Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Adru y Rox charlan sobre género
por Goliat Hoy a las 05:06 am

» Libo
por Nihil Hoy a las 03:25 am

» Sede de los Taumaturgos
por Tak Hoy a las 12:42 am

» La Bodega
por Jack Ayer a las 04:48 am

» El Cuchitril
por Yber Ayer a las 01:02 am

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38643 mensajes en 730 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Otros Mundos » Mundos vinculados » Idris

Idris

Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 3.]

1 Idris el 12/08/12, 06:57 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Idris

Portal situado en el mar al Noreste del archipiélago occidental.

2 Re: Idris el 18/10/13, 05:55 pm

Naeryan

avatar
Rayos de un sol cuya intensidad Shizel había empezado a olvidar fueron el primer estímulo que captaron los párpados cerrados del idrino.
Había hecho uso de toda su sangre fría para evitar que el cúmulo de sensaciones contradictorias al cruzar el portal desbaratase el mantenimiento del conjuro de levitación, pero aún así necesitó unos momentos para reponerse del mareo. Cuando lo hizo y finalmente abrió los ojos sus sentidos le confirmaron lo que su intuición le decía: el cielo era más púrpura que azul, el mar más colorido y limpio que gris y revuelto. El mismo aire parecía más vibrante, vivo.
Estaba en casa.

Dejó que la sensación le empapase mientras giraba sobre sus talones en el aire, en busca de una línea de costa en el horizonte que no encontró. Se lo esperaba, y sin perder la calma hurgó en uno de los compartimentos de su zurrón.

De él sacó un plano de Idris que había cogido prestado de la biblioteca y rozó una runa interruptor en una de las esquinas, reflexionando vagamente que era novedoso utilizar esos mapas para orientarse en lugar de limitarse a memorizar la geografía en clase. Un pequeño indicador luminoso apareció en un punto del océano al noreste del mapa, con una muesca que indicaba la dirección en la que el idrino estaba mirando.
Internamente Shizel suspiró de alivio. En el fondo y por muchas veces que lo hubiese repasado antes de llegar, había tenido miedo de que no estuviera calibrado correctamente.
Había trabajado intensivamente en afinar aquel hechizo localizador, bastante avanzado pero que le resultaba imprescindible para poder llegar a tierra sin perderse. Llevarlo a cabo le había robado muchas horas de cuentas para ajustar las coordenadas del globo idrino a la escala del mapa, con el objetivo de que éste ofreciese una localización lo más exacta posible. Por fortuna las instrucciones para llevar a cabo aquella conversión monstruosamente complicada las indicaba el libro, pero el trabajo lo había hecho él desde cero.
Su intención original había sido aprender a teletransportarse, pero al comprobar que sólo los fundamentos ocupaban un libro entero había decidido dejarlo para otra incursión. Eso significaba no le sería posible visitar su propia ciudad, ni siquiera de incógnito, en aquella visita. Le quedaba demasiado lejos.

"En marcha." Shizel guardó el mapa de nuevo en el zurrón y aceleró en el aire en la dirección indicada. El portal desapareció en el horizonte a sus espaldas.

-

Se quedó cuatro días, que le pasaron tan inadvertidamente rápido que bien podría haberse tratado de cuatro horas.
Internarse en la ciudad más cercana no le había supuesto dificultad alguna más allá de derretir el hielo de su piel. Su piel y cabello ya no llamaban la atención, y Shizel no sabría decir si la vieja facilidad para camuflarse entre la masa le gustaba o le desagradaba. De la misma forma oír su propia lengua, aunque fuese un dialecto diferente, de forma que no la entendiese seguía entristeciéndole un poco. Una cosa era saber que le habían quitado su lenguaje, y otra oírlo de primera mano.

En toda su estancia no había notado signos de actividad mágica alguna, lo que le extrañaba teniendo en cuenta que aquélla era la población más cercana al portal. Supuso que el lenguaje idrino dificultaba enormemente fabricar un camuflaje creíble, y que si había más rocavarancoleses por la zona no interactuaban con los locales.
"Mejor, menos competencia."

