Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por chicoaeseg15 Ayer a las 03:02 pm

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 02:58 pm

» Torreón Letargo
por Giniroryu 17/11/17, 05:39 pm

» Faro
por Giniroryu 17/11/17, 05:17 pm

» Trama
por Giniroryu 13/11/17, 11:02 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35969 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

La Tierra

Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 10.]

1 La Tierra el 23/07/13, 05:12 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
La Tierra

Portal situado en Centroeuropa, en la cara norte de los Alpes. El portal solo se abre durante la época de cosecha y después vuelve a cerrarse por precaución.



Última edición por Rocavarancolia ROL el 21/10/13, 05:36 pm, editado 1 vez

2 Re: La Tierra el 03/08/13, 12:09 am

Leonart

avatar
Entrada Nº0: Prólogo a una vida.
Un latido que se apaga. Bum-bum. Bum-bum. Bum-bum.
- Risas -
Jadeos. Lágrimas congeladas. Hace más de veinte grados bajo cero y lo unico que me esta protegiendo en estos instantes de esta temperatura asesina es unas meras capas de forro polar y tela. Las orejas. No las siento ya. Los dedos. Dejé de sentirlos hace horas. Sigo caminando, evitando pensar en la futilidad de ello. No me acuerdo de mi persona. No se quien soy. Estoy perdido. Todo es un Caos.
-J-joder... La nieve se hace más-s d-densa.-dije apenas pudiendo evitar que mis dientes castañeasen y el valioso calor corporal se escapara de mis labios. Pateé una vez más con rabia. Era en momentos como este, en los que no me sorprendia de no estar desesperado. Atrapado en aquellas montañas, con aquella borrasca asesina cayendome encima, lo último que me iba a ayudar era desesperarme. Solté una risa, que más pareció que me atragantaba a que me estaba riendo de aquellos recuerdos recurrentes.
-Como si-siempre dijo m-mi abuelo, si n-no luchas hasta el ú-ultimo aliento ¿C-Como podrás levantar el r-rostro al reunirte con t-tus a-antepasados?-
Bum-bum. Bum-bum.
Hice de nuevo otro movimeinto brusco. Los dedos estaban cogiendo un malsano color morado, pronto no podria ni mover los brazos que penderian de su cuerpo, inútiles y congelados.
-Mi-mira que normalmente a mi el fr-frío no me af-afecta... P-pero... tiene c-cojones...-
Con un gruñido de esfuerzo, logré volver a avanzar otro colosal paso, sumergido en nieve hasta el nacimiento de la cintura. Ahí no pude más. No tenia más fuerzas. Habia estado hablando solo mientras caminaba, para distraerse del hecho que no sabia dónde ir, ni que hacer. No recordaba nada. Es más, no se habia inventado que tenia un abuelo ruso, porque le parecia bastante molón. En el poco tiempo que se lo habia inventado, ya le habia dado un pasado de cosaco y de soldado de la Segunda Guerra Mundial, ensartando nazis en el nombre de la madre patria y bebiendo vodka para celebrarlo. La idea era bastante guay.
Posé mis congeladas manos sobre mi cadera mientras una estúpida sonrisa cruzaba mi rostro, como cuando solia estar complacido conmigo mismo al inventar otro posible pasado. ¿Cómo sabia que solia hacerlo? Ni idea. Tan solo era un presentimiento.
>>La temperatura corporal está descendiendo drásticamente. Tenemos que encontrar una fuente de calor lo más cercana cuanto antes o de verdad moriremos aquí, en mitad de la nada, dónde ni si quiera se encontrará nuestro cadaver.
-Qué más da ya...-solté en respuesta. El detective era el único que le hablaba ya, soltando diferentes opciones para optimizar el tiempo que le quedaba de vida.-La unica posible solución seria encontrar a un taun-taun y destriparlo con un sable de luz. ¿Tú ves alguno?-le espeté socarronamente.
Bum-bum. Bum-bum.
Fue entonces cuando el detective se dió por vencido y murmuró algo antes de perderse con el ruido de fondo de la fiesta, cargado de un ritmo de discoteca, habia estado susurrando a su mente su melodia fiestera durante la última hora y media. No queria saber que estarian haciendo los otros en su subconsciente, pero esperaba que lo dejasen todo limpio para después.
-¿Después? No habrá un después. Voy a morir aqui.-dije, exhausto suspirando mis últimas palabras a continuación.-Al final... No logré hallarme en el trono de rey de los frikis, ni consegui mis objetivos de dios de la conquista, ni fui la persona más fuerte del universo, ni la más lista, ni mucho menos, me encontre una novia, con la que hacer cosas moñas todo el día. Voy a morir solo y olvidado. Ni si quiera voy a salir con ningún...-
Bum... Bum-bum... bum...
No pude más. Mi corazón se resintío, dio un tumbo en el lugar. Fui a agarrarme del pecho, intentando librarme de aquel gargantuesco dolor. Pero mi mano no respondio. Ya no era mía. El frío la habia reclamado. Al igual que sus piernas que se habian quedado clavadas en el sitio, dejándole en la más incómoda de las posturas, apunto de caerse, pero hacerlo a camara lenta, debido a la densidad de la nieve. Ahí fue, cuando el chico reunio sus últimas fuerzas, para realizar un último chiste, que, como su vida, habia sido un precioso fuego artificial que se alzaba en el cielo y luego explotaba, maravillando a todos, solo que no se acordaba de ella, pero tenia un presentimiento de que fue así. Un buen presentimiento.
;-
Una risa seca y corta, como tantas otras veces la habia visto y oido en las repeticiones de aquella popular serie sobre vaqueros en el espacio, en aquel momento que el valiente heroe decide hacer una salida con estilo, y a modo de firma, le imitó.
Alzó los dedos formando una pistola simulada. Apuntó lentamente al horizonte nublado por la ventisca y hizo ademán de disparar la inventada pistola.

