Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Antiguo Mercado
por Poblo Hoy a las 12:16 am

» Torreón Maciel
por Yber Ayer a las 11:42 pm

» Bahía de los Naufragios
por Jack Ayer a las 11:08 pm

» Canciones y listas de reproducción de personajes
por Giniroryu Ayer a las 10:20 pm

» Torre Serpentaria
por Giniroryu Ayer a las 09:01 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 178 miembros registrados.
El último usuario registrado es Relatante

Nuestros miembros han publicado un total de 38012 mensajes en 719 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Este » Faro

Faro

Ir a la página : Precedente  1 ... 13 ... 23, 24, 25 ... 28 ... 33  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 24 de 33.]

1 Faro el 02/08/11, 06:25 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Construido en piedra blanca, de una sola pieza, mide 150 metros de alto, terminado en una linterna que atrae a los barcos para hacerlos naufragar.

Descripción del interior:
La puerta del faro da a un vestíbulo. Allí se encuentra una trampilla que conduce a una bodega repleta de maromas, herramientas y barriles. A todo esto se les suman unos rollos de papel fino, granuloso, apilados en el suelo. Cada uno mide más de dos metros y en cada extremo hay ceñida una arandela metálica.

Al fondo del vestíbulo también comienza una gran escalera de caracol robusta, con escalones de madera y una barandilla oxidada y poco fiable. Esta les conduce hasta la parte alta del faro, compuesta por dos pisos habitables y un tercero para la linterna.

La escalera acaba frente a un arco sin puerta tras el cual se abre paso una sala de estar muy sencilla, con muy poca coherencia a nivel estético. Pegado a una pared hay un sofá y, a ambos lados de este, un par de muebles entreabiertos, desordenados y más vacíos que llenos. Cada pieza de la decoración es de un color y formas diferentes, parecen no ser del mismo lugar o de la misma época; esto incluye los cajones de los muebles, que nisiquiera cierran bien. Dentro de ellos pueden encontrar algún que otro amuleto y ropa en desuso de varios mundos vinculados. Una mesa coja preside el salón, con la pata corta apoyada sobre un par de revistas de Frivowaldanny y la Tierra. Cuatro sillas  de diferente tamaño la rodean.

En la pared frente al arco de entrada se abren dos puertas: una da a una cocina ligeramente más moderna que las de los torreones e igual de disparatada que la sala de estar. La otra da a un pasillo por el cual continúan las escaleras hasta el siguiente piso.

La segunda planta está ocupada enteramente por un baño y dos habitaciones. La primera es una estancia grande con cama de matrimonio, frente a esta hay un gran ventanal que ocupa toda la pared. Destacan un par de mesitas de noche en mitad de la habitación y un espejo rectangular, de cuerpo entero, apoyado en la misma pared que la cabecera de la cama. La segunda habitación es mucho más pequeña, apenas tiene una cama individual y un armario diminuto. La luz entra en ella por una ventana mucho más modesta, apenas mide el metro cuadrado.

El pasillo que une ambas habitaciones y el baño tiene unas escaleras que conducen al último piso. Esta planta es completamente circular: en el centro está la habitación de la linterna, a la cual se accede por una arcada. A un lado de esta arcada descansa un arpón clavado en la pared, sobre una vieja mancha de sangre. Desde la habitación de la linterna se puede salir a una balconada que rodea toda la planta y que permite asomarse al exterior. El suelo está repleto de mantas y toallas con motivos variopintos, entre las que destacan algunas con aspecto de banderas piratas.

Hechizos disponibles:
-Hechizo térmico
-Levitación
-Inmovilizar
-Curación superficial



Última edición por Rocavarancolia Rol el 04/08/17, 07:38 pm, editado 1 vez


277 Re: Faro el 01/02/18, 10:42 am

Bellota


No lo sé —respondió Mon a Lebra—, pero… no me gusta la idea de dejarlo morir…

Daba igual que la ciudad ya les hubiera dado de palos: el pájaro que quedaba vivo no le parecía especialmente peligroso, y la madrileña no pudo evitar enternecerse al ver cómo aceptaba su pan. Sinceridad les señaló, entonces, la bolsa, que Mónica no había visto hasta ese momento. Una idea veloz cruzó su cerebro. «¿Será un mensaje de Doce Punto?».

La chiquilla había calmado un poco su ansiedad por el demiurgo y una pequeña parte de sí misma no podía evitar pensar en él con algo parecido a la amargura, pero no había perdido la esperanza. «Seguro que es de él». Queriendo ver lo que había dentro, aplaudió mentalmente la ocurrencia de Sinceridad.

