Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Bahía de los Naufragios
por Tak Ayer a las 11:39 pm

» Torreón Letargo
por Nihil Ayer a las 11:20 pm

» Torreón Maciel
por Naeryan Ayer a las 09:56 pm

» Faro
por Jack Ayer a las 02:34 pm

» Rocavaragálago
por Lathspell 18/09/18, 04:16 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 180 miembros registrados.
El último usuario registrado es Shadow Quartz

Nuestros miembros han publicado un total de 38185 mensajes en 723 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Este » Faro

Faro

Ir a la página : Precedente  1 ... 15 ... 26, 27, 28 ... 30 ... 34  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 27 de 34.]

1 Faro el 02/08/11, 06:25 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Construido en piedra blanca, de una sola pieza, mide 150 metros de alto, terminado en una linterna que atrae a los barcos para hacerlos naufragar.

Descripción del interior:
La puerta del faro da a un vestíbulo. Allí se encuentra una trampilla que conduce a una bodega repleta de maromas, herramientas y barriles. A todo esto se les suman unos rollos de papel fino, granuloso, apilados en el suelo. Cada uno mide más de dos metros y en cada extremo hay ceñida una arandela metálica.

Al fondo del vestíbulo también comienza una gran escalera de caracol robusta, con escalones de madera y una barandilla oxidada y poco fiable. Esta les conduce hasta la parte alta del faro, compuesta por dos pisos habitables y un tercero para la linterna.

La escalera acaba frente a un arco sin puerta tras el cual se abre paso una sala de estar muy sencilla, con muy poca coherencia a nivel estético. Pegado a una pared hay un sofá y, a ambos lados de este, un par de muebles entreabiertos, desordenados y más vacíos que llenos. Cada pieza de la decoración es de un color y formas diferentes, parecen no ser del mismo lugar o de la misma época; esto incluye los cajones de los muebles, que nisiquiera cierran bien. Dentro de ellos pueden encontrar algún que otro amuleto y ropa en desuso de varios mundos vinculados. Una mesa coja preside el salón, con la pata corta apoyada sobre un par de revistas de Frivowaldanny y la Tierra. Cuatro sillas  de diferente tamaño la rodean.

En la pared frente al arco de entrada se abren dos puertas: una da a una cocina ligeramente más moderna que las de los torreones e igual de disparatada que la sala de estar. La otra da a un pasillo por el cual continúan las escaleras hasta el siguiente piso.

La segunda planta está ocupada enteramente por un baño y dos habitaciones. La primera es una estancia grande con cama de matrimonio, frente a esta hay un gran ventanal que ocupa toda la pared. Destacan un par de mesitas de noche en mitad de la habitación y un espejo rectangular, de cuerpo entero, apoyado en la misma pared que la cabecera de la cama. La segunda habitación es mucho más pequeña, apenas tiene una cama individual y un armario diminuto. La luz entra en ella por una ventana mucho más modesta, apenas mide el metro cuadrado.

El pasillo que une ambas habitaciones y el baño tiene unas escaleras que conducen al último piso. Esta planta es completamente circular: en el centro está la habitación de la linterna, a la cual se accede por una arcada. A un lado de esta arcada descansa un arpón clavado en la pared, sobre una vieja mancha de sangre. Desde la habitación de la linterna se puede salir a una balconada que rodea toda la planta y que permite asomarse al exterior. El suelo está repleto de mantas y toallas con motivos variopintos, entre las que destacan algunas con aspecto de banderas piratas.

Hechizos disponibles:
-Hechizo térmico
-Levitación
-Inmovilizar
-Curación superficial



Última edición por Rocavarancolia Rol el 04/08/17, 07:38 pm, editado 1 vez


313 Re: Faro el 05/06/18, 01:49 am

Jack


La roquense limpiaba sus heridas sin reparo pero con toda la delicadeza que podía mientras les escuchaba hablar, arriba y abajo. Y arriba y abajo iban sus manos, intentando no ser torpe, no temblar, lo que fuera con tal de no hacerle más daño al chico.

Lebra... Quizá debería bajar a ver, no sé si dejar a Mónica sola fue buena idea...—opinó en voz baja.

