Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Sede de los Taumaturgos
por Giniroryu Ayer a las 12:19 pm

» Dieciseis Personalidades de Vuestros Personajes
por Evanna Ayer a las 01:34 am

» Explanada de los portales
por Yber 08/12/18, 10:21 pm

» Faro
por Dal 08/12/18, 02:16 pm

» El Macetero
por Tak 06/12/18, 01:15 am

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38596 mensajes en 730 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Otros Mundos » Mundos vinculados » Dryfus

Dryfus

Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 13, 14, 15  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 14 de 15.]

1 Dryfus el 23/07/13, 04:44 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Dryfus

Portal situado en el continente central, en una zona especialmente densa de la Nación Arbórea. La propia vegetación es tan intrincada que protege al portal de miradas indiscretas.


157 Re: Dryfus el 27/03/18, 01:42 am

Giniroryu


GM
A juzgar por la explicación que le acaba de dar, quedaba patente que Kirés debía de ser un miembro muy reconocido del gremio de cazadores. Supuso que el rango de tres plumas blancas solo debía de ser ostentado por una única persona o un grupo muy reducido de estas y el enderth contaba con dos de ellas. Le hubiese preguntado al respecto, pero dado que ya se encontraban muy cerca del edificio no quería entrenter al paladín: posiblemente los lugareños se extrañarían de verle parado mucho rato sin hacer aparentemente nada habiendo llegado hasta allí, por lo que se limitó a agredecer la explicación.

Bien, anclaré la mía propia para evitar llamar la atención mientras tanto —le dijo cuando Kirés explicó que iba a deshacer la burbuja de insonorización—. Tengo curiosidad por ver el interior del edificio: entraré intangible unos instantes a echar un vistazo, pero creo que luego buscaré un lugar donde poder deshacer los hechizos temporalmente. La invisibilidad es costosa de mantener y no me gustaría quedarme sin reservas en el peor momento posible. Trataré de permanecer atenta a cuando salgas y podamos reunirnos sin problemas.
Tras asegurarse de que no había ningún problema en lo que había dicho, la idrina procedió a ejecutar los hechizos y acompañó a Kirés al interior del edificio, atravesando la pared al lado de la puerta para ello.

158 Re: Dryfus el 02/04/18, 09:33 pm

Poblo


Kirés:

Los materiales como la madera eran una rareza en aquella parte del mundo y se guardaban casi exclusivamente para la zona marítima y las naves voladoras, lo que significaba que las cosas que uno podía encontrar en el interior de los edificios, como el mobiliario, estaban hechas principalmente de piedra y en ocasiones también de metal.  Aquello podría dar al interior del lugar una apariencia poco cálida, pero teniendo en cuenta las temperaturas de Dryfus y la mentalidad clinger era poco probable que aquello los molestara.

Kirés entró por la puerta principal a una sala con forma semicircular en la que había varios mostradores. Se dirigió al que tenía justo enfrente donde el clinger al cargo lo recibió con un saludo simple. Tras devolverlo, el enderth le enseñó su distintivo de cazador y luego le tendió una carta que le habían dado en la ciudad arbórea aquel día. El clinger, tras leer la carta y comprobar las plumas del distintivo de Kirés sacó y abrió un libro de piel y se señaló la boca con los dedos para luego señalar a Kirés. El enderth, entendiendo lo que le pedía le dijo su nombre en voz alta. Con es ainformación el clinger del mostrador buscó lo que debía ser el nombre del paladín en el libro y una vez lo encontró escribió un par de cosas en él y luego lo cerró. Kirés intercambió un par de gestos más para que le indicaran donde estaba la biblioteca y tras eso se despidió con una inclinación de cabeza.
Mientras el enderth subía a la planta que le habían indicado no pudo evitar ignorar la extraña sensación que le había dejado aquel encuentro. Sabía perfectamente que aquello iba a suceder, pero ver su propio nombre en aquel libro y ser incapaz de reconocerlo había sido una experiencia extraña y el enderth no sabía cómo sentirse al respecto.
La planta donde se encontraba la biblioteca tenía la misma forma que la anterior, pero su altura era bastante mayor, unos dos o tres pisos, y las estanterías recorrían las paredes hasta el techo con pasarelas que sobresalían de vez en cuando a modo de terrazas con mesas pequeñas para consultar los libros. Había un par de clinger en la sala a los que se podía ver trepando sin ningún problema entre las estanterías en busca de los libros que necesitaran ya que la verticalidad del lugar no era problema alguno para ellos. Kirés no era un clinger, pero como enderth tampoco tenía demasiados problemas trepando y enseguida empezó a moverse para buscar los ejemplares que le interesaban, es decir, aquellos que tuvieran información sobre el reptil que estaban buscando.
Los libros en sí estaban hechos de piel, ya que allí el papel era un lujo que los nómadas no se podían permitir. Lamentablemente Kirés ya no podía leer, pero debido a las diferencias de idioma entre las naciones todos los libros de los cazadores solían presentar tanta información como era posible mediante ilustraciones, por lo que una vez lograra encontrar el ejemplar que buscaba no habría problemas.
Lo que le llevó tiempo fue encontrarlo ya que lamentablemente los títulos no podía leerlos y, aunque la biblioteca organizaba los tomos de forma intuitiva y encontró la sección de libros que buscaba, no le quedó otra que ojearlos uno por uno hasta encontrar el que quería. Anotó mentalmente la información que le interesaba y después bajó con el libro a los mostradores para preguntar por gestos si habían tenido algún avistamiento hacía poco.
Resultó que sí, uno bastante reciente y relativamente cerca. Tras conseguir que el clinger al que le había preguntado le indicara la posición en un mapa el ave guardó el libro donde lo había encontrado y abandonó el edificio.

