Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por Zarket Ayer a las 09:38 pm

» Faro
por Giniroryu 21/11/17, 04:40 pm

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Jack 21/11/17, 11:43 am

» Plano de los sueños
por Naeryan 20/11/17, 09:50 pm

» Torreón Letargo
por Evanna 19/11/17, 07:23 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35980 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Torre Leprosa

Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 5.]

1 Torre Leprosa el 02/08/11, 06:36 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Torre construida con carne enferma cuyo olor a putrefacción se detecta desde lejos. Actual nido de unos dragones enanos de piel lechosa que se alimentan de carroña.

2 Re: Torre Leprosa el 21/11/11, 11:33 pm

Jack

avatar
Mi paseo hacia el sur se ve pronto turbiado por un mar de olores nauseabundos que me asquean, haciéndome caminar tapándome la nariz con la capa, para paliar el asco que me produce. Pero también me da curiosidad saber qué puede oler tan asquerosamente mal, quizá algún monstruo enorme que esté pudriéndose en alguna calle... Y según el olor se va incrementando, a este lo acompañan unos dulzones rastros de sangre nunca antes saboreada, ¡y qué olor! Se mueve, y a bastante velocid...No, espera, hay varias fuentes, pequeñas pero varias, sí. Y ese horrible olor que todo lo engloba, ¿de dónde...? Justo doblo una esquina doy con un torreón bastante raro, el cual me hace retroceder cubriéndome la cabeza casi por completo con la capa, horrorizado por el olor que desprende y por la visión de su superficie, para nada uniforme. <<<Eso es... ¿Carne? Huele como a carne podrida... ¿No puede ser otra cosa... Pero... Argj, quién construiría algo así?>>> Y al parecer, los rastros de la sangre que he detectado antes están por la zona, tanto dentro como fuera de la torre. Decido centrarme en una de las criaturas y me voy acercando al olor, convirtiéndome en humo para que la posiblee y deliciosa presa no escape. Y por fin dou con una criatura pequeña, de lechosa piel y mirándome mientras muestra sus colmillos, con el cuerpo en tensión como si fuese a saltar sobre mí, ¡y tiene alas! <<<Espera... Se parece... de lejos, pero se parece a... ¿Un dragón? Pero mucho más pequeño que los que he visto dibujados...>>> Pero no me da tiempo a seguir pensando pues se me acerca como si me viera, aunque solo me olerá. Retrocedo por mero instinto y paso justo por encima de otro, del mismo tamaño y características, que también retrocede. Pero... oh, diantres, me han rodeado... Una sola vuelta sobre mí mismo sirve para ver al menos a una docena de ellos, listos para lanzarse sobre el cazador, o la presa. Pero de momento no pueden hacerme nada. Y dudo que sus escamas se quiebren con facilidad bajo mis colmillos, habrá que buscar la base del cuello. <<<¿Y por qué están aquí? ¿Por qué tantos? ¿Acaso viven en el torreón este?>>> Casi puedo escuchar sus corazones a todo bullir, mandando sangre a todo su cuerpo, pequeños pero quizá capaces de reducir a grandes presas si atacan en grupo. Y tienen buenos colmillos y garras. Pero no quiero que me destrocen la ropa ni que me arañen ni nada similar, así que hago el hechizo de oscuridad y me pierdo en la sombra del torreón en el suelo. Ahora sí que no me siguen con la mirada, punto a mi favor. Solo tengo que acercarme a uno, paralizarlo y echar a correr a refugio en los edificios de la zona. Es más, apenas se da cuenta de qué sucede hasta que está bajo mi mortal beso, mientras mis brazos le atenazan su cuerpo y sus garras para que no se debata, al tiempo que siento su corazón latir furiosamente y su sangre deliciosa recorriendo todo mi cuerpo, colmándolo de una sensación de calidez bestial en contraste con el frío del agua de hace unos minutos. Apenas dura unos segundos y cuando la criatura yace inerte en mis brazos, paso la mano por sus escamas y me lo pienso mejor <<<Tenía pensado deshacerme del cadáver, pero quizá las escamas sean innífugas...>>> Así que hago un brusco quiebro cambiando por completo la dirección para ir hacia el norte, dejando a los demás dragoncitos, por así llamarlos, derrapando sobre la calle para después lanzarse tras mí. Pero cuando vuelvo la vista atrás ya ni se les ve, así que sigo corriendo, alejándome del olor de esa torre maldita y con el cuerpo aún caliente de esta criatura <<<Quizá a Gael le gustase un bicho de estos, son pequeños y con alas propias, sin partes cosidas...>>> A casita.

