Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por chicoaeseg15 Ayer a las 03:02 pm

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 02:58 pm

» Torreón Letargo
por Giniroryu 17/11/17, 05:39 pm

» Faro
por Giniroryu 17/11/17, 05:17 pm

» Trama
por Giniroryu 13/11/17, 11:02 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35969 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Palacete

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 11, 12, 13  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 4 de 13.]

1 Palacete el 03/08/11, 01:04 am

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Hecho en piedra gris, con forma de U, coronado por una cúpula de cristales negros y esmeralda bajo la cual hay un ventanal ovalado. Se entra por una escalinata de azulejos a un recibidor circular con dos grandes escaleras a ambos lados. Sobre este, se encuentran las habitaciones, flotando a distintas alturas.

Descripción más detallada sacada de la saga:
Exterior:
El palacete se encontraba en mitad de una avenida, frente a una larga línea de casonas macizas, con tejados a dos aguas invadidos de gárgolas. Era la única construcción situada a ese lado de la avenida, pero llenaba el espacio con más rotundidad que la treintena de edificios que se desplegaban frente a ella.

Era de piedra gris, con forma de «U» redondeada, y había algo en sus ángulos y en su disposición sobre el terreno que tranquilizaba, que hacía pensar que no todo en aquella ciudad era horror. Lo que más llamaba la atención era la gigantesca cúpula que coronaba su centro: una maravillosa construcción de cristales negros y esmeralda. Bajo ella, en mitad de la fachada, se abría un gran ventanal ovalado rodeado de decenas de ventanas tan estrechas que parecían arañazos en el muro.

El patio era un sinuoso entramado de senderos que se desplegaba entre lo que una vez debieron de ser parcelas ajardinadas, pero que ahora no eran más que solares de tierra reseca. Se dirigieron hacia la escalinata de azulejos negros y verdes que conducía al portón de entrada, observando con cautela las ventanas que salpicaban los muros del palacete. Tras el enorme ventanal que ocupaba el centro sólo se veía oscuridad.

Recibidor:
Lo primero que vieron fue una densa zona de tinieblas, una cortina de oscuridad que precedía a un gran recibidor, iluminado por una delicada luz verde.
Se reunieron todos alrededor de Rachel en el último tramo de escaleras. El aire que se respiraba ante la puerta era de una pureza increíble, en nada se parecía a la peste rancia de los lugares cerrados que estaban acostumbrados a encontrar.

Fueron a parar a un amplio recibidor circular, de suelo y paredes de piedra gris. El techo, en cambio, era una pesada amalgama de grandes planchas de hierro que no encajaba con el resto del palacio; la sensación que provocaba aquel entramado era de asfixia, como si en cualquier momento fuera a caer y aplastarlos.

Dos grandes escaleras se disponían a ambos lados del recibidor, del mismo azulejo negro y verde que la escalinata de la entrada. Desde donde se encontraban, esas escaleras gemelas parecían hundirse como cuchillos en el techo enrejado, en una perspectiva extraña y forzada. No habían dado ni dos pasos fuera de la zona de sombras cuando se detuvieron todos casi al mismo tiempo, mirando hacia arriba, sorprendidos, boquiabiertos.
Lo que habían tomado como techo no era tal. Al salir de las sombras su perspectiva había cambiado y ahora podían ver el palacete tal y como realmente era. Las planchas que en un primer momento había creído colocadas en un mismo plano estaban suspendidas en realidad a distintas alturas por todo el palacio. Retrocedió un paso para regresar a la zona
de tinieblas y las planchas desordenadas volvieron a equilibrarse, formando un techo sin fisuras
aparentes que no era más que una ilusión óptica: si entrecerraba los ojos podía ver que las planchas flotaban en diferentes planos.

El palacete constaba de una sola planta, una planta vasta y asombrosa en la que flotaban
decenas de estancias de todos los tamaños y formas. La única semejanza entre ellas eran sus bases, de idéntico hierro forjado. La mayor de todas ocupaba tres pisos de altura y medía más de doscientos metros de largo, mientras que las más pequeñas eran meros soportes para adornos y estatuas. La mayoría ni siquiera tenía paredes.

Las escaleras no se hundían en ese falso techo como habían creído, sino que se prolongaban
curvándose en el vacío, hasta perderse en la movediza niebla esmeralda que copaba las alturas. Del tallo principal de cada escalera brotaban decenas de nuevos tramos que se dividían a su vez en más ramales de ajedrezado negro y esmeralda, retorciéndose en el aire hasta aterrizar en los bordes de las habitaciones flotantes. Aquel despliegue de habitaciones y escalinatas producía una prodigiosa sensación de armonía; era como si el mundo entero se hubiera vuelto liviano de pronto, como si la realidad, la propia existencia, fueran menos pesadas y opresivas entre aquellas paredes.

Ascenso y ejemplos de habitaciones:
Tomaron la escalinata de la izquierda. El tramo principal no tardaba en dividirse en tres grandes ramales. El de la derecha bajaba en una pronunciada curva antes de dividirse en otros dos tramos de escalera retorcida. A medida que avanzaban por aquella colosal montaña rusa pudieron contemplar un sinfín de habitaciones y salas. Vieron dormitorios de ensueño; salas de recreo con divanes de terciopelo, escabeles de cristal y columpios colgantes; zonas de paseo con fuentes y bancos de hierro…

La perspectiva resultaba engañosa allí arriba; prácticamente cambiaba a cada paso que daban, convirtiendo el palacete en un espacio en constante mutación. Una estancia vista desde arriba era diferente por completo contemplada desde abajo o desde un lateral. Todo fluctuaba, fluía. Era un enloquecido juego de perspectivas y arquitectura. Una sala observada desde una escalera parecía una selva rebosante de vegetación al quedar semioculta por los helechos que colgaban de las plataformas vecinas, para luego, desde arriba, convertirse en un elegante dormitorio. Desde otra curva de la escalera, esa misma habitación parecía vacía.

Rachel los guió hasta la estancia central del palacio, la única completamente cerrada con muros.(...) En el suelo, ante ellos, había aparecido un diminuto chispazo, una salpicadura brillante que se proyectó despacio hacia arriba, convirtiéndose en una creciente columna de luz que no se detuvo hasta alcanzar el techo, situado a gran altura. Un poco más adelante, una nueva columna tomó forma, de igual modo que la primera. Poco a poco, aquí y allá, se fueron formando más y más columnas. La luz que irradiaban iluminó la gran estancia, transformando la negrura en claridad.
—Es una sala de baile —murmuró Madeleine con admiración.
Mistral asintió, aunque sabía que aquel lugar era mucho más que eso. En aquella sala se habían
celebrado todo tipo de eventos: desde torneos de piromantes hasta conciertos de las fabulosas aves cantoras de Alarán, pasando por duelos de hechiceros y bodas reales. Se contaba que, en una ocasión, allí dentro se había sacrificado un dragón albino para mayor gloria del reino.

Los muchachos bajaron las escaleras que llevaban al suelo espejado de la sala. En el muro que
quedaba a su derecha se encontraba el gigantesco ventanal que habían visto desde fuera. El tercio inferior del mismo estaba cubierto por cortinajes negros, corridos en su mayoría, mientras que en la zona alta dos grandes cortinas verdes se abrían a izquierda y derecha.
En el extremo opuesto a la entrada se levantaba un pequeño escenario ocupado por varias estatuas metálicas. Se trataba de una orquesta compuesta por siete músicos tan extravagantes como los instrumentos que se disponían a tocar.

Un engendro con aire de rata humanoide empuñaba entre sus zarpas dos varillas que parecía a punto de estrellar contra el tambor agujereado que tenía delante. Entre los músicos había un ser casi humano, con la piel de un intenso negro y un magnífico par de alas rojas plegadas a su espalda. Aquella criatura sujetaba en una mano un violín abombado mientras en la otra empuñaba una varilla recubierta de protuberancias. Del costado de todas las estatuas surgía una mariposa metálica: una llave con la que darles cuerda.

