Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Tak Hoy a las 01:51 am

» Faro
por Bellota Ayer a las 11:29 am

» Torreón Maciel
por Zarket Ayer a las 12:03 am

» Acantilados
por Bellota 16/10/17, 12:02 pm

» Trama
por Giniroryu 16/10/17, 03:01 am

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 3 Invitados

Giniroryu

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35820 mensajes en 683 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Avenida de las Casas Carnívoras

Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14, 15, 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 13 de 16.]

1 Avenida de las Casas Carnívoras el 02/08/11, 06:45 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Las casas de esta avenida están en bastantes buenas condiciones, o esa es la imagen que dan. Son capaces de crear ilusiones para tentarte e invitarte a entrar en ellas, para así poder devorarte. Antiguamente no había más que una, pero dado su éxito pudo reproducirse.


145 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 27/08/14, 04:08 pm

Muffie



Kimbra se sorprendió de las palabras del tal Roaxen ante el desconocimiento de Irianna de su nombre completo. Por lo visto, en su mundo se le daba una importancia significativa a un conjunto de letras que simplemente se utilizaba para denominarse. El comportamiento del ulterano se le antojó absurdo, inútil y totalmente fuera de lugar; al igual que su nombre que, a su entender, carecía por completo de practicidad. Teniendo en cuenta esto, Kimbra decidió que un acercamiento con este ser no resultaría beneficioso por el momento y prefirió ignorarlo para evitar presenciar más momentos desagradables.

De nuevo, se pusieron en marcha con la intención de buscar un camino que les permitiera cruzar la gran grieta que partía el suelo. Kimbra, inconscientemente, esperaba que el paso fuera lo suficientemente ancho como para no ver la diferencia de altura, pues no quería repetir la desagradable experiencia que había tenido al acercarse en un primer momento al borde del precipicio.

Mientras andaba, Irianna reanudó su anterior conversación informándole que en su mundo todos eran nombrados por unos individuos llamaos padres de los que Kimbra no tenía constancia.

- Efectivamente, al nacer somos numerados por los Sabios y de esta manera se nos llama durante toda nuestra existencia. Siempre y cuando uno no decida seguir la senda marcada por Lakra, por supuesto- explicó-. Estoy completamente de acuerdo contigo, Irianna. Realmente me gustaría saber qué son esos padres y si cuentan con algún cometido más a parte de nombrar a los recién nacidos.

Ciertamente, aquellas no eran las condiciones optimas para una conversación que consistiera en intercambiar información de mundos distintos, pero la curiosidad de la engendro afloraba con cada nueva palabra extraña o dato de apariencia relevante.

Sus pasos y la guía del Bakaiar en miniatura llamado Rasqa les llevó a dar con una cueva cubierta de enredaderas que llamaron refugio. Según parecía, el grupo pretendía hacerlo su hogar por el momento y Kimbra dedujo que la palabra refugio denominaba un lugar cubierto en el que habitar. En la puerta del llamado refugio se decidió separarse para que, mientras unos adecentaban el lugar, otros fueran en busca del alimento prometido. Kimbra, obviamente, se unió al grupo de buscadores de comida, pues aquel siempre había sido su cometido, aunque en este caso no se tratara de cazar sino simplemente de recoger.

Kimbra se limitó a andar al lado de Irianna, pues por el momento era con quien más había tenido trato del grupo, además que había sido la única que se había dirigido directamente a ella. Siguiendo al pequeño dragón, el grupo dio con un sendero entre cuevas al fondo del cual se encontraban una especie de recipientes de tamaño moderado hechos de madera trenzada que Kimbra sospechó que debían ser los contenedores de la comida. Decidida a hacerse con ellos, la engendro se encaminó hacia su posición cuando un aullido hizo que se parara. Lentamente se giró a su lado derecha para encontrarse la visión de la Fuente de los Nacimientos frente a la que se encontraba Ámarok recostado en el pasto. A su lado, sobre un pedestal, había un Hijo de Lunas que por la descripción que ella tenía archivada en su mente solo podía tratarse del Portador, sosteniendo entre sus manos el amuleto como si fuera a colocárselo al próximo que se sentara sobre el lomo del kerlax de Kimbra. A su lado, con una sonrisa, se encontraba Ekatechs llamándola y advirtiéndole de que su iniciación iba a dar comienzo en cualquier momento y que debía darse prisa.

La Hija de Lunas quedó en shock. Ella recordaba perfectamente como Diurna le había advertido de lo contraproducente que sería ir acompañada de su kerlax y que Ekatechs y el Portador hubieran viajado hasta ahí con Ámarok confundía muchísimo a la engendro. “¿O acaso no he salido de Krabelin en ningún momento? ¿Habrá sido todo producto de mi imaginación? ¿Será que en realidad no existe Diurna, Irianna, todos aquellos seres y ese lugar?” se preguntó con el ceño completamente fruncido. Kimbra sabía que su curiosidad era mucha, pero su imaginación más bien escasa, por lo que aquella hipótesis debería quedar descartada. “Entonces, ¿Por qué están aquí ellos?”


146 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 27/08/14, 05:12 pm

Giniroryu


GM
La habilidad de Roaxen Tenvrai para desagradar era ciertamente reseñable. Irianna pudo notar en varios de los presentes debido a su lenguaje corporal que no era, ni de lejos, la única a la que el comportamiento del pelimorado le resultaba, cuanto menos, irritante. La idrina se sintió en cierta medida aliviada por ello de cara al futuro, ya que de este modo seguramente no sería la primera en perder la paciencia y mostrarse abiertamente hostil con el ulterano, cosa que la había empezado a preocupar desde que el enmascarado la increpó por olvidar su nombre completo. Desde el punto de vista de su educación sería más bien poco decoroso hacerlo, pero no se veía con la capacidad para aguantar durante demasiado tiempo. Si había tenido paciencia antes, Veril se la había llevado toda. Pero Irianna no quería pensar en un cerdo con piel de cordero ahora que había logrado alejarse de él. Darse cuenta una vez más de que se encontraba a varios mundos de distancia de él, de hecho, hacía que Rocavarancolia le resultase casi más reconfortante que peligrosa. <<Irianna, estás loca>>.

