Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Maciel
por Kial Hoy a las 05:26 pm

» Faro
por Jack Hoy a las 02:34 pm

» Rocavaragálago
por Lathspell 18/09/18, 04:16 pm

» Bahía de los Naufragios
por Yber 18/09/18, 02:41 am

» Equipos Pokémon de vuestros personajes
por Tak 17/09/18, 12:54 am

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 180 miembros registrados.
El último usuario registrado es Shadow Quartz

Nuestros miembros han publicado un total de 38182 mensajes en 723 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Noreste » Botica de la náyade

Botica de la náyade

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 21, 22, 23, 24  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 22 de 24.]

1 Botica de la náyade el 07/02/13, 10:53 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Un edificio de colores verdosos de tonalidades diversas, ahora apagadas por el daño que le ha causado el tiempo. La pintura desconcha de las paredes y faltan muchas de las tejas en el doble tejado de estilo oriental. Hace sesenta años había sido una humilde posada de dos pisos y un sótano con bodega.
Interior:
En el primer piso están la barra y las mesas, ahora removidas al patio y apiladas una encima de la otra. Una mesa semicircular relativamente nueva da la bienvenida nada más entrar por la puerta y, el resto de la sala,se compone de estanterías llenas de cachivaches polvorientos y cajas con viales, pociones, brebajes y demás objetos. En la trastienda se pueden encontrar las mercancías más valiosas de la que es ahora la dueña del local quien lo vigila desde esa mesa semicircular de la entrada. Una puerta en una esquina lleva hacia las escaleras que conducen a la segunda planta, compuesta únicamente con tres dormitorios con camas viejas y raidas y un armario en cada habitación que ha visto mejores días. Una escalinata secreta en la trastienda conduce al sótano de piedra que antes se usaba para almacenar víveres y demás bienes, la humedad se adueñó del lugar y hay musgo por todos lados, carcomiendo la piedra y la madera de la bodega. La bodega en si ha resistido bien el paso del tiempo y aun puede tener su uso original, si se remueve el musgo que bloquea la puerta, claro.


253 Re: Botica de la náyade el 21/05/15, 03:22 am

Leonart


Kudryavka

La respuesta de Nick-Casi-Descabezado no tardó en llegar y la hostilidad que emanaba era casi palpable. Al parecer, sin embargo, que aquel enorme tipo se conformó con "revelarle" una verdad de la que era muy consciente después de aquella experiencia. El ruso se limitó a reir para aliviar tensiones y a despedirse del draco con un gesto de la mano.

Ante la mención de la deuda Kud asintió agresivamente, su expresión volviendose muy seria.
-Si. Soy un hombre responsable, cubriré mi parte, aunque me gustaria destacar que yo no fuí quien tiró el edificio. Eso fue todo trabajo de la mina de oro de Allain Afflelou que teneis por amigo.-y, tras aclarar aquello se desternilló agarrandose la destrozada caja torácica, mientras se desternillaba.
Ante la oferta del rubio de aspecto guaperas y su oferta para-nada-sospechosa que grajeó una cordial carcajada por su parte y procedio a cordialmente rechazarle.
-Señor, permite que rechaze tan generosa oferta con una frase de donde nací: Prefiero deber con una mano abierta que con cada uno de mis dedos... Que ahora que lo pienso, pierde un poco el sentido traducida... Pero seguro que tenia algun significado más profundo tendría, pero para este caso, vale con el literal. Yo cargaré con mi parte de la deuda, no necesito ayuda de nadie.-

Nia

Nia, quien, como disfrutaba haciendo, apareció entre la multitud congregada y se aclaró la voz, para centrar la atención de los presentes sobre ellas. Traia una hoja con un contrato escrito con el puño y letra de Nia. Una pluma cuidadosamente encuadernada a un lado, sin tinta, pero con la punta todavia húmeda del icor negruzco que se usaba para escribir.
-Temí que ese seria el caso, asi que me tomé la libertad de hacer los calculos por adelantado y son estos: De no ser posible su entrega en metálico en un periodo de veinticuatro horas, estas seria el acuerdo de acreeción que te tocaria pagar: Siete años, once meses, tres semanas y catorce horas trabajando a un salario estable promedio en esta ciudad trabajando ocho horas al día en mis labores de asesoria, marketing, atención al cliente y encargos. Redondeandolo hacia arriba, para calcular los posibles... intereses, adicionales del coste total, lo convertiriamos en ocho años de trabajos de asistente personal de la Botica y la Pajarería.-
Tras lo cual, le alcanzó el contrato, el cual describió que en verdad tenia varias páginas de grosor en los que entraba detalles como por ejemplo derechos (los cuales tenia pocos) y vacaciones (que no tenia ni un solo día).

Nia se relamia internamente. Al no querer aceptar la ayuda de Jack, Nia se puso a dar palmas internamente, pues tener semi esclavizado al vánara durante ocho años le seria mucho más rentable que cobrar la otra mitad del sueldo bruto del cual se encargarian los cuchitrileros. Viendose entre una montaña de oro que le aguardaba en el futuro, apenas se dió cuenta que el ruso se habia quedado petrificado al recibir el contrato y lo sostenia, casi con los ojos en blanco, sin decir nada ni inmutarse.

Nia mostró una autosuficiente sonrisa cuando entonces, le azuzó al ruso a firmar.
-Como puedes comprobar, no hay ningún otro asistente en las tiendas debido a que no requiero uno y, de requerirlo, puedo garantizarte que no cobraria tanto como tú harias con este contrato, pues como está recogido en el punto tres punto dos tambien realizarás encargos personales y de mi agenda propia.-

El ruso totalmente petrificado miró a la Náyade, luego al contrato, para finalmente mirar a la ulterana de nuevo.

<<¡Esta niña...! ¡Es un demonio capitalista! ¡Mi abuelo me aplastaria con su bota sovietica si supiera en que lios me estoy metiendo!>>

Como si le leyera la mente la ulterana saltó de nuevo al ataque.
-Puedes pensar que es justo o no, sinceramente, no es de mi incumbencia, pero mi suero no es barato y tu has consumido casi todas mis reservas, que me costarán años y pequeñas fortunas y, como entenderás has de pagar.-Nia se encogió de hombros.-Cierto es, que podrías encontrar a alguien que pagase semejante suma por ti en las próximas veinticuatro horas.-Los ojos de Kud inexorablemente le llevaron de vuelta hasta Jack. Nia no toleró aquello por mucho tiempo. Jack no le arrebataria su nueva posesión. Ella se lo habia ganado a pulso, así que la náyade se permitió una mentira blanca.-Y dudo que encuentres trabajo más honrado y sincero que este, sin contar que los días tienen veinticuatro horas y solo te pido un tercio de cada uno de tus días. Pero claro, puedes elegir...-Y, tras aquello, le lanzó una mirada devoradora al vampiro. Ya no era una niña pequeña que necesitara ser protegida. Pelearia por lo que era suyo por derecho.