Había sufrido serias dudas sobre si arriesgarse a sacar dinero del banco y adelantar trabajo o no, y al final había optado por no hacerlo. Aunque se sabía el formulario prácticamente de memoria, y había reestudiado lo suficiente del dialecto idrino común para pasar por un extranjero para las interacciones más sencillas, estaría en un aprieto si le hacían alguna pregunta adicional. En cuanto pudiera agenciarse unos arreglos logománticos podría ir y venir con mayor libertad, lo que le permitiría sacar dinero para comprar caprichos a su elección, mercancía al por mayor e incluso unos recuerdos para sus compañeros.
En su lugar había vendido alimentos de otros mundos vinculados en tiendas especializadas, aumentando el precio sobre todo a los que podían servir como condimento, y en algunos casos a laboratorios como especie recientemente descubierta, como hizo con los grillos de Asrena y algunos tipos de pescado. Con eso se había agenciado una cantidad modesta de dinero idrino con el que circular, y con suerte unos cuantos contactos para cuando pudiese volver con mercancía menos reducida.

Su zurrón ahora volvía lleno de una serie de muestras de objetos y materiales demandados en Rocavarancolia de los que había tomado nota en sus paseos por el mercado. Algunas, las que necesitaban ser manufacturadas de forma especial, las había comprado en lugares donde su falta de dominio con el idioma no llamaba tanto la atención, pero otras directamente las había incautado de los cargamentos mineros que surcaban el mapeado de islas más cercanas al portal.

A medida que pasaban los días en Idris el skrýmir sentía la mente en cierto sentido ligera, como si hubiese estado aquejado de una migraña que le hubiese durado un año y que sólo ahora empezaba a remitir. La sensación de no tener nada que hacer contrastaba con los antiguos pensamientos sobre lunas rojas, defensas mágicas, fortificaciones frente a monstruos, transformaciones o muertes recientes.

Como recordando que todo eso le aguardaba al otro lado Shizel vaciló un momento frente al portal, pero finalmente lo traspasó.

Sigue en la Torre Serpentaria.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

3 Re: Idris el 21/06/14, 09:29 pm

Muffie

avatar

La vouivre rió cuando el draco le dijo que no era un galante caballero y ella pensó que tenía razón. Además, le gustaba más la versión de Noel. Luego de discutir el lugar al que podrían ir decidieron que la opción correcta seria Idris.

Wen le comentó a Noel que, al ser un lugar frio, debería coger ropa de abrigo. Tuvo que convencer a Noel de que llevara, aunque fuera prestada de Vac, y guardó los abrigos de ambos en su bolsa sin fondo, ya que los llevaban por si acaso. Mientras caminaban hacia la explanada de los portales y Wen se iba haciendo una trenza en el pelo, Noel le estuvo comentando el calor que tenía y cómo creía le odiaba Ornlu.

- ¿Pero qué dices?- le preguntó riendo.- Ornlu solo es un lobezno, a no ser que Giz le haya puesto algún tipo de inteligencia más allá de la lobuna, no creo que pueda odiar a nadie. Además, es un lobito muy bueno.- dijo cogiéndolo en brazos. Al hacerlo, le dio la espalda a Noel, por lo que el draco pudo ver lo que, por un momento, pareció ser una sonrisa picara de Ornlu. Luego Wen se volvió a girar en su dirección.- Nunca creí que Toima me odiara solo que… no era de su total agrado. Ya sabes, para él yo era una… novata. Ya sabes la visión que tiene de los novatos.- se explicó.

No tardaron mucho en traspasar el portal y aparecer en el archipiélago occidental de Idris. Como habían ido con la intención de pasar algo de frio, se dirigieron hacia el continente donde descubrieron que el frio era tal que había empezado a nevar. Wen, entusiasmada con el hecho, soltó a Ornlu por la nieve para jugar con él.

4 Re: Idris el 21/06/14, 10:52 pm

Giniroryu

avatar
GM
Díselo a sus pérfidas intenciones —resopló todavía fingiéndose airado ante la réplica de Wen tras sacarle la lengua al lobezno cuando le dirigió aquella mirada que, aunque el draco bromeaba en su mayoría, sabía que no escondía nada bueno. Dejó el tema, no obstante, para continuar la conversación bastante más seria—. Sí, pero estoy seguro de que te has ganado su confianza con el tiempo y no creo que sea solo por mí. Parece que todo el mundo tiene que pasar por un complicado proceso de “preselección” que existe en su cabezahueca y del cual nadie conoce los criterios. —Se encogió de hombros mientras mostraba una expresión divertida en el rostro—. Tengo bastante curiosidad por ver a quién más compró regalos y cuáles son…

La conversación sobre el argos finalizó una vez atravesaron el portal. Noel ya sabía que aparecerían sobre el mar de las islas Occidentales del planeta, las cuales atravesarían volando sin detenerse porque el clima tropical de estas no era lo que estaban buscando. El sueco observaba ensimismado el particular color violáceo del cielo de Idris que le recordaba a los paisajes de algún videojuego durante el trayecto. Había leído sobre él pero no era lo mismo que verlo en primera persona.