Después de abandonar la sala de baile, fueron de plataforma en plataforma, siempre con Rachel a la cabeza. Casi tan sorprendente como el mismo palacio era el estado en el que éste se encontraba. Apenas había polvo y suciedad y aunque algunas habitaciones parecían vaciadas a conciencia, la mayor parte estaba en perfectas condiciones, como si los habitantes del lugar se hubieran marchado un instante antes de llegar ellos.

A media tarde hicieron un descanso para merendar. Se sentaron en los bancos de madera que
rodeaban un pequeño estanque. Apenas hablaron. Aquel lugar inducía al silencio, a la ensoñación.

Al poco tiempo de ponerse otra vez en marcha descubrieron una gran sala repleta de estanterías vacías. El cambiante deambuló entre ellas igual que todos, aun sabiendo que no iban a encontrar nada allí. Ese lugar había sido una importante biblioteca mágica, pero hacía tiempo que los pocos libros que no se habían llevado los magos de los mundos vinculados habían sido trasladados al castillo.

Otro ramal los condujo a una plataforma de paredes listadas en las que se desplegaban más de una veintena de grandes armarios, con espejos de marco de plata en cada puerta. Rachel se apresuró a abrir el más cercano y su contenido la hizo jadear emocionada. El armario estaba repleto de vestidos, a cada cual más espléndido.


37 Re: Palacete el 12/06/13, 06:18 pm

Giniroryu


GM
La suave brisa que discurría en la terraza le sentó bien a la embotada cabeza del draco y le ayudó a despejarse en buena medida.
-No tengo miedo -respondió con una sonrisa cansada-. Pero tampoco es tan sencillo... Aún así no pienso dudar, te lo aseguro. Esto es lo que yo mismo he elegido, así que me atendré a todas las consecuencias. No niego que mis instintos todavía me hacen plantearme constantemente lo que soy y lo que hago, pero tampoco veo ningún otro final que no sea llegar a aceptarlo por completo -su sonrisa adquirió un deje de burla dedicada a sí mismo-. En el fondo creo que ya lo he aceptado, pero a veces parece que soy incapaz de dejar pasar mucho tiempo sin cuestionarme todo lo que hago. Gajes del oficio. Del de ser idiota, quiero decir -bromeó riéndose sarcásticamente para dar por finalizado aquel tema.

-Tienes razón en que nadie intentaría hacerte daño aquí en medio, pero como ya dije en su momento no es eso lo que me preocupa. Pero es cierto que no puedo seguir así por toda la noche o acabaré completamente desquiciado
-<<y sé demasiado bien lo que pasa cuando me desquicio>>, pensó con un ligero bufido-. No puedo evitar querer estar pendiente de todo, me siento responsable de alguna forma que creo que se me escapa y si algo malo pasara no sé qué es lo que haría. El que no esté cómodo en este ambiente ni con esta maldita ropa que no para de darme calor supongo que ayuda. Pero te prometo intentar tomármelo con más calma -se acercó a Wen y la abrazó-. Gracias.

Poco después volvieron al interior del palacete y aunque el recuerdo del agobio que había sentido hacía unos momentos le hizo volver a sentirlo en parte, se sentía de forma más similar a cuando entraron y todavía estaba más o menos relajado. Se agarró a la vouivre mientras caminaban ya que su contacto lo reconfortaba y así decidió volver con los demás con mejor cara y más ánimos.

Cuando se reunieron con Gael le mostró una amplia sonrisa jocosa cuando la vouivre se metió con él y mientras ella se escabulló un momento a por unas bebidas, aprovechó para intercambiar con él lo que habían estado haciendo desde que se separaron. Aunque no pudo evitar intentar ver hacia donde se dirigía Wen al principio, se acordó de lo que le había prometido y desvió la vista para centrarse en el fuego fatuo. El sueco se rió cuando su amigo le habló de Siloco y su "ligue" y de cómo había tenido que volver sin lo que quería. Al poco la británica volvió con un par de cervezas para Gael y él y el draco aceptó la suya con una sonrisa de satisfacción. Sin duda prefería aquella bebida antes que cualquier vino, a la que estaba más acostumbrado.
-Varmana, además, fue la primera que probé. ¿Te acuerdas cuando nos invitó Mikk aquel glorioso día en la taberna? -le dijo al fuego fatuo con jocosidad-. A propósito, hay algo que llevo un buen rato queriendo pedirte. Tú que puedes sin ser descubierto, hazme el favor de lanzarle una mirada repobratoria de mi parte a Su Majestad Andras Sula -pronunció el título con un evidente deje sarcástico y sin perder en ningún momento el tono de mofa con el que imbuyó sus palabras- por habernos hecho el enorme favor de dejarnos pobres.

No tardaron mucho más en reunirse con el resto del grupo, el cual era bastante fácil de encontrar gracias a los tatuajes lumínicos de Nia. Estaban casi todos los de siempre allí reunidos, aunque había una presencia que llamó su atención. Una chica desconocida acompañaba a Jack, pero el vampiro no tardó en presentársela. El sueco no se sorprendió al enterarse de que ésta tenía la misma transformación que su amigo, pues al poco de acercarse había notado el claro olor a hierro que llevaba enicma. Le dirigió una mirada divertida de complicidad a la vouivre cuando le hizo un comentario jocoso en voz baja.
-Yo soy Noel, draco de estínfalo -se presentó tras Wen-. Y me parece bien eso de trabajar juntos, rara vez rechazamos una buena propuesta de trabajo -añadió ante el comentario de la vampira.
El sueco pensó que era una buena idea empezar a meter baza de aquella manera si querían hacerse un nombre de una buena vez y poder mantenerse económicamente estables. También se recordó que tendría que agradecer más tarde a Jack el que les hubiera hablado de ellos a la vampira, incluso si al final se quedaba en nada tan sólo el hecho de que los habitantes conocieran su oficio podría ser beneficioso para ellos. <<Estoy empezando a pensar como un empresario o algo parecido. Un empresario un tanto sádico y sanguinario>>, se rió de sí mismo en su mente.

38 Re: Palacete el 12/06/13, 07:17 pm

Red


En el transcurso de la fiesta, Vac avistó a sus compañeros varias veces, pero aun no había vuelto a hablar con ellos. Había bailado con varias invitadas a la fiesta, conocidas del burdel, con las que había conversado y reído un rato, pero empezaba a estar algo agobiado. Se hizo con una copa de un vino terrestre y se encaminó hacia los balcones, dispuesto a despejarse un rato. Mientras caminaba por la pista de baile, esquivando con habilidad a los bailarines, el hado se cruzó con Jack un breve instante, llegando incluso a rozarse, pero el vampiro estaba demasiado ocupado como para percatarse. El alemán bailaba a gran velocidad con una dama bastante atractiva, una mujer de pelo morado que vestía una blusa roja y un pantalón de cuero. Un fuerte olor a sangre aturulló el olfato del chico durante un segundo, y observo curioso a la pareja hasta que esta se desvaneció entre los demás invitados. ¿Era posible que el rubio hubiera encontrado a otro miembro de su especie en aquella dama?, una dama de salvaje belleza si le preguntaban a él. El griego no lo sabía, pero ya abordaría a Jack mas tarde.

Aun distraído por el veloz baile que acababa de presenciar, el chico no vio al licántropo que se le echó encima derramandole su copa de vino. El licor empapó su chaqueta y su chaleco, y la copa se hizo añicos contra el suelo, pero el lobo continuó su camino sin disculparse. Vac limpió su ropa y el suelo con un apresurado hechizo de limpieza, y luego se puso a increpar hacia la espalda del maleducado licántropo.

-¡Estúpido peluche! -le llamó, sin obtener atención alguna-, era un Château d'Yquem, ¡un Burdeos francés! -continuó desquitándose  sin reacción ninguna de su interlocutor, que ya se perdía entre el gentío- Hannibal Lecter haría chuletas contigo por algo como esto -concluyó en un tono de voz mas normal, con una leve sonrisa por el chiste que acababa de hacer.

