Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Cuervo Hoy a las 03:11 pm

» El Cuchitril
por Giniroryu Hoy a las 01:34 am

» Krabelin
por Giniroryu Ayer a las 05:31 pm

» Las Dragoneras
por Tak 20/06/18, 11:58 pm

» Luna Alta
por Giniroryu 20/06/18, 05:29 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 175 miembros registrados.
El último usuario registrado es Frontera.

Nuestros miembros han publicado un total de 37164 mensajes en 703 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Botica de la náyade

Ir a la página : 1, 2, 3 ... 12 ... 24  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 24.]

1 Botica de la náyade el 07/02/13, 10:53 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Un edificio de colores verdosos de tonalidades diversas, ahora apagadas por el daño que le ha causado el tiempo. La pintura desconcha de las paredes y faltan muchas de las tejas en el doble tejado de estilo oriental. Hace sesenta años había sido una humilde posada de dos pisos y un sótano con bodega.
Interior:
En el primer piso están la barra y las mesas, ahora removidas al patio y apiladas una encima de la otra. Una mesa semicircular relativamente nueva da la bienvenida nada más entrar por la puerta y, el resto de la sala,se compone de estanterías llenas de cachivaches polvorientos y cajas con viales, pociones, brebajes y demás objetos. En la trastienda se pueden encontrar las mercancías más valiosas de la que es ahora la dueña del local quien lo vigila desde esa mesa semicircular de la entrada. Una puerta en una esquina lleva hacia las escaleras que conducen a la segunda planta, compuesta únicamente con tres dormitorios con camas viejas y raidas y un armario en cada habitación que ha visto mejores días. Una escalinata secreta en la trastienda conduce al sótano de piedra que antes se usaba para almacenar víveres y demás bienes, la humedad se adueñó del lugar y hay musgo por todos lados, carcomiendo la piedra y la madera de la bodega. La bodega en si ha resistido bien el paso del tiempo y aun puede tener su uso original, si se remueve el musgo que bloquea la puerta, claro.

2 Re: Botica de la náyade el 09/02/13, 12:03 am

Tak

avatar
GM
De camino a la botica iba pensando en lo extraña que había sido la fuga de Noel y Vac. Antes de salir, cuando por fin se dio cuenta de que ninguno de los dos estaba por allí, subió al cuarto de Noel y tras llamar varias veces entró al entender que estaba vacío. Así era, y la ventana aún seguía simplemente arrimada. La cerró meneando la cabeza y salieron todos del cuchitril, no sabiendo si iban a volver pronto o no. La fuga de aquellos dos le dio que pensar durante el camino. Con todo el trajín de la llegada de los frivy's no había vuelto a pensar en lo de Noel y Wen de aquella mañana. Noel tenía derecho a tomarse un respiro ese día, pero quizá le dolía un poco no haber sido él quien tratara de animarlo, le hubiera gustado hacer algo, y sin embargo ni siquiera creía ser capaz de encontrar dos palabras seguidas para empezar a hablar con él de lo que sea que hubiera pasado. En cambio Vac... con Vac estaba en buenas manos, sin duda, pero le seguía pesando que pudiera parecer que él se había desentendido.

No prestó atención a los frivy's más que para mirar con curiosidad sus caras ante todo lo nuevo que se les venía encima. Ellos no tenían la culpa de que los hubieran traído, pero solo habían sido un incordio, arruinando aún más una mañana de por sí arruinada. Gael se frotó la sien allí donde le palpitaba horas atrás, como si nunca se hubiese tomado la infusión de Vac, y trató de apartar los pensamientos del estilo «vaya mañana de mierda» y similares.

Cuando llegaron al mercado, Gael les pidió a los demás que se adelantaran o le esperaran, porque tenía que hacer algunas compras. El dinero no era mucho, pero le sirvió para comprarse una aguja curva de sutura e hilo de dos tipos diferentes, ambos resistentes. No le duraría mucho, pero confiaba en que pudieran hacer alguna misión más pronto.

