Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Adru y Rox charlan sobre género
por Goliat Hoy a las 02:33 am

» El Cuchitril
por Tak Hoy a las 12:04 am

» Torre Serpentaria
por Giniroryu Ayer a las 04:25 pm

» Sede de los Taumaturgos
por Tak Ayer a las 04:07 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Giniroryu Ayer a las 01:16 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38780 mensajes en 734 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Otros Mundos » Mundos vinculados » Libo

Libo

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9

Ir abajo  Mensaje [Página 9 de 9.]

1 Libo el 12/08/12, 06:27 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Libo

Portal situado en una escarpada montaña lejana a la capital.


97 Re: Libo el 12/12/18, 05:21 pm

Dal


Varsai negó con la cabeza cuando la bruja preguntó si le había hecho esperar mucho. En realidad no había sido tanto tiempo pero la expectación de la licántropa había hecho que pareciese más.

Con tranquilidad la siguió por el portal y se encontró a sí misma en una plataforma flotante. Curiosa se asomó al borde y comprobó que se hallaban a bastante altura. No se hizo de rogar y subió al bote.

"No te preocupes" le dijo. "Soy bastante resistente al frío. Además en mi ciudad natal también había bajas temperaturas" le explicó.

Por supuesto la leoparda se asomaba por los bordes de la barca para contemplar el paisaje bajo ellas. Según se acercaban a la ciudad su cola se movía con nerviosismo. No se giró cuando la bruja le pidió ser discreta, sólo orientó su oreja hacia donde estaba ella para oírla mejor.

"De acuerdo" respondió y se transformó completamente en su forma original. Se sentía rara sin las orejas y la cola, pero no tardaría en acostumbrarse otra vez. Lo único que mantuvo fueron sus sentidos animales y sus ojos felinos, Mánia había dicho que no la mirarían mucho a los ojos así que...

Por supuesto la ropa le apareció por arte de magia. A día de hoy la varmana seguía orgullosa de haberse puesto aquella runa lo primero. Vestía unas botas negras, pantalones vaqueros negros también y un jersey de color morado a juego con el final de su pelo.

"Eres bastante famosa" le comentó cuando vio a los hombres arrodillarse y al resto de las mujeres bajar la cabeza. La varmana le sonrió a una niña que pasaba y le guiñó un ojo antes de subir a la carroza.

"¿Directas a Palacio?" le preguntó una vez se hubo acomodado.

98 Re: Libo el 14/12/18, 02:45 am

Nihil


-Soy la embajadora de Libo y soy una andrógina, es natural que se arrodillen ante mí. -respondió Mánia -Y no, primero iremos a mi residencia de la Capital, no puedes ir así a ver a la Reina Madre.

No lo dijo con intención de que sonase ofensivo, había preparativos que hacer antes de presentarse ante la monarca. Dio dos golpes con el tacón en el suelo de la carroza y se pusieron en marcha. La ventanas tenían cortinas de gasa para proteger a las viajeras de miradas indiscretas del exterior. Las calles pasaron rápidamente de las casas amontonadas y toldos raídos de la periferia a las enormes galerías techadas del centro. Había bastantes cuestas y rampas en espiral para acceder a los niveles superiores pues la ciudad estaba construida en la misma ladera de la montaña. Giraron por una callejuela algo estrecha cuyo techo era todo teja y metal para salir a una pequeña plaza con una fuente en medio.

El carruaje paró ante la puerta de un palacete alto y estrecho, con la fachada decorada con azulejos rojos y las rejas de las ventanas pintadas de negro y dorado. Era la más llamativa de la plaza y se notaba que tenía ciertas influencias de otros mundos en su arquitectura. La cochera se bajó de su puesto para abrirles la puerta. Dos sirvientes salieron a toda prisa del palacete para descargar el equipaje. Mánia no se molestó en usar ningún hechizo de levitación para ayudarles.

-Tendrás que disculparme, mi residencia aquí no es tan grande como la de Rocavarancolia. Podríamos habernos quedado con mi mater pero pensé que preferías tener un sitio donde poder relajarte.