Pero entonces le llegó una pregunta desde abajo. ¿Desinfectar? ¿Qué era aquello?
¡No sé qué es eso! ¡Bajo!—respondió a su vez y después se despidió del diestro—: Voy con Lebra, ¿vale?

Bajó aprisa y entonces vio lo que la humana había hecho. Le sonaba aquella maniobra, pero también le sonaba que los curanderos de su grupo apretaban y aflojaban la extremidad cada cierto tiempo.

Se inclinó junto a la nublina y le apretó la mano.

Hey, bonita, no te va a pasar nada. Esto hay que aflojarlo de vez en cuando, yo me encargo. Todo irá bien —le intentó imprimir más confianza de la que realmente tenía—. Y tú, Mónica, sube con Lorenzo e intenta el hechizo con él, anda, quizá funcione mejor, son menos profundas. ¡Ah! Y ya le limpié las heridas. Además, sois del mismo mundo... —se encogió de hombros. Quizá aquello sirviera de algo—Pero que sepas que el corazón lo tenemos en el mismo sitio, que anda que no nos hemos dado abrazos —le guiñó un ojo. Quería animarla.

Dicho aquello, se volcó en la nublina. Le acercó agua para beber y pan. Después siguió limpiando la pierna de Lebra y trajinaría con el torniquete improvisado, contando mentalmente como si siguiera el ritmo de alguna canción. Empezó a tararear una, de hecho: una nana.

Si tienes sed o hambre, dímelo, vale? O lo que sea.

Ojalá hubiera atendido a las curaciones de su campamento. Ojalá hubiera preguntado cuando a ella misma le curaban algo. Ojalá tuvieran allí las hierbas y herramientas que había visto que usaban sus curanderos. Ojalás que no servían de nada. No sabía ni cómo coserían si necesitaban hacerlo. Y ni tan siquiera sabía qué necesitaban. <<Ayuda, necesitamos ayuda...>>

314 Re: Faro el 05/06/18, 02:21 am

Giniroryu


GM
La nublina apenas había sido capaz de asentir a los ánimos de Mónica entre pequeños jadeos por la falta de aire que estaba acusando en aquellos momentos. Se dejó aplicar el torniquete sin rechistar, aunque emitió algún pequeño quejido de dolor.
—A... aquí... —respondió a su pregunta acerca del corazón llevándose una mano torpemente al pecho.

Antes de que se diera cuenta era Sinceridad quien se estaba encargando de ella. El trabajo de la humana había detenido la sangre por el momento y había podido empezar a calmarse un poco como para prestar más atención a la roquense, a quien miró cuando apretó su mano.
—Sí... Todo irá bien. Todos nos recuperaremos de las heridas —le dijo tratando de esbozar una sonrisa que apenas resultó en una mueca poco convincente.
La leve sonrisa salió de forma más natural al escuchar la respuesta que le dio la roquense a Mónica acerca del corazón.
>>Sí... Un vaso de agua estaría bien, en realidad —le respondió a continuación.

Lebra lanzaba miradas continuas al vendaje de su pierna sin poder evitarlo. Su mente seguía inundada de sangre. Quería creer a sus compañeras, de verdad quería. Pero su corazón acelerado tenía otros planes.

315 Re: Faro el 07/06/18, 04:22 pm

Jack


Al menos consiguió sonrisas con su comentario de los abrazos y sonrió a su vez mientras le ayudaba a beber. No sabía nada de curación pero de sonrisas y de cuidar de alguien, herido o no, sí sabía lo suyo.
Mientras podamos sonreír nos irá bien —era una de sus máximas.

Se sentó a su lado y estuvo todo el tiempo pendiente de ella, pendiente de su respiración, de limpiar el sangrado, aflojar y apretar... Entre las pausas también se lavó y terminó de vendar los brazos como pudo, aunque demasiado bien parada había salido de aquella en comparación con los demás. Pero sus heridas aparte, puso especial empeño en que Lebra viera la menor cantidad de sangre posible. El susto menguaba según pasaba el tiempo. Menos mal, porque había llegado a pensar que podría desangrarse, pero había desterrado ese pensamiento al fondo de su cabeza por temor a que se cumpliera solo de pensarlo.