Sigue en el Burdel de Dama Espasmo.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

3 Re: Torre Leprosa el 06/12/11, 04:30 pm

Tak

avatar
GM
De vuelta al sur de la ciudad con Jack no hablamos demasiado. La oscuridad lo cubre todo y avanzamos alertas por lo que pueda acechar en la negrura. Llegamos a la zona por la que estaba la Sede de los Taumaturgos, y por allí había bastantes edificios interesantes. Intento guiar a Jack a algunos de los que había echado el ojo, pero en la oscuridad no conozco tan bien esas calles y acabamos por perdernos. Le confieso al vampiro que no sé donde nos encontramos, pero él sí parece más orientado. Me empieza a contar que no estamos lejos de un lugar donde hay una especie de dragones de piel lechosa y pequeños, e inmediatamente le pregunto dónde se pueden ver esas bestias. No lo pensé demasiado, pero cuando Jack me empieza a guiar no tengo tiempo para arrepentirme. Al doblar una esquina un olor nauseabundo empieza a inundar mi sentido de olfato. Arrugo la nariz mientras el olor se hace más intenso con cada paso. Parece traerlo el viento de una dirección muy concreta: hacia la que avanzamos.
-¿Qué es ese olor? -pregunto no demasiado alto.
Me recuerda a algo, algo que empiezo a conocer cada día mejor, la carne en descomposición, la putrefacción. Pero todavía más dulzón y nauseabundo, más avanzado seguramente. A lo lejos se ve un edificio alto, una torre, y el olor es más fuerte que nunca. Por allí es por donde rondan las criaturas aladas, y me paro a observar a mi alrededor. Podrían andar cerca y yo ni siquiera me he dado cuenta. O tal vez descansen por la noche en su torre maloliente. Miro a Jack interrogante, sin saber qué hacer ahora.
-¿Los dragones o lo que sean esos... son peligrosos? No tengo ningún cadáver en el que esconderme o con el que defenderme si atacan... -le comento sintiéndome inútil. Pero como quiera que sea, aún tengo la magia. Me aseguro de que los amuletos estén cargados y rebusco mentalmente sortilegios de utilidad para zafarme de un ataque, empezando por la intangibilidad. Jack se las apaña bien él solo. Por un momento lo miro de reojo, preocupado. ¿Y si en medio de la caza me hiere por accidente? Sí... la intangibilidad es la mejor opción-. ¿Nos vamos a acercar más a la torre?

