Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Callejones sin Salida
por Cuervo 12/12/17, 10:55 pm

» El Cuchitril
por Giniroryu 12/12/17, 07:13 pm

» Faro
por Bellota 11/12/17, 12:22 pm

» Torreón Letargo
por Muffie 11/12/17, 01:53 am

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Yber 10/12/17, 09:58 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 36030 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Mazmorras de la Cosecha

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 16 ... 29  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 4 de 29.]

1 Mazmorras de la Cosecha el 02/08/11, 06:47 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Mazmorras a las que se lleva a los niños cosechados en la noche de Samhein y donde han de despertar.

Mensajes Anteriores (click aquí):


37 Re: Mazmorras de la Cosecha el 01/11/15, 12:54 am

Lathspell


Zob estaba pasmado. Los extraños aparecían uno tras otro (en algunos casos literalmente uno detrás de otra), y a él ya no le quedaban más reverencias para ellos.  Aunque le daba mucha curiosidad  la fuente del llanto, prefirió quedarse  en el pasillo, después de todo no podía ver sobre los hombros de  ninguno.

Y así se quedó fuera tratando de ver en el lúgubre pasadizo algún indicio de salida, << supongo que estarán bien allí dentro, espero >>pensó, << después de todo somos elegidos >>, y no pudo evitar recordar a los hermanos  con los que compartió ese destino en la plaza de su mundo. Quizá ellos ya hubieran salido de allí. Y se quedó esperando a ver qué pasaba  en aquella oscura mazmorra.

38 Re: Mazmorras de la Cosecha el 01/11/15, 01:11 am

Seth8


El pequeño grupo que se había reunido siguió la luz. Encontraron unas escaleras por las que bajaron y Drusar agradeció salir de esos pasillos. Sin embargo afuera no era mejor que dentro, en el exterior todo era de una tonalidad grisácea con casas desiguales. El asreniano miró a todos lados, dando una vuelta completa  para observar mejor el edificio en el que había abierto los ojos. <<¿A qué clase de lugar me ha llevado Koval?>>

Para el reptil, el hecho de estar en otro mundo  le seguía pareciendo extraño e irreal. Y  el hecho de haberse encontrado con otros seres lo hacía más confuso aún, no podía dejar de preguntarse de qué sitio vendrían aquellos desconocidos. Se giró hacia sus compañeros mientras ojeaba las construcciones más cercanas. -¿Adónde vamos?- Preguntó encogiéndose de hombros y señalando múltiples direcciones para que le comprendieran mejor. Se estaba cansando de que no supieran qué camino tomar ni qué debían hacer.



Última edición por Seth8 el 01/11/15, 09:31 am, editado 1 vez

39 Re: Mazmorras de la Cosecha el 01/11/15, 02:14 am

Yber


GM
Voces nuevas llegaban a Eitne, voces que no había oído nunca en idiomas ajenos a él. La silueta no pasó, se quedó fuera, reuniéndose con siluetas nuevas que, bajo la luz del pasillo, dejaban de ser negras y empezaban a mostrar colores. Colores que no le gustaban. Fue una de esas nuevas personas la que pasó a la velocidad de un tornado a la habitación y quien provocó el grito del daeliciano. Una segunda persona iba agarrada a ella.

Eitne intentó echarse hacia atrás, pero ya estaba apoyado contra el cabecero. En su lugar se acercó peligrosamente al lado contrario de la cama, quedando más fuera que dentro del colchón. Sus ojos se humedecieron de nuevo. El daeliciano temblaba con violencia fruto del frio y del miedo. Abrió la boca pero no llegó a emitir ningún ruido. El hada la había traido a su nido y estas eran sus haditas menores a las que su cuerpo iba a alimentar, estaba tan seguro de eso como lo estaba de que no tenía escapatoria.

Fue por eso que le extrañó tanto que le tendieran la mano.

N-N-N-N-ono no no—estaba totalmente bloqueado. <<No me hagáis nada, no me comáis, no me matéis, no me llevéis con vuestra madre...>>. Demasiadas cosas que decir, para tan pocas cosas que salían de su boca enteras.

