Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Silente
por Dal Ayer a las 11:46 pm

» Torreón Sendar
por Tak 21/05/19, 03:35 pm

» Buscando ayuda para Limón
por Yber 20/05/19, 07:13 pm

» Bajos Fondos
por Yber 20/05/19, 06:37 pm

» La resaca. (Tras el desfile de la bahía)
por Reifon 20/05/19, 05:37 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 182 miembros registrados.
El último usuario registrado es Mrrblake

Nuestros miembros han publicado un total de 39947 mensajes en 756 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Este » Bahía de los Naufragios

Bahía de los Naufragios

Ir a la página : Precedente  1 ... 28 ... 51, 52, 53

Ir abajo  Mensaje [Página 53 de 53.]

1Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Bahía de los Naufragios el 02/08/11, 06:21 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Esta playa no es de arena, sino que está hecha de diminutos trozos de concha y cristal pulido que brillan cuando les da la luz, algo que no pasa muy a menudo, pues la playa está a la sombra de los acantilados, y solo se puede llegar a ella a través de un estrecho pasaje entre la roca. Una ingente cantidad de barcos naufragados y maderos descansan allí.



Última edición por Rocavarancolia ROL el 01/11/11, 08:57 pm, editado 1 vez


625Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 03/05/19, 12:33 am

Red


Sekk:

Sekk escuchó con atención las palabras del nublino y frunció un poco el ceño cuando aseguró que no tenía compañeros de cosecha. «¿Acaso los ha perdido a todos o es que no se relaciona con ellos?» se preguntó, tratando de no juzgarle precipitadamente solo por aquello. El berserker había perdido el contacto con Roaxen desde que ambos vieran la Luna, por lo que no era el más indicado para hablar sobre el cultivo de las relaciones, pero era una pena que Arcan no tuviera a nadie que hubiera vivido lo mismo que él y compartiera sus vivencias.
Si, en cuanto todo deja de darte miedo duermes mucho mejor —asintió en respuesta a su último comentario—. Al menos hasta que una torre asesina cobre conciencia e intente acabar con toda la ciudad, ¿verdad? En ese caso vuelves a dormir de pena. —añadió con una sonrisa sardónica, tratando de recordar con un humor algo ácido el motivo de aquella fiesta.

El intara ayudó a extender el mantel sobre el suelo y se dejó caer sobre una piedra en cuanto llegaron al pequeño remanso de tranquilidad que les había señalado a sus compañeros, pero antes de que pudiera darle a Pollo su comida el quebrantahuesos decidió que ya había esperado demasiado.
¡La madre que te parió! —maldijo el ulterano cuando el pájaro le pellizco el brazo obligándole a soltar la bandeja de malas maneras. El ave, centrado en sus huesos, ni siquiera le prestó atención—. El día que menos te lo esperes voy a hacerme un caldo con tu culo emplumado. —masculló entre dientes con expresión peligrosa mientras se frotaba el antebrazo

El rubio no estaba enfadado de verdad, no al menos en plan descontrolado, pues estaba más que acostumbrado a las salidas de la montura de su amigo y no iba a perder los papeles por aquella chorrada.
No te preocupes, no me ha hecho mucho daño. Ha sido más la sorpresa que otra cosa. —le respondió a la rapiña cuando este le preguntó si estaba bien, quitándole importancia con un gesto de la mano y un leve suspiro de resignación. Antes de seguir hablando, sin embargo, alcanzó una de las botellas de cerveza y le dio un largo trago, dejando que la bebida le calmara un poco los nervios para retomar la conversación con más tranquilidad.

El frescor en su garganta ayudó bastante, pero en el fondo el ulterano empezaba a sentir que ya había tenido fiesta más que suficiente. Se esforzó en que no se le notara, no obstante, y haciendo un pequeño esfuerzo puso buena cara y decidió aguantar un rato más.
Así que trabajas con Isis, ¿eh? Seguro que es buena profesora de magia —comentó, esbozando una media sonrisa que podía significar varias cosas—. Y además una maestra de combate... —añadió, soltando un silbido de admiración—. Yo en cambio me pase mi primer mes de transformado haciendo el vago he intentando no destrozar todo a mi alrededor —recordó riendo—. Los jóvenes de hoy en día no saben relajarse, ¿verdad Sami? —le preguntó a la evaki en tono de broma—. Que no te de cosa chupar del bote del Consejo durante un tiempo, Arcan, los dioses saben que todos nos merecemos un buen descanso después de pasar por ese circo de mierda al que llaman cosecha... —concluyó en un tono algo más serio.

626Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 05/05/19, 03:07 pm

Goliat


Quebrantahuesoe

La montura hizo caso omiso a Sekk y a sus amenazas, demasiado concentrado en recoger todos los huesos del suelo. Alguien o algo tocó una de sus alas, y el pájaro reaccionó alzando la cabeza para ver quien había sido, buscando al culpable entre los tres allí presentes. No fue más que un gesto fugaz, que pasaría fácilmente desapercibido al no ver nada sospechoso. El ave volvió a su tarea, nuevamente interrumpida por otro toque. Infló las plumas y miró a todos lados, captando un movimiento extraño por el rabillo del ojo. Subió las alas para ver mejor a sus pies cuando otro toque le pilló la cola. Todas las plumas de su cabeza se erizaron al ver con detalle la mano que salía de rincones para fastidiarlo, claramente molesto.

