Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Giniroryu Ayer a las 05:39 pm

» Faro
por Giniroryu Ayer a las 05:17 pm

» Trama
por Giniroryu 13/11/17, 11:02 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Cain 13/11/17, 11:00 pm

» Barrio de los Mil Dioses
por Kial 13/11/17, 10:49 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35967 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Acantilados

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 5 de 9.]

1 Acantilados el 02/08/11, 06:22 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Paredes de piedra que separan la ciudad del mar de Rocavarancolia. Los barcos naufragados se congregan en la base, ocultando las criaturas que nadan bajo ellos.


49 Re: Acantilados el 28/08/12, 12:42 am

Elliot


La consciencia volvió a Enna lentamente. Lo primero que escuchó fue un rugido constante y suave. Luego olió la sal. Tardó un rato en abrir los ojos y, cuando lo hizo, vio que se encontraba tumbada sobre una roca. La cabeza le dolía horrores y, aunque el sol estaba dándole, el frío de la noche se le había metido en los huesos. La niña miró a su alrededor y descubrió que estaba sola. "¿Donde estoy?" Por unos instantes creyó que de nuevo el collar había hecho su trabajo y le había quedado inconsciente tras alguna falta en el centro, pero poco despues recordó que ya no estaba en Daelicia, que el collar no funcionaba y que Nasher le había pegado. La niña sonrió al recordarlo. Se puso de pie y miró entre los edificios, pero hacía rato que se habían marchado de allí. La niña se dio la vuelta y vio el enorme precipicio contra el que estallaban las olas a sus pies. Los barcos crujían y se amontonaban en la orilla convirtiendo aquellas aguas en una verdadera ciudad de naufragios. Enna se preguntó cuanta gente habría muerto allí, pero sin duda más de la que ella podría contar.

Se sintió muy triste al descubrir que habían dejado su ropa en el torreón... le gustaba mucho su vestido azul. En cambio la camisa blanca y los pantalones marrones que llevaba eran varias tallas grandes y tan ásperos que podría lijar madera con ellos. Estaba descalza y, por supuesto, su cuchillo no estaba en su sitio. No tenía comida, ni cristales, ni armas, ni nada de nada. Ni siquiera tenía un mapa ni idea de como volver y una especie de miedo se apoderó de ella. Morir en manos de alguien era algo que no le importaba... pero morir de hambre o de frío sola, era una idea que sin duda no le gustaba.

Miró a su alrededor de nuevo buscando algún sitio en el que pudiese pasar esa noche, pero no quería volver a entrar a la ciudad sola, desprotegida y aun mareada. Caminó por el acantilado hasta que a lo lejos vió un edificio justo a la orilla del precipicio. Tardó varios minutos en recordar que eso era un faro. En Daelicia solo había dos y uno de ellos se encontraba en la costa de su ciudad, aunque ella nunca había entrado. Decidió probar suerte allí, todo lo malo que podía pasar es que estuviese cerrado. "O que haya alguien y me mate" Era mejor que morir de frío.

Sigue en el Faro.

50 Re: Acantilados el 04/11/12, 06:09 pm

Lupin


Yo misma me encargo de llevar el cadáver de Pyro en brazos hasta la bahía, al igual que Noel lleva el de Azura. El resto de los que salen de la Sede se preocupan en cubrirnos de imprevistos, pero el viaje transcurre sin incidentes. Además, dudo que nadie estuviera mucho por la labor de vigilar. Prácticamente no se oye a nadie en el camino a los acantilados.

Al llegar al lugar, posamos los dos cuerpos apoyados en las rocas y preparamos todo para el funeral. Nasher se encarga de ornamentar los cuerpos, mientras los demás se ocupan de reunir maderos caídos de los barcos. La excepción la marcamos Vac, Noel y yo, quieres nos dispersamos para buscar un bote entre los barcos. Al final es Noel quien nos hace una seña y nos conduce a una pequeña embarcación adecuada para el cometido. Sin que nos suponga mayor problema, la levantamos y llevamos volando a dónde se encuentran el resto. Nasher dirige la disposición de la hoguera mientras se encarga de ornamentar el barco, tareas en la que colaboramos todos. En poco tiempo tenemos todo listo.

De nuevo yo y Noel somos quien posamos los cadáveres en cada uno de los lugares. Se enciende la hoguera. Las cabezas están gachas, miran a la hoguera, se pierden en la distancia… En unos segundos, los tres alados agarramos el bote y lo posamos en medio del mar, de nuevo a la vista de todos. Me tomo todo el trabajo con frialdad y agradecida de tener algo que hacer, de poder realizar un último homenaje por una amiga –pues, al final, son la misma persona–. Observo los dos rituales y siento rabia de nuevo, pero esta se ha visto mermada. En su lugar se está formando un rencor frío hacia el mercader que provocó con sus engaños que ninguna terminara sobreviviendo. Cierro los ojos y afirmo mi conciencia: esa criatura se ha equivocado de víctima.


