Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Faro
por Bellota Ayer a las 09:12 pm

» Torreón Letargo
por Tak Ayer a las 06:05 pm

» El Macetero
por Giniroryu Ayer a las 03:25 pm

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 10:19 am

» Feliz navidad
por Yber 21/10/17, 09:54 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35850 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Mazmorras de la Cosecha

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 15 ... 29  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 29.]

1 Mazmorras de la Cosecha el 02/08/11, 06:47 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Mazmorras a las que se lleva a los niños cosechados en la noche de Samhein y donde han de despertar.

Mensajes Anteriores (click aquí):


13 Re: Mazmorras de la Cosecha el 30/10/15, 10:54 pm

Goliat


El suave tintineo de gotas cayendo le hizo abrir los ojos muy despacio. Había soñado que volvía a Australia, y el peso de sus párpados sumado a la melodía del agua al caer le tentaba a quedarse dormida de nuevo. Por desgracia, en cuanto su visión se despejó y se encontró con una iluminación y paredes que no reconocía, Rox se levantó tan deprisa que se mareó. Durante unos segundos olvidó incluso quien era, totalmente desubicada. La espalda le dolía y la cabeza le daba vueltas, mas no tardó en recordar detalles fugaces de la noche anterior... O al menos quería creer que había sido la noche anterior. No recordaba haberse dormido, ni tampoco podía decir que día era.

Un chico de piel grisácea se había presentado en su habitación, había bichos flotando, mucho humo...

Se palpó la cien con una mano, profiriendo un quejido mientras sacaba los pies de la cama para sentarse en el borde de esta. El fuerte crujido que hizo el mueble no la reconfortó, haciendo que la coreana optase por ponerse en pie ante la posibilidad de que se rompiese bajo su peso.
Recordó el nombre del lugar: Rocavarancolia. ¿Es ahí donde estaba? Y lo más importante, ¿había alguien más con ella?
De nuevo tenía el frío calado hasta los huesos. La ventana (si es que a ese conjunto de piedras formando un cuadrado irregular se le podía llamar así) dejaba entrar poco más que una luz enfermiza, y el viento frío que se colaba a través de esta hacía que asomarse no fuese una idea atractiva. Las goteras perdieron pronto su encanto.
Dio una vuelta en la habitación, no gustándole nada la estampa de mazmorra que tenía aquello. Le habían prometido un sitio maravilloso, no el primer mapa del Final Fantasy III.
Olía a madera vieja, a humedad y a algo similar a la escayola mojada. Pegó ambas manos a su boca para calentárselas con el aliento, obteniendo un triste resultado. Aunque le seguía doliendo la cabeza, sacó fuerzas para caminar hasta la salida tras revisarse previamente los bolsillos; no encontraba su móvil, pero el recuerdo de este estrellándose contra el suelo le dejó claro que lo había dejado en su cuarto. Por suerte no tuvo que forcejear para abrir la puerta, ya que de un simple golpecito esta cedió.

Oh.—  una sonrisa nerviosa se dibujó en su cara mientras se asomaba despacio, aliviada de no estar encerrada. El ruido de pasos y el de un papel arrugándose hizo que dejase de oír las goteras y volviese a meterse en su calabozo, con una mezcla de sentimientos encima. Por un lado la emoción de no estar sola en un sitio así, y por otro el miedo a que quien hubiera hecho el ruido fuera alguien agresivo. Carraspeó antes de asomarse de nuevo, esta vez hablando en inglés—.  ¿Hay alguien? Ehm... ¿Señorito Fumeta?

Se armó de valor y salió con precaución en la dirección del sonido. No tuvo que andar demasiado hasta toparse en el corredor con un joven de pelo corto y moreno que le daba la espalda, algo más alto que ella.
Se acercó despacio y en silencio, teniendo que erguirse lo suficiente para mirarle por encima del hombro, guardando eso sí, las distancias. Los ojos se le abrieron como platos al visualizar un holograma, como esos que salían en las películas de Iron-Man. Si la vista no le fallaba... ¿aquel chico tenía un brazo mecánico? Había visto prótesis alucinantes en la Tierra, pero aquella...

Con algo de inseguridad le puso un dedo en la espalda para llamar su atención. No podía quitar los ojos de su extremidad.

Disculpa, eh... —¿Y ahora que diantres se supone que debía preguntar?: “¿Es esto una broma?”, “¿sabes como puedo volver a casa? Me he arrepentido al ver la mazmorra”—. ...Ho-Hola, ¿sabes como salir de aquí?



Última edición por Goliat el 30/10/15, 11:16 pm, editado 1 vez (Razón : ¡EL PAPEL ES MÁS ECOLÓGICO QUE EL PLÁSTICO NIÑOS!)

