Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Adru y Rox charlan sobre género
por Goliat Hoy a las 05:06 am

» Libo
por Nihil Hoy a las 03:25 am

» Sede de los Taumaturgos
por Tak Hoy a las 12:42 am

» La Bodega
por Jack Ayer a las 04:48 am

» El Cuchitril
por Yber Ayer a las 01:02 am

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38643 mensajes en 730 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Otros Mundos » Mundos vinculados » El Macetero

El Macetero

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 14  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 14.]

1 El Macetero el 12/08/12, 06:35 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

El Macetero

Portal situado en el continente, al centro, cerca de la isla


13 Re: El Macetero el 04/12/13, 02:39 pm

Dal


Observé con curiosidad y una mueca como las avispas morían para proteger a su reina. Quería causar el menos número de bajas posibles, pero así no era posible. Continué con los gestos del hechizo de impacto, le añadí aún más potencia y mientras la avispa se acercaba dije:

-Detenedla, da igual como.- las enredaderas se movieron rápidamente tratando de contener a la reina, se ponían en su camino buscando retrasarla o intentaban enrollarse a su alrededor para sujetarla.

En definitiva me dieron tiempo para finalizar el hechizo y en cuanto tuve un disparo limpio lo solté.

14 Re: El Macetero el 04/12/13, 03:18 pm

Giniroryu


GM
Las enredaderas detuvieron a la avispa no importando cómo, efectivamente. Ello conllevó que el propio Enredor se llevase unos cuántos latigazos innecesarios en el proceso. A pesar de ello, las plantas cumplieron su trabajo y retuvieron a la avispa, quien salió despedida debido al hechizo de impulso. Chocó contra el árbol del que había salido y se cayó al suelo pesadamente. Tras unos segundos, aturdida y volando erráticamente por el golpe pero muy enfurecida, volvió a la carga con intención de clavar su agijón en la carne del humano de una vez por todas.

15 Re: El Macetero el 04/12/13, 03:30 pm

Dal


Miré incrédulo como la avispa volvía a alzar el vuelo, mientras me frotaba los latigazos que me habían dado mis propias plantas. Mi paciencia se estaba agotando a pasos agigantados y ya poco me importaba acabar con la vida de la avispa.

-Agarradla y cuando lo hayáis hecho la descuartizáis. Y ni se os ocurra darme otro latigazo u os podo.- advertí mientras las plantas se lanzaban de nuevo hacia la avispa para cumplir lo que había ordenado.

16 Re: El Macetero el 04/12/13, 05:59 pm

Giniroryu


GM
Las enredaderas cumplieron su cometido sin incidentes esta vez. El precario estado de la avispa previno que pudiera defenderse en esta ocasión y el insecto terminó, finalmente, despedazado en el suelo.

El murmullo de unos resoplidos comenzó a oírse en las cercanías. Al principio era muy tenue y probablemente Enredo no se percataría de su presencia. Pero fue cada vez a más. Alrededor de aquel panal había una colonia de repobladores, y a los pequeños de cuatro brazos no les había hecho ninguna gracia el atentado del brujo contra las avispas. Varias decenas de repboladores enfurecidos comenzaron a rodear al gigante desde varios ángulos y su ofensiva no se hizo esperar. Más de una veintena de dardos con veneno fueron disparados en su dirección. Los más rápidos impactaron contra los escudos que llevaba el brujo y cayeron a suelo sin dañarlo. No obstante, la constante ofensiva de los repbobladores no tardó en minar las defensas y al poco unos cuantos ya se habían clavado en las piernas y la zona del abdomen del humano. El efecto de los primeros dardos no se había hecho esperar y al italiano comenzó a salirle una urticaria allí donde se habían clavado. Pronto llegarían más.

17 Re: El Macetero el 04/12/13, 06:35 pm

Dal


No me quedé quieto a ver como moría la reina. El único zumbido que quedaba era el suyo y como compensación por haberme atacado pensaba llevarme algo de miel. Levité hacia el panal y rellené un par de botes de los que llevaba, no cogí más por que en ese momento empecé a escuchar ruido, mire en derredor y vi al montón de repobladores dispararme dardos.

