Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por Zarket Ayer a las 09:38 pm

» Faro
por Giniroryu 21/11/17, 04:40 pm

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Jack 21/11/17, 11:43 am

» Plano de los sueños
por Naeryan 20/11/17, 09:50 pm

» Torreón Letargo
por Evanna 19/11/17, 07:23 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35980 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Anfiteatro

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 10.]

1 Anfiteatro el 02/08/11, 06:26 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Construido en piedra, ahora abandonada y sucia, su interior está repleto de objetos desechados o robados, y sus sótanos infestados de hienas. La arena mide 75 x 44 metros.


13 Re: Anfiteatro el 12/11/11, 08:42 pm

Cain


Teru entrecerró los ojos mientras veía formarse las cariocas. Era interesante, pero no era un acto de destrucción así que no se mostró muy sorprendido. Su amplia sonrisa se había desvanecido en el mismo momento en que la notó... su ira. La dullahan emitía una potente aura de pura ira que casi podía olerse, Teru arrugó la nariz pues no era un sentimiento que le gustase demasiado... Le gustaba la impotencia, la tristeza, el dolor, la desesperación, pero la ira y la rabia le resultaban aburridas. << La ira puede tornarse desesperación e impotencia...>> pensó esperanzado. Entonces la chica atacó, y el sacerdote esquivó el golpe sin problemas.
¿Es todo lo que tienes? -preguntó en tono de aburrimiento. No lo era. Deatach volvió a atacar haciendo bailar sus cariocas, tratando de golpear al niño con todas sus fuerzas. Teru se unió al baile esquivando sus golpes con una agilidad pasmosa, o desviándolos con sus garras. Sus movimientos se hicieron burlones, acercándose peligrosamente a la chica a través de los giros de sus cariocas, moviéndose alrededor de ella y permitiendo que el filo negro de las armas se acercase a apenas centímetros de su pìel, solo por lo emocionante de la sensación que le provocaba. Tras un buen rato de juego, ya aburrido por la facilidad con la que esquivaba los golpes de la dullahan, hizo que las cadenas de las cariocas se enredaran en sus garras y tiró de ellas, desequilibrándo a su contrincante y poniéndola a la distancia adecuada para asestarle un rodillazo en las costillas. Las armas se esfumaron al soltarlas su ama y Teru dedicó unos segundos en admirar cómo el humo negro escapaba entre sus dedos de metal. Luego fijó su único ojo en la chica
-Eres idiota- le espetó- Piensas que por tener un arma puedes vencerme ¿a que si? Pero llevo mucho mucho tiempo aquí, más que tú- a Teru le gustaba que los novatos que llegaban fuesen mayores que él, porque era mucho más divertido verles la cara cuando estaba a punto de darles el golpe de gracia- Me aburres, así que voy a matarte...- Teru clavó a Deatach en el suelo para que no se moviera y se preparó para rajar su cuerpo de parte a parte y hacerlo pedazos.
-¡Tú, pequeño bastardo!- se oyó una voz femenina, furibunda. Era la de Nihil, a través de un ojo volador- ¿Se puede saber que haces fuera del templo? Donna lleva horas buscándote
-Es que me aburro- se quejó el niño, prediendo el interés en Deatach por un momento
-¡Me da igual! Ya puedes ir volviendo cagando leches o mando a Infecto a buscarte
-Infecto me da asquito... y es raaaaarooooo- dijo Teru a pesar de que él no era precisamente normal. Ya se había olvidado totalmente de la dullahan.

14 Re: Anfiteatro el 17/11/11, 07:27 am

Elliot


El niño ya no sonreía, aunque no había ni rastro de temor en su mirada... simplemente parecía desilusionado, como si no le gustase el nuevo juguetito que tenía ante él. El mocoso esquivaba mis ataques con una facilidad increíble, sin apenas moverse, casi aburrido. De vez en cuando desviaba las cariocas con las garras, haciendo que tuviese que redirigirla con rapidez para no darme a mi misma. Se acercaba hasta quedar a pocos centímetros de mi, obligándome a retroceder, a cambiar de técnica cada pocos segundos mientras mi irritación crecía por momentos. Era un lucha desigual, sin duda. En uno de sus movimientos agarró las cadenas de las cariocas, tirando de ellas haciendo que me cayese hacia adelante, pero, antes de llegar al suelo, noté su rodilla en mi costado, junto con un dolor que llenó todo mi cuerpo. Caí al suelo de rodillas, con mis manos sobre las costillas mientras las cariocas volvían a convertirse en humo. El fuego se esfumó de mi interior con las palabras del niño. Ya no quedaba ira, ni rabia... solo había miedo... un terror enfermizo mientras le miraba... ¿Que es lo que esta ciudad había hecho con ese niño? ¿Acabaría yo igual, matando sin piedad solo por diversión... o por aburrimiento? No seguramente no... porque lo mas probable es que muriese ahora. El chico me sujetó en el suelo, pero no bajé la mirada. Tenía preparados mis ultimos pensamientos, había tenido ocasiones de sobra para ensayarlos en los últimos meses. No traté de huir. No había salida, lo tenía asumido, tratar de escapar solo lo haría mas doloroso. Vi como levantaba el brazo, y justo cuando iba a bajarlo, una voz sonó de fondo. Al principio no pude ver de donde venía, pero después vi el pequeño ojo que volaba alrededor del niño. Este se puso ha hablar con él, olvidándose de mi por un segundo. Mi primer instinto no fue huir... quería atacarle, algo dentro de mi gritaba que tratase de matarle ahora que tenía una oportunidad, y lo hubiese hecho... lo hubiese hecho si no hubiese pensado en Cain y en Vacuum. En menos de un segundo salí a correr mientras hacía un hechizo de levitación, alejándome lo más rápido posible. "Huyendo como una rata, muy mal..." Pero volvería... algún día, cuando estuviese preparada volvería. Nunca me había gustado dejar cosas a medias.

