Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por chicoaeseg15 Ayer a las 03:02 pm

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 02:58 pm

» Torreón Letargo
por Giniroryu 17/11/17, 05:39 pm

» Faro
por Giniroryu 17/11/17, 05:17 pm

» Trama
por Giniroryu 13/11/17, 11:02 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35969 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Acantilados

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 3 de 9.]

1 Acantilados el 02/08/11, 06:22 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Paredes de piedra que separan la ciudad del mar de Rocavarancolia. Los barcos naufragados se congregan en la base, ocultando las criaturas que nadan bajo ellos.


25 Re: Acantilados el 15/10/11, 12:53 am

Tak


GM
Voy dando un paseo hacia la playa de ayer, la que se esconde bajo los acantilados. De camino me sobresalto al ver una criatura removiendo los escombros de un edificio medio derruído, pero no parecía más que una especie de rata grande. Me parece increíble como esa tontería me hubiera hecho gritar de miedo cuando llegué aquí. Supongo que todos nos habituamos a Rocavarancolia.
Pronto veo los acantilados a lo lejos, ya oscurecidos por la falta de luz. Se puede escuchar el mar a lo lejos, y me imagino a Nia nadando en él con alegría, con los peces congregados a su alrededor. Esa es su verdadera naturaleza, a fin de cuentas. Cuando ya casi he llegado veo un brillo azulado flotando en el aire. ¿Será ella? ¿Por qué no estará en el agua? Me apresuro a llegar hasta allí, sonriendo y llamándola.
-¡Nia! -grito alegremente. Cuando llego prácticamente a su lado me doy cuenta de que está flotando sobre el vacío-. ¿Qué haces?
Me freno en seco cuando se vuelve y puedo verle la cara. Sus ojos están rojos, como si hubiese estado llorando durante un buen rato. Me pongo nervioso al instante. ¿Qué ha pasado aquí? No sé qué hacer pero me acerco con cautela a ella, frotando sobre el vacío.
-Nia, ¿qué ha pasado? ¿Qué haces? Ven aquí. -La tomo de la mano y trato de arrastrarla hasta el borde del acantilado. No puedo imaginarme qué ha podido pasar de repente o... no sé qué pensar. Parece muy afectada y reticente a moverse. Suelto entonces su mano y simplemente me abalanzo sobre ella para para abrazarla en el aire. No sé qué más puedo decirle hasta que no me cuente qué le pasa, pero trato de sujetarla de forma protectora. Quiero que sepa que pase lo que pase estoy aquí. Poco a poco me deslizo hasta el borde. Me da pánico de forma inconsciente ver a alguien con ese aspecto demacrado sobre un precipicio. Separo un poco la cabeza para mirarla y la interrogo una vez más con la mirada, mientras le aparto un pequeño mechón de pelo de la cara.

26 Re: Acantilados el 15/10/11, 01:10 am

Leonart


Nia oye una voz a lo lejos y se seca las lágrimas. Se gira lentamente. Era Gael que se acercaba hacia ella a gran velocidad. Apartó la cara y se dio la vuelta, intentando que el chico no viera la mala cara que tenia.
-Nada...no hago nada...-le contesta con la voz quebrada pero el chico, insistente le toma de la mano y la arrastra hasta la tierra firme. Le comienza a interrogar, pero Nia no contesta. Contestar duele demasiado. De pronto, Gael la abraza y Nia da un chillido de sorpresa. Pronto, se siente atrapada por sus brazos. No tiene fuerzas para pelear, todo duele y una punzada en el pecho le obliga a hablar. Sus palabras entrecortadas, se ven interrumpidas constantemente por sollozos.
-Es Harm...está...está...-Nia hunde la cabeza en el pecho del chico y como si las palabras le dolieran las pronuncia, quebrándose la voz.-ha muerto...-