Los primeros se estrellaron contra mi escudo pero acabaron destrozándolo y se me clavaron dardos por las piernas y la parte baja del abdomen. <<Os iba a decir yo donde os podéis meter las cerbat.... Ostias como pica>>. Resistí como pude el impulso de rascarme y me acerqué a mis enredaderas.

Di una serie de órdenes rápidas y pronto las plantas formaron una esfera hueca conmigo en medio mientras me protegían. Con esa relativa tranquilidad repasé rápidamente mis opciones. <<Opción número uno: matarlos, inviable. No por falta de recursos si no para no cabrear al consejo. Opción número dos: escapar intangible. Pero necesito esa planta así que.... me vuelvo intangible la cojo con magia y me voy volando. Mejor ruta para ello por encima de los arboles, si para mi son gigantescos para ellos tienen que ser kilométricos. Venga va, cuando no los tenga cerca acabo con este picor infernal>>.

Realicé sin muchos miramientos el hechizo de intangibilidad y pasé a través de mis propias plantas, me aproximé a la planta y la cogí con cuidado dispuesto a largarme de allí levitando y cagando leches.

Subí a lo alto de los arboles y el astro azul me recibió en lo alto. Después de curarme empece a buscar la siguiente planta que me tocaba, se encontraba en la zona de bosque cerca del pantano así que allí me fui, esta vez teniendo cuidado de no toparme con más avispas.

18 Re: El Macetero el 04/12/13, 07:33 pm

Giniroryu

avatar
GM
La calma reinaba en el pantano, donde tan solo se veían algunos animales pacíficos. Enredo tuvo suerte, una de las plantas que buscaba se podía ver claramente en lo alto de una pequeña colina por la que correteaban algunos hervíboros.

19 Re: El Macetero el 04/12/13, 08:21 pm

Dal

avatar
De camino al pantano fui observando las cosas que se desarrollaban muy por debajo de mi. Definitivamente lo de las gafas había sido buena idea. Comprobé el estado de la planta que llevaba conmigo y quede maravillado al pensar que por aquella tontería me fueran a pagar bastante. Por supuesto aquella planta no era común, tenia propiedades bastante extrañas, como casi todas las plantas que había ido a buscar claro.

Por fin llegué al pantano y descendí del árbol. En apariencia todo estaba tranquilo, no me costó mucho trabajo localizar la planta y aun así no me acerqué con premura. Primero eché un vistazo alrededor y cuando no vi nada que pudiese parecer peligroso me aproximé para recogerla e irme.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

20 Re: El Macetero el 04/12/13, 09:14 pm

Giniroryu

avatar
GM
En cuanto Enredo intentó arrancar la planta, el suelo comenzó a temblar. Los animalillos que se encontraban por allí comenzaron a corretear por toda la colina y alguno se bajó de ella justo a tiempo. Justo a tiempo antes de que el enorme batracio de color grisáceo en cuya espalda crecía la planta que buscaba el brujo, entre muchos más tipos de vegetación, se levantase definitivamente haciendo caer a casi todo lo que tenía encima, Enredo incluído. El ser contaba con una envergadura de casi cuatro metros, aunque su altura no superaba por mucho los dos metros. De esa altura fue de la que el italiano se vio arrojado al pantano. La criatura, por su parte, se encontraba de espaldas al brujo y comenzó a girarse todo lo rápido, que en este caso se podía traducir en lentitud, que le permitía su enorme y pesado cuerpo.

21 Re: El Macetero el 04/12/13, 09:56 pm

Dal

avatar
Me gustaría decir que hice algo genial para evitar caerme pero lo cierto es que con la sorpresa lo poco que me dio tiempo fue arrojar unas semillas a los pies del ser descomunal. La caída fue breve y por supuesto acabe empapado, salí del agua con arcadas por que en cierto momento me había faltado el aire.