En cuestión de segundos, el quebrantahuesos empezaría a repartir zarpazos a diestro y siniestro contra suelo, atrapando nada más que conchas de mar y arena entre sus garras. La frustración hacía que todo su lenguaje corporal fuese violento y agresivo, pero no por mucho: fastidiado al no conseguir atrapar aquella estúpida molestia, el pájaro terminó por alzar el vuelo. Sin más dilación tomaría altura para mantenerse dando círculos muy por encima de la bahía.

627Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 05/05/19, 06:02 pm

Cuervo


Guillermo atendió a los comentarios sobre sus Pendicularias, parecía que tendría que empezar a tomarse enserio su relación con ellas. Durante un segundo había pensado que podría apañárselas, pero solo le basto girar la cabeza hacia ellas para ver que no era así.

Salió disparado gritando detrás de ellas:

-AAAAAAAAAAAAAAAA!!! ¿Oyeeeee no podéis portaros bien? - dijo casi en modo de súplica, las Pendicularias le miraron, ellas no estaban haciendo nada más que lo que se les había dicho y lo que veían hacer a Guillermo, aprendiendo de sus acciones e ideas alocadas, y lo peor de todo es que aprendían rápido.- Os vais a quedar quietas y no os vais a mover en lo que queda de fiesta está claro… y vais a estar cerca mi para que os vea no hacer nada malo-dijo mirándolas fijamente, empezando a entender que quizás esto fuese lo mismo que sentía Pam cuando el se metía en líos.

Esta vez sí, las Pendicularias se quedaron quitas alrededor de grupo, dos de ellas jugaban a piedra papel y tijera mientras nadie miraba, y Kétchup decidió colgarse de entre los pliegues del jersey de Guille y dejándose su peso muerto.

Volvió al grupo y se corrió a hablar con Wheem:
-Necesito ayuda… se supone que son mi dominio o como se llame, pero no hace nada más que estar tiradas por ahí y romper cosas, y robar cosas y jugar…es como tener muchos gatos a la vez, ¿que se supone que se hace con ellas?



Última edición por Cuervo el 07/05/19, 12:33 am, editado 1 vez

628Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 06/05/19, 05:36 pm

Evanna


Samika

Para Samika los arranques repentinos del rapaz de Jace le eran algo nuevo pero teniendo en cuenta las claras muestras de tener hambre que había mostrado hasta ahora, aun así le sorprendió notar movimiento de este a su lado cuando ya andaba casi llegando para quitarle los huesos. <<Que bruto es, por dios >> pensó la evaki ante el acto del ave, aun algo sobresaltada por el arranque. Miro en dirección ala figura borrosa de Sekk y sus gruñidos contra a el pájaro, al menos aprecia no haberse enfadado demasiado, que en su caso ya un poco era bastante explosivo de por si.

-Deberías darle una buena colleja luego a Jace por tener de niñero de esta manera. Menos mal que no te hizo mucho daño, su pico no es ninguna broma- suspiro Samika terminando por sonreír ligeramente una vez llegaron al lugar, tomo asiento cogiendo una de las botellas de hidromiel para darle un trago no olvidándose de las palabras dichas por Arcan. ¿No tenia compañeros? <<¿No que estaba su hermano? Ademas tengo entendido que buena parte de los de Maciel esta en la sede ¿no se llevaban bien acaso?>> pensó confundida y algo pensativa.

- No se que habrá ocurrido ni voy a preguntar por detalles, pero... ¿no es solucionarle? Lo de tus compañeros y tu quiero decir, pro que se que mayormente todos lo de Maciel están en la sede, aunque solo hablé con algunos- no preguntaba detalles, muchas cosas que ocurrían en la cosechas pues se quedaban en las cosechas, las convivencias podían acabar siendo buenas o malas y era muy difícil llevarse bien con todo el mundo, sino imposible. Ella había tenido suerte con su grupo de torreón y aun así hubo diferencias.

Ante el comentario de Arcan sobre que estaba prendiendo magia de Isis y también combate , de forma tan rápida se intereso un poco.

-¿Quien es tu maestra de combate? Tal vez la conozco. ¿Esta en el ejercito? -pregunto curiosa ante de reírse ante el comentario de Sekk. Dama Isis como maestra de magia, tenia que ser como poco interesante y obnubilante, se preguntaba seriamente como era capaz de centrarse con el encanto de la veela siempre presente aunque bajase sus dones. Samika daba gracias de ser medio ciega o se la pasaría como besuco todo el día siempre que estaba con Dama Isis, como seguramente le ocurría casi todo el que se topaba con ella de primera y le golpeaba ya fuese el canto de veela o el simple aspecto de la frivy.

-Ey, tu caso era un poquito especial Sekk, no cuenta. Era preferible la tranquilidad y la paz ceremonial en tu caso...a cualquier cosa.- dijo Samika con humor, pues sabia que lo berserkers durante sus inicios de trasformación era como bombas de cuentas atrás con mechas muy, pero que muy cortisimas-¿Te imaginas la cantidad de reparaciones que habríamos tenido que hacer?Y ya no solo de edificios, de huesos rotos también...como poco.- no dudaba que aun podría ocurrir eso si sekk realmente se enfadaba en serio, peor era diferente del comienzo, ahora se le podía hablar, sin que estallase, al principio hasta eso era costoso. Pasaba de 0 a 100 relativamente rápido.