El día avanzó y según se oscurecía el edificio, la roquense preparó una sopa con verduras y carne para todos, <<Reconfortante y nutritivo, que nos hace falta>> pero no cenaría con ellos. En su lugar, ayudó a la nublina a subir a su cama y se llevó cena para ambas. Hizo todo lo posible por que pudiera tumbarse sin demasiadas molestias. También pegó una cama a la otra, pero dejó un hueco para poder sentarse y ayudarle a comer si lo necesitaba.
Esta noche me quedo contigo. Estarás bien, te pondrás mejor, ya lo verás —le dijo—. Despiértame si ronco o si empiezo a cantar antes de que los demás vengan a echarme —bromeó.

316 Re: Faro el 12/06/18, 02:00 pm

Bellota


«Mierda, ¿qué es desinfectante?» pensaba, frenética. Los pasos de Sinceridad la sacaron de su ensimismamiento, aunque se sobresaltó cuando esta la apartó del torniquete. Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que Fahran también estaba allí, mirando con horror lo que hacía. «No ayudes tanto, no vayas a mancharte las manos» pensó mientras se le deformaba la cara en una mueca de desprecio: iba a ponerlo en palabras, pero la voz de Sinceridad la distrajo de nuevo. Asintió con los ojos muy abiertos a sus órdenes, y solo bajó un poco de su ensimismamiento con la broma de la roquense acerca del corazón y la respuesta de la nublina. Se le llenaron los ojos de lágrimas sin poder evitarlo y le apretó la mano antes de subir con Lorenzo.

Hola —se asomó con cuidado—. Soy el relevo —sonrió tentativamente al tiempo que se acercaba y le examina la espalda.

«Sinceridad ha hecho un buen trabajo limpiando esto», se dijo.

Voy a probar algún hechizo de curación con esas heridas, a ver qué pasa…

Su hechizo no hizo mucho. Ayudó un poco, pero dio igual cuánto se esforzara Mónica o cuántas veces repitió el hechizo, no logró que se curara.

No puedo ayudar más —gimoteó, frustrada—. No consigo que se cierren. Lo siento, Lorenzo, lo siento.

Extenuada, se quedó sentada al lado del diestro durante un rato, sintiéndose como una fracasada, y después se dirigió al baño. Allí, mientras se frotaba con fuerza para eliminar toda la sangre y limpiaba con cuidado sus heridas, tiñendo el agua de rosa, siguió dándole vueltas al tema de los desinfectantes. Mónica no era tonta. Puede que las heridas de sus compañeros estuvieran ahora controladas, pero que no sangraran no quería decir que no se pudieran infectar, y las infecciones se cobraban las presas más crueles. Ella lo sabía bien. «¡El alcohol es un desinfectante! Y el ajo. ¿Y la miel?». No logró pensar en nada más.

La noche llegó y alguien había preparado comida. Sinceridad, claro está. Con un quejido se levantó, notando los músculos y la piel tirantes por las heridas y el cansancio, y bajó a por un bol para Lorenzo. Sus manos palpitaban. Esperaba que a ella tampoco se le infectara nada. Mónica comió su sopa en piloto automático y luego se acurrucó debajo de la ventana, envuelta en su manta. La luz la adormeció, como siempre, pero esta vez no logró dormirse. Estaba demasiado preocupada. Al cabo de unas horas se levantó con cuidado y comprobó en silencio las heridas de Lorenzo, y luego se acercó a donde estaban Lebra y Sinceridad.

Los motes:

-Barael.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso.
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: Calimero.
-Lorenzo.
-Nad.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan.
-Tayron: T-fichas.

317 Re: Faro el 16/06/18, 01:42 pm

Jack


El agotamiento iba medrando en el cuerpo de la roquense, tanto que hasta las plumas parecían pesarle, como sus párpados. Se esforzaba en no cerrar los ojos, sin embargo, por miedo en partes iguales tanto a quedarse dormida como a volver a despertar en unas horas con los ojos inundados de legañas. Al menos, lo peor parecía haber pasado. Lebra y ella habían podido cenar y las heridas no sangraban, pero en algún momento volverían a hacerlo y tendría que cambiar las "vendas". Así que estaba recostada en su cama, pegada a la de Lebra, cuando la humana apareció por la puerta. <<Vaya cara trae la pobre, pero como nosotras...>> pensó Sinceridad, preocupada. Vaya día.

