Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por Zarket Ayer a las 09:38 pm

» Faro
por Giniroryu 21/11/17, 04:40 pm

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Jack 21/11/17, 11:43 am

» Plano de los sueños
por Naeryan 20/11/17, 09:50 pm

» Torreón Letargo
por Evanna 19/11/17, 07:23 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35980 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Desierto Malyadar

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 2.]

1 Desierto Malyadar el 03/08/11, 01:02 am

Rocavarancolia Rol

avatar
Vasta extensión de arena en la que nada crece y que no lleva a ninguna parte sino a la muerte.
Descripción más detallada sacada de la saga:
Ante sus ojos se abría una nada monótona y cruel, una ondulada manta de blancura y destellos que se extendía en todas direcciones, hasta perderse de vista. No había rastro de vida, ni de color alguno. Sólo arena blanca por doquier, el centelleo furioso del sol al reflejarse en las dunas y, aquí y allá, remolinos de arena recorriendo el desierto como fantasmas coléricos.

Estaban en la boca del angosto desfiladero que los había conducido hasta allí. Tardaron dos días en localizar los pasos de montaña de los que había hablado dama Desgarro y un día más en ponerse en marcha. Habían partido al amanecer, adentrándose en la fría penumbra de los desfiladeros. Habían avanzado durante horas por los estrechos pasajes que se abrían en la roca, impresionados por la grandeza de las montañas que circundaban Rocavarancolia.

La parte más dura del recorrido había sido la última. Primero se encontraron con la arena: granos blancos, casi transparentes, que pronto inundaron el suelo por completo dificultando su avance y señalando inequívocamente que se aproximaban al final del trayecto; después llegó el viento: rachas terribles que aullaban en el desfiladero, arrastrando consigo torbellinos de arena que apenas les permitían ver. Durante media hora avanzaron contra ese viento demoledor y la arena les arañaba la piel con saña y se les metía en la boca y en los ojos. El viento se calmó un poco cuando descubrieron la salida, como si quisiera darles un respiro para que pudieran contemplar en toda su nefasta magnitud el paisaje pavoroso del desierto Malyadar. No estaban preparados para aquello. Nada los había preparado para ese tremendo vacío.
«Aquí no hay esperanza para vosotros —aullaba el viento, levantando remolinos de arena grandes como edificios—. Aquí no hay nada más que muerte y agonía. Aquí es donde habitan la sed y el hambre, donde hasta los mismos dioses vienen a morir».

2 Re: Desierto Malyadar el 11/09/12, 03:48 am

Matt

avatar
No puedo evitar soltar un silbido ante la estampa que se me presenta. Kilómetros y kilómetros de arena se muestran ante mis ojos. No puedo contener la emoción por lo que camino velozmente hasta llegar a la arena. Hundo los pies en ella y respiro profundamente.

-Que paz.. Que tranquilidad... Que hermosura....- Digo mirando a la inmensidad de las dunas de arena. Camino un par de metros notando como la arena impacta levemente sobre mi cuerpo. -Mm me encanta esta sensación.- Al andar dos pasos mas mi pie izquierdo se hunde en la arena lo que hace que suelte un grito y caiga de bruces sobre la arena pero para mi sorpresa no me detengo al llegar a ella sino que me sumerjo como si de una piscina de agua se tratase. "¿Pero que coño?"

Me giro intentando volver a la superficie a coger aire pero me sorprendo al ver que no me ahogo."¿Puedo respirar aquí abajo?" Tomo una bocanada de aire y para mi sorpresa puedo respirar sin problemas debajo de la arena. En la absoluta oscuridad no puedo sentir nada mas. Oscuridad, grumosa oscuridad. “Me agobia no saber lo que pasa a mi alrededor. Me gustaría poder ver lo que me rodea no tanto negro. ¡Ai joder que agonía mas tonta!." De pronto puedo notar como la superficie se mueve y cambia. Puedo notar como los libros están sobre la arena y como esta comienza a enterrarlos. "Se esta bien aquí debajo.. hace fresco.. pero... ¿Ahora como coño salgo? ¿Se supone que tengo que nadar?" Comienzo a bucear en la arena como si de una piscina olímpica se tratase hasta llegar a la superficie.

Saco una mano del suelo y palpo la zona. La mano al contacto con la arena vuelve a sumergirse de nuevo."Vamos a ver Matt... Puedes hacerlo." Saco de nuevo el brazo y vuelvo a palpar el suelo. Este golpe está mas consistente por lo que puedo coger impulso consiguiendo salir arrastrándome a la superficie. Me giro quedando boca arriba mirando al cielo mientras noto como el suelo a mi alrededor se mueve. "Es.. como una masa... algo que poder modelar... es.. como agua" De pronto todo se vuelve negro de nuevo. "Mierda... otra vez."

