Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por Zarket Ayer a las 09:38 pm

» Faro
por Giniroryu 21/11/17, 04:40 pm

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Jack 21/11/17, 11:43 am

» Plano de los sueños
por Naeryan 20/11/17, 09:50 pm

» Torreón Letargo
por Evanna 19/11/17, 07:23 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35980 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Templo de los suicidas abnegados

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 10.]

1 Templo de los suicidas abnegados el 13/04/12, 05:54 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Edificio alto con torres puntiagudas y fachada recargada y llena de salientes, de los que cuelgan ahorcados en distintos estados de descomposición. El interior es oscuro, con ventanas diminutas a través de las cuales apenas entra luz. Las paredes estan desnudas salvo por algunos frescos con escenas cruentas y deprimentes. No queda ningún mueble, y no hay pisos salvo por las escaleras que permiten subir a las fachadas y las que bajan a las catacumbas, cuyas paredes están cubiertas de huesos de todo tipo. Allí se encuentra la sede de los Hijos de Ewa, y allí viven la mayoría de los sacerdotes y algunos adeptos.


13 Re: Templo de los suicidas abnegados el 27/06/13, 02:21 pm

Zarket


GM
Lo que me dijo Donna me dejó bien claro cómo funcionaba aquello. Como sospechaba, ahora que había entrado no podría salir de salir de aquella organización. Por lo que decía, parecía que la Secta era conocida y temida en la ciudad, lo que me llevó a pensar en cómo se lo tomarían mis compañeros, si alguna vez se enteraban. La forma en la que habló de los traidores me provocó un escalofrío. «Gracias por la advertencia, la tendré en cuenta», me dije, aunque realmente no me atreví a decirlo en voz alta. Seguía escuchando la risa, que junto con las manos era un recordatorio de lo especial de mi transformación. «Te he elegido, y me perteneces», me parecía que canturreaba aquello que Ewa había hecho.

Las palabras sobre mi transformación terminaron de confirmarme mis sospechas. «Soy un monstruo, soy un monstruo y siempre lo he sido...». Mis instintos siempre habían estado en mí, la Luna simplemente los había sacado a la luz. Y no sabía si era algo que me gustaba o me asqueaba. Lo que había despertado la Luna chocaba contra mi mente de siempre, y estaba cansado de esta lucha de sensaciones. «¿Cómo puedo querer hacer dos cosas contrarias?». Las palabras de la caza y la comida me hicieron pensar en la tranquilidad que hablaba de que me comiese a una persona cualquiera, aunque lo peor era que, en parte, estaba bastante satisfecho con esa posibilidad. Sentía la Luna correr mi sangre y llamarme, decirme que abrazase la oscuridad que había creado. Quería salir, quería salir y cazar, usar mi nuevo cuerpo, mis nuevos instintos y mis nuevas habilidades, y a la vez no quería hacerlo. Mientras que una parte de mí insistía en que debía dejar atrás mi educación y aceptar la cúspide que ocupaba ahora en la vida natural, otra se horrorizaba de este pensamiento y esta lucha solo me creaba confusión. Además, podría encontrarme con otros cosechados y querer atacarlos, o que descubriesen lo que había hecho. Y tenía miedo de lo que haría si dejaba suelta mi nueva naturaleza. «O no tan nueva».

—Creo que prefiero quedarme aquí —dije—. Mis cambios han sido muy bruscos y es mejor que me acostumbre a ellos antes de hacer nada.

14 Re: Templo de los suicidas abnegados el 27/06/13, 05:29 pm

Cain


-Muy bien, como prefieras...

En ese momento, dama Casia entró por la puerta y se quedó a unos pocos pasos del umbral, aguardando.

-Ahí tienes a Casia, ella te indicará donde esta tu habitación, y es a la que tienes que llamar en caso de necesitar algo.

La ninfa condujo a Branniel por los largos y oscuros pasillos hasta una habitación con el número seis grabado en la puerta. Era amplia, con el suelo más bajo para que no tuviera problemas con el techo. Tenía una cama excavada en la pared con una cortina que le daría privacidad, una mesa vieja, algunos sillones, una estantería con libros y un pequeño manantial. También había jaulas oxidadas para mantener presas vivas, pero actualmente vacías. Dama Casia le indicó la puerta tras la cual estaba el ''servicio'' y antes de irse le dio un libro. Era el mismo que Nihil había consultado para conocer la transformación de Tap, sacado de la biblioteca por Quinto Portal. Podría estudiar sobre su transformación.

Dama Casia se despidió del trasgo con una reverencia y lo dejó solo.

15 Re: Templo de los suicidas abnegados el 27/06/13, 07:40 pm

Zarket


GM
Por la puerta entró una mujer con unos cuantos rasgos de ciervos. Su transformación parecía bastante curiosa, y bastante menos traumática que la mía. «Qué estará haciendo en un lugar con tantos monstruos...», me pregunté, pues no pegaba mucho con el aspecto del lugar. Fue ella quien me guio hasta mi habitación.

