Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Faro
por Bellota Hoy a las 11:29 am

» Torreón Maciel
por Zarket Hoy a las 12:03 am

» Torreón Letargo
por Cuervo 16/10/17, 08:57 pm

» Acantilados
por Bellota 16/10/17, 12:02 pm

» Trama
por Giniroryu 16/10/17, 03:01 am

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35818 mensajes en 683 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Mazmorras de la Cosecha

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 17 ... 29  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 5 de 29.]

1 Mazmorras de la Cosecha el 02/08/11, 06:47 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Mazmorras a las que se lleva a los niños cosechados en la noche de Samhein y donde han de despertar.

Mensajes Anteriores (click aquí):


49 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 08:57 am

Manasard


<<Bueno, parece que el chico ya se ha calmado, y yo que ni si quiera quería entrar>> Mis ojos por fin se habían acostumbrado a la luz y pude ver bien el pelo de la chica que acababa de llegar y su acompañante, nunca había visto tintes tan buenos y la piel del chico tenía un tono que no le encajaba. La chica empezó a moverse y note una mano en el hombro que interrumpió mis pensamientos. Parece que al que había hablado que si sabía ingles, bueno más o menos, se presentó y por lo visto sabía lo mismo que yo sobre este lugar.

Cuando iba a contestar entró a gritos una chica más alta que yo, cosa que no era rara, también preguntó si hablábamos ingles con un acento que me sonaba bastante familiar. A su lado vino otro chico, Milo, que tenía ¿Hocico? y ¿un brazo de metal? si, definitivamente esto era cada vez más raro. También se habían despertado aquí sin saber donde estaban. <<Supongo que a todos nos ha pasado lo mismo>> -No, no te preocupes- Dije respondiendo a la ultima pregunta de Rox -Aquel niño estaba llorando y al entrar nosotros- señalé a los que estábamos dentro -se ha debido de asustar, pero parece que ya esta mas calmado- ¿Que me pasaba? a esta gente no la conocía de nada y estaba hablando tan tranquilamente. Por un momento sentí alegría pero después se esfumó y volvió mi timidez de siempre. -No, no se donde está la salida- Mi voz sonó borde e intente suavizarla un poco -quizás... quizás si seguimos a la del pelo morado- Parecía la mas confiada, quizás supiese donde estaba la salida.

Por un momento le vinieron a la cabeza unas palabras -La tierra de los milagros, Rocavaran...- el pensamiento se le esfumó tan rapido como vino.

50 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 02:33 pm

Muffie



Neil escuchó al niño con una sonrisa, aunque no entendió nada de lo que este decía. “Tiene una voz preciosa y huele dulce” pensó, algo avergonzado por su pensamiento, pero decidiendo a su vez que el niño le gustaba y que quería ser su amigo. El aurva, percibiendo el miedo del niño, intentó tranquilizarse e hizo sus movimientos más lentos. Realmente quería ayudarlo.

Despacio y con cuidado colocó su bufanda alrededor del cuello del niño y la afianzó para que no se le soltara y le protegiera del frio. Sin su bufanda, Neil se sintió desprotegido y vulnerable, así que se encogió dentro de su sudadera para conservar el calor y se recordó una vez más que Adru estaba ahí con él.

El sinhadre pensó que el hecho de no entender al niño podía deberse bien a porque este no vocalizaba del todo bien o bien porque hablaba otro idioma, así que empezó a gesticular representaciones de sus palabras mientras hablaba vocalizando marcadamente.

- Mi nombre es Neil. Ella es Adru. Ven con nosotros. Queremos ayudarte. Vamos a salir de aquí y buscar ayuda. Ven, Adru nos protegerá.

Las palabras de Neil eran tranquilas y calmadas y sus gestos suaves, intentando imitar en todo momento la forma de hablar y gesticular con la que Nora solía calmarlo tras sus pesadillas. Manteniendo la sonrisa amable, Neil le enseñó las manos al niño, cogió las suyas suavemente y comenzó a tirar de él para llevarlo hacia la puerta, sin darle la espalda y dedicándole una sonrisa tranquilizadora.

Al salir de la habitación, Neil se vio rodeado de más extraños de los que había antes, por lo que se apretó hacia el niño inconscientemente. Su sonrisa perdió un poco de fuerza y el nerviosismo se coló en ella. Hizo el esfuerzo de calmarse con una expiración lenta y pudo conseguir que su sonrisa volviera a ser amable y que el nerviosismo apenas se notara.

- Adru nos protegerá- dijo de nuevo, más para sí mismo que para el niño.


51 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 05:19 pm

Yber


GM
Cuando el niño de piel clara le acercó la bufanda, Eitne se echó levemente hacia atrás en la cama, por instinto. Y se arrepintió enseguida. La voz tranquila del chiquillo le estaba ayudando a relajarse y cuando por fin comprobó que solamente quería abrigarlo, el daeliciano le dedicó una sonrisa chiquitilla, tímida y temblorosa. El calor de la bufanda era tan reconfortante que enterró parte de la cara en ella. Le gustaba el olor, era agradable. Al ver que el muchacho le ofrecía la mano, Eitne no se lo pensó dos veces y se aferró a él, saltando con torpeza de la cama.