Una vez hallaron la forma de pasar, la idrina se limitó a caminar sin detenerse sobre aquella montaña de escombros que hacía las veces de puente, sin mirar hacia abajo en ningún momento. Nunca había tenido acrofobia, pero no había nada en aquel lugar que ofreciese sensación de seguridad. De camino hacia el refugio, Kimbra volvió a decir algo que la sorprendió, pero tal y como habían convenido decidió dejar las preguntas para otro momento.

>>El refugio apenas era visible bajo la congregación de presuntuosas enredaderas que reclamaban la atención del transeúnte. O tal vez incluso buscando evitar que el necesitado hallase el resguardo que necesitaba en alguna suerte de absurda competición de tretas vegetales.
Aunque, desde luego, dicha competición no podría existir en un lugar como aquel. Las enredaderas habían sido la primera planta a la vista desde que había salido del edificio con celdas en el que despertó. Al menos que se hubiera dado cuenta y, en aquellas calles grises y llenas de suciedad, estaba bastante segura de que si hubiese visto algo verde su ojo lo habría captado con facilidad.

Tal y como habían consensuado, parte del grupo permaneció en busca de la entrada al refugio mientras la otra mitad, en la que se encontraba ella misma, siguió una vez más las indicaciones de Rasqa intentando encontrar el lugar de aterrizaje de aquella otra bañera que habían visto pasar sobre sus cabezas. Por suerte aquella no había descargado su mercancía en un lugar inaccesible y tras caminar un rato dieron con las cestas que se suponía que contenían sus provisiones.

No obstante, algo distrajo la atención de la idrina antes de que pudiera acercarse siquiera a las cestas. Un refugio idéntico a aquel en el que acababan de dejar al resto del grupo se alzaba entre el resto de edificios de aspecto ruinoso. Irianna se preguntó por qué no lo habían visto antes, pero sin duda si había otro refugio tan cercano al punto de abastecimiento resultaba mucho más conveniente… Claro que no sabía si en futuras ocasiones las provisiones aterrizarían allí. Podían tener algún recorrido designado o ser totalmente aleatorio.
Oíd… —comenzó a decir, girándose hacia el resto del grupo que por algún motivo se encontraba mirando hacia varios lugares entre las ruinas en lugar de a aquel otro edificio ahogado en plantas.
Fueron las palabras de Sekkeh las que la extrañaron y la despistaron lo suficiente como para no llegar a advertir de lo que había descubierto, hasta que una nueva voz que la llamaba por su nombre le hizo girarse de nuevo hacia el refugio. Eara, y tras ella Ayne, salió en ese momento de la puerta del edificio y le hizo un gesto con el brazo, claramente una indicación a que se acercase. Enseguida comenzaron a salir por la puerta otros integrantes del grupo al que habían perdido, como el pájaro al que siguió en un principio en busca del refugio o el niño que se había presentado como Arik.
¡Los demás están aquí! —señaló claramente sorprendida.
Desde luego le había parecido que cuando les atacó el escarabajo gigante el otro grupo se había perdido en dirección contraria.

Lo único que la detuvo de salir corriendo hacia allí fue que los demás no parecían mostrar interés, por algún motivo, en que hubiesen encontrado al resto. De hecho hasta ese momento al menos a Irianna le había dado la impresión de que ni siquiera los veían. No encontraba motivos tampoco para fingir que no estaban allí, pero además su lenguaje corporal dejaba claro que no lo estaban haciendo: por alguna razón las ruinas que tenían delante llamaban mucho más su atención. Tal vez lo mejor sería hablar primero con Eara y preocuparse después, decidió mientras se dirigía hacia el refugio.

147 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 27/08/14, 07:29 pm

Leonart


Roaxen Tenvrai

-Mirad este lugar... Parece abandonado...-comentó Roaxen Tenvrai al ver el torreón. Las enredaderas lo habian tomado por completo. ¿Es que acaso pretendian darles un sitio tan ruinoso para vivir? La tierra del patio, aun a pesar de ser la primera que veian en la ciudad, no era para nada fertil. Estaba seca y las malas hierbas la poblaban. El capellán se preguntó si acaso si seria sano cultivar en ella. La idea de tener que rebajarse a vivir en esas condiciones por su supervivencia se le hacia cada vez más cuesta arriba.

Se dividieron en dos grupos. Los más jovenes y vulnerables entrarian al torreón mientras que los que parecian más maduros saldrian por las cestas. El capellán ya intentaba postergar lo inevitable, el contemplar las ruinas del interior donde tendria que vivir durante los próximos meses. Salieron en pos de las cestas y toparon con una calle un tanto particular.

En la distancia podia ver a una persona, asomada en el patio. Estaba rodeada de cámaras con unos enormes altavoces y una aún más grande pantalla. La persona saludaba con la mano al capellán y las cámaras le apuntaban. La imagen salia en la gran pantalla.
Era su hermano pequeño. De catorce años de edad, pelo violeta atado en una larga coleta, flequillo de corte imperial y ojos de color chicle y con un largo vestido color lila. El niño sonreia con cierto júbilo. Tenia un micrófono en las manos mientras saludaba.
-¡Hermano Roaxen!-le decia.-¡Ven aquí, Roaxen! ¡Hemos venido a rescatarte!-

El ulterano se sintió completamente fuera de sí y esbozó una mueca de incredulidad.
-¡N-No... ¡No puede ser!-dijo, perdiendo el tipo.-Roaxite... Hermano... ¿Qué diablos...-murmuró a continuación.

Miro a los demás, con perplejidad que el casco ocultaba. Cada uno veia una cosa diferente. Y ya algunos les saltaron las alarmas. Fue entonces que la mente del genio tactico comenzó a dar vueltas, no entendiendo del todo lo que estaba pasando, pero recuperando su tipo al instante.