27 Re: Acantilados el 15/10/11, 01:53 am

Tak


GM
Espero mientras ella se decide, hasta que finalmente rompe a llorar y me cuenta, entre sollozos, que Harm ya no está. ¿Ya no está? ¿Desde cuando? Aquella noche... ni ahora, ni ayer... Harm no estaba, y ella todavía no se había dado cuenta hasta ahora... Esta sí que es una situación que me supera. ¿Qué puedo decirle? Nada de lo que yo diga puede aliviarla ni traer a Harm de vuelta. Es muy difícil enfrentarse a estas situaciones, y ver a alguien que quieres de esta manera. La abrazo con más fuerza y dejo que llore cuanto necesite. Pero si quería decir algo tenía que hacerlo ahora, no esperar a que no me saliesen las palabras. Abro y cierro la boca, dándole vueltas, hasta que me lanzo sin pensar, nervioso.
-N... no... no sé qué ha pasado, p... pero, pero... Nia... cuenta con tus amigos, cuenta conmigo, ¿va... vale? -Ha sonado tan ridículo que me dan ganas de darme cabezazos contra una pared-. Vamos... volvamos al torreón, igual ha vuelto Vacuum y... y... -Recuerdo con él sí que sabía ayudar a la gente. Ojalá estuviese aquí-. Podemos estar todos juntos, y... y ayudarte. Lo siento... lo siento mucho.
Cuando termino de hablar siento que mis ojos también se humedecen. Hundo la cara en su pelo y suspiro casi imperceptiblemente. Es un trago demasiado duro. Y lo peor es mi inutilidad total para tratar de ayudar. Tiemblo de tristeza y de rabia, y de una sensación de frío que vine de mí mismo. Me separo un poco de Nia y pasándole el brazo sobre el hombro la empujo suavemente hacia el torreón, hacia...
-Vamos a casa.

28 Re: Acantilados el 15/10/11, 02:12 am

Leonart


Nia asintió. ¿Porque se le habría pasado por la cabeza esa idea tan estúpida? Gael y los demás aun estaban. No iba a hacer algo tan estúpido como aquello. Nia siguió asintiendo, sin decir una sola palabra. Tenia el alma desgarrada y la mente hecha un lío. No podía parar de llorar y su garganta le había abandonado. No podía pronunciar nada inteligible sin ponerse a llorar aún más fuerte. Gael dijo de ir de vuelta al torreón. Nia miró al mar. Y luego se giró hacia Gael. Sus ojos vidriosos coincidieron con los del chico que parecía también al borde de las lágrimas también. Nia hunde su cabeza en el pecho del chico.
-No...no me pude despedir de él...-se aferró a la camiseta del chico.-Quiero...quiero hacerle una tumba...-
Nia no pensaba con claridad, pero intentaba sobreponerse a la muerte de su primer y mejor amigo. No podía, simplemente el peso de los sentimientos era demasiado grande para ella así que se sumió otra vez en un sollozo solo que más silencioso, mientras volvían al torreón.

29 Re: Acantilados el 24/10/11, 11:21 pm

Cain


El hombre de edad indefinida arrastraba un enorme saco hacia el borde del acantilado. Su melena lisa y negra ondeaba al viento y sus ojos grises brillaban de forma siniestra. Una risilla delirante se escapaba de sus labios se vez en cuando, como un niño a punto de hacer una travesura. Cansado se dejó caer en el suelo, sentado, con el saco a su lado, sin preocuparse de ensuciar su extravagante vestimenta. Por su mente enfermiza no había pasado la idea de usar un hechizo de levitación, o pedir a cualquiera de sus múltiples esbirros que llevase el saco por él. Sacó una pequeña petaca de entre sus túnicas y dió un trago, luego se puso en pie y volvió a tirar del saco.