Kud tragó saliva, sudando y, en lo más profundo de su corazón, admitió la derrota. Empalideciendo, se dejó convencer por la ulterana y tartamudeó en respuesta.
-E-Está bien... Leeré el contrato y-y... lo firmaré.-

Los ojos de Nia brillaron por un instante.
-Perfecto. Se libre de avisarme cuando lo hayas firmado; Deberias haber recibido tu sedante hace cinco minutos después de todo...-
Y, como si aquellas palabras se le clavaran como cuchillos, el dolor de las piernas aumentó en un grado considerable. Asintió hacia la náyade y esta mostró una pequeña sonrisa de triunfo.
-Y, ahora, si nadie tiene nada más que añadir, he de volver a mis tareas hasta que el paciente solicite su inyección, aunque, por supuesto, teneis veinticuatro horas para hablar de esto. No soy yo quien para forzar una decisión, después de todo.-aclaró Nia, paladeando la hipocresia que se escapaba de sus labios.

254 Re: Botica de la náyade el 21/05/15, 04:32 pm

Tak


GM
El ambiente se había terminado volviendo incómodo, y eso era justo lo que Gael había temido. Sin embargo, podría estar yendo aún peor, y decidió que juzgaría al vánara cuando lo conociese sin una buena dosis de sedantes encima. Le parecía increíble que hasta Jack quisiese sacar tajada del chaval, pero aquel no era su asunto, y una vez quedó dicho que del bolsillo de Toima saldría la mitad del pago, lo demás poco le importaba.

Tal vez habría cambiado de opinión de haber llegado a echarle un vistazo al contrato de Nia, pero al verse enfrentado a la decisión de quedarse y seguir charlando con los novatos o ir tras Noel, que parecía algo alterado como para enfrentarse a Toima en ese momento, había ganado la segunda. «Puedo volver mañana a ver cómo acabó la cosa. Aún hay que concretar con Nia cómo pagará Toima su parte, además» se dijo.
Nos veremos pronto, supongo —se despidió, mirando más a los irrenses y el daeliciano que al vánara—. Hasta otra.

Sigue en el Cuchitril.

Menos personas en la sala se traducía en menos agobio –más espacio, menos posibilidades de meter la pata hasta el fondo, como tanto le gustaba hacer al ruso–, pero la cosa aún no había terminado. Kin, que en su vida había tenido que pagar para ir al médico antes de llegar a la ciudad, encontraba todo aquello escalofriante cuanto menos. Jack y Urticaria parecían rifarse la mano de obra de Kud, pero lo peor llegó cuando la náyade soltó que tendría que trabajar un total de ocho años, ocho años sin sacar un duro de tu trabajo, para pagar solamente su parte de la deuda. «¿Con qué mierda lo ha tratado? ¿Metales preciosos líquidos con purpurina de diamantes? ¿O es que le va a pagar una desgracia de sueldo? O ambas. Probablemente ambas».

Inevitablemente se enfadó, y mucho «¿es que no hay una sola persona en esta ciudad capaz de hacer una oferta de trabajo decente?».
Espera, espera un momento —le dijo a Urticaria antes de que se retirase—. No has dado en ningún momento la opción de pagar a plazos, ¿por qué? Dudo mucho que Kud no encuentre otras maneras de pagarlo, y tú misma has dicho que podrías contratar gente pagándoles aún menos.
Dicho eso, le quitó el contrato a Kud de las manos y se apoyó en su cama para echarle un vistazo por encima. A cada hoja que pasaba podía deducirse más claramente por su cara lo que había allí escrito.

«Trabajando así no sé cómo puedes tener clientes, para empezar» pensó, dedicando una mirada penetrante a Urticaria. Tenía ganas de arrojarle el contrato a la cara, pero la oferta de Jack le había dado una idea aproximada de qué pasaría si no cumplían las condiciones de la usurera. Se dijo a sí mismo que haría bien en recordar que la Rocavarancolia en que estaba era la misma de siempre, lo único que había cambiado era él.

Quería decirle a Kud que no firmase, que encontrarían otro modo, pero no se lo creía ni él. Lo mínimo que podía hacer en ese momento era negociar con la náyade, pero no podía evitar sentir desprecio infinito hacia aquella mujer que quería aprovecharse de su cliente de forma tan evidente.
Las condiciones son nefastas, Urticaria. Puede que te deba dinero, pero sigue siendo una persona. Kud ni siquiera pudo elegir a quién le pedía ayuda, para empezar.

255 Re: Botica de la náyade el 22/05/15, 05:01 pm

Jack


Fue el daeliciano el que respondió. Lo hizo con mucho sentido común —desgraciadamente, pues quería esa sangre— y esperé a que acabara para responderle mientras pensaba rápidamente en las condiciones. Sin embargo, Kud se adelantó y se negó en rotundo. Sin duda la amenaza había tenido la culpa de esa negativa, pero ¿qué esperaba? ¿Que alguien se ofreciera voluntariamente a pagar a un novato sin un duro y sin que hubiera consecuencias en el caso de no saldar la deuda, más aún tratándose de un novato sin dinero? <<Allá él. El trato era bueno>>

Estuve a punto de marcharme pero cuando Nia habló, me pudo la curiosidad y escuché el trato que ella le ofrecía. Me faltó poco para reírme allí mismo por lo surrealista del asunto. <<Sí que tienes alma de medusa, chica... Bonita por fuera pero como te coja con sus tentáculos te machaca... ¿Pero qué demonios ha usado para curarle? Si tan caro le ha salido, que lo hubiera vendido entero a la Casa de los Dulces o alguno de estos. ¡O incluso a mí!>>

El raigarum irrense respondió en primer lugar. Otro novato con sentido común, menos mal. Pero... me vino bien que hablase, pues podía colar un comentario o dos al respecto. Nia me iba a odiar, pero el negocio era el negocio. Así que carraspeé y miré al daeliciano. Le hablé a él, pero el mensaje iba claramente para todos, Kud incluido.

Pues mira, mis condiciones son bien sencillas. Soy un vampiro y regento una bodega. La deuda se saldaría trabajando allí un año aproximadamente, o dos, según la disponibilidad de tu amigo. Con disponibilidad me refiero a que el trabajo consistiría en donar sangre cuando su cuerpo pueda y, claro, tiene que recuperarse de cada sesión además de la rehabilitación que tiene que hacer ahora. Además, también puedo ofrecer que haga de guardia en la parte de la Bodega que da a los Subterráneos. Si le gustan los retos allí puede hartarse; mis golems están siempre espantando criaturas de todo tipo.