-¡Bang!-fue lo que se escapó de sus labios, casi en un susurro, vaciando los pulmones de su último aliento.
Y finalmente, el sonido del cuerpo desplomandose por la nieve. Una sonrisa feliz cruzando el rostro del chaval, pues, a sus ojos, parecia que una música celestial cantada por los mismisimos ángeles estuviera llorando su muerte con excesivo dramatismo, como a él le gustaba.
Y perdió el conocimiento.
;-
Una pantalla brillante parpadeó en sus ojos. Al principio tenue, fue acercándose a él en la oscuridad, impregnando sus pupilas con aquella luz, casi cegadora. En ella se podia apreciar un fondo negro, con una letras gigantescas y llamativas y una cuenta atrás. Se dio cuenta que la luz provenia de una maquina bastante retro de algún juego arcade. No logró distinguir el título debido a la poderosa luz que manaba de la pantalla. Sobre el mostrador, dos botones de colores. Uno rojo que rezaba "Exit Game" y otro verde que ponia "Insert Coin"
CONTINUE!? INSERT COIN now!
10...
9...
8...

No tuvo que pensarlo mucho. Aporreó el botón verde. No habia visto todos los CG's de la vida. No habia explorado tampoco ninguna de las rutas alternativas. Apenas habia comprado la edición coleccionista de todos sus comics. Todavia no habia logrado darle la mano a Mark Hamil ni besado a Lucy Lawless, juramento que se habia prometido hace años. Ni de coña iba a aceptar aquel Bad End que aparecia. No. Saltarian más flags. Buscaria más eventos. Haria de su próxima moneda la más importante. Optimizandola, hasta llegar a uno de los True Endings. Fueran estos Bad, Neutral o Good.
Al instante, la luz volvio a cegarle. Se cubrió los ojos con el dorso de la mano, haciendo de visera, cosa que era bastante inutil si teniamos en cuenta que ya llevaba gafas de sol y que la luz lo iluminaba todo. Y, de pronto, al igual de dolorosa que era la muerte, la vida volvió a él y sus pulmones volvieron a insuflarse de esta. Se llevó la mano al pecho y gritó. El grito quedó ahogado y...
>>Mejor que siga yo contando la historia, ¿no?
Como quieras. Todo tuyo, chaval.
La luz era caliente y reparadora. No. Solo la sensación de calor. No habia una verdadera fuente de calor tras aquella luz. El estrafalario hombre que le estaba sanando, ni si quiera estaba en contacto con él. Llevabamos así más de media hora, él hombre hablandome de cierta ciudad maravillosa, llena de portentos y magia. Hablaba de su grandeza y de la grandeza escondida en mi, de mis habilidades innatas, de la magia que podria ver y llevar a cabo en aquel paraiso. No paró de fumar una apestosa pipa que humeaba un humo verde. Iba a decirle que fumar seria malo para su salud, pero me contuve, puesto que el hombre esperaba una respuesta por mi parte a su oferta.
>>No te precipites. Un paso en falso y podriamos acabar tirados en un callejon, con los organos robados y la muerte de un perro.
>>¿Peor que como estamos? No lo creo. Vale la pena intentarlo.
>>Suena como un reto. No nos acobardamos ante un reto, ¿verdad que no?
No. Sin duda nunca lo hacia.
-Está bien pintoresco hombre de las nieves a quien debo mi vida pero me veo obligado a informarle que el tabaco es perjudicial para tu salud y para la de los que te rodean.-dije sin parar a respirar.-Acepto su oferta. Llévame a la ciudad esta.-
Mientras el hombre hacia aparecer de la nada una especie de pergamino y pluma me surgió una nueva pregunta que hacerle, que se sumó a las que ya habia hecho, cosa que pareció empezar a cansarle al pobre hombre que a estas alturas parecia un vendedor de aspiradoras ambulante, como el viejo Gil. Y todos se fian del viejo Gil y este no fumaba.
-Pero una última duda: En la ciudad esta, las chicas... ¿en que resolución gráfica estan?-
La pregunta dejó en parte atónito y en parte extrañado al hombre que se limitó a mirarme fíjamente, como intentando atravesar el cristal de las gafas de eskí mediante un superpoder más propio de un kriptoniano que se crió en la tierra bajo la influencia de nuestro Sol. Me apresuré en explicarme, porque parecia no entender porque lo preguntaba.
-Es que verá...-extraje mi plataforma de ocio.-No quiero causar problemas de compatibilidad nada más llegar, ¿sabe?-
El hombre a continuación se llevó la mano al rostro, el universalmente conocido como facepalm, tan bonito y brillante, ejemplo único de su raza, me hubiera impresionado en mayor medida si hubiera entendido el motivo.
A partir de ahi mis recuerdos son algo borrosos, como aquella vez que me pasé la noche con el "Goshujin-sama Daisuki: Fever!"
<<Oh que buena noche fue esa.>>pensó antes de desmayarse.
>> Mirate los costados al despertar a ver si tienes riñones de menos anda.

Spoiler:


_________________________________________

TFW le pones dos velas a la Virgen pa que os saque de aquí pero a un ingrato le da por ser ateo
Spoiler:

3 Re: La Tierra el 03/08/13, 01:24 pm

Zarket

avatar
GM
Llegué a mi casa un poco mareado y con la alegría que había tenido antes completamente desaparecida y sustituida por la mala hostia que me daba aquel edificio tan solo con estar cerca de él. Era tarde, y sabía lo que me esperaba en cuanto entrase por la puerta, por lo que no tenía muchas ganas de abrirla. De todas maneras, entre la oscuridad que había a esas horas y mis capacidades algo reducidas debido a la pequeña cantidad de alcohol que había bebido, tampoco es que estuviese siendo fácil meter la llave en la cerradura.

Para mi mala suerte, mi padre había escuchado el ruido que estaba haciendo y fue a abrirme la puerta. Parecía incluso más enfadado que cuando me había ido a la fiesta ignorando olímpicamente su prohibición, aunque no es que me importase mucho. Tropecé en el escalón de la entrada con una sonrisa de fastidio en los labios y me dirigí hacia el salón.

