Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Giniroryu Ayer a las 05:39 pm

» Faro
por Giniroryu Ayer a las 05:17 pm

» Trama
por Giniroryu 13/11/17, 11:02 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Cain 13/11/17, 11:00 pm

» Barrio de los Mil Dioses
por Kial 13/11/17, 10:49 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35967 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Barrio de los Mil Dioses

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 15  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 15.]

1 Barrio de los Mil Dioses el 02/08/11, 06:28 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Zona cercana al anfiteatro donde una buena parte de los escombros y edificios a medio derruir corresponden a viejos templos, tipo de edificación prolífica en aquel barrio a la que debe su nombre. Varios edificios mantienen milagrosamente medio en pie algunas habitaciones donde hay pertenencias de antiguos rocavarancoleses, de todo tipo. Las hienas han hecho de este lugar su territorio.



Última edición por Rocavarancolia Rol el 14/07/17, 10:55 pm, editado 1 vez


13 Re: Barrio de los Mil Dioses el 04/09/11, 08:41 pm

Martalar


Todos están en actitud protectora. Como un pequeño ejército.
Al ver que hay gente que desenvaina sus armas, saco yo también mi daga, sujetándola con fuerza y los dedos ligeramente temblorosos.
Siento la boca seca. Y, sin embargo, eso es lo único que me recuerda que aquello no es un juego, puesto que siento una agradable sensación de adrenalina corriendo por mis venas.
Escucho lo que dice Caín tras el contratiempo. Sin embargo, le sigo. Al parecer, todos tienen en él la misma confianza incondicional que siento yo en estos momentos.

(Sigue en los Jardines de la Memoria)

14 Re: Barrio de los Mil Dioses el 04/09/11, 09:18 pm

Red


Cain toma un ruta, que resulta ser errónea, pero consulta el mapa y elije otro camino, lo tomamos y las risas empiezan a quedar atrás, donde ya no penetran en mi cabeza, odio ese tipo de risa, como la risa de un demente perturbado, esa risa histérica que te taladra los oídos y amenaza con volverte loco a ti, menos mal que ya no se oye. Parece que el camino da un buen rodeo, pero no me importa, mientras las hienas y sus risas queden lejos ... poco a poco el ambiente se hace mas frío, la tarde declina y se acerca la noche ...

Continua en los Jardines de la Memoria.

15 Re: Barrio de los Mil Dioses el 04/09/11, 09:38 pm

Jack


Caín echa a andar, decidido, pero de pronto unas paredes se cierran cerca de su posición. <<Si hubiese estado ahí...¿Le habría protegido el Estigma? Uf...Menos mal que no estaba, de todas formas>> Cambia de camino y todos le seguimos, yo mirando receloso a las hienas y a Martalar, que lleva una daga <<Es más peligrosa ella que las malditas y rientes hienas...>> Pero no peligrosa contra las criaturas, sino contra ella misma. A lo lejos vemos una gran construcción, frondosa en su parte alta. . .
(sigue en los Jardines de la Memoria)

16 Re: Barrio de los Mil Dioses el 27/09/11, 05:50 pm

Jau


Estuve durante toda la noche corriendo de un lado hacia otro de Rocavarancolia.
Me encontraba con un tipo de ánimo un poco bipolar. Estaba deprimido por mi transformación y cada vez que pensaba que podía quedarme para siempre en forma de tigre y sin ningún contacto humano, me hundía en la miseria, y estuve toda la noche con lágrimas en mis ojos felinos y brillantes por la noche y la luna roja, pero también estaba eufórico, al ver que corría y corría, y no me cansaba, era poderoso y corría con mis cuatro patas a una velocidad de vértigo y con una agilidad impresionante. Me sentía poderoso pero terriblemente solo...

