Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Callejones sin Salida
por Cuervo Hoy a las 10:55 pm

» El Cuchitril
por Giniroryu Hoy a las 07:13 pm

» Faro
por Bellota Ayer a las 12:22 pm

» Torreón Letargo
por Muffie Ayer a las 01:53 am

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Yber 10/12/17, 09:58 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 2 Invitados

Zarket

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 36030 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Barrio de los Callejones sin Salida

Ir a la página : Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 22 ... 39  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 6 de 39.]

1 Barrio de los Callejones sin Salida el 03/08/11, 12:53 am

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

En el lado más céntrico queda aún parte de este laberíntico montón de edificaciones sin orden aparente. Perderse es tan fácil como encontrarse alguna criatura hambrienta.


Lala


- No me mires - le grito a la nada.
Empiezo a oir sonidos de mandíbulas y me agarro a la cuerda como si fuera la única cosa en el mundo. Estoy muy dolorida del golpe pero consigo salir a la superficie de nuevo.

Cain


Las ''cosas'' tienen alas zumbantes y el tamaño de un chihuahua, además de patas peludas, muchas patitas peludas. En cuanto Abi habla echan a volar en un torbellino de zumbidos y chasquidos de mandíbulas, envolviendo a la chica. Pronto de Abi no se ve más que una nube de insectos.

alpeca


Abi consigue salir del pozo, pero...
-¡Abi!
Está envuelta en insectos. cojo la espada por la empuñadura y hago movimientos bruscos para espantar a los bichejos.
-¡Fuera! ¡Fuera he dicho! Maldita sea, largaos de una vez!

Lala


Saco la espada y giro con ella llevándome a varios por delante. Cuando consigo ver algo, chillo.
- Aníbal , ¿qué...? - pero sigo aporreándolos hasta quitarmelos de encima - qué asco..
Sigo dando golpes, exterminándolos.

alpeca


Me aparto un poco de Abi para evitar que me golpee por accidente. Algunos bichos se alejan lo suficiente de ella para que yo los raje con la espada. Alguno se me acerca, pero le golpeo con el escudo para hacerle retroceder.
-Puaj...

Lala

avatar
- ¿Por qué ésta ciudad no respeta la higiene? - digo mientras termino por acuchillar a uno.
Terminamos por cargarnos todos y yo me froto la cara con la mano libre.
- Cojamos las cestas y vayámonos ya, hoy he tenido suficiente - le digo mientras hecho a correr.


_________________________________________



Even in darkness there is always light

alpeca

avatar
Asiento y la sigo. Cogemos una cesta cada uno y termino de llenar la mía con parte del contenido de la tercera. Una vez con las cestas, corremos de vuelta a las ruinas.
(SIGUE EN LAS RUINAS DE MARGALAR)

Lala

avatar
Le sigo, tan rápida como puedo y sin mirar atrás.

(SIGUE EN LAS RUINAS DEL MARGALAR)


_________________________________________



Even in darkness there is always light

Cain

avatar
Pero los insectos no eran solo de adorno, ni solo para molestar. Ya habían empezado a digerirles, por lo que ambos estaban cubiertos de una sustancia pegajosa y corrosiva que iba deshaciendo sus ropas, y poco a poco también su piel.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

Chrystal

avatar
Habia salido de esas horrorosas mazmorras y me encontraba corriendo rápidamente, intentando huir de este lugar al que había llegado, pare un momento al reconocer la misma calle que pase hara unos veinte minutos y mire a mi alrededor. Recordaba todos los edificios que se levantaban ante mí, esto era como un laberinto sin salida pero aún así estaba decidida a salir de aquí y descubrir por qué ese extraño joven de aspecto tembloroso me ha traido aquí y me ha hecho firmar ese contrato; aunque la verdad era yo quien había accedido cansada de estar siempre sola...
Respier hondo e intente tranquilizar los latidos de mi corazón, si estaba nerviosa debía de tranquilizarme y pensar con la cabeza fría.
- Piensa Belén... ¿Cómo podría salir de este laberinto de calles?-digo en mi lengua natal el español.
Sigo mirando mi alrededor pensando en soluciones a mis preguntas pero no hayo nada más que casas y podría jurar que más alla se puede ver que toda la ciudad o casí toda se encuentra en ruinas, suspiro un poco y empiezo a caminar otra vez con los sentidos bien atentos al minimo ruido.