—Échame rápido la bronca anda, que quiero acostarme ya —por supuesto, esto no hizo más que cabrearle. En cuando me dejé caer sobre el sillón comenzó a gritarme, a pesar de la poca atención que le estaba prestando. Me había tapado la cara con las manos y había comenzado a masajearme la cabeza, aunque estaba haciendo bastante poco contra el mareo cada vez más fuerte que tenía. Y los gritos no ayudaban, precisamente. «Cojonudo, si el alcohol no fuera poco encima los gritos. Mañana voy a tener una resaca de mil demonios». A pesar de esto no me arrepentía de haber ido a la fiesta, la verdad. Me lo había pasado bastante bien.

—Tiene gracia que me diga que soy una vergüenza para la familia —comencé a decir cuando mi padre se calló. Había sacado el móvil del bolsillo y comencé a juguetear con él, sin mirar a mi padre— el mismo que se emborracha y pega palizas a su mujer al menos cuatro días a la semana. ¿No te parece?

No vi llegar el puñetazo que me dio como respuesta a mi pregunta, aunque no me sorprendió que se fuese flechado hacia la planta de arriba. Intenté seguirlo y me levanté al momento, pero ante el mareo solo pude dejarme caer de nuevo en el sillón.

—Hijo de puta...

—No llames así a tu padre —no me había dado cuenta de que mi madre había estado en un rincón de la habitación hasta ese momento—. Deberías tenerle más respeto.

—¡¿Respeto?! —me había levantado de la indignación que tenía, pero mi madre también se fue rápidamente para la planta de arriba. Sintiendo que mi mejilla ardía del puñetazo, dejé el teléfono y el reloj sobre la mesa y decidí irme a la cocina.

Estaba algo menos mareado, por lo que pude coger una de las bolsas de plástico que sobraban. Después cogí un cuchillo y empecé a quitar el hielo acumulado del congelador, metiéndolo en la bolsita. Al poco tiempo ya estaba llena de hielo y pude aplicármela en la cara, con lo que conseguí un alivio inmediato. Decidí volver hacia el slón y tirarme un rato, esperando que el mareo desapareciese.

Por supuesto, no me esperaba que la habitación estuviese llena de humo verde. Flipando en colores (casi literalmente), vi que, apoyado sobre la mesa, había un chico de veintipocos años rodeado de... Cosas raras, que eran las que soltaban ese humo tan raro.

—¿Quién cojones eres tú? —solté la palabrota más por sorpresa que por mal humor. Estaba extrañamente adormilado y en ningún momento se me ocurrió lo extraño que era encontrar un desconocido rodeado de creaciones voladoras que soltaban un humo verde.

El tío raro ese comenzó a soltar un discurso que parecía tener un sentido completamente lógico en mi cabeza. Habló de potencial dormido, de magia, de una ciudad de maravillas y portentos, de una vida mejor en Rocanosequé...

—Espera, espera —le interrumpí. Lo último que había dicho había hecho que algo en mi cabeza se pusiese a funcionar. No podía pensar con claridad y agité la cabeza intentando librarme de aquella sensación. Craso error: mi mareo aumentó de forma espectacular y tuve que sentarme en el suelo para evitar caerme.

—¿Estás diciendo que si acepto tu oferta me iré a vivir lejos de aquí, no tendré que volver a ver a mis padres —me pregunté si aquella sensación era por el humo, y si se podría comprar en el lugar del que hablaba. Nunca me habían interesado las drogas, pero esta era extrañamente placentera (y olía bastante mejor que las que conocía). La respuesta del tipo me quitó todas las dudas—. De acuerdo. Acepto —el tío sacó entonces un pergamino y una pluma y me dijo dónde debía firmar. «¿Esto es una broma? Qué cosa más antigua». Sin saber por qué, ignoré un poco esto y fui a firmar el contrato.

—¡Hostia puta! —supongo que hasta mi madre habría entendido estas palabrotas al ver que a la pluma le salían dientes y me mordía en el dedo. Lo quité con rapidez, aunque no antes de que unas gotas manchasen el pergamino.

El tío del salón me dijo que aquello era un trámite necesario, aunque yo ya notaba al sueño tirando de mí. La habitación volvió a dar vueltas y acabé cayendo al suelo. Mi último recuerdo antes de caer inconsciente fue al hombre acercándose a mí.

4 Re: La Tierra el 13/08/14, 06:16 pm

Carmesí

avatar
“¡Woohuuu! –Exclama Henry, el guitarra del grupo,  al entrar en la furgo- Lo hemos petado tios! Dejaremos a esos tipos con una erección durante días, menudo flipe! Y ni hablar de las titis Lemus, todas mirándote con cara de “Oooh~ lemuuus follame toda la nocheee- interpreta ridículamente con voz de pito y poniendo ojitos”

“Serás capullo, no estarás celoso, no?- Dice Lemus que entra detrás de él, dándole una colleja- Aunque tienes razón cuando dices que lo hemos petado, ha sido un actuación más que digna para el día de los muertos!-dice mientras se deja caer teátricamente exhausto en el asiento-“

“Y la que nos queda, hermano- dice Henry sentándose al lado de Lemus y pasándole el brazo por los hombros aprisionándole el cuello- no te olvides de que estamos invitados a una fiesta, Yihaaa!”


“Joder Henry ¿pero qué te has metido?-dice Lemus entre risas mientras mira la cara desencajada de Henry a la ves que entran Patric, el batería y Morti, la bajista-“

“La pregunta correcta es: ¿Pero qué te vas a meter? Vengaaa! Vamonooos a la fiestaa, yaa , vámonos!- dice zarandeando a lemus-“

“Que sí, que sí, pesado- Responde Lemus forzajeando con Henry-“

“Nosotros pasamos, tios –empieza a decir Patric- nos gustaría tener un poco de intimidad en lo que queda de noche- dice mirando a Morti con una sonrisa picara-“

“Noooohh- Dice Henry drásticamente mientras suelta a Lemus- venga tíos no me seáis aguafiestas, ya tendréis tiempo para follaar durante la noche!”

“No todos follamos como un conejo, Henry- Suelta Morti secamente- Algunos necesitamos algo más de tiempo…- dice acariciando a Patric cariñosamente”

“Baaagh!- Exclama, Henry- Aburridos..”