Y-Yo E-E-Eitne —respondió. No estaba seguro de que se hubiera presentado, pero ¿qué sino?— G-G-G-Gr —no logró pronunciar las gracias que quería darle, pero como no se entendían no debía de pasar nada si las dejaba a medias

Antes de echar a caminar, el daeliciano agarró la almohada vieja de la cama y se la llevó consigo, arrastrándola. La alzó a la altura de la cara, se la restregó para limpiarse de lágrimas y mocos y la dejó caer en el suelo en cuanto se sintió limpio. Una vez fuera, los temores volvieron, pero las palabras inentendibles del muchacho le calmaban lo suficiente como para no llorar de nuevo. Sin embargo, notó que él se le acercaba y Eitne aprovechó para pegarse también a él. La niña que tiraba de ellos despertaba su admiración, parecía estar completamente en su terreno.

52 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 09:52 pm

Red


Milo no esperaba encontrar aquella acumulación de personas donde dedujeron que se había originado el grito, por lo que se tensó alarmado ante la posibilidad de que alguien pudiera estar en apuros con tantos testigos presentes. No tardó en deducir por su lenguaje corporal que solo habían sido atraídos allí como Rox y él mismo, pero viendo que no había ningún irrense presente el hacker se mantuvo en un segundo plano. Se sentía cómodo en multitudes anónimas, sí, pero aquel grupo numeroso era demasiado pequeño como para que uno de sus integrantes pasara desapercibido. Podía imaginarse que su brazo o su hocico llamarían la atención de aquel grupo tan homogéneo físicamente hablando y, teniendo en cuenta que no podía hablar con ellos, no tenía muchas ganas de sentirse observado.
Creo que me adelantare un poco… —murmuró, haciendo amago de alejarse por el pasillo, pero la presa de la coreana le frenó.

El chico se giró confuso, sin saber porque le detenía, pero al captar su mirada comprendió que quería que la esperase. Estarse quieto en aquella situación, no obstante, se le antojaba imposible, pero tampoco quería atosigar aún más al muchacho que lloraba en la habitación. Necesitaba hacer algo útil.
No te preocupes, solo voy a avanzar un poco para ver si encuentro una salida. Vuelvo enseguida —le dijo a su compañera, gesticulando para que le entendiera y dedicándole una amplia sonrisa para transmitirle confianza antes de echar a andar.

Milo recorrió unos cuantos metros iluminado el camino con la pantalla de su brazo, buscando un acceso al exterior u otra escalera que descendiera. Sus pasos empezaron a resonar por el pasillo cuando las voces a su espalda se difuminaron, dándole la falsa impresión de que alguien lo estaba siguiendo, pero suprimió el impulso de girarse a comprobarlo y continuó caminando. No tardó en dar con las escaleras y, tras descender un poco, captó un aumento significativo de la luz y una leve brisa. Apagó el holograma para estar seguro y dio media vuelta para desandar todo el trayecto.

Tan concentrado estaba en regresar lo antes posible con los demás que el irrense no vio que el grupo ya se había puesto en marcha. Para cuando se quiso dar cuenta ya era demasiado tarde y, sin poder evitarlo, Adru y él chocaron con fuerza. Ambos perdieron el equilibrio, pero Milo, rápido de reflejos, logró sujetar a la muchacha e intentó evitar la caída. Durante unos segundos que parecierón interminables trastabillaron en el sitio, pero al final la gravedad les reclamó y dieron con sus huesos contra el suelo.
Vaya golpetazo —comentó riendo, poniéndose en pie y tendiéndole una mano a la niña para ayudarla a levantarse—. ¿Estás bien? —preguntó sonriente, sin esperar en realidad que pudiera entenderle. En cuanto se asegurara de que así era procedería a informarles de que había encontrado una salida más adelante, indicándoles la dirección y apremiándoles para que se pusieran en marcha.

53 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 10:10 pm

Giniroryu


GM
Observó curiosa como llegaba cada vez más gente. Aquel otro edeel de un color de ojos que nunca había visto empezó a charlar con los que más se le parecían, por lo que la sinhadre supuso que venían todos del mismo sitio. <<Y también tiene esa cosa rara en los oídos>> pensó fijándose descaradamente en las orejas del chico nuevo. Mientras conversaban entre ellos, la sinhadre se dedicó a dar vueltas a su alrededor pudiendo fijarse mejor en más detalles, como las extrañas ropas que vestían o que todos ellos, incluido el niño que tenía la piel del mismo color que su pelo, llevaban los pies cubiertos.
¡Vamos, vamos! —Volvió a hacer aspavientos con las manos hacia el pasillo para que comprendieran que quería que la siguieran mientras daba unos pasos hacia el frente con la cabeza girada hacia el grupo—. Ya os lo ha dicho Neil, pero, yo os proteg… ¡Auch!

Un aurva muy extraño, tal y como pudo comprobar una vez finalizó aquel tira y afloja que terminó con ambos en el suelo, había chocado con ella. El chico con hocico y un brazo que parecía metálico le ofreció una mano para ayudarla a levantarse, y la sinhadre la aceptó pero impulsándose al mismo tiempo ella misma, lo cual casi provoca que ambos volviesen a perder el equilibrio. La chica se frotó el trasero dolorido durante unos segundos antes de dar una vuelta alrededor del chico nuevo <<¿será el aurva de alguno de estos chicos parecidos?>> y su vista se posó nuevamente en aquel brazo tan increíble.
¿Qué es eso? ¿Para qué sirve? —Le preguntó gesticulando mucho hacia el artefacto: ya había comprobado que tampoco hablaba su mismo idioma—. ¿Por qué tienes hocico? —Inquirió después dándose golpecitos en su propia nariz—. ¿Es magia? —Finalizó colocando los brazos en jarras mientras se balanceaba sobre los talones con expresión curiosa.