14 Re: Mazmorras de la Cosecha el 30/10/15, 11:01 pm

Yber


GM
Una ráfaga helada se coló por su peto y lo despertó. Eitne abrió los ojos y lo que vio le asustó tanto que se quedó paralizado sobre el colchón duro sobre el que lo habían recostado. Jamás en su vida había visto tanta oscuridad como la que le rodeaba. La única luz entraba por la rendija de lo que parecía una puerta y no era suficiente para que sus ojos desacostumbrados captaran nada. Su mente trabajaba con dificultad para recordar lo que había pasado y todos sus procesos mentales llegaban a una misma conclusión: la Carandela.

El hada le había engañado. El pequeño daeliciano se incorporó y se hizo un ovillo sobre la almohada. Le daba miedo la oscuridad, le daba miedo moverse y estarse quieto, le daba miedo absolutamente todo en aquel momento. Sus ojos se humedecieron. Eitne pensó en sus padres y en su abu y en sus amigos y en sus vecinos. No volvería a ver a nadie. Se lo iban a comer y no volvería a ver a nadie. El hada le había engañado y el niño no pudo contener el llanto. Se lo iban a comer y nadie sabría más de él.

Eitne lloró con toda la fuerza que sabía. Los mocos y las lágrimas pronto le cubrirían la cara.

15 Re: Mazmorras de la Cosecha el 30/10/15, 11:17 pm

Lathspell


Llevaba ya alrededor de quince minutos despierto, mirando el techo sin saber que pensar. Desde que salió de aquel sueño intranquilo notó que todo era diferente a lo que alguna vez pudo imaginarse. Le dolía la espalda y el cuello, la pared  a su derecha estaba derruida pero parecía lo suficientemente gruesa para que no importara. Las telarañas eran la decoración predominante, y agradecía que sus dueñas se hubiesen largado, al menos eso esperaba. Cuando las grietas del techo ya no le sirvieron para dejar de pensar, comenzó a ponerse en pie lentamente. << Estoy en >Rocavarancolia >> pensó,<< al fin estoy aquí >>, y sonriendo se desperezo sin atreverse a hacer ningún ruido muy fuerte.
Se decidió a salir, después de todo, no habia llegado a la ciudad que añoro toda su niñez para quedarse en esa… << Vaya, una mazamorra >> se dijo con pesar mientras abría la puerta. Con la mano en la puerta los recuerdos y rumores de dioses y demonios volvían a su mente. Se sacudió la cabeza febrilmente para despejarse y decidió abrir la puerta de una vez por todas. Y para no desentonar con sus pensamientos, esta chirrió como solo las puertas de las mazmorras chirrían.

- Recordare el bonito detalle - masculló Zob mientras cabizbajo avanzaba por el pasillo lleno de ruiditos a lo lejos, con la mente tensa.
Y fue allí cuando los llantos comenzaron. Llantos a todo pulmón. Abrió los ojos como platos y cerro los puños para obligarse a no temblar.

- Demonios, uno- dijo tratando de controlar su voz-dioses, cero- y siguió adelante, justo en dirección al llanto.

16 Re: Mazmorras de la Cosecha el 30/10/15, 11:53 pm

Kial


Un escalofrío subió por la espalda de Hyung, sacándole del placido sueño para encontrarse de nuevo con la aterradora realidad. Recordándole la locura que había cometido. Fue recuperando a trozos la memoria de lo que había ocurrido.
<<¡¿Cómo he podido ser tan imbécil?!>> se gritaba a sí mismo <<me pensaba más cauto>> no podía creerse lo que había hecho, como pudo tragarse las palabras de ese hombre.
¿Mundo mágico?, ese sitio parecía una película de terror por desarrollar, solo faltaba la gwishing a punto de matarle, a su espalda deslizando su mano azul por el cuello de Hyung. Cada pensamiento nuevo solo lo hacía ponerse más nervioso, y estar en lo que parecía una mazmorra solo lo hacía peor. Las paredes le parecían cada vez más juntas, pero  prefería quedarse dentro de aquel cuarto que salir a lo que parecía un pasillo del que solo entraba oscuridad.
A su lado tenía su linterna, con la pila y bombilla fundidas <<como no>>, y su martillo que de poco le servirían contra los peligros inventados por su mente fuera de esa habitación. Nada le relajaba, hiperventilaba, no podía más, sacó la cabeza por lo que parecía una ventana con una forma irregular y enana en tamaño, no servía de nada, fuera solo se veía oscuridad y ruinas.
Dándose cuenta de lo poco que le estaba sirviendo Hyung opta, aún con el miedo que le inspiraba salir, ir por el pasillo . Preparado con el martillo Hyung se dispone a andar por éste, con semejantes temblores causados por sus múltiples miedos que muy difícilmente golpearía a nadie.