Cogito Ergo Sum escribió: ¡Esto no tiene sentido! ¿Qué hace Roaxite aquí? ¿Le habrá secuestrado Cordia tambien? ¿Porqué no está en la plaza? No no no. Espera. Esto es aún más sospechoso de lo que parece. Como puede mi hermanito pequeño, el artista, el mismo que a duras penas lograba aprobar sus exámenes de filologia y lengua haber dominado con tal facilidad un nuevo idioma. Esto no puede ser otra cosa que...

-¡Es una trampa!-declaró, señalando la casa con la mano.-¡No os acerqueis a esa casa!-ordenó.-¡Está imbuida con algún tipo de tecnologia o arte oscura que altera la mente! ¡Lo que estais viendo no es real!-exclamó.

-Jo... Tan desconfiado como siempre, Hermano Roaxen. Padre movió cielo y tierra cuando desapareciste de la fiesta, como de costumbre, y nos encontramos a Cordia que nos informó a donde te habias ido.-Su rostro se compungió unos instantes antes de que el niño empezase a llorar.-Nos abandonaste, Hermano. Nos abandonaste otra vez. ¿Por qué tienes que ser tan malo con nosotros, hermano? Roaxkala y Roaxzhuil te esperan, junto a Padre. ¿Por qué no vienes aquí? ¿No quieres volver con nosotros?-

-¡Mentiras! ¡Esta ciudad usa el terror y el miedo para intentar acabar con nosotros!-exclamó, iracundo.-¡No escucheis lo que os digan! ¡Vamonos de aquí ahora!-continuó, hecho un manojo de nervios.

-Si no vienes... Vamos a tener que sacar eso. No queriamos recurrir a ello.-

El capellán se quedó paralizado y boquiabierto cuando, detrás de tenia la forma física de su hermano, salieron sus otros dos hermanos mayores cargando con una larga estaca y, al final de esta, una persona, no, dos personas que creia conocer y que le importaban. Una de las personas era una mujer desnuda, o lo que quedaba de ella. Su cuerpo, inerte, se mecia empalado en la estaca. Su pelo, antes platino y largo, habia sido rapado al cero y sangre le manaba de las raices precipitandose por todo su cuerpo. Sus extremidades habian sido salvajemente mutiladas y de los muñones fluia sangre que se precipitaba más abajo, manchando a sus tres hermanos mientras estos reian macabramente, zarandeandola en el aire como un muñeco. Además, su cuerpo habia sido brutalmente destripado y de la obertura a la altura de su estómago pendian sus entrañas y, de entre ellas, colgaba un cordón umbilical. Al final de este, se encontraba la segunda vida: Un feto que yacia muerto y igual de despatarrado que su madre.

-¡Tú nos has hecho hacer esto, hermano Roaxen!-gritaba su hermana.
-¿No sientes la ira, Roaxen? ¡Ahora ya sabes como nos sentimos!-seguia el mayor.
-¡Nos traicionaste! ¡Traicionaste a tu propia familia y a tu propia sangre y ella es la culpable! ¡Consiguió lo que se merecia, junto a ese pequeño bastardo tuyo!-dijo el pequeño con malicia.

Roaxen Tenvrai habia aguantado lo suficiente. Era perfectamente consciente de que aquellas personas no eran sus hermanos y, podia jurar que la persona empalada no era ella tampoco. Sus hermanos mayores eran dos pacifistas que trabajaban junto a su Padre en el Loto Blanco y su hermano pequeño era incapaz si quiera de matar a un ratoncillo. Y, conrespecto a la mujer, el ulterano la creia incapaz de morir. Para él, no habia persona más fuerte que ella.
Pero que usasen su imagen de aquella manera le enfurecia. Su sangre hervia por debajo de sus venas. Habia comprobado, por tercera vez aquel día, que no portaba su arma consigo. En un acto de extrema temeridad y completamente fuera de sí mismo, se agachó a coger una piedra, una lo bastante pequeña como para que la pudiera lanzar, pero lo suficiente grande como para poder hacer daño de verdad.

-¡No os permitiré corromper su imagen más, malditos herejes!-gritó a los cuatro vientos antes de cargar.

Pero algo le detuvo en seco. Una fuerza considerable le habia agarrado del cuello de su casaca. Furibundo, torció la cabeza con la mano sujetando la piedra en alto, mostrando los dientes en señal de amenaza. Enorme fue su sorpresa cuando vió quien le estaba intentando detener.

Cogito Ergo Sum escribió: ¡Sekkeh Reikayame! ¿¡Qué pretende!?

-¿Cuál es el significado de esta acción, Sekkeh Reikayame?-preguntó, resoplando.-Creia que teniamos un trato. Están manchando el nombre y la imagen de mi familia. He de detenerles.-dijo tras lo cual se intentó librar, con un aspamiento, pero que concluyo con el otro ulterano, más fuerte y atletico, reduciendo al capellán y desarmandole con poco esfuerzo. El capellán se limitó a gritar de exhasperación entonces.

148 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 28/08/14, 08:26 pm

Red


No obtuvo respuesta a su pregunta, pero el intara supuso que si al ver como sus compañeros se quedaban mirando casas ruinosas como si hubiera algo realmente interesante en ellas. Sekk se mantuvo estoicamente en el centro de la avenida, ignorando los saludos de sus padres y los posteriores gritos de auxilio cuando unos piratas les asaltaron. Era una mentira muy convincente, pero no dejaba de ser una mentira.

Los demás no parecían percatarse de que estaban viendo ilusiones, pero fue el movimiento de Irianna lo que hizo saltar las alarmas del ulterano. Por sus palabras se podía deducir que la idrina estaba viendo a la mitad del grupo que habían perdido al salir de la fuente, pero la casa que señalaba estaba igual de vacía que las demás, y cuando dio dos pasos en su dirección el intara percibió un ligero temblor en la estructura.

