Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Faro
por Jack Hoy a las 04:09 am

» Las Dragoneras
por Jack Hoy a las 03:37 am

» Torreón Letargo
por Muffie Hoy a las 03:04 am

» Primer sueño de Pam
por Giniroryu 26/05/18, 12:39 am

» Avenida de las Casas Carnívoras
por Giniroryu 25/05/18, 10:33 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 175 miembros registrados.
El último usuario registrado es Frontera.

Nuestros miembros han publicado un total de 36993 mensajes en 702 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Primer sueño de Ariv

Ir a la página : Precedente  1, 2

Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 2.]

1 Primer sueño de Ariv el 14/05/13, 10:38 pm

Giniroryu

avatar
GM
Recuerdo del primer mensaje :

El ambiente es formal y lujoso. La ostentosa entrada a una mansión iluminada por la deslumbrante luz de una cara lámpara de araña acogía a toda clase de sinhadres adultos. Numerosas parejas formadas por cada edeel con su aurva se encuentran desperdigadas por todo el recibididor o apostados en las amplias escaleras recubiertas de suave moqueta que ocupan el centro de la estancia. charlan animadamente unas con otras, en un tono relajado y ocioso. Aún así cuesta distinguir las conversaciones debido a la maraña de voces y las ocasionales risas contenidas provenientes del gentío. Todos ellos van vestidos con ropas formales sinhadres, destacando por su colorido y toda clase de adornos con simbología.

Ariv se encuentra al lado de las dobles puertas de dicho recibidor, atavíada con un bonito vestido con bordados del mismo color que sus ojos. A su lado se encuentra un mayordomo que contempla la sala impasible, atendiendo a las distintas peticiones de los que se le acercan.


13 Re: Primer sueño de Ariv el 25/05/13, 10:46 pm

Xana


Ariv parece llamar la atención del chico desconocido. A diferencia de sus amigos, él la mira. No es una mirada breve fruto de la casualidad, como la que le dirigen los otros. Ella va a decir algo cuando una pareja sinhadre la empuja. Y luego otra. Y otra más. Ariv se ve envuelta en una danza involuntaria, arrastrada por unos y otros. Parece no tener fin y ella trata de escaparse, pero no puede. Las parejas de bailarines no se lo permiten.
Después de unos minutos, cae al suelo. Se vuelve para gritarles cuatro cosas a los sinhadres en un acto reflejo, pero se da cuenta de que no serviría de nada. La ignorarían, como llevan haciendo todo el tiempo. En vez de eso, suelta una maldición en voz baja que, ni de lejos, sirve para que se sienta mejor, y va a ponerse en pie cuando ve que el muchacho del arpa está ahí, frente a ella. Tenía razón: él si se ha percatado de su presencia. Rasguea el arpa mientras ella lo mira, sin saber qué hacer ni qué decir. Las parejas sinhadres no lo empujan, sólo lo… atraviesan. Como si fuera un espectro. Ariv no puede evitar preguntarse la razón de que eso ocurra, pero no dice nada. Se limita a esperar. De todos modos, no es capaz de decir nada.
Al oír su pregunta, niega con la cabeza. Él le dice que debería olvidarse de sus compañeros. La niña tuerce el gesto. Puede que no le estén haciendo caso pero, de momento, no sabe la razón, así que no lo va a hacer. Quizás… Estén bajo un hechizo, o algo así. El chico le tiene la mano y la invita a ir con él. Aunque duda un momento, finalmente la acepta. Quizás así encuentre respuestas. Él la ayuda a levantarse con una sonrisa misteriosa. Ariv no sabría decir si le gusta o no, si se fía de ese desconocido o, por el contrario, le inspira desconfianza. Da igual. Va a ir con él.
—Claro —le dice—. Oye… ¿Tú puedes decirme qué es todo esto? ¿Y por qué…?
Se calla. Tiene tantas preguntas que no sabe por dónde empezar.
—Lo siento… Todo es muy confuso —musita.