Cuando callé me fijé en algo en lo que no había pensado antes: el ghoul solo tenía de ghoul el aspecto externo. <<Hablando de sangre... Es un ghoul... ¿De dónde saca la sangre para estar así? No es que haya muchos vampiros... y no veo a Xia o Pablo dándole sangre... Curioso>>

256 Re: Botica de la náyade el 25/05/15, 10:19 pm

Yber


GM
Giz escuchó la conversación a medias, coceando el suelo visiblemente inquieto. No había esperado que aquella reunión se fuera a alargar tanto y había dejado a medias varias cosas en el laboratorio que requerían su pronta presencia. Cuando Vac le preguntó a Toima, el goliat suspiró cansado.

Me lo encontré herido y no sé si conmocionado o avergonzado o qué exactamente, pero no hacía más que gruñir sin soltar una sola palabra. Como no atendía a razones me limité a curarlo y me trasladé al laboratorio. Cómo le cuesta comunicarse a veces... —se quejó. En ese momento, parte de la conversación de Nia y Jack llegó a sus oídos y no pudo sino añadir—. Podría regalarles cuatro hienas de colores y les servirían mejor que el muchacho —bromeó con su inexpresividad típica, antes de retomar la conversación de la que se había desviado—. En fin, es Toima, no debemos sorprendernos.

>>Necesito pasarme un momento por el laboratorio, os veo en un rato en casa —comentó para Noel y Gael, antes de que se marcharan—. Buenos días al resto.

Y desapareció, gracias a la traslocación.

257 Re: Botica de la náyade el 06/06/15, 09:56 pm

Red


Tras un suspiro de cansancio, Giz le contó como había encontrado a Toima y lo poco receptivo que se había mostrado a su interrogatorio. Un ligero asentimiento de cabeza fue la única respuesta de Vac cuando el goliat terminó, pues no había mucho mas que decir cuando se trataba del albino. La conversación que mantenían a apenas unos metros era mucho mas interesante y, en opinión del griego, bastante desafortunada.
Son como hienas peleando por un pedazo de carroña —dijo con gesto ausente aprovechando el comentario del asreniano sobre la mejor utilidad de cuatro de dichos cánidos en comparación con el vánara—. En algunos sentidos está ciudad esta podrida de más —añadió para si, no sabiendo si su amigo había escuchado sus palabras antes de irse.

Para temas como la privación de libertad o el prestar ayuda a alguien indefenso para sangrarle descaradamente mas tarde, se podía decir que el hado era un monstruo con moral, y aquella situación le ponía enfermo.
Utiliza bien las veinticuatro horas que te ha dado Dama Urticaria, tal vez tu o tus amigos encontréis una forma mas rápida de reunir el dinero —comentó Vac, interviniendo en la conversación con aquella cuña sin disimular demasiado lo mucho que le desagradaba el tema de la misma. Aunque se dirigió a Kud al decir aquello, miró especialmente a los dos irrenses, pues parecían los menos dispuestos a dar su brazo a torcer con aquel asunto—. Yo me marchó ya, ha sido un placer... o lo habría sido en otra situación. Recuperate pronto, Ōzaru —le deseo al mono antes de abandonar la estancia.

Continúa en el Cuchitril.

Nota: Los primeros comentarios solo eran para Giz, no los ha hecho en voz alta.

258 Re: Botica de la náyade el 06/06/15, 10:13 pm

Giniroryu

avatar
GM
Archime había presenciado todo en silencio hasta el momento en el que tan solo quedó el vampiro que parecía querer pujar con dama Urticaria por tener a Kudryavka como mano de obra en su propio negocio. Lo que dijo acerca de las consecuencias no le gustó al kairós, ya que ni siquiera se podría calificar de sutil una amenaza como aquella. El irrense quería finalizar con aquel asunto cuanto antes, por ello en cuanto Vac abandonó la estancia, decidió que ya iba siendo hora de intervenir. De hecho sabía exactamente cuántos segundos se había prolongado aquel asunto y eran demasiados.
Todavía no dispongo de un conocimiento absoluto acerca de la economía de Rocavarancolia, pero ocho años de trabajo, incluso remunerados, parece excesivo especialmente teniendo en cuenta que se trata de la mitad del total lo que ha de pagar Kudryavka. Considero que deberíamos discutir este asunto en cuanto el interesado se halle en mejores condiciones y tomar una decisión aconsejándole y tratando de buscar una solución menos… drástica. Por no mencionar que Kin tiene razón.
El ingeniero había estado a punto de emplear la palabra “injusta”, pero se dio cuenta a tiempo de que podría sonar demasiado acusatorio y la náyade podría volver a reaccionar de mala manera.

>>En cuanto al alojamiento de esta noche, no será necesario. Si me permites supervisarlo de vez en cuando, permaneceré aquí sentado mientras continúo con mis estudios durante esta noche. Puedo pagar una pequeña cantidad en compensación de todos modos si fuese necesario —añadió directamente hacia dama Urticaria.

259 Re: Botica de la náyade el 08/06/15, 07:47 pm

Leonart

avatar
Kud y Nia

Nia contemplo la reacción del Raigaurum con una modesta y politicamente correcta sonrisa. Poco podia importarle a ella lo que a el le parecia el contrato. Con que el mono lo firmara todo estaria sellado y listo para su aprovechamiento. No tenia ni una sola duda al respecto, pero por parte del ruso, este se limitaba a mirar a sus compañeros con ojos llorosos no sabiendo que hacer exactamente.

La oferta de Jack causó una reacción en Kud, quien no supo como considerarla, pues tenia sus ventajas y, a primera vista parecia más simple y menos costosa que lo que le ofrecia la Boticaria. Aunque aun no habia leido el contrato y le desagradaba ampliamente la tarea que llevaria aceptar la oferta del vampiro, esto no hizo más que confundirle aun si quiera más de lo que ya estaba.

Por su parte, la náyade lanzó una de esas miradas que deseo transformar en rayos UVA hacia el vampiro. Normalmente habria pensado algo diferente de su amigo, pero en aquella situación solo podia pensar en lo hipócritamente buitresco que le parecia. Cierto era, que ocho años eran muchos, pero en el mismo contrato habia varios puntos que Nia habia destinado a sonsacar cosas de la cosecha, acambio de tiempo, como si se tratase de una sentencia penitenciaria, viendo que tenia amigos de diferentes talentos y transformaciones ya que, a veces eso valia más que una gorda bolsa de dinero y, por ello, Nia sintió que deberia pasar al ataque y recuperar lo que era legítimamente suyo por derecho del carroñero vampiro.




