Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Resumen del rol (borrador)
por Naeryan Hoy a las 08:10 pm

» Equipos Pokémon de vuestros personajes
por Giniroryu Hoy a las 07:35 pm

» Adru y Rox charlan sobre género
por Giniroryu Hoy a las 02:29 pm

» Explanada de los portales
por Lupin Hoy a las 12:37 pm

» Torreón Maciel
por Zarket Ayer a las 09:39 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 177 miembros registrados.
El último usuario registrado es jeff_98.

Nuestros miembros han publicado un total de 37453 mensajes en 707 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Plaza de la Fuente

Ir a la página : Precedente  1 ... 19 ... 35, 36, 37, 38, 39  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 36 de 39.]

1 Plaza de la Fuente el 02/08/11, 06:49 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Es una plaza amplia y rectangular con un monumento en el centro, una fuente formada por serpientes entrelazadas de cuyas bocas sale el chorro que llenaba la pila.


421 Re: Plaza de la Fuente el 04/01/16, 08:22 pm

Naeryan


Quedaba gente por despertar aún. Era aún temprano, por lo que Sox no había puesto objeciones a que los legañosos durmieran un poco más siempre que no obligasen a todos los demás a desperdiciar toda la mañana. Habían terminado por quedar en irse reuniendo en la plaza de la fuente según estuvieran listos para la excursión del día.

Su mirada orbitó a Barael cuando éste le hizo una pregunta. Se dio cuenta de que era probablemente la primera conversación que no tenía que ver con qué hacían en aquel lugar, o asuntos relacionados con lo estrictamente utilitario.
—Plástico —contestó sin tapujos. Se encogió de hombros ante su mirada. Se llamaba así y ya está—. Ya no puedo leer el texto, pero indicaba el nombre de la marca, y la composición de los ingredientes. Yo no compraba de ésta, pero está bien —sería raro que supiera lo que era una marca en aquel contexto, pero por lo que conocía del nublino hasta entonces  intuía que era capaz. Darle explicaciones para tontos sin esperar a que preguntara sería menospreciarle automáticamente—. No sé si me equivoco al suponer que vosotros coméis de lo que cazáis —el fuego y las lanzas eran pistas claras—. En Carabás ya no pasamos por esos trámites.

422 Re: Plaza de la Fuente el 05/01/16, 04:15 am

Merodeador


Cuando la pequeña observó cómo llegaba la corona a sus manos, gracias a la generosidad de Mónica, sus primeras palabras fueron:

- ¡MUCHISIMAS GRACIAS! ¡Eres la mejor! – Y así se lo agradeció mil y un veces mientras había dado saltitos de alegría con una sonrisa tierna y feliz en el rostro. Pero sus pensamientos habían sonado ligeramente diferentes: “¡Al fin es mía! ¡La corona de princesa! ¡Ahora seré la princesa más bonita de todo el mundo! ¡Fastidiaos! MUAJAJAJAJAJAJAJAJAJA… pero y si… ¿y si algún monstruo la quiere? ¿y si es una trampa de esta chica para… para… para algo? ¿y si… ¿y si… Bueno, pero eso ahora no importa ¡Es mía y la defenderé! Pero si viene un monstruo muy grande o un dinosaur...”

Y ahora, después de haber desayunado y de haber asistido a la “reunión matinal”, la belga se encontraba frente a la fuente intentando ver su reflejo en el agua para comprobar si se había puesto bien la corona. La corona había borrado de su mente momentáneamente cosas tan importantes como que no estaba en casa o que no iba a volver en mucho tiempo o como que esta ciudad estaba plagada de criaturas escalofriantes, su mente y sus pensamientos pesimistas estaban en unas vacaciones en un país color de rosa gobernado por Disney. Al final desistió en la tarea de verse, por lo que decidió preguntar sin dirigirse a nadie en concreto:

- ¿La tengo bien puesta? -
Dijo señalándose la cabeza y más concretamente a la corona que estaba ladeada sobre la cabeza en un equilibrio extraño. Su sonrisa de felicidad estaba teñida de orgullo y escondía un sentimiento de superioridad.

423 Re: Plaza de la Fuente el 05/01/16, 05:01 pm

Dal


Al llegar Eriel ayudó a encender el fuego, no era la gran cosa teniendo en cuenta que llevaba toda su vida acampando con fogatas. Ayudó a su hermano con la comida también, aunque en este caso necesitó de todo su autocontrol para no comerse las cosas de los demás según iban saliendo del fuego.