Salokin


Estoy cansado cuando llego al sitio donde se supone que dejan las cestas... Aunque si no fuera por el entrenamiento lo más probable es que hubiera muerto ya de cansancio y de hambre...
Justo cuando creo que estoy llegando me encuentro con un callejón sin salida... No es el primero, al parecer esta zona esta bastante mal construida...

"Mierda! Con el hambre que tengo y lo peligroso que es estar fuera a estas horas... Me va a matar algo como no me de prisa..."

Doy la vuelta y me paro un momento a pensar... No puede ser que sea tan dificil encontrar el camino... si la gente coge la comida de aquí habrán tenido que marcar bien el camino para encontrarlo facilmente... Si no, sería casi imposible hacerlo cada vez...

Empiezo a pensar donde pondría yo las marcas... la zona esta plagada de casas y sólo se me ocurren dos sitios lo suficientemente buenos, o el suelo o las casas. Después de mirar las baldosas por donde he venido solo encuentro algunas marcadas con runas que parecen peligrosas...

"Menos mal que me he fijado... si no podría haberla cagado pero bien... bueno, parece que en el suelo no hay nada asi que a ver en las casas..."

Cuando miro en las casas no parece haber nada en las paredes pero al acercarme con cuidado a las puertas veo que estan marcadas. "Por aquí a lo mejor llego... vamos a ver"
Me voy acercando a una pequeña plaza donde veo unas cestas, todo parece despejado pero me acerco con cuidad por si acaso...

He llegado al sitio donde están las cestas y me encuentro con montones de ellas en diferentes estados de descomposición. Cojo la que parece más entera y como algo antes de irme.

Cuando me doy la vuelta para volver por donde he venido veo unas sombras moviendose en uno de los callejones. No parecen amigables y a pesar de que he ido silenciosamente me han detectado asi que deben ser depredadores...

No se que son, no puedo verles y además estoy solo y ellos parecen bastantes así que empiezo con el plan de huida que tenía preparado, lo malo es que lo tenía pensado para huir rápido si me encontraba alguno nada más salir no tan lejos del torreón... Habrá que improvisar... Después de varios días practicando el hechizo de levitación ya consigo mantenerme en el aire aunque con bastante esfuerzo asi que tengo que tener cuidado para no cagarla...

Uso el hechizo y me coloco rapidamente en el tejado de una casa que parece ser capaz de aguantar mi peso. No se si esos bichos me pueden seguir hasta aqui, el caso es que ya sea que me detecten por el olor, el calor o la vista esto les distraera lo suficiente... Cojo el escudo y lo despliego delante de mi para taparme. Es de un color oscuro lo que me mantiene oculto entre las sombras. Abro el agujero y coloco la ballesta, la cargo con un cargador de fuego y lo disparo entero hacia las cestas. Que entre la comida, la putrefacción y las cestas arde bastante... Con la oscuridad y la cobertura veo bastante improbable que hayan visto los disparos así que con el fuego y el humo no creo que puedan verme ni olerme y si es por calor o algo así creo que también se acercarán al fuego...

Lo unico que me preocupa ahora es que me puedan seguir por el oido y que hayan oido como disparaba... Para liarles un poco cojo algunos trozos de madera del tejado y los tiro al suelo desde arriba. No creo que sea muy útil como distracción, pero es mejor que nada...

Mientras tanto salgo de allí lo más rápido que puedo sin volver la vista atras...