-Bueno, yo a diferencia de otros, te ofrezco un contrato que te trataria como una persona y no como una... vaca a la que ordeñar de tanto en tanto. Y, aunque en muchas ocasiones debo admitir que un buen sangrado es sano para un corazón cansado, puedo garantizarte que conllevará horas de cansancio, de agotamiento y de... tortuoso sedentarismo que estoy segura que no disfrutarás.-empezó Nia con una taimada sonrisa.-Mientras, yo te ofrezco un ambiente de trabajo estable, con horarios regulados y bien calculados entre las cuales podrás moverte todo lo que quieras. Y eso, si no decides coger ninguno de los trabajos extra que vienen recogidos de los puntos siete punto tres a siete punto ocho y creo que encontrarás de tu agrado.-


el vánara se apresuró a pasar las páginas del contrato a toda velocidad hasta topar con los susodichos puntos descritos por Dama Urticaria. entre ellos, podia apreciar varios trabajos como "Control de Plagas" "Recaudador de Deudas/Pagares" "Repartidor a Domicilio" y "elaborador de Pedidos", entre otros, aunque ese último parecia importante ya que era citado en numerosos otros puntos, los cuales procedio a examinar a medida que la niña capitalista continuaba hablando.

-Y, como puedes comprobar, no solo gozaras de privilegios bien remunerados por tus horas extra, sino que recibirás formación a cambio de tus servicios que, no solo te saldrá completamente gratis, sino que además reducirá tu deuda mientras adquieres los conocimientos necesarios para, vamos a ver, por ejemplo, la fabricación de una poción revitalizadora que, como puedes adivinar, si se prepara correctamente, elimina toda traba de cansacio que puedas llegar a imaginarte.-

Ante la mención de tal poción, las orejas del vánara dieron un pequeño espasmo, le estaba convenciendo poco a poco.

La aportación del Tyki Mikk y de Archi le devolvió a la realidad. Tanto uno como otro le estaban contando la parte bonita de la historia. ¿Y que era lo que no le estaban contando? era obvio que levantaba intereses en ambos,  pero sabia que debia discutirlo largo y tendido con sus amigos, quienes tenian seguramente más cabezas por ese tipo de temas que el mismo. Agradeció mentalmente a Tyki Mikk y Archi por darle espacio para no hacer una elección precipitada. Se encontró que, para lo poco que habia tratado con el hado, le habia causado una buena impresión.

Mientras tanto, Nia miraba a Archime con una mirada casi acusatoria. A Vac no le podia reprochar nada, despues de todo, así que decidió centrar su atención en este a medida que hablaba. De no haber sido interesada por sonsacarle un "si" al vánara en aquel momento, habria estado de acuerdo, pero Dama Urticaria no podia sino sentirse de los nervios, bufó, como si el vánara se estuviera perdiendo la oportunidad de su vida y habló una última vez.

-Bueno, es tan solo lógica esa petición. Podeis quedaros cuantos querais, gratis, mientras me lo notifiqueis de ante mano, no ocupeis las camas y no taponeis el pasillo o la puerta. Hay que tomar una via racional y lógica en los negocios para que un cualquiera no te desangre.-dijo con una puya por lo bajo hacia Jack.-Realmente espero que tomes la decisión correcta, Kud.-pasó a hablar al vánara personalmente.-No es fácil labrarte un futuro en esta ciudad y puede que mi oferta sea justo lo que necesites para tus ambiciones. Tienes veinticuatro horas para decidir.-

Tras aquello, Nia lanzó otra mirada de sauna solar hacia el alemán y salió de la habitación. Kud se quedó bastante descolocado y, pasó nerviosamente a mirar a todos los veteranos para que abandonasen la sala, pues queria y necesitaba algo de privacidad hablando aquel asunto.



Última edición por Leonart el 09/06/15, 04:57 pm, editado 1 vez


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

260 Re: Botica de la náyade el 08/06/15, 08:15 pm

Jack

avatar
El irrense silencioso tenía razón, por supuesto. Kud no estaba en condiciones de decidirse y si lo hiciera ahora demostraría una vez más estar un pelín mal de la cabeza. Yo ya había explicado lo mío, así que podía marcharme... Pero Nia tomó la palabra y a punto estuve de reírme de la mirada que me echó, pero años de práctica en el negocio me ayudaron a mantener un rostro neutro... Hasta que acabó, se fue y me encogí de hombros.

Vuestro amigo silencioso tiene razón. Mejor os dejo ya en paz. Pero oíd, mi oferta es válida para todos. Cualquier transformado es bienvenido para vender un poco de su sangre en La Bodega y si queréis practicar contra monstruos, también. Ale, que se recupere pronto vuestro amigo, y un placer. Que tenemos que reconstruir la casa de mis amigos, destruida en parte por Kud y sus locuras. Nos vemos.

Dicho eso, salí de allí. Quizá lo dicho al final era algo injusto pero si Kud no hubiera empezado, no habría pasado nada de eso. Una vez en la calle, puse rumbo al Cuchitril. Algo habría que hacer para reconstruirlo y quería echarles una mano.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

261 Re: Botica de la náyade el 09/06/15, 02:38 am

Evanna

avatar
La explicación de Jack le dejo un regusto amargo. Al final todo el mundo quería aprovecharse de alguna forma y ambas eran en contra de la salud. El dato de que Jack era un vampiro fue un extra mas para mantenerse silencioso, no es que a el le incumbiera, por suerte no necesitaba sangre de uno por algún motivo que no lograba entender, pero saberse que por poco podría haber sido dependiente de uno le producía cierta incomodidad. Si estaban intentando sangrarle a Kud, literal y retoricamente hablando, por curarlo, que no le habrían pedido a el por mantenerse consciente. "Creo que me libre de puro milagro" pensó mientras escuchaba todas las palabras de Kin y Archi sobre el contrato que Dama Urticaria intentaba pintar bonitas a pesar de que en el fondo era casi igual que esclavizarlo.

Entendía que quisiera recibir pero lo que pedía era excesivo, ni que Kud hubiese tenido elección. Agradecía que le curaran pero el no había escogido al curandero. Pero trata eso daba igual. Dhelian no dijo nada, Kin y Archi había dicho todo lo necesario y de todos modos, su palabra allí era la que menos valía al fin de cuentas. Sino era completamente ignorado poco le faltaba para serlo. Estaba hastiado y tenia hambre y darle mil vueltas al asunto solo llevaba a lo mismo. Kud no podía, ni debía, aceptar ese contrato.Tenía que haber alguna forma diferente.