Sigue en la Biblioteca Mágica.

15 Re: Anfiteatro el 17/11/11, 05:12 pm

Cain


Teru se giró cuando sintió movimiento y vió a Deatach alejándose.
-¡Por tu culpa se me ha escapado! -le recriminó al ojo. Bufó y se dispuso a seguirla pero la voz de Nihil le detuvo. La voz de la súcubo ahora estaba rota, ronca como si viniese de las profundidades de la tierra, y la furia se había convertido en ira. Un monstruo de sombra y bilis ocupaba el lugar del ojo flotante.
-Mueve tu jodido culo verde hacia el templo ahora mismo o ya no tendrás piernas con las que volver a escaparte...
Teru palideció y asintió energicamente para poco después correr a toda velocidad de vuelta al templo. El monstruo se esfumó sin dejar rastro y el ojo siguió al niño en su camino de regreso para asegurarse de que se había tomado en serio sus palabras.

16 Re: Anfiteatro el 16/12/11, 08:35 pm

Elliot


Sobrevolé el anfiteatro a unos quince metros de altura, inspeccionando minuciosamente cada rincón para asegurarme de que no había nadie. No quería sustos como los del otro día. Era difícil saber si si había alguien pues todo estaba lleno de montañas de trastos, piedras y basura. Tras estar prácticamente segura que nada vivo se arrastraba por la arena, me quedé unos segundos en el aire. "¿Estas seguro de que es una buena idea?" pregunté al dragón. Realmente no me gustaba nada la idea de bajar allí de nuevo... Él asintió en mi interior, sin decir nada. Sin demasiada seguridad todavía, descendí rápidamente en una zona que estaba mas o menos despejada. El humo negro se condensó a mi lado, formando la tremenda silueta del dragón, que aun seguía haciéndome estremecer.
-¿Que se supone que tengo que hacer ahora? - Le pregunté mientras me sentaba en una de las grandes rocas que había por allí tiradas.
-Hay que despejar la arena para poder entrenar bien. - Contestó el dragón.
-¿¡Quitar todas las cosas!? ¡Eso nos llevará días! - exclamé mirando a mi alrededor, observando la enorme cantidad de objetos, todos ellos bastante pesados, que estaban desperdigados.
-TE llevará días - recalcó el dragón. - Yo no pienso moverme, es tu trabajo y tu entrenamiento... - dijo tumbandose en el suelo.
-¿Mi entrenamiento consiste en hacer de barrendera? - pregunté perpleja. No sabía si reirme o monerme a gritar. Me quedé parada unos segundos para ver si estaba de broma... ¿Realmente quería que moviese piedras que medían el doble que yo y montañas de objetitos? ¡Eso era ridículo, una soberana idiotez!
-¿Ves pesas por aqui, niña? ¿A que no? Pues las piedras son lo mas parecido que tenemos. - Dijo con voz neutra.
-¡Pero...! - Empecé a quejarme cuando el dragón me cortó, esta vez enfadado.
- Debes aumentar tu fuerza y resistencia, pero óyeme, no soy tu padre ni tu maestro. Si no quieres hacerlo, no lo hagas.- Me quedé en silencio unos instantes pensando. Finalmente, con un suspiro reprimido, me di la vuelta y cargué con una de las piedras, tan grande como una silla. Nunca recordaba que tenía mas fuerza que cuando era humana. Pero, aunque mi fuerza era mayor, mantener en equilibro la enorme piedra era bastante complicado. Conseguí llevarla hasta el extremo de la arena sin demasiadas complicaciones. La siguiente piedra era algo mas pequeña por lo que la llevé rápido tambien. Continué así durante algo menos de una hora, cargando piedra tras piedra... algunas de ellas ni siquiera podía levantarlas, tenía que arrastrarlas por el suelo a duras penas. Tambien transportaba brazadas de pequeños trastos. Acabé tirandome al suelo, sin fuerzas apenas, con todo el cuerpo doliéndome.
- ¿Ya te has cansado? - rió el dragón con sorna.
-No, solo estaba dándole un descanso a las piedras, deben estar mareadas de tanto viaje - contesté cortánte.
-Claro, por supuesto... bueno, ponte de pie, no hemos acabado aun. - dijo riendo aún. Me levanté muy despacio, cansada, y me quedé quieta esperando que me dijese qué hacer. -Bueno, ¿sabes hacer el pino niña? Pues ahora debes hacerlo, y quedarte bocabajo tanto tiempo como te sea posible. - ¿Hacer el pino? Bueno, eso no era dificil... me dolían los brazos, pero estaba segura de poder hacerlo. Cambié mi ropa en un segundo, pues el vestido no era lo mas adecuado para hacer gimnasia. Luego, cogiendo impulso, planté mis manos sobre el suelo y elevé las piernas. Por un segundo me mantuve en el aire pero luego, debido a que no tenía la cabeza para hacer de equilibrio, caí hacia atrás, dando un espaldazo en el suelo. Con un gruñido bajo, me levanté sacudiendo el polvo que se había pegado a mi piel y volví a intentarlo. Esta vez conseguí mantenerme en equilibrio. Estuve mas de cinco minutos asi, bocabajo, hasta que el dragón me dijo que andase. Nunca había intentado andar asi, la verdad es que nunca me había interesado nada de esto de la gimnasia... levanté una mano y, encuanto lo hice, todo mi cuerpo se fue abajo. De nuevo me puse de pie y lo tuve que intentar varias veces, pero al final conseguí dar unos pocos de pasos.
El dragón no se conformó con eso. Me hizo poner al maximo mi flexibilidad y agilidad. Incluso en uno de los ejercicios, me hizó salir a correr tras las cosas que lanzaba como si no fuese mas que un simple perrito, para cogerlas en el aire. Por supuesto, debido a la fuerza con la que éste los lanzaba, solo uno acabó en mis manos antes de rozar la arena. El siguiente de los ejercicios realmente me asustó. El dragón desplegó sus alas y una lluvia de llamas negras volaron hacia mi. Tenía que esquivarlas, pero por supuesto, mas de la mitad acabaron consumiendose en mi piel.
Cuando acabé estaba destrozada. Notaba que todos los musculos de mi cuerpo estaban tensos, doloridos y yo apenas podía moverme... este entrenamiento sin duda iba a dejarme agujetas durante un buen tiempo.
-Estas hecha una blanda, niña... vas a tener que entrenar bastante duro... será mejor que lo dejemos por hoy, no quiero romperte, pero mañana empezarás con las armas, asi que ve a la biblioteca y lee tantos libro sobre armas como puedas. Da igual de que tipo sean, aun no sabes las que estan vinculadas a ti asi que trata de aprender un poco de todas. - Le miré desconcertada durante unos instantes y luego, agotada, hicé el hechizo de levitación. El dragón extendió sus alas, y voló hasta llegar a mi lado, donde se deshizo dejando una estela de humo negro.



