Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Giniroryu Ayer a las 05:39 pm

» Faro
por Giniroryu Ayer a las 05:17 pm

» Trama
por Giniroryu 13/11/17, 11:02 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Cain 13/11/17, 11:00 pm

» Barrio de los Mil Dioses
por Kial 13/11/17, 10:49 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35967 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Anfiteatro

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 6 de 10.]

1 Anfiteatro el 02/08/11, 06:26 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Construido en piedra, ahora abandonada y sucia, su interior está repleto de objetos desechados o robados, y sus sótanos infestados de hienas. La arena mide 75 x 44 metros.


61 Re: Anfiteatro el 03/06/13, 11:47 pm

Vlad


-Comprendo que presentes condiciones, camarada Shiz…-comentó RR mientras buscaba en su mochila su todavía intacta botella de Skaj, de cristal negro y casi opaco, para descorcharla y echarse una cantidad moderada de su sospechoso líquido de color carmesí en el interior de su taza.- Pero te ruego que pienses por un momento en el apartado estratégico: Si yo me fuera a Maciel de forma permanente tras asegurar los callejones, que esa una medida extremadamente necesaria y por tanto no tardaría mucho en regresar, cederíamos terreno al enemigo. Y si dejamos de hostigarles, si les damos tiempo a organizar sus fuerzas superiores en recursos y en número, habríamos perdido una ventaja fundamental. Evidentemente, no voy a dudar en proteger el torreón hasta sus últimas consecuencias, pero por necesidades estratégicas requerimos de un grupo de vanguardia; alguien que mantenga la ofensiva para evitar mantenerlos ociosos.

Mientras decía esto, Timmy entró en escena. El foner casi no se inmutó ni cambió de semblante al verlo entrar por la puerta, aunque sí preparó a Schrang en su dirección para disparar en caso de que fuera otro el que cruzara el umbral. Cuando finalmente se cercioró de que era el irlandés y sólo el irlandés el que había llegado, se relajó, bajando el arma y volviendo a su pose inicial.

-Ah, eres tú.- comentó mientras se acercaba su taza a los labios.- ya me extrañaba que no hubieras venido. Toma asiento, anda, te veo hecho un asco.

Hizo una pequeña pausa para tragar aquel brebaje, que le cruzó como mismo fuego la garganta y asentándose como napalm en su estómago. Seguidamente, llenó el tapón de la botella y se lo ofreció a Timmy.

-He de puntualizar que si yo estoy jodido es por la vida precaria de soldado de vanguardia, ojo. Ya lo irás viendo, supongo. Y mejor no me digas cómo te has hecho eso en la cara, creo que puedo llegar a imaginármelo. En cuanto a la limpieza…

Comenzó a buscar en su libreta hasta encontrar una página en concreto. En una cara había detallado cómo se podía llegar a fabricar una bomba de humo a partir del salitre desconchado de las paredes y de la miel que venía en las cestas. En la otra, se explicaba cómo podían hacer un explosivo de potencia considerable usando un recipiente de cristal, parte del contenido de las granadas del irlandés y unas gotas de antídoto contra veneno.

-Creo que son dos propuestas que pueden llegar a interesarte. Ya les puse un petardazo de los tuyos en el sótano, pero desconozco el número de bajas que pudo causar. Con ese chisme que tengo ahí descrito, quizás podamos convertirlos a todos en carne picada sin demasiada dificultad. Más adelante te daré los detalles técnicos, y ya me enseñarás tú lo que hayas traído.

>>Como te iba diciendo, Shizel, es necesario mantener un grupo en la línea de fuego, aunque sea reducido. Lo importante en este caso es mantener la comunicación con el torreón. Sugiero que crees un portal comunicador, uno en Maciel y otro en un escudo que podamos portar o en alguna superficie fácil de llevar, para así poder mantener un canal a través del cual poder informarnos entre nosotros. No tardaré en volver a pasar por el torreón y hablar con los muchachos, pero entiende que no podemos renunciar a esta estrategia.


RR esperaba que el idrino entrara en razón rápido. En aquellos momentos había mucho trabajo por hacer y muy poco tiempo que perder. Cuanto antes quedara el asunto zanjado, antes podrían fabricarse las runas y las nuevas municiones, encantarse las herramientas y prepararse las armas y las trampas para su próximo movimiento. El enemigo podía permitirse el lujo de holgazanear, ellos no.

62 Re: Anfiteatro el 04/06/13, 12:04 am

Naeryan


63 Re: Anfiteatro el 04/06/13, 12:33 am

NH


Como esperaban, RR no tardó en aparecer y hacerles señas para conducirles a su nuevo refugio. Trampas por todas partes, armas, roña y olor a sopa de rata, desde luego no había mucha diferencia con el anterior refugio. En cuando entraron Yrio descargó el escudo, el pico y la pala y buscó algún sitio donde sentarse, uno desde el cual tuviera la puerta vigilada.

La escena que siguió, protagonizada por RR y Shizel, parecía una típica pelea de pareja y a Yrio casi le entraron ganas de gritarles que se diesen un beso e hiciesen las paces. Incluso para alguien tan torpe como él saltaba a la vista que el idrino se sentía despechado y le hizo bastante gracia ser ''el otro'' en esa situación.

-¿Ves? Te dije que si no venía contigo iba a agotarte en poco tiempo. Es un agonías- dijo poniéndose en pie y sacudiéndose los pantalones para ver en qué podía ayudar.

La súbita presencia de Timmy le hizo dar un salto en el sitio. Era el chico inconsciente de Maciel, y aunque ya había visto su cara desfigurada aquella capucha le daba un aire incluso más siniestro. Corrió a asomarse a la entrada con las armas preparadas, preocupado porque alguien además del chico humano les hubiera seguido. Era ese el mal presentimiento que había tenido durante todo el camino, la posibilidad de que les estuviesen siguiendo, y si Timmy había podido también podría alguno de Sendar.

Nada más asomarse oyó la voz envolvente que ya había oído en otras ocasiones. Ningún detalle de su mundo, sin embargo oir sobre los mundos de sus compañeros le hizo pensar en ellos. Pero lo que más le llamó la atención con diferencia fue el anuncio de la muerte de la tal dama Sueño. << ¿Tan importante era que han querido que toda la ciudad se entere? Incluso los cosechados...>> Sacudió la cabeza y vovió a entrar en la habitación.

-Mejor que nos demos prisa. No quiero que los sendarios nos encuentren y nos pillen indefensos. Yo me ocuparé de las runas ofensivas y Shizel puede dedicarse a las defensas.- apremió. No entendía como había vuelto su falsa capa de resolución, pero agradecía no hacer el ridículo echandose a llorar allí en medio. Había comprendido que no volvería a Letargo. Se había metido demasiado en ee embrollo y sabía que ninguno de sus compañeros arriesgaría su vida por esa locura. Tragó saliva con fuerza y buscó sus apuntes.