Sabía que mantener una máscara era agotador, era la razón por la que se había construído su propia casa en la Capital. Mánia guió a Varsai al interior del edificio. Lo primero que se veía era un recibidor que daba a un pasillo larguísimo. Olía a rosas frescas y de hecho había varios jarrones con rosas libenses, que eran pequeñas y rojas.

Un sirviente les ofreció quitarles los abrigos para guardarlos. Bajo el suyo Mánia llevaba un conjunto de seda rojo con lazos a ambos lados de la cadera. Era muy revelador, como toda la ropa que solía llevar la bruja, pero la casa estaba tan caldeada que bien se habría podido andar desnudo sin problema.

-Te enseñaré tu habitación -dijo.

Subieron un par de pisos. Las dependencias personales de Mánia estaban en la tercera planta.

-Aquí está tu habitación -dijo abriendo una puerta según dejaban la escalera a la derecha -La mía está al otro lado del pasillo. Ahora subirán tus cosas y podrás instalarte. Esa puerta es tu baño, creo que en Varmania y en Libo son más o menos iguales así que no tengo mucho que explicarte pero si igual tienes alguna duda puedes preguntarme.

El dormitorio tenía unos techos altísimos y estaba bien iluminado a pesar de tener solo una ventana. Había una enorme cama con dosel y un arcón a los pies y pocos muebles más, aunque todos ellos eran recargados y denotaban un fino trabajo de artesanía. Destacaba el tocador con superficie de mármol y su espejo enmarcado en oro. Los cajones tenían pequeñas filigranas pintadas a ambos lados de los pomos. El suelo de madera estaba cubierto por una alfombra mullida con panteras rampantes tejidas.

-La cita con la Reina Madre es por la tarde. Ahora nos servirán un tentempié en la salita de abajo, por si tienes hambre, y si quieres puedo llevarte a dar una vuelta por la ciudad o si no puedes descansar. Tenemos tiempo de sobra.

99 Re: Libo el 16/12/18, 06:50 pm

Dal


"Oh, de acuerdo" respondió Varsai. No se había dado cuenta de que no estaba presentable para visitar a la realeza. Las cosas en la ciudad eran más sencillas.

La licántropa no pudo si no asomarse a la ventanilla del carruaje. Deseaba ver más de la ciudad y absorbió todo lo que pudo mientras los edificios pasaban ante ella.

Cuando llegaron observó lo bonito de la mansión y se giró hacia la bruja con una sonrisa en la cara.

"¿Te disculpas porque no es grande? Yo sigo viviendo en la Sede Mánia, lo más a que aspiro ahora mismo es a un cuarto con cama. No necesito más" la risa de Varsai se hizo eco en la mente de la bruja. "Te lo agradezco" respondió sin embargo cuando la libense mencionó que se podrían haber quedado con la madre de ésta.

Siguió a la embajadora por la casa empapándose de todo lo que veía y oía. La habitación era preciosa y a la chica le encantó la alfombra.

"Preferiría ver más de la ciudad si puede ser" respondió con ansia en la voz mental cuando la embajadora le propuso dar un paseo.

100 Re: Libo el 19/12/18, 03:25 am

Nihil


-¡Perfecto! - Mánia no quería atosigar a Varsai pero tenía muchas ganas de enseñarle la ciudad -Voy a llamar a un transporte y mientras llega... vamos a arreglarte un poquito.

La ropa de Varsai estaba bien para Rocavarancolia pero no para Libo, aun así quería que mantuviese algo suyo para que se sintiera más cómoda así que decidió trabajar en el jersey que llevaba. Se la llevó a su propio dormitorio, al otro lado del pasillo y vació el armario sobre la cama.

-Muy bien, esos vaqueros fuera, no vamos a una mina. Ponte esto -le dió unas medias negras con bordes de encaje y buscó un liguero que fuera a juego -No sé qué ropa interior llevas pero igual te voy a dejar algo mío. Usaremos tu jersey de vestido.

Le puso un arnés de cuero con tachuelas doradas encima del jersey para ceñirle el pecho y no añadió mucho más aparte del maquillaje y recogerle el pelo en dos coletas bajas.

-Esta vez puedes llevar las orejas y la cola – le dijo -Y puedes usar mis adornos de las orejas. Van con clip, no te preocupes, no hay que perforarte nada.