Por favor, no le matemos. No le hagamos daño —dijo Mon sin poder evitarlo. No quería dejarlo morir. Y matarlo sería tener demasiada sangre fría.

Los motes:

-Barael.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso.
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: Calimero.
-Lorenzo: Íñigo Montoya.
-Nad: Zanahoria/Zana.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad: Doña Plumitas.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan: Rapunzel.
-Tayron: T-fichas.

278 Re: Faro el 05/02/18, 12:12 am

Yber


GM
La solución a las preocupaciones de los fareros llega en forma de orden silenciosa. El albatros herido emite un piar lastimero y, obligado por una fuerza más poderosa que su instinto, avanza a saltitos hasta el borde y se lanza. El animal cae desde tan alto que los fareros no lo oirán aterrizar.

Dentro de la bolsa, encontrarán cuatro sándwiches mixtos partidos en porciones triangulares, dos magdalenas de chocolate y una bolsita llena de grajeas frutales, con sabores de distintos mundos vinculados. Además, entre tanta comida, darán con un sobre, dentro del cual hay una postal del Templo de Debod. Tras la foto, alguien ha escrito lo siguiente:


"Feliz cumpleaños, dama Brocha. Espero que la jornada de entrenamiento te sea leve.

Nos vemos esta noche ;)"

Diómedes

279 Re: Faro el 05/02/18, 12:24 am

Giniroryu


GM
Lebra se quedó ensimisma mirando como el pobre pájaro se arrastraba hacia la comida lastimosamente, por lo que dio un pequeño respingo cuando Mónica pidió que no le hicieran daño.
—¡No! Es decir... está herido y no parece que vaya a atacarnos... Además acaba de perder a su compañero. Igual podemos ayudarle con un hechizo para que pueda irse volando por sí mismo... —respondió a Sinceridad.
Era evidente que la nublina se sentía apenada por la situación de aquellas aves y se encontraba tratando de acercarse cautelosamente con la intención de iniciar un conjuro curativo, por lo que dejó la inspección de la bolsa a sus compañeras.

—¡Ey, espera! ¡No deberías volar en ese estado!
A Lebra no le había dado tiempo siquiera a acercarse cuando el pájaro se lanzó por la ventana. La nublina intentó moverse deprisa para intentar detenerlo, pero fue en vano. No se escuchó nada, pero evidentemente tampoco vio al ave remotar el vuelo. Con el gesto consternado regresó junto a Mónica y Sinceridad.
>>Supongo que deberíamos deshacernos del cadáver cuanto antes —señaló vagamente y con desgana al pájaro que había estado muerto desde un principio—. ¿Qué hay en la bolsa?

280 Re: Faro el 06/02/18, 11:25 am

Bellota


Mónica ya estaba fantaseando con la idea de tener una mascota albatros, y por eso torció un poco el morrillo cuando Lebra dijo lo de «irse volando por sí mismo». Sin embargo, antes de que nadie pudiera hacer nada, el pájaro se tiró por el borde del faro. El grito de la chica se confundió con el de la nublina.

¡No, no te vayas!

Sin embargo, el pájaro ya no estaba. Algo tan simple como eso hizo que Mon sintiera cierta melancolía que no parecía tener razón de ser. Sin embargo, no podía quedarse mustia en un rincón, y por eso cuando Lebra señaló la bolsa Mónica no dudó en acercarse y cogerla.

¡Comida! —tan pronto como la chica abrió el taleguillo se le iluminaron los ojos—. ¡Oh, Dios mío, SÁNDWICHES MIXTOS! ¡Y MAGDALENAS! ¡ESTE ES EL MEJOR DÍA DEL MUNDO!

«… bueno, obviando que acabamos de ver a mi mascota-pájaro posiblemente suicidarse» se dijo silenciosamente. Sin embargo, la sorpresa de ver algo tan familiar como los sándwiches en un lugar tan aleatorio venció al vago sentimiento de melancolía.

Mónica revisó la bolsa con manos temblorosas, y cuando encontró el sobre se sentó en el suelo para abrirlo. La imagen del Templo de Debod, tan familiar para ella como el perfil de su casa, la saludó casi como una burla, y al leer la nota, casi esperando que fuera para ella, no pudo evitar a tiempo que una lágrima de decepción le resbalara por la cara. La melancolía, mezclada con un agudo pinchazo de nostalgia, volvió con la fuerza de un puñetazo. Por unos breves momentos la caligrafía de la postal se había confundido en su mente con la letra de su hermano.