No podía entender las respuestas a lo que había preguntado, pero sí entendió lo que quería el aurva con hocico: que saliesen de allí.
Por fin alguien que se quiere mover —comentó con entusiasmo mientras echaba a trotar pasillo adelante. Al instante se acordó de que Neil se había quedado atrás con el niño de piel morada y regresó corriendo para sujetar del brazo a su aurva y tirar de ambos—. Vamos.
Una luz que en un principio le resultó muy cegadora iluminó el pasillo, llamando su atención sobre el chico con hocico una vez más: aquel haz salía directamente de su brazo de metal.
>>¡Hala! ¿Cómo haces eso? —Le preguntó impresionada mientras seguía avanzando tirando de su aurva y el niño—. Pero es demasiado brillante, ya se veía bien antes…

Sigue en la Plaza de la Fuente.

54 Re: Mazmorras de la Cosecha el 02/11/15, 11:54 pm

Muffie

avatar

Neil siguió a su edeel sin soltar al niño y sonriéndole amablemente en todo momento, esperando que el pequeño no notara su nerviosismo. La presencia del resto de personas le intimidaban, así que prefirió no mirarles. Se conocía lo suficiente a sí mismo como para saber que probablemente entraría en pánico si lo hacía. Aunque casi lo hizo al ver como Adrune chocaba con uno de los desconocidos y caía al suelo.

- ¡Dru!- exclamó alarmado-. ¿Estás bien? ¿Te has hecho daño? ¿Te duele algo?

Sus preguntas frenéticas fueron ignoradas por la otra sinhadre, que curiosa comenzó a dar vueltas alrededor del chico de hocico y a preguntar por su brazo mecánico. Neil se quedó apretujado contra el niño hasta que su edeel reparó en él y fue en su busca. El aurva se dejó arrastrar por la sinhadre sin soltar al niño mientras se repetía mentalmente su mantra “Adru nos protegerá, Adru nos protegerá,…”.

Sigue en Plaza de la Fuente.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

55 Re: Mazmorras de la Cosecha el 03/11/15, 01:19 am

Goliat

avatar
El segundo humano, el que era más alto que ella, le llamó la atención. Sus modales, su aspecto y sobre todo su nombre.

Hyung-Su... ¿Coreano, verdad? —aunque Rox no fuera 100% asiática le agradaba encontrar a alguien similar a ella. Sonrió e imitó sus gestos: reverencia y mano al pecho. Al dirigirse a él habló en coreano, notando que al chico no le terminaba de arrancar bien el inglés—. Si no te sientes a gusto hablando en inglés podemos hacerlo así, ¿va? Mi nombre completo es Seo Rox.

Guardó las llaves de vuelta a su bolsillo, prestando atención a lo que decía el moreno. Como imaginaba, el de piel y pelo gris no entendía lo que decían. Milo por su parte parecía querer irse ya y como era de esperar Rox no iba a retenerle allí.

Nos vemos abajo.—no le iba a entender, pero se quedaba más calmada diciendo eso. Le dejó marchar con una sonrisa dubitativa, observando con atención las escaleras por las que había bajado.
No necesitó asomarse para ver al niño que lloraba, ya que justo en ese instante los que faltaban decidieron salir. Rox les miró con mucha curiosidad, confirmando que solo tres de los allí presentes eran humanos. Los niños parecían demasiado jóvenes para que sus padres les hubieran permitido teñirse el pelo, y en el caso del menor de ellos... Bueno, la piel gris era rara, pero la morada lo era más aún. No se detuvieron demasiado tiempo delante del grupo que se había formado en el pasillo, siguiendo los pasos de Milo casi al instante.

Ahora que solo quedaban ella y los otros tres, las mazmorras se le hicieron más espeluznantes aún. Un escalofrío le hizo recordar su baja temperatura, cruzándose de brazos para tratar de entrar en calor. Hizo un gesto con la cabeza hacia las escaleras, mirando de reojo a su curioso grupo dispuesta a bajar primero.

¡No me apetece mucho estar aquí, si os soy digo la verdad!—dio varios pasos casi robóticos hacia las primeras escaleras—. Y dejar a un grupo niños solos no debe de ser algo muy responsable.

Asegurándose de que los otros tres iban detrás suya, Rox bajó con precaución. En la planta baja no había nadie, pero sí se encontraba la salida. Dio por hecho que ya se habrían marchado y siguió sus pasos.

Sigue en Plaza de la Fuente


_________________________________________

Spoiler:




x:



56 Re: Mazmorras de la Cosecha el 03/11/15, 12:44 pm

Jack

avatar
Sinceridad

Sinceridad estaba durmiendo a pata suelta. No lo sabría hasta más tarde, o quizá no se acordaría, pero estaba soñando con Sinrastro y otros cuantos del círculo de amistades de su amiga. Cantaban, tocaban música y bailaban alrededor de varias hogueras del campamento en el bosque. Había algo raro en el ambiente, entremezclado con el humo de las fogatas. Unos decían que era la magia de la música, Sinrastro acusaba a esos mismos de haber quemado hierbas alucinógenas o algo así. A Sinceridad, honestamente, no le importaba. Tocaba y bailaba con los demás, despreocupada por completo. A veces chocaban entre ellos de forma amistosa, pero en uno de los encontronazos,  rebotó hacia atrás y cayó de espaldas al suelo.
Se quiso levantar con rapidez pero solo consiguió golpearse la mano derecha con algo duro y frío.
—¡AY!

<<Voy a tirar a la hoguera al del empujoncito y luego nos lo vamos a fumar>> pensó, desorientada y dolorida. Alejó el brazo de lo que fuera que hubiera cerca y se incorporó lentamente. Bueno, la intención fue esa, pero en el instante en que notó que aquel suelo y aquella pared no eran de su bosque, se levantó a toda velocidad. Miró a su alrededor con desconfianza y se pegó a la pared por seguridad.
—Por el tambor del abuelo, ¿qué sitio es este?

