Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Tak Hoy a las 01:51 am

» Faro
por Bellota Ayer a las 11:29 am

» Torreón Maciel
por Zarket Ayer a las 12:03 am

» Acantilados
por Bellota 16/10/17, 12:02 pm

» Trama
por Giniroryu 16/10/17, 03:01 am

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 2 Invitados

Tak

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35820 mensajes en 683 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

El Río

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 20, 21, 22, 23  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 21 de 23.]

1 El Río el 03/08/11, 12:55 am

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Bajando de las montañas, serpentea por la zona sur de la ciudad, pasando entre ambos torreones. Varios puentes de mármol negro situados a lo largo del cauce lo cruzan.


241 Re: El Río el 13/12/14, 02:27 pm

Merodeador


Al final por sugerencia de Lemus decidieron volver al torreón. Ergot no puso queja alguna, suficiente había tenido con haber estado a punto de convertirse en el canapé de media tarde de un pez poco agraciado. Y ya para añadir a su lista de decepciones, estaba Hal, a pesar del grito ahogado de guerra que había lanzado el Carabés, este no había atacado cuando apareció la criatura así que Ergot se quedó con las ganas de verlo actuar.

En todo caso se marcharon bastante rápido. Durante todo el camino de regreso viajó abrazado al cuello de Emmit, fue mientras volvían cuando Samika le pregunto sobre lo que pretendía hacer metiendo la cabeza en ese río asqueroso. El repoblador le contesto con los ojos cerrados y el rostro escondido en el cuello de Emmit:

-Buscaba algo que se pareciese a mí, una planta, un vegetal,… buscaba una alga. Algo de la diosa, algo que no esté en una cesta y que viva en esta ciudad por sus propios medios.- No dijo nada más.

Sigue en: Torreón Maciel

242 Re: El Río el 13/12/14, 06:28 pm

Shiogen


Al parecer Ergot no encontró lo que esperaba en el agua, por lo que sus ánimos estaban un poco bajos, el Repoblador se acomodo en su sitio habitual a espaldas del joven.

La cuando se reunió con sus compañeros, se entero de que de haberse demorado unos segundos más Ergot se habría transformado en comido de un monstruoso pez, conocido este dato, Emmit fue uno de los que apoyo la idea de Samika de regresar de manera fervorosa.

En el camino Samika le pregunto a Ergot que esperaba encontrar, por lo que Emmit descubrió la ansias de su amigo por dar con una planta.

-No te preocupes Ergot, en este mundo deben de existir plantas, de lo contrario en esas cestas no habrían vegetales, ni frutas. Tarde o temprano encontraremos alguna planta y podremos construir un jardín el en torreón- agrego el joven tratando de animar a su preocupado compañero.

El Repoblador no contesto, por lo que siguieron el camino en silencio.

Sigue en Torreón Maciel

243 Re: El Río el 17/12/15, 05:47 pm

Jack


Recordaba más o menos cómo ir, pero de vez en cuando echaba a volar por si tenían que corregir, cosa que tuvieron que hacer en varias ocasiones, pues una cosa era saber la dirección de un punto a otro y otra lidiar con tantas calles intrincadas y en ruinas, o plazas con edificios raros, o callejones sin salida o que te devolvían al mismo sitio. No habló por el camino e intentó no hacer ruido alguno. Pero acabaron llegando al río sin mayores problemas que el ocasional camino mal escogido... Y por fin pudo ver qué era lo negro que lo cruzaba que le había llamado la atención pero que no había considerado importante: puentes. Puentes de algo que parecía mármol... y negro. <<Ya podía ser más colorido... aunque le pega a los edificios en ruinas... ¿Pero para qué necesitas un puente si tienes magia? Me parece a mí que los dioses de esos fanáticos no son tan genuinos como dicen>> pensó divertida.

—Haced lo que os salga. Yo voy a asomarme al puente.