Sigue en la Biblioteca Mágica.

17 Re: Anfiteatro el 13/12/12, 12:29 am

Vlad


RR caminaba semiflexionado, casi agachado y arrastrándose por las calles de la ciudad muerta, o al menos en apariencia. Ya había comprobado que aquella bestia de piedra decrépita y rajada y de madera podrida simplemente fingía estar descomponiéndose para lanzarse a la yugular del incauto curioso de turno. Él, aun por todos sus esfuerzos y su guardia constantemente alta, ya había probado en sus carnes las peligrosas dentelladas de Rocavarancolia, y no iba a dejarse pillar dos veces. Aquello sólo reafirmaba su teoría de que nunca, jamás, bajo ningún concepto se está lo suficientemente paranoico.

Finalmente, doblaron una esquina, no sin antes asegurarse de que no había ninguna trampa ni artilugio que lo fuera a empalar nada más girarla o que algo o alguien los estuviera esperando para hacer más o menos algo similar. Allí, ante la mira de la ballesta en ristre de RR, se alzaba un extraño edificio circular, claramente abandonado y en ruinas, al igual que el resto de la ciudad, semejante de alguna forma arcaica y extraña a un estadio.

-Oh, premio.-comentó en voz baja, casi más para sí que para sus acompañantes.- Sugiero que entremos primero en los edificios colindantes antes de entrar allí…

Y fue entonces cuando vio las hienas, y se preocupó seriamente. Volvió a cubrirse tras el muro, asegurando de nuevo el agarre de su ballesta.

-¿Damos un rodeo para llegar a las casas de alrededor? No tengo muchas ganas de enfrentarme con esos bichos sin ningún botín a mano, y aun menos desde una posición tan desaventajada como esta.

Sin esperar mucho a que les contestaran, tomó el camino a través de las callejuelas a buena velocidad, manteniéndose agachado y con el arma en ristre, y con los cinco sentidos puestos en cuanto les rodeaba.

En el primero de ellos, se tomó cierto tiempo para comprobar la ausencia de trampas de cualquier tipo. Después de haber leído el libro de runas, se le habían ocurrido muchas ideas, y a sabiendas de que las que tenía a su disposición eran muy básicas y rudimentarias, no quería ni pensar lo que podrían haber hecho los anteriores habitantes de la ciudad con unos conocimientos más completos y avanzados.

