Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por Zarket Ayer a las 09:38 pm

» Faro
por Giniroryu 21/11/17, 04:40 pm

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Jack 21/11/17, 11:43 am

» Plano de los sueños
por Naeryan 20/11/17, 09:50 pm

» Torreón Letargo
por Evanna 19/11/17, 07:23 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35980 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Asrena

Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 3.]

1 Asrena el 12/08/12, 06:22 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Asrena

Portal situado en una caverna al Norte del planeta antiguamente habitada por drunais

2 Re: Asrena el 26/07/13, 06:49 pm

Matt

avatar
Cuando entro en el portal seguido de Atol puedo notar como mi cuerpo comienza a girar pero a la vez asciende y desciende. Lo único que puedo hacer es cerrar los ojos hasta notar como mis pies impactan sobre superficie blanda y grumosa. En ese momento puedo notar como algo me impulsa por lo que tropiezo por el mareo haciéndome girar y caer de culo sobre la superficie grumosa. Me doblo apoyando las manos en mis rodillas con la respiración entrecortada mientras el mundo deja de dar vueltas a mi alrededor.

Cuando me voy sintiendo mejor me enderezo y por lo que abro los ojos lentamente para descubrir que ya no me encontraba en la plaza luminosa de rocavarancolia. Ya no estaba en rocavarancolia a decir verdad. Suelto un profundo silbido que resuena en lo profundo de la cueva. -Guaau-

Una gruta algo oscura se me presenta a la vista. Puedo escuchar el sonido del agua al caer y pequeñas gotitas chocando contra el suelo. La luz que penetra por la zona me hace ver que mis pies están sobre arena por lo que me levanto la túnica y sonrío. -Parece ser que ya hemos llegado.- Le digo al helión que parece ser que también se ha tenido que notar igual que yo al pasar el portal.

Entierro las chanclas en la arena mientras espero a que la vista se me aclimate a la falta de luz del lugar pero tras un tiempo de poder entender que mi vista no da para mas con esta oscuridad suspiro un poco y le hablo a Atol. -Yo no se tu. Pero yo no veo una mierda.- Mi voz resuena con el eco de la cueva por lo que miro hacia arriba y alzo la voz. -¡ECO!-

El eco retumba en la zona por lo que miro al chico que parece estar igual de sorprendido que yo al encontrarse en otro lugar asi. -Creo que vamos a necesitar un poco mas de luz aquí por que si no me voy a abrir la cabeza con alguna pierda.- El helión me mira extrañado mientras comienzo a tejer un hechizo de luz mágica potente. Al terminar el hechizo dos luminarias salen disparadas al techo y al chasquear los dedos la luz se incrementa hasta el punto que la cueva se ilumina para poder ver sin problemas.

Gracias a la luz puedo ver la cueva en la que nos encontramos en condiciones. La cueva es una caverna llena de estalagmitas y estalactitas cubierta su superficie por arena y piedra caliza. El sonido del agua fluyendo proviene de un pequeño hilo de agua que cae por un pequeño salto a una fosa llena de agua cristalina que con el brillo del hechizo se torna en un azul cyan casi turquesa. -Mucho mejor así verdad.- Le digo alzando los brazos y dándole la espalda al foso de agua.

3 Re: Asrena el 27/07/13, 04:59 am

Jack

avatar
Salimos del torreón en cuanto el chico se despidió de Nasher y le seguí hasta una zona en la que se encontraban los portales custodiados por varios guardias. Matt pidió indicaciones a uno y nos dirigimos al portal indicado. El chico pasó y yo me quedé mirando, curioso y algo ¿miedoso? Quizá, pero casi me lancé contra su extraña superficie esperando sentir algo mojado dado el aparente "material" del que estaba hecho.

Sin embargo, lo primero que noté fue una vertiginosa caída hacia un vacío que no llegaba, caída a la que luego se sumaron varios vaivenes y mareos. Tanto que de pronto una uña se me disparó y un hechizo de impulso  impactó en Matt. Poco después este desapareció y a continuación caí al duro y húmedo suelo. <<¿Dónde...>> pensé mientras me levantaba a duras penas para luego sacudirme el polvo pero a punto estuve de volver a caer, mareado aún, por lo que decidí sentarme ya que no veía nada, y aunque viera algo seguramente estaría dando vueltas y vueltas.

-¿Hemos llegado? No veo nada, podría estar muerto y vería mejor; cosas de los heliones.-resoplo.

Entonces Matt dice de necesitar luz y oigo que prepara un hechizo, por lo que primero le miro extrañado para luego adivinar cuál era. En cuanto lo logra, miro fijamente las bolas de luz, poniendo a prueba mis nuevos ojos <<Funciona. ¡Puedo mirar al resplandor cuanto quiera! Y mira en qué sitio estamos; a Seon le gustaría>> Motivo por el que intento grabar cada estalagmita, roca, grano de arena, detalle para poder, o intentar al menos, recrearla luego en algún sueño propio. En la cueva había zonas donde se acumulaba arena, lo cual aumentaba mis ganas de ver, pisar el desierto, donde podría ir perfectamente desnudo -con cuidado de la posible fauna o insectos locales- así como sentir el calor en mi piel.

-Mucho mejor. ¡Vaya sitio!-exclamo, asombrado, mientras recojo mi lanza, me levanto y me apoyo en esta, por si volvía el mareo.-¿Alguna idea de a cuánta distancia está la superficie o alguna idea de qué túnel seguir? Y sobre lo que tenías que buscar, ¿por dónde empezamos, puedo ayudar?-inquiero, tan deseoso de hacer algo ya como de salir al desierto y mirar al sol.

No tan deseoso, sin embargo, por ayudar al chico, pero ya que me aceptó como compañero y, quieras que no, es más experimentado con magia y podrá protegernos mejor... Simbiosis. Y sobre el hechizo de impulso... Bueno, si no se dio cuenta ¿por qué aclarar nada? Podría creer incluso que fue cosa del portal. Pero tengo que cuidarme de las uñas y esta ha sido una buena advertencia...


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

4 Re: Asrena el 29/07/13, 04:17 pm

Matt

avatar
Mientras observo las estalactitas del lugar el chico me pregunta sobre cual puede ser el camino a seguir por lo que me hace caer en que no tengo absolutamente ni idea por lo que abro uno de los libros de Giz para comprobar unos datos de los que no estaba muy seguro.