Una vez fuera esperó a que Irianna se le uniera para volver a crear la burbuja de silencio y hablar.
Ya sé dónde vamos. Sígueme, dejamos la ciudad.
Salir fue rápido. Estaban ya en los niveles superiores de modo que para dejar el asentamiento solo tuvieron que subir un poco por un par de pasarelas para llegar a la cima del acantilado. A partir de ahí ya estaban fuera.
Una vez fuera el contraste con el bosque de los arbóreos se hacía muy evidente. Quitando alguna pequeña formación en el terreno allí no importaba donde miraras, todo era una planicie que se perdía en el horizonte. Las únicas zonas que rompían aquella visión eran la propia grieta, que partía la planicie infinita en dos, y la tormenta volcánica que habían tenido que atravesar, que cubría el cielo por el este. En cuanto hubieron avanzado por las planicies volcánicas unos minutos Kirés le dijo a la bruja que era seguro retirar la invisibilidad. Desde allí incluso si los veían no podrían distinguir a la idrina de otro clinger.
>>Nuestro destino son unas ruinas enderth. De hecho se pueden ver desde aquí si te fijas. –Señaló un pequeño bulto en el horizonte. –Están más cerca de lo que parece, pero como ya se está poniendo el sol probablemente no lleguemos hasta mañana. –Añadió.
Hablar de la puesta de sol le recordó algo. Nada importante para él, pero probablemente algo que a la nebulomante le gustaría ver.
Cierto. Cuando se ponga el sol recuerdame que miremos la puesta. Hay algo en nuestra estrella que la de Rocavarancolia no tiene, y por lo que he oído ninguna de ningún mundo que conozca aparte del mío, pero solo se ve al anochecer.

159 Re: Dryfus el 04/04/18, 04:48 pm

Giniroryu


GM
Tras curiosear un poco el interior del edificio, la nebulomante había buscado un rincón donde no hubiese nadie y había creado un banco de niebla pequeño pero espeso a su alrededor. Un fino hilo de niebla, prácticamente imperceptible, se colaba a través de las rejillas de la ciudad justo hacia la puerta por la que iba a salir Kirés en cualquier momento. Había permanecido observando el mar casi todo el tiempo, preguntándose cuándo podría volver a nadar. Seguro que ya se había olvidado de cómo colocar los brazos correctamente en cada uno de los distintos estilos y se sentiría muy torpe, pero lo echaba de menos. Tal vez podría ir algún día hasta un mundo vinculado que no fuese peligroso… Cualquiera que no fuese Idris.

Al cabo de un rato notó a través del hilo de bruma lo que parecían las piernas de un enderth y empleó la niebla mágica brevemente para asegurarse de que se trataba del paladín. Se apresuró a volverse invisible una vez más para reunirse con él y se mostró conforme cuando le pidió que le siguiera. No habló mucho hasta que no se alejaron finalmente de la ciudad y pudo volver a deshacer la invisibilidad.

Observó con interés el horizonte mientras Kirés le explicaba acerca de su destino. La lacustre estaba intrigada por ver de cerca aquellas ruinas, pero le llamó más la atención lo que dijo el enderth a continuación.
Ahora tengo ganas de que anochezca para verlo —le dijo con una sonrisa—. ¿Dónde vamos a acampar? ¿Hay algún lugar seguro cerca de aquí?

160 Re: Dryfus el 04/04/18, 08:24 pm

Poblo


Kirés asintió complacido ante el interés de Irianna por ver aquello. Luego procedió a responder a sus dos preguntas.
En realidad… la llanura es bastante segura normalmente. Como estamos cerca de un asentamiento importante los cazadores suelen acabar con cualquier criatura que pueda ser peligrosa y eso con el tiempo ha hecho que la mayoría de depredadores empiecen a evitar la zona. Existen algunos que aún se atreven a merodear por aquí, pero son grandes y ruidosos y en una zona tan llana como esta los veremos venir a kilómetros. –Por supuesto ellos tenían el valor añadido de que contaban con la magia para defenderse, pero no necesitaba recordarle eso a una bruja.
>>En cuanto a lo de buscar lugares donde acampar… debería bastar con quedarnos a la orilla de uno de los muchos ríos de esta zona ya que, al contrario que los bosques o la tierra firme, no suele haber criaturas peligrosas en los ríos y océanos de Dryfus. Eso nos dará acceso a agua fresca y además es muy probable que al anochecer se generen bancos de niebla. Así podrás recuperarte del gasto mágico.
Continuaron un rato más de caminata mientras el sol se iba acercando al horizonte a sus espaldas. El enderth se volvía de vez en cuando para asegurarse de que no se perdían el evento, y en cuanto lo vió aparecer se lo dijo a la lacustre.
Ya se vé lo que quería enseñarte.

No hizo falta fijarse mucho en lo que había que ver, ya que saltaba a la vista. De los dos extremos derecho e izquierdo de la estrella surgían dos conos de energía ondulados que eran del mismo color y, aparentemente, composición que la propia estrella. Aquellos conos tenían una longitud que sobrepasaba en más de cinco veces el diámetro de la estrella y, aunque empezaban siendo muy finos, a medida que se alejaban de la estrella iban aumentando en anchura hasta llegar a casi dos veces el tamaño del cuerpo celeste ya en los extremos, antes de disiparse por completo.
No parecía que se estuvieran moviendo, pero la forma y el patrón de dispersión dejaban bastante claro que aquello era energía que la estrella estaba liberando constantemente y que simplemente no era posible verla moverse por la inmensidad de la distancia que los separaba.