14 Re: Primer sueño de Ariv el 25/05/13, 11:13 pm

Giniroryu


GM
La mano del chico se cierra con firmeza alrededor de la de Ariv, sin muestra alguna de su anterior incorporeidad y la insta a que caminen unos pasos para alejarse de las parejas. Su sonrisa se vuelve más ancha ante las preguntas de la niña.
-Ah, es normal tu confusión. Pero la pregunta en realidad es, ¿quién eres tú? -el edeel la mira intensamente mientras vuelve a arrancar unas notas a su instrumento-. Este es el pueblo que te rechazó, ¿verdad? -hace un gesto con la mano como queriendo abarcar la sala entera-. Para ellos no eres más que un alma incompleta, una impureza que nunca debió existir -el sonido de su arpa se torna más melancólico, con notas más apagadas y lentas-. Para ellos no existes -continua tornándose su expresión más reflexiva-. Aunque hay una manera de que te hagan caso.

El chico vuelve a esbozar entonces aquella sonrisa enigmática dedicándosela enteramente a Ariv antes de desviar su mirada hacia el vacío mientras prosigue tocando. El baile mientras tanto proseguía, incansable, al rtimo de una melodía orquestal imposible de escuchar para la sinhadre.

15 Re: Primer sueño de Ariv el 25/05/13, 11:32 pm

Xana


El chico la aparta de los bailarines. Ariv está aliviada. Sentía agobio al encontrarse entre las parejas sin poder hacer nada más que dejarse arrastrar por unos y otros… O estar tirada en el suelo. Cuando lo mira, se da cuenta de que su sonrisa es más amplia que antes. Eso, en cierto modo, no le gusta.
El muchacho le hace una pregunta que la desconcierta. ¿Cómo que quién es ella? ¿De verdad eso es más importante que todo lo que Ariv quiere saber? Al fin y al cabo, él sí sabe dónde está y por qué se encuentra allí, ¿no? ¿Qué importa entonces?
En ese momento, antes de que la niña pueda decir nada, el arpista señala a todos los sinhadres. Sus palabras le hacen daño. Sí, en efecto, ellos la rechazaron, la despreciaron. Para ellos no era nada, sólo alguien que sobró y que, por tanto, debía dejar de existir. Agacha la mirada y sus ojos se humedecen, pero no quiere llorar. Aunque todos la ignoren. Sus puños se crispan. Ahora cree comprender por qué sus miradas la atraviesan sin verla, por qué no le dirigen la palabra. De alguna manera, lo saben, a pesar de que son desconocidos.
Entonces escucha que hay una opción. Mira al muchacho, que sigue exhibiendo esa sonrisa que la inquieta. Si hay algo que ella pueda hacer para sentirse parte de su pueblo otra vez…
—¿Qué… qué forma es esa? —inquiere, con cierto tono de urgencia en la voz— Dime, ¿qué puedo hacer yo?
No sabe si le va a gustar la respuesta, pero espera a que el chico le diga algo. Necesita saberlo.

16 Re: Primer sueño de Ariv el 26/05/13, 12:17 am

Giniroryu


GM
El chico no dice nada durante unos instantes, en los que continua con la mirada perdida tocando sin parar.
-Creo que muy pronto lo averiguarás -dice finalmente esbozando otra sonrisa.
No pasa ni un minuto cuando de pronto la puerta del salón se abre de golpe. A través de ella, el cuerpo inerte de una persona se desploma sobre la alfombra. Incluso desde el otro lado de la estancia, Ariv puede notar como bajo el hombre tirado en el suelo, la alfombra comienza a adquirir una marcada tonalidad oscura que varía de color debido a lo colorido de esta. Sangre.

