Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Calles
por Jack Hoy a las 01:58 am

» El Cuchitril
por Giniroryu Hoy a las 12:41 am

» Acantilados
por Red Ayer a las 10:51 pm

» Torreón Silente
por Dal Ayer a las 05:36 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Cuervo Ayer a las 04:39 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 43 usuarios en línea en la fecha 08/07/19, 06:17 am
Estadísticas
Tenemos 182 miembros registrados
El último usuario registrado es Mrrblake

Nuestros miembros han publicado un total de 40145 mensajes en 757 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Oeste » Prisión

Prisión

Ir a la página : Precedente  1, 2

Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 2.]

1Prisión - Página 2 Empty Prisión el 02/08/11, 06:47 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Vieja prisión que se lleva a los niños cosechados en la noche de Samhein y donde han de despertar.

Ver mensajes archivados:


13Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 02:37 am

Giniroryu


GM
Abrió los ojos lentamente. Le costaba enfocar, como si en lugar de una persona se tratase de uno de los miembros de su clase menos evolucionados. Pero mover la cabeza no lo arregló, si no que incorporarse en… donde quisiera que estuviera tan de repente no se probó como una buena idea.
Por todos los clingers haraganes… ¿Qué plumas…? —Se llevó una mano a la cabeza y esperó unos segundos con los ojos cerrados, tratando de estabilizarse. La otra mano la colocó sobre un costado en el que notaba un dolor punzante—. A ver, Lethe, piensa. Esto no puede ser peor que aquella ocasión en la que un incompetente casi hunde el barco.
Por fin comenzaba a ser capaz de ver, aunque todavía tuvo que parpadear y frotarse los ojos unas cuantas veces para despejar su visión nublada. Y lo primero que hizo, mucho antes de analizar sus alrededores, fue darse cuenta de que con la otra mano había tocado algo. Algo de madera. Algo de madera y roto. Podía ser peor, al parecer. Y lo era.

¿¿Por qué tengo un trozo de mi valiosa caña en mis manos sin que esté unido al resto de ella?? —Gritó al aire saltando del camastro en el que se encontraba—. Alguien va a pagar por esto. Oh, ya lo creo que sí. ¿Cómo se llamaba aquel tipejo que desafiaba las leyes de la naturaleza? Da igual cómo se llame: va a pagar por esto.
Sin pensarlo se había dirigido a la puerta de la sala en la que se encontraba, al verla entornada y había salido al pasillo, demasiado enfadada como para hacerse preguntas más apremiantes para casi cualquier otra persona. El pequeño jaleo del exterior, lo que parecían voces incomprensibles, era ruido de fondo para ella en aquel momento. Había empezado a recordar poco a poco lo último que ocurrió antes de perder el sentido y no poder acordarse al detalle todavía le enfadaba más. ¿Cómo iba a encontrar a aquel medio desplumado si no?

<<Hablando de desplumados…>>. La visión repentina de los dueños de las voces le hizo dejar en segundo plano durante un instante el trozo de caña. Sus ojos recorrían el pasillo y Lethe, inmóvil, estaba teniendo problemas para procesar lo que estaba viendo. Muchas… ¿personas? de aspecto a cada cual más extravagante iban y venían, entrando y saliendo de otras puertas. O al menos creía que eran personas, los ojos de sus rostros tenían el brillo de criatura inteligente y era posible que estuviesen hablando idiomas desconocidos y no simplemente emitiendo sonidos propios de animales. Aunque, bueno, a la enderth no le gustaba sacar conclusiones precipitadas y eso de que eran inteligentes estaba por ver.

Sopesaba si acercarse a alguno de ellos cuando fue uno de ellos quién se acercó a ella. Una criatura desplumada, que no se parecía en nada al tal Noel <<eso, leches>> se le había acercado y hacía gestos muy exagerados que parecían querer indicar claramente que le siguiera. Lethe lo examinó unos instantes antes de encogerse de hombros. No parecía querer hacerle daño y no tenía ni la más mínima idea de donde se encontraba, por lo que tal vez no sería mala idea seguirle por el momento. De hecho, un grupo de personas <<qué raritos son>> parecía ir en la misma dirección y tal vez lo más prudente fuese seguirlos. Cuando atravesó el gran portón supo enseguida hacia donde se dirigían. No podría decir que aquel barco volador no era impresionante, aunque no parecía demasiado práctico. Quizás en él viajaba alguien a quien pudiera preguntar QUIÉN IBA A PAGAR POR SU CAÑA.



Última edición por Giniroryu el 06/04/19, 03:33 am, editado 1 vez

14Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 02:54 am

Yber


GM
¿Aramara? ¿Qué ha pasado? Y ya que estamos, ¿dónde coño estoy?

Me duele la cabeza. Recuerdo lo de anoche, pero solo regular. Una criatura nariguda, sin pico, pero como nosotros. La niebla verde… Me dijo que me llevaría a Rocanosequé y que encontraría una cura para mi padre, pero también me dijo que no existís, que no sois reales y que hay gente de a pie, como yo, ostentando vuestro poder. ¿Me explicas por qué vine tan rápido? Todas las dudas que tengo ahora las debía de tener ayer, ¿no? Espera… ¿me han drogado, verdad? Tiene que ser eso. Mira, me cago en todos los misterios de Ulularia, pero no se lo vayas a decir. Esto queda entre tú y yo.

Me levanto de una cama de mierda, en una habitación de mierda. Las paredes son de piedra, lo cual no me da en absoluto sensación de cárcel, ¡qué va! No hace más frío que en el puesto de vigilancia, pero hay algo en el ambiente que me lleva a abrazarme. A lo mejor es que estoy cagada, o quizás es la sequedad que lo cubre todo: la ausencia de niebla. La luz del día entra por una ventana pequeña que quizás tuvo barrotes en otra vida o en otro plano, pero ahora es el primer agujero que me comunica con este nuevo lugar.

Para poder asomarme necesito cubrirme los ojos con la mano, es el día más brillante que he visto nunca y… ¡Por los dioses! Aramara, ¡¿eso es el cielo?! Arrastro la cama hasta la ventana y me subo en ella para asomarme mejor; miro hacia arriba. Hay pequeños cúmulos de niebla, o eso creo, pero todo está cubierto de un azul despejado. Es precioso, uniforme, y está lejos. Muy lejos. No tiene nada que ver con lo que hay en casa, la niebla pegajosa que lo empapa todo. El sol llega sin filtros hasta aquí.

Perdóname, porque aunque sigo con una sensación desagradable en el fondo del estómago, estoy flipando. Tanto que he tardado en oír las voces que hacen eco por el pasillo y mucho menos ver la gente que se acumula fuera del edificio en el que estoy. ¡Qué barullo! ¿Serán todos polluelos secuestrados como yo? Hay formas extrañas entre ellos.

Todavía me siento estúpida por haber sido tan fácil de secuestrar, Aramara, no te miento, pero hay algo que me hace cosquillas en la nuca. ¡Mira, mira! Se me erizan hasta las plumas de la cabeza. A lo mejor dama Enigma no me mentía, o no del todo. A lo mejor era la señal que te pedí y aquí es donde encontraré la cura por la que tanto os he rezado.