El chico se había quedado mas tranquilo, pero no tenía vino, así que busco con la mirada un camarero que llevara alguna bandeja, pero se topó con un curioso caballero vestido de mosquetero que le tendía una copa del mismo vino que se acababa de derramar. El hombre en cuestión tenia el pelo cobrizo, y sus ojos eran de un color violeta, así que el hado dedujo que era libense. Su bigote y su perilla iban a juego con el traje, y cualquier humano diría que se había escapado de la corte del rey Luis XIV. Vac aceptó la copa con una sonrisa y dio un sorbo.


-Así es mi buen amigo -respondió al caballero-, un Château d'Yquem, un excelente vino de la tierra de la que proviene vuestro atuendo, caballero. Y no es molestia para nada, siempre es agradable encontrar gente tan amable y cortés -añadió el griego a su último comentario-. Por cierto, mi nombre es Vacuum, pero mis amigos me llaman Vac -se presentó con una leve inclinación-, considérese uno de estos si le place -concluyó con una sonrisa sincera.


Al hado le intrigaba aquel caballero de rasgos libenses. Sus modales refinados y su amable cortesía le gustaban, y la elección de vestuario había sido acertada; el hombre llevaba aquel traje con bastante elegancia, y nadie podía negar que le sentaba como un guante. Debía ser un bendecido por la Luna, porque estaba seguro de que ningún libense normal sabría tanto de la cultura humana.

39 Re: Palacete el 12/06/13, 07:53 pm

Giniroryu


GM
Melodes compuso su enigmática sonrisa mientras el hado le hablaba. Le gustó la cortesía con la que lo trató, emulando a la suya propia.
-Será un placer llamar amigo a alguien como vos, Vacuum -se quitó el sombrero y e hizo una leve inclinación de cabeza al igual que había hecho con Dirke-. Veo que compartimos el gusto por un buen vino -comentó para luego dar un sorbo a su propia copa-. Por sus palabras deduzco que es usted procedente de la Tierra, resulta harto complicado de discernir con una transformación como la suya -le sonrió nuevamente sin perder la cortesía en ningún momento-. Pero perdone mi impertiencia al no haberme presentado todavía. Mi nombre es Melodes, soñador y artista como profesión, aunque considero que todavía me resta un largo camino por recorrer.

El soñador había encontrado una conversador de su agrado en el hado y dado a que no notó incomodidad alguna en su interlocutor decidió permanecer por un rato más charlando con él. Aunque también intentó hacer memoria acerca de si lo había visitado en sueños alguna vez, el resultado no fue satisfactorio.

40 Re: Palacete el 12/06/13, 08:44 pm

Red


El chico escuchó a su interlocutor atentamente, contento de que el hombre pudiera considerarlo un amigo. Los modales de Melodes eran muy refinados, y conversar con él resultaba arto agradable. Cuando el soñador le cedió la palabra, el chico procedió a confirmar sus palabras.

-Así es, nací como humano -le dió la razón a Melodes-, pero es cierto que la Luna decidió cambiar mi aspecto -rió con suavidad, dandole otro trago a su copa-. A usted por el contrarió no le cambio tan drasticamente, aun se puede adivinar que es libense -comentó con una media sonrisa.

El lugar que habían escogido para conversar no era el mas adecuado, y el hado no tardó en sentirse incómodo al entorpecer el baile de las personas que les rodeaban. Cuando su copa peligro por segunda vez, el hado le sugirió a Melodes cambiar de posición, y le comentó que sus compañeros  se encontraban allí cerca. Ante la respuesta afirmativa del soñador, ambos empezaron a caminar hacia el lugar en el que el griego había visto por última vez a los cuchitrileros. Mientras andaban, el chico prosiguió con la conversación.

-La verdad es que nunca tuve el placer de conocer a un soñador por lo que, si no es indiscreción -planteó el chico algo dubitativo-, ¿me podría contar en que consiste exactamente su dominio? -se interesó-, ¿o tal vez a que rama del arte se dedica usted?.

Melodes suponía para Vac un misterio, y los misterios siempre escondían cierto atractivo. El griego estaba disfrutando del encuentro, y las respuestas que obtuvo le dejaron satisfecho.

-El mundo de los sueños es muy interesante, sin duda -comentó con una sonrisa-, aunque me temo que desde hace ya bastante tiempo no recuerdo mis sueños, y eso es bastante triste -dijo casi en un murmullo-. Los sueños que tuve durante la cosecha son los que mejor recuerdo, y no fueron agradables -aseguró-, pero esta ciudad tiene una faceta oscura que saca lo peor de nosotros, ¿no cree? -preguntó con una sonrisa-. Sin embargo, no me importaría volver a acordarme de lo que sueño -rió suavemente apurando su copa-. Por cierto, yo también soy músico, aunque mi profesión es algo tan incierto que ni siquiera sabría darle una respuesta concreta -dijo con una sonrisa.

Vac no tardó en avistar el sombrero de su hermano entre la multitud de cabezas, y hacia allí se dirigió, procediendo a las presentaciones de rigor.

41 Re: Palacete el 12/06/13, 09:09 pm

Giniroryu


GM
Melodes accedió de buena gana a acompañar al hado cuando se lo propuso y durante el trayecto le contó a grandes rasgos en que consistía el dominio de un soñador. Le habló de los cuadros que pintaba y de su experiencia tocando el piano y el violonchelo.

-Tal vez mi condición de soñador no me permita ser imparcial en este tema, pero considero una auténtica lástima que no recuerde sus sueños. El arte onírico es incalculable y no hay nada imposible cuando uno se sabe dueño de su propio mundo. Alguna vez me he sentido tentado a no abandonarlo nunca, pero mi pasión por el arte hace que permanecer despierto también tenga el atractivo necesario. De todos modos tal vez, quien sabe, pueda visitarle en sueños en alguna ocasión -esbozó una sonrisa enigmática, sabedor de que lo más probable era que no apareciese de forma reconocible si aquello llegaba a suceder.

Vac le había dado pie a explayarse acerca de lo que más le gustaba y enfrascado en la conversación no se fijó en el variopinto grupo hasta que el hado no se los señaló. Una vez más, Melodes se quitó el sombrero y se lo colocó sobre el pecho realizando una leve inclinación de cabeza, todavía metido en su papel de mosquetero.
-Es un placer conocerlos, damas y caballeros. Me llamo Melodes y soy un soñador.

Sin embargo, fue entonces cuando se fijó en la presencia de alguien que ya conocía. Hacía mucho tiempo que no tenía contacto alguno con ella, pero había compartido cosecha con Xiandra. No había mantenido una mala relación con la sinhadre durante su criba, pero Melodes había cometido un error introduciéndose en uno de los sueños de la compañera al poco de transformarse. La vampira se lo había tomado fatal y se había enfadado considerablemente con él. El soñador había intentado disculparse y explicar en que consistía su dominio y sus motivaciones, pero ella no estuvo dispuesta a ceder.
-Xiandra, cuánto tiempo -le dijo considerando que no sería educado fingir que no la había reconocido-. Me alegra ver que os encontráis bien.

42 Re: Palacete el 12/06/13, 09:31 pm

Tak

avatar
GM
Gael atendía a la conversación, tieso como un palo. Desde que había aparecido Nihil se había dejado llevar de un lado a otro y abrazar hasta sentirse un poco como un peluche. Tenía que reconocer que no tenía claro si le agradaba que alguien pudiera tratarlo como cuando solo era humano o si se había vuelto reacio a la cercanía de la gente. Tampoco podía creer que al príncipe de Libo le interesase de verdad lo anodino de su vida, pero atendía a las explicaciones de Siloco y le miraba de forma que así lo parecía. Le ofrecieron quedarse a beber con ellos, y el chico no supo bien qué decir. Prefería beber con sus amigos, pero supuso que debería aceptar un trago sin ser descortés y luego tratar de escabullirse con alguna excusa. Tuvo la suerte de que Nihil intercedió por él, tal vez por haber leído en su cara lo que no quería que se notase.
Mi sitio está allí, simplemente –dijo risueño, en parte por la broma de Nihil, en parte por ser libre al fin, señalando hacia el salón principal–. Nos volveremos a ver pronto, espero –dijo a Nihil y Siloco. Después se inclinó una vez más ante el príncipe–. Buenas noches.