-Yo tampoco soy un buen ejemplo de joven que descansa- bromeo ella juguetona ante su comentario- Que prácticamente fue transformarme y empezar a ver que podía hacer para iniciar con el entrenamiento para mis pruebas del ejercito – dijo sonriendo por un momento, aunque su sonrisa se terminó tambaleando un poco al final. Bajo la mirada tomando un trago, recordando repentinamente quien había sido quien había realizado su prueba. Había sido un encuentre breve y claramente formal, pero no dejaba de ser un poco extraño- Fue Silente quien me realizó la prueba, incluso le abrace en mi arranque de alegría por haber aprobado...pobre, que susto se dio- añadió casi como un recordatorio en voz alta pensativa, pero al notar que sonaba un poco cabizbaja de la nada, sonrió ligeramente, recordando las ultimas palabras de Sekk para volver a unirse a la conversación y cambiar de tema- Pero Sekk tiene razón, no tengas miedo de chupar del bote...algunos es que somos unos intensitos, que no podemos estarnos quietos. -. añadió encogiendo ligeramente de hombros, moviendo un poco sus alas para replegarlas mejor contra ella y no estorbase.

Distraída, observo la borrosa y enorme figura de Pollo comiendo tranquilamente, lo vio medio moverse inquieto peor inicialmente no le dio importancia. Hasta que empezó a escuchar sus uñas dar inquietos movimientos sobre el suelo, a pocos pasos de ellos. Samika frunció el ceño, retrocediendo sin ver lo que ocurría.

-Wow...- dijo cuando uno d e los movimientos bruscos de Pollo que parecia andar enrabietado con parpadeo sorprendida cuando de la anda el ave, harta levanto el vuelto, levantando un ventolera contra ellos, que levanto incluso piedrecitas del suelo de la  bahía en todas dirección. Samika bufo sacudiéndose estas del pelo-¿Que acaba de pasarle? Estaba comiendo súper tranquilo...¿algo le ataco que no pude ver? -pregunto frunciendo el ceño, extrañada usando su ecolocalizacion con un chasqueo pero no viendo nada, ni insecto ni nada que pudiera haber estado incordiando a Pollo. No estaba entendiendo nada.

Ademas otra cosa que había ocurrido con el repentino alzar de vuelo de Pollo y el viento que levantó al hacerlo, fue que parte de la comida que llevaban en la bandeja quedara desparrama sobre el suelo, el mantel y parte de su vestido. Parte de la falda se había ensuciado de salsa. Samika soltó un suspiro exasperada.

-¡Bien, me rindo! Estaba sentenciado que este día este vestido se iba a ensuciar, era su destino -comentó entre exasperada y con ganas de reírse tontamente mientras quitaba los restos de comida de la ropa, ya para que sulfurarse había sido un accidente, esperaba que al menos luego de limpiarlo o pedirle alguien usar magia no quedase ninguna mancha por la tela era especialmente delicada. El alcohol también ayudaba bastante a tomarse las cosas con cierto humor, con el mejor humor posible. Tomo otro largo trago de su botella, perezosamente dejando la botella sobre el mantel antes de levantarse- Supongo que hasta aquí llega el ir bien vestida, estaba intentando exprimir el máximo tiempo posible de lucir guapa y medio elegante, pero ya da igual...ya puedes quitarme la levitación Arcan, gracias -dijo sonriendo en la dirección del borroso cuerpo del nublino. Dicho eso, lleno su dedos a su nuca allá donde tenia el tatuaje con la runa de vestir y pronuncio apenas por lo bajo la palabras para activarla.

El traje de azul cayo con un suave ruido sordo a sus pies, siendo sustituido por una sencillas botas negras de hebillas, que poseía magia en la plantas para ser usadas de ventosas cuando lo necesitaba, pantalones negros largos ajustable al cuerpo de la evaki y sus movimientos. Y un croptop que se amarraba al cuello de color azul, que dejaba sus brazos y omoplatos descubiertos así como parte de su vientre, con los abdominales ligeramente marcados por el ejercicio. Una vez cambiada de ropa, se estiro perezosamente, mas cómoda con su ropa habitual de vestir, soltó un suave suspiro de satisfacción. Mucho mejor así, llevar vestidos en general no era muy común en ella, aunque le gustasen.

Bien, cenicienta volvió a su ropas de sirvienta, bastante antes de la medianoche. Que aguante aquí hasta medianoche ya si es mas dudable...mi tolerancia al alcohol no es excesiva, así que hasta donde pueda sin ir causando molestias a nadie- sonrió entretenida agachándose a recoger su vestido del suelo para doblarlo bien y dejarlo junto a sus tacones, tomando seguidamente botella para darle otro trago, teniendo mas que clarisimo que ambos no tendría idea de lo que hablaba pero no dándole mucha importancia.


–----



Evelhan Kaw


No pudo evitar reírse un poco ante su queja cuando dijo que sino el no era también su amigo, porque evidentemente lo era, pero era un poco diferente- Al fin de cuentas con sus amigos el no hacia esas cosas que si hacia con  Zmey. Así que era otra clase de amigo, o algo así.