No vio en que momento se fue Vac tan inmerso en sus pensamientos como estaba, pero si cuando lo hizo Jack y Dama urticaria. Miro a los que quedaban allí detenidamente, su estomago volvió a sonar, suspiro sacando de la bolsa que le servia de nevera portable un buen trozo de hígado.

-Perdón por esto -se disculpo Dhelian aun así le importo bien poco que le vieran a esas alturas, quien no le gustaba, que no mirase y comenzó a comer como si nada mientras miraba a esos tres- No se puede hacer mucho con Kud en cama y buscar solución aquí no servirá de mucho tampoco. Propongo que nos vayamos marchando, menos Archi sino quiere e intentemos ver otra posible solución. Tal vez pensando todos se nos ocurra algo, porque ese contrato es...-sacudió la cabeza ni quería pensar en el contrato tenia tantas cosas negativas que decir de el que se llevaría horas para terminar- ¿Como era esa expresión humana? Ah si...como vender tu alma al diablo. -añadió mirando a Kud y a los irrenses- Tiene que haber mas trabajos que suponga menos tiempo para pagar o algo. -comento pues no lo tenia muy claro tampoco y para ese momento tenia ya un caos en su cabeza. Munin desde su capucha soltó un suave graznido exasperado, quería estirar las alas.

-Yo voy a ir marchándome, me alegro que estés bien aunque haya tanto caos ahora, ayudare a intentar pensar algo para sacarte de esta. Ni se te ocurra firmar -dijo Dhelian sonriendole al vanara aunque mirándolo fijo como advertencia apuntándole con el dedo. Miro a Kin atentamente entonces, Sin saber que haría el pues Archi ya había dejado claro que no se iría, poco mas podrían hacer allí ahora sin conocer mas opciones que las ya planteadas por Dama Urticaria y Jack. Dhelian se despidió también de  Archi y de Kud, saliendo de allí, ya afuera Munin estiro las alas saliendo de su capucha y vio alas estirges volando de aquí a alla al verlo. Dhelian miro a la botica y luego a Kin.

-Añadiré este lugar a la lista de sitios de no volver a pisar, capaz me arranquen un brazo por intentar comprar algo. -murmuro Dhelian con un suspiro, alejándose del edificio mientras una de las estirges volaba hacia su hombro tras una seña suya, sustituyendo a Munin, el resto tan solo volaba sobre sus cabezas ocultándose bastante bien en la oscuridad natural de las noches de rocavarancolia.

Sigue en Calles


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

262 Re: Botica de la náyade el 09/06/15, 04:52 pm

Tak

avatar
GM
Kin estaba cansado de aquella puja por el vánara. No se podía tomar ninguna decisión en tan poco tiempo, así que de nada servía continuar hablando. Kud necesitaba descansar, y ellos hablar con sus pocos contactos en la ciudad. Ya que Archi se había ofrecido a quedarse con Kud, el raigaurum decidió marcharse junto a Dhelian.
Vamos a intentar hacer algo, ¿vale? Lo mejor va a ser no acordar nada hasta el último momento —le dijo al vánara—. Voy a hablar con la gente de la sede. Volveré por aquí mañana por la mañana —añadió, mirando a Archi. Icluso él necesitaba descansar, y estaba dispuesto a enviarlo de vuelta a Serpentaria el día siguiente.

Se despidió de sus compañeros, salvo del daeliciano, y salieron por fin al exterior. El irrense seguía echando en falta la luz de la Luna durante las escapadas nocturnas, aunque hiciese ya tiempo desde que esta había desaparecido del cielo. Aquella oscuridad total le recordaba a lo aterradora que resultaba la ciudad en la noche durante sus tiempos de cosechado. Aquello no cambiaba tanto aun como transformado, después de todo.
El brazo no sé si te lo arrancarán, pero la cartera por lo menos —respondió al chico resoplando—. Tiene agallas para alabar su contrato. “Te trataría como una persona” —citó a Urticaria con retintín—. Define persona, en primer lugar.

Se metió las manos en los bolsillos. Seguía malhumorado, pero tampoco se podía evitar. Llevaba mucho tiempo acumulando carga debido a la tensión y le dolía cada músculo del cuerpo.

Sigue en las calles.

263 Re: Botica de la náyade el 10/06/15, 06:29 pm

Giniroryu

avatar
GM
Archime no añadió nada más a partir de aquel momento y se limitó a asentir cuando dama Urticaria expuso sus condiciones acerca de quedarse, así como dirigió el mismo gesto a Kin cuando este le comunicó que volvería por la mañana. Una vez se hubieron ido todos, el irrense, que mientras tanto había estado memorizando el tempo de aquella sala, se teletransportó a la biblioteca de Serpentaria en busca del grimorio que le interesaba en aquel momento: dedicaría lo que quedaba de noche mientras permanecía junto a Kudryavka a iniciar el estudio de la telepatía.

Así pues, el irrense regresó a la sala de operaciones en cuanto los tempos volvieron a coincidir con el libro bajo el brazo y esperando a que la náyade apareciese de nuevo para poder preguntarle dónde podría sentarse.

264 Re: Botica de la náyade el 14/06/15, 07:49 am

Leonart

avatar
Nia y Kud

Al cabo de menos de una hora volvió a aparecer Nia seguida de la colosal figura de un MInotauro. La criatura parecia desalentada y dolorida, parte de su cornamenta izquierda yacia apenas unida por un hilo de astillado material, tras que Nia le asentase en una de las camillas que se le hacian un tanto pequeñas, le aplicó un sedante y removió el cuerno roto con un hechizo de corte potenciado, tras lo cual, procedio a curar la herida con un bálsamo y al cabo de unos minutos, el minotauro estaba mejor y libre de dolor, aunque todavia muy colgado por las drogas. De pasada, la boticaria le puso sedantes a Kud, al cual las piernas le estaban matando y ante la pregunta del ingeniero le indicó que le traeria una banqueta para poder sentarse.



Pasó una hora desde entonces y Nia no parecia tener más visitas por el momento, en la botica podia respirarse cierta tranquilidad. Aunque duró poco, fue un impás necesario aquel día por lo que aun estaba por venir.

Dos figuras enormes comenzaron a arrastrase con lamentable terquedad, mientras una iba apoyandose en la otra, los dos amplia y visiblemente incómodos con la situación y dejando un rastro de sangre a sus pasos.

No fue sino entonces que el breve rato de tranquilidad de la náyade se disipó cuando aquellas dos figuras llamaron a la puerta y, Nia, fue diligentemente a abrirla y, lo que vio, la dejo anonadada y sin palabras.