Llego a un sitio que nunca había ido, es un barrio y, aunque un poco corriente y desgastado, olía a animal. Dejé de correr y tras el ligero olor que percibía, empece a caminar elegantemente, como el tigre que soy ahora, capaz de ser sigiloso y teniendo los oídos bien abiertos para cual quier presa. Estaba hambriento.
Al poco rato veo más ojos brillantes como los míos, y descubro que son hienas. Poco apoco salen en grupo y escucho sus risas. No me quitan el ojo de encima.
Es un grupo de 7 hienas, que se acercan, sus risas me ponen nervioso y me erizo.
Me pongo majestuoso, estirando el rabo y olfateándolos, sin quitarles mis ojos de encima.
Se paran las 7 hienas y me miran con desconfianza, después, yo recuerdo lo que voy a ser capaz de hacer y la ira vuelve a salir de dentro...
-Grrrr!! -Rujo como si los vientos de Rocavarancolia fueran a soplar para formar una ventisca, que arrasa toda la ciudad.
Las hienas, acobardadas, bajan la cabezas y solo tres de esas siete, se quedan en su sitio, las demás huyen como si hubieran visto al verdadero demonio.
Enseño mis enormes colmillos a esas tres hienas, y sin pensarlo me tiro a por ellas, con la agilidad de la bestia que soy.
De una dentellada desgarro en cuelo de una hiena, y las otras dos intentan morderme, pero las retiro de dos zarpazos. Soy el doble de grande que esas hienas, y no me sirven para nada... Cuando consigo matar a las otras dos hienas, decido coger una de ellas, y llevármela conmigo, a un lugar más tranquilo, mientras los millones de ojos de las hienas que están escondidas en los rincones, contemplan como una de sus compañeras, es arrastrada por mis dientes, blancos como el marfil...

Después, alejado de ese sitio, decido alimentarme de esa alimaña que he cazado...

-Continua en Letargo-

17 Re: Barrio de los Mil Dioses el 03/10/11, 06:29 pm

Cain


Cain logró llegar al barrio sin apenas mirar el mapa, lo que le subió un poco el ánimo después del susto de la cicatriz. A pesar de que Estigma seguía despierto, la señal que enviaba era muy débil, y aunque la mayoría de las hienas le recordaban, algunas salieron a su encuentro, y como estaba demasiado cargado como para pelear (además de que no tenía ni idea) se limitó a ir congelándolas una a una y a usar el espadón a modo de escudo. De puro cansancio, acabó hartándose e hizo lo que debería haber hecho desde el principio, hacerse levitar a sí mismo e ir caminando por el aire hacia su objetivo, aquella enorme construcción ruinosa que resaltaba en la zona.

(sigue en el anfiteatro)

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Llegó menos cargado que la última vez aun así tenía las manos ocupadas. Las hienas le habían olido desde lejos y sabían que Estigma no estaba, pues no recibían señal alguna de amenaza. Una de ellas saltó de un edificio cercano y Cain retrocedió unos pasos. pero Fresser saltó del hombro de su amo y se las apañó para mantenerse unos instantes en el aire aleteando con fuerza, abrir su pico ahora amarillo y tragarse a la hiena entera. Incluso Cain, habiéndolo criado y alimentado, se sorprendió, pero no tuvo tiempo de entretenerse mucho pues a su elpalda ya se había reunido un buen grupo de hienas, listas para atacar. Sacó la daga del cinto y la usó como arma de apoyo mientras lanzaba hechizos de congelación. No le interesaba matarlas ni dañarlas, debían estar intactas. Una le pilló por sorpresa y Cain no pudo hechizarla así que la apuñaló con la daga, cobrándose un sacrificio. La daga absorvió el cuerpo sin dejar rastro. Una vez tuvo las que necesitaba (o más bien las que podía cargar y almacenar) usó un hechizo de fuego para ahuyentar al resto. Cain miró sus amuletos descargados, echó mano de los demás y emprendió el camino de vuelta.