*gwishing es un fantasma coreano que nace, representado principalmente por una mujer de pelo negro largo y vestido blanco, de personas que han muerto en tremendo sufrimiento



Última edición por Kial el 31/10/15, 10:25 am, editado 2 veces

17 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 12:05 am

Manasard


La ciudad cada vez se hacia mas lejana hasta que dejé de verla, giré la cabeza y pude ver el mar. Cada vez iba mas rápido, no recordaba cuando había empezado a caer, el agua cada vez estaba más cerca Y de pronto, todo negro.

Me desperté lentamente, ¿cuanto había dormido? tenía la sensación de haber dormido días enteros, pero aun así estaba demasiado cansado. Algo no era normal la cama, la sentía extraña, ni siquiera recordaba haberme metido en ella <<¿Que paso ayer?>> Abrí los ojos y me incorporé. Había poca luz pero aun así distinguí que ese no era mi cuarto, a la vez que me levantaba de la cama intentaba recordar como había llegado allí. Un hombre gris con chistera, algo llamado Roca-melancolía, y una promesa de un gran cambio. Eso fue lo único que conseguí sacar en claro ya que mi mente era un revoltijo de imágenes, conversaciones y sonidos extraños.
Dí una vuelta a la habitación, no era demasiado grande aunque parecía mas grande que mi antiguo cuarto. Me fijé por primera vez en la puerta y vi barrotes en ella <<Así que estoy en una especie de mazmorra...>> Me acerque hasta ella con poca intención de abrirla puesto que si alguien me había llevado allí no le gustaría que saliese. Tiré con desgana de la puerta que se abrió con un pequeño chirrido. Esto me recordaba cada vez mas a un videojuego, de hecho a varios.
Atravesé el umbral de la puerta con gran animo, era el protagonista de mi propio juego. decidí ir hacia la izquierda, intuición quizás, o insensatez. Pronto me di cuenta de mi error cuando oí un sollozo proveniente de una puerta cercana <<protagonista de un juego de terror, que bien>> había jugado a pocos, pero sabía que la mayoría no acababan bien. Decidí pasar de largo, seguro que alguna criatura del inframundo dispuesto a matarme se encontraba esperando a que un noob abriese esa puerta. Seguí andando y poco después escuche unos pasos que parecían venir en mi dirección, pero con la poca luz apenas podía ver nada, me pegué a la pared y decidí esperar para ver si tenía que correr o quedarme justo donde estaba.

18 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 01:05 am

Giniroryu

avatar
GM
Un golpetazo sordo la despertó. El de su propio cuerpo aterrizando en el frío suelo. Adrune no se sorprendió de encontrarse allí tirada, las caídas formaban parte de su día a día, pero sí de no reconocer aquel suelo. Notaba la cabeza embotada y le costaba pensar con claridad, por lo que tardó varios segundos en descifrar la reclamación de su aurva.
Me halaga que creas que tengo tanta fuerza, pero todavía no puedo mover paredes —le respondió con un sarcasmo poco propio de ella: el golpe le debía de haber afectado lo suficiente como para que se le ocurriera una respuesta medio ingeniosa para sus estándares—. ¿Te has llevado tú la cama a otro sitio? No, esta ni siquiera es nuestra cama… ¡Magia, Neil! —Recordó de pronto incorporándose de un salto, obviando las magulladuras—. Jack nos ha traído a la ciudad de los monstruos sin monstruos —afirmó con convencimiento y entusiasmo, observando a su alrededor.

Su alrededor tenía un aspecto poco halagüeño. Desde luego no era el lugar más acogedor del mundo. Pero por eso Adru estaba segura de que se encontraban en el sitio adecuado. Aquella celda mugrienta apestaba a magia. O eso creía la niña. Un llanto en la distancia le hizo girar la cabeza hacia la puerta.
¡Vaya! Creo que alguien ha debido de tener una pesadilla, como esas que tienes tú a veces, Neil —le comunicó a su aurva—. ¿Habrá traído Jack a más gente? ¿O igual es un habitante de la ciudad? ¡Salgamos fuera, a lo mejor necesita nuestra ayuda?