Una vez alcanzaron el continente, desde el aire no les costó avistar una zona nevada en la que comenzar su excursión. No podían acercarse a ninguna población porque no disponían de camuflaje de ningún tipo, por lo que el sueco decidió permanecer muy atento a cualquier posible encuentro con algún habitante. Para ello, mientras la vouivre había comenzado a jugar con su mascota, se lanzó un hechizo de amplificación sensorial con el que podría oír a mucha distancia, gracias a su ya de por sí fino oído, si alguien se acercaba. Aunque no le hubiese importado en absoluto tener que “asumir las consecuencias” de un encuentro por error, no le parecía demasiado adecuado teniendo en cuenta que estaban allí porque la británica le había pedido que hiciesen una excursión tranquila. Al fin y al cabo sus reservas, mientras el torneo durase, no iban a quedarse vacías.

Hacía mucho tiempo que no veía nevar. Meses antes de que le cosecharan había sido la última vez y de eso ya hacía unos cuatro años. El draco caminó en silencio durante un rato, con las manos dentro del bolsillo del abrigo y concentrándose en el sonido amplificado de sus pisadas, las de Wen y las de Ornlu sobre la nieve. Llegó a la altura de la vouvire y se dejó caer al suelo, observando como jugaba con el lobezno. El sueco esbozó una sonrisa que derivó en un deje pícaro cuando la mascota de Wen pasó corriendo cerca de él, levantando puñados de nieve en su carrera y provocando que algunos saltasen sobre él. Cuando Ornlu volvió a pasar a su lado, Noel calculó el momento justo en el que sacudiendo ligeramente sus alas hiciese caer encima del lobo la nieve que se había acumulado en ellas. El animal le dedicó un corto ladrido de desagrado mientras se sacudía lo que le había caído encima.
Empezó él —se excusó a Wen componiendo una expresión de inocencia que no podría haber pasado como real ni esforzándose por dejarse engañar. Tal era su intención, al fin y al cabo. Al cabo de unos segundos, durante los cuales permaneció observando al horizonte, emborronado de vez en cuando por su propio aliento, volvió a hablar mientras se levantaba del suelo—. Creo que distingo un lago en aquella dirección. —Señaló el lugar con un movimiento de cabeza. La nevada dificultaba observar a lo lejos, pero gracias al hechizo de amplificación sensorial Noel había podido avistarlo—. He leído que en los lagos de este mundo hay una gran cantidad de bacterias que le dan una coloración particular, ¿te gustaría que nos acercásemos?

Mientras hablaba se había acercado a la vouivre y cuando pronunció la última pregunta había apoyado sus garras en sus hombros colocándose a su espalda. Alzó una hacia su mejilla helada por el frío y la acarició suavemente con el dorso de la mano. Mientras esperaba la respuesta de Wen, la observó ensimismado, preguntándose cuándo podrían disfrutar de la simple compañía mutua, como en aquel momento, pero sin ninguna preocupación pesando sobre sus hombros. Porque, al menos Noel, tuvo que forzarse en varias ocasiones durante aquel viaje improvisado a dejar de pensar que el comunicador que llevaba en su bolsillo no tenía alcance fuera de la ciudad.



Última edición por Giniroryu el 24/06/14, 04:56 am, editado 1 vez

5 Re: Idris el 24/06/14, 04:33 am

Muffie

avatar

Wen no dormía bien. No lo hacía desde el día en que la habían asaltado en la plaza de los colaespinas. Desde ese momento tenía un ojo abierto siempre. Y era algo agotador. En parte, aquello había sido la causa de aquel viaje. Relajarse y olvidar era lo que buscaba. Y por eso estaba allí, dando saltos por la nieve persiguiendo a Ornlu mientras Noel los miraba tirado en ella.