(sigue en la plaza de los colaespinas)

18 Re: Barrio de los Mil Dioses el 22/02/12, 08:19 pm

Caillech

avatar
De vez en cuando miraba el mapa para no perder mi camino hacia el Territorio de las Hienas. No había estado allí con anterioridad, por lo que mi nariz, el cual había mejorado con la transformación si cabe, no me serviría para encontrar el camino. Sería otra cosa si supiese como olian minimamente los edificios que lo rodeaban o el olor que desprendian aquellos desconocidos seres, pero todo era nuevo para mi. Aunque eso, lejos de entristecerme, me dio unas fuerzas renovadas para seguir.

Quería saber todo sobre esta ciudad que me había abierto un mundo nuevo lleno de posibilidades donde no existía pasado. Ese era el mayor regalo que alguién jamás me podría haber dado, y era mio. Por esa razón decidí ir a ese lugar, el mapa indicaba otro sitio en la que podía haber cazado tranquilamente y que se encontraba más cerca del Torreón, pero deseaba explorar. ¿Qué importa perder unos minutos de mi nueva vida si con ello conocía mejor la que iba a ser mi nuevo hogar?

Mientras caminaba llegaban a mi nuevos y embriagadores olores que intentaba almacenar en mi mente. Todo era tan fantástico, tan perfecto, tan... natural. Era como si siempre hubiese sido parte de esto, pero que solo hasta ahora había sido capaz de desprenderme de las ataduras que limitaban mi cuerpo.

Al final, llegué a mi meta. Bien, hora de cazar. Mientras caminaba había estando ideando algunos planes para atrapar la mayor cantidad de aquellos seres sin que escapasen al verme y había llegado a una conclusión, la única forma sería fingir ser su presa. Así el depredador llegaría a mi, sin saber que estaba acercandose a una trampa letal y sorprenderlo así. Era pan comido.

Allí cerca había una pequeña manada de aquellos seres, seis de ellos, los podía oler. Aún no me habían descubierto, eso estaba bien. Era la hora para pasar a la acción. Saqué de su escondite mi fiel daga de piedra con la que había vivido muchas aventuras e intenté herirme a mi misma en la mano para así sacarme sangre, una sangre que las hienas olerian y los atraerian. Cual fue mi sorpresa al descubrir que mi piel se había endurecido de tal forma que no conseguía hacer nada.

- Wow - seguí pinchandome un rato, maravillada ante ese descubrimiento. - Impresionante.

Pero eso me obligaba a cambiar de planes a menos que... No lo pensé dos veces, simplemente actue, pues de hacerlo puede que mi mente racional, lo poco que me quedaba, me dijese que era una mala idea. En esta ocasión le hice caso a la bestia, confiando en su juicio como depredador. Me inqué mis afilados dientes en mi brazo hiriendome a mi misma y haciendome sangrar. A continuación me tumbé y esperé.

Sobra decir que mi plan surtió efecto. Al oler sangre fresca aquellos estúpidos seres se acercaron a mi, agazapados y relamiendose su asqueroso ocico mientras reían, pensando en la suerte que tenían al encontrarse a una asrenia... una trasgo herida, me autocorregí. Lo que a continuación pasó fue muy rápido. Cuando sentí su aliento sobre mi cuerpo la bestia tomo el control, el hambre era lo único en lo que podía pensar. Con los primeros dos me limité a zamparmelos rápidamente tal era mi ansias después de haber tenido que esperar mientras se acercaban sin moverme mientras su olor llenaba mis fosas nasales. Con el tercero en cambio me tomé mi tiempo, me lo comí poco a poco, oliendo sumiedo y su deseperación, sintiendo como intentaba escaparse sin ningún éxito.

- Siiii - era lo que salía de mis labios, acompañados con sonidos de puro placer.

Para cuando terminé con aquellos tres mi hambre estaba lo suficientemente apaciguado para volver al Torreón sin el miedo de atacar a un compañero, pero... Clavé la mirada en los que quedaban, los cuales habían empezado a correr en busca de refugio. Lo que hice a continuación no fue de mi agrado, la gente pensaría que lo que debería no haberme gustado era lo otro no esto, pero así era. Si, empleé un hechizo, uno que los paralizó. No era un hechizo perfecto, no tenía la suficiente práctica para lograrlo, pero me daba el tiempo justo para atarles las patas y amordazarlos para que no hiciesen ninguna tonteria.