Sin esperar respuesta del chico, Adrune abrió la chirriante puerta y se asomó al pasillo.
¿Hooooola? —dijo lo suficientemente alto como para que su voz reverberase en la galería casi vacía.
Casi, porque en cuanto giró su rostro hacia un lado sus ojos se toparon con una persona que tenía un tono de piel que no había visto nunca y con ropas aún más extrañas. De un salto la sinhadre sacó todo el cuerpo fuera de la celda y examinó a aquel chico tan raro.
>>¿Vives aquí o te trajo Jack también? ¿No has oído a alguien llorar? Que por cierto, tienes algo raro en los oídos —le ametralleó de tal forma que aunque hubiera podido entenderla no le habría dado tiempo a responderle—. ¿Has venido a arreglar el edificio? —añadió al fijarse en la herramienta que tenía en la mano—. Tienes mucho trabajo por delante. Si estás ocupado no te molesto más en cuanto me digas si sabes dónde está la persona que llora. Seguramente necesite que le digan que la pesadilla no era real.
Adru permaneció, ahora sí, a la espera de una respuesta mientras se balanceaba en el sitio, con las manos entrelazadas en la espalda.

19 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 02:04 am

Evanna

avatar
Pam se quedo quieta al escuchar un grito en un idioma desconocido y antes de poder ponerse a cubierto o huir, vio la una figura extraña bajando por las escaleras que acababa de pasar. Pam retrocedió, analizando rápidamente a la figura; no era un mono del queso, ni un ordes, le recordaba mas a Dama Aroma, aunque una versión mas chiquita y con detalles diferentes, como el color de piel. Parecía un niño, o niña, no lograba saber su sexo y no parecía peligrosa, pero ni con esas soltó el cuchillo dentro de su delantal ya que le daba seguridad.

Aun estaba intentando discernir si decir algo o solo ignorarla, cuando una figura imponente para los estándares de la niña apareció; toda verde y curvas, haciéndole pega un saltito ante la entonación de aquellas extrañas palabras. El cuchillo dentro del delantal se cayó por el bote y Pam se agacho rápidamente a recogerlo, empuñándolo rápidamente y retrocediendo con el miedo latente en sus ojos lavanda. No había entendido nada de lo que dijo, pero parecía fuerte y daba miedo con ese brazo que ni siquiera parecía de carne y hueso.

Si para ese momento ya Pam estaba al borde del colapso, la aparición de un lagarto bípedo azul hablando en otra lengua desconocida, fue ya el colmo. <<Hay fauna muy rara donde vivo, pero esto es pasarse>> se iban a reuniendo y mas gente con características físicas que chocaban a la niña y no sabia como tomarse aquello ¿Eran peligrosos? ¿No lo eran?. No sabía mucho y aquello molestaba a Pam, porque no le gustaba no saber.

No entendía ni una palabra de lo que decían ¿Podrían entenderla a ella?

-No os entiendo -murmuro y analizo si sus palabras surtían efecto alguno y sin soltar su cuchillo, que poco daño podría hacer contra ese brazo o esa piel escamosa, hizo un par de señas señalando su boca, su oído y a las tres figuras, para luego negar. ¿Entenderían a lo que se refería o eran tan lerdos como los ordeses? <<Parecen una mutación de mono del queso gigante con otra cosa>> pensó sin despegar sus ojos de estos, decidiendo que no debía arriesgarse innecesariamente cuando dos de ellos le sacaban varias cabezas. No soltó el cuchillo pero si lo guardó de nuevo, sustituyendo su actitud amenazante por una mas dubitativa y alerta, desconfiada aun. Si intentaban algo tan solo correría, tenía fe en sus piernas por mucho que fuesen mas cortas que las de ellos.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

20 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 02:15 am

Red

avatar
Milo dio un bote en el sitio cuando sintió el dedo de Rox en su espalda y, tensó como la cuerda de un violín, se giró rápidamente en su dirección. Sus ojos estaban abiertos de par en par y el bollo no se le había escapado de la boca de puro milagro, pero al no percibir ninguna amenaza inmediata se relajó un tanto dejando escapar un suspiro de alivio. Concentrado como estaba en su pantalla no había oído los pasos de la humana, pero tras el sobresalto inicial se alegró de no estar solo.
Fuefos fías… —saludó apagando la pantalla holográfica, llevándose a continuación la mano a la boca algo avergonzado para retirar el aperitivo—. Perdona, quería decir “buenos días”. —empezó de nuevo con una amplia sonrisa, percatándose en ese momento de que no estaba hablando con otro irrense.