Me encuentro de nuevo sumergido en la arena. "Venga Matt... Puedes hacerlo... sube." A diferencia de la otra vez. Este golpe no hago ningún movimiento. La arena me empuja hacia arriba rápidamente haciéndome saltar un metro del suelo y volviéndome a zambullir de nuevo como si se tratase de agua.

Al zambullirme puedo notar como los granos de arena rozan mi piel arenosa. Esta sensación me gusta, me calma y a la vez acelera.”Quiero estar aquí toda mi vida. Este es mi sitio...” Me recupero y vuelvo a nadar hasta sacar mi cuerpo de la arena volviendo a quedar boca arriba con medio cuerpo sumergido en completo silencio con la respiración entrecortada. El sonido del aire se corta al soltar una enorme carcajada por el susto que me he dado.

-Ostias como mola. ¡Otra veez!- Intento impulsarme este golpe con los brazos para salir de nuevo volando pero solo consigo incorporarme. “Los libros. Mierda me he olvidado de ellos.” Miro hacia donde deben estar y los encuentro medio enterrados en la arena. -Ostias mierda mierda mierda el bibliotecario me mata. Lo primero que me dice y lo primero que hago. Si es que aveces no se en que coño pienso.- De pronto la arena comienza a arremolinarse en torno a los libros elevándose haciendo que los estos salgan de la arena y se mantengan en el aire.

El libro marrón violáceo pesa demasiado y acaba cayendo de nuevo al grumoso suelo. -Guau... increíble.- Me acerco a la pequeña columna de arena que sostiene el libro de Dama Drástica y lo cojo. La arena que lo sostenía se pierde en un golpe de aire mientras lo abro.

Según cuentan las primeras paginas la arena es un elemento completamente moldeable. Puede ser pesada como un bloque de cemento y al momento convertirse en una fina capa de arena similar a una nube. Los grumos pueden moverse a voluntad mientras que se consiga dominarla en su totalidad. Dice que es una practica ardua y difícil pero que tiene su recompensa. Habla de la arena como si de una bestia dormida se tratase y de como mediante la paciencia y el tesón se puede doblegar su voluntad e incluso llegar a despertarla. “Solo hay que imaginar la forma y consistencia de lo que quieres crear..”

-¿Voluntad? Muy bien, arena muévete y asciende... yo te lo mando....- Nada.. una fina capa de arena se mueve por efecto del aire y por supuesto no ha por que me hayan echo mucho caso. Por lo que vuelvo a respirar hondo y cierro los ojos.

-Arena.. asciende.... sube.. ¡Venga porfaaavoooor subeeee un poquiiiiito!- Abro los ojos y suelto un bufido sonoro. “Mierda no funciona. Hay que imaginar la columna Matt... venga respira hondo y concentrate Matt.. confiá en ti por una puta vez. Eres un puto híbrido entre dos maravillas que controlan la arena... puedes hacerlo maldita sea.” Respiro hondo y comienzo a formar la imagen de la columna en mi mente. Poco a poco mi mente va recorriendo la estructura de la columna mientras alzo los brazos y me concentro. -Arriba.-

De pronto un hormigueo recorre mi cuerpo y noto como el aire se arremolina a mi alrededor. Al abrir los ojos no puedo evitar saltar de alegría y soltar una una carcajada. -¡Toma!¡Sii! ¡Ha funcionado!- En el ultimo salto me hundo en el la superficie hasta la altura de las rodillas. -Mierda...- Vuelvo a incorporarme y recomponerme y observo atónito la columna que se levanta enfrente mía.

“No es la columna que he imaginado ¡Pero joder! Ha funcionado”. Enfrente mía se levanta una pequeña columna de arena de un par de metros y medio de alto y unos cincuenta centímetros de grosor. Me acerco a ella y la toco. “Es consistente, no está dura.. pero no se cae.” Al terminar ese pensamiento un golpe de aire hace tambalearse la estructura de la columna haciendo que se precipite sobre mi tirándome al suelo. -¡Ostias miiiierda!- La arena se retira de mi cuerpo y comienzo a reírme descontroladamente. -Esto es muy grande. ¡Me encanta esto!-

Por una vez en todo el tiempo que llevo en rocavarancolia siento algo que hacia mucho que no sentía.. Felicidad. “Definitivamente... Estoy en casa.”

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Salto Temporal.

Me encuentro en la total oscuridad que me proporciona estar oculto en la arena. Perdido en mis pensamientos esperando a sentir cualquier movimiento por encima mía. A mi lado he clavado un palo con un trozo de pezuña chamuscada de la ultima criatura que conseguí cazar en este desierto y de eso hace cerca de un mes . Al lado del señuelo me encuentro yo, expectante a cualquier movimiento para abalanzarme e intentar conseguir comida.

“¿Como estarán los chicos? Hace demasiado tiempo que no les veo. No se cuanto tiempo llevo esperando a que algo pase por encima mía. De verdad valiente mierda de desierto. Lo bueno de esto que hay mas arena para mi.” No puedo evitar sonreír al juguetear con la arena en los dedos.