Los motes:

-Barael.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso.
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: Calimero.
-Lorenzo: Íñigo Montoya.
-Nad: Zanahoria/Zana.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad: Doña Plumitas.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan: Rapunzel.
-Tayron: T-fichas.

281 Re: Faro el 10/02/18, 08:18 pm

Jack


La criatura reaccionó cuando Sinceridad se acercó, pero no como la emplumada esperaba. Apenas le dio tiempo a acercarse a cogerle para impedir el salto.
—Joder...

No pudo evitar pensar que seguramente hubiera sido más inteligente que un pájaro normal... Y que seguramente habría saltado por dolor. Miró hacia abajo unos segundos, apenada, pero al menos el mar daría cuenta de sus restos. Suspiró antes de volver a mirar a sus amistades.

—Puedo dejar caer al otro en el agua con un vuelo rápido... ¿Qué...? ¿Comida? —la roquense estaba estupefacta, ¿qué plumas hacían unos pájaros llevando comida en una bolsa?—... ¿Cómo? ¿Qué?

Se acercó a la chica a curiosear. Había una foto de una estructura extraña y... ¡Era una carta! <<¿Estos pájaros sirven para llevar cartas? No es mala idea... Pero habiendo magia, ¿para qué esclavizarlos?>> La roquense arrugó el ceño, pensando en que no querría cruzarse con esclavistas de seres emplumados por si acaso. Y porque no entendía nada, aparte del mensaje que igualmente carecía de sentido, pero aún entendió menos cuando se fijó en la reacción de la chica <<... ¿Eh?>> Estaba visiblemente afectada. ¿El mensaje sería para ella?

—Mónica, oye, oye, ¿estás bien? —se le acercó.

282 Re: Faro el 11/02/18, 04:54 pm

Giniroryu

avatar
GM
Lebra se acercó con curiosidad ante el entusiasmo de Mónica, dispuesta a preguntarle qué era un "sándwich mixto" y cuántas magdalenas había, pero la reacción de Mónica ante aquella nota que tenía poco sentido para ella la distrajo de su curiosidad. Sinceridad también se acercó, visiblemente preocupada, y la nublina posó suavemente una mano sobre el hombro de la humana.
—¿Son cosas de tu mundo? —Aventuró tratando de no incomodar a Mónica.

283 Re: Faro el 13/02/18, 12:38 pm

Bellota

avatar
Mónica se limpió la lágrima con impaciencia, triste, cuando sus compañeras se acercaron a ella, inquietas por su reacción. No quería preocuparlas. «Dios, hoy estoy estúpidamente sensible» se dijo, incapaz de retener otro sollozo lleno de decepción. «Debo de estar hormonal. No sé cómo he podido confundir esto con la letra de Jonás. No sé cómo he podido pensar que me llegaría una carta de Jonás».

Sin embargo, por mucho que se repetía que era una tontería, la tensión que llevaba sintiendo de un tiempo a esta parte, su nostalgia, su preocupación por sus ojos y ahora por el frío repentino, además de todo lo que ya había sucedido en el día, se mezclaron con esto y no pudo evitar otro sollozo ahogado. «Mierda, ahora soy yo la que está haciendo un numerito. Mierda. Mónica, para».

Estoy bien —repuso, aunque no lo parecía. Cerró los ojos con fuerza, boqueando en busca de aire—. Solo… pensé por un segundo que la letra era de mi hermano y que me había enviado una carta. Como la postal es el templo de Debod… —volvió a sollozar y se tapó los ojos con las manos—. Es una estupidez.

«¿Se acordará de mí? ¿Me echará de menos? ¿Me reconocerá cuando le vuelva a ver, con estos ojos tan claros? … ¿Le volveré a ver?». Estos pensamientos no ayudaron mucho a que la chica se recuperara, por mucho que luchó por retener la histeria. Cuánto había cambiado en el tiempo en que había estado condenada en esa ciudad del demonio, cuando antes habría montado una escena por mucho menos que esto. Aunque quizás esa fuera la razón por la que no lo hacía: algo así, algo tan grande, algo que le dolía tanto no podía ser protagonista de una escena.

Al cabo de un momento se recompuso lo suficiente como para poder mirar a sus compañeras con una sonrisa llorosa. —Ya está. Ya se me ha pasado. Perdón. ¡Eh! Tenemos comida. Si calentamos un poquito los sándwiches estarán muy ricos.