4 Re: Torre Leprosa el 06/12/11, 05:31 pm

Jack

avatar
Por el camino de vuelta a serpentaria, paseando a ras del suelo en vez de ir cada cual apor el aire, y claro, yo atento a cualquier indicio de peligro y obvio, de caza. Pero primero acompañaré a Gael y luego a lo mío, pues aún no he cazado delante de nadie y no sé... no quiero que me vea como una bestia sedienta. Gael me dice que por la zona está aquel edificio donde fueron los guerreros de nuestra cosecha, la Sede de los Taumaturgos, que a saber qué significa eso... Y al cabo de un rato Gael dice, ni que le fuese a ejecutar, que nos hemos perdido. A ver... ¿algo reconocible cerca? Aspiro profundamente para intentar captar algún olor reconocible y... ah, con que estamos cerca. Sonrío y echo a andar hacia la torre de los dragones del otro día, pero menguando la sonrisa a cada metro que nos acercamos, mientras le cuento a Gael sobre los dragones pequeños, enanos diríase, pero callando que le voy a conseguir uno. Dos pájaros de un tiro: cena y nuevo "vehículo" para el chaval. ¿Y cómo lo haremos? Las criaturas atacan a la vez, rodeando a la presa... Somos dos. Gael no lleva armas al parecer y no sé cómo anda de hechizos defensivos, así que hagamos esto rápidamente. Cuando por fin vemos la construcción repleta de carne putrefacta, me preparo para convertirme empezar a correr, pero antes miro a Gael y en susurros, le digo:
-A ver, si tienes hechizos de ataque, ten cuidado. Y si no te fías de luchar contra los dragones, no te acerques, quédate apartado, oculto, pero se repite lo mismo: ten cuidado.
Y ahora sí, comienza el baile. Rodeo la torre como una exhalación para atraer sobre mí a las criaturas y cuando empiezan a rodearme, me deshago en el acostumbrado humo y busco con la mirada al más apartado, al que cierra el cerco o al que está más alejado de la torre y por ende, de Gael. Las criaturas, recelosas, me siguen mientras me acerco a la presa, aunque no sé si me ven por mi olor o por el humo, pero de cualquier forma parecen confusas. Y finalmente, hago un rápido quiebro y cojo a la bestia por detrás, agarrando sus patas y cola mientras le muerdo en el cuello por la parte de abajo y vuelvo a disolverme en humo para frustración de sus congéneres. Pero no estoy solo, tengo que desviar la atención del chico, que ha hecho algún hechizo pero desde aquí no lo veo bien. ¿Gael o el disfrute de la sangre? Está claro... Chupo la sangre con velocidad sin darle tiempo al corazón a latir y cuando ya no mana más sangre, vuelvo a hacerme visible y grito a las bestias que volvían al torreón.
-¡Eh, por aquí!
Sonrío cuando se giran y se lanzan contra mí con las fauces abiertas de par en par y los ojos reluciendo hambre y quizá venganza, mientras me cargo al cuerpo inerte al hombro y echo a correr por los edificios de alrededor, alejándome del lugar saltando de tejado en tejado, para finalmente volver junto a Gael convertido en humo y aparecer de pronto, dragón en brazos, diciendo:
-Nos vamos antes de que se den cuenta y nos encuentren. A serpentaria, vamos. Y nada de un paseo por el parque, a volar.
Espero a que el chico inicie la huida o marcha, lo que sea, y luego le sigo dejando atrás a tan extrañas criaturas y a tan enigmática torre. ¿Quién la construiría? Quizá en la biblioteca... Pero ya es hora de volver a casa, le doy a Gael este dragón y luego al Burdel.

Sigue en la Torre Serpentaria.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

5 Re: Torre Leprosa el 14/04/12, 10:29 pm

Tak

avatar
GM
Las zarpas del dragón enano resuenan contra el empedrado a cada paso que doy. Aunque trato de correr con ligereza sigue dándome la impresión de que el golpeteo resuena demasiado en la oscuridad. Si todo sale bien, entonces podré aprender a volar junto a Noel y Adara… qué bien me vendría ahora poder hacer eso. Antes de llegar a la torre Leprosa debería reducir la velocidad y acercarme con sigilo, para no llamar la atención de los demás dragones. El plan que he ido perfilando mientras me acercaba a la sede de los Taumaturgos depende de no ser visto demasiado pronto. Lo cierto es que no recuerdo bien cómo se llegaba a aquella torre apestosa, pero sí que no estaba demasiado lejos de la sede. Salir del dragón para intentar guiarse por el olfato no era muy útil, ya que él mismo desprendía un olor bastante fuerte y no quería llamar la atención brillando aún más.

Escojo las calles que me resultan más familiares y creo que llego a perderme unas cuantas veces, porque no recordaba que el viaje fuese tan largo, pero finalmente veo la silueta de la torre a lo lejos. La luz de la Luna que baña la noche me ayuda a reconocer la silueta de los edificios que me rodean. Incluso me parece que hay unas pequeñas siluetas surcando el cielo en lo alto, pero quién sabe si son dragones enanos o alguna otra especie de caza por el lugar.

Me acerco con sigilo a las inmediaciones de la torre Leprosa, pegándome a los edificios e intentando no exponerme mucho a ser visto desde lejos. De vez en cuando trastabillo ligeramente debido al nerviosismo. Si las cosas no salen como he planeado va a ser complicado escapar. Espero que puedan entretenerse con el cadáver lo suficiente como para no perseguirme. Cuando considero que he llegado a una zona lo suficientemente cercana me acerco al medio de la calle y me desplomo allí de forma torpe para después quedarme completamente inmóvil. Espero, atento a cada sonido, confiando en que el olor pútrido del cuerpo atraiga pronto a los demás… aunque ojalá no a demasiados.