Paredes grises, sosas, con manchas de humedad y polvorientas. Un lecho súper raro que no había visto en su vida. Y una puerta sin cerrar del todo que daba a lo desconocido.
—A ver, a ver, ¡a ver! —sussurró para concentrarse—. Piensa. ¿Cómo he llegado aquí? Me he debido caer de ese trasto... —dijo tras mirar al susodicho, y luego miró a la puerta—. Alguien me ha traído aquí y ha dejado entornado... Así que habrá alguien fuera, cerca. ¿Pero qué sitio es este?

La pobre empezó a pensar que estaba en una celda del Coro. El miedo ante esa posibilidad se abría paso lentamente, pero se esforzó en pararlo. No tenía sentido. Ya estaba entrenada para enfrentar ese temor y pensar al respecto con frialdad. Aunque en aquel momento aún seguía algo desorientada.
—Ayer estuve en la cueva... Muy lejos del Coro, en Tierra—Bruja... No puede ser el Coro...

No le costó mucho recordar algunos detalles de lo último que le había pasado. Los ojos y la boca se le abrían más y más según los recuerdos iban dejándose ver.
—Aquella voz, aquella canción... Todo lo que me dijo... ¿Es aquí? Me habrán dejado aquí para dormir...

Podría salir y avisar... Y eso hizo. La roquense no estaba muy segura de aquel plan, pero era lo único que se le ocurría. De todas formas tendría que salir de allí, así que se separó de la pared y caminó en silencio hasta la puerta. Estaba entornada así que no costó mucho abrirla. Daba a un pasillo igual de aburrido y gris, pero podía ver más puertas por allí así que tomó aire y cruzó el umbral.
—Ese cantante, Mikk, estará por aquí seguro. Detrás de una de esas puertas. Seguro que espera a que salga o que piensa venir a buscarme pronto.

Aquello lo fue diciendo en voz baja mientras avanzaba, hasta que llegó a otra puerta destartalada. Se acercó con decisión y con la misma alargó la mano y abrió al tiempo que decía:
—Hola, perdón, buscaba a... —se disculpó, pero en seguida vio que allí no había nadie, y prácticamente nada—. ¿Vacía? Venga ya, ¡ya podrían haber puesto un mensajito o algo, menuda desorganización! —se quejó y se alejó de la puerta.

Buscaría otra, pues qué mejor podría hacer, así que siguió avanzando por el pasillo... A las malas siempre podría buscar la salida y hacerse una mejor idea de dónde estaba, pero todavía no. Lo que sí había visto en esa segunda habitación era una ventana que daba a una calle a oscuras, pero ya se había adentrado en el pasillo y no volvería.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

57 Re: Mazmorras de la Cosecha el 03/11/15, 01:04 pm

Merodeador

avatar
La pequeña niña belga despertó con la incomodidad de aquel que se ha dormido en el suelo, con la sensación de haber soñado algo sin saber exactamente el qué. Abrió los ojos y fue la oscuridad de la noche lo que la recibió. Se incorporo con lentitud, completamente desorientada. Se daba cuenta de que no estaba en casa pero una fina esperanza le gritaba que papá y mamá no podían estar muy lejos.

Observó lo que le rodeaba y un nudo se le formo en la garganta, las lagrimas intentando escapar de sus ojos. Recordó lo que le había pasado la noche anterior y se sintió estúpida, confusa, dolida y sobretodo perdida « Je ne suis pas chez moi. Papa n’est pas ici. Maman non plus. Où sont-ils? Est que ce  le croque-mitaine qui a fait ça? Papa et maman… »* Miró el destartalado colchón, la luz mortecina y débil que entraba por el ventanuco, la imponente puerta de madera y el ennegrecido y polvoriento suelo de piedra. Tragó saliva para evitar que se le escapase un sollozo, pensando en cómo se burlaría su padre de ella si la veía con esas fachas.

-Papa? Maman? Tom, Céline… -*Dijo. Esperó respuesta durante unos segundos antes de levantarse y correr hacia la puerta. Intentó abrirla pero la pesada puerta era demasiado para ella. La aporreo con todas sus fuerzas mientras la angustia le hacia perder toda la compostura que le quedaba.

-MAMAN! MAMAN! S’IL TE PLAIT! MAMAN-MAMAN! PAPA! MAMAN!-* Sólo el silencio la contesto. Las lágrimas chorreaban por su rostro mientras intentaba respirar correctamente, tragaba saliva tantas veces como podía intentando tranquilizarse, y fue con la voz rota por los sollozos como volvió a hablar con más serenidad pero con una voz tintada de histerismo: - Où êtes-vous?! Maman où est tu?! Il y a quelqu’un? S’il vous plait! N’importe qui! Aidez-moi! Je vous-en supplie! Si c’est une punition je serais bonne! S’il vous plait sortez-moi d’ici!*

Traducciones:

*No estoy en casa. Papá no esta aquí. Mamá tampoco. ¿Donde están? ¿Ha sido el coco quien ha hecho esto? Papá y mamá...*
*¿Papá? ¿Mamá? Tom, Céline...*
*¡MAMÁ! ¡MAMÁ! ¡POR FAVOR! ¡MAMÁ-MAMÁ! ¡PAPÁ! ¡MAMÁ!*
*¿Donde estáis? ¿Mamá donde estas? ¿Hay alguien? ¡Por favor! ¡Quien sea! ¡Ayudadme! ¡Os lo suplico! ¡Si es un castigo seré buena! ¡Por favor sacadme de aquí!*



Última edición por Merodeador el 03/11/15, 01:31 pm, editado 1 vez


_________________________________________

"Mientras no tengan conciencia de su fuerza no se rebelarán, y hasta después de haberse rebelado no serán conscientes. Éste es el problema." G.O.

