Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por Zarket Ayer a las 09:38 pm

» Faro
por Giniroryu 21/11/17, 04:40 pm

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Jack 21/11/17, 11:43 am

» Plano de los sueños
por Naeryan 20/11/17, 09:50 pm

» Torreón Letargo
por Evanna 19/11/17, 07:23 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35980 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Avenida de las Casas Carnívoras

Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 13, 14, 15, 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 14 de 16.]

1 Avenida de las Casas Carnívoras el 02/08/11, 06:45 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Las casas de esta avenida están en bastantes buenas condiciones, o esa es la imagen que dan. Son capaces de crear ilusiones para tentarte e invitarte a entrar en ellas, para así poder devorarte. Antiguamente no había más que una, pero dado su éxito pudo reproducirse.


157 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/12/14, 09:29 pm

Red


Cuando avistaron la Avenida en la distancia al espantapájaros aún le quedaba un buen trecho por recorrer. Sekk le recordó a Vorela que debía ignorar cualquier cosa que viera por muy familiar que fuese, y lo hizo por mera precaución y para recordárselo también a sí mismo. Cada día que venía las casas le mostraban algo nuevo, y en todas las ocasiones eran imágenes demasiado reales y detalladas. Sabía que eran mentira, pero eso no lo hacía menos agradable, y aunque siempre lograba hacer oídos sordos a aquellos cantos de sirena, estos minaban su humor poco a poco.

Esperó con la libense junto a un edificio semiderruido sin apartar la vista de la bañera que poco a poco se iba acercando. Ninguno de los dos era demasiado hablador y por eso el tiempo transcurrió en silencio, pero cuando el botín empezó a descender se pusieron de acuerdo con apenas un par de palabras y se acercaron a toda prisa al punto de aterrizaje con las armas preparadas. En cuanto las cestas tocaron el suelo Sekk reunió todas las que pudo y unió las asas con una cuerda que se había traído, colgándoselas al hombro en cuanto estuvieron bien sujetas.

Vorela se encargaría de vigilar que nada se acercara mientras él transportaba la comida, y de esta guisa pusieron rumbo de nuevo hacia el torreón, alejándose sin mirar atrás de aquella avenida encantada. El ulterano aún no había explorado Rocavarancolia en profundidad, algo que planeaba hacer en cuanto llevarán algo más de tiempo instalados, pero su estúpida curiosidad le hacía preguntarse día a día que clase de cosas extrañas podía encontrar en una ciudad en la que una de sus avenidas estaba diseñada para comerte. Muy a su pesar estaba deseoso de averiguarlo.

Continúa en el Torreón Letargo.

158 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/09/15, 01:42 pm

Dal


Varsai se levantó tarde, seguía cansada pero no de la forma en que estaba antes de caer dormida. Se vistió y bajó al salón, volvía a tener hambre y por eso cuando Rasqa dijo que había que salir a por más la niña rezongó. Recogió su arco y se preparó para salir.

No le apetecía salir, pero era lo mínimo que podía hacer por la gente que se había esforzado el día anterior usando tanta magia. El camino se lo sabía ya de memoria y como siempre las casas la recibieron con visiones de sus hermanos. Eran todas falsas por supuesto, la varmana sabía perfectamente que era imposible que sus hermanos estuviesen allí pero su visión la reconfortaba y daba ánimos para seguir.

Se dirigió mecánicamente a la zona donde solían estar las cestas.

159 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/09/15, 02:39 pm

Naeryan


Vorela ha salido con ellos, y su curiosidad al asomarse por una esquina le va a costar cara.

Las casas carnívoras atrapan sobre todo a seres indefensos. Criaturas que no están advertidas de los peligros de esa calle o de Rocavarancolia en general: cosechados y esclavos son buenos ejemplos.

Pero pueden aprisionar también a aquellos que no disponen de los medios para escaparse. Un ser con esencia, dado el tiempo suficiente y una Luna Roja brillando fuera, puede transformarse dentro; pero sin magia ni fuerzas la casa seguirá comiéndoselo.

El trasgo tiene hambre. El hambre de quien no ha comido nunca.

El brazo grotesco y escuálido que asoma de una reja de sótano, y que encierra más fuerza de la que aparenta, agarra el tobillo de la libense y tira de su pierna izquierda hacia el interior con brusquedad. Vorela cae al suelo hasta que su cadera impide que la criatura siga tirando. La libense grita e intenta hacer fuerza con los brazos y su otra pierna, pero en vano.