No sé cuánto tiempo pasó hasta que un aleteo casi logra sobresaltarme. Mantengo la calma y escucho como cada vez se acerca más el sonido, tratando de determinar si lo provoca un solo animal o más de uno. Escucho un olfateo y otro se le une casi al momento. Dos dragones enanos entran en mi campo de visión, van por tierra, alzando la cabeza para buscar el rastro en el aire. A la vez echan a correr en dirección a mí, pero escucho un gruñido que parece hacerlos frenar su carrera un poco. El aleteo cesa en ese instante y siento como algo toma tierra a mi lado. Después, todo sucede muy rápido y de forma confusa. Una zarpa se apoya en las patas traseras y una mandíbula se hunde en el costado del animal que estoy poseyendo. Los que vi a lo lejos se unen al banquete, pero creo que hay más de tres. Parecen desesperados por comer antes de que los demás se lo terminen todo, y debo darme prisa, si siguen deteriorando la carne, se debilitará la posesión. Centro mi objetivo en el menor de los que tengo ante mí, parece más joven y más débil. Alzo la zarpa rápidamente y le propino un golpe en la cabeza con toda la fuerza que puedo. A pesar de que me he movido, el resto de animales no paran de comer, y me siento asqueado. Me zafo de ellos como puedo y busco a mi presa confusa entre la maraña de garras y bocas que me rodea. Me abalanzo sobre ella con las patas delanteras listas para agarrarse a su cuello y cuando lo apreso lo fuerzo a torcerse. El dragón enano tarda en reaccionar lo suficiente como para permitirme hacer crujir su cuello. Si no lo he hecho con la suficiente fuerza voy a tener crudo el salir de esta. Trato de poseerlo, pero me resulta imposible. Sin embargo, se desploma al suelo, y mientras sus congéneres me siguen atacando. Insisto de nuevo una y otra vez, desesperado, hasta que de milagro veo que ha cambiado mi situación. Ahora veo desde otra perspectiva como la manada desmiembra y engulle a mi antiguo dragón enano. Me aparto, aprovechando que los demás no parecen haber notado que hay otro muerto entre ellos, y me escabullo hacia otra calle paralela. Una vez allí echo a correr sin mirar atrás.

El nuevo cuerpo responde mejor que el anterior, y las alas, que aún lleva plegadas, están intactas. Pero todavía no celebro el haber conseguido lo que quería. Por donde se llevó el zarpazo el cuerpo sigue perdiendo sangre, dejando un rastro detrás de mí. Decido parar cuando me he alejado lo suficiente para cauterizar la herida de forma rápida y seguir corriendo hacia la torre Serpentaria.

Sigue en la Torre Serpentaria.

6 Re: Torre Leprosa el 25/12/15, 02:46 pm

Jack

avatar
Sinceridad tuvo que dejar de cantar cuando oyó a Sakosa maldecir e insultar de todas las maneras posibles a aquel artilugio... y en su lugar se hartó de reír. Tuvo que dejar de morder la fruta por no atragantarse, incluso. Después de eso, se limitó a terminar su desayuno y observar el paisaje. Al ver desde lo alto que las montañas estaban bastante lejos y con tiempo para pensar con calma y con la preocupación por la comida ya resuelta, pudo razonar que el plan de ir hacia allí había sido algo descabellado: estaban lejos y habría que haber llegado a lo alto para que sirvieran de mirador... para lo cual el grupo no parecía muy capaz. <<Menos mal que llegó este cacharro antes de que nosotros llegáramos al pie de la montaña>> Mientras, a su alrededor seguía habiendo ruinas, torreones semiderruidos y otros enteros...

—¿Qué es ese olor? —se preguntó en voz alta.

Se tuvo que cubrir la boca con el brazo. Lo peor era que cuanto más avanzaban, más fuerte se volvía aquello, así que era fácil deducir que se estaban acercando... A un engendro arquitectónico. No se le ocurría otra cosa. Torre de Carne, quizá. O Torre Asquerosita. <<¿Por qué... Joder, ¡estamos descendiendo! ¿Por qué aquí, maldita sea?No hay forma de que Mike viva ahí dentro... si es que eso está hueco. ¿Quizá en los alrededores? ¿Quizá alguien que nos informe? ¿Y si la comida no es para nosotros? Agh, qué asco. Ya podría ser carne fresca>>

—No quiero conocer a quien tuviera la idea de construir esto... Pero sí que quiero echarle la bronca a quien diseñase este cantante atrofiado.

Vaya que si descendían. Directos a la maldita torre. Sinceridad saltó y planeó al suelo antes de que la bañera llegara... Y observó la zona. Si la comida no era para ellos, allí confluían muchas calles y a saber si algo vivía en la torre. Si era para ellos, más les valdría llegar pronto y largarse cuanto antes. <<O me voy sola con varias cestas y que se jodan>>


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

7 Re: Torre Leprosa el 25/12/15, 03:51 pm

Naeryan

avatar
Sox destacaba en un número de cosas, porque había dedicado toda su vida a ello. La forma física, sin embargo, no era una de ellas.

