Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» La resaca. (Tras el desfile de la bahía)
por Nihil Hoy a las 04:22 am

» Libo
por Nihil Hoy a las 03:31 am

» Sede de los Taumaturgos
por Giniroryu Ayer a las 04:57 pm

» Torreón Sendar
por PePo Ayer a las 12:45 pm

» El Cuchitril
por Tak Ayer a las 12:22 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 98 usuarios en línea en la fecha 13/08/19, 07:13 am
Estadísticas
Tenemos 183 miembros registrados
El último usuario registrado es Vidar

Nuestros miembros han publicado un total de 40269 mensajes en 758 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Otros Mundos » Mundos vinculados » El Macetero

El Macetero

Ir a la página : Precedente  1 ... 9 ... 13, 14, 15

Ir abajo  Mensaje [Página 15 de 15.]

1El Macetero - Página 15 Empty El Macetero el 12/08/12, 06:35 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

El Macetero

Portal situado en el continente, al centro, cerca de la isla


169El Macetero - Página 15 Empty Re: El Macetero el 04/12/18, 01:07 am

Tak


GM
Eara se dio cuenta de buena parte de los sentimientos que su relato había despertado en Irianna. En ella, ajena a todo lo que la aurva había vivido, no resultaban extraños. Ella reaccionaba así ante las injusticias. Sin embargo, para Eara estaba normalizado aquel horror, aquella única excepción. Siempre se había opuesto fuertemente a las injusticias y tomado en serio la moralidad. Como una hipócrita. Aunque tal vez lo que no quería era más hipocresía o sufrimiento en su vida.

No se rechazó la mano de Irianna cuando se la tendió. Lo que más necesitaba en ese momento era ser reconfortada. Las palabras de Irianna la hacían darse cuenta que discutir con Ayne no era lo que la había alterado, sino el lento despertar de aquella pesadilla que había sido su vida. La volvían loca las contradicciones. La volvía loca que fuese Rocavarancolia precisamente quien le pretendiese mostrar aquella verdad.

Las lágrimas seguían cayendo, aunque ya no sollozaba. Se sentía triste y vacía, pero sobre todo confusa. Desenterrar el pasado solo era una fuente de dolor para ella.
Agradezco tu sinceridad. Tenía miedo de hablarte de esto por si rechazabas mi forma de pensar. No sabía cómo explicar… No es fácil de explicar. Para nosotros es una realidad, y ya está. A nadie le gusta, pero no es algo a lo que te puedas oponer, es inevitable. Los edeels ni siquiera tienen que pensar en ello. Y nosotros, desde el día de la unión, dejamos de hacerlo.

Eara inspiró, llenando sus pulmones para tratar de sentirse un poco mejor, y luego suspiró. La forma de expresarse de Irianna la ayudaba a entender mejor lo que le estaba pasando por la cabeza. La brusquedad de Ayne solo le creaba rechazo, aunque parte del problema radicaba en que él era un edeel. Eara nunca había considerado que los edeels pudiesen comprender la marca que les dejaba el temor a la muerte ni el papel que jugaba en su comportamiento posterior a la unión. Además, Irianna era un aurva. Aunque no hubiese recibido el mismo tipo de educación que ella, de forma inconsciente la percibía como una igual.

Por alguna razón estoy asustada del futuro. Solía asustarme que Ayne fuese a cambiar hasta que no pudiese reconocerlo, pero ahora también me preocupa que lo haga yo. Quizá solo estoy dándole demasiadas vueltas a las cosas. Quizá no todos los cambios son negativos. Necesito tomarme esto con más calma. Últimamente todo parece negatividad, mires donde mires. —Había confirmado lo que pensaba Irianna, lo que probablemente pensarían cualquiera de sus amigos no Sinhadres, y sus sentimientos hacia ellos no habían cambiado. Eso, sumado a que había sido más o menos comprensiva con sus cambios, la hacía preguntarse por qué le molestaba especialmente que Ayne dejase de lado sus creencias sinhadres. Tal vez solo estaba imponiéndole sus propias convicciones, o tal vez le asustaba seguir sus pasos también en aquello. Y ahora que las tensiones habían estallado, seguía sin tener una respuesta de qué era lo que quería para para el futuro—. Yo también le debo una disculpa a Ayne. No sé con qué cara volver ni qué decir. No sé cómo pude llegar a reaccionar así. Estaba abrumada. —La preocupación en su voz era evidente.



