Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por chicoaeseg15 Ayer a las 03:02 pm

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 02:58 pm

» Torreón Letargo
por Giniroryu 17/11/17, 05:39 pm

» Faro
por Giniroryu 17/11/17, 05:17 pm

» Trama
por Giniroryu 13/11/17, 11:02 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35969 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Jardines de la Memoria

Ir a la página : Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 11 ... 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 6 de 16.]

1 Jardines de la Memoria el 02/08/11, 06:39 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Rodeados de un muro de ladrillos hexagonales de color violeta, poseen cincuenta conjuntos escultóricos (algunos construidos en piedra ingrávida) que representan momentos y personajes de la historia de la ciudad.
Descripción más detallada sacada de la saga:
Los muros que rodeaban los Jardines de la Memoria pronto resaltaron entre el
resto de los edificios. Eran altas paredes de diminutos ladrillos hexagonales, de color violeta claro, con arcadas ojivales en el lado norte.

Aquel solar amurallado era uno de los recintos más grandes que habían encontrado hasta entonces: en extensión igualaba a la superficie que cubría el torreón Margalar y su patio. Varias estatuas se repartían por el lugar, grandiosas y magníficas. Algunas, labradas en piedra ingrávida, flotaban a varios metros de altura, inmóviles en el aire. De los cincuenta conjuntos escultóricos que habían contenido los jardines, sólo quedaban diez completos y fragmentos de una docena más. Y ya no había ni lastro de los espectaculares vergeles que habían adornado el lugar, algunos flotando también sobre extensas capas de tierra volante. Pero aunque fuera un pálido reflejo de lo que una vez fue, los Jardines de la Memoria seguían siendo
impresionantes.

Ver a Marina y Rachel, señalando extasiadas la maravillosa estatua de piedra azul de dama Escalofrío, envuelta en su extenso chal de seda y pedrería, postrada como si pidiera clemencia, le llenó de alegría. O contemplar a Bruno flotando junto a Maronet el hechicero, mientras éste se enfrentaba con su cayado y su hacha de doble hoja al rey gigante de Esfronax. La estatua del mago, esculpida en piedra ingrávida, estaba suspendida a más de quince metros de altura, justo frente al rostro del monstruoso gigante, con el cayado adelantado en la mano izquierda y el hacha en la derecha, disparada en horizontal hacia la cara de su adversario que ya mostraba en varios puntos el mordisco del arma. El rey de Esfronax, vestido con una armadura que parecía fabricada con conchas de galápago, tenía los brazos extendidos y parecía a
punto de desplomarse.

La mayor de las estatuas supervivientes era la de dama Irhina, la reina sangrienta y su espectacular montura, el dragón vampiro Balderlalosa. Medía treinta metros de largo y ocho de alzada. El dragón negro estaba representado en vuelo rasante, con sus cuatro alas extendidas. Sus colmillos, grandes como cimitarras, relucían oscuros en la penumbra de sus mandíbulas entreabiertas. Montada sobre su lomo estaba ella, la primera reina vampira de Rocavarancolia. El autor de aquella maravilla había conseguido que la majestuosa montura no eclipsara a su jinete. Había esculpido a dama Irhina de tal forma que era el centro de atención en la pieza. Tenía la mano izquierda apoyada en el lomo de la bestia en un ademán tan vigoroso que parecía decir: «No tengas miedo del dragón que monto. Témeme a mí que soy quien lo
domina».

—¡Ricardo! ¡Esto nos lo has contado tú! —gritó Rachel.
Estaba junto a Lizbeth ante un conjunto de estatuas situadas en el mismo centro de los jardines. Allí, sobre un pedestal en forma de media luna, una docena de encapuchados rodeaba a un hombre escuálido que levantaba una mano en señal de invitación mientras su rostro expresaba tal desprecio que daban ganas de apartar la mirada. Llevaba puesto lo que en un principio se podía tomar por un collar de perlas, hacía falta un segundo vistazo para comprender que era un macabro collar de ojos. Del centro exacto de su frente surgía un cuerno afilado de unos veinte centímetros de longitud.
—Es Hurza —dijo Ricardo, y luego añadió con un susurro—: El Comeojos…
Mistral asintió con la cabeza. No sabía qué artista había esculpido ese momento crucial en la historia de Rocavarancolia, pero había logrado que Hurza pareciera mucho más peligroso que los hechiceros que se disponían a darle muerte.
—La ejecución del primer Señor de los Asesinos —murmuró el cambiante.