Mire al sapo, por llamarlo de alguna manera, y di un suspiro. Por suerte parecía moverse despacio, lo que me dio tiempo a revisar los botes, ninguno se habia roto por lo que respire aliviado. Luego me secaría y comería algo. <<Humm, ancas de rana gigantes. No, creo que no, lo mas seguro es que pueda conseguir la planta sin hacerle daño. Piensa, es lento, no me costará subirme a su espalda de nuevo y esta vez si me vuelvo intangible a la vez que la planta podría irme sin que ninguno de los dos suframos daño. Hay que intentarlo>>.

Me puse detrás del animal y levité. Use un hechizo de intangibilidad sobre mi mientras tenía la planta agarrada, esperaba cogerla sin muchos problemas.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

22 Re: El Macetero el 05/12/13, 05:47 pm

Naeryan

avatar
El hechizo de intangibilidad hizo a la perfección su trabajo. Englobó a Enredo, su ropa y a sus pertenencias sin ningún problema. También a la planta que en ese momento estaba agarrando.
E hizo exactamente lo mismo con el gran animal sobre el que había crecido dicha planta, por la misma lógica por la que las ropas de Enredo también se intangibilizaban. El brujo pudo sentir que una parte notable de sus fuerzas se le habían escapado con aquel malgasto, además de que la planta seguía desquiciantemente en su lugar. La bestia continuó su camino inmutable, sin dar signo alguno de darse cuenta de que ahora estaba hundida media pata más de lo habitual en el fango.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

23 Re: El Macetero el 05/12/13, 07:35 pm

Dal

avatar
Mirándolo bien fui un idiota, tendría que haber supuesto que la planta y el animal no eran seres independientes. Por supuesto no lo pensé y pagué el precio. Cómo describiría la sensación... seguro que alguna vez os han dado un golpe que os ha dejado sin respiración, pues algo parecido. La súbita pérdida de energía me dejó boqueando, aunque por suerte me recuperé rápido.

Por supuesto mis desgracias no habían acabado ahí, no sólo no tenía la planta si no que además el animal se había hundido en el fango por lo que, si retiraba el hechizo de intangibilidad perdería las patas. Por un instante pensé en matarlo sin que sufriese pero lo descarté rápidamente, el animal no me había causado ningún mal. Calculé lo que podría hacer y lo puse en practica, pero después de eso debería irme a descansar pues iba a acabar completamente agotado.

Mantuve el hechizo y además hice levitar a la criatura, lo suficiente para sacarlo de allí. En cuanto lo conseguí deshice ambos hechizo, mantenerlos mas tiempo no solo era estúpido si no un gasto de energía que no podía permitirme. Respiré hondo mientras reunía magia, lancé sobre la bestia un hechizo de anestesia para que no sintiera nada, cosa que consumió gran parte de mis restantes fuerzas. En el momento en que supe con seguridad que el ser no sentía nada me dispuse a quitar la planta.

La extraje y la bestia no se enteró y como ultimo le cerré la herida. Bajé dejándome deslizar y me di cuenta de que me temblaban las piernas, los ojos comenzaban a cerrárseme y no tardaría mucho en quedarme dormido. Llegué tambaleante hasta las inmediaciones del bosque, guardé con cuidado la planta y me tumbé contra un árbol. Tiré las semillas a mis pies y mientras crecían para cubrirme por completo comí algo. Antes de dormirme les dije:

-Despertarme de noche.- y antes de que me diese cuenta ya estaba sopa.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

24 Re: El Macetero el 06/12/13, 06:58 pm

Giniroryu

avatar
GM
Pero antes de que las enredaderas pudiesen llegar a ejecutar sus órdenes, Enredo fue despertado prematuramente durante la puesta del sol. Un puñado de pinchazos a lo largo de todo su cuerpo fueron la causa. En cuanto el brujo abriese los ojos, vería a una docena de repobladores que habían subido al cuerpo del gigante desconocido y habían probado a clavarle sus pequeñas lanzas a ver qué ocurría. En cuanto el humano se moviese, se bajarían corriendo y desaparecerían entre la enorme vegetación.