Tenía sus razones para dirigirse a la estructura: ver mejor el río. Desde arriba sería mucho mejor... y estaba más protegida de cualquier cosa que pudiera acercarse al lugar. Además, podría ver si era profundo o si había algo, ya fueran peces o depredadores... Pero le llamaba la atención también haber visto más de un puente desde el aire. Quizá sí que fuera profundo... O también que no fuera buena idea meterse. A saber la de criaturas salvajes o mágicas que podrían vivir ahí después de lo que habían visto... <<A saber. Ahí abajo no vería ni a un fanático ahogándose y pegando gritos como un loco de lo turbia que está. Vaya, ahí se va a meter a pescar quien yo me sé. Si tuviera una cuerda podría atar a un blandito y usarlo de caña>>

—Entonces qué, ¿vais a pescar o a buscar arbolitos con frutitas? —les interpeló desde el puente, burlona. Realmente estaba enfadada.

244 Re: El Río el 18/12/15, 05:27 pm

Naeryan


Sox contemplaba con curiosidad las evoluciones de Sinceridad por el aire. En Carabás todo lo que se elevaba lo hacía por levitación, y aunque aquellas alas debían gastar más energía el rubio no podía más que admirar aquella eficacia salida de la naturaleza, no de magia ni de técnica.

No se encontraron con ningún habitante por el camino. Ningún transeúnte, ningún vehículo. Aquella ciudad parecía apocalíptica, y sintió un cosquilleo de inquietud en la nuca al recordar supersticiones viejas sobre no-muertos surgiendo en lugares de enfermedad o masacre. Condiciones idóneas para la magia de aquel calibre. Leyendas urbanas de secuestros para recrear dichas condiciones.

"Basta", se cortó a sí mismo con severidad. "Nos habrían encerrado en unas instalaciones, no abandonado en una ciudad enorme."

Era aquel lugar, se dijo. Inducía a pensamientos siniestros.

El río, por contra, parecía notablemente normal aparte del aspecto sobrio del puente y la turbidez del agua. Pero no había filtros en aquel lugar: Sox tampoco habría esperado nada mejor. Asintió ante la indicación de Sinceridad y él mismo se separó un poco del grupo para inspeccionar la zona.
—Si tienes una idea mejor para encontrar comida, dila —interpeló de vuelta en voz alta cuando la roquense volvió a hablarles desde el puente.

Él no tenía ni idea de pescar y por tanto no iba a perder el tiempo. Por otra parte, buscar frutos o bayas tampoco serviría de mucho, incluso si consultaba a los que habían dicho ser nómadas. Solo sabrían reconocer alimentos de su mundo.

A menos que...

Zigzagueó hasta dar con los nublinos.
—¿Sabriais reconocer algo comestible de este lugar?

245 Re: El Río el 20/12/15, 06:22 pm

Merodeador


Mónica se levantó del suelo, aceptando su mano y riendo sin llegar a responder a lo de las “piranias”. Por lo que Nadja comenzó a sospechar que el río estaría repleto de ellas, y que si no tenía cuidado alguien la empujaría y caería y se la comerían antes de que pudiese escapar.

Acepto los zapatos que le extendió y devolvió Mónica encantada, poniéndoselos enseguida. Y agarrada a ella salieron de las mazmorras.

La ciudad de Rocavarancolia a la luz del día no mejoraba en absoluto, excepto porque ahora los baches y obstáculos eran mucho mas visibles, pero en todo caso seguía siendo muy fea para los gustos de Nad. Y parece ser que para los de Mónica también porque mascullo algo así como “esto está hecho mierda”, Nadzieja refreno su impulso de ir corriendo al lado del Duque a decirle que Mónica había dicho una palabra fea. Pero el resto del camino la española se quedó igual de callada que la belga. Rocavarancolia era una ruinosa ciudad que carecía de sentido, todos sus rincones eran aterradores y todas sus paredes parecían estar escondiendo a un monstruo tras ellas, sus ventanas y puertas prometían escalofriantes destinos para los que se acercasen a ellas.

Nadja Y Mónica fueron una de las primeras en alcanzar el rio a pesar del tembleque constante de la primera y de su inestabilidad al andar por el desnivelado pavimento con aquellos zapatos del chino. Seguramente se debía a que intentaba andar lo más rápido que podía para terminar de una vez con aquella excursión y volver a casa.