Hey, criatureja, vente, que hay sitio —le hizo un gesto dando unas palmaditas en la cama, a su lado—. Deberíais dormir, las dos, y pronto, nada de quedarse cuchicheando hasta las tantas —les dijo a ambas, pero se rió por el tono maternal que le había salido.

Mientras reía, cayó en que ni siquiera sabía quién era mayor en el grupo.
Oye, en vuestros mundos contáis los años? Yo tengo... —se miró los dedos e hizo un cálculo rápido pasando el pulgar por los demás—. Catorce. ¿Y vosotras? —les sonrió.

Tenía motivos para dudarlo. Había contado el tiempo que creía llevar allí, pero no lo tenía claro. Y tampoco es que sirviera de mucho. <<A saber si el tiempo corre igual en todos los mundos...>>

318 Re: Faro el 16/06/18, 02:18 pm

Giniroryu

avatar
GM
Lebra se había metido en cama en cuanto le había sido posible, y apenas había comido un poco de lo que sus compañeras le habían llevado. Le hubiese gustado dormir y no volver a despertar hasta que dejase de sentir aquella angustia, pero sabía que el mundo de los sueños no iba a ser benevolente con ella. Probablemente sería incluso peor, y por eso tenía miedo de dormirse también.

Sinceridad se encontraba a su lado cuando ya se había hecho de noche y llegó Mónica.
—A mí no me importaría distraerme por unas cuantas horas —replicó débilmente tratando de forzar una pequeña sonrisa.
>>Yo también tengo catorce. ¿O a lo mejor quince ya? He perdido completamente la noción del tiempo.
Se sentía muy desorienta de pronto, porque no se había planteado aquella cuestión, pero desconocía cuánto tiempo había estado dormida en aquel lugar ruinoso desde que la cosechadora se la había llevado.

319 Re: Faro el 18/06/18, 11:30 am

Bellota

avatar
La chica vaciló un poco antes de acercarse y sentarse junto a Sinceridad. Musitó un «gracias» mientras se frotaba los ojos, y esbozó una sonrisa.

No me quedaré mucho. Tienes que descansar, Lebra. Mi padre siempre dice que durmiendo las cosas se curan más deprisa —le guiñó el ojo, aunque sabía perfectamente el por qué la nublina no quería dormir.

Se recostó sobre un brazo y bostezó, frotándose las heridas de las manos con suavidad.

Sí, en mi mundo los contamos. ¡Soy mayor que vosotras! Tengo quince. No creo que haya pasado tanto tiempo como para haber cumplido ya dieciséis. Pero si vosotras no estáis seguras de no haber cumplido ya vuestro siguiente año, bien podemos celebrar una fiesta de cumpleaños. Nos hacemos unos dulces y nos hacemos regalos. ¡Montaremos la fiesta de las fiestas!

Los motes:

-Barael.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso.
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: Calimero.
-Lorenzo.
-Nad.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan.
-Tayron: T-fichas.

320 Re: Faro el 26/06/18, 02:25 am

Jack

avatar
Daba igual si era o no la mayor. Le había salido el tono maternal de las más ancianas de Tierra Bruja. Sonrió a Lebra cuando habló de distraerse y asintió despacio. Les vendría bien a las tres. Mónica, además, propuso algo que le gustó mucho y recibió con los brazos abiertos. No literalmente ya que sus manos estaban más pendientes de revisar las heridas de la nublina.

Así que nos sacas un añito, ¡vaya! Hum, no sé qué podría regalaros... Si tuviera mejores materiales podría haceros instrumentos de música... —respondió pensativa. Podría asomarse a la bahía, quizá encontraría algo. Cambió de tema y dijo—: Pero tienes que enseñarnos a hacer dulces, ¿eh?

>>¿Y qué hacemos con el resto? ¿Regalos sorpresa? Les podríamos preguntar mañana su edad si no. Lorenzo puede tener tu edad, ¿no? Y Fahran... Debería explicarse antes de nada.