-Eres un amigo importante pero de una forma diferente a Sura, Heraldo, Onyx o cualquiera de los demás de mi cosecha -explico el brughou sacando le la lengua infantilmente. Pero tal vez por lo demás Zmey tuviese razón ¿donde mas que esa ciudad que apenas iba a resurgir de nuevo tras todo lo ocurrido, para planes locos y descabellados? Y el suyo ni siquiera era tan loco, difícil y complicado de realizar si, pero con esfuerzo, mucho estudio y dedicación estaba seguro podría conseguirlo. Ademas recibiría ayuda.

Por ello no pudo mas que alegrarse cuando Zmey acepto en ayudarle con los dibujos para el edificio que le gustaría arreglar mas adelante, dos cabezas pensaban mas que una y también cuarto menos trabajaban mas que solo dos. Estaba seguro que se le ocurrían  cosas geniales, Zmey tenía mucha imaginación en realidad.

En cuanto al dinero también dudaba, si, no le hacia mucha gracia eso de endeudarse desde el principio sin saber a ciencia cierta si le iría bien sus planes y el negocio en si. Seria como ponerse una soga al cuello y no le apetecía para nada morirse de nuevo y esta vez si, definitivamente. La idea de Zmey de buscarse un trabajillo para ahorrar le aprecio definitivamente mucho mejor. <<¿Pero donde podría ganar un sueldo decente? Tengo algunos ahorros pero no demasiado y me gustaría empezar con la remodelacion para mediados de la próxima cosecha si los primeros encargos empiezan a funcionar.>> pensó aun dándole vueltas. Iba a tener que buscar un poco la ciudad para ver que podría encontrar, sino tendría que volver a trabajar en el granero temporalmente.

Se encontraba aun dándole vueltas a eso, viendo que podría hacer cuando la repentina exclamación e Zmey le sobresalto y con sorpresa miro hacia el cielo, viendo con ojos brillantes de asombro como el cielo empezaba a llenarse de luces que formaban la apariencia de Silente y de Doce puntos. Ver aquel tributo a aquellos que cayeron le sorprendió. Era bonito y triste al mismo tiempo. Pues el también tenia caídos que lamentar incluso si ya había llorado por ellos, seguían siendo personas queridas que ya no estaban.

Recordó el llanto de Sura tiempo atrás por Marsi. Se mordió el labio inferior, viendo como Zmey lanzaba sus conjuros pirotécnicos con maestría, creado dragones de luces en el cielo. Un nuevo comienzo, un nuevo futuro en la ciudad. <<También eres un héroe >> pensó en un murmullo y con esfuerzo, se concentro lanzando un centenar de luces al cielo que formaron lentamente la forma de un grifo con cabeza de lechuza, que se encontraba montada por una jineta con cabeza, con puntiagudas orejas que adivinaban su condición y uno rasgos reconocibles para quienes la conocieron antes de convertirse.

Marsi, tal cual al recordaba antes de que la Luna la convirtiera, pocos sabrían como lucia en ese entonces. Y entre esos pocos estaban sus amigos.

Era también para Evelhan su tributo y también, su despedida final. Porque iniciaba algo nuevo, la recordaría siempre, pero tenia que definitivamente terminarla de despedir como una héroe mas de aquella ciudad. Tras eso, sonrió levemente medio apoyándose en Zmey para terminar de admirar el cielo plagado de luces.

629Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 07/05/19, 01:37 am

Nihil


Vanyme no pudo evitar reírse con la salida de Eitne. Era demasiada inocencia de golpe, empezaba a dolerle el corazón, y por su expresión Wheem parecía estar sintiendo algo parecido.

-Por desgracia las flores que controlo no dan frutos pero sí que puedo hacerlas crecer -respondió el brujo volviendo a la conversación con los sinhadres. Les regaló las flores, no sin antes congelarlas en ese estado para evitar un disgusto -Y tu transformación suena a que es una pasada, buscaré algo más de información, si no te molesta, pero si vas a correr por el agua te aconsejo que lo hagas en algún mundo vinculado con menos monstruos o que le pidas a tu mitad brujil que te llene de protecciones.

En opinión de Wheem era tedioso tener mar en la ciudad y no poder disfrutarlo sin blindarse o establecer un perímetro seguro con magia.

El mini brujo consiguió más o menos que su dominio dejase de liarla y volvió pidiendo ayuda. Wheem se rascó la nuca.

- Mejor que les des órdenes sencillas que no puedan malinterpretar y si no las estás usando puedes mandarlas de vuelta a su plano. Aunque yo no soy ningún experto en esto, a lo mejor deberías buscar en la biblioteca algún manual…

No cayó en que los manuales debían haberlos trasladado a la nueva torre de hechicería y de todas formas no habría podido corregirse pues los improvisados fuegos artificiales acapararon la atención de ambos prostitutos. El varmano no era muy aficionado a ese tipo de sensiblería pero no iba a arruinarles la ilusión a Vanyme y los novatos. En esas vio a Jau cargando un equipo de música modificado y cómo les hacía señas.

-Será mejor que volvamos con nuestro grupo. Ha sido un placer conoceros a todos. No os metáis en líos antes de venir a vernos.

Acordaron la fecha y la hora de la cita y se despidieron. A ellos aún les quedaba fiesta por delante.


