Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por Zarket Ayer a las 09:38 pm

» Faro
por Giniroryu 21/11/17, 04:40 pm

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Jack 21/11/17, 11:43 am

» Plano de los sueños
por Naeryan 20/11/17, 09:50 pm

» Torreón Letargo
por Evanna 19/11/17, 07:23 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35980 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Montañas

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 4 de 7.]

1 Montañas el 03/08/11, 01:03 am

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Altos picos escarpados que separan a la ciudad del desierto.


37 Re: Montañas el 16/06/15, 08:08 pm

Evanna


Fue una subida un tanto agotadora, mas por simple cuestión de ser cuesta arriba y un lugar desconocido donde debía fijarse siempre donde pisaba, que por altura. En alguna que otra ocasión tuvo que tener la ayuda de Lemus, pues ciertamente incluso con el bastón se le hacía realmente complicado, terminando hasta las mismísimas narices cuando al fin parecieron llegar al punto mas alto. Solo de pensar que luego habría que hacer la bajada le daban ganas de quedarse a acampar allí.

Samika tenía bastante resistencia, pero por motivos evidente ese tipo de caminos no era lo suyo. Lemus a su lado le aclaro la vistas. No sabía que esperaba encontrar al otro lado de aquel monte, pero ciertamente no creía que fuese a ser un desierto después de salir de una ciudad derruida. ¿No había ni un poquito de vida en ese sitio o que? Es decir, vida que no fuese bichos que quisieran atacarles o comérselos.

-Al parecer no hay forma de salir de aquí, no hay manera de sobrevivir en un desierto en nuestro estado. Y a saber que cosas puede haber bajo la arena- dijo con un suspiro, sentándose en una roca para descansar un poco, comiéndose una de las frutas que había traído, decidida a descansar un poco. Iba a necesitar energías para la caminata de vuelta. Caminata que iba a costarle un poco porque había tardado bastante y en algún momento empezaría a ir oscureciendo. Samika alzo una ceja al escuchar la voz de Ergot desde el hombro de Ayne que estaba a poco mas de un metro de ella, su interrogación fue obvia para Lemus que le respondió con simpleza mientras el mismo devoraba la comida que había traído, evidentemente con intenciones de descansar un ratito antes de decidirse a bajar. A la mención del mar Samika parpadeo confusa.

-Esta ciudad es como una prisión, el desierto por un lado y el mar por el otro. No creo que ir a ver sea un problema, tal vez encontremos algo mas alla, porque aquí no tuvimos mucha suerte -respondió Samika ante las palabras de Ergot, no perdían nada acercándose allí, aunque siempre con precaución claro. Ademas, se preguntaba si había algo mas alla de ese desierto o de aquel mar, ¿porque debía, no? Osea no podía ser que solo existiera ese trozo de tierra en aquel mundo, ¿no? Ni siquiera la Tierra tenia tan poca tierra. Aunque claro todo dependía de la amplitud del desierto- Estaría bien comenzar a bajar en cuento descansemos un poco, antes de que oscurezca -añadió finalmente mientras miraba el cielo sin verlo realmente, tan solo intentando evaluar cuanta luz quedaba para ella antes de que su visión fuese disminuyendo.

38 Re: Montañas el 18/06/15, 07:43 pm

Tak


GM
Agotado. El sinhadre solo podía pensar en esa palabra, y es que aparte del cansancio físico tenía que luchar contra las ganas de cerrar su mano en torno a la boca del repoblador para que no saliese de ella ni una palabra más. Le respondía con monosílabos, o con incoherencias. Cualquiera que le escuchase se daría cuenta enseguida de que había puesto el automático y no prestaba auténtica atención a las palabras del pequeño.

Finalmente la subida comenzó a hacerse menos empinada. Hacía tiempo que, si miraban hacia atrás, podían ver la totalidad de la ciudad, así como el mar. Aquel lago de apariencia infinita lo había logrado impresionar. Así como la ausencia de vegetación más allá de las casas, o en casi cualquier lugar al que mirase. Se moría de ganas de contarle a Eara todo aquello y ver qué cara pondría. Era una lástima que no fuese posible que lo viera con sus propios ojos. En el agua, la orilla podía verse totalmente ensuciada por navíos y restos flotantes, lo que le hacía preguntarse cómo había acabado toda aquella basura allí. Tal vez un vistazo de cerca podía resultar instructivo, y eso fue una de las pocas cosas en las que estuvo de acuerdo con Ergot.