Ya con dos de ellos sobre los hombros me volví al que faltaba, era una cria de hiena hembra. La miré fijamente a los ojos mientras profería sonidos de puro terror con las orejas bajadas en sumisión.

- Vete, crece y procrea, pequeña, para darme que comer en el futuro - le dije sonriendole con mi boca sangrienta después de comer a sus compañeros y padres de seguro.

Me di la vuelta, pero para entonces ya se había escapado con el rabo entre las piernas. Alcé la vista hacia la luna sin dejar de sonreir, hasta le lancé un rugido de victoria. Y fue entonces cuando una de las palabras de Jack atravesó mi mente. ¿Cómo lo había dicho? "Y por último, llámame Jack, vampiro o no, ese era y es mi nombre". ¡Si, eso es! Eso podría significar... Debía serlo. Parecía que tras la transformación se te daba la oportunidad de cambiar de nombre, pero que él había decidido mantener el suyo.

Volvía a mirar la luna. Gracias a ella ya no era ni remotamente lo que solía ser antaño, esa hembra había desaparecido para dejar lugar a este nuevo y mejorado ser. Si, definitivamente, ya no era aquella persona y como tal necesitaba un nuevo nombre para mi nuevo nacimiento. Uno me vino a la mente y sonreí mirándolo.

- Dama Gula, así me conoceran de ahora en adelante gracias a ti... - dije riendome de mi propio chiste.

Decidido aquello volví sobre mis pasos hacia el torreón con mi preciado botín, pensando en confeccionarme una nueva ropa con su pelaje y puede que algún adorno con sus dientes tambien. Quien sabe.

Sigue en el Torreón Letargo.


_________________________________________

Al principio lloré,
pero tiempo después
el hambre y el dolor me hizo cambiar
teniendo que matar y de carne alimentar.

Si tu olor golpea mi nariz, siento tu carne
y así el hambre aflora.
No, nolo puedo evitar, no creas que esta mal
es que yo soy asi
pues el pasado he de olvidar

19 Re: Barrio de los Mil Dioses el 12/04/13, 04:26 pm

Yber

avatar
GM
Un pequeño séquito de hienas seguían a Giz por las calles de la ciudad. El asreniano había probado a implantar en la especie autóctona algunos genes de su cabra, para hacerlas más receptivas a la magia y tratar de amaestrarlas con ayuda de hechizos. Eran siete en total, una de ellas aún un cachorro, las hienas que habían nacido sin ningún tipo de percepción mágica por culpa de algún fallo de Giz. Una de ellas tenía protuberancias en la cabeza, al lado de las orejas, y otro par de hienas cojeaba dolorosamente. Esas eran las que más pena daban al asreniano, que sin querer había hecho que sus pequeños pies se atrofiaran a medio camino entre una garra y una pezuña. El resto eran hienas totalmente normales, todas ellas inservibles para el proyecto de Giz.

Sobre las cabezas de las hienas, flotaban un par de jaulas tapadas con dos trapos.

Giz estaba casi llegando al territorio de las hienas. Sabía como funcionaban, más o menos, y no era buena idea que vieran a las que traía con él o podrían rechazarlas. Las impregnó con un hechizo del olor a antihigiénico que había por la zona y las azuzó para que fueran ellas mismas las que se acercaran a lo que unas calles más adelante era el territorio de las hienas. Las cojas acabarían muertas, Giz era consciente de ello, pero esperaba que el resto tuviera más suerte.