**


Dama Isis x Jace (+18):
Dama Isis quería cerrar los ojos y dejarse llevar por las caricias pero no podía no mirar el torso de Jace. Ver sus músculos contrayéndose y flexionándose bajo su piel mientras se desprendía de la camisa era hipnótico y le hacían anotar mentalmente todos los sitios en los que le besaría cuando recuperase el control.

Aunque, quién diría que había perdido el control en algún momento. El dullahan se arrodilló ante ella y le quitó el tanga con un poco de su ayuda. La poca tela que tenía estaba húmeda, y de hecho un par de gotas tímidas de flujo caían por el inicio de las nalgas de la frivy. Jace se había quedado allí, colocado entre sus piernas, como un perrito obediente. Isis se mordió el labio inferior con deleite, saboreando el momento de tensión.

-Es que eres todo un caballero -respondió con una pequeña risa. Le ponía que pidiera permiso. -Sigue -ordenó una vez más.

630Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 07/05/19, 02:58 pm

Dal

Dal
Sura bebía de su copa cuando Gran Colmillo le dio un golpe en el brazo, éste le hizo una seña para que mirase al cielo.

La naga contempló los fuegos artificiales con alegría preguntándose quién sería el responsable. Las figuras resultantes de luces le eran conocidas por supuesto, a Doce Punto lo había visto varias veces y con Silente había tratado en persona. El tributo a los caídos le puso algo melancólica.

La aparición de los dragones de fuego le impresionaron, claramente debían ser obra de algún piromante. Pero lo que la pilló por sorpresa y rompió sus defensas fue la visión de Marsi en el cielo, subida sobre Cárabo con la cabeza aún en su sitio. Supo de forma instantánea que tenía que tratarse de alguno de sus compañeros de cosecha, poca gente más la había conocido con la cabeza sobre los hombros.

-Quizá vaya siendo hora... - dijo con voz entrecortada y los ojos húmedos.

-¿Qué? - preguntó el licántropo, curioso. Le sorprendía ver a la naga tan vulnerable, hasta ahora siempre había visto su lado duro.

-Quizá sea hora de que por fin adopte otro nombre - respondió distraída.- Todos mis compañeros de cosecha lo han hecho.

Aquello podía ser una buena excusa pero no era toda la verdad. La verdad era que necesitaba pasar página y un cambio de nombre podía ayudar con ello. Pero toda la verdad era que el dique de contención había recibido un mazazo que disparaba grietas por toda su superficie. Quizá fuera hora de terminar de demolerlo.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

631Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 07/05/19, 11:59 pm

Red

Red
Milo:

Milo observó incrédulo a sus amigos, abriendo y cerrando la boca como un pez fuera del agua ante el aluvión de carcajadas. «¿Pero de que cojones van?» se preguntó, pues no solo no se estaban tomando en serio sus respuestas, sino que además continuaban picándole y pinchándole con el tema. Si hubiera sabido que el alcohol les iba a poner tan insoportables les habría vaciado la botella sobre la cabeza antes de que tuvieran oportunidad de bebérsela.
¡Que yo no veo porno de bichos, joder! —les contestó en voz muy alta, revolviéndose bajo el brazo de Rox con cara de malas pulgas y expresión abochornada a partes iguales—. No hay nada que confesar y yo no me estoy haciendo el digno —bufó, apartando la mirada de sus compañeros para no darles el gusto de ver su expresión de incomodidad.

Los repentinos fuegos artificiales que estallaron en el cielo, sin embargo, atraparon la atención del trío y durante unos instantes se olvidaron del tema de los insectos. El brujo no reconoció a ninguna de las figuras que se encieron en el aire, aunque el detalle de que una de ellas pertenecía al cosechador del cambiante no se le escapó, pero cuando aparecieron los dragones llameantes aplaudió a rabiar como el que más.
Nunca había visto algo así en persona... —comentó a nadie en particular, observando con asombro casi infantil el espectáculo de luces. «Ojalá se pudiera oler la pólvora... » pensó, recordando la descripción de la pirotecnia que había leído en alguna parte mientras olfateaba el aire sin mucho éxito.

La tranquilidad del brujo no duró demasiado, pues el medio australiano volvió a sacar el condenado tema de los gustos raros, y la bola de cobre de Milo se agitó junto a su cabeza en un claro reflejo de su malestar.
Pues bien por ti, Rox, pero a mi no me gustan los bichos de esa forma —le respondió abochornado de nuevo—. Ni escarabajos, ni polillas, ni hostias en vinagre, así que no insistáis o me vuelvo con los enanos y os quedáis solos. —les amenazó a los dos, negando con la cabeza con vehemencia aunque en el fondo no estuviera hablando en serio.

El norteño no quería mirar alrededor y ver las expresiones de extrañeza de la gente tras el follón que habían armado, así que se limitó a observar las luces de colores y las llamaradas que surcaban el cielo como si la cosa no fuera con él. Incluso con aquella encerrona por parte de sus amigos estaba siendo una fiesta estupenda, algo que recordarían con verdadera alegría después de tantos malos tragos durante la cosecha y sus primeras semanas de transformados, así que esbozó una sonrisa más relajada y se prometió no picarse más por aquella chorrada.
Yo aún tengo hambre y vosotros deberías comer algo también... ¿volvemos a la mesa? —preguntó. «Y con suerte se os baja un poco el pedo» rogó en su fuero interno, cruzando los dedos para que le hicieran caso y no volvieran a irse por las ramas.

632Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 14/05/19, 01:06 am

Nihil

Nihil
-¿Eh, ese era tu cosechador?

Rena entrecerró los ojos como si le costase distinguir la cara del demiurgo entre las luces. Desde luego parecía el tipo raro que le habían descrito los humanos de su grupo, aunque su cabeza en ese momento no dama para entender qué hacía ahí.

Hizo una mueca ante el comentario no tan discreto de Rox y dijo que ella era una persona perfectamente normal con gustos normales y que se fueran por ahí a hablar de sus fetiches raros. Por supuesto hizo caso omiso a las quejas de Milo. Al principio.

-Va, Milo, no te enfades con nosotros que estamos de coña -dijo, y como si con eso lo arreglara todo le dio medio abrazo de oso a su amigo (aunque en realidad era porque se notaba inestable y quería aferrarse a algo) -Podemos volver si quieres pero no me hables de comer. Me encuentro super mal de pronto.

Una vez pasado el ataque de tontería la irrense era consciente de lo mucho que se movía todo a su alrededor y del hormigueo desagradable que le recorría todo el cuerpo. De pronto tenía ganas de tumbarse en una esquina y dormir una semana por lo menos.

De vuelta al grupo los desconocidos se habían marchado ya. No parecía haber ocurrido ninguna desgracia, lo cual era bueno. Rena aguantó lo que pudo en deferencia a sus amigos hasta que su cuerpo dijo basta y llegó el momento de ponerse insoportable y pedir que volvieran al refugio.

**

Zmey programó recorridos en sus dragones y los dejó dando vueltas en el cielo hasta que se consumiera el hechizo. Miró a su alrededor para ver las reacciones del público y sonrió satisfecho.

Para su sorpresa Evelhan se unió también al juego de luces, pero con algo mucho más personal. El piromante sintió un pinchazo en el estómago al reconocer, aún con cabeza, a dama Estribo, la compañera que el brugho había perdido hacía poco. Aguardó a que el daeliciano tuviera las manos libres para tomarlas entre las suyas, apretando con firmeza para transmitirle… ¿para transmitirle qué? ¿Fuerza? ¿Ánimo? Puede que simplemente que le importaba.

-¿Quieres que vayamos a por más dulces? -ofreció. Lo dijo casi en un susurro, un poco temeroso de estropear el momento. -Si quieres luego podemos dar una vuelta.

Recogieron los vasos y volvieron a la muchedumbre para repostar, y luego a perderse en la noche y en las luces de sus nuevas estrellas.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

633Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 16/05/19, 05:05 pm

Goliat

Goliat
Rox no esperaba esa reacción, al menos no exactamente. Se había confiado demasiado en que el pique se quedase solo en eso, un pique divertido, así que cuando vio el enfado en los ojos del irrense toda su seguridad se tambaleó. Un creciente nudo se alojó en su garganta, avergonzado de sí mismo por haber empujado los límites del chico. Los comentarios de la peliverde suavizaron la cosa y le sacaron otra risa, pero por dentro el cambiante seguía descolocado, con una punzada asfixiante en el pecho.

Eso es tío, que solo era una broma —con un suspiro se separó del Milo para dejar que Rena le abrazase, mirando unos instantes al cielo con cada vez más gente desconocida en él. Esta vez a penas se fijó en el rostro de su cosechador, pero le dio la impresión de que se reía de él por bocazas; “¡has cabreado a tu crush!, ¡JA! ¡Gilipollas!”. Eso o el vodka estaba golpeándole la sesera.
Puede que bebido no pensase mucho en sus acciones y palabras, pero sí que lo hacía para analizar el doble todo lo que otros tuvieran que decirle, influenciable. No podía no darle vueltas de más a aquella frase de Milo, en lo contundente que le había sonado, leyendo sentidos que realmente no estaban allí, creciendo en sus hipótesis y sus paranoias.

«”Pues muy bien por ti, Rox”» le imitó mentalmente con sarcasmo y amargura. «Fijo que tampoco le gusto yo» pensó fugazmente, muy certero en sus extrañas hilaciones. La simple idea de gustarle le aceleró, dio un vuelco a su estómago y le instó a seguir excusándose, como si él mismo (muy en el fondo) se diese cuenta de que aquel punto no tenía relación aparente: «Que coño digo, soy un puto alien, al menos esos bichos son medio irrenses. Fijo es otro heterito convencional. No te flipes.»

Era normal que tuviera esas dudas... no tanto sacarlas porque al moreno no le gustase su equivalente del porno furry. En esos momentos el rubio tenía la sutileza de un canguro sobre hielo, y aunque trataba de disimular su repentina bajada de ánimos y estuviera lejos de estar borracho como para ponerse extra sentimental, su incomodidad era evidente. Trató de seguir bromeando pero era obvio que parte de su buen humor y pavo se habían evaporado, dejando solo a un muchacho cansado y el resquemor de su garganta. Picoteó sin hambre unas patatas de la mesa y, tras robar un arsenal de magdalenas daelicianas para llevárselas al torreón, insistió junto a Rena cual crío a la hora de volver a casa. ¿Que iban a ir al burdel de visita? Le parecía de puta madre, ahora solo quería una cama.