[Sigue en Sede de los Taumaturgos]



Última edición por Lupin el 04/11/12, 10:55 pm, editado 2 veces

51 Re: Acantilados el 04/11/12, 08:38 pm

NH


Nasher llegó un poco antes para insteccionar el lugar. Encontró una piedra plana donde podían incinerar a Pyro, situada en un lugar desde el cual se podía ver perfectamente el mar, despejado, para el viaje de Azura. Buscó barro y con ayuda de unos pigmentos que le había proporcionado Nia hizo pintura para decorar los cuerpos. No tenía mucho para trabajar pero pudo traerse plantas aromáticas para el pelo de las dos, nácares con los que llenar la barca de Azura y había maderos de sobra que sus compañeros recogieron para la hoguera de Pyro.

Nasher dibujó inscripciones y mensajes de buena suerte en la barca y la piedra y pintó ambos cuerpos con motivos funerarios, en color rojo para una hermana y en color azul para la otra, además de cubrirlas con telas, para así tapar la herida que tenía Pyro en el pecho. Estaba tan atareado, tan centrado en hacer las cosas bien que no se molestó en pensar en nada más. Llevaba a cabo sus tareas con una expresión neutra, y apenas intercambió palabras con nadie.

Mientras bajaban la barca de Azura al mar, prendieron a Pyro, coloreando las llamas con magia para que la sal no alejase sus tonos de los cálidos que la bruja solía utilizar. Nasher vio alejarse la barca, y el cuerpo de la otra calcinarse lentamente, preguntándose porqué los funerales humanos solían ser tan tristes.

52 Re: Acantilados el 04/11/12, 09:05 pm

Giniroryu


GM
Tras decidir exactamente qué hacer en la Sede, cuando llegan Wen y Vac no tardamos demasiado en ponernos en marcha. Adara y yo nos ofrecemos para cargar con los cadáveres. Cojo el cuerpo de Azura en brazos y al hacerlo me fijo mejor en la expresión de su cara. La mueca de felicidad con la que murió, creyéndose vencedora del de otro modo interminable duelo que tenía con su hermana, me resulta inquietante y totalmente fuera de lugar. No había surgido felicidad alguna de aquel acto, tan sólo una mera ilusión para la escindida de azul durante sus últimos hálitos de vida. Nuevamente las lágrimas comienzan a correr por mis mejillas y decido apartar la vista por completo del cuerpo de Azura por el resto del camino.

Llegamos a los acantilados en casi completo silencio y Adara y yo depositamos a Azura y Pyro en el suelo. Nasher se había ofrecido a ayudarnos con el funeral así que mientras él realiza algunos preparativos los demás nos centramos en buscar madera y una barca que nos sirva entre los restos de los barcos naufragados. Junto con Adara y Vac me dedico especialmente a eso último y, tras rebuscar unos minutos, acabo encontrando un bote salvavidas que estaba en un estado medio aceptable. Se lo muestro a Adara y Vac y cuando tengo su aprobación, lo llevamos de vuelta a donde están todos.

Mientras tanto los demás habían reunido madera para Pyro y Nasher había ornamentado los cadáveres, lo cual realiza también con la barca que traemos. Tras comenzar a incinerar a Pyro con magia, utilizando también un hechizo colorante para que las llamas muestren un intenso color rojo propio de la bruja escindida, depositamos a Azura en la barca. Cuando Nasher termina de preparlo todo, Adara, Vac y yo nos llevamos la barca volando sobre el mar. Cuando estamos lo suficientemente adentrados la depositamos sobre el agua para que las olas se la lleven. Me quedo suspendido en el aire un buen rato mientras observo como el bote se aleja lentamente. Ya no me quedaban más lágrimas. Apreto los dientes y los puños, volviendo a surgir la ira y el rencor hacia el desconocido mercader que había provocado que ahora estuviéramos aquí.

Volvemos con los demás, donde aún está Pyro ardiendo. Desde allí observo el horizonte mientras permanecemos a la espera de que se consuma el cadáver de Pyro. Tras un buen rato no quedan más que cenizas. Tras unos instantes en los que todos estamos en silencio, comenzamos a ponernos en marcha. Me acerco a Nasher para agradecerle lo que ha hecho y, con la mente sumida en pensamientos de venganza, me dispongo a regresar a Serpentaria junto con el resto.


Sigue en la Torre Serpentaria.