A la hora de dormir los hermanos decidieron acostarse juntos, a Eriel le daba igual dormir sólo que con más gente pero reconoció una ventaja de dormir con su hermano y era que no iba a pasar frío de noche.

Eriel se despertó cuando su hermano se levantó de la cama, al ver que el chico intentaba no despertarlo se hizo el dormido y en cuanto se fue decidió remolonear unos minutillos en la cama. Terminó levantándose bostezando, se estiró y bebió de una botella que uno de los sinhadres habían calificado como syv, no era que le gustase especialmente, pero mejor aquello que beber de la fuente.

Agarró un par de frutas antes de salir y vio a algunos donde la fuente. Se dirigió allí y llegó a tiempo para oír la afirmación de Sox.

-En realidad no cazamos - replicó con cara de sueño.- Somos ganaderos, cuidamos un rebaño y viajamos para que se alimenten los animales. ¿Qué coméis vosotros Sox?

424 Re: Plaza de la Fuente el 05/01/16, 10:23 pm

Bellota


A Mónica a pesar del mal humor que tenía le entró la risa al ver el entusiasmo de Zana, quien le arrebató la corona de las manos poniéndosela con ansia y quien después se lo agradeció muy efusivamente. Sin embargo su estómago le recordó con un gorgoteo que tenía que salir de ese cuartucho, así que se dirigió hacia la fuente donde se estaba congregando todo el mundo.

-Buenos días, gente- saludó bostezando de nuevo y rascándose la cabeza. Se negó a beber de la fuente de nuevo (“¡Puaj! una y no más”) y como la noche anterior había visto botellas de agua en las cestas corrió a por una, bebiéndose la mitad y embutiendo el resto de la botella en su bolsito ya a punto de reventar, y aprovechó también para agarrar al vuelo dos manzanas.

Se volvió a rascar la cabeza, que le picaba ligeramente, y se dedicó a mirar las caras de los demás hasta que un pensamiento traicionero hizo que diera un respingo. “Anda que como haya cogido piojos… ¡Oh, mierda, Mon! No pienses eso, no pienses eso… además, ni siquiera los piojos sobrevivirían aquí, seguro. Y a todo esto… ¿es que nadie aquí se mea? ¿Dónde está haciendo sus necesidades el resto del mundo? Porque llevo aquí dos días, ¿no? y necesito un váter urgentemente, digo yo que ellos también…”. La pregunta alegre de su pequeña compañerita pelirroja consiguió  distraerla de sus neuróticos pensamientos y como nadie le respondió resolvió hacerlo ella.

-No. Espera…- mientras decía eso le colocó bien la corona en la cabeza y cuando acabó le dio una suave palmada y le ofreció la otra manzana. –¡Ea! perfecta para luchar contra cualquier monstruo del mundo y ser su propia heroína, majestad- dijo cuando acabó, haciéndole una pequeña genuflexión en broma y volviéndose para escuchar las charlas de los demás.

Así que los grises son de una sociedad ganadera, qué curioso. Qué lástima que no tengamos ovejas por aquí” se dijo con sorna mientras pegaba un mordisco a su fruta dispuesta a tener un día pacífico… hasta que vio de nuevo las nuevas armas que el hermano de Cenizo había hecho. “¡Oh, no. Oh, no! ¿ese tío roñoso me ha vuelto a ignorar y ha hecho más armas para dárselas al resto y no a mí? Pero ¿de qué va? Y encima me dejé mi pedrusco en el cuarto, ¡leches!”.

-¿Por qué algunos tenéis armas y otros no tenemos?- preguntó en apariencia calmada, aunque por dentro comenzaba a hervir de furia por la injusticia, mientras se agachaba a coger otro pedrusco. Por si acaso. –No está bien que tengamos que depender de otras personas para defendernos si algo pasa mientras paseamos por la ciudad, ¿no creéis?

Mira, ya sé cómo voy a llamar al hermano de Cenizo. Roñoso. Roño para los demás. ¡Será capullo!”.

425 Re: Plaza de la Fuente el 06/01/16, 01:31 am

Naeryan


Sox esbozó una media sonrisa ante la llegada de Nad. Era el vivo reflejo de una chavala carabesa que por fin hubiera reunido el dinero para hacerse algún arreglo por primera vez. Él había sido el primero de su clase en hacerse agujeros en las orejas y había estado tan ufano como ella, a pesar de ser más discreto al respecto. Era un recuerdo que el carabés atesoraba con cariño: el de la primera vez en que sus méritos habían sido visibles, tangibles.
—Parece inestable pero si te gustan así está bien —contestó. Estaba bien que fuera encontrando un estilo propio, aunque el accesorio en sí fuese prestado. Eran unos primeros pasos importantes.