No había querido sacar el tema, pero no pudo evitar decir lo último en voz alta. No quería fastidiar el buen ánimo que tenían en ese momento ni el propósito de los regalos (mantener esa buena moral). Pero lo de la ulterana necesitaba explicación.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

321 Re: Faro el 27/06/18, 09:22 pm

Giniroryu

avatar
GM
La nublina había dedicado una mirada decepcionada ante las palabras de Mónica, pero se animó un poco al ver que al menos estaban dispuestas a conversar durante un rato.
—Eso suena muy divertido, aunque no se me ocurre qué podría hacer yo... No soy especialmente buena cocinando ni tengo habilidad como para hacer nada con la escasez de materiales que tenemos. Pero... bueno, a lo mejor os puedo ayudar a las dos y cuenta como una cosa hecha en total —se rio levemente.

Lebra abrió mucho los ojos cuando la roquense hizo la suposición de que Lorenzo tendría la edad de Mónica.
—¿Tú crees? A mí me parece varios años mayor que nosotras... Imagino que para ti nuestros rasgos deben de parecerse por la falta de costumbre o no creo que dijeras eso —volvió a reír, divertida ante la situación.
>>Yo también me pregunto a dónde habrá ido, pero apenas he intercambiado palabras con ella y me da un poco de palo... —añadió respecto a Fahran.

322 Re: Faro el 29/06/18, 11:41 am

Bellota

avatar
La verdad es que yo tampoco sé qué podría regalaros… no es que aquí haya muchas opciones para hacer cosas bonitas y la verdad es que no sé pintar o tallar. Como no os de una de mis estampitas… —les sonrió—. Pero bien puedo enseñaros a hacer dulces, como ha dicho Since. Soy especialmente buena con las galletas y las bolitas de fruta.

Los ojos se le fueron de nuevo a la herida de la nublina, aunque trató de disimularlo. Tendría que hablar con Sinceridad después de hacer un emplasto para las heridas, o al menos lavarlas regularmente. Olisqueó con disimulo, pero nada olía especialmente mal… por ahora. «Por favor, que no se infecte».

Se rio a carcajadas con lo de la edad de Lorenzo. —Soy yo más joven, ¡estoy segura! No sé exactamente si es muy mayor o si parece muy mayor, pero ¿tan madura me ves? —codeó a la roquense suavemente, en broma. Con la mención a la ulterana, sin embargo, cambió radicalmente el gesto—. Esa chica no me gusta y ya no me gustaba cuando estábamos en el otro torreón. No sé por qué vino con nosotros. No es que nos esté ayudando mucho a buscar a nuestros compañeros, y la verdad… no sé. No me gusta —repitió.

Los motes:

-Barael.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso.
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: Calimero.
-Lorenzo.
-Nad.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan.
-Tayron: T-fichas.

323 Re: Faro el 29/06/18, 12:48 pm

Zarket

avatar
GM
Aquella fue la noche que la magia de la Luna Roja eligió para empezar a afectar a las costas de Rocavarancolia.

Las olas fueron alto más fuertes de lo común. Los ruidos del mar fueron un poco más altos de lo normal. Era un cambio sutil, pero perceptible.

No tardaría mucho en ir a más.

El mar de Rocavarancolia empezaba a despertar. Y los cosechados que se refugiaban en el Faro tendrían una ventana privilegiada a aquel evento.

324 Re: Faro el 29/06/18, 03:12 pm

Giniroryu

avatar
GM
Lebra mejoró un poco su ánimo al continuar la charla con sus amigas y los posteriores cuidados de sus heridas. Agradeció a ambas todo lo que hacían por ella y prometió intentar dormirse.

El universo no estaba de acuerdo con que se dumiera. El mar parecía haberse enfurecido y según pasaban los largos minutos cada vez oía como las olas rompían con más y más violencia. Y la herida picaba y escocía, casi pareciendo que se había compenetrado con el océano.