“Ha pasado ya un tiempo desde la ultima vez que vi a los chicos. He estado completamente absorbido por el estudio y el dominio de esta mierda . Al principio me costaba bastante esfuerzo conseguir levantar un soplido de arena pero últimamente no me cuesta tanto. Estos libros me han ayudado mucho aunque algunas cosas las he ido descubriendo por mi cuenta.” De pronto recuerdo el momento en el que intentando levantar un pequeño muro de arena salio una esfera que me sirvió de asiento durante todo el tiempo.

Mientras divago en mis pensamientos un cosquilleo me recorre el cuerpo. “¡Algo está picando! No es muy grande... pero joder llevo esperando aquí media vida.”

Asciendo desde mi escondite rápidamente y agarro una de las patas del animal tirando de él hasta enterrarlo en la arena. “Ya no me cuesta casi nada moverme aquí dentro.” Una vez dentro lo suelto y con un golpe de muñeca la arena al rededor de la alimaña se compacta comprimiendola sin poder siquiera respirar. Salgo a la superficie lentamente mientras la esfera sigue asfixiando al bicho poco a poco.... poco a poco. -Lo siento tío... No es personal. Hay hambre. Intento que sea lo más rápido posible.¿De acuerdo?- No recuerdo bien cuando fue la ultima vez que conseguí comer algo. Cuando salí de la ciudad acabé consiguiendo bastante comida pidiendo un par de favores pero de eso hace ya bastante tiempo. Ahora estoy algo lejos de la ciudad y mi única opción es intentar cazar algo. Aún recuerdo mis primeros intentos y el hambre que he tenido que pasar en ocasiones.

La primera vez no pude salir de la arena quedándome atascado con la mitad del cuerpo fuera y el bicho se asustó y huyó. La decimoctava , al notar la pisada del bicho, pensé que se trataba de un animal bastante grande y al salir acabé cenando escorpión chamuscado. “Que buenas eran las clases de Tsusu. Echo de menos al enano y la morena.”

Los hechizos que aprendí en Maciel me han salvado el cuello a la hora de cocinar. De pronto noto como la alimaña sigue moviéndose en la esfera.-Perdón, tengo que hacerlo.- Aprieto el puño y la esfera se achica oprimiendo al animal rompiéndole los huesos y acabando con su sufrimiento de golpe. La alimaña deja de moverse al instante por lo que la hago ascender a la superficie. -Bueno al menos este golpe no hay tanto pelo y hueso.- Digo al ver el cuerpo del bicho

Estoy llenisisimo después del festín de alimaña chamuscada por lo que me tumbo en la arena completando el cielo. Ahora es diferente. Hace tiempo que la luna roja se fue. “¿Que habrá pasado en la ciudad?¿Estarán bien Tsusu, Kaethe y Wed? He de ir a verles” Poco a poco mis ojos se van cerrando y va calando en mi arenoso cuerpo el sueño por lo que poco a poco caigo en un profundo sopor.

Al despertarme me incorporo rápidamente y hago que la arena que se me ha desprendido vuelva a su posición original. “Ya no me cuesta nada controlar la arena de mi cuerpo. Ojala pudiese decir lo mismo de toooda la demás.” Pienso mientras miro la inmensa duna en la que estoy situado.

-Las horas de practica han merecido la pena. Ahora me obedecéis más cabronas.-Digo mientras una hilera parecida a una serpiente de granos de arena me rodea el cuerpo poco a poco.” -¡Buueeeno hora de ponerse en camino!- La hilera de arena cae al suelo y cojo el libro de Dama Drástica y en el marrón violáceo en mis brazos y el libro de mapas es sujetado por una pequeña nube de arena. Comienzo a andar con mi nube hacia la cuidad que me hizo ser lo que soy. Sin poder evitarlo siento una extraña felicidad en el cuerpo. “A casa.”

A los días de camino mi mirada se llena de ilusión y nerviosismo. “Rocavarancolia... cuanto tiempo sin verte amiga.” Me adentro en las calles mirando lentamente todas y cada una de las casas y callejones de la ciudad. “Esto no cambia nada. Que ganas de ver una puta tienda donde vendan unos Doritos guarros macho.” Una leve risa inunda mi garganta al recordar la época de cosechado. “Ya voy a veros chicos. Iré primero a ver a Tsusu y así aprovecho y dejo estas mierdas” Digo mientras veo a la nube flotar a mi lado con el libro dentro. -¿Por donde coño era?- Miro al libro y extiendo mi mano. La nube sube y deja caer el libro sobre ella. Ojeo el libro de mapas y señalo un callejón en la dirección opuesta por la que voy. -Poor allí.- La nube desciende cubriendo mi mano y el libro y yo saco la mano mientras giro y camino por el callejón. Al cabo de un par de vueltas me paro ante la torre Serpentaria y respiro hondo. “Matt tienes que ponerte guapo para que te vean.”