40 Re: Mazmorras de la Cosecha el 01/11/15, 04:22 am

Tak


GM
Por fin se pusieron en marcha. Nime sonrió enseñando los dientes, contenta de haber conseguido que aquellos sujetos dejasen de mirarse como pasmarotes. Se adelantó a todos ellos y se puso a la cabeza del grupo, pretendiendo que los guiaba aunque no tenía ni idea de a dónde iban. Salieron a la luz del día, en una calle empedrada con edificios y ruinas. Como señaló el lagarto, había varias direcciones posibles hacia las que encaminarse, y como la que encabezaba el grupo, la niña pensó que debía tomar una decisión. La más sabia, a poder ser, pero por falta de información se limitó a escoger la calle más ancha.
Saco de pus y mocos —dijo con todo el aplomo posible mientras señalaba en la dirección que quería seguir. Le costó aguantarse la risa, pero consiguió hablar dejando escapar solo una sonrisa—. Puré de verdura.
Empezó a caminar con actitud animada y se permitió soltar una carcajada por fin, pero luego volvió la cabeza para ver si la seguían o no. Sus compañeros no le parecían muy seguros de lo que hacían.

41 Re: Mazmorras de la Cosecha el 01/11/15, 01:50 pm

NH


Iluminó el camino para la enana que iba en cabeza, otro tramo de escaleras hasta un recibidor oscuro, sin ningún tipo de decoración más que las antorchas que lo iluminaban (o lo intentaban). Ante ellos un enorme portón entreabierto, por el cual se colaba el viento de la calle.

Salieron. Fuera los adoquines estaban sueltos, todo olía a olvido, y el cielo se abría sobre su cabeza en un vacío que le quitaba el aliento. Rena necesitó apoyarse en la puerta una vez fuera, y se quedó allí parada admirando y temiendo a partes iguales el paisaje, la majestuosidad dentro de la decadencia. La enana ya se perdía de su vista, tomando alegremente una dirección al azar.

-¡Eh, retaco, que no estás en tu pueblo!- la regañó, a pesar de saber que no iban a entenderle una palabra.

No tenía ganas de andar persiguiendo a nadie, y a pesar de la ilusión que le hacía estar en Rocavaracolia la verdad es que la ciudad no inspiraba toda la confianza.

42 Re: Mazmorras de la Cosecha el 01/11/15, 06:23 pm

Muffie

avatar

Adrune le empujó sin querer cuando el chico vomitó, pero le agarró consiguiendo que no se cayera, lo que fue bueno, pues él solo podía concentrarse en evitar que la imagen o el olor del vomito le llegara. Neil se dejó llevar por su edeel hacia otro lugar sin poner ningún impedimento y agradecido de que le alejara del vomito, pero en seguida tuvo que recomponerse ya que encontraron más extraños. Neil veía con algo de miedo las protuberancias que aquellos extraños tenían en las orejas, por lo que volvió a aferrarse al poncho de su edeel. ¿Y si se trataba de una enfermedad contagiosa? Neil no quería pensar mucho en la causa de aquellos bultos, ya tenía suficiente con estar rodeados de gente desconocida. Aunque Adru le preguntó algo a los extraños, Neil prefirió no dirigirles la mirada, todo aquello le estaba inquietando muchísimo.

El sinhadre siguió a su edeel rápidamente al interior de la habitación y observó al niño tras ella. Parecía pequeño y muy asustado y Neil se identificó al instante con él por ello. Salió un poco más de detrás de su edeel y asintió hacia esta cuando le hizo una pregunta, sonriendo amablemente hacia el niño para intentar tranquilizarlo. Parecía que se había pintado la piel y sus ojos lo identificaban como aurva. No tendría la edad suficiente para tener edeel, así que si se había perdido probablemente tendrían que buscar el sacerdote a su cargo. El niño balbuceó algo que Neil no entendió, pero lo achacó al nerviosismo y a que tiritaba de frio. Neil se acercó lentamente a él, intentando no asustarlo y sonriendo con dulzura. Despacio, se quitó su bufanda y se la enseñó al niño.

- ¿Ves? Abriga mucho y es muy calentita. ¿Tienes frio, verdad? Te la puedo prestar hasta que encontremos al sacerdote a tu cargo. Ven, nosotros podemos ayudarte. Yo soy Neil, podemos abrazarnos para entrar en calor. Ella es Adrune, es mi edeel. Ella nos protegerá, ya verás- le dijo suavemente, sin alzar la voz y de la forma más dulce de la que fue capaz.