-Parece que alguien bebió el syv equivocado -comenta el arpista sin ni siquiera dirigr una mirada hacia la entrada de la sala ni variar el tono de su voz.
Y no es el único que permanece impasible ante la muerte del hombre. El resto de personas presentes en la sala, de hecho, ni siquiera parecen darse cuenta de lo ocurrido. Los cosechados continúan tocando y los sinhadres siguen bailando sin descanso. Y, al igual que el cuerpo aterrizó de pronto en la sala, sin previo aviso el hombre se levanta. La niña puede ver como empieza a caminar, lentamente pero sin detenerse. Pronto alcanza la zona donde el frenético baile está teniendo lugar, sin que nadie repare en él todavía. Y exactamente igual que había pasado con el chico del arpa, atraviesa a los bailarines como si fuera incorpóreo. Según se va acercando Ariv puede distinguir que se trata del mayordomo que se encontraba antes en la puerta de entrada, sus ojos siempre mirando al frente y vacíos de expresión. Atraviesa incansablemente la sala, así como a los presentes que se cruzan en su camino y al cabo de unos instantes llega hasta donde se encuentran Ariv y el chico desconocido.
-¿En qué puedo servirla, señorita Ariv? -articula con voz monocorde y sin desviar la mirada en ningún momento de la posición que había mantenido desde que se levantó del suelo.
-He aquí tu respuesta -dice entonces el arpista, dejando de tocar de repente y volviendo a mirarla con su característica sonrisa.

17 Re: Primer sueño de Ariv el 26/05/13, 12:41 am

Xana


Al escuchar al chico, Ariv frunce el ceño. No le ha gustado cómo han sonado sus palabras. Apenas tiene tiempo para decir nada, pues la puerta del salón se abre. La niña se vuelve hacia allí. Presiente que algo malo está a punto de pasar… Y no se equivoca. Alguien cae al suelo el fondo del salón de baile. Podría haber sido un simple desmayo si no fuera porque es capaz de apreciar, incluso a esa distancia, que bajo él nace un charco de sangre. El comentario de su acompañante no hace más que confirmarle lo que ya intuye: ese hombre está muerto. Desvía la mirada durante un instante, pero luego vuelve a mirar de soslayo. Los demás parecen no darse cuenta de nada, y ella no es capaz de comprenderlo. ¡Si acaba de morir alguien delante de sus narices! ¿Qué demonios les pasa?
Ante su sorpresa, el hombre se levanta como si nada hubiera pasado. Ella retrocede, asustada.
—¿Pero qué…? —es lo único que puede decir. El muerto, al que puede identificar como el mayordomo que la ignoró momentos antes, sigue caminando entre la gente. Los sinhadres lo atraviesan, igual que al arpista. Ariv se vuelve hacia él. Ya no confía en él, aunque siempre había tenido dudas.
—¿Tú también estás…? —No termina la frase. Lo mira, se gira hacia el mayordomo, vuelve a mirar al muchacho. Tal y como están las cosas, lo único que quiere es marcharse de allí y volver a la seguridad del torreón. Ya le da igual lo que pueda hacer para que los demás le hagan caso. Lo único que sabe es que no quiere permanecer en la fiesta ni un minuto más. El hombre le pregunta si puede hacer algo por ella. Ariv no responde. Mira a su alrededor, buscando una salida entre el mar de gente que los rodea.
En ese momento, oye lo que le dice el chico. Tiene la solución a sus problemas delante de ella… La forma de que los otros por fin se dé cuenta de que existe…
Y entonces comprende.
Un gesto de horror se dibuja en su cara.
—¿Qué? —dice sin poder creérselo del todo—. Pero… ¡Yo no puedo hacer eso! ¡No, no puedo!
Sus palabras terminan en un tono más alto del que le habría gustado. El mayordomo sigue frente a ella, con esa mirada vacía que le pone los pelos de punta. Se da la vuelta. Busca entre la gente. Se gira otra vez. De pronto se siente encerrada en una cárcel de la que no está segura de poder salir.
«¡Tengo que irme de aquí!», se dice. Y, sin despedirse del muchacho ni del mayordomo muerto, intenta abrirse paso entre la gente. Necesita huir.