Esta vez no me esforcé en ningún momento en ocultar lo mal que andaba ahora, ni mis tropiezos con la cola. Los acontecimientos desde que la Luna había salido habían sido demasiado rápidos y confusos, y ahora no sabía qué pensar. Mi mente era un vórtice de pensamientos enfrentados y de instintos contrarios, y mientras una parte de mí solo quería volver a su vida de Nubla otra deseaba salir a cazar y demostrar su nuevo poder. Las palabras de Donna se repetían una y otra vez, sin dejar que me concentrase en otra cosa. «Eres un trasgo, siempre lo has sido, eres un trasgo, siempre lo has sido, eres un trasgo, siempre lo has sido...». Ahora el hambre no me nublaba el juicio como antes, pero temía el momento en el que volviese a despertar. «¿Alguna vez me acostumbraré a comer gente?». Reprimí un escalofrío a la vez que volvía a tropezar con la maldita cola, al darme cuenta de cómo había hecho la pregunta. «¡Joder! ¡¿Cuándo he aceptado que comeré gente?! Una cosa es comerse un cadáver y otra... Maldita sea». Seguía completamente confuso y horrorizado por mi nueva fuente de comida, pero algo me decía que la Secta no vería con buenos ojos mi indecisión.

Observé la habitación con poco interés, deteniéndome algo en las jaulas. «Para guardar presas...» pensé con un enfermo placer culpable. Por lo demás, no había nada demasiado destacable en la habitación, aunque agradecí las cortinas que separaban la cama. No presté mucha atención a la chica, aunque seguía algo curioso por saber qué la había llevado a un lugar donde se veía claramente que reinaba el horror, la muerte y los monstruos.

Me acerqué al manantial, y en cuanto vi mi nuevo aspecto me quedé quieto, sorprendio. «¿Este... Soy yo?». Ya me había dado cuenta del cambio en el color de la piel, pero no de que mi pelo era ahora verde oscuro. Y mi cara era mucho más intimidante, especialmente, especialmente con ese ojo verde brillante. Mi aspecto era, en general, más imponente,y se veía muy bien cual era la finalidad de mis nuevos rasgos. «Cazar»

Cansado de asombrarme e inquietarme con los cambios por esa noche, y decidiendo que lo de mi aspecto no era lo peor que me había pasado, intenté beber. Esto fue bastante más difícil de lo que pensé. Después de que se me cayese la mitad del agua al hacer un cuenco con las manos acabé desistiendo y decidí beber directamente con la boca, que acabó con unos cuantos atragantamientos. Fastidiado, decidí sentarme y ojear el libro que me había dejado Casia.

Al darme cuenta de que trataba sobre transformaciones busqué rápidamente mi transformación. Quería enterarme exactamente de todo lo posible de mi transformación, e incluso, entre la risa, me imaginé a Ewa diciendo "disfruta". Intentando ignorar aquella risa y la incomodidad de estar sentado con esa cola, comencé a leer, quedándome más y más blanco (o eso creía) conforme leía. Según aquello, la recarga de magia de los trasgos era mayor cuanto más fresca era la carne que comían, por ello, la máxima recarga de magia era con la más fresca de todas: la carne viva. Recordé la sensación de ser devorado vivo en el sueño y temí vomitar allí mismo, aunque al parecer mi cuerpo no estaba tan horrorizado como mi mente por aquella información.

Paseé varias veces por la habitación mientras escuchaba mejor que nunca la risa de Ewa, pero entre los acontecimientos de la noche y la nueva infoermación decidí acabar por irme a la cama. Allí me hice un ovillo, sin dejar de repetir lo que acababa de leer y las palabras de Donna. Ahora, más que nunca, me quedaba claro que no podía volver con los macieleros, que mi transformación y las suyas eran completamente opuestas. «Soy un monstruo. Soy un monstruo que come personas. Soy un monstruo que vive con monstruos. Soy un monstruo que siempre ha sido un monstruo. Soy un monstruo...»

16 Re: Templo de los suicidas abnegados el 29/06/13, 06:50 pm

Zarket


GM
Me desperté al sentir como me atravesaba una enorme descarga de energía de punta a punta. Sintiendo que se me erizaban los pelos con esa sensación, me levanté al instante, pero a primera vista no había nada raro en la habitación. «¿Qué cojones ha sido eso?», me pregunté, desorientado. Justo en ese momento, antes de que hubiera terminado de hacerme la pregunta, sentí el fuerte terremoto. Caí al suelo con un grito de sorpresa mientras la estantería se volcaba. Comencé a escuchar gritos de sorpresa y voces cercanos y, por momento, pensé que el techo se derrumbaría, aunque al final no pasó nada.