Desde su posición, pudo ver perfectamente como el draco tiraba nieve sobre el lobezno, el cual se sacudió, ladro y correteó en su dirección con gemidos lastimeros por el frio. La vouivre lo recogió del suelo a la vez que tejía entre sus dedos un hechizo térmico para que el animal no se congelara.

- Eres como un niño.- le acusó con una sonrisa. Dejó al lobezno de nuevo en el suelo, quien correteó libre en dirección contraria al sueco, y luego miró en la dirección que le indicaba el draco.- Claro, con este tiempo debe estar precioso.- contestó a su pregunta. La vouivre quedó ensimismada con la mirada del draco.- Deja de mirarme así o tendré que proceder a quitarte la ropa, capa por capa y llevas muchas. Me costará un poco.


6 Re: Idris el 24/06/14, 07:17 pm

Giniroryu

avatar
GM
Noel abandonó sus pensamientos sombríos al darse cuenta de que Wen también se le había quedado mirando y le dedicó una sonrisa pícara a la vouivre cuando esta habló.
No es necesario, tendrías que usar muchos hechizos de intangibilidad para eso. Yo te facilito el acceso a la runa de anclaje de ropas en cualquier momento, siempre que sea recíproco. Tú también llevas demasiadas capas de ropa ahora mismo, al fin y al cabo.
El draco quiso colocarse entonces frente a ella con la intención de besarla, pero Ornlu decidió que ese era el mejor momento para pasar corriendo entre ambos. El sueco le dirigió una mirada hosca al lobo, quien le respondió ladrando alegremente.
¡Lo ha vuelto a hacer! ¿Sigues creyendo que tu chucho no me odia? —Resopló con fastidio en primera instancia, aunque luego se echó a reír. Añadió lo siguiente con retintín, no obstante—. Visto que Ornlu parece tener mucha prisa por llegar al lago será mejor que nos pongamos ya en marcha.

Caminaron durante unos minutos a través de la nieve antes de que se pudiese avistar con claridad la superficie del lago, completamente congelado. Tal y como describían los libros, el agua no era transparente sino que presentaba un tono rosado que refulgía debido a la congelación. El sueco dedicó unos segundos a observar el fenómeno antes de hablar.
Es como si hubiesen desteñido una bandada de flamencos en el agua —comentó sonriendo estúpidamente, acorde con el contenido de su comentario—. Es una lástima que no tengamos patines, pasé unos inviernos muy memorables haciendo caer de culo a otros niños. Sobre todo a los que me molestaban por ser un “bicho raro” —le explicó a la vouivre echándose a reír—. En realidad creo que esos fueron los primeros gritos que disfruté de verdad. No sé cómo pude llegar aquí sin una sola gota de magia —añadió con malicia.

Casi nunca pensaba ya en su vida en la Tierra, pero aquel viaje, debido a que estaba volviendo a ver elementos que siempre habían estado presentes durante toda su vida hasta la noche en que fue cosechado, desempolvaba recuerdos en los que normalmente no pensaría.
>>Claro que es posible que el que se cayese de culo ahora fuese yo, después de tantos años sin patinar. Pero no era demasiado difícil cogerle el tranquillo. ¿Has patinado alguna vez? —le preguntó a la vouivre entonces. Era muy probable que no debido a que ni siquiera estaba seguro de que la nieve fuese algo habitual en Londres y de todos modos dudaba que con la vida que había llevado la chica se lo hubiese podido permitir.

7 Re: Idris el 25/06/14, 01:12 am

Muffie

avatar

Wen solo rio cuando Ornlu pasó entre ellos correteando. A sus ojos, el inocente lobezno solo quería jugar y, aunque si veía que a veces era territorial con ella, no creía que realmente odiara a Noel.

- Solo quiere jugar.- lo defendió.

El lago estaba completamente congelado y era de una tonalidad rosada bastante característica. Era algo bonito, indudablemente, aunque a Wen le resultó demasiado rosa para su gusto. Ornlu olisqueó el hielo rosa y le dio algunos toquecitos para comprobar que no era inestable antes de subirse alegremente sobre él, hacer un intento de correteo y caer inevitablemente de morros.