18 Re: Primer sueño de Ariv el 26/05/13, 07:39 pm

Giniroryu

avatar
GM
Ariv poco a poco logra abrirse paso entre la gente, aunque durante el trayecto es empujada sin contemplaciones varias veces. Finalmente alcanza el extremo opuesto de la sala. Pero lo hace tan sólo para descubrir que de algún modo ha vuelto al mismo lugar. Allí estaba otra vez el escenario con sus compañeros de criba tocando la inaudible melodía, y cerca de este el chico arpista y el mayordomo. El muchacho la mira fijamente unos instantes con expresión indescifrable antes de volver a alzar la mirada hacia el techo de la sala y rasgar su instrumento muy quedamente, como si sólo fuese un tic nervioso.
-¿Tan pronto te quieres ir? -pregunta con un tono que suena casi decepcionado-. ¿Ni siquiera deseas conocer más respuestas? Y sobre todo, ¿no deseas ser una persona completa al fin? -volvió a mirarla clavando en ella sus ojos oscuros-. Llevo mucho tiempo esperándote, y sé que tú también me esperabas.

19 Re: Primer sueño de Ariv el 31/05/13, 10:42 pm

Xana

avatar
Ariv logra alcanzar el final de la sala. Un suspiro de alivio se escapa de sus labios… Y entonces se da cuenta de que sus esfuerzos no han servido para nada. Sigue en el mismo sitio. Frente a ella se encuentran el muchacho y el mayordomo muerto. Se lleva las manos a la cabeza en un gesto de incomprensión.
—No puede ser… —musita—. Esto no está pasando…
El chico rasguea su arpa. A Ariv le entran ganas de romperla. No serviría de nada, pero quizás se sentiría un poco mejor. Entonces, algo que dice el chico elimina de su cabeza durante un instante la rabia, la frustración.
Una persona completa.
Allí está su edeel.
Había podido guardar una pequeña esperanza al respecto, pero no se había hecho ilusiones. Sin embargo, ahora las cosas han cambiado. En su interior se dan cita sentimientos encontrados. Por un lado, el deseo de salir de la sala no se ha desvanecido. Por otro, aún tiene ganas de quedarse para saber más. Para que ese desconocido le aclare las cosas.
—Pero… esto tiene que ser un error— dice con voz trémula—. Yo sobraba. No había nadie para mí.

(Siento la tardanza >.<).

20 Re: Primer sueño de Ariv el 31/05/13, 11:30 pm

Giniroryu

avatar
GM
El chico continúa clavando su mirada en Ariv mientras esta habla y acaba formando una sonrisa que tiene un aire melancólico mientras desvía al fin la vista de ella.
-Creo que ya te has dado cuenta de que estoy muerto -para dar énfasis a su afirmación atraviesa la pared más cercana extendiendo el brazo-. Por eso no estaba allí para ti aquel día. Me he sentido muy solo todo este tiempo. Pero me has encontrado -su sonrisa se tornó más alegre, aunque con aquel tinte enigmático que no parecía abandonarle casi nunca.

>>Creo que aún tienes dudas, ¿verdad? -inquirió tras un breve periodo de silencio en el cual solo el leve y tranquilo rasgueo de su arpa rompía la monotonía, señalando con un gesto de cabeza hacia el mayordomo-. Te obedece porque estoy aquí. Ahora que estamos completos nadie nos volverá a querer hacer desaparecer. Harán todo lo que queramos.

Mientras el edeel hablaba, la habitación se había ido fundiendo poco a poco en la penumbra, lentamente pero sin detenerse. Todo quedó sumido en la negrura, pero las figuras presentes en lo que antes era el salón de baile se podían distinguir a la perfección, como si tuviera su propia fuente de luz. Los bailarines continuaban como si nada hubiera pasado, al igual que los compañeros de Ariv seguían tocando. De pronto el suelo reapareció, pero ya no era la colorida moqueta, sino un ajedrezado en blanco y negro. Las paredes y el techo continuaban impregnados en la negrura.