Por favor, Aramara, que todo esto sea un regalo vuestro. Por mi padre y por vosotros, estoy dispuesta a pelearme con quien haga falta.

Salto de la cama y me dirijo hasta la puerta. Está abierta y enseguida veo a las primeras… ¿Personas? No sé qué son. No sé cómo llamarlas, desde luego cercanas no son. Sus caras muestran expresiones de confusión y perplejidad y en el fondo siento que yo tengo más claro qué hago aquí que ellos. Les dedico una sonrisa a dos… ¿Muchachos o muchachas? Todos tienen rasgos anómalos, algunos podrían haber salido de cualquiera de vuestras leyendas. ¿Eso que hablaba era una hierba? Dioses… Está claro que no nos entendemos. Tiene sentido que no hablemos el mismo idioma. Pero ¿sabes qué, Aramara? Que me la sopla todo. Abandono el edificio de piedra y sigo a los polluelos que nos guían. Si veis a una cercana intentando mirar el sol sin cegarse a través de su namitka, esa soy yo.


Os podéis echar mi destino a suertes, Aramara. ¡Qué maravilla!

15Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 05:17 am

Lathspell


- Pulso normal.... - dijo tocándose el cuello. Había despertado recostada y pestañeando. El frío parecía no irse y estaba segura que las drogas que le habían dado tenían efectos secundarios. - Demasiado normal...lo que ya es anormal de por si de unos secuestradores que piden permiso y....bien pulso normal y sin nada de inyecciones en el cuello.. - Kyllikki continuo su examen poco a poco antes de tomar valor para levantarse y sentarse en la oscura habitación. Se ajusto la chalina con calma, respiro pesadamente, comprobó que no tenia nada fracturado, que no habían retirado y vuelto a poner su ropa, y al final se puso de pie nuevamente moviéndose un poco - Bien bien bien bien, tenia razón, tenia rozan, si era de otro mundo  yo estoy ahí, y estoy sana,mas o menos....ay no ay no ay no,debí leer todo....

Empezó a dar saltitos mientras movía las manos desesperadamente. La parte buena era que no la había secuestrado una banda de traficantes de órganos de la deepweb, al menos no había cámaras ni buena iluminación para algo así, y la mala era que, lo que a causa de la picadura de Morfeo parecía impresionante, seguía siéndolo ahora. No le habían mentido ni los recuerdos que tenian le aprecian menos persuasivos, y ahora estaba en otro mundo, con mucha letra pequeña que no había leído, con frió y absolutamente sola. - No no no no, bueno si, pero....no, como se supone que me den ahora toda esa magia y.... - Se callo tapándose la boca mientras oía ruidos afuera. Su curiosidad pudo mas que su sentido del miedo y corrió a la puerta abriéndola y mirando como una niña pequeña. Habia mas gente, chicos de su edad, alienigenas de edad similar, mas pequeños, mas grandes, pero definitivamente humanos y no humanos. Entro nuevamente como si temiera que la sorprendieran y comenzó a respirar casi casi al borde la de hiperventilación.

- Muy bien muy bien Kiki, ya estas aquí....gracias a una droga rara por esa linda ratita y una muy vil engatusadora...pero al menos no parece que fuera todo mentira... - se acomodo su gorro, se aliso el polerón que tenia y acomodo su cabello debajo de la chalina antes de dar un saltito y decidirse a salir. Dio un paso fuera de la habitación vieja y derruida donde había dormido y se quedo parada, como esperando a las alarmas que jamas llegaron. Miró a ambos lados y se fijo que algunos la miraban antes de seguir caminando, trago saliva y levanto una mano formando un arco antes de ponerla nuevamente tiesa en su costado. - ¡Hola! ... claro ni siquiera en la tierra se usa el mismo idioma y tu decides saludar así sin mas...Pues... Hei, Hallo, Hi... y Ciao...Salve, y...Privet... - Estaba contando con los dedos las varias maneras de decir hola que sabia -   ...Alofa, Salut....y Koa...bueno no se mas.... - dijo ruborizándose y empezando a caminar sin tratar de adelantar a nadie  y mirando a los costados con nerviosismo - No parecen muy preocupados por encadenarnos o algo, lo que sugiere que no tenemos manera de escape fácil, por cosa de la distancia o porque realmente estamos en otro planeta...lo que también da que pensar dado el estado de este sitio, no es que quisiera una academia de magia como en.....¿por que siempre tiene que hacer frío? - termino diciendo mientras se frotaba los brazos y seguía camino a la salida detrás de los demás cosechados..

16Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 11:12 am

Goliat


Antes de recuperar la consciencia por completo, Kahlo percibió el olor a humedad y polvo del ambiente, el duro camastro sobre el que se encontraba y la presión de su propia mano cerrada con fuerza en torno a una piedra. La duda la embargó desde antes de tan siquiera abrir los ojos, y no hizo sino aumentar. Sus labios se entreabrieron para respirar por la boca, agitada por el repentino latir brusco de su corazón al descubrirse en un lugar totalmente extraño. Se incorporó a toda velocidad en cuanto se fijó en el asqueroso polvo que se acumulaba allí donde yacía, en las telarañas viejas de las paredes y el moho oscurecido del techo. No quería estar en contacto ni remotamente cerca de nada.

¡Santos!

El mareo de levantarse tan deprisa invadió su cuerpo, y aún sin soltar aquello que tenía en la mano se abrazó a sí misma, quitándose el polvo del trasero, de los brazos y del mantón de manila con expresión de horror, como si por dormirse allí pudiera pillar cualquier enfermedad crónica. Antes de arreglarse la falda abrió su mano, descubriendo en esta todas las perlas de rutenio que… un segundo. Todas las perlas de rutenio del collar que le había regalado Ovhirio. Su mente viajaba a todos los recuerdos de esa noche, de la fiesta, del numerito de su prometido para darle la prenda, de Nohlem en las escaleras, de…

¡¡Esa pedazo de furcia malparida!! —gritó sin pensar, tapándose ipso facto la boca ante la agresividad de su propio tono. Su cara se había teñido en rojo de la furia, pero sus ojos no tardaron en inspeccionar el lugar con miedo. Si estaba secuestrada… o peor, lo último que le interesaba era gritar y llamar la atención.

«Me ha secuestrado un espíritu. ¡PUES CLARO QUE SÍ! Imbécil, incauta, inútil. ¡Y TÚ VAS Y LE CREES!»

Giró sobre sí misma para ver a su alrededor, todavía con la mano sellando sus labios. El repentino sonido de pasos y murmullos tras lo que parecía la entrada le hizo abrir los ojos como platos, congelándose de puro miedo. El ruido no hizo sino aumentar, y ella sintió ir a desmayarse de un momento a otro.

«Por las raíces del mundo, dónde estoy. ¿Estoy muerta? ¿Estoy en el más allá?» apretó el rutenio en su mano hasta que el dolor al comprimirlo contra sus anillos se hizo de notar. «No, no estoy muerta. Por favor, ojalá estuviera muerta. Me está bien merecido por estúpida…»

La varmana quiso llorar, quiso arrinconarse contra una esquina mugrosa y esperar a que alguien o algo viniese a por ella -fuese para lo que fuese-, pero su orgullo, todavía presente a pesar de todo, la instaba a enfrentarse a lo que pasaba fuera. Si moría nada más salir: bien, al menos acabaría con la frente alta y tragándose su propio pánico.

