Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Silente
por Dal Ayer a las 11:45 pm

» Torreón Sendar
por Evanna Ayer a las 08:58 pm

» Fumadero Abandonado
por Yber Ayer a las 08:03 pm

» El Cuchitril
por Jack Ayer a las 07:41 pm

» Bahía de los Naufragios
por Goliat Ayer a las 12:32 am

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 113 durante el 20/11/19, 02:41 am
Estadísticas
Tenemos 184 miembros registrados
El último usuario registrado es aceice

Nuestros miembros han publicado un total de 40804 mensajes en 770 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Noreste » Botica de la náyade

Botica de la náyade

Ir a la página : Precedente  1 ... 7 ... 11, 12, 13 ... 18 ... 24  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 12 de 24.]

1Botica de la náyade - Página 12 Empty Botica de la náyade el 07/02/13, 10:53 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Un edificio de colores verdosos de tonalidades diversas, ahora apagadas por el daño que le ha causado el tiempo. La pintura desconcha de las paredes y faltan muchas de las tejas en el doble tejado de estilo oriental. Hace sesenta años había sido una humilde posada de dos pisos y un sótano con bodega.
Interior:
En el primer piso están la barra y las mesas, ahora removidas al patio y apiladas una encima de la otra. Una mesa semicircular relativamente nueva da la bienvenida nada más entrar por la puerta y, el resto de la sala,se compone de estanterías llenas de cachivaches polvorientos y cajas con viales, pociones, brebajes y demás objetos. En la trastienda se pueden encontrar las mercancías más valiosas de la que es ahora la dueña del local quien lo vigila desde esa mesa semicircular de la entrada. Una puerta en una esquina lleva hacia las escaleras que conducen a la segunda planta, compuesta únicamente con tres dormitorios con camas viejas y raidas y un armario en cada habitación que ha visto mejores días. Una escalinata secreta en la trastienda conduce al sótano de piedra que antes se usaba para almacenar víveres y demás bienes, la humedad se adueñó del lugar y hay musgo por todos lados, carcomiendo la piedra y la madera de la bodega. La bodega en si ha resistido bien el paso del tiempo y aun puede tener su uso original, si se remueve el musgo que bloquea la puerta, claro.


133Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 15/04/14, 03:44 pm

Dal


Traté de no fijarme en exceso en el vestido que llevaba la ulterana, los había visto más estrafalarios pero aún así....

-Necesito tu ayuda Dama Urticaria, necesito un remedio para una afección pulmonar y tú eres la única a la que puedo acudir - le expliqué la situación y saqué la caja en la que llevaba el musgo - No espero que me ayudes gratis, por eso te traigo esto - dije abriendo la caja - Sabes lo que es, es raro y caro, y espero que sea suficiente pago la verdad.

134Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 15/04/14, 08:01 pm

Leonart


Nia

La ulterana fue frunciendo el ceño lentamente a medida que la explicación del humano avanzaba. Cuando terminó y sacó el musgo, la ulterana suspiró. Hizo una señal al frivy y este se acercó a Stefan para ofrecerle un asiento.
-Voy a cambiarme. No tardo nada. Y guardate eso.-dijo la ulterana sin más y volvió a dentro. No llego al minuto y la niña ya estaba de vuelta, con los brazos cruzados. Llevaba un yukata simple de color celeste adornado con oleaje más oscuro. El obi era de color azul marino y llevaba grabada varias runas.
-¿Porqué quieres salvar a esa nublina, Enredo?-le preguntó entonces con una severa mirada.-¿Le debes la vida o tienes algún interés para con ella?-

135Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 15/04/14, 08:20 pm

Dal


Esperé a la boticaria sentado en una silla que el frivy me había traído, no tardó mucho la verdad. Negué con la cabeza cuando me preguntó si era por interés o por pagar una deuda.

-Nada de eso, y respecto a por qué quiero ayudarla... Bueno, eres mi maestra, supongo que puedo contártelo - dije mientras pensaba cómo empezar.- Podría decirte que es porque puedo, por un deseo egoísta de querer jugar a ser Dios, para que me deban un favor, o por simplemente lo gratificante que sería saber que la vida de alguien está en mis manos. Pero todo eso sería mentira -suspiré- Lo cierto es que forma parte de una familia. Yo perdí a mis padres a una edad temprana y no quiero que a otros niños les pase lo mismo - hice una pausa - De todas formas, ¿está mal desear ayudar a la gente que lo necesita? Si puedo hacer algo para ayudar ¿no sería correcto hacerlo?

136Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 15/04/14, 09:11 pm

Leonart


Nia

Lentamente, la ulterana parpadeó tras el monologo del humano. Cruzada de brazos como estaba, habló.
-No puedes salvar a todo el mundo. Ni por un momento pienses que puedes.-

Se giró, entonces, levitando entre los estantes de la tienda. No tardó mucho en encontrar un tarro de un color verdoso y sellado. Volvió con él y se lo entregó a Stefan. La etiqueta ponia "para el estres y la ansiedad".
-Deberias tomarte eso, cada ocho horas, dos cucharadas diluidas en agua.-

Se puso detrás de la mesa y comenzó a escribir mientras hablaba.
-Digamos que la salvas. A esta mujer y haces que vuelva a estar con su familia. ¿Sabes la cantidad de gente que sufre al día? Gente que padece enfermedades terribles y que no puede pagarse los medicamentos más simples. Millones. Miles de millones. Quizás más, con tanto mundo vinculado. Y ni tu ni yo podemos hacer nada para remediarlo. ¿Eres capaz de vivir con eso o solo piensas salvar a la gente en apuros que aparezca delante de ti?-