Hasta donde se sabe esos haces de luz han estado siempre en nuestra estrella. –Dijo Kirés después de darle a la bruja algo de tiempo para verlos bien. –Durante el día hay demasiada luz para verlos, y solo se pueden observar en la puesta de sol, cuando el brillo de nuestra estrella es lo bastante bajo, justo antes de que se pierda tras el horizonte y que la noche lo envuelva todo.

161 Re: Dryfus el 05/04/18, 01:28 am

Giniroryu


GM
Asintió ante la explicación de Kirés.
Tiene sentido. —Su cara se iluminó cuando el enderth le explicó en qué tipo de sitio acamparían—. Eso suena excelente —comentó ante la posibilidad de conseguir un nuevo banco de niebla.
Lo cierto era que había estado realizando un gasto bastante continuado de magia debido a tener que mantener la invisibilidad y resultaba conveniente que todavía no fuesen a llegar a su destino hasta el siguiente día. De esa manera podría recargar sus reservas con la bruma prometida y sus energías mientras dormía. No le hubiese gustado agotar por completo su principal recurso en la cazería que iban a llevar a cabo: Kirés era un experto cazador incluso antes de ser llevado a Rocavarancolia, pero ella tan solo podía aportar hechizos y, como mucho, su niebla.

La nebulomante reprimía algún que otro bostezo cuando por fin se detuvieron. La travesía le había resultado agradable, pero el cansancio había hecho mella en ella y agradeció que comenzase a anochecer. No se había olvidado de que el paladín le había dicho que quería mostrarle algo en ese momento y alzó la vista hacia el cielo con expectación. El enderth no tuvo que explicarle a qué se refería e Irianna dejó escapar una pequeña exclamación de asombro.
Es precioso —dijo después de que Kirés explicase lo que sabía sobre aquel fenómeno—. El cielo de Idris también tiene algo inusual en otros mundos… Su color es diferente. Aunque no creo que sea tan impresionante como esto.
Se mantuvo en silencio unos instantes, todavía observando aquella puesta de sol tan peculiar. Dudaba en decir lo que iba a decir, pero teniendo en cuenta que Kirés le había permitido acompañarle a su mundo y le estaba mostrando tantas cosas increíbles no terminó por decidir que era lo mínimo que podía ofrecerle.
>>Si alguna vez quieres verlo podemos hacer una breve excursión a los alrededores del portal de mi mundo. En ese caso sería tan solo para pasar el rato, claro. Podemos invitar a Eara y Ane también.
A la idrina no le apetecía regresar a Idris por lo que suponía en su mente aquel hecho, pero tal vez si tan solo se trataba de una breve visita con buena compañía sería capaz de soportarlo.

162 Re: Dryfus el 07/04/18, 12:24 am

Poblo

avatar
Kirés:

El enderth se había detenido al lado de la Idrina para ver también él la puesta de sol y le alegró que a la bruja le gustara aquel evento. Al contrario que Irianna para él aquella puesta de sol era algo más mundano y menos llamativo, sobre todo porque era algo que había podido ver en innumerables ocasiones a lo largo de su vida, pero llevaba un año sin visitar su mundo y contemplarlo por primera vez en todo aquel tiempo estaba generando en el enderth una ligera sensación de nostalgia. Su mente estaba empezando a irse a otra parte cuando las palabras de la idrina lo devolvieron a tierra firme. Le llamó la atención lo del color del cielo de Idris, pero al principio no reaccionó ya que estaba esperando a si la bruja le decía el color al que se refería antes de preguntárselo la propia ave, y quizás por estar esperando aquella información tan concreta lo pilló por sorpresa con lo que le dijo a continuación.
El enderth giró la cabeza hacia la bruja con una ligera expresión de sorpresa, sutil y difícil de percibir para otra gente, pero probablemente visible para un idrino, aunque no duró mucho ya que aquella había sido una sorpresa agradable para el enderth.
Por supuesto, estaré encantado de visitar tu mundo. –Le dijo a la nebulomante con una expresión afable y una leve inclinación de cabeza.

Una vez el sol empezó a esconderse tras el horizonte ambos reanudaron la marcha hasta detenerse en un río cercano. El sol ya se había puesto cuando lo alcanzaron pero todavía suficiente luz y visibilidad como para apreciar los zarcillos de niebla que empezaban a formarse en la superficie del agua. Una vez en la orilla el enderth dejó sus cosas en el suelo y empezó a preparar las cosas para acampar.
Creo que este será un buen sitio para pasar la noche. El río y sus aguas son seguros asi que si quieres puedes aprovechar la luz que queda para bañarte y recoger la niebla que se forme. –Le dijo a la idrina mientras empezaba a recoger ramas secas de los arbustos de la zona. No se le había olvidado que los idrinos eran una especie acuática y dado que aquel mundo era considerado como muy cálido para todos los que no eran de allí supuso que la bruja podría querer darse un baño tras el día sin descanso que llevaban. –Yo mientras me quedaré aquí e iré montando el campamento y las defensas mágicas, que mis reservas están al máximo.
Acto seguido empezó a preparar una hoguera sencilla, no tanto para el calor que esta pudiera darles sino porque la luz del fuego espantaría a cualquier criatura curiosa que pudiera acercarse.