Su sonrisa no engañaría a sus compañeras, pero su tono era claro: Mónica no quería hablar de ello. Ya era bastante humillante.

Los motes:

-Barael.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso.
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: Calimero.
-Lorenzo: Íñigo Montoya.
-Nad: Zanahoria/Zana.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad: Doña Plumitas.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan: Rapunzel.
-Tayron: T-fichas.

284 Re: Faro el 20/02/18, 02:59 pm

Jack

avatar
Lebra también se acercó con ella a la chica, ambas preocupadas. Poco a poco, Mónica volvió en sí y se dirigió a ellas. La roquense suspiró mientras la chica les explicaba... Menudo día llevaban.

—No te preocupes, no es una estupidez. Y lo siento. La coincidencia, digo, de que el mensaje te haya resultado tan familiar. Pero venga, sí, vayamos a ver esos sanvuiches

Se giró de vuelta a la cocina pero entonces cayó en algo: el pájaro muerto. No podían dejarlo cerca del faro, y mucho menos al lado de un cristal roto.
—Deberíamos arreglar la ventana... Y tirar a ese al mar. Lo hacemos levitar o lo llevo yo misma volando, no sé... —Pero sí que sabía. No le apetecía nada acercarse al mar. Resopló y rectificó mientras se rascaba el brazo izquierdo, nerviosa—... ¿Podéis lanzarlo con un hechizo, mejor? No me fío del mar...

Y no tenía ni idea de cómo arreglar la ventana. <<La podemos tapar con algo de madera... Este sitio es una pesadilla, si se nos intenta colar cualquier bestia estamos atrapadas y bien jodidas>> pensaba, preocupada. Ella siempre podría huir volando, pero el resto... En la cena plantearía un par de ideas para mejorar la seguridad, como dejar armas en todos los cuartos. La magia les acompañaba, pero ella, ella misma, necesitaba algo a lo que poder agarrarse, algo cortante, no depender de que sus amigas llegasen a tiempo con un hechizo en la punta de la lengua.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

285 Re: Faro el 21/02/18, 11:26 am

Giniroryu

avatar
GM
Lebra no dejaba de preguntarse por los nombres extraños que decía Mónica y que para ella resultaban familiares, pero estaba claro que aquel no era el momento de tratar de satisfacer su curiosidad.
—Sinceridad tiene razón, y yo también quiero comprobar a qué sabe eso —añadió sin añadir nada más sobre el resto del asunto pues estaba claro que la humana prefería dejarlo atrás.

Una nueva preocupación se interpuso en sus intenciones, no obstante, pero la roquense estaba en lo cierto una vez más y no podían ignorar que tenían el cadáver de un animal al lado de una ventana rota. Ante la sugerencia de lanzar al pájaro con un hechizo la nublina tan solo titubeó unos instantes ya que no le agradaba especialmente la idea, pero enseguida se dirigió hacia el lugar y anunció que ella se ocupaba. No quería que Mónica sintiese la responsabilidad de hacerlo tal y como estaba y, a fin de cuentas, ya estaba muerto. Con cuidado manejó el cuerpo usando la levitación, teniendo que forzarse a no apartar totalmente la mirada por el desagrado mientras lo hacía, ya que no quería perder el control del hechizo y dejarlo caer antes de llegar incluso al exterior. Asomándose a la ventana continuó concentrada en moverlo en dirección al mar. Finalmente deshizo el hechizo al notar que no podía mantenerlo desde más distancia y el animal cayó cerca de la orilla.
—Lo siento, no podía llevarlo más lejos... Al menos la marea llega hasta ahí.
De hecho, no tardarían mucho en presenciar como el agua comenzaba a arrastrar poco a poco al ave hacia su interior, aunque la nublina prefirió dejar de mirar enseguida.
>>La ventana... Solo se me ocurre que la tapemos con algo. Algún trozo de madera lo suficientemente grande, o algo así... —añadió mientras regresaba junto a ellas.

286 Re: Faro el 22/02/18, 12:21 pm

Bellota

avatar
Mónica frunció los labios y agradeció a Lebra que se ocupara de lo del pájaro mientras ella acababa de recuperarse, respirando hondo y mirando hacia arriba. Mientras, el frío al fin había calado en ella, ya que había dejado caer la manta en la que antes se envolvía.

La chica tembló.