O al menos ese era el plan. Nada más abrir la puerta vio lo que parecía un reptil bípedo tamaño varmano vestido con harapos. La cerró de bruces.

No, no, no, NO. He muerto. He muerto y la… la… la tipa esta tiene la culpa. No me han dado entierro, no me han sacado los ojos. Y ahora estoy viendo el infierno. Sí, exacto, esto es lo que pasa cuando le vendes tu vida a un espectro —recitó para sí a toda prisa, importándole un comino que la oyeran. El sonido de su propia voz la calmaba un poco. Se quedó otro rato así, parada, con los brazos temblando y la vista fija en la punta de sus botines. En lo que se hubo calmado emitió un suspiro, alzó la cabeza, se quitó las gafas, las colgó de su camisa y se arregló el mantón, apretando los puños antes de abrir la puerta—. De acuerdo.

Kahlo miró a la gente pasar unos instantes desde el marco, oyendo de sus hocicos amorfos todo tipo de sinsentidos. No repararon en ella e iban todos en la misma dirección. Uno remotamente varmanoide la miró unos segundos, hizo un gesto con la cabeza apuntando hacia donde marchaban y dudó antes de hablar, como si ya supiera que no le entendería.

Está bien. Está bien.

Siguió al grupo hasta el exterior, procurando evitar el contacto visual con ninguno, ni reparar en todas las rarezas de sus cuerpos y sus lenguajes. La luz de fuera resultaba cegadora, y se arrepintió de no haber cogido las gafas de sol en lugar de las de hipermetropía, especialmente una vez hubo vislumbrado el espectacular barco volador. La potente imagen distrajo a su cerebro de los seres que la rodeaban, de lo feo que era todo lo demás e incluso de los monstruos que pisaban la cubierta.

17Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 11:29 am

LEC


Lo primero que notó Amira al despertar fue su pulso en las sienes y un intenso dolor de cabeza.
Ugh… —se quejó, llevándose la mano a la cara. Aún llevaba las gafas del disfraz puestas—¿Tanto me pasé anoch…

No terminó de formular la frase antes de caer en dos cosas: la primera, no estaba en casa; la segunda, anoche no había llegado a salir de fiesta. Se incorporó y aún sentada en el catre observó la habitación en la que se encontraba: la piedra gris y fría no le inspiraba demasiada confianza, y el catre en el que estaba tampoco era muy bueno. «¿¡Dónde hostias estoy!?». Se levantó apresuradamente, mientras trataba de recordar todo lo de anoche, aunque estaba algo borroso. Recordaba haber tenido que volver a casa, la desconocida que se había encontrado y le había insinuado que podía saber algo sobre su pasado y… el olor a incienso del humo verde. Una expresión de pánico se instaló en su cara por momentos, cayendo en que la habían drogado con total seguridad.

Respiró profundamente para calmarse, quitándose las gafas del disfraz y frotándose los párpados tratando de pensar en algo. En ese momento agradecía no haber llevado las lentillas como había pensado inicialmente, porque haber dormido con ellas le hubiera destrozado los ojos.

Iba a dirigirse a la puerta cuando entre las raídas sábanas del catre vio su bolso y se le iluminó la cara. Si habían sido tan descuidados de dejárselo, a lo mejor podría llamar a emergencias, y además saber dónde estaba exactamente por el GPS. Abrió el bolso con esperanzas renovadas y al encontrarlo se le escapó un suspiro de alivio. Pulsó el botón de encendido para desbloquear la pantalla, pero no encendió. Lo pulsó más tiempo, tratando de apagarlo y encenderlo a la fuerza; quitó la batería y volvió a ponerla; pulsó frenéticamente todos los botones e incluso le dio un suave golpe contra el catre con esperanzas de que funcionara, pero nada hizo que encendiera. Lo peor de todo es que estaba segura de que no se había quedado sin batería, porque había salido de casa con ella completamente cargada: solo quedaba aceptar que había muerto.
No. Nononononono. Mierda, joder, MIERDA —estaba realmente frustrada. Sus esperanzas de llamar a la policía para que la rescatasen acababan de desaparecer por completo, y además se había quedado sin poder usar su Twitter y su Instagram hasta que pudiera salir de allí como poco.

Guardó el móvil en el bolso con pura resignación y se dirigió a la puerta. Desde luego, si Akeyo Kau la había drogado y secuestrado anoche, no había elegido un buen lugar: aunque el resto de la habitación fuera de piedra, la puerta de madera estaba carcomida y estaba segura de que no haría falta demasiada fuerza para forzarla. De hecho, ni siquiera parecía tener cerradura.

Fuera comenzaba a hacerse más fuerte el ruido de voces y de pasos que hasta entonces había ignorado mientras trataba de poner orden en sus pensamientos. «A lo mejor alguien tiene un móvil que funcione…». Empujó la puerta sin demasiada fuerza y esta cedió con un chirrido, revelando que ni siquiera estaba cerrada. Si de verdad la habían secuestrado, habían hecho un trabajo pésimo.

Amira salió de la mazmorra y siguió a la muchedumbre, fijándose en algunos al azar. «Joder, como se curran los cosplays algunos. Tengo que pedirles consejos...», pensó inicialmente, hasta que un bicho-pájaro le paso cerca y pudo fijarse más en él. —¿PERO QUÉ COJONES? ESO NO ES HUMANO —exclamó, aunque había más sorpresa que rechazo en sus palabras. Tratando de no destacar demasiado entre el gentío —algo un poco difícil después del grito que había pegado—, siguió a los demás hacia donde quisiera que fueran.

18Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 11:33 am

Harek

Harek
Chromsa abrió los ojos. Tardó un poco en despertarse del todo y fijarse bien en el lugar donde se encontraba. Por la pinta que tenía aquella pequeña habitación de piedra, con lo que podría considerarse una "cama" del mismo material adosada al muro derecho y unas rejas delante de él, estaba seguro de que estaba en una celda. Era un sitio bastante oscuro, que solo iluminaban las antorchas que había en el pasillo.

-Pero, ¿cómo he llegado aquí?- pensó-. Hace un momento estaba en mi casa hablando con ese sacerdote y ahora estoy en prisión. Es cierto que estaba cansado, pero lo único que hice fue cerrar los ojos un poco y.. aquí estoy-. Para asegurarse de lo sucedido buscó entre sus bolsillos las semillas y la paleta, y allí estaban. Además, tampoco sabía por qué lo habían encarcelado si no había hecho nada malo.

Parecía que no estaba solo.  Algunas figuras se estaban moviendo por el pasillo y se escuchaba mucho jaleo a lo lejos. Parecía uno de esos días de mercado en el pueblo en los que hay mucha gente, pero no lograba entender nada de lo que decían.

Se acercó a los barrotes, concretamente a la puerta de éstos. Eran barrotes no muy anchos y, aunque no lo veía bien por culpa de la poca luz y su peculiar visión, parecían oxidados y en mal estado. -Si hay suerte tal vez...- empujó suavemente la puerta, que se abrió provocando un fuerte rechinar.