53 Re: Acantilados el 04/11/12, 10:06 pm

Tak


GM
La comitiva de las escindidas avanza en silencio por la noche de Rocavarancolia. Adara y Noel cargan con sus cuerpos, y Nasher se encargará de los detalles de la ceremonia, cosa no podemos agradecer lo suficiente. Entre los últimos de la marcha me sitúo yo, sin ganas de hablar con nadie ni de pensar siquiera en todo lo que había pasado. Me limito a dejar la mente en blanco mientras me dejo llevar casi por inercia con los demás. En los acantilados la vista es incompleta sin la Luna en el cielo, pero por otro lado la oscuridad podrá acompañar a Azura también en su viaje.

Los preparativos de Nasher son perfectos, solo que en el momento no comento nada al respecto a pesar del esfuerzo que el asreniano ha realizado. No puedo mirar a los demás demasiado tiempo porque detesto ver el dolor en sus caras, que también son un reflejo de la mía. Por suerte todos colaboramos con unas cosas u otras, lo que me permite ocupar la mente. Estuve ayudando a encontrar leña para sustentar el fuego de Pyro, y después ofrecí ayuda para aumentar la temperatura al fuego mágico que se iba a prender en su honor.

Llegado el momento de ver alejarse a una y consumirse a la otra me sumo en pensamientos tristes que giran en círculos lentamente, llevándome una y otra vez al mismo lugar. Mantengo la vista fija en mis manos mientras el cuerpo es devorado por las llamas. De Azura al poco de echarla al mar nada puede saberse. Me hubiera gustado prender una pequeña antorcha de fuego azul que dejar a buen recaudo en la barca, para que iluminase el viaje de esa vieja amiga. Habría atraído alimañanas voladoras con demasiada facilidad, pero hubiera sido bonito. De todas formas no es necesario lamentar nada, gracias a los preparativos de Nasher y a la presencia de todos y cada uno de nosotros esto es un funeral digno.

Tras una mirada fugaz a la pira el corazón se me encoge y cubro los ojos con una mano. No pretendo ocultar mis lágrimas, solo me sorprende el hecho de estar llorando. No recuerdo... la última vez fue siendo todavía un cosechado. El agua se convierte en volutas de vapor en mis dedos y alzo la cabeza para verlo perderse en el cielo oscuro, sin luna ni estrellas. Eso hace que me pregunte si las cenizas irán a parar también al mar, donde al final estarán juntas, de alguna manera, las dos Alicias.

Sigue en la Torre Serpentaria.

54 Re: Acantilados el 04/11/12, 10:36 pm

Alicia

avatar
Yloh asistió al funeral sin más lágrimas. Habían acordado hacer arder a Pyro y dejar en el mar a su Dama Azura. Nasher, aquel lagarto parecido a Giz ayudó. Yloh tuvo tiempo de despedirse mentalmente una última vez de su dueña. Tan tranquila, tan bonita decorada con sus colores.
Se agachó junto al cuerpo antes de que la moviesen y la abrazó y hundió la cara en su pelo rubio. Y cuando el cuerpo fue cargado hacia mar adentro, deseó poder estar allí. Simplemente dejarse ir en la barca, junto a ella, porque ya no tenía propósito al que servir. Había rabia y pena y dolor e impotencia en su corazón. Por dentro, no sabía si podía seguir dejando entrar sentimientos, daba la sensación de que reventaría.
Pyro por otro lado, ardía, roja incluso en su muerte, casi tan pacífica como su otra mitad. Liberadas de odio, por fin, pero con el coste de sus vidas. El silencio, el paisaje de una barca que se alejaba y el lento crepitar de las llamas, fue la ultima imagen de las dos brujas escindidas que Yloh recordaría.
Del odio y del rencor, Yloh no quería hablar. La venganza sería una parte de la que los amigos de Dama Azura se encargarían, y el podría estar tranquilo con el pensamiento de que la justicia se habría hecho.
Y entonces sí empezó a llorar de nuevo. Y supo que nunca se iría de Rocavarancolia. Y que lo quedaba allí era la familia de su dueña, y por tanto, su nuevo hogar. Y quizás encontrara algo tranquilizador en su presencia. Quizás pudiera encontrar en ellos parte de la persona que había perdido.


_________________________________________

-

55 Re: Acantilados el 04/11/12, 10:40 pm

Jack

avatar
Una vez limpia la escena del "crimen", porque sin duda era eso: una trampa del tal Valenz, aspirante a cadáver, se decidió cómo despedir a las dos hermanas y cuando se pusieron de acuerdo, salimos hacia los acantilados. Yo en perfecto silencio y distante.

Adara y Noel se encargaron de llevar los cuerpos de Pyro y Azura, respectivamente, mientras los demás los rodeamos por si apareciese alguna alimaña hambrienta. Por el motivo que fuese, no encontramos problema alguno en el camino y por fin llegamos a los acantilados.
Una vez allí, ambos dejan los cuerpos sobre unas rocas y se reparten qué hacer mientras yo me quedo apartado, vigilando y sin saber qué hacer ni qué pensar... Los demás preparan una hoguera para Pyro y una barca ornamentada donde dejan a Azura. Mientras la pira arde, Noel, Vac y Adara llevan el bote al mar y lo dejan lejos de las rocas.