Los rasgos de la chica, ¿o era un chico?, que tenía enfrente se asimilaban a los de Ytrria, así que debían venir del mismo planeta. No se había dado cuenta antes, pero lo cierto es que no había entendido ni una sola de sus palabras.
Esto va a ser complicado —murmuró para sí, observando a la extraña con expresión pensativa mientras se terminaba su refrigerio. Algo debió de ocurrírsele, sin embargo, pues se le iluminó la mirada de forma repentina—. ¿Quieres uno? —preguntó, rebuscando en sus bolsillos y tendiéndole uno de los dos últimos bollos que le quedaban—. Vamos, están muy ricos, y luego, si quieres, podemos buscar juntos una forma de salir de aquí —añadió sonriente. Suponía que no entendía su idioma, pero sus gestos debían de ser bastante elocuentes—. Me llamo Milo, por cierto. Mi-lo. —se presentó, repitiendo su nombre despacio y señalándose el  pecho.

A pesar de ser una situación subrealista el moreno mantenía la compostura y trataba de afrontarla con normalidad.

21 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 02:23 am

Goliat

avatar
El salto del chico hizo que Rox reaccionara de la misma manera. No había pretendido asustarle, aunque lo cierto es que verle reaccionar así le dejaba claro que no era la única confusa con la situación y el lugar. Como este apagó el holograma y se giró a ella, tuvo que esforzarse por no mirarle el brazo a pesar de la inmensa curiosidad que sentía, ya que resultaría de mala educación.

De todas formas, la cara que había puesto al verle el rostro ya era de mala educación suficiente.

Parpadeó varias veces, confusa al no entender lo que decía. Su mirada se centró en su boca (y en lo que se estaba comiendo), la cual se parecía más a un pequeño morro que a unos labios humanos. No es que fuera algo exagerado, e incluso se le antojaba adorable, pero definitivamente no era algo corriente. De ser un maquillaje era uno muy bien hecho.
Oprimió las ganas de tocarle la nariz al mirarle a los ojos, de un dorado intenso que se añadía al carrito de cosas poco comunes en la Tierra.

«¿Lentillas y maquillaje? ¿Será un rodaje o un espectáculo…?¡ ¡Ah, espera! ¿Halloween?»

La coreana sabía perfectamente que no era así: sabía que la aparición del joven la noche anterior en su habitación no había sido cosa de una broma, y que el que ahora tenía delante no iba disfrazado, pero era lo más lógico que podía pensar para darle coherencia hasta que otro le afirmase lo que sucedía. No tenía mucha idea de idiomas, pero aquel del que hacía uso el moreno no sonaba como ninguno que hubiera escuchado hasta el momento. Poniendo caras que expresaban lo poco que estaba entendiendo de la conversación, Roxanne se llevó una mano a la nuca para revolver el pelo corto que nacía en la zona.

Lo siento, no te entiendo… ¿No hablas inglés? —miró con duda el panecillo que le ofrecía—. ¡Ay! ¿En serio? ¿Para mi? —a pesar de estar desubicada y de que el sitio no fuera lo más relajante del mundo, lo aceptó con una sonrisa. Hizo una pequeña reverencia, suponiendo que él no la entendería tampoco a ella—. ¡Gr... Gracias!

Abrió el envoltorio y se lo guardó en el mismo bolsillo en el que tenía la baraja de cartas. Todo estaba un tanto comprimido, cosa que daba igual ya que en cuanto encontrase una papelera o similar, este terminaría en la basura. Le devolvió otra sonrisa antes de probarlo, admitiendo para sus adentros que aquello era incómodo a la par de extraño. El bollo estaba delicioso, con un sabor que le recordaba a un pan de leche; incluso más sabroso que los que compraban en su casa. Masticó deprisa mientras asentía con la cabeza para dar a entender que le había gustado, tapándose la boca con el puño antes de volver a hablar.

¡E-Está muy rico! ¡Gracias! Erhm… ¿Milo? —frunció el ceño, concentrándose en pillar lo que suponía que era su nombre. Se llevó una mano al pecho para referirse a sí misma—. Mi nombre es Rox. Roooox.

Se sintió ridícula por encontrarse parodiando la escena de Tarzán y Jane, soltando una pequeña carcajada avergonzada como resultante.
Dio un paso atrás mientras le pegaba otro bocado al bollo, haciéndole gestos a Milo con las manos para señalarle posibles salidas.
Aunque no entendieran el idioma el uno del otro, la coreana continuaba hablando en inglés, esta vez más despacio, como si eso fuese a ayudarles a entenderse.

Creo que deberíamos ir por aquí…—señaló unas escaleras que solo bajaban, por lo que dedujo que estaban en la planta más alta. El otro parecía entenderla mejor con el lenguaje corporal, así que dejó a un lado su inglés para hablar en coreano por lo bajo, con entonación sarcástica—. “No te pierdas”, dijo Seung. “No nos vayas a llamar luego llorando porque te has perdido”… dijo Seung.