64 Re: Anfiteatro el 04/06/13, 02:46 am

Naeryan


"Tú no quieres perderte los tiros y ya está", fue el pensamiento que apareció en la cabeza de Shizel mientras el foner le enfatizaba la importancia de la táctica. Sin embargo a regañadientes tenía que admitir que tenía sentido. Seguía creyendo que la ofensiva era completamente innecesaria y suicida, pero había que reconocer que el aspecto defensivo RR lo necesitaba desesperadamente. Si tantas ganas tenía, adelante, él no iba a intervenir; Shizel simplemente se iba a ocupar de que hubiese las menores bajas posibles.
"¿Por qué todo en este lugar se niega a ser simple?"

El pregón que retumbó sobre sus cabezas no registró mayor importancia para él entre toda la nueva información que se estaba viendo obligado a registrar. En otras circunstancias se habría alegrado de que en alguna parte su padre las estuviera pasando canutas ante aquel obstáculo imprevisto.

-Con el portal no te adelantes. Voy a necesitar materiales, el libro adecuado de la biblioteca, y por último el consentimiento del resto del torreón, ¿no te parece?- dijo irónicamente-. Y me sobrestimas. Si quieres uno que se pueda mover, vete a mendigarles magia a los del castillo de la montaña.

Las palabras de Yrio terminaron por ponerle en movimiento y decidió no darle más vueltas a los básicos del acuerdo. Al fin y al cabo sorprendentemente el foner había aceptado todas sus condiciones, y en la mente de Shizel aquello era lo prioritario. No pensaba embarcarse en una misión suicida sin antes haber asegurado Maciel. Dio vueltas al busca rúnico en su bolsillo para asegurarse de que seguían bien.
-Supongo que está bien saber que sigues vivo y que sigues siendo un mareo- admitió con desgana-. Dame algo que hacer- su mente iba a agradecer encontrar un desafío en el cual pudiese evadir un poco la mente.

Nada más mirar los apuntes del hechizo de intangibilidad le dio dolor de cabeza, el cual se intensificó al mirar el coste.
-Si quieres blindar este edificio contra intangibilidad vamos a tardar semanas- dijo llanamente. Era mejor que el foner no albergara ilusiones-. Menos de la mitad de esta pared me costará la energía de un día entero en las mejores condiciones. Te va a salir más rentable poner defensas como las que vamos a armar en Maciel- se acordó de algo y añadió por encima del hombro:- Eh, Yrio, si me preguntan por ti los de Letargo, ¿qué les digo?

Se distrajo un momento comentándoles en qué consistía el hechizo de guardia y los de alarma, y haciendo pruebas, pero se puso inmediatamente rígido en cuanto vio entrar a Timmy y le oyó hablar. La disonancia que había tenido mosqueados a él y a Saren como idrinos, y probablemente al resto de macieleros simplemente porque era llamativa, era completamente diferente a la que notaba ahora mismo. Entonces había sido lo desconcertante de ver matices de postura, de voz y de comportamiento completamente opuestos entre sí mezclados sin orden ni concierto. La incongruencia ahora sólo ocurría entre un cuerpo indefenso y una mente que no lo estaba.
Shizel ya no tuvo dudas, y cualquier pregunta que hubiera tenido en mente murió en sus labios.
-¿Y qué tal si nos iluminas respecto al cuadro que nos dejaste en Maciel? Tengo ganas de oír tu historia, de verdad que las tengo- el sarcasmo tras su voz ocultaba que bajo las mangas de la camisa tenía los puños apretados con tal fuerza que se le habían quedado blancos-. Cuidado, RR, puede que un día te despiertes con este refugio tan mono misteriosamente en llamas- dijo con una risa seca. No sabía qué clase de excusa iba a poner el pelirrojo, pero en aquel momento todo era tan absurdo que no hablaba en broma cuando decía que tenía ganas de oírla.

65 Re: Anfiteatro el 04/06/13, 09:01 pm

Álvar


El pelirrojo aceptó el trago que le ofreció RR, demorando su respuesta a propósito.

-Qué directo, Shizel. Casi has llegado a ofenderme. Es broma. Por cierto, Timothy O’ Connors, un placer.-Dijo ofreciendole la mano y retirandola antes siquiera de que el otro pudiera asimilar el gesto-Me presento porque… desde lo de la otra noche me siento… renacido. ¿Quieres saber lo que pasó? Aquel día murió un niño, y nació un… hombre.-Dijo mientras mostraba una de sus siniestras sonrisas.

Por supuesto, aunque había tratado de evitar a sus compañeros desde el incidente, contaba con que llegara el momento en el que le hicieran esa pregunta. Llevaba demasiado tiempo mezclado con aquellos muchachos como para saber que Shizel y su especie tenían algún tipo de don mental. No sabía seguro si podían leer o no las mentes, pero lo que estaba claro es que, de alguna forma, podían ver a través de la verdad. Y él sabía perfectamente “qué verdad” debía darle.

-Yo no maté al enfermito. Fue otro ser. Aquella noche, mientras estaba en la sala, el lisiado comenzó a hablarme. Me amenazó. Discutimos y forcejeamos. Ya en ese momento había alguien más en esa sala, aunque no se mostró hasta más adelante.
Durante la discusión, por alguna razón mis bombas salieron disparadas contra las paredes, lo que incendió toda la sala, pero te juro que esa no era mi intención. El ambiente se caldeó y durante la discusión uno de mis artefactos estalló cerca de ambos. A él lo chamuscó por completo y a mí… me dejó este recuerdo.-Dijo mientras se apartaba un poco la capucha para que todos vieran su carne calcinada- No obstante, él aún respiraba. Seguía vivo. Y puedo asegurarte que no fui yo quien lo mató. Fue ese otro ser el que lo hizo. Alguien oscuro y terrible que aprovechó la ocasión para asesinar al lisiado. Poco después me desmayé.

Avanzó por la habitación de forma despreocupada mirando los objetos que RR tenía por allí tirados.

-Supongo que hay fuerzas oscuras rondándonos que ninguno llegamos a comprender del todo todavía. No insultaré a tu inteligencia diciéndote que YR me caía bien. Pero créeme, yo no hubiera acabado con él de esa forma tan salvaje y brutal.-De nuevo una sonrisa, esta vez más amplia que la anterior, se dibujó en su boca.

Como dando por zanjado el tema, se acercó a a husmear la libreta de RR, a pesar de la evidente incomodidad que esto le suponía a su compañero. Tras ojearlo unos instantes, su expresión absurdamente alegre se exageró muchísimo más.