Gracias a la adquisición se encontraba un poco de mejor humor cuando llegó a la botica de la náyade. Su mirada recorrió todo el local parándose en los pequeños detalles que aún faltaban por restaurar. No eran quienes para decir mucho, los del cuchitril, pero allí todavía hacía falta un buen repaso, y seguramente se estaba encargando Nia sola. Claro que ahora le llevaban un par de esclavos para ayudarla con el trabajo. Buscaron a la náyade por el local, y siguiendo su voz la encontraron en el patio charlando con dos viejy's. Gael se paró en seco, fastidiado por no haberse dado cuenta de aquella eventualidad. No habían pensado que a ella también podían haberle ofrecido esclavos y ahora... había demasiados. Miró a Adara de reojo, sin saber muy bien qué hacer.
-¡Buenos días! -saludó de todos modos-. Has escogido un buen local para la botica. Oye, por cierto, si necesitas ayuda más días para cualquier cosa avísame. -Estuvo a punto de hablar por todos, pero no quería meterlos en líos, así que dejó que se ofreciese quien estuviese dispuesto-. Sabemos bien lo que es tener que poner a punto una casa vieja.

La ángel negro le explicó a continuación que le habían traído los esclavos que les habían ofrecido en el cuchitril para que trabajasen en su botica.

3 Re: Botica de la náyade el 09/02/13, 03:35 am

Leonart

avatar
Toima y Tania

Un muy enfurruñado Toima iba seguido por una nublina cabizbaja que no podia evitar dirigir miradas tanto a Adara como a los aterrados frivy's. Toima, ignorante de esto, refunfuñaba en voz alta.
-¿Porque tenemos que ir a la casa de esa bruja?-dijo cruzandose de brazos.-Yo ya he estado en ella y es aterradora como cualquier casa en ruinas de esta condenada ciudad, o quizás más por su dueña.-como no le parecia suficiente argumento para seguir señaló su pelo.-¡Ella es quien le hizo esto a mi pelo! ¡Y coercionó a Tania para que le ayudara! ¡Es el mal personificado, como todos los medicos!-
No le dio tiempo a quejarse más pues el edificio de color jade apagado se extendia ante ellos. Buffó y una brisa de viento le mecio su nuevo y más corto peinado. La nublina rió en voz baja.
-Yo pienso que ese peinado te queda muy bien.-
El ulterano vaciló unos instanes antes de indignarse y apartar la cara.
-¿Tu que vas a saber de pelo largo?-espetó.
La nublina volvio a reir de nuevo con la actitud del ulterano que le parecia un niño pequeño ahora mismo cosa que era bastante graciosa pensando en su enorme tamaño. Ambos detectaron fácilmente a la niña tomando te y bizcocho con dos frivy's que antes no habian visto. Se dieron cuenta entonces de que la posibilidad de que les trajeran esclavos a ella tambien era alta. Ahora ya serian cuatro...

Nia

-¡Pues es la superverdad!-exclamó el más joven, ya más relajado.
-Vaya... Pues si que tenemos cosas en común.-dijo la niña dando otro sorbo a su taza. Ya no quedaba bizcocho asi que asumio que les habia gustado. De pronto se acordó de otra cosa y se giró al más anciano, de pelo blanco.-¿Y teneis cosas como marisco en Fridowaldanny?-
El anciano abrió la boca para responder pero sus palabras fueron silenciadas cuando captaron a un grupo de gente en la entrada del patio. Los dos viejy's se quedaron mirando a la niña hasta que esta reaccionó, poniendose de pie y colocando la silla de nuevo.
-¡Ah! Ya están aquí.-dijo para si misma. Se giró para explicarles mientras andaba en dirección al grupo.-Son unos amigos que vienen a ayudar con la botica, luego os contaré más sobre ellos.-