- En Londres no éramos mucho de patinar, por lo menos en mi zona.- explicó.- Maggie quiso llevarnos a Church y a mí cuando cumplí 7 años, pero la dueña de la casa de acogida de por aquel entonces se negó rotundamente como castigo por haberle robado dinero del monedero. Sobra decir que me escapé y fui yo sola, aunque tuve que conformarme con mirar a las personas que patinaban porque no tenía dinero. Lo que supuestamente robé en realidad se lo había gastado el marido en un club de streepteas.- le contó. No la había dolido tanto la acusación como el hecho de que no le habían permitido celebrar su cumpleaños con las personas que más quería en el mundo.- No tuve más oportunidades. Maggie no ganaba mucho y Church acababa de entrar en el instituto. Church me había prometido que me llevaría con su primer sueldo, pero al morir Maggie fue una idea que se esfumó.- cogió a Ornlu y lo sacó del lago, ya que llevaba todo ese tiempo intentándolo sin conseguirlo.- ¿Me enseñarías a patinar?

8 Re: Idris el 25/06/14, 02:05 am

Giniroryu

avatar
GM
Noel atendió a la historia de Wen haciendo comentarios ocasionales mientras dejaba escapar alguna que otra risa al observar los infructuosos intentos de Ornlu de caminar sobre el hielo.
Claro —respondió a su pregunta cuando terminó de hablar—. Podemos volver en tu próximo cumpleaños si quieres tras habernos hecho con unos patines. A lo mejor tenemos que esperar unos meses porque en octubre puede que todavía no haga suficiente frío aquí, pero podrás tener tu regalo de cumpleaños aunque sea con doce años de retraso —le aseguró sonriendo divertido—. A propósito… ¿Tú vendrás a la Tierra este Samhein? Se ha hablado en más de una ocasión acerca de ir y yo la verdad es que no tenía interés hasta que Toima me regaló un mp3 que debo llenar con mucha música. —Dejó escapar una leve risa—. Porque en realidad no siento que tenga ningún motivo para volver. Pero, ¿qué hay de ti?

9 Re: Idris el 29/06/14, 03:08 am

Muffie

avatar

Wen se emocionó mucho ante la promesa de Noel. Aunque no lo había dejado ver, el no haber podido aprender a patinar le había dejado triste y enfadada y aquello hacía que su niña interior saltara de felicidad. La vouivre le agradeció la promesa con besos y abrazos.

- ¿Volver a la Tierra?- repitió su pregunta pensativa.- Mentiría si dijera que no lo he pensado. No sé… No dejé mucho atrás, pero sí que me gustaría comprobar que lo poco que dejé está bien y es feliz.- reflexionó.- Es duro pensar que nadie ahí me recuerda ya. Cuando acepté ir a Rocavarancolia solo pensaba en la libertad, en salir del sistema, pero ahora… quizás es algo que necesite en realidad. Asegurarme de que todo está bien al otro lado del portal para cerrar definitivamente mi vida ahí. Además, sonará a tontería, pero me gustaría visitar la tumba de Maggie.- quedó callada unos segundos.- Nunca la he visto, ¿sabes? Ni siquiera el día del funeral. Me quedé en la puerta del cementerio. Es lo que hacía siempre. Entrar sería como confirmar que nunca más iba a volver. El mundo ya era suficientemente malo como para además cargar con esto.- quedó callada otros segundos y luego miró al draco con una sonrisa.- Creo que sí que iré. Maggie se merece que la despida, ¿no crees?


10 Re: Idris el 29/06/14, 03:44 am

Giniroryu

avatar
GM
Sonrió complacido ante los besos y abrazos que le regaló la vouivre tras su propuesta, a los que no dudó en corresponder. A continuación escuchó atentamente la respuesta a su pregunta y realizó un gesto de asentimiento cuando su pareja solicitó su opinión.
Te acompañaré a Londres si no es un problema, ya que es tan buen lugar como cualquier otra ciudad para conseguir música. —Hizo una pausa larga durante la cual adquirió un aire reflexivo—. A mí creo que no me molesta que no me recuerden. Es más fácil así para romper por completo con la vida que nunca podría recuperar. —Observó una de sus garras, pensativo, para después cerrar el puño y apartar la mano de su campo de visión—.  Mis padres también serán más felices sin recordarme. Me pregunto si habrán adoptado a otro niño, ahora que lo pienso… —Dejó escapar una breve exhalación a modo de risa leve—. Quizás en otra ocasión me acerque a echar un vistazo, pero no siento que merezca visitarlos. No volvería a mi vida anterior si se me diese la oportunidad a pesar de que no tenía una mala vida, en absoluto…

Era completamente cierto. El draco nunca se había sentido tan lleno como desde que había empezado a formar parte de Rocavarancolia y a compartir su nueva vida con los que ahora eran sus amigos, su nueva familia. Y por supuesto estaba ella. El sueco le dedicó otra larga mirada a la británica con expresión seria al principio que derivó en una sonrisa.
¿Quieres que busquemos si hay otro lago cerca? Los había de más colores, que recuerde… —propuso entonces poco después—. Tal vez podamos ver uno que no parezca la piscina de Barbie —añadió con jocosidad.