163 Re: Dryfus el 07/04/18, 01:39 pm

Giniroryu

avatar
GM
Llegaron hasta el río y comenzaron a prepararse para la noche. Irianna dejó su mochila en el suelo y sacó su botella de agua para darle un largo trago. Cuando Kirés le explicó que se encargaría de colocar los hechizos de seguridad él mismo asintió agradecida. Aceptó, también, su sugerencia de dirigirse al río, aunque no sabía muy bien qué hacer respecto al tema de bañarse. Por una parte le apetecía mucho, pero por otra… ¿Cómo se metería en el agua? No tenía un bañador y, aunque en realidad era una tontería porque podía bañare incluso con algo de ropa puesta y secarla con magia, no terminaba de sentirse cómoda con ninguna de las opciones. Optó por mojarse la cara y las extremidades finalmente, quitándose las botas para sentarse en la orilla y remojar los pies mientras observaba a la niebla formarse en la superficie del río. Tratando de evitar sentirse muy estúpida por no haber sido capaz de decidirse a meterse en el agua –algo de lo que en realidad tenía muchas ganas-, prefirió pensar en cómo podría aprovechar todo lo que estaba conociendo en Dryfus para alguna de sus futuras historias. Definitivamente alguno de sus próximos escritos incluiría un barco volador y ruinas de una civilización antigua.

Cuando el banco de niebla se volvió más consistente, la idrina dejó que la envolviese durante un rato. Aquel contacto, ya familiar, la relajaba como ninguna otra cosa podía hacer y por un instante olvidó que las preocupaciones existían. Estaba anocheciendo ya, no obstante, por lo que cuando fue consciente del hecho se levantó, secó sus pies con un hechizo térmico y, tras volver a calzarse, absorbió toda la bruma que fue capaz de contener. El subidón energético que suponía aquel acto la hacían sentir como si de pronto estuviese totalmente descansada, pero la lacustre sabía perfectamente que no era más que una impresión y que pronto volvería a acusar el agotamiento del día.

Regresó entonces junto a Kirés para observar cómo había colocado el campamento y estirar su propio saco de dormir a una distancia que pudiera considerarse adecuada. Por suerte tenía referencias de las incursiones a Krabelin, aunque no podía decir que la situación fuese exactamente la misma. <<No le des más vueltas, aquí estará bien>> se reprochó. A continuación volvió a su mochila y se sentó cerca del enderth, junto a la pequeña hoguera que este había hecho, mientras sacaba un sándwich vegetal que había preparado aquella mañana en Serpentaria.
Hasta ahora no me había dado cuenta del hambre que tenía en realidad —comentó con una ligera sonrisa tras haber dado el primer bocado: el agotamiento se había vuelto a hacer patente tan pronto se había sentado y aquel simple bocadillo sabía a gloria—. ¿Solías comer algo de lo que cazabas o lo vendías todo? A lo mejor es una pregunta tonta, pero desconozco cuáles son vuestras principales fuentes de alimentación. Las de los habitantes de Dryfus, quiero decir…
Ellos, a fin de cuentas, ya no pertenecían a ninguno de sus mundos de origen.

164 Re: Dryfus el 08/04/18, 01:33 am

Poblo

avatar
Kirés:

El enderth dejó que irianna hiciera lo que quisiera hacer en el río, y centró sus atenciones en ir colocando los hechizos de seguridad alrededor de lo que iba a ser su campamento. Tras terminar de levantar todas las protecciones que consideró necesarias volvió a la hoguera que había dejado preparada previamente y se dispuso a sacar materiales para encenderla manualmente… para justo después suspirar por su propia estupidez y acto seguido susurrar un par de palabras que hicieron brotar mágicamente unas llamas en el centro de la fogata. Estaba tan acostumbrado a hacer aquellas cosas que tendía a actuar por instinto y olvidarse de que ahora la magia podía ahorrarle gran parte del trabajo.

Una vez estuvo todo montado el paladín se sentó cerca de la hoguera, apoyando brazos y cabeza sobre sus rodillas, y cerró los ojos centrando su atención en el ruido del ambiente de la zona, como el crepitar de las llamas, las pequeñas corrientes de aire y también su propia respiración que fue ralentizando poco a poco a medida que usaba aquel ejercicio para relajarse.
Poco a poco fue perdiendo ligeramente la noción del tiempo a medida que este pasaba, pero empezó a recuperarla cuando a los sonidos del lugar se le unieron las pisadas de la bruja, que volvía del río. No reaccionó a su presencia, sino que incluyó el propio ruido que hacía la idrina a la melodía global en la que estaba metido, salvo por la diferencia de que tomaba nota de lo que estaba haciendo para estar disponible para ayudar en algo si era necesario.
Abrió los ojos cuando escuchó que la lacustre había terminado y que se acercaba a la hoguera, pero no cambió de postura hasta que vio el sandwich, momento en el que recordó que él también tenía hambre.
Lo cierto es que yo tampoco –dijo en respuesta a la mención sobre el hambre mientras buscaba sin mirar el primer alimento de su bolsa y se lo llevaba a la boca: algo que sabía dulce. Un segundo después y tras un ligero vistazo a su garra confirmaron que lo que acababa de morder era una galleta. Conforme con su elección al azar continuó comiendo.
>>Supongo que un poco de todo. –Dijo después de que le preguntaran sobre lo que cazaba, después de tragarse lo que quedaba de la galleta. –Depende mucho de si lo que cazaba era comestible y del esfuerzo que llevaría trasladar la carne comparado con los beneficios que podría sacar. En cualquier caso el objetivo de los cazadores en este mundo no es procurar alimento, sino acabar con aquellas criaturas que puedan ser una amenaza para la gente –añadió. –De obtener comida se ocupan… bueno… los procuradores de alimentos. –dijo mientras buscaba otra vez comida en su bolsa. –Imagino que ya lo habrás notado, pero a la hora de nombrar cosas los clingers suelen hacerlo de forma bastante literal y directa. –y tras decir eso le pegó un bocado a otra galleta.