_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

43 Re: Mazmorras de la Cosecha el 01/11/15, 07:03 pm

Evanna

avatar
La morena simplemente salio dispuesta a marcharse ella sola ala aventura y la peliverde dijo algo, que aunque no entendió, supuso que debía ser una llamada de atención para que no se fuera sola. A Pam también le aprecia un pocos loco, pero ella confiaba en su suerte, así que siguió a la  niña, no iban a obtener nada quedándose allí parados como si fuesen una roca mas. Pam sabia que la suerte había que buscarla a veces, no hay premios sin riesgos.

A pesar de todo el lugar le parecía grande, demasiado grande y aunque hasta el momento no había vuelto a agarrar el cuchillo en el trayecto, volvió a hacerlo, poco daño haría con el, pero era simplemente por no sentirse desprotegida. Si los mas altos no les seguían no importaba, aunque tampoco entendía que esperaban hacer quedándose ahí parados. La niña miró alrededor, solo edificios y mas edificios, callejones mas estrechos y otros mas amplios, ninguna indicación que señalara el lugar por donde deberían ir. Ni que les deparaba mas allá.

<<¿Habrá animales salvajes aquí?>> pensó pues era una posibilidad, al menos si deba ver animales que se alimentaran de sobras, como lo ratones rojizos de dos colas que a veces se encontraba en la despensa o en la basura.

Con ese pensamiento Pam sabia que los animales se guiaban por los olores y que estos eran llevados por el viento. Se  lamió un dedo, como había visto miles de veces hacer a los ordeses, alzándolo un poco intentando averiguar para donde soplaba la brisa. Aquella no era su especialidad, pues estaba mas ambientada defensa física y a trabajo de casa, pero solo había que tener un mínimo de cerebro para sumar dos mas dos.

Cuando tuvo una idea aproximada de para donde soplaba el viento señaló hacía la dirección escogida, un poco al azar realmente pues no sabia guiarse en realidad, mirando a la pelinegra. No era seguro, pero tampoco es como si supiera donde ir, así que mínimo no atraer ratones a ellos.

-Por ahí - Pam sabía que no la entendería, pero le daba igual, su gesto era significativo. Tras eso echo a andar, tirando los dados esperando, esperando un numero ganador y que las respuestas estuvieran en esa dirección.

Sigue en la Plaza de la Fuente


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

44 Re: Mazmorras de la Cosecha el 01/11/15, 08:11 pm

Giniroryu

avatar
GM
Adru bajó la mano cuando el niño negó frenéticamente con la cabeza mientras pronunciaba algo que no entendió. Mientras Neil comenzaba a hablar con él, la sinhadre se dio la vuelta al escuchar a aquel edeel hablar en algún dialecto extraño con el que reconoció como el chico que había vomitado. Su atención volvió enseguida a Neil y el pequeño aurva perdido cuando el chico la mencionó.
¡Por supuesto! —Afirmó con entusiasmo ante las últimas palabras de su aurva—. Encontrarte y ayudarte es nuestra misión y no podemos permitirnos fallar una misión —añadió enérgicamente mientras se daba golpecitos con dos dedos en la cara—. Lo primero es salir de aquí, ven con nosotros.
La edeel correteó hacia la puerta, pasando por delante de los demás chicos e hizo un amplio gesto con el brazo con el que quería indicar que la siguieran. Empezaba a pensar que se encontraban muy lejos de casa y allí todo el mundo hablaba en un dialecto incomprensible. Por tanto, seguramente tampoco la entenderían a ella, lo cual explicaba muchas cosas.

45 Re: Mazmorras de la Cosecha el 01/11/15, 09:06 pm

Yber

avatar
GM
No entendía nada. Aquellos hijos de las hadas parecían buena gente. No entendía sus palabras y su voz sonaba poco musical, pero sus gestos eran agradables y parecían niños como él. Niños perdidos... ¿Y si no eran hijos de las hadas, sino más comida para ellas o para la Carandela? ¿Y si habían venido a rescatarle? Eitne volvió a llorar, pero esta vez en silencio. No podía parar de pensar en su gente. En la ausencia de su gente. La idea de que aquellos niños estuvieran como él le golpeó como un martillo.

Eitne acercó con precaución la mano hacia la bufanda que le ofrecía el niño de piel y ojos claros, temblando. Nunca había visto una hecha de tela tan mullidita como esa, en casa nunca hacía frío, pero sentía curiosidad.