Se acercó Gael de entre ellos y Nia les recibio con una sonrisa.
-¡Bienvenidos a estas ruinas!-exclamó con tono grandilocuente, como presentando una maravilla de arte.-¡Espero que hayais venido con ganas de trabajar!- Adara fue quien habló despues de Gael Su cara iluminada por la visita, se vio apagandose poco a poco a medida que Adara hablaba. Se quedó mirando desolada a los dos frivy's que venian incluso más aterrados que los dos que el consejo habia abandonado. Una mujer mayor leia una revista gruesa y el otro era un chico joven. No iba a ser posible mantenerles a los cuatro por si sola. Tendria que rechazarles.
Los ojos del chico. Eran de profundo respeto, respeto causado por el miedo. Sea lo que fuera que hubiera pasado en el cuchitril le habia aterrado. Se mordio el labio y tragó su negatividad y la encerró en un abismo de su mente. Sonrió de nuevo.
-¡Por supuesto! ¡Cuántos más seamos antes terminaremos de trabajar!-exclamó reuniendo positivismo.
-¿Os apetece ver lo que tengo montado dentro?-les dijo mientras guiaba a los otros dos frivy's junto con la otra pareja de congéneres que habia sentados en el patio. Les pidio que tomaran asiento y volvio con los cuchitrileros.-No es mucho pero al menos tengo claro como quiero que vaya todo y, por supuesto, una forma de hacerlo.-
Todos accedieron y pasaron dentro. Nia les fue presentando una a una las secciones de la tienda, a veces desplegadas, mostrando piedras y polvos de propiedades increibles hasta algas secas que Nia aseguraban que aumentaban la concentracion al ser consumidas. Pero la mayoria de mercancia estaba guardada en cajas en la trastienda, apiladas unas encimas de otras, habia trabajo para horas. Muchas de las cajas tenian escritas una letra que correspondian con las estanterias de la tienda. La ulterana apartó unas cuantas de las cajas y reveló una escalinata que les condujo al sótano, cubierto de musgo por todos lados. Una zona que parecia haber sido una despensa estaba tan deteriorada que la ulterana lo habia tirado todo abajo y habia apilado los restos en una esquina. El ulterano miraba con amargura a unos grilletes remachados contra la pared donde probablemente habia pasado la noche. Quedaban unos buenos metros cuadrados que Nia no dudó en aclararles que picaria la piedra del sótano para hacer una piscina ya que la humedad era ideal para ello. Por último, se plantó ante una de las paredes cubiertas de musgo completamente. Con una gran sonrisa misteriosa al igual que su tono de voz, se giró hacia los cuchitrileros.
-Y esta es la una pared especial. Porque en verdad no es una pared para nada.-dijo palmeando la superficie.-Esto es en verdad la que fue la bodega de este lugar hace muuuuuuucho tiempo. Y he estado dentro con ayuda de mi magia y he de deciros que he visto más de una botella de licor en buen estado dentro.-los ojos del albino se iluminaron de pronto, no habiendo escarmentado.
-Digamoslo así: Una recompensa. Si. Una recompensa para aquel que logre encontrar la manera de entrar en la bodega sin dañar la estructura pero sin usar la magia. El vencedor tendra derecho a reclamar las botellas de licor de su interior ¿Qué os parece?-dijo con una amplia sonrisa, pensando que era un juego emocionante.
-Yo me apunto.-No tardó en decir el albino mientras la nublina suspiraba de exasperación.
Con aquello, les guio hacia arriba y esta vez fueron a parar a una puerta diferente que llevaba a otra sala con mas cajas pero con unas escaleras de madera que subian hacia arriba. Se paró en aquel rellano y comenzó a hablar.
-Si subis las escaleras podreis ver tres dormitorios en ruinas que necesitan muchas reparaciones. Las ventanas tienen balcones pero las barandillas estan rotas asi que cuidado con caerse, pero tambien es la única forma de llegar al tejado a pie.-añadio.-Tejado que tambien necesita mano de obra, por cierto.-comentó.

-¡Y esto seria todo! Si dejamos lo de la bodega para el final y con la ayuda de los frivy's creo que podriamos llegar a acabar con mucho hasta la hora de merendar.-
-¿Os parece que nos pongamos a ello ya?-dijo mientras sacaba botes de pintura verde y brochas de una de las cajas. Parecian relativamente nuevas y el latón de los botes era claramente de algún mundo vinculado. No podian identificar las letras que aparecian sobre este, pero claramente era una clase de marca industrial.
-¡Hay que pintar la fachada del primer y segundo piso!-


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

4 Re: Botica de la náyade el 10/02/13, 03:03 am

Yber

avatar
GM
Giz no pudo evitar hacer como hacía siempre y, al poco de pasar, ya estaba ausente, escudriñando con curiosidad analítica el local, intentando hacerse a la idea de cuánto habría que trabajar para que quedara en condiciones. Oía la conversación de pasada y apenas filtró un par de cosas sueltas: licor, barandillas, escaleras y reparar el techo. Además, tuvo que tragarse un comentario grosero, pues en su opinión, o los frivys eran expertos en albañilería o magos del andamio o solo estorbarían, que era sinceramente la idea que más barajaba. En esos momentos estaban lo suficientemente asustados como para no desobedecer, pero cualquier cosa que pudieran llevar a cabo, la realizaría más eficazmente un hechizo.