A Mánia le había sorprendido lo reacios que eran muchos rocavarancoleses de otros mundos a perforarse así que había aprendido a ser prudente con el tema.

Le dejó una capa ligera y un bolso y estuvieron listas. Un rickshaw las esperaba en la puerta llevado por un hombre fornido con el pelo negro lustroso recogido en alto con adornos de calaveras. Llevaba un velo similar al que llevaba la barquera que las había llevado a la ciudad.

Antes de que pudiesen subirse un sirviente de Mánia salió a la carrera a su encuentro y le susurró algo a la bruja la oído. Mánia maldijo por lo bajo.

-Mi mater insiste en que tengamos escolta así que envía a dos de sus guardaespaldas para que nos acompañen. Dice que es por las apariencias -bufó. -Estarán esperándonos en el centro comercial.

Subieron al rickshaw, que solo tenía la capota por lo que la gente con la que se cruzaban podía verlas. El hombre que las llevaba se movía a toda velocidad por el suelo de adoquines y Mánia tuvo que pedirle que aminorara para que Varsai pudiese ver bien el paisaje. Pasaron por avenidas amplias, todas techadas con entramados de acero y cristal. Las casas eran altas y estrechas, de ventanas pequeñas la mayoría salvo algunas excepciones que serían los palacetes como el de Mánia. Aquí y allá había esculturas, obeliscos conmemorativos y fuentes de agua humeante, pero casi nada de verde.

Llegaron a la galería comercial, con sus dos plantas atestadas de escaparates y carteles de tiendas. En cuanto bajaron, dos mujeres fibrosas y altas fueron a su encuentro; las guardaespaldas que había enviado su mater. Mánia las conocía de cara.

-Cuatro pasos por detrás de nosotras. Una sola palabra y volvereis a vuestro pueblo a cultivar remolacha -les advirtió la bruja en libense. Ambas asintieron.

Mánia tomó a Varsai de la mano para guiarla. Había bastante gente aunque era temprano, muchos hombres haciendo los recados del día y damas retiradas disfrutando de la mañana. Desde allí les llegaba el olor de las infusiones calientes y los bollos recién hechos.

-Ya que no pudimos tomar el aperitivo en mi casa, ¿qué te parece si te llevo a mi tetería favorita? Ven, te encantará.

La condujo por la galería principal con las dos guardaespaldas detrás como si fueran sus sombras. Todo el complejo era impresionante, con suelos de mármol y ascensores de hierro para ir a las plantas superiores. Aquí y allá había pequeñas terrazas con mesas y sillas de hierro forjado llenas de lugareños tomando su segundo desayuno o un antojo de mañana. Mánia condujo a Varsai hasta un pórtico recargado con panteras de forja adornándolo: El Real. Le dijo algo a la camarera de la entrada antes de que la pobre chica se tirase al suelo en una reverencia hacia Varsai. ''Discreción'' era la palabra clave. La camarera asintió enérgicamente y les invió a entrar con un gesto.

La tetería era todo espejos, relieves y lámparas de araña. Los techos eran altísimos y estaban decorados con imitaciones de frescos. La camarera las llevó a una mesa en la balconada de la planta superior, colocada estratégicamente para que pudieran ver a la gente abajo y la calle a través de los ventanales.Las guardaespaldas se quedaron de pie a una distancia prudencial. A esa hora no ponían música en directo pero tenían de fondo el sonido de las conversaciones ajenas, que más que jaleo parecía un murmullo.

-Me gusta este sitio, es tranquilo y puedo comer en paz sin que nadie venga a traerme ofrendas o pedirme que sus hijas crezcan fuertes -comentó. Le pasó una carta a Varsai -Siento decir que aquí no tenemos chocolate, pero hay infusiones, té, vino dulce... También hacen unos pasteles riquísimos. Mira, estos son parecidos a los que me trajiste el otro día -Lo señaló en la carta -Y estos están rellenos de una mermelada que no he encontrado en ningún otro mundo. Es parecida a la frambuesa pero al mismo tiempo no tiene nada que ver. Están muy ricos.