58 Re: Mazmorras de la Cosecha el 03/11/15, 01:10 pm

Leonart

avatar
Lorenzo




Despertose el diestro muy extraviado, e, al instante de reconocerse en lugar ajeno, indagó su cinto en pos de asir la espada en el medio de aquella oscuridad terrible. Frustrose su carencia, pues espada no habia, mas recordaba, y notaba, aquel cuchillo de herramienta útil a su bota y, con esmero, sacole de esta, manejandolo a mano cambiada durante unos instantes.
¿Donde se hallaba el español? No sabria decir. Humedo y oscuro era. Siniestro. Sin su espada, no era más galán bien vestido que cualquier hijo de projimo y sino un diestro. No sino entonces que los recuerdos vinieronle a su mente, algo desdibujados y muy turbados, pero llenos de verdades.

¡Malnacido! ¡Gaznapiro! ¡Lamecharcos y Frances!―maldijo al acordarse de tal caballero falto de honra. Llamabase Doce Punto, hasta el mismo punto que le tenia al español.―¡Puntada dariate yo! ¿Adonde dejaste mi espada, gañan?―gruñó en voz alta, mientras sus ojos se acostumbraban a la oscuridad. Incorporose y frotose los luceros, aun muy incómodo con su situacion actual.

Agarro su sombrero y colocolo en la testa. Sabria de su espada, o sino no se llamaba Don Santiago Lorenzo Recio. Guardose el filo en la manga del ropaje y puso pie en estela, identificando la puerta y saliendo por ella, mientras manoteabase el polvo de encima con algo de frustración.
Pasarele algo a mi Reyerta, non podria perdonariarmelo, ni Dios en el cielo.―siguio protestando, resonabanse las botas sobre el adoquinado, sin suerte alguna de encontrar una cierta luz todavia, sus pasos eran moderados y calculados, como los de ciego, pues no podia ver tanto como gustase. Se mesó la puntilla de su perilla. ¿Donde diablos le habia llevado este botarate?

Dio una sartá de pasos adicionales, quelos tuneles no parecian terminar y comenzaba a desesperase, cuando, de pronto, escuchó de un sollozo. ¿Un infante? ¿Que diablos hacia un infante ahi? Apurose su paso hasta dibujar a duras penas la puerta detras de la cual venian los llantos. Asi, entre las sombras, oyó los llantos, sin saber que hacer ni que podria estar al otro lado de la puerta, mantuvo una considerable distancia, mientras miraba endrededor.



Última edición por Leonart el 03/11/15, 01:29 pm, editado 1 vez


_________________________________________

TFW le pones dos velas a la Virgen pa que os saque de aquí pero a un ingrato le da por ser ateo
Spoiler:

59 Mónica el 03/11/15, 01:22 pm

Bellota

avatar
Mónica rebulló sobre el colchón, dándose la vuelta y poniéndose boca a bajo. Se movió de nuevo sin abrir los ojos.

-Mnnnghh… tengo que ir al baño… No, Doce Punto, no voy a ir, me quedo aquí- murmuró babeando medio dormida.

Volvió a caer en un sopor profundo, pero su vejiga volvió a quejarse. “Justo cuando había encontrado la postura perfecta” pensó con un gemido mientras abría los ojos notando como algo le martilleaba la parte de atrás de la cabeza… y se encontraba cara a cara y con la boca pegada a algo que parecía una montaña de mugre y babas. Se levantó de un salto con un pequeño chillido de pánico (desencadenando un dolor de cabeza impresionante) y se frotó la cara con las manos en un intento vano de liberarse de los gérmenes.

-¡Qué asco! ¡Arg! ¡Arg! ¡Voy a morir!- dio vueltas sobre sí misma, en crisis, buscando su bolso, que colgaba de su hombro dando vueltas con ella. -¡¿Y MI BOLSO?! ¡NECESITO DESINFECTANTE!- se encogió por cómo el sonido le atravesó la cabeza, y dio un par de vueltas más, presa del pánico, hasta que se paró de golpe y el bolso la golpeó en la barriga. –Ufff- se quejó mientras rebuscaba con manos frenéticas en busca del botecito y exprimía sobre sus manos una cantidad con la que poder bañar a un gato para acto seguido extenderse el gel sobre la cara, manos y brazos y aspiraba su relajante olor a V Pato.

-Por fin- suspiró, permitiéndose relajarse por vez primera, abriendo de nuevo los ojos y mirando algo mareada a su alrededor. “¿Dónde leches estoy?” se preguntó, con la sensación de que algo había pasado la noche anterior que había cambiado su vida entera.

-¿Jonás?- preguntó con la voz pastosa e inconscientemente temblorosa mientras miraba en derredor: estaba en un habitáculo pequeño, estrecho, con un único camastro repugnantemente sucio (Mónica se estremeció al recordar que  había dormido ahí, pegada a saber qué y teniendo las posibilidades de coger cualquier cosa posiblemente mortal, muerta del asco, y se frotó el puente de la nariz) y cuatro paredes… mejor dicho, tres. Una de ellas tenía un agujero tan grande que podía ver todo lo que la esperaba abajo: calles de piedra aparentemente abandonadas y un cielo ya oscureciendo. Se alejó de esa pared inconscientemente, tambaleándose sobre sus tacones de plástico.

