Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Fumadero Abandonado
por Seth Ayer a las 10:20 pm

» Torreón Sendar
por Yber Ayer a las 12:19 am

» Burdel de Dama Espasmo
por Goliat 06/12/19, 01:47 am

» Torreón Silente
por Nihil 06/12/19, 12:23 am

» Biblioteca Mágica
por Red 04/12/19, 10:26 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 113 durante el 20/11/19, 02:41 am
Estadísticas
Tenemos 184 miembros registrados
El último usuario registrado es aceice

Nuestros miembros han publicado un total de 40776 mensajes en 770 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Sudoeste » Barrio de los Callejones sin Salida

Barrio de los Callejones sin Salida

Ir a la página : Precedente  1 ... 23 ... 42, 43, 44

Ir abajo  Mensaje [Página 44 de 44.]

1Barrio de los Callejones sin Salida - Página 44 Empty Barrio de los Callejones sin Salida el 03/08/11, 12:53 am

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

En el lado más céntrico queda aún parte de este laberíntico montón de edificaciones sin orden aparente. Perderse es tan fácil como encontrarse alguna criatura hambrienta.


517Barrio de los Callejones sin Salida - Página 44 Empty Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 14/02/19, 09:57 pm

Dal


Eriel se había despertado aquel día bastante agitado. Había tenido un sueño raro con una torre, cosa que le recordó al sueño que había tenido durante la cosecha.

Se lavó la cara para despejarse y asumió que si bien ambos se parecían no debían ser la misma torre.

Salió de su habitación y buscó a sus amigos pero no encontró a nadie.

-¿Habrán salido? - preguntó al aire. Bajó a la cocina y comió algo.- Que raro... a estas horas la sede suele tener bastante actividad.

Decidido salió a buscar fuera. Dio varias vueltas pero siguió sin ver a nadie. Después de un rato pasó al lado del derrumbado Maciel y se internó en el barrio laberíntico.

Distinguió una figura a lo lejos y se acercó hacia ella. Según se iba acercando distinguió quién era.

-Eh, Samika - Le dijo a buena distancia. La conocía de verla en la sede, era bastante maja. Cuando la chica no respondió el gárgola se acercó más y le tocó el hombro.- Eh, ¿te pasa algo?

518Barrio de los Callejones sin Salida - Página 44 Empty Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 15/02/19, 02:06 pm

Evanna


Sabía bien que quedarse allí sola acurrucada en medio de un calle cualquiera no era la mejor idea del mundo, así como también que su prioridad era llegar ya fuese a la Sede o a Serpentaria para que alguno de sus amigos pudiera ayudarla con aquello. Pero saberlo y lograrlo, eran dos cosas muy distintas. Ni siquiera tenía claro donde se encontraba y ya solo eso añadía una dificultad extra que hacia aun mas mella en sus ya exaltados nervios.

Su cuerpo temblaba entre sollozos, sintiendose patética y desprotegida, increíblemente frágil en aquella calle indefinida en una ciudad de monstruos. Todos esos temores que había dejado a un lado, ese miedo a la oscuridad, esa fragilidad que había sentido cuando era pequeña y perdió su visión, haciendo que todo se volviese mas difícil de realizar, parecían volver a ella de pronto, en oleadas. Habia practicado tanto, había luchado tanto desde pequeña para que su minusvalía no fuera en si un impedimento para hacer todo lo que deseaba hacer, que verse ahora convertida en un paño de lagrimas, con otro de sus sentidos arrebatados la devolvía a aquellos días. Perdió la vista siendo muy pequeña, por lo que el cambio no fue tan brusco, pero hacerlo ahora con su audición, que era ademas su sentido mas desarrollado y que le facilitaba la vida era demasiado para ella.

Ese silencio inquietante que existía a su alrededor era asfixiante, que hacia imposible escuchar ni siquiera sus sollozos y su respiración entrecortada. Ni los pasos acercándose a ella, ni el llamado de su nombre.

La evaki no supo nada hasta el momento que el contacto de una mano toco su hombro y sus nervios, su miedo y el instinto se dispararon en todo su ser con una adrenalina bien conocida. Peligro, miedo, desproteción, todo se juntaron en el interior de la evaki, quien sin mediar palabra, sin saber siquiera quien era el dueño de tal tacto, reaccionó.