Sin embargo, se habia pasado de dura, así que procuró explicarselo de otro modo y lo hizo con una historia.
-Hará un tiempo ya... Más de un año creo, me presenté delante del consejo. Por aquel entonces, la botica no era tan grande, apenas estaba empezando, pero tenia su pequeño rincón de la fama en esta ciudad y pronto se me subió un poco a la cabeza: Fui a ver al consejo.-
De la nada apareció el frivy y les sirvió a ambos dos tazas de té con ambrosia. La ulterana se lo agradeció con un gesto y prosiguió su historia.
-Mis intenciones eran bastante honestas y, yo creia que justas. Ayudar al prójimo.-dio un pequeño sorbo de su té. Estaba caliente.-Les propuse instalar un pequeño botiquin de emergencia en cada torreón de cosechados para prevenir heridas graves, infecciones o, en el peor de los casos, muerte. Totalmente gratis, sacado de mi propio bolsillo. ¿Su respuesta? Se rieron de mi. Delante de mi cara, se desternillaron e intentaron explicarme a mi sobre como la cosecha endurece y que esta lleno de retos y peligros. Descontando el hecho de que posiblemente ninguno de ellos haya abierto un libro de medicina en su vida o sepa de la existencia de la cantidad de parasitos mortales que hay en la ciudad, me trataron como a una cria ignorante e insulsa y que deberia volver al mar.-Volvio a beber de su té, tranquilamente.
-Por suerte no lo hice, pero sin duda aprendí una valiosa lección. Aquí, la amabilidad se considera debilidad, sin duda y actos caritativos como el que tú me estas pretendiendo son un riesgo y un peligro para cualquiera con dos dedos de frente.-
El retintineo de la taza se escuchó y Nia procedió a acabar su, hasta ahora, su monólogo.
-Imagínate que la salvas. Bien. Entonces hablan de tí, quieras o no. Te llaman de salvador y, teniendo en cuenta el espíritu nublino, tienes dos opciones. La primera, que no les vuelvas a ver en tu vida y que tu actuación ese día quede como una leyenda en los anales de la historia. La segunda, volver. Esta opcion es tanto imprudente como suicida. El caracter nublino es, si me preguntas a mi, tedioso y pegajoso. Volveran a necesitarte en el futuro. Quizás no sea la madre o el padre. Pon que es la hija. Y tú vuelves a aparecer y les vuelves a salvar. Ahí ya no lo podrán ignorar. Tendrán amigos y familia y estos se pondrán enfermos tambien y volveran a suplicar a tus pies que les salves. ¿Entiendes como acaba esto, verdad? Ser un ciudadano rocavarancolés es, despues de todo, una responsabilidad.-
Acabó su té de un sorbo corto.
-Esta no es una ciudad para la amabilidad, Enredo de la Tierra, y harias bien en recordarlo.-

Paró ahí y reflexionó. No se le ocurria ninguna otra manera de explicarselo al humano pero, por otra parte ¿de verdad estaba intentando convencer a Enredo o solo intentaba convencerse a si misma de lo que tantas veces habia intentado ya? Quizás se debia a que compartia aquella moralidad inestable con el humano.

137Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 15/04/14, 09:52 pm

Dal


-No he dicho que pueda salvar a todo el mundo.

Quise protestar cuando la ulterana me puso delante un bote de cristal con un contenido verdoso. Leí la etiqueta y fruncí el ceño.

-No estoy estresado, ni sufro ataques de ansiedad. No necesito esto.

Escuché la historia de la náyade y cuando terminó de hablar decidí hablar yo.

-¿Por qué no podemos hacer algo para cambiar esa situación de la que hablas? Salvaría a cuantos me fuese posible, eso lo tengo claro - dije en respuesta, no había acabado sin embargo.

-La idea no era mala, el problema es que el consejo está un poco anticuado para mi gusto - murmuré para mi.- Es una estupidez creer que la amabilidad es sinónimo de debilidad. Yo no soy como el resto de habitantes de esta ciudad que se regodean en la muerte y el sufrimiento de gente ajena, y nunca seré como ellos. He visto este patrón repetirse en la Tierra, gente en nuestra historia que quiso sobresalir, gente que era diferente, gente buena a la que el resto desechó solo por tratar de ser mejores personas, ¿y sabes qué Urticaria? Mucha de esa gente marcó un antes y un después en la historia de mi mundo, de ellos también se rieron, muchos fueron ajusticiados por pensar distinto, y sin embargo, si nadie quiere que la situación cambie nunca lo hará, debe haber alguien dispuesto a intentarlo siquiera para conseguir ese cambio.

-Está bien, si tienen familia y amigos también los salvaré, no necesito ningún tipo de lujo, ni ser alabado o respetado para querer ayudar al resto. Y si ser ciudadano rocavarancolés significa tener que volver la mirada y hacer como que no veo a gente sufriendo entonces no quiero pertenecer a esta ciudad. No me importa el estatus que tengo, de hecho a ojos de muchos no soy mas que un simple novato y no me tienen en cuenta, la situación no será muy distinta a la de ahora.

Hice una pequeña pausa.

-Puedes negarte a ayudarme con esto por supuesto, y si es así lo hare yo solo. Elegiré el camino más largo y difícil si así puedo ayudarles, qué importa que sean novatos, esclavos, veteranos o simple gente que vive en algun lugar de un mundo vinculado a éste, siguen siendo personas. Y lo cierto es que puede ser una visión muy ingenua, pero me da igual, no pienso claudicar por la presión social.

-Gracias por el té -me di la vuelta con intención de irme a la biblioteca para sacar los libros necesarios en caso de que la boticaria no respondiese.

138Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 15/04/14, 10:21 pm

Leonart

Leonart
Nia

Cuando el humano fue contestando, la mirada de la ulterana fue envejeciendo más y más. Era como mirar a un bizarro espejo del pasado que reflejaba como era ella en el pasado. Sacó la pipa y la encendió. Dando un par de caladas, pudo soportar el resto de la diatriba del humano. Cuando terminó, dió a ver que aun así esperaba ayuda de la ulterana.
-Esto no es tu planeta, Enredo. La ciudad te matará si crees que con buenos actos llegaras a hacer un cambio, sobretodo, si intentas hacerselos a sus perros falderos. Les gustan que esten así por un claro motivo.-dió una larga calada.-Esta conversación, por supuesto no la hemos tenido. Has venido a tomar el té un rato y ya te vas y no has mencionado nada de ir en contra de la ciudad o al menos yo no he oido nada.-se acarició los labios con el extremo de la pipa, como meditabunda unos instantes.-Matanza te mostrará la salida, ahora, si me disculpas...-
La ulterana se levantó con el semblante cargado de cierto aire sofisticado, como si estuviese ofendida de que el misero humano intentase arrastrarla a su plan suicida usando para ello la extorsión moral. Sin embargo, la ulterana no volvio a la trastienda. Volvió a internarse entre los estantes. Pasó por uno de caoba e inspeccionó lo que parecia ser un dosificador de asma de entre otros tantos. Buscándo la etiqueta, inspeccionó el producto para gruñir de insatisfacción y elevar la voz hacia el frivy, lo suficientemente alto para que Stefan la oyese.
-Este Remedio de Anuro para gargantas Enranadas está caducado. Tiralo.-le dijo al frivy mientras se lo tendia con elegancia.
-¿C-Caducado?-respondió el frivy dudoso.-Pero si lo superepuse aye-
Fue cortado por la dueña.
-He dicho caducado, si. Tíralo.-
Y sin más, se giró y se adentró flotando elegantemente en la trastienda, meciendo levemente su pelo recogido con una mezcla de orgullo personal y complicidad mientras daba alegres caladas a su pipa. El frivy captó la indirecta y salió por una puerta trasera, donde estaban las basuras, a la espera de Enredo.


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
Botica de la náyade - Página 12 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

139Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 15/04/14, 11:23 pm

Dal

Dal
El oír las palabras de la ulterana me entristeció, si ni siquiera alguien que regentaba un lugar como la botica estaba dispuesta a echar una mano al mundo ciertamente no debía tener muchas oportunidades. La breve conversación que tuvo con el frivy después me hizo cambiar de opinión rápidamente, quizá yo había perdido la esperanza en ella demasiado rápido.

Salí por la puerta principal y luego discretamente rodeé la botica hasta llegar donde la basura donde me encontré al frivy, dejé la caja en donde llevaba el musgo cerca de él mientras cogía lo que él dejaba allí.

-Puede que me haya equivocado y ese musgo no sea tan bueno como yo creía - le dije con un guiño y media sonrisa para que captase el mensaje, después me fui, nunca mencioné aquello.

Ya en lo privado de mi habitación examiné el medicamento y por suerte tenía unas instrucciones de uso bastante claras. Ahora sólo tenía que llevárselo a la mujer.

A pesar de las advertencias de la ulterana yo no pensaba cambiar de opinión así que antes de ir a Nubla pasé por la biblioteca y me llevé libros asequibles para empezar mi estudio de medicina y magia curativa.

Sigue en Nubla


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

140Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 16/04/14, 05:44 pm

Leonart

Leonart
Nia

Nia parecio estar mucho más contenta aquel día. Si bien se sintió así por haber ayudado a una persona más, por nimio que fuera aquel gesto, o bien porque habia invitado a Tania a pasar otra tarde en la botica. Habia preparado pastas dulces y un té de honeybush y mermeladas varias. Después irian al mercado a comprar cosas, momento en el que la ulterana trataba de conocer mejor a la tímida nublina (de resultados nulos hasta ahora, pues la chica era demasiado humilde como para aceptar o pedir regalos) , y acabarian volviendo con la compra para terminar el día con un paseo o en la misma botica.
Sin embargo, Nia tenia un avieso plan para aquel día. Habia desarrollado un fuerte desinibidor con unos helechos bastante únicos y planeaba drogar levemente a la nublina con ello, para hacer que se soltara el moño en ambos sentidos y por fin pudiese conocerla un poco mejor. Para ello, se disculpó un momento mientras charlaban en el mostrador, que exponia claramente el producto con una caricatura explicando la dosis y sus efectos milagrosos de desinibición. Para cuando volvió, a los pocos minutos, se percató como uno de los aerosoles estaba colocado torpemente en su lugar y que la nublina estaba posando una obvia mirada de inocencia fingida. La náyade se hizo la tonta, riendo de complicidad por dentro y acordaron ir entonces al mercado ya a comprar unas tonterias.

Tania

Pero algo habia fallado en el plan de Nia. Aunque no habia ido muy desencaminada, la muy acomplejada Tania no habia podido evitar y pecar al probar clandestinamente aquel producto de la botica. Sin embargo, después de la primera dosis no notó ningun cambio y, como Nia todavia no daba señales de volver, se dio otra. Y de nuevo, sin cambios. Así que, se dió una más. Y otra más despues de esa. No paró hasta la sexta vez que escuchó a Nia abrir la trampilla de la trastienda y aparatosamente devolvio el frasco a su lugar, para aparentar que no habia pasado nada. La ulterana no parecia haberse percatado de aquello, lo cual le hizo suspirar internamente de alivio, pero por otra parte, tambien se decepcionó, pues aquel producto no le habia hecho efecto alguno. Cuando la ulterana sugirió que fueran al mercado aceptó de buen gusto.