Al volver al bullicio de invitados no pudo reprimir un largo suspiro. Se aflojó la corbata y sentía como a cada paso que se alejaba del príncipe la presión se hacía más liviana sobre sus hombros. Dos figuras se le acercaron de pronto, sobresaltándolo.
Ah, sois vosotros. –Se pasó la mano por el pelo, olvidándose ya de mantenerlo en su sitio. Al escuchar el canturreo de Wen le dirigió una mirada que quería decir «¿me tomas el pelo?», y pasó a cambiar de tema sin responderle–. Nos os vais a creer lo que me ha pasado. Adivinad con quién estaba intercambiando batallitas Siloco… Su majestad Khaigren de Krorona III, y al parecer tenía interés también en escuchar batallitas de fuegos fatuos. –Mientras explicaba el encuentro se fue relajando gracias a estar en compañía de sus amigos, de hecho empezaba a sentirse idiota por haberse envarado tanto en presencia del libense–. La putada es que quería preguntarle a Siloco sobre grimorios nigrománticos y no me pareció que fuese el momento ni el lugar –remató. Para cuando decía aquello ya habían perdido de vista a Wen y hablaba tan solo para Noel, pero la vouivre no tardó en reaparecer con cerveza varmana para cada uno–. Gracias, me hacía falta –dijo al aceptarla, y acto seguido se la terminó en tres tragos largos–. Claro que lo recuerdo, cada vez que lo hago me dan unas pocas ganas de abrirme la cabeza contra una viga –respondió a Noel riendo, dando a entender que lo que había dicho no era cierto, no del todo al menos. Ante la petición del draco se encogió de hombros sonriendo y se volvió hacia donde estaban los peces gordos reunidos. Frunció el ceño y los observó pensando en todo lo que les podría reprochar hasta que pasó un ratito y se volvió sonriente de nuevo–. ¿Así o más?

Cuando volvieron a encontrarse con la mayoría de su grupo no pudo evitar llamar la atención de Nia por haberlos encontrado gracias a ella.
Hoy me vas a quitar parte de las bromas sobre brillar –comentó al pasar a su lado para servirse una bebida al azar.
Jack había vuelto a unirse al grupo y con él estaba una mujer atractiva, que aparentaba tener una personalidad fuerte. Por un momento se le vino a la cabeza la imagen de Jack en la casa Gamides, pero el estilo de esa mujer era un poco diferente. Lo que desde luego parecía era una vampira, como confirmó el propio Jack. Mientras la presentaba, este parecía más cohibido que de costumbre «qué raro en él».
Yo soy Koval, fuego fatuo –dijo después de Noel. «Aunque me imagino que eso último ya se nota a buena distancia»–. Un placer.
«Acabaré saliendo de esta fiesta convertido en noble estirado, de tanto aparentar buenos modales» se dijo. Después se llevó la bebida que se había servido a la boca y dio un trago demasiado largo para haber escogido aquello sin mirar. Reprimió un ataque de tos en completo silencio y fingió una sonrisa, mientras se deslizaba poco a poco hacia la mesa para abandonar la copa y darse a la fuga.

Vac regresó acompañado de un hombre de vestimenta muy particular que no le sonaba haber visto nunca antes. Parecía escapado de otro siglo, disfrazado por entero de mosquetero. Sin embargo aquella referencia a su mundo le hizo gracia, especialmente porque se notaba en su color de piel y rasgos que pertenecía a otro, seguramente Libo. Podía ser un excéntrico o un apasionado de la esgrima, pero de entrada le pareció alguien interesante.
Encantado igualmente. Mi nombre es Koval –respondió al saludo entre las presentaciones de los demás. El mosquetero, de todas formas, parecía más interesado en Xiandra «¿se conocen? Qué casualidad».

43 Re: Palacete el 12/06/13, 10:54 pm

Jack

avatar
Los cuchitrileros se fueron presentando pero faltaba Giz <<Bueno, da igual, ya se enterará. La cosa es que promete lo de trabajar juntos, aunque no sé en qué puede estar pensando>> Y eso sí, de vez en cuando me fijaba en la dirección de su mirada, preocupado por Wen, aunque Xiandra no dio muestras de nada sospechoso -huelga decir que no sabía nada.

-Espero que esta educación tan esmerada sea sólo para la fiesta.-ríe Xiandra.-¿Visteis las calles en el camino? Lástima de ciudad.-masculla luego.
-¿Y dónde has dejado a tu pareja de baile, Koval?-añado  sonriendo.-Oh, mira, viene por ahí.
Al que echaba en falta era a Vac, pero el hado no se hizo esperar y apareció con un... <<Me suena... Me suena... ¡Mosquetero! Pero es libense, huele a libense, qué diantre hace vestido así? ¿Y qué demonios le pasa a Xiandra que de pronto está tensa?>> pienso, pasando de divertido a intrigado. <<Soñador... Otro que no conocía, vaya nochecita...>>

-Encantado, Melodes. Jaqhal, vampiro-saludo inclinándome, pero lo que dice a continuación me corta sin darme tiempo a explicar nada del "nombre". Miro sorprendido a los dos y ato cabos de cierta forma. Craso error.
-Sí, cuánto tiempo. Hasta otro "cuánto tiempo", soñador-dice cortante mientras la miro parpadeando.

Luego me coge del brazo, se excusa y nos alejamos un poco, hasta que me cuenta qué le pasa y se despide <<Ugh>> Yo retorno junto al grupo y me cruzo de brazos, confundido.
-Siento todo esto, no sabía nada... Tampoco podía saber la coincidencia de que os encontraseis y... En fin.-luego me intento relajar y dejo los brazos sueltos.-Ay, siento si estoy raro, pero es la primera transformación que encuentro como yo, dejad de mirarme.-exclamo emocionado y termino riéndome, "ocultándome" tras mi copa.-Pero bueno, ¿qué tal la noche, dama y caballeros?


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

44 Re: Palacete el 13/06/13, 12:42 am

Matt

avatar
Wedn y Noel se van a otro lado dejándome recordando el nombre y las formas de las personas que me he encontrado esta noche. "Me están dando muchísimas ideas todas estas personas." Pienso para mi mientras me giro para buscar a mi muñeca que aparece entre la multitud de manera silenciosa. -Te echaba de menos.- Le digo a Sandy -Se cancela la misión chata.- Le digo mientras limpio su traje manchado de vino. -Ya te has vuelto a manchar-

Mientras termino de lanzar el hechizo un camarero pasa a mi lado con dos bandejas llenas de vino y cerveza por lo que le hago una señal a la figura de arena que se pone detrás del camarero y lo bordea cogiendo dos copas y acercándose a mi ofreciéndome una. -Gracias maja.- Le digo dando un sorbo al vino.

Veo como Jack se acerca al grupo acompañado por lo que me acerco a ver quien es su acompañante. -Hola. Me llamo Matt. Encantado de conocerte.- Le digo a la vampiresa. -Bonita chaqueta.- Le digo señalando con el indice el caminito que hace la sangre. -No es mi estilo pero no esta mal- Digo sin poder evitar soltar una buena risotada. "Matt se te empieza a subir el alcohol guapo."

Tras ellos llega Vac con un hombre algo mas bajo que él que se hace llamar Melodes y parece ser un soñador. -Bueno pues yo soy Matt. Brujo de arena con ciertos toques de espectro de arena.- Hago una pausa y medito. -Todo se resume en grumos.- Digo tras escuchar las presentaciones de los chicos. -Encantado de conocerte.- Digo mientras hago que Sandy le haga una reverencia. 

