber qué transformaciones tenían, porque por su aspecto no se le ocurría nada.

557Bahía de los Naufragios - Página 46 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 22/03/19, 04:12 pm

Lathspell

Lathspell
Zob asentía con la cabeza. Lo sabía, lo sabía, había sido muy apresurado, tal vez el señor Giz había estado divirtiéndose y... Pero al menos ya estaba hecho. Asintió una vez más, esta ocasión siendo más consciente de hacia dónde apuntaba su mirada.

- ¡Si! Claro claro, yo lo iré a buscar, no quería interrumpir pero...Lo buscare desspuess Señor Giz...gracias.. - dijo antes de saludar con una reverencia y retirarse feliz. caminando y moviendo la cola sin pensarlo. Al notar un par de quejidos se volteo disculpándose y agarro su cola entre sus manos jalándola delante de él y continuo su sinuoso recorrido buscando de nuevo a sus amigos.

Con la cara roja de la emoción y el trago que había tomado fue donde Pam directamente, ignorante de todo lo que había sucedido antes y aun retorciendo su cola entre sus garras. -Voy a tener trabajo....o essso creo...no se... - le susurró  nervioso antes de moverse de nuevo directo a donde estaban Rena y Rox hablando. No había visto a Nime disculpándose ni a los veteranos, así que se escabullo rápido y se sentó justo al costado de la ursantropa sin notar que estaba interrumpiendo la conversación.

- Yo....ehh....Rena ..Rox...Rena...Rox..¿ Me invitan un poco de eso? prometo que no me tendrán que llevar cargando. ¿sí?   - le dijo con los ojos abiertos detrás de las gafas y sin pestañear. Había cosas que ni la Luna ni el instinto de basilisco cambiaban tan rápido, y Zob estaba ahora asimilando lo que había hecho, si estaba bien o mal y lo que pasaría después. Y ya en la fiesta y como un presunto productivo ciudadano, quería probar otro trago esta vez con un resultado menos lamentable que el de un rato antes.


_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 46 de 52.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 24 ... 45, 46, 47 ... 52  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.