—¿Creéis que habrá algún cacho de madera lo suficientemente grande aquí o tenemos que salir? —comentó de forma casual—. En cualquier caso, casi nos renta comer ya. ¿Les dejamos a Íñigo Montoya y a Rapunzel un poco de sándwich? Casi me siento tentada a comerlos todos yo —sonrió de medio lado, en tono jocoso.

«No las preocupes más. Ya tenemos bastante drama».

287 Re: Faro el 01/03/18, 05:20 pm

Jack

avatar
La roquense agradeció en silencio a Lebra el quitar de la vista al pájaro y luego desvió su atención al maldito agujero de la ventana. Quizá algún mueble que no usasen podría bastar... pero pocas "herramientas" tenían, por no decir ninguna, para cortar madera en condiciones.

—Algo podremos apañar o si no lo buscaremos fuera... Siempre podemos bajar a la playa y coger algún madero de los barcos esos —sugirió, pero prefirió aclarar algo—: Pero con magia, mejor, si se puede.

>>Y vamos a ver esos condenados sanvuiches de una vez, ¡anda! —exclamó y dio una palmada.

Y para adentro que fue, al resguardo del faro y a por su manta, que según avanzaba el día refrescaba más y más.
—Un torbellino de fuego en tamaño pequeño nos iría bien —bromeó—. ¿Hago algo para cenar o vais bien con esos sanvuiches? Tantos sustos hoy me dieron hambre.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

288 Re: Faro el 01/03/18, 06:41 pm

Giniroryu

avatar
GM
Lebra asintió ante las posibilidades que expuso Sinceridad.
—Tal vez sería mejor arreglarlo cuanto antes, pero no sé si es buena idea salir hoy...
La nublina aun temía que algo peor que aquellas aves estuviese rondando en los alrededores, pero no quería enturbiar de nuevo el ambiente.
>>Pues si los sanwiches están tan buenos exijo al menos probar un poco —le replicó a Mónica en tono claramente jocoso—. Yo creo que tendré suficiente, no tengo tanta hambre hoy.
El repulsivo sueño que había tenido no terminaba de abandonar su cabeza.

289 Re: Faro el 05/03/18, 12:48 pm

Bellota

avatar
Mónica tembló de nuevo mientras recogía la manta del suelo y se la ponía por encima tapándose también la cabeza, adentrándose en el faro tras sus amigas. Antes de salir de la habitación, sin embargo, echó una última ojeada tras ella y, doblando la postal lo más posible, se la guardó entre la cinturilla de sus pantalones y su propio cuerpo. Después, borrando la arruga de tristeza de entre sus cejas, correteó tras la nublina y la roquense de nuevo hacia la cocina, el único lugar templado de la casa.

Brrrr, sí, dejemos lo de salir para otro día. Hoy hace demasiado frío y, técnicamente, ya hemos salido —les dirigió una sonrisa torcida—. Mejor mañana. Total, podemos limpiar y yo que sé… hacer ejercicio. Y cocinar. ¡Y comer sándwiches! Y ver cómo nos apañamos ropas de abrigo.

Con una risilla se acercó a los fogones, dispuesta a calentar los panecillos, y dispuso el resto del botín sobre la mesa, sin mencionar la falta de la postal. A lo mejor sus compañeras no se daban cuenta de que no estaba allí. Mientras esperaba a que se calentase el pan, Mon cogió un cuchillo y se puso a darle vueltas entre las manos, distraída con el brillo de la hoja y todavía pensando en su familia.

Los motes:

-Barael.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso.
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: Calimero.
-Lorenzo: Íñigo Montoya.
-Nad: Zanahoria/Zana.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad: Doña Plumitas.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan: Rapunzel.
-Tayron: T-fichas.

290 Re: Faro el 11/03/18, 04:35 pm

Jack

avatar
Se hizo algo de cena ligerita mientras pensaba en lo que acababan de hablar, en silencio. Saldrían en otro momento, otro día, a buscar cómo reparar la ventana. O lo que dijo Mónica de buscar cómo abrigarse mejor... Otra salida a rapiñar cosas, pues. Y después se quedó charlando con ellas hasta que el cansancio llamó a la puerta y se despidió de ellas hasta el día siguiente.

Arrebujada en su manta fue a asearse y después a su cama. Por el camino se le ocurrió que si tuvieran suficientes mantas podrían tapar la ventana rota a presión con tela y madera. <<O poner un mueble delante a las malas>> Se metió en la cama, aún envuelta en la manta que cogiera horas antes, y se tapó hasta la cabeza.