Enfrentada a la media luna en la que se veía aquella escena había existido otra plataforma idéntica, sobre la que se escenificaba la muerte del primer rey de Rocavarancolia. A Harex lo habían matado mientras dormía. Icaria, su amante, había sido la encargada de verter en su oído un chorro de Penuria, el veneno más letal conocido, hechizado además de tal modo que atravesó todas las protecciones mágicas del rey como si no existieran.


61 Re: Jardines de la Memoria el 24/08/13, 05:01 pm

Dal


Como siempre cada vez que me acercaba a los jardines sentía la imperiosa necesidad de llegar allí cuanto antes. Al llegar vi al varmano cuidando plantas con cara de haberse tragado medio litro de vinagre, sin embargo a Sepalian, el cuidador, no lo veía por ninguna parte. Le pregunte al varmano si sabia donde podía estar y me señalo una casita frente a los jardines. Regué unas pocas plantas y me dirigí a la casa temeroso. ¿Y si le importunaba? ¿Y si aquella era su casa y yo solo iba a molestar?

Golpee la puerta una vez me hube armado de valor.

-Disculpad que os moleste,- dije cuando se abrió la puerta.- Quería haceros unas preguntas sobre magia para plantas si no os es mucha molestia responderlas.- seguía temeroso, por que el hombre podía tanto recibirme calurosamente como echarme con cajas destempladas.

62 Re: Jardines de la Memoria el 24/08/13, 05:25 pm

Sepalian Xila


Sepalian alzó una ceja al oír la petición del joven brujo.
Salió de la casa y cerró la puerta con un comando mágico.
-Mejor en el jardín -indicó-. ¿Conoces perfectamente cuáles son los límites de tu dominio? -le preguntó- Eso es lo primero. Lo segundo es buscar especies en los mundos conocidos.
-Las lianas y enredaderas son plantas bastante prácticas. Si fabricas un látigo con enredaderas, el control que tendrás tú sobre su movimiento será muchísimo mayor. Pero hay que cuidar qué especie eliges; no puedes usar simple hiedra.
El brujo sacó un cuadernillo de apuntes de la capa esmeralda que cubría sus hombros. Tenía dibujos de lianas selváticas en tinta verde.
-Aún no he enviado muestras al genemago del castillo, pero quiero saber si hay algo parecido a un verdadero emparentamiento entre ellas y no simplemente una casualidad -rápidamente, cambió de tema. Su mirada seria era difícil de escrutar-. ¿Les has ordenado que florezcan alguna vez? ¿Todas tus enredaderas tienen flores?

63 Re: Jardines de la Memoria el 24/08/13, 05:37 pm

Dal


-Bueno, al principio creía que solo se limitaba a las enredaderas, pero probé con algunas plantas trepadoras y parece que también funciona, aunque me hacen mucho menos caso claro. El resto de plantas me están vedadas.- explique mientras andábamos hacia los jardines.- Y respecto a lo de visitar mundos me gustaría ir al Macetero, he cogido un libro de la biblioteca para informarme acerca de la calidad de la tierra de allí. Y también para recoger algunas muestras de allí, según el repoblador que teníamos en el torreón había muchos bosques con abundantes plantas, así que podría encontrar algunas especies interesantes.

<<Un látigo de enredaderas, eso me lo apunto. Seguro que en algún momento me servirá de algo>>.