Poco a poco la arena se re-coloca formando un cuerpo humano parecido al mio. La mayor diferencia es que ahora me gusta llevar el pelo un poco mas largo. “Es una gran ventaja esto de poder cambiarte el look cuando me apetece.” Aun recuerdo el momento en el que descubrí que podía modificarme el pelo. No podía ver nada con esa capa de arena. Recuerdo la risa que me entró al imaginarme como Pelos de la familia Adams en forma montículo tierra.

Al terminar de adecentarme comienzo a andar hacia la torre mientras noto mi corazón latiendo a mil por hora. -Espero que estén bien.-

Sigue en la Torre Serpentaria


]ESTRENO ESTA ZONA WAHAHAHAHAHAHA

3 Re: Desierto Malyadar el 20/10/12, 04:12 am

Matt

avatar
Después de estar un rato en la cocina jugueteando con odin a nuestro juego personal decido subir a mi cuarto para calcular cuanta arena puede ser necesaria para tapar el socabon.

-Mm mm.... Con eso creo que bastará- Tras coger las dagas y medio adecentar me un poco bajo a la cocina y después de un rato comenzamos a dirigirnos hacia el desierto. “Espero no perderme este golpe.” Pienso mientras camino al lado de los chicos bromeando y contándoles mi estancia en el desierto. Conforme nos acercamos al desierto comienzo a sentirme cada vez mas animado por la idea de volver a aquel lugar. “Me gusta el desierto.. me siento... bien.” Pienso mientras me dirijo hacia nuestro destino.

Al llegar no puedo evitar acelerar el paso hasta llegar a ver la primera duna por lo que subo deslizándome rápidamente por la arena hasta llegar arriba. Mientras espero me quito las zapatillas y hundo mis pies arenosos en el suelo sintiendo cada grano rozando mi piel. Hago que una pequeña esfera de arena ascienda envolviendo mis zapatos manteniéndose en el aire y respiro hondo.- Dios... me encanta este puto sitio.- Mientras espero que lleguen los demás a mi altura jugueteo con la esfera que contiene mis zapatos haciendo que gire a mi alrededor casi como si no le costase ningún trabajo hacerlo. Como si fuese normal que un balón de fútbol pudiese hacer esos requiebros. “Jugar con el gato me ha ayudado bastante a la hora de mover la arena. Cuando llegue a casa le daré un premio al hijo de su madre.” Al llegar los chicos hasta mi les sonrío y comienzo a hablarles.

-Señores... Bienvenidos al desierto.-Digo alzando el brazo en un movimiento totalmente peliculero. -¿A que es super guaaaaaaaaaaaaaaay?- Digo mientras me dejo caer de espaldas al suelo hundiéndome en la arena quedando totalmente oculto. Mientras estoy enterrado me siento tan sumamente a gusto que no quisiera salir nunca. “Mm Tengo una idea” Esa idea hace que una sonrisa se dibuje en mi cara y me obliga a moverme hasta estar detrás de Nasher “A ver si me pilla”.

Saco un poco la cabeza a la superficie y veo que estoy detrás de Nasher y me fijo en la bola de arena con mis zapatos. La esfera de arena suspendida sigue inmóvil en el aire y con un movimiento de mi mano esta comienza a desplazarse mi altura y se pone a girar en torno a Nasher quedando suspendida enfrente de su cara por lo que yo aprovecho y salgo rápida y silenciosamente por su espalda. Asciendo de manera recta como si brotase del suelo a lo montoncito de arena. Al estar completamente fuera le agarro por la cintura y le susurro al oído. -Mira... ahora no eres el único que desaparece y asusta. ¡Buh!- Tras decir esto no puedo reprimir soltar una carcajada y ponerme de nuevo enfrente de los chicos.

-Bueno señores ¿Que os parece? ¿Os hago una pequeña guía turística por aquí? Prometo ser un buen guía.- Digo mientras me coloco la capucha que de un golpe de aire se me ha levantado y casi se me pone sola. -No os separéis mucho y por favor no os perdáis. Seguidme como si de turistas chinos se tratase- Después de decir esto me deslizo rápidamente como si en el suelo hubiese una cinta transportadora y yo estuviese tranquilamente montado en ella.

Al llegar abajo me giro y les hablo. -¡Bueno señores! ¿Comenzamos la visita?- Carraspeo un poco y levanto los brazos. -¿Veis esto? Pues así sucesivamente. Fin de la visita.¿Alguna pregunta?- No se por qué pero el volver al desierto me ha echo sentirme de mejor humor y me encuentro bastante emocionado. -No os preocupéis por los bichos... en todo el tiempo que estuve aquí me he encontrado con pocos.- Hago una pequeña pausa y me encojo de hombros.- Hay unos bichos así chiquitos que churruscados no están nada mal. Otros bichos dan algo mas de respetillo.- El recuerdo de la vez que me tuve que esconder en la arena por que aquel maldito bicho enorme había decidido incluirme en el menú me asalto a la cabeza.