30 Re: Acantilados el 25/10/11, 12:02 am

Red

avatar
Después de un vuelo largo llego hasta la zona de la costa, la brisa marina bajo mis alas resulta agradable, y el aroma salobre del aire me recuerda a mi tierra. Sigo la linea de la costa durante un rato, admirando los barcos naufragados, el faro, las criaturas que se entreven en los huecos que separan los barcos. Feliks pía feliz, le gusta volar, espero que pueda hacerlo pronto. Cuando me aburro empiezo a descender lentamente, pensando en donde aterrizar. Al final me acerco hacia una zona de acantilados, para descansar un rato y disfrutar de las vistas. Mientras me acerco veo una figura, carga con un saco extraño, y creo oírle reír de forma delirante, como si estuviera loco. Viste de forma extraña, ¿pero que no es extraño en esta ciudad?, y se sienta en el suelo sin preocuparse de su atuendo. Le observo curioso beber de una petaca mientras termino de descender. Mis botas golpean el suelo levantando un poco de polvo, no aterrizo cerca del hombre, mas bien algo alejado, no quiero interrumpirle si esta haciendo algo importante, tiene el pelo negro y liso, y el viento se lo revuelve de forma agitada. Sus ojos grises tienen un brillo siniestro, y esta acercándose al borde del acantilado. Parece que el saco pesa así que me acerco a el despacio para presentarme, debe de ser uno de los habitantes que ha resurgido en la ciudad ...
-Hola, me llamo Vacuum - me presentocon cautela, no se que esperar de este individuo, pero siempre es bueno conocer gente nueva - ... ¿necesitas ayuda? ...
Feliks saca la cabeza por el cuello de mi camisa y pía con tono suave ...

31 Re: Acantilados el 25/10/11, 12:17 am

Cain

avatar
Siloco se gira sobresaltado y mira a Vacuum con los ojos como platos. El ''susto'' le duró demasiado, y cuando volvió a la realidad le dedicó al hado una sonrisa torcida.
-Noooo...- respondió empujando el saco con el talón de forma disimulada para que cayese al vacío para ser pasto de las sirenas. Por una vez no quiso ver como la mancha de sangre parduzca se extendía en el agua, estába demasiado ocupado devorando al muchacho con la mirada. Había oído algo de los nuevos cosechados, pero no pensó que de verdad hubiese alguno que mereciese la pena. Aquél era sin duda un buen ejemplar, de deliciosa piel lisa, marcada, y esa voz... -Siloco- dijo sacudiendo la cabeza- Don Siloco- se acercó a Vacuum, clavando sus ojos grises en los verdes del chico. Había algo en él que le recordaba... sí, se le parecía, tenía un aire... pero le faltaba algo... <<¿Agresividad?>>- No es muy común que se me ofrezca ayuda... Los cachorrillos de este año han salido extrañamente serviciales- sacó la petaca y dió un trago.- ¿Quieres?- ofreció


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

32 Re: Acantilados el 25/10/11, 03:39 am

Red

avatar
-No, gracias - dije con voz seca - ... no tengo sed, y no confundas amabilidad con actitud servicial - comento con una mirada acerada, posiblemente fuera mas fuerte que yo, pero yo no soy siervo de nadie - ...
Me siento en una piedra observándole, no me ha pasado por alto su mirada y la fijeza de esta, pero paso de darme por aludido. Su actitud es bastante extraña, se queda mirando fijamente, como ausente, como cuando le "sorprendí". Es un tipo extraño, pero tampoco quiero prejuzgar, prefiero conocer gente y llevarme bien con ellos dentro de lo que cabe. Miro su petaca con otros ojos, con curiosidad ...
-Si aun sigue en pie tu oferta no me importaría dar un trago, ¿qué es? - pregunto - ...
Mientras espero a que responda le hago sitio a mi lado para que se siente, es una piedra grande, hay sitio de sobra. Dejo a Feliks a mis pies, y el pollo se aleja un poco a explorar, estoy atento para que no se acerque al borde, pero no se aleja apenas nada, se queda cerca de mi lado.
-¿Y por que ha crecido la actividad en la ciudad últimamente? - le pregunto - , durante el tiempo de la cosecha no vimos apenas gente, ¿donde estabais todos ...
La brisa marina me resulta agradable en la piel, entrecierro los ojos mirando al mar, mientras el viento me revuelve el pelo, por un momento me transporto de nuevo a casa, a las tardes en la Acrópolis, cuando me sentaba en lo alto de los templos a disfrutar del aire griego ... me obligo a volver a la realidad, aunque mis ojos aun están un poco nublados, perdidos en un pasado que me resulta muy lejano ...