Si alguien se toma el cuidado de escuchar entre los aullidos de terror de Vorela, podrá oír sonidos de masticación acolchando la oscuridad del sótano.

160 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/09/15, 07:21 pm

Red


Si Sekk albergaba algún pensamiento después de las tragedias del día anterior, este se desintegró cuando el grito de Vorela hendió el aire. El intara tardó una milesima de segundo en reaccionar, pero cuando alcanzó a la libense a la carrera esta ya estaba atrapada. El ulterano no tuvo tiempo para horrorizarse ante la escena, sin embargo, y a pesar del sonido de algo masticando que llegaba desde la oscuridad al otro lado de la reja logró desenfundar y armar su arco con celeridad. Se acercó todo lo posible a la abertura, la mandíbula apretada por la rabia, y disparó hacia el interior, apuntando hacia donde creía que estaba la cabeza de lo que fuese que había atrapado a la muchacha.
¡Vamos! —exclamó furioso cuando oyó como la flecha golpeaba la piedra, sacando otra del carcaj y repitiendo todo el proceso para modificar la trayectoria del tiro al final.

Si lograba que la criatura aflojara su presa el rubio soltaría el arco y tiraría de Vorela para sacarla de allí. Si no tendría que pensar en otra manera.
Aguanta, por favor —susurró con impotencia, su voz silenciada por los gritos de la morena. Después de todo lo que habían superado no quería perder a su amiga de aquella manera.

161 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/09/15, 08:19 pm

Seth8


Poco a poco Roaxen se va estabilizando, lo estamos logrando. Noto el cansancio en mis compañeros, están utilizando la magia y aunque yo no tengo comprendo que debe ser difícil. De pronto Irianna se desploma, Sekk es lo bastante rápido como para agarrarla antes de que caiga al suelo. Me preocupo por la idrina, quizás haya pasado su límite, si es así me sorprende bastante su personalidad. ¿Con tanto empeño quiere ayudar al xolnita? ¿A alguien que amenazó con matarla? El intara se la lleva para que duerma y los demás no tardamos en ir también, ya que el capellán no está tan mal. Caigo rendido y el sueño se apodera de mi. Despierto ya tarde, me aseo al bajar las escaleras para enterarme de que algunos van a salir a por comida. Decido acompañarles, no quiero estar dentro del torreón pues necesito despejarme.

Recorremos las calles cruzando por las casas malignas. Aunque sé que no es real me da nostalgia ver a mis padres plantados en la puerta, llamándome. Hago caso omiso y me obligo a avanzar, ya fui engañado una vez...dos no.

Los peligros aquí son imprevisibles, inesperados, es lo que tiene este sitio. No te lo esperas por lo que juegas en desventaja, es como si en una partida de póker uno de los jugadores se sabe las cartas del resto. Puede que no gane, pero tiene más posibilidades que sus adversarios. Como de costumbre nos coge desprevenidos, sin previo aviso la libense desaparece tras una esquina.-¡Joder!-.

Corremos hacia el lugar, yo con el corazón muy acelerado. ¡¿Es que nada puede salir bien en este maldito infierno?! Está atascada entre unos barrotes y algo la apresaba. Los disparos del intara no sirven, lo peor de todo es que no sabemos donde está el cuerpo pues queda oculto en la oscuridad.

No sé que hacer, su vida corre peligro y parece prácticamente imposible ayudar. Aún así no me perdonaría no haberlo intentado, debemos liberarla. No le hemos salvado la vida a Roaxen para perder a Vorela al día siguiente.-Tenemos que acercarnos, quizás podamos dañar a ese bicho para que afloje el agarre, algo debemos hacer-.Les digo a mis compañeros. La muerte de Ziack fue un gran fallo, no pudimos hacer nada pero aquí tenemos alguna oportunidad.

<<Rocavarancolia ya nos la ha jugado bastante.>>

162 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 21/09/15, 08:58 pm

Yber

avatar
GM
Rasqa había decidido adelantarse para comprobar que llegaban a las cestas, pero el grito de Vorela lo alertó antes de llegar a ninguna parte. El parqio resopló antes de dar media vuelta para comprobar qué había pasado. Encontrar al resto no fue difícil desde el aire y, por lo que pudo ver, parecía que la libense había hecho amigos con una casa con tanto hambre como ellos tenían. Aterrizó en cuanto pudo junto a Sekkeh y le ofreció su lanza.