Samika, perdió su forma aovillada en cuestión de segundos, para sin miramientos posar sus manos en el suelo para usarlas de apoyo y levantó la pierna con todas sus fuerzas arreandole una patada directamente en la cara al dueño de aquella mano. Un golpe duro destinado a hacer el mayor daño posible, chocó contra un cuerpo igual de duro. Sus ojos se abrieron de par en par llenos de lagrimas, al tiempo que retrocedía un poco poniendo instintivamente distancias, lo suficiente para que la figura entrara en su campo de visión pero no para que sus manos pudieran volver alcanzarla fácilmente. Sus puños se cerraron son seriedad, sus respiraicon aun mas alterada cuando sus ojos visualizaron apenas un borrosa forma humana de piel gris, de cuya espalda dos formas que reconoció como alas sobresalían.

No era la primera vez que esa apariencia era vista por la evaki, se había topado con ella varias veces en los pasillos de la Sede, incluso habían llegado a hablar, pero en esos momentos, alterada como estaba y sin poder oír, Samika no conseguía fiarse de nadie.

-¿E...rIEl...ErEs tu?-  no sabia si fiarse o confiar o si de nuevo estaban engañándola ahora que no podía escuchar.Intento enfocar mejor su visión. Realmente así de principio parecía el, aun así no se relajó-SOlo....aSIienTe, No haBLes, No PueDo OIrtE...y No tE ACerquEs aÚN- su voz era entrecortada y dificultosa, sabia lo que quería decir y sabia que estaba diciéndolo, pero al no ser capaz de oírse a si misma no era consciente de como podría escucharse su voz o cual alto podría estar hablando. Estaba muy nerviosa y aquello podía notarse en su inquieta y tensa figura.

519Barrio de los Callejones sin Salida - Página 44 Empty Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 15/02/19, 10:39 pm

Dal


Eriel no se esperaba un golpe y por eso no se preparó de ninguna manera. La patada en la mandíbula lo sacó volando y cayó con un golpe sordo en el suelo.

Demasiado aturdido para saber qué había pasado el nublino intentó incorporarse pero se mareó. Sentía un dolor intenso y notó un ligero sabor a sangre.

-Ay - fue todo lo que acertó a decir.

Después de unos momentos consiguió levantarse y mirar como un cachorro apaleado a la evaki. Hasta que ésta le dijo que estaba sorda. ¿Ciega y sorda? Menuda mala suerte. Pero el nublino sabía lo que era quedarse sordo y no hacía gracia. Al menos ahora entendido la reacción de la chica.

Asintió distraído e hizo ademán de acercarse hasta que le dijo que no. Levantó las manos como para defenderse de otro posible golpe y se alejó un paso. Buscó un palo y se puso a escribir en el suelo.

"Soy yo. ¿Qué te ha pasado?"

520Barrio de los Callejones sin Salida - Página 44 Empty Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 16/02/19, 03:20 am

Nihil


Notar el peso de Estigma a su espalda le daba arcadas. Ya había quedado claro que no podía deshacerse de él y que era el único de sus demonios vinculados que respondía a su llamada, aunque no tenía muy claro si le hacía caso. Era como volver a cuando era cosechado, con el horror añadido de tener que ver su dominio. En el día a día podía ignorar su existencia, tratarlos como una fuerza más de las huestes demoníacas que controlaba, pero ya no podía; en las calles, entre gritos y cuerpos contrahechos, charcos de sangre y vísceras, se alzaban los apéndices repugnantes de los demonios asmódeos. No era un dominio que escaseara en una ciudad con tanto sufrimiento como Rocavarancolia, aun así eran inusualmente numerosos.

-¿Seguro que no sabes qué está ocurriendo? -preguntó Cain al aire. Llevaban un rato dando vueltas y salvo cuerpos retorciéndose y los apéndices de demonio que salían de ellos no se había encontrado con nadie.

-El Infierno ha venido a por tí. Al fin has enloquecido, solo es cuestión de tiempo que te devoremos -respondió Estigma.