Ignoro un poco al chico encaminándome al foso de agua. En cuanto llego al borde del foso hago una mueca de desprecio al ver el agua de color turquesa. La iluminación del lugar gracias a mis hechizos se ve clara y cristalina pudiéndose ver el fondo de la fosa y la vegetación del suelo.

En el fondo de la fosa puedo ver unas largas hojas amarillentas de forma alargada muy parecida a la que andaba buscando. La facilidad que he tenido para encontrar las algas me hace soltar una pequeña risilla. "Y yo que pensaba que esto seria lo mas complicado para mí.." En ese momento la duda de como conseguirlo sin mojarme me asalta la cabeza de nuevo pero las palabras de Atol sobre que quería echarme una mano me hizo sonreír pícaramente.

-A decir verdad si que podrías echarme una manita.- Le digo dándole la espalda mirando al foso. -Ven.- Le digo haciéndole señas con una mano. -Acércate.- Cuando el chico se acerca a mi lado respiro hondo y comienzo a hablarle de manera muy tranquila. -La verdad. Es que espero que si que puedas echarme una mano que otra antes de lo que piensas.- Le digo poniéndole la mano en el hombro. - Como has visto antes yo vengo buscando cuatro elementos que solo se encuentran en este mundo.- Mientras le digo esto hago que una pequeña nube de arena se eleve a mi lado y se ponga enfrente de los dos. Coloco el libro que recoge la información de las algas amarillas y le señalo la pagina de estas mientras le explico las propiedades venenosas de la planta y en el medio donde se pueden encontrar.

Tras explicarle eso me detengo y le miro sonriente. -¿Y sabes que es lo mejor de todo?- Le digo mientras doy una palmada que retumba en toda la cueva. -Que es algo que ya hemos encontrado.- Le digo señalando le el fondo de la fosa turquesa. Cuando compruebo que Atol ha localizado las algas hago que la nube con el libro se aleje un par de metros mientras yo me alejo un poco del borde.

-¿Que te parece a ti si te dijese que te tuvieras que dar un pequeño remojón?- En ese momento el chico se da la vuelta extrañado por mi pregunta a lo que aprovecho para quitarle la lanza y agarrarle con una mano el mentón mientras le miro el cuello. -No te preocupes chiquillo. Destensate un poquito que te veo muy tieso chaval. A ver.- Le digo levantando le el mentón. -Respira hondo un momentito.-

Tras decir esto comienzo a tejer un hechizo de branquia sobre el chico y al acabarlo le miro sonriente y pongo la palma de mi mano sobre su pecho. -Suerte y cuidado con el rollo del veneno.- Sin darle tiempo a responder le empujo suavemente haciendo que caiga de espaldas del borde de la fosa. El chico cae como un plomo en el agua por lo que me acerco al borde esperando a que salga a la superficie a acordarse de todas mis generaciones pasadas y futuras pero el chico no sale.

Puedo ver al chico inmóvil en el interior de la fosa por lo que comienzo a preocuparme. "Ay dios que lo he matado... Me lo he cargado... ¡ay señor! a ver que le digo yo a esta gente.... Aayyy madre mía." Mientras me preocupo el chico sale por fin a la superficie haciendo que mi expresión se relaje mientras que le escucho hablar.

Alzo la voz para que pueda escucharme bien desde donde esta. -¡Me alegro de que sepas nadar! ¡Cuando tengas las algas avísame y te subiré aquí arriba!- Hago una pausa para carraspear un poco y continuo hablando. -¡Recuerda el tema del veneno!- Le digo de una manera que parece ser que cantase en vez de advertirle seriamente en ese momento me percato que el chico puede no conocer el hechizo de corte por lo que hago que dos nubecillas de arena se eleven comenzando a moldear una especie de pinzas como de barbacoa y una daga fina impregnándolas con mi impermeabilidad. Cuando las tengo terminadas las hago descender a la altura del chico y le hablo. -¡Utiliza esto! Pero date vida por que no aguantarán mucho. Si no utiliza un hechizo de corte y sube las con las pinzas lo máximo que puedas.-

Mientras espero a que el chico me llame hago que la arena a mi alrededor se arremoline enfrente mía formando un sofá orejero en el que me siento dejando la lanza a un lado y abriendo el libro que habla sobre las criaturas que tengo que encontrar.

5 Re: Asrena el 29/07/13, 07:15 pm

Jack

avatar
Su respuesta llega, aunque acompañada de una sonrisa que me hace dudar <<¿Qué está tramando?>> Me acerco como dice pero sin mostrar recelo. Me habla de una forma demasiado extraña, e incluso me pone una mano en el hombro <<Está tramando algo sin duda... ¿No querrá que le ayude haciendo todo el trabajo sucio?>> Atiendo a su dominio de la arena y a las indicaciones sobre lo que tiene que conseguir y luego me señala dónde están las algas. <<Una cosa menos. A ver si tarda poco y subimos al desierto cuanto antes...>>

Pero Matt se aleja del borde y dice lo que empezaba a temerme <<Por eso la sonrisita... Maldito sea>> No me apetece nada bañarme, ni aunque sea mojarme los pies. Menos aún tener que bajar a bucear a una fosa donde podría haber de todo y mis armas no me sirven, mucho menos la poca magia de que puedo hacer uso. ¿Y respirar? ¿Se lo ha planteado? Quizá él pueda, pero yo no. ¡Y encima me quita la lanza y me levanta la cara! <<¡Deja de tocarme, aprovechado!>> pero no me alejo por cierto miedo <<No estoy en posición de quejarme y este maldito abusón lo sabe>> ¿Qué hechizo está haciendo? ¿Por qué no me lo dice? Pero cuando voy a preguntarle, el brujo me empuja y caigo a plomo en la fosa.