Lebra se encontraba en un estado entre el sueño y la vigilia, finalmente empezando a quedarse dormida debido al cansancio, después de que hubiesen transcurrido un par de horas. El notar como algo se deslizaba por su pierna la desveló de golpe. La nublina abrió mucho los ojos y se revolvió entre las sábanas, apartándolas torpemente. Dejó escapar un grito al ver la enorme cantidad de sangre que manaba de su herida. El vendaje se había empapado por completo y comenzaba a extenderse por la ropa de cama.
—Nononono... —empezó murmurando para después elevar cada vez más el tono de voz. Lebra estaba claramente en mitad de un ataque de pánico—. ¡No!
No le salía ninguna otra palabra, pero volvía a tener en su mente lo que le había dicho a Mónica aquella mañana: va a hacerse realidad. Como si la providencia quisiese darle la razón comenzó a toser y, tal y como le había sucedido alguna que otra vez, tosió sangre. Solo que en esa ocasión la cantidad era mayor.

325 Re: Faro el 02/07/18, 02:54 am

Jack

avatar
La charla y las bromas les vinieron bien. Al cabo de un rato se fueron acostando y, aunque la roquense se quedó junto a Lebra, estaba convencida de que aquella noche solo dormiría cuando el agotamiento la venciera.

Estaba muy agobiada. Había estado tan asustada como preocupada. Había visto a sus amistades al borde de la muerte. Otra vez más. Y no contentos con ello, ahora tenían heridas importantes que no sabían tratar. Estaba muy agobiada. Perdida, frustrada, estresada... A veces creía que estaba bien y que solo tenía momentos puntuales de desasosiego, como aquella noche. Otras veces, sin embargo, y cada vez más a menudo, pensaba que en realidad vivía en un pozo de intranquilidad salpicado por tímidos rayos de luz. No sabía cómo se sentía realmente, pero temía romperse en algún momento.

Para colmo, esa noche el clima decidió empeorar. La sacó de la cama. Dio un vistazo a Lebra y se fue a la linterna a contemplar el mar enbravecido desde lo alto. Rugía tanto que sentía la humedad en la cara. Allá arriba, con semejante violencia a sus pies, se le ocurrió que el clima era un reflejo de la ciudad, sus bestias, y en cierto modo de la rabia que sentían ellos mismos. Ella, al menos, golpearía a la ciudad con tanta saña como las olas al acantilado. <<Habrá que vigilar que esas olas no nos tiren...>>

Lo hablaría con los demás al día siguiente. Su salida nocturna le iba a costar un resfriado así que volvió. Iba en busca de sus mantitas cuando escuchó un grito. <<¡¿Lebra?!>> Corrió de vuelta a su dormitorio, pero aporreó la puerta del resto en la carrera. 

Llegó con la nublina haciendo lo posible por esquivar el torrente de pensamientos intrusivos y preocupaciones oscuras que llenaban su cabeza, como "ojalá no hubiera escuchado el grito y hubiera seguido mirando las olas". No quería la responsabilidad de una muerte más en su grupo. Pero se acercó a ella decidida a hacer lo posible por ayudar.
Estoy aquí, tranquila, tranquila. Se te habrá caído el vendaje. Deja que te ayude a limpiarte.

Se apresuría a arreglar el vendaje y el torniquete como mejor sabía. No sabía ni quería saber cómo había acabado con sangre en la boca si la herida era en la pierna. No le preguntaría, no en mitad de un ataque de pánico. Debía guardar la compostura y no asustar a la chica más aún de lo que ya lo estaría. La misma Sinceridad estaba asustadísima, pero no era su vida la que huía.

Pero no sabía si señalarle esa sangre, esas toses. Tampoco sabía si llamar a Mónica. Despertaría al resto, pero ella podía hacer magia. <<¡Pero no sirvió de nada antes!>> Pero necesitaba ayuda. <<¡Pero Lebra se preocupará más!>> Pero necesitaban ayuda, maldita sea. Así que se asomó un instante al pasillo a avisar al resto.
¡Que venga alguien! ¡Despertad!

<<Si el acantilado se va a derrumbar, podría darse prisa y ahorrarnos todo el sufrimiento que traería la muerte de Lebra>> Ideas así se le cruzaban sin avisar por la cabeza, pero no eran tan consciente como rechazarlas y horrorizarse por ser capaz de pensar cosas así. ¿Tan egoísta era? ¿O solo era lógica cruel? Daba igual. Si llegaba a suceder, solo lo sabrían instantes antes del golpe final.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

326 Re: Faro el 02/07/18, 05:28 pm

Bellota

avatar
Una vez Mónica vio que Lebra prometía irse a dormir, se marchó con sigilo. Antes de marchar les hizo una caricia a las chicas, y cuando pasó al lado de Lorenzo le volvió a revisar, con cuidado, la espalda. Luego volvió a su sitio en la ventana. Sin embargo, no se durmió. El temporal no se lo permitía, con los rugidos del mar azotando las paredes. Desvelada, Mon bajó a la cocina y se sentó ante la lumbre, en silencio. Fue entonces cuando se permitió volver a autocompadecerse, sollozando bajito.