Eriel atrajo su atención a continuación.
—Ya veo —no había pensado en esa posibilidad. La ganadería también había quedado muy atrás en la historia carabesa—. ¿A qué se debe la necesidad de lanzas entonces?
Parpadeó ante la pregunta. "De todo" fue su primer impulso de respuesta, y se dio cuenta de hasta qué punto podían ser diferentes entre sí si cosas a nivel tan básico no les resultaban obvias mutuamente. Se repuso y elaboró:
—Hacemos crecer lo que necesitamos en laboratorios industriales, con magia en condiciones controladas —era firme creyente de que a igual tiempo una explicación completa siempre era la mejor, de modo que continuó—. Desde que adoptamos este modelo de producción ya no es necesario el cultivo o la ganadería como intermediario, solo energía. La mayoría de lo que fabricamos se procesa y se empaqueta de forma que podamos llevar una gran cantidad de calorías en poco espacio. Necesitamos comer constantemente a lo largo del día.
Acompañó lo último de una mirada inquisitiva. No se le había escapado que la mayoría de sus compañeros no parecían reaccionar de forma extrema ante un número significativo de horas de ayuno, y si efectivamente existía aquella diferencia quería que saliese a la luz.

Sox también tenía sus reservas ante el hecho de que algunos llevasen armas por la calle. Luchó contra aquel disgusto aparentemente irracional y revisó sus pensamientos en busca de la razón, pero de hecho la elección de portadores no le parecía incorrecta, y así lo admitió.
—A falta de armas suficientes, es lógico que las lleven quienes tengan más posibilidades de usarlas correctamente — Barael no era ningún instructor ni un evaluador, y no tenía motivos para sentirse menospreciado por no haber recibido una. Racionalmente tampoco quería entre las manos un arma que no supiera usar de forma eficiente a menos que no le quedase otra opción, y una lanza era de todo menos intuitiva—. Pero ya sé por dónde vas.  
También era lógico no querer estar desprotegido, y él tampoco pensaba permanecer así. Pero si aquella situación era provisional tampoco debería estar molesto por ello.
—¿Pretendes hacer más? —preguntó directamente al nublino—. Si no, puede ser otra cosa por la que debamos andar con los ojos abiertos al buscar.
Información, comida, magia, armas. La lista no dejaba de crecer.

Si encontraban hechizos útiles, por él que jugasen lo que quisieran con armas antiguas porque iría a lo que sabía con seguridad que podía usar. Pero no era estúpido, y si le habían retirado sus hechizos carabeses nada le garantizaba que las cosas fueran a ser tan fáciles. Si tenía que defenderse por otros medios, los usaría sin dilación.
¿Defenderse contra qué?, se preguntó entonces, molesto consigo mismo por creer que había estado siguiendo un razonamiento fantasma.
Animales en llamas, torres de magia ilegal. Por desgracia la respuesta le llegó pronto, y con ella cayó en la cuenta de por qué no le gustaba el que algunos de ellos portasen armas a simple vista. No se trataba de que algunos de ellos las llevasen y otros no. Era por lo que implicaban.

Estaban en un lugar abandonado, pero no seguro.

426 Re: Plaza de la Fuente el 06/01/16, 05:33 am

Reifon

avatar
-Moni, dejé una piedra para ti y otra más pequeña para Nad en vuestra habitación, una navajita como esta. -Dijo mientras sacaba y mostraba la que se había hecho para él. -Ya he hecho para todos una. Juraría que lo comente después de cenar.... Da igual, estaba ya muy agotado, de todas formas allí están.

Le sorprendía la pregunta de Sox, por ella intuía que este considera que estaban más atrasados culturalmente de lo que en realidad se encontraban. Algunas palabras concretas que decía Sox no las comprendía pero estaba dispuesto a aprender sobre estas cosas desconocidas. La alimentación entera de una sociedad a través de la magia le interesó de sobre manera, era una aplicación de ella en la cual no había pensado.

-Sobre las lanzas Sox, las hice como herramienta de protección al igual que las piedras. Siempre me ha gustado fabricar y arreglar cosas con mis propias manos y unas lanzas de piedra es lo más rápido y asequible a hacer con los materiales y herramientas de las que dispongo. No puedo hacer mucho más sin que encontremos mejores utensilios y fabricarlos me llevaría mucho, aparte de que necesitaría materiales adecuados. Y sí, pretendo hacer más, él problema reside en que la mayoría de madera que nos encontramos no sirve, de hecho la única de las tres lanzas que puede considerarse decente es la que le di a Sinceridad, así que estaría agradecido si me ayudarais a buscar madera mientras buscamos más cosas.