¿P-P-Pu-Puedo? —preguntó. Su voz sonaba ronca, le dolía la garganta—¿Qui-quienes sois? ¿M-M-Me vais a rescatar? ¿P-Podré volver a casa con... —no consiguió articular nada a partir de ahí, se le atragantaban las palabras por el miedo.

El daeliciano se fijó en la primera chica que había entrado. Se movía mucho, de un lado a otro, y parecía inquieta. Pero feliz también. Y Eitne no entendía nada, pero nada de nada.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

46 Re: Mazmorras de la Cosecha el 01/11/15, 11:46 pm

Goliat

avatar
El chico parecía haberse quedado con su nombre, mientras que ella tenía que esforzarse por no olvidar el suyo. Con un gesto de cabeza y una sonrisa le confirmó la pronunciación, esperando que no pensase que su nombre era "Rooooox" y no Rox a secas.
No llegó a separarse demasiado de él, observándole con suma atención a él y a su brazo. De vez en cuando miraba atrás por si acaso algo aparecía como si de un juego de terror se tratase.
Milo volvió a activar el holograma, por lo que tuvo que meterse el bollo en la boca para disimular su asombro. Quería pasar la mano a través de este, tocarle la cara para ver si realmente tenía la nariz así y acercarse a la prótesis para mirarla con detenimiento, pero por ahora lo mejor sería concentrarse solo en salir y comer. Ya podría permitirse la curiosidad para otro momento.

No se detuvieron en el siguiente pasillo, aunque Rox se fijó en las puertas una vez su compañero comenzó a bajar las escaleras. Se preguntó si habría más gente dentro, mas no tuvieron tiempo de averiguarlo. Un grito, proveniente de más abajo le hizo acelerar el paso para no dejar que el irrense se adelantase. La sangre se le había helado,  haciendo que le entrase más frío del que ya tenía. Por la expresión del otro el nivel de preocupación era el mismo que el suyo. La coreana no parecía muy conforme con la idea de investigar, pero mucho menos lo era de quedarse allí a averiguar si ellos correrían la misma suerte que la persona que gritó. Asintió con más seguridad de la que llevaba encima, con lo que ambos procedieron a bajar las escaleras: uno con la luz del holograma por delante y la otra con las llaves de su casa en una mano a modo de puño americano.

La estampa que encontró abajo no era lo que esperaba. Habían oído el grito perfectamente, pero no imaginaba encontrarse a gente en el fondo del pasillo, delante de la puerta a la mazmorra de la que seguramente habría salido el quejido. No era una escena precisamente conciliadora, por lo que su primera reacción fue de tensión. Apretó el puño con fuerza, dispuesta a noquear a quien hiciera falta, aunque al no tener la seguridad de que fueran los guardias de la mazmorra tuvo que contenerse. Tampoco debía de mostrarse como una amenaza ante desconocidos. Si hubiera hecho eso con Milo, a saber con que clase de aparato robótico podría haberle atacado.
El irrense a su vez se mantuvo distante, y es lo mismo que habría hecho ella hasta que el resto reparase en su presencia de no ser porque escuchó algo familiar. La lengua que usaban uno de ellos era el inglés, y a pesar del posible riesgo, se adelantó al moreno al andar.

¡Ey! —su toque de atención sonó algo amenazante. Relajó el puño al verles, dos de ellos más bajos y de aspecto más joven que ella, pero sin llegar a guardar o soltar las llaves por prudencia—. ¿Habláis inglés...?

El de pelo negro y cicatriz pareció comprenderla a pesar de su marcado acento australiano. El otro... parecía sacado de una fotografía en blanco, negro y gris. Un tercero más alto le daba la espalda, asomándose a la habitación de la cual salían voces que le indicaban que había más gente dentro. Miró a Milo de reojo, mas al ver que este hizo ademán de continuar con disimulo y marcharse, al pasar a su lado la coreana le sujetó con duda del brazo derecho para pedirle con la mirada que la esperase. No parecían peligrosos, y el nublino, que era el que más impresión le causaba, era bastante más bajito que ella.

¡B-Bien! Mi nombre es Rox. Este es Milo... o así he entendido que se llama. Presentaciones para luego... —relajó la entonación, aún con cierto tono de urgencia, más segura de que no les harían daño—. Me acabo de despertar aquí, y creo que Milo también. Estamos buscando la salida. El grito... —miró a la habitación con incertidumbre—. ¿Ha pasado algo?