“Tienen su derecho, Henry. Se lo han ganado con el concierto que hemos dado- Dice Lemus un tanto serio mientras se enciende un pitillo y ofrece uno a Henry- Además, tío, así nos tocará beber por estos dos tortolitos en la fiesta”


“¡¡Pues dale karonte!! – Le grita al chofer mientras da golpes en la pared por la ventanilla que da a la parte del conductor- ¡Vámonos cagando leches, soltamos a estos dos y nos piramos a la fiesta esa de los cojones!"

                                                       …

La fiesta parecia ser que se celebraba en una mansión  a las afueras de la ciudad. La noche estaba empezando a cerrarse y sonaban truenos en la lejanía.

“Joder tío, ¿Seguro que es aquí? Esto parece la puta mansión del conde Drácula… ¿No te habras confundido otra vez con el GPS, no karonte?- comenta Henry mientras se baja de la furgo-”


“Están las luces encendidas y se ve movimiento por las ventanas, pero no veo ningún coche, ni gente vomitando por aquí fuera…. ¿pero qué clase de fiesta es esta?-Dice Lemus extrañado-“

“Quizás sea una fiesta sorpresa y nos están esperando… ¿vamos?- insiste Henry a la vez que comienza a lloviznar y a soplar un viento que levanta las hojas secas del suelo-“

“Sí, será lo mejor, no quiero oler a perro mojado – contesta Lemus- Karonte, espéranos aquí. Vamos a echar un ojo, si es aquí te llamamos al móvil para que entres- le dice al chofer mientras se cubre la cabeza con la chupa de cuero y se marcha corriendo tras Henry-”

“la puerta está abierta- le dice Henry a Lemus- LOS THE FORGOTTEN ONES ESTAMOS AQUIIII~!!- Exclama al abrir la puerta-“

La puerta daba al salón principal, era amplio con unas escaleras victorianas al fondo que subían hacia la planta superior. Estaba iluminado tenuemente por unas viejas lamparas de gas en las paredes y sonaba un leve hilillo musical de algún lugar de la mansión, también, un extraño humo verde reptaba por el suelo escapándose entre las piernas de Henry y Lemus hacia fuera. El gran salón estaba vacio a excepción de muebles y adornos viejos que junto a la tenue iluminación daba a entender la majestuosidad que aquella mansión tuvo en un tiempo lejano a este.

“¿En serio tíos?- dijo al ver que no había nadie, dejaros de joder que tengo ganas de fiesta! WUUUH! –Exclamó levantando las manos al cielo mientras se adentraba en el salón-“

“Espera, Henry… no deberíamos… - iung… PUUUM! Se cerró la puerta de golpe tras ellos… JODER! Qué puto susto. joder!- exclamó Lemus –“

“venga tío, habrá sido el viento, no ves la que esta cayendo fuera- explicó Henry encogiéndose de hombros- vamos a donde suena la música, esta fiesta es una mierdaaaa… - dijo bostezando Henry, extrañamente- ¿a qué mierda huele?”

“Ya te digo… huele a perros muertos… -dijo Lemus entrecortado como si se hubiera acabado de levantar siguiendo a Henry-“

Al extraño cansancio que invadía a ambos se le añadio una especie de mareo. Algo les empujaba a que se adentraran a la misión. Poco a poco fueron perdiendo la consciencia de sus actos y comenzaron a deambular por la mansión como si andarán en sueños. Por un momento sin percatarse de ello , Lemus se había separado de Henry y llegó a una habitación. Era la habitación de donde provenía la música… Había una gramola vieja al lado de un amplio escritorio, parecía que aquella habitación era un despacho. Un gran ventanal presedia la pared frontal donde se podía ver la lluvia golpear los cristales y los relámpagos.

Extraños seres revoloteaban en la habitación y desprendían aquel humo verde que apestaba a rayos, también había seres correteando por el suelo, por los estantes, el escritorio y un chico joven sentado al otro lado del escritorio… todo aquello era de locos pero Lemus parecia no reparar en ello.

“Bienvenido Ethan- dijo aquel chico nerviosamente-¿No te gusta la fiesta que te he preparado? Toma asiento- pidió a Lemus a la vez que unas criaturitas apartaban la silla del escritorio para que Lemus se sentara-“

“eeehh… tú…  -Fue lo único que alcanzo decir Lemus al escuchar aquel desconocido decir su nombre- pero sin darse cuenta ya estaba sentado justo delante de él en el escritorio. Todo le daba vueltas y sentía que en cualquier momento podría desmayarse“

Aquel desconocido comenzó a darle un discurso de lo especial que era y de un mundo lleno de maravillas y magia donde podría descubrir todo el potencial escondido en su interior y que muchos se postrarían ante su grandeza.

Un pergamino flotante y su mano extendiendose a una pluma que también flotaba fue lo ultimo que alcanzó a ver Lemus antes de perder la consciencia totalmente…