-Esto es fantástico. No puedo esperar a trastear con estas cosas. Por cierto, yo también he desarrollado nuevas mezclas. Sigo conservando los explosivos incendiarios, pero ahora son más potentes.-Dijo mientras sacaba varios dispositivos esféricos de distintos tamaños de su zurrón y los iba colocando sobre la mesa, hasta que quedó cubierta por un número de ellos absurdamente grande teniendo en cuenta el tamaño del lugar donde habían sido transportados- Además, también he creado otra variante, más explosiva y menos incendiaria. Con ella pueden derribarse muros sin dificultad y además… -Sacó una última esfera llena de anotaciones escritas con lo que parecía ser carbón- Si se mezcla con abrojos, al estallar la sala en la que se haya lanzado se convertirá en una auténtica carnicería, llena de pedacitos de acero volando en todas direcciones y cortando todo lo que pillen a su paso.


En ese momento se descolgó el carcaj que llevaba al hombro y sacó una de las flechas, a la que había atado en la punta otra de las esferas de menor tamaño.

Y ésta es mi idea más reciente. Se me ocurrió cuando venía para acá. Colocando una de estas esferas bien centrada en la punta de una flecha, puede lanzarse con asombrosa precisión sobre objetivos distantes. Ni siquiera lo verán venir… ¡MUAHAHAHHA!

Cuando hubo acabado la demostración, volvió a recoger todos los aparatos, salvo unos pocos que le dio a RR para que los probase llegando el momento.

-Y bueno, dicho esto… creo que comenzaré a instalarme. Últimamente me sentía atrapado en ese torreón-dijo con voz teatral excesivamente exagerada-Me vendrá bien salir a jugar con otros niños-Añadió, demostrando que su felicidad era más que evidente.

Y sin más, comenzó a trastear con los objetos de la sala, claramente emocionado.

66 Re: Anfiteatro el 06/06/13, 01:22 pm

Vlad

avatar
RR escuchó el relato de Timmy en silencio y atentamente mientras se servía distraídamente un poco de cocido de rata en un cuenco y lo consumía con avidez. La verdad es que, una vez especiada, aquella mierda podía llegar a ser remotamente apetecible, aunque no podía negar que estaba bastante aguada.

No sabía si creer o no el relato del muchacho, y tampoco creía que fuera relevante. Él sabía que era un jodido psicópata, y le venía de perlas. Podía ser un buen compañero si se aseguraba de que no se volvía en su contra, y por el momento contaba con que le considerara también útil a él. Al fin y al cabo, le debía una, y podía darle nuevos chismes para que se entretuviera. Y, para colmo, le estaba ofreciendo un grupo entero de blancos a los que cepillarse sin sufrir el menor acto de censura por parte de sus compañeros. A fin de cuentas, RR confiaba en Timmy; o en su defecto, consideraba que todavía no intentaría cargárselo. Además, era agradable tener otro zumbado cerca con el que compartir aficiones.

La voz que entonces se hizo eco en toda la ruinosa ciudad cortó la línea de pensamientos del foner, que escuchó con un interés vago. Noticias de los otros mundos, nada que él pudiera a llegar a comprender en profundidad sin un elenco de conocimientos mayores. No se dijo nada de la Madre Patria, y no tuvo claro hasta que punto aquello era bueno o malo.

-Yrio.-dijo RR mientras le tendía al muchacho las planchas metálicas que más adelante tendría que moldear a mano.- ve distribuyendo las runas explosivas y las de activación por contacto, anda. Cuando termines, espero que me ayudes con las minas. Por otra parte, Shiz, estoy de acuerdo con tu idea de las runas de defensa. Ve colocándolas, y procura no olvidarte de dónde puse las trampas más prosaicas.

Entre tanto, fue tomando uno de los carcajs que había sustraído de Sendar y fue cortando con los alicates las cabezas de las saetas que había en su interior. Si se daban prisa, quizás se pudiera quitar de en medio el problema de la falta de munición.

-Timmy, puedes ir preparando la pólvora con los materiales que estos dos señores tan amablemente han traído. En el cuaderno encontrarás los detalles.

Mientras decía esto, tomó las dos bombas que el muchacho le había tendido y, tras analizarlas con cuidado y sopesarlas, las guardó con cuidado en el interior de su mochila. Tenía ideas interesantes para aquellos inventos.

-Cuando los magos terminéis, plantearemos el curso de acción más adecuado. Ambos podéis usarme como pila si os veis en la necesidad. Y… ¿nadie ha encantado el pico y la pala? Bueno, serían las prisas, pero luego hablaremos de ello. Hay mucho por hacer.

Y en verdad había mucho por preparar. Pero, cuando estuvieran meridianamente armados y defendidos, habría que comenzar a planear la ofensiva.


_________________________________________

¿Qué es más divertido que matar a un bebé en una batidora?

Matarlo con la tapa abierta.

67 Re: Anfiteatro el 07/06/13, 12:36 pm

NH

avatar
Yrio había decidido que no le gustaba Timmy. Traía una locura diferente a la de RR y la cara que había puesto Shiz ante su historia no presagiaba nada bueno. No pensaba dormir bajo el mismo techo que él, aunque dudaba que sus remordimientos le dejasen dormir si quiera.

Se sentía como la mierda. Se había prometido demostrar su valía y al final resultaba que donde eran mas útiles sus habilidades era ayudando a un asesino. Yrio miró a RR con ojos diferentes, ya no con pena. Se preguntaba una vez más qué le impulsaba a actuar de aquella forma. Él no había visto a los sendarios de cerca...

Aceptó la plancha de metal y se puso a trabajar, sentado en un rincón un poco apartado del resto. Le temblaban ligeramente las manos y rezaba mentalmente a la Gran Alma porque su máscara de determinación y su falsa valentía volvieran. Recordó la propuesta de Shiz de ocupar su lugar y dejar que se marchase a Letargo. Podría decir que él le había rescatado, podría huir ahora. ¿Le dejaría RR marcharse tal cual? << Ahora tiene dos ayudantes, no me necesita>>

Siguió trabajando y dándole vueltas a la cabeza. De vez en cuando se levantaba y robaba un trocito de queso para mordisquear.

68 Re: Anfiteatro el 08/06/13, 02:41 am

Naeryan

avatar
"No lo mató, y a la vez por alguna razón fue una bomba que él lanzó la que lo quemó." Los ojos de Shizel se habían entrecerrado hasta convertirse en dos finas rendijas azules.
Lo que estaba diciendo en aquel acertijo verbal, en resumen, era que él era el responsable del incendio. A Shizel le bastaba eso; sus trabalenguas le traían sin cuidado. A aquellas alturas le había quedado claro que el irlandés estaba bastante ido, y que no iba a sacarle más información sobre sus motivos, por qué el cuerpo había aparecido lleno de puñaladas o qué diablos había pasado exactamente en el salón de Maciel aquella noche.