Última edición por Tak el 06/12/18, 12:10 am, editado 1 vez

170El Macetero - Página 15 Empty Re: El Macetero el 04/12/18, 07:50 pm

Giniroryu


GM
Irianna negó con la cabeza cuando la sinhadre expresó las preocupaciones que la habían carcomido durante aquella conversación.
No, tienes tus motivos para pensar así. Sería una hipócrita si le echase en cara a alguien el hecho de querer protegerse contra algo inevitable a toda costa, ¿no te parece? —Le dedicó una sonrisa un tanto triste a la aurva: ella sabría de sobra a qué se refería.

Tampoco le resultaba extraño que Eara sintiese incertidumbre respecto a lo que le deparaba la ciudad, a fin de cuentas era una realidad el hecho de que mucha gente ni siquiera la consideraba “digna” de llamarse a sí misma ciudadana de Rocavarancolia y para la nebulomante no era difícil de entender que tuviese miedos e inseguridades relacionados con ello y también con el hecho de que su edeel, que para ella era “su otra mitad” había cambiado radicalmente en algunos aspectos. Lo que sí le costaba más comprender era el hecho concreto de que tuviese miedo a cambiar, sin estar del todo segura de a qué se refería exactamente. ¿Tenía miedo de convertirse en alguien sin escrúpulos? ¿De que si había la vista gorda respecto al método de obtención de magia de Ayne era cómplice, de algún modo, de una amoralidad aberrante según su educación? No lo tenía muy claro, pero sentía que no era el momento de remover la psique de Eara para plantearle cuestiones que, sin duda, solo le harían sentirse peor.
Por supuesto que no todos los cambios son negativos. Sabrás encontrar tu propio equilibrio: solo date tiempo —respondió simplemente—. Respecto a Ayne… Si se lo explicas igual que me lo has explicado a mí estoy convencida de que lo entenderá. No te tortures por tu reacción: habías acumulado mucho y eres consciente de que no es la manera de resolver las cosas en realidad.

171El Macetero - Página 15 Empty Re: El Macetero el 06/12/18, 01:15 am

Tak


GM
La respuesta de Irianna le quitó un peso enorme de encima. Era consciente de que la nebulomante también tenía un pasado doloroso y había luchado contra las hipocresías de su mundo, pero Eara necesitaba su confirmación para relajarse. Lamentaba haberla metido en todo aquello, pero al mismo tiempo se alegraba de que hubiese sido ella su confidente. La había ayudado a comprender un poco mejor sus sentimientos, dejándola hablar y siendo comprensiva. Si se la comparaba con Ayne, hablar con ella resultaba muchísimo más fácil.

En lo que respectaba a su edeel, supo que Irianna tenía razón. Podían entenderse si lo hablaban, pero una parte de ella seguía resistiéndose a contar con él para sincerarse. No terminaba de entender por qué, pero se daba cuenta de que hasta no hacía tanto había sido hermética con Ayne, aunque este tampoco le había hecho demasiadas preguntas de su pasado. Eara creía que todos los edeels eran así, tal vez porque era lo que parecía en el ambiente en que se habían movido. Se comportaban como si los aurvas cayesen del cielo el día de la unión, o tal vez su pasado no era lo suficientemente interesante para ellos. En parte era cierto, en comparación no tenían demasiado que contar de sus infancias.

Lo arreglaremos, de una manera u otra —dijo, sin demasiada convicción. Decidió tratar de dar voz a sus pensamientos—. Pero me preocupa que, como edeel, le falte empatía… No sé cómo explicarlo. Por alguna razón me cuesta compartir con él estas experiencias. Tal vez simplemente nuestra relación no es tan buena como creía. La —dudó antes de proseguir— sumisión no hace que una relación sea perfecta. Siempre creí que lo único que debía hacer era poner todo mi esfuerzo en adaptarme y cumplir con mis deberes porque era lo que me habían inculcado. No quiero decir que me haya tratado mal —se apresuró a añadir—. No me refería a nada de eso. —Consideró importante aclarar el posible malentendido, teniendo en cuenta los problemas que había tenido Irianna en el pasado—. Entenderse puede llegar a ser muy difícil. A veces somos como completos desconocidos. —Eara suspiró, y tras una breve pausa decidió que no eran necesarias más explicaciones—. Siento haberte metido en todo esto —dijo, a la vez que hacía ademán de levantarse del suelo—, pero ahora me doy cuenta de que estaba al límite. Tengo… tengo que recapacitar sobre muchas cosas. Gracias por todo. Siempre me estás ayudando, ojalá pudiese hacer tanto por ti como haces tú por mí.