De dos zancadas alcanzó a la muchacha y la retuvo sujetándola por la espalda de la chaqueta, tirando para devolverla al grupo e interponiéndose entre ella y el edificio.
Ahi no hay nadie, Irianna, solo es una casa vacía. Es una ilusión, un truco —le aclaró sin darle tiempo a replicar—, y mi instinto me dice que es peligroso acercarse —añadió a media voz, pendiente repentinamente de las acciones de Roaxen. El xolnita había cogido una piedra y se acercaba a otro de los edificios con intenciones claramente hostiles.
No os acerquéis a las casas —dijo con tono autoritario, corriendo a continuación hacia su compatriota descerebrado.

Lo sujeto por el cuello de la casaca antes de que se alejara demasiado, pero el capellán se giró hacia él enseñando los dientes, como si pretendiera golperlo. El intara le devolvió la mirada con el ceño fruncido sin cambiar de expresión, e ignorando sus palabras le redujo en cuanto hizo amago de soltarse. Le dobló el brazo a la espalda y le hizo soltar la piedra, tirando de él para alejarlo de la casa que, rota la ilusión, se había empezado a retorcer al ver como su presa se le escapaba. Una lengua de alfombra salió de una boca con dientes de astillas para tratar de alcanzar a los dos ulteranos, pero ya estaban demasiado lejos.
Escúchame bien, Roaxen Tenvrai, pues no lo voy a repetir dos veces —masculló, manteniendo su presa sobre el xolnita—. No se lo que has visto y si te soy sincero tampoco es que me importe, pero solo era una ilusión. Algo que no es real no justifica esta imprudencia. Si quieres morir joven, hay formas menos humillantes que ser devorado por una casa de madera —comentó con acidez. El edificio volvió a retorcerse y toda su estructura crujió como si tratara de llevarle la contraria—. Tu intención era sobrevivir, ¿recuerdas? —añadió, soltándole por fin—. Yo no soy el que está incumpliendo el acuerdo —sentenció.

Se acercó a las cestas y se agachó a comprobar que contenían. Al parecer lo que habían dicho los espantapájaros era pura palabrería, pues no había nada excesivamente raro entre los suministros y todo parecía comestible.
Sugiero que nos vayamos de aquí de una vez. Pronto anochecerá y yo no quiero ver que clase de depredadores nocturnos pueblan esta ciudad ruinosa —dijo para nadie en particular, cogiendo dos de las cestas y esperando a que los demás cargaran las demás. Estaba de mal humor.

149 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 28/08/14, 08:41 pm

Muffie



Kimbra seguía cavilando las muchas posibilidades que encerraba aquella presencia, cuando oyó el grito del tal Roaxen. “Una trampa.” Se dijo y al instante sacó su daga de la bota y comenzó a dar girarse en todas las direcciones buscando a su posible cazador. No sabía cómo alguien podía haber hecho aquella trampa, pero era una verdadera obra maestra. Ella, como todos los Hijos de Luna Kepryna, se valían de trampas para cazar en las que usaban sangre fresca como cebo. Kimbra no podía imaginarse que criatura sería tan inteligente para poder hacer aquello y cuál sería la razón para querer cazarla.

La engendro hizo caso al chico del pelo trenzado cuando este indicó que no debían acercarse a las casas, entendiendo con esto que no debía acercarse a las cuevas que franqueaban el camino, y, al no encontrar cazador a la vista, se volvió de nuevo al grupo. Cuando el chico cogió a Roaxen, la Hija de Lunas vio la casa retorcerse y asemejarse a una cara. “La propia cueva es el cazador” se dijo y la simple idea la sobresaltó. ¿Cuánto de todo aquello que había visto resultaba ciertamente imposible? ¿Sería todo eso una prueba que debía pasar antes de ser iniciada e instruida en el conocimiento? Kimbra se encontraba ciertamente confusa, por lo que no perdió tiempo en acercarse a lo que llamaban cestas y recoger tantas como podía cargar. No se paró mucho a comprobar lo que había en ellas, pero si divisó algunos alimentos que no conocía. Parecía que la confusión no terminaba nunca en aquel lugar.


150 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 28/08/14, 08:52 pm

Giniroryu

avatar
GM
Ahogó un grito cuando se vio siendo arrastrada hacia atrás para después encarar a Sekkeh quien, sin darle tiempo a replicar, le advirtió de algo que tuvo un efecto en su cabeza similar a haber encontrado la pieza de un puzle que faltaba. Al contrario que a los demás, a la idrina se le había mostrado algo de la propia ciudad y no elementos pertenecientes a su mundo de origen que resultaba mucho más evidente que no podían estar allí. Aun así la idrina no pudo evitar sentirse estúpida, al igual que tampoco pudo evitar apartarse del rubio con cierta brusquedad. La acción repentina del chico la había desagradado, cogiéndola por sorpresa y haciéndola reaccionar de esa manera. Pero corrigió enseguida la postura tensa que había adquirido, al fin y al cabo las acciones de Sekkeh habían sido con buena intención.

De cualquier forma, si el rubio no la hubiese apartado sin duda se habría detenido debido al escándalo que había comenzado a montar Roaxen Tenvrai. Aunque al principio observó sus acciones sin saber qué hacer, dado que Sekkeh ya se había lanzado para detenerle, la idrina decidió que lo mejor sería aprovechar para recoger la comida y salir cuanto antes de allí, tratando de no prestar demasiada atención a la asquerosa lengua que había intentado atrapar a los ulteranos, pues tal y como le hablaba Sekkeh al pelimorado pudo deducir que ambos procedían del mismo mundo.

Se aseguró de que Rasqa y Kimbra no se encontraban en peligro y cargó con un par de cestas, dejando una última para Roaxen, ya que tras hacer balance del peso con el que cargaba ella misma supuso que el pequeño reptil no podría cargar con ninguna. Irianna esperó a que todos estuviesen listos y comenzó a regresar en dirección al refugio sin mirar hacia atrás, todavía frustrada por haberse dejado engañar y manteniéndose de nuevo cerca de Kimbra.