-¿¡Qu- Que estais...-



Matanza y Toima


Las dos malheridas figuras que se presentaron en el umbral de la botica miraron a Nia con palabras ácidas en sus lenguas, pero no las dejaron escapar sabiendose que no estaban en situación para ello. Matanza tenia su único ojo sano hinchado, fruto de algún golpe contundente que hacia parecer su reptiliana cabeza una más apropiada de una rana que de un cocodrilo. Varias de sus escamas presenaban daños y, entre las rendijas de estas pequeñas trazas de su sangre corrian hasta precipitarse hasta el suelo.

Toima, por su parte, estaba en un estado aun peor. Su cara o, más bien, lo que quedaba de ella, estaba hecho un completo desastre, con cortes, moratones e hinchazones incluso más exagerados que los del cocodriloforme. Su paleta superior habia sido quebrada completamente y los restos de sus dientes hendian dolorsamente la carne de las encias, convirtiendo sus comisuras en un reguero de sangre contigua. Su brazo izquierdo se hallaba torcido de una manera poco saludable y además parecia haber sido apuñalado repetidas veces a la altura del estómago.

-¿Vas a dejarnos pasar o vas a tenernos aquí desangrandonos en el umbral de tu puerta todo el día, Boticaria?-protestó malhumorado el cocodriloforme.  

La nayade, titubeante, se hizo a un lado y dejo pasar a los dos colosos heridos. Toima comenzó a musitar protestas incoherentes, probablemente debido a su estado de embriaguez, asi que Nia concentró todas sus preguntas en Matanza, a quien llevaba bastante tiempo por ver desde su despido.

-¿Que ha pasado? ¡Mejor dicho!: ¿Qué diablos ha hecho esta vez?-soltó la niña con un tono agudo.

Las comisuras del curtido se torvaron en una parodia de sonrisa humana cuando contesto.

-Nuestro amigo blanquito aqui tuvo la increible ocurrencia de presentarse en la Taberna del Mago Tuerto con una bolsa enorme de dinero y peor aun: buscando problemas.-

Nia suspiró mientras les conducia a la sala de emergencias, aplicando hechizos curativos sobre Toima.

-No se porque no me sorprende. No le bastaba con liarla una vez, ha tenido que meterse en otra pelea hoy.-

Matanza soltó un sonido de confusión y Nia procedio a explicarle lo que habia pasado aquel día y todo el drama que habia ocasionado. Para cuando hubo terminado, ya habian puesto a Toima en una camilla metálica y le habian esposado los brazos y piernas a esta, para evitar su resistencia beoda. La primera reaccion del australiano hacia la historia fue una seca carcajada.

-Y apuesto que el chaval que ahora tienes en la clínica esta metido en una deuda más que sanguinaria.-

Nia procedio entonces a poner a Toima fuera de peligro y a arreglar lo poco que podia hacer.

-Bueno... Si. No soy la caridad y el tratamiento fue realmente complicado y caro.-se explicó con autosuficiencia mientras le extraia piezas dentales con unos alicates de apariencia dolorosa.

-No has cambiado, Boticaria, sigues siendo la misma...-

Con ese último comentario, la conversación murió. Habria habido silencio de no ser por las protestas y quejidos del beodo malherido, y Nia tan solo pudo aguantar unos minutos antes de intentar volver a reanimar la conversación.

-¿Qué has ido haciendo, estas metido en algun nuevo trabajo?-



La respuesta del veterano no se hizo esperar.

-Si, algun que otro de poca monta. Hay poca demanda últimamente debido a tus amigos, pero por lo menos esta siendo competencia sana... por el momento.-

-Ah... Ya veo...-

-¿Y tú?-

-¿Yo?... Bien, como siempre. Remontando.-

-Ya...-

La conversación no parecia sino ir a peor y ambos estaban visiblemente incómodos. Parecia que el cocodriloforme se muriera de ganas por decir algo y que la náyade tambien estaba esperando un "te lo dije" por su parte, pero ninguno de los dos movió ficha.

Y así pasaron minutos, hasta que Toima estaba fuera de peligro que el australiano decidió, finalmente irse.

-Creo que ya es hora que me marche y lo deje todo en tus manos, Urticaria.-dijo con un suspiro el curtido.

Nia reaccióno, como accionada por un resorte.

-¡Ah! Antes de que te vayas, dejame que te cure con unos hechizos rápidos...-

La cara del australiano se torció con algo asemejado a la angustia y entonces Nia recordó de su fobia con la magia.

-Oh... verdad. Lo siento.-dijo, alicaida.-Aun así, dejame que al menos te recompense de alguna forma...dejame ver si...-

Rebuscó entre un aparador y sacó una botella de medio litro. Contenia un liquido denso y verdoso. Se lo entregó sin vacilar, pero el cocodriloforme, que era consciente de su valor, dudó.

-¿estás segura? Tan solo esta botella vale-

-Si, lo estoy. ¿Sabes como aplicarlo, verdad? Pues entonces no digas más y llevatelo.-

-...Gracias Urticaria.-

No dijeron mucho más y la ulterana acompañó a Matanza a la puerta, más por formalidad que por necesidad y tuvieron una separación tan incómoda como habia sido toda la conversación anterior. Cuando cerró la puerta, la ulterana se abrazó por los hombros y suspiró desalentada. Deseaba que no estuvieran tan tensos el uno con el otro, pero no podia evitar sentirse tan incómoda en su presencia.

Fue entonces cuando se acordó de lo que el australiano habia mencionado. Toima habia traido consigo una bolsa de dinero "enorme". La razón sobraba, pero no parecia llevarla consigo en aquel momento. Descartó que el cocodriloforme se la hubiera llevado, o que hubieran logrado quitarsela en la taberna, pero le parecia raro no ver al ulterano con ella encima. Justo en aquello no podian ser más diferentes los ulteranos. Nia contaba hasta la última moneda, mientras que el dinero para Toima era algo secundario. Nia reprochaba su actitud irresponsable con el, pero nunca llegó a pensar que haria algo tan irresponsable.

Contemplaba al ulterano retorcerse en sus ataduras, todavia ebrio. Arrugó la nariz y fue a buscar algo para solucionar aquello. Tras espolvorear algo de polvo de flor de ebano en su boca, la rojez de su cara fue desapareciendo y lentamente volvió en si. Nia comenzó a pellizcarle una mejilla para hacer que se despertase antes. La reacción del ulterano fue violenta, pero, debida a su condición esposada no pudo llegar a rozar a la náyade. Lo segundo que hizo, fue agarrarse la cabeza por la resaca acelerada de la flor de ebano.