11 Re: Idris el 29/06/14, 05:19 am

Muffie

avatar


- No me malinterpretes, tampoco cambiaría Rocavarancolia por volver a Londres. Aunque n os tuviera a vosotros, soy libre y es más de lo que la niñata borde que era podía pedir.- intentó aclarar.- Solo quiero asegurarme de que no soy la única que he alcanzado la felicidad.- terminó sonriendo.

La vouivre rió por la broma del draco y aceptó el buscar otro lago. Noel alzó el vuelo para localizarlo desde las alturas y no tardó en bajar informando que no muy lejos se encontraba uno de tonalidades azul oscuro. Como la distancia era corta, decidieron ir andando, con las dificultades que esa decisión acarreaba, pero riendo cada vez que Ornlu saltaba a un montón de nieve donde no hacía pie y se hundía en ella para luego lloriquear para que lo sacaran.

- ¿Te he contado que hay un nuevo prostituto en el burdel?- le comentó la vouivre.- Es brujo de los opiáceos, creo. Solo he cruzado un par de palabras con él, así que tampoco tengo mucho que decirte. Se llama Wheem y por lo que sé tu hermano lo compró en el mercado de esclavos por orden del jefe.


12 Re: Idris el 29/06/14, 05:49 am

Giniroryu

avatar
GM
Una vez la vouivre estuvo de acuerdo Noel usó la ventaja que le suponía el hechizo de amplificación sensorial para alzar el vuelo luchando contra la nevada y otear desde el aire. No tardó en localizar otro lago cercano, el cual tenía un color diferente y, por ello, en cuanto se lo comunicó a Wen se pusieron en marcha. Riéndose de las numerosas veces que Ornlu provocaba su propio aprisionamiento en la nieve, se dirigieron hacia la siguiente parada de la visita a Idris.

Durante el camino, el sueco se enteró de la inclusión de un nuevo prostituto en el burdel del cual no sabía nada hasta que la británica no se lo dijo. Frunció el ceño ante la mención de su dominio, no por cual fuese este sino simplemente porque indicaba que se trataba de un transformado esta vez.
¿En qué demonios piensa Cain?—inquirió enseguida una vez ella terminó de hablar. Al instante se quedó callado y dejó escapar un bufido sarcástico debido al juego de palabras involuntario que acababa de hacer—. Bueno, creo que está claro en cuáles piensa, pero, ¿es que no se da cuenta de que un transformado del cual no sabemos si podemos fiarnos puede representar un peligro para ti? —Se quedó callado unos instantes tras emitir un leve gruñido por lo bajo. No añadió que además si provenía del “mercado de esclavos”, significaba que había estado en la casa de Gar. Prefirió no ahondar en las posibilidades que ello podría implicar, no quería volver a tener que pensar en ellos durante aquel viaje y mucho menos planteárselo a Wen, ya que cabía la posibilidad de que ella aún no hubiese llegado a considerarlas y prefería que no lo hiciese. No desde luego en aquel momento—. No creo que haya motivo para desconfiar de los antiguos empleados, pero alguien nuevo… —Negó con la cabeza con desaprobación—. Sé que serás cuidadosa, pero avísame de si ese tal Wheem hace cualquier cosa que pueda resultar mínimamente sospechosa.

Mientras tanto, habían alcanzado el nuevo lago, que tenía una tonalidad más agradable a la vista, al menos para el draco, y volvió a contemplar la superficie congelada largamente, empapándose con la visión de aquel espectáculo natural. En cuanto diesen por terminada la conversación acerca del nuevo empleado del burdel, Noel propondría a Wen hacer un muñeco de nieve. No podría patinar en aquella ocasión, pero nada le impedía recrear aquel otro clásico de los inviernos que había pasado en su país natal.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 3.]

Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.