Última edición por Carmesí el 14/08/14, 02:10 pm, editado 1 vez


_________________________________________

5 Re: La Tierra el 14/08/14, 01:10 am

chicoaeseg15

avatar
Cada vez acelero más el paso, intento no escuchar sus continuos insultos, pero me es complicado cuando me llevan persiguiendo por las calles de Madrid durante veinte minutos. Son ellos, los de siempre, los que me amargan la vida todas las mañanas. Pero ya lo que me faltaba, que me los encontrase a las doce de la madrugada mientras doy un paseo por los alrededores. No si la culpa es mía, ¿A quién si no se le iba a ocurrir salir de casa a estas horas?. A la tonta de Ruth.
Por fin llego ante mi portal, llamo al telefonillo repetidamente. >>Por favor Imre, cógelo de una puta vez<<. Para mi satisfacción suena su voz cansada, pero a la vez con enfado.
-¿Te crees que estas son horas de llegar a casa?, mamá no nos educó así, a las once siempre de vuelta, y tu llegas una hora tarde.
Suspiro, los pasos de mis acosadores suenan más cerca.
-Está bien...-digo para calmarla un poco- pero ábreme ya por favor.
Su respiración va en aumento, junto con sus nervios.
-Ahh, ¿Qué te abra no?. Lo dices como si fuera normal no avisarme de que...¡Ibas a llegar con una hora de retraso¡'.
>>Abre si no quieres que esa hora de retraso se convierta en una hora de camino al hospital para ver otra cicatriz en mi espalda<<.
-Déjalo- digo con desdén sin parar de mirar hacia atrás.
Asoman por la esquina, son cuatro. Busco las llaves con velocidad en mi bolso y las encuentro con verdadera alegría, mis manos (un manojo de nervios) consiguen por fin encajarla en la cerradura y abrir la puerta, por último cierro la puerta con un suspiro. >>Por los pelos Ruth, casi no lo consigues<<.
Subo las escaleras de dos en dos y llego ante mi pequeño pisillo, la puerta está abierta...pero la cierro de un portazo al entrar. (El piso está decorado con pequeños muebles de madera, cómodas viejas, puertas destrozadas, baldosas caídas, en fin, un caos). Atravieso la cocina observando de reojo el bulto de Imre, que parece estar sentada en una silla.
Sin embargo no puedo evitar mirarla, tiene un álbum de fotos en las manos y veo dos lágrimas deslizarse por sus mejillas, dos lágrimas que caen entre sus piernas.
-¿Qué te pasa?. ¿Es por lo de la hora?- intento preguntar inocente a pesar de intuir la respuesta.
Alza levemente los ojos.
-Ja, ¿Que qué me pasa? ¡¿Que qué me pasa dices?¡- empieza a levantar el tono a medida que habla- Nuestra madre ha muerto hace poco y no sabes la razón por la que lloro.
Desvió la mirada hacia el suelo. Entonces hablo:
-Pensé que ya lo habías superado Imre, lo superamos las dos juntas, no vuelvas a ese dolor que ya dejamos atrás...
-¡¡Te equivocas¡¡ ¡¡Tú dejaste ese dolor atrás, yo sigo aún lamentando su muerte¡¡. Otra en cambio se dan paseos llegando tarde como si fuera una niñata, yo en cambio soy la que me preocupo por el alquiler y la comida.
>>¿Niñata?, ¿Pero de que va?, ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?<<.
-¡Eso si que no te lo permito Imre, no cuestiones mi tristeza¡. ¿Te crees que eres la única que se preocupa por todo verdad?. Pues no es así, yo también tengo mis problemas, intento seguir adelante...¡Pero tú no me dejas¡. ¿Pretendes que esté atenta del alquiler con quince años?. ¿Eso es lo que quieres?. ¡¿Qué me convierta en una amargada de la vida como tú¡?.
Le ha dolido, y mucho. Lo peor es que más me ha dolido después yo al decírselo. Revolea el álbum al suelo como si fuera una mierda. >>No, si al final la culpa la tienen las fotos<<.
-¡Tú no me entiendes Ruth¡. Exclama ya exageradamente.
-¡Tú si que no me entiendes a mí, anda sigue destrozando las fotos contra el suelo, haber si eso revive a mamá.¡
Otra bofetada sin manos, esta vez si que me he pasado, pero tenía que decírselo.
Empieza a llorar desconsoladamente como si fuera una niña y se va su cuarto pegando un segundo portazo que me rompe el tímpano. >>Ya verás los vecinos mañana<<.
Recojo una de las fotos del álbum, me saca una sonrisa, es en el aeropuerto cuando mi madre, mi hermana y yo éramos un poco más felices. Ahora todo a cambiado, continuas peleas, unas detrás de otras, y así todos los días.
Me cambio con mi sucio camisón de dormir y me tiro en mi cama destrozada por el sueño, acojo en mi pecho la foto y el colgante de mi madre, su último recuerdo, lo último que dejó, ella era lo más preciada para mí, diga lo que diga Imre. Entonces es cuando soy yo la que empieza a gimotear con angustia, me desahogo y lloro por todo, por mi acoso escolar, por mi hermana y sobre todo, por mi madre.
Es cuando sale de entre la oscuridad, un joven enigmático que dice llamarse Doce, charlo con él un rato de ese lugar, ¿Cómo era?. Ah sí, Rocavarancolia. A pesar de no saber exactamente si estoy en un sueño o no, digo sí sin pensármelo mucho. Quizás sea verdad eso de que tendré una vida nueva, ojalá sea cierto, de este modo entre un humo verde que circula por mi cara y mi fantasía de una vida mejor acepto.
>>Por lo menos así Imre ya no tendrá que preocuparse por la comida y mis problemas, espero que ya esté contenta<<.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

6 Re: La Tierra el 21/10/14, 05:23 pm

Giniroryu

avatar
GM
El paisaje que los rodeaba, aunque desconocido, resultaba indiscutiblemente familiar. Había estado en montañas similares en los últimos cinco años visitando algunos mundos vinculados, pero era evidente que aquellos parajes nevados pertenecían al mundo de origen de la mayoría de los integrantes del grupo. El silencio, tan solo roto por el aullido del viento y algún rumor lejano procedente de varios animales que su oído captaba, predominaba en la noche estrellada que se podía observar con claridad en aquel lugar libre del bullicio y la contaminación lumínica que uno asociaba normalmente al pensar en la Tierra. Habría sido una excursión interesante el visitar los Alpes en profundidad, pero por desgracia no tenían tiempo para ello.

El grupo se teletransportó entonces por primera vez y, al instante, aparecieron en una nueva montaña completamente nevada, además de que el fenómeno meteorológico descendía en aquellos instantes desde el cielo con cierta intensidad pero sin llegar a tormenta de nieve. Un lago congelado se extendía a la vista del grupo, aunque no era aquello lo que más llamaba la atención del paisaje, a pesar de su gran extensión.
Este es el lago Torneträsk, uno de los mayores de toda Suecia —les explicó nada más llegar—. Y creo que lo que os quería enseñar ya sabéis qué es, ¿verdad? —añadió esbozando una sonrisa—. Me di cuenta de que probablemente ninguno de vosotros habría visto una en vivo y en directo.

