Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Callejones sin Salida
por Cuervo Ayer a las 10:55 pm

» El Cuchitril
por Giniroryu Ayer a las 07:13 pm

» Faro
por Bellota 11/12/17, 12:22 pm

» Torreón Letargo
por Muffie 11/12/17, 01:53 am

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Yber 10/12/17, 09:58 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 36030 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Casa de los Dulces

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 5 de 11.]

1 Casa de los Dulces el 03/08/11, 10:53 am

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Una modesta casita hecha principalmente de chocolate y otros dulces. Está protegida por un hechizo de gula que te obliga a comer y comer dulces sin parar hasta que la casa decide que ya estas bastante gordo para ir al horno en el que te chamuscarás hasta las cenizas.


49 Re: Casa de los Dulces el 05/02/17, 01:41 am

Goliat


Rox se había preocupado tanto por tener referencia de la dirección en la que habían dejado el torreón que, para la hora de verdaderamente ubicarse, ya se habían perdido. Esperaba al menos que aún supieran regresar.
Aprovechó la pausa que pidió Rena para mirar todo a su alrededor. Nada nuevo, todo casas en patéticas condiciones. Chasqueó la lengua por la frustración, considerando si sería buena idea subir al tejado de alguna para buscar desde lo más alto. Cuando la irrense habló, Rox estaba divagando sobre qué recovecos de los cimientos podría poner pie.
¿El qué? —dijo con la vista todavía fijada en los restos de un edificio. Fue el olor del que por lo visto hablaba la joven el que le hizo girarse. Era un aroma de recuerdo tan ya lejano que a su cerebro le costó procesarlo—. ¿Es... chocolate?

No se lo podía creer. No tenían de eso en las cestas. Ni siquiera pensaba que fuera a haberlo en Rocavarancolia. Aunque le hubiera gustado reclamarle, ni él mismo se paró medio segundo más. El lugar del que provenía el olor, sin embargo...
Dio varios pasos atrás, incrédulo. Intercambió una mirada de Ain, preguntándose si estaría pensando lo mismo que él. La casa tenía una pinta impresionante y el antojo de morder el marco de las ventanas iba a más, pero aquello cantaba demasiado: una casa de dulces en una ciudad maldita, ¿no se les había ocurrido nada mejor?

Es... la casita de Hansel y Gretel. No me lo creo. —miró a Rena con expresión preocupada, negando deprisa—. Si es como el cuento que tenemos en la Tierra, esto es malo sí o sí.

Una pequeña punzada, la sensación de tener a alguien detrás le hizo girar inconscientemente la cabeza, a penas un gesto. Lo que percibió por el rabillo del ojo le heló el cuerpo. Antes de que se cayera e intentara correr hacia ellos, el coreano ya estaba observándole con expresión indescriptible, haciendo gestos con las manos al resto para que atendieran. Lo que les dice le revuelve el estómago, como si el atracón de dulces que no se habían dado le hubiera sentado mal. Un cosechado. Rox siempre había llevado mal eso del "body horror" de las películas, pero en la realidad era un tema fuera de nivel.
De milagro logró asentir a su pregunta, sintiéndose tremendamente mal por estar aterrado de aquel sujeto. Si era un cosechado no debería tenerle miedo. Se acercó a él, no sin cierta duda y tras asegurarse de que alguien más, Drusar o Ain, le siguiera el paso. Su aspecto general no hacía más que causarle estupefacción. En ese punto no podía asegurar que fuera humano. La expresión lastimera de sus ojos le obligó a reaccionar todo lo rápido que ahora podía.

¿Q-Qué te sucede? ¿Qué te ha pasado?
Miró fugazmente hacia detrás del cosechado, buscando algo que hubiera podido provocarle tal efecto.

50 Re: Casa de los Dulces el 05/02/17, 08:17 pm

Evanna


Spoiler:
Esto es tras el salto que luego escribire en  letargo

No habia dudado en salir junto con el resto, necesitaba despejarse un poco. No habia sido facil para ella hablar dos dias seguidos de como se sentia o de su situación en su mundo y aunque cabia la posibildiad de que saliendo tuviera masoportunidades de toparse con aquel ordes que había mencionado Mike pertenecia al otro grupo, no pensaba encerrarse por temor a este. Había escapado deordesta apra ser libre asi que no pensaba encerrarse ella misma por miedo. Ademas la ciudad era lo suficientemente grande para que no tuvieran que econtrarse nunca y Pam esperaba que la suerte estuviera de su parte con eso, incluso si sus compañeros no pensaban igual que ella y estaban decididos a intentar encontrarlos.

Con suerte si los encotnraban el ordes no estaria entre ellos y si lo estaba, estaba decidida a no huir. Nunca mas.