-En fin, siento la ignorancia pero desconozco que es eso de laboratorios industriales al igual que desconozco completamente que es el plástico.
-Asoció rápidamente calorías a algún tipo de medida sobre la nutrición que ofrece un alimento. -Me gustaría que me enseñaras acerca de esas cosas cuando tengamos tiempo. Y por cierto, si tu raza necesita comer constantemente, ¿eso hace de las barritas una mejor provisión a la hora de alimentarse? Porque de ser así podríamos centrarnos algo más en la obtención de estas si el levitante pasa cada varios días o de forma no regular.

427 Re: Plaza de la Fuente el 06/01/16, 02:45 pm

Lupin

avatar
Con el nuevo día y el estómago lleno, el humor de Sakrilt mejoró considerablemente. Naturalmente, esto no significaba que fuera a regalar abrazos y galletitas por la calle, tan solo estaba bastante más habladora y solo se cagaba en muchas cosas.

Eso sí, no por ello su inteligencia sobrepasaba el nivel habitual, así que se desentendió de buena parte de la conversación que mantenían sus compañeros —demasiado complicada y espesa para la pobre, ya se sabe—. Lo único en lo que creyó aportar algo es en el tema de las armas. Y no fue precisamente un alarde de tacto y compañerismo, la verdad.

—Os salen más a cuenta los cuchillos —que no estaban mal para ser de piedra, la verdad. Sakrilt se detuvo a observarlo esa mañana y reconoció para ella misma un trabajo decente para los nulos recursos que tenían—. Estas lanzas roñosas no os van a durar ni medio asalto, así que no os flipéis con ellas. —No era mentira lo que decía, pero como siempre le fallaban las formas.

428 Re: Plaza de la Fuente el 06/01/16, 11:42 pm

Jack

avatar
Sinceridad acabó aquel día con una mejor impresión de los fanáticos nómadas. Quizá dejaria de llamarles "fanáticos" y lo sustituiría por "nómadas", pero ya vería. Colaboró en la fabricación de las armas sin decir nada. Por muy religiosos que fueran, no se parecían ni remotamente a nadie del Coro que hubiera conocido, así que era razonable pensar que podría dejarles tranquilos. Más aún si juntos podían hacer armas o encender fuegos o lo que hiciera falta que los blanditos de ciudad no supieran hacer. Aun así, no le gustó que le dieran la "mejor" lanza. ¿Pretendían que los protegiera o algo? Iban listos. Pero se calló aquello y agradeció el gesto. Después, dio un par de vueltas por el Refugio del Chamán por si acaso y finalmente fue a dormir con la lanza bajo el brazo. Al día siguiente propondría hacer lanzas de madera solo para probar a pescar algo en el río. Podían incluso endurecerlas al fuego... <<O incluso alguna de varias puntas con las piedras afiladas>> No se fiaba de que aquella cosa voladora fuese a pasar a diario o cada varios días.

Al día siguiente rapiñó un par de piezas de fruta y fue a beber y asearse en la fuente, desde donde, después, se elevó con una idea clara. Seguramente no querrían quedarse allí todo el día, y ella misma quería salir a explorar, así que estuvo en el aire un buen rato. Desde allí vio cómo los demás iban saliendo según pasaba el tiempo, pero no bajaría hasta después de localizar algo prometedor: una zona verde... y algo que parecía un mar.

—Hey, madrugadores. ¿Habéis pensado qué hacer? ¿Vais a ir a las carreras en el río o a escuchar los tambores? Si os apuntáis al concurso de percusión, mi equipo os aplastará —se rió—. He visto una zona verde, no llega a ser un bosque pero me apetece ir —y señaló hacia el sudeste con la lanza—. Y algo muy, muy azul que apuesto que es un lago o la costa. Hay un par de torres que bordean la costa, pero ni idea de qué son —hizo un breve arco y apuntó al este. Después, la apoyó en el suelo y les miró—. ¿Y bien? ¿Alguna otra ruta? Votad, votad. Aunque siempre podemos hacer un triángulo: verde, luego a la costa y volvemos. Ay, y que no se nos olvide el chalado volador de ayer.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

429 Re: Plaza de la Fuente el 07/01/16, 11:30 am

Alicia

avatar
Siete había tardado en quedarse dormido, y tardó en despertarse. Cuando revisó los cuartos que sabía ocupados por compañeros los encontró vacíos. Una tras otra, las camas deshechas y los restos de brasas muertas. Primero se molestó, luego se preocupó pero quiso deducir que estaban en otro lado porque tampoco veía las armas de Barael.  En el cuarto donde quedaban las cestas, se entretuvo en comer fruta y umbra a grandes tragos. Había también agua coloreada como una infusión y el bote que a Barael le había dado asco. Tendrían recipientes para agua muy pronto.