Creía haber visto a Sinceridad posarse, suposición confirmada cuando la voz de la roquense se entremezcló con la del espantapájaros. La envidió y maldijo de nuevo no poder levitar. De no ser por aquella estúpida fuente podría ponerse a la cabeza figurativa del grupo; aunque para ser justos, detrás de la roquense todavía.
Sin embargo desde alguna dirección se oía a Sak dejarse el alma gritando, y aún esforzándose por no echar un pulmón por la boca Sox soltó una risa sin aliento. Sin darse cuenta dejó ir el pensamiento anterior.

La adrenalina ante la posibilidad de perder aquella oportunidad era lo que le había dado combustible a sus piernas; de otra forma habría tenido que hacer aún más pausas de las que hizo en el largo trayecto de vuelta. Hacía el ejercicio justo para mantenerse con buena salud; el resto no le interesaba. Aquel desinterés le salía por la culata ahora, el mareo del hambre unido a su falta de forma física.
Jadeaba y no sentía la cabeza muy firme sobre los hombros cuando por fin quedó claro que la bañera iba a aterrizar, de modo que paró a recuperar el aliento. A falta de azúcar en sangre, necesitaba riego al cerebro. Lo último que necesitaba era caerse redondo por una hipoglucemia.

Respiró a bocanadas y se arrepintió inmediatamente. El olor era nauseabundo, y se le cayó el alma a los pies en cuanto se dio cuenta de que aquella comida podía estar podrida. Tenía todo el sentido, dado el aspecto claramente abandonado de la ciudad.
Dobló la última esquina que le quedaba, ya andando, y se quedó momentáneamente parado mirando la construcción. Su ceño fruncido había vuelto, ahora con una mirada de acero clavada en la torre.
Solo un fanático usaría magia de ese tipo. Solo un enfermo, un cultista. Sospechas ya descartadas sobre el objetivo de traerles a aquel lugar volvieron a plena potencia. Comida cuando más la necesitaban, que aterrizaba enfrente de un edificio siniestro.

El estrafalario vehículo ya se había ido cuando divisó a Sinceridad e intuyó al resto de sus compañeros llegando también a la escena. La roquense parecía bien y entera. Las cestas -ahora las veía- como mínimo no eran una trampa. En sí mismas, al menos.

—En mi mundo, cosas como eso —señaló la torre con un movimiento de cabeza— no son buena señal. Da igual si está abandonada. No os acerquéis ni a tres metros.
Le ponía los pelos de punta. No de miedo -le era difícil temer algo abstracto, pero eso podía cambiar fácilmente si detonaban alguna trampa nigromántica y dicha amenaza se volvía concreta- pero sí de fuerte rechazo, desconfianza. No quería quedarse allí.

Rádar, mucho más en forma que él, apenas parecía falto de aliento y ya rebuscaba en el contenido de las cestas con energía. Un caleidoscopio de alimentos que no conocía, otros cuya naturaleza podía intuir, otros claramente familiares. A Sox se le hizo la boca agua al verle desenvolver una barrita energética y darle un bocado hambriento, antes de que su cerebro le diese alcance a su estómago y advirtiese lo extraño de algo tan específico de su mundo en un sitio tan lejano.

Rebuscó hasta encontrar una idéntica y la examinó.
—Esto es de Carabás —declaró con el ceño fruncido. No tenía ninguna duda—. Y está sellado.

Eso significaba que... Distintos tipos...
No se concentraba para teorizar con tanta comida delante. Y Rádar no se había muerto aún, e iba por su segunda barra. Sox desenvolvió la suya y siguió su ejemplo con voracidad. Nunca le había sabido tan bien.

"Solo dos. El resto a la riñonera."

La necesidad de marcharse de aquel lugar aún le pulsaba en las sienes (siniestroincorrectoilegalpeligroso) pero la pospondría hasta recuperar suficiente azúcar en sangre.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

8 Re: Torre Leprosa el 25/12/15, 04:25 pm

Dal

avatar
Vio a Sinceridad salir volando y negó con la cabeza.

-Espero que la Luna me de alas, a ver que cara se te queda - refunfuñó mientras corría en pos de la bañera.