Poco podian saber ninguna de las dos lo que se estaba cociendo en esos momentos dentro del cuerpo de la nublina.


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
Botica de la náyade - Página 12 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

141Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 22/05/14, 09:39 pm

Leonart

Leonart
Nia

De pasar a una tormenta que les persigió durante más de un día, al clima seco de la ciudad, la ulterana casi que lo agradeció. Aunque la humedad era cómoda para la náyade, la impaciencia de volver cuanto antes la apremiaba.
Se volvia impaciente y nerviosa a medida que el clima prolongaba el viaje. A cada contratiempo, podia oirsele un claro gruñido de frustración. Sin embargo, la Zhesmahré no habló en todo el camino y se dedicó a seguir fielmente a la náyade y haciendo lo que esta le ordenara sin rechistar.

Para cuando finalmente cruzaron el portal de vuelta, al tercer día, la ulterana estaba hecha una furia. Condujo a la enorme terra por la ciudad, de camino a la Botica. La terra entonces actuó con cautela. Envuelta en sus ropajes, dedicaba miradas cargadas de sospecha a todos los rincones, haciendo memoria a la vez por donde habian pasado.

Una vez llegado a la botica, le recibió el frivy y, antes si quiera de saludarle de vuelta, la ulterana le ordenó que preparase un baño caliente para ella y para su nueva compañera. El frivy le dedicó una mirada esceptica a la terra, mirandola de arriba a abajo pero no dijo nada. En respuesta se ganó una mirada gris y vacia por parte de la Zhesmahré.

La bañera era de dimensiones considerables, casi un jacuzzi a la rocavarancolesa: Un circuito de runas simple mantenia el agua caliente y burbujeante. El frivy habia dejado toallas, así como jabones y otros acondicionadores para las dos mujeres. Una vez dentro del baño, la ulterana se desvistió junto a la Zhesmahré, que solo se dejó el colgante, y entraron juntas al agua caliente. La expresión de la Zhesmahré no habia cambiado desde entonces, pero la ulterana podia leer curiosidad en ella. Quizás eran su propio cuerpo, quizas era otra cosa.

-Esto es una de las muchas cosas que has de saber de aquí.-dijo Nia, alcanzando un bote de jabón y vaciandolo en agua. Al instante el olor de frambuesa inundó el aire y Nia comenzó a limpiarse.-Aqui todos somos así. Los hay que no lo parecen por fuera, los hay que pueden transformarse a voluntad; Pero has de saber que, sea lo que sea, son monstruos. ¿Crees aun así que puedes servirme aquí, Infame?-le preguntó la ulterana alzando la ceja.

La terra, encogida de piernas en la gigantesca bañera, todavia gigantescamente enorme, se apreciaba musculosa. No habia centimetro de su piel que no estuviese marcado o por musculos tonificados o por heridas de toda indole, aunque muchas de ellas eran reconocibles como latigazos, tambien habia heridas de fuego, de disparos y cortes. Nia además, sabia de una mutilación ritual que tendria seguramente, pero aunque ahora aquella persona, fuese de su propiedad, respetaria su intimidad antes que saciar su curiosidad.

La respuesta de la mayor de las dos tardó en llegar. Con un ligero asentimiento de cabeza, habló.
-Ka-tûm, mi ama.-entonces se llevó agua con las dos manos a la cara y imitó a la ulterana, limpiandose ella tambien, aunque le perturbaba algo aquel nuevo olor que se habia apoderado de su olfato. Y entonces añadió.-Yo soy la sombra que acecha en las tinieblas. Al baño del crepusculo, gran señor, pobre granjero e incluso los monstruos temen mi mordisco. Pues yo soy la Muerte encarnada y he venido a llevarmeles.-

La ulterana suspiró. Habia recitado aquello como si fuese un automata y, aunque sabia que le costaria sacar a la misma persona que habitaba en aquella herramienta de destrucción, confiaba en que, con el tiempo, lograse conocerla.
-Mejor empecemos por otra cosa.-dijo, rodando con los ojos.-Los monjes te llamaban Mêshzahna, ¿verdad?-le preguntó mientras masajeaba su pelo con un acondicionador.

La terra asintió levemente, de nuevo.
-Mêshzahna era mi tutora.-
-¿Y quieres que se te llame como ella?-le preguntó entonces la niña.
La infame negó con la cabeza.
-Era el único nombre que conocia y respetaba. Me entrenó, crió y se aseguró de bautizarme tambien entre los Infames cuando yo era muy pequeña.-

Por bautizar, se referia a la ceremonia ritual en el que se realizaba una ablación genital a los guerreros selectos y entonces, se confirmaba su existencia como pertenencias y no como personas libres, con sueños, deseos y voluntad propia. La ulterana frunció los labios entonces, mientras se quitaba el jabón del pelo. Se quedó pensativa unos instantes.
-Pues aqui tu bautizo no sirve de nada.-le informó y entonces dirigió una mirada desafiante a la enorme terra delante de ella, sin miedo alguno.
La cara de la Zhesmahré pasó un instante por algunas emociones como la sorpresa y la confusión, para finalmente volver a la mirada vacia de siempre.
La ulterana continuó hablando.
-Aquí, la gente pensará que no eres diferente que un esclavo de las minas de carbón o una res encerrada.-La ulterana se reposó entonces contra la bañera, mientras seguia lavandose con el pelo.-Pero yo no te tengo aquí por ninguno de esos motivos.-le dijo. La Zhesmahré hizo una ligera reverencia con la cabeza y dejó a la ulterana continuar.-Te necesito aquí por tus talentos. Y tú estas aquí por tu propia voluntad, pero en cualquier momento podrás volver a vagar la tierra en laq que nacistes.-mintió, pero sabia de sobra que la terra viviria por y para ella. Se habria sentido mal por aquello, de no ser porque hacia ya tiempo que habia superado esa traba moral y que, a fin de cuentas, acabaria muerta. Se confortaba diciendose que en verdad le estaba salvando la vida, pero era bastante consciente de la verdad. Así como era la otra.