Por su lado, rebuscó entre los escombros y el polvo hasta encontrar algo que lo satisfizo: Un tubo metálico, de una longitud aceptable y de una solidez adecuada. Desde luego, aquel tipo de cosas eran las que él andaba buscando, y aquello había sido un verdadero golpe de suerte. Se lo echó al saco y, seguidamente, miró por las ventanas con mucha cautela a las bestias de más abajo, que parecían holgazanear a la entrada del edificio circular.

-¿Os parece que les disparemos desde aquí? No tengo muchas ganas de arriesgar mi culo ahí abajo, en campo abierto.-comentó a sus compañeros, volviéndose hacia ellos y señalando a las bestias con el dedo pulgar.-Además…-añadió, volviéndose hacia el ventanuco, mirando esta vez a las alturas.- Esa cosa de ahí arriba me pone los pelos de punta.

18 Re: Anfiteatro el 16/12/12, 06:52 pm

Muffie

avatar

Karime siguió a RR sin problemas. Llevaba el arco cargado entre sus manos y observaba atentamente los alrededores, siempre con una sonrisa de diversión adornando su cara. Cuando la cosecharon, le prometieron aventuras y salir a la ciudad parecía la mejor manera de encontrarlas. “Salid, bichitos, bichitos, bichitos.” Cantó en su yo interior. Realmente, no es que quisiera que cualquier monstruo les atacara, pero debía reconocer que le gustaban esas apariciones fortuitas de seres a los que había que derrotar. No era entrenamiento, era el campo de batalla, era supervivencia, y eso a Karime le encantaba.

Cuando dieron con las ruinas del anfiteatro, a Ka le interesaron tanto como al foner, por lo que se dejó llevar y siguió al pelirrojo a uno de los edificios colindantes.

- Vaya, pelirrojo, parece que has encontrado juguetitos nuevos.-le dijo la libense al foner socarronamente cuando vió que cogía un cilindro del suelo.- ¿te diviertes? En el fondo eres como un niño.- le picó la morena.

Se apoyó contra la pared de al lado de la ventana y miró por esta a donde señalaba RR. Las bestias que ahí había parecían numerosas, pero no demasiado difíciles de vencer, por lo que a Karime le pareció una buena idea comenzar a atacar desde la distancia antes de luchar a campo abierto, si es que se daba la ocasión.

- No son lagartos babeantes ni trozos de papel indestructibles, pero servirá para divertirse un rato.- comentó en voz alta, aunque para sí misma.- Chicos, empieza el espectáculo.- les dijo a sus compañeros con una sonrisa divertida con unos toques de sadismo antes de darse la vuelta para disparar la primera flecha.



_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

19 Re: Anfiteatro el 17/12/12, 04:56 pm

Naeryan

avatar
La certera flecha de Karime alcanza a una de las hienas en uno de los flancos traseros. El animal suelta un gañido estremecedor y acude a buscar refugio junto a sus compañeras.
Las hienas más cercanas, las que son capaces de captar el rastro de los cosechados, olfatean el aire tratando de rastrearlo. Finalmente lo localizan, y empiezan a dar vueltas en círculo en torno al edificio donde están refugiados, gruñendo amenazadoramente. De vez en cuando alguna hiena más osada que las demás toma carrerilla e intenta saltar infructuosamente a través de uno de los ventanales desde donde se asoman los cosechados. El rechinar de sus largas garras al abrir muescas en la pared al caer produce dentera.
Al cabo de un rato una de ellas comienza a aullar. Las demás la imitan.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

20 Re: Anfiteatro el 19/12/12, 12:24 am

Álvar

avatar
Al igual que el resto del grupo, Timmy avanzó con cautela por las calles. Como siempre, tenía miedo. No obstante, el hecho de tener allí a sus compañeros poco a poco le iba infundiendo cierto valor.
De pronto RR avisó de que tenían a la vista una estructura circular de grandes dimensiones.
Debido a la aparición de una manada de lo que parecían ser hienas, RR sugirió buscar un base mas propicia desde donde apostarse y acabar con aquellas criaturas, por lo que entraron en uno de los edificios cercanos.
Una vez allí K, visiblemente emocionada, comenzó a disparar con su arco, lo que provocó que una de las criaturas fuese alcanzada, cosa que revolucionó al resto de la manada.
-Ay Dios...-Dijo el joven entre suspiros.

Al ver que sus compañeros "disfrutaban" del momento, Timmy quiso aprovechar también la ocasión para practicar puntería con sus cuchillos arrojadizos.
-Oye, K... ¿te importaría ayudarme? Ya sabes que... bueno, todavía no se me da muy bien esto de lanzar cosas. ¿Me enseñarías?