33 Re: Acantilados el 25/10/11, 04:51 pm

Cain

avatar
Siloco se queda sin respiración unos instantes al escuchar la contestación de Vacuum. Ahí estaba, la chispa, ¡su chispa! Se parecía más de lo que había esperado. Ladeó la cabeza cuando el chico le ofreció asiento, haciendo tintinear uno de sus pendientes. Al aceptar la propuesta trató de parecer lo más elegante, digno y desinteresado que pudo... y acabó pareciendo un cruce entre un niño pequeño que no quiere que le quiten el columpio y una quinceañera. Sacó la petaca y la movió para comprobar cuánto quedaba antes de pasársela a Vacuum
-Filtro de muertos en vida- respondió. El nombre le iba al pelo, pues la bebida era tan fuerte que podría haber levantado a un muerto de su tumba- ¿Eres mayor de edad? O bueno a quien le importa...- dijo quitándole importancia, tomando de nuevo la petaca y bebiendo le último trago- Si no habéis visto a nadie es porque nadie ha querido ser visto... Las leyes de la ciudad dicen que no podemos relacionarnos con los cosechados durante la criba, por eso los evitamos y por eso se encierra a los liantes...- mientras hablaba hacía tamborilear sus uñas negras y largar en la piedra de forma nerviosa, como si tuviese un tic- Yo he aprendido a portarme bien y estos últimos años no me han encerrado. Si todo sale bien puede que pueda llegar a ver la cosecha siguiente sin que me exilien de nuevo- se echó a reir. Su risa tenía un tinte histérico. De pronto, paró en seco y preguntó seriamente- ¿Hay algún ángel negro en tu cosecha?


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

34 Re: Acantilados el 25/10/11, 06:02 pm

Red

avatar
Se sienta a mi lado, pero su forma de hacerlo, una mezcla entre niño pequeño y adolescente quinceañera me hace sonreír, es tan extraño, sin duda es un tipo de lo mas curioso. Acepto su petaca y doy un trago mientras oigo el nombre del brebaje, la bebida baja abrasadora por mi garganta, calentándome todo el cuerpo y borrando todo rastro de frío que pudiera haber en mi cuerpo. Sin duda es una bebida muy fuerte, y el nombre le va que ni pintado, carraspeo un poco mientras le escucho ...
-No lo soy - respondo tosiendo - solo tengo 16 años - aclaro con voz ronca, de echo mi cumpleaños se acercaba, dentro de poco cumpliría 17 años ... no lo recordaba - ...
Le escucho con curiosidad, así que les contienen para que no intervengan, ¿nos contendrán a nosotros? ... no tiene por que, según he entendido a el no lo han confinado por buen comportamiento, tal vez no nos hagan nada si nos portamos bien ... ya veremos como se desarrollan los acontecimientos.
Parece nervioso, lo que se refleja en el tamborileo de sus uñas contra la roca y en su risa algo histérica, yo también tamborileo, mas por seguir el ritmo que por estar nervioso como el, mis uñas también resuenan fuerte contra la roca, me pregunta algo muy serio, medito un poco y respondo.
-Solo tenemos un ángel negro en nuestra cosecha, pero no es un, si no una. Se llama Adara, es una mujer de unos 21 años, muy buena combatiendo, es entretenido pelear con ella cuerpo a cuerpo - reflexiono, aun no he entrenado con ella, pero sin duda estaría bien - ... esta en la Sede de los Taumaturgos, por si te interesa hablar con ella - le aclaro - ...
Le miro un segundo, aun no se lo que es el ...
-¿Y tu? - pregunto - ... ¿qué eres tú? ...