Esperó hasta que vio como las hienas de la zona emboscaban al pequeño grupo que había creado y se giró antes de que se empezaran a escuchar los primeros aullidos de dolor. <<Todavía me queda trabajo...>>. Alzó la cabeza para comprobar que las jaulas seguían con él y se encaminó hacia lo poco que quedaba en pié del torreón Margalar.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

20 Re: Barrio de los Mil Dioses el 22/06/13, 08:28 pm

Cain

avatar
La segunda residencia de Nihil era una casita de piedra encalada a las afueras del barrio que rodeaba el anfiteatro. Tenía tres pisos y varias terrazas con vistas al mar. Las ventanas no eran muy grandes, salvo las del tercer piso que eran grandes ventanales con cortinas ligeras. El suelo del piso inferior era de losa, y la de los superiores de madera. Los muebles eran de madera oscura y la decoración era sencilla y, fuera de toda sospecha, agradable.

La quimera aterrizó en una de las terrazas del segundo piso y dejó a Nihil y a su cautivo en el suelo, para luego marcharse. Nihil cargó con Pablo hasta lo que parecía ser un cuarto de invitados que la súcubo había decorado con muebles de la Tierra. Estaba pintada de color papiro, y no tenía más muebles que un sofá cama, un escritorio, un armario y varias sillas. En una esquina de la habitación había una lámpara metálica con pantalla de papel pintado, y las paredes estaban decoradas con pequeños cuadros de paisajes oníricos hechos a acuarela.

Nihil colocó a Pablo en el sofá y deshizo el hechizo de inmovilización. Comprobó que no tenía ningún localizador mágico y encontes se dio cuenta de algo. Miró los pantalones del chico con los ojos muy abiertos y les dio unos toquecitos con el dedo.

-¿Qué haces tú ahi?


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

21 Re: Barrio de los Mil Dioses el 22/06/13, 09:19 pm

Yber

avatar
GM
La situación en Letargo había venido más grande a Tap que los pantalones a Pablo. La mujer se salió con la suya, librándose de sus compañeros y del tipo intermitente sin muchos problemas. Y llevándoselo a él dentro de los pantalones. <<Otra que no me ve...>>. El monstruo volador que bajó a recogerlos le puso la piel de gallina y enseguida le dio igual que no se le viera. <<Es mejor así. Es mejor así. Es mejor...>> se fue repitiendo por el camino, al tiempo que rezaba para que los pantalones no decidieran escupirlo fuera de alguna manera. <<Si soy intangible... ¿Acabaría de caer?>> A pesar de que, de sin saber muy bien como, antes había tenido los pies más o menos puestos en el suelo, pensar en eso le hizo estremecerse. O lo habría hecho, de no estar los pantalones sujetos por un hechizo de inmovilidad y él dentro de ellos.

La giganta deshizo el hechizo inmovilizador en cuanto aparcó a su bestia y los pasó dentro de un panal. En el mismo momento en que los liberó, los pantalones empezaron a temblar inconscientemente, reflejando el miedo del repoblador que llevaban dentro. Para colmo, la mujer supo de alguna manera dónde estaba Tap y le interrogó.

<<Buena pregunta...>>. El repoblador todavía no entendía muy bien porqué podía invadir las sillas y los pantalones. Él solo quería agarrar a Pablo, para que no se lo llevara, no meterse en su ropa de polizón. Pero ahora que ya no tenía remedio y había viajado gratis, lo que le asustaba era salir. <<Tampoco es que pueda explicarte lo que ha pasado...>>. Los pantalones seguían temblando.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

22 Re: Barrio de los Mil Dioses el 22/06/13, 09:40 pm

Cain

avatar
Los pantalones del chico se echaron a temblar y a Nihil casi le dio un ataque de risa por lo absurdo de la situación. Fuera lo que fuese aquel pobre bicho estaba aterrado.

-Relájate, vamos a ver donde estás...

Intentó localizar la esencia de Tap en los pantalones de Pablo y cuando lo logró pudo usar en él un hechizo de sueño. La pobre criatura se durmió al instante y Nihil pudo entrar en su sueño.