25 Re: El Macetero el 10/12/13, 12:11 pm

Dal

avatar
Dormí del tirón varias horas pero no me despertaron las enredaderas, si no un grupo de repobladores clavándome sus lanzitas. Por supuesto me sobresalté, pero mas por la sorpresa que por el dolor. Aun estaba atardeciendo por lo que había dormido menos de lo que quería.

-Malditos bichos, como se nota de donde viene Tap, seguro que son de la misma tribu con lo tocapelotas que son.- estaba de mal humor, cansado, con dolor de cabeza y tenía hambre y sed. En definitiva, no me podían haber pillado en mejor momento.

Comí algo mientras esperaba a que anocheciese y cuando por fin oscureció me puse las gafas y activé su segunda función, la visión nocturna.

Una de las plantas que quería para vender era muy rara, ya que solo se podía encontrar de noche, pero buscar algo así bajo aquellos árboles de noche no era precisamente sencillo. Por suerte después de unas horas buscando acabé por encontrarla.

Hice lo mismo para dormir que la vez anterior a excepción de que esta vez me metí en una cúpula de enredaderas. A la mañana siguiente ya solo me quedaba una planta, se encontraba en la zona de las montañas y para allí me fui. Me llevó tiempo encontrarla ya que iba esquivando animales pero finalmente di con ella.

En cuanto lo tuve todo me fui al portal y volví a casa.

Sigue en la Torre Serpentaria.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

26 Re: El Macetero el 27/01/14, 03:37 am

Yber

avatar
GM
Los enormes árboles recibieron al poltergeist con lo que él interpretó como un cálido abrazo. Que no era así, pero en comparación con quienes convivía, aquellos troncos mostraban más emoción por su presencia. Lo primero que hizo fue dejar caer el cuerpo con suavidad y respirar hondo. El olor era insultantemente agradable, dejando el de Rocavarancolia como una bofetada para las fosas nasales. No se tomó mucho más tiempo para empaparse con el paisaje, pues un par de flores moradas, más grandes que él,  se habían abierto ante su presencia, o la de su cuerpo falso, y no tardarían en aparecer los primeros ronchahuesos.

Volvió a poseer la creación de Hálito y escaló con poco brio la superficie de uno de los enormes troncos. Cualquier repoblador que lo viera se reiría de los movimientos torpes que ejecutaba el cuerpo articulado, pero para Tap, poder escalar aquello era un avance. Poco antes de llegar a la copa, encontró una hoquedad en la que guardó el juguete y continuó avanzando por sí mismo. Separado de aquella carcasa de metal, sus movimientos eran ágiles, elegantes. Se había pasado toda la vida haciéndo acrobacias entre las ramas, al fin y al cabo.

Saltó de copa en copa hasta que escuchó los primeros zumbidos: se aproximaba un grupo de exploradores. Cuando los tuvo cerca, Tap saltó en el aire y se zambuyó en el cinturón de uno de los repobladores que conformaban el grupo.

Saludos, explorador—trató de comunicarse. Había olvidado que ahora no hablaban el mismo idioma, pero cuando aquel repoblador se llevó las manos a la cabeza, Tap lo atribuyó a la sorpresa de que le hablaran telepáticamente y no a que la voz telepática le hablara en arameo—. Soy la Flora y necesito que abandones tu vehículo para una misión más importante que tu existencia (...)

Sus compañeros de brigada se giraron al unísono al escucharle gritar unos minutos más tarde. No llegaron a tiempo de impedirle que saltara al vacío y lo único que pudieron hacer fue recordar la cara de horror del suicida para retransmitirlo al resto del panal. El gruñido de un ronchahuesos en las proximidades los disuadió de tratar de recuperar su montura y huyeron con sensatez.

Tap, de mucho mejor humor, había poseído las riendas de la avispa de turno y tiraba de ellas. Era de una especie distinta a las que él solía criar, de un color verde azulado y un pelín más pequeñas, pero conocía los mecanismos básicos para pilotarla: tirar con fuerza y obligarla a no romperse las alas.