Fuera, el viento rugía y silbaba al colarse por la ventana rota, podía escucharlo perfectamente. Y podía imaginarse perfectamente la infinidad de criaturas o cosas que podría arrancar el viento y colarse por el agujero. O, peor, el miedo acuciante e irracional a que el huracán derrumbase el faro igual que la torre de los pájaros asesinos del otro día. Soñó con ello. Soñó que tapiaba el agujero. Soñó que el viento les robaba la parte alta del faro y se les llenaba de pajarracos que les picoteaban.

Soñó y soñó hasta que despertó agitada. Oía el viento incluso cuando este se tomaba un descanso. El ruido y la pesadilla la estaban desquiciando. Estuvo un rato sentada en la cama hasta que se decidió a ir a mirar la ventana, espada en mano. No estaría tranquila hasta que no viera con sus propios ojos al monstruo que todo su ser decía que le esperaba en el tramo de la escalera.

No había nada, ni nadie, solo el ulular del viento. Lo que vio por la ventana, sin embargo, sí que llamó su atención. El cielo nocturno de la ciudad, hasta ahora sumido en una oscuridad agobiante, tenía un punto luminoso. Se frotó los ojos por si acaso eran imaginaciones suyas —con el consiguiente mosqueo por las legañas constantes— y volvió a mirar en su dirección.

—¿Qué plumas podridas es eso...?

No se lo pensó mucho más. Estaba claro lo que era, aunque no tuviera una palabra para el fenómeno, su mundo natal tenía puntos luminosos en el cielo, pero Rocavarancolia no los había tenido nunca. O no los habían visto, al menos, y estaba segura de ello por completo. Hasta esa noche. Así que fue a avisar a sus amistades.

—Pst, pst, ¡despertad! ¡Hay luz en el cielo!


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

291 Re: Faro el 11/03/18, 07:11 pm

Giniroryu

avatar
GM
Lebra estuvo de acuerdo con todo lo propuesto por sus compañeras y distrajo su mente con lo mundano pasándselo bien con la humana y la roquense y olvidando momentáneamente las preocupaciones. Aquella pequeña burbuja se rompió una vez llegó la noche, no obstante, y la nublina se encontraba una vez más despierta en su cama, sin ser capaz de conciliar el sueño desde hacía bastante rato a pesar de lo cansada que estaba.

Por ello agradeció escuchar la voz de Sinceridad "despertándola".
—¿Luz? No es una luna roja, ¿verdad?
Sabía que todavía no había pasado el tiempo suficiente, pero fue lo primero que se le vino a la mente ante la mención de la aparición de una luz en el cielo que, evidentemente, antes no estaba. A través de una ventana atisbó aquello a lo que se refería la roquense y propuso subir a lo alto del faro para poder verla mejor a través de los paneles de cristal que cubrían la planta donde se hallaba la linterna.

Una vez allí arriba observó en silencio durante varios segundos el nuevo cuerpo celeste que había aparecido aparentemente de la nada.
—Creo que significa que la Luna Roja se acerca, o eso es lo que cuentan las historias de Nubla —recordó sin quitarle la vista de encima al enorme punto brillante.
No sabía por qué, pero a la nublina aquella estrella le producía cierto desasosiego.

292 Re: Faro el 13/03/18, 11:58 am

Bellota

avatar
Gracias a sus compañeras y a los deliciosos sándwiches mixtos, Mónica no pasó mala tarde. Limpió, hizo algo de ejercicio, tratando de entrenarse para mejorar en sus estocadas, se lavó obsesivamente y trató de no preocuparse o pensar en demasía.

Sin embargo, en la noche no había nada que la distrajera. Envuelta en mantas, como si fuera un burrito humano, Mon se aovilló en la cama mirando hacia la ventana, tratando de mantenerse despierta con la tenue luz que entraba por ella para no dormir. Sin embargo, extrañamente, sus actos tuvieron el efecto contrario: arrullada por la luz que entraba en el faro, no tardó en dormirse, y soñó… aunque esta vez un sueño distinto.