La tristeza y la confusión seguían ahí, pero haber ordenado sus pensamientos era de gran ayuda. Deseaba darle un abrazo a Irianna, pero en su lugar trató de leer en su lenguaje corporal si para ella era una reacción apropiada en esa ocasión.

172El Macetero - Página 15 Empty Re: El Macetero el 11/12/18, 11:57 pm

Giniroryu


GM
Irianna asintió con convicción en contraste con la dubitativa afirmación de la sinhadre, pero adoptó un gesto reflexivo mientras escuchaba el motivo de la inseguridad de Eara al respecto. Era complicado, y ella había hecho lo que había podido por animar y aconsejar a su amiga, pero sentía que no podría aportarle mucho más al respecto. Tenían que arreglarlo entre Ayne y ella.
Estoy segura de que Ayne te escuchará y tratará de comprenderte. Seguro que vuestra relación no es perfecta, pero se nota que os preocupáis el uno por el otro. Todo irá bien.

Negó con la cabeza mientras sonería levemente ante la disculpa de Eara.
Para eso están los amigos. Tú también me ayudas, mucho más de lo que te imaginas probablemente. Siempre me has escuchado y poder contar con buenas amigas como tú, Kimbra o dama Diurna es uno de los principales motivos por los que he conseguido avanzar tanto.
Cuando notó la inseguridad de la sinhadre en sus gestos acabó por darse cuenta de lo que quería hacer, por lo que ella misma inició el abrazo, apoyando suavemente su mentón sobre el hombro de Eara. Quiso decir algo pero no supo qué. Probablemente en al que momento ya sobrasen las palabras de todas formas.

173El Macetero - Página 15 Empty Re: El Macetero el 14/12/18, 04:10 pm

Tak


GM
En el exterior del invernadero, no muy lejos de donde estaban hablando Irianna y Eara, Ayne se había apostado con un hechizo para aumentar sus sentidos activado. Su expresión seria era ilegible, pero respiraba tranquilo. Acababa de escuchar muchas cosas que desconocía, acababa de descubrir aún facetas nuevas de su aurva. Era lo que pretendía, sin embargo ahora no sabía qué hacer con aquella información. Lo que sí sabía era que la idea de haber sido escuchada no le iba a gustar nada a Eara, y se apresuró a volver al cuarto de descanso en cuanto escuchó que se levantaban.


Eara consiguió sonreir brevemente ante las palabras de Irianna. No entendía muy bien cómo, pero se alegraba de que aquella amistad fuese mutua y la nebulomante también la considerase un apoyo. Cosas como aquella le recordaban lo que Rocavarancolia le había aportado a ella, una sin esencia. Nunca había tenido amigos tan verdaderos como los que había hecho en la ciudad. Eso también le daba fuerzas para perseverar.

Se aferró a Irianna, recordando lo reconfortantes que podían ser los abrazos, y también lo mucho que la solían ayudar los abrazos de Hela. Pero su pasado ya no parecía tan cercano ni lo anhelaba de la misma manera. Tenía montones de problemas en Rocavarancolia, pero no eran lo único ni lo más importante. Respiró profundamente y se armó de valor para enfrentarse de nuevo a su edeel.

Vamos allá —dijo tratando de sonar convencida. Se sacudió la falda con energía, notando que se le había humedecido un poco, pero no le preocupó demasiado. Se sintió avergonzada de haber forzado a Irianna también a mancharse, pero trató de no darle muchas vueltas sabiendo que podía arreglarlo fácilmente con magia.

Cuando llegaron a la habitación, Eara se asomó con cierta cautela, y encontró a Ayne todavía con el recogedor en la mano. El syv derramado ya había desaparecido de la mesa y el suelo, y el edeel tenía la ropa seca. Levantó la cabeza para mirar quién entraba y le sostuvo la mirada con sus cuencas vacías hasta que Eara apartó la suya, todavía avergonzada por su compotamiento.

Vamos a hacer como si nada de esto hubiese pasado, ¿de acuerdo? —El anima rompió el silencio, y Eara notó que su voz era poco firme. ¿Estaba dolido o enfadado? ¿O preocupado? No era capaz de interpretar su tono.
Pero…
Los dos actuamos mal, ¿no? Lo mejor que podemos hacer es no darle más vueltas —la interrumpió. Trató de imprimir aplomo en sus palabras, pero ni él mismo entendía muy bien por qué no quería hablarlo. En aquel momento Eara era como una desconocida y no sabía qué iba a salir en claro si comenzaban a hablar de su relación como aurva y edeel. Había declarado que ya no creía en ello. Con todas sus consecuencias.