-Maldita... bruja... ¿Qué quieres de mi?-musitó el ulterano.

La niña bufó con incredulidad casi teatral, pues no se esperaba un agradecimiento del watahre.

-Te parecerá bonito decir eso cuando hoy la has estado armando buena causandonos todo un dolor de cabeza a los demás.-

Toima parecia confuso por unos instantes pero luego se acordó.

-Ah... si... eso.-

-Si, eso.-repitio con acidez la boticaria.-Tengo al pobre desgraciado abajo, casi le dejas sin piernas, por cierto.-

Toima solo se encogió de hombros, sin darle importancia.

-¡Oye!-le llamó la atención, apunto de echarle la bronca, pero Toima considero un buen momento para interrumpirla con algo que sabria que detendría la bronca cerniente.

-Que no se me olvide darte esto...-dijo mientras sacaba de entre su pelo una gruesa y pesada bolsa llena de monedas al parecer. Los ojos de Nia brillaron con codicia por unos instantes. Aquello parecia los ahorros del Ulterano. Por un momento se vio tentada a alargar la mano y agarrar la gorda bolsa, pero se contuvo.

-¿Y ese dinero, Toima? ¿Por qué me lo ibas a dar?-preguntó esceptica.

-Hm.., es para... ya sabes, los gastos de las cosas estas...-

-Los gastos de las cosas estas...-repitió Nia confusa.

-Si, esos, que son mi culpa y eso.-

Nia abrió los ojos desorbitadamente. ¿De verdad habria tenido la intención el ulterano de entregar semejante dinero por su propia voluntad? ¿Qué le habria empujado a ello?

-Pero...-

-No se porque... Pense que ya era hora de intentar eso de la responsabilidad o algo.-se explicó

-...-

-¿¡Que!? ¡Yo tambien tengo derecho a modurar, digo yo!-

-No, si yo no he dicho nada...-

<<¿Ha dicho modurar?>> pensó la náyade.

-...es lo que Tania querria, de todas formas...-añadio casi en un susurro.

Se hizo un silencio en el que Nia procedió a entender más cosas del misterioso comportamiento del ulterano.

-Ya veo...-

-Asi que quitame estas putas cosas ya, que me tienes encadenado como a un animal.-

Nia sonrió con autosuficiencia.

-Los animales se dejan tratar mil veces mejor que tú, vete tu a saber.-

Toima gruñó, pero pareció hacer un genuino esfuerzo por no meterse en más lios. Le arrojó la bolsa con el dinero a la náyade. Pesaba, pero fue capaz de atraparla.

-Ahora sueltame, tengo que volver a casa.-

Nia suspiró y procedió a remover las esposas una por una. Cuando terminó, el ulterano se frotó las muñecas brevemente y procedio a dirigirse a la náyade de nuevo.

-...escúchame bien, bruja, si le cuentas a alguien que he soltado la pasta asi de gratis, te cambiare los botes de tintes para que un día de estos dejes de ser un faisan bañado en arcoiris.-amenazo a la náyade de una forma que ni el mentalista más profuso podría estar seguro si se trataba una amenaza seria o si estaba bromeando. Nia por su parte arqueo una ceja.

-Que si, que si, Señor Intimidante, no le dire nada a nadie, no te preocupes.-respondió con tono cansado.

Toima resopló con convicción y se irguio sobre sus pies. Sin decir nada ni despedirse, salió de la botica en dirección de vuelta al cuchtril. Nia suspiró y bajó las escaleras, habia un considerable peso en la bolsa y la mayoria de monedas eran de gran valor asi que la boticaria estaba segura que podrian borrarle entre cuatro y seis años de trabajo al vánara. Pero se detuvo en seco antes de entrar en el cuarto donde descansaba el neotransformado.

La condición de Toima de permanecer en el anonimato y su desconocimiento por completo de la deuda de su victima le ponia en la mejor posición para, simplemente, quedarse con aquel dinero. Nadie sabria nada de nada y ella engrosaria sus arcas sin tener que mover un dedo. La avaricia brillaba lustrosamente en sus ojos color mar mientras movia las monedas dentro de la bolsa. Se relamio los labios y considero hacer eso mismo. Nadie iba a enterarse de todas formas. Nadie tenia porque hacerlo...



Nia entro en la sala con cierto malhumor dibujado en su rostro. Kud todavia andaba muy sedado y no era consciente, pero su amigo, parecia estar sumergido en un libro. Nia decidio interrumpirle sin más.

-Disculpa, ¿tu nombre era?-empezo preguntando cordialmente.


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

265 Re: Botica de la náyade el 14/06/15, 03:38 pm

Giniroryu

avatar
GM
Cuando la boticaria apareció con aquella criatura enorme, el irrense se limitó a observar sin decir una sola palabra. Su sentido de la alerta estaba en funcionamiento, no obstante, y el irrense siempre tenía un hechizo rápido de parálisis en la punta de sus dedos en caso de que fuese necesario. Había practicado aquel hechizo para poder emplearlo de forma no verbal, ya que le proporcionaba cierta ventaja táctica si necesitaba usarlo durante un ataque sorpresa. No ocurrió nada, tal y como había esperado, y la náyade parecía haber llevado a aquella bestia allí para aplicarle también tratamiento, antes de proceder de nuevo con Kudryavka. Mientras dama Urticaria se iba, el ingeniero se aproximó a ella con cierta incomodidad y le hizo saber su requerimiento de un asiento. Aceptó la banqueta con un escueto “gracias” antes de colocarse a una distancia media entre el vánara y la puerta y sumergirse en el grimorio.

Irónicamente, ya que aquel era un hechizo de menor nivel, la telepatía se le antojaba de mayor complejidad que el sortilegio de teletransporte al ingeniero. Aunque aquello no era de extrañar debido a su don innato para lo segundo. Y precisamente debido a su existencia, la telepatía había pasado a ocupar el lugar prioritario de hechizos avanzados que el irrense consideraba necesarios aprender a utilizar con la mayor prontitud.

Su inmersión era máxima en aquel momento, por ello la súbita voz de dama Urticaria tras de sí provocó un sobresalto en él e hizo que diese un ligero bote en su asiento. Tardó entonces exactamente tres segundos en procesar la pregunta que le había hecho justo diez segundos antes.
Krono Rádem.