Avanzó entonces por el pasillo, mientras iba mirando a las otras celdas. Allí había gente, o eso quería pensar. La verdad es que eran muy raros. Algunos sí que se parecían ligeramente a los ochrorios, pero otros parecían más animales que seres inteligentes. Si ya le extrañaba no conocer dónde estaba Rocavarancolia, ahora sus dudas eran aún mayores en cuanto a aquel lugar. -Aún así, parecen estar tan perdidos como yo. No parecen malos- pensaba mientras iba saludando con la mano y una calurosa sonrisa a aquellos que todavía no habían salido, además de indicarles con señas dónde estaba la salida.

Llegó a unas escaleras que subió con curiosidad. Arriba era de donde venía todo el jaleo y parecía estar más iluminado. Las subió y se encontró en una plaza abarrotada de "gente" muy diferentes entre sí. El sitio era bastante oscuro quitando el abanico de colores (que sabía que era limitado por su visión) que podía observar en los jóvenes allí reunidos que parecían estar nerviosos y desorientados. Chromsa también los estaba, pero su tranquilidad frenaba aquellas sensaciones por ahora.

Todos miraban hacia arriba y Chromsa, tras hacerlo, no se extraño de por qué. Un barco como los que había en Ochroria (al menos en concepto, porque se diferenciaba muchísimo de los que había visto en los ríos, aunque no lo vio bien hasta que estuvo lo suficientemente cerca) se dirigía hacia ellos por el aire. No lo veía muy bien, pero parecía que había gente en el navío, o al menos tres manchas que no podía identificar como partes de un barco. -Bueno, parece que si me quedo por aquí me enteraré de qué está pasando. O eso espero.-


Sigue en Plaza de la Fuente.



Última edición por Harek el 07/04/19, 11:43 am, editado 1 vez

19Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 11:57 am

PePo

PePo
Al abrir los ojos Toni tuvo la sensación que seguían cerrados. La capa de oscuridad era tan densa que no podía ver la lámpara de papel que daba luz a su cuarto. No tardó mucho en acostumbrarse a la no claridad, pero bastante en darse cuenta de lo que estaba pasando.

Lo'muerto la negra– dijo levantándose de un salto.
Solo veía piedra. Las paredes de piedra, el suelo de piedra, la cama parecía de piedra, pese a notar algo mullido. Toni tenía la sensación que respiraba piedra.
Se palpó el cuerpo y se dio cuenta que seguía con el pijama enterizo gris que se había puesto para dormir.

¿En qué momento dije que sí?–dijo en susurros– Si no te puedes fiar de los negros coño.
Cuando se escuchó la voz profiriendo aquella afirmación, pensó que se parecía demasiado a su padre y negó energéticamente.

Segun le había explicado "Aquello Algo" el tenía que dar su consentimiento, estaba allí, lo había dado ¿Por qué no lo recordaba? Un pinchazo en el dedo izquierdo le recordó la firma, el contrato.

A tomá por culo, cuando pille a Aquello se va a enterar lo que es Esto– dijo mientras apretaba el puño con fuerza.

Salió por el primer orificio que encontró y caminó. Todo era de piedra, solo veía piedra. Los doloridos pies, ausentes de zapatos, también se percataron del material.
Cuando por fin salió, no se encontró a la causante de su desgracia, pero si a una cantidad de personas y animales humanoides que le hizo parar en seco. Con los ojos como platos, Toni observaba como una procesión de pájaros gigantes, lo que parecían tortugas sin caparazón y un reguero de humanos de otras razas pasaban por entre las ruinas de una ciudad.

¿Pero todo es de piedra?– dijo mientras un impulso le hizo unirse a la comitiva.


_________________________________________



No lo sabes, Invitado, pero te quiero.

20Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 12:03 pm

Aes

Aes
Recuerdos:
Sólo había una persona que temía más que a su tía Célestine. Y por muchos años la había tenido más cerca de lo que hubiese querido.
-Continúa, Fleur- no eran palabras autoritarias en absoluto, ni gritos. Su forma de hablar parecía deslizarse entre brumas con suavidad, con suma elegancia, como si el orden natural de las cosas tuviera que obedecer su hilo de voz y no hubiera otra alternativa. Así hablaban los Camus, desde una lejanía habitual y con un cierto toque elitista que ponía el vello de punta.
-Sí, madre- podía ver su inquietante figura oculta en sombras al lado del ventanal, su pose sentada en la silla de ruedas con la que avanzaba desde los veinte años seguía siendo solemne y la inclinación de su cabeza hacia un lado le daba a entender que exigía más de ella.
Fleur levantó más los pies, temerosa, y exagerando su posición de puntillas y los brazos hacia arriba, como si tuviera que rozar la lámpara de cristal que coronaba su cabeza con los dedos. Un único sonido leve de cucharilla removiendo una infusión distorsionaba el silencio. Al fondo, las criadas gemelas Charlotte y Cosette aguardaban mudas. Fleur ya había pedido ayuda con sus ojos numerosas veces, pero era una pérdida de tiempo, no se moverían de su sitio hasta que solo quedaran ellas tres en la habitación. Suponía que en eso querían convertirla,  en poco más que una muñeca inmóvil, un maniquí.

Sabía lo que pretendía su madre en contra de sus profesores. Disfrutaba con ello, se regodeaba tras esa máscara gélida, quería que sintiera en las piernas todo lo que ella no podía.
-Descansa- y Fleur recuperó su altura normal, sin quejidos ni reproches. Llevaba más de una hora de puntillas y lo único que más deseaba en este mundo era tirarse al suelo y llorar, pero significaría mostrar debilidad.
Miraba al frente, entre un punto fijo y aleatorio de la ventana, fuera un cielo de acero cubría Francia y descargaba contra las ventanas una tormentosa lluvia que castigaba con el crujir de la madera. Miraba al frente y sin embargo se sabía la sonrisa de su madre de memoria. Leve y casi imperceptible, pero satisfactoria.
El traqueteo de la silla hacia ella le inmovilizó el cuerpo, lleno de pánico. El rostro de su madre fue relevado algo más por el tragaluz, aunque solo entrara una iluminación pobre. Intercambiaron miradas, aunque se parecía más a la tranquilidad con la que un depredador contemplaba a su presa vencida. Su madre se acercó lo suficiente trayendo consigo su olor particular a jazmín y medicinas.  El azul oscuro de sus ojos y la repentina cercanía le dio miedo.