-¿Me recomendáis alguna especie en concreto para eso del látigo?,- pregunté con interés. La pregunta que me dirigió entonces me sorprendió.- ¿Flores? No, nunca se lo he ordenado, solo les ordené crecer y eso hicieron. Por curiosidad, ¿para que sirve lo de las flores?

64 Re: Jardines de la Memoria el 24/08/13, 06:15 pm

Sepalian Xila


La cara que puso Sepalian al oír la última pregunta de Enredo fue muy memorable.
-Que... ¿Que para qué sirve lo de las flores? -repitió con incredulidad- Ah, pues para adornar, claro. A todo el mundo le encanta decorar sus cabellos con la incomparable belleza natural de una linda flor, ¿pues para qué va a servir si no para obtener semillas? -exclamó, alzando indignado los brazos ante tal obviedad- A no ser que seas fiel a una única liana y no quieras que se reproduzca para que sus hijas desvíen tu atención de ella, a un brujo suele venirle bastante bien tener el mayor número de individuos bajo su dominio -bajó la cabeza con expresión de severa condescendencia.
-Con respecto a los látigos, depende de qué propiedades busques. En este cuadernito anoté algunos de los más duros y flexibles como parte de un proyecto para producir látigos vivos, pero lo abandoné. Decidí que me vendría mejor producir un arco vivo con flechas vivas, y dejé el cuaderno un poco incompleto, así que me temo que tendrás que rellenar las lagunas -le tendió la libreta a Enredo.

65 Re: Jardines de la Memoria el 24/08/13, 06:32 pm

Dal


Ante la respuesta de Sepalian enrojecí levemente por la vergüenza.

-Yo... Yo no me había dado cuenta de eso, claro es lógico, siento mi ignorancia, aun soy un novato en esto.

Sepalian acabo de hablar y me tendió su libretita con apuntes la cual cogí con un temblor de nerviosismo reverencial.

-No creo merecer algo como esto, estad seguro de que rellenare esos huecos cuando pueda. Aunque creo que debería visitar cuanto antes El Macetero para ir empezando y recoger tierra decente para las enredaderas.
También quería preguntaros si hay hechizos para regar plantas, no se, sacando humedad del aire o algo por el estilo. Y si tenéis algún consejo que podáis ofrecerme acerca del cuidado de estas os lo agradecería con creces, aunque me temo que no puedo pagaros por la información, ni siquiera se si en esta ciudad hay dinero. Imaginaos hasta donde llega mi desconocimiento de esta ciudad.

66 Re: Jardines de la Memoria el 24/08/13, 06:42 pm

Sepalian Xila

avatar
-A ver, hay plantas delicadas que exigen agua de lluvia o muy, como las orquídeas, pero sacar la humedad del aire es un gasto que no merece la pena habiendo agua corriente. Con un hechizo, puedes depurarla en el grado que quieras -el brujo cogió la libreta y anotó rápidamente unos caracteres junto con unos dibujos de pases de manos muy esquemáticos y difíciles de interpretar por alguien sin mucha experiencia. Hizo rápidamente los pasos para que Enredo los viera-. Este es el que suelo usar para convertir destilar agua. Tienes que hacerlo con la mano metida en el cubo: una arena formada por todos los minerales aparecerá en tu mano, y debes retirarla antes de que se disuelva de nuevo.
Le volvió a tender el cuaderno.

-Si quisiera que me pagaras, no te habría ayudado desde el primer momento. ¿Qué iba a tener de valor un brujo recién transformado? ¿Un lápiz robado de Serpentaria? Además, me favorece que extiendas enredaderas por la ciudad, aceleran también mi regeneración mágica. Así que no tienes ninguna deuda conmigo.


_________________________________________

67 Re: Jardines de la Memoria el 24/08/13, 06:56 pm

Dal

avatar
-Muchas gracias por vuestra ayuda y consejos señor Sepalian,- dije con una reverencia,- algún día vendré a ayudaros con el jardín a modo de agradecimiento.

Me fui corriendo del jardín para probar todo aquello que el brujo me había dicho. Ya era hora de volver a la torre para hacer un montón de cosas.