Siete estaba acostumbrado a ir en grupo y a quedarse más con la sensación de dirección que con un camino concreto, y así llegaba a donde necesitara sin perderse nunca de más. Así salió de las mazmorras y se encaminó a la fuente por instinto. Al verla ocupada, reprimió un chispazo de negatividad como pudo. Nadie se había acordado de él antes de irse, o no les había importado. Porque era idrino y no fingía, no pudo sonreirles porque no se terminaba de alegrar de verles. Los brazos cruzados, los hombros altos; el lenguaje corporal de Siete era pura incomodidad.

Sinceridad acababa de descender y estaba haciendo un resumen de lo que había visto por explorar. Siete tuvo un estallido de entusiasmo.
- ¿Hay costa aqui? - arena, agua, el olor a casa. Una sombra le cruzó el rostro cuando se acordó del episodio de Sirce, pero la emoción seguía en su pecho. Y había verde también, no todo estaba muerto en la ciudad. Su voz cogió un tono mucho más enérgico- No tenemos nada más que hacer que explorar por ahora, podemos ir a ambos lugares.


_________________________________________

-

430 Re: Plaza de la Fuente el 07/01/16, 03:42 pm

Dal

avatar
Al nublino se le escapaban algunas de las palabras usadas por Sox y es que desconocía lo que era un laboratorio industrial, las calorías o cómo éstas se empaquetaban. <<Ni que fueran ropa>> pensó el chico con diversión.

-Todos necesitamos comer a lo largo de un día, sino sentiríamos hambre - el chico se encogió de hombros.- Si no comiese creo que me volvería loco, pero supongo que podría estar varios días sin comer - dijo mirándose la barriga con una sonrisa.- Aunque espero no tener que hacerlo.

Escuchó las palabras de Mónica y la respuesta de su hermano, negando con la cabeza se acercó a la humana y le puso su piedra en la mano.

-Ten, puedes quedarte la mía - le dijo con una sonrisa.- No creo que la vaya a necesitar, y si de verdad hay algo peligroso aquí dudo que una piedra o unas lanzas nos puedan mantener a salvo - comentó.- Así que si te sientes más segura con ella quédatela - le sonrió y se alejó un poco.

Fue saludando a los que llegaban, se acercó a Siete con una sonrisa y le miró divertido.

-Veo que no soy al único al que se le pegan las sábanas de vez en cuando - bromeó.- Te estábamos esperando - le dijo. A Eriel le agradaba Siete, no sólo era nómada como él sino que además le parecía buena gente.

-Podemos ir a ver lo verde primero - propuso el nublino.- Me muero por ver algo de vegetación. Luego podemos ir al mar y finalmente volver a nuestra "casa" - comentó señalando las mazmorras.- ¿Qué os parece?


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

431 Re: Plaza de la Fuente el 08/01/16, 01:52 am

Naeryan

avatar
Asintió ante la perorata de Barael. Venía a ser lo mismo. Más búsquedas, más interrogantes.
—No garantiza nada—dijo de forma tajante ante la pregunta de las barritas—. Aunque  seáis capaces de ayunar más tiempo, puede que tengáis necesidades energéticas aun más altas que las nuestras y que simplemente podáis administrarlas mejor. Podemos hacer pruebas, pero priorizar antes de ellas es un tiro a ciegas.
Era de suponer que no iban a intoxicarse con nada, igual que no lo habían hecho con el aire o el agua, pero podían existir otras diferencias importantes. Ahora, antes de que se acostumbraran, era el momento de distinguirlas.

—Si has usado cosas semejantes antes, tomo nota —hizo constar ante el comentario de Sak. Era consciente de que su visión del instrumental del que disponían estaba distorsionada por la avanzada tecnología de la que disponían en Carabás: podrían haberle puesto delante un arma magnífica y por desconocimiento podría haberla calificado como una antigualla igualmente. Sin embargo eso no quería decir que fuese a aceptar consejos sin validarlos.

Se cruzó de brazos ante la respuesta desenfadada de Eriel, que en un primer momento había derivado por completo de la información que había pretendido obtener. Podía adjudicarse a sí mismo algo de culpa por no haber formulado una pregunta precisa, no obstante, de modo que lo dejó correr por ahora.