Corrió como nunca había corrido y es que jamás había tenido que correr para conseguir comida. En nada le adelantaron varios ya que su forma física era deplorable, quizá si le hubiera hecho caso a su hermano y se hubiese movido más a lo largo de su vida ahora habría corrido más, pero su vagueza le estaba pasando factura.

Dio gracias de que la bañera no tardase mucho en descender, lo malo era que cuanto más se acercaba peor olía y el nublino no tenía ni idea de por qué. Todo se aclaro cuando vio la torre.

-Tranquilo, no pensaba acercarme - le respondió al carabés.- Por el lado bueno las cestas no las ha dejado en la cima de la torre - comentó alegre mientras recuperaba el resuello.

Se acercó a las cestas y empezó a rebuscar entre ellas buscando algo que le fuese familiar. No tardó en encontrar una fruta nublina que se llevó a la boca.

-Perdón, es que tengo hambre - se excusó mientras mordía la fruta. Miró las cestas allí reunidas y luego al resto.- ¿Qué os parece si volvemos con las cestas al sitio donde despertamos? Podemos comer allí y luego salir a explorar más. Si encontramos algo de madera podemos hacer una hoguera para cocinar la carne y el pescado - propuso de forma optimista.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

9 Re: Torre Leprosa el 25/12/15, 08:33 pm

Reifon

avatar
Los improperios y la actitud agresiva de Sakrilt no le sorprendían pero se preocupó un poco por la risa nerviosa de Mónica, lo que menos les hacía falta era que un miembro del grupo enloqueciera poco a poco por la situación. Sox tomó la cabeza aunque veía que se estaba sobre esforzando y que podría acabar en el suelo. Barael se quedó cerca de su hermano, años de trabajo incesante, recolecciones y otras cosas le habían logrado un fondo físico bastante decente por lo que no tenía ningún problema en llevar un buen ritmo y el hambre solo le daba motivación extra.

Se cuidaba de que todo el mundo estuviera a la vista, a su forma de ver nadie se debía quedar atrás, por lo que pudiera suceder.

No tardaron demasiado en alcanzarla pero cuando estaban cerca un olor, que clasificó como el de un animal que llevase varios días muerto, les sobrevino, poniendo en alerta a Barael que agarró su nueva arma sin dudar. Cuando doblaron la última esquina lo que vio no le levanto mucho la moral. Por una parte la bañera se había ido pero al parecer había dejado comida en unas cestas que Sinceridad guardaba. Pero lo que había detrás de esa escena no tenía nombre. Una torre entera construida a base de carne putrefacta.

<<O quizás la carne estaba bien cuando la construyeron. Tendría sentido dado el aspecto abandonado de la ciudad, pero fuera como fuese el que construyó esto no podía estar bien de la cabeza.>>

Escuchó claramente a Sox. -En lo que a mí respecta, si el único que sabe de magia dice que eso es peligroso, le haré caso. -Rebusco en las cestas una fruta de su mundo y se la llevo a la boca mientras escuchaba a su hermano, había comida de lo más variopinta. -Habrá que  preservar el resto con especias si podemos, no sabemos cada cuanto pasará el cantarín flotante con más comida, así que no os pongáis a atiborraros. Eso va por ti. -Dijo esto último mientras le propinaba un cariñoso codazo. -Cojámoslo todo y larguémonos de aquí, ya sea a las mazmorras o a otro lugar seguro.

No estaba cansado y ya con comida no se tenía que preocupar por morir de hambre por ahora pero aquel lugar le parecía cada vez mas siniestro.

10 Re: Torre Leprosa el 25/12/15, 09:16 pm

Bellota

avatar
Mon siguió corriendo arrastrando tras de sí a Zana hasta que un penetrante olor a podrido atacó sus fosas nasales haciendo que se detuviera en seco, derrapando un poco al llegar hasta Vampy.

-Puaj, puaj, puaj- comenzó a decir mientras elevaba la vista hacia la torre. –Oh, Dios. Oh, Dios, eso es… eso es ¿carne?- le soltó la mano a la belga y se cubrió la nariz antes de seguir mirando la estampa de la torre, boquiabierta. -¿Este mundo ha hecho un cursillo para ser el sitio que más asco da de todo el universo? ¡Esto no puede ser más repugnante!