Tristeza, ira, rabia, confusión, ¿quizá impotencia? Eso es lo que veo. ¿Y yo? Más triste por mis amigos que por la muerte de las brujas. Y por supuesto, un odio hacia el individuo "Valenz" por semejantes actos. Hace unos años sería inconcebible imaginar que alguien anónimo pudiera engañar a dos desconocidas por mero placer, pero ahora... << Más le vale mudarse de mundo o no quedará de él nada... >>

El grupo se va disgregando cuando todo acaba y aprovecho una ráfaga de aire para dejarme llevar convertido en humo, protegido desde hace rato por el hechizo, para luego dirigirme hacia el Burdel....


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

56 Re: Acantilados el 04/11/12, 11:32 pm

Muffie

avatar


Wen no tardó mucho en llegar al burdel, al que entró por la ventana de su habitación. No disponía de mucho tiempo para arreglarse o ir debidamente al funeral, por lo que se aseó con un simple hechizo y se puso el mismo vestido que había llevado el día de la taberna. “Quizás no es demasiado adecuado para un funeral, pero servirá.” Se dijo al verse de pasada en el espejo.

Al llegar al piso de abajo encontró a Vac, el cual le preguntó dónde había estado el último día. La vouivre evadió el tema con un escueto “Tenía que pensar” y cambió de tema rápidamente contándole la muerte de Azura y Pyro. Aunque él solo había tenido relación con la antigua Pyro, decidió ir al funeral.

Mientras esperaba a que Vac se preparara, Wen escribió una nota para Cain, en la que pedía perdón por su falta al trabajo el día anterior y prometía que no volvería a desaparecer sin avisar. Doblando el trozo de papel con cuidado, le pidió a Kaethe que se lo entregara en cuanto ella hubiera salido del burdel. No quería que la abordara para preguntarle.

Llegaron a la Sede en silencio, como habían ido durante todo el camino. Wen se acercó a la habitación de Pyro, donde todos estaban reunidos, y deseó no haberlo hecho nunca. El pecho de la escindida roja estaba marcado por un gran agujero y la imagen que le devolvía la habitación no podía recordarle más a la muerte de Resizsan. Wen tuvo que esperarlos en la puerta.

Durante el camino a los acantilados, la británica no paró de darle vueltas a la navaja oxidada que llevaba en el bolsito colgado de la cadera. Seguía sin arrepentirse de haber matado al ranta. Ninguno de sus compañeros se lo había echado en cara nunca y ella misma podría apostar a que se lo agradecían, pero el que conservara, todavía después de tanto tiempo, la navaja aun ensangrentada, la hacía pensar. “Quizás es una forma de decirme a mi misma que no debo olvidar nunca lo que hice, quizás es la forma que tengo yo misma de decirme que nunca fui digna y por eso mis padre me repudiaron.” Se dijo, volviendo de nuevo a lo mismo de siempre. Llevaba tantos años tomando como verdaderas las premisas de los demás, que ya no le hacía falta un tercero para torturarse ella misma. Desde que se había transformado, se había ido dando cuenta de esas pequeñas cosas que antes hacían de sus días una tortura, pero todavía no sabía cómo solucionarlo. “Quizás solo tenga que hablar.”

En los acantilados ayudó a los preparativos tal y como debía, pero no prestó mucha atención a los mismos hasta que el rito en sí no empezó. A pesar de que había leído sobre las escindidas, todavía no comprendía del todo el odio visceral que por transformación se tenían. “Son dos partes de un todo, es normal que sean contrarias, pero que se odien…” Wen no lo comprendía. No comprendía como el odio había llegado al punto de preferir morir solo por no ver nunca más a su hermana. Mientras a través de las llamas que cubrían el cuerpo de Pyro veía como el bote conducía a Azura a las profundidades del océano, decidió que no quería comprenderlo.


Sigue en la Torre Serpentaria.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

57 Re: Acantilados el 04/11/12, 11:39 pm

Yber

avatar
GM
Pyro al fuego y Azura al mar. Eso fue lo que se decidió al final. Nasher maquilló y acabó de preparar los cuerpos y entre todos consiguieron apañar en los acantilados una pira para la Alicia roja y encontrar una barca para la azul. El ambiente general era triste miraras por donde miraras. La gente estaba callada, sumergidos todos en sus pensamientos y haciendo lo que había que hacer sin decir apenas nada.