Vacilando, me puse en pie. No parecía que hubiese algún daño en la habitación, aunque tanto la estantería como algunos sillones habían volcado. Pronto se comenzaron a escuchar ruidos lejanos. Prestando atención, me di cuenta cuenta que también se escuchaban movimiento de gente más cerca, por lo que me dirigí a la puerta y la abrí mientras llamaba a Casia.

—¡Casia, Casia! ¿Qué ha sido ese pulso de energía? ¿Y el terremoto? ¿Qué está pasando?

17 Re: Templo de los suicidas abnegados el 29/06/13, 09:11 pm

Cain


Dama Casia apareció en la habitación con una expresión imperturbable. Aun con la Luna Roja y sus efectos, la capacidad de predecir el peligro de la ninfa había servido medianamente bien a la Secta.

-Ha habido un terremoto- dijo, como si no tuviera mayor importancia- Los sacerdotes han ido a comprobar las defensas del templo, y han recomendado que no salgamos. Además el Tercero está... un tanto irritable. Pero puedes aprovechar y salir a matar... o a morir

18 Re: Templo de los suicidas abnegados el 29/06/13, 09:43 pm

Zarket

avatar
GM
Las palabras que me había dicho no me gustaron nada. Ya sospechaba lo del terremoto, pero no tenía ni idea de que por ello hubiese que revisar las defensas. «Está pasando algo feo, más si encima nadie tiene que moverse. Mierda, mierda, justo ahora». Las últimas palabras que dijo Casia me confirmaron que lo que había pasado había sido algo más que un simple terremoto, sobre todo teniendo en cuenta el poderoso pulso de energía que había sentido.

-Voy a ir un momento a ver cómo están las cosas fuera. Ahora vuelvo. O no -entré un momento para coger mi espada, maldiciendo a la cola por hacerme tropezar (otra vez) y a la espada por su tamaño. Había sido ideal cuando era un nublino, pero ahora era un "poco" pequeña para un trasgo. Al salir de la habitación decidí agarrarme la cola. Lo último que necesitaba era tropezarme más veces esa noche.

En cuanto llegué a la puerta del Templo volví a maldecir para mis adentros al ver cómo la plaza iba llenándose con algunos monstruos peligrosamente grandes y temibles saliendo de una de unas extrañas grietas grietas del suelo. Me pareció que Ewa estaba dedicando su risa especialmente a estos bichos, y por un momento me la imaginé en algún punto alto, riendo y aplaudiendo las luchas que tenían que estar teniendo lugar por toda la ciudad. «Está suficientemente loca para eso».

—Creo que voy a hacer caso al ofrecimiento de Donna de salir a cazar y sacar a pelear el instinto —le dije a alguien cercano, sin fijarme en qué sacerdote era—. Si sobrevivo volveré para el entrenamiento. Aunque no prometo que esté completamente despierto a esa hora.

Sigue en la Plaza de la Fuente.

19 Re: Templo de los suicidas abnegados el 29/06/13, 11:01 pm

Cain

avatar
Nihil frunció el ceño cuando vio a Branniel salir. No podían permitirse perder a una pieza tan importante en la primera noche. Silbó, y uno de los adeptos, alto y escuálido, acudió a su llamada.

-Échale un ojo, que no se nos muera. Pero que no te vean

El adepto asintió, y haciendo vibrar sus alas de libélula ascendió en la noche roja tras el rastro del trasgo, siempre a una distancia prudencial.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

20 Re: Templo de los suicidas abnegados el 06/07/13, 01:43 pm

Zarket

avatar
GM
Volví a poner camino hacia el templo cuando ya no quedó nada por comer, de un humor cada vez más oscuro. Cada paso que me acercaba al edificio era también un paso que me ataba a Ewa y a una vida completamente diferente a la que había tenido hasta entonces. Tenía bastante curiosidad y nervios sobre cual sería mi entrenamiento y mis obligaciones hacia la secta, aunque esto quedaba aplacado al pensar en mi transformación. Tenía que alimentarme para no hacer daño a nadie que me importase, pero no podía evitar pensar en Marina y el trasgo que la devoró. Las dos criaturas que había matado tenían una apariencia bestial, casi de alimaña, además de que había soltado mis instintos para defenderme de la invasión de alimañas que había en la ciudad. Pero no me veía nada capaz de hacer algo así la próxima vez que tuviese hambre.

El estado de la ciudad me sorprendió. Durante la noche no me había dado cuenta de hasta dónde había llegado la invasión de las alimañas, cuyos cadáveres se amontonaban ahora. Incluso de día la Luna Roja bañaba con su luz las calles, dándole un aspecto más tétrico si era posible por la luz del sol que intentaba iluminar la tierra, con poco éxito. La escena me recordaba a las historias de Nubla, y en ese momento la ciudad de los dioses me parecía menos divina que nunca. La luz de la Luna Roja, los edificios en ruinas y las alimañas muertas creaban un paisaje de crueldad y decadencia, y desde luego aquel parecía el último lugar donde viviría un dios. Mi transformación solo empeoraba esto. «Muy cruel tiene que ser un dios para comerse a los que le adoran».