-¿Jonás?- elevó la voz un poco, todavía algo ronca. -¿Esto es cosa tuya?- Se giró, esperando en cierta parte una respuesta con la familiar voz de su hermano, pero sabiendo en el fondo que no la iba a encontrar. -… ¿Papá?- preguntó conteniendo las lágrimas, intuyendo del mismo modo que estaba demasiado lejos para que ellos la pudieran escuchar. “¿Me habrán secuestrado?” se cuestionó de pronto, asustada por la posibilidad. -¿¡Hola!? ¿¡Hay alguien ahí fuera que me haya secuestrado!? ¡Si la respuesta es afirmativa tengo…- titubeó -… cosas en el bolso muy útiles para la vida diaria y la supervivencia en lugares hostiles!- avanzó hacia la puerta con actitud chulesca, tropezándose de nuevo con sus tacones y su largo vestido, y se quitó los zapatos con rabia, maldiciendo y colocándoselos de tal modo que pudiera llevarlos en la mano. De pronto, parte de un recuerdo la sacudió. “¿Doce Punto?” preguntó una voz en su mente. El nombre ese le sonaba dolorosamente familiar… y a la vez no.

-¿Doce Punto?- preguntó, aún con esperanza, comenzando a recordar al chico tan extraño con el que había estado ligando la noche anterior y al que le entregó una estampita de la Virgen del Pilar. -¿Estás aquí?

Sólo el silencio le devolvió la respuesta… hasta que unos gritos desgarradores y agudos lo rompieron en mil pedazos, haciendo que se encogiera y se agarrara la cabeza, sintiendo un horrible malestar y notando cómo se le comenzaban a crispar los nervios. Incapaz de soportarlo, salió de golpe al pasillo, recorriendo a toda velocidad la distancia que la separaba del origen de los gritos que le estaban taladrando las meninges, e intentando olvidar que estaba pisando descalza un suelo extraño y muy posiblemente contaminado.

“Dios, Dios, qué ascazo, puaj”, pensó con una mueca de repelús.

Cuando llegó abrió la puerta de par en par, estampándola contra la pared.
-¡DEJA YA DE CHILLAR YA!- gritó hacia la habitación. -¡ME ESTÁS DESTROZANDO LOS TÍMPANOS!

60 Re: Mazmorras de la Cosecha el 03/11/15, 03:10 pm

Jack

avatar
Una criatura de lo más extraña apareció en su camino. Realmente, Sinceridad llegó hasta ella. No se habría acercado si no hubiera escuchado dos voces bastante distintas gritar como si los estuvieran torturando. La eterna amenaza del Coro asaltó su cabeza emplumada y se lanzó a la carrera hacia las voces...

No llegó a ver qué o quiénes habían gritado. Solo vio a una extrañísima criatura asomada a una puerta. Se acercó por detrás con cautela a aquella cosa, porque estaba segura de que aquello estaba vivo y no sabía si era peligroso, pero le ganaba en altura y confiaba en poder defenderse si hacía falta. Pero había escuchado dos gritos y estaba decidida a saber qué ocurría. ¿Y si habían atacado a Mikk esa criatura y otras como ella?


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

61 Re: Mazmorras de la Cosecha el 03/11/15, 03:58 pm

chicoaeseg15

avatar
Lo primero que notó fue que algo le recubría el cuerpo, estaba tapado hasta la mitad del torso y sacaba las piernas por ambos lados de la cama, se giró de lado, con la cabeza embotada y despertándose a medias de los efectos de la picadura de morfeo. Notaba un ligero martilleo en la frente, extendiéndose hacia las sienes con fuerza e instándole a que despertara del todo.
>>¿Dónde...mmm?<<.
Cambió de posición, convirtiéndose en la postura fetal y replegando sus rodillas contra el pecho, cuando lo hizo escuchó un ruido extraño, diferente, el lecho había crujido, y sabía que su cama jamás lo hacía, de hecho siempre odiaba particularmente ese molesto sonido, quizás estaría en casa de Melvin, o en la de Mathew, pero se quedó inmóvil para escuchar y no sonaba ningún ronquido.
>>Espera, ¿Sábanas? ¡Si yo las detesto!<<, de hecho Tayron les tenía totalmente prohibido a sus amigos que lo arroparan mientras dormía, siempre gritaba un “¡Que corra el aire!”.

Aún con los párpados cerrados pero más consciente de que no se encontraba en ningún lugar conocido empezó a recordar fragmentos del día anterior, a Dafne, la expedición al bosque y que habían acabo todos dormidos bajo las estrellas, pero era extraño, había algo más que tampoco encajaba, se supone que debía estar recostado sobre la hierba y que el viento soplaba, y vale, podía reconocer que se había tapado con el mantel del picnic, pero solo hizo una excepción porque la noruega estaba a su lado, ese era otro punto destacable ¿Dónde estaba todo el mundo?.

Tayron abrió los ojos de sopetón, y se incorporó con precaución, lo que vio no terminó de gustarle del todo, era una habitación fría, húmeda y siniestra, ladeó la cabeza con confusión y chasqueó la lengua, no veía a penas pero sabía que las paredes eran de piedra y que a lo lejos recortado con una luz anaranjada de fondo había una puerta entreabierta. Empezó a hacer memoria.
-¡Doce!- exclamó sorprendido- ¿Ya estoy dentro?, hostia puta, esto es una mazmorra, y se supone que tengo que salir de aquí- se animó a sí mismo, levantándose.- que guapada, parece los gráficos de un videojuego de miedo- analizó algo más su entorno, y terminó por asentir con la cabeza- me gusta.