Sin decir una palabra en respuesta salió de la habitación como si no hubiese oído una palabra, y sólo volvió cuando hubo trazado un hechizo de guardia en torno a las partes principales del edificio. La magia que había depositado en ella no era suficiente para hacer una defensa a prueba de bombas, pero Shizel no pensaba dejarse todas las energías en aquello. Maciel tenía prioridad.
Volvió a subir explicando que ya la reforzaría otro día. Cogió su saco y guardó en él el pico y la pala, más una serie de apuntes que había copiado respecto a los planes rúnicos de RR. Le vendrían bien.

Antes de irse, sin embargo, se inclinó sobre Timmy y apoyó una mano casualmente en su hombro, como yendo a consultarle una cosa. Sin embargo un calambrazo descendió lenta y dolorosamente por el brazo derecho del irlandés, aunque Shizel acabó por deshacer el hechizo en cuanto alcanzó por completo la mano, dejándolo a modo de advertencia.
-Me alegra que decidas quedarte por aquí, porque como te vuelva a ver cerca de Maciel esas bombas tuyas te van a parecer traca comparado con lo que te va a pasar- siseó a escasos centímetros de la cara del otro-. ¿Me has comprendido? Nos has tomado por estúpidos por tiempo suficiente.

No cometió el error de subestimarle; el propio pelirrojo se había encargado de echar abajo eficientemente su barrera de niño indefenso de trece años. El propio Timmy les había enseñado orgullosamente la potencia de sus "juguetitos", pero Shizel confiaba en la de su magia, y las palabras que había dicho tampoco eran ninguna bravata.
-Me voy- anunció en general, separándose del irlandés y echándose el saco al hombro-. Tengo cosas que hacer. Me llevo el pico y la pala, mañana te los traigo preparados- le dijo a RR.

Miró a Yrio un momento, y le asaltó un pinchazo de remordimiento por dejarle solo en aquella nidada de locos. Sin embargo el sinhadre estaba sentado manufacturando lo que el foner le había encargado, así que Shizel dio por supuesto que contra todo pronóstico había decidido quedarse.
-Si me preguntan, me acercaste a donde RR y luego desapareciste- le dijo encaramándose al alféizar de la ventana. Pasaba de bajar las escaleras esquivando las trampas.
Volvió a sobrevenirle un arranque de calor súbito como el del día anterior, y ante el creciente dolor de cabeza que le habían provocado los recientes acontecimientos el idrino tomó una decisión a última hora de pasar por un desvío antes de ir a Maciel. Por suerte llevaba ropa ligera y que no le importaba que se mojase. A la mierda las responsabilidades durante un rato; necesitaba despejarse la cabeza.
Caminando sobre el aire se puso en marcha a un lugar donde seguramente a nadie más se le ocurriría molestarlo.

Sigue en la Bahía de los Naufragios.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

69 Re: Anfiteatro el 08/06/13, 06:39 pm

Vlad

avatar
RR alzó la vista de su trabajo mecánico, que en aquellos momentos consistía en darle forma a las piezas de chapa que le iba pasando Yrio para convertirlas en cartuchos, para contemplar a Shizel.

-Te sugiero que comencéis a organizar Maciel. Darle un enfoque… más marcial. Si hay que comenzar a planear el ataque o la defensa del torreón, más vale que tengamos un plan, y que cada cual conozca su lugar en el mismo. Comprenderás que hay mucha gente allí que tiene la costumbre de actuar como le venga en gana, y hay que ir eliminando esos ramalazos de temeridad suicida en caso de conflicto. Si quieres un consejo, te diré que votéis “oficiales”: Quién va a ordenar ese caos y quien va a dirigir a los demás. Una vez que salga elegido el jefe, y supongo que saldrás tú, ve disponiendo los papeles de cada cual en el conflicto y estableciendo la estrategia. Si necesitas ayuda con algo de eso, ya sabes dónde estoy.

No volvió a pronunciar ni una sola palabra después de que el idrino se marchara. Simplemente continuó haciendo su labor. Cuando todos los cartuchos se hubieron moldeado, los rellenó de pólvora y les cargó una punta de flecha. Después de comprobar que encajaban adecuadamente en su rifle, las fue guardando tranquilamente en su cartuchera.

Tras terminar, se comenzó a preparar para dar un voltio por el barrio. No pensaba ir muy lejos, simplemente comprobaría que los edificios que los rodeaban estaban libres de trampas y, con un poco de suerte, encontrar algo de chatarra útil.

Cargó su escopeta y dejó a Timmy al cargo de la seguridad del refugio, prometiendo no volver muy tarde. A Yrio le dejó encargada la tarea de preparar una runa de aumento de temperatura en una laja de piedra para poder cocinar carne sin levantar humo. Para ello, le cedió buena parte de sus energías mágicas, a sabiendas de que no podía tenerlo preparando sortilegios día y noche contando únicamente con sus fuerzas.

Al acabar de dejar a los dos muchachos en sus posiciones, comenzó a escrutar los edificios colindantes, tomando sus típicas precauciones exhaustivas. Encontró poca cosa en un principio: escombros y muebles desvencijados, que desmontó sistemáticamente para poder aprovechar sus materiales. Mientras lo hacía, reflexionó sobre su situación actual. En aquellos momentos, disponía de más recursos, de ayuda sustancial física y mágica y de víveres en cuantía mucho mayor a aquellos primeros días ante el torreón Sendar. No sabía de cuanto podía durar aquello, pero lo que sí tenía claro era que en aquellos precisos momentos estaba suficientemente pertrechado como para sostener aquella precaria guerra que había comenzado.

Pero, ¿quién le seguiría? Timmy sí, desde luego. Estaba ofreciéndole una masacre indiscriminada y sin responsabilidades a un lunático que en definitiva, tampoco tenía muchas posibilidades de rechazar la propuesta si por algún extraño giro de los acontecimientos decidiera repudiar la carnicería. Dudaba seriamente que en Maciel le permitieran el paso después de liársela como se la había liado.

Aquellos eran otros elementos clave: Maciel. ¿Se unirían a la campaña que él había comenzado sin preguntarles? Era dudoso. Estaba casi seguro de que los Letarguinos no estarían de acuerdo, en parte porque el haber secuestrado a Yrio y haberle prendido fuego a sus acompañantes no le haría gozar de entrada con el cariño ni el afecto de aquellos muchachos que, con contadas excepciones, estaban constituidos por flan y horchata a partes iguales. No los veía combatiendo contra unos tipos que posiblemente no les hubieran robado aún su comida. Ni siquiera aquel tipo enorme con armadura al que había conocido en la biblioteca y al que había chamuscado ante Sendar, que pretendía ser un soldado, parecía poseer una pizca de sentido común. De no haber sido por sus compañeros más agudos, podría haberle volado la cabeza un par de veces antes de que cayera al suelo. No… desde luego no podía esperar de Letargo ninguna clase de apoyo. Pero en su torreón si podía albergar esperanza. No en vano, había sido a Maciel a quién les habían desprovisto de alimentos y a los que habían zurrado con despreocupación. Además, su carácter más belicoso podía hacerlos más propensos a apoyar a un zumbado como RR. Según tenía entendido, Saren ya estaba preparándose para un posible ataque. Confiaba en aquel muchacho. Era espabilado y parecía tener redaños para plantarle cara al peligro.