La joven, tan alegre y dispuesta como siempre, estuvo encantada de darle unas lecciones rápidas en medio del fragor del combate, no sin antes bromear una o dos veces como acostumbraba. Esto ayudó mucho a Timmy, el cual enseguida se animó y se puso a lanzar cuchillos arrojadizos, llegando a disfrutar del momento casi tanto como sus compañeros. No obstante, este hecho hizo que le entrara algo de miedo, pues no estaba acosumbrado a la violencia, y desde luego no estaba acostumbrado a disfrutar de ella.

En un momento dado paró de atacar al ver que todas las hienas empezaban a aullar.
-Esto no me gusta... ¿Qué... qué hacemos ahora, K?-Preguntó visiblemente asustado, evitando mirar a RR a sabiendas de que seguramente le soltaría algún comentario desagradable sobre su cobardía.


_________________________________________


Piensa en verde: pon un Duende en tu vida
O, en su defecto, deja que uno te la arrebate

21 Re: Anfiteatro el 20/12/12, 08:10 pm

Vlad

avatar
RR intentó mantener la mente fría y sus pensamientos en orden. Era posible que aquellas cosas encontraran la puerta y les atacaran cuerpo a cuerpo. Y sobraba decir que aquello no le hacía ninguna gracia. Recorrió con extrema cautela, pero a buena velocidad, el edificio en el que se encontraban, localizando las ventanas que podían utilizar como punto de tiro, y, en caso de que hubiera alguna, hallar alguna que pudieran usar los carroñeros como punto de entrada. Entre tanto, aprovechaba para disparar a los objetivos que se le ponían a tiro, intentando afinar en cada disparo, apuntando siempre, si no a la cabeza, a los cuartos delanteros, con la esperanza de tocar órganos vitales. Además, llegó a encontrar otro tubo en una habitación similar, que se echó a la espalda sin pensárselo dos veces. No tuvo mucho tiempo para alegrarse del descubrimiento, y era consciente de que cada instante contaba.

Finalmente, cerró el círculo de su pequeño periplo por el edificio y volvió con sus compañeros, comprobando que se podía recorrer aquel piso de un lado a otro sin tener que pasar dos veces por la misma habitación.

-Creo que todas las ventanas están seguras, y creo que deberíamos mantenernos juntos. No sé si pueden entrar por otra parte que no sea la puerta, pero podríamos cerrarla y atrincherarnos y cagar a tiros a esos bichos. A no ser que tengáis un plan mejor, claro. Estoy abierto a sugerencias, y soy consciente de que podríamos salir y liarnos a mecos con esos sacos de dientes con patas, pero yo personalmente recomendaría herir o matar a una buena parte, si no a toda. Y luego está el tema de… ¿seguís queriendo ir a ese edificio circular o preferís avanzar a otro lugar? Creo que es demasiado pronto y estamos demasiado vivos y enteros todavía como para volver al torreón…

El foner hablaba a gran velocidad, al ritmo de sus pensamientos, mientras recargaba la caja del cargador de su ballesta. Era evidente que no tenía intención de perder ni un solo latido de su frenético corazón en balde.

-¿Qué tal vais de munición? –inquirió, echando atrás la corredera para poner a punto de nuevo su arma.- Afinad los disparos, o nos quedaremos secos antes de habernos llevado a más de la mitad por delante. Que cada tiro cuente.

Tras decir esto, pasó rápidamente a cubrir una de las ventanas libres, no sin antes darle una palmada en la espalda a Timmy, no dolorosa, pero sí potente.

-Ya te irás acostumbrando chaval. Esto es cuestión de práctica, así que no te pongas nervioso, procura mantener la cabeza fría y…- hizo una pequeña pausa para apuntar con más precisión a una de las bestias. Cuando apretó el gatillo, se retiró de la overtura, y recargó con fuerza, dado que poner a punto la cuerda seguía requiriendo contundencia aun con las modificaciones.- Evita que esos cabrones te muerdan el culo.

Pasó a otra ventana libre, preparado para buscar otro objetivo.


_________________________________________

¿Qué es más divertido que matar a un bebé en una batidora?

Matarlo con la tapa abierta.

22 Re: Anfiteatro el 20/12/12, 10:18 pm

Naeryan

avatar
Las hienas tratan de buscar otra entrada pero notan el olor del humanoide de pelaje rojo en todas ellas, y dado que algunas ya han recibido algún pinchazo volador por su parte optan por no arriesgarse.
En su lugar, el coro de aullidos se hace más fuerte, llegando a oírse por calles bastante más allá del anfiteatro. Las hienas que ya han sido heridas por algún flechazo se retiran lo más rápido que pueden. Las demás se apartan con prudencia, aunque aún dirigiendo gruñidos en dirección a la plaza fuerte desde donde los macieleros lanzan sus flechas.

De una de las calles adyacentes, al cabo de unos largos minutos, emerge una hiena enorme, descomunal, de una envergadura total a cuatro patas que alcanza a Karime en altura. Su pelaje está erizado, y parece evidentemente desquiciada: tiene los ojos en blanco y de entre sus dientes resbalan hilachas de baba.