Xiandra le suelta un par de comentarios que me hacen creer que no se llevan muy bien. "Que seria se ha puesto de momento... que raro." Pienso mientras le doy un largo trago a la copa casi apurandola. Me fijo en la indumentaria del soñador y sonrío. "¡Es un mosquetero! Ya decía yo que me sonaba de algo." Termino de apurar la copa y se la paso a Sandy cogiendo la llena. Me acerco al soñador y le digo. -Bonito traje de mosquetero.- Le digo mirando la pluma del sombrero.

45 Re: Palacete el 13/06/13, 01:42 am

Leonart

avatar
Nia, Toima y Tania


La ulterana siguio su tour de gourmet por los diferentes platos servidos, algunos, de mundos inimaginables y que aportaron sabores que nunca se habia imaginado ni podia describir exactamente. Sacó un cuadernillo y se aseguró de tomar nota de todo aquello que le llamó la atención, hasta el mínimo detalle. Algo captó su atención en la lejania, un merengue de cuchitrileros hablando con una súcubo que Nia juraria haber visto antes. La súcubo tenia bien sujeto a Gael en un abrazo. Los ojos de Nia rodaron. El fuego fatuo solia acabar rodeado de personajes variopintos con poco o ningun respeto por el espacio personal.
Jugueteó con las cuentas que pendian de la joya de su cabeza, nerviosa, enrredando el dedo con los finos hilos. Finalmente, vio marchar a la súcubo con el chico a alguna parte que no llegó a ver, y los siguio con la mirada hasta perderlos de vista. Suspiró y retomó su paseo, motivada por una bandeja humeante de una especie de bebida como caldo de algún mundo exótico.

Por su parte, Tania miraba con ojos entrecerrados las parejas de baile que, al son de la orquesta animada, bailaban alegremente, independientemente de los monstruos que fueran. Algunos emparejamientos casi podrian aparentar felizmente graciosos. Sujetaba la misma copa que habia tenido desde el principio de la fiesta, apenas habia dado un sorbo o dos, mientras reposaba con Toima en una especie de sofá alargado. Toima se las habia arreglado para saquear una botella casi entera y descorchada de un camarero y la estaba tragando cual litrona. A cada trago, su cara se volvia más roja y su lengua se entumecia, como solia hacer cuando bebia.
-Y por esho, al levantarme cada mañana, me asheguro de que llevo los calzoncillos pueshtos y...-pausó un instante.-¿Me eshtas escuchando?-
La nublina salio de su impas de pensamiento y giró la cabeza hacia el ulterano, pidiendole que repitiera la historia, más por respeto que por interés a una historia de un Toima borracho que, por increible que pareciera, cambiaba cada vez que se contaba. Se palmeó la cara, intentando sacarse de aquella situación tan desesperante. No iba, no se iba a permitar pensar así. Tenia derechos, como cualquier otro.
Iba a pasarse toda la noche así, sentada junto a Toima, vigilandole. No tenia ni idea de porque iba a tener esperanzas de si quiera dirigirle la palabra a Vac. Después de todo, ella era una invitada. Deberia haberse quedado en el cuchitril con Yloh, que seguro que necesitaria un par de manos extras para tratar con todos los animales. En la lejania, pudo apreciar a Adara, dandose una vuelta, para vigilar a Toima. Estando ella, seguramente el ulterano acabase la noche tranquilo, beodo y somnoliento, pero sin incidentes. Se puso de pie de súbito. El ulterano arqueó una ceja y le preguntó en medio de un eructo:
-¿T'vas?-
La nublina asintio, lentamente. 
-Me quedaré sholo y aburrido...-dijo, intentando dar pena. La nublina simplemente soltó una carcajada corta y se despidió de él, internandose en tre la multitud, con paso firme. La respuesta del ulterano, que llegó cuando la nublina ya no podia apreciarla, fue una pedorreta y una despedida con la mano. Acto seguido, se hundió en el sofá, aburrido y vació su botella. Tras esto, imitó a la nublina y se puso en pie de un salto, pero sus piernas le fallaron y tuvo que apoyarse en el sofá. Andando como si sus miembros inferiores fueran de gelatina, se cruzó parte de la sala hasta dar con Adara, que tambien parecia estar disfrutando de la tranquilidad de la soledad. 
Como un pinguino, anduvo hasta ponerse a su lado y luego, sin previo aviso ladeó su cabeza hasta que la apoyó sobre el hombro del angel negro. Sus ojos, llorosos, marcaban la envidia de un argos borracho.
-¿Porque todo el mundo tiene pareja y yo no?-lloriqueó amargamente.-¿No soy lo suficiente amigo de alguien para tener pareja o que?-
A continuación una sarta de verborrea ebria acompañó a un eructo.

Nia decidió salir a buscar de nuevo al grupo, para saber de sus andanzas de la fiesta, y quizás charlar un poco con alguien que conociera. Se topó de camino primero con Gael, que ya no estaba siendo guiado por nadie y se disponia como ella a encontrar al grupo. El chico hizo un comentario jocoso hacia los tatuajes de ella. Nia se miró las manos lentamente, cierto era, que podian parecerse, la fluctuación de azules en los glifos de su piel recordaba a unas llamas después de todo.
-Sip.-dijo asintiendo.-Puedo permitirmelo por hoy.-añadio con una risotada. 
Finalmente, se fueron uniendo poco a poco todos los presentes. Un libense de nombre Melodes charlaba alegremente con alguno de los cuchitrileros y llamó bastante la atención de Nia, por otra parte, Jack se vió unido por una mujer de aspecto bastante llamativo y Nia pudo apreciar que se trataba de otro vampiro, como el alemán. No participó mucho en las conversaciones pero sin duda prestó atención a todas, ensimismandose, jugueteando con las cuentas de la joya de su cabeza. 
Tania apareció, sola, y tenia su mirada fija en Vac, pareciendo que estaba intentando convencerse a si misma de hacer algo que realmente le estaba costandole. Respiró hondo una vez, para calmarse y recorrió la poca distancia que quedaba entre Vac y ella. Tenia las mejillas ligeramente coloradas. ¿Podia ser que hubiera bebido?
Tania tiró de la manga del traje del hado para llamar su atención. Su mirada saltó del suelo hasta coincidir con la del hado. Se mordió el labio unos instantes antes de hablar.
-Una fiesta muy concurrida...-dijo tímidamente, como para romper el hielo.-Em... Vac... esto...-Parecia buscar las palabras.-Me estaba preguntando si... Em...-vaciló una última vez.-Me preguntaba si te apeteceria compartir un baile conmigo o...-consciente de sus propias palabras, abrió los ojos desorbitados y rompio la mirada, muerta de verguenza, aunque aliviada de poder haberlo dicho.

Mientras, un sollozante Toima que colgaba de Adara entró en escena. Sujetaba una última copa en las manos y daba ocasionales sorbos a esta, mientras todos los demás charlaban alegremente.


_________________________________________

TFW le pones dos velas a la Virgen pa que os saque de aquí pero a un ingrato le da por ser ateo
Spoiler:

46 Re: Palacete el 13/06/13, 02:46 am

Muffie

avatar

Todos se presentaron a la vampiresa que venía con Jack, pero no les dio tiempo a entablar conversación ya que Vac apareció de improvisto con otra persona, esta vez un soñador aparentemente líbense.

- Encantada, mi nombre es dama Diurna.- se presentó de igual manera que había hecho con la sinhadre.

Wen se percató de que el soñador no era del agrado de la vampiresa, por lo que no le extrañó que se retirara tan rápidamente. La vouivre se distrajo en coger algunos aperitivos y en dar sorbos a su vino. Cuando vio al vampiro volver a acercarse al grupo, sonrió maliciosamente.

- ¿No buscabas una amiguita con la que salir de fiesta por las noches? Pues, ala, ahí la tienes. Aunque creo que deberías invitarla a una cita antes. No sé, a la playa por ejemplo. A bañarse a tomar el sol. Seguro que os lo pasáis de muerte.