Volviendo a la conversación, la terra negó con la cabeza.
-Os debo una vida y, ya que mi única habilidad es la de quitar las vidas y no darlas, solo puedo ofreceros la mia misma. Con gusto moriré por cualquier causa que me requirais, mi ama.-dijo y se arrodilló ante ella, introduciendo la cabeza en el agua, dispuesta a ahogarse si la ulterana no le decia que se podia volver a incorporar. La niña chasqueó con la lengua y le dió una palmada en la cabeza, para que volviera a la superficie a respirar. Y así lo hizo la enorme terra.

La ulterana era consciente de las palabras de la asesina y les dio un último pensamiento, antes de volver a otro asunto.
-Entonces, ¿como deberia llamarte?-

La Zhesmahré vaciló entonces. La idea que pudiese elegir su propio nombre le era extremadamente bizarra.
-Toda mi vida otros han decidido como llamarme. Es dificil elegir cual de ellos quedarma... Algunas veces era Gusano, otras Perra, otras Puta. Tengo muchos nombres, elegid vos por mi, ama.-dijo, haciendo ademan por hacer otra reverencia.

La ulterana la detuvo de nuevo, algo alarmada.
-Esos no son nombres, infame. Son insultos.-la informó.

-Lo se, mi ama. Es común que tanto aliados como enemigos se refieran a nosotros los inmorales así. Hemos nacido en las sombras y todo el mundo le tiene miedo a la oscuridad, mi ama.-le explicó.

-Pues eso no puede ser. No te pienso llamar algo que sea insultante u obsceno.-se quedó pensativa un instante.-Piensa en un nombre que te guste como suene y que signifique o que solo te guste como suene o lo que signifique. Si algo me ha enseñado esta ciudad es que hay gente que pone poco o ningun reparo a como debe de dirigirse los demás hacia ellos mismos. ¿Se te ocurre algo?-

La Zhesmahré se quedó pensativa un instante. Luego, cuando parecio alcanzar una respuesta, miró dubiditativa a la ulterana.
-¿De veras que puedo...-

-Me sentiria mal sino.-le indicó la ulterana con una sonrisa amable.-¿Cual nombre se te ha ocurrido?-
La infame asintió entonces y despegó los labios lentamente para hablar.
-Habia pensado... Por lo que me necesitais en esta ciudad y... Por el Juramento de lo Negro... Un nombre que podria adecuarse a la imagen que soy, es el de "Muerte".-

El nombre le pilló completamente desprevenido a la ulterana. Podria haberse imaginado cualquier otro. Pero nunca pensaba que, de darle a elegir a la chica, elegiria un nombre tan negativo con una carga tan siniestra. La terra se dió cuenta de la sorpresa de la ulterana.
-S-Si os molesta puedo cambiarlo...-
-No.-sentenció la ulterana.-Muerte es tu nombre ahora.-le dijo y le dedicó otra sonrisa calmante.-Bien, ahora termina de limpiarte y te pondré al día con... todo. Te queda mucho por aprender antes de que puedas servirme.-

La terra entonces pasó a limpiarse con cierto frenesí, las comisuras tornadas en lo que parecia una sonrisa y los ojos vibrando con ilusión.


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
Botica de la náyade - Página 12 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

142Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 28/05/14, 09:31 pm

Leonart

Leonart
Nia

La ulterana se encontraba en el mostrador. Estaba probando el prototipo de máscara de gas que habia ingeniado para emergencias. Tenia un largo tubo que conectaba a una caja que era el filtro. El cuerpo de la máscara estaba hecho de un cuero curtido oscurecido. Los dos cristales que servian para mirar desde dentro estaban diseñados para poder inscribir ciertas runas en ellos, sobretodo pasivas y de protección, sin contar que el cristal en sí estaba tintado de un color púrpura y así era imposible reconocer la mirada de la persona que la llevaba puesta. El largo tubo que conectaba la máscara con el filtro tenia numerosas runas inscritas en él, para evitar que cualquier malfunción del mismo supusiera la filtración de algún gas nocivo para el usuario.
Por último, el filtro que se contraba en una caja, tenia un sistema muy simple para mantenerse esteril, usado en la antiguedad por múltiples civilizaciones: El tamizado del aire. No servia para respirar durante mucho tiempo sin hiperventilar al usuario, pero para escapar de una habitación que se hubiera visto comprometida servia.

Así como estaba, se puso la máscara y la probó. Inspiró y expiró durante unos segundos. La fragancia de lavanda que acompañaba al aire fresco y limpio del filtro era algo relajante, si se descontaba la presión e incomodidad de llevar la máscara en sí. Nia se habia preocupado hasta tal extento que ni siquiera el olor nocivo se filtrase por ella. Pensaba en el modelo que llevaba puesto como en una patente para luego extender su venta o no, dependiendo de si le viese negocio. Pero sobretodo la habia diseñado para ella. Si habia algun sitio que corriese peligro por gases nocivos, ese era el caso de la Botica.