Sueño: «La última Mónica». Cortesía de Yber, que es un amigo invisible super genial:
Estoy muerta. No soy ni un fantasma, de mí queda poco más que una consciencia descarriada que vaga por las pesadillas. Estoy muerta y requetemuerta. Aquel virote en la frente me lo quitó todo, mi vida se quedó a las puertas de algo grande y se esfumó. El gigante enrabietado al que Mónica se enfrenta una y otra vez no soy yo, sino una parte de su propia conciencia. El monstruo es una representación hecha de culpa y de pena, pero también un aviso: Como yo, todos pueden morir; como el resto de ciudadanos, todos pueden transformarse en un espanto cuando la Luna asome.
La última de las Mónicas aparece dentro del sueño, en el mismo punto que el resto de Mónicas el resto de las noches. El Madrid onírico permanece igual de extraño, la Gran Vía está vacía. Nunca estuve en España, pero sé que la ciudad no es así. La última Mónica también lo sabe. Conoce el sueño y conoce el lugar real. Ha estado en ambos varias veces, sabe que aquí teme por su vida.
He perdido la cuenta, ya no sé cuántas Mónicas vinieron antes que esta, pero han sido muchas y la que vive fuera de los sueños ha aprendido de todas. La última Mónica no se sorprende ante el paisaje desolado, ni siquiera espera a que la falsa Nad canturree, y echa a correr calle abajo de inmediato.
—Una, dola, tela, catola. ¿Quién caerá en mi cacerola?
Mi risa resuena por toda la calle, pero no es real, es un recuerdo. Mónica lo ha robado de uno de los primeros días que compartimos. Estaba muy triste, quería volver a casa y empezábamos a ver que eso jamás ocurriría; Tayron y Dafne se acercaron y me contaron un chiste que no tenía sentido en otro idioma que no fuera el belga. Me lo pasé tan bien y me reí tanto... Lo siento mucho por Dafne, no se merece lo que le espera.
—Una, dola, tela, catola. ¿Quién caerá en mi cacerola? —La última Mónica ha evitado los edificios. Ha muerto demasiadas veces sepultada y sabe que esconderse no es una opción.  La falsa Nad eclipsa el sol— ¡Mónica!
La última Mónica no se achanta, aguanta el ritmo y busca la guía de las anteriores. Encuentra las respuestas en el cristal de una mercería. El momento final de una vieja Mónica había quedado grabado: su antiguo yo le señala una esquina antes de morir aplastada por una mano. La última Mónica sigue las indicaciones y se cuela por una calle estrecha.
La mano del monstruo golpea la Gran Vía y sacude el mundo.
—¡Casi!
El temblor frena a la última Mónica durante unos segundos. Puedo ver la agitación en su cara, el horror cuando se lleva la mano al pecho. Yo también estaría asustada si hubiera vivido el incidente con Tuétano y su novia bruja, no la culpo, pero cruzo los dedos por ella y, sin voz, le ruego que corra. No sé si ella me escucha o si tal vez haya crecido sin que yo lo sepa, pero Mónica se recompone enseguida y retoma la huida.
Se ha metido por una calle estrecha, de poco tránsito. Guardada por edificios grandes de fachadas viejas. La falsa Nad no puede verla, por mucho que se asome.
—¿DÓNDE ESTÁS? —grita.
La última Mónica avanza, atenta siempre a los cristales de puertas, ventanas y escaparates. Ha visitado el sueño tantas, tantas veces, que todos guardan el reflejo de una de sus muertes. La falsa Nad bulle de rabia y comienza a golpear edificios sin ton ni son, pero gracias a la ayuda de los fallos pasados, la última Mónica vuelve a cambiar de calle y, esta vez, se salva de la lluvia de cascotes.
—SAL DONDE TE PUEDA VER.
Normal que huya de mí, soy aún peor que cuando vivía. Mi doble gigante deja caer el puño de nuevo, esta vez en un gesto de pura frustración. El suelo vuelve a temblar, con más fuerza que antes. La última Mónica cae a cuatro patas y las palmas de las manos se le raspan con el asfalto. Mira con nerviosismo a un lado y a otro y decide esperar. Nad, la gigante, agarra con ambas manos un cartel gigante y lo lanza en dirección a la madrileña. La señal se lleva por delante una fachada y los restos sellan la calle por la que la última Mónica huía.
En el cristal de una ventana, una Mónica herida le señala el interior de un bar. La última Mónica se levanta enseguida y se cuela dentro. Otea el local en busca de alguna otra pista, pero está vacío. Las paredes son naranjas, oscuras, decoradas con cuadros de personalidades mexicanas. El resto del bar está vacío. No hay cubiertos, comida o bebida, no queda nada que indique vida. Mónica se adentra y busca los baños, pero cuando va a entrar en el de chicas, una Mónica pasada se revela frente a ella y le pide que no con el dedo índice.
La última Mónica se aleja justo a tiempo de ver cómo la pared se derrumba ante otro golpe y se protege de los rescoldos tras la barra. Una vez siente que ha pasado lo peor, se levanta y descubre que el baño de las chicas ha quedado destrozado, pero en el de los chicos se ha abierto un agujero.  Sin preocuparse de los cortes, trepa por los ladrillos y se asoma al exterior. Está de nuevo en la Gran Vía, frente a la fuente genérica que la espera al final de la calle. Sabe que al otro lado está Nad y sabe que hablar con ella no funcionará. Así que, sin ayuda de ningún reflejo, la última Mónica decide correr hacia la fuente.
—TE VEO, MALDITA RATA —grita el monstruo. Su voz ya no recuerda a la mía, su secreto se revela, como siempre: No soy yo. Ese ser no es Nad.
Sigo con el pensamiento a la última Mónica y sufro por ella cuando percibo la sombra del monstruo sobre su cabeza. Ella no mira atrás, eso tampoco serviría; en su lugar, gira a la derecha para marearla y robarle un par de segundos.
Con la respiración agitada, Mónica llega al borde de la fuente y se asoma al agua. Sobre su superficie se ve a sí misma, en el presente, devolviéndose una mirada esperanzada.
—Salta —le pido sin hablar.
—NO —grita el monstruo—. ¡NO ME ABANDONES!
Y Mónica, la última Mónica, salta. Una vez toca el agua, el sueño se desvanece. Madrid desaparece y, con él, los gritos del monstruo. Mónica cae y me recuerda a Alicia bajando por la madriguera, de camino al País de las Maravillas. Siempre me ha gustado esa película.
—Olvídate de mí —le pido, tajante. Y esta vez mi voz se oye mía y envuelve la nada onírica—. Avanza, sálvate y disfruta de lo que serás.
La caída acaba fuera del sueño, Mónica despierta en su cama con sensación de vértigo, como si hubiera saltado de lo alto del faro y hubiera aterrizado en blando. Esta es la última vez que soñará con el Madrid extraño y la Gran Vía vacía, la última vez que soñará con el monstruo que no es Nad. Esta será la última vez que me sueña viva.