151 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 28/08/14, 09:28 pm

Leonart

avatar
Roaxen Tenvrai

Lo que vió entonces el ulterano le dejó completamente anonadado. Aquella era una trampa con una especie de mecanismo que respondia a acciones hostiles en la cercania. De no ser por el Intara ahora se encontraria triturado. No supo como sentirse al respecto, cuando le sacó de la zona de peligro.
-Ha sido una locura momentanea. No volverá a pasar.-dijo, soltandose de su compatriota con la poca dignidad que le quedaba.-Os debo la vida, Sekkeh Reikayame y por eso os doy mis sinceras gracias.-

Cogito Ergo Sum escribió: Aunque puede que no tan sinceras, le debo la vida al tipo. El estar en deuda de esta forma no es digamos muy agradable después de todo.

-Si, hemos de salir de aquí a prisa.-dijo sin más, dando la razón al intara, todavia en algo así como un shock.

Cogito Ergo Sum escribió: Juro por mi honor que veré esta ciudad arder. Hasta que la última ceniza sea arrastrada por este necrótico lugar y los responsables de este insulto tengan sus cabezas clavadas en picas y su descendencia fusilada en público para dar ejemplo.

El xolnita se limitó a observar la última cesta dejada atrás. Todos parecian cargar con una o más, salvo el dragón en miniatura quien parecia estar extento del trabajo físico. La cesta parecia bastante pesada. La idea de tener que acarrear con algo pesado le suponia un dilema. De propiciarse la situación, seria un estorbo, pero por otra parte, necesitaban toda la comida que pudieran coger. Suspiró. Se agachó y cerró una mano enguantada sobre el mango y tiró de ella para arriba. Era pesada. Miró al grupo más adelante y, muy a regañadientes, sumido en sus pensamientos, alcanzó al grupo.

Sigue en el Torreón Letargo.[/quote]


_________________________________________

TFW le pones dos velas a la Virgen pa que os saque de aquí pero a un ingrato le da por ser ateo
Spoiler:

152 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 12/10/14, 06:23 pm

Leonart

avatar
Roaxen Tenvrai

El ulterano bufó por lo bajo cuando informaron que el mutante iba a comer antes de salir. No solo el desperdicio de comida que habia causado contaminandola con sus infectas manos, sino que el hecho de que les retrasase en conseguir más comida convenció al xolnita que la mutante hecha a partes era sin duda una inexorable fuerza de la naturaleza tirando de ellos y buscando su perdición.

Pero no, él no caeria. El progresaria y sobreviviria a esto. No como los demás.

Expresó su voluntad de esperar fuera y así hizo, saliendo por la puerta tras que la abrieron y, con su equipo listo, pisó la calle de nuevo. Era tan gris, desertica y desolada como el dia anterior pero a Roaxen Tenvrai no se le olvidaba lo peligrosa que era la ciudad y por ello no bajó la guarda. Esperó con el temple serio y con una mano en su sable y otra en las caderas. La espera fue nerviosa y molesta y para cuando salieron, podia apreciarsele de notable mal humor.

Para cuando llegaron a la avenida, el capellán ya se esperaba la escena, si acaso más macabra de lo que lo dejaron. Hizo oidos sordos y ojos ciegos a la escena y localizó las cestas. Apuntandolas con el sable, habló hacia los demás.

-Ahí están. Parece que intactas.-comentó sin más. Y entonces, anduvo hacia ellas.


_________________________________________

TFW le pones dos velas a la Virgen pa que os saque de aquí pero a un ingrato le da por ser ateo
Spoiler:

153 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 12/10/14, 09:52 pm

Dal

avatar
La niña no daba crédito a sus oídos por lo dicho por la idrina, ¿cómo iban los edificios a mostrar imágenes? ¿cómo podía un edificio siquiera tener lengua? No era posible, eso le decía la razón, pero sólo por verlo se redoblaron sus ganas de salir.

Vio las cestas cuando llegaron a la avenida, se dirigió a ella pero se paró a medio camino al oír una voz familiar cerca.

-Eres más tozudo que un osogrifo salvaje - <<¿Nete?>>. Varsai se giró hacia el lugar del que venía la voz y los vio, allí estaban los dos, sus hermanos.- ¿Cómo te tengo que decir que tienes prohibido comer jadaya? Te da gases, suma eso a tus habituales ronquidos y ni duermo ni respiro, ¿quieres matarme?

Varsai dio inconscientemente un paso adelante. No entendía cómo habían llegado sus hermanos a la ciudad.

-Eres un cabezota. Varsai, ayúdame a convencerle de que me deje comer, que sigo con hambre - dijo el falso Gralo haciendo un mohín.

-¿Yo cabezota? - preguntó Nete con una nota de incredulidad en su voz.- Venga ya, tú siempre tienes hambre - poniendo los ojos en blanco el varmano se giró hacia su hermana y le sonrió.- Varsai, date prisa que la comida se enfría.

La niña quería ir, pero entonces se acordó de las palabras de Irianna. La varmana se debatía internamente y al final terminó echándose a llorar. Las imágenes de sus hermanos seguían diciéndole que fuese hasta allí, no se callaban y la niña terminó tapándose los oídos en un intento de amortiguar el sonido.

Sin darse cuenta Varsai había acabado sentada en el suelo mientras trataba de no mirar hacia la casa. La niña no lloraba porque tuviese miedo, lloraba porque echaba de menos a sus hermanos. No por primera vez y seguro que tampoco por última Varsai quería irse de la ciudad para poder estar con las personas que había dejado atrás.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

154 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 13/10/14, 10:05 pm

chicoaeseg15

avatar
Algunos se quedan en el torreón para que no vayamos tantos y se nos quede al descuidado. Me parece buena idea, lástima que fuese Irianna la que no viniese con nosotros. Al fin y al cabo no es que hubiese tenido mucha relación con nadie del torreón, pero sin duda con ella es con la que he cruzado por así decirlo más palabras. Nos dice que tengamos precaución, la miro con agradecimientos por su preocupación y asiento.