165 Re: Dryfus el 08/04/18, 10:29 am

Giniroryu

avatar
GM
Como de costumbre, la explicación le parecía lógica una vez la recibía, pero lo cierto era que cada mundo era…. Bueno, un mundo, y realmente no había nada que pudiese dar por supuesto. Dejó escapar una leve risa con la última explicación.
Sí, me recuerdan un poco a Kimbra con todo ese pragmatismo.
La conversación continuó un rato más e Irianna se interesó por conocer más detalles acerca de la sociedad clinger. Empapada de información y teniendo que reprimir sus bostezos para que no resonasen en toda la llanura no tuvo que pensarse mucho que había llegado la hora de dormir.
>>Buenas noches, Kirés. Estoy agotada… Despiértame si duermo de más, por favor.
El cansancio mágico sumado a las nuevas experiencias como el viaje en barco volador hacían temer a la idrina dormir por muchas más horas de las que debería. No pensó mucho más en ello mientras se deslizaba al interior del saco de dormir, todavía bostezando, y quedándose dormida apenas cerró los ojos.

Al volver a abrirlos, horas después, se encontró con algo inesperado aunque totalmente familiar: niebla. Al parecer había invocado una parte del banco a su alrededor mientras dormía. No recordaba haber soñado nada en particular, por lo que llegó a la conclusión de que lo había hecho automáticamente cuando los primeros rayos del amanecer hubiesen amenazado con perturbar su sueño. Al no haber estado consciente para poder mantener controlada su expansión notaba que había cubierto el pequeño campamento y sus alrededores. Se apresuró a absorberla y buscó al enderth con la mirada, un tanto avergonzada.
Buenos días… Lo siento por eso, ocurrió mientras dormía —se explicó con cierto apuro, pero también sonriendo ligeramente.

166 Re: Dryfus el 08/04/18, 09:18 pm

Poblo

avatar
Encontró a Kirés sentado cerca de los restos de lo que había sido la hoguera con los ojos cerrados y meditando de forma similar a como lo había hecho el día anterior, con todas sus cosas ya guardadas y completamente listo para reanudar la travesía. En cuanto la bruja absorbió su niebla el enderth abrió los ojos notar el cambio en la intensidad de la luz, se giró hacia ella y alzó una garra a modo de saludo.
No te preocupes: no necesitaba ver muy lejos para lo que hacía y además la niebla le daba al lugar un ambiente interesante –dijo afablemente, restándole importancia a lo ocurrido. –Además los hechizos defensivos tampoco necesitan ver para funcionar.
Mientras le daba tiempo a Irianna para que pudiera desayunar y prepararse a su ritmo el paladín comenzó a retirar los hechizos defensivos que había levantado el día anterior y cuando la nebulomante estuvo lista ambos continuaron el viaje hacia su destino.

Durante el día anterior habían recorrido más de la mitad del trayecto hasta su destino, por lo que solo necesitaron caminar durante unas pocas horas para alcanzar las afueras de las ruinas a las que se dirigían.
Comparadas con muchas de las ruinas de grandes ciudades que se podían encontrar en aquel mundo aquellas eran probablemente algo decepcionantes. En cuestión de su tamaño aquel lugar abarcaba el equivalente a un pueblo grande y, con la excepción de una gran estructura cilíndrica en el centro de las ruinas, el resto de edificaciones no eran más grandes que los edificios y mansiones que se podrían encontrar en la propia ciudad de Rocavarancolia.
Los edificios parecían estar todos hechos de piedra negra pulida y estaban cubiertos de polvo y tierra en la mayor parte de sus fachadas, fruto de los muchísimos años que llevaban en desuso, pero curiosamente no tenían ninguna planta encima, además de tener una apariencia inusualmente intacta. Sin importaba donde miraran, no encontrarían grietas ni ningún tipo de daño en ninguna estructura.

Kirés le dió un tiempo a su acompañante para que observara el lugar y luego la llevó hacia el edificio más cercano.
Los edificios parecen estar fabricados en roca maciza –comentó mientras se acercaban al a la fachada –pero, como habrás imaginado, es imposible que la roca aguante el castigo de los elementos tanto tiempo, y así es. No sabemos qué tipo material es este, pero desde luego no es roca. Ningún tipo de herramienta o golpe lo rompe y además… míralo de cerca.
Ya al lado de la pared se podía ver que lo que parecía ser una superficie plana no lo era: Toda la roca estaba cubierta de arriba abajo con símbolos grabados en la misma. Símbolos que como la bruja reconocería eran runas, pero que no pertenecían a ningún lenguaje conocido. Después de que ambos le hubieran dado un buen vistazo a los símbolos el enderth posó la garra sobre la superficie, y cuando lo hizo las runas que entraron en contacto con su piel y las que las rodeaban se iluminaron con una tenue luz verde que se fue disipando a medida que se alejaba de la garra de kirés.