La voz de Sinceridad hizo que Mon despertara con un sobresalto y las mejillas mojadas de lágrimas. Tanteó en su capullo de mantas en busca de su cuchillo, y se levantó con el corazón palpitando a toda velocidad para reunirse con ella y Lebra en la ventana. Al ver que no había peligro respiró, tranquila, y subió con ellas para ver el nuevo cuerpo celeste, brillante y luminoso. Lo observó en silencio y se estremeció con las palabras de Lebra.

Sabes… ¿Sabes qué pasa cuando sale la Luna? —preguntó, titubeando. Nunca había querido escuchar cuando los nublinos hablaban de ello en el torreón, pero…

Los motes:

-Barael.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso.
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: Calimero.
-Lorenzo: Íñigo Montoya.
-Nad: Zanahoria/Zana.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad: Doña Plumitas.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan: Rapunzel.
-Tayron: T-fichas.

293 Re: Faro el 16/03/18, 10:28 pm

Giniroryu

avatar
GM
La nublina movió la cabeza lentamente hacia Mónica, habiéndose quedado absorta obsrevando el nuevo cuerpo celeste.
—¿No os han hablado de ello vuestros compañeros fanáticos? La Luna... te cambia. Te da poder y transforma tu cuerpo. A veces. Dama Liviana no había cambiado cuando regresó a Nubla por primera vez, pero es una bruja muy poderosa... Ah, ella es la cosechadora de mi mundo —aclaró, pues si los nublinos de su grupo no les habían contado nada sobre la Luna Roja tal vez tampoco les hubiera hablado de la alquimista—. Eso es un hecho —se anticipó a lo que suponía que sería la siguiente pregunta—. O, más bien, es un hecho que la gente que es cosechada adquiere poder y, en ocasiones, su cuerpo cambia. No sé si es verdad que eso lo hace la Luna. O si existe siquiera.
Hizo una pausa. Su escepticismo podría resultar confuso al mezclarlo con la explicación y no quería dar demasiada información de golpe. Sobre todo porque tal vez no les gustase oír aquello. Tardó unos instantes en darse cuenta porque ella había convivido desde siempre con aquel culto a Rocavarancolia y era un tema cotidiano para ella.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 24 de 33.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 13 ... 23, 24, 25 ... 28 ... 33  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.