Alcanzaron una planicie en lo alto de las montañas, y a partir de ahí el horizonte se convirtió en un páramo tan desolado como infinito que horrorizó al sinhadre en lo más hondo. Nunca había visto nada parecido en Sinhdro, y como paisaje era realmente triste, aunque sí resultase impresionante. El desánimo lo golpeó como a todo el mundo, ya era definitivo que aquella ciudad era como una cárcel. No podían ir a ningún lugar fuera de ella.

Se sentó a tomar aire, pendiente del cielo como hasta entonces, e instó al repoblador a que fuese a contarle cosas a alguien que no fuese él. Tenía ganas de relajarse un momento mientras comía una pieza de fruta para recuperar energía. No dedicaron tanto tiempo a descansar como a sus cuerpos les habría gustado, pero era tal como decía Samika, no debían arriesgarse. Si se perdían iban a necesitar todo el tiempo que fuese posible para volver a encontrar el camino al torreón.

El sinhadre creía que la bajada sería más descansada, pero se equivocaba. Le dolían los pies y, en algunos tramos resbaladizos por la tierra seca, no había nada a lo que agarrarse. Se golpeó en varias ocasiones los pies y a punto estuvo de pedir alguna nueva pausa. Pero para Samika y Lemus tampoco estaba siendo fácil, y si ellos no se rendían, Ayne tampoco quería hacerlo.

Cuando habían descendido aproximadamente la mitad del camino, el sinhadre vio algo moverse por el rabillo del ojo y plantó los pies en la tierra dando un grito de advertencia a sus compañeros. Fuera lo que fuera, se había escondido detrás de una roca, y el edeel ya había cogido su sable con ambas manos, apuntando hacia el lugar.
He visto algo ahí, se ha movido y está escondido —explicó, con el nerviosismo a flor de piel—. ¿Retrocedemos? ¿Corremos? —Pero mientras preguntaba aquello, algo asomó la cabeza lentamente.

Se trataba de un roedor pelón de medio metro de alto con aspecto blancuzco y enfermizo, que los miraba de hito en hito. Se movía despacio, y su mirada vacía parecía decir mucho de su inteligencia. Ayne se sintió estúpido al instante en su pose defensiva, pero empezó a recular sin bajar el arma. Lento o no, tonto o no, no se fiaba de nada que no conociese.
Parece que podemos irnos. Y mejor rápido… ¿y si tiene camaradas y atacan en grupo?
«Demasiado precavido, casi parece que me hubiese asustado ese saco de parásitos». En el fondo, el sinhadre echaba de menos a Eara para que se encargase de decir aquellas cosas por él.

39 Re: Montañas el 18/06/15, 08:36 pm

NH


Twixy's tenía entrenamiento de caminatas largas con zapatos mucho menos aporpiados que los que llevaba puestos, pero la subida era traicionera incluso con las botas. Todo estaba sucio, las piedras a veces cortaban, había recovecos inquietantes por todas partes y las nubes cubrían el sol dotando el paisaje de un color gris deprimente. No le apeteció sacar conversación en todo el trayecto, no había nada que comentar, nada a destacar, y todos estaban demasiado cansados y concentrados en avanzar como para querer decir nada. Odiaba comer mientras andaba, por lo que solo consumió lo justo para no desmayarse por el camino. Ya terminaría cuando lleguasen arriba.

Apenas prestó atención al desierto, pues Rocavarancolia entera se extendía ante sus ojos cuando alcanzaron la cima. No había que tener mucha imaginación para completar los edificios delirantes que destacaban entre las ruinas; las torres carcomidas, las cúpulas cascadas como huevos de ave... Algunas manchas de verde aquí y allá en las que no habían reparado, y el mar. Tenian playa. Estaba sucia y rodeada de peñascos grises pero era una playa igualmete. Twixy's se sentó en una roca y se llevó un trozo de pan con queso a la boca, clavando sus ojos en la inmensidad azul verdoso. Pensó que tal vez la ciudad no fuera exactamente una carcel, que podrían usar alguno de los barcos para navegar. Sin embargo no pronunció palabra, no tenía ni idea de manejar barcos que no tuvieran motor.

La bajada fue tan silenciosa como la subida. Todos querían llegar cuanto antes al torreón y dar la excursión por terminada, pero aún podía ocurrir algo y aquel pensamiento zumbaba en su cabeza como un abejorro negro y repugnante. El aviso de Ayne le sobresaltó de tal forma que casi resbaló por la pendiente. Un roedor calvo les acechaba. Twixy's le dedicó la mirada mas asqueada que pudo expresar.

-Mejor superdarnos prisa- apremió.- Pero hiperestad alerta.- Ya había desenvainado la espada, y aunque retomó la marcha iba mirando hacia atrás de vez en cuando.