Siete parecía incómodo pero no decía nada. Cruzado de brazos aún, la mano que reposaba en su otro brazo tamborileó impaciente. Si uno quería algo solucionado, tenía que decirlo. Le irritaba que no se actuase así.
—¿Pasa algo? —dijo sin preámbulos. No hubo tiempo para extenderse sobre aquello, sin embargo, ya que el tema pasó pronto a debatir en qué dirección ir.
—Las torres no. Ahora no —dijo inmediatamente en cuanto Sinceridad las mencionó. No sin magia, no a lo loco. Proponer otra ruta era arriesgarse a deambular todo el día sin rumbo, de modo que eso, a su entender, les dejaba dos alternativas.
Ciertamente parecían tener tiempo para acudir a ambos sitios, suponiendo que la bañera pasase a la misma hora... Sox reflexionó un poco antes de aportar su opinión, apyando la propuesta de Eriel: aunque les diese tiempo a hacer un triángulo, como decía la roquense,  convenía ir primero a la zona verde, presumiblemente más cerca, y desde allí bajar a nivel de playa. Así podían establecer un recorrido más lineal entre los tres lugares. Más referencias implicaban memorizar más rápido.

El debate prosiguió hasta que alcanzaron un consenso, y pusieron entonces rumbo en dirección a la zona verde de la ciudad.

Sigue en los Jardines de la Memoria.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

432 Re: Plaza de la Fuente el 12/10/16, 06:40 pm

Naeryan

avatar
Habían hecho lo posible porque los recién despiertos les siguieran a la fuente, y una vez allí Sox les indicó con un gesto sucinto que bebieran. Muchos de sus compañeros eran más elocuentes que él, así que les dejó la tarea del convencimiento a ellos. Mientras tanto pensaba en cómo diablos iban a ajustarse a la posibilidad de que despertase más gente.

Tenían sitio, ¿verdad? Había camas aún. Dos personas no eran problema. ¿Pero y si terminaban despertando todos? No tenían sitio ni comida para alimentar a toda esa gente que dormía. Tendrían que marcharse a otro lado. ¿Habría más puntos de abastecimiento aparte del de la torre podrida?
Tenía que haberlos. No sería justo de otra forma. Aunque, ¿cuándo había sido justo este lugar?

Los nuevos parecían débiles, pero no famélicos. Sox llegaba a entender que era magia (¿sólo podía serlo, verdad?), pero absolutamente nada más allá.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

433 Re: Plaza de la Fuente el 14/10/16, 01:11 pm

Bellota

avatar
Se pusieron en marcha hacia la fuente y Mónica no pudo menos que notar, mientras guardaba su apreciada pastilla de jabón de nuevo, celosamente, que la nueva tenía unos modales un tanto… envarados.

A pesar de todo la madrileña fue parloteando todo el camino sobre cualquier cosa que se le pasara por la cabeza, desde el color del pelo de la nueva (aprovechando y preguntándoles a Picasso y su amiga la tímida si podía ser de su mundo y preguntándoles también cómo es que era eso, si nacían con el pelo así o se lo teñían), pasando por lo molesto que consideraba ella el pelo largo y preguntándole a la nueva si a ella no le molestaba ya que lo tenía infinitamente más largo que ella sin importarle que no le entendiera, hasta los beneficios de los pantalones sobre los vestidos. Se notaba que en las mazmorras, al ser territorio conocido, se sentía más a salvo que fuera, pero cualquiera que la observara vería la tensión en sus manos y sus hombros.

Una vez llegaron a la fuente de nuevo se puso en frente y gesticuló exageradamente señalando a la fuente, haciendo gestos de beber y hablándoles de nuevo lenta y cuidadosamente.

¿Sabéis?— se dirigió a sus compañeros, los que podían entenderla, con un tono de voz normal. —Me da un poco de pena que tengan que beber de ahí. Siempre me pareció un tanto asqueroso, porque debe haber de gérmenes ahí dentro para matar a todo un conjunto de marines— después se volvió a la nueva y le sonrió ampliamente —si pillas una cagalera que conste que no es culpa nuestra. Pero tienes que beber— la animó con la mano, volviendo a gesticular. —Vamos.

Los motes:

Por ahora aquí están los motes que Mónica ha ido poniendo a la gente, aún quedan algunos personajes por tener el suyo. (A ver si se le ocurren pronto, leches).

-Barael: Roño.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: ¿?
-Lorenzo: Íñigo Montoya.
-Nad: Zanahoria/Zana.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad: Doña Plumitas.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan: ¿?
-Tayron: T-fichas.