Vio que se trataba de uno de los repobladores de la cosecha. La habitación en la que se encontraban era exactamente igual a la anterior, solo que no tenía paredes y estaba subida a la copa de un arbol en medio de un bosque gigante. Los cuadros de las paredes flotaban en el vacío y l.as escenas que mostraban eran de la ciudad, de aquella misma noche. Tap era corpóreo, el mismo de siempre, y estaba sentado sobre una pierna de Pablo, que se había convertido en un monigote de madera. Nihil estaba sentada en una silla, frente a él.

-Bien, ahora podemos hablar tranquilos. ¿Quién eres y que hacías escondido en esos pantalones?

Iba a preguntarle en qué se había transformado, pero sería algo estúpido pues seguramente el pobre chico no tendría ni idea. Escribió una nota y la guardó en su boca del escote.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

23 Re: Barrio de los Mil Dioses el 22/06/13, 10:06 pm

Yber

avatar
GM
Tap casi sintió vergüenza cuando la mujer se echó a reír y supo inmediatamente que, fuera lo que fuese, su nivel estaba a leguas de lo mejor que hubiera salido si se juntaban todos los cosechados que conocía en uno. <<Estoy muerto>>. Y tras algo que la mujer hizo y Tap no pudo entender, la situación dio un vuelco.

-¿Uh?-se llevó las manos a la garganta y se sorprendió tanto de poder tocarla como de que le funcionara-. Me has arreglado...-pensó en voz alta al tiempo que empezaba a visualizar el entorno. <<Este panal no era así antes>>. Se comentó a sí mismo, en lugar de a ella. El poco tiempo que había pasado siendo mudo le había valido para olvidarse de abrir la boca para hablar ahora-. Eh...-se había quedado embobado en los árboles de fuera-. Soy Tap y no sé como me he metido en los pantalones, de verdad...-confesó con cierto deje sorpresivo-. ¿Estoy muerto ahora?-para lo que estaba preguntando, se encontraba extrañamente relajado.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

24 Re: Barrio de los Mil Dioses el 22/06/13, 11:24 pm

Cain

avatar
Nihil cruzó las piernas y sonrió, comprobando los cuadros por el rabillo del ojo por si la escena de fuera cambiaba.

-No, cielo, no estás muerto, te has transformado. Aún no sé en qué, pero he mandado a alguien a comprobarlo y pronto me lo dirán. Ahora mismo estamos en un sueño. Fuera de aquí estas durmiendo, pero necesitaba entrar en tu sueño para poder hablar contigo porque parece que tu transformación no te lo permite....

Hubo un sonido de chapoteo y la boca del pecho de Nihil se abrió, escupiendo un libro. Lo limpió como pudo y lo abrió por donde marcaba un marcapáginas de tela.

-Veamos... Oh, esto se parece un poco a la de Koval...- leyó en silencio unos segundos- Aquí dice que eres un poltergeist... y que puedes poseer objetos inanimados y controlarlos, por eso te metiste en los pantalones de tu amigo...- cerró el libro de golpe y volvió a metérselo en el escote- Pues parece que tendrás que buscarte medios para comunicarte porque no vas a poder hablar. Yo no puedo hacer mucho... Tal vez dejarte algún muñeco para que puedas poseerlo y que no tengas que estar dentro de los pantalones de ese chico, porque no parece muy agradable, y tampoco quiero que empieces a mover mis muebles...


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

25 Re: Barrio de los Mil Dioses el 23/06/13, 12:35 am

Poblo

avatar
De repente abrí los ojos y me alcé de golpe mientras tomaba aire casi con desesperación. Fue un despertar muy brusco, y a punto estuve de caerme del sofá, porque estaba en un sofá.
“¿Pero qué? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Cuándo... y por qué?”