En el Templo había la misma calma que cuando llegue, y no parecía que hubiese habido problemas dentro, aunque sus alrededores estaban llenos de cadáveres de alimañas bastante grandes. Con un extraño sentimiento de pesadez me dirigí a mi cuarto, donde me dejé caer sobre un sillón. «Ahora solo queda esperar».

21 Re: Templo de los suicidas abnegados el 08/07/13, 01:44 am

Cain

avatar
Se dieron dos toques en la puerta y Quinto Portal entró en el dormitorio de Branniel, saludándolo con un gesto. Tras él venian dama Casia y el tercer sacerdote, Tero, que traía una mueca de felicidad a pesar de sus ojeras y su evidente cansancio.

-Anoche maté a mucha gente- dijo sonriente, como un niño al que han alabado por un dibujo bien hecho y han premiado con un caramelo.

Quinto negó con la cabeza y le hizo tomar asiento, imitándolo él mismo, ambos enfrente de Branniel.

-Buenos días, hermano. Espero que no haya pasado muy mala noche y que sus amigos estuvieran a salvo- dijo cortésmente- Le agradezco que haya venido a tiempo, últimamente nuestros miembros están algo rebeldes y no les vendría mal un poco de ejemplo- miró a Tero de reojo que disimulaba como si no fuese con él mientras jugaba con los dedos de Casia, haciendo amago de romperlos.- Repasaremos sus tareas por si nuestra suma sacerdotisa no se las dejó claras; en unos pocos días, cuando haya aprendido a controlar su bilis y a manejar medianamente su transformación, será presentado de nuevo ante los fieles. Deberá elegir un nuevo nombre para desvincularse de su pasado. Se le asignará un grupo de adeptos a los que alimentará con su bilis dentro del horario que veamos apropiado, que le dejará bastante tiempo libre. Ewa, nuestra diosa, hija y consorte de la Luna Roja, nos ofrece la verdadera visión del mundo, lo que ocultan las sombras y la mente ignora para mantener nuestra cordura. Esa cordura no es mas que un espejismo para alejarnos de la verdad, por ello aquellos injustamente considerados ''mentalmente inestables'' son más receptivos a nuestras enseñanzas. En todas las cribas hay uno o varios, y nuestro deber es acogerlos en nuestra gran familia y alimentarlos con la medicina que los calmará y los iluminará

Mientras Quinto hablaba, Tero se había puesto a hacerle burla sin que lo viese imitando los gestos y exagerando las expresiones grandilocientes del sacerdote.

-Tampoco hace falta que salgas a cazar locos, tú solo deja que beban de tí, con que lo hagan una vez es suficiente para que te busquen y te supliquen por más- añadió Tero.

-Pequeño blasfemo- escupió Quinto- A veces me pregunto seriamente por qué fuiste elegido por nuestra diosa.

-Como todos- dijo el niño quitándole importancia.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

22 Re: Templo de los suicidas abnegados el 08/07/13, 02:43 pm

Zarket

avatar
GM
No pasó mucho tiempo hasta que llamaron a la puerta. Entraron tres personas, dama Casia, Quinto y el tercero, que parecía cansado y alegre. Recordé las palabras de Casia la noche anterior y fruncí el ceño, bufando cuando el chico abrió la boca.

—Felicidades, ¿quieres un premio? —mascullé. Al parecer, a Quinto Portal tampoco le había gustado esa salida, aunque pronto se sentaron delante de mí y comenzaron a hablarme. Asentí secamente cuando mencionaró a mis amigos mientras fulminaba a Tero por su macabro juego con los dedos de Casia. Volví a prestar atención a a Quinto al mencionar que me tendría que poner un nombre nombre—. ¿Un... nuevo nombre?«¿debo perder incluso mi nombre? ¿Hasta ese punto debo dejar atrás mi pasado en Nubla?», me pregunté mientras bajaba la vista a las bocas cosidas. De todo lo que podía ver de mi nuevo aspecto, aquello era lo que mejor reflejaba el enorme cambio que había tenido lugar. Más incluso que el color de piel o la cola, mis manos, las bocas cosidas, era lo más hacía que me diese cuenta de cuanto había cambiado en menos de un día. Sonreí con algo de amargura al pensar que el día anterior, a esa misma hora, todavía no podía ni imaginar en qué me convertiría la Luna. «En un monstruo, en un monstruo horrible. Quizás no sea tan malo perder mi nombre y aceptar... Y aceptar esto». ¿Y si esforzarme por no cambiar no era más que una inutilidad que no traería otra cosa que sufrimiento? Quizás lo mejor fuese perder cualquier vínculo con el pasado, aceptar definitivamente mi monstruosidad y cortar cualquier cualquier vínculo con un pasado al que ya no estaba unido de ninguna manera. Quizás.