_________________________________________

Spoiler:




x:



22 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 03:45 am

NH

avatar
La cría calvita sacó un cuchillo e inmediatamente Rena fue a ponerse entre ella y otra niña. Hablaba en un idioma desconocido, y por las señas que hacía quería dejar claro que no los entendía.

-Tira.el.cuchillo.- le dijo, señalandose la mano en la que la mona llevaría el cuchillo y haciendo gesto de dejarlo caer.

Para colmo, un siseo vino por otro pasillo, precediendo a una especie de lagarto con una cresta azul. En cualquier otra situación le habría encantado el bicho, pero estaba en un lugar desconocido, con gente que no la entendía y una de ellas armada. Y el lagarto tenía dientes puntiagudos. << Pero son canijos, a unas malas puedo liarme a hostias.>>se dijo para tranquilizarse. Claro que si de verdad eran ciudadanos sabrian magia, y entonces poco podría hacer.

23 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 04:46 am

Tak

avatar
GM
Nime se había parado en medio de las escaleras porque aquella personita enana parecía todo menos cómoda con su presencia «pero quiero ver, jo». Empezó a bajar los últimos escalones lentamente, y en esas apareció alguien más. La chaqueta verde se veía perfectamente en aquella penumbra, los rasgos ya no tanto, pero sí lo suficiente para que la niña se percatase de que estaba ante una persona medio animal. La alegría de saberse realmente en un mundo de fantasía duró poco, tan poco como lo que tardó aquel personaje en alzar la voz de forma intimidante. Tenía voz de mujer, y desde luego también las curvas. Con la criatura bajita ya no estaba tan segura. «¿Así va a empezar la aventura? ¿Con un enano y una medio animal que no hablan mi idioma? Bueno, supongo que no está mal».

No se dio cuenta de que la personita pelona tenía un cuchillo hasta que la grandota se interpuso entre ambas. El gesto le dio a entender que podía confiar en aquella mujer rara, al menos un poco, pero lo cierto era que la otra criatura tampoco parecía peligrosa a pesar del arma. «Sisek intentando cocinar da más miedo que eso». Se asomó desde detrás de la espalda de la mujer animal y le dirigió un saludo agitando la mano.

Cuando apareció el lagarto azul, que semejaba estar tan perdido como todo el mundo, la libense se llevó otra sorpresa. ¿Estaba aquella ciudad poblada de personas mitad animales aleatorios? Si era así, le parecía bonito y original. Quería ver qué más posibilidades se podían dar, y por eso estaba deseando pedir salir afuera, aunque en ese momento nadie le prestaba atención.
¡Hey! —Llamó. Luego señaló al lugar del que procedía la luz que iluminaba el pasillo e imitó con dos dedos unas piernas caminando. Si al menos entendían eso podían ser sus compañeros de aventuras sin problemas.

24 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 06:39 am

Lathspell

avatar
Zob había dejado atrás la mazmorra y aun inquieto caminaba en las sombras,   << ¿acaso hicimos algo malo y nos encerraron por ese motivo? >> , pensaba. Ellos eran los elegidos, al menos eso había dicho aquella diosa (¿o era un demonio?) al pequeño que estaba cerca el día de la cosecha. Incluso después de aquella mirada los habían elegido entre tantos nublinos. ¿Qué pensarían sus primos? Con solo recordar eso se imaginó la sonrisa de su abu… no, no, no, todo eso termino aquel glorioso (¿o trágico?) día.   << Aquel día >> pensó, y no había sido hace más que unas horas.


Asustado, siguió caminando por el pasillo, mientras el llanto se hacía más fuerte en las sombras. Fue entonces cuando lo vio. Era alguien en el mismo corredor, pegado a la pared, esperando. Se acercó con cuidado, después de todo el extraño era más alto que el, y parecía amenazador  además.
Cuando el extraño se percato de él, tenso su cuerpo y Zob instintivamente retrocedió un paso. << Tranquilo, tranquilo, debe ser otro elegido >> . Los relatos y las historias de su niñez cobraban fuerza cada segundo, pero encontrarse con alguien de otro mundo era algo totalmente diferente. Zobriel sabía que si aquel muchacho era un elegido, los dioses (o demonios) habrían tenido sus razones.

<< Vale, cálmate Zob, este era tu sueño (o pesadilla) depende todo de ti >> pensó cabizbajo mientras se paraba bien y poniendo una mano en puño, la coloco en medio de su pecho e hizo una reverencia a medias. Aquello era una modificación de los saludos respetuosos que le había enseñado su abuela, y hasta resultaba irónico que cambiara sus enseñanzas en aquella ciudad que distaba tanto de lo que le habían contado hace ya tantos años.