La humana restregó sus pies contra el suelo, dando un brinco suave al notar el pinchazo del dolor en ellos. “Y tengo que hacerme con unas deportivas cuanto antes. Correr descalza me va a traer disgustos, sobre todo si hay drogadictos por aquí. Dios, necesito una ducha. Y un baño caliente con sal”. Escuchó con atención a Vampy, restregándose los pies magullados por la carrera y haciendo muecas de incomodidad ante el dolor de las plantas; y por último asintió a sus palabras, al tiempo que lo hacía el chaval gris que no le había dado un arma a ella pero sí a alguno de los demás. –Oh, tranquilo, yo a eso no me acerco. No quiero vomitar… ni que se me pegue alguna enfermedad. En serio, ¿qué tal si nos alejamos un poco?

Sin embargo sus compañeros no parecían escucharla, ansiosos como estaban hurgando en las cestas, alguno comiendo con verdadera ansia. Mónica les miró desconcertada. –Sé que tenéis hambre y tal, pero ¿cómo diablos podéis comer con este olor alrededor? Sólo de pensarlo me dan arcadas, gente.

Pero la chica no pudo resistirse a la curiosidad. Se acercó con cautela a las cestas y miró dentro. En ellas había comida (alguna reconocible, otra no) en buen estado, al menos a simple vista. -¡Queso!-exclamó, entusiasmada. –Me encanta el queso- comentó feliz, mirando a ver si reconocía más cosas. “Carne. Bien, puedo trabajar con eso. Fruta y verdura… bueno, con eso se puede hacer un buen guiso o una compota. Hambre no vamos a pasar, menos mal”.

Carraspeó. –Chicos, no quiero distraeros de vuestra orgía culinaria, pero no creo que sea buena idea comer aquí. Este lugar no me da buenas vibras. Y no quiero que nadie se ponga enfermo por comer al lado de…- miró a la torre con aprensión- eso. De modo que… ¿qué tal si vamos a algún lugar donde podamos comer en condiciones y donde estemos a cubierto?- mientras hablaba, casi al tiempo que Barael (al que todavía no había puesto mote) se había agachado para desgarrar la tela que decoraba con floripondios y tiras la falda de su vestido. –Seguro que estaremos mejor que aquí. No soy contraria a explorar pero este sitio no me gusta. Y huele a muerto- en cuanto acabó de hablar se sentó en el suelo para envolverse los pies con la tela. –Ea, al menos así tendré algo protegidos los pies- dijo, satisfecha, mientras se levantaba sacudiéndose el polvo del vestido.

Después les miró, poniendo las manos en las caderas y sonriendo tentativamente. -¿Vamos?

11 Re: Torre Leprosa el 26/12/15, 12:37 am

Naeryan

avatar
Asintió en silencio a lo que comentó Eriel mientras terminaba de masticar. Aunque Sinceridad habría podido bajar de allí sin problemas de haberse posado la bañera en lo alto del edificio, Sox no se habría fiado ni un pelo de lo que pudiera haber en la punta de aquella... no se le podía llamar torre. El rubio se resistía hasta a llamarlo edificio. Era concederle demasiado crédito, pensó clavando en él una fija mirada de desdén.

Una pregunta le distrajo. Sus ojos rastrearon a Mónica como origen de ésta.
—A estas alturas no me importa —replicó—. Vosotros parece que podéis ayunar varias horas sin problema, pero donde yo vivo no.
No se le había escapado que la voracidad no había sido colectiva. ¿Podían diferenciarse en ello también?

Había puntos blancos revoloteando en las alturas. El carabés entrecerró los ojos tratando de enfocarlos mejor, sin éxito. Podían ser algo inofensivo como los murciélagos de la noche anterior, pero no le daban buena espina por el mero hecho de estar vivos.  
—Lo apoyo —repuso, apartando por fin la vista de ellas, cuando empezó a haber charla sobre largarse de allí—. Las mazmorras están bien. Recuerdo las calles que hemos torcido.

Había prestado atención a las vueltas que habían doblado en persecución de Sinceridad, y aunque no era infalible su memoria cubriría lo suficiente los huecos de aquella zona que no conocían. Una vez llegados al río no tenían más que encontrar de nuevo el puente, y desde allí podrían orientarse con más facilidad.
Se mordió el interior de un carrillo, molesto. Era lo mínimo que podía aportar, dado que los nublinos hablaban de conservar la comida y encender fuegos por medios no mágicos. Sin su magia se estaba quedando atrás en la lista mental de posiciones, y eso le enervaba. Sox siempre se había creído una persona capaz independientemente de su nivel.