Al atravesar el agua y sentir el frío, abro la boca para soltar un grito instintivo, pero al recordar donde estoy, la cierro a toda velocidad a la par que se me escapa el aguantar la respiración. El susto pasa rápido en cuanto noto que, en vez de inundar de agua los pulmones se me llenan de oxígeno. O al menos la sensación es la misma que cuando respiro fuera del agua... <<¡El hechizo! Cabrón, ya podrías haber avisado...>> Solucionado lo de respirar, me atrevo a abrir los ojos y la claridad del agua me maravilla. Luego salgo a flote unos minutos a decirle al brujo un par de cositas.
-Eh, todo bien, no te preocupes, sé nadar. Y podrías haber avisado lo del hechizo.-y luego cojo los instrumentos que me da.

Como tengo que salir de aquí pronto, ya no sienta bien el agua en la piel nueva y quiero acabar cuanto antes, me impulso hacia las algas con la uña del hechizo de corte lista y las pinzas en la otra mano. Corto un tallo con el hechizo, otro con la daga y las cojo con las pinzas. Por fin salgo a flote y aviso al brujo, quien me saca con un hechizo de levitación. Ya en tierra le tiendo sus cosas y las algas, sin tocarlas, y me empiezo a secar como puedo, mayormente a manotazos. El pantalón está chorreando así que me lo quito y lo ato a la lanza. Lanza que gustosamente usaría para empalar al brujo junto a su sofá, pero que dadas las circunstancias no puedo.

-¿Y ahora? ¿Salimos ya de la gruta?-mascullo impaciente mientras me sacudo el pelo para secarlo.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

6 Re: Asrena el 29/07/13, 11:25 pm

Matt

avatar
Yo continuo con mi estudio rápido sobre las criaturas que tengo que cazar cuando escucho a  Atol gritarme desde abajo. Sonrío ante la rapidez del chico mientras me levanto y me asomo al borde para ver al helión con las pinzas y las algas flotando.

"Hora de subir." Pienso mientras lanzo un hechizo de levitación sobre el chico. Mientras voy subiéndole me vuelvo a sentar en el sillón cuando Atol al fin toma tierra. Me tiende las algas con recelo por lo que hago que un torrente de arena salga del sillón envolviendo las algas en una esfera. Acerco la esfera a mi y le anclo un hechizo térmico que congela el interior de la esfera para preservar su contenido.

En ese momento alzo la vista para ver al helión completamente desnudo y chorreando agua. Algo dentro de mi me hace interesarme en la fisionomía del chico sobre todo del tramo medio bajo del chico. En ese instante recapacito en lo incomodo de la situación por lo que rápidamente me levanto deshaciendo el sillón creando un pequeño muro a la altura del ombligo del muchacho tapando su húmedo falo.

-¡Pero chiquillo!- Le digo cogiendo sus pantalones y secándolos con un hechizo térmico de calor. -Toma anda.- En ese momento le extiendo los pantalones sin mirarle. Cuando me percato de que el chico ya esta algo mas decente hago caer el muro de arena.

Con una risa nerviosa me planto delante de él y le doy las gracias por haberse mojado por mí "Y por haberme regalado un poco la vista. Hacia tiempo que no veía a nadie desnudo." Pienso mientras hago que unas pequeñas esferas de arena se levanten. Me giro para comenzar a moldear a unas pequeñas figuras con forma de polilla blanca. Cuando acabo una la pongo en mi túnica posada y comienzo la siguiente. Al terminar la cuarta polilla la hago posarse en el dedo indice de mi guante derecho observándola atentamente por si alguna de sus alas me hubiese quedado diferente pero al ver que están las cuatro en buen estado me giro haciendo revolotear a las tres restante a mi alrededor y a la de Atol.

-Bueno estas pequeñitas nos ayudarán a salir de aquí.- “Al menos eso espero. Si me pierdo le puedo echar las culpas a ellas. Lo siento queridas... el mundo es cruel.” Pienso mientras juego con la polilla de mi mano haciéndola caminar entre mis dedos. Levanto la mano hasta la altura de mis labios y respiro profundamente intentando notar la gran acumulación de arena pero noto demasiada arena a mi alrededor por lo que mascullo una maldición por lo bajo intentando centrarme lo suficiente y tras un segundo por fin tengo casi clara la salida de la cueva.

Cuando ya estoy seguro del camino a tomar soplo suavemente hacia la mano haciendo que la polilla alce el vuelo con sus compañeras. -Andando señoras.- Tras decir esto le doy una palmada en la espalda con una sonrisa. -¿Nos vamos?-

Mis polillas van delante nuestra como si guiasen el camino y tras un rato pasando túneles el brillo del sol hace que la cueva se vea imponente con el brillo que se colaba por la gran entrada de la cueva. -Bueno ya hemos llegado por fin.- En ese momento acelero mi cuerpo hasta el punto en el que recorrí la distancia en menos de un segundo deseoso de ver los famosos desiertos de Asrena que tanto había leído.

El sol impacta sobre mi cara y la cantidad de la energía que podía notar llenándome el cuerpo por la cantidad ingente de arena que se me presenta a la vista. Me siento tan maravillado que mis propias creaciones dejan de tener forma cayendo al suelo y epachurrandose. -¿No te parece precioso?- Le digo a Atol cuando llega a mi altura.- Nunca hubiese imaginado un lugar tan precioso como este. Casi le hace sombra a mi querido Malyadar.-

Miro al chico con una sonrisa en la boca y le señalo ladeando la cabeza el inmenso desierto. -¿Te hace una carrera?- Antes de que el chico me respondiese salgo a correr hacia la inmensidad y al avanzar unos veinte metros hago que una columna de arena me impulse a los cielos elevándose treinta metros sobre la superficie mientras exploto en una larga carcajada. Alzo la voz lo máximo que puedo hacia un Atol parado en seco mirando hacia arriba desde el borde de mi columna. -¿QUIERES SUBIR AQUÍ CONMIGO? ¿O MEJOR BAJO YO?- En ese momento salto a lo mas puro salto de fe. Mientras voy viendo como el suelo se acerca a mí pongo los brazos estirados sobre mi cabeza hasta introducirme de lleno en la arena como si del propio mar se tratase destrozando la columna erguida como si explotase desde dentro cayendo sobre la arena.

La oscuridad que me inunda me hace sentirme perfectamente. Nada me preocupa ni nada me retiene a el pasar constante e inexorable del tiempo. El tiempo se detiene a mi alrededor y al cabo de un buen rato vuelvo a la realidad pensando en el chico que me espera arriba. Le localizo en la superficie y me coloco detrás de él saliendo de la arena de manera sigilosa.