Sigue en la Torre Serpentaria.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

68 Re: Jardines de la Memoria el 10/09/13, 08:31 pm

Muffie

avatar

La loba no se esperaba lo que iba a pasar hasta que notó la patada en su hocico. La licántropa se envaró con el pelaje encrespado gruñendo y enseñando los dientes al niño que ya se suspendía sobre su cabeza. No tenía idea de quién era ni de lo que hablaba, pero Karime supo enseguida que no le gustaba. “Ninguno de los dos me gusta.” Pensó al ver la mirada de la mujer que, por lo visto, la había liberado del niño y salvado a este de un buen mordisco. Cuando vio a Branniel aparecer, la loba profirió un único ladrido en su dirección que terminó en un gruñido, como indicándole e informándole del peligro. Cuando este la saludó, Karime se acercó a él sin dejar de mirar a los dos sacerdotes.

- Branniel, tenemos que hablar y lo sabes.- dijo roncamente sin mirarle.

El trasgo le indicó que fueran a otro lugar donde pudieran hablar con tranquilidad y la loba lo siguió sin dejar de gruñir a los que dejaban atrás, murmurando cosas como “vámonos antes de que te deje sin compañeros de casa.” Solo cuando perdieron de vista por completo el Templo y a las personas de su puerta el pelo de la loba dejó de estar encrespado. La dirección que estaban tomando era la misma que ella había tomado en la ida, pero no llegaron a la sede, sino que acabaron en unos jardines que Karime nunca había visto.

- Siento si te molesto, pero tengo algunos planes que pronto llevaré a cabo y no quería hacerlo sin haber hablado contigo.- le explicó mientras andaban ronca y seriamente. No es que estuviera enfadada o cabreada con el nublino, sino que todavía se encontraba frustrada por lo ocurrido en el templo.

Al llegar al lugar, la loba se transformó en una hibrida lo más humana que consiguió culpa de la frustración y se colocó la ropa que traía en la pequeña mochila para no incomodar a Branniel. No hubiera sido la primera vez que hablaban mientras ella estaba desnuda, pero el tema de la conversación era delicado y prefería no distraerse. También sacó de su mochila la comida que se había traído y le ofreció al trasgo la carne que traía.

- No sé si te seguirá gustando o si tienes otra dieta, pero lo ha cocinado Saren, malo no puede estar.- comentó sonriendo mientras se llevaba una pieza entera a la boca y le arrancaba de cuajo un trozo con los colmillos.- Deliciosa, aunque no me ayuda mucho. Si no estuviera tan tierna, podría comprobar si es verdad que la puedo desgarrar con facilidad. He leído sobre lo que soy y, como buen animal, puedo cazar mi comida y comerla en crudo. Supongo que estará bien, aunque no creo que lo cambie por la comida de Saren. Ni la de Atol, ¿la has probado? Tengo que viajar a Libo a por animales y plantas de ahí para que me haga alce rojo con salsa de setas. No creo que supere a la de mi padre, porque ¡oh reina madre! No he probado alce mejor, pero lo echo de menos.- durante unos segundos, mientras masticaba, se mantuvo en silencio.- Eres exactamente lo mismo que él, ¿verdad?- preguntó acariciándose distraídamente el parche.- Parece que a la Luna le gusta ser sarcástica… - murmuró, sin saber muy bien que decir, mirando a la susodicha, que a pleno día se veía a la perfección.


69 Re: Jardines de la Memoria el 10/09/13, 09:28 pm

Zarket

avatar
GM
Sabía que teníamos una charla pendiente después de la última vez que habíamos estado juntos, así que sus palabras me cojieron de sorpresa, aunque su actitud me alarmó algo. No podía quitarme de la cabeza a la Karime de la pesadilla, y al final fuimos a algún otro lugar para hablar. Sospechaba por dónde iría la conversación, así que sería mejor no hacerlo cerca del templo.