40 Re: Montañas el 22/01/16, 09:43 pm

Evanna


Cerca de una semana después de la luna roja.

No tenia buenos recuerdos de esa parte de la ciudad, recordaba la larga caminata hasta lo alto de la montaña y el descender. Para ella esa caminata había sido la  mas incomoda de todas, casa igual que traspasar el puente de la cicatriz, notar ahora que con un simple chasquido o sonido podía notar perfectamente donde estaba cada piedra sin necesidad del bastón era risible de alguna forma. Ya no existía ese muro, pues ahora podía verlo sin necesidad de usar sus ojos, como descubrió durante esos días al ir guiándose por Serpentaria durante la noche con los ojos cerrados, haciendo trampas de vez en cuando eso si, y solo con el chasquidos de su lengua mientras esperaba que Ayne y Eara despertaran para el entrenamiento nocturno.

Ese seria su primera practica de vuelo, por llamarla de alguna forma, y estaba impaciente y nerviosa, mentalizada de antemano en que no seria nada fácil y que probablemente acabaría herida.

-Me apuesto lo que sea a que seras el primero en volar de los dos, ya medio consigues mantenerte en el aire....mas o menos -bromeo hacia a Ergot que había ido junto con ella, apuntándose también a la practica de vuelo. No sabían que tenia pensado Rasqa, siendo que las alas de los tres no se parecían en nada y que en el caso de Samika, al estar unidas al brazo suponía un extra diferente en la forma de usarlas. Samika imaginaba de alguna la forma pero le resultaba tan ridículo visualmente hablando que no lo había intentado siquiera. Sobretodo porque aun suponía que sus alas podría soportar su peso, al verlas tan frágiles le hacia dudar, por lo que prefería estar cerca de alguien que si supiera del tema antes de intentarlo siquiera

-En estos momentos que bien nos vendría la magia, porque seguramente acabaremos lleno de chichones.-dijo mientras estiraba un poco, llevando apenas un pantalón negro cómodos y una top sin tirantas por debajo del ombligo ajustado bajo el pecho, siendo el temita de la ropa seguía siendo un problema para ella. Su cabello recogido en una trenza dejando despejada sus orejas, con un par de dagas y porta dagas en la cintura, que había tomada prestada de la Sede el día anterior. Tal vez seria inútil pero sin magia y sin saber defenderse aun correctamente, estar sin armas le era muy incomodo, era solo por costumbre.

-Oye Rasqa ¿como aprendiste tu a volar? Digo, como aprendéis en tu mundo -pregunto la evaki con curiosidad viendo en dirección a la figura del moloch a pesar de no verlo. La pregunta era un poco tonta a decir verdad, pero al ser un ser con una inteligencia prácticamente humana se preguntaba si usaban un metodo bruto, como tirarse desde cualquier sitio alto y que fuese lo que dios quiera, o tenían algún proceso de aprendizaje previo. Tal vez sabiendo eso se sentiría menos ansiosa sobre como les enseñaría.

41 Re: Montañas el 22/01/16, 10:24 pm

Yber


GM
Rasqa había encontrado un sitio perfecto para empezar las prácticas. Se trataba de una pequeña explanada en mitad de la montaña. Tenía espacio suficiente para que aprendieran volar sin matarse, pero al mismo tiempo estaba lo suficientemente cerca del precipicio como para que Ergot y Samika sintieran la urgencia de hacerlo bien.

La magia está sobrevalorada —respondió Rasqa con una mueca que rallaba lo mezquino—. Si las lagartijas más cagonas de mi antigua manada pudieron aprender a volar sin magia, a vosotros no os hace ninguna falta —les enseñó los dientes en una sonrisa amplia y añadió—. Confiad en la intuición de la Luna, si os ha dado alas será por algo.

Para el parqio era indudable: iba a disfrutar viéndoles caerse con muy poca gracia. Y si además podía meterles el gusanillo del miedo en el cuerpo...

Nos tiran de pequeños por el acantilado más alto de toda la isla central —mintió para su disfrute—. Aprendemos a volar por cojones —acabó con una carcajada ronca.

Estaba deseando ver sus caras.