Cuando todo estuvo listo, Giz hizo brotar una llama diminuta de su mano y la acercó a la pira, ayudándola mediante hechizos a que prendiera bien y no se apagara. Tiñó el fuego de rojo, el tono con el que Pyro se había identificado siempre, y dio unos pasos para atrás justo a tiempo para ver como la barca de Azura volaba hacia el mar. Le dirigió mirada cargada de tristeza antes de que se la tragara la noche y se sentó en el suelo, cruzado de piernas y con los brazos bajo el poncho, resguardados del frío.

Silencioso, Giz decidió dar una pequeña pincelada por su cuenta y añadió un último hechizo, camuflando el olor a quemado por un fragancia más agradable. Era de la manera que mejor recordaba a Alicia: un aroma suave, casi tímido, mezclado con trazos de algunos productos de maquillaje y una diminuta pizca de metal a veces sí, a veces no. Cogió aire nada más acabar el conjuro y se volvió a rascar los ojos, que lo seguían molestando.

El resto del tiempo lo pasó hipnotizado por los movimientos de las llamas, buscando formas y figuras entre las chispas rojas. El fondo era todo negro, resultaba imposible distinguir en qué lugar acababa el mar y comenzaba el cielo; mucho más complicado era divisar la barca. Sin embargo, Giz podía imaginársela al fondo, flotando justo en el pequeño pedazo de paisaje nocturno que tapaba el fuego; por primera vez consciente de que no volvería a verlas.

Cuando la pira acabó de arder, el asreniano se puso en pie y se secó la cara con el poncho. Los ojos le habían dejado de picar hacía ya rato y ahora tocaba volver a casa.

Sigue en Torre Serpentaria.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

58 Re: Acantilados el 11/03/13, 09:56 am

NH

avatar
Andaron un buen trecho, demasiado largo para hacerlo con el etómago vacío en opinión de Yrio. Todavía sentía náuseas y el frasco con los ojos de Macak le quemaba en las manos, pero no se había quejado en todo el trayecto, permaneció en silencio, con la vista clavada en la espalda de Serok que caminaba delante de él. Hacía viento, un viento horrible que les recibió en cuanto comenzaron a subir la cuesta hacia los acantilados y traía arena y polvo que se metía en los ojos. Cuando llegaron Yrio se asomó al acantilado, sin acercarse demasiado al borde por miedo a que el fuerte viento lo tirase. Abajo las olas chocaban furiosas contra las rocas y el aire olía a sal, a humedad y a madera podrida. Miró a Serokrai con inseguridad y luego el frasco con los ojos sanguinolentos que llevaba en las manos. Respiró hondo y abrió el frasco, volcando los ojos que cayeron por el precipicio. Ambos los miraron hundirse en el mar en silencio.

-Bueno... eh, ¿habría que decir unas palabras o algo?- preguntó Yrio. No tenía idea de qué se solía decir en los funerales o en esas ocasiones, ni si los varmanos tenían algun rezo especial para liberar el alma, y a juzgar por la mirada que le dedicó Serokrai él tampoco lo sabía. Eso le creó un corto momento de ansiedad << ¿Y si no he liberado bien el alma de Macak y vuelve como fantasma?>> Si así fuera habría roto la promesa que le hizo.

Pero Serokrai emprendió de nuevo la marcha, por lo que Yrio optó por lanzar el frasco también por el acantilado y siguió a su compañero sin esperar a oir el cristal estallar contra las rocas.

Sigue en la Cicatriz de Arax.

59 Re: Acantilados el 06/09/13, 11:26 pm

NH

avatar
Nasher estaba sentado con las piernas cruzadas, mirando en la dirección en la que la barca se alejaba. En ella iba Yloh, vestido, limpio y recompuesto, enterrado en flores y con un farolillo en la punta, que permitía distinguirlo incluso a pesar de la escasa luz. Le habían pedido que se encargase del funeral del chico, y le habáin contado lo ocurrido con Wen. Aún le estaba dando vueltas en la cabeza, lo que podría haber pasado y lo que él podría haber hecho de haberlo sabido antes. Pero ya era tarde, y no había nada que hacer.

- No voy a estar tranquilo después de esto, Wen.- le dijo a su amiga, sentada a su lado, mientras enterraba la nariz en una bufanda azul- Mi misión en FONERA empieza dentro de pocos días... ¿pero como voy a irme después de saber esto?- suspiró- Prométeme que cuando vuelva estaréis todos aun aquí...