-¿Quieres ver lo que se ve desde arriba?- Le digo tranquilamente. Por la reacción del chico al verme no parece ser que haya pasado tantísimo tiempo como yo pensaba por lo que aliviado le tiendo la mano esperando a que el chico me de su visto bueno para ascender.

7 Re: Asrena el 30/07/13, 11:29 am

Jack

avatar
Matt volvió a sorprenderme cuando levantó un murete de arena para taparme y me secó los pantalones de manera nerviosa. Me vestí a regañadientes y rodé los ojos en respuesta a su agradecimiento <<¡Salgamos ya al desierto, maldita sea!>> Luego hizo unos insectos de arena que fueron delante de nosotros cuando nos pusimos a buscar la salida. Pero claro, el brujo tuvo que darme una palmada en la espalda. <<Este tío toquetea demasiado... Y se puso nervioso antes, aunque no apartaba la mirada. ¡¿Agh, qué hago aquí con este?!>>

Pero al fin dimos con la luz exterior y al fin salimos al desierto, aunque él se adelantó y salió corriendo. <<Normal, si es un brujo de arena tiene que estar alucinando>> Y para no alucinar: arena por todas partes y sol, nada más. Un candente sol al que pude mirar fijamente sin problemas, arena cálida que me hacía cosquillas en los pies descalzos, bastante cómoda para caminar. Una infinita extensión de arena en todas direcciones y nosotros dos aquí en medio, diminutos.

-Precioso sin duda.-le respondí al llegar a su posición.- ¿Malyadar? Oh, cierto, en el mapa aparecía otro desierto, ya recuerdo. ¿Una carrera? ¡Espera!

Pero no, el loco tuvo que largarse a toda velocidad. Yo me quedé mirando la salida de la gruta unos segundos, temeroso de perdernos, pero las ganas de correr al sol y la seguridad que denotaba el brujo me convencieron para seguirle. Sin embargo, cuando ya casi le había alcanzado, una columna de arena salió del suelo y se lo llevó hacia arriba sin parar hasta... Hasta que le dio la gana detenerse. <<Joder, está eufórico. ¿Stefan se pondrá igual con sus enredaderas? Eso creo que no quiero verlo>>

-¡¿Cómo demonios quieres que suba?! ¡¿Estás loco?!-le grité desde abajo.

Vaya que si lo está: sólo se le ocurre saltar de su columna, literalmente. No podía levitar o... <<¿Se acaba de sumergir en la arena? Hasta se ha cargado la columnita de las narices. ¡No podía avisar, no!>> pienso alucinando mientras me cubro de la arena que salió volando tras la explosión. Luego espero a que aparezca en el mismo sitio pero en su lugar lo hace a mi espalda, hablando repentinamente. Doy un respingo, me giro y atiendo. <<¿Subir? Eso ni se pregunta. ¿Dónde puse el de levitación?>> pero antes de que me de tiempo a recordar qué uña era, el brujo me tiende una mano. <<Joder... Dependo de este tío para todo, maldito sea... Vale, que me suba, pero luego se va a joder un rato>>

-¡Claro, vamos!-exclamo mientras sonrío como él hiciera al hacerme ir a por las algas.

Por el camino desato los cordones del pantalón y con la mera velocidad de ascensión acaba cayéndose poco antes de detenernos, momento en que lanzo el hechizo de levitación por si el otro me soltase. Y si no, me suelto yo.

-Esto es precioso, majo; un libense en todo su esplendor, a esta gloriosa altura y tan cerca del sol.-exclamo riendo, extendidos los brazos, la lanza en la diestra, para luego alejarme de él.-¡Tenéis una manía por cubriros que no entiendo! ¡Esto es libertad, joder, no esas ropas tan raras que lleváis! ¡Llevo toda la cosecha tapándome, ni se te ocurra taparme de nuevo!-le grito, más feliz que mosqueado, sin parar de reír.

Y ya que tanto me gusta la luz del sol, el sol en sí y este sitio... ¿Qué tendría de malo el nombre de algún dios del fuego, sea hombre o mujer? En casi todo lo que leí ayer, los nombres de diosas de la noche eran femeninos y los de dioses del día eran masculinos... O no de la noche y del día sino también de la luna y el sol... Y además, un dios es algo en lo que se cree... ¿En qué creo yo ahora mismo? No puedo seguir creyendo en las Brujas Antiguas o los Grandes Felinos después de lo que he visto aquí... Tengo que creer en mí mismo. ¿Ser mi propio dios? Suena divertido. Aunque con lo acostumbrado que estoy a las formas libenses, será conflictivo... Pero es lo que quiero y lo lograré.

-Pero no significa que renuncie a Libo... Es sólo un cambio de punto de vista. O de pensar...-susurro en voz alta, suficientemente lejos del brujo para que no me oiga.

Pero eso último da que pensar. <<Si hubo otros libenses en otras cosechas, ¿cómo se adaptaron a la ciudad? ¿Cómo se estará adaptando mi Seño... Karimé? Quizá ella lo tiene más fácil... Pero me gustaría hablarlo, tanto con ella como con otros...>> Detengo el discurrir de pensamientos al ver que me alejé mucho de Matt, por lo que vuelvo a acercarme, señalando con una sonrisa el manchurrón marrón que dibuja el pantalón allá abajo en la arena.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

8 Re: Asrena el 31/07/13, 12:21 am

Matt

avatar
El chico me dice que quiere ver las alturas por lo que hago que una masa de arena se adhiera a mi cuerpo haciéndome ascender mientras subo al chico con un hechizo de levitación hasta una altura considerable. Cuando estamos lo suficientemente alto el chico parece ser que prefiere volar solo por lo que dejo el hechizo de levitación. A él le maravilla lo mismo que a mí estar en ese sitio pero la gran diferencia es su extraña afición por el nudismo. -Oye no se tu pero a mi túnica ya me parece lo suficientemente ancha muchas gracias. Lo máximo que me pienso quitar son las chanclas y por que andar por la arena es un gustazo- En ese momento una columna de arena sube hasta mi altura sosteniéndome en el aire para poder otear en condiciones el horizonte.