Lo que dijo Quinto Portal acerca de alimentar con mi bilis no me gustó nada, y su discurso no me engañó. No sabía si de verdad creía sus palabras, pero tanto lo que me dijo Donna el día anterior como la actitud de Tero dejaban en evidencia cual era la verdad. "De todas maneras, da igual cual sea la verdad. Ya he aceptado estar con ellos, cualquier otra cosa da igual". Cuando mencionó a los "mentalmente inestables" que hay en cualquier criba no pude evitar sonreír sardónicamente al recordar a Timmy y la poca información que había conseguido de Corann gracias a la pesadilla. Las palabras de Tero me hicieron un mínimo de gracia, puesto que realmente era lo que había dicho el hombre, aunque de forma mucho más directa y sin eufemismos. En realidad, esa era la verdad de la Secta, aunque hubiese que venderlo de otra manera.

-Muy bien, comprendo cuales serán mis obligaciones -dije, ignorando el último intercambio de palabras entre los dos sacerdotes-. Supongo que ahora empezará el entrenamiento que Lah Donna me mencionó ayer, ¿no?

23 Re: Templo de los suicidas abnegados el 09/07/13, 12:05 am

Cain

avatar
La atención de Quinto Portal volvió a centrarse en Branniel, y su humor mejoró ligeramente, dejando de lado por el momento la impertinencia del niño verde.

-Lamentablemente en la parte de trasgo no podemos ayudarte con experiencias personales. Tendrás que apañartelas tú solo, pero dejaremos a tu disposición todo tipo de libros, alimento, e incluso una zona de entrenamiento. Y no tendrás que preocuparte por perder el control aquí, pues estaremos nosotros para detenerte. En cuanto a la bilis, las bocas de tus manos funcionan como cualquier otra boca, y la bilis es el equivalente a la saliva. Igual que puedes controlar el flujo de saliva en tu boca, que puedes tragar cuando se acumula o salivar cuando tienes la boca seca lo mismo puedes hacer con las bocas que Ewa te dio. Ve practicando como moverlas, como morder, masticar, etcétera, y acabarás cogiéndole el truco. Tal vez necesites más ayuda para sacar la lengua- hizo una pequeña pausa, inspeccionando la expresión del trasgo- Las bocas dadas por Ewa pueden invocar una o varias lenguas, que tienen una forma como de tentáculo- agarró a Tero y le apartó el bendaje de la cara. De su boca salieron varias lenguas negras y finas.- Puedes usarlas para atrapar cosas y acercarlas a la boca. Nuestras bocas están conectadas, y por eso podemos transportar objetos o incluso seres vivos de una boca a otra. Eso sí, hay que tener cuidado con el tamaño....

-¿Recuerdas cuando intentamos enviarle a mamá un tipo entero?- comentó Tero entusiasmado- Salió licuado por el otro lado

-El número de filas de dientes y el de lenguas varía de una boca a otra, igual que varían de tamaño. Ten siempre estos factores en cuenta. Puedes preguntar sin problema.

-Oh... ooh, ¡cuéntale lo de el almacenaje!

Quinto soltó un largo suspiro de tedio.

-Algunos... sacerdotes, han encontrado un uso alternativo a la bilis negra. La bilis es un residuo del desgarro que se produce al crear portales... defectuosos, y nuestra segunda sacerdotisa descubrió que era una sustancia muy util para vinculas objetos o almacenarlos en puntos del cuerpo. Igual que podemos guardar cosas o seres en nuestras bocas, ellos quisieron ir un poco más allá...

En ese momento, de las largas mangas de Tero surgieron enormes cuchillas impregnadas de bilis. Habían salido de sus manos. El niño mostró con orgullo los complejos tatuajes que rodeaban ambas muñecas. Habían usado bilis negra como tinta.

-Parece que facilita las cosas...

Era evidente que a Quinto no le hacía la más minima gracia cualquier uso de la bilis negra que no fuera el de alimentar a los fieles, pero su compañera Nihil no opinaba lo mismo, y le había encontrado alguna que otra utilidad para uso personal.

-Solo Nihil y yo tenemos esto. Mamá no pelea nunca y no lo necesita, y Quinto es demasiado aburrido.- se burló Tero.

-Bueno, ya que soy tan aburrido ocúpate tú de explicarle lo que queda y de sacarle las lenguas. Yo iré a buscarle más libros de consulta, y a atender otros asuntos- respondió airado levantándose de su asiento.