Musité un agradecimiento cuando la libense me ofreció la carne. Notaba que no era del tipo que me saciaba, pero en esos momentos tampoco tenía mucha hambre. Hacía unas horas que había comido un hombre bestia y, al recordarlo, volví a sentir como cierto sentimiento de vergüenza volvía a salir a flote, como si Karime pudiese saber que me había convertido en el mismo monstruo que le arrancó el ojo a un nivel mucho más profundo que el simple aspecto físico. Sin embargo, una parte de mí agradecía eso, al darse cuenta de que era capaz de estar junto a Ka sin tener que controlar mis impulsos de saltarle encima. «A costa de matar a un ser desconocido» me recriminé, preguntándome si realmente era tan distinto de aquel monstruo.

—Sí, soy lo mismo que él«No, no lo soy». Me había acostumbrado tanto a la cola y las bocas que a veces se me olvidaba que aquel ser que atacó varios meses antes no era completamente igual que yo. A mí, además de las dificultades de mi transformación, me había tocado además un problema más: Ewa. Y eso suponía una diferencia mucho mayor entre nosotros dos de la esperable.

—Medio año hablando de dioses... —miraba a la Luna con una sonrisa completamente carente de humor, que dejaba ver el desagrado que sentía hacía la Luna, hacia Rocavarancolia y hacia mi propia naturaleza—. He estado hablando medio año de dioses, milagros y maravillas y al final... Soy esto —me señalé con resentimiento, incapaz de esconder el rencor que sentía por ello.«No es justo. Había cosechados más merecedores de sufrir esto. ¡No es justo!». Tenía ganas de gritarle esto a la Luna, pero en su lugar simplemente contesté a la pregunta inicial de Ka—. Desde luego, está claro que a la Luna le encanta la ironía.

70 Re: Jardines de la Memoria el 10/09/13, 11:02 pm

Muffie

avatar

- Y, ¿qué es exactamente esto?- preguntó la licántropa.- Yo no lo sé y me gustaría que me lo explicaras.- Guardó silencio unos segundos mientras mordisqueaba un poco de carne.- No eres igual que él. Si lo fueras, yo ya habría perdido mi otro ojo o tu uno de los tuyos, depende de quién de los dos fuera más rápido.- rió levemente y le dio un codazo amistoso.- No pongas esa cara, Bran, no puede ser tan malo. Odiaría pensar que se nos da más de lo que podemos soportar.- la libense no sabía muy bien qué decir. No se imaginaba lo que era convertirse en lo que mató a tu compañera.

71 Re: Jardines de la Memoria el 11/09/13, 01:29 am

Zarket

avatar
GM
—No sé, Ka. De momento he podido soportarlo a duras penas, pero... —volví a vagar por lo recuerdos de la pesadilla que sufrí por culpa de Ewa, aquella en la que había sido comido por la diosa—. ¿Cómo se supone que debo comerme a otras personas y no acordarme de Marina? Es lo único que me alimenta, pero no quita que sea repugnante —acabé resoplando, hablando con auténtico desprecio de aquello en lo que me había convertido la Luna.

72 Re: Jardines de la Memoria el 11/09/13, 01:56 am

Muffie

avatar


- ¿Eso haces? ¿Comes personas?- preguntó y le extrañó no sorprenderse. Aunque, teniendo en cuenta cómo había muerto la varmana, era bastante lógico.- Pero tú no fuiste quien se comió a Marina.- dijo, como si él no lo supiera y tuviera que convencerle de ello.- Yo no soy muy buena en esto, pero creo que deberías concienciarte, dejar de pensar en ellos como personas sino como alimento. Excepto a tus amigos, me haré con tus ojos un collar si nos tocas a alguno.- rió al final, intentado aligerar el ambiente.