42 Re: Montañas el 22/01/16, 11:17 pm

Merodeador

avatar
Ergot disfrutó del paseo hasta las montañas, recordando con añoranza las excursiones que habían hecho durante la cosecha. Y a pesar de que solo había pasado una semana desde la luna, en la memoria, todo le parecía estar muy lejos ya. Durante todo el trayecto se dedicó a señalarles tanto a Samika como a Rasqa los lugares que ya había visto con anterioridad, a pesar de que la evaki había estado con él en todas esas ocasiones, lo contó como si fuesen anécdotas enternecedoras que había que recordar “…si, si, si, te acuerdas del bicho ese que parecía que…” o “… ¡Oh! y pasamos por aquí también en esa otra ocasión donde…”. Lo único que le perturbo durante el viaje fue Rasqa, bueno, el fuego de este, mejor dicho. Siempre mantuvo una Samika de distancia entre el parqio y él.

Ante la afirmación de Samika el véspido soldado no pudo más que sonreír:

- ¿Tú crees? Ojalá tengas razón.-
habló sin darse cuenta de que sus palabras podían ofender a la humana, aunque lo hacía sin ningún tipo de malicia. - Espero poder hacerlo bien, aprender rápido y enseñárselo a Emmit la próxima vez que lo visite.

El repoblador clavó su mirada al fondo del precipicio mientras comentaban lo de la magia, lo de los chichones, las lagartijas con problemas de estreñimiento y sobre la intuición de la luna. No se atrevió a contradecir a Rasqa, pero no pudo negar que la magia no estaba de más a esa altura del suelo.

Ante la respuesta del Moloch, Ergot no pudo evitar volver la vista de nuevo al suelo que los esperaba para luego mirar a Rasqa. Tras la cara de susto inicial, Ergot se lo pensó un poco, demasiado poco. “Si eso es cierto, significa que…”:

-¡Oh! ¡entonces debe ser más fácil de lo que parece! Tranquila Samika lo conseguiremos. ¡Voy a intentarlo! - y saltó.

-¡Yeeeeeeeeeeeeeeeeey  (oh, no) AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!-


_________________________________________

"Mientras no tengan conciencia de su fuerza no se rebelarán, y hasta después de haberse rebelado no serán conscientes. Éste es el problema." G.O.

43 Re: Montañas el 23/01/16, 12:03 am

Evanna

avatar
<<Las lagartijas mas cagonas de tu manada tenían alas desde que salieron del huevo o del vientre...o como sea que nazcáis>> pensó Samika a la palabras del moloch, a pesar de no contradecirle en voz alta. Unos raspones, golpe, moretones, estaba bien, era esperable, pero como acabaran con algún hueso roto, sin magia eso iba a a ser problemático de verdad.  No sabia que pensar al respecto de la intuición de la luna, porque esta era un poco puñetera <<Aunque bueno somos lo que siempre debimos ser ¿no? Me pregunto si me habría convertido en murciélago de no haberme quedado ciega>> pensó por un momento mientras Ergot parecía flipar en colores con el precipicio, al que Samika prefirió ni acercarse, un simple chasquido advirtiéndole de que la profundidad era bastante considerable para tenerlo respeto.

-Desde...el acantilado mas alto...- no quiso pensar como de alto podía ser dicho acantilado, se le ponía la piel de gallina <<Mierdaaaaa, aprendizaje a lo bruto>> pensó lastimeramente, quería a lo sumo hacerse daño, no matarse. Algo que al parecer no compartía con Ergot, que o era muy valiente o muy idiota como para tan siquiera plantearse en preguntarle algo ante de hacer la cosa mas absurda posible, antes siquiera que Samika pudiera reaccionar.

-¡Pero no te tires! -grito Samika exasperada asomándose al precipicio al perder de vista la pequeña figura del bicho planta- ¡¡Ergot!! -exclamo Samika al escuchar el grito espantado de repoblador avisando que ni por asomo sus alas haciendo lo que deberían hacer. Desplegó sus alas de golpe antes de plantearse siquiera lo peligroso de lo que pretendía hacer, dispuesta a saltar tras el puñetero bicho, asustada por la imagen en su mente del repoblador estrellándose contra el fondo del precipicio y convirtiéndose en pulpa.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

44 Re: Montañas el 23/01/16, 12:20 am

Yber

avatar
GM
No os preoc —a Rasqa no le dio tiempo a avisarles de que era una broma antes de que Ergot se tirara al vacío.

El repoblador bien podía dar gracias a los ancianos de que Rasqa ya estuviera volando, o a saber qué habría sido de él. El moloch plegó las alas contra el lomo y se lanzó en picado hacia abajo. Tan rápido como la gravedad se lo permitía. Ergot caía sin control y pesaba mucho menos que él, por lo que no tuvo problemas en adelantarle.

¡Idiota! —le gritó al cruzarse con él en el descenso.