Cain puso los ojos en blanco. Era muy habitual en los demonios las amenazas de ese tipo, la perdición era el destino final de todos los invocadores y como ellos había aprendido a que no le afectaran, pero las de Estigma eran un pelín más molestas, y es que él conocía toda su vida, todas sus inseguridades, y ya no tenía a Dantalian para mandarlo callar. ¿Ese era su tormento? ¿Aguantar aquella voz machacándole la cabeza por toda la eternidad?

Empezaba a cansarse de tener que cargar con cuatro miembros extra monstruosamente desproporcionados, tal vez debería volver al burdel y sufrir su castigo en la cama. Pero entonces vio a dos figuras al final de un callejón.

Se acercó con precaución. No tardó en reconocer a una: la evaki a la que le había tatuado la runa de vestir, y el otro no podía ser sino la nueva gárgola de Maciel de la que le había hablado Wheem. Eran novatos (una relativamente) y no deberían suponer una amenaza, sin embargo no le hacía especial gracia presentarse frente a nadie de esa guisa.

-¿Acaso te queda otra opción? -se burló Estigma. El brujo soltó un largo suspiro y apretó el paso.

-¡Samika! -llamó -¿Estás bien?

Cuando estuvo lo bastante cerca vio que la chica tenía los ojos llenos de lágrimas y se puso en tensión. Las manos de Estigma se cerraron en sendos puños y se apoyaron a ambos lados del chico. Cain miró a la gárgola de reojo.

-Tú eres Eriel - dijo -Wheem me habló de tu grupo. ¿Sabes qué cojones está pasando?

521Barrio de los Callejones sin Salida - Página 44 Empty Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 18/02/19, 05:50 pm

Evanna


Estuvo atenta a cada misero movimiento de la figura borrosa grisacea que estaba frente a ella y a quien había creído era Eriel, Notar su asentamiento,  hizo que dejara de apretar fuertemente ellos nudillos aun así mantuvo una distancia prudente un tanto insegura. Lo vio moverse frente a ella a algo mas de metro y medio, intentando escribir en un trozo de tierra sin loza en el suelo. Samika esperó, pero a esa distancia no podía realmente percibir que había escrito, sin mas remedio se acercó un poco pero aun así se le hacia difícil el ser capaz de leer las letras escritas en la tierra. Gruñó con frustración, no escuchándose pero aun así siendo algo evidente para la gárgola.

Estaba amaneciendo si, pero no había aun la suficiente luz, y aun si la hubiera, para ella leer era algo difícil de realizar sino eran letras hechas especialmente grandes. Era una situación realmente mala, tan frustrante que solo sentía ganas de llorar o golpear algo.

Incluso si Eriel tenia buena sus intenciones y ella lo apreciaba, su situación era una autentica mierda en todos lo sentidos. Por ello y a pesar de que realmente no pudo leer lo escrito, intentó imaginarse por cuenta propia que podría haber dicho. <<En estos caso...imagino que habrá preguntado que me ocurrió o algo así. De normal uno no va a dándole patadas en la mandíbula a la gente por la calle porque si, no yo al menos >> pensó Samika intentando darle un poco de lógica al asunto a pesar de estar con los nervios a flor de piel.

Fue a abrir la boca para responder, pero ninguna palabra logró salir de sus labios cuando otra figura, imponente a su percepción entro en su campo visual. Los nervios de Samika se dispararon del terror, cuando lo primero que logro atisbar fue un masa borrosa de color blanco que parecía unirse una figura humana que tampoco identificaba.

Sus puños se cerraron en tensión cuando la figura se acercó a ella y apenas si pudo contener el instinto de golpearle como había hecho con Eriel. Fue prudente y no lo hizo, no sabía quien era y estaba en desventaja así que intento ansiosamente de averiguar si aquella figura era un peligro o no antes de volver a reaccionar de forma impulsiva. Podría protegerse físicamente contra cualquiera, pero estaba totalmente expuesta a cualquier ataque mágico, no podía jugársela.

La figura que portaba consigo una extraña alas a su espalda, se hizo algo mas nítida a la acercarse y aun así a Samika se le hizo un poco difícil identificarle como simple humano. Blanco, amarillo, solo parecían puntos de color en una enorme mole. ¿Querría atacarles o era alguien conocido? No podía asegurarlo por lo que se sintió un tanto desconfiada<<¿Será alguien conocido al que no logro identificar? ¡Maldita sea, no lo se!>> no había ningún sentido en aquello. Tal vez explicando lo que había pasado con ella antes a Eriel, podría confirmar también si esa persona era quien alguien conocido.porque aunque la masa frente a ella era solo puntos de color confusos, tenia alas y de ser algún tipo de criatura extraña de la ciudad, no dudaba que ya le hubiese atacado.