Si la idrina decidía tocar la pared sucedería lo mismo y además tendría la oportunidad de notar dos cosas. Una: que la sensación al tacto que daba la pared se parecía más al metal que a roca, y otra: que, aunque las runas estaban grabadas en la pared, la superficie se sentía completamente lisa, como si hubiera una capa invisible que las cubriera. Además ambos serían capaces de sentir, aunque de forma tenue, que había todavía algo de magia que fluía por los grabados que cubrían la superficie de todas las estructuras, algo que el enderth jamás habría podido notar antes de que lo cosecharan.

167 Re: Dryfus el 09/04/18, 02:55 pm

Giniroryu

avatar
GM
Kirés parecía totalmente sincero, por lo que la nebulomante no se preocupó más por el asunto: por suerte la niebla no dejaba de ser un fenómeno familiar para casi todo el mundo, aparte de inofensivo. La idrina salió del saco de dormir y lo recogió, para después utilizar un hechizo de limpieza sobre sí misma y sus ropas. Sacó unas galletas y un termo con umbra de su mochila para desayunar y después se peinó un cabello con un cepillo. Tras ello le preguntó al paladín si necesitaba ayuda para terminar de levantar el campamento y confirmó que ya estaba lista para ponerse en marcha.

La caminata resultó tranquila y la idrina aprovechó para preguntar algún aspecto más acerca de Dryfus y el modo de vida de los clinger que se le habían ido ocurriendo a lo largo del viaje, así como de lo que veía según se aproximaban a las ruinas. Por suerte a Kirés no parecía molestarle su curiosidad, lo cual la animó a mantener la conversación activa y no sentir como si estuviese preguntando demasiado.

Decepcionantes o no para los estándares del enderth, Irianna no opinaba de ese modo. Aquellas ruinas parecían sacadas de alguna historia de ciencia ficción y su llamativo color negro le hacía preguntarse si aquel material tendría alguna propiedad concreta… Aunque desde luego, a simple vista, lo que estaba claro era que tenía que ser inusualmente resistente. Kirés comenzó a hablarle sobre ello sin necesidad de que preguntase, y la nebulomante se acercó a él para prestar atención a la explicación. Dejó escapar una interjección de asombro cuando contó que nadie sabía de qué estaban hechas aquellas construcciones y que, al menos para los habitantes de Dryfus, eran indestructibles. No pudo evitar preguntarse si la magia podría dañarlos, pero desde luego pensaba hacer la prueba.

Se acercó todavía más a la pared frente a ellos cuando el paladín la instó a ello y, tras darse cuenta de a qué le recordaban aquellos surcos en ella se giró hacia Kirés.
Runas… ¿A lo mejor es eso lo que hace que no se puedan dañar los edificios en vez de el material en el que están construidos? —Teorizó mientras observaba como el enderth alargaba su garra hacia los grabados.
Ella también quiso probarlo enseguida y hacer que se iluminasen las runas que tenía frente a sus ojos. Esperando notar la rugosidad de los grabados, le resultó extraño el tacto liso aún si estaba pasando los dedos sobre una de las runas.
>>¿Habrá alguna clase de hechizo de protección muy potente anclado aquí? Parece que hay rastros de magia, ¿verdad? Pero es extraño… Podemos tocar la propia pared y no las runas. No sé cómo se podría conseguir eso con una barrera mágica. —Se encontraba verdaderamente intrigada y fascinada por aquellas ruinas.

168 Re: Dryfus el 09/04/18, 09:27 pm

Poblo

avatar
Asintió a la teoría de la bruja acerca de las runas –Yo también he llegado a esa conclusión, pero si ese es el caso… –se llevó una garra al pico pensativo. –Este lugar lleva abandonado miles de años. Si sus defensas aún siguen funcionando… ¿cuánto poder hizo falta para crearlas? –Volvió a fijarse en la pared con runas y entonces de repente vio algo: una sombra que no debería estar ahí acababa de aparecer junto a las de los dos rocavarancoleses.

Su reacción fue instantánea. Sin decir palabra alguna desplegó sus alas, apartó a Irianna de un fuerte empujón y, con el impulso del mismo y un batir de alas, el ave salió disparada en dirección opuesta a la idrina. Inmediatamente después algo pesado aterrizó justo donde habían estado los dos hacía apenas unos instantes levantando polvo y rocas en todas direcciones. Mientras el enderth seguía cayendo hacia atrás la criatura que había aterrizado en aquel lugar volvió a salir disparada de un salto, en dirección al enderth. El ave reaccionó deprisa: al ver aquella mole en el aire y acercándose a toda velocidad en su dirección el paladín se impulsó hacia abajo con sus alas a la vez que empezaba a conjurar y, en cuanto la criatura le pasó por encima, le disparó un hechizo de impulso en el abdomen.
Aquello hizo que ambos salieran volando en direcciones distintas y el enderth, a sabiendas de que no tendría tiempo de hacer nada más, juntó sus brazos en cruz sobre su pecho y dejó que las protecciones básicas que llevaba encima absorbieran el impacto de su aterrizaje. Fue un impacto bastante limpio: el ave alcanzó el suelo de espaldas  y en un ángulo diagonal, arrastrándose por tierra varios metros antes de que la fricción lo frenara y dejando un rastro de polvo tras de sí. La criatura por su parte se estampó de espaldas contra uno de los edificios de la zona, cuya pared se iluminó de verde con una intensidad mucho mayor a la que habían visto antes, para luego caer de pie sin haber sufrido daños aparentes y mirándolos con cara de malas pulgas, pero con una actitud más cautelosa.