”Dios.. que momentazo. Que angustia mas tonta me hizo pasar el hijo de puta...... No me gustó nunca poder aparecer en el menú ajeno.”

4 Re: Desierto Malyadar el 20/10/12, 05:52 pm

Naeryan

avatar
Y en el menú ajeno le tenía alguien. A cierto morador del desierto le había llamado la atención el movimiento de tantos piececillos sobre la superficie y había ascendido a ver de qué se trataba. El brujo-espectro no le parecía tan apetitoso ya que apenas podía distinguirlo de la arena sobre la que se alzaba, pero la camarilla que le acompañaba sí parecía tener deliciosa carne sobre los huesos; carne que era toda una exquisitez en aquellos parajes.
La larva del desierto había estado en estado latente durante años hasta entonces; absorbiendo la escasa humedad del sustrato desértico a decenas de metros de profundidad para hacer su crisálida, desde el insignificante huevecillo de mosquito que había sido hasta alcanzar un tamaño monstruoso. No sabía que apenas le quedaban un par de semanas de vida fuera de ella debido al escaso alimento que había fuera, pero de momento aquella situación podía ser remediada fácilmente.
Al principio podía haber pasado por un pozo de arenas movedizas. Dicha mancha se oscureció más y más, tragándose la arena a su alrededor como un agujero negro abierto de improviso sobre la tierra, hasta dejar abierto un boquete de dos metros de diámetro. De él emergió aquel grotesco gusano, aún chorreando restos residuales del capullo en el que había estado envuelto. Una abertura se abrió en la parte inferior de uno de los extremos, y de ella chorreó saliva ácida. A falta de dientes el animal había tenido que desarrollar métodos menos mecánicos y más eficientes de desgajar carne de los miembros de sus presas.
Lenta y torpe aún, la larva se arrastró en la arena en dirección al grupo.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

5 Re: Desierto Malyadar el 20/10/12, 10:20 pm

Tak

avatar
GM
Antes de salir el único preparativo que hice fue elegir uno de los cadáveres para ir protegido al desierto. Por lo que sabía había fuertes ráfagas de viento y arena, y también había un buen trecho hasta allí pasando por las montañas. Ninguno de los cuerpos me parecía idóneo, pero al final me decanté por uno ligero y alado, el pequeño dragón blanquecino, que además se camuflaría bien en la arena blanca, y se recalentaría menos con el sol quizá, aunque no creo que le siente muy bien mucha exposición directa.

Por el camino alterno el revolotear alrededor de los demás y caminar a su lado mientras escucho lo que cuenta Matt del desierto con interés y todas las demás conversaciones, desposeyendo el cadáver en ocasiones para dar alguna apuntación. El viaje se hace largo, pero es fácil darse cuenta de cuándo nos estamos acercando. La sombra escasea y el sol da de lleno. La arena blanca aparece ante nuestra vista. Algunos remolinos alzan rápidamente las partículas dejándolas caer de nuevo poco después. Y así hasta donde alcanza la vista. Es un lugar muerto y sin nada que ver prácticamente. Aunque sí es curioso que haya un sitio así tan cerca de la ciudad, y me inquieta mucho no saber qué hay más allá.

Pero Matt no tarda en darnos la bienvenida al desierto. Para él es como su hogar, y no se lo discuto, su efusividad hace que también vea el encanto que guarda el páramo arenoso. Parece que pretende hacernos una visita guiada, y me pregunto exactamente qué podrá enseñarnos en esa llanura… hasta que alza los brazos y pone fin a la pantomima. Me hubiera partido de risa pero con la boca del animal solo emití unos sonidos extraños. Nunca me molesté en aprender un poco a usar su aparato fonador, pero daba igual, para Noel iba a ser mejor así. Aunque Matt sacó enseguida un tema que me interesaba más y le hice caso y tomé nota mental. «Así que hay monstruos que sobreviven en este sitio… Parece mentira».

Y mientras lo decíamos la arena se oscurecía un poco más allá, algo de lo que tardamos un poco en darnos cuenta, hasta que era evidente que había algo diferente, como algunos señalaron. Creo que todos le quitábamos importancia al asunto hasta que esa mancha oscura se convierte en un pozo, del que emerge un bicho semejante a un gusano y con algo adherido que no se sabe si es parte de él o no. Además rezuma algo líquido y todo eso consigue hacerme sentir un escalofrío mientras lo miro fijamente. Sin embargo, el quedarse quiero se termina. El bicho empieza a avanzar hacia nosotros, se arma un revuelo considerable. Alcanzo a ver a Wen sacando su arco, y a Noel su hacha. Me pongo a la defensiva y alzo el vuelo, sopesando qué puedo hacer para ayudar. Las garras del dragón no serían muy eficaces contra un bicho de ese calibre, así que tendría que abandonarlo para poder hacer hechizos, no estoy armado tampoco. Volar es lo mejor para despistarlo y escapar de él, pero no todos pueden hasta que no se pongan a levitar. Mientras pienso qué podemos hacer si el bicho representa una amenaza, Noel alza el vuelo también y me indica que podemos acercarnos más para despistarlo. Asiento y me lanzo hacia el bicho planeando. Al menos si frenamos su avance los demás podrán pensar estrategias para vencerlo o huir de él. Decido volar trazando círculos alrededor de lo que debe ser su cabeza mientras trato de clavarle las garras cada vez que paso rozando. Solo espero poder salir de esta con el cadáver más o menos íntegro.