-Fleur Camus Aubriot- completó la chica.
-Oh, querida. Estoy segura de que lo recuerdas a la perfección, pero creo que es necesario repetírtelo siempre- sus dedos gélidos recorrieron la espalda de Fleur con mimo, haciéndole daño con los anillos. Pero Fleur conocía la verdad, no había ningún tipo de reconocimiento ni afecto. Solo la admiración hacia tu propia obra frágil, o a un pájaro encerrado en una jaula de oro. El lenguaje silencioso de tener la oportunidad de ser lo que ella no pudo por un desafortunado accidente- en este mundo hay dos tipos de personas, querida. Sólo dos, si alguien te dice lo contrario te estará mintiendo e inmediatamente sabrás que pertenece al primer grupo- una pequeña pausa- los lobos, líderes natos. Como habrás podido imaginar los Camus somos un selecto grupo distinguido de ellos. Y luego estás tú y la mayoria...- una mirada inquisitiva hizo a Fleur sacar voz de donde no la tenía.
-Ganado.
-Ganado, querida. ¿Qué vamos a hacer contigo, Fleur? ¿No lo entiendes? Los lobos se aprovechan de la gente como tú, sabrán reconocerte en segundos, intentarán hacerte daño. Y permíteme que sea previsora unos segundos... lo harán. Todos y cada uno de ellos.
-Sí, madre.
-¿Lo permitirás? ¿Dejarás que te rompan, Fleur Camus Aubriot?.
-No, madre- se atragantó en las palabras, siendo capaz de retraer las lágrimas a duras penas, por suerte se encontraba dándole la espalda a su madre.
-Oh, lo harás. Eso es lo que intento mostrarte- por fin parecía terminar, con lentitud comenzó a alejarse hacia el pasillo sin mirar atrás pero se detuvo un instante en el umbral de la puerta- Aseadla- se dirigió a las criadas, estas dieron un pequeño respingo, mostrando un resquicio de vida tras el espectáculo- tenemos invitados. Y que reze varias veces, lo hace muy poco, por eso le va tan mal.

Las gemelas no salieron del disfraz de estatuas hasta que el sonido de las ruedas se perdió totalmente en la distancia e incluso después, esperaron algún minuto de silencio. Luego se dirigieron hacia ella atropelladamente, Fleur se dejó caer sobre las rodillas, dejando aflorar todas lás lagrimas y notando un dolor similar a cristales en los dedos de los pies y los gemelos.
-¡Díos mío, Fleur! ¿Estás bien?- se acercó una de las dos, ella rara vez las distinguía. Arroparon su rostro con las manos y Fleur sonrió con los sentidos embotados al tiempo que notaba naúseas y se desmadejaba en brazos de la otra hermana- no te mereces esto cariño.
-Cielo... esto es horrible. Tenemos que hacer algo, Cosette, esto no es legal- pero Fleur escuchaba las voces espantadas de sus criadas en la lejanía, como de fondo.
-Hay que avisar a su tía Ágathe, ella sabrá que hacer- Ágathe, pensó la joven casi desvaneciéndose, aquel nombre sonaba a salvación. Pero Fleur sabía que ya era tarde, querían quitársela de en medio. La llevarían lejos con su tía Célestine. Muy muy lejos, pero sentía una penosa felicidad. No había manera de que su madre la acompañara. Y menos a Hawaii.

Un rumor de pasos más allá de las paredes la despertó de su letargo. La francesa movió con pesadez sus pestañas rubias y todo lo que vio fue el gris y la humedad. Se hallaba en un camastro con el vestido blanco de puntitos cian que le había prestado Maila el día anterior, se miró las sandalias con restos de arena y agitó la cabeza confusa. >>Así que el día junto a Maila ocurrió de verdad, fue real<< ¿Por qué se encontraba entonces en el convento? ¿Acaso Maila la había llevado con su tía al terminar la noche? ¿Sería capaz de eso?.
-No...- murmuró con la voz tomada y una sensación pastosa en la boca, se abrazó a sí misma por el frío. >>Tengo Sed. Dónde estoy. Esto no es el convento<<.

Cayó en la cuenta tras despejarse, casi podría haber recordado las risas familiares de sus compañeras monjas en las otras habitaciones o pensar que había sido enviada a un nuevo sitio. Pero recordó a Akeyo, y también sus promesas.
Fleur se incorporó con dificultad con el pelo enmarañado tapándole los ojos, abrió la puerta con recelo e inquietud. >>¿Es posible, Señor? ¿Es posible que realmente me encuentre en otro mundo?<<.

Salió al pasillo, aferrándose a los rosarios y colgantes que pendían de su cuello como si le ofrecieran algún tipo de protección mística y antigua. Pero la realidad es que se topó con gente a toda prisa en los pasillos, únicamente iluminados por antorchas. Uno hasta la empujó contra la pared en un acto de excesivo entusiasmo. Fleur se encogió, sorprendida y dio pasos tras esos jóvenes de aspectos raro. Todos parecían seguir una dirección en concreto.
-Lobos...- dijo ante lo desconocido. >>Ayúdame<<.


_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos"

21Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 12:49 pm

Evanna

Evanna
-Ugh....dejad de hacer puto ruido, desgraciados -gruño apenas articulando. Aquellas fueron las primeras palabras de buenos días de la sueca ante el ruido de puertas y pasos agitados que venían de alrededor. Sentía la boca pastosa y reseca y un punzante dolor de cabeza que amenazaba con darle una muy interesante mañana de mala ostia.

Un portazo cercano la sobresalto haciendo que se volteara tan bruscamente de la cama, que cayó al suelo golpeándose el trasero. Abrió los ojos de golpe, rabiosa y adolorida. Menos mal tenia un buen amortiguador.

-¡Joder, me cago en la ostia! ¡Que dejéis de hacer ruido!- se exaltó Rua llevándose una mano a la cabeza y la otra su nalga adolorida mientras se levantaba pesadamente del suelo. Con el dolor doble espabilandola, Rua por fin fue un poco mas consciente de donde se encontraba, el olor a humedad llenó su nariz sofocandola. La escasa luz, aquella cama de aspecto tan lamentable que le hizo estremecerse. Paredes y suelos de piedra.

-¿Como narices he acabado metida aquí? - Recordaba bastante bien en el encuentro con esa chica llamada Akeyo a la que le había echado la caña y había sido esquivada con toda la maestría. Ella y sus malas costumbres cuando bebía. También recordaba sus palabras bastante bien. Y aquel contrato.

La cara de Rua se descompuso en un expresión de incredulidad y horror por su imbecilidad extrema.

-¡La letra pequeña! ¡Nunca firmes nada sin leer la letra pequeña! -gruño rabiosa en sueco. Había acabado tontamente encantada por la chica que claramente llevaba drogas consigo. ¿Sino de que recordaba un humo verdoso saliendo de una rata? ¡La había drogado!

Nuevamente pasos agitados y voces hablando entre si allá a fuera de las que solo conocía algunas. ¿Eso era Ingles? Confiada Rua se acercó a la puerta abriéndola con el empuje de un dedo, por suerte la puerta no re resistió. <<Pues vaya mierda de secuestradora estas hecha, chica >> pensó Rua saliendo a un pasillo de piedra con antorchas. El desconcierto que sentía era genuino pero aun así avanzó arrugando el ceño ante la escasa pero igual molesta luz de las antorchas. La migraña seguía ahí pese a sus quejas.

Se sentía aun mareada e iba apenas dando tumbos, pero antes se mataba que tocaba esas paredes mugrosas. La visión de “seres” que evidentemente no era humanos en el grupo le hizo reírse internamente, alucinando. ¡Eso si que era droga de la buena!