Cuando llegaron la primera impresión de la belga fue “Aquí no hay patos.” Y más tarde fue “y tampoco peces, eso seguro.” El rio tenía un aspecto de todo menos saludable y limpio. Por lo que Nad se paró de el a una distancia prudencial de este, se sentó en el suelo arrastrando en su bajada a la chica de la corona, para descansar y quitarse los zapatos. Escucho las conversaciones que surgían a su alrededor y viendo que aquí no parecía que fuesen a hacer nada y que ahora se preocupaban no tanto por estar secuestrados y en un lugar desconocido sino por buscar comida, la pequeña supuso que eso ya estaba solucionado. miro a su acompañante y pregunto:

-Después de comer, ¿volvemos a casa verdad?-

246 Re: El Río el 20/12/15, 06:42 pm

Bellota

avatar
Una vez la pequeña despertó comenzaron a caminar hacia el río, Zana tambaleándose debido a los zapatos. “Pero al menos me los he quitado de encima. Y mira qué feliz parece” se dijo Mon, sonriendo. Sin embargo no pudo mantener mucho la sonrisa. Al ver mejor la ciudad comenzó a poner muecas sin darse cuenta, y masculló lo que pensaba acerca del sitio, aunque el resto del camino lo hizo en silencio.

Al menos hasta que llegaron al río más asqueroso que Mónica había visto jamás.

-Jooooder. El Manzanares en comparación es un diáfano manantial puro, limpio y bello. Qué asco- arrugó el gesto mientras murmuraba para sí. –Fijo que eso es radiactivo. Ahí no meto un pie ni aunque me maten.

Agradeció el que Nad se sentara relativamente lejos de esa orilla mugrosa y se sentó junto a ella.

-¿Comer?- sonrió mientras el estómago le hacía un gorgoteo… más del asco que le daba ese lugar que de hambre. –No sé si encontraremos comida ahora- justo en ese momento escuchó el diálogo entre Vampy y Sinceridad, de modo que les señaló con la cabeza. –Y sospecho que ellos tampoco lo creen.

"Aunque ahora mismo eso me da un poco igual, porque lo único de lo que me entran ganas en este lugar es de vomitar". Se llevó las manos a la cabeza, frotándose la frente con gesto de cansancio, y suspiró.

-Vaya lugar más… repugnante. Cuando Doce Punto me habló de él…- reflexionó un momento. –Vale, no le pregunté sobre el nivel de porquería que podría encontrar. Fallo mío. Espero que encontremos un lugar donde refugiarnos mejor que en el que estamos ahora, sinceramente, al menos si vamos a pasar aquí tanto tiempo como dicen los grises…- Mon se tapó la boca de golpe, abriendo mucho los ojos y mirando a Nad.

Mierda, ella aún no lo sabía” se dio una palmada con la mano en la frente. “Soy lo peor dando noticias malas, joder”.

Esbozó una sonrisa y le pasó por los hombros una mano consoladora, tratando de exagerar la realidad de lo que les habían contado. –Pero eso sí, después nos dijeron que podíamos volver a casa. ¿No es genial? ¡Y con poderes!

"Y tratando de sobrevivir en un entorno más hostil del que mi neceser de imprescindibles puede hacer frente... y no matarnos entre nosotros... y sin ver a nuestras familias... Apuf. Mejor no pienso en eso ahora mismo. Más tarde. Primero tendré que sobrevivir al día de hoy" miró al agua con aprensión. "Y espero que para sobrevivir no tenga que meterme ahí".

247 Re: El Río el 20/12/15, 10:03 pm

Dal

avatar
-Bah, no te preocupes - le comentó a Sox,- tengo reservas - dijo riéndose y señalándose la barriga.- Pero no durarán eternamente, así que vamos a buscar algo de comer - dijo.- A una mala podemos comernos a Sinceridad - comentó bromeando,- seguro que sabe a aeva. Es una broma ¿eh? - aclaró por si acaso.

Siguió al grupo hasta el río y en cuanto lo vio decidió que no iba a beber de aquel agua, parecía de todo menos potable.

-No tengo ni idea - respondió a la pregunta del carabés.- Sólo los elegidos pueden venir aquí, y aunque hay constancia de dioses que visitan Nubla no cuentan mucho. De todas formas no creo que los dioses nos vayan a dejar sin nada que comer durante meses, aunque no creo que en este río vaya a haber peces para pescarlos - dijo observando el agua.- Creo que sería mejor movernos y buscar en otro sitio - declaró bastante convencido.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

248 Re: El Río el 22/12/15, 01:17 am

Reifon

avatar
Salieron para seguir a Sinceridad hasta el río por el camino Barael bebió de la fuente en abundancia para saciarse y entretener su estómago. Al llegar allí quedo claro que la pescar en esas aguas no podía ser bueno, como mínimo si es que encontraban algo tendrían que ir a la fuente a limpiarlo o filtrar y hervir esa agua.