En cuanto logró superarle, se ayudó de la cola para ponerse por debajo de él y desplegó las alas de golpe. El viento se coló bajo sus membranas y le alzó con fuerza. Apenas un segundo después, Ergot chocó contra su espalda de forma violenta, desestabilizándolo.

¿Estás vivo? —Tener la espalda llena de pinchos creaba la posibilidad de que el véspido se hubiera ensartado en uno y a Rasqa no le gustaba nada la idea. Sería un coñazo limpiarse luego la espalda de restos de bicho.

Rasqa no despegó las fauces de nuevo hasta que no llegaron junto a Samika, donde aprovechó para virar con fuerza y lanzar sin un solo miramiento a Ergot contra el suelo.

La próxima vez, pregunta antes de saltar —inquirió con gesto sombrío.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

45 Re: Montañas el 23/01/16, 12:47 am

Merodeador

avatar
A Ergot no le importo nada ser insultado por Rasqa, en aquellos momentos pocas cosas, excepto seguir vivo, tenían importancia y sentido. Cuando aterrizo sobre el caluroso cuerpo del Moloch le dio las gracias a la madre naturaleza y a la eficacia del parqio a partes iguales. Mientras ascendían hacia Samika, no pudo evitar fijarse en todos los pinchos que junto a él reposaban sobre la espalda de su amigo “¡Que poco ha faltado para morir desmembrado y empalado, pero a este paso acabare quemado!”

Cuando Rasqa le tiró al suelo y le dijo aquello el repoblador no se enfadó. Seguía demasiado agradecido y aliviado de dejar el calor, ademas tampoco le pareció fuera de lugar, aunque lo dejo confundido.

- ¿Pero no teníamos que saltar? Entonces… ¿qué hacemos? ¿Cómo hacen tus lagartijas de excrementos para volar? - entonces se fijó en el rostro de la evaki y añadió:

-Estoy bien, mira, sano y salvo… la próxima vez será mucho mejor, ya lo veras. – le regalo una sonrisa bien grande a la humana. Y volviéndose de nuevo hacia Rasqa en un tono más íntimo, pero que podía oír perfectamente Samika, dijo:

- Esto no se aprende en una única clase ¿verdad? – “Emmit y el resto tendrán que esperar”.


_________________________________________

"Mientras no tengan conciencia de su fuerza no se rebelarán, y hasta después de haberse rebelado no serán conscientes. Éste es el problema." G.O.

46 Re: Montañas el 23/01/16, 01:21 am

Evanna

avatar
Samika suspiro de alivio y sintió sus piernas temblar un poco cuando escucho el vuelo del regreso de Rasqa con Ergot, el parqio había reaccionado mas rápido que ella en el ir al rescate de Ergot y no podía que mas agradecer sus agudos reflejos. Tras recobrar un poco aliento Samika frunció el ceño, atravesando con sus ojos la pequeña figura del repoblador cuyas palabras, quitandole hierro al asunto tras el enorme susto que le había dado le  hacia enojar mas.

-Como la próxima vez se te ocurra la genial idea de lanzarte de esa forma sin tener la mas remota idea de como mover tus alas, si por casualidad sobrevives de nuevo, te pisoteare. Casi me lanzo a por ti...no me des estos sustos- dijo la humana enojada, le había preocupado le había dado un buen susto y peor, si Rasqa no hubiese reaccionado tan rápido como lo hizo, habría cometido ella misma la imprudencia y la estupidez de lanzarse tras el- ¿De que sirve matarse en la primera practica? Obvio no vas a aprender a volar sin mas -respondió Samika frustrada a la pregunta que este le hizo a Rasqa. ¿Ese bicho no tenia sentido del peligro?¿no pensaba? Incluso tras una cosecha entera con el no le cabía en la cabeza que actuara tan locamente sin pensar en las consecuencias. <<Y encima aunque me enoje me va a ignorar y seguirá siendo así>> pensó con un cierto fastidio por todo el estrés del momento pasado. Respiro hondo sacudiendo los brazos intentando sacarse todo la tensión del cuerpo, volviendo sus ojos de nuevo hacia Rasqa que apenas era una figura reptiliana borrosa.

-No bromees con Ergot, en serio, suele tomárselo todo demasiado en serio -dijo Samika cruzándose de brazos sin volver a plegar las alas y queriendo deshacerse rápido de esa sensación tan horrible del cuerpo, retomando su pulso normal poco a poco- ¿Aun quieres enseñarnos pese a toda esta escenita, verdad?- pregunto mirando a Rasqa pues tal vez hubiese cambiado de idea con alumnos tan problemáticos.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

47 Re: Montañas el 23/01/16, 01:52 am

Yber

avatar
GM
Rasqa acabó soltando una carcajada al escuchar a Samika regañando al piojillo y su mal humor repentino se fue con ella. <<Empezamos bien>> se dijo.