-EsTabA...volVIenDo de EntrenAr, cUanDo me DesMAye....CuAndO Me recUpeRe...yA....esTABa SorDa – estaba segura de lo que decía, pero no tenía claro si su voz era comprensible para los dos que la escuchaban. Se mordió el labio inferior temblorosa, sintiéndose realmente frustrada, con unas enormes ganas de llorar que contuvo apenas, pues bastante patética se sentía ya. No estaba a acostumbrarse a sentirse frágil y desprotegida y no le agradaba tampoco. Ella era fuerte, maldita sea, si era alguna especie de broma o lección, no tenía puta gracia.

Ademas ¿como había ocurrido eso? Realmente no recordaba escuchar ningún hechizo al momento en el que se desmayó. Y en ese momento en el campo de entrenamiento solo estaban ella y el paladín. ¿Se lo lanzaron desde lejos? No tenía idea de que había ocurrido, lo último que recordaba era esa visión en su mente de aquella extraña torre...

-Yo No pUEdo LeeR bIen eSO EriEl, perdÓn- dijo a la gárgola antes de continuar con incomodidad-No sE...que pASó...Lo ÚltiMo que RecUErdo es VeR una ToRre NeGra en MI MentE...nO HaY NadA Así...en EL CuarTel. - expulso profundamente el aire, agotada no de hablar sino de intentar , ya que no se escuchaba a si misma, de pronunciar correctamente por puro instinto sin saber siquiera si andaba hablando bajo o no- ¿Tu qUieN eRes?...A Mis...OjoS, sOLo PArEces, coMo uNa MontaÑa ExTRAña, lo SIenTo - añadió para terminar queriendo cerciorarse si el recién llegado a era alguien conocido o no. Samika conocía a bastante gente pero no recordaba a nadie con esa forma, igual no es que tuviese mucha opciones, no llegaría muy lejos corriendo sin poder saber de antemano que era lo que tenia enfrente o sin su bastón. De alguna forma esperaba si fuera alguien conocido, se sentiría un poco mas tranquila.



Última edición por Evanna el 20/02/19, 11:51 am, editado 1 vez

522Barrio de los Callejones sin Salida - Página 44 Empty Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 18/02/19, 06:06 pm

Dal

Dal
Antes de que la chica pudiese responderle otra figura apareció en la calle. Con unas manos blancas que surgían de la espalda. Eriel no reconocía a la persona pero al parecer él sí que conocía a Samika.

-¿Wheem? ¿El chico que nos ayudó durante el desplome de Maciel? - preguntó el nublino.

- Al parecer le pasa algo raro, se ha quedado sorda. Debe haber pisado una baldosa como me pasó a mí - aventuró el gárgola. Pero lo siguiente que dijo la chica lo extrañó.- ¿Una torre? Yo también vi una, pero creí que estaba soñando, ya había visto otra en una pesadilla, durante el tiempo antes de la Luna.

-Yo no puedo hacer magia - reconoció Eriel al desconocido,- aún no, quiero decir - se apresuró a añadir.- ¿Tú podrías ayudarla?


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

523Barrio de los Callejones sin Salida - Página 44 Empty Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 22/02/19, 11:23 pm

Nihil

Nihil
Sorda. Samika estaba sorda, ¿cómo era posible? La gárgola dijo que podría ser causa de alguna trampa de la ciudad, lo cual significaba que el hechizo que podría estar sufriendo desde un hechizo sencillo a modo de chiquillada a una maldición horrible. Un fastidio. Primero tenía que conseguir que Samika le reconociera a pesar de la presencia de Estigma.

Convocó un hechizo de perfume (y con eso comprobó que seguía teniendo magia, para su alivio) con el mismo aroma floral de la habitación en la que le había hecho el tatuaje y aguardó a que la evaki sacara sus conclusiones.