¿Debería seguir a criaturas mágicas surgidas de alucinaciones o ser niña buena y quedarse esperando a la policía? <<Bah, lo primero suena mas interesante >> pensó Rua confiada y despreocupada a pesar de todo, uniéndose al grupo como quien no quiere la cosa escuchando las conservaciones agitadas de aquellos que si entendía.

Una vez fuera, el repentino cambio de luz hizo que frunciera el ceño, estaba medio nublado pero aun así por costumbre cogió las gafas de sol de su bolsillo y se las puso sin dejar de avanzar con el paso mas firme que pudo, acomodando bien el abrigo sobre ella para cubrirse. Ok, el efecto de esa droga era la ostia y duraba mucho sin duda.

Porque Rua juraba esta viendo una ciudad que parecía sacada de algún videojuego o pelicula, justo fuera de ese edificio. <<¡Venga¡ Ahora falta los enanos, los elfos, los orcos y un gollun...¡y estaré en la Tierra media! Me cago en todo...>> pensó chasqueando la lengua.  Nunca mas iba a volver a aceptar un contrato borracha. Nunca.

Sigue enPlaza de la Fuente


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Spoiler:
Rua habla =  #9932CC
Rua piensa = #CD5C5C
Dédalo piensa = #FFFAFA

22Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 01:28 pm

Percy

Percy
-Warte!
Kolja se despertó abruptamente estirando la mano extendida. Confuso miró a su alrededor. Desde luego no estaba en su cuerto. Las paredes estaban de piedra, por lo menos las tres que habia, y en el aire se podia oler una fuerte humedad. La pared en frente de la puerta no existia. Un boquete se habria donde antes habia estado la pared exterior y dejaba entrar un aire fresco pero nada comparado con el frio del noviembre alemán. Kolja se asomó y lo que vio le quitó toda duda de que todavia podria estar en algun lugar conocido. Desde su posicion en el tercer piso podia ver una plaza dominada por una fuente extraña y el grupo de gente alli congregada. Todos miraban hacia arriba, a una especie de barco volador con aspecto de dragón. Kolja no era capaz de discernir que era lo que impedia que tal coloso no acabase con sus huesos contra el suelo. Mientras miraba pudo ver que otro grupito de gente se unia a los que ya estaban esperando en la plaza. Kolja se dio la vuelta y examinó mas detenidamente la sala en la que se habia despertado. No había ninguna decoración y los unicos muebles eran el camastro en el que se habia despertado y una antorcha a la derecha de la puerta. Al terminar du inspección pasó a examinarse a si mismo. Estaba vestido igual que en ma giesta, pero su hacha, su casco y su cota de malla habian desaparecido. La perdida de su hacha, forjada por el mismo, le puso de tal mal humor que le entraron unas ganas tremendas de darle un puñetazo a la pared. Cuando se hubo tranquilizado se encaminó hacia la puerta.
-Geschlossen - discernió.
Intentó tirar de ella con más fuerza, pero la madera se había hinchado con la humedad y habia quedado atascada en el marco. Kolja cojió carrerilla para lanzarse contra la puerta. El golpe habrió la puerta finalmente y el salió despedido hacia el pasillo sin ser capaz de guardar el equilibrio. Pero no terminó de chocar contra la pared, puesto que su hombro acabó undido en las costillas de una persona que pasaba por ahí camino de la salida. Ambos acabaron en el suelo.
-Tschuldigung, meine Tür ging nicht auf...- empezó a disculparse Kolja mientras se levantaba hasta que se fijó en la persona que estaba tendida en el suelo.
Se trataba de una persona con aspecto gatuno. Kolja se quedó paralizado de un momento para otro y empezó a recordar la conversación que había tenido durante la fiesta. Aquella mujer negra le había invitado a otro mundo para vivir aventuras y encontrarse a si mismo. Eso queria decir que el chaval del suelo debía ser un alien. Y el también, ya que se encontraba en otro mundo. Rápidamente le tendió una mano al chico para ayudarle a levantarse.
-Also, es ist sehr wahrscheinlich, dass du mich nicht verstehen kannst, aber lass uns zusammen nach einem Ausgang suchen- le propuso.
Juntos encontraron las escaleras y poco a poco más gente se les fue uniendo. A cada cual más extraño. El pequeño grupo llegó hasta la fuente de donde Kolja vevió con avidez. Entonces se dispusieron a esperar a lo que tenia que pasar, sin hablar entre ellos.
Spoiler:
-Espera!
-Cerrado.
-Perdona, mi puerta estaba cerrada...
-Bueno, es muy probable que no me entiendas, pero dejanos buscar juntos una salida.


_________________________________________

Levántate y pelea…héroe.

23Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 01:59 pm

Lupin

Lupin
Lo primero que sintió fue el frío, un frío que calaba. La niña, inconsciente aún de lo que hacía, trato de buscar su ropa de cama. Pero aquella no era su cama. De hecho, ¿era aquella una cama? ¿Era aquel su cuarto? Estaba oscuro como la boca de un dinosaurio, por mucho que observaba su alrededor, no encontraba su habitual ventana. ¡Ni siquiera su cama era una cama! Era graaande y dura y se clavaba en su exoesqueleto.

Aquella niña se llamaba Kradko, tenía cinco años y su comida favorita era el pez enrocado con lentrekas. Buscó los bordes de la cama con las manos, y casi cayó al suelo en el proceso. La pequeña insecto prácticamente se arrastró durante dos pasos, casi tres. Aquel no era su cuarto, seguro. El suelo no era de metal y olía que apestaba. También era tan, tan pequeño, que casi le pareció que la habían metido en una caja muy, muy grande.

No le costó mucho encontrar una puerta, y tras ella vio, por fin, algo de luz. Luz, voces y… cosas. Hubiera cerrado la puerta de golpe si no hubiera sido porque la oscuridad le daba aún más miedo. Esperó a que los extraños mamíferos pasaran. Estos la miraban asustados y esperando que no se moviera. Ella, insecto como era, carecía de tales expresiones y no tenía forma de descifrarlas. Lo más cercano a aquellos que conocía eran los enderth, pero sus rostros no podían ser más distintos.

Aún así, hizo exactamente lo que estos querían, pues su mismo miedo le impidió moverse. Aquellos mamíferos eran muy grandes. Tras ellos vinieron más y más. Todos parecían dirigirse al lugar del que venía la luz. «¿Igual puedo salir por allí?», se preguntó.

Cuando dejaron de pasar los extraños, feos gigantes, decidió salir y explorar el pasillo. No hacía tanta peste como en su cuarto, pero cada vez tenía más y más frío. Kradko prefería el frío a quedarse en aquel lugar oscuro, feo y maloliente.

Cuando llegó al exterior, no pudo más que aterrarse. Aquel lugar estaba lleno de criaturas extrañas, que nunca pudo imaginar, y casi todas eran mucho más grandes que ella. Los edificios también eran feos y no estaban hechos de metal como en su casa. Parecía que podían caerse en cualquier momento.

¿H-hola? —preguntó con timidez, pues nada más podía hacer. A oídos de los que pudieran oírla sin entenderla, solo era un insecto haciendo ruidos de insecto.