Tero acompañó los pasos de Quinto hacia la puerta con una risilla, y cuando se cerró, giró la cabeza hacia Branniel dedicándole una sonrisa siniestra.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

24 Re: Templo de los suicidas abnegados el 09/07/13, 01:02 am

Zarket

avatar
GM
Escuché la larga explicación de Quinto, intentando memorizar todo lo que decía. Ignoré a propósito la parte de "alimento", aunque sí me interesó más lo de la zona me entrenamiento. Sin embargo, lo que más me interesaba era lo de las nuevas bocas. No me gustaba la sensación de tener cosidas las manos, pero tampoco quería dejar un rastro de bilis negra por la ciudad, aparte de que evidentemente llamaría mucho la atención. Me sorprendí cuando habló de las lenguas. Realmente aquello era unas bocas más, incluso por el hecho de que la bilis funcionasen como la saliva, pero nunca pensé que también tuviesen lenguas. Torcí la boca al ver las lenguas de Tero, asqueado de la visión. Bueno, con el tamaño de estas supongo que solo tendrán una».  Reprimí un escalofrío cuando Tero habló del tipo licuado. «Joder, si pega más como "mentalmente inestable captado por la secta" que como sacerdote».

A diferencia de Quinto Portal, al que no parecía gustarle, sí que me interesó algo los la vinculación de objetos al cuerpo. La repentina aparición de las dagas de Tero me sobresaltó y volví a mirar mal al chico. «Maldito psicópata, no juegues con esas cosas dentro de mi habitación». Sin embargo, veía un fallo en este uso de la bilis. «¿Seguro que no tiene otros efectos en el cuerpo. A este parece haberle freído el cerebro, aunque ni idea de cómo es Nihil». No me gustaba mucho mojar con aquella mi cuerpo. Me daban igual las palabras de Quinto, un líquido negro y extraño nunca puede ser bueno para el cuerpo.

Cuando Tero acompañó a quinto hacia la puerta me puse en pie, alarmado. No me fiaba de ese tipo y di un par de pasos hacia atrás intentando que no se notase mi nerviosismo (y fallando estrepitosamente). Me tropecé con la cola cuando se giró y vi su sonrisa maniática, por lo que decidí apoyarme en la mesa, que ahora nos separaba. Soltando una risila nerviosa, comencé a hablar.

—Ehm... ¿Qué tienes que explicarme ahora?«¿jodido psicópata?»

25 Re: Templo de los suicidas abnegados el 09/07/13, 02:24 am

Cain

avatar
-Pues... como funcionan los tatuajes de bilis, por si algún día quieres uno- recogió las cuchillas- Los hace Nihil, tendrías que pedírselo a ella.

Se fue acercando lentamente a la mesa tras la que se escondía Branniel, hasta acabar de rodillas sobre esta, a la altura del trasgo. Le mostró los tatuajes de sus muñecas.

-Se hace la microdimensión donde se guarda el objeto deseado y se incrusta en la piel a través del tatuaje aún fresco. Luego se fija y se sella con otros símbolos. Cuando sale, tiene que rasgar la capa superficial de la piel, pero no duele nada- aseguró, como si temiera que Branniel fuese a echarse atrás por eso- Puedes elegir las cuchillas que quieras, incluso puedes pedir que te las hagan a medida...

Perdió el hilo de su explicación, mirando fijamente al trasgo con sus grandes ojos oscuros. Tero parecía mucho menor de lo que realmente era. Tanto sus rasgos como sus gestos y su comportamiento eran muy infantiles, al tiempo que crueles y macabros, lo cual provocaba en la gente el doble de rechazo. Se había sentado con las piernas cruzadas sobre la mesa, sonriendo, sin añadir una palabra más a su monólogo, hasta que los pensamientos en los que se había sumido se convirtieron en palabras.

-Me da envidia tu transformación- confesó- Las criaturas con precio son las mejores, teneis la excusa perfecta para divertiros con la gente, y encima os dan magia por ello. Además los trasgos son increibles...

Se había puesto de nuevo de rodillas y tenia las manos sobre la cara de Branniel, acariciándola. Con mirada curiosa exploró todos sus rasgos, y con una fuerza impropia de sus delgados bracitos obligó al trasgo a abrir la boca para inspeccionarle los dientes. Los repasó con los dedos hasta qye se hizo sangre, y aspiró el olor a carne y vísceras de su aliento con sincera admiración. Casi pareció que tuviera intención de meterse entero en su boca.

-¿Algún día me morderás con esos dientes?- pidió entusiasmado

Había dejado la cara de Branniel para centrarse en sus manos. Fue descosiendo las dos bocas pequeñas, que se abrieron en cuanto se vieron libres.