Una vez de pie consiguió mantener el equilibrio y a examinarse, estaba en calzones, aquellos de rayas azules y blancas que le resultaba tan favorecedor, debía de haberse quitado el pantalón mientras dormía, así que con energía rebuscó entre las sábanas que había echado al suelo y se lo puso, recordó la navaja que debía de tener en el bolsillo izquierdo, ¡Aleluya!, no se la habían quitado, al menos podía defenderse.

Cuando abrió la puerta con cuidado y se colocó en medio del pasillo alucinó de veras, dos caminos sugerentes se extendían a ambos lados, de piedra, igual de oscuros e iluminados por una única antorcha.- Fantástico- murmuró indeciso, debía de partir pronto, aquel silencio no le transmitía nada bueno y quería salir de allí cuanto antes. Mientras avanzaba con una mano pegada a la pared notó que olía un poco a sudor y que debía de haber probado alcohol el día anterior.
-¿Seguro que no estoy borracho?- se preguntó, pidiendo que no fuera así, ojalá estuviera en Rocavarancolia, la ciudad de milagros y portentos, se convenció así mismo, a Tayron le importaba tres cominos que todo allí fuera igual de lúgubre, solo quería vivir una aventura inolvidable, y si con ello debía caminar por aquel paisaje ruinoso lo haría sin dudarlo.

-¡Allá vamos!- y con un suspiro de alegría torció la esquina.



Última edición por chicoaeseg15 el 03/11/15, 05:57 pm, editado 2 veces


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

62 Re: Mazmorras de la Cosecha el 03/11/15, 04:52 pm

Reifon

avatar
Le dolía la garganta, unos gritos de agonía resonaban como un suave eco en su cabeza y no notaba ni a Brinava ni a Per a su lado. Se despertó sobresaltado, cayéndose de la cama, si a eso podía llamársele así. Sus reflejos no le fallaron, rodó un poco y consiguió simplemente estar de culo en el suelo con la cama a espaldas  y un dolor leve añadido al hombro izquierdo, aún atontado por la cantidad ingente de humo que había tragado.

-¿Per...? ¿Dónde estás? ¿Quién grita...?  -Su voz le sonaba ronca. -Agh....

Se apoyó contra la cama y se llevó la mano derecha a la garganta mientras estiraba un poco el brazo izquierdo. Observó su alrededor, aquello se le parecía una especie de casa cuadrada y lúgubre, definitivamente no estaba en una de sus tiendas. Aspiró profundamente, cerró los ojos y trató de recordar.

<<La fiesta, el collar, el baile, Eri dando un paso hacia los rocavarancoleses... >> -En ese momento se percató de donde estaba.

Había sido elegido, y su hermano también. La mayoría de nublinos se habrían emocionado y alegrado de esto, pero para él no era así. No le hacía gracia que le hubieran separado así de sus parejas ni de su familia, sin poder despedirse siquiera, además, ¿Esto era la ciudad de los dioses? ¿Una habitación pobre y lúgubre después de toda esa vanagloria y pomposidad? ¿En serio?

<<Al final, los fuy van a tener razón y todo...>>

Y cayó en cuenta de una cosa. -Eriel...

Tenía que encontrarlo, asegurarse de que no le habían hecho nada por su "insolencia". Se incorporó lentamente, aún se encontraba algo lento. <<Ahí os metáis el humito de los cojones por donde os quepa...>> Estaba irritado por todo, pero se auto motivó un poco para relajarse y no gruñir a cualquier otro elegido o rocavarancolés que se topara. <<Al menos aprenderé magia... y al menos el poncho me mantiene caliente...>> Se lamento de haberse desprendido de su pequeña navaja y sus cosas, pero no podía hacer nada al respecto. Llegó a la puerta, la abrió y se dispuso a andar por el pasillo que se abría ante él, buscando en las habitaciones a su hermano.

63 Re: Mazmorras de la Cosecha el 03/11/15, 05:24 pm

Lupin

avatar
Sakrilt recuperó la consciencia lentamente. Al principio casi no procesaba lo que veían desde hacía rato sus ojos sin párpados, pero poco a poco fue capaz de pensar más despacio de lo que incluso era habitual. Cuando finalmente su cerebro más lento que un diplodocus con cagarrinas conectó los detalles necesarios, se dio cuenta de algo: «¿Dónde coño estoy?».

Desde ese instante, no se tomó ni medio segundo en mirar alrededor y levantarse de un salto. Bueno, casi, realmente tuvo que hincar al momento la rodilla del mareo repentino que le asaltó. «Kgh, mierda, mi cabeza». Cuando se pudo levantar, comprobó el lugar donde se encontraba. No tenía más interés que cuatro paredes y un techo de piedra guarreados a conciencia y el lecho mugroso en el que se despertó.

“Libertad. Poder. Gloria”. Pues le pareció a la clinger que le había dejado en el antro más cutre posible para demostrar lo que le dijo. «Y apesta y es horrible y hace un frío que se me va a congelar todo el potorro. ¿Dónde me ha traído el ender ese?». Para ser sinceros, la gamberra también estaba jiñada de miedo.

Decidió en ese momento que lo mejor que podía hacer era salir de la sala. O intentarlo. Al principio pensó que la puerta estaba atrancada, pero después de cargar con el hombro una vez descubrió que solo estaba atascada. Después de varios placajes y múltiples maldiciones, la puerta de mierda superó su obstáculo y Sakrilt rodó por el suelo. «¿Aquí también tienen a un puto inútil haciendo puertas o qué?».