266 Re: Botica de la náyade el 16/06/15, 08:30 pm

Leonart

avatar
Nia

-Krono Radem.-repitio con cordialidad.-He hecho bien en preguntar pues, Kud habló en delirios refiriéndose a ti como "Tejedestinos" y "Archivado", pero son Detalles sin importancia.-Se recogio el pelo de un lado mientras hablaba.-Krono Radem, una buena oportunidad ha surgido para pagar una parte de la deuda que tu amigo ha contraido. Un conocido mio, un mecenas y patricio de confianza, está trabajando en un proyecto bastante ambicioso y busca un técnico avezado y esta dispuesto a pagar hasta cuatro años de la deuda de Kud si resultas ser quien busca...-

Se detuvo un instante, reflexionando algo.
-Dime si estoy equivocada, pero, debido a las palabras de nuestro vánara herido y las protesis de alta tecnología que llevais tú y vuestro amigo Raigaurum deduje que dispones o disponeis de suficientes conocimientos roboticos, mecanicos e ingenieristicos como para poder ser un candidato idoneo. ¿Supuse mal, Krono Radem?-dijo la ulterana fingiendo total inocencia sin perder ni una gota de sudor en el proceso.



Última edición por Leonart el 18/06/15, 03:35 pm, editado 1 vez


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

267 Re: Botica de la náyade el 16/06/15, 09:39 pm

Giniroryu

avatar
GM
El kairós colocó un marcapáginas que había tomado por costumbre llevar encima desde que se había instalado en Serpentaria y lo colocó entre las páginas del libro donde se detallaba la parte del funcionamiento del hechizo de telepatía que estaba analizando. Alzó la cabeza hacia la náyade para prestarle atención, la cual aumentó junto a su interés al escuchar la palabras “proyecto ambicioso” y “técnico” y se mantuvo en silencio y con su expresión neutra hasta que ésta finalizó. La respuesta de Archime tan solo se demoró dos segundos.
Soy ingeniero biomecánico y programador —precisó para confirmar lo que la ulterana había elucubrado de forma inexacta—. Mi especialización son los implantes biónicos —siguió dirigiendo una mirada a su propio brazo metálico—. Puedo trabajar con cualquier tipo de tecnología irrense, no obstante. Pero puedo adaptarme al material de diferente procedencia si es preciso —se apresuró a añadir como complemento a la aclaración que había hecho—. Estoy interesado en escuchar tu propuesta —confirmó tras cinco segundos de silencio.

268 Re: Botica de la náyade el 18/06/15, 04:04 pm

Leonart

avatar
Nia  

La náyade asintió con un movimiento de cabeza ante la reacción del irrense, casi calculada, como si se tratase de un mecanismo al cual le habian pulsado un botón. Nia sonreia internamente.

-Una buena decisión, sin duda, pero me temo que hay algo más...-dijo Nia, adoptando una postura conciliadora.-De quien te he hablado, este mecenas desea que el proyecto sea llevado acabo por verdaderos profesionales y en el más alto secretismo y, por lo tanto, no puedo mandarle a cualquiera y, aunque tus credenciales son amplias, hace falta comprobar si son lo que dices que son, porque aquí, en rocavarancolia, los titulos de palabra valen bien poco...-pausó un rato.-Asi que, por lo tanto, he de ponerte a ti y a tus capacidades a prueba.-

Frunció el cejo con algo de dramatismo, fingiendo que pensaba en una prueba.

-Ah, ya se me ha ocurrido algo...-dijo la náyade al cabo de unos segundos mientras chasqueaba los dedos.

A menos de un metro de distancia, una figura apareció de la nada, mientras desactivaba el hechizo de invisibilidad. Muerte se mostró inclinada, con la capa todavia ondeante, prueba que hacia unos segundos no habia estado ahí y que se habia movido para ocupar aquel lugar.

-Kat-ûm, mi ama...-

Nia se giró hacia el kairos, con una gran y orgullosa sonrisa.

-Si no recuerdo mal, ya os conoceis. Se llama Muerte y es mi guardaespaldas.-le introdujo a su nombre, cosa que no hizo de vuelta con el nombre del irrense hacia ella.-Hace unos meses sufrió un accidente grave que le obligó a descartar uno de sus brazos y, desgraciadamente, la alquimia no me permite reconstituirselo, asi que, ¿Qué ocasion mejor que esta para demostrar tu valia y a la vez realizar tu primer trabajo en la ciudad? Reconstituyele un nuevo brazo, un brazo util y mejor que el anterior y que le sea una herramienta para su trabajo y habrás mostrado tú valia ante mi. Y, ah, por supuesto, pagare tanto por los materiales como por tu mano de obra si, eso si, el resultado final me es placentero. De probarte como un mentiroso, habria un castigo por hacerme perder el tiempo, claro esta...-

Con las manos en las caderas, la ulterana reafirmó su oferta.

-¿Qué dices entonces, Krono Radem? ¿Tienes lo que hay que tener para el trabajo?-


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

269 Re: Botica de la náyade el 18/06/15, 05:01 pm

Giniroryu

avatar
GM
Cuando la ulterana de piel oscura apareció de la nada, Archime volvió a sobresaltarse aunque en aquella ocasión no hubo una manifestación externa de ello. Ya estaba acostumbrado al teletransporte, a fin de cuentas, pero mientras atendía a dama Urticaria pensaba en que aquello debía de ser algo parecido a lo que provocaban sus propias apariciones repentinas en los demás. Le desconcertó lo que dijo acerca de que ya se conocían, pues el biomecánico era la primera vez que veía a aquella mujer, pero no consideró importante ahondar en aquel dato.

El ingeniero no se inmutó ante la expresión abierta de desconfianza ante sus credenciales. La boticaria no lo conocía de nada, por lo que era legítimo que cuestionase su veracidad. No obastante, el kairós se preguntaba si la náyade habría sobreinterpretado la información o tal vez tan solo pretendía lo que sí estaba en su mano en aquel momento llevar a cabo. Decidió que solo podría aclararlo expresando la cuestión.
Lo que pides es mi trabajo —comenzó constatando con sencillez—. Salvo que requieras que además coloque el implante a tu guardaespaldas. No soy médico y por tanto ello está fuera de mi especialización. Planeo especializarme en un futuro en biomedicina debido a que mis dones de Luna son propicios para ello, pero el proceso hasta alcanzar mi objetivo no es simple ni corto. Si lo único que quieres de inmediato es que construya un brazo funcional y adaptado para tu asistente, puedo hacerlo con la mayor brevedad posible. Necesitaría regresar a Irraria y emplear mi antiguo taller para ello, no obstante, ya que todavía no dispongo aquí ni del instrumental ni de los materiales requeridos. En cuanto a la colocación del implante… Tal vez pueda conseguir a corto plazo que alguien lo haga en mi lugar —añadió sin ahondar en la cuestión.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 22 de 24.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 21, 22, 23, 24  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.