-Esto solo lo puede hacer un sacerdote. Si un sacerdote entra a la fuerza en la boca de cualquier otro puede causarle mucho dolor, pero aun así somos los únicos que podemos ayudar a liberar las lenguas de otros. Suelen estar pegadas a uno de los paladares- explicó tanteando el interior de la primera boca- ¡La encontré! Esto te va a doler...- pegó un tirón y la gruesa lengua negra se desprendió y salió fuera de la boca- Ahora la otra...- Repitió el proceso disfrutando dle dolor que estaba causando en el trasgo, y lamentando que solo tuviera una lengua por boca- ¡Ooh, pero son bastante gordas! Prueba a moverlas


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

26 Re: Templo de los suicidas abnegados el 09/07/13, 02:15 pm

Zarket

avatar
GM
«Nihil... Después de este, es ya la única con la que no he hablado». Me tensé un poco cuando Tero se puso encima de la mesa. Además de controlar mis propios instintos, también tenía que intentar no saltar sobre ese psicópata para evitar que hiciese cosas raras. Y, por supuesto, tenía que controlar sus cuchillas con los ojos. No me gustaba, era evidente que estaba loco, era muy macabro y tenía unas armas un tanto peligrosas. «Maldito crío, no te acerques. Joder, como no me cuesta controlarme de por sí...». El olor de Tero me envolvía, y si todavía no había saltado sobre él era gracias a los cinco hombres bestia que me había comido desde que salió la Luna. Intentando distraerme con cualquier otra cosa, presté atención a su explicación sobre los tatuajes. Lo del dolor era lo que menos me preocupaba de aquel tema. Incluso aunque doliese, no podría ser peor que la tortura que sufrí durante mi transformación.

El repentino silencio de Tero me intranquilizó bastante. Di medio paso atrás para deshacerlo casi al instante. La apariencia del chico era bastante infantil y parecía ser bastante joven, pero lo viciado que estaba esa infantilidad por lo macabro de su forma de ser me inquietaba. En Tero no había ningún rastro de inocencia infantil, que estaba completamente sustituda por la crueldad. «Solo es un niño, o eso aparenta. Y sin embargo, ni a él lo ha respetado la ciudad. ¿Es que todos estamos destinados a acabar así? ¿Ni un niño puede escapar a ese destino?». A estas alturas, ya había deshechado por completo las historias de Nubla. Aquello no era la ciudad de los dioses, era la ciudad de los monstruos. «Y ahora yo también soy uno de ellos».

—Si quieres las intercambiamos —bromeé cuando volvió a hablar. Realmente, a pesar de saber que era imposible, me hubiese gustado poder hacerlo. «¿Excusa para divertirnos? Maldito demente, no tienes ni idea. Ni la más remota idea de lo que es esto»—. Por cierto, ¿qué eres tú? —su respuesta hizo que lo mirase sorprendido. ¿Que la magia era aburrida? «Pues precisamente la magia es lo único bueno de mi transformación».

Cuando comenzó a tocarme la cara no pude evitar un escalofrío. Incluso sin hambre, mi instinto seguía diciéndome que aquello era comida. Su tacto era estremecedor, y apenas podía contenerme. Cuando me abrió la boca me agarré tan fuerte a la mesa que mis manos empalidecieron. Necesitaba distraerme con cualquier cosa para no comerme a Tero, y el chico no lo ponía nada fácil. «Puedes controlarte, ¡puedes controlarte! ¡Joder, si ni tienes hambre, has comido cinco hombres bestia! ¡Puedes controlarte!». Cerré con fuerza mis mandíbulas en cuanto sacó la mano. Intentando disimular que, de hecho, aquello había sido un intento de mordisco, le contesté.

—¿Cómo puedes estar tan entusiasmado por eso? —interiormente, me lamí las gotas de sangre que me había dejado en los dientes—. Ya has visto lo afilado que son. Podría arrancarte un miembro con facilidad. E incluso podría descontrolarme... —acerqué mi cara a la suya, gruñendo un poco— y comerte.

Por suerte, pareció olvidarse de mi cara y decidió sacarme las lenguas. Alejé mi cara y fui observando cómo me descosía las bocas. De alguna manera, eso me recordaba mi transformación y la visita de Ewa. «Cuanto he cambiado en tan poco tiempo». Me parecía increíble que solo un día antes fuese un nublino ansioso de que saliese la Luna Roja. Aquella vida parecía a siglos de distancia.

—¿Es que hay algo de mi transformación que no se doloroso? Bueno, esto no me preocupa mucho, lo que sufrí al transformarme hizo qu- ¡¡ARGH, JODER!! —grité al desprenderse la primera lengua. Había retirado la mano por instinto, pero la lengua ya estaba fuera. «Maldito crío, le gusta hacer sufrir». El tercero repitió la operación con la otra mano, esta vez sin avisar—. ¡¡JODER, AVISA DE QUE ME VAS A SACAR LA OTRA!!  —miré las dos lenguas, que ahora estaban libres. Eran bastante gruesas y, como casi cualquier cambio de mi transformación, profundamente desagradables. «Bueno, habrá que acostumbrarse a esto también». Intenté controlarlas pero parecían bastante caóticas.