Pero había algo que le perturbaba: Yrio. Aquel muchacho que había secuestrado y al que había puesto a trabajar ayudándole a fabricar sus artefactos de muerte. ¿Podía pedirle a aquel chaval, de poco más de cinco años, que dejara a un lado su infancia para pasar a formar parte activa de una guerra sin cuartel? No consideraba coherente que, sintiéndose como se sentía él mismo al haber perdido su infancia a favor a la eficacia de un sistema cruel y despiadado, siguiera ahora los mismos pasos que aquellos a los que había dedicado su vida a combatir.

Estaba ya terminando de vaciar el edificio cuando, de repente, halló una inesperada sorpresa entre los escombros: Algo de chatarra en buen estado, a saber cuatro tubos, posiblemente parte de un sistema de cañerías, y un par de muelles. Tomó ambos objetos y los unió a su botín, con el que volvió raudo a su guardia.

Cuando regresó a la torre tras sortear sus propias trampas, RR se dispuso a comenzar a trabajar inmediatamente en un par de nuevos artefactos. Pero, justo antes de empezar, alzó la vista hacia Yrio.

-Creo que ya no es necesario que estés con nosotros, muchacho. Ahora tenemos apoyo de Shizel, y no creo que debas estar aquí retenido contra tu voluntad. Procura que no te peguen una paliza al volver, pero intenta decirles también algo bueno de mi, ¿eh? Reconoce que cada vez me sale mejor la sopa de rata.

Y tras decir esto, recordó que un nuevo roedor había caído en la trampa del patio y, sin más dilación, la limpió y la echó al caldero junto con unas pocas especias. Tenía un hambre inverosímil por aquellas fechas, y la verdad es que le estaba cogiendo el gusto al guiso en cuestión.

El muchacho no tardó en marcharse, y RR lo comprendió perfectamente. Sólo esperaba que aquella acción no se volviera en su contra, causándole más problemas de los que ya tenía de por sí.

Sin perder más tiempo, tomó su rifle y comenzó ha hacerle una incisión justo bajo la recámara del cañón. Seguidamente, fabricó una caja con la madera encontrada y, en su interior, colocó los muelles que había encontrado, que hacían ascender una tablilla de madera. Después unió aquel rudimentario cargador a la parte inferior del arma, y cuando estuvo seguro de que aquello funcionaba correctamente, introdujo varias balas en su interior. Confiaba en que aquella medida permitiera disparar con mayor celeridad, eliminando así la molestia del sistema monotiro.

Sin perder el ritmo de trabajo, se dispuso a preparar nuevas armas de fuego a partir de los tubos que había encontrado. Siguió el mismo proceso que en su día utilizó para la creación de su rifle, haciendo uso de la chatarra nueva y vieja que traía consigo. Cuando los hubo terminado, los dejó apartados cuidadosamente. Aún no eran funcionales, pues necesitaban unas cuantas runas para funcionar, pero desde luego era un gran avance. Esperaba que pronto sus aliados también pudieran ir adecuadamente armados contra la amenaza de Sendar.



Última edición por Vlad el 18/06/13, 02:48 pm, editado 1 vez


_________________________________________

¿Qué es más divertido que matar a un bebé en una batidora?

Matarlo con la tapa abierta.

70 Re: Anfiteatro el 10/06/13, 09:29 pm

NH

avatar
Yrio tampoco se lo pensó mucho. Hacía poco que había terminado de grabar las runas en la plancha de metal cuando RR se presentó ante él y le dijo que podía irse. Le miró con incredulidad, era como si le hubiese leido el pensamiento, pues él pensaba irse aquella misma noche. Sin pensar si quiera en sus compañeros o en lo que les diría a su regreso grabó la runa en la piedra y se puso a recoger todas sus cosas. Quería salir de allí, alejarse de aquellos dos locos y su plan de exterminio, y todo el sentimiento de culpa y la confusión que había ido acumulando aquellos días.

-Me aseguraré de que no den contigo- le prometió, lanzándole la piedra con la que se comunicaban.- Intenta que no te maten.

Con el escudo al hombro y sus armas listas salió por la puerta. Tuvo que pararse unos instantes pues se le había subido toda la sangre a la cabeza y estaba demasiado acelerado para correr sin desmayarse. Todo le daba vueltas y necesitó unos minutos para serenarse antes de ponerse en camino.

Sigue en la Casa Gamides.

71 Heil Hytler :'D el 14/06/13, 02:32 am

Naeryan

avatar
Ya era noche cerrada en el anfiteatro. Algunos grupos de hienas aún deambulaban, inquietas por las entradas y salidas de olores nuevos que habían caracterizado las últimas horas. Sin embargo la oscuridad de la noche rocavarancolesa había sumido a la zona en una ciega inactividad.

Hyter estaba subido a la azotea de lo que en su día debió ser una torre pero cuyos pisos parecían haber sido arrancados de un mordisco, y miraba directamente en la dirección del edificio donde estaban atrincherados RR y Timmy. 
Sus ojos estaban envueltos en niebla mágica que ya se estaba desvaneciendo; bajo los últimos rastros de ésta podía apreciarse que sus globos oculares eran completamente negros, como si fueran enteramente pupila. 

No había sido un recorrido largo: el culpable no había dado demasiadas vueltas entre su primer escondite y el segundo. Y la pista que había guiado al hechizo, unas pocas hebras de cabello rojo, habían bastado para llevar al varmano exactamente adonde deseaba. 

En su hombro Vava parecía agotado, y miraba incrédulo a las primeras gotas de lluvia que caían del cielo. Hyter, sin embargo, no les prestó la menor atención, y pareció deliberar en silencio consigo mismo durante unos minutos hasta que finalmente se puso en camino de vuelta a Sendar.
Traía consigo buenas noticias, al fin y al cabo. 


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

72 Re: Anfiteatro el 16/06/13, 05:32 pm

Vlad

avatar
RR despertó bien temprano, exaltado y cubierto de sudor por los extraños sueños que le habían asaltado durante la noche. Se enjuagó la frente con la mano mientras reflexionaba sobre lo que había acaecido en su extraño periplo onírico, para luego dirigir su mirada a Timmy y a sus armas. Desde luego, llevaba demasiado tiempo sin meterse nada en el cuerpo, y aquello comenzaba a pasarle factura.
 
Mientras se desperezaba, notó un extraño y monótono sonido que parecía provenir del exterior, pero no de un punto concreto, como si se tratara de una extraña estática que lo impregnara todo. Cuando miró por la ventana, no pudo dar crédito a lo que veían sus ojos.
 