Fuera como fuese, Rox no pretendía mantenerse más tiempo del debido allí. Por su lenguaje corporal era obvio que estaba deseando bajar las escaleras de la mazmorra cuanto antes.


_________________________________________

cursed:




x:



47 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 01:32 am

Kial

avatar
Hyung ya empezaba a distinguir rasgos según se iba acercando. El que creía humano era más bajito que Hyung y más o menos musculoso. Aunque parecía asiático tenía ojos de un llamativo color entre verde y miel con el pelo negro despeinado. Tenía una cicatriz bastante grande que le cruzaba la cara <<No es de mi incumbencia>>
  Justo antes de entrar el chico que había distinguido como humano, le pregunto en bajito y sin embargo en un inglés bastante bueno, notándose en parte un acento que dejaba claro que no era su idioma principal, si por algún casual él también lo hablaba.
 << Si que es humano>> fue lo primero que pensó Hyung, no estaba solo. Había más humanos y por fin tenía con quien hablar. Nunca pensó que se alegraría de esto él nunca había sido muy hablador. Estaba feliz y no podía evitar enseñarlo, con una breve e inusual sonrisa, para él, en su cara. Entró detrás del otro terrestre. De todas las asignaturas, el inglés era una de las que peor se le daban, el nivel de su clase era muy alto y no era capaz de seguirlo. Sin embargo sabía más o menos defenderse y cuando se trataba de entender no tenía apenas problema.
 Una vez dentro se encontró con un chico de piel morada y ojos rosas <<Que ojos más bonitos>>. Parecía estar pasándolo peor que él, solo tendría siete años y era aquel que emitía semejantes lloros. ¿Cómo habían podido traer a aquel niño tan pequeño a aquel sitio? Era demasiado, Hyung se preguntaba si lloraría por, como él, no saber dónde se encontraba. Allí estaba también la extraña chica y su acompañante ambos atentos al niño, intentando calmarle.
 Entonces la muchacha se acercó a la puerta y les indico con la mano que se quedaran fuera Hyung volvió rápido al otro humano, no estaba interesado por el niño que lloraba el cual seguramente ni le entendería, además no le gustaban los niños y nunca se había llevado bien con éstos. Le agarro del hombro para captar su atención y una vez lo miró le hizo una reverencia en forma de saludo <<Esta vez no vomites>>  se incorporo y dijo en ingles intentando mantener una buena pronunciación:
- y-yo soy Hyung-su, encantado soy…coreano, soy feliz de haber encontrado a otro hombre.- Analizó lentamente sus palabras no quería equivocarse, esperaba que el otro al menos hubiera pillado el mensaje.
¿sabes… algo de donde estamos… o de los otros chicos?-  Esta vez lo dijo más seguro y rápido. Miró al otro humano esperando una respuesta.
 De repente otras dos personas entraron uno era un chico de tez amarilla, con un hocico y lo que parecía un brazo robótico. Y el otro era también humano, asiático, diría de pelo castaño y rasgos andróginos. El humano empezó a hablar introduciendo la frase con un “¡ey!” para llamar la atención y preguntó si hablaban inglés, Hyung prefirió quedarse callado y simplemente asentir esperando que el otro, con un mayor nivel de inglés, hablara primero. Sin embargo el chico nuevo arranco rápido después de la pregunta. Si aquel de la cicatriz dijo algo, Hyung no se entero.  El recién llegado se presentó a sí mismo y a su compañero. Ambos también se acababan de despertar como él. Con esta nueva información Hyung pensó que seguramente todos o la mayoría estarían ahí por una razón al menos parecida a la de ellos. Hyung por tercera vez en ese día hizo una reverencia. Se puso la mano en el pecho y dijo en inglés:
-Yo soy Hyung-su, encantado.

48 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 03:00 am

Lathspell

avatar
Las cosas no podían ser más imprevisibles en aquel momento. Los recién llegados habían entrado a la mazmorra y parecía que se habían hecho cargo de quien fuera que producía los gritos. Pero los elegidos seguían llegando. << ¿Cuantos mundos más visitaran los dioses? >> pensó Zobriel en esos momentos. Y su sorpresa fue mayúscula cuando aparecieron aquellos dos seres con ojos parecidos a los suyos.