Al cabo de un tiempo las lágrimas se acabaron. Mon le daba vueltas a una cuchara, siguiendo el brillo, cuando la voz de Sinceridad la sorprendió. La urgencia de su tono no se podia esconder.

"Lebra" pensó la humana mientras corría hacia arriba, con el terror atenazándole los pulmones.

Cuando llegó, dejó escapar un grito ahogado. Sangre, mucha sangre. De la herida y de la boca de la nublina. Mónica se echó a llorar de nuevo. No sabía que aún le quedaran lágrimas dentro. Al parecer, sí.

-No, no, no, no -se unió a la letanía de Lebra mientras, con más trapos y manos temblorosas, trataba de oprimir la herida de su pierna-. ¡¿Qué ha pasado?!

La chica miró con desesperación a Sinceridad. No sabía qué hacer.

327 Re: Faro el 02/07/18, 06:43 pm

Giniroryu

avatar
GM
Lebra no podía ayudar a que la ayudasen. Solo podía toser más sangre y llorar. No sabía que Mónica estaba llorando también, y no eran solo sus propias lágrimas lo que empañaba su visión. Cada vez se sentía más y más débil mientras la sangre no dejaba de salir. De su herida y de su garganta cada vez que tosía. Se movía errática y desesperadamente en la cama, tratando de incoporarse. Quería hacer algo. No sabía qué. Solo sabía que quería acabar con el sufrimiento. Pero ya no podía pensar. En su cabeza la sangre ya estaba a punto de llegar a su cuello para ahogarla. En el cuarto no había una cantidad de sangre tal como en la mente atormentada de la nublina, pero incluso si difería mucho de la visión profética de su sueño seguía siendo demasiada.

La nublina perdía fuerzas a cada segundo que pasaba. Pronto dejó de gritar y de tratar de incorporarse. Simplemente no podía. Hiperventilando y con el rostro salpicado de sangre y lágrimas se dejó caer de nuevo sobre la sucia almohada.
—Lle... llevadme... al océano... Si me tengo que ahogar... Si tengo que... —Hablaba de forma dificultosa y teniendo que hacer pausas constantemente—. No quiero ahogaros a vosotros. En el mar me ahogaré yo sola... Y... Y...
En su cabeza la petición tenía sentido. En su cabeza la sangre inundaría todo el edificio, y los demás también se ahogarían en ella. Lebra ya había aceptado que su pesadilla se iba a cumplir, pero no quería arrastrar a nadie más con ella. Sabía que la sangre seguiría ahogándola en el mar, aun mezclada con el agua, pero al menos esta acabaría arrastrándola lejos del faro. Lo haría pronto, además, debido a la violencia que había adquirido aquella noche. Lebra ya solo quería evitar contaminar a sus amigas con su propia sangre maldita, ya no le importaba nada más.

328 Re: Faro el 03/07/18, 09:47 pm

Jack

avatar
Mónica apareció, sí, pero la situación no hizo más que empeorar. Lebra tosía y lloraba sin pausa y la roquense no sabía cómo detener aquello. La humana se sumó sus lloros y tampoco sabía qué hacer. Pero para colmo, la nublina también empezó a decir cosas muy extrañas.
¡No lo sé! Empezó a toser sangre y el vendaje se le habrá caíd... ¿Qué? ¡No te vas a ahogar, no digas nada de eso!

¿Desvariaba? No parecían quedarle fuerzas para levantarse, así que no era descabellado que perdiera la cabeza un poco. Pero ni eso sabía la roquense, ni si se podían decir cosas semejantes cuando uno se veía al borde de la muerte. ¿Estaba a caso al borde de ello? No lo sabía y no quería saberlo. Así que decidió apegarse a lo que sabía que funcionó con anterioridad.
Hay que taparle la herida otra vez. Lo haremos como antes, calentamos el agua, limpiamos, vendamos y vigilar. ¡Ya vuelvo!