Soltó un resoplido devolviendo la vista a las cestas, tratando de calcular la forma más eficiente de llevarlas a cuestas. Empezaba a acusar de nuevo la falta de su magia: lo mucho que atajaba inconvenientes y demoras.
—Si alguien tiene bolsillos, ya sabe —dijo, dando ejemplo llenándose la riñonera con lo que cupiera. A más peso que desalojaran de las cestas en sí, mejor.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

12 Re: Torre Leprosa el 26/12/15, 07:01 pm

chicoaeseg15

avatar
Tayron escuchó las palabras de Dafne al tiempo que caminaba sin quitarle la vista a esa bañera voladora, pensó que si de verdad había comida en aquel objeto volador habría bastante para abastecerlos a todos, en caso negativo, él se ofrecería voluntario para no comer, aunque estaba acostumbrado a alimentarse mucho y de forma sana para mantenerse en forma podría aguantar más tiempo que aquellas personas que consideraba más frágiles. A menudo solía ponerse por encima de los demás en casi cualquier campo, nunca le supuso un problema ni lo valoró como un aspecto negativo en su vida, si él creía que estaba más arriba en una escala era porque lo pensaba de verdad y no por arrogancia. Aunque no lo decía el belga había observado a sus compañeros y se autoproclamaba en su mente como uno de los pilares principales a los que acudir en caso de problemas.

-Eso espero Dafne- le dijo dedicándole una sonrisa, pero cayó en la cuenta de algo, Barael había advertido de que aquel movimiento podía tener un motivo oculto enmascarado en un aviso de comida, justo lo que unos cosechados hambrientos buscarían solo al despertarse, y el humano no lo había descartado en un principio pero decidió seguir adelante, sin embargo, al ver a sakrilt y sinceridad volar hacia aquel ser se percató de que había actuado algo a la ligera, y que si bien ellos habían escuchado al anunciador...cualquiera podría haberlo hecho sin problemas.- Normalmente no te diría esto- le habló extrañado de sí mismo, ¿Desde cuando se preocupaba de tal forma por su seguridad?, nunca había estado tan pendiente de algo como en aquel momento.- pero si ves que las cosas se retuercen, corre conmigo, no me malinterpretes, esta gente puede ayudarse unos a otros pero no sé de lo que son capaces en una situación extrema y...-se calló antes de seguir, reparando en sus palabras- ¡Vaya, parezco un puto aguafiestas!, da igual, seguro que todo sale bien ¿No?, siempre sale bien.- añadió.

A diferencia de algunos de sus compañeros a él no le costó demasiado seguirle el ritmo a esa cosa y llegó solo resoplando un poco hacia lo que aparentaba ser una torre, se tapó la nariz con su camiseta por el olor, un olor podrido y putrefacto que instaba a salir de la estancia para vomitar, sí, potar se le antojaba más apetecible que seguir ahí.
-¿En serio?- preguntó- ¿No podían haber dejado las cestas en otro sitio?, no sé, ¿Al lado del río quizás?, ya me entendéis, un lugar que no huela a muerto disecado y embarrado en mierda.- miro a Mónica con una sonrisa mientras negaba con la cabeza al gruñir como él- ¿Sólo repugnante?, eso como poco, además de solitario, aunque no puedo negar que han sido aplicados con los edificios, a mí no se me habría ocurrido una idea más original que dejar los edificios a medias- dijo acercándose a sus compañeros y observando la comida con ojo crítico.

No hizo caso omiso a la advertencia del carabés, Sox avisaba de que era peligroso, y probablemente no le faltaba razón, tampoco el queso y el resto de productos se salvaban, así que hizo una mueca extraña cuando algunos probaron la comida de sopetón, las tripas le crujieron como respuesta pero intentó hacer caso omiso a su necesidad de comer. Escuchó el intercambio de opiniones que se sucedían a su alrededor.
-Estoy de acuerdo con el nublino, yo volvería con la comida y saldría a explorar otra vez, este lugar puede resultar tan interesante que me encantaría peinarlo todo. Y me temo que estoy de acuerdo con la chica del vestido polvoriento- afirmó, pícaro y guiñando un ojo- me dais asco y qué pensar cuando podéis comer en un sitio como este ¡Opino que es una tontería mantener más los culos en la pocilga del siglo!- dicho aquello, el belga se dispuso a llenar sus bolsillos con comida para humanos, y vista la situación, también cargó con alimentos extraterrestres.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 5.]

Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.