Primero apareció el chico. Sus ojos parecían nublinos pero era más alto que él, así que solo atino a  dar un paso hacia atrás. ¿Podría acaso ser que hubiera otro mundo parecido a Nubla? ¿Los dioses en verdad regían toda la creación? Bajo los ojos al piso sintiéndose insignificante, incluso más  que en aquellos penosos años de su infancia cuando no había día que su abuela no les recordase que debían esforzarse, día a día, para ser digno de los dioses.

- Y sin embargo, solo nosotros fuimos traídos aquí - susurro sin que nadie lo escuchara. Se quedó pensativo hasta que un movimiento lo sacó de sus cavilaciones.

El muchacho hizo una reverencia antes de hablar en un idioma incomprensible, y le asombro que sus costumbres tuvieran alguna similitud con las que le enseñaron a él.

Luego llego la muchacha  acompañada por un ser con un extraño brazo, pero a estas alturas su cuota de asombro se había gastado hacía varios minutos. Ella también les hablo en un idioma que Zob no entendía, pero al parecer el chico con la cicatriz al que le había hablado primero si capto lo que dijeron. Seguramente venían del mismo mundo, aunque no se parecieran en nada entre ellos.

Cuando el chico volvió a saludar a los recién llegados, el ánimo de Zob se fue al suelo. << Fuimos cinco los elegidos en Varanulia, pero estoy aquí solo >> . Quizás se encontrarían más adelante, quizá debería revisar las demás celdas por si algún nublino estaba en ellas. Pero la verdad es que estaba asustado. No sabía que hacer ni decir, y agradeció muchísimo cuando la chica de cabello violeta salió de la mazmorra y les hizo un gesto que, incluso el minúsculo Zobriel de Nubla, entendió. Se preparó para seguirlos mientras dedicaba un pensamiento a los nublinos, donde fuese que estén.

49 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 08:57 am

Manasard

avatar
<<Bueno, parece que el chico ya se ha calmado, y yo que ni si quiera quería entrar>> Mis ojos por fin se habían acostumbrado a la luz y pude ver bien el pelo de la chica que acababa de llegar y su acompañante, nunca había visto tintes tan buenos y la piel del chico tenía un tono que no le encajaba. La chica empezó a moverse y note una mano en el hombro que interrumpió mis pensamientos. Parece que al que había hablado que si sabía ingles, bueno más o menos, se presentó y por lo visto sabía lo mismo que yo sobre este lugar.

Cuando iba a contestar entró a gritos una chica más alta que yo, cosa que no era rara, también preguntó si hablábamos ingles con un acento que me sonaba bastante familiar. A su lado vino otro chico, Milo, que tenía ¿Hocico? y ¿un brazo de metal? si, definitivamente esto era cada vez más raro. También se habían despertado aquí sin saber donde estaban. <<Supongo que a todos nos ha pasado lo mismo>> -No, no te preocupes- Dije respondiendo a la ultima pregunta de Rox -Aquel niño estaba llorando y al entrar nosotros- señalé a los que estábamos dentro -se ha debido de asustar, pero parece que ya esta mas calmado- ¿Que me pasaba? a esta gente no la conocía de nada y estaba hablando tan tranquilamente. Por un momento sentí alegría pero después se esfumó y volvió mi timidez de siempre. -No, no se donde está la salida- Mi voz sonó borde e intente suavizarla un poco -quizás... quizás si seguimos a la del pelo morado- Parecía la mas confiada, quizás supiese donde estaba la salida.

Por un momento le vinieron a la cabeza unas palabras -La tierra de los milagros, Rocavaran...- el pensamiento se le esfumó tan rapido como vino.

50 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 02:33 pm

Muffie

avatar

Neil escuchó al niño con una sonrisa, aunque no entendió nada de lo que este decía. “Tiene una voz preciosa y huele dulce” pensó, algo avergonzado por su pensamiento, pero decidiendo a su vez que el niño le gustaba y que quería ser su amigo. El aurva, percibiendo el miedo del niño, intentó tranquilizarse e hizo sus movimientos más lentos. Realmente quería ayudarlo.

Despacio y con cuidado colocó su bufanda alrededor del cuello del niño y la afianzó para que no se le soltara y le protegiera del frio. Sin su bufanda, Neil se sintió desprotegido y vulnerable, así que se encogió dentro de su sudadera para conservar el calor y se recordó una vez más que Adru estaba ahí con él.