-Por desgracia dudo mucho que reconozcamos algo, como ha dicho mi hermano poco nos dicen de aquí pero tratándose de sobrevivir debe haber alguna manera de encontrar comida, solo tenemos que seguir buscando.

En una puesta de opiniones en común y una breve votación decidieron ir río arriba hacia las montañas, para tener una mejor visión de todo el terreno. Además ir explorando no era mala idea, quizás encontrarían otra fuente o un lugar mejor para resguardarse.

249 Re: El Río el 23/12/15, 01:31 am

Jack

avatar
Sinceridad golpeó la barandilla con el dorso del puño oír la respuesta del Chamán. Luego se pasó la otra por la cara y la cresta. Estuvo a punto de mandarlo muy lejos o a algún agujero muy, muy profundo y lleno de excrementos. <<¿Qué tal esta idea? Le reventamos la cabeza a alguno de los inútiles y nos los comemos. Parecen sanos>> ¿Cómo esperaba que supiera qué hacer? A los Cazadores les enseñaban en un terreno y con unas criaturas conocidas, no los soltaban en un mun... en una ciudad desconocida y destrozada, ni los dejaban a su suerte. ¡Si al menos hubiera vegetación! No se iba a meter en un edificio abandonado a buscar posibles "herramientas" si podía evitarlo. ¿Y si algo vivía dentro? Sería una muerte segura. Mejor encontrar árboles cuanto antes y quedarse en espacios abiertos para poder huir con facilidad.

—Pues sí que tengo una idea mejor, visto que nadie sabe qué hacer: seguir moviéndonos. Que me siga quien quiera. Voy a esas montañas que vi antes.

Ni siquiera esos fanáticos que tanto decían saber sabían lo importante. Aprovechó que Chamán había hablado con ellos para soltar parte de su frustración:

—¿De qué os sirve tanta palabrería sobre esos dioses si os sueltan aquí y no tenéis ni idea de qué hay que hacer ni tan siquiera de qué podemos comer? Mucha fe depositáis en vuestros dioses si creéis que os van a alimentar. Y si lo hacen, seréis sus mascotas.

Ignoró por completo la breve conversación sobre el camino a tomar: ¿río arriba o río abajo? Estaba decidida a ir a las montañas así que emprendió el camino con rapidez. Tendrían que apretar el paso para seguirla, si es que la seguían, aunque sus ocasionales subidas y bajadas harían el seguimiento más sencillo... Pero eso tendría que acabar pronto. No tenía energía para estar todo el maldito día volando para buscar el camino. Tampoco pasaba nada por "perderse" un poco. Confiaba en su memoria así que nunca se perdería del todo. Le daba un poco igual, realmente. Cualquier cueva en las montañas se le antojaba mejor refugio que un edificio lleno de agujeros. Una gruta tenía sus ventajas <<A ver si alguno se despeña allá arriba>> aunque los demás quizá no coincidirían. Pero primero tenían que llegar...


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

250 Re: El Río el 23/12/15, 02:05 am

Naeryan

avatar
Medir el tiempo es difícil cuando no hay relojes. En algún momento de su caminata les llega una voz estridente que parece haber ovidado cómo cantar correctamente hace mucho. Nadie se molestaba en darles lecciones a los espantapájaros: había cosas mucho peores en Rocavarancolia que un desafino diario.

—¡Lenguas de calamar, sesos de estornino! ¡Casquería de demonio y pastelillos de sierpe! ¡Las mejores delicias para los niños elegidos!