101 Re: Libo el 09/01/19, 06:29 pm

Dal


Varsai se dejó guiar en el tema de la ropa, no sólo Mánia era de de allí sino que además estaba más versada en moda que la licántropa. Aunque estaba empezando a cogerle el gusto a aquello de vestirse.

"Estaba pensando en ponerme algún pendiente en las orejas" comentó mientras volvían a aparecer esas y la cola. "Seguro que por aquí tenéis buenos perforadores".

Quizá antes de irse podría pasar por uno para ponerse un par de pendientes.

"No me molesta" respondió cuando la libense le dijo lo de las guardaespaldas. Miró el paisaje que pasaba ante sus ojos completamente ensimismada. Le dirigió una sonrisa a la bruja cuando le pidió al hombre que aminorase. "¿Sería posible que a la vuelta fuésemos andando?" preguntó cuando llegaron a la entrada.

El tamaño de las guardaespaldas infundía respeto pero Varsai se preguntó si podría ganarlas en combate.

"Pobres, me acaban de dar pena" le dijo a Mánia sonriente por la amenaza hacia las mujeres. Se dejó guiar hacia la tetería de mano de la otra chica. Se acercó al balcón y contempló las vistas.

"¿Tan mal te cae tu gente que no has querido bendecirlos con el chocolate?" preguntó en broma. "Pues quiero uno de esos pasteles de mermelada que has dicho y lo más parecido que haya al té negro".

"Dime Mánia, ¿qué puesto ocupa tu madre en la corte exactamente?"

102 Re: Libo el 10/01/19, 01:47 am

Nihil

avatar
A Mánia no le importaba volver andando. Tendrían que llevar escolta igual pero podrían ir a su ritmo. Pero para el resto de visitas no pensaba caminar, y seguramente Varsai tampoco en cuanto estuviera un buen rato con los tacones que le había prestado.

Cuando dijo que las guardaespaldas le daban pena se echó a reír.

-Hay que dejar los límites muy claros -explicó. -Los andróginos somos deidades pero las mater siguen teniendo el control sobre nosotros. Bueno, sobre mí ya no, ahora soy independiente, no tengo que aceptar las condiciones de mater.

Jugueteó con la carta, perdida un instante en sus pensamientos. La camarera se acercó para preguntar si ya habían decidido y eso la sacó de su ensimismamiento. Pidió dos tés negros con leche, un dulce de frutos rojos para Varsai y buñuelos para ella.

-El cacao no se cultiva bien aquí, tendría que ser todo importado, solo las nobles podrían permitírselo y a ellas ya les envío chocolate de regalo de vez en cuando -respondió. - Además me gusta la exclusividad -sonrió con malicia.

Les trajeron los dulces y les sirvieron el té en sendas tazas de porcelana con dibujos de pájaros coloridos y flores, trabajo de las colonias costeras. Mánia no pudo esperar y le dio un bocado a un buñuelo antes de que la camarera terminase de servir el té. Estaba delicioso, hacía tiempo que no se pasaba por allí y no hacían buñuelos tan buenos en ningún otro sitio (que ella haya probado).

-Hmm, mi mater es duquesa. Gobierna el valle de Zhandre, allí tiene su palacio, pero desde que volví viene mucho a la Capital.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

103 Re: Libo el 11/01/19, 02:18 am

Dal

avatar
"Si he de ser sincera no entiendo muy bien aún lo de los andróginos. En cada mundo hay muchas cosas distintas, cuesta mantener el ritmo de todo lo que hay que saber. Supongo que el no haber convivido con un libenses durante la criba ha ayudado a mi desconocimiento" le dijo tratando de no sonar irrespetuosa.

Olfateó discretamente la taza y la tarta, olía estupendamente. Dirigió una sonrisa a la camarera antes de darle un mordisquito al dulce. Estaba delicioso, cosa que hizo que su cola se agitase tras ella.

"Creo que te echa de menos. Por eso pasa tanto tiempo cerca, al menos es lo que yo haría" comentó con tranquilidad dando un sorbo al té.

"Y dime, ¿cómo son tu padre y tu hermano? ¿Es posible que los veamos durante la fiesta?" preguntó curiosa.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 9 de 9.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.