Por el rabillo del ojo atisbó a Tania acercándose a Vac para pedirle bailar y, inmediata e instintivamente, tiró de la manga de Noel y los señaló con la cabeza. Solo bastó una sonrisa maliciosa dibujada en su cara para que Noel la entendiera. En seguida dejó a Noel con el trabajo de trolear a Vac y a Tania, para buscar a Kaethe y proponerle que sacara a bailar a Gael.

47 Re: Palacete el 13/06/13, 03:54 am

Giniroryu

avatar
GM
Apenas Jack les había presentado a la vampira, cuando Noel oyó llegar a Vac. Su hermano tampoco volvía solo, y apareció acompañado de un hombre que por sus rasgos tenía pinta de ser libense. El draco no tardó en reconocer su vestimenta como la propia de un mosquetero, tal y como señaló Matt. Este detalle hizo bastante gracia al sueco, sobre todo porque le sorprendió ver a un libense en medio de una fiesta dedicada a la alianza con su mundo disfrazado con un traje propio de la Tierra. Al oírlo hablar al principio torció el gesto debido a que su cortesía le recordaron a los calculados modales de Vlad que siempre ocultaban una intención detrás. Probablemente no hubiera pensado en ello de no ser porque se había reencontrado con su antiguo compañero de criba, y de todos modos pronto pudo comprobar que no parecía haber segunda intención alguna tras las palabras del soñador que tampoco eran tan recargadas como las del íncubo. Su gesto de saludo con el sombrero le hizo gracia y procedió a presentarse igual que el resto.
-Noel, draco de estínfalo, encantado -saludó a su vez quitándose y volviéndose a poner su propio sombrero sonriendo con cierta jocosidad.
Vac también los había presentado como cazarrecompensas, por lo que el sueco se dijo que podía darse por satisfecho por el recuento de gente a la que se habían dado a conocer como tales aquella noche.

Las casualidades no parecían haberse acabado todavía, pues el soñador y la vampira los sorprendieron primero reconociéndose el uno al otro y luego dejando patente que no se llevaban precisamente bien. O al menos a Xiandra no parecía gustarle un pelo Melodes, porque tras una respuesta cortante se despidió del grupo.

------

Melodes no perdió su enigmática sonrisa cuando la sinhadre dejó patente que todavía le guardaba rencor. No tuvo tiempo de despedirse y la vampira desapareció casi al momento. El otro vampiro, el cual se había presentado como Jaqhal, intentó disculparse, acción que Melodes agradeció con un gesto.
-No es su culpa, caballero. Debo ser yo el que me disculpe por haber sido una nota discordante en su reunión. Mucho me temo que nuestra encantadora Xiandra sigue sin encontrar de su agrado a los soñadores -dio un sorbo a su copa de vino, terminándosela-. Pero no quisiera aburrirles con mis historias. Si me disculpan creo que debería retirarme. Acabo de ver un cuello conocido, y digo cuello porque nuestro querido violinista carece de rostro -esbozó una vez más aquella sonrisa tan característica antes de comenzar a alejarse-. Debo decir que ha sido un placer conocerlos, gracias Vacuum por presentarme a sus amigos. Puede que nos volvamos a ver, aunque es más que probable que no durante el día.

No había sido ninguna excusa, ya que realmente había visto al dullahan que trabajaba en la taberna, con el cual Melodes siempre había hecho buenas migas. Se acercó a él, saludándolo efusiva pero cortesmente y no tardaron en solicitar poder tocar el violín y el violonchelo respectivamente para la fiesta. Pero Melodes había tomado buena nota de aquel grupo.


------

-Vaya tipo tan peculiar -comentó Noel mientras el soñador se alejaba-. Pero me ha gustado su disfraz, no somos los únicos que hemos venido temáticos a la fiesta -añadió divertido.

El comentario de Wen sobre Jack y su nueva "amiga" le hizo proferir una sonora carcajada y miró hacia el vampiro con expresión burlona. Ni siquiera tuvo tiempo a añadir nada cuando la aparición de Tania, que le pidió a Vac que bailase con ella, le distrajo. La nublina hacía siempre gala de tal timidez que le sorprendió su atrevimiento y captó enseguida las intenciones tras la sonrisa que le dirigió la vouivre.
-Venga, Vac, tú y yo sabemos que eres el que se ha llevado todos los genes buenos, ¿verdad? Te has llevado todo el atractivo, tal y como dijiste antes, y además también el talento. Ya es hora de que lo demuestres -le dijo esbozando una sonrisa sarcástica.

Sin embargo, su diversión no duró demasiado al ver aparecer a Toima, claramente borracho. Aunque verlo sollozante sobre el hombro de la ángel negro le podría haber resultado entretenido en otra ocasión, en aquel momento tan sólo consiguió hacerle bufar de exasperación.
-No hay forma de hacer que entre nada en esa mollera tan dura -dijo suspirando.
Por mucho que lo intentase no podía evitar sentirse estresado en aquel ambiente, y ver al argos en aquel estado había sido el detonante para que el agobio volviese a asaltarlo.



Última edición por Giniroryu el 13/06/13, 04:04 pm, editado 1 vez

48 Re: Palacete el 13/06/13, 01:27 pm

LEC

avatar
Después de que Nasher les hubiese dicho que no quería que fuesen a hablar con Enna, Kaethe se relajó. Sin darse cuenta se había puesto tensa al hablar de aquella loca de piel rosa; no quería saber qué había sido de ella ni en qué se había transformado. Sin embargo, la tranquilidad le duró poco. Una mujer que desconocía se acercó a Gael y le comenzó a abrazar de una forma que no le gusto nada  la ghoul, aunque no dejó que se notase. Tampoco el hecho de que no pudiese oír su conversación el agradó, por lo que se acabó alejando de todos en dirección a las mesas con comida con bastante hambre.

La sorpresa de Kaethe  al acercarse fue mayúscula. Había platos de todos los mundos vinculados, cocinados de todas las formas imaginables; incluso había carne cruda. La nublina observó con interés los platos pertenecientes a distintos mundos con interés, intentando averiguar qué podría gustarle más. Al llegar a la zona con platos de Daelicia, se vio tentada de coger algo; lo colores que tenían llamaban demasiado su atención, pero recordó que eran venenosos para cualquiera que no fuese dealiciano y pasó de largo.

Al cabo de un rato pensando qué comer, se decidió por un plato de Nubla hecho con carne de linac. Llevaba sin probarla desde antes de su criba y quería recordar aquel sabor. Cuando se lo hubo comido, decidió volver con sus amigos, aunque al ver que Gael no había vuelto soltó un bufido y volvió a perderse entre el gentío, mirando de cuando en cuando a los cuchitrileros. Volvió con ellos cuando los dos que habían estado con ellos se hubieron ido; no tenía ganas de hablar con dos desconocidos.

-¿Qué tal os lo estáis pasando? –preguntó, sin mirar a nadie en concreto. <<Debería pedirle a Gael que bailase conmigo… Pero, ¿delante de tanta gente?>>, le dio vueltas en la cabeza a aquello, algo nerviosa, hasta que decidió lanzarse. –Gael, ¿me concedes este baile? –preguntó, sintiendo cómo se ponía completamente roja por aquello, aunque con una sonrisa. <<Y no pienso aceptar un “no” por respuesta, que lo sepas>>


_________________________________________

Que ahora sea una transformada no quiere decir que odie menos los spoilers, Invitado, por lo que no te recomiendo hacerme ninguno.

49 Re: Palacete el 13/06/13, 03:29 pm

Red

avatar
Melodes fue bastante educado a la hora de presentarse, y pareció que causaba buena impresión a sus compañeros. Lo que Vac no se esperaba era que el soñador conociera a la vampira que acompañaba a Jack. A juzgar por la reacción de Xiandra, no se llevaban demasiado bien, y el griego se quedó con las ganas de conversar con ella cuando se despidió escuetamente y se marchó. Melodes trato de explicarse sin dar demasiados detalles, y después de unos minutos de agradable conversación, el soñador desapareció entre la multitud tras despedirse educadamente, dispuesto al parecer a reunirse con su amigo el violinista.