Camino al lado de Varsai de manera que si se produce un encuentro inesperado con alguna bestia le tomaré la mano para ayudarla a correr, no podemos permitirnos perder a nadie, pero menos a esa chica, es muy pequeña para estar aquí, ni siquiera han tenido un poco de consideración por su edad.
Mis músculos se tensan y mi respiración se acelera, mi mano sujeta levemente la daga por el mango  con cuidado para no provocarme yo misma un mismo accidente. Aunque mis dedos estén sudosos sujetan con firmeza el arma, hasta el punto de dolerme un poco.
Frunzo el ceño y enfoco toda mi atención en la bañera. >>¿Comida?, ¿Trampa?, ¿O acaso eran ambas?, yo votaría por lo último. Es lo más probable.<<.
Pero eso no era lo importante, de hecho para nada ero lo importante. Era esa voz, ese timbre tan dulce que reconocería en cualquier parte, ese tono que podía volverse agresivo en cualquier momento. >>Mamá, tú...<<.

Me doy la vuelta y veo a Varsai embobada hacia un edificio, está como paralizada, sin duda también está escuchando algo. Pero donde ella verá a alguien cercano yo veo un pequeño portón muy conocido.

Un olor a pasteles me hace chasquear la lengua, son los pasteles que me hacía mi madre. Unos pasteles que nunca llegó a acabar por su enfermedad. Los tan famosos pasteles de azúcar de mi madre. Que recuerdos.
La puerta del portón se abre lentamente con un chasquido, mi hermana Imre sale con su abrigo negro de terciopelo y una foto en su mano. >>La foto, es...cuando estábamos las tres juntas.<<. Es todo como aquel día. Yo venía de correr y mi hermana me dio la noticia, mi madre había fallecido esa mañana, yo no estuve cuando murió. >>El mismo abrigo, la misma foto, el mismo olor, exacto. Todo encaja.<<.
-Ruth- dice arrancando de todas sus fuerzas, empieza a derramar una lágrima tras otra y acaricia la foto con dulzura- iba a buscarte, pensé que nunca vendrías.
Permanezco en silencio manteniendo a raya mi tristeza.
-Ahora mismo no sé que hacer Ruth, esto es...esto es extraño. Madre ha muert...
Interrumpo con verdadero desdén:
-Ya lo sé, no hace falta que lo digas.
Se derrumba en el suelo llevándose las manos al rostro y enjugándose las lágrimas.
-¡No me hagas llorar otra vez sucio espectro¡- digo con alaridos y furia, yo misma me sorprendo de mi propio rugido. Es una furia incontenible que a penas se mantiene dentro de mí.
Imre retrocede con asombro.
-¿Espectro?. Ya he perdido a nuestra madre, no quiero ver a mi hermana loca. Solo ven y abrázame, al fin y al cabo eres mi hermana. ¿No?- susurra con inocencia.
Un fuerte dolor en el pecho de angustia, de culpa, de conciencia por no haber podido despedirme de  ella, de no haber cogido su mano y entrelazarla con la mía. >>Siempre eché en falta ese adiós, ese último beso, y escuchar su último suspiro. Nunca lo olvidaré, porque nunca lo tuve. ¡Maldita sea, nunca la tuve en su último momento¡<<.
-Déjalo Ruth, supongo que ya no eres mi hermana, parece que te resulta complicado darle un último  abrazo a tu propia sangre, la única de tu familia que te queda. Esa soy yo.
Empiezo a temblar de emoción, siento que me voy a desvanecer si sigo viéndola así en el suelo, de esa forma.
-Lo sé.- digo bajando la mirada.
Lentamente y sin darme cuenta doy un paso hacia ella. Dos pasos... El olor a pasteles es más intenso , tres pasos, la daga se me resbala de la mano impactando contra el suelo. Pero yo como embrujada, sin darme cuenta de lo que estaba pasando, sin querer aceptar el pasado. Cuatro pasos...
Creo que ese fue su error, fue lo que hizo darme cuenta de lo que ya sabía. Me demostró  a quien no debió mostrarme, una vez más, la presencia de mi querida madre >>Dios la guarde<< me salvó la vida, ella fue...quien me despertó.

Mi madre salió al portal con los pasteles.
-Eso es hija mía, ven con mamá - dijo arropándose ella misma en una de sus antiguas batas.
Reaccione rápido y en dos segundos me encajé de nuevo donde me encontraba en un principio. La furia era tal, la ira era impensable. Nunca había sentido tanto odio, tanta repugnancia, ni tanto dolor.
-¡¿Es así como te diviertes Doce?¡. ¿Creías que iba a funcionar?. ¡Te equivocaste¡. Una vez más te has equivocado. Has cometido un error al llevarme aquí, este sitio no va a derrumbarme, no a mí-digo pegando dos voces, en ese momento poseo una mucha fuerza- Si algo me enseñó mi madre en su vida, es confiar en la gente. ¡Pero lo siento, no confío en ti, y escóndete antes de que te encuentre puto manipulador, o desearás no haber entrado nunca en mi cuarto¡.
Incluso escupí lejos un gargajo con la intención de humillarle.
-¡Estés donde estés quiero que sepas que has dado con la chica equivocada¡.- en ese instante no me importaba en absoluto el resto, pasaba que de lo que pensara Roaxen, Sigrún, Kimbra o esta mismísima ciudad. Lo único que valía en ese momento era desahogarme.
-¡No intentes robarme ese recuerdo, ese es solo mío. ¿Me oyes?. ¡Mío¡. ¡No  vas a arrebatármelo¡.
Solo hay algo que me calma, algo que me alarma y enternece también. El sentimiento de ayudar a alguien, de ofrecerle mi brazo para llorar. Es el llanto de Varsai. Ella está en el suelo derrotada. >>Dios santo, si es solo una cría.<<.
-Tranquila pequeña, no sé lo que has visto, pero te aseguro que era una ilusión- por una extraña razón intuyo que ella ya lo sabía, que ya estaba al tanto de la horrible trampa, pero debía decirle algo- todo se arreglará. >>O eso espero.<<.
Me arrodillo a su lado y le pongo su cabeza en mi pecho, la abrazo y comiendo a llorar desconsoladamente también.
>>Esto es muy cruel.<<.
-No tienes por que llevar cestas si no quieres, tú cálmate.