35 Re: Acantilados el 25/10/11, 07:16 pm

Cain

avatar
Lanza la petaca por el borde del acantilado con gesto despreocupado y apoyó la barbilla sobre las manos atento al chico mientras le hablaba. Sonrió, esta vez de forma melancólica <<Incluso la misma edad que cuando él llegó...>> Sacudió la cabeza. No podía olvidar hasta donde le había llevado esa e¡insana obsesión, pero a su pesar rió <<Siloco, Siloco... tú vivas para als cosas insanas...>> Cuando oyó que el único ángel negro de esta cosecha era una mujer, hizo una mueca de desagrado.
-Ahorra saliva, no me interesa- le cortó. Rara vez una mujer era de su agrado- Y ya me parecía raro que no te inmutases cuando escuchaste mi nombre... ¿De verdad que no sabes quién soy??- preguntó, ofendido- Soy Don Siloco el Retorcido, el nigromante más famoso de Rocavarancolia, el arrasador de mundos, el enemigo de los dioses y la moral, el...- se detuvo en seco. En realidad él no comprendía la mayoría de sus títulos, tan solo eran nombres que le habían ido poniendo en sus campañas y que él repetía a veces en sus presentaciones porque le resultaban divertidas las caras que solía poner la gente al oírlos. Nunca se los había omado en serio. Él tan solo era Siloco, un nigromante (uno muy bueno, por cierto) al que el Consejo no parecía tenerle especial aprecio... Suspiró- Yo siempre quise ser demiurgo- dijo adoptando de pronto un tono abatido- En cuanto supe de ellos siempre quise ser uno, pero la Luna no pensó que sería un buen demiurgo, y la única opción que me prestó fue la de la nigromancia. Pero no me quejo, es divertido ser nigromante, siempre se nos ha tenido un cierto miedo que puede llegar a ser muy útil, auqnue a la larga uno se harta de que todo el mundo le tenga miedo...


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

36 Re: Acantilados el 25/10/11, 09:17 pm

Red

avatar
Siloco lanza la petaca por el borde del acantilado, incluso llego a oirla golpear contra un barco antes de hundirse en el agua. Me escucha atentamente y parece recordar algo agradable, o asi lo muestra sus sonrisa melancólica, incluso se echa a reir, ¿en que estara pensando? ... cuando le hablo de Adara me interrumpe de forma cortante, parece que la información no era de su agrado, ¿qué queria oir?, tal vez le interesaban mas los angeles negross, que tontería ... claro que le interesaban mas, estoy seguro de que Siloco prefiere a los muchachos. Sonrio divertido y escucho atentamente su lista de titulos hasta que se interrumpe y se queda en silencio, como bloqueado ... yo mantengo la vista fija en el mar, los titulos, otorgados para impresionar apenas me han causado efecto, son sin duda titulos imponentes, pero pienso que a las personas se las conoce por los actos que se ven de ellas, no por los titulos que otros les pongan, cada uno tiene su propia opinión distinta a la de los demas ...
-Yo soy Vacuum, Vacuum simplemente, y no se si eso cambiara algún dia - digo con voz ausente, no se que me depara el futuro salvo que Cain y Elliot estaran a mi lado, eso es seguro - ... no se ha que llegare, pero procuro no darle muchas vueltas, todo a su tiempo - digo riendo - ...
Le escucho hablar sobre lo que quería haber sido, sobre los demiurgos y sobre los nigromantes, resulta que es uno de los mas buenos de Rocavarancolia ...
-Creo que tenemos una demiurga en la cosecha, y también algo parecido a un nigromante, es un chaval llamado Gael, tendra unos 12 o 13 años, es un fuego fatuo; y en mi opinión la transfirmación del nigromante es bastante curiosa, no es una mala transformación ...
Escucho su comentario sobre el miedo que inspira en la gente, sin embargo a mi no me lo causa, y le suelto una frase que ya empieza a ser habitual en mis labios ...
-Tengo muy pocos temores, y los nirgomantes no son uno de ellos, no te preocupes, a mi no me asustas - digo algo ausente - ...



Última edición por Vacuum el 30/10/11, 08:02 pm, editado 1 vez

37 Re: Acantilados el 25/10/11, 11:04 pm

Cain

avatar
Siloco volvió a ladear la cabeza. No le tenía miedo... Un extraño cosquilleo se apoderó de él y le hizo ponerse aún más nervioso. Sacudió la cabeza con violencia y se levantó, alejándose de Vacuum.
-Un... chico valiente...
Los recuerdos volvían a su mente. Siloco se relamió, devorando a Vacuum con la mirada, pero en ese momento una oportuna voz le habló en su cabeza.
<<Ni se te ocurra. Si le pones un dedo encima el invocador y la dullahan irán a por tí, y no tengo ganas de volver a revivirte...>>
-Qué poca fe tienes en mi- rió Siloco con voz temblorosa- ¿De verdad pensabas que sería capaz?- volvió a reir de forma histérica- Será.... será mejor que me vaya...- un ave con cabezas humanas cosidas bajó a buscarle y se lo llevó de vuelta a su escondite... o a cualquier taberna en la que aun le dejasen entrar