Continua en Maciel

Jack

avatar
Al fin llego a una zona de edificios aún en pie, pero parece como si alguien los hubiese construido en algún lugar lejano y después los hubiese clavado sin orden alguno en el suelo. Alerta, camino por las calles, mirando las esquinas con cautela. Huelo vida por doquier, pero no puedo alimentarme de presas pequeñas, necesito algo de mediano tamaño. Sigo andando y de pronto escucho un chasquido en el suelo que esquivo al momento, para después mirar y ver un pozo que acaba de aparecer donde estaba mi pie. <<Así que hay trampas...Iré mejor por los tejados>> Me encaro con un edificio de piedra gris y miro receloso hacia arriba, para a continuación dar un salto con carrerilla y empiezo a trepar de ventana en ventana hacia el tejado. Pero en la subida algunos trozos de pared se precipitan al vacío y resbalo hasta un alféizar temblequeante. Presto, entro en el edificio y me alejo de la ventana, que pronto se agrieta y cae también. Giro sobre mí mismo para mirar el interior de este lugar pero todo empieza a temblar.
-No...no...
Una serie de grandes temblores sacude toda la estructura de piedra, agrietándose las paredes a más no poder. Apenas me da tiempo a saltar por el agujero de la ventana, pues la planta de encima comienza a derrumbarse y yo al contrario bajo casi volando por las escaleras, perseguido por la mole de piedra. Consigo ponerme a salvo tras saltar el último escalón y me alejo por el oscuro túnel, para después contemplar cómo los cimientos del edificio se desploman a unos metros a mi espalda, tapando la salida excepto un resquicio de luz.
Cuando todo el polvo del derrumbe se calma, inspiro y un olor dulce y muy cercano me embarga, pero es demasiado dulce y cercano. <<¿Quién habrá aquí?>>
-Maldita sea...-digo casi siseando.
Y un gruñido me responde a la par que unos ojos amarillos iluminan la negrura del túnel en el que estoy. Intento descifrar qué criatura es, pero sin resultado. <<Espero que no sea alguno de los transformados...>> Escucho cómo resuella y cómo patalea el suelo de piedra con una especie de pezuñas, que viajan por el túnel a causa del eco. <<Como siga haciendo ruido, se va a llenar esto de bestias...>> Me pongo en posición ofensiva, flexionando piernas y brazos y mirando a los ojos a la criatura. La escucho avanzar hacia mí y de pronto aumenta el ritmo, lanzándose de cabeza contra mí. Lo esquivo sin mucho esfuerzo haciendo un quiebro a la derecha y observo a la criatura: tiene cuerpo de león pero las patas traseras acaban en pezuñas y tiene una especie de cuernos de toro en la cabeza. <<Pero tiene un buen tamaño>> Frena en seco y ladea la cabeza, mirándome mientras gruñe. Pero esta vez no me embiste, sino que se me acerca, moviendo la cabeza con sus amenazadores cuernos. Si me embistiese con éxito, los cuernos perfectamente me destrozarían pulmones y corazón... Y tengo sed, es muy grande y huele bastante bien. Y tiene una buena piel...Ya no importa que pueda o no ser uno de mis amigos o compañeros, solo importa mi sed, su sangre, su piel y huesos y su sangre. Su sangre. Cuando está a punto de arremeter su cornamenta contra mí, salto hacia la derecha y luego embisto a la criatura por su flanco, con las manos por delante, estampándola en la pared con fuerza. Se debate furiosa y consigue zafarse, pero yo ya estoy donde quería: encima, agarrando sus cuernos. Gruñe o muge, no sabría decirlo, mientras muevo con ferocidad su cornamenta, hacia atrás y los lados, sin parar, mientras clavo mis colmillos en un lateral de su cuello, justo donde el olor es mayor y más cálido. La sensación que me inunda mientras bebo su sangre es bestial, está deliciosa y a cada segundo que pasa siento como si recuperase energías, pero mucho más que con un colaespina. La criatura intenta sostenerse en pie mientras yo sigo tomando su vida con mis colmillos, aunque debido a mi ansia, la sangre sobrante se me escurre por el cuello y por el kimono, así como por el brazo izquierdo, ya que estoy ladeado. Cuando al fin dobla sus patas y cae al suelo, yo suelto a mi presa y me relamo los colmillos con una sonrisa, mientras me miro. <<Lleno de sangre...Quién me vea...Pero si escurro la piel de lobo y el kimono, algo de sangre tendré>> Lo malo es que no puedo salir del túnel con la criatura a cuestas, así que le dedico una última mirada y decido cortar sus cuernos con mi espada. Después los lanzo por el resquicio de luz a la superficie y, en forma de humo, vuelvo a salir. Humano, o lo que sea, de nuevo, pongo los cuernos en mi cinturón y sigo caminando, siempre alerta, por el barrio, en dirección a un olor salino...Quiero ver el mar, ya que antes solo salté del faro y huí...
(Continúa en los Acantilados)