El sinhadre pensó que el hecho de no entender al niño podía deberse bien a porque este no vocalizaba del todo bien o bien porque hablaba otro idioma, así que empezó a gesticular representaciones de sus palabras mientras hablaba vocalizando marcadamente.

- Mi nombre es Neil. Ella es Adru. Ven con nosotros. Queremos ayudarte. Vamos a salir de aquí y buscar ayuda. Ven, Adru nos protegerá.

Las palabras de Neil eran tranquilas y calmadas y sus gestos suaves, intentando imitar en todo momento la forma de hablar y gesticular con la que Nora solía calmarlo tras sus pesadillas. Manteniendo la sonrisa amable, Neil le enseñó las manos al niño, cogió las suyas suavemente y comenzó a tirar de él para llevarlo hacia la puerta, sin darle la espalda y dedicándole una sonrisa tranquilizadora.

Al salir de la habitación, Neil se vio rodeado de más extraños de los que había antes, por lo que se apretó hacia el niño inconscientemente. Su sonrisa perdió un poco de fuerza y el nerviosismo se coló en ella. Hizo el esfuerzo de calmarse con una expiración lenta y pudo conseguir que su sonrisa volviera a ser amable y que el nerviosismo apenas se notara.

- Adru nos protegerá- dijo de nuevo, más para sí mismo que para el niño.



_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

51 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 05:19 pm

Yber

avatar
GM
Cuando el niño de piel clara le acercó la bufanda, Eitne se echó levemente hacia atrás en la cama, por instinto. Y se arrepintió enseguida. La voz tranquila del chiquillo le estaba ayudando a relajarse y cuando por fin comprobó que solamente quería abrigarlo, el daeliciano le dedicó una sonrisa chiquitilla, tímida y temblorosa. El calor de la bufanda era tan reconfortante que enterró parte de la cara en ella. Le gustaba el olor, era agradable. Al ver que el muchacho le ofrecía la mano, Eitne no se lo pensó dos veces y se aferró a él, saltando con torpeza de la cama.

Y-Yo E-E-Eitne —respondió. No estaba seguro de que se hubiera presentado, pero ¿qué sino?— G-G-G-Gr —no logró pronunciar las gracias que quería darle, pero como no se entendían no debía de pasar nada si las dejaba a medias

Antes de echar a caminar, el daeliciano agarró la almohada vieja de la cama y se la llevó consigo, arrastrándola. La alzó a la altura de la cara, se la restregó para limpiarse de lágrimas y mocos y la dejó caer en el suelo en cuanto se sintió limpio. Una vez fuera, los temores volvieron, pero las palabras inentendibles del muchacho le calmaban lo suficiente como para no llorar de nuevo. Sin embargo, notó que él se le acercaba y Eitne aprovechó para pegarse también a él. La niña que tiraba de ellos despertaba su admiración, parecía estar completamente en su terreno.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

52 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 09:52 pm

Red

avatar
Milo no esperaba encontrar aquella acumulación de personas donde dedujeron que se había originado el grito, por lo que se tensó alarmado ante la posibilidad de que alguien pudiera estar en apuros con tantos testigos presentes. No tardó en deducir por su lenguaje corporal que solo habían sido atraídos allí como Rox y él mismo, pero viendo que no había ningún irrense presente el hacker se mantuvo en un segundo plano. Se sentía cómodo en multitudes anónimas, sí, pero aquel grupo numeroso era demasiado pequeño como para que uno de sus integrantes pasara desapercibido. Podía imaginarse que su brazo o su hocico llamarían la atención de aquel grupo tan homogéneo físicamente hablando y, teniendo en cuenta que no podía hablar con ellos, no tenía muchas ganas de sentirse observado.
Creo que me adelantare un poco… —murmuró, haciendo amago de alejarse por el pasillo, pero la presa de la coreana le frenó.

El chico se giró confuso, sin saber porque le detenía, pero al captar su mirada comprendió que quería que la esperase. Estarse quieto en aquella situación, no obstante, se le antojaba imposible, pero tampoco quería atosigar aún más al muchacho que lloraba en la habitación. Necesitaba hacer algo útil.
No te preocupes, solo voy a avanzar un poco para ver si encuentro una salida. Vuelvo enseguida —le dijo a su compañera, gesticulando para que le entendiera y dedicándole una amplia sonrisa para transmitirle confianza antes de echar a andar.