Pronto llegaría con ella hasta el árbol en el que habia guardado su cuerpo.

---

A varias decenas de metros de altura, sobre una rama, Tap veía caer a la avispa azul con su cuerpo demiúrgico atado a la espalda. El poltergeist torció el gesto y se encogió de hombros decepcionado. <<Menos mal que el juguete tiene protecciones y el cuerpo del insecto le amortiguará la caída>>. Resignado, tuvo que emprender la bajada para rescatar el muñeco del potingue que se había formado con las entrañas del animal, salpicado de trozos de pata y ala.

Hoy no podría llevarse ninguna avispa a la ciudad.

---

Habían  pasado un par de horas desde que la avispa se había espachurrado contra el suelo y Tap ahora estaba lejos de aquella zona del bosque. Había vuelto a guardar su muñeco en alguna parte y se había infiltrado en un panal que había encontrado con la única finalidad de robar venenos e ingredientes para fabricar más.

Se paseaba por las ramas interiores y los cubículos a costa de un esfuerzo extra para mantener su cuerpo tangible. Evitaba a los repobladores de aquel lugar, que en general estaban demasiado pendientes de sus tareas, y se despedía de ellos agitando la mano. No era consciente de que estaba utilizando un gesto de otro mundo. Con los escasos repobladores curiosos que se topó y le hablaron, Tap simplemente se volvía intangible y atravesaba alguna pared. Después poseía cualquier aparato y se sentaba a reírse de las reacciones de la gente.

Sus carcajadas, aunque mudas, fueron muchas.

----

El juguete tenía atados varios sacos a la cintura. Tap había saqueado varios panales ya y ahora se dirigía a la montaña, sobrevolando el bosque para no perderse. No había visto jamás a un repoblador de aquella zona y tenía curiosidad por ver si era cierto eso de que sus uñas eran más grandes que sus dedos.

---

Se había decepcionado al descubrir que el mito era falso, pero a cambio se había apropiado de varias recetas de venenos autóctonos, descritos sobre hojas anchas de un árbol cuyo nombre desconocía. No entendía la parte escrita, pero los dibujos resultaban autoexplicativos.

Había abandonado aquella madriguera con la duda de cuánto aire les faltaría en el cerebro a aquellas colonias por vivir bajo tierra, pero también con la cierta satisfacción de que no había desaprovechado su incursión. Además de por todo lo que había robado, su estancia en el macetero le estaba abriendo los ojos. El bosque, la colonia, las avispas… eran parte de su pasado. Ahora era distinto, tenía un nuevo modus operandi. <<Ahora entiendo por qué los gigantes eran así conmigo. Es demasiado divertido...>>… Sus nuevas capacidades le hacían ver al resto de su especie como seres diminutos. Y, aunque no lo reconoció, le dolió un poco.

---

Tap necesitó toda la noche y parte de la mañana siguiente para encontrar el portal de vuelta a casa.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

27 Re: El Macetero el 10/03/14, 12:50 am

Dal

avatar
Tras pasar el portal me estiré y respiré profundamente. Me di la vuelta y miré a mis acompañantes.

-Bienvenidos a el Macetero, el mayor paraíso natural de todos los mundos vinculados.- dije sonriendo.- Tengo que enseñaros muchos sitios.- empecé a enumerar unos lugares y después me detuve.- Y oh, debéis ver la puesta de sol. Me atrevo a decir que es mágica.- puse rumbo sur a un pequeño lago.- ¿Qué os parece eh? ¿Enorme verdad?- pregunté señalando el entorno.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

28 Re: El Macetero el 10/03/14, 01:24 am

Evanna

avatar
Había terminado decidiendo ir a ese lugar, sentía cierta curiosidad de ver algún mundo mas y siendo que al parecer el Macetero no necesitaba protecciones exageradas para cruzar era una buena opción. La sensación al atravesar fue un poco rara pero lo que le recibió al otro lado le hizo quedarse boquiabierto de la sorpresa, dándole incluso un poco de miedo al verse de pronto rodeado de arboles y vegetación por todas partes, algo impensable para cualquier foner.