Una bañera surca los cielos, no en dirección a las montañas sino hacia el corazón de la ciudad. A cada segundo que pasa se aleja más, pero por suerte su estrafalario vuelo es pausado. Los amplios movimientos de su pasajero, incluso a esa distancia, pueden apreciarse como extrañamente rígidos.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

251 Re: El Río el 23/12/15, 02:35 am

Jack

avatar
Las posibilidades del río se le habían frustrado por puro desconocimiento del lugar, pero lo que sucedió camino de las montañas no tenía nombre. Las primeras palabras le pasaron desapercibidas; solo oyó gritos al principio. Luego pudo hilar las frases: breves y sin apenas sentido para la roquense. Pero lo peor era el modo en que llegaban. Lo que debía ser un canto era una tortura auditiva. Para colmo, parecía que la voz venía de arriba... Y así era. Una criatura que más parecía un mueble o algo así sobrevolaba el cielo. Lo de "delicias blabla" lo entendió a la primera. Lo de los niños elegidos, también. Estaba relacionado con ellos, pero ¿qué era?

—Por todos los tambores estropeados... ¿Qué crestas es esa cosa que va pegando berridos? —exclamó sin dejar de mirarlo, aunque su propia estupefacción le hacía parpadear sin parar. Como si pudiera ser que tras un parpadeo aquella cosa desapareciese y hubiese sido una mala visión.

Al menos, fuera lo que fuese, no parecía haber percatado en el grupo... Hablaba de ellos pero no les hablaba directamente... <<Eso, ¡el grupo! Habla de nosotros! ¡Los elegidos! ¡Los fanáticos!>> Dio media vuelta y buscó a los nublinos:

—¡¿Vosotros sabéis qué es?! ¡Rápido, antes de que se vaya! —exclamó.

Por suerte podrían seguirlo fácilmente, y a las malas podía alcanzarlo en el aire pero prefería no jugársela con algo tan raro. No parecía vivo, pero si podía volar sin alas y hablar... a saber qué otras cosas podía hacerles.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

252 Re: El Río el 23/12/15, 01:48 pm

Dal

avatar
Eriel dirigió una mirada de infinita paciencia a Sinceridad y lo único que hizo fue encogerse de hombros para evitar una discusión. En realidad al chico se le daba bien ignorar a la gente, no en vano llevaba haciéndolo con su hermano cada vez que se ponía pesado, era una práctica de años ya.

Siguió a la roquense ya que parecía buena idea tener una visión desde lo alto de la ciudad. No llevaban mucho rato andando cuando una voz llegó a los oídos del nublino, lo que fuese que estaba cantando lo hacía fatal pero al chico le sonaba como música celestial, tenía tanta hambre que pensaba probar todo aquello que mencionaba. Tenía que estar bueno.

-Creo que es nuestra comida - respondió a la roquense.- Y si lo es yo tengo razón - dijo con suficiencia.- Sabía que no nos iban a abandonar sin comida.

Se apresuró tras la bañera ya que no tenía planeado perderla de vista, su mejor incentivo era la forma en que rugía su estómago.

Sigue en La torre leprosa.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

253 Re: El Río el 24/12/15, 01:24 am

Jack

avatar
No soportaba a los fanáticos. Gran parte de la culpa la tenía los prejuicios contra ellos por cualquier posible similitud con el Coro, pero tampoco soportaba esa forma que tenían de hablar o de comportarse. Como si sobrevivir fuese un paseo por un jardín sin peligro.

—¿Nuestra comida? ¿Tener razón... tú? ¿Y hacia dónde va la cosa esa, entonces, si es para nosotros? Quizá sea para nosotros... pero creo que vuestros dioses favorecen a quien tenga alas —le soltó con una sonrisa un tanto pérfida.

Y con motivos. La roquense extendió sus alas y se lanzó a perseguir aquella cosa a su manera. Si todo aquello era una prueba de supervivencia y les mandaban la comida volando, le parecía más que obvio que había que alcanzarla volando. A saber de dónde había salido y a dónde llegaría. Si podía llegar hasta ella, ¿por qué seguirla desde el suelo?

La criatura cantante hizo caso omiso cuando Sinceridad les alcanzó y se agarró de la bañera para subirse. <<Quizá sea como los insectos de ayer, que pasaron de nosotros aunque estaban diseñados para hacer alguna tarea. Si eso es así, la tarea de esta cosa es destrozarnos los tímpanos y anunciar comida para monstruos...>> pero tras un rápido vistazo al contenido de las cestas... ¡Aquello era comestible! Había cosas que no reconocía pero la mayor parte parecía bastante capaz de saciar su hambre. Bueno, y la de los demás, pero no tenía ni idea de cómo iban a subir... <<Y no sé cómo bajarla... Si dejo caer las cestas se aplastarán contra el suelo y subir y bajar yo va a ser muy cansado... Que les den, que corran y se apañen. A ver hacia dónde se dirige esto. Y mientras... a ver qué tenemos aquí... ¡Carnes! ¡Y frutas y verduras! Y muchas cosas raras... Aquí hay al menos para varios días... Y para un desayuno>> pensó y cogió una fruta. Si era cierto que les mandarían comida de esa forma, vería lo de sobrevivir allí de forma menos pesimista.