Al contrario, ahora me apetece mucho más —respondió a Samika antes de dirigirse a Ergot—. Bromeaba. No nos tiran por el acantilado, de haberlo hecho así habríamos muerto todos despeñados y nuestra especie se habría extinguido. Espero estar siendo claro ahora, Ergot: Si te tiras por ahí te mueres.

El parqio aterrizó y corrió hacia el centro de la explanada, silbando a ambos para asegurarse de que le siguieran.

Comenzad haciendo estiramientos generales —les ordenó—. No queréis sufrir un calambrazo en las alas mientras volais, creedme. Cuando creais que estáis, quiero que cerréis los ojos y "sintáis" las alas.

Rasqa sabía volar, pero lo hacía por instinto. Dar clases y que le entendieran probablemente también iba a ser difícil para él.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

48 Re: Montañas el 23/01/16, 10:41 pm

Merodeador

avatar
El enfado de Samika pillo por sorpresa al repoblador que agacho la cabeza avergonzado, pero su corazón se llenó de cariño y miedo al escuchar que a punto estuvo de lanzarse a por él.

-Lo siento mucho, no quería… no… perdón. -Ergot abrazó las piernas de Samika de forma afectuosa: -Intentare saltar menos desde el acantilado de ahora en adelante. Te lo prometo.

Ante las palabras del parqio el vespido se alegró de que por su culpa no se fuesen a cancelar las clases, sobre todo porque no sería justo para la evaqui, ella no había saltado.

-Así que no os tiran para no extinguiros y si me caigo por ahí me muero. Vale, lo entiendo. Lo tendré en cuenta. – Le aseguró con una sonrisa de “No-estoy-muy-seguro-de-haber-captado-todo-pero-confía-en-mi-lo-conseguiré” que era demasiado alegra como para inspirar confianza alguna.

Ergot siguió a Rasqa hasta al centro de la explanada donde obedeció a las órdenes de este. Pero como no tenía mucha idea de a que se refería con “estiramientos”, en este contexto y sobretodo con sus alas, pues se dedicó simplemente a imitar (de forma torpe) a Samika con resultados peculiares.

El verdadero problema llego cuando terminaron de hacer los ejercicios iniciales y Ergot se dio cuenta de que no podía obedecer a Rasqa en todas sus directrices. Por lo que intento llamar su atención para hablar dando ligeros saltitos en el sitio:

-Esto… Rasqa… tengo un pequeño problema con la última parte del ejercicio. - Y señalándose el rostro con sus 4 patas superiores dijo muy preocupado: -Yo no puedo cerrar los ojos.

Ergot haciendo estiramientos con Samika:




_________________________________________

"Mientras no tengan conciencia de su fuerza no se rebelarán, y hasta después de haberse rebelado no serán conscientes. Éste es el problema." G.O.

49 Re: Montañas el 23/01/16, 11:46 pm

Evanna

avatar
La evaki hizo un ligero puchero inconforme ante la el abrazo cariñosos del repoblador a su piernas, pero no lo rechazo.

-Espero que eso sea verdad-respondió finalmente Samika pasándose su enfado por el momento. Al menos por fin parecía haber entendido que no debía tirarse desde sitios altos de esa forma o eso esperaba y se sintió realmente aliviada al saber que Rasqa iba a seguir enseñándolos, siguiendo a este hacía el centro de la explanada.

Para la evaki, calentar y estirar antes de cualquier ejercicio físico era lo normal por lo que no perdió tiempo en seguir las indicaciones del moloch, haciendo especial hincapié en estirar bien sus brazos, cuello y espalda; y de paso echándole una mano al pobre repoblador que aunque no veía bien lo que hacia sus esfuerzos por seguirla si llegaba a a sus oídos. También se centro en estirar sus alas lo máximo posible y volver a plegarlas varias veces asegurándose que aquella piel seguía los mandatos que su cerebro mandaba de la misma forma que lo haría de querer mover sus brazos. <<Sigo sin acostumbrarme a tener esto, pero al menos ya no voy pegándome tirones>> pensó satisfecha, muy de acuerdo en que no deseaba sufrir un calambre en las alas. Ya había tenido pellizcos por no saber desplegarlas adecuadamente mas de una vez y ya tenia suficiente.