Agua. Mucha. Cayendo.
 
La mente de RR comenzó a funcionar a toda velocidad para sacar conclusiones precipitadas y permitir que cundiera el pánico mientras su cuerpo se entretenía en agarrarse a una viga y treparla lo más rápido que pudiera.
 
Timmy intentó razonar con él un buen rato, haciendo uso de su particular sentido del humor ácido y sarcástico, pero a RR le costaba asimilar aquella información. No podía dejar de imaginar aquella superficie inmensa de agua del otro día ganando terreno a la tierra, inundándolos rodeándolos.
 
-Cabrones, son todos unos cabrones.- comentaba con voz aguda el foner, aun firmemente asido a la viga.- Me han timado, los muy mamonazos. Me traen  aquí, sin tecnología, sin armas, sin techo, y ahora encima me intentan ahogar. ¡Pues que se ahogue su puta madre! ¡Me los pienso cargar! ¡Los mataré a todos, joder! ¡A todos!


Finalmente, tras una extensa discusión, el irlandés consiguió hacer bajar a RR y tranquilizarlo, explicándole los pormenores de aquel suceso natural que por lo demás el foner no encontraba en absoluto tranquilizadores.
 
            Bajó al patio a recoger agua, aun asustado, para además comprobar si el primer piso se estaba hundiendo ya, y a comprobar si alguna rata había caído en su trampa, sólo para encontrarse el artefacto intacto. Suspirando, ascendió de nuevo al último piso, dónde preparó un poco de carne haciendo uso de la plancha rúnica que les habían preparado.
 
            Mientras ambos desayunaban, RR preparaba nuevos diseños en su libreta, intentando olvidar el molesto sonido que provenía del exterior. Había estado pensando seriamente en el tema de los rifles. Había perfeccionado bastante su técnica, y quizá fuera capaz de desarrollar algo más grande. Para ello necesitaría más tubos y los cristales que había dejado preparados en el retrete frente a Sendar, pero podría llegar a hacer un arma más potente. Aquello requería además de la colaboración de Shizel y de recursos de los que aún no disponía, pero el foner consideraba que tenía el tiempo de su parte. Si realmente tenían un año de plazo hasta la aparición de aquella “luna” tan cacareada, aún le quedaban alrededor de ocho meses. Puede que no llevara las cuentas a rajatabla, pero al fin y al cabo, ¿Cuántos ciclos había pasado allí? Tiento ochenta o doscientos, más o menos. Si todo aquello lo había podido fabricar en un par de meses, ¿qué podría llegar ha hacer en los restantes, si es que no terminaban todos ahogados?
 
            Además, pensando a corto plazo, también tenía un par de problemas logísticos que solventar con respecto a su actual armamento. No podía olvidar la facilidad con la que los sendarios habían detenido su segundo disparo durante su primer enfrentamiento. Aquella sería la primera y última vez que RR subestimaba sus capacidades mágicas y su habilidad. No debía haber más errores.
 
            Cuando terminó los diseños básicos y las notas, comenzó a rascar el salitre de la pared de la otra habitación del piso haciendo uso de su cuchillo, para luego guardarlo cuidadosamente. Tenía planes para él, y era mejor tenerlo a mano cuanto antes, aunque aquella humedad terminaría por separarlo del muro antes o después.
 
            Cuando lo hubo acumulado adecuadamente, dio un poco de comer a su rata, a la que acarició frugalmente, para luego ocupar su puesto como vigía, escrutando las calles circundantes a través de la mira de su rifle, haciendo un descomunal esfuerzo para asimilar que aquellas andanadas de agua no iban a acabar con ellos. Desde su posición privilegiada, observó una torre similar a la suya en lontananza, desdibujada por las lluvias, puesto cuanto menos interesante… y peligroso. Cuando llegara Shizel, además de un par de propuestas técnicas de costumbre, debía sugerirle explorar con él los alrededores.
 
            Además, no tenía la más mínima intención de salir ahí fuera solo.


_________________________________________

¿Qué es más divertido que matar a un bebé en una batidora?

Matarlo con la tapa abierta.

73 Re: Anfiteatro el 29/06/13, 02:06 am

Naeryan

avatar
En aquellos momentos la zona cercana al anfiteatro era un caos. Las hienas estaban muy alteradas a causa de la Luna, más de lo normal incluso para esas fechas, y peleaban entre sí y contra cualquier intruso que hiciese acto de presencia. Muchas embestían rabiosamente contra el edificio en el que RR y Timmy habían hecho su plaza fuerte, oliendo a la presa tierna y vulnerable por el cambio que albergaba su interior. El embestir de las hienas a lo largo de toda la noche había hecho trizas la barrera que Shizel había instalado en su momento y el edificio era vulnerable, a falta de nadie que convocara una segunda tras los límites de ésta. Sin embargo un contingente importante de los animales arremetía e intentaba morder a una figura que se mantenía en el aire por encima de ellos.

Los sendarios sabían desde hacía mucho tiempo, y con bastante exactitud, qué medidas de protección había en torno al barracón. Sin embargo los dos muchachos del interior y los ocasionales que iban a hacerles visitas que los sendarios suponían de aprovisionamiento no habían movido ficha, y por tanto ellos tampoco.

Pero para Corann aquella noche la veda no contaba. El idrino estaba borracho de puro poder, y el empuje de la Luna había derribado cualquier frágil soporte de cordura que aún mantenía en pie la mente del norteño. El refugio ahora se tambaleaba tras el efecto de un hechizo de impacto tras otro. Una de las paredes se había reducido a escombros dejándole el paso libre, pero el idrino no parecía darse cuenta siquiera. Parecía tener la intención de echar abajo la construcción, o quizá ni siquiera la veía.

Portaba cuernos y cola recién crecidos de un lustroso color azabache, y una sonrisa desquiciaba adornaba su rostro de tal forma que parecía que iba a partirlo en dos, acentuada por unas enormes ojeras oscuras. Se había desprendido de casi todas las múltiples capas de su ropa, y éstas dejaban por fin al descubierto la maraña de talismanes y cristales que siempre llevaba prendidos con vendas o colgantes.

Corann había abandonado Sendar a altas horas de la madrugada, en un estado mental completamente fuera de la norma. Su recorrido errático por la ciudad sólo no había acabado en tragedia por el hecho de que la figura del idrino se desdibujaba constantemente en el aire, apareciendo y desapareciendo intermitentemente. Los seres durmientes que estuvieron a su alcance, incluidos sus compañeros de cosecha aún ajenos al cambio que la Luna Roja estaba obrando en ellos, fueron visitados por visiones incontroladas y fugaces que sin embargo les negaron cualquier posibilidad de descanso.
Era un íncubo de las pesadillas, al fin y al cabo. Era natural.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

74 Re: Anfiteatro el 09/07/13, 09:34 pm

Naeryan

avatar
El edificio que había albergado a RR y Timmy durante la última parte de la cosecha había sido reducido a escombros a lo largo de la noche. Corann contempló su obra desde una calle aledaña con siniestra satisfacción, a pesar de que la mayor parte del trabajo la habían hecho los monstruos.
No había prestado mucha atención a quién o qué eran responsables de los ataques de su persona. Los inquilinos del interior del edificio bien podrían haber respondido con represalias violentas, pero Corann no recordaba con claridad si había sido así. No se había parado en ningún momento a diferenciar entre alimañas o seres inteligentes cuando había cedido ante el impulso de matar, destruir, que su mente llevaba tanto tiempo susurrándole al oído.