-Wheem trabaja para mi -le dijo a Eriel mientras se acercaba a Samika lentamente -Yo le pedí que fuese a echaros un ojo. Mi nombre es Cain. La cosa horrenda de mi espalda es mi dominio, no le prestes atención.

Parecía que todos habían visto esa torre negra. El invocador hizo memoria intentando recordar si alguna vez había leído sobre algo así. Los sueños extraños, como el que mencionaba la gárgola, eran habituales durante la criba, pero no entre los transformados. << A no ser...>>

-Llevamos una temporada de sueños desagradables en la ciudad, seguramente esté relacionado -comentó -Intentaré desencantar a Samika y luego buscaremos a más gente a ver si alguien sabe lo que está pasando.

Con mucho cuidado alargó la mano para tomar la de la evaki y le escribió su nombre en la palma. Luego añadió: ‘’Voy a ayudarte’’

Le hizo un análisis general para ver si lograba identificar el hechizo, sin embargo los resultados le decían que no tenía ninguna maldición. Usó hechizos curativos, de restauración y unos cuantos contrahechizos solo por si las moscas, pero nada funcionó.

-Maldita sea, no funciona nada.

Su fuese alguna maldición complicada solo tendrían que buscar a un hechicero de alto nivel para que se la quitara, Cain conocía unos pocos, pero no era nada de eso, era como si se hubiese quedado sorda porque sí.

-Voy a enviar un mensaje a una sanadora que conozco. Mientras podríamos ir a la biblioteca, tal vez allí encontremos alguna explicación.

Se llegó dos dedos a un diminuto círculo de invocación que tenía tatuado detrás de la oreja izquierda para llamar a sus ojos espía. No vino ninguno.

Fue entonces cuando se dió cuenta de que el murmullo incesante de sus demonios vinculados se había esfumado. Estaba tan acostumbrado a ellos y la presencia física de Estigma y la atmósfera de la ciudad eran tan abrumadoras que no se había percatado de su ausencia. ¿Dónde estaban sus demonios?

<< Ya te lo dije >> dijo Estigma en su cabeza << Estamos solos tú y yo>>

Cain se puso pálido y apretó los dientes.

-Cambio de planes, vamos al castillo.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

524Barrio de los Callejones sin Salida - Página 44 Empty Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 01/03/19, 10:35 pm

Evanna

Evanna
Samika seguía bastante tensa cuando la figura deforme y gigantescas se acerco un poco mas pero un suave aroma que reconoció llego a ella cuando este lo hizo, probablemente invocado con magia para que pudiese identificarlo. Soló lo había olido una vez peor fue durante el tiempo suficiente para grabarlo en la memoria, especialmente por ser suave y relajante no sofocando su olfato. La postura de Samika se relajo un poco, pero no por ello su expresión confundida se fe.

¿Aquel era Cain, entonces? ¿Como era posible? Su figura borrosa enorme y deforme no congeniaba con la que recordaba del brujo. ¿Le habría ocurrido algo? ¿Era su dominio tal vez? No es como si supiera el dominio exacto de este al fin de cuentas.

-CaiN...- su voz debió sonar como un susurro de confirmación mas que otra cosa pues se sentía aun confundida. Le dejó acercarse y tomar su mano, no entendiendo lo que haría pero estando ya ahora si lo bastante cerca para que la borrosa y monstruosa forma cobrara algo mas de sentido. Bajo aquella mole, se podía definir un poco mejor los rasgos de Cain, su pelo rubio y su parche.

Imaginó que debía estar hablando con Eriel, y aunque era frustrante no saber lo que decía no dijo nada hasta que sintió sobre su mano un dedo EN movimiento. Confundida bajo la vista al notar como a través del tacto formaba unas palabras, igual que si su mano fuerzo un lienzo y el dedo de Cain el pincel. El alivio que sintió fue enorme, no solo porque iba a ayudarle sino porque existiera una forma de entender lo que le decía aunque fuese tan fastidiosa de realizar para otros. Asintió ligeramente con la cabeza, mordiéndose el labio inferior ansiosa por recuperar de nuevo su capacidad de oír.