Milo recorrió unos cuantos metros iluminado el camino con la pantalla de su brazo, buscando un acceso al exterior u otra escalera que descendiera. Sus pasos empezaron a resonar por el pasillo cuando las voces a su espalda se difuminaron, dándole la falsa impresión de que alguien lo estaba siguiendo, pero suprimió el impulso de girarse a comprobarlo y continuó caminando. No tardó en dar con las escaleras y, tras descender un poco, captó un aumento significativo de la luz y una leve brisa. Apagó el holograma para estar seguro y dio media vuelta para desandar todo el trayecto.

Tan concentrado estaba en regresar lo antes posible con los demás que el irrense no vio que el grupo ya se había puesto en marcha. Para cuando se quiso dar cuenta ya era demasiado tarde y, sin poder evitarlo, Adru y él chocaron con fuerza. Ambos perdieron el equilibrio, pero Milo, rápido de reflejos, logró sujetar a la muchacha e intentó evitar la caída. Durante unos segundos que parecierón interminables trastabillaron en el sitio, pero al final la gravedad les reclamó y dieron con sus huesos contra el suelo.
Vaya golpetazo —comentó riendo, poniéndose en pie y tendiéndole una mano a la niña para ayudarla a levantarse—. ¿Estás bien? —preguntó sonriente, sin esperar en realidad que pudiera entenderle. En cuanto se asegurara de que así era procedería a informarles de que había encontrado una salida más adelante, indicándoles la dirección y apremiándoles para que se pusieran en marcha.

53 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 10:10 pm

Giniroryu

avatar
GM
Observó curiosa como llegaba cada vez más gente. Aquel otro edeel de un color de ojos que nunca había visto empezó a charlar con los que más se le parecían, por lo que la sinhadre supuso que venían todos del mismo sitio. <<Y también tiene esa cosa rara en los oídos>> pensó fijándose descaradamente en las orejas del chico nuevo. Mientras conversaban entre ellos, la sinhadre se dedicó a dar vueltas a su alrededor pudiendo fijarse mejor en más detalles, como las extrañas ropas que vestían o que todos ellos, incluido el niño que tenía la piel del mismo color que su pelo, llevaban los pies cubiertos.
¡Vamos, vamos! —Volvió a hacer aspavientos con las manos hacia el pasillo para que comprendieran que quería que la siguieran mientras daba unos pasos hacia el frente con la cabeza girada hacia el grupo—. Ya os lo ha dicho Neil, pero, yo os proteg… ¡Auch!

Un aurva muy extraño, tal y como pudo comprobar una vez finalizó aquel tira y afloja que terminó con ambos en el suelo, había chocado con ella. El chico con hocico y un brazo que parecía metálico le ofreció una mano para ayudarla a levantarse, y la sinhadre la aceptó pero impulsándose al mismo tiempo ella misma, lo cual casi provoca que ambos volviesen a perder el equilibrio. La chica se frotó el trasero dolorido durante unos segundos antes de dar una vuelta alrededor del chico nuevo <<¿será el aurva de alguno de estos chicos parecidos?>> y su vista se posó nuevamente en aquel brazo tan increíble.
¿Qué es eso? ¿Para qué sirve? —Le preguntó gesticulando mucho hacia el artefacto: ya había comprobado que tampoco hablaba su mismo idioma—. ¿Por qué tienes hocico? —Inquirió después dándose golpecitos en su propia nariz—. ¿Es magia? —Finalizó colocando los brazos en jarras mientras se balanceaba sobre los talones con expresión curiosa.

No podía entender las respuestas a lo que había preguntado, pero sí entendió lo que quería el aurva con hocico: que saliesen de allí.
Por fin alguien que se quiere mover —comentó con entusiasmo mientras echaba a trotar pasillo adelante. Al instante se acordó de que Neil se había quedado atrás con el niño de piel morada y regresó corriendo para sujetar del brazo a su aurva y tirar de ambos—. Vamos.
Una luz que en un principio le resultó muy cegadora iluminó el pasillo, llamando su atención sobre el chico con hocico una vez más: aquel haz salía directamente de su brazo de metal.
>>¡Hala! ¿Cómo haces eso? —Le preguntó impresionada mientras seguía avanzando tirando de su aurva y el niño—. Pero es demasiado brillante, ya se veía bien antes…

Sigue en la Plaza de la Fuente.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 4 de 29.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 16 ... 29  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.