6 Re: Desierto Malyadar el 20/10/12, 11:16 pm

Giniroryu

avatar
GM
El camino hasta el desierto es bastante largo y pasamos por zonas de la ciudad en las que nunca había estado todavía. Entre ellas las montañas, que me recuerdan a algunas excursiones por terreno montañoso que había realizado cuando todavía estaba en la Tierra. << Tengo que volver algún día por aquí... >>, pienso mientras atravesamos la montaña. Seguro que volar por encima de los picos tenía que ser agradable.

Charlando de todo un poco llegamos al desierto por fin. El cambio era bastante brusco. Estamos todavía bastante cerca de la ciudad pero de pronto todo era arena hasta donde alcanza la vista. Arena que sin duda me llama la atención con su color blanco. No me imaginaba así el desierto. Numerosas ráfagas de viento levantan remolinos de arena que hacen que me cubra los ojos con el brazo de tanto en cuanto. El sol aprieta bastante como es lógico y no tardo mucho en comenzar a sudar ligeramente.
-No me gusta nada este calor -comento tras adentrarnos un poco en la vasta extensión.

Matt, en cambio y como es lógico, parece encantado de encontrarse aquí. Me río cuando hace la gracia de la "visita guiada" y contemplo el horizonte. No se veía ni un sólo hálito de vida hasta donde alcanzaba la vista. Era perturbador pero al mismo tiempo tenía su encanto propio. Sigo escuchando a Matt cuando dice que no se encontro nada más pequeñas alimañas durante su larga estancia aquí mientras percibo algo de movimiento a lo lejos. Parece una duna de arena que se mueve y enseguida dejo de prestarle atención. Hasta que se acerca más a nosotros y se transforma en un boquete en medio de la arena.
-Yo tengo una pregunta, señor guía, ¿qué rayos es... ESO? -comienzo a decir teniendo que gritar la última parte de la frase al tiempo que empuño el hacha e institvamente me pongo en guardia.
Del hueco emerge un gusano de proporciones gigantescas, grotescamente cubierto de colgajos viscosos.
-¡Joder, es enorme! Va a ser muy difícil hacerle suficiente daño con ataques directos -digo mientras intento pensar alguna manera eficaz de deshacernos de él.
No parece muy rápido pero es tan grande que no creo que salir corriendo sirva de mucho. Probablemente podríamos huír de él volando, pero no todos pueden volar sin recurrir a hechizos. Por el momento alzo el vuelo junto a Gael.
-Intentemos dividir su atención por ahora, Gael -digo elevando la voz para que me oiga.
El dragón poseído por el fuego fatuo asiente y enseguida nos acercamos al gusano desde diferentes ángulos. Revoloteo alrededor de su cabeza y paso cerca de sus ojos. Endurezco varias plumas de las alas y las lanzo directamente a los ojos del bicho. No creo que su visión sea muy buena de cualquier forma y seguramente se guíe principalmente por otros sentidos, pero quizás cegarlo por completo sirva para ganar algo de tiempo.
La arena que se levanta a nuestro alrededor me da una idea. Vuelo un poco más bajo sin perder de vista al monstruo y me acerco a los demás.
-¡Matt, intenta introducir arena en su boca mientras lo mantenemos entrentenido! -le digo al brujo al pasar cerca suya para luego volver a tomar altura.
Me concentro en desviar su atención hacia a mí atacándolo con las plumas o soltando hachazos al pasar cerca suyo.

7 Re: Desierto Malyadar el 21/10/12, 01:23 am

Yber

avatar
GM
La infusión que le había dado Wen debía de rayar lo milagroso, pues apenas había salido de Serpentaria y Giz ya se sentía totalmente despejado. Sin dolores jaquecosos ni ningún tipo de molestia o cansancio por la resaca. Y ahora que por fin estaba menos muerto en vida, pudo disfrutar del camino al desierto y las explicaciones que iba dando Matt por el camino. Realmente le sorprendía no haber pensado nunca en acercarse al lugar, aunque fuera solo por melancolía o algo así, pero siempre había tenido cosas mejores que hacer y en el fondo tampoco habría mucho que ver en él. << Peligros >>. Sin embargo, si Matt había vivido allí durante 3 meses sin muchos problemas, no debía de ser tan peligroso. Al poco de llegar, cualquier sentimiento de morriña acabó de desaparecer.