Última edición por Lupin el 07/04/19, 12:58 pm, editado 2 veces

24Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 04:32 pm

Dal

Dal
Alec despertó con un dolor de cabeza muy pronunciado. Sentía sus pensamientos nadando en melaza y unas pulsaciones en las sienes que durante unos instantes le marearon.

Se incorporó con un gruñido y se atrevió a abrir ligeramente los ojos. Era raro que sus hermanos no lo hubieran despertado saltando en su cama pero también es verdad que no recordaba cómo había llegado a su casa, cuando abrió los ojos entendió por qué. No estaba en su casa ni en ningún lugar que remotamente le sonara.

-Joder, no vuelvo a beber. ¿Dónde coño he terminado? - se preguntó aún desorientado.

Poco a poco los recuerdos de la noche anterior fueron volviendo a su mente. Un enfado impropio de él empezó a dominarlo, no contra la chica que lo había llevado a aquel lugar, no. Era furia contra sí mismo por haber sido tan gilipollas de aceptar. Esa furia hacía que le doliera más la cabeza lo que a su vez lo ponía más furioso. Fuera oía ruidos y lo que parecían voces.

-Si llego a ser más gilipollas me dan un puto premio con mi nombre grabado - se quejó en voz alta.

Salió de la cama y miró por una ventana cómo había gente que bajaba la calle. Decidido abrió de golpe la puerta que fue a dar contra la pared con un sonoro ruido.
Siguió a la marabunta fijándose en la gente que un encontrando. Muchos no debían ser humanos o aún debía estar muy borracho.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

25Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 05:23 pm

Seth

Seth
Maila abrió los ojos despacio y  algo extrañada. <<¿No me he despertado con la alarma? Con la de cosas que tenía que hacer hoy...>> Sin saber aún lo que había ocurrido se incorporó de la cama y durante unos instantes se quedó paralizada. Como si de un interruptor se tratase lo había  recordado todo de golpe y no pudo evitar llevarse las manos a la cabeza, completamente perdida. <<¿Es esto real? ¿Dónde estoy?>>. Se dijo así misma observando el entorno y asimilando lo que había ocurrido. <<Serás gilipollas Maila... ¿Qué cojones haces con tu vida? Te vas de casa porque sí y dejas... ¡Oh no no no no! >>

-¿Mana? ¿Api? ¿Arthur? ¡Contestad de una vez! ¡¿Dónde estáis?!-. Gritó fuera de toda lógica con un tono entre asustadizo y muy enfadado . Maila se frotó el brazo derecha angustiada. -Imbécil, imbécil... ¡Imbécil! No pueden oírme porque los he dejado solos...  solos con mi padre... <<¡JODER!>>. La humana estuvo varios minutos lamentándose de lo estúpida que era hasta que cayó en que Fleur tenía que estar por ahí también.

- Tengo que encontrarla... Si, eso es...- Dijo con tono apremiante y dirigiéndose a la salida del cuarto. Justo en ese instante escuchó  gritos en idiomas que no comprendía y con  rapidez abrió la puerta de par en par. La chica dio un paso atrás al ver a la gente . No eran humanos, eso era seguro... <<¿Aliens entonces? ¿Serán estos los prodigios de los que hablaba Akeyo?>> La humana decidió seguir a  la multitud con paso enérgico, los ojos muy abiertos y envolviéndose a sí misma con los brazos, totalmente preocupada por sus hermanos y en encontrar a la francesa.

-Por favor, que alguien me despierte de esto...- Susurró  tan bajo que ni siquiera ella misma se escuchó entre el griterío.

26Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 07:17 pm

Reifon

Reifon
Por primera vez en años por fin había dormido más de seis horas seguidas, pero una sola noche no bastaba para eliminar todo el cansancio acumulado de meses y meses. Si no hubiera sido elegido, el mismo hubiera anunciado sus vacaciones y retiro como CoMo a muy tardar el equivalente al uno de enero, en su veinteavo cumpleaños.

Abrió los ojos despacio, no oía el despertador aunque sí algo de trote lejano, como a través de un muro, no le sorprendió despertarse en un lugar desconocido, rara era la vez que podía volver a su casa. Levantó la espalda solo para quedarse sentado en aquella horrible e incómoda cama, rodeado de polvo y moho. Aturdido por el cansancio casi busco los guiones o los documentos, incluso el frivy que hubiese tenido la suerte de compartir la cama y la noche con él. Pero no había nada, simplemente estaba ahí, sin tener que hacer nada, sin obligación a nada, era tan... extraño. Nuevos olores, paredes nunca vistas... Una chispa de emoción se encendió en Nery´s y este empezó a sonreír de manera tonta, removió la sabana con energía y se deshizo de ella para ponerse de pie y estirarse disfrutando del fresco de la mañana. Había sido elegido, por fin tenía sus vacaciones, estaba en OTRO JODIDO MUNDO y con ello cumpliría su segundo objetivo. Contemplo tras una pared derruida la ciudad a sus pies, una enorme ruina roja, aunque era mucho más pequeña que Frivo, debía ser el campo donde deberían probarse o super algo así.

Por fin Aery´s, no me lo esperaba así ni de la total pero superespero que te guste.

Relativamente cerca había un montón de... elegidos, esa palabra le convencía, en una plaza con una fuente. La emoción se apoderó de él pues ya discernía formas extrañas en la lejanía, seres de otros mundos. Pronto el agradable frescor pasó a ser un desagradable escalofrío y detrás de la puerta en la pared opuesta se empezó a formar algo más de barullo así que lo siguiente a hacer estaba claro. Casi dando saltitos se acercó a la puerta deteniéndose para sacar su miniset de arreglos para maquillaje y mirarse con el espejito que traía. Todo estaba bien y agradeció a su preciosa cosechadora esto pues se imagino que ella le había cuidado en el viaje al menos algo, intento encender los leds pero parecían no funcionar, no era lo óptimo para presentarse pero las tiras seguían decorando así que tendría que bastar. Intentó abrir aquella puerta de madera y metal extraña pero parecía atascada así que esta vez usó fuerza para empujar y esta cedió chirriando de golpe a toda velocidad asustando a un par de elegidos que estaban en frente.

-Oh, perdón, perdón. -Acompañó la disculpa con gestos pero obviamente no se entendían los unos a los otros. Eran un chico  una chica, (o eso le parecía al Frivy), pequeños de piel gris y con unos ponchos que le parecieron  super monos y los hubiera achuchado de no ser que uno le agarró del brazo y empezó a tirar de él señalando a las escaleras. Nery´s simplemente se dejó llevar maravillándose con cada cara y ser nuevos que se encontraba.


_________________________________________

Motes:


Fleur = Fleurporquecojonesteparecestantoamihermanaaaaaaaaah
Iemai = ave1, en proceso
Jose antonio = no decidido
Kyllikki = Nieve, porque es blaquita y frágil
Maila = Nofrivy, parece una frivy, pero no lo és chan chan CHAAAN
Nharee = no decidido
Pefka = Maniquí que mono es por dioooo
Qwara= Depis, por deportis porque esta en forma
Rubina = Avys, de altivys
Sarah = hmmmmmmmmmmmmmmmm
Ulmara = ave2, en proceso



Equilibrio:

Un blanco mas oscuro que el negro.