-Si, le sienta bien el traje de mosquetero -le dijo a su hermano en respuesta a su comentario-, es un tipo francamente interesante -añadió mientras lo observaba subir al escenario.

Apenas había terminado la copa de vino cuando una Tania muy nerviosa tiro de su manga para llamar su atención. El hado se giro hacia ella y apreció que la muchacha tenía las mejillas sonrojadas, como si hubiera bebido. ¿Era eso posible?, porque sería la primera vez, y podía ser que se le hubiera subido un poco a la cabeza. La chica se dirigió a él con voz entrecortada, y cuando le propuso bailar, su cara se encendió como la de un tomate y desvió la vista al suelo. El griego sonrió con disimulo ante la turbación de la chica y se disponía a aceptar cuando el comentario de su hermano le hizo desviar la vista hacia el draco, fulminandole con un mirada de fingida indignación.

-Algún día resbalaras y caerás rodando de tu trono de Troll, hermanito -le amenazó con una sonrisa divertida-. No le hagas caso, Tania, es un bocazas -le dijo a la nublina, cogiéndole de la mano y llevándola a la pista de baile.

El griego cogió a la chica por la cintura con cuidado y comenzó a bailar con ella, acompasándose a su paso para no incomodarla en demasía. El dullahan y el soñador tocaban juntos un dueto de cuerda, una melodía no demasiada lenta pero tranquila.

50 Re: Palacete el 13/06/13, 05:46 pm

Yber

avatar
GM
Tras lo que a Giz se le hizo un rato bastante largo, el asreniano acabó cansado de "bailar". Además, el vino que había bebido empezaba a afectarle a la coordinación y, si ya de por sí no era muy bueno meneando el esqueleto, ahora empezaba a preocuparle el provocar una embarazosa cadena de caídas en plena pista. Rodeó por la cintura a su pareja de baile y, tras un par de besos sueltos por el cuello, intentó hacerse oír entre la música.

-Creo que voy a descansar un poco-le dijo simplemente. Giz sabía cuanto le gustaba bailar a la quimera y no quería que dejara de hacerlo solo porque él tuviera esa torpeza natural, por lo que dejó que fuera  él mismo quien decidiera si le acompañaba o no.

Cuando llegó a las mesas con los platos libenses, echó una mano a una copa para servirse más vino. Sin embargo, encontró algo infinitamente más interesante para él: Pelos. Había tres o cuatro entre la vajilla. Llevaba toda la fiesta conteniendo las ganas de tirar de los mechones o pedir saliva a los invitados y estas tres o cuatro muestras se le antojaron como un regalo desinteresado. <<Parece que Noel no es el único que se nos cae a trozos>>. Sacó unos frasquillos de cristal de su recién estrenada bolsa sin fondo y los guardó dentro. Tuvo que hacer un esfuerzo por no rastrear al dueño y parecer un loco acosador, pero al final gracias a que vio a Gael brillando a lo lejos, consiguió aparcar sus intereses científicos para otro momento.

Llegó justo a tiempo para oír a Kaethe pidiendo al fuego fatuo que bailara con él. Contentillo como iba por el vino, no pudo evitar sonreír ampliamente.

-La pista es toooda vuestra-y dio unas palmadas a ambos en la espalda, con cuidado de no quemarse con Gael. Noel les aconsejó que hicieran caso a Don Lagartone, consejo al cual Giz acompañó con una cara de seriedad fingida.

Luego analizó rápidamente al resto del grupo, saludándolos en el proceso, y cuando llegó a ver a Toima y a Adara le dio un ataque de risa floja. Tardó sus buenos minutos en ponerse serio y recordar que también quería hablar con Nia pero, cuando se giró para buscar a la segunda señal luminosa de la noche, alguien decidió estamparse contra él.

Era un tipo con gabardina y el aspecto de un humano entrado en años. Con el golpe, se le cayó una página de periódico en la que iba apuntando cosas. Giz estuvo a punto de decirle algo, pero el hombre fue capaz de aparcar su distracción lo suficiente para pedir disculpas y el asreniano decidió no darle más importancia al accidente. Dio la casualidad de que se agachó a recoger lo que se le había caído al mismo tiempo que el hombre, así que reculó a medio camino. Sin embargo, de reojo, pudo leer su firma en los papeles: S. Q. Ridizo. <<Ni idea...>>.

-¿Habéis visto?-preguntó con cierto tono de incredulidad, olvidándose de nuevo de lo último que tenía intención de hacer.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

51 Re: Palacete el 13/06/13, 06:02 pm

Tak

avatar
GM
Se sintió un poco fuera de lugar siendo testigo de la reacción de la vampira a la llegada del soñador, especialmente porque empezó a pensar qué pudo haber pasado para que se llevaran así con lo educado que parecía el libense. «No puede ser que los soñadores sean tan terribles… o a lo mejor sí, quien sabe si alguno me provocó alguna pesadilla y ni me he enterado». Como quiera que fuese, sabía que hasta la cara más amable en aquella ciudad podía esconder siempre una contraparte oscura, y aunque le había llamado la atención el tal Melodes no tenía pensado juzgarlo con solo compartir una breve presentación, y lo mismo para Xiandra.

Ante la pregunta que hizo Jack a su vuelta se limitó a encogerse de hombros «espera, que te cuento a quién he tenido delante de las narices». Hubiera llegado a narrar brevemente el encuentro de nuevo, pero había bastante bullicio en el grupo. En ese momento se acercó Tania a pedirle un baile a Vac, cohibida y colorada. Compadeció a la muchacha por las mofas que le tocaron al hado, porque sabiendo cómo era la nublina no creía que le hiciese mucha gracia haber llamado la atención. La pareja de baile se alejaba cuando Adara y Toima llegaron, la primera sujetando al segundo. No pudo estar más de acuerdo con el comentario de Noel.
¿Te ha dado muchos problemas, Adara? –preguntó preocupado. No quería que la ángel negro tuviera que cargar con toda la responsabilidad sobre el borracho aquella noche–. Nos quedamos con él un rato, ve a donde quieras si te apetece…

Kaethe se había acercado al grupo y al principio no se dio cuenta, entretenido con la presencia de tanta gente.
No hay demasiadas quejas, salvo ulteranos borrachos y algún que otro incidente –respondió a su primera pregunta. En cuanto a la segunda, que tardó un poco más en llegar, no le cogió del todo desprevenido, pero en parte se esperaba que no llegase a pedírselo. Reprimió el instinto de soltar alguna burrada como «¿en serio?» o «¿por qué yo?» y le tendió una mano, vacilante–. Después de la taberna os quedó mono de verme hacer cosas que se me dan mal, ¿no? –dijo finalmente riendo de forma ligeramente histérica. Recibió una palmada de Giz en la espalda y les dirigió tanto a él como a Noel una rápida mirada de reproche.

No pensaba dejarse intimidar por las bromas de los demás, y llevó a Kaethe a la pista de baile, donde una nueva canción empezaba a sonar con la colaboración de Melodes y el dullahan de la taberna.
Si quema avísame, ten cuidado de que no se chamusque el vestido –le dijo con tal rapidez que casi se traba la lengua, mientras se ajustaba los guantes– . Se me ha ocurrido una idea y tampoco tenía intención de poner los pies en el suelo –«y así evitamos torpezas y pisotones» – . No somos como esas moles de allí. –Señaló al grupo que habían dejado atrás con un leve movimiento de cabeza-. No es trampa, ni siquiera se va a notar. –Con unos rápidos movimientos conjuró un hechizo de levitación para la ghoul, después le dio la mano y de un tirón la puso a su altura, a escasos pies del suelo. Sonrió ampliamente queriéndola convencer de que ese era el mejor modo y la arrastró en un primer giro inesperado en el aire. Puede que no supiera mover los pies marcando un ritmo, pero levitando tenía años de experiencia. Lo que hubiera sido el baile más torpe de toda la sala pasó a camuflarse entre el gentío con sus rápidas pero suaves vueltas en el aire.