-Hogar, molesto hogar- Giz llevaba demasiado tiempo pisando en suelo duro y frío y sin tragar arena como para que ahora le pareciese algo bonito, agradable o calificativos sucedáneos. Se metió tan dentro de su poncho como buenamente pudo y disfrutó del calor, que era lo único que no le resultaba tan... Caillech. Sí, su nombre debería empezar a figurar como sinónimo de desaveniencias en el clima, salvo quizá porque las tormentas de arena no se echaban flores.

En el momento en que Matt les habló de criaturas que imponían respeto, Giz cambió de actitud. Se puso en tensión y se olvidó de lo poco o nada que echaba de menos un sitio así para centrarse en cualquier bicho que pudiera echar de menos unas presas como ellos. Abrió la gola y, como venía siendo costumbre en él, fue haciendo mentalmente un descarte selectivo de hechizos y dejando frescos los que más útiles pudieran resultarle. De vez en cuando desviaba la mirada al grupo, en busca de alguna señal de alerta, y más concretamente a Nasher, aunque esto lo hacía de forma tan inconsciente que no sabría ni dar una razón para ello.

En uno de sus escrutinios, el desierto les mandó una señal para que su tensión fuera correspondida. Entre la multitud de granos, la superficie se abrió en un agujero oscuro que dejó paso a un gusano gigante, peligrosa y babosamente gigante. Mientras Gael y Noel lo sobrevolaban para distraerlo, Giz les facilitó un poco el trabajo con un sortilegio de aturdimiento y se preparó para lanzar un hechizo de impacto, por si el animal tenía la estúpida valentía de acercarse al grupo en lugar de alejarse por el agujero que había venido. Sin embargo, en un rincón creciente de sus pensamientos, Giz estaba deseando que se acercara, pues no había dudas de que el grupo era capaz de despacharlo sin problemas y de su cadáver podría sacar muestras interesantes para sus clases.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

8 El gusano os ama el 21/10/12, 03:27 pm

Naeryan

avatar
La larva estaba cegata. Todas aquellas décadas envuelta en un capullo bajo tierra no le habían hecho ningún bien a su ya de por sí primitiva vista.
Por eso al principio no supo de dónde le venían los golpes. Parte de su anterior envoltura le protegía, pero más de una vez las garras de Gael cayeron certeramente sobre su más vulnerable "cabeza".
A medida que pasaban los minutos su piel húmeda se iba endureciendo al contacto con la arena y el aire, haciendo que ataques tan superficiales rebotasen cada vez más a menudo. El gusano proseguía su avance implacable, removiéndose inquieto de vez en cuando al sentir las garras de Gael sobre él. El hechizo de aturdimiento que le envió Giz le facilitó el trabajo al fuego fatuo, al hacer que el baboso animal ralentizara la marcha.
Fue entonces cuando Noel hizo un ataque directo a su cabeza, la parte más húmeda y por tanto más susceptible al daño. De la parte cercenada emanó una bilis viscosa de color verdoso, y el gusano pareció estremecerse entero durante unos segundos.
Después escupió un chorro de ácido directamente al lugar de donde había provenido el impacto.
El efecto del sortilegio de aturdimiento ya despejado del todo, reemprendió la carga a toda velocidad contra el grupo.


[A Noel le ha dado en un ala. A Gael le han salpicado algunas gotas.]


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

9 Re: Desierto Malyadar el 21/10/12, 04:51 pm

Giniroryu

avatar
GM
Giz lanza un hechizo que atonta en buena medida al gusano. Intento aprovechar para seguir atacándole, pero entonces cuando lanzo un ataque directo a su cabeza, hace un movimiento extraño. Mientras estaba todavía intentando descifrar por qué se contorsionaba de esa forma, de pronto un chorro de algo viscoso sale de su boca directo hacia a mí. Trato de apartarme pero no lo logro del todo y el líquido cae sobre mi ala derecha. Casi inmediatamente me desestabilizo y caigo unos cuantos metros mientras noto una abrasión en partes concretas del ala. A las plumas no parece haberles afectado el líquido, sin embargo. Cuando estoy ya cerca del suelo es cuando consigo volver a sostenerme en el aire, pero el ala sigue quemándome.
-¡Mierda, es ácido! -exclamo para advertir a los demás mientras aterrizo cerca de ellos.
Me detengo unos segundos a comprobar el estado del ala. A las plumas no parece haberles afectado, pero la parte del armazón del ala me quema cada vez más y pronto comienza a salir humo. Estaba a punto de pedirle a Giz que me curase pero Wen se le adelanta y lo hace en su lugar. Se lo agradezco y mientras tanto Gael también baja, parece que a su cadáver también le salpicaron algunas gotas y estaba humeando.
-Esto lo convierte en un ser bastante más peligroso, tened mucho cuidado con el ácido. Es mejor que nos apliquemos un hechizo defensivo -digo mientras conjuro sobre mí mismo un campo de fuerza-. Y creo que ahora con más motivo deberías intentar llenarle la boca de arena, Matt.
Acto seguido vuelvo a alzar el vuelo para intentar seguir desviando su atención de los que se quedan abajo y que así el brujo de arena tenga la oportunidad que necesita. Esta vez vuelo con mucha más cautela, atento por si vuelve a lanzar ácido, y de vez en cuando le lanzo algunas plumas. Al poco se me ocurre una forma de intentar desviar su atención, recordando que mis plumas no habían salido dañadas cuando me cayó ácido en el ala. Había estado practicando en los entrenamiento un hechizo de viento para combinarlo con las plumas. Lanzo una buena cantidad de plumas y aplico el hechizo de racha de viento sobre ellas, concentrándome en la trayectoria a seguir. Acerco el pequeño torbellino hacia el gusano para provocar que se corte con las plumas y a continuación dirigirlo hacia otro lado, fuera de nuestro alcance.
<< A ver si se entretiene con eso intentando atacarlo... >>, pienso mientras sigo concentrado en el sortilegio.