Poco después de la aparición del nuevo suelo, la cosechada puede oír durante un breve insatnte el sonido de una flauta tocando una nota discordante. Ariv se gira justo a tiempo para ver como Shizel, con los ojos muy abiertos y dejando caer el instrumento, se desploma en el suelo de forma muy parecida a la que lo había hecho el mayordomo anteriormente. Aunque esta vez no hay sangre no hay duda: está muerto.
-No todo el mundo está hecho para tocar -comenta el edeel de forma parecida a como lo había hecho con la primera muerte, sin imprimir realmente ninguna emoción a su voz.

Como tal vez la niña ya se esperaba, el idrino se levanta al poco rato y se dirige hacia ellos, mirando a todas partes con desconcierto. No parece tener el mismo rostro carente de expresión que el mayordomo.
-¡Ariv! ¿Qué está pasando aquí? ¿Dónde estamos y quién es toda esta gente? -preguntó pareciendo verdaderamente desorientado para luego mirar el instrumento del edeel extrañado.

21 Re: Primer sueño de Ariv el 31/05/13, 11:51 pm

Xana

avatar
Cuando el chico le pregunta si tiene dudas aún, Ariv asiente con la cabeza. Nada de lo que está sucediendo encaja… ¡No tiene ningún sentido! Las palabras del chico dejan huella en la niña. Si están juntos, todos harán lo que quieran. Cumplirán sus deseos… Pero muertos. Ariv no está segura de querer eso, pero no dice nada.
—Yo…—empieza, pero en ese momento la sala, que se había ido oscureciendo, es invadida por la negrura total. Ariv, desorientada, mira a su alrededor. A pesar de todo, distingue las figuras, que siguen bailando como si nada sucediera. De pronto, la habitación cambia. El suelo se asemeja al de un tablero de ajedrez. Se escucha el sonido de un instrumento y, cuando se vuelve, Shizel cae desplomado. Ariv retrocede y contiene un grito de horror.
Su amigo se levanta después, al igual que había hecho el mayordomo, y se dirige a ella. Le habla, le hace preguntas. Por fin se da cuenta de que ella está allí.
—Shiz… Shiz… —La voz le tiembla—. No puede ser cierto. — Se vuelve hacia su edeel—. ¿Por qué? ¿Por qué lo has matado?
El idrino simplemente se desplomó, pero Ariv, sin saber la razón, intuye que ha sido el muchacho misterioso el causante de todo. Lo peor es que ya no está segura de si debe reprochárselo o no. Al principio, la idea de acabar con los sinhadres, con sus compañeros, le había parecido deplorable. Sin embargo… Ahora parecen estar bien. Aunque ella sabe que no es así, parecen vivos. ¡Y le hacen caso! Sacude la cabeza. Eso es muy egoísta por su parte. ¿Debería serlo por una vez en su vida? Al fin y al cabo, la muerte no los aparta de su lado. Los acerca. No es tan horrible como había imaginado, y aun así…
«Esto no es correcto», le dice una voz en su cabeza. «Sabes que no está bien».
Se retuerce las manos. Siente que la cabeza le va a estallar.
—Ya no sé qué hacer —confiesa en voz baja—. No sé qué es lo mejor en este momento.