434 Re: Plaza de la Fuente el 16/10/16, 10:26 pm

Lumichen

avatar
Su lengua chasqueaba sonoramente a medida que el tiempo pasaba. Aquellos seres eran incompetentes. Y sucios tambien. No se esforzó apenas a disimular su opinión en su juicio silencioso, con sus ojos morados, escaneaba a cada uno y la historia que contaban.
De pronto, una de las chicas mostró entre sus manos algo que añoraba: Jabón. Su cara se iluminó como la de una cría en la mañana de Navidad, al tiempo que fue a coger el preciado lingote. Sin embargo, su dueña lo retiró de vista y siguio señalizando. Fahran le fulminó con la mirada, pero pronto recuperó la compostura.
Parecia que le iban a guiar hasta una fuente de agua. Puede que estas personas inútiles no lo fuesen tanto.

Llegaron a una suerte de plaza, nubes oscuras tiñiendo el cielo y edificios aún más oscuros que estas, creando un aura siniestra de fondo. Y en medio de la plaza, una fuente. De un agua rara, transparente.
Cualquier otra persona en su sano juicio habria sido más esceptica, pero Fahran se acercó a la fuente sin más, sorprendida cuan sedienta estaba, con la garganta seca. Sin embargo, antes de que empezase a beber, prefirió limpiarse la suciedad de su cara.
Suspiró de alivio mientras de su cara se derramaban gotas, mientras que formó un cuenco con sus manos enguatadas y dio un pequeño sorbo directo a sus pequeños labios rosados.
De un sabor un tanto raro y, sin embargo, sin sabor alguno.
Le empezó a doler la cabeza al instante, igual que cuando habia estado durmiendo. She medio desplomó contra el suelo de una manera muy indigna y falta de gracia. Se sentó unos instantes, con la cabeza todavia dolorida.
Pero aquello no habia sido lo único.
"Duele..." Pensó Fahran, mientras sentia que su cabeza se partia en dos. "Duele bastante."penso de nuevo, tan solo que esta vez, era en una lengua completamente diferente y nueva.
Una lengua llana y un tanto tosca. "Me duele." Se repetia. "Me duele." Pensaba mientras sudor y agua se entremezclaban.
Sus labios, a pesar de haber bebido hace segundos, se le antojaron secos.
"Me duele. Me duele. Me duele."
La joven se alzó sobre sus pies casi al instante. Aun a pesar de una rabia que surgia de sus entrañas, se manteó el vestido para limpiarlo. Sin embargo, una vez hubo terminado con esto, esprintó hacia la chica del jabón, dispuesta a agararla del pescuezo.
-¿¡Una explicación!?-aulló, fuera de si.

435 Re: Plaza de la Fuente el 17/10/16, 01:08 pm

Zarket

avatar
GM
Rad fue en silencio todo el rato, alerta a posibles alimañas que pudieran sorprenderles, con la espada desenvainada para ganar tiempo si les atacaban. No pensaba especialmente en los desconocidos, no por ningún motivo, sino porque en aquel momento no lo consideraba útil. Una vez bebieran ya podrían comunicarse y, a través de ello, hacerse una idea de cómo eran. Gastar energías en hacer juicios inútiles cuando solo cinco minutos después podrían hacerlos mucho más certeros le parecía absurdo.

Lo que hizo la desconocida —tirarse a por Mónica— le sorprendió, pero solo tardó un momento en actuar, sustituida la sorpresa por la ira. Se puso entre ambas con evidente cara de enfado, y se encaró a aquella chica.

—Eh, cálmate, que aquí nadie te ha hecho daño ni te ha amenazado —tardó un momento en darse cuenta que seguía teniendo el arma en la mano y la envainó, intentando que fuera un signo de concordia—. La fuente usa magia para enseñarte la lengua de esta ciudad, y el hechizo parece estar programado para borrar todo idioma que supieras antes de beberla. No eres la única que ha perdido su idioma: a todos nosotros nos ha pasado lo mismo.

Por una vez el carabés se esforzó en ser conciliador a pesar del cabreo. El resultado era mixto: el tono que había usado era ciertamente agresivo, pero tampoco se podía calificar de maleducado.

436 Re: Plaza de la Fuente el 17/10/16, 01:25 pm

Bellota

avatar
Mónica miró con curiosidad a la nueva mientras bebía y se lavaba, poniendo de forma inconsciente una cara de repelús supremo que trató de reprimir en cuanto se dio cuenta de ello. Sin embargo sintió todavía más curiosidad ante la reacción de la chica tras beber. Tenía expresión de… ¿dolor?