-Sentir las alas...- aquello sonaba esotérico de alguna forma y frunció el ceño confundida, las sentía perfectamente. Estaban unidas al brazo al fin de cuentas. Las desplegó en su máximo alcance de nuevo cerrando los ojos, sintiendo el el viento suave golpear las sensible y delgada membrana de estas- Siento que voy a salir flotando en cualquier momento como si fuese una cometa - murmuro divertida,  mas para si misma que para los otros dos que seguramente ni sabrían que era una cometa. Escucho la preocupación de Ergot cuyos ojos de insecto hacían imposible que pudiera parpadear tan siquiera, así que dio un posible solución- ¿Porque no te los tapas con las manos? Tus alas están en tu espalda, no te dificultan el movimiento de estas -respondió conociendo ya bien la fisonomía del repoblador a esas alturas.

No dijo nada mas por el momento, pues tal vez el parqio tendría una opción mejor y se centro en sentir sus alas o mas concretamente en como el viento se deslizaba por la fina membrana, empujándola ligeramente. <<El aire es mínimo pero puedo notarlo con bastante claridad, parecen ser muy sensibles al mínimo cambio y al tacto...supongo que siendo así planear no seria difícil...¿pero como me alzo? ¿batiendo los brazos como idiota? >>  se pregunto Samika dudando, pues la imagen aun le resultaba ridícula y no estaba aun muy segura de que fuese a conseguirlo y de hacerlo, no tenia claro como iba a descender. <<Vamos poco a poco, incluso si lo consigo, dudo que suba demasiado como para tener que preocuparme >>

-Rasqa, creo que tengo una idea de como levantarme del suelo ¿lo intento? A ver si así ves algo que yo no, al verlas moverse - pregunto abriendo los ojos para ver al parqio, un tanto indecisa y extendiendo sus alas en toda su envergadura para hacer el intento, ruborizarse cuando comenzó a mover sus brazos de arriba-abajo, sintiendo ridícula y sintiendo como el aire se movía bajo sus movimientos intentando hacerla ascender torpemente, pues eso de alejar sus pies del suelo le daba bastante respeto.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

50 Re: Montañas el 25/01/16, 08:33 pm

Yber

avatar
GM
Rasqa se acercó intimidantemente a la posición de Ergot, con la esperanza de que el miedo que le daba le ayudara a ponerse en serio con el calentamiento. Su comentario al final le acabó sacando una carcajada. No había caído en el detalle de los ojos insectiles del véspido.

Haz lo que ha dicho Samika, o intenta concentrarte en lo que experimentas en las alas, simplemente—se giró a la evaki al escuchar su ofrecimiento y sonrió divertido. Era demasiado pronto para que se alzaran (sin caerse), pero la muchacha tenía iniciativa y eso era más o menos bueno. En realidad le apetecía verla golpearse—. Adelante, muéstrame.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

51 Re: Montañas el 07/02/16, 10:21 am

Evanna

avatar
La evaki asintió, tomando aire profundamente antes de hacer lo que tenia pensado, batiendo los brazos como si estos fuesen alas de pájaro, sin tener mucha idea si funcionaria siendo tan diferente a la de estos. <<Lo poco que se de los murciélagos en sus hábitos de vuelo, es que planean de lujo...y que usualmente lo hacen tirándose desde lo alto no despegando el suelo>> pensó Samika con los ojos cerrados sintiendo la corriente de aire moverse bajo la sensible membrana de sus alas, que se ahuecaban ligeramente intentando alzarla sin mucho éxito. ¿Iba a tener que lanzarse desde sitios altos, cual ardilla voladora, para poder volar, o como mínimo, planear? Si era así lo iba a tener realmente crudo.

La velocidad en la que movía sus brazos incremento, sintiéndose realmente estúpida con esa acción al imaginarse siendo vista desde fuera y la membrana firme de sus brazos se impulso ligeramente hacia arriba sorprendiéndola al notar como sus pies apenas se alejaba del suelo mínima, a la altura similar que si estuviera poniéndose de puntillas. Sorprendida y asustada al sentir como perdía el anclaje al mundo que era para ella el suelo bajo sus pies, dejó de mover los brazos,, trastabillando sobre el suelo cuando la gravedad la llamo de vuelta, cayéndose finalmente de culo al no conseguir mantenerse en pie ni volando, si aquello podía llamarse volar, ya que incluso saltando subiría mas alto <<Dios...vale, esto da un poco de miedo ¿como demonios voy a volar si temo alejarme del suelo?>> se sentía un poco frustrada en cuanto a eso, levantándose de este mientras se sacudía y sobaba un poco su trasero, tan sorprendida por lo ocurrido que ni dolor sentía, sin percatarse que tenia los ojos abiertos al máximo con incredulidad y espanto a partes iguales.