Ante nosotros se presenta un amplio y basto desierto que me parece asombroso casi para quitar el hipo. Voy escrutando cada palmo de arena que se me presenta pudiendo ver alguna que otra criatura voladora señalándoselo al chico nudista. -¡Mira. Eso no se ve en Malyadar!- Bajo un cúmulo de criaturas voladoras puedo ver un pequeño vergel por lo que deduzco que debe de haber un oasis por allí y, con suerte, el siguiente elemento a encontrar. -¡Oye Atol! ¡Vamos a ir en esa dirección!- Le digo señalando le el oasis.

Descendemos de las alturas y al tocar el suelo hago que la torre de arena se deshaga como si una ráfaga de aire se la estuviese llevando lejos de nosotros. Le hago una señal al chico desnudo para que recoja sus pantalones del suelo y le hago señas con la cabeza para que me acompañe.

La idea de que un chico con pirsings y tatuajes este andando a mi lado completamente desnudo me hace sonreír por lo extraño de la situación. "A decir verdad me incomoda un poco pero que se le va a hacer si es su cultura.¡Libres domingos y domingas!" Pienso mientras nos vamos acercando al oasis que divisamos en las alturas.  -Bueno Atol.- Le digo para intentar romper el silencio de camino. -¿Y que mas puedes contarme de ti? Aparte de que te gusta ir desnudo por amor al arte.- Le digo de manera algo jocosa.

Mientras vamos compartiendo alguna que otra opinión sobre lo que vamos hablando llegamos al oasis.- Bueno ya hemos llegado.- Le digo mirando la altura del sol tapándome con una mano para que los rayos no me molesten tanto a mirar al sol. -No se muy bien que hora será pero lo que si se es que en algún momento tendremos que comer.- En ese momento una gran nube de arena se levanta formando un sillón en el que me siento.

-¿Que te parece si te vas a dar una vuelta así como dios te trajo al mundo mientras yo hago algo de provecho? Podrías aprovechar e intentar buscar el cactus regordete. Según el libro suelen crecer cerca de los oasis del norte.- Casi sin darle tiempo a discutir lo que digo le mando el libro abierto por la página en la que sale el cactus levitando sobre una tabla plana de arena mientras que alzo una enorme cantidad de arena y comienzo a comprimirla y a girarla dándole una forma algo extraña que tenia en la cabeza desde que estuve ojeando unos libros de la biblioteca de Serpentaria.

La extraña petición del chico me hace parar mi modelado para mirarlo extrañado. -¿Alguien como yo?- Le digo con cierto aire de no entender muy bien el termino.- Claro que puedo hacerte unos pantalones hijo.- En ese momento hago que una masa de arena comience a subir por sus piernas rozando su piel y absolutamente toda su anatomía tapándole hasta la cintura pudiendo sentir como cada grano asciende por sus piernas. -Ale. Ya te puedes ir a dar una vuelta.- Le digo girando mi cabeza hacia el cúmulo de arena y despidiéndome de él haciendo movimientos con la mano. -¡No te alejes mucho!¡Si me necesitas grita!- Le grito cuando noto que esta a unos metros de mi posición

No se muy bien el tiempo que ha pasado pero la sensación de bienestar que me inunda es tan sumamente grande que el hecho de estar cerca de una masa de agua no me resulta incomodo. Me esta entreteniendo mas de lo acostumbrado darle forma a mis dos criaturas pero a decir verdad no se muy bien si es por el clima o si es por la tranquilidad que proceso que las figuras me están quedando sorprendentemente interesantes.

Una de las criaturas ya acabada esta enterrada en la arena mientras estoy acabando el ala derecha a su hermana arenosa. Al dar por terminado el trabajo la giro para retocar un poco el pincho de la cola en forma de aguijón de escorpión. Al acabarla la entierro en la arena y respiro profundamente al considerar que mi trabajo ya esta hecho.

El chico no tarda mucho en hacer acto de presencia diciendo que ha encontrado el cactus por lo que suspiro aliviado al ver el buen trabajo que hace el chico y le hablo siguiendo dándole la espalda. -Vaya. Te estábamos esperando querido mio.- Le digo mientras giro mi sillón hasta ponerme en dirección al chico. -¿Has traído el cactus o tenemos que ir a por él?- En ese momento una sonrisa se pinta en mi cara esperando ver la reacción del chico al ver mis nuevas criaturas.

Las nuevas criaturas to monas to saladas:
<--- Pili

<-- Mili
Las dos criaturas son de una longitud superior a los tres metros. Las colas son apéndices fuertes y prensiles pudiendo romper una roca si se lo propusiese. Las alas son unas alas largas y potentes al igual que las garras y los dientes de las bestias. Las dos criaturas no tienen ni los detalles de las franjas ni los detalles de los ojos. Su piel es completamente lisa y del color de la arena

-Me alegra ver que has traído el cactus contigo.- Digo recostándome en el sillón. -Yo también tengo algo que enseñarte.- En ese momento hago que las dos criaturas salgan de la arena donde estaban ocultas. Una de ellas sale caminando como si no ocurriese nada de la zona derecha de mi espalda espolvoreando la arena sobrante de su cuerpo mientras pasa por delante mía para acabar acostándose a mi izquierda a la par que la otra sale alzando el vuelo haciendo un cerco entre el chico y yo para acabar posándose a mi derecha. -Te presento a Pili y a Mili nuestras cazadoras.- Digo mientras abro los brazos haciendo que mis criaturas acerquen su cabeza a las palmas de mis manos.

9 Re: Asrena el 01/08/13, 11:05 pm

Jack

avatar
Hice oídos sordos a su opinión sobre sus ropas pero sí que atendí ante el nuevo destino: un oasis que destacaba como un vergel entre tanta arena. Y hacia allí nos dirigimos, aunque eso sí, por el camino recogí los pantalones pero sin ponérmelos aún. Entre tanto se puso a hablarme y preguntarme sobre mí y respondí:

-Pues mira, eso de Atol durará poco. Físicamente no habré cambiado apenas, pero lo de aquí dentro -señalándome la cabeza con el puño cerrado- es algo bastante diferente a lo que llegó, así que buscaré un nombre adecuado. ¿Por amor al arte? Mi cuerpo es un orgullo, chaval.-respondí riendo.-¿Nunca has ido a Libo? Allí las ropas son totalmente diferentes; no existe el concepto de pudor tampoco. Que sí, vale, tendré que adaptarme y retraer algunas costumbres...-pero ahí me detuve para no pensar más de la cuenta.