-¡Arboles! ¡Flores! ¡Algo mas que hongos y setas!- fue lo único que pudo exclamar con total asombro acercándose a toda velocidad al tronco mas cercano como si fuese un espejismo para tocarlo.Era medio curioso verlo casi abrazándose al tronco de árbol con fascinación. Realmente ver tanta planta junta era casi un milagro para alguien nacido y criado entre tecnología por un tubo. Sonrió totalmente feliz y aun mas agradecido de ser invitado cambio de forma creciendo, volviendo a su cuerpo antes de la luna, pudiendo así alcanzar la altura de sus acompañantes, abrazando tanto a Enredo como a Shizel por los hombros casi brillando de ilusión. Ademas ya que iba a salir con ellos mejor ser el, no tenia porque esconder su aspecto real de sus amigos, no con ellos al menos- Gracias por invitarme, no os podéis ni imaginar lo que significar ver tanta vida a mi alrededor. Realmente es inmenso...¿todos los arboles son tan grandes en vuestros mundos?- pregunto intentando seguir con su mirando aun tronco cercano hasta la copa pero no había forma, era increíble alto para sus estándares y seguramente par a los de cualquiera. Era ridícula casi la diferencia de tamaño entre los arboles y los habitantes de ese mundo.

-Y Tap nos decía a nosotros gigantes, si nosotros somos gigantes ¿que es este árbol?- dijo señalando un árbol cercano con un dedo mientras andaba junto al resto y miraba casi fascinado alrededor siguiendo a Enredo y mirando a Shizel con curiosidad de un excelente humor, le sonrió pensando en algo por unos minutos se le acerco un momento aun siguiendo a Enredo viendo al frente una hermosa laguna. Realmente su relación con Shizel era mucho mas cercana y no era un desconocido o alguien en el que no pudiera confiar, no quería dejar de ser con el así que mejor dejar eso claro, como tal vez no pudo dejarlo en la ultima conversación que tuvieron- Por cierto, recuerdame si no aparezco como el DL habitual cuando nos vemos, a veces se me pasa. Un buen regaño no me vendría mal de vez en cuando para acordarme. No quiero dejar de ser yo contigo -murmuro por lo bajo sonriendo antes de mirar al frente y darle un poco de espacio al idrino, conocía un poco de el ya como intentar no agobiarlo con sus cosas aunque no siempre tuviera éxito. 

-¿Enredo, es peligroso este mundo? -pregunto interesado pues recordaba aquella avispa acompañante de Tap los primeros días de cosecha y aun no se llevaba bien con los insectos.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

29 EL POST DE LA FILISIDAD el 10/03/14, 02:58 pm

Yber

avatar
GM
El bosque del Macetero los recibió como solía recibir a todos los invitados: con mucho ruido. El aire se filtraba entre las copas de los árboles, aullándoles y moviendo las hojas que les quitaban el sol. Los rayos de luz que se adentraban en la espesura zozobraban con cada racha de viento. A su espalda, los rocavarancoleses podrían escuchar unas melodías que poco tenían que envidiar a las de una flauta. Un ave rapaz de plumas verdes los pasó volando de frente, emitiendo aquella misma melodía: su canto. Si alguno de aquellos excursionistas hubiera hablado largo y tendido con Tap, probablemente sabrían lo que vendría tras aquel canto. Concretamente, además, DL podría haber sabido que las cortezas de varios árboles cercanos al portal producían urticaria al tacto con su corteza. El picor no tardaría en hacerse notar sobre su piel.

Varios metros frente a ellos, Stefan podría localizar una plantación de Caricias. Plantas de metro y medio de altura y flores de un color naranja brillante, cuyos enormes pétalos eran conocidos por los repobladores como un gran remedio natural contra el picor y otras dolencias cutáneas. Alrededor de estas, el suelo estaba especialmente tupido.

Desde diferentes direcciones, les llegaba un sonido semejante al de unas carracas, acompañado de fondo por el crujir de pequeños huesos.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 14.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 14  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.