Por supuesto, diseñaria para los demás en un futuro no muy lejano. Ya habia tomado las medidas de Matanza, el frivy y, por último habia hecho llamar a Muerte que, entre misiones, solia descansar en su cuarto. La Zhesmahré no dijo nada mientras la ulterana le media la cabeza con herramientas un tanto bizarras.
En ese instante escuchó la familiar campanilla que sonaba cuando alguien se acercaba a la Botica. La ulterana se giró entonces hacia la enorme terra.
-Está bien, Muerte. Seguiremos más tarde, puedes retirarte.-le dijo.
-Ka-tûm, mi ama.-

Matanza abrió la puerta justo antes de que llamasen y les hizo un movimiento con la cabeza para que entrasen. Si los cuchitrileros se fijaban, podian haber distinguido a la enorme terra levantandose de un taburete y alcanzando una pulsera en su muñeca para entonces, hacerse invisble al activar el circuito rúnico de esta. Saludó a los recien llegados mientras se quitaba la máscara y la dejaba a un lado.
-¡Bienvenidos a la Botica! ¿En qué pue-se cortó.-Ah sois vosotros...-en un tono que denotaba de todo menos tranquilidad. La náyade se puso al instante un tanto tensa y abrió un libro de cuentas mientras les señalizaba que se acercasen. Escribió lo que le habia dado tiempo a medir a la enorme terra y cerró el libro para afrontar a los cuchitrileros.
-No teneis porque visitarme siempre en tropel. No pasa nada porque de vez en cuando os paseis de vez de uno en uno.- bromeó y cerró el libro de cuentas.-Al menos podriais haber avisado. Habria preparado algo con el té. -y añadió.-¿En que puedo ayudaros?-
En ese instante, leyó sus expresiones. Si acaso, la segunda persona más nerviosa de los presentes era el ulterano presente. Nia no tenia claro si por fin el argos habia logrado deducir que era lo que habia en su sótano y se lo habia dicho a los demás. Sin duda, de saberlo, no estarian tan tranquilos tratando con ella. O puede que ya lo supieran y pasasen del tema. Era posible pero, sin embargo, no parecia ser el caso, así que la náyade suspiró internamente, aliviada.


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
Botica de la náyade - Página 12 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

143Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 28/05/14, 09:48 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Poco después de desayunar el grupo salió en dirección la botica de Nia. Noel no se había esperado que todos decidieran acompañarle allí, aunque no le importaba. De hecho agradecía especialmente que Wen se hubiese quedado ya que, aunque bastante repuesto, todavía acusaba cierto nerviosismo e incomodidad. Prefirió, de hecho, no pensar demasiado en el hecho de que también Nia se habría enterado de lo sucedido anoche, ya que lo hacía sentirse todavía más avergonzado.

Tras saludar a Matanza, quien al parecer ya no parecía interesado en gruñirles cada vez que aparecían por allí, el draco entró en la tienda buscando a la náyade con la mirada. Por un segundo atisbó a una extraña que, como si hubiese sido un espejismo, desapareció de la vista inmediatamente.
¿Habéis visto eso o mi café llevaba alucinógenos? —se giró para preguntarle al resto en tono bajo.

No obstante, pronto llegó Nia y no llegaron a hablar demasiado sobre ello.
El que viene a hablar contigo soy yo, realmente —le explicó tras su apreciación sobre las visitas multitudinarias—. Míralo por el lado bueno, vienen a verte sin ningún propósito fijo ni intereses de por medio —añadió esbozando una sonrisa sarcástica—. Pero, el caso… —El sueco sacó de uno de sus bolsillos la cajita que le había dado el argos—. Toima me ha dicho que esto proviene de tus estanterías. ¿Qué es y qué efectos tiene?
El draco observó de reojo el lugar por el que había desaparecido la desconocida, preguntándose si se trataba de una presencia de la que la ulterana estaba al tanto. Nia contaba con medidas de seguridad en la botica, pero el hecho de que aquella mujer se hubiese vuelto invisible nada más entrar no inspiraba precisamente confianza.

144Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 28/05/14, 11:15 pm

Yber

Yber
GM
La botica era uno de esos sitios a los que Giz no tenía problemas en revisitar, no solo por Nia, sino por el propio establecimiento en sí. Le gustaba ver los productos ordenados y cotillear para qué servía cada cosa. Aquel lugar tenía un orden equiparable al desorden de su laboratorio, lo que quizás también influyera a la hora de venir. Matanza los recibió mejor que en ocasiones anteriores y Giz lo saludó con un gesto breve de mano. No se le escapó tampoco la mujer que acababa de desaparecer. La gola le advertía que se habia vuelto invisible y que no se había movido del sitio, lo que daba que pensar. <<¿Matanza Segunda?>>. Era la opción más probable, a ojos del goliat.

Sigue ahí. Invisibilidad —respondió a Noel en el mismo tono de voz.

Nia no les hizo esperar mucho y Giz enseguida escurrió el bulto, para que hablaran Noel y ella más tranquilamente.

Voy a... echar un vistazo por aquí. Puede que encuentre algo que llevarme para los animales. —El goliat no tardó en perderse entre estanterías.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

145Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 29/05/14, 12:53 am

Leonart

Leonart
Nia

Cuando el draco le sacó la cajita de latón y le preguntó por ella mantuvo una sonrisa políticamente correcta mientras clavaba la mirada más asesina posible sobre el argos que se puso a silbar arritmicamente mientras fingia interesarse en "Galletas para Lodoiguanas".
-Eso es...-empezó diciendo, dirigiendo su mirada a Noel.-Es una droga psicoactiva de nombre "Quis Cor" que ayuda a combatir y tratar los sintomas de ansiedad derivados de la depresión, baja autoestima, la presión o el estrés. Se toma como el té, en agua caliente. Te deja bastante afectado tras tomartela, se manifiesta en una euforia desmedida y una confianza absoluta en sus propias habilidades. Crea adiccion y si se toma regularmente te apesta el aliento a citrico podrido.-dijo sincera.