En cuanto volvió a preguntar para enterarse bien, subió y se coló por la primera puerta que encontró. Decidió que empezaría por arreglar ese dormitorio y seguidamente saldría al tejado, que probablemente fuera lo que más tiempo llevara de arreglar, si estaba en demasiado mal estado. Y así, se puso manos a la obra, empezando por las barandillas del balcón <<Por si los frivy's>>.

Conforme avanzaban con la reparación, Giz iba haciendo cálculos mentales algo aleatorios, como cuantas horas de sueño tendría que descartar si quería hacer una visita al castillo por la noche, cuantos años tardaría Nia en conseguir que los frivy's fueran unos esclavos eficientes o las probabilidades que tendría de implantarle branquias a un gato sin fallar en el intento; entre otras cosas.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

5 Re: Botica de la náyade el 10/02/13, 04:26 am

Tak

avatar
GM
Después de la explicación de Adara le pareció ver por unos instantes dudas en la mirada de la náyade, pero al final su cara cambió y decidió aceptarlos a todos. No le hizo gracia eso, porque estaban metiendo a Nia en un aprieto. Esperaba que al menos pudiera ayudarle en alguna ocasión como había prometido, con cualquier cosa. Si no podía mantener a los esclavos estaba seguro de que, aun así, no se desharía de ellos. Estuvo dándole vueltas a aquello mientras Nia les enseñaba su cuchitril particular, explicando qué tenía en mente para arreglar cada parte. Cuando sacó los botes de pintura ya sí tocó ponerse en serio. Decidió que salía más económico en términos de magia hechizar la brocha para que no se quemase y pintar la fachada flotando por sus propios medios. Tanto él como Adara se encargaron de la fachada. Les llevó un rato largo, pero al terminar el aspecto del edificio había cambiado considerablemente.

Cuando volvieron a entrar, Gael ya estaba deseando un descanso. Notaba los brazos fatigados de mover la brocha repetitivamente. No vio a Giz por la planta baja, pero sí a los frivy's moviendo mercancías y limpiando. Encima de la mesa encontró la revista que Miseria les había dado para entretener a los esclavos, y como ya había poseído el cadáver de nuevo, decidió echarle un vistazo rápido. «Ya puede ser buena para que piensen que con esto se pueden calmar después de lo que han vivido» pensaba al empezar a abrirla, escéptico. La primera imagen que apareció le caló hondo. Un modelo ya no solo ligero de ropa, sino que con ella ridículamente escogida, posaba con orgullo y con la bragueta abierta. Tuvo que pasar un pequeño instante para librarse del pequeño shock antes de echarse a reír. Después de esa vinieron algunas páginas más, y el muchacho tuvo que arrastrarse escaleras arriba buscando a sus amigos para enseñarles aquella peculiar obra de arte, al tiempo que trataba de no ahogarse con la risa.
-¡Mira... mira esto! -le dijo a Giz amortiguando las carcajadas. Adara, que estaba más alejada, también se acercó a curiosear-. Es como... como... ¡Pagaría por entender lo que pone!
Le dolían las mejillas de tanto reír. Algunas imágenes se salían de tono, pero cuando apareció auténtica pornografía a Gael le dio un poco más de apuro. Según siguieron pasando hojas solo se podía confirmar lo que había parecido a primera vista: los frivy's eran raros de narices.
-Pero qué les pasa a estos tipos, en serio. Entre las pintas que tienen y el refrito de revista este... ¡No tiene el menor sentido!