La siguen una hilera de figuras gimientes y peludas: su prole, de la cual no se ha fiado de separarse. Las hienas de tamaño normal, retiradas a distancia prudencial de la hembra alfa, las miran con ojos golosos. Una sola mirada de la madre, sin embargo, las mantiene a raya.

Con lentitud pero con una fuerza estremecedora, la hiena gigante empieza a embestir la puerta.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

23 Re: Anfiteatro el 21/12/12, 12:26 am

Muffie

avatar

Karime se tomaba su tiempo para cada disparo, conocedora de la falta que le hacían las flechas y sin querer malgastarlas. Cuando Timmy le pidió ayuda, sonrió satisfecha y orgullosa.

- Tranquilo, pequeño Timmy, es normal que no sepas. De hecho, que no sepas manejar armas es el comportamiento masculino más normal que he visto desde que estoy aquí.- comentó acompañado de una risa.- Tu tranquilo, el que quieras aprender demuestra valor y el que me lo pidas, voluntad de aprender de manera correcta.- le dijo con una sonrisa. Seguidamente, le resumió de forma sencilla las explicaciones que le había dado el día anterior a Ariv. Más adelante le enseñaría de forma más amplia, pero ese momento no era el adecuado.- Bien, espero que te haya quedado claro. Eso es muy resumido y simple. Si te portas bien, te daré clases mejores.

Mientras RR revisaba las puertas y ventanas, Karime, acompañada de Timmy, seguía lanzando flechas a las hienas, haciéndolas caer o hiriéndolas de forma importante. Estaba muy concentrada, alerta y con los cinco sentidos agudizados, y había comenzado a cambiar su expresión divertida a una que se asemejaba más a la de una pantera cazando.

- Estoy de acuerdo con el plan, además, esta gatita se ha encaprichado de ese edificio y no le gusta que le quiten su ovillo de lana.- bromeó aun concentrada y sin un ápice de humor en su rostro.- Si la cosa no se complica no tendré problemas con la munición. Al menos, no hasta el momento en el que sean lo suficientemente pocas como para poder bajar ahí a patearles el culo.- contestó al foner.

Karime había pasado por alto los aullidos en todo momento hasta que vió aparecer a la gran bestia. Por un momento, Karime paró admirando a la imponente bestia. En su vida, jamás había visto semejante animal y, aunque la intimidaba enormemente, un pensamiento que pasó por su cabeza la hizo sonreir macabramente.

- Chicos, os presento a mi nueva mascota.- sonrió siniestramente mientras se colocaba en una posición optima y apuntaba a la hiena a las patas para así poder dejarla fuera de combate.



_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

24 Re: Anfiteatro el 23/12/12, 02:39 pm

Álvar

avatar
"Mascota" pensó Timmy para sus adentros.
-Es... estarás de coña ¿no? ¡Ese bicho quiere comernos!-Dijo alarmado.-Tenemos que acabar con ella antes de que ella haga lo propio.

En ese momento metió la mano en el zurrón en busca de más cuchillos, pero en lugar de eso su mano se encontró con un objeto redondo. Timmy tragó saliva.
-No-Se dijo mentalmente.
-Si.

Timmy comenzó a sudar. Debía resistir por encima de todo aquella tentación. Entonces cerró los ojos.
-No.-Dijo, esta vez en alto.

Realmente no sabía que hacer. Aún no estaba suficientemente preparado para hacer frente a este tipo de situaciones, por lo que decidió dejar que fueran sus compañeros los que tomaran la iniciativa.


_________________________________________


Piensa en verde: pon un Duende en tu vida
O, en su defecto, deja que uno te la arrebate

25 Re: Anfiteatro el 24/12/12, 02:05 am

Naeryan

avatar
La madre hiena, sin embargo, no está muy dispuesta a esperar a que reaccionen. Sus cargas son cada vez más violentas, y la puerta de abajo ya empieza a resquebrajarse. Un par de veces se ha alzado sobre las patas traseras, apoyándose en la fachada del edificio semiderruido para tratar de alcanzar a los mamíferos lanzapalitos que hay dentro. En ambas ocasiones sus garras han pasado peligrosamente cerca de las ventanas tras las cuales están apostados los macieleros*, pero no ha logrado auparse al interior, frenada por su propio peso y la estrechez de dichos ventanucos. Con el tiempo y las flechas dirigidas a sus extremidades deja de intentarlo; en su lugar vuelve a concentrar sus esfuerzos en cargar contra la puerta. Sus patas están algo dañadas por las flechas, clavadas de media a superficialmente a causa de que su objetivo no cesa de moverse; por ello ya no toma carrerilla antes de embestir, pero mantiene la movilidad.

Su prole se congrega en una piña unos metros más allá, tratando de protegerse unos a otros. Son dolorosamente vulnerables, pero ninguno de los ejemplares adultos se atreverá a acercarse debido a la cercanía de la madre, ahora completamente concentrada en echar abajo la puerta. Sin embargo de vez en cuando alguna de sus crías suelta un gañido, y la hembra alfa siempre cesa momentáneamente su actividad para comprobar de reojo el estado de su prole.