Eara lo miró extrañada. No quería darle la razón ni quitársela, porque ella tampoco sabía qué hacer. Titubeó, y Ayne lo interpretó como una afirmación.
Estaré en la muralla, ven a buscarme cuando termines con el trabajo —respondió, y avanzó hacia la puerta. Se detuvo un instante ante Irianna y le dijo—: Gracias.

Eara no entendió a qué venía, pero decidió no hacer preguntas. Sabía que había algo diferente en la actitud de su edeel, y la incertdumbre solo le hacía daño. Pensó en cómo sacar el tema de nuevo, cómo tratar de arreglarlo, pero no llegó a presentársele la ocasión. Aquella noche, al volver, la imagen de la torre y el desmayo grupal sería el inicio de un día de pesadilla.

174El Macetero - Página 15 Empty Re: El Macetero el 01/05/19, 11:42 pm

Tak

Tak
GM
La fiesta del desfile había terminado hacía algunas horas. Eara y Ayne habían asistido con sus compañeros de cosecha, comentado las novedades y observado la vuelta de los dragones. Aun si todavía no habían escuchado tantas historias como otros ciudadanos más veteranos sobre ellos, el espectáculo había sido digno de verse. Pero Eara no dejaba de recordarse que su presencia allí era para fines bélicos. En el fondo, ninguno de los dos sentía que la vuelta de los dragones debiese entusiasmarle, pero había otras buenas noticias, como la torre de magia en honor a Doce Punto.

Cuando había empezado a escasear la comida y la gente volver a sus casas, ellos tenían que ir al Macetero para empezar su jornada nocturna. No pasaron a cambiarse de ropa por Serpentaria y se fueron directamente tras despedirse de todos. En el camino hacia el portal se hizo un silencio, pero no cargado de tensión como días atrás. Su situación había mejorado, pero lo cierto era que nunca habían pasado de disculparse. Eara empezaba a darse cuenta de que había muchas cosas que podían entender sin necesidad de explicarlas, o que tal vez todavía no era el momento de decirlas. Pero había otras que si no se decían, nunca se podrían aclarar.

¿Qué te ofreció Corann? —le preguntó a su edeel cuando se hubieron subido al transporte que los llevaría a la plantación de Jack.
¿Qué?
El íncubo de la torre de los soñadores… ¿qué te ofreció?
Ayne la miraba, pretendiendo no inmutarse con su pregunta. La ausencia de ojos le facilitaba mucho mentir, pero lo cierto era que no tenía una buena respuesta que darle. Su silencio se prolongó hasta que Eara volvió a hablar.
»Vi cómo te quitaban el hechizo que daba energía a la torre. Al principio no entendí lo que estaba pasando, pero ahora…
Ayne se mostró visiblemente incómodo. Era su secreto. Se había dado cuenta de lo estúpido que había sido, aunque demasiado tarde, y esperaba poder guardarse aquella metedura de pata para sí mismo. No sabía cómo justificar el haberse dejado engañar de aquella manera, y lo único que lo consolaba era que no había sido ni de lejos el único, aunque era un consuelo muy pobre.
¿De verdad necesitas saber los detalles? Ya es bastante humillante haberse dejado engañar por un desconocido.
No tienes porqué contármelo, pero quería saber si estabas bien. Si no quieres hablar de ello lo respeto. Solo pensé… que ya que lo había descubierto podría ayudarte.
Fue una estupidez.
Fuiste engañado.
Lo sé. Pero aun así…
Ya ha terminado —dijo Eara con suavidad pero de forma tajante—. La próxima vez, si hay algo que te preocupe… tienes amigos en los que confiar. Ya deberías saberlo. Incluso si es algo de lo que no quieras hablar conmigo.
Ayne suspiró sin mirarla. Le parecía bastante más complejo que eso, pero empezaba a darse cuenta de que él mismo era parte del problema.
Lo sé. Hay cosas que no puedo hacer yo solo.
Eara lo miró interrogativa, pero no obtuvo respuesta por ello. Solo él sabía a qué se refería, y no quería elaborar. No quería que Eara descubriese sus miedos y sus dudas, o admitir que le costaba depender de los demás. Ahora sabía que Eara no necesitaba ser protegida. Que no le necesitaba a él. Ni siquiera entendía por qué seguía aferrándose al papel de aurva ahora que era libre.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 15 de 15.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 9 ... 13, 14, 15

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.