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

38 Re: Acantilados el 26/10/11, 12:39 am

Red

avatar
Miro con extrañeza a Siloco, su actitud es extraña, como viene siendo habitual, y por su mirada y su lengua lamiendo los labios, deduzco lo que esta pensando, y no se que pensar yo, no es normal ser objeto de deseo de un nigromante loco, suspiro mientras le oigo excusarse y reírse de forma histérica. Parece que habla con alguien mas aparte de conmigo. Dice que se va mientras un criatura extraña baja a buscarle. Es un ave con una cabeza formada por muchos rostros humanos. El nigromante se sube y se aleja por el aire, llevándose con el su risa delirante.
Desvío la mirada y la centro en el mar, pensando en nada realmente, sin saber que hacer ahora. De pronto recuerdo a Cain y a Elliot, hace bastante que no les veo, y una necesidad urgente de tocarlos me inunda por dentro. Recojo a Feliks del suelo y lo meto bajo la camisa, alzo el vuelo sin mirar atrás, con prisa, tengo que llegar a casa pronto ...

Continua en el Burdel de Dama Espasmo.

39 Re: Acantilados el 20/02/12, 09:27 pm

Cain

avatar
El león albino llegó a los acantilados y se detuvo peligrosamente cerca del borde. Cain bajó de su lomo y se descalzó, dejando las botas a un lado. Despidió al león, pues la energía para mantenerlo la necesitaría para lo que iba a hacer a continuación. Bajó levitando hasta los barcos encallados a los pies de los acantilados, y fue saltando de cubierta en cubierta hasta adentrarse en el mar. Cuando estuvo lo bastante lejos, junto a un enorme hueco de agua rodeado de trozos de madera y barcas rotas empezó a sacar los materiales que necesitaba. Había llenado tres botecitos de barro con un aceite del color y el olor del plomo, utilizado normalmente para trazar dibujos sobre líquidos. Invocó a tres diablillos menores, lo bastante estúpidos como para obedecerle ciegamente sin intentar hacer bromas que entorpecieran su trabajo. Levitó sobre el hueco en el agua, supervisando el trabajo de los diablillos que iban dibujando el círculo mágico sobre el agua, mientras murmuraba protecciones. Cuando terminaron, y Cain hubob repasado varias veces que todas las líneas y símbolos estuviesen bien, sacó otro bote, esta vez de cristal, y dejó caer una gota de su contenido en el centro del círculo... Era sangre. La sangre empezó a atraer criaturas marinas, sirenas en especial, que empezaron a dar vueltas dentro y fuera del círculo, atentos al origen de la sangre. Cuando Caín pudo ver a una atrevida sirena asomando su fea cabeza en el centro del círculo empezó el conjuro. Era como un canto, una melodía siniestra, aun así hermosa, que brotaba de forma sobrenatural de los labios de Cain. Algunos trozos de carne cruda cayeron al círculo, y las criaturas se lanzaron a por ellas. La carne seguía cayend y la canción azuzaba a las bestias a pelearse entre ellas por conseguirla. El caos se apoderó dle centro dle círculo y fue entonces cuandio Cain acabó el conjuro. Todas las criaturas que habían entrado a por la comida fueron absorbidas por una luz cegadora, y esta a su vez fue consumida por las tinieblas. El alma de Cain, lo poco que quedaba de ella, se hizo pedazos y el invocador aulló de dolor, como si miles de ganchos tirasen de su cuerpo, desmembrándolo. Era un dolor insoportable e inhumano y, a pesar de estar acostumbrado, esta vez se llevó algo más que un trozo de su alma; su humanidad...



El círculo estaba vacío. De su mismo centro asomó un torso femenino, la boca oculta tras un velo y varias monedas adornando su cabello largo y negro, desparramado sobre las olas. Cain bajó para acercarse a ella, tarareando una dulce nana, de forma que al llegar a su altura la mujer se aupó y se agarró a las rodillas de su amo. Era increíblemente hermosa, de ojos cambiantes como el mar, y una aleta dorsal salía de su espalda. Un tiburón.