Para no aburrirse, y como más escándalo que el que hacía la criatura no podía haber, Sinceridad entonó la "canción" de la comida a la par que aquella cosa. Al menos intentó que sonara mejor, pero cualquier voz sonaría rematadamente mejor que la del artilugio aquel.

Sigue en la Torre Leprosa


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

254 Re: El Río el 24/12/15, 03:31 pm

Naeryan

avatar
Sox frunció el ceño, algo que hacía por acto reflejo cuando estaba pensando intensamente. No podía decir que la negativa de los nublinos le sorprendiese; el requerido era un conocimiento endiabladamente específico. No obstante, no significaba que dejase de resultar un problema.
Además, la impresión que recibía del grupo era dispersa. No era todo culpa de sus compañeros, dado que efectivamente en ningún momento habían recibido instrucciones precisas o indicaciones en torno a las que enfocar sus esfuerzos. El mismo Sox estaba molesto consigo mismo porque aquella impresión difusa se extendía a él mismo. Había tantos elementos desconocidos que no se sentía seguro si tomaba una decisión más allá de la esfera de aquel grupo.

El lugar tampoco parecía abundante en flora silvestre. Sox siempre habría albergado la duda de si lo que había allí era venenoso o simplemente no comestible, pero al menos habría dispuesto de algo sobre lo que trabajar. Terminó por asentir reluctante ante la propuesta de Eriel, que Sinceridad corroboró justo después con menos simpatía. No estaban sacando nada en claro allí, y aunque moverse era gastar energías también suponía encontrar nueva información.

Hubo divergencia de opiniones cuando se planteó el tema de moverse. Siete quería ir río abajo, bajo el razonamiento de que llegarían al mar; Sinceridad río arriba para encontrar las montañas que habían vislumbrado el día anterior en la distancia. Sox se mantuvo en silencio al principio pero terminó por apoyar a la roquense. Las montañas eran algo que efectivamente habían visto, mientras que nada les garantizaba que Rocavarancolia fuese una ciudad costera.

Además en una montaña, si les daba tiempo a llegar aunque fuese a sus faldas, quedaba garantizada la presencia de más formas de vida silvestre que en un río donde claramente ya había habido presencia colonizadora. Y siendo varios de ellos cazadores y nómadas estarían más familiarizados con esa clase de ambientes, ergo más posibilidades de obtener comida.

Sox frunció levemente el ceño de nuevo al terminar de exponer su postura, mientras el debate continuaba. La pérdida de su magia era un inconveniente muy molesto; coartaba su potencial utilidad al grupo al haberse criado en una ciudad. Por ello fue de los primeros en ponerse en camino en pos de Sinceridad y procuró mantenerse en esa posición a pesar de no sentirse muy bien de energías: si no podía contribuir con hechizos, lo mínimo era seguir el ritmo y buscar oportunidades de emplear sus capacidades. Cualquier pregunta sobre su estado sería respondida con un seco "estoy bien".

La caminata fue larga, y dado el escaso umbral de hambre de Sox y Rádar, fatigosa. Pronto quedó claro que las montañas no quedaban cerca, y lo único que disuadía al carabés de proponer que desistieran de alejarse de la ciudad era el pensamiento de que como mínimo no estaban perdidos. Se alegraba de que tuvieran un río que seguir, pero cada vez dudaba más del plan. Sentía la mente embarrada, de modo que cuando que cuando un razonamiento más lúcido se abrió paso en ella Sox se paró en el sitio. Tal vez su mejor opción no estaba en las montañas, sino en la misma ciudad. Estaba abandonada, pero puede que hubiera jardines, y con ellos frutales. Nadie plantaba frutos en su jardín que pudieran sentarle mal a uno.