De alguna imaginarse por los aires sin nada que la uniera al suelo y con su visión borrosa era aterrador, por mucho que tuviera la localización ahora, su grado de distancia era pequeño y en el aire debería ser incluso mas complicado. <<Ugh, vale, calma Samika...piensas como humana y el sentido común humano te dice que es imposible alzarte del suelo con dos pellejos colgando de los brazos y mucho menos maniobrar estando ciega, pero ahora no eres humana...eres una evaki, un murciélago, por mas que cueste pensarlo, y como uno puedes volar si o si. Voy a conseguirlo, por mis ovarios...>> respiro hondo, levantándose del suelo para mirar de vuelta a Rasqa, antes de volar siquiera debía quitarse el miedo a hacerlo, así que iba a ser un dura batallita contra media vida teniendo el suelo como su fiel aliado.

-¿Como lo viste?- pregunto intentando volver a lo que estaban haciendo, decidida a conseguirlo por mas que fuera a comer suelo, y posiblemente paredes cuando consiguiera mantenerse en el aire, durante una buena temporada.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

52 Re: Montañas el 17/02/16, 12:50 am

Merodeador

avatar
El repoblador asintió a las palabras de Samika y Rasqa e hizo exactamente lo que la humana le decía. Se tapó los ojos con sus cuatro patas e intento “sentir” sus alas. El véspido soldado notaba sus alas por así decirlo, el bicho no tenía claro a lo que se refería el Moloch, pero debía de ser algo parecido a esto. Ergot era capaz de sentir como el aire se encontraba con la superficie de sus alas, sentía como a la más mínima intención suya de moverlas estas obedecían, captaba las texturas y el tacto de estas al rozarse entre ellas y era capaz de saber más o menos su forma a través de las sensaciones que le transmitían sus terminaciones nerviosas.

Pero no aguanto mucho con su ejercicio de “sentir las alas” pues los ejercicios de la evaki lo distrajeron. Durante los momentos que la humana estuvo en el aire el repoblador aprovecho para animarla y para indicarle lo extraño que se le hacía verla así.

En cuanto la chica cayo Ergot se acercó a ella olvidando por completo que él también tendría que intentarlo en algún momento. Y antes de que Rasqa pudiese responder el bicho lo hizo por él.

-Yo creo que lo ha visto bien, no parecía estar mirando a ninguna otra parte y se ha visto que volvas así que bien. Has volado bajito, pero te has caído mejor que yo sin barranco ni nada. – Lo dijo dándole unas palmaditas de ánimo en las piernas. Luego se alejó un poco de ella y anuncio:

-Voy a intentarlo.

Movió sus alas con fuerza y rapidez, y al poco sintió como sus pies se despegaban del suelo apenas una decena de centímetros.

- ¡Lo conseguí! ¡Como tu Samika! - Grito eufórico alzando todas sus extremidades al unísono de pura alegría, todas. Incluidas las alas. Ergot cayo de culo.

- ¡Mira, también como tu Samika, otra vez! - Grito desde el suelo muy contento.


_________________________________________

"Mientras no tengan conciencia de su fuerza no se rebelarán, y hasta después de haberse rebelado no serán conscientes. Éste es el problema." G.O.

53 Re: Montañas el 17/02/16, 11:22 pm

Yber

avatar
GM
Rasqa sonrió con cierto orgullo porque Samika se elevara. En sus clases de vuelo de pequeño a todos les costaba más alzarse de lo que le había costado a ella, pero suponía que era lo más lógico. Lo mejor de todo, sin embargo, fue el aterrizaje. Iba a haber hecho una broma, pero Ergot se le adelantó y el parqio simplemente se encogió de hombros.

Lo que ha dicho el enano está bien —decidió, al tiempo que colocaba el foco de su atención sobre Ergot, que logró realizar algo parecido a lo de Samika—. Tenéis que aprender a caer de más formas o se os va a pelar el culo —se rió de ellos.

>>¿Qué habéis sentido? ¿Entendísteis cómo interactúan vuestras alas con el entorno? ¿Notasteis como os elevaban? —preguntó, disimulando su poca seguridad. Seguía sin saber si su entrenamiento era el óptimo para tal diversidad de alas—. Es uno de los pasos más importantes si queréis saber volar. Lo que habéis hecho ahora ha estado bien, pero ha sido suerte. Y no dejará de ser suerte hasta que los movimientos necesarios para alzaros os salgan fluidos y sin pensarlo. Va, repetidlo y tratad de explicarme cómo lo hacéis. Y si podéis caer con las patas hacia abajo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 4 de 7.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.