Le hago un gesto a Sigrún para que ellos sigan.
-Danos un momento- susurro desde lejos con voz suplicante y esperanzada en que no volviese a mirarme como antes.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

155 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 15/10/14, 08:33 pm

Seth8

avatar
Así que empezamos a andar, en algún que otro momento me acuerdo de las casas-monstruo, pero con el consejo que nos dio Irianna no podemos caer en esa maldita trampa. O eso creía hasta que vi a lo lejos una casa bastante conocida.

Su peculiar color blanco, esas vallas también colocadas, ese césped tan bien cortado...... Empiezo a sospechar de la advertencia de Irianna, pero justo cuando quiero quedarme parado escucho una frase....
-¡Despierta hijito, es hora de chapotear!-. Es mi madre, vestida con ese traje de baño, siempre le decia lo mucho que lo odiaba.....

-¿Mamá?¿ Que haces aquí?-. Aún sabiendo que es una ilusión mis labios formulan las preguntas, hasta que empiezo a creerme que ella es de verdad. Todo este día de repente se convierte en uno diferente, cuando por las mañanas mi madre me levantaba de la cama, para entrenar natación.

Siempre le decía que no era lo mio, que malgastaba el tiempo conmigo.

-Ven aquí hijo,¿ no querrás perderte la clase de natación? ¿ no? Además, tu padre está a punto de llegar, seguro que estará contento de volver de ese infierno......

Es interrumpida, la puerta de mi casa se abre, de ella aparece un hombre bastante fuerte y alto, sus ojos marrón oscuro, su pelo color caoba con rastros de cana, su traje de militar..... Sí, es mi padre.

-Hola hijo, cuanto tiempo sin verte, ¡ven aquí para que pueda estrecharte chaval!-. Es entonces cuando empiezo a avanzar, es como si su voz me impulsara, como si me estuviera empujando una mano invisible...

-Papá.... creía que aún seguirías allí dos años más..... Creía que no volvería a verte, que jamás me enseñarías nuevas cosas en el bosque-.

-Tranquilo Devoss, estoy aquí y eso es lo único que importa.... ven aquí-.

Una lágrima se desliza por mi mejilla, miro a un lado y veo a Ruth gritar, ¿ por qué grita? Mi padre es buena persona.... a no ser.... que vea a otra persona....

-No, no voy a ir a ninguna parte, ni tú ni tú sois mis verdaderos padres, asi que fuera de mi vista-. Empiezan a llorar descontroladamente mientras se abrazan.-  ¡¡ He dicho que os largueis!!-. Y entonces la ilusión se desvanece, me encuentro a Varsai y a Ruth abrazadas.
-Venga.- les digo a las dos.-Ya lo hemos superado, cojamos las cestas y larguemonos.-

156 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 17/10/14, 08:37 pm

Muffie

avatar

Kimbra había salido de torreón sin mediar palabra con nadie, pues no lo vio necesario, puesto que todos sabían hacia donde se dirigían y cuanto tardarían aproximadamente. La engendro no se sorprendió cuando oyó el aullido de Ámarok al entrar en la calle, ya había asimilado lo que la trampa iba a mostrarle y no debía mostrar debilidad ante ello o su cazador podría utilizarlo en su contra. Por el contrario, se dirigió a las cestas sin quitarles la vista de encima. La Hija de Lunas no hizo caso a ningún grito o llanto que pudiera oír, pues sabía que todos sus compañeros habían sido advertidos sobre las trampas y no los creía capaces de caer en ellas en ese caso, por lo que aquellos sonidos bien podían ser modificaciones de la trampa.

Kimbra se hizo con tantas cestas como pudo transportar y se paró unos instantes a observar el final de la calle por si había ahí algún peligro del que todavía no se había percatado. Una vez comprobado que no era así, cargó con las cestas y volvió por donde había venido, esperando que, como era obvio, sus compañeros cumplieran con su parte y cargaran con las cestas restantes.


Sigue en Torreón Letargo.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

157 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/12/14, 09:29 pm

Red

avatar
Cuando avistaron la Avenida en la distancia al espantapájaros aún le quedaba un buen trecho por recorrer. Sekk le recordó a Vorela que debía ignorar cualquier cosa que viera por muy familiar que fuese, y lo hizo por mera precaución y para recordárselo también a sí mismo. Cada día que venía las casas le mostraban algo nuevo, y en todas las ocasiones eran imágenes demasiado reales y detalladas. Sabía que eran mentira, pero eso no lo hacía menos agradable, y aunque siempre lograba hacer oídos sordos a aquellos cantos de sirena, estos minaban su humor poco a poco.

Esperó con la libense junto a un edificio semiderruido sin apartar la vista de la bañera que poco a poco se iba acercando. Ninguno de los dos era demasiado hablador y por eso el tiempo transcurrió en silencio, pero cuando el botín empezó a descender se pusieron de acuerdo con apenas un par de palabras y se acercaron a toda prisa al punto de aterrizaje con las armas preparadas. En cuanto las cestas tocaron el suelo Sekk reunió todas las que pudo y unió las asas con una cuerda que se había traído, colgándoselas al hombro en cuanto estuvieron bien sujetas.

Vorela se encargaría de vigilar que nada se acercara mientras él transportaba la comida, y de esta guisa pusieron rumbo de nuevo hacia el torreón, alejándose sin mirar atrás de aquella avenida encantada. El ulterano aún no había explorado Rocavarancolia en profundidad, algo que planeaba hacer en cuanto llevarán algo más de tiempo instalados, pero su estúpida curiosidad le hacía preguntarse día a día que clase de cosas extrañas podía encontrar en una ciudad en la que una de sus avenidas estaba diseñada para comerte. Muy a su pesar estaba deseoso de averiguarlo.