Estaba a punto de decirlo cuando otra voz eclipsó sus palabras. Al principio Sox creyó que hablaba un dialecto antiguo.
"Solo si gilipollés cuenta como dialecto", se corrigió posteriormente al darse cuenta de lo que decía la figura era una sarta de sinsentidos. No le extrañó en absoluto  el que una bañera volase, levitar era lo más normal del mundo, y la miró con una mezcla de interés y cautela. ¿Por qué una bañera, qué diablos pasaba en aquel lugar?
—Ni zorra —respondió a Sinceridad, siguiendo con la mirada la trayectoria del objeto. Tuvo que alzar la voz para que se le oyera por encima del estrafalario canto.
Hablaba de ellos, y de comida: podían unirse los puntos. Sox estaba harto de trabajar con razonamientos inciertos, pero era preferible a no trabajar con nada. Lo que habría supuesto un resoplido de desaprobación por la impulsividad de Eriel en condiciones normales ahora se limitó a un suspiro, apenas un segundo malgastado antes de decidir seguirle en pos del vehículo volador.

Esperaba que se posase en algún momento.

Sigue en la Torre leprosa.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

255 Re: El Río el 24/12/15, 04:47 pm

Reifon

avatar
Al menos tenían objetivos claros, la prepotencia de sinceridad molestaba a Barael, pero su utilidad hacia que compensase estar con ella. Iba pensando mientras se dirigían hacia las montañas, las cuales estaban bastante lejos.

<<Encontremos el tipo de fruta que encontremos no podemos asegurar que sea comestible para todos o para alguno en particular. Espero que podamos reconocer algo o si no va a haber que ir probando alimentos y no me apetece tentar a la suerte. Espero que haya animales para cazar igual la carne es algo más universal.>>

Siguió pensante mientras observaba a su alrededor, a decir verdad, el estado decrépito en el que lo veía todo le quitaba las esperanzas de encontrar alguna fuente de alimento mas allá de las alimañas.

Entonces escuchó lo que en su mente denominaría como "el horrible llanto salvador".

Pudieron divisar lo que a ojos de Barael era un recipiente grande y en él a algo cantando, si es que eso se podía definir como cantar. Pero cantaba sobre ellos y lo más importante, sobre comida para ellos. Su hermano lucía un aura de "teníamos razón" que lo alegró un poco aunque fuera por el hecho de bajarle los humos a Sinceridad la cual se mantuvo en sus trece  y antes de que  Barael le dijera nada se marchó volando, de manera literal, hacia aquel cuenco flotante.

-Esperemos por su bien y el de nuestra guía, que eso no sea una trampa. -Declaró para todos. -Pero de todas maneras sigue siendo nuestra mejor opción.

-Todos juntos y sin bajar la guardia.
-Y se puso en camino hacia la bañera sin vacilar y sin dejar de estar atento a su alrededor.

Sigue en torre leprosa

256 Re: El Río el 24/12/15, 05:35 pm

chicoaeseg15

avatar
A Tayron se le escapó una risa con las ocurrencias de su amiga, aunque por otra parte él no había descartado en ningún momento la presencia de dragones, así que no resultaba tan extravagante que entre las aguas del río habitaran peces enormes, decidió apoyar la idea, pero en voz baja para que Nadz, a la cual la clasificaba como un miembro imprescindible y un lastre no se asustase.
-No estaría mal, pero entonces no podremos poner ni un dedo en el agua, y una ducha en un momento como este no me sobra, aún así si has venido para tener acción como yo seguro que nos encontramos cosas peores. ¡Vayamos en marcha!- se animó partiendo con decisión.

Conforme salían al exterior decidió colocarse al lado de la noruega, sujetando con fuerza la piedra afilada que Barael le había dado en silencio momentos antes, con esta nueva arma y su navaja no esperaba salvarse de cosas como animales salvajes, pero al menos le portaba una seguridad que no le venía para nada mal, y les sería útil como efecto sorpresa, si algo horrible aparecía podrían tirarles todos a la vez las obras del nublino y aprovechar para huir. Organización, eso era lo que se necesitaba en momentos como ese en caso de darse, y una vez más pensó que su grupo estaba formado por gente dotada en su mayoría, desconocía cuales eran los criterios para ser seleccionados  pero debía reconocer que jamás habrías escogido a gente como la pequeña Nadj, había cosechados que no era tan fuerte físicamente, pero no carecían de espíritu y carácter, pensó que Dafne, Mon y Eriel encajaban perfectamente en esos papeles, y aunque igual no pueden hacer mucho de momento al menos se les antojaba hábiles mentalmente. La fuerte presencia de Mónica, el optimismo del nublino y el ímpetu y lealtad de la noruega. Pero no era momento para ponerle etiquetas a la belga, así que decidió dejar de calificar a sus compañeros y se dijo que disfrutar del paisaje era lo más indicado en ese momento.