El idrino tenía la mitad de la cara en carne viva, pero no se había molestado en curársela en ningún momento. Se había entregado a la violencia con deleite, a veces amagando ataques contra enemigos imaginarios que su propia mente hacía aparecer frente a sus ojos. Tenía la impresión de que tenía algo roto, pero no podía centrarse lo suficiente como para distinguir qué era.

Con las manos en los bolsillos y haciendo caso omiso por completo al pregón que retumbaba en los cielos, emprendió cojeando el camino de regreso a Sendar. Se preguntó, con una risilla desquiciada, si quedaría gente durmiendo.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

75 Re: Anfiteatro el 12/07/13, 03:55 am

Álvar

avatar
La guerra contra los sendarios se había convertido en mera rutina. Habían pasado días desde que se iniciara la contienda, y lejos de alcanzar la victoria, todo se reducía a un toma y daca constante entre ambos bandos. Incluso RR se había largado. Pero no importaba. Él no estaba allí por principios ni ideales de gloria. A él solo le importaba una cosa: matar. Si bien es cierto que no había progresado en la batalla, si se había percatado de su mejora física. El intercambio constante de ataques entre ambos bandos le había hecho mejorar su fuerza, velocidad, agilidad y precisión. En un escenario donde en cada asalto uno se jugaba la piel era necesario darlo todo en cada momento, y eso a la larga suponía grandes beneficios a nivel físico.

El único problema era aquel extraño y cada vez más frecuente picor que le recorría toda la cara. Le ponía de los nervios e incluso le impedía dormir. Los últimos días se había convertido en algo prácticamente constante, y cada vez era más molesto. Una noche se despertó súbitamente entre sudores y gritos. Aquel picor se había convertido en un dolor estremecedor. Se puso en pie y empezó a rascarse la piel de la cara. El dolor que sufría era terrible. Pareciera que los huesos de la cabeza le estaban ardiendo bajo la piel.  En el forcejeo, se percató de una extraña luz rojiza que entraba por la ventana de su refugio y no pudo evitar asomarse para ver de qué se trataba. Una luna se alzaba en el cielo. Una luna grande y roja.

-Así que… eso era.

Tras unos segundos contemplándola ensimismado se había olvidado por completo del dolor, hasta que de pronto éste volvió con muchísima mayor intensidad. Incrustó las uñas a la altura de los oídos y empezó a tirar, intentando arrancarse la cara en un acto desesperado por hacer que el dolor desapareciese. Y al final, curiosamente, lo consiguió. La piel de la cara se desprendió del cráneo.

-¡¡¡KYYYYYAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!- Chilló ante el dolor de los nervios al separarse del cuerpo, antes de desplomarse sobre el suelo.
Tras unos minutos inconsciente, volvió en sí. Se levantó poco a poco, y caminó tambaleándose hasta un trozo de espejo que había sobre una pared. Aún le quedaban algunos restos de piel pegados en la parte trasera del cráneo, pero el resto de su cabeza era todo hueso. Huesos y fuego. Se retiró los restos de piel que quedaban y se quedó embobado mirando su propio reflejo, incrédulo y a la vez maravillado. Era una calavera, una calavera cuyos ojos y boca se iluminaban por lo que parecía ser un fuego interior. Se sintió extraño, como si no solo hubiera cambiado su aspecto exterior. También se notaba distinto por dentro.

-De modo que esto es lo que ocurre-se dijo a sí mismo- Nos transforman en monstruos, o al menos nuestra apariencia. Todo este tiempo dándole vueltas a qué sería lo que ocurriría cuando saliera la maldita luna, y este es el resultado. Ahora todos somos monstruos. Pues claro… las marcas en el torreón… Por supuesto que hubo otros antes que nosotros, pero no se les permitía vernos para no desvelar el pastel.

Volvió a mirar con interés cada detalle de su nueva apariencia.

-Magia… magia que nos convierte en monstruos. Huesos y fuego, je. A mí me ha tocado ser el puñetero Jack o’ Lantern, muy irlandés-rió- Me pregunto en qué se habrán transformado los otros… Y más importante aún, estoy deseando saber qué tipo de poder entraña esta… curiosa transformación.

Se giró en dirección a la otra parte de la habitación, dispuesto a preparar su equipaje para salir cuando vio en el suelo la zona de piel que ahora era una sobra de lo que había sido su cara. Eso le dio una idea. Se sentó en el suelo y sacó un par de tiras de cuero del zurrón, junto a un par de tachuelas. Tras unos minutos trabajando, terminó su obra: una máscara perfecta de piel humana. Su piel. Tras terminar, se la colocó sobre el cráneo desnudo y se puso la capucha. Volvió a mirarse al espejo y quedó gratamente sorprendido por su imagen. Aquella luz que brillaba en sus ojos y su boca salía por los agujeros de la máscara de piel, dando un aspecto más siniestro de lo que jamás habría imaginado.  Sacó su vieja máscara del zurrón y se la quedó mirando. Ya no necesitaría aquel objeto. Por primera vez se sentía un ser completo. Sacó del zurrón uno de sus frascos explosivos, lo abrió y vertió el liquido inflamable sobre la máscara de duende. La arrojó al suelo y le tiró una cerilla encima. Vio como los restos de su antiguo ser se desvanecían entre las llamas. El rojo intenso y el calor despertaron algo en él, una sensación familiar. En ese momento se hizo una idea de cómo funcionaba ese nuevo cuerpo.

Cogió algunos objetos que consideró útiles y se dispuso a partir en busca de los sendarios. Estaba ansioso por experimentar con ellos. Aquel día, en aquel momento, comenzaba una nueva era. Una era de fuego y terror. Una era de pesadillas.

Salió de su refugio y trepó a uno de los tejados cercanos para tener mejor visión de la zona. Se agazapó al escuchar un ruido y observó como el idrino de los sendarios se aproximaba junto a una bandada de monstruos en dirección al refugio, aunque desde luego ya no parecía un idrino. Él también había cambiado. De pronto, empezó a lanzar lo que pareció un hechizo de impacto, que comenzó a hacer temblar el edificio. Eso y las constantes embestidas de sus salvajes acompañantes acabaron por derribarlo. El irlandés lo observó todo en silencio, analizando cada detalle, como acostumbraba. Cuando sus enemigos se dieron por satisfechos, se retiraron, y el joven se juró que un día de estos acabaría con  aquel ser, pero no sería hoy. No, él aún no dominaba la magia y no conocía los pros y los contras de su nuevo cuerpo, mientras que su rival parecía mucho más experimentado en dichos asuntos.