22 Re: Primer sueño de Ariv el 01/06/13, 12:25 am

Giniroryu

avatar
GM
El sonido del arpa del edeel deja de oírse bruscamente cuando Ariv lo interpela acerca de la muerte del idrino y observa a la niña con la expresión ausente.
-Lo siento, Ariv. Creía que los echarías de menos y... -comenzó a explicarse con un tono que denotaba algo de culpabilidad.
Fue interrumpido por el sonido de los numerosos instrumentos que estaban tocando los cosechados restantes. Al igual que había ocurrido con el idrino, todos se desplomaron al suelo uno tras otro como si se tratasen de piezas de un dominó. Los distintos instrumentos cayeron al suelo con un golpe seco que hizo eco en la sala.
-Ya no había vuelta atrás. Todo estaba dispuesto -volvió a hablar el arpista mientras los cosechados ya se levantaban.
Sus distintas reacciones no fueron muy diferentes a las de Shizel, ninguno parecía saber como había llegado hasta allí ni que ya no se encontraban entre los vivos.
-¿Es este tu edeel, Ariv? -es una de las preguntas que hace Alder cuando se acercan.
-Me alegro de que lo hayas encontrado -dice Seon con una sonrisa.

Las distintas conversaciones de los cosechados son interrumpidas por la música. La sinhadre puede ver como los instrumentos se habían elevado y ahora tocaban solos una frenética melodía cuyo tempo parecía aumentar por momentos. Es entonces cuando los bailarines, que ahora bailaban a una velocidad vertiginosa pareciendo como si estuvieran viendo un vídeo en marcha rápida, se paran de repente al mismo tiempo que lo hace la música, cada uno prefectamente colocado sobre una baldosa del suelo. Un pesado silencio inunda la estancia. Los presentes pueden ver como los elegantes sinhadres comienzan a cambiar de forma. A algunos se les encoge el tamaño, otros comienzan a adquirir los rasgos de lo que parece alguna clase de animal, y a otros les salen unas protuberancias en la cabeza. Pero todos se estaban volviendo monocromáticos, ya fuese blanco o negro.

Una vez el cambio tiene lugar por completo, lo que se ve ahora en la sala es la representación de un ajedrez gigante, las piezas blancas encaradas a las negras, dispuesto para jugar con ellas una partida. Había un hueco, que no tarda en ser ocupado por el mayordomo convertido ahora en un alfil. Las miradas de los compañeros de Ariv se giran institntivamente hacia el edeel, pero ninguno dice nada.
-Los más débiles no son más que peones, piezas en un tablero -dice el chico mientras observa a los que anteriormente eran personas-. Pero ellos todavía conservan cierta voluntad. Pero bastará una orden tuya para que se calmen. -le confiesa a Ariv acercándose a su oído.

Los compañeros de Ariv vuelven a hablar, haciendo nuevamente preguntas acerca de dónde están y que está sucediendo. RR exige que le devuelvan a su escopeta mientras que DL pide explicaciones a gritos y Seon intenta que se tranquilicen sin mucho éxito.

23 Re: Primer sueño de Ariv el 01/06/13, 11:10 pm

Xana

avatar
Todos los compañeros de Ariv se desploman después. Su edeel dice que todo estaba dispuesto, que pensaba que los echaría de menos. Al igual que ocurrió con Shizel, se levantan y empiezan a hacerle preguntas. Ella no responde. No tiene respuestas que darles. Se limita a asentir cuando Alder y Seon le preguntan si el muchacho es su edeel y les dedica una sonrisa que le cuesta trabajo esbozar, dado todo lo que está sucediendo. Vuelve a sentir emociones encontradas. Horror por su muerte y alivio porque por fin se dan cuenta de su presencia.
Poco después, la música se hace más veloz, los bailarines danzan en medio de un extraño frenesí. Luego, todo termina. Cada uno de los sinhadres se coloca sobre uno de los escaques del suelo… Y se transforman. Sufren cambios en su aspecto. Ariv agacha la mirada. No tiene ganas de ver lo que sucede. Escucha a sus compañeros haciéndole preguntas. En ese momento, le gustaría que se callaran. No puede darles información de ningún tipo, y eso la frustra. Su edeel le susurra al oído que bastará una orden para que se tranquilicen las piezas. Se lo piensa un momento y niega con la cabeza, en silencio. Todo aquello la sobrepasa. Está segura de que no podrá hacer nada por nadie, al igual que no pudo evitar la muerte de sus amigos. Tampoco está segura de lo que va a suceder exactamente, aunque puede intuir algo.
Fija su mirada en el tablero y espera a que el juego comience. O a que suceda lo que tenga que suceder.