60 Re: Acantilados el 07/09/13, 03:38 am

Giniroryu

avatar
GM
El draco asistió sin pronunciar palabra a la reacción de Matt y la posterior respuesta de Wen a ello. Ni el vampiro ni el brujo tenían verdadera idea de a lo que se enfrentaban. No podían sentir aquella sensación de impotencia que había desbordado por completo al grupo que participó en la escaramuza de la plaza de los colaespinas. Era fácil jurar de aquella manera desconociendo el alcance de lo que ello significaba, no habiendo sido humillados de aquella forma. Él, en cambio, tenía que conformarse por el momento con visualizar mentalmente las, cada una más escabrosa que la anterior, formas de tortura que aplicaría a aquellos malnacidos si existiese siquiera aquella posibilidad. Pensamientos que, al tiempo, intentaba mantener a raya para que no invadiesen su cordura. El draco apretó los dientes con fuerza y no hizo ningún comentario al añadido final de las palabras de la vouivre ni tampoco a la forma en la que Jack los apremió a irse, como si hubiese estado insitiendo en ello desde el principio. Sin alejarse de la británica, caminó con el grupo manteniéndose aún en silencio durante todo el camino hacia la sede, con una expresión en la cara que denotaba malhumor contenido a duras penas y agotamiento.

El funeral fue evocador. Todo en él recordaba a aquella noche hacia ya varios meses en la que Alicia dejó de existir. De hecho, Rocavarancolia parecía haberse confabulado para borrar todo rastro del paso de la bruja escindida por la ciudad. La moneda la encontraron en uno de los bolsillos de Yloh, el único efecto personal de Azura y Pyro que habían conservado, atesorado por el nublino. Noel colocó el pequeño trozo de metal en una de las mortecinas manos de Yloh y cerró su puño entorno a ella. Dentro de la barca también colocaron otros efectos personales del chico y, gracias a los preparativos de la quimera, Yloh tuvo una despedida apropiada.

Noel mantenía la vista fija en el farolillo que señalaba el rumbo que las aguas le deparaban al cadáver del nublino, ensimismado en el significado de aquella visión. Por un momento se imaginó que el lugar de Yloh era ocupado sucesivamente por otros de aquellos que se encontraban a su alrededor en aquel momento. Aquello no podía volver a ocurrir. El sueco no estaba dispuesto a aceptar otro funeral de un ser querido, incluso aunque eso lo llevase a él mismo a la tumba. Volvía a apretar inconscientemente los puños y los dientes, además de mover involuntariamente la cola, cuando Nasher rompió el silencio, sacándolo por fin de sus agoreras cavilaciones.

No te vayas pensando que puede suceder algo irreversible —intervino acercándose al asreniano mientras hablaba con Wen—. Nos haremos más fuertes. Ya lo verás, lo comprobarás cuando vuelvas.
Su tono era serio y resuelto. Era lo único que podía hacer. Creer en que sus propias palabras eran una posibilidad. Tendría que dejar de lado la constante autoafirmación de su incapacidad y creer que podía llegar a alcanzar el objetivo que acababa de exponerle a Nasher. Tenía que creerlo o caería en un abismo del cual el retorno era igual de imposible que en aquel fenómeno con el mismo nombre existente en la ciudad.

Se acordó entonces del aparato que se encontraba en uno de sus bolsillos en aquel momento. Adara y él habían llegado hasta el punto de fabricar tres de aquellos ingenios que contenían en su interior una runa de comunicación y que consistían en un un aparato cuadrado de madera con un botón en la cara exterior y unas ranuras para facilitar la entrada y salida del sonido. La runa contenía un modificador de diseño propio a modo de cláusula especial que las singularizaba de tal modo que todo lo que se comunicaba a través de ella tan solo podía transmitirse a aquellas que contenían la misma condición. Cuando se pulsaba el botón, una cláusula de presión activaba la runa y el mensaje llegaba al resto de aparatos. Para cortar la comunicación bastaba con volver a pulsarlo. Además de eso, el artilugio en cuestión se distinguía por estar recubierto con la sustancia que Nia había conseguido destilar de sus propias plumas, con la intención de que estuviesen un poco mejor protegidos y por ello eran del característico color del plumaje del draco.

Aquel que Noel tenía en su bolsillo y otros dos en posesión de la ángel negro funcionaban correctamente, pero aún no habían probado si el alcance era el que habían previsto. El sueco sacó el suyo y lo observó unos instantes. También debían darle uno a Nasher y puede que aquella fuese la última oportunidad en mucho tiempo. La idea de mantenerse ocupado con algo se le antojó tentadora y por ello se acercó a su maestra con intención de proponerle realizar las pruebas necesarias en aquel momento.
¿Qué te parece? Yo puedo ir hasta una punta de la ciudad y tú a otra, y el tercero se lo quedan ellos aquí —le propuso tras explicarse brevemente—. Me gustaría darle uno a Nasher antes de que se vaya.