Ten, que yo no puedo usarla —no estaba acostumbrado a atacar con ella a dos patas y lo útimo que quería era perder el equilibrio y aplastar a Vorela con su peso.

Por su parte, Rasqa agarró a Vorela con sus garras para tirar de ella. Si era necesario, usaría hasta los dientes. Aprovechó el acerconazo para fisgonear durante un breve instante, quería descubrir qué clase de ser tiraba de ella, y vio los rasgos una criatura grande y peluda. Dientes enormes, unos ojos que brillaban con violencia y un brazo tan consumido que le dolió la imagen y le sorprendió la fuerza con la que tiraba. Durante unos segundos, Rasqa empatizó más con el hambre del atacante que el dolor de quien se intentaba comer y dejó de tirar de Vorela. Pero pronto volvió en sí y recordó que trataba de comerse a un miembro "no Roaxen" de su manada.

¡Ayudadme! —pidió al resto del grupo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

163 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 22/09/15, 09:34 am

Muffie

avatar

Kimbra se dispuso a recoger a Irianna del suelo cuando esta se desmayó sobre él, pero fue Sekkeh quien lo hizo, adelantándose a sus movimientos. El cansancio hacía mella sobre ella y lo único que requería de trabajo en aquel momento era limpiar los restos de sangre que el tratamiento del ulterano había dejado en la zona, por lo que la krabelinense se dedicó a llevar a cabo dicho trabajo de forma manual, para luego retirarse de nuevo a la habitación, donde dormitó hasta el amanecer, momento en el que se dispuso a comenzar con su rutina diaria como si esta no se hubiera visto afectada por el accidente ocurrido horas antes. Para su desconcierto, la comida que quedaba almacenada era escasa e insuficiente para llevar a cabo su ritual de alimentación diario, por lo que se limitó a ingerir una pequeña cantidad de cecina y prepararse para la salida cuando esta fue sugerida.

Mientras Kimbra se movía cautelosa por la conocida calle, alerta en todo momento a cualquier peligro que pudiera emerger del lugar al que se dirigían o de las casas trampa aledañas, se oyó el grito de Vorela y la reacción de la krabelinense no se hizo esperar. Al igual que Sekkeh, la Hija de Lunas cargó su arco en dirección a la desconocida amenaza y disparó contra este, intentando no dañar a la libense en el proceso, y concentrada en ejercer el máximo daño posible al atacante con la finalidad de conseguir que este soltara a Vorela y así poder tener la oportunidad de salvarla.



_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

164 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 22/09/15, 11:34 am

Naeryan

avatar
El trasgo es mucho más fuerte que los cosechados, pero también está famélico. Los flechazos más el tirón conjunto logran arrancar a Vorela de sus garras: de la forma más literal posible, dado que éstas rastrillan la pierna de la libense de muslo a pantorrilla con tal de no soltarla. La masticación se ve brevemente sustituida por sonidos de succión y podrán vislumbrar al final, fugazmente, una lengua que se relame. La bestia se ha retirado al fondo del sótano a lamer con fruición los restos que le quedan entre las garras y la sangre de sus heridas. Se oye el ruido de flechas partidas.

Rabioso, sin perder un segundo el trasgo embiste contra la pared, volviendo a sacar el brazo y da poderosos zarpazos a ciegas. Algunos pasarán a escasos centímetros de quien no se aparte lo suficientemente pronto.

Vorela está consciente aún, pero sus horas están contadas. Veneno de trasgo corre por sus venas.



Última edición por Naeryan el 22/09/15, 03:25 pm, editado 1 vez


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

165 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 22/09/15, 02:51 pm

Dal

avatar
Varsai se detuvo al oír el grito y localizó pronto el lugar del que provenía. Ayudó con el resto a tirar de la libense consiguiendo entre todos librarla de las garras del monstruo que la tenía presa.

La niña contempló con horror el estado de la pierna de Vorela y luego retrocedió en cuanto el brazo de la criatura por poco le roza. Tenían que llevarla rápidamente al torreón para poder tratar sus heridas, pero no podían irse sin la comida. Indicó a Sekk que cargase a la chica y señaló a Devoss las cestas yendo ella misma a coger algunas.