Sus ojos ciegos se posaron sobre la figura algo mas nítida de Cain y esperó. No sintió nada, ningún cosquilleo reconocible de cuando una magia era echada sobre ella y producía algún tipo de efecto, nada. Impaciente cambio su peso de una pierna a otra. ¿Por que estaba tardándo tanto? << No, no, no...debe ser algún tipo de hechizo avanzado que ni siquiera el conoce o algo así...>> la impaciencia por ver que su audición no volvía a pesar de los intentos de Cain que duraron varios minutos aumento su ansiedad.

-¿QuE...PasA? - pregunto con un voz llena de ansiedad y miedo, algo mas histérica si eso era posible. Si ni este capaz de quitarle aquello, mucho menos podrían sus amigos, que llevaban mucho menos tiempo en la ciudad y tenían menos experiencia con hechizos. Tuvo que contener las ganas de llorar como un niña de nuevo con todas sus fuerzas. Su garganta empezaba a cerrarse, impidiéndole respirar con normalidad. Inquietantes pensamientos de que no habría contra-hechizo para lo que estaba pasando inundaron como un virus sus pensamientos llenándolos con el mas profundo terror.

La posibilidad de quedarse sorda para siempre, sin poder hacer nada para contrarrestarlo dibujaba un futuro que la evaki no quería tan siquiera pensar, pero que aun así su mente le forzó a visualizar con inquina. Bajo la cabeza, presa de unos temblores incontrolable e inconscientes, ni siquiera la mano de Cain escribiendo sobre la suya que buscarían a un curandero le tranquilizó en lo mas mínimo en aquellos momentos. La bocanadas de aires que salia por su boca resonaban angustiosas y aunque ni siquiera podía oírlo, podía sentir a su corazón chocando fuerte y rápido contra su caja torácica.

-No...qUieRO, qUEDarme Asi...No qUIEro...nO quieRO. ¡NO QUIERO!- aun sin oírse podía sentir sus cuerdas vocales resonando, mas fuerte, como si su voz errática empezaran  alzarse consumida con la ansiedad y los temblores incontrolables. Se sentía tan patética e inútil en esos momentos, montando un espectáculo frente a dos personas que no la conocían demasiado; temblorosa, medio gritando con voz rota y con las lagrimas incontrolables deslizándose por sus mejillas sin ser capaz de frenarlas. Si visión y ahora su audición ¿que mas podía perder?. Quería ser fuerte y no rendirse sin buscar mas opciones y posibilidades pero no estaba siendo fácil en pleno ataque de ansiedad y pánico.

Su boca se lleno del sabor de la sangre, un sabor conocido y extraño a la vez la saco momentáneamente del trance. Confundida, deslizó su lengua sobre su labio inferior, el punzante dolor la recorrió por un instante. Sus colmillos habían atravesado la final piel de sus labios hasta provocar el sangrado. Doloroso. Sensible. El contacto de la mano de Cain sobre la suya tomo fuerza de nuevo y con una mezcla de ansiedad y terror agarro con fuerza la mano de este, cabizbaja. Su sentido del tacto seguía ahí transmitiéndole sensaciones, el único al que ahora podía anclarse cual guía, que le daba forma a su entorno y permitía que aun pudiera comunicarse.

Letras de nuevo fueron escritas sobre su mano y asintió sin dudarlo, buscando limpiarse su rostro bañado en lagrimas con la mano libre, sin soltar a Cain.

-EsTa...Bien...Yo iré TamBien con UsteDEs, NO hay MuchO mAS que Pueda...HaCEr...y sieENTO esTO- añadió señalando que lo andaba agarrando, aunque entendería si la soltaba. No sabía que quería hacer alli el brujo o si eso le ayudaría de alguna forma, pero tal vez alguien del consejo supiera alguna forma de lidiar con lo suyo o supiera simplemente que ocurría. No olvidaba lo que había dicho antes sobre aquella torre y aunque eso en su mente había tomado un segundo plano en cuanto a sus prioridades, por el momento decidió intentar centrarse en ello. Necesitaba centrarse en algo diferente pues los temblores continuaban y sus esfuerzos por mantener la compostura estaban llevándose buena parte de su energía.

Si seguía pensando en su audición y en su perdida, sentía que caería derrotada por ella misma.

Sigue en Inmediaciones del castillo


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Spoiler:
Rua habla =  #9932CC
Rua piensa = #CD5C5C
Dédalo piensa = #FFFAFA

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 44 de 44.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 23 ... 42, 43, 44

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.