6 Re: Botica de la náyade el 11/02/13, 06:13 pm

Leonart

avatar
Nia

Todo el mundo se puso a trabajar, cada uno en una cosa. Nia no tardó en ponerse tambien al tajo dirigiendo a los cuatro frivy's en hacer el trabajo más simple, ordenacion y clasificación de la mercancia. Le costó bastante convencerles pero prometio recompensarles con la cena si se esforzaban con los demás. El más joven de los cuatro era el más pasota y el que menos hablaba. Los mayores a veces se ensimismaban hablando entre ellos de temas que Nia no entendia ni sabia si queria entender. Finalmente la tienda parecia un lugar más decente con todo recogido. Del techo colgaban unas cajitas con un amuleto poderoso dentro. A un movimiento de su mano, las cajitas se encendieron todas a la vez iluminando la tienda con colores azulados y verdosos y, de la nada, comenzó a sonar el oleaje rompiendo contra una costa. Los frivy's aplaudieron asombrados ante la magia, confundiendola con electricidad y Nia les explicó un par de cosas de la ciudad. A continuación mandó a los tres chicos (más fuertes) a ayudar con las habitaciones y la pintura de la fachada y se llevó a la más mayor consigo al sótano.
Cuando llegaron se toparon con Toima intentando forzar su entrada en la bodega, colgandose del musgo con una cara de esfuerzo increible. Con los dedos buscaba la puerta escondida tras el musgo y cuando creia encontrarla, tiraba con fuerza hasta que se lastimaba los dedos y aterrizaba en el suelo. A su lado una Tania exhausta se doloria de sus dedos, al parecer intentaban arrancar el musgo con sus propias manos. Nia se sintio culpable de que Tania se viera involucrada.
-Oye Tania ¿puedes ayudarnos con algo?-le dijo haciendole un gesto para que se acercara. Muy contenta, la nublina se levantó y se acercó a las dos.-Vamos a pasar a arreglar el patio, lo primero seria despejar una zona para un huerto. ¿Vienes?-
La nublina no dudó en apuntarse y el ulterano se quedó solo forcejeando con el musgo mientras las tres chicas salian con las herramientas para el huerto.
El sol se alzaba entre las nubes y pegaba fuerte a los que estaban en el patio. Nia podia apreciar como, poco a poco, la fachada adqueria un color jade deseado y ya estaban casi terminando. Aprovechando una sombra, arrastró la misma mesa hacia ella y sacó más sillas para todos. Entró dentro y les llamó por las escaleras.
-¡Chicos! ¡Está lista la merienda!-

Un bizcocho y un te de menta con unas galletas de mantequilla despues todos reposaban en sus sillas y Nia sonreia felizmente de ver su sueño construirse poco a poco. Con un par de dias asi y podrian terminar con todo y abrir cuanto antes. Se preguntaba si todo aquello habia sido una buena idea. Si quizas deberia haberse quedado en la costa como una niña medusa más y no mezclarse con aquellos que moraban la tierra. Con una sacudida de cabeza, apartó esos pensamientos de su mente.

(No estabais en el xat y no se como acabarlo asi que sus lo dejo a vosotros que yo ando corto de tiempo.)


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

7 Re: Botica de la náyade el 12/02/13, 09:08 pm

Lupin

avatar
Después de ofrecerle los dos nublinos a Nia, no se me escapa su duda antes de aceptarlos. A mí también me ha pillado por sorpresa que le hubieran ofrecido ya otros. Si ya iba a ayudarla, ahora es aún más imperante.

Como único hecho que me llame especialmente la atención, hay el descubrimiento de Gael de la revista. ¿Qué clase de prensa es esta? Parece una mezcla entre moda, pornografía y prensa del corazón… o algo así. Espera, ¿ese no es uno de los cosechados de Letargo? Parece que tenía una cierta fama en su mundo…

¡Y finalmente llega el momento de descansar! Una merienda rica y un té para recargar energías. La merienda transcurre entre una charla tranquila y las bromas a las que estoy acostumbrada. Pero después de esta, yo misma busco apartar a Nia a un lado. Finalmente, la ocasión se me presenta y no la desaprovecho. Desde su espalda le pongo un brazo en el hombro y empiezo:

—Levanta la mano, pequeña. –En el momento en que lo hace, antes de que pueda extrañarse, poso unas monedas en su mano, lo poco que tengo–. No soy tonta –continúo suave, casi susurrando–, sé que tú tampoco estás para tirar la casa por la ventana y que te costaría mucho encargarte de los cuatro, y a pesar de ello has aceptado. Déjame asumir mi responsabilidad sobre los dos que te he traído.

8 Re: Botica de la náyade el 13/02/13, 11:20 pm

Yber

avatar
GM
En mitad de los apaños, Gael se acercó a Giz con la revista de los frivys en mano. El asreniano tuvo que preguntar para qué servían estas revistas, pues en un primer momento le pareció bastante similar a un catálogo de burdel. Al final, no supo si bien o mal, acabó entendiendo que eran libros de exhibición en la que los frivys mostraban a las personas de mejor cuerpo para que el resto de ciudadanos los contemplara, sin la posibilidad de comprar ningún tipo de servicio más allá de la propia revista. <<¿Prostitutas visuales?>>. Lo que más llamó la atención de Giz, sin embargo, fue encontrar entre el repertorio de fotos un puñado en las que salía el frivy de Letargo.