10 Re: Desierto Malyadar el 21/10/12, 06:48 pm

Muffie

avatar

Wen siguió a sus amigos hacia el desierto. Nunca había visto uno en persona, de hecho, puede que nunca hubiera visto ninguno, por lo que la imagen de esa gran extensión de arena blanca le asombró. Apenas escuchó las tonterías de Matt, con las que solo sonrió levemente, mientras observaba la infinidad del desierto. Tan distraída estaba que, hasta que sus compañeros comenzaron a moverse, no se percató del peligro inminente. Un gusano enorme los atacaba. Inconscientemente recordó la primera vez que había luchado contra un bicho en aquella ciudad e hizo lo de siempre: con un movimiento rápido cogió su arco y lanzó la primera flecha. A diferencia de la primera vez, esta dio en el blanco. No sabía mucho sobre la distribución de los órganos vitales de ese gusano, por lo que había disparado a una zona intermedia, donde algún órgano tenía que haber, pero no necesariamente vital.

Con un rápido vistazo antes de cargar el arco de nuevo, vió como Gael y Noel alzaban el vuelo y decidió que, antes de seguir peleando y mientras el gusano estuviera distraído, se dibujaría las runas, para ganar tiempo cuando decidiera activarlas.

Lo primero que hizo antes de seguir disparando fue crear un campo de fuerza con el que, como mínimo, proteger a los que seguían en el suelo y que nadie tuviera que preocuparse de su seguridad más que de atacar. Al volver a dirigir la mirada hacia el gusano, pudo ver perfectamente como atacaba con acido a Noel y, cuando este volvió al suelo, Wen no dudó en acercarse a él para lanzarle un hechizo de curación.

- Ten más cuidado que no me quiero quedar sin maestro. - le dijo antes de volver a su posición inicial, desde la que siguió lanzando flechas a las zonas de su cuerpo que ella veía más vulnerables e importantes.

Entonces, se percató del lugar por donde había expulsado el acido. “Bingo.” Exclamó en su interior y echó a correr alrededor del gusano, buscando el mejor ángulo de tiro. No le costó mucho encontrarlo y apuntar, a pesar de que el gusano se movía demasiado, pero la distracción que creaban los demás le permitió acercarse, aunque no demasiado, lo suficiente como para, al disparar, dar en el blanco.



[Acierto: 1-75. Fallo: 75-100]




Última edición por Muffie el 21/10/12, 06:50 pm, editado 1 vez

11 Re: Desierto Malyadar el 21/10/12, 06:48 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
El miembro 'Muffie' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio

'Dado de 100 caras' : 45

Naeryan

avatar
La táctica de distracción de Noel no dio grandes resultados. Completamente ciego como la había dejado, la larva era incapaz de seguir la trayectoria de las plumas en el aire y sólo reaccionaba cuando impactaban contra ella, sacudiéndose violentamente. Su superficie temblaba en aquellas ocasiones y por las fracturas dispersas por todo su cuerpo que ocasionaban las plumas de Noel goteaba aquella linfa verde. Sin embargo no parecía acusar aquellas pérdidas.
Cargando con nueva animosidad contra el grupito a ras de tierra, el flechazo de Wen se instaló por su tráquea cuando estaba a punto de escupir un nuevo chorro de ácido contra sus hostigadores aéreos. Emitió un sonido gutural semejante al de un atragantamiento mientras la saeta desgarraba tejidos internos más sensibles a su paso; y un torrente de ácido salió esta vez de su boca, esta vez mezclado con pus verde.
El campo de fuerza rechazó eficientemente el ataque y lo dispersó en forma de un charco de ácido alrededor de él; derritiendo la arena a su alrededor en una especie de pequeño foso en torno a los transformados.
Al oír que los objetos de su deseo seguían ahí, intactos, bramó furioso y empezó a embestir violentamente contra aquella barrera invisible con todo su peso, ciego de hambre e ira.
Chocó repetidamente contra el campo de fuerza, el cual poco a poco empezó a resquebrajarse.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 2.]

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.