En nada se reunieron con sus compañeros otra vez dispuestos a marcharse. No podían pedir a Irianna ni Sigrún que volviesen a hacer magia tan pronto, pero podían tratarla de forma normal hasta que ellos recuperasen las fuerzas. A la niña ni siquiera se le pasó por la cabeza que aquel ser pudiese tener veneno.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

166 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 22/09/15, 05:37 pm

Yber

avatar
GM
Rasqa retiró el morro a tiempo para ver como una garra de uñas afiladas rasgaba el aire frente a él y suspiró aliviado. <<¿Por qué no sale si tiene tanto hambre? ¿Está atrapado?>>. El parqio hacía conjeturas mientras el resto cargaba a Vorela. La libense no había sido la compañera más locuaz de torreón y, si bien no la odiaba con la visceralidad que lo hacía con Roaxen, la chica le importaba bien poco. Rasqa no había tenido tiempo de formar lazos con ella como sí pudo con el resto. El parqio guardaba una mayor curiosidad por todo lo que tenía que ver con el muerto de hambre peludo que con la libense herida. <<Si nisiquiera le duele a ella>> se quejó mentalmente.

Al menos, a pesar de la urgencia, el grupo logró volver a por la comida. <<Gracias a los ancianos y a los jóvenes>>. No tardarían mucho en volver al torreón con comida, pero también con otra persona de la que cuidar. Mucho "la ciudad os quiere matar", pero todos escapaban lo suficientemente vivos como para dar problemas a los sanos.

Sigue en el Torreón Letargo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

167 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 22/09/15, 09:49 pm

Red

avatar
Sekk había tomado la lanza de Rasqa dispuesto a ensartar al monstruo del sótano, pero no hizo falta, pues el hostigamiento de Kimbra tuvo efecto y el malnacido soltó a la libense, permitiéndole a sus compañeros apartarla de la reja. Su pierna tenía muy mal aspecto, pero seguía viva, y con los cuidado necesarios se repondría bien.
Ya está, ya está —murmuró el intara, devolviéndole el arma al parqio y acercándose a observar el estado de la herida—. Todo saldrá bien, ya lo verás —continuó, aplicando por tercera vez en menos de veinticuatro horas un torniquete para que la muchacha no se desangrara.

El ulterano la cargó con cuidado a su espalda y Vorela le rodeó el cuello con los brazos para afianzar su agarre, esperando a que los demás recogieran el máximo número de cestas antes de volver al torreón. El rubio se sentía aliviado, ajeno por completo a que la vida de su amiga se extinguía poco a poco.

Continúa en el Torreón Letargo.

168 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 26/09/15, 02:22 am

Naeryan

avatar
La Luna que aún no estaba en su punto álgido ya comenzaba a hacer su efecto en Sigrún. Euforia, sobrecogimiento, ganas de hacerlo todo.

Estaban ahí, ahora lo intuía. No era una voluntad vaga y dispersa como había percibido las semanas anteriores, sino claramente concentrada en pequeños puntos a su alrededor. Sus criaturillas. No podía verlas, pero ahora podía sentirlas con una nitidez que antes le había estado vedada. Eran una fuerza invisible, sí, desde luego. Pero muy concreta y tangible.

Viva.

Las arañas invisibles de Nana Fina acudieron al reclamo de su nuevo amo, correteando por las calles cercanas a Letargo, una ola tan inmensa de arácnidos que tenía sonido propio. Sekkeh podría notarlas cuando treparan por sus piernas, cuando muriesen al contactar con su piel ardiente y las otras trepasen sobre sus cadáveres para buscar su rostro. Para invadirlo, entrar por su boca y nariz para asfixiarle como hicieron con Vorela, colapsando sus pulmones y luego saliendo sin dejar rastro.

Sigrún estaría al fondo de la calle a plena vista con las manos en los bolsillos, una sonrisa inquietante en el rostro.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

169 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 26/09/15, 03:32 am

Red

avatar
Cuando Sekk detuvo su carrera en las inmediaciones de la avenida no parecía exahusto: si acaso estaba visiblemente más emocionado. Solo le quedaba encontrar la casa en cuyo sótano aguardaba su cita, pero antes de que pudiera dar con ella algo que no acertaba a ver empezó a frenar su avance. Un sonido desagradable, como de cientos de insectos deslizándose unos encima de los otros le rodeo. Podía sentir como numerosas criaturas invisibles trepaban por su ropa para morir abrasadas al tocar su piel, pero si aquello llegó a preocuparle de alguna manera dejó de interesarle en cuanto vio una figura al final de la calle.