Una aurora boreal bailaba en el cielo sobre ellos, reflejándose bellamente sobre la superficie del lago y transformando la noche un espectáculo prácticamente imposible de ver en otros lugares del mundo. El draco alzó la vista hacia el fenómeno y lo observó fijamente mientras este se reflejaba en sus ojos. Lo invadió una extraña sensación que no supo concretar, porque no estaba muy seguro de que fuese nostalgia. Pero hacía muchos años desde la última vez que había estado en aquel lugar, era casi como si lo hubiera hecho en otra vida. Y en realidad puede que así fuera.

7 Re: La Tierra el 25/10/14, 02:59 am

Jack

avatar
¡Las apuestas! Me había olvidado prácticamente de ellas, al ver que no hacían nada al respecto. Aunque, realmente, no es que hubiera estado atento ni que quisiera pillarles con las manos en la masa. Cuando Noel sacó el tema, me quedé estupefacto. A eso siguió una mirada un poco de desafío, en plan "a ver qué puedes hacer" cuando quedó claro que él había sido el ganador. Esto iba a ser divertido.

Con el escudo puesto y las indicaciones de a dónde nos dirigiríamos nada más llegar, salimos. Por el camino a los portales, bromeando con Erika, recuperé la cámara bajo amenaza de encerrarme en una burbuja de hielo... Aunque no especificó si hueca o compacta...

Ninguno de los dos había estado antes en Suecia, ni mucho menos tan cerca del norte puro y duro. Sí que estábamos acostumbrados a la nieve y los lagos congelados, pero aquello... jamás habíamos estado en sitio similar al que Noel nos llevó. Y digo más: ninguno había visto una aurora boreal tan cerca. A Erika le sonaba algo de cuando era pequeña, pero solo de palabra. Verlo ahora... Fue genial.

No podrías haber elegido un sitio mejor, amigo —dije, abrumado.
Es precioso. ¿Nos echamos una foto grupal? —sugirió Erika, preparando la cámara.
Venga, antes de que lleguen vikingos...
¿Vikingos? —me cortó.
Sí, a por Erika la Azul.

Ladeó la cabeza y me miró como si acabara de hacer algo horrible.
¿Cómo te atreves a estropear el paisaje con un chiste tan malo?
Risas.
Oye, oye... —dije, aprovechando para cambiar de tema—. Hablando del paisaje. ¿Crees que podrías coger un trozo y meterlo en una burbuja? —dije a la vez que señalaba la aurora.

Fue preguntarlo y la chica se echó a reír. ¿Qué había dicho?
¿No sabes cómo se forman?

Me encogí de hombros y procedió a explicarlo brevemente. Al final, apretó el ceño y modeló una burbuja que se fue congelando. Tenía la mirada fija en el cielo, a través de los cristalitos de hielo que se formaban de forma casi mágica en la fina superficie.

¿En qué piensas? —pregunté en voz baja, para no molestarla, mientras la abrazaba por detrás.
Hm... Creo que sí que podría... Osea, no coger un trozo sino hacer una pequeñita, mezclando ilusiones y probando con las temperaturas...
Podríamos hacernos hippies y venderlas en el mercado de algún pueblo —bromeé y reímos los dos suavemente.
Pero necesitaría mucha magia... Tendría que pensarlo... Quizá me abra otras puertas... —dijo, se giró sin soltar el abrazo y cambió de tono—. Oye, pues buena pregunta. ¿Lo dices por si te tengo que encerrar en una, para tener una aurora en miniatura para ti solo?
¡Qué manía! —exclamé. Solté el abrazo, me separé de ella pero seguía tomando su mano derecha—. ¿Sabes lo que sí podríamos pensar para la próxima?
Creo que sé lo que piensas. Una... dos... ¡Tres!
Aprender patinaje sobre hielo —dijimos a la vez, juntándonos de nuevo.

No era mala idea. Bailar sabíamos bailar los dos, y de ello podía dar fe cualquiera de los presentes porque fue lo que hicimos unos minutos después. Aunque, realmente, el baile había comenzado desde el primer abrazo, solo que mucho más despacio.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

8 Re: La Tierra el 25/10/14, 08:47 pm

Lupin

avatar
—No es la primera vez, pero… Pero de esto una no se aburre con una vez. —No, no exactamente—, miento, lo que yo vi era una aurora austral. Fue en Chile… Al sur de todo, en la Patagonia.
 
Es bellísimo, sin duda. Aquella también lo era, pero muy distinto el paisaje. Aquí se refleja sobre el lago helado, allí lo hacía sobre la costa al sur de… de… Punta… ¿Arenas? Sí, sí, Punta Arenas, en el estrecho de Magallanes. Esta la tenemos aquí mismo, casi sobre nosotros, aquella estaba lejana, lejana… fue una pena no haber podido bajar más, pero no teníamos cómo acceder adonde llegara aquellos coches ya viejos… ¡pero que mucho! ¿Qué se habrá hecho de esos? Rodrigo y Gabriela formaban la extraña pareja, Máximo, Monserrat, la Araucana. ¿Cómo era? Mai… ¡Mai la Araucana! Así la conocíamos todos. No me acuerdo del nombre completo, Maile o algo así; de ascendencia mapuche. Luego estaban… Sonia, la transexual boliviana y su harem: la Rusa y el Amarillo. Como fuera que se llamaran estos, les conocía tan poco que casi ni me acuerdo de su cara. Y llegamos abajo, hasta donde… el faro ese, el de San Iii… Lisandro, o algo así. Me gustaba esa pandilla de universitarios, fue una de las despedidas que más me dolió, cuando marchamos a… A saber ya.
 
¿Eh? Ostras, Adara, vuelve a la Tierra. ¿Eso era un chiste malo? No sé si alguien ha dicho algo, pero supongo que no a mí. ¿Ya estoy tan vieja que empiezo a contarme batallitas? Mis abuelos estarían escandalizados si me supieran aun sin casar y sin hijos a los 28. Bueno, ¡y más que lo harían si me vieran! Ay, creo que en algún momento pasaré a hacer una visita por ahí, a Brecon.

9 Re: La Tierra el 25/10/14, 11:10 pm

Tak

avatar
GM
Durante el viaje hacia el portal fue bromeando y haciendo tonterías propias de quien está algo nervioso. La apuesta y las fotos fueron un tema recurrente hasta llegar a la explanada, donde el fuego fatuo obvió la parte de protegerse contra el frío por llevar ya “vestido” un cadáver. «Si hace tanto frío como para que se me empiece a congelar, entonces ya improvisaré» pensó. Le resultaba gracioso imaginarse la situación, y si pasaba eso lamentaría que su amuleto no le pusiese la cara de Walt Disney.