Confusión total, así podría describir mi estado. No sabía dónde estaba ni como había llegado hasta allí.
“A ver piensa. ¿Qué es lo último que recuerdo? Ah si, los vomi... Ugh que asco ¿Y luego qué paso? Joder no me acuerdo. Ah, ¿y cuándo ha sido la última vez que bebí algo? Tengo sed. Mucha”

Todavía en un estado hiperactivo eché varios vistazos a mi alrededor tratando de buscar cualquier cosa para beber, pero me di cuenta enseguida que no veía nada bien. Era como si me acabara de deslumbrar con algo y solo veía puntitos que molestaban y me impedían distinguir bien las cosas. Parpadeé varias veces sin que sirviera de nada.
“Genial, encima cegato ¿Hay algo que no me haya pasado aún? Solo me falta morirme. En fin prioricemos. Primero sacio mi sed, luego me centro en lo demás ¿Dónde hay agua?”

Con algo de torpeza me levanté pero me movía algo más rápido delo que esperaba y casi me caigo de morros. “Joder. Creo que la propia torpeza se queda corta a mi lado” 
Los actos de torpeza se repitieron un par de veces hasta que por fin al cuarto tropezón ¿o era el quinto? Da igual, al final conseguí estabilizarme más o menos y me puse a buscar por todas partes cualquier cosa líquida. Ya me daba igual que no me encontrara en Letargo o que lo que encontrara fuera agua u otra cosa. Solo quería beber.
Rebusqué por todas partes hasta que por fin decidí abrir el armario. De la sorpresa me caí de culo.  ¿Pero qué coño?”

Dentro había un... algo. No sabía que podía ser, parecía humano... un poco y encima mi falta de vista no ayudaba. En cualquier caso no pude pensar mucho más porque en ese mismo momento la criatura me iba pareciendo  cada vez más... ¿apetitosa?. De alguna forma mi instinto me estaba diciendo que la solución a mi sed estaba ahí delante.
“No entiendo nada, yo no veo agua ni nada que se le...” y por fin me di cuenta del tipo de líquido que me pedía mi cuerpo.

“Ah no. ¡NO! definitivamente no. No voy a hacer eso no voy a...” En ese momento mi subconsciente, cansado ya de tonterías decidió apagar la parte racional de mi mente y tomar las riendas. Sin ningún tipo de control y con un ansia desmedida me arrojé sobre aquel ser, clavé mis colmillos en su cuello y comencé a beber con avidez el líquido que salía de su interior.

26 Re: Barrio de los Mil Dioses el 23/06/13, 12:46 am

Cain

avatar
El bichito le da las gracias, y justo entonces el joven vampiro se despierta. Evidentemente está sediento, y encuentra el regalo que Nihil le tenía preparado antes de lo esperado.

-Vamos a tener que ir saliendo ya, Tap. Tu amigo ha empezado a comer si nosotros, el muy maleducado.

Nihil apareció en la habitación, en la misma silla que había ocupado en el sueño, y Tap despertó aún siendo unos pantalones. Se levantó con parsimonia y se cruzó de brazos, ladeando la cadera y dedicándole una media sonrisa a Pablo

-¿Donde estan tus modales, vampiro?- dijo para llamar su atención- Dando cuenta del regalo de tu anfitriona sin estar ella presente ¿Y si resulta que necesito esa criatura para algo?- chasqueó la lengua con desaprobación

Fue hasta el escritorio y alli cogió un conejito de peluche, bastante viejo y lleno de remiendos y parches. Lo acercó a los pantalones y esperó a que Tap saltase a él.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

27 Re: Barrio de los Mil Dioses el 23/06/13, 01:07 am

Yber

avatar
GM
Tap despertó todavía dentro de los pantalones y tardó sus segundos en ubicarse. La mujer tenía razón y Pablo había despertado. <<No estaba muerto..>>. La noticia alivió al repoblador de alguna manera. Al menos hasta que vio el cadáver sobre el que el gigante estaba reclinado y se sintió manchado de sangre. <<Pablo ya no es normal tampoco>> pensó asustado. En realidad, probablemente ninguno de sus compañeros lo fuera ya. Escuchó como la mujer le llamaba vampiro e imaginó que era para Pablo lo mismo que poltergeist para él.