-Vepar- llamó Cain acariciando con ternura el cabello del demonio.- Ahora eres mía, Vepar. Cain de Ashtarait es tu nuevo amo, y lo será por mucho tiempo...- su voz era dulce y malévola, y una sonrisa diabólica asomaba en la comisura de sus labios.

Vepar se agarró del cuello de Cain dejando que este la sacase al completo del agua y se la llevase de vuelta a los acantilados, enredada en su cuerpo. Un cerco negro rodeaba el iris dorado de Cain.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

40 Re: Acantilados el 07/05/12, 07:33 pm

Cain

avatar
Cain llegó a los acantilados y permaneció suspendido en el aire, mirando al vacío durante largo rato. Las olas furiosas rompiendo contra las rocas le llamaban, pero el sabía que solo era así por culpa de los dichosos demonios. Se frotó los brazos, mandando descargas a todos los demonios bajo su control para que se callasen, pero carecía de la determinación para conseguirlo, al menos durante mucho tiempo. Suspiró, derrotado por la pesadez de sus propios esbirros y fue a sentarse al borde del acantilado. Sacó una pipa de su chaleco, eligió la hierba y comenzó a fumar. Dantalian no tardó en saludarle entre sus pensamientos, alejando, para alivio de Cain, a todos los demás demonios menos poderosos.
<< ¿Por qué llora, amo? ¿No ve que se le inundará de agua esa cuenca vacía?>>- se burló- << Ay, el mal de amores, cuántas almas ha arrastrado a la desesperación... Me pregunto si tendré el honor de ver al niño maldito despeñar su corazoncito roto>>

Una risa fría y desagradable se abrió paso en la mente de Cain, que simplemente exhaló una bocanada de humo, dejando que el viento marino le secase las lágrimas.
-Cállate.

<< ¿Que me calle? ¿Seguro que quiere que me calle? Al fin y al cabo fue usted, mi amo, quien me llamó... ¿ O de verdad solo me ha invocado para ahuyentar a esas alimañas? Vamos, hablemos... Sé que quiere hablar... ¿Está confuso? No sabe qué hacer, y sobretodo no quiere hacer nada... Siente que ya ha hecho bastante por todo el mundo, ¿no es así?>>

Cain dejó que el demonio hablara. Trató con escepticismo sus palabras, pero de alguna forma le relajaba hablar con el demonio... La gente no lo creía, pero era fácil tratar con demonios. Dantalian en este momento se burlaba de él, él lo sabía, el demonio lo sabía, todos lo sabían porque así funcionaban las cosas; tu invocas a un demonio y sabes cómo va a actuar, sabes lo que te vas a encontrar, y el demonio sabe lo que tú vas a hacer, lo que piensas, lo que sientes... Porque se mete en tu cabeza... Ambas partes saben en todo momento lo que deben hacer, y las repercusiones que tendrán sus acciones.

<< Pero no con ellos... Tú pensabas que ellos se darían cuenta de todo lo que habías sacrificado para que viviesen bien, creías que te agradecerían lo que habías hecho por ellos...>> A Cain no se le escapó que Dantalian había pasado a tratarle con familiaridad, como a un colega... Lo dejó pasar por el momento. << Y sin embargo mira cómo te ignoran, y mira cómo te demandan atención cuando les interesa>> risita << Tú lo que necesitas es un poco de amor, chaval, pero amor del bueno, del que tú eliges, tú pagas y tú disfrutas, sin tener que preocuparte de los demás y sus estúpidas y egoístas demandas... >>

-¿Amor profesional?- aventuró Cain en tono de mofa. Sabía adónde quería ir Dantalian, pues seguía exactamente el mismo hilo de pensamiento que él... No, en realidad porque Dantalian manejaba el hilo de sus pensamientos, y lo dirigía donde él quería que fuera...

<< Exacto, eres un chaval listo.>> le piropeó de forma poco convincente << ¿Qué me dices del íncubo que apareció por el burdel? Estaba muy verde, un novato incluso para haber sido humano, pero tenía potencial, y estaba desesperado... La desesperación hace grandes cosas... Te haría un buen trabajo...>>

-Sí, despellejándome- rió Cain- Estaba desesperado, pero no tenía pinta de idiota. Se dará cuenta de lo que valen en realidad sus fluidos, y no creo que le haga mucha gracia...