—Intentar controlar tres bocas en lugar de una es... Extraño —murmuré, más para mí que para Tero. Recordando los consejos de Quinto, intenté tragar la bilis acumulada como si fuese saliva antes de poner el cuarto hecho un asco, pero fue de la boca que siempre había tenido de donde tragué. Torciendo el gesto, intenté meter las lenguas y cerrar las bocas, pero solo conseguí morderme la lengua de la derecha. Harto, alcé las manos hasta ponerlas a la altura de mi cara. «Es parte de ti, esto también es tu cuerpo. Puedes controlarlo como controlas cualquier otro miembro». Me dije.

Poco a poco, fui consiguiendo controlar algo el movimiento de las lenguas. Ambas habían estado caídas, como muertas, hasta ese momento. Ahora, la derecha se movía de forma vertical un poco, mientras que la izquierda... «¿Estoy dándome golpes contra los dedos?». Miraba con la ceja alzada a mi lengua izquierda, sin entender su comportamiento. Estaba intentando hacer con ambas lenguas lo mismo, pero era difícil y casi parecía que hiciesen lo que deseasen. Centrándome otra vez, conseguí controlar algo mejor el movimiento de la lengua izquierda, aunque a costa de dejar inerte la derecha. En ese momento me di cuenta que había estado repitiendo los movimientos de las lenguas de las manos con la de mi boca, y maldecí por lo bajo. «Son independientes, son tuyas. Contrólalas como controlas cualquier otra parte de tu cuerpo», me dije. Intentando no mover nada de la boca fui intentando controlar mis nuevas lenguas, sin tener demasiado éxito.



Última edición por Zarket el 09/07/13, 03:24 pm, editado 1 vez

27 Re: Templo de los suicidas abnegados el 09/07/13, 02:33 pm

Cain

avatar
-Yo soy... un brujo. Pero la magia es aburrida y dificil, así que no hago mucha- le gustaba que su dominio fuese sorpresa, y tampoco le gustaba hablar de su tranformación, así que aparcó el tema rápido.

Cuando Branniel lo amenazó con comérselo la sonrisa de Tero se ensanchó y su rostro se iluminó.

-¡Cómeme! Puedes comerme. Los fieles lo hacen y a veces es raro pero luego es divertido.- evidentemente no se estaba refiriendo a lo mismo que el trasgo.

Mientras Branniel practicaba, se puso a jugueterar por la habitación, tocándolo todo. Parecía que no podía estarse quieto. Caminó por el techó, miró todos los libros, se metió en la cams de Branniel y rodó por ella, tiró de su cola y acabó encaramándose a su espalda para mirar por encima de su hombro. Cuando vio lo que le costaba controlar sus lenguas soltó una risilla burlona.

-Y eso que solo son dos... Tienes que aprender a usarlas pronto para poder hacer cosas divertidas con ellas


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

28 Re: Templo de los suicidas abnegados el 09/07/13, 04:00 pm

Zarket

avatar
GM
No presté mucha atención a lo que hacía Tero por la habitación, hasta que sentí tirones en la cola. Gruñendo, comencé a agitarla con fuerza, esperando mandarlo a volar a la otra punta de la habitación, pero al momento sentí cómo se encaramaba a mi espalda.

—¡Maldito crío, eso no se toca! —sentí un nuevo peso en la espalda y comenzó a burlarse de mí. Sentía una vena de frustración en la frente y, por un momento, cerré las manos, imaginando que estrangulaba al pequeño diablo—. Quítate-de-mi-espalda —ignorándome, el chico siguió hablando, "animándome" a aprender a controlar las lenguas. Volví la cabeza y le miré de reojo, cansado—. ¿Algo divertido? Defíneme eso, por favor. O no, espera que lo adivine —le dije con cierto deje burlón—. Conociéndote... ¿Como forma de tortura a mis presas o algo así? No sé, pero seguro que lo que tienes en mente incluye dolor. Por cierto —dije, poniendo mis manos sobre su mano izquierda—, creo haberte dicho ¡¡que te quites de ahí!! —agarrando bien su brazo, tiré para lanzarlo al suelo.

29 Re: Templo de los suicidas abnegados el 09/07/13, 04:28 pm

Cain

avatar
Cuando Branniel intentó lanzarlo, Tero se agarró con fuerza a su mano y usó un hechizo de inercia, arrastrándolo con é. Plantó los pies en el suelo y al final fue el trasgo el que acabó por los aires.

-¡Novato!- se burló entre risas- Y esas lenguas no se usan para torturas, míralas bien.

A la velocidad de un parpadeo, se plantó junto al trasgo que estaba tirado en el suelo de mala manera y se le sentó encima. Agarró una de las manos y jugueteó con la lengua usando la suya propia, para ir bajándola por su vientre.

-Vamos, que no se diga que en Nubla no tenemos imaginación...


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 10.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.