Pensando en eso Pam se mantenia la par de Rox y Rena con sus ojos pendientes se cada calle y esquina, hasta que un holorproviniente de mas adelante atrajo su atencion. La mezcla no le era conocida pero era evidente que habia comida cerca y el olor a fruta fresca bañadas en almibar resultaba tanto atrayente como confuso. << Esto no tiene ningun sentido ¿hay alguien haciendo dulces? >> fue el primer pensamiento de Pam que fruncio ligeramente el ceño cuando vio a Rena y Adru adelantandose para descubrir de donde provenia aquel olor. A Pam aquel olor le recordo ala de ciertas flores de su mundo y la reaccion de sus compañeros acercandose atraidos por ella, a la de ciertos pajaros que se acercaban a tomar su nectar y acabanban siendo digeridos por las bellas plantas carnivoras.

Pam corrio, queriendo avisarles de que un olor tan dulce y atrayente en una ciudad en ruinas jamas iba a ser algo bueno y la vision de una casa hecha de comida, entre ellas las frutas cortadas bañadas en almibar que formaban parte del tejado, confirmo su sospecha de que aquello no podia ser otra cosa que una especie de trampa para tontos hambrientos. Igual a la de las bellas plantas de olor dulzon de su mundo.

Por suerte la sorpresa de todos ante la vision de esa casa no acompaba a que quisiera acercarse y el escuchar a Rox mencionar que existia una casa similar en un cuento de su mundo solo hacia que la desconfiada Pam sospechara aun mas. << Esta ciudad juega con nuestro sentimientos mas que nunca >> penso Pam con real frustración por tener un manjar delante que lucia tan sospechoso.

Para bien o para mal la inspección de la casa no duro, ya que una voz proviniente de una de las calles aledañas atrajo su atencion.La vision de aquella figura deforme agonizante que decía ser un cosechado hizo que Pam retrocediera un par de pasos de forma instintiva, sobresaltada ante la grotescaimagen que se presentaban a pocos metros de ellos.

Era evidente que había algo muy mal con todo aquello. Encontraban una casa con olor apetecible y junto a ella a un chico que parecía estar mutando en vete a saber que criatura, no era muy dificil sacar conjeturas con aquello. Y no eran nada tranquilizadoras.

Y al parecer era la unica con cierto sentido comun sobre esa situación que decia a gritos "no tocar y no acercarse", porque Rox se acerco al chico agonizante seguida de Ain. << Y por esto la gente compasiva muere antes >> penso Pam sin poder evitar pensar que era un riesgo estupido el que su compañero estaba tomando,  pues al fin de cuentas no sabían si lo que sea le estaba ocurriendo a ese cosechado no le haría perder la cabeza y acabara atacandoles.

No sabían nada de nada y por consiguiente Pam pensaba mantener una cierta distancia de seguridad, tanto de la casa como de aquel sujeto, por el cual sentia cierta indiferencia, pues aunque no le deseaba abiertamente la muerte a nadie, menos si no le habia hecho nada; tampoco era alguien preciado por el que tuviera que llorar, cosa que incluso asi dudaba poder hacer. A lo sumo sentía cierta congoja pues era notorio que sufria y el miedo que sentia era casi palpable incluso a esa distancia. << La suerte no ha sido tu compañera en esta salida, es evidente >> penso Pam mirando al chico con ojos de pez que apenas si era capaz de incoporarse o mantenerse vestido. Era lastimoso verlo en ese estado, a la par que intrigante y grotesco.

<< Igual quiero saber como ha terminado asi ¿sera por la casa? ¿o hay algo aun mas peligroso por aqui cerca que le ha provocado eso? >> la mona del queso se mordio el labio inferior con un enfrentamiento interno entre la curiosidad que daba el desconocimiento de lo que ocurria y que le pedia acercarsele; y el sentido de superviviencia que le exigia mantener una prudente distancia del posible peligro existente.

51 Re: Casa de los Dulces el 05/02/17, 09:10 pm

NH


-¿Jansel y quién?

Rena no tenía ni pajolera idea de qué estaba hablando el humano pero si decía que era algo malo no necesitaba saber más. Por mucho que le doliese tendrían que alejarse de la casa y buscar en otro sitio. << Que mierda, huele todo tan bien>> Era bastante chuchera, en la ciudad no había nada dulce que pudiera tomar aparte de algunas frutas, y no lo estaba llevando muy bien.

Cuando ya iba a sugerir dar media vuelta alguien (o algo) apareció de la nada. Tenía un aspecto horrible, como sacado de una pesadilla, y cuando empezó a hablar el horror que provocaba en Rena se intensificó. ¿Qué le había pasado para acabar así? Solo necesitó unas palabras clave para activarse: ''ayudadme'' ''cosechado'' Sus emociones se ocuparon de mover su cuerpo y de decidir por ella, corrió con los humanos en su ayuda.

-¿Qué cojones te ha pasado? ¿Hay más gente contigo?-le ofreció una mano al supuesto cosechado y un hombro en el que apoyarse.

52 Re: Casa de los Dulces el 05/02/17, 11:01 pm

Giniroryu


GM
¡Sí!
Adru fue la primera en responder a Rena, olisqueando con expresión estupefacta mientras intentaba localizar el origen de aquel delicioso olor. La sinhadre se convirtió en un sabueso durante el momento que duró el rastreo de