Un siniestro crujido anuncia que a la puerta le queda poco para ceder. Las demás hienas aúllan a coro, presagiando carne fresca.


[*En deferencia a sus majestades macieleras, antes de postear pregunté a Muff en qué piso andabais apostados. Dijo que el primero.]


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

26 Re: Anfiteatro el 26/12/12, 06:56 pm

Muffie

avatar

Las patas de la hiena se iban dañando a la vez que la puerta iba cediendo. “Si la derriba, todas entraran y nos descuartizarán.” Reflexionó la libense, dejando de lanzar flechas de sopetón. Miró hacia fuera para luego mirar sus municiones y las de sus compañeros. “Solo me quedan tres flechas y las espadas, si sigo aquí no podré hacer mucho más.” Se dio cuenta. Quizás pudiera salir a la calle por otra ventana para enfrentarse a las hienas mientras sus compañeros seguían lanzándole cosas a la grande, pero la puerta pronto cedería y entonces estarían perdidos. De repente, un objeto tirado en el suelo y medio enterrado por escombros llamó su atención. Una sonrisa macabra surcó su cara mientras un susurro salió de entre sus labios. “Esto va a ser divertido.”

RR y Timmy vieron de improvisto, y para su asombro, como tres flechas impactaban contra tres de los cachorros de la hiena haciéndolas gemir de autentico dolor. No les dio tiempo a reaccionar demasiado cuando se vieron levemente empujados a los lados de la ventana y vieron como las piernas de Karime se subían a la cornisa de la ventana para desaparecer poco después. Cuando volvieron a asomar la cabeza por la ventana pudieron ver como la guerrera libense cabalgaba la gran hiena mientras rodeaba su cuello con una soga que pretendía utilizar a modo de riendas.

- ¿Habéis visto, chavales? Esta es la nueva montura que acabo de adquirir. Es un poco rebelde, pero así me gustan las mujeres.- le gritó a los de arriba entre risas mientras estiraba y aflojaba la cuerda para compensar las sacudidas del animal.- Id a por las hienas, yo me encargo de la grande.- les ordenó.



_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

27 Re: Anfiteatro el 27/12/12, 01:47 pm

Vlad

avatar
RR contempló, efectivamente, toda la actuación de K con un creciente cabreo que comenzó a ascender desde su estómago hasta la cabeza, haciendo hervir y burbujear su sangre. ¿Qué hacía ahora? ¿Le explicaba lo que estaba haciendo mal, le insultaba y le pegaba, o le cascaba primero, le insultaba seguidamente y le explicaba el tema al final?

No tardó en percatarse de que todo aquello conllevaría un espacio de tiempo relativamente prolongado, sobre todo si pretendía quedarse a gusto, y no iban precisamente sobrados, que digamos. Consciente de que el cronómetro no corría a su favor, se lanzó a la acción, dirigiéndole a su compañera un simple gesto con la mano, estirando todos los dedos menos el anular y el pulgar. Aunque, por motivos obvios, el significado concreto les era desconocidos a sus acompañantes, el matiz faltón era fácil de captar.

Tomó el saco de Wintel y se lo echó al hombro, para luego abalanzarse sobre por una de las crías de las pocas crías de hiena que todavía no habían sido heridas por las flechas de Karime, que introdujo rápidamente en la bolsa, procurando no lastimar a la criatura en la medida de lo posible. Tras esto, volvió tan rápidamente con sus compañeros como sus piernas se lo permitieron, esquivando un par de zarpazos furibundos de la enorme matriarca, terriblemente desbocada.

Cuando finalmente tuvo las espaldas cubiertas por sus camaradas, tomó la ballesta y comenzó a descargar sus saetas en la bestia, afinando el tiro para golpear la cabeza y el cuello.

-¿Qué coño te crees, payasa? No conseguirás que ese bicho te haga caso aunque le saques todos los putos colmillos. ¡Y matar a sus crías no hace sino empeorar las cosas! ¡No parará hasta que te destripe!

Y es que si algo se aprende en los bajos fondos de F.O.N.E.R.A (y en cualquier entorno en el que se haya de tratar con criaturas salvajes de cierta envergadura) es que los animales pueden llegar a ser terriblemente vengativos, en contra de lo que a priori pueda pensarse motivado por las creencias populares. Hay seres que son capaces de perseguir durante años al asesino de su prole, y aquella bestia enorme, con colmillos afilados como cuchillas y garras no menos peligrosas, pelo erizado, boca burbujeante y ojos desquiciados, entraba dentro del perfil que RR se había formado de cierta sección de la fauna: Bichos Jodídamente Vengativos.

Se apresuró a correr a través de las habitaciones ya registradas del primer piso. Confiando en la estructura circular en la que las estancias estaban dispuestas, podría volver al recibidor, dónde la hiena estaría encarando aún a los muchachos, hostigada por K. Con lo cual, tendría un campo de visión magnífico de sus cuartos traseros y un magnífico factor sorpresa.