61 Re: Acantilados el 07/09/13, 11:13 pm

Lupin

avatar
Es el funeral que se merece, sí. Yloh… tú siempre fuiste el más fiel a Azura, su compañía permanente. Pero no fue hasta luego que pude conocerte bien. Incluso con el desconsuelo de su muerte, te mantuviste a nuestro lado y fuiste uno más de nosotros, como si hubieses sido cualquier bendecido por la luna más. Una presencia bastante silenciosa, sin duda recordaré, pero totalmente confiable y e imposible de pasar desapercibida. ¿Dónde te llevarán las corrientes? Oh, hasta ahora solo estaba pensando en lo pasado en el Cuchitril, en que entraran… pero no, tal como cuando estabas vivo, mis pensamientos no van a ignorarte por no estarlo. Sí, soy un ser bastante egoísta; tampoco trato de esconderlo. ¿Cuánto he cambiado? ¿Cuánto cambiaré? ¿Está bien? ¿Cómo será? El paso del tiempo deforma mi tiempo como humana, pero puedo afirmar que mi ser entonces y mi ser ahora… han cambiado hasta mis fundamentos. ¿La luna? ¿Rocavarancolia? No soy un superior, no. Tampoco me creo peor, pero… Yloh fue Yloh, eso es un gran logro para alguien tan pequeño como él. Al final, tal vez fue el que sobrevivió íntegro a la ciudad. Yo fui llevada por la corriente… Todos…
—¿Eh? ¿Qué?—Hasta ahora no había apartado la vista de la barca, ni siquiera prestaba atención a lo que me decían. Esto… El comunicador… Oh, vale—. Claro, los comunicadores. Los tengo aquí. —A Nasher. ¿Eh?— No te entiendo… —Ah, vale, que se va a FONERA. Me dirijo hacia el asreniano. Poso el comunicador en su mano—. Agarra esto, Nasher, y espera a mi señal. Los demás, enseñadle cómo funciona. —Entonces me giro hacia Noel—. Yo me dirijo hacia el noroeste, el primero en llegar a un extremo que lo comunique.
Agradezco tener algo que hacer, pero incluso así… nada puede evitar que mi cabeza de vueltas sobre lo mismo. Yo, Yloh, el cuchitril. ¡Cómo hemos cambiado! Mis dudas… algo pulsante, que sé desde siempre y obvié. Me sentía segura, segura de todo lo que hacía, de ser una habitante de esta ciudad peligrosa. Maldición, maldición. Concentrarme en el vuelo, solo en eso. Rápido, rápido, más que las dudas que se han apostado en mi cabeza. ¿Quién iba a decir que alguien tan pequeño iba a instalar una losa tan grande en mi confianza? Y ha necesitado morir para que me dé cuenta… No, eso no, pero sí para que me pare a considerarlo, para que vea aquello que siempre estuvo pero que ignoré: mi propio cambio. ¿Quién soy ahora? Es algo a lo que nunca presté atención y que, de pronto, la reclama. Y no lo puedo ignorar. Pero fuera, fuera. He llegado a mi destino, la primera. Pulso el botón y hablo:
—Adara ya en posición, ¿me recibís? Cambio. —Parezco una especie de militar, qué gracioso.

62 Re: Acantilados el 08/09/13, 02:03 am

Muffie

avatar

Wen anduvo junto a Noel en silencio, sin poder mirar todavía el cadáver de Yloh. No era capaz de verlo y que la realidad la golpeara, y tampoco quería que Noel viera la culpa en ella. Aunque quisiera, no podía evitarla.

Inevitablemente, el funeral el recordó al de Azura y Pyro. “Ahora te reencontrarás con Azura y podrás descansar en paz.” Pensó por un momento, intento que el pensamiento la aliviara, pero solo le recordó lo presente que estaba la muerte en la ciudad. Wen miró por fin el cadáver de Yloh alejarse en la barca. Parecía tranquilo, en paz, dormido en su sueño eterno. En ese momento, Wen supo que esa imagen le acompañaría hasta que todo acabara. Ellos la buscaban, pero la vouivre tenía claro que el día que la encontraran iban a pagar por lo que le habían hecho a un inocente nublino sin culpa alguna.

- Tienes que ir. - le dijo a Nasher apartando la vista de la barca que ya se perdía en el horizonte.- No te permitiría que te quedaras. Y no temas, no me voy a dejar cazar con facilidad. Si quieren lo que buscan van a tener que matarme para conseguirlo y no se lo voy a poner fácil. - dijo, aunque en el fondo sabía que, como le había dicho a Noel, solo necesitaban poner en peligro a sus amigos para conseguirlo. No permitiría que ninguno sufriera mientras ella pudiera evitarlo.- Tranquilo, te prometo que cuando vuelvas nos encontraras a todos de una pieza y te invitaré a una cerveza en la taberna para celebrarlo. - le sonrió levemente, aunque ni ella misma sabía si podría cumplir esa promesa.