Pero lo cierto es que la idea era tentadora... bastante tentadora... La influencia demoníaca encendía sus pensamientos, y las neuras y manías de Elliot y Vacuum le frenaban bastante... Con un íncubo podría hacer lo que quisiera, y tendría todo en la medida que marcase su oro... Pero Elliot...

<< Esa maldita niña pide más de lo que está dispuesta a dar. No ha hecho nada más que quejarse y hundirte en su propia y patética rabia. ¿No ves que esos críos inmaduros te están frenando? Arráncate esa piedra de la lengua y libérate de las que tienes atadas a los pies>>

Se acarició el paladar con la púa de su lengua y meditó las palabras de Dantalian... Y para su desgracia se dio cuenta de que tenía razón... Elliot y Vacuum le estaban frenando, le cortaban las alas... Dio otra calada a la pipa y tanteó su chaleco en busca de más hierba.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

41 Re: Acantilados el 07/05/12, 08:19 pm

Red

avatar
Feliks sobrevoló la costa hasta que Vac avisto al italiano en la distancia. El fénix viro y aterrizó a uno 20 metros del invocador, que estaba sentado en el borde, mirando hacia el mar. Vac descendió de su compañero e hizo amago de avanzar, pero no puedo, no era capaz, no sabia como acercarse. Cain estaba fumando, y supuso que estaba hablando con Dantalian... no sabia como interrumpirle, no sabia que hacer. Se maldijo a si mismo y avanzo unos cinco metros.

-Yo... -comenzó, para callarse otra vez, no sabia que decirle, aun no sabia como explicarse.

Se dejó caer en el suelo y se sentó, mirándose las manos manchadas ausente, tratando de encontrar las palabras que le ayudaran a expresarse. El hado alzó la mirada, pero no dijo nada aun, no quería cagarla otra vez. Trataba de entender esa parte de si mismo que no controlaba para tratar de explicarla, de hacer saber al italiano que no lo había hecho con mala intención; que si le había echado de menos; pero las palabras no llegaban a su boca.En sus ojos se reflejaba el miedo, la amargura, la rabia, las dudas, la confusión; si no decía algo acabaría mas loco de lo que ya estaba.

-Lo siento -fue lo primero que logro decir, a media voz, casi un susurro-. Me he comportado como un imbécil, lo sé... lo que no sé es porque lo hecho. No trato de justificarme, trato de que entiendas... no, de entender porque soy así, para que podáis luego entenderme a mi, pero no lo consigo. Le doy vueltas y sigo sin entenderlo, no logro discernir porque soy así... -le dijo, no sabía si Cain le prestaba atención, pero seguía hablando, tratando de explicar algo que no comprendía.

Intento decirle lo de la soledad que había experimentado desde crió, de la soledad que había desaparecido al llegar a la ciudad, pero que aun así seguía muy escondida en el fondo de si mismo. También le dijo que creía que era esa soledad lo que le hacía ser tan idiota a menudo. A veces se trababa al hablar, al no saber como continuar, pero seguía intentándolo una y otra vez.

-Quizá todo esto suene a excusas, no lo se -dijo, limpiándose las lagrimas de impotencia con la manga de la túnica, mezclandolas con el polvo sin darse cuenta-, y también puede que este enfocando el problema desde el punto de vista equivocado... estoy tratando de justificarme con algo que no llego a comprender, y lo que en realidad hace falta es que me lo cuentes todo, que seas sincero. Hace mucho que no estoy aquí, Cain... y no se que pasa a mi alrededor, estoy confundido.

Quería acercarse a él, tocarlo, recordar su contacto, su olor... pero no lo hizo, no quería enfadarle mas aun. Se contentaba con verle, al menos le había visto... aunque todo había salido mal, al menos le había visto. Frustrado cerró el puño sobre una piedra y apretó hasta desmenuzarla, pero no sirvió de nada, seguía igual que antes.

-Lo siento mucho -repitió, para después quedarse callado, no sabía que mas decir, no le salían las palabras, y si al final no servía de nada, se iría y le dejaría tranquilo.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 3 de 9.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.