¿A nosotros nos dolió cuando bebimos?” se preguntó levemente preocupada, avanzando un paso hacia ella. “No recuerdo dolor”.

¿A vosotros os dolió?— Se giró a sus compañeros antes de avanzar otro paso hacia la chica. —Yo no me acuerdo ya de…

Sin embargo la ulterana se recuperó rápidamente (haciendo una pausa para limpiar su vestido, cosa que le sacó una sonrisa de medio lado a Mon) y se dirigió a ella con cara asesina. Mónica retrocedió rápidamente levantando inconscientemente el cuchillo que llevaba encima, y notó movimiento a sus espaldas cuando sus compañeros se pusieron en guardia tras ella, sobre todo Cenizo, quien se puso a su lado, y Mandón, quien directamente se adelantó poniéndose entre medias de las dos. Al sentirse apoyada por sus compañeros le salió la vena chulapa y se asomó tras él para mirar seriamente a la ulterana.

¡Che, che, che! Calma, Rapunzel, no te pases, ¿estamos?— exclamó con voz chula al mismo tiempo que el carabés interpelaba a la nueva. Asintió a todo lo que el chico dijo, bajando el cuchillo y poniéndose a su lado, negándose a ser tratada como una damisela en apuros. Cuando él acabó esbozó una sonrisa llena de dientes, socarrona.

¿Esa es la explicación que tanto querías? Ahí la tienes: magia. Bienvenida a Rovacarancolia.


"Paz y amor" pensó burlona y ligeramente avergonzada mientras bajaba por un momento la vista a su cuchillo, que todavía sostenía en la mano.

Los motes:

Por ahora aquí están los motes que Mónica ha ido poniendo a la gente, aún quedan algunos personajes por tener el suyo. (A ver si se le ocurren pronto, leches).

-Barael: Roño.
-Daerhien: Gominola.
-Dafne: Lerdafne.
-Eorlir: Picasso
-Eriel: Cenizo.
-Innadriel: ¿?
-Lorenzo: Íñigo Montoya.
-Nad: Zanahoria/Zana.
-Rádar: Mandón.
-Sakrilt: Krit.
-Siete: Tritón.
-Sinceridad: Doña Plumitas.
-Sox: Vampy.
-Fahran Xaorhalan: ¿Rapunzel?
-Tayron: T-fichas.

437 Re: Plaza de la Fuente el 17/10/16, 01:53 pm

Dal

avatar
Eriel tuvo que darle la razón al carabés pero más que considerarlo una pasada le pareció algo bastante raro. A ninguno de sus compañeros se le movía el pelo y lo cierto es que al nublino le daba escalofríos. Su opinión de la chica no mejoró cuando vio la impaciencia de sus gestos y lo que parecían ser exigencias.

Al nublino aquello no le gustó, ¿llevaba un mes dormida, a salvo de la ciudad y ajena a todo lo que pasaba, y todavía quería hacer exigencias? Menuda cara. Puso los ojos en blanco y se alejó de ella pensando que cuanto menos la tratase iba a ser mejor para su humor. No tardó en encontrarse con el resto que al parecer habían tropezado con otro humano que se acababa de despertar.

Acercándose un poco a Sox en la fuente pero sin quitarle la vista de encima a Mónica le habló en confidencia.

-Llámame mala persona pero empiezo a pensar que sería mejor que no se hubiesen despertado - dijo un poco tenso.- No me fío, han estado un mes dormidos y no los conocemos. Quizá sería bueno que no les quitáramos el ojo por si acaso, ¿qué opinas?

A esas palabras le siguió el intento de agresión hacia Mónica y Eriel reaccionó de una manera más agresiva de lo que pretendía. El arco cargado y tenso apuntando en dirección hacia la ulterana.

-Dame un solo motivo - dijo desplazándose hacía la humana mientras hablaba sin dejar de apuntar. Cualquiera que lo hubiera visto entrenar con el arco comprendería que no tenía intenciones de disparar realmente, la cuerda no estaba lo suficientemente tensa y el brazo lo tenía mal colocado pero el nublino supuso que serviría como elemento disuasorio.

-¿Qué te dije? - comentó en dirección a Sox. Eriel estaba enfadado pero no con la situación si no consigo mismo. Mentalmente se decía que no tendría que haberse separado de la humana, que si algo le hubiera pasado habría sido su culpa, pero gracias a la Luna Roja no había habido peligro real y Rádar ya se había puesto delante. Hizo una nota mental de agradecer más tarde al carabés y le susurró a Mónica:

-¿Estás bien?


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 36 de 39.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 19 ... 35, 36, 37, 38, 39  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.