La vouivre acarició al draco cuando este habló. Noel era tan alegre y bromista que verle de ese humor era como una patada para la británica. El sueco habló un momento con Adara y cuando volvieron les explicaron la prueba que pretendían hacer. La vouivre sabía a qué se refería, pues Noel le había explicado en qué estaban metidos él y la ángel negro, por lo que no le costó explicarle a Nasher como funcionaba. Un rato más tarde se oyó la voz de Adara por el aparato, dejó que Nasher contestaba que lo habían recibido y en seguida se oyó la voz del draco quejándose de lo cerca que estaba Adara en comparación a él y, un rato más tarde, la confirmación de que había llegado a su destino y que los oía.

63 Re: Acantilados el 08/09/13, 02:29 am

NH

avatar
Nasher estabatan impresionado con el aparatejo que casi se olvidó que estaban en un funeral y debía mostrar respeto. Con aquel chisme no se sentía tan mal por dejarles, pues siempre tendría forma de contactar con ellos. Se sentiría menos solo en FONERA.

-Gracias.- dijo sinceramente, y secuestró a Wen un momento para darle un abrazo- Como vuelva y hayais muerto aprenderé nigromancia solo para resucitaros y poder daros de collejas.- amenazó, intentando aligerar el ambiente.- Ah, y un foner loco me pidió que le trajese una cosa de FONERA. ¿Alguien más quiere algún recuerdo?



NOTA: nopongo color porque no tengo ganas, lo pondré otro dia.

64 Re: Acantilados el 08/09/13, 02:50 am

Jack

avatar
Otro funeral, otro compañero al que decirle adiós ¿o hasta luego? Lo que sea. Otro, sí, aunque no tuviese tanto trato con él como mis amigos. ¿Y si hubiese sido Elunin? Es casi la misma situación pero al revés... Imagina que es él quien va en la barca, ¿qué harías? Vengarle y lamentar su pérdida luego. Sí, funeral incluido en el "luego"; míranos, somos un blanco fácil. Y no se quejarán Elunin o Yloh, la barca parecía cómoda.

Pero en fin, aquí estamos, despidiendo al amigo de mis amigos. Se harán más fuertes para evitar esto, dicen...  Se acabó el criticar sus acciones como anteriormente, me pasé, de acuerdo. Somos un equipo, joder. Y esta escena ni se puede ni se va a repetir, de ningún modo. Así que déjate de bronquitas y de bromas cuando no toca, que tenemos a la escoria acechando y hay que ponerse las pilas.

Eh, ¿qué hacen...? Ah, ¡las runas de comunicación! A ver si funcionan y nos quitamos un problemón de encima. Allá va Adara <<Me vendría bien entrenar con ella en serio>> Oh, bien, funcionan las runas. Pero... ¿funcionarán al otro lado del portal? F.O.N.E.R.A... ni idea, ya habrá tiempo de investigarlo.

-¿Un recuerdo? Hmm... No, creo que no, total, ni idea del mundo.

Y como he estado durante todo el rato, espero en silencio hasta que el grupo empiece a disgregarse.



Última edición por Jack el 08/09/13, 04:42 pm, editado 1 vez


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

65 Re: Acantilados el 08/09/13, 03:36 am

Giniroryu

avatar
GM
Noel se puso en marcha enseguida en cuanto se hubo puesto de acuerdo con la ángel negro y les explicaron al resto lo que pretendían. Salió volando lo más rápido que pudo en dirección sureste, llevando en una mano el aparato comunicador. Cuando aún no había llegado la voz de Adara le llegó a través de la runa.
Seguro que tú tenías menos distancia que recorrer —se quejó sistemáticamente tras pulsar el botón en un intento por recuperar un poco el ánimo bromeando—. Pero el caso es que te escucho perfectamente, por ahora al menos... Un momento que ya casi llego —se forzó para acelerar en los últimos metros y alcanzó su destino inicial—. Listo, ¿se me recibe? Cambio.

La prueba resultó satisfactoria y podía oír perfectamente tanto al grupo de los acantilados como a Adara, quien se encontraba en la otra punta de la ciudad. Así pues, tras cerciorarse bien de que la comunicación se establecía entre los tres aparatos y en todas las direcciones posibles, el draco regresó con el resto.

Puedes quedarte con ese comunicador que acabas de usar, Nasher. En F.O.N.E.R.A. no va a servir de nada, no es posible la comunicación entre dimensiones, pero me gustaría que lo tuvieras igualmente para que puedas contactar con nosotros nada más vuelvas y ahora mientras todavía estés en la ciudad. No te preocupes si se quiebra la carcasa que lo recubre, se puede reponer fácilmente y en realidad su único propósito es mantener mejor protegido el interior —continuó explicándole mientras le señalaba el revestimiento hecho con el destilado de sus plumas—. Pero ya que no nos podemos comunicar contigo... tal vez podríamos ir verte en algún momento si no nos alejamos del portal —sugirió a sabiendas de que el asreniano estaría en aquel mundo hasta que fuese la fecha de la nueva cosecha.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 5 de 9.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.