Cuando llegamos al lugar, lo primero en que me fijé fue en la pequeña... <<¿Charca? No llega a ser un lago pero da suficiente para abastecer al oasis... ¡Lo que sea, es agua! Y como este vuelva a tirarme por hacer la gracia...>> Pero lejos de eso, se hizo un sillón de arena y podríamos decir que me echó un rato a buscar el cactus mientras hacía algo con su preciada arena. Tanto pensar en arena me hizo hacerle una curiosa petición.

-Hey... No estoy acostumbrado a pedir cosas a hombres... alguien como tú, ¿pero puedes hacer ropa con la arena? ¿Pantalones, por ejemplo?

Y vaya que si los hizo. Si fue curiosa la idea aún lo fue más presenciar la creación de los pantalones, sentir la cálida arena por mi piel hizo cosquillas y fue casi como si me bañara en el desierto. Pero... <<¿Hasta qué punto controla la arena? ¿Es capaz de sentir algo a través de esta?>> La idea es aún más divertida.

-Cactus. Vale, voy a ver si lo encuentro. Y estaría bien comer luego, a ver qué encontramos.

Oasis. Al norte. El sol... Por allí. Lo malo va a ser que me pierda, no hay muchas referencias, solo arena y arena... Doy unos pasos, pensativo, pero recuerdo que llevo los pantalones estos y que así quizás no me pierda. Así pues, envalentonado, me lanzo a la aventura.

Aventura que pronto se torna peligrosilla para mis pies, ya que las dunas están plagadas de insectos de diversos tamaños y algunos ciertamente amenazantes y diría que incluso venenosos. Tanto es así que acabo decidiendo levitar de nuevo, a un par o dos de metros del suelo, para poder ir a salvo y, de paso, curiosear la fauna local. He visto desde serpientes con cuernos hasta lagartos con más de cuatro patas o incluso tres colas, roedores con colmillos enormes para sus pequeños cuerpos... Y los voladores que me rondan, no sé ya si por curiosidad o por apetito. Pero por si acaso intento no molestarles y evitarles.

Tras un largo rato en el que me familiaricé con los sonidos de las diversas criaturas, llego al segundo oasis desde que me separé de Matt. En este habita la misma vegetación que en el otro ¡excepto los cactus redondeados! Lo malo del asunto no eran los lagartos que estaban a la sombra en el oasis, sino los que de vez en cuando pegaban un zarpazo a los cactus. <<Bien, voy directo a quitarles su comida>> Rápidamente monto un plan de acción y echo a levitar hacia arriba, desde donde corto un segmento del cactus a golpe de lanza y, al caer al suelo, lo aparto de los lagartos con un hechizo de impulso. El problema surge cuando la uña se me dispara antes de tiempo y el impulso golpea a uno de los animales, el cual alerta a los demás y luego se unen todos en amenazarme con sus fauces. Corro a clavar en la lanza el trozo de cactus y finalmente pongo pies en polvorosa, seguido de cerca por los malditos lagartos.
---
No sé cuánto tiempo llevo ya en este sitio, pero por fin, casi de milagro, localizo unas esferas levitando en mitad del desierto. <<Matt>> Acelero y llego al "campamento" del brujo. El tipo me habla desde su sillón, dándome la espalda <<Cómo osa, maleducado>> Espera, ¿ha hablado en plural?

De pronto salen dos criaturas formidables del suelo, hechas de arena y con vida propia aparentemente. ¡Leones con cuerpo de tigre! Alas y las colas esas de los insectos que vi antes, los que intentaban picarme con la cola. <<No hace falta crear vida, imitarla y crear seres inexistentes ya es suficiente>> pienso, maravillado.

-Sí, toma el cactus. Y... Fantásticas, en serio. Son geniales. ¿Pili y Mili? Curiosos nombres. Así que cazadores... ¿La arena de su cuerpo tiene tanta consistencia? Vaya... Entonces, ¿hiciste tú a los lobos de arena que nos atacaron un día?-le pregunto de golpe tras dejarme caer en el suelo, cansado.-Vuestros vecinos se cargaron uno y del otro nos encargamos nosotros. Ese vamp... ¿Vampiro? El que gusta de lucirse. Pero eh, no te recrimino nada, sé que la ley os prohibía atacarnos y no pareces el tipo de persona que nos los tiraría. Curiosidad.-acabo rectificando, sincero.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

10 Re: Asrena el 02/08/13, 01:56 am

Matt

avatar
El chico parece sorprendido al ver mis criaturas cosa que me agrada bastante al ver que mi trabajo produce ese efecto en las personas. Mi sonrisa se detiene de golpe volviéndose una expresión seria al escuchar hablar al chico sobre los lobos que perdí en Malyadar.

"Es cierto. Recuerdo que los chicos me comentaron la situación el día de la luna. Parece ser que él piensa que soy inocente sobre soltarle esas figuras."Carraspeo intentando buscar las palabras exactas para contarle al chico lo que ocurrió aquel día pero al fin pude articular las palabras adecuadas como para poder explicarme en condiciones.

-Veras Atol. Esos lobos fueron mis primeras figuras. Fueron los primeros bocetos en los que introduje unas runas también. Su única meta en su falsa vida era cazar para mí.- Me hundo un poco en el sofá mientras que las dos criaturas a mis lados me posan sus zarpas en las piernas.- Les perdí la pista en Malyadar pero la última noticia que tuve de ellos fue el mismo día en el que fuimos a visitaros a vuestro torreón.- Mientras le estoy explicando esto al chico puedo notar movimientos extraños tras el chico a un par de metros por lo que alzo la cabeza por encima del hombro con una cara algo inquieta intentando ver que era lo que se acercaba a grandes zancadas hacia nosotros.

La duda se resuelve pronto al poder ver como salen por encima de una duna cinco lagartos de una envergadura considerable. Dos de ellos, los mas grandes del grupo, se acercan directos hacia nosotros con su comitiva detrás de ellos. -¿Pero que mierda?- Pregunto extrañado mirando a las criaturas acercarse. Atol se gira para mirar en dirección de las bestias y hace algo que me pone en alerta.