Cuando le acercaron el conejo, Tap no dudó ni un instante en que quería mudarse de los pantalones; Pablo le intimidaba un poco. <<Entro y salgo de objetos...>> recordó las palabras que le había dicho la mujer en sueños. Centró su atención en el conejo y, antes de lo que esperaba, sintió como se zambullía dentro. Los primeros segundos, el viejo peluche se quedó de pie, pero en cuanto Tap hizo ademán de moverse, se cayó de boca. Las extremidades del conejo, orejas incluidas, se agitaron aleatoriamente mientras Tap intentaba aprender a moverse. <<Joder, con la silla y el pantalón parecía más fácil>>.

Necesitó varios minutos para levantarse, ajeno a lo que pasaba en la habitación, pero cuando por fin lo consiguió, lo hizo con cierta estabilidad. Las piernas del peluche eran cortas, pero le sostenían con cierta decencia. Hecho esto, intentó dar su primer paso. Volvió a caer de boca.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

28 Re: Barrio de los Mil Dioses el 23/06/13, 01:39 am

Poblo

avatar
A medida que me alimentaba mi sed y mis instintos iban apaciguándose poco a poco, y no solo eso, sino que además a cada sorbo que daba era como si me estuviera recargando o algo. Me sentía cada vez más vivo y mi confusión y desorientación iniciales iban desapareciendo poco a poco. Incluso mi vista parecía aclararse.

Cuando escuché la voz a mis espaldas había terminado de beber prácticamente, y me despegué del cuello del pobre desafortunado haciendo un sonido de succión un tanto inquietante.
La voz provenía de una mujer, o al menos pasaría por una mujer normal si no fuera por “detallitos sin importancia” como los cuernos o la cola.

-¿Mis modales? Pues en mi subconsciente o mis instintos desde luego no están, o no lo parece al menos- Contesté con un aspecto pensativo.
-De todas formas si la necesitaras para algo me habrías separado directamente en vez de hablar ¿no? Y tu misma has dicho que es un regalo así que... mi único crimen es el no esperar. Mis disculpas por eso- Acompañé mi última frase de una ligera reverencia.
-Anda. Ya hemos encontrado a mis modales perdidos. Por cierto, ya que era un regalo, gracias. Ha sido todo un detalle por tu parte-

Me giré un momento para ver el cadáver de lo que me había alimentado, pero ver la sangre por todas partes hizo que me volviera la sed de nuevo por lo que tuve que apartar la vista a la fuerza y recurrir a toda mi voluntad para no tirarme sobre ningún charquito.

-¿Por cierto qué hago aquí? ¿A qué se debe este regalo? No es por parecer desagradable pero no suelo creer en los actos desinteresados, y menos en esta ciudad. ¿Y qué es ese peluche que se mueve?-

29 Re: Barrio de los Mil Dioses el 23/06/13, 01:52 am

Cain

avatar
Mientras Pablo hacía preguntas, Nihil fue hacia el cadáver y usó sobre él un hechizo para mantenerlo fresco. Aun tenía que llevárselo al trasgo que sería su nuevo compañero para aplacarle un poco el hambre antes de que se comiese a alguien del culto.

Cuando el cadáver estuvo de vuelta en el armario Nihil se sentó en el sofá e hizo un gesto invitan a Pablo a sentarse a su lado.

-No hay acto desinteresado alguno. Es evidente que quiero algo de ti, pero acepto tu agradecimiento. - respondió- Y ese peluche que se mueve e Tap. Compartisteis criba, si no recuerdo mal. Es un poltergeist y no puede hablar, me lo raje accidentalmente escondido en tus pantalones.

Subió a Tap al sofá, disimulando una risa. Meditó como iba a exponer su propuesta.

-Te ofrezco... un trato. La sangre de vampiro es preciada para determinados ritos, y mi relación con los actuales vampiros de la ciudad no es muy buena que digamos. Pídeme algo, lo que quieras, y a cambio tú me daras parte de tu sangre cuando yo la necesite. Tengo medios indoloros para extraerla- le aseguró, recordando a los pusilánimes que tenían miedo a las agujas. ¿Qué me dices?


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 15.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 15  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.