El súbito cambio al otro lado del portal hizo al fuego fatuo abrir mucho los ojos por un momento. Casi podía sentir cómo lo inundaba la morriña, y ni siquiera estaba en un lugar que hubiera pisado antes. Lo primero que podía identificar era el cielo, por más de una consabida constelación. Era una suerte que no estuviera nublado, si no aquel lugar no tendría nada que le recordara a lo que conocía de siempre. Por un momento no se pudo creer que estuviera allí de nuevo, como si la Tierra hubiese sido sencillamente inalcanzable.

Entonces tocó saltar a varios miles de kilómetros de allí, y el fuego fatuo seguía tan ensimismado con lo que veía que habría querido quedarse al menos un minuto más. Tampoco importaba demasiado, porque las vistas que encontró al otro lado eran similares, o incluso mejores, teniendo en cuenta lo poco que podían captar sus ojos en la noche. Sin embargo allí el paisaje era lo de menos, porque la aurora boreal cubría el cielo y se reflejaba en la nieve y el agua. Al fuego fatuo casi se le desprendió la mandíbula por la sorpresa. Había olvidado que esa era una de tantas cosas que, de crío, siempre había querido ver al viajar. Como media humanidad.

Se quedó embobado, conteniendo el aliento. Lo que tenía delante bien podría haber sido considerado “cosa de magia” por su yo del pasado; la propia expresión se le vino a la cabeza mientras contemplaba las luces del norte, pero ahora sonaba ridícula. La magia era incluso más increíble que aquello, pero también algo mundano para él. Y menos impresionante visualmente. El paisaje que tenía ante sí era de foto, y como si le hubiesen leído el pensamiento, se habló de sacar una grupal.
Bueno, yo no tengo mucho interés en una foto… entiéndase que por las pintas ―se señaló de cuerpo entero, sonriendo―, pero sí que es un paisaje para recordar.

Se giró hacia Noel y le palmeó el hombro sonriendo ampliamente.
Gracias por habernos traído hasta aquí. De haber caído en ello hasta lo podría haber pedido yo mismo ―rio brevemente―, pero es imposible llevar cuenta de todo lo que habría querido ver aquí.
«Y tanto… Cualquier otro mundo por el mero hecho de pisarlo ya me parece que he visto algo, pero al ser de aquí… cualquier cosa es nada, ya sé lo inmenso que es y nunca podré verlo todo». Aquello incluso lo entristecía, pero era una tontería pensar así. Los horizontes de lo que conocía eran inmensos ahora, y pensar así no dejaba de ser apegarse a su mundo de origen.

Un poco más allá, Erika explicaba por qué existían las auroras boreales, y eso le hizo poner la oreja con interés. No era la clase de fenómeno sobre la que tuviera conocimiento antes de llegar a la ciudad, cuando le bastaba con saber que era algo que sucedía de forma natural en los polos. Poco después miraría un poco demasiado indiscretamente la burbuja que se cristalizaba, reflejando también el verdor de la aurora, para finalmente apartar la mirada y centrarse en el cielo, en silencio, grabando aquellas imágenes en su memoria.

¿Y si vamos a algún lado todos juntos? No podemos perder esta oportunidad única ―preguntaría al cabo de un rato. Quién sabía si volverían a poder juntarse todos a la vez en su planeta natal. Al ser prácticamente todos de la tierra, era inevitable que estar allí tuviera un significado diferente que en cualquier otro mundo vinculado. «Con lo enorme que es universo y aquí estamos, una pandilla de terrícolas que se conoció en otro mundo en vez de en el suyo». Sonrió.

10 Re: La Tierra el 31/10/14, 08:11 pm

Red

avatar
Vac esbozó una sonrisa de disculpa ante las palabras de su hermano y guardó silencio hasta que por fin el grupo se decidió a partir. Los trámites en la explanada de los portales fueron especialmente tediosos en aquella ocasión, pero por suerte se pasaron rápido y por fin pudieron encaminarse hacia el mundo que la mayor parte de los cuchitrileros hacía años que no pisaba.

Apenas estuvieron unos minutos en los Alpes, los estrictamente necesarios para recuperarse del viaje, y por ese motivo el griego no pudo asimilar correctamente que volvía a estar en la Tierra hasta que el grupo apareció en Suecia, cerca del pueblo donde se había criado Noel. La nieve caía en esos momentos con fuerza, un lago congelado se extendía ante ellos y los bosques de coníferas alfombraban las laderas de las montañas. El paisaje era increíble, pero lo realmente espectacular era la aurora boreal que recorría el cielo nocturno sobre sus cabezas. Vac la observó en silencio, con las manos en hundidas en los bolsillos de la cazadora y la mente muy lejos de allí.

Nunca había visto la aurora en persona, pero ahora que la tenía delante su visión le provocaba sentimientos enfrentados. Su belleza era innegable y podía atrapar hasta al mas insensible, pero su madre solía hablar de ella cuando le contaba historias de su infancia. Recordarla era inevitable, pero seguía siendo doloroso, y aquel era uno de los motivos que le habían hecho dudar sobre participar en aquel viaje. Desde que había puesto un pie en el planeta algo tiraba de él hacia Atenas, hacía donde descansaba ella, y en algún momento terminaría por ceder.
Es preciosa —le comentó al draco en voz baja, la mirada aun perdida—. Es aun mejor de como la imaginaba —añadió con una media sonrisa, ahogando los recuerdos tristes en lo mas hondo de su mente mientras volvía a la realidad.

El griego le guiñó un ojo a la cámara durante la foto grupal y luego se estiró, moviéndose a continuación para que el frío no entumeciera sus músculos. Era de noche, pero aun quedaba casi un día para que el portal se cerrara: lo mejor era aprovechar el tiempo. Vac no tenía en mente ningun plan en concreto, y por ese motivo no tardó en aceptar la oferta de hacerle de guía a Nia por Paris. Nunca había estado en aquella ciudad, ni siquiera había pisado Francia, pero el hado sería el faro de la náyade en lo referente a la cultura humana. Lo primero sería tratar de vestirle de forma menos llamativa, pero no estaba seguro de poder convencerla.