«Sigrún», pensó iracundo.

El islandés le observaba con las manos en los bolsillos desde la distancia y había algo en su postura que repugnaba sobremanera al intara. No saber que era sólo contribuía a aumentar su cabreo.
Tu y yo vamos a bailar, desteñido —le gruño, dedicándole una mueca taimada antes de cargar hacia él con el hacha preparada. Nunca le había gustado el humano y aquel parecía un buen momento para aclarar sus diferencias—. ¡VOY A BORRARTE ESA PUTA SONRISA DE LA CARA! —bramó furioso, ignorando por completo la marabunta de arañas que le rodeaba. Lo único que le importaba era ver la cabeza del albino reducida a pulpa.

170 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 27/09/15, 09:26 pm

Giniroryu

avatar
GM
La idrina parecía en trance mientras caminaba a paso apresurado a través de la niebla. Partículas de color rojo brillante se colaban atravesando la espesura, como si fuese el modo en que la Luna repartía su bendición. Pues Irianna en aquellos momentos se sentía como si estuviese recibiendo una. El recuerdo reciente del sufrimiento de sus compañeros le hizo darse cuenta de que lo que sentía no se correspondía con lo que se suponía que debería. Se sentía pletórica y desde que había comenzado a caminar a través de la niebla, tranquila, a salvo.

Aun así avanzaba inexorablemente hacia el lugar donde sabía que se encontraban Sekkeh, Sigrún y aquellos seres que tanto la inquietaban. No tardó mucho en tener la certeza de hacia donde la estaba guiando aquella percepción extrasensorial que de pronto parecía haber adquirido y que de no ser por el estado en el que se encontraba le habría hecho dudar de sí misma. Ya faltaba poco, cada vez los sentía más cerca… Un grito en la distancia. La voz del intara sin lugar a dudas. Ante eso, la idrina echó a correr en su dirección, siguiendo la percepción más que el origen del sonido, justo a tiempo para escuchar lo que le estaba gritando a Sigrún. La niebla era demasiado espesa, por lo que tuvo que acercarse bastante hasta poder verlos y que ellos la viesen a ella. Las presencias menores pero numerosas que había detectado se encontraban apelotonadas muy cerca de Sekkeh o sobre él… Pero allí no había nada.

¿Qué está ocurriendo? ¿Tienes tú algo que ver con… lo que sea que haya ahí? —señaló en dirección al intara con el rostro girado hacia el humano, en actitud defensiva. Ahora que había recuperado la entereza, la idrina ya preparaba mentalmente los hechizos que pudiera necesitar.

171 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 27/09/15, 10:14 pm

Naeryan

avatar
"Que muera. Que mueran", repetía Sigrún en su cabeza como un mantra. Las mismas instrucciones vagas que había usado en su momento, al empezar a tomar conciencia de su don. Ahora empezaba a comprender que eran órdenes.

Las arañas se cernieron sobre la idrina también, huyendo gratamente de la presencia hirviente del berserker. Irianna podría notar su tacto repulsivo sobre la piel, también buscando asfixiarla.

Levitó fuera del alcance del intara con despreocupación, como quien torea a un animal, hasta sentarse en lo alto de una estatua cercana. Su magia se recargaba a borbotones y apenas acusó el gasto de energía.

—¿Qué? —su tono era burlón, teñido del éxtasis de la luna—. Me estoy ocupando de una amenaza, como pedisteis. Mis niñas se encargarán. No es la primera vez que lo hacen.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

172 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 29/09/15, 01:57 pm

Red

avatar
A Sekk no le importaban ni la niebla que había surgido de la nada ni la aparición de Irianna en escena, lo único importante para él era aplastar a aquel desgraciado que había osado interponerse en su camino. Los motivos tampoco eran relevantes, solo alimentaban aquella vorágine de ira que le consumía, y si lo habían sido alguna vez lo había olvidado.
No deberías estar aquí. —le gruñó a la idrina con su última chispa de raciocino.