P.D.: Zark, lo siento por el mierdipost. No se me ocurría nada y tengo la mente en blanco, pero como mañana/hoy no voy a poder postear no quería dejarte colgado. :'D

73 Re: Jardines de la Memoria el 13/09/13, 02:07 pm

Zarket

avatar
GM
—No eres la primera que me lo dice, pero no es tan fácil«y, sin embargo, es lo que estoy haciendo». Desvié un momento la mirada hacia el parche de la libense, recordando la cuenca vacía que se veía en mis pesadillas—. Mi comida no es diferente a Marina, o a ti o a DL O a ninguno de nuestros amigos —no dije que eso era lo que más me preocupaba: descontrolarme y atacarlos a ellos, dejar de verlos como amigos para pensar que eran una comida más.

74 Re: Jardines de la Memoria el 16/09/13, 03:55 pm

Muffie

avatar

La libense terminó lo que había llevado para comer mientras escuchaba al trasgo. Reflexionó durante algunos segundos sus palabras y comenzó a hablar.

- ¿Sabes que en la Tierra, el mundo de Pablo, matan lobos para vestirse con sus pieles? Lo leí hace poco en un libro.- le comentó como curiosidad.- Ni siquiera para comerse su carne, solo por sus pieles. Esos lobos no son muy diferentes a mí tampoco.- Calló durante un minuto aproximadamente.- Ellos se defienden, obviamente. O el humano cae o lo hace el lobo. Pero un lobo no cae si otro no puede evitarlo. A pesar de los roces, para mi formáis parte de mi manada. Sé que no nos vas a comer y, si hace falta, te ayudaré a conseguir comida, siempre que tú me ayudes si Pablo intenta desollarme.- terminó con una sonrisa.


75 Re: Jardines de la Memoria el 18/09/13, 01:15 am

Zarket

avatar
GM
Me sorprendí al descubrir lo que dijo Ka acerca del mundo de Pablo. En Nubla no desconocíamos la ropa de piel, pero el matar a un animal simplemente para conseguirla era algo que no hacíamos. Matar a un animal para aprovechar tan solo una de las cosas que podía dar sin usar o tomar en cuenta las demás era algo manifiestamente etúpido en el mejor de los casos, aunque probablemente le habría parecido peor a la persona que era antes de la Luna. Antes de descubrir cómo era Rocavarancolia de verdad.

—Gracias por tener esa confianza en mí —no pensaba que pudiese merecerla, y el que Karime sí lo pensase era algo que agradecía—. Y tranquila, os prestaré mi ayuda siempre que pueda.

76 Re: Jardines de la Memoria el 10/11/13, 09:52 pm

Alicia

avatar
A Seon le gustaba el jardin de la memoria. Tenía una belleza parecida al cementerio, pero ninguna voz se alzaba allí para echarle en cara su muerte. Hacia tiempo que lo de Macack era una sombra lejana en su cabeza,como un mal sueño. Ya ni siquiera estaba allí para gritarle.

Paseó entre las estatuas, hasta detenerse frente a una al azar.
- ¿Y cual es tu historia, y por qué acabaste aquí?- le preguntó, como si esperase respuesta.


_________________________________________

-

77 Re: Jardines de la Memoria el 11/11/13, 01:41 am

Yber

avatar
GM
No era la primera vez que Dirke escuchaba a un ciudadano hablándole a las estatuas y tampoco podía catalogar a la dueña de la voz de loca. Una vez se ha visto la luna, la frontera entre la cordura y la demencia se difuminaba lo suficiente como para no juzgar acciones tan aisladas. Además, en esa ocasión, a diferencia de otras, Dirke veía una oportunidad de oro: era la primera vez que se encontraba tras la estatua a la que le dirigían la palabra.

Su rostro se abrió paso entre las rugosidades de la corteza de roble que era y habló tratando de imitar una voz grave y poderosa:

Pues, verás…—. Fingió ser la estatua—. Mi nombre es Oscar Trópico. Morí en el año Ochocientos ochenta y ocho después de Rhaegar, en la batalla contra Aguas Saladas…—y volvió a esconder la cabeza por si la chica se asomaba.

(perdón la cutrez, pero perdí el post y esto es solo un sustituto cutre u.u)


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 6 de 16.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 11 ... 16  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.