Ahora que había pasado el ataque sorpresa se podía ver mejor a la criatura. Su forma general era similar a la de una iguana con la diferencia de que alcanzaba fácilmente los diez metros de longitud y además sus escamas parecían mucho más resistentes que las de cualquier reptil de ese tipo que hubieran visto. La principal diferencia sin embargo se veía en sus patas que no se parecían en nada a las de una iguana y en su lugar eran mucho más similares a las de una rana, explicando eso último la peligrosa velocidad y los saltos que acababa de dar el reptil.
Sin embargo en aquel caso no solo Kirés reconocería al animal y sus capacidades generales, la nebulomante también lo haría por una simple razón: aquel era el reptil que habían venido a cazar.

169 Re: Dryfus el 10/04/18, 01:43 am

Giniroryu

avatar
GM
Sí… no me puedo imaginar lo poderosos que debían ser tus antepasados para lograr algo como esto.
No hubo tiempo a ningún comentario más y dejó escapar un leve grito al verse empujada de pronto hacia un lado. Ella no había visto a la criatura y la situación le había cogido totalmente de improviso.
>>¡Kirés!
Se levantó lo más deprisa que pudo e intentó acercarse al enderth para asegurarse de que se encontraba bien tras aquella colisión. No llegó muy lejos, porque se detuvo cuando la criatura recuperó pie y comenzó a acecharlos. Pudo entonces observar bien el ser y se dio cuenta de qué se trataba. Buscó la mirada del paladín para obtener confirmación, quien ya había demostrado con sus acciones que se encontraba de una pieza y volvió a centrar su atención en el enorme híbrido.

Repasó rápidamente lo que sabía sobre aquella criatura mientras conjuraba un nuevo hechizo defensivo sobre sí misma, más potente que el que llevaba como precaución y que prácticamente había desaparecido con el empujón. Mientras tanto, un banco de niebla había comenzado a emanar de su cuerpo y la dirigió en dirección a la cabeza de la criatura, tratando de espesarla alrededor de su cabeza para tratar de dificultar su visión. Una vez el campo de fuerza estuvo afianzado a su alrededor preparó un segundo hechizo: su intención era anclar un hechizo de constricción alrededor del morro de la criatura para impedirle utilizar su peligrosa lengua de rana a la par que evitar sus gritos.
<<Tenía que ser medio rana…> pensó con sarcasmo, acordándose de aquella horrible pesadilla una vez más.

170 Re: Dryfus el 10/04/18, 11:40 am

Poblo

avatar
Kirés le confirmó rápidamente a la bruja sus sospechas y luego lanzó una rápida mirada a su alrededor para obtener una rápida idea de la situación, aprovechando que su oponente había dejado de atacar por unos segundos. Barajó la posibilidad de encadenar los hechizos más poderosos que conocía y acabar aquello con fuerza bruta, pero tras ver que la iguana se había recuperado sin daños del golpe de antes lo descartó. Parecía ser mucho más resistente de lo que habían anticipado y si tras lanzarle todo lo que tenían lograba sobrevivir la fatiga mágica haría muy difícil resistir un contraataque. En su lugar, partiendo de que él era el que tenía una transformación física, decidió dedicarse a atraer la atención del reptil sobre sí mismo para que la bruja pudiera conjurar sin distracciones y que fuera ella la que hiciera el verdadero daño.
En cuanto Irianna hizo su movimiento el paladín echó a correr hacia un flanco de la iguana gigante mientras conjuraba un hechizo de bola de luz plateada hacia la cara de su oponente, algo llamativo para atraer su atención sobre el ave.

Al principio todo salió a pedir de boca. Frustrado por la repentina aparición de aquella molesta niebla el animal intentaba quitársela de encima agitando la cabeza hasta que vió al enderth moverse, momento en el que cargó hacia él con la intención de atacarle disparando su lengua. No pudo abrir la boca, gracias al hechizo de constricción que había recibido, incapaz de entenderlo y confundido  detuvo su carga a medio camino lo que le hizo comerse de lleno el hechizo del paladín.
Fue entonces cuando las cosas empezaron a complicarse: Furioso por lo que estaba pasando un chillido se abrió paso desde la garganta del reptil mutante, chillido que unos segundos después se convirtió en un rugido de rabia que taladró los oídos de los dos transformados. De repente el hechizo de constricción había desaparecido y tanto las defensas de la nebulomante como las del paladín recibieron un impacto de origen desconocido que debilitó las de la idrina y terminó de destruir las ya dañadas protecciones del enderth. Acto seguido reanudó la carga sobre el ave como si planeara terminar lo que empezó, pero en el último segundo se paró en seco y pegó un giro que se convirtió en un coletazo. Además la criatura usó ese giro y coletazos para encararse con la Idrina y disparar su lengua. Ahora cada uno de los dos estaba a punto de recibir un ataque.

171 Re: Dryfus el 10/04/18, 01:26 pm

Giniroryu

avatar
GM
Su hechizo pareció haber funcionado y se iba a preparar para tratar de lanzar algo más directo con lo que dañar a la criatura, pero la victoria no le duró demasiado al escuchar el grito del animal sobre el que le había advertido Kirés. La idrina notó como sus defensas se deterioraban y se tapó los oídos con las manos, incapaz de moverse mientras aquel ser chillaba a una frecuencia completamente demencial. No tuvo tiempo de reaccionar ni de preguntar al enderth si sabía por qué se había desvanecido su hechizo tan rápido cuando el medio anfibio ya se había puesto en marcha. Sin tener mucho espacio para pensar ni actuar, la idrina intentó un rápido conjuro de inmovilización dirigido a la lengua para después tirarse al suelo y rodar hacia un lado, tal y como le había enseñado Sekkeh en sus prácticas de combate cuerpo a cuerpo. Si su hechizo salía bien, la lengua del ser se habría quedado inmovilizada en el suelo rodeada de aquella película viscosa que empleaba el hechizo para impedir el movimiento. No obstante, no confiaba en que durase mucho tiempo después de lo que había ocurrido antes y su intención había sido ganar algo de tiempo para poder mantenerse fuera del peligro y ayudar a Kirés si era necesario.