Dama Isis x Jace (+18):

El neoyorquino no creía ser como un perrito obediente aunque lo estuviera siendo sin darse cuenta. Acataba las órdenes de la chica no solo por complacerla, sino por demostrarse bueno en ello. Si algo disfrutaba era una “pelea” por el liderazgo, aunque no demostrase rebeldía en aquellos momentos.

«Ya, bueno. Eso siempre.»

En realidad la delicadez del dullahan se estaba agotando. Sabía tener paciencia y disfrutar de los preeliminares, pero eran demasiados los estímulos y detalles que hacían que se impacientase más de lo habitual. El furor de hacerlo en un sitio al aire libre con apenas unas rocas para esconderlos del gentío, la posibilidad de ser pillados, que aún llevaba los pantalones puestos, que la chica en cuestión fuera Twix. El corazón le rebotaba en el pecho como un martillo y los gestos de sus manos eran bruscos. Tuvo que hacer un sobre esfuerzo al volcar el sirope entre las piernas de la veela lentamente, sabiendo que, en su estado, era cuestión de un mal giro de muñeca para liarla bestia. Por suerte el líquido cayó despacio y no se desparramó por donde no debía, aunque la imagen ante él no mejoraba sus ansias. La chica podría notar la tensión del dullahan cuando este puso ambas manos sobre sus muslos, separándolos para hacerse espacio. Solidificó el humo a cuanto pudo y procedió a llevarse el dulce de la entrada de la frivy, acariciando inevitablemente esta en el proceso. La mezcla de sabores era algo a lo que podía acostumbrarse, mas los latidos de su pecho y su creciente desesperación hacían de aquello un trabajo arduo. Siguió “lamiendo” un rato más aún cuando se quedó sin sirope, apartando una de sus manos para llevarla a su propio miembro. Empezaba a necesitar un poco de atención.



Última edición por Goliat el 16/05/19, 10:44 pm, editado 1 vez (Razón : press f)


_________________________________________

♪♫♬:


Bahía de los Naufragios - Página 53 Mercad11

634Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 16/05/19, 10:33 pm

Reifon

Reifon
-Suspiró relajando el cuerpo ante la respuesta del berserker. -Menos mal anda. -Las maldiciones hacia el pájaro le parecieron de lo más normales, más suponiendo que lo aguantaría más veces que solo aquí. -Secundo lo de la colleja.

A qué clase de tío se está tirando mi jefa... Pobre hombre.


Extendió la manta para hacer un lugar donde sentarse y dejó las bebidas en el medio y sus ropas donde él se sentara. No hacía gestos para dirigir aquello, simplemente formaba un espacio en su cabeza y movía los objetos en este. Al sentarse y coger una de las botellas de lo que había tomado antes Samika preguntó. Arcan apartó la mirada de ella para centrarse en su botella y cuando empezó a hablar para contestarle su tono era algo parecido al cansancio o la derrota segura, se arrastraba pero permanecía firme. -No lo creo, ha... ha sido mucho tiempo de convivencia frustrante, la gente como yo no... -Cortó la explicación. Porque fuys iba siquiera a explicarle a aquellas dos personas todo aquello, ni siquiera los conocía apenas, no iba a empezar a cargar sus problemas por ahí en nadie a estas alturas. Se llevó la botella y tomó un buen trago, el dulzor del moscato llenó su garganta y arrastró todo intento de cargarle aquello a alguien con él. -Es complicado. -Declaró firmemente sin más. Poco a poco, sin que el nublino se diese cuenta, el alcohol empezaba a subirle, mitigado en parte gracias a su nuevo estomago.

-Surásara, y sí, está en el ejército. Es muy estricta pero estoy aprendiendo mucho gracias a ella y a su otra discípula, Garra. -Le respondió a Samika. -Parecía contenta de estar hablando con alguien así que no he ido a saludarla por no interrumpir.

-Ah, no, Isis no nos enseña, nos pide que aprendamos las cosas y ya, y si son cosas de diseño o estilos que no encontraríamos en la biblioteca o por aquí nos las da, pero nada más. Me ha sido útil en el sentido de que a veces es un desafío que me obliga a aprender y que es más fácil buscar cada cual sus hechizos y luego compartirlos que ir yo solo a la biblioteca a mirar. -Normalmente se hubiera reído sin más y ni hubiera contestado a lo de Isis pero el alcohol le estaba empezando a tirar de la lengua y sacando un poco sus emociones. Se ruborizó un poco ante el silbido, suerte que el pelaje lo tapaba, y se le coló una sonrisilla tonta, más por orgullo propio de ser alagado que por vergüenza a ello. Les escuchó bromear sobre el inicio y chupar del bote y no pudo si no reír con ellos, una risa más tranquila y cómoda, mientras seguía bebiendo y picoteando un poco. Aunque la declaración de que conocía algo uno de los fallecidos bajó un poco el humor quería que por una vez todo fuera alegre en lo que se pudiese, pasarlo bien.

-Nah, no es que no quiera aprovecharme, es que como bien ha dicho Samika no me puedo quedar quieto. Llevó toda la vida siendo un nómada currante y supongo que no se vivir de otra manera, sin más, por mucho que nos lo merezcamos.
-Dijo esto último alzando la botella hacia Sekk para indicar que estaba completamente de acuerdo con él casi como si propusiera un brindis.

No estaba prestando mucha atención a Pollo hasta que se fijó en que parecía estar peleando contra unas manos del suelo, el dominio de Guille.

Ay madre...