Decidió continuar su marcha por la ciudad en busca de objetivos con los que experimentar. Mientras avanzaba por los tejados, no pudo evitar fijarse en el estado catastrófico en el que se encontraba la ciudad. Estaba llena de fisuras, como si hubiera tenido lugar un terremoto, pero él no recordaba ninguno. Quizás hubiera ocurrido mientras había estado inconsciente a causa de la transformación.

Cuando había avanzado cierta distancia, decidió bajarse a la calle para inspeccionar una de las fisuras. Estaba a dos pasos de ella cuando emergió una extraña criatura, similar a un humano pero con garras y aspecto de animal salvaje. La criatura acabó de trepar por el agujero y alzó la vista al toparse con el joven. Cuando sus ojos se posaron en la cara del irlandés, un miedo atroz se apoderó de ella.

-Vaya vaya… mira qué tenemos aquí-dijo con su boca de fuego.
Acto seguido le propinó una rápida patada en el pecho a la criatura, que salió despedida hacia atrás. Antes de que pudiera levantarse, el  irlandés saltó con increíble agilidad encima de ella y con dos rápidos movimientos le clavó un puñal en cada brazo a la altura del hombro, dejándolos inservibles. La criatura aulló de dolor y de miedo ante la impotencia de la situación.
El joven acercó su falsa cara a la de la criatura, para que ésta la viera bien y sobretodo que viera el interior.

-¿Ves esto? Es fuego. Siempre me ha gustado, y ahora fluye en mi interior-le dijo esbozando una sonrisa macabra con aquel cacho de piel muerta-Y este mismo fuego es el regalo que voy a hacerte a ti.

Acto seguido clavó otros dos cuchillos en las rodillas de la criatura para asegurarse de que estaba completamente inmovilizada y sacó una de sus bombas del zurrón, la cual introdujo por la fuerza en la boca de aquel ser. El hombre bestia estaba templando, mezcla de terror y dolor, y el irlandés sentía que se hacía más fuerte cuanto más miedo tenía la criatura. Se acercó de nuevo a su cara y le miró fijamente a los ojos. Intentó proyectar su aura de crueldad sobre la criatura y sintió como ésta temblaba con más fuerza. Mientras lo hacía, por un momento habría jurado que el fuego de su cabeza se había expandido un poco, pero pensó que solo era su imaginación.

Cuando estuvo satisfecho, sacó una cerilla del zurrón, pero antes de prenderla cayó en la cuenta de que ya no era necesario. Sacó la bomba de la boca de la criatura y se metió la mecha entre su cavidad bucal. El fuego de su interior la hizo prender, por lo que la colocó rápidamente de nuevo en la boca de su víctima.

-Esto me gusta cada vez más-dijo sonriendo-Que te vaya bien, tronco- le dijo antes de darle una palmadita en la cara y levantarse para alejarse de él.

Tras escasos segundos, observó como aquel extraño ser volaba en mil pedazos. Y se sintió satisfecho. Gracias a la experiencia había llegado a intuir cómo funcionaba ese nuevo cuerpo. De alguna forma el miedo de sus víctimas le otorgaba cierto poder. Poder que seguramente podría emplear en habilidades y hechizos que aun desconocía. Sin duda, una de las tareas de las que se ocuparía prioritariamente sería investigar estos hechos en la biblioteca. Así pues, como no sabía a dónde ir, decidió que ése sería su destino por el momento.

Cuando se disponía a trepar de nuevo a los tejados, vio un viejo farol en la fachada de una de las casas, que curiosamente estaba en buen estado. Por un momento se acordó de las viejas historias de Jack que contaban en su tierra, y no pudo evitar la tentación de coger el farol y encender la vieja vela. Se lo colgó al cinto y trepó al tejado, tras lo cual se puso rumbo a la biblioteca dando saltitos mientras silbaba una vieja canción irlandesa.

Por el camino se puso a pensar que dado su nuevo aspecto, necesitaría un nuevo nombre, pues hacía tiempo que ya no era “Timmy” y ahora estaba claro que no le pegaba llamarse “Duende”, pero tendría que pensarlo con tiempo. Además, necesitaría cambiar el color de su indumentaria, pues el verde no pegaba mucho con su nuevo “yo”.

Y así, pensando en estos y otros temas sin importancia, continuó su camino en medio de la noche.


_________________________________________


Piensa en verde: pon un Duende en tu vida
O, en su defecto, deja que uno te la arrebate

76 Re: Anfiteatro el 21/08/13, 06:21 pm

Dal

avatar
Shiz no tardó en llamar a la puerta de mi habitación y salimos de la torre en dirección a la sede. Shiz fue haciendo preguntas por el camino, sabia que solo estaba tratando de ser cortés, pero aun así me agradaba aquella charla tan insustancial. Le conteste en la medida que pude y pronto llegamos al lugar de residencia del foner. Shiz invoco un lacayo que se encargó de avisar al peliblanco, que ya no era peliblanco sino pelinegro.

-DL, que sepas que me rompes todos los esquemas cada vez que te veo.- dije mirándolo suspicaz esperando que en cuanto parpadease volviese a cambiar.- Bueno, podemos ir al anfiteatro, me parece un buen sitio para practicar.- dije mas tranquilo al comprobar que el foner no cambiaba.

Llegamos al lugar, y nos quedamos en un lugar que no perteneciera a las hienas.

-Bueno, ¿por donde queréis empezar?.- pregunté entusiasmado.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

77 Re: Anfiteatro el 22/08/13, 12:29 am

Naeryan

avatar
Shizel conocía bien el anfiteatro, aunque más bien de puertas para fuera. Solía ser un importante punto de referencia a la hora de orientarse para encontrar la antigua guarida de RR durante la cosecha.

Lo primero que hizo una vez cruzaron el umbral fue delimitar un perímetro de vigilancia mágico, para que ninguna hiena demasiado aventurera, o algo más grande, decidiese probar suerte con ellos.
-Vosotros diréis- dijo cruzándose de brazos una vez hubo terminado-. De DL me sé más o menos cómo se las apañaba con la magia, pero me tendría que hacer una idea de tu nivel, Enredo. Qué clase de hechizos sabes, qué facilidad tienes, esa clase de cosas- se masajeó la nuca pensativo-. Y bueno, a partir de ahí podemos ver en qué dirección enfocamos esto. A mí personalmente me interesa el duelismo, pero no me importa esperar a que estéis menos verdes.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 6 de 10.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.