Tras el descanso de la revista, volvieron a ponerse con la reforma hasta la hora de merendar, en la que Nia decidió parar por ese día. Además, Giz no había querido involucrarse en lo de las botellas de vino por una razón básica: no le merecía la pena pensar sin magia para unas botellas de vino. Su desinterés se debía en realidad a que acababan de salir de una fiesta y Giz había formulado para sí su promesa cíclica de no beber más.

Cuando acabaron de merendar, Giz se despidió de Nia y del resto de sus amigos y se fue directo al castillo, donde le aguardaban Miloslava y varios fetos en fase de prueba.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

9 Re: Botica de la náyade el 13/02/13, 11:24 pm

Tak

avatar
GM
Tanto Giz como Adara encontraron graciosa la revista. Es más, se dieron cuenta de una cosa que al fuego fatuo se le había pasado por alto, porque uno de los chicos de Letargo era calcado a uno que salía en la revista. Cuando se les pasó la risa devolvieron la revista a la mesa y se pusieron de nuevo al trabajo, ahora encargándose de las habitaciones.

Después de llevar un rato adecentando el piso superior, Nia llamó a todos a merendar. Gael se frotó las manos, dejando todo lo que estaba haciendo a medias y se acercó a la mesa a ver qué se ofrecía. Al ver el bizcocho, las galletas y el té casi se puso a aplaudir.
¡Gracias! –Cogió una porción salivando. Cuando ya tuvo su apetito a raya, recordó que nadie había preguntado por Noel, y se metió en la conversación–. Por cierto, Nia, me pareció raro que no preguntases por Noel. No vino porque esta mañana no… se encontraba muy bien, y se fue con Vac. No es que no quisiera venir ni nada. –Se calló la boca en cambio antes de decir nada sobre que aparentemente había discutido con Wen. Eso era decir de más y no le parecía adecuado sin consentimiento de Noel.

Cuando terminaron de merendar vio como Adara se llevaba a Nia aparte, y aunque se preguntó de qué estarían hablando, volvió a sus tareas. Se dio cuenta de que Toima seguía forcejeando con la bodega, y ahogó una risotada al verlo tan afanado. Terminó rápidamente lo que había dejado a medias y se acercó al argos.
Déjame que te ayude, anda. Y tranquilo, que no quiero las botellas –añadió sonriendo con picardía. Aunque le daba un poco de miedo imaginarse al ulterano terminándose todo lo de la bodega en un solo día–. Pero prométeme que las dosificarás.
Acto seguido se volvió intangible y entró en el cuarto sellado. El ambiente apestaba a cerrado, a polvo y podredumbre. Sintió la desagradable sensación de falta de oxígeno, y empezó a arrepentirse de tratar de ayudar. Buscó la puerta por dentro, raspando la mugre superficial con la parte posterior de una de las brochas, y golpeando después con los nudillos para determinar si aquello era pared o puerta. Cuando sonó a madera sonrió y se puso a buscar los bordes para poder rasparlos.
¡Toima, por aquí! –llamó golpeando la puerta–. Busca aquí los bordes. –Estaba convencido de que si cada uno rascaba por un lado, la puerta cedería mucho más rápido. Con tanta mugre era imposible que se despegase si no.

Cuando terminaron de limpiar Gael no vio las bisagras, así que empezó a empujar.
-Ya está de este lado también, ¡empuja!
Les llevó bastante rato y varios empujones, parecía mentira que se resistiese tanto, pero al final la puerta cedió. Cedió arrancándose de sus goznes y cayendo encima del fuego fatuo, que acabó en el suelo escupiendo mugre.
Muchas gracias por la delicadeza, señor Kaiser –gruñó ceñudo mientras se incorporaba y se sacudía la ropa–. ¿Qué hacías tirando hacia dentro? ¡Dije que tirases…! –Le había dicho que empujase. Lo recordó de pronto y cerró la boca. Malditos términos liosos–. Da igual, saqueemos esto y a ver cómo hacemos después con la puerta.
Gael salió afuera a respirar por fin aire que no estuviese viciado, y examinó el marco de la puerta donde las bisagras se habían separado astillando la madera en el proceso.
Qué faena. Bueno, iba a haber que hacer una puerta nueva de todos modos…

Cuando oscureció llegó la hora de irse. Después de haberle prometido a Nia una puerta nueva y de disculparse por no haber podido hacer el trabajo más limpiamente, se fueron prometiendo volver pronto. Como Gael sabía que no tardarían demasiado, le tomó prestada la revista a los esclavos y se la llevó a Noel para ver si se animaba un poco al ver esa joya.