Antes de que pudiera hacer nada Pollo se cansó y alzó el vuelo llenándolos a ellos de conchas y cristales.

-Han sido las pediculares de Guille, uno de los pequeños de letargo.... -Se sacudía, los restos según hablaba en tono cansado. -Un niño con un dominio vivo no es la mejor de las combinaciones y encima estas son bastante molestas. -Escuchó la queja de ella y se quedó mirándola mientras sucedía todo. -Oh, mierda. -Dijo mientras una pequeña risilla se le escapaba. Por algún motivo absurdo eso le estaba haciendo gracia. -Dicho y hecho. -Y Samika descendió muy suavemente lo poco que levitaba del suelo y se deshizo su levitación al estar bien asentada. Por un momento cuando el vestido comenzó a caer el rapiña se tensó y abrió completamente los ojos a punto de darle un ataque al corazón, pero por suerte la otra ropa ya estaba ahí gracias a una runa de equipo. Suspiró mentalmente y relajó la postura. -Si eso son ropas de sirvienta entonces yo voy vestido de esclavo. -Respondió de manera alegre intentando alejar el nerviosismo. -Estás estupenda igual. -Sentenció de manera serena. Poco a poco se estaba soltando por culpa del alcohol. -Agh, con este cuerpo a veces pienso que solo me quedaría bien andar sin camisa por ahí, que enviiidia. -No haber comido y que ya no hubiera para picar solo empeoraba el asunto.

-Aunque por cierto Samika, trae el vestido que te lo limpio yo. Que soy un mago. -Puso un enfasís ridículo en la palabra. -Y sí despues de un mes con Isis no hubiera aprendido a quitar manchas de manera perfecta probablemente estaría fuerísima del negocio.



Última edición por Reifon el 16/05/19, 11:56 pm, editado 1 vez


_________________________________________

Motes:


Fleur = Fleurporquecojonesteparecestantoamihermanaaaaaaaaah
Iemai = ave1, en proceso
Jose antonio = no decidido
Kyllikki = Nieve, porque es blaquita y frágil
Maila = Nofrivy, parece una frivy, pero no lo és chan chan CHAAAN
Nharee = no decidido
Pefka = Maniquí que mono es por dioooo
Qwara= Depis, por deportis porque esta en forma
Rubina = Avys, de altivys
Sarah = hmmmmmmmmmmmmmmmm
Ulmara = ave2, en proceso



Equilibrio:

Un blanco mas oscuro que el negro.

Un negro mas claro que el blanco.

El gris se desborda en mil tonos.

Y el arcoiris se hunde en monotonia.

Vivimos caminando el sendero dejado por los muertos.

Mientras brindamos nueva muerte a nuestro paso para extenderlo.

635Bahía de los Naufragios - Página 53 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 16/05/19, 11:28 pm

Red

Red
El irrense recibió el abrazo de la ursántropa con cara de circunstancias, algo arrepentido de haberse tomado aquel pique demasiado a la tremenda, pero decidió aparcar el tema de una vez por todas y le devolvió el gesto a la peliverde antes de disculparse.
Da igual, enserio... simplemente no me lo esperaba y he reaccionado mal. Lo siento mucho... —dijo, rascándose la nuca con gesto abochornado al percatarse de la ligera incomodidad que reflejaban los gestos de Rox después de la escena.

Se maldijo mentalmente por su salida de tono, pero se resignó a lo sucedido y asintió a las palabras de Rena. En verdad se notaba como el alcohol había hecho mella en sus dos amigos, tanto en el ligero desequilibrio de la irrense como en el cansancio del coreano, así que los acompañó hasta la mesa y comió algo sin muchas ganas. A pesar de su petición previa lo cierto era que había perdido el apetito y el brujo se limitó a escuchar las conversaciones que se sucedían a su alrededor sin prestar mucha atención.
Quizás deberíamos ir volviendo, si... ya empieza a ser muy tarde. —añadió al final tras un rato sin decir nada, uniéndose a la petición de sus dos amigos mientras observaba al grupo de exletarguinos.

Milo también estaba cansado y notaba los parpados pesados, pero se mentalizó para el paseo hasta la Sede y animó a los demás a ponerse en marcha. Como reflejo de su estado, sin embargo, la bola de cobre que lo acompañaba a todas partes había perdido su energía y apenas se movía a sus pies, así que el brujo se vio obligado a cargarla en brazos durante todo el trayecto a casa.

Cuando el minarete apareció en la distancia al norteño se le escapó un suspiro de alivio y apretó un poco el paso para llegar antes, pero al verse por fin bajo techo estuvo a punto de dejarse caer en cualquier sofá.
Ten la chaqueta, Rox —le dijo al cambiante con una sonrisa cansada, quitándose la prenda con gestos torpes y mirada enturbiada por el sueño—. Decías en tu nota que te la devolviera tras la fiesta, pero que sepas que algún día pienso robártela —aclaró, echándosela por los hombros al humano sin darle oportunidad a que replicara algo mientras se le escapaba un enorme bostezo—. ¡Buenas noches a todos! —exclamó en voz alta, perdiéndose en su habitación con ojos llorosos.

Milo apenas acertó a desvestirse antes de meterse en la cama, y para cuando su cabeza tocó la almohada ya estaba completamente dormido.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 53 de 53.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 28 ... 51, 52, 53

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.