Para cuando Gael planteo el plan grupal, la ulterana y el griego ya estaban sobrevolando la noche parisina, aunque Vac se había asegurado de que al menos su hermano estuviera al tanto de lo que pensaba hacer.

11 Re: La Tierra el 02/11/14, 08:28 pm

Leonart

avatar
Nia

El primer paraje al que salieron era uno nevado: Una montaña, la nieve, de un bizarro color blanco se exponia allí hasta donde alcanzaba la vista, junto con los fuertes vientos que asolaban el lugar. Nia se acercó al suelo y cogió un poco de la nieve blanca.
-Fascinante...-susurró con una sonrisa intrigada, antes de sacar un tarro metálico y una especie de pala pequeña y llenó el tarro con la nieve. En la tapa se podia leer: "Planeta Tierra: Los Alpes".

Entonces se teletransportaron a donde les queria llevar Noel. Para sorpresa de Nia, el clima no cambió mucho, pero sabia que se habian movido. Ahí, ante el grupo, se extendia un cielo cubierto por un manto brillante. Nia se quitó las gafas para contemplarlo todo mejor. Múltiples auroras boreales surcaban el cielo. Eran parecidas y a la vez tan diferentes a las que habia visto en su planeta. Aquello no hizo más que calar a la ulterana que, entonces, se encontraba de verdad en el planeta tierra y no otro. Los ojos de la ulterana se volvieron cristalinos por unos instantes, cuando aquel escenario le evocó una memoria suya. Finalmente, cuando salió del trance, comentó, sin romper la mirada con el cielo.
-Si... Es precioso.-
La náyade sacó su cámara y le hizo una foto a las auroras y otras al lago. Y luego posó en la foto grupal. Nunca se le habia dado bien sonreir ante una cámara asi que se puso las gafas de nuevo y, con la expresión neutra, posó para la foto grupal.

No fue poco después cuando le reveló su plan al grupo y de este, Vac se ofreció a hacerle de guia dentro de lo que supiera. El no tener que volver a viajar sola recomfortó algo a la niña.
Y sin más dilación, partieron rumbo a tierras galas con sus teletransportadores.


_________________________________________

TFW le pones dos velas a la Virgen pa que os saque de aquí pero a un ingrato le da por ser ateo
Spoiler:

12 Re: La Tierra el 04/11/14, 03:53 am

Muffie

avatar

Wen sintió el golpecito en el tobillo y, aunque no lo veía, sabía que era la cola de Noel. La vouivre se acercó a los recién llegados para saludarlos, pero se quedó estática en el sitio cuando el flash la sorprendió.

- ¿Me pregunto qué pasaría si le apuntara con un flash como ese directamente a los ojos? ¿Se quedaría ciego o solo se le quemaría la piel de la cara?- le preguntó a la bruja con una sonrisa.

Poco después llegó Vac, que era el último del grupo que faltaba, y decidieron ponerse en marcha. Antes de salir, Noel les propuso pasar por Suecia antes de separarse. A Wen le pareció una idea fantástica, ya que hasta el momento el draco no había dado muestras de querer volver a su tierra, además de que ella quería ver tantos lugares como le fuera posible mientras pudiera y sin que estas visitas interfirieran en sus planes.

Aunque Wen se encontraba bastante abrigada, ya que sus prendas eran típicas del otoño londinense, se dejó poner el escudo térmico sin decir nada. Aunque Londres era frio, tanto la zona donde iban a aparecer como a la que iban a ir luego iba a ser significativamente más fría y la británica era totalmente consciente de ello.

La vouivre observó los Alpes con una sonrisa. Había estado otras veces en montañas nevadas, pero nunca en la Tierra, lo que terminaba por resultar irónico, ya que conocía mejor la geografía de otros mundos que la del de su mundo de origen. No tardaron mucho en teletransportarse y en seguida aparecieron en otro paraje nevado, aunque diferente. Ante ellos, se extendía un gran lago congelado, pero aquello no era lo más llamativo del paisaje. Sobre ellos, una aurora boreal bailaba transformando la estampa nevada en algo increíble.

- ¡Noel, es precioso!- exclamó la vouivre abrazándose al draco.

Wen nunca en su vida había visto una, ni siquiera se le había pasado por la cabeza la posibilidad de ver alguna. La británica había sido siempre consciente que, una vez alcanzara la mayoría de edad, nunca tendría dinero suficiente para viajar por la Tierra y ver todas aquellas bellezas que esta escondía por diversos rincones, por lo que, con el tiempo, aprendió a olvidar todo aquello que no fuera Londres. Con una sonrisa, se abrazó más fuerte al draco, agradeciendo en silencio una vez más a su suerte por haberle dado lo que tenía.

La vouivre se encontraba ensimismada en la vista cuando oyó a Erika sugerir una foto grupal. La imagen ciertamente se merecía inmortalizarla y si salía el grupo también en ella sería un bonito recuerdo que enmarcar en la pared de su habitación en Rocavarancolia, por lo que no dudó en posar para ella y arrastrar a Noel tras de sí, por si por alguna casualidad se le ocurría escaquearse.

Tras la foto, Nia, y más tarde Vac con la intención de hacerle de guía, informó que ella planeaba continuar su viaje por tierras francesas y el grupo se dividió por primera vez desde que habían cruzado el portal, aunque la británica era consciente de que no sería la última.

Wen quedó de nuevo prendada por el paisaje. Se la había imaginado muchas veces, pero, como siempre, la realidad superaba la ficción. En aquel momento, Gael sugirió visitar algún lugar sin separarse todavía y, puesto que parte de los planes de la vouivre requerían de que pasaran algunas horas no se negó. Noel comentó algunos lugares cercanos a los que se podría ir sin necesidad del teletransporte y finalmente la ciudad elegida fue Kiruna, donde el draco había vivido toda su vida.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 10.]

Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.