52 Re: Palacete el 14/06/13, 04:28 am

Leonart

avatar
Toima, Tania y Nia

El libense finalmente hizo su salida y se quedaron los cuchitrileros reunidos. Nia miró a Toima con exhasperación, como si su único motivo para ir a cualquier sitio fuera el emborracharse hasta no poder sostenerse en pie. Los ojos del ulterano viajaban de una forma aleatoria e impredecible, debido a su estado, no conseguia fijar una imagen clara de lo que veia, pero se posaban unos segundos al reconocer un objeto. Este gruñó al ver como Vac llevaba a Tania a la pista cogida de la mano. No eran exactamente celos, sino envidia, lo que motivaba a Toima a comportarse así. Seguia sin entender porque algunos privilegiados podian tener superamigos y él no.
Se cruzó de brazos, en lo que le parecio una postura muy indignada, pero en verdad apenas podia sostenerse de pie. Soltaba gruñidos de vez en cuando, para llamar la atención de los presentes. Fijó su mirada en muchos de los cuchitrileros, especialmente en Noel y Wen quien compartian una especie de cuchicheos. Aquello no habria sido para tanto si encima Kaethe, la chica zombi de la cual Toima no sabia mucho pero tendia a no acercarse a ella, le pidio un baile a Gael. La mandibula del ulterano pegó un salto y cayó en picado de la sorpresa pero finalmente se echó a llorar, cayendo al suelo, beodo como un barril en una cuba.
-¡Gael! ¡Tú tambien no!-Y despues más palabreria de borracho seguida de un eructo.
Nia habia desaparecido de pronto y no podia encontrarsela entre la multitud.

;-

Tania estaba extasiada de encontrarse en esa situación, roja como un amanecer, podia sentir el tacto de Vacuum en su propia mano y la encontro, primero caliente, y segundo, cargada de tacto. Embelesada y algo abobada, tardó en darse cuenta de que finalmente habian llegado a la pista de baile. Donde otras muchas parejas compartian el baile. Tania dudó unos instantes antes de ser mortalmente honesta con el chico.
-Yo... no se bailar...-dijo finalmente.
Al hado no le quedó otra que de hacer de guia para la chica. Juntó sus manos y puso la otra mano libre de la chica en su cintura, mientras él hacia lo mismo con la suya. La mirada de Tania cayó al suelo, mientras notaba un flameante calor en sus mejillas y, en general, en todo el cuerpo. Se unieron a los que estaban bailando. Para ser la primera vez que Tania bailaba en serio, supo mantenerse a la par con el chico, o eso creia hasta que aceleró el ritmo de la canción y comenzó a ser un estorbo para él y para otros que bailaban junto a ellos. Vac la notó bastante apurada por esto y la ofreció cambiar de lugar. Sin dudar ni un instante, la chica aceptó.
Al poco rato, se vieron en los balcones, bailando pacificamente a un ritmo tranquilo, más pegados que antes. Tania estaba sin palabras, y, aunque las tuviera, se moriria de verguenza antes de pronunciarlas. Así, como quien no lo habia querido, la noche habia mejorado bastante para ella y querria que el tiempo se detuviera. Que siguieran así, no solo esta noche, sino todas las noches.  Se hizo tarde y Vac dijo de volver. Tania sabia que no podia decir que no.
La nublina mostró en su rostro una sonrisa constante, no más alla de la comisura de sus labios. Podia decirse, que habia tenido una velada feliz al fin.


_________________________________________

TFW le pones dos velas a la Virgen pa que os saque de aquí pero a un ingrato le da por ser ateo
Spoiler:

53 Re: Palacete el 14/06/13, 05:27 am

Matt

avatar
Mientras mantengo la mirada fija en la pluma del sombrero del soñador doy otro sorbo a la copa de vino. "Puto vino cabezón. Matt... se te empieza a ir de las manos." Pienso conforme me voy alejando de Melodes. "Que no le conoces de nada chiquillo. No te tomes estas confianzas."

En ese momento el hombre se aleja diciendo que va a ver al dulahan violinista que vi en la taberna el día que cumplieron la apuesta los chicos. "Recuerdo las fiestas de la playa.... Matt siempre acababas haciendo super amigos de una noche." Digo mientras tomo otro sorbo de la copa terminándomela. 

Adara llega al poco tiempo de irse el soñador con Toima colgando del cuello. "Que poca tolerancia al alcohol tienen los de ultreania." Me digo mientras veo mi copa vacia. -¡Camareero!- Le grito a un chico que pasa a mi lado con una bandeja. El chico se sobresalta al gritarle tan alto desde tan cerca. 
"Matt ¿Y esas putas voces? Que lo tienes al lado." Me digo tapándome la boca con las manos. -Dos vinitos mas por aquí por favor.- Le figo en voz mas baja. -Una para la señorita y otra para mí.- El camarero nos recoge las copas y nos da dos nuevas. -Gracias majo.- Le digo sonriendo mientras me giro para descubrir que Vac y Tania se han unido al grupo.

-Salud señoresss.- Digo alzando la copa al aire y dando un sorbo. Toima balbucea unas cosas mientras los chicos comienzan a irse en parejas a bailar quedándonos él, Jack, Giz, mi muñeca y yo mirando a los bailarines mientras que Wedn y Noel hablan juntos. Suspiro mientras doy otra enérgico trago a la copa y miro a Toima con poca expresión en mi cara. "Pobrecito. Bueno Matt tu piensalo... El alcohol lo cura todo." Me digo mientras hago que Sandy me traiga la copa de vino que estaba guardando. 

Me acerco al grandullón y le toco el hombro. -Tomia.- Le llamo la atención mientras le extiendo la copa de vino. -Toma hijo.- Le digo algo serio. -Brindemos a nuestra salud.- Hago una pausa y miro  los presentes. -Bueno. A la salud de toooooodos.- Digo con un ojo cerrado y pasando la copa por todos los chicos. Tras el brindis me agarro a mi muñeca y sonrío profundamente. "Quiero bailar un poco. No es mi estilo de música pero bueno.. haremos el apaño." -Me voy a remover los grumos señores.- Digo tras terminar el contenido del vaso y agarro a la muñeca por la cintura adentrándonos en el grupo de bailarines haciendo una conga de dos moviendo el culo a mi paso.

Cuando llegamos a un punto del grupo donde considero estar bien situados agarro a mi acompañante y comienzo a girar intentando seguir los pasos de los que tengo a mi alrededor pero a las cinco vueltas comienzo a marearme un poco. "Esto no es para mi." Pienso parándome en seco y comenzando a mover los hombros acompañando a la música del dueto. Hago que la muñeca continúe dando vueltas ella sola un tiempo a mi alrededor hasta que la cojo por las manos y comienzo a jugar con ella a las palmas mientras nos movemos al ritmo del compás.

Tras un rato bailando con la muñeca me fijo que mis pasos de baile comienzan a hacer mella en las personas a mi alrededor haciendo que alguna pareja incluso haya dejado de bailar para mirarnos. "Ostia mierda que vergüenza. Matt... Que esto no son las raves de la playa majo... Se acabo el bailar." Pienso mientras sonrío intentando buscar a los chicos.

Agarro a la muñeca de la cintura para disimular y comenzamos a girar lentamente buscando a alguno de mis amigos entre toda la gente. Al no encontrar a nadie lanzo un hechizo de localización sobre la muñeca para que encuentre al que este mas cercano de todos. Tras un par de giros Sandy encuentra a alguien y se vuelve en la dirección donde se encuentra. "Bueno nos vamos digo mirando a la capucha de la muñeca. La figura se encamina directa a su destino mientras que yo la sigo moviendo los dos los hombros y haciendo un juego de manos que me recordaba muchísimo a un grupo español que tenia nombre de salsa.

Quien quiera que ponga que se encuentra con Matt pls

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 4 de 13.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 11, 12, 13  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.