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

Tak

avatar
GM
Llegamos todos juntos al barrio extraño donde se dejaban las cestas. Por aquí cerca estaban los otros chicos, los que llegaron al torreón aquel día. Es un lugar muy laberíntico, pero mientras podamos ascender en el aire podremos encontrar la salida fácilmente. Me adentro en las primeras calles, curioseando. Donde cae la comida es posible que haya algún compañero buscando las cestas, tal vez alguien del torreón que resultó dañado... No sabía qué buscaba, pero si podía encontrar a alguien ya era suficiente.
Las calles están extrañamente tranquilas. Tal vez después de toda una noche de Luna las criaturas estén agotadas... La Luna debe de ser un día importante aquí, tal vez hagan celebraciones. Me gustaría saber un poco más de esta ciudad, pero no sé cómo. De momento, la biblioteca es la clave, pero hay demasiados libros, tardaría un montón en contrar todo lo que quisiera saber para saciar mi curiosidad. Inmerso en mis pensamientos no me doy cuenta de un bulto que hay en uno de los callejones. Una criatura híbrida, entre león, toro... y con pezuñas. Está allí muerta, en una pose extraña. Me acerco con curiosidad a examinarla. Las moscas empezaban a poner sus huevos encima de la bestia, y la sobrevolaban constantemente, de forma inquieta. Exhibo una mueca de asco y deseo alejarme de allí. Sin embargo... Los demás están a mi lado, y eso me frena. Tal vez ni siquiera funcione, pero tengo que intentarlo para salir de dudas. Me acerco más al animal, con cautela. Arrugo la nariz al llegar hasta él. Parece reciente, todavía no está en putrefacción. Sin embargo, es asqueroso. No puedo saber qué lo mató, pero ahora no importa. Acerco la mano a la barbilla de la bestia, húmeda por sus babas ya frías. Sus ojos están abiertos, vacíos de expresión, y me mira sin mirarme.
¿Cómo se supone que se posee un muerto? Ni siquiera sé si puedo hacerlo, ¿por qué lo estoy intentando? Giro la cabeza del animal y después la suelto. Me pongo encima del extraño animal y apoyo los pies descalzos en él. Si yo estoy confuso, los que me acompañan deben estarlo más. Esa bestia, vacía, su mirada muerta. Es ahora un objeto inerte, cosa que antes no era. Y ahora debería darle vida, si soy un fuego fatuo. Insuflar vida... llama, el alma. Cierro los ojos y fluyo hacia ese cuerpo abandonado. Si eso no funciona seguiré teniendo dudas. Nada parece cambiar, y eso me frustra. Abro los ojos para dejar de lado mis intentos, pero cuando lo hago, mi mirada parte desde el suelo, no de pie sobre la bestia. Muevo mi mano derecha, pero no la veo, algo debajo de mi barriga trata de moverse. Parpadeo sorprendido, tomando conciencia de mi nuevo cuerpo. Arrastro las patas a una posición más cómoda, que tiemblan al moverse, avanzando a trompicones. Me pongo en pie doblando primero las patas delanteras. El cuerpo tiembla, como quejándose por volver a la vida, por hacer algo que ya no debería volver a hacer más. Está frío, agarrotado, se mueve con dificultad. Al lograr ponerlo a cuatro patas miro a mis compañeros, avanzo alejándome de ellos. Necesito encontrar agua, cristal, metal... Avanzo un poco más rapido, lo más que puede ese cuerpo muerto, y termino por encontrar un charco límpido que refleja el cielo. Mis compañeros ya se han perdido de vista, pero no pienso en ello y me asomo para mirarme. Lo que veo es la misma cara muerta que había visto antes, pero esta vez diferente, con un brillo azulado en sus ojos. Es como ver a través de mis llamas... ni siquiera debo de estar usando los ojos de la bestia. Realmente no entiendo qué es lo que acabo de hacer, ni cómo. Pero ahora ya sé cómo averiguarlo. Soy un fuego fatuo, muy probablemente. Necesito volver a la biblioteca a averiguar más.
Regreso por donde, para reunirme con mis amigos, pero me doy cuenta de que no hace falta que siga poseyendo a ese animal. Tal vez debería dejarlo descansar en paz. Me estremezco al recordar el estado en que se encontraba el cadáver, deseo salir de allí de inmediato. Una vocecilla maliciosa empieza a hacerme pensar en el futuro, en cadáveres en mucho peor estado, pero sacudo la cabeza. ¿Realmente necesito esto? Pero estando aquí mis llamas no se apagan, mi punto débil, me siento más débil y más fuerte al mismo tiempo. Al fin y al cabo, esa es mi naturaleza.
Trato de abandonar el cuerpo tal y como entré, tratando de separarme. Pero no sé cómo se hace. Antes fluí, dejé que mi fuego se extendiese por el cadáver. Ahora debo hacer lo contrario, fluir hacia el exterior, hacerme sólido, yo mismo de nuevo. Después de varios intentos lo logro, a tiempo para escuchar las voces de mis amigos muy cerca de allí. Me alejo del animal muerto lo más rápido posible, sin mirar atrás. Para mí ha sido una experiencia nueva, extraña. Pero tal vez para ellos sea demasiado repugnante. Los alcanzo, con semblante serio y cabizbajo.
-Lo siento... lo siento -no sé si pido perdón por irme de repente o por lo que acababa de hacer-. Yo... no... Lo sé, es repugnante.