Sigue en el cuchitril.

10 Re: Botica de la náyade el 14/02/13, 04:00 pm

Leonart

avatar
Nia

Cuando la merienda se dio por terminada, Adara apartó a Nia del grupo. Extrañada, le pidio que levantara la mano y así hizo. El peso familiar de las monedas hizo que Nia frunciera el ceño. Antes de poder decir o preguntar nada, la chica comenzó a hablar, explicando el porque. Nia guardó silencio y, cuando dio por terminada sus explicaciones prolongó el silencio uno o dos segundos más, meditando sobre una respuesta apropiada.
-Gracias.-dijo sinceramente. La verdad es que toda ayuda para lo que se le venia encima era bastante y la sinceridad y la generosidad de la angel negro le habia ayudado tambien. Con una sonrisa, despidio a los cuchitrileros que, aunque cansados, parecia que se lo habian pasado bien. En especial Toima quien no habia hecho nada especialmente productivo y habia ido directamente a por la bebida. Bebida que no consiguio hasta que Gael le ayudó a ello.
La tienda comenzaba a parecer una tienda y todo iba tiñiendose del color verdoso que habia poblado la mente de la chica. Despidio a los frivy's llevandoles a las habitaciones de arriba antes de encerrarse en el estudio de la trastienda, contemplando una jaula y a un animal familiar en ella.


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

11 Re: Botica de la náyade el 14/02/13, 08:56 pm

Giniroryu

avatar
GM
El grupo llegó a la botica casi al mismo tiempo que Wen y Vac, quienes al parecer acababan de entrar. Si alguien se fijase lo suficiente habría notado que el draco a veces evitaba deliberadamente mirar a la vouivre durante mucho rato seguido, siempre inseguro sobre si se estaba comportando con ella como siempre o no. Noel saludó a todos, dejando a Nia para el final, a quien se acercó para hablar mejor con ella.
-Siento no haber venido ayer, soy un mal amigo -dijo sonriendo con culpabilidad-. Pero hoy te ayudaré en lo que sea. Ah, y te he traído esto -sacó las recetas que había terminado de escribir hacía un rato y se las tendió-. Espero que entiendas mi letra, procuré escribir bastante despacio...
Después de hablar con Nia sobre su botica y las recetas, Noel comenzó a darse la vuelta pero antes de pasar a otra cosa decidió decirle algo más a la niña.
-Y por cierto, aunque puede que Adara ya te haya dicho algo semejante... La próxima vez intenta negarte. Sé que hay decisiones que cuesta mucho tomar, pero era nuestro problema -le dijo con seriedad antes de volver a esbozar una sonrisa.
Dejó el comentario en el aire porque sabía que a Nia no le gustaría hablar del tema y prefirió no ser muy directo, pero estaba seguro de que la náyade había entendido a que se refería.