Llegó al río y se cruzó de brazos.
-Me encanta, hostia, y hay puentes para cruzarlos- torció el cuello al ver que estos últimos no eran demasiado inestables, no pasaba nada, no sería un obstáculo para acabar con el buen pie con el que se había levantado, un río en otro planeta era fantástico, ojalá pudiese bañarse, pero no era lo más inteligente. Observó que el grupo tenía hambre, y él cada vez notaba más el vacío en su estómago, sintió lástima, no eran las circunstancias para salpicar a alguien, y las palabras del pájaro le cortó algo del rollo del buen humor del que hasta ahora el humano había hecho gala.

Iba a responder cuando Sox, el carabés, contestó de forma parecida a cómo él mismo iba a hacerlo, así que guardó silencio y se limitó a escuchar las distintas opiniones sobre el destino de la exploración, frunciendo el ceño cuando la roquense y el nublino intercambiaban frases. Le aburría aquello, de modo que agradeció interiormente aquella bañera voladora que apareció de la nada con una estridente voz aullando barbaridades.
-¡Me cago en todo!, vamos vamos, que se nos va- decidió apoyar a su pesar la actitud de Sinceridad, que no paraba de apremiar- no sé que leches es eso pero es lo primero que nos encontramos, y dejando aparte el hecho de que puede tener comida para nosotros deberíamos seguir su pista de cerca, es probable que nos sirva de algo- comentó apretando cada vez más el paso, no pudo más que estar de acuerdo con Barael en que cabía la posibilidad de que se tratase de una trampa e ir directa hacia ella fuera exactamente lo que no tenían que hacer, pero...¿Acaso podráin realizar algún otro movimiento que no fuera a ciegas?.-Sí, tengamos cuidado, es por eso que no me hace nada de gracia que ella se haya subido a esa bañera- dijo señalando a la roquense y hablando con un tono de voz que sonó algo más serio de lo que pretendía aparentar.- en fin, allá vamos.- en ese instante, Tayron no podía echar más de menos a su preciada bicicleta.

Sigue en Torre Leprosa


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

257 Re: El Río el 25/12/15, 12:21 am

Lupin

avatar
Si Sakrilt hubiera podido resumir su humor esa mañana, este hubiera sido expresado con un “que te den por culo”.

Tal era su humor esa mañana y, aunque exagerado por la gilipollería que lleva constantemente en la cabeza, tampoco era de extrañar demasiado. No solo estaba tirada en una ciudad desconocida: tenía hambre, frío, no había podido dormir en toda la noche y sus compañeros eran idiotas del culo. Le dijo la sartén al cazo. Total, que estaba de los nervios y con un cabreo aun en su primera fase: pasar de todos y cagarse en todo lo cagable mental u oralmente cada dos pasos.

Solo quería comida y algún sitio en que estar calentita, aunque esto segundo estaba ligeramente solventado gracias a que cogió una de las mantas para protegerse de lo que para la clinger era «un puto frío de mierda joderhostiaputa». Todo junto.

Por ello, parecía que se la pelaba todo hasta el momento en que oyó hablar de comida. En aquel instante, el cabreo pasó a la segunda fase: ametrallar a las mierdas voladoras esas con varios cargadores de “palabras feas”, como diría la criaja simio, y correr como una puta loca. Entre todo lo que gritó, tal vez distinguirían algo como:

—… BAJA AQUÍ SI TIENES PELOTAS… -TOS ENGENDROS DE DIPLODOCUS PARAL… QUIERO MI COMIDA… OS VIOLEN… CABR… ¡¡¡AAAAAAGH!!!

Al poco rato, su voz se fue perdiendo en la distancia.


Sigue en Torre Leprosa

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 21 de 23.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 20, 21, 22, 23  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.