172 Re: Dryfus el 10/04/18, 07:07 pm

Poblo

avatar
Algo que probablemente ninguno de los dos notó al principio porque los estaban atacando fue que, en el momento del grito, las runas de todas las paredes de los edificios de la zona se iluminaron ténuemente de azul, para luego apagarse de nuevo.
La bruja logró esquivar muy por los pelos el ataque de la criatura genemágica, pero el impacto de la lengua sobre el suelo lanzó cascotes en todas direcciones y algunos alcanzaron a la idrina, aunque fueron bloqueados sin problemas por su campo de fuerza. Por su parte el conjuro de inmovilización no tuvo el efecto deseado. Si bien la película viscosa se formó correctamente, su resistencia fue bastante menor de lo habitual y la iguana solo necesitó un tirón para terminar de romperla y liberar su lengua.


Kirés tampoco podría haberle explicado nada, ya que aquel ataque sobre sus habilidades mágicas le había pillado tan de sorpresa como a Irianna. Por suerte para él, además de las protecciones que había perdido, en su brazo izquierdo también tenía anclado un hechizo de guantelete que no se había disipado y consiguió bloquear con él justo antes de que le alcanzara el coletazo. El impacto sin embargo fue lo bastante fuerte como para lanzar al ave por los aires, lo que por suerte no suponía un gran problema ya que el enderth solo tenía que planear para poder aterrizar sin peligro. Sin embargo, la situación poco favorable en la que se encontraban unida a que se consideraba responsable, y en consecuencia, culpable de que la cacería no estuviera yendo bien hizo que el orgullo del paladín se transformara poco a poco en ira hacia su oponente.
Dejó de lado la sutileza y pasó a la ofensiva total, por lo que en cuanto aterrizó lo primero que hizo fue conjurar y lanzar impulsivamente un relámpago negro y plata en la dirección donde se encontraba la Iguana. El problema estaba en que aquel hechizo, aunque potente, no era de los más rápidos de conjurar, y como Kirés todavía tenía poca práctica con él tardó todavía más de lo normal en prepararlo. El reptil ya los había visto hacer magia las suficientes veces como para entender que los gestos y palabras del ave eran el preludio de un ataque a distancia, por ello la iguana mutante pegó un brinco y esquivó el hechizo, que siguió en línea recta hasta impactar contra una de las ruinas de la zona.

Aquel impacto no dañó en lo mas mínimo la estructura, pero provocó que todas las runas de la ruina se iluminaran de azul con una intensidad muy superior a cualquiera de los otros casos y, además, aquella vez también hicieron ruido: un pequeño estruendo parecido al sonido de un campanazo.
La iguana por su parte empezó a saltar de un edificio a otro impulsándose con una velocidad que no parecía posible viniendo de una criatura tan pesada. No ganaría altura sino que se mantendría saltando de forma evasiva a ras de suelo e iría placando a ambos de vez en cuando, intentando pillarlos por sorpresa y embistiendo desde puntos ciegos.

173 Re: Dryfus el 11/04/18, 12:36 am

Giniroryu

avatar
GM
El hechizo de inmovilización funcionó incluso peor de lo que esperaba, pero por suerte había bastado para no recibir el impacto. Se cubrió por instinto al ver volar cascotes en su dirección y, aunque no llegaron a romperle las defensas, la idrina empezó a toser por la nube de polvo que se había levantado y que le dificultó la visión durante unos instantes.  Vio que Kirés preparaba un hechizo largo y aprovechó para rehacer las defensas sobre ambos, anclando un campo de fuerza nuevo a cada uno y reforzándolo en aquella ocasión.  La idrina no reconoció el sortilegio que lanzó el enderth, pero parecía energía mágica pura en forma de relámpago. Por desgracia la criatura lo esquivó, aunque de pronto eso pasó a un segundo plano cuando las runas comenzaron a emitir un fulgor azulado al recibir el impacto de hechizo, acompañado de un sonido penetrante que recordaba al repicar de una campana.
¿Qué está ocurriendo? —Preguntó elevando la voz a pesar de que sabía que era probable que el paladín tampoco lo supiese.
No tenían mucho tiempo para conversar, porque la iguana no parecía haberse amedrentado en lo más mínimo y, en cambio, parecía terriblemente enfadada.

La nebulomante observó a su alrededor, pensando qué podía hacer. No creía que seguir lanzando hechizos fuese a ayudarles de mucho viendo lo visto y ella no conocía ninguno tan potente como el que había empleado Kirés. Al ver los escombros a su alrededor tuvo una idea: confiando en que su campo de fuerza aguantase los posibles ataques próximos de la criatura, conjuró el hechizo de fusionar materia sólida y empezó a crear una bola de escombros y roca que fuese lo suficientemente grande para emplear de arma contundente. Su idea sería moverla a continuación con levitación y un hechizo de impulso y lanzarla sobre la cabeza del ser.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 14 de 15.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 13, 14, 15  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.