El pasillo no era mejor que la habitación. «Joder, esto es una ruina». La bicharraca echó a andar hacia donde fuera sin pensar hasta que oyó unos gritos animalescos, como los de las aves o los mamíferos. Se detuvo de golpe y esperó a ver si oía algo más. Era difícil en ese pasillo situar de dónde venía el sonido, así que simplemente siguió andando y se dejó estar de hostias. Tarde o temprano ya se encontraría con alguien o con alguna forma de salir de allí.

64 Re: Mazmorras de la Cosecha el 03/11/15, 05:52 pm

Merodeador

avatar
En realidad Nadzieja nunca se esperó a que alguien le fuese a abrir la puerta, lo cierto es que ya se estaba imaginando a si misma desfallecer en aquel lugar sin que nadie lo supiese o se preocupase por saberlo. Por lo que el grito de Mónica la dejo más que sorprendida, sobretodo la asustó.

La niña se quedó muda del espanto. De repente ante sus narices aparecía una chica que le hablaba gritaba en un idioma extraño, y claro su primer instinto y pensamiento fue el de « Je suis foutue. »* Pero cuando se dio cuenta de que era eso, una chica, la cosa cambio ligeramente (muy ligeramente) y un pequeño rayo de esperanza surco sobre sus pesimistas ideas que la daban ya por muerta. Y con efecto retardado Nad se puso a llorar del susto de muerte que se había llevado. Sollozando se le quejo:

-Mais-Mais pour… pour quoi vous me criez comme ça ? Je… je-je suis perdue, je ne trouve pas mes parents et tu me cries je ne sais quoi ! Je veux retourner chez moi. Où suis-je ? Et Qui est vous, madame ?*

La chica le respondió con lo que Nadzia describió mentalmente como una sarta de sandeces « Mais que est ce qu’elle dit cette idiote? »* Mientras el desconcierto le conquistaba el rostro empezaba a pensar que se había encontrado con una « folle »*.  

A punto estuvo de replicarle ya que no la entendía « Merci beaucoup mais vous pouvez aider quelqu’un d’autre je vais attendre une personne qui soit sain d’esprit ».* Pero una visión de pesadilla la hizo volver a enmudecer y abrir la boca bien grande al tiempo que temblaba cual hoja en un vendaval. Detrás de la chica había un pájaro enorme, en opinión de la belga « Un monstre dévoratrice de petites filles »* . Por lo que no pudo más que intentar avisar, en un susurro airado que salió como un chillido de palabras mal articuladas, a su interlocutora:

-Oiseau! Oiseau! Oiseau! Il y a un oiseau derrière vous, un grand oiseau ! Oiseau ! Oiseau ! *


Traducciones (Parte 2):

"Estoy jodida" (de manera fina)*
"-Pero-pero por... ¿Por qué me gritas así? yo,yo... yo estoy perdida, no encuentro a mis padres ¡y tu me gritas vete tu a saber que! ¡quiero volver a casa! ¿donde estoy? ¿i quien es usted, señora?"*
"¿Pero que dice esta idiota?"*
"Loca"*
"muchas gracias pero usted puede ayudar a otra persona, voy a esperar a que llegue a alguien cuerdo"*
"Un monstruo devorador de niñas pequeñas."*
"-¡pájaro! ¡pájaro! ¡pájaro! ¡hay un  pájaro detrás suya, un gran pájaro!¡pájaro! ¡pájaro!"*


_________________________________________

"Mientras no tengan conciencia de su fuerza no se rebelarán, y hasta después de haberse rebelado no serán conscientes. Éste es el problema." G.O.

65 Re: Mazmorras de la Cosecha el 03/11/15, 05:55 pm

Bellota

avatar
Mónica se quedó mirando cómo una niña bajita y pelirroja le dirigía una mirada de susto y después un torrente de palabras en un idioma que no sonaba demasiado desconocido. “¿Portugués? ¿Italiano? ¿Inglés?” se preguntó la chica poniendo cara de desconcierto.
Puede ser italiano”.

-Pasta pesto di pesto. Carbonara, boloñesa. Ciao- exclamó muy convencida meneando la mano en lo que ella pensaba que era un gesto italiano. Pero tras ver la cara de incomprensión de la chavalilla y seguir escuchando su diatriba un rato se le encendió la bombilla. “¡Francés!”.

-¡CROISSANT! ¡TORRE EIFFEL!- le sonrió a la niña tratando con su broma de ser tranquilizadora, ya que la pequeña estaba poniendo una expresión de pánico. -Oye, que no soy tan fea- comentó algo ofendida.

Después se dio cuenta de que no estaba mirándola a ella, sino a algo que había por detrás de ella. Se giró con cuidado al tiempo que la pequeña abría la boca para volver a chillar algo que no entendió, pero Mónica no le prestó atención. Ante ella ahora había una persona con el disfraz de pájaro mejor conseguido de la historia.

-¡Uala, tío, cómo mola! ¿Dónde te has comprado el disfraz? ¡Qué guapada!- se acercó al personaje tomándole de lo que ella tomó por un brazo cubierto de plumas y escamas.

"Oh, espera...". Mónica volvió a mirar cuidadosamente a ese personaje, cayendo de pronto en la cuenta de que era algo muy, muy real.

-Oh. Oh.

Dejó caer el brazo de la roquense con cautela, y se alejó un par de pasos antes de ponerse al lado de Nad, señalar a Sinceridad con el dedo y gritar como si la estuvieran matando, aterrada.

-¡PÁJARO, PÁJARO, PÁJARO!

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 5 de 29.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 17 ... 29  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.