24 Re: Primer sueño de Ariv el 02/06/13, 12:41 am

Giniroryu

avatar
GM
Las piezas no parecen tener intención de moverse. Mientras tanto los cosechados seguían haciendo preguntas y comentarios que no llegan a tener respuesta ya que Ariv se había sumido en el silencio.
-Puedes ordenarles que se callen si quieres, aunque no lo parezca -le dice su edeel como si fuese consciente de la incomodidad de la niña-. Pero creo que es mejor que me encargue yo.
El chico hace sonar su arpa con una melodía tranquilizadora y de pronto todos se sumen en el silencio. Los compañeros de la sinhadre clavan su vista en ella sin apenas moverse ni decir nada, como esperando una indicación. Sus expresiones no era tan vacía como la que la niña había visto en el mayordomo, pero resultaban inquietantemente carentes de voluntad.

Pasan los minutos, tal vez horas, Ariv ha perdido la percepción del tiempo en aquella sala en medio de la nada. La quietud se vuelve agobiante al cabo de un rato y la cosechada nota como siente ganas de gritar, pero aunque lo intente no es capaz de hacerlo.
-Creo que me equivoqué -el edeel rompe de pronto el silencio, manteniendo su vista fija en el ajedrezado suelo-. Lo siento, Ariv -repite su disculpa con el mismo tono que anteriormente-. Ya sólo puedo hacer una única cosa.

Por primera vez desde que lo vio, el chico flota en el aire, manteniéndose levitando sobre el tablero de ajedrez y comienza a tocar el arpa una última vez. La melodía es triste pero, de algún modo, enérgica. Las piezas de ajedrez de pronto comienzan a temblar como si un sismo se hubiese desatado en la sala y según avanza la melodía, van rompiéndose en miles de pedazos. A su vez, los compañeros de cosecha de la sinhadre se desvanecían en el aire, volviéndose transparentes y elevándose hasta desaparecer por completo. El suelo de la sala se resquebraja y poco a poco se empieza a distinguir el cielo nocturno en donde antes sólo había negrura impenetrable. El suelo bajo las baldosas ajedrezadas es de tierra en la cual crecen algunas malas hierbas. Los miles de pedazos de las piezas de ajedrez comienzan a amontonarse espaciadamente a lo largo del terreno, formando figuras mucho más simples.

Cuando el cambio termina y la melodía se detiene, Ariv se encuentra en un cementerio. Lápidas blancas y negras se suceden una tras otra y ya no queda rastro de la presencia de nadie, ni siquiera su edeel, del cual sólo queda su arpa suspendida en el aire hasta que también desaparece. La niña vaga por el cementerio empujada por alguna voluntad invisible y va pasando por nombres desconocidos grabados en las lápidas, hasta que llega a la última hilera. Unas lápidas de varios colores tienen los nombres de sus ex-compañeros. Pero sin duda la que más llama la atención es una lápida rectangular especialmente grande, hecha con un mineral cuyos colores son un degradado de varios tonos de morado. La sinhadre se detiene frente a ella y su vista se posa en la inscripción. Su propio nombre, al lado de un dibujo de un arpa, le hacen intentar tocar los caracteres clavados en la roca. Su brazo atraviesa la lápida limpiamente y, al darse cuenta de que había estado muerta desde el principio, la niña se desvanece en el aire como habían hecho el resto de sus compañeros. Sus ojos son lo último en desaparecer, que todavía continúan observando aquella lápida sentenciadora pero hermosa a su manera. Poco a poco esta también se va distorsionando y volviéndose cada vez más borrosa.

Y luego, nada.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 2.]

Ir a la página : Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.