Un negro mas claro que el blanco.

El gris se desborda en mil tonos.

Y el arcoiris se hunde en monotonia.

Vivimos caminando el sendero dejado por los muertos.

Mientras brindamos nueva muerte a nuestro paso para extenderlo.

27Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 07:41 pm

Tak

Tak
GM
Iemai observaba con cautela la habitación en la que se encontraba. No era un lugar maravilloso, pero para ella no estaba ni tan mal. O, al menos, si se exceptuaban aquella grieta entre piedras cerca de la ventana y la suciedad.

Pero más importante que el lugar era que el brazo le dolía horrores. No sabía muy bien cómo ponerse para no sentir aquellas punzadas, así que lo apretó contra su pecho y echó a andar. Viralda no iba a velar por ella en aquel mundo.

Primero se acercó a la ventana a mirar al exterior, oteando en todas direcciones, alerta por lo que pudiese ver a través de ella. Se vio obligada a entrecerrar los ojos por culpa de un rayo de sol que asomaba entre las nubes. En aquella ciudad no había niebla, y la visibilidad era excelente siempre y cuando no la cegase aquella estrella.

Fueron las voces del corredor y los pasos lo que la animó a salir de allí. No temía lo que se pudiese encontrar, de hecho le aliviaba saber que no estaba sola, que había más gente en aquel lugar. Gente que, pronto descubrió, tenía rasgos variopintos. Había de todo y más, pero aquel era un mundo especial, diferente. Tenía que tragarse el miedo y los reparos y centrarse en sobrevivir. Unirse a aquellos desconocidos era mucho mejor opción que lo que le esperaría si no hubiese decidido ir allí.

Siguió la corriente marcada por las personas que abandonaban el edificio en dirección a la plaza cercana. Salir a cielo abierto le causó un temor que tuvo que contener, especialmente cuando divisó el artefacto que flotaba sobre el grupo reunido en torno a la fuente. Aquel transporte tenía que estar imbuido en magia compleja. Quienes lo montaban no parecían tener intención de mezclarse con la muchedumbre de debajo pero, si era así, Iemai lo prefería. No quería tener nada que ver con gente poderosa y aquellos claramente lo eran.

28Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 06/04/19, 11:55 pm

Birdo

Birdo
oofLa chica se encontraba aovillada sobre una especie de camastro en una habitación de aspecto deprimente. Le despertó el barullo de fuera. No sabía qué era exactamente, pero tenía pinta de ser algún tipo de animal emitiendo ruidos guturales extraños. De hecho, se escuchaban muchos animales distintos. Se levantó, se acercó a la puerta y la abrió con un pequeño empujón. Resulta que daba a un pasillo en el que podía ver a algunos de los animales que había estado escuchando, aunque el ruido venía más bien de fuera de aquel edificio. Decidió que lo más sensato era seguirles, pues quizá ellos sabían algo de todo esto. No recordaba haber viajado a ningún sitio, pero si todo era correcto, ahora mismo estaba en Piedravarancolia. Lo que no tenía muy claro era donde estaba el hombre raro que le había traído aquí, ni cuándo, ni cómo lo había hecho.
oofFuese como fuese, ya no había vuelta atrás. Eqo y Riga ya sabían donde estaba e iban a poder venir más adelante. Ahora lo único que le preocupaba era la organización de las clases allí, por lo que sin decir nada, salió junto al grupo de animales vestidos fuera del edificio. Al toparse con aquel paisaje, se dibujó una sonrisa en su hocico. No pudo evitar alzar el vuelo unos metros sobre el suelo para observar mejor el panorama. Había incontables edificios más complejos y pintorescos de los que había visto en su vida. Era cierto que gran parte de ellos se encontraban en ruinas, y ese era parte de su encanto. Entonces lo vió. Sobre la plaza en la que se congregaban los otros había una especie de persona muy grande, un gigante, levitando. Sobre él 3 figuras que no llegaba a reconocer. ─ ¿Podían los parqios hacer eso? ─ pensó. No tenía más que acercarse a descubrirlo. Descendió, y siguió caminando tras uno de los grupos mientras daba saltitos, como si andase trotando. Aquellas cosas sobre el gigante parecían ir a decir algo, y si era tan interesante como la anatomía de todos los allí presentes, entonces no quería perdérselo.

Sigue en Plaza de la Fuente.


_________________________________________

upper secret oof
secret oof
*cries in scalie*
secret oof

29Prisión - Página 2 Empty Re: Prisión el 07/04/19, 06:47 pm

Yber

Yber
GM
Jara todavía no sabía que venía de el Macetero, sino del pantano, de SU pantano. Era un repoblador marrón parduzco al que toda la experiencia le venía grande, pero le había hablado un árbol y si eso no era un mensaje de la Flora, nada lo era. Viajaba a hombros de una criatura super simpática, hembra (o mujer francesa, más bien, si lo había entendido) que se llamaba Sheila. La chica iba vestida con un pijama gris con dibujitos de triángulos de colores. Jara había pensado que la piel del animal que había matado debía de ser muy rara, pero Sheila le había dicho que estaba hecho a mano, o a máquina, a saber qué era eso, y que los triangulitos eran trozos de pizza. A Jara le daba igual todo, la chica le había caído bien. Había sido la única que no se había asustado de su presencia nada más verle. No entendía por qué le confundían con un bicho, si los bichos son mucho mayores y bastante majos, por norma general.

Sheila y Jara habían vuelto a las mazmorras para avisar al resto de los durmientes y parecía que se habían quedado a solas. La francesa examinaba una por una las habitaciones de la primera planta para asegurarse de que no se retrasaba nadie y Jara se inventaba el aspecto del proximo ser raro que se encontrarían en las habitaciones. La última habitación del pasillo estaba cerrada, la humana agarró el pomo y Jara no supo adivinar lo que les esperaba.

En cuanto entornó la puerta, una garra de escamas rojizas agarró de los pelos a Sheila y hundió las uñas con fuerza en su piel. A Sheila se le escapó todo el aire del susto y Jara se bloqueó. Lo siguiente fue un movimiento brusco.

Un crack.

La francesa cayó muerta, su cabeza reventada contra el quicio de la puerta. Jara logró saltar de la muchacha a tiempo y rezaba a todos los árboles del bosque porque no le hubieran visto. Nerviosa, aterrada, la diminuta criatura se hizo un ovillo y se escondió detrás del cadáver de su breve amiga. Escuchó unas palabras en otro idioma. Sintió la patada que recibió el cuerpo inerte y permaneció inmóvil, detrás de la francesa muerta; controlando su respiración para que los silbidos no le delataran y mirando con puro terror el charco rojizo que amenazaba con bañarle los pies.

Si hubiera podido llorar ya lo habría hecho, más aún cuando unos pasos a lo lejos distrajeron a la bestia y la oyó marcharse. Jara se alejó hasta una esquina del pasillo y permaneció allí durante varios minutos, hasta que su instinto de supervivencia le instó a moverse. Caminaba por el pasillo a dos patas y no a seis, dando pasos tan chiquitillos que podría adelantarle un caracol muerto; muerto como el cadáver que estaba dejando atrás.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 2.]

Ir a la página : Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.