Continúa en el Torreón Letargo.

158 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/09/15, 01:42 pm

Dal

avatar
Varsai se levantó tarde, seguía cansada pero no de la forma en que estaba antes de caer dormida. Se vistió y bajó al salón, volvía a tener hambre y por eso cuando Rasqa dijo que había que salir a por más la niña rezongó. Recogió su arco y se preparó para salir.

No le apetecía salir, pero era lo mínimo que podía hacer por la gente que se había esforzado el día anterior usando tanta magia. El camino se lo sabía ya de memoria y como siempre las casas la recibieron con visiones de sus hermanos. Eran todas falsas por supuesto, la varmana sabía perfectamente que era imposible que sus hermanos estuviesen allí pero su visión la reconfortaba y daba ánimos para seguir.

Se dirigió mecánicamente a la zona donde solían estar las cestas.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

159 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/09/15, 02:39 pm

Naeryan

avatar
Vorela ha salido con ellos, y su curiosidad al asomarse por una esquina le va a costar cara.

Las casas carnívoras atrapan sobre todo a seres indefensos. Criaturas que no están advertidas de los peligros de esa calle o de Rocavarancolia en general: cosechados y esclavos son buenos ejemplos.

Pero pueden aprisionar también a aquellos que no disponen de los medios para escaparse. Un ser con esencia, dado el tiempo suficiente y una Luna Roja brillando fuera, puede transformarse dentro; pero sin magia ni fuerzas la casa seguirá comiéndoselo.

El trasgo tiene hambre. El hambre de quien no ha comido nunca.

El brazo grotesco y escuálido que asoma de una reja de sótano, y que encierra más fuerza de la que aparenta, agarra el tobillo de la libense y tira de su pierna izquierda hacia el interior con brusquedad. Vorela cae al suelo hasta que su cadera impide que la criatura siga tirando. La libense grita e intenta hacer fuerza con los brazos y su otra pierna, pero en vano.

Si alguien se toma el cuidado de escuchar entre los aullidos de terror de Vorela, podrá oír sonidos de masticación acolchando la oscuridad del sótano.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

160 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/09/15, 07:21 pm

Red

avatar
Si Sekk albergaba algún pensamiento después de las tragedias del día anterior, este se desintegró cuando el grito de Vorela hendió el aire. El intara tardó una milesima de segundo en reaccionar, pero cuando alcanzó a la libense a la carrera esta ya estaba atrapada. El ulterano no tuvo tiempo para horrorizarse ante la escena, sin embargo, y a pesar del sonido de algo masticando que llegaba desde la oscuridad al otro lado de la reja logró desenfundar y armar su arco con celeridad. Se acercó todo lo posible a la abertura, la mandíbula apretada por la rabia, y disparó hacia el interior, apuntando hacia donde creía que estaba la cabeza de lo que fuese que había atrapado a la muchacha.
¡Vamos! —exclamó furioso cuando oyó como la flecha golpeaba la piedra, sacando otra del carcaj y repitiendo todo el proceso para modificar la trayectoria del tiro al final.

Si lograba que la criatura aflojara su presa el rubio soltaría el arco y tiraría de Vorela para sacarla de allí. Si no tendría que pensar en otra manera.
Aguanta, por favor —susurró con impotencia, su voz silenciada por los gritos de la morena. Después de todo lo que habían superado no quería perder a su amiga de aquella manera.

161 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/09/15, 08:19 pm

Seth8

avatar
Poco a poco Roaxen se va estabilizando, lo estamos logrando. Noto el cansancio en mis compañeros, están utilizando la magia y aunque yo no tengo comprendo que debe ser difícil. De pronto Irianna se desploma, Sekk es lo bastante rápido como para agarrarla antes de que caiga al suelo. Me preocupo por la idrina, quizás haya pasado su límite, si es así me sorprende bastante su personalidad. ¿Con tanto empeño quiere ayudar al xolnita? ¿A alguien que amenazó con matarla? El intara se la lleva para que duerma y los demás no tardamos en ir también, ya que el capellán no está tan mal. Caigo rendido y el sueño se apodera de mi. Despierto ya tarde, me aseo al bajar las escaleras para enterarme de que algunos van a salir a por comida. Decido acompañarles, no quiero estar dentro del torreón pues necesito despejarme.

Recorremos las calles cruzando por las casas malignas. Aunque sé que no es real me da nostalgia ver a mis padres plantados en la puerta, llamándome. Hago caso omiso y me obligo a avanzar, ya fui engañado una vez...dos no.

Los peligros aquí son imprevisibles, inesperados, es lo que tiene este sitio. No te lo esperas por lo que juegas en desventaja, es como si en una partida de póker uno de los jugadores se sabe las cartas del resto. Puede que no gane, pero tiene más posibilidades que sus adversarios. Como de costumbre nos coge desprevenidos, sin previo aviso la libense desaparece tras una esquina.-¡Joder!-.

Corremos hacia el lugar, yo con el corazón muy acelerado. ¡¿Es que nada puede salir bien en este maldito infierno?! Está atascada entre unos barrotes y algo la apresaba. Los disparos del intara no sirven, lo peor de todo es que no sabemos donde está el cuerpo pues queda oculto en la oscuridad.

No sé que hacer, su vida corre peligro y parece prácticamente imposible ayudar. Aún así no me perdonaría no haberlo intentado, debemos liberarla. No le hemos salvado la vida a Roaxen para perder a Vorela al día siguiente.-Tenemos que acercarnos, quizás podamos dañar a ese bicho para que afloje el agarre, algo debemos hacer-.Les digo a mis compañeros. La muerte de Ziack fue un gran fallo, no pudimos hacer nada pero aquí tenemos alguna oportunidad.

<<Rocavarancolia ya nos la ha jugado bastante.>>

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 13 de 16.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14, 15, 16  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.