- Hola mi nombre es Zobriel - le dijo mirándolo a los ojos directamente, supuso que no le entendería nada pero esperaba que entendiera el saludo – es un…honor conocerte.

Creyó ver un poco de asombro y algo de ¿diversión?, pero salió mejor parado de lo que esperaba. Y antes de que todo pasara  miro en dirección al llanto y señalo con la cabeza, esperando a ver que sucedía.

25 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 10:14 am

Kial

avatar
Abrió lentamente la puerta, con cada sombra al otro lado de ésta le daba un sobresalto, pero no eran ni la mitad de grandes que el que le dio al oír a alguien llorando a voz en grito. Su corazón se le paró unos segundos, seguida esa pausa de unos latidos fuertes, rápidos y constantes. A punto de unirse a estos sollozos con los suyos propios de lo mal que se encontraba, su mente le gritaba darse la vuelta pero ya no podía todo lo que le esperaba a ambos lados de la puerta era terror, y desde luego dentro no haría nada.
Siguió andando por el pasillo en sentido contrario a esos lloros, fuera lo que fuera lo que lloraba, ni le incumbía, ni quería descubrir que era. Realmente no sabía que buscaba, avanzaba hacia la nada esperando una mejora de su situación.
Miró hacia atrás con la esperanza de no encontrar nada, pero lo que no se esperaba era lo que se encontró delante. Tal susto le pego aquella chica de pelo morado y pintas raras, que sentía que se le iría el alma por la boca. Se le saltaron las lágrimas, pero no grito, él nunca gritaba.
Aquella chica no hacía más que hablar en un idioma desconocido para él. Por suerte no parecía ningún peligro, por cómo se comportaba parecía ajena a la situación en la que se encontraban. Ese lugar era de todo menos bonito, no sabían que seres podrían estar vagando por los pasillos como ellos, y sin embargo ella parecía hasta curiosa por descubrirlo. Quizás se tratara de una ciudadana de aquel lugar.  De cualquier manera esto le vino bien, la simple presencia de aquella extraña de lenguaje desconocido le relajaba, ya no estaba tan solo. Negó con la cabeza en señal de que no la entendía, ella ya llevaba un rato hablando y no estaba seguro de que se estuviera dando cuenta de que no la entendía. Le saludo con una reverencia, pero los nervios le pudieron y acabo vomitando a los pies de aquella muchacha. <<Y así se da una buena primera impresión>>

26 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 01:59 pm

Manasard

avatar
Me sorprendió que el chico hiciese una reverencia y más en aquella mazmorra, <<Bueno, si esto es un juego actuaré como tal.>> Imite la reverencia, aunque algo torpe. Mientras me decía algo de lo que no entendí nada, por su aspecto debía de ser asiático aunque más pálido de lo normal. A pesar de no entenderle pensé que ese chico no parecía ninguna amenaza pero por si acaso estaría en guardia.

Me señalo con la cabeza hacía la dirección de la que provenía el llanto, supuse que el chico querría saber de dónde salía, normal, a mí también me picaba la curiosidad -No se lo que es- dije en ingles mientras negaba con la cabeza -Pero no me inspira confianza- Al ver que seguía con la misma cara me di cuenta que no me había entendido, aunque no le culpo, quien no iba a entender nada de inglés, la segunda lengua más hablada del mundo. Intente encontrar el gesto universal para indicar desconfianza. Señale hacia ese sitio y moví la mano a la vez que hacia una mueca y hablaba con el inglés más simple que conocía. Le mire y suspiré, debía de parecer ridículo. Ya me costaba hablar con un desconocido como para que encima no hablásemos ninguna lengua común.

No sabía si era verdad mi teoría de que quería saber que era lo que provocaba los sollozos si prefería salir corriendo hacia el otro lado, pero pensé que lo mejor era estar juntos. Le señale ya él, después a mi e hice un gesto como si juntase algo con las manos. Esperaba que lo entendiese. Miré en las dos direcciones del pasillo señale hacia una y después a otra haciendo un gesto interrogante con los hombros. Si decidía fuésemos hacia el llanto le seguiría, aunque no con mucha ilusión. Después pensé que qué estaba haciendo, si esto era una mazmorra como buen jugador debía explorar todas las habitaciones. No podía ser más ingenuo. Le miré, fui despacio hacia la fuente de los sollozos que provenían de una puerta, y la empecé a abrir despacio.