-Me dijo Toima que te habia pasado algo parecido y parecia que no iba a irse si no le daba nada. Aunque tambien le dije que no os dijese que se lo habia dado yo. Podria tener bocazas por ojos a decir verdad.-le espetó al ulterano que tenia la bolsa de galletas para lodoiguanas por cara, creyendose perfectamente camuflado.

-No lo necesitas.-le aclaró.-Creo que es mejor solución si lo tratas con los demás. Pero quédatelo si quieres. Puede sacarte de un ataque de ansiedad fácilmente.-Nia mantuvo la compostura entonces, no sabia si necesitarian saber algó más o si directamente necesitasen algo de ella misma, pero la verdad es que por dentro estaba bastante tensa.

Mientras, en la tienda, la figura de la enorme terra se movia sigilosamente cubierto por el manto de invisibilidad mientras seguia con cierta distancia a Giz. Parecia tener curiosidad por sus facciones y por la gola. Estuvo un rato observandole para luego desaparecer escaleras arriba.


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
Botica de la náyade - Página 12 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

146Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 29/05/14, 03:03 am

Tak

Tak
GM
El asunto se zanjó bastante bien. Gael, contento, volvía a sonreir. Ahora que podía interpretar las señales de Noel, él tampoco volvería a pensar lo que no era y dejarlo tranquilo, así que las cosas iban a ir mejor, pondría todo de su parte para que así fuera. La escena de Toima lo puso bastante alegre, después de todo «ya podía ser así más veces y menos cabezón, tendríamos muchas menos disputas tontas».

Se apuntó a pasar por la botica porque, aunque sabía que a Nia no le haría gracia que se hubiese sabido que se las había dado ella, tampoco le parecía nada tan grave y de paso le hacían una visita. Cada vez la veían con menos frecuencia, y como últimamente había estado más ocupado con el torneo que con la nigromancia no se había pasado a comprarle nuevos productos porque no había continuado experimentando.

El portero parecía que por fin había aceptado que eran amigos de la dueña, y una vez dentro pudieron ver a una persona completamente desconocida y de rasgos extraños haciéndose invisible.
¿A alguno os suena de algo? ―preguntó también en tono bajo, pues no le sonaba haber visto a nadie así antes en la ciudad. Especialmente se dirigió a Toima, aparte de porque debía de seguir percibiendo a aquella persona, porque últimamente se había pasado por la botica más que ellos y tanto Giz como Noel era evidente que no sabían quién era.

Cuando la ulterana los saludó con aquella bienvenida, no pudo evitar responderle:
Bueno, Nia, también puedes venir tú de vez en cuando ―dijo con tono divertido―, últimamente no es que te pases mucho por allá tampoco. Ya sabes que la puerta siempre está abierta.

Escuchó los efectos de las hojas y se sorprendió bastante. Se esperaba algo más inocuo, pues hasta en la tierra había pastillas eficaces con menos efectos secundarios. Aunque, bien pensado, podían no tener mucho efecto en según qué transformados.
No te preocupes, Nia. Siendo medicina y siendo Toima íbamos a saber de todos modos de dónde había salido ―añadió al final con una sonrisa, haciendo un gesto de desdén para quitarle importancia.

147Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 29/05/14, 07:19 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
La respuesta de Nia le dejó mudo durante unos segundos, en los que observó fijamente la cajita sobre la mesa antes de volver a alzar la mirada hacia la náyade.
No lo necesito —confirmó negando con la cabeza y arrastrando la caja ligeramente hacia ella en señal de que no quería quedárselo.

A continuación relajó la expresión y sonrió con jocosidad al darse la vuelta para ver al Toima “oculto” tras un paquete de galletas.
Exacto —coreó a Gael cuando explicó que iban a saber de cualquier forma de donde provenían las hojas. Se acercó al argos y apartó de un tirón el paquete sujetándolo desde la parte superior —. Y por eso puedes dejar de intentar superar a Chopper en cuanto a efectividad escondiéndote, ¿verdad, Nia?
Tras dirigirle una última sonrisa sarcástica al ulterano, se giró de nuevo hacia el mostrador.

A propósito, Nia, ya que estamos aquí. ¿Me recomiendas algún pienso nuevo para Odin? El último no pareció gustarle demasiado a ese gato remilgado —le preguntó de pronto haciéndole un gesto que indicaba que quería que lo siguiera, dirigiendo sus pasos hacia los estantes donde se encontraban los productos para mascotas.
Una vez estuvieron lo bastante alejados del grupo, el draco sacó un paquete de la estantería y volvió a hablarle a la náyade sin alzar la vista del paquete que tenía en las manos.
Escucha, si Toima vuelve a pedirte algo para mí, no le des nada que sea menos inofensivo que una tila —le dijo mientras pasaba a examinar otro producto de la estantería— Si alguna vez me siento así no será por haber tomado ninguna droga —añadió con seriedad, volviendo la vista hacia ella esta vez. Se detuvo unos instantes, pensativo—. Por… por cierto. ¿Qué es lo que te ha contado? —preguntó finalmente bajando aún más la voz y desviando la vista. Probablemente pasaría bastante tiempo hasta que dejase de sentirse avergonzado al recordar la noche anterior.

148Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 29/05/14, 09:45 pm

Leonart

Leonart
Nia

-Yo ando muy ocupada. Apenas tengo tiempo para mi misma...-se excusó ante las palabras de Gael.-Pero... quizás después de la luna, si consigo asentarme bien con el negocio, quizas pueda tomarmelo todo más tranquilamente.-

Sin embargo, con lo siguiente que dijo el fuego fatuo se sorprendió.
-¿Ah si? Pensaba que estariais al tanto de mi... competencia.-dijo con cierto tono amargo, como si le hubiera costado encontrar una palabra.-Unido a la latrofobia de ese.-dijo, señalando con la cabeza a Toima.-Parecia un plan bastante bueno.-admitió, con una risa inocente, hundiendose de hombros.

-¿Latroque?-preguntó Toima, confuso mientras se asomaba de detrás de la bolsa de galletas para que Noel acabase arrebatandosela de las manos. Descubierto al fin, el ulterano esbozó una sonrisa nerviosa que hubiera parecido amenazadora a cualquier persona con sentido común. Nia por su parte negaba con la cabeza.

La ulterana asintió cuando el draco le preguntó por el pienso para su gato. Pulsó un botón en el mostrador y al poco apareció el frivy. Con un susurro, Nia le dió unas órdenes simples y procedió a acercarse con Noel a la sección de mascotas.

En el mostrador, el frivy se aclaró la voz y se dirigió a los cuchitrileros que todavia permanecian cerca.
-¿Necesitais superayuda con algo?-les preguntó servicialmente.

Escuchó lo que tenia que decir con una sonrisa educada y acabó por asentir cuando el draco expuso sus deseos al respecto.
-No te preocupes. Entiendo tus sentimientos.-le informó amablemente. Y, entonces, el humano le preguntó sobre que le habia contado Toima exactamente. La ulterana se quedó pensativa un instante, mientras arreglaba con cierto desdén la estanteria cercana bastante ordenada ya de por si.
-Dijo varias cosas. Sobretodo que te notó raro. Me preguntó si te ibas a morir y cosas más bizarras.-dijo con un suspiro.-No se hasta que punto es consciente de como esta configurado el mundo, pero si algo se es que estaba muy preocupado por tí. Entró aquí casi echando la puerta abajo, apestando a alcohol, y, como en el cliche de alguna película comenzó a gritarme por medicinas para curar tu supuesta enfermedad. Que si podia darte su sangre y otras chorradas paranoicas y beodas...-se quedó callada un instante, mordisqueandose el labio.- Al principio me asuste, en parte contagiada por la propia preocupación que traia él, y por la exageración de lo que vió, pero describió en mayor o menor detalle tus síntomas. Sobretodo los que no suelen ser muy externos, como tus pulsaciones o tu respiración. Sus ojos pueden llegar a ser una bendición en estos casos. Asi que no me costó mucho descubrir lo que te habia pasado.-
Dejó de ordenar entonces y, cruzada de brazos, se enfrentó al draco. Nia parecia estar acostumbrada a tratar con gente enormemente más grande que ella y, aunque Nia nunca habia sido una chica pequeña, paliaba en comparación a los tamaños de varios de sus amigos y amigas en la ciudad. Sin embargo, habia algo a su favor: Levitación. Siempre solia mantener una altura media a los ojos de con quien estaba hablando.
En aquella ocasión, al notar debilidad en el draco, aquella flaqueza ocasional en su voz, le hizo levantar una ceja, casi con curiosidad.
-Pero si te preguntas si reveló algún detalle embarazoso no lo hizo. No creo si quiera que sepa que estaba relacionado a la presión y al estrés. Vino aquí con la idea clara de que estabas mal y que yo tenia la panacea.-le reveló al draco.
Su curiosidad, aunque grande, era inferior a su educación ulterana así como a su personalidad tolerante, así que no quiso presionar al draco para saber que fue exactamente el detonante del ataque de ansiedad. Pero si quiso dejarle una cosa clara.
-Aunque suene hipócrita de mi parte, creo que es algo que deberias hablar y tratar con los demás si aun no lo has hecho. Y, supongo, si prefieres tener al gran idiota ese contento, explicarle lo que te pasó. Con suerte quizás te le quites de encima una temporada.-bromeó.


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
Botica de la náyade - Página 12 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

149Botica de la náyade - Página 12 Empty Re: Botica de la náyade el 29/05/14, 11:24 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Noel suspiró largamente y apoyó la espalda en el hueco de pared más cercano, metiéndose las manos en los bolsillos. Le sorprendió que Nia no supiera el detonante de su ataque de ansiedad, ya que estaba convencido de que lo sabía debido a que muchas de las indicaciones y efectos que le atribuyó a la droga tenían que ver con ello. Claro que él no sabía apenas nada sobre alquimia.
Ya lo he hecho, ya he hablado con los demás —explicó—. Pero supongo que ese mastodonte sigue sin tener ni idea de qué es lo que ha pasado. Puedo intentar explicárselo, pero no estoy nada convencido de que vaya a entender una sola palabra. Pero aunque sea para asegurarle que no me estoy muriendo y que no necesito medicarme… —Se frotó los ojos con cansancio con una mano—. O al menos espero que no vuelva a suceder —volvió a dirigir la mirada hacia la náyade, indeciso. En realidad lo que más le avergonzaba era haber llegado a esos extremos, pero la ulterana sabía el resultado de todas formas, aunque no lo que lo había provocado. Titubeó unos instantes, pero finalmente decidió que al menos le debía una explicación. Sabía que todos se preocupaban por él—. He acumulado demasiado en los últimos meses. Me obsesioné con la idea de… ser útil. O al menos no ser una carga para los demás. El torneo y otros… factores, propiciaron el numerito de anoche. —Esbozó una mueca de desagrado antes de continuar hablando—. Lo odio. Sentirme tan débil y vulnerable… No, no pienso dejar que vuelva a suceder.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 12 de 24.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 7 ... 11, 12, 13 ... 18 ... 24  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.