Leonart

avatar
Nia se acerca a Gael, extremadamente sorprendida. Con los ojos muy abiertos comprobó como habia controlado ese cuerpo como si fuera una marioneta. Daba algo de miedo, pero Nia lo miró con otros ojos.
-No es repugnante...¡ES MUY CHULO!-le dijo energicamente mientras flotaba al aire, alrededor de Gael.-¿Como lo has hecho? ¿Sabes si puedes hacer otras cosas parecidas?-Nia hizo un aluvión de preguntas al chico. Al principio le costaba entenderlo, pero la ciudad les habia vuelto muy poderosos. Gael no habia quedado atras. Nia se imaginó como el chico descendia al fondo marino y pasaba a controlar a todos los cadaveres del fondo del mar. Nia sonrio, era una idea atractivamente maligna pensó, en broma.


_________________________________________

TFW le pones dos velas a la Virgen pa que os saque de aquí pero a un ingrato le da por ser ateo
Spoiler:

Lupin

avatar
Yo también me acerco a Gael, sorprendida. Parece ser que tiene la capacidad de poseer cadáveres... ¡Qué interesante! Eso le abre un mundo de posibilidades que no podía ni imaginarse.

-¡Vaya, Gael! -exclamo con sincera admiración-. ¿Tú te has dado cuenta de cuántas cosas puedes hacer con este poder? Para empezar, no hay elemento que se pudiera resistir a por donde pases. Siempre que encuentres cadáveres, claro.

Salokin


Me quedo sorprendido... Es impresionante lo que la Luna ha hecho con nosotros... Ni siquiera pude reconocer a mis compañeros de torreón la primera vez que les vi... Gael es genial, si puede hacer esas cosas seguro que puede hacer muchas mas, ese poder es increible... A Adara le han salido alas y y se le ha oscurecido mucho la piel... Y bueno... por las alas ya no le cabe la camiseta asi que... "Son enoooooormeeees" Me alegra saber que mi amigo no se ha muerto por culpa de la Luna...

-Como mola Gael! Que más cosas puedes hacer? A mi me dijeron que soy un brujo de cobre, pero no se que es eso...-me pongo a pensar...- Podríamos ir a la biblioteca... a lo mejor hay algo interesante allí...

Mientras espero su respuesta intento apartar la vista de Adara antes de que se enfade conmigo. Miro a Nia, que esta hablando con Gael, le han crecido tentáculos y no puede andar asi que va medio levitando sobre el suelo. "Espero que no se nos acabe la magia por el camino..."

Tak

avatar
GM
Para mi sorpresa, nadie está asqueado ni asustado. Al contrario, a todos les parece un poder interesante y útil. Les sonrío ya con más tranquilidad, agradecido por su aceptación. Si los demás no lo ven monstruoso, yo tampoco lo haré. Al fin y al cabo es parte de mí. Mis llamas se intensifican debido al calor que siento por dentro, por tener más claro lo que soy y lo que puedo hacer, porque a mis compañeros no les importa. Pero ese calor también proviene de mi intranquilidad, mi nerviosismo, del no saber qué pasará ahora con todos nosotros. Aparto esos pensamientos cuando los demás me hablan. Prefiero no mantenerlos a flote.
-No sé qué más puedo hacer... -confieso cohibido-, pero si soy lo que creo, es posible que pueda controlar a más de un... cadáver a la vez.
Nikolas nos cuenta que es un brujo del cobre y menciona la biblioteca. Justamente yo también iba a decir que consultar más libros sería mi próximo paso.
-Sí, iremos a la biblioteca, pero será mejor que lo hagamos mañana, ¿no? -Empieza a oscurecer, llevamos despiertos demasiado tiempo, y la biblioteca está al lado de Letargo-. ¿Qué os parece si nos vamos al torreón y mañana... -bostezo- vamos a la biblioteca todos juntos?
Todos parecen estar de acuerdo. El cansacio empieza a afectarnos a todos, y hemos recorrido la ciudad en todas direcciones esta noche. Estamos para el arrastre tras todas las emociones que hemos vivido en el último día. Nos ponemos en marcha y salimos del barrio volviendo sobre nuestros pasos. Después retomamos los caminos más conocidos, y Nia y Adara van a mi lado por el aire, y Nikolas por el suelo.

(Continúa en Torreón Letargo).

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 6 de 39.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 22 ... 39  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.