Tras ayudar un rato en la botica en lo que se le pidió, se sentaron a descansar y fue entonces cuando aprovechó para acercar la revista Frivy que habían sacado de la propia tienda el día anterior.
-Tenéis que ver esto, no tiene precio. -les dijo a Vac y a Wen, pues eran los que faltaban por verla.
Dejó que se rieran a gusto con la revista durante un rato y cuando llegaron a la página en la que salía el chico que presumiblemente era aquel cosechado de Letargo, entre él y Gael se lo comentaron.
-Esperad un momento... -se excusó mientras recogía la revista y se levantaba de la caja vuelta del revés donde estaba sentado.
Con la revista abierta, se acercó a uno de los frivys y llamó su atención.
-¿Me puedes decir quién es este chico? -le preguntó señalando la foto del supuesto cosechado.
"-¡Superes Thrasmys! -contestó la frivy con evidente devoción en la voz-. Ese CoMo que megaya no se le ve... Es pero que una lástima de la total, superera de mis favoritos..."
Noel arqueó una ceja y tuvo que contener una carcajada colocando un puño delante de la boca mientras se cruzaba de brazos tratando de poner cara de póker. La forma de expresarse de aquellos tipos era demasiado hilarante. Y por lo que había podido oír mientras trabajaban, todos hablaban de la misma manera. Le dio las gracias a la chica frivy mientras aún hacía esfuerzos para no reírse, esfuerzos que fueron en vano según se acercaba de nuevo a sus amigos con una sonrisa burlona y tuvo que reírse abiertamente no pudiendo contenerse más.
-Espero que esa forma de expresarse no sea contagiosa... Oír hablar a estos tipos mucho tiempo seguido me levantaría más dolor de cabeza que cualquier risa -comentó en medio de varias carcajadas. Cuando consiguió parar de reír siguió hablando-. Bueno, ahora ya sabemos como se llama, aparentemente era muy famoso en Pornolandia... -dijo sonriendo burlonamente refiriéndose a Thrasmys-. Deberíamos volver por Letargo un día de estos para comprobar que es él.

Tras charlar sobre ello, en un momento en el que Adara estaba hablando y Noel miró en su dirección, recordó que todavía tenía algo que comentarle a la ángel negro.
-¡Ah, Adara! -exclamó de pronto-. Antes de que se me vuelva a olvidar, que ya no sé cuantas veces he pensado que tenía que decírtelo. Me gustaría aprender runas en serio. ¿Crees que podrías enseñarme cuando no estemos ocupados? -le pidió a su maestra.

12 Re: Botica de la náyade el 15/02/13, 12:33 pm

Tak

avatar
GM
Es grupo de esa tarde era superior en número al de la tarde anterior, así que tal vez avanzasen más rápido en las tareas aquel día. Gael saludó a los del burdel cuando se les unieron y, después, se dedicó a echar miradas disimuladas tanto a Wen como a Noel a lo largo de la tarde, solo para ver cuan en serio se tomaban aquel juego. «Hay que ver... las molestias que se toman por una apuesta». Le hacía gracia que decidieran hacer así las cosas, pero por otro lado se le hacía extraño estar al tanto de algo que los demás ignoraban.

Ya que el día anterior se habían cargado la puerta de la bodega, ese día decidió emplearse a fondo con esa parte. La pared ya había sido limpiada de mugre y vegetación, pero la habitación seguía siendo un desastre y ya no había puerta que lo ocultase. Sin darse cuenta empezó a tararear y acabó canturreando canciones de la tierra en voz baja, todas horriblemente pronunciadas de oído. Cuando llegó la hora del descanso, Noel se encargó de que Vac y Wen no se perdieran el contenido de la revista que tanta gracia les había hecho a todos. Después les enseñaron también al chico cosechado, aunque a Vac su cara no podía sonarle. Noel fue a preguntarle a una de las esclavas acerca del muchacho, y Gael puso el oído para escuchar la respuesta de la frivy. Poco caso le hicieron a lo que respondió, porque Noel empezó a partirse por cómo la respondió. Sus caras y su risa eran contagiosas y Gael acabó haciendo esfuerzos por no reírse con él. El día anterior los esclavos apenas habían hablado, y ese día él no había salido apenas de la bodega, así que pocas palabras les había oído decir. Ahora que los había podido escuchar en todo su esplendor estaba hasta deseando sonsacarles más frases para ver qué perlas soltaban.
-En serio, estos tipos no son normales -susurró. Prefería que de todos modos los frivy's no escuchasen aquello-. Me parece bien lo de volver por Letargo, pero además... en serio, un día tenemos que ir a su mundo. Quiero verlo con mis propios ojos.

De ahí a un rato, Noel sacó un tema que le hizo espabilar de golpe. «¡Ah! ¡Claro! Estaba tan dormido esta mañana que lo había olvidado por completo».
-¡A mí también! -añadió de sopetón-. O sea... perdón. -Se disculpó con timidez por la interrupción-. Es que... bueno, no sabía si ponerme o no a aprender runas, pero necesitaba tu ayuda para una cosa en concreto. Si... si vas a enseñarle a Noel, entonces yo también me apuntaría.
«Es una buena ocasión para aprender, no hay que desperdiciarla».

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 24.]

Ir a la página : 1, 2, 3 ... 12 ... 24  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.