Se prepara para atacar con su lanza por lo que imagino que el chico ya sabe que esos bichos nos van a dar problema. "Comida a domicilio. Definitivamente esto es un punto a favor para el desierto."

El chico sale a correr hacia los dragones como un poseso por lo que suspiro pensando en que él solo no podrá contra todos ellos. Me levanto mientras acaricio a las dos quimeras para traspasarle mi impermeabilidad. El chico sigue acortando distancia con los lagartos pero paro su carrera en seco inmovilizando sus piernas mientras alzo la mano y con un movimiento de mis dedos le hago retroceder hasta estar detrás mía. Mientras el chico retrocede mis dos bestias salen al trote pasando por los laterales del helión en su retroceso.

Las garras de Pili hacen acopio de la primera garganta de la bestia mas adelantada mientras que mili hunde sus dientes en el morro de la segunda arrancando de cuajo la mandíbula inferior de la pobre criatura mientras que adelanta la cola para ensartar con el aguijón al lagarto a su derecha hundiendo su punta hasta el fondo de su vientre elevándola y golpeándola contra el suelo de lado a lado como si de un muñeco de trapo se tratase. Pili mientras tanto ha salido a correr hacia el mediano de ellos agarrándole de la pata delantera izquierda. Cuando he conseguido afianzar su pata hago que se eleve hacia los cielos en perpendicular al suelo mientras clava de manera frenética su aguijón en el vientre de la pobre bestia indefensa. Cuando noto que el lagarto no se mueve abro la mandíbula de Pili haciendo que la pobre bestia caiga de plomo en dirección al suelo.

Hago que la figura caiga en picado agarrando de nuevo a la bestia muerta enterrándose con ella en la arena y saliendo con la criatura almacenada en su interior. El chico no para de revolverse y gritarme que le suelte intentando zafarse de la pequeña presa que le hago con los pantalones pero al ver que las otras dos criaturas no serán de gran dificultad le devuelvo la movilidad al chico y le hablo sin mirarle mientras estoy observando a mis criaturas. -Anda. Ve.-

El chico sale a correr hacia la batalla y en unos movimientos algo predecibles a mi vista se acaba de encargar de eliminar a las dos bestia restantes que a decir verdad actuaban mas por miedo a morir que por tener ganas de seguir cazando. "Necesita demasiadas cosas que pulir." Me digo mientras me rasco el mentón.

Introduzco las bestias muertas en el interior de mis quimeras para almacenarlas y evitar a los pequeños bichos que han salido escopeteados del lugar mientras me voy encaminando a la zona de la lucha llena ahora de arena roja humedecida por la sangre derramada. -Bueno pues ya tenemos cena.- Le digo soltando un profundo suspiro. -Entiende que no te deje intentar suicidarte con una sola lanza contra cinco cosas de estas.- Digo señalando la mandíbula inferior destrozada de uno de las bestias que han arrancado mis niñas.

-Bueno... ¿Que te parece si hacemos aquí nuestro pequeño y recatado campamento base? Por que no se tu pero yo comienzo a tener hambre. Y aprovechando que tenemos comida.- La respuesta del chico me hace sonreír por lo que avanzo unos metros hacia la pequeña masa de agua y chasqueo los dedos de la mano derecha. Al chasquear los dedos me agacho golpeando con la palma de mi mano el suelo levantando un bloque de arena de cinco metros de ancho por cinco de largo y de unos dos metros y medio de alto.

En ese momento me levanto para girarme hacia el chico y le sonrío. -Dame un momento que adecente  nuestra habitación para hoy.- Tras decirle eso me introduzco dentro de la pared lisa de arena hasta llegar a la mitad de la sala maciza que he levantado. "Muy bien Matt... Necesitamos paredes solidas y espacio... Sobre todo espacio... y luz." Mientras voy pensando esto alzo los brazos hacia el cielo. Cuando las palmas de mi mano se están rozando las bajo de golpe haciendo que el interior se vacíe de arena quedando solo las paredes gruesas levantadas en la sala.

Comienzo a comprimir la arena hasta hacer unos gruesos muros. El espacio interior del habitáculo es suficientemente amplio como para entrar los dos. Me alejo del centro de la habitación sin techo a la par que en el lugar donde me encontraba se eleva una masa de arena tomando forma de mesa cuadrada de cuatro patas. Miro la estructura y sonrío mientras aliso la parte de arriba. -Necesitaremos sillas.- En ese instante dos cúmulos de arena se arremolinan en cada extremo de la mesa formando dos sillones orejeros duros.

-Y también necesitaremos un sitio donde cocinar.- En ese instante en la pared izquierda se levantan dos cuadrados de arena lisa que utilizaré como mesa de cocina. -¿Y si?- Mientras digo esto otro cumulo de arena se eleva hasta el final de la pared. Con las manos voy estrechando la forma haciendo que la figura sea un cuadrado hueco en la base y acabando en forma de tubo en la parte superior. -Ya tengo un horno.- Digo mirando las tres figuras nuevas.

Tras acabar con la pared izquierda me coloco en la pared norte de la habitación y hago que se levanten un par de rectángulos que mas adelante haré que sean camas. -Bueno creo que ya lo tengo todo.- Digo mientras me rasco la cabeza intentando recordar algo mas que se me pase por la cabeza. En ese momento caigo en que el chico quizás quiera pisar sobre una superficie algo mas consistente por lo que hago que el suelo se compacte y se endurezca llegando a tener la consistencia de un suelo de cerámica.

Tras acabar de revisarlo todo suspiro aliviado por lo que veo mientras me hundo en el suelo para moverme saliendo de la estructura que he formado y apareciendo en medio de mis dos criaturas.-Bueno.- Digo acariciando a las criaturas.- ¿Que te parece si te enseño nuestra habitación?- El chico me dice un par de cosas que me hacen soltar una larga carcajada mientras me acerco a la pared sur posando mi mano sobre el muro.