Intentó darse toda la prisa posible para volver con el cubo de agua, pero también aprovechó el rato para despejarse de aquello. Era la primera vez en su vida que veía tan de cerca tanta sangre y que la embargaba tanto miedo, tanto propio como propiciado por la reacciones de las demás, a la muerte. Ni en las peores incursiones en territorio del Coro lo había pasado tan mal, porque sus labores siempre la mantuvieron a cierta distancia de los tumultos.

Volvió poco después con agua y más tela para vendar. Ni se fijó en si la humana estaba más tranquila ni en si la pobre nublina seguía respirando. Solo se fijó en que si seguía tosiendo tumbada, podría ahogarse.
¿Puedes levantart...? Vale, deja que te ayude —y, mientras le pasaba un brazo para hacerlo, se dirigió a Mónica—: ¿Puedes calentar el agua mientras? Tú le limpias las toses y yo me encargo de la herida. No sé qué le pasa pero hay que mantener la calma o será peor. Venga, venga.

Y entonces cayó en algo relacionado con "mantener la calma": ¿y si Lorenzo había escuchado los gritos y corría a ver qué ocurría y sus heridas empeoraban por ello? <<Tiraré el faro yo misma contra las olas como vea más sangre esta noche>> pensaba con toda la frustración del mundo. Deseó con todas sus fuerzas que el diestro se quedase en su cama aunque la preocupación le matase por dentro. Si no acababa con ella antes, porque ¿de dónde plumas podridas salía la sangre que tosía Lebra? Solo era una herida en la pierna, no podía estar relacionado. Y encima la chica no podía hablar bien, no podía decirles si había pasado algo más. ¿Pero qué iba a haber pasado? ¡Sinceridad había dormido allí y apenas había estado fuera poco menos de una hora! ¿Acaso había entrado algo por las ventanas y le había atacado en sueños? <<¿Pero qué más da? ¡Céntrate, joder!>>


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

329 Re: Faro el 05/07/18, 11:59 am

Bellota

avatar
La sangre de Lebra no dejaba de fluir. «Se muere, se muere, se muere» pensaba Mónica con terror, apretando con más fuerza. No había manera de ser optimista, no cuando la rodeaba tanto rojo. «No lo entiendo» dijo la parte de su cerebro que aún actuaba de forma racional. «¡Lo habíamos controlado!».

No lo entiendo —repitió sin darse cuenta, esta vez en voz alta, restañándole también la sangre de la boca. ¿Por qué sangraba por la boca? ¿Tenía heridas internas y nadie se había dado cuenta? ¿Por qué le estaba pasando esto a ella? ¿Por qué nadie les ayudaba?

Lebra dejó de gritar, y sus resuellos y palabras le dieron a Mónica más miedo que la situación anterior. —No, no, no. No digas eso. Nadie se ahoga, Lebra, nadie —Sinceridad reapareció y ayudó a incorporar a la nublina, desmadejada y llena de sangre. Mónica calentó el agua lo más rápido que pudo, agotándose todavía más, y trató de efectuar de nuevo, infructuosamente, el hechizo de curar. Nada. ¿Qué hacer? ¿Cómo controlarlo? La nublina no paraba de hablar sobre el agua, sobre ahogarse. «No lo entiendo».

Mónica miró a la roquense con los ojos llenos de lágrimas. «Se muere», vocalizó. Y de pronto, la bombilla, nacida de la desesperación.

¿Y si quemamos la herida?

Sonaba a barbarie. Sonaba a locura. Pero el agua de Lebra le había dado la idea. ¿Qué era lo contrario al agua? El fuego. Y Mónica no estaba convencida. No, no podría hacerlo. ¿Y si con eso solo conseguían hacer más miserable los últimos momentos de la nublina? Mon tembló. ¿A quién más podían pedirle ayuda si estaban totalmente solos en esa ciudad?

Los motes:

-Barael.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso.
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: Calimero.
-Lorenzo.
-Nad.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan.
-Tayron: T-fichas.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 27 de 34.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 15 ... 26, 27, 28 ... 30 ... 34  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.