Con toda la ilusión de estar en un juego no intenté recordar nada de la noche anterior, de hecho ni siquiera pensé en ello. Mientras abría la puerta decidí que ya lo haría más adelante

27 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 03:26 pm

Seth8

avatar

Intentaba comprender lo que decían, pero era imposible. Al igual que ellos no le entendían a él, cosa que era normal. Estaba claro que esa gente no era asreniana... <<Son de otro mundo>>. Dio un paso atrás en cuanto se fijó en que uno de esos seres tenía un cuchillo. El del pelo verde hizo gestos para que lo tirara, y Drusar completamente confundido por la situación dio un paso adelante.

-Déjalo, si quisiera hacernos daño ya lo habría hecho.- Dijo olvidándose de que no podían entenderle. Cuando la chica del pelo negro señaló la luz al final del pasillo Drusar asintió, tenían que salir de ese lugar.

Se puso bien el poncho que llevaba puesto y empezó a caminar hacia la salida. Si querían quedarse allí discutiendo que lo hicieran. El reptil no pensaba perder más tiempo del necesario.

28 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 04:23 pm

Jikan11

avatar
Frío, un frío horrible e intenso circulaba desde sus pies hasta el último y negro pelo, esto lo hizo despertar,pero no dónde empezó a dormir.
Ya estaba allí, ni siquiera sabía pronunciar ese maldito nombre, pero debía serlo, el lugar de los portentos más asombrosos, hogar de lo fantástico y lo mágico, y a pesar de todo eso, ¿No había una habitación menos terrorífica en todo ese lugar?. La habitación era pequeña, la cama de pena, y no había más luz que la de una pequeña y ornamental ventana, por la que vió confirmadas sus sospechas.
Se encontraba en un mundo desolado y triste, y es que el poder es algo muy frágil, que al parecer en este mundo debió quebrarse y volverse contra ellos.
Drake se percató de que había una puerta, que no vió antes porque era del mismo color de las paredes y por la poca luz que brindaba aquel portal a la desolación.
Decidió, asqueado, y si, un poco temeroso,salir por la puerta para empezar su búsqueda de lo que le había traido aqui, la cura para su abuelo. Nada más salir se percató del tamaño de aquel pasillo, era ridiculamente enorme, no parecia poder ser real, aunque podría ser también por estar recién levantado, Drake siempre tarda un rato en ser persona después de dormir.Se decantó por el lado izquierdo para seguir avanzando, sin embargo, esto no resultó ser un buena elección. Unos gritos de lamento indescifrables se oían no muy lejos y Drake un poco amedrentado, preguntó inocente -¿Hay alguien ahí?-


_________________________________________

Sic parvis magna.

29 Re: Mazmorras de la Cosecha el 31/10/15, 06:37 pm

Muffie

avatar

- ¡Magia!- exclamó el niño cuando Adru dijo la palabra, despertando al aurva por completo.

Neil miró frenéticamente a su alrededor buscando la magia materializada de alguna manera, pero solo vió piedra desgastada y colores grises que le hicieron fruncir el ceño. ¿Ese era el fantástico lugar al que les habían llevado? De nuevo Neil no podía compartir la efusividad de Adru, ya que el sitio más que parecerle fascinante solo le disgustaba y le asustaba.

En ese momento un llanto llegó a sus oídos. Neil estuvo de acuerdo con Adru en que podía deberse a una pesadilla, y es que no le extrañaba que alguien viviendo en un lugar como ese las tuviera, pero no le gustó la idea de ir a por él. Neil quería ayudar en caso de que la persona del llanto necesitara ayuda, pero le daba miedo aquel lugar y no tenía muy seguro qué se iba a encontrar por ahí.

Neil siguió de cerca a su edeel aferrándose por detrás a su poncho y asomándose por su lateral de vez en cuando. El aurva tenía miedo de perder a su edeel en un descuido o que esta saliera corriendo por su impetuosidad, por lo que no pretendía soltarla; aunque tampoco llegaron muy lejos, ya que en cuanto salieron se toparon con un extraño chico que tenía un color de piel inusual. Neil se encogió más tras Adru, escondiendo su boca en la bufanda. Adrune habló con él, o al menos ella le hizo algunas preguntas, pero Neil se limitó a espiarlo tras esta, identificándolo como edeel por sus ojos oscuros y buscando tras él a su posible aurva.

De repente, el chico, nervioso, vomitó a los pies de Adrune. Neil sorprendido y asqueado pegó un chillido y se tapó rápidamente la boca y la nariz con una mano para evitar imitarle y se escondió totalmente tras su edeel, cerrando los ojos fuertemente, temblando y diciéndose a sí mismo que aguantara las arcadas. En su estomago solo estaba el desayuno y no sabía cuándo podría volver a comer.



_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 29.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 15 ... 29  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.