La arena cae al suelo formando una puerta y con una pequeña reverencia hago que el helión entre en la habitación. -Si necesitas algo mas dímelo que te lo intento hacer en un momento.- Le digo dando un par de palmadas sentándome en uno de los sillones. Tras sentarme mi estomago comienza a rugir por lo que localizo a una de las quimeras y la hago traspasar la pared como si no hubiese nada hasta estar a mi lado. -¿Te apetece comer lagarto?- Le comento mientras me levanto llevándome conmigo a mi criatura hasta mi encimera improvisada.

Saco del interior de la quimera a uno de los lagartos y lo extiendo mediante un hechizo de levitación sobre la mesa. Al extenderlo boca arriba lo abro en canal con un hechizo de corte y el olor de las vísceras me hace poner una mueca de asco.- Odio esta parte.- Le digo mientras arranco con las manos las vísceras del lagarto y las lanzo contra la pared que antes de hacer contacto con ellas se abre un boquete para dejar pasar los desperdicios. -¿No vas a comerte eso no?- Digo mirando a Atol mientras despiezo a la criatura con hechizos de corte.

-Bueno voy a encender el horno.- En ese momento comienzo a hacer un hechizo térmico en el interior de la figura larga de arena anclandola a sus paredes haciendo que la temperatura en su interior se eleve sobre los doscientos grados.-Bueno.- Digo introduciendo la criatura troceada dentro de ella y cerrando el pequeño horno improvisado. -Comeremos en un rato.-

11 Re: Asrena el 04/08/13, 10:39 am

Jack

avatar
Mi fascinación por aquellas criaturas se vio interrumpida por la reaparición de los lagartos de antes. ¡Me habían seguido! Raudo preparé mi lanza pero de golpe mis pantalones se volvieron rígidos. Miré a Matt y seguidamente a sus quimeras luchando contra los reptiles. Pero por más que me moví y agité, la arena no me soltaba. Acabé gritando cabreado y por fin el brujo me soltó.

Tardé en incorporarme a la lucha lo que tardé en vestirme mis pantalones. Con la lanza por delante encaré a una de las criaturas y, tras esquivar su intento de arrancarme mi arma, clavé la lanza en su cuello. Desgraciadamente quedó encajada, así que desenvainé las cimitarras de la Sede y rematé a la criatura. Lo siguiente fue una especie de danza mortal, esquivando mordiscos, zarpazos y coletazos a base de fintas, saltos, a la par que lanzando cortes hasta que la sangrante criatura se desplomó.

Para cuando todo acabó, me curé con magia lo más grave, sin limpiarme la sangre. Mientras, Matt levantó, moldeó prácticamente, el sitio donde dormiríamos. <<Las posibilidades son casi infinitas>> pensé, aún fascinado por su transformación.

-No, no te preocupes, con esto me apaño.

Pero antes de nada, faltaba algo.
-Eh... ¿Y agua? O algo para beber... No me digas que no lo necesitas... Porque yo sí, vaya. Y por si acaso, cuando fui al oasis no llevaba nada para almacenar agua.


NfdR: Cutrepost desde el móvil. No puedo postear desde el pc porque me vigila mi padre -.-


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

12 Re: Asrena el 05/08/13, 06:48 pm

Matt

avatar
-Yo es que mucho lo que se dice mucho no bebo la verdad.- Digo encogiéndome de hombros. -Pero tienes agua allí fuera.- Le señalo la entrada de la habitación que da para el oasis.

El olor de la carne ya hecha sale por la parte de arriba de mi horno improvisado por lo que abro un boquete en la estructura y saco los trozos levitando hasta llegar a la mesa. Toco la superficie antes de poner la comida en la tabla arenosa para impermeabilizarla y llamo a Atol que se encuentra fuera. -¡La comida ya esta!- Le grito mientras me siento y cojo un trozo de pata quitando le la churruscada piel. -Bueno pienso que podemos pasar aquí la noche y ya mañana nos preocuparemos por ir a buscar a los animales que me faltan.- La tarde paso rauda a mi parecer mientras ojeaba en mi sillón de fuera los libros sobre las criaturas que tengo que encontrar. La noche cae rápido sobre la superficie arenosa por lo que me pongo a preparar la cena calentando el horno.

Cuando comimos un cansancio se apoderó de mi persona al haber estado todo el día tan movido por lo que me despido del chico y me tiro en la cama de arena haciendo que se mueva como si estuviese rellena de agua. El chico no tardo mucho en acostarte haciéndome que le regulase la consistencia de la arena de su cama.

La bóveda nocturna se veía preciosa en ese mundo sin ninguna contaminación lumínica. -¿No te parece precioso? En la tierra yo vivía en un sitio parecido a este. Era una casa en la playa y recuerdo que cuando iba con mis amigos a la playa por las noches me encantaba tirarme en la arena a mirar el cielo mientras me fumaba un buen cigarro. Normalmente con un aderezante que te hace filosofar aun mas hasta que me quedaba dormido en la arena.- Mientras comenzábamos a hablar los dos divagando sobre cosas sin mucho sentido aparente me fui quedando poco a poco dormido con la última imagen de las estrellas del lugar completamente maravillado.

A la mañana siguiente me levanté pronto al despertarme los rayos de sol que entraban por el techo por lo que alzo el brazo lentamente haciendo que una capa de arena cubra la superficie de la habitación sellándola de luz. Después de hacer esto dejo caer el brazo mientras me hundo en la arena.

Tras un rato comienzo a notar movimiento en la habitación por lo que me hundo hasta llegar el suelo y salgo lentamente desperezándome de manera poco sutil. -Buenos días Atol- Le digo rascándome el pelo. -¿Preparado para seguir?¿O quieres desayunar algo antes?- Tras buscar algo de vegetales en el oasis acabamos comiendo de nuevo lagarto pero este golpe acompañándole las especies de vegetales de la zona.

Tras comer quito el techo de arena y tras chasquear los dedos toda la estructura que nos cobijo durante la noche se deshizo quedando solo algún que otro montón de arena ya sin forma. -Bueno. Casa recogida. Vayámonos ya.- En ese instante hago que las dos quimeras se pongan a mi lado mientras que un cumulo de arena se eleva en la parte baja de mi túnica elevándome para esquivar a los bichos del suelo. -Tenemos que buscar un lagarto y un escorpión. Nos queda muucho por hacer.-

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 3.]

Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.