El intara cargó rabioso contra el humano, pero Sigrún le esquivó con una facilidad ofensiva en el último momento, e incapaz de frenar a tiempo se estampó contra la pared de una casucha ruinosa que se le vino encima. Segundos después, cuando aun no habían cesado los sonidos del derrumbe, el ulterano se alzó con violencia de entre los escombros, expulsando vapor por su piel y por su boca. Le manaba sangre humeante de una docena de cortes y su brazo derecho estaba dislocado en un ángulo imposible, pero el muchacho no sentía dolor y lo recolocó sin miramientos con un sonoro chasquido. Él no lo sabía, pero su temperatura corporal ya había superado los cien grados y continuaba aumentando a una velocidad alarmante.

Sekk buscó ansioso al aracnomante con la mirada, sus ojos completamente inyectados en sangre, y cuando dio con su presa una sonrisa terrible se extendió por su rostro. Con una celeridad y una fuerza antinatural el berserker alzó el hacha sobre su cabeza y la lanzó como un obús hacía el prepotente brujo, echando a correr hacia la estatua inmediatamente después. Si el arma no le partía por la mitad el ulterano subiría de un salto a por él.

173 Re: Avenida de las Casas Carnívoras el 29/09/15, 02:33 pm

Giniroryu

avatar
GM
La idrina clavó su mirada en Sigrún. Ya no tenía duda alguna: el albino era un peligro. Pero no era el único que lo era. En aquel momento, Sekkeh irradiaba una agresividad que jamás había visto en nadie y mucho menos en el intara. La lacustre tenía miedo, cada uno de ellos le transmitía una sensación distinta, pero se traducía en miedo, al fin y al cabo.
¿De qué estás hablando, Sigrún? —Trató de sonar firme, sin vacilar en una sola sílaba—. Nadie te pidió eso, se suponía que venías a ayudar a Sekkeh. La Luna Roja lo ha descontrolado de alguna forma… Pero veo que a ti también.
Iranna dio un paso atrás cuando sintió aquellas presencias indeterminadas acercándose a ella. No pudo evitar dejar escapar un grito cuando sintió aquellas cosas sobre su piel, recordándole a los repulsivos sapos del extraño sueño que había tenido hacía meses. Por suerte para ella, el ulterano no se volvió en su contra y la idrina simplemente ignoró la frase que le había dirigido. De todos modos su mente en aquellos momentos buscaba frenéticamente la forma de librarse de aquellas cosas invisibles. Cuando el humano se elevó, Irianna lanzó el mismo hechizo sin pensar, olvidando que durante los últimos meses no había logrado volver a hacerse levitar a sí misma. Se sentía tan llena de energía en aquellos instantes que no se le pasó por la cabeza que no fuese a funcionar.

Y no lo hizo, la idrina se elevó sin problemas en el aire, aunque tampoco se dio cuenta en ese momento de lo que ello conllevaba. Desde las alturas, a una distancia prudencial de Sigrún, trató de sacudirse y de colocarse cabeza abajo para tratar de desembarazarse de los seres que reptaba por su cuerpo. Detuvo sus movimientos para conjurar otro hechizo rápido y se aplicó una protección básica sobre sí misma.

Antes de que pudiese hacer nada más, captó los movimientos del intara allí abajo, incluso antes de dirigir la vista hacia él pudo intuir de alguna forma lo que estaba haciendo, además de notar que había comenzado a emanar algo de su cuerpo. Sin pararse a pensar en nada más, la idrina se apartó aún más de Sigrún, que era evidentemente el objetivo del arma arrojadiza. Irianna no sabía qué hacer: tenía miedo de que si intentaba ayudar a Sekkeh con magia, este se volviese contra ella. Pero las heridas del intara humeaban copiosamente por algún motivo y también tenía aquellas cosas de Sigrún sobre él.

Aquellas cosas… “Sus niñas”. Así las había llamado. Y también había dicho que “no era la primera vez”. La idrina abrió mucho los ojos mientras llegaba a una conclusión que si resultaba ser cierta no estaba segura de cómo iba a encajarlo. Lo único que tenía claro en aquel momento, es que incluso a pesar del aura agresiva que manaba de Sekkeh de forma tan obvia como lo hacía el vapor, Sigrún era la verdadera amenaza.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 14 de 16.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 13, 14, 15, 16  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.