Recargó su ballesta a toda prisa por el camino y, efectivamente, dio de nuevo con la que había pasado a ser la habitación de la contienda. Sin perder ni un instante, descargó una hondonada de saetas en sus costillas, con algún que otro proyectil que dio a parar en el muslo delantero a razón de los coletazos desesperados de la bestia.

-¡Y las órdenes las podrá dar tu padre!- terminó por afirmar RR como guinda para su escueto y entrecortado discurso, sin saber del todo bien que sus compañeros alienígenas no captarían del todo el grave insulto que portaban consigo sus palabras.

Tras esto, se giró hacia la puerta y lanzó un par de disparos más a las bestias que se aproximaban a ellos y a las crías, al darse cuenta de que su progenitora estaba muy maltrecha y sus presas intactas.

-¡Sugiero que cojáis lo que necesitéis y salgamos de aquí cagando melodías! ¡YA!


_________________________________________

¿Qué es más divertido que matar a un bebé en una batidora?

Matarlo con la tapa abierta.

28 Re: Anfiteatro el 28/12/12, 02:40 am

Naeryan

avatar
La temeridad de Karime podría haberle costado muy cara de no haber disparado antes a las crías. Con un violento bandazo que envió a la libense disparada contra la pared del edificio, la hembra alfa se quitó de encima a su pasajera y acudió en auxilio de su prole, en lugar de ensañarse contra la chica de una manera que hubiera podido terminar con tripas por el suelo. Aulló de pura rabia al notar que dos de las tres afectadas no podían ni cojear, y aún más al notar inequívocamente que de entre todos aquellos cachorros aterrados faltaba uno.

Ante el hostigamiento al que se estaba viendo sometida y las miradas codiciosas de las hienas más pequeñas sintió que era prioritario poner a salvo de nuevo a su camada. La refriega había acabado por atraer a más hienas, y su territorio original, del que las había alejado por estar precisamente plagado de competidores, había pasado ahora a constituir un refugio en comparación con aquella zona.

Así las cosas, tras amagar un impresionante mordisco a pocos centímetros de RR a modo de advertencia agarró con la boca a los cachorros que no podían caminar y emprendió la retirada a la carrera, no sin arrancarse antes las flechas a mordiscos. Sin embargo se había quedado con sus olores, y no tardaría en volver a por ellos y a por el cachorrillo que gimoteaba en el saco, y que luchaba con todas sus fuerzas por romperlo a fuerza de rascar con las garras.

Envalentonadas por la ausencia temporal de la madre, las demás hienas vuelven a formar un corro en torno al edificio, relamiéndose: concretamente centradas en el saco pataleante que lleva RR a la espalda. Tienen hambre, y están impacientes: tanto les da una cena pequeña e indefensa que una mayor aunque más peleona.

A base de cargas conjuntas la puerta acaba por ceder. Un aullido triunfal se extiende por el anfiteatro.


[Karime: ver apartado de heridas; eso más una buena hostia en la cabeza pero sin secuelas. Esto no te podía salir gratis xD]


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

29 Re: Anfiteatro el 29/12/12, 01:49 pm

Álvar

avatar
Timmy estaba cada vez más asustado. La temeridad cometida por K no había hecho sino aumentar su ansiedad. Esa chica estaba completamente loca y su locura les iba a costar la vida a los tres. El hecho de que RR secuestrara a una de las crías de la matriarca tampoco había ayudado mucho a calmarlo.
-Mira a ese par de kamikazes, muchacho. ¿De verdad confías en ello y no eres capaz de fiarte de mi? Me ofendes, Timmy, me ofendes... ¡JIA JIA JIA!
-Puede que se les haya ido un poco de las manos, pero no son unos psicópatas como tú...
-¿Tú crees? Porque yo acabo de ver como esa amiguita tuya intentaba asesinar vilmente a esas pequeñas crias indefensas...
-Cállate, no vas a salirte con la tuya. Esta vez no.

En ese momento la puerta del edificio cedió bajo los ataques de las hienas.
-Oh no...
-Oh... si. Dejemonos de tonterías, niño. Sabes que sin mi ninguno de los tres saldreis con vida de aqui. Así que tu decides. Tu orgullo, o la vida de tres personas, incluida la tuya ¿Podrás morir con la culpa?
-Dios... solo... prometeme que no les harás daño a ninguno de los dos.
-¿Aunque te lo prometa me creerás? ¡JIA! Pero no te preocupes. No les haré daño. Aún...

Según las hienas comenzaban a subir por las escaleras, un par de objetos redondos cayeron a su encuentro, impactando contras las que iban a la cabeza y sumergiendo al grupo en un mar incendiario.
Timmy se giró hacia RR con una amplia sonrisa en la cara.
-Por el olor a pelo quemado creo que eso las entretendrá un poco. Así que creo que es momento de recoger a la loca feminista y echar a correr de vuelta a nuestra guarida.-Dijo el joven, justo antes de saltar por la ventana igual que había hecho K momentos antes.-¡JIA!


_________________________________________


Piensa en verde: pon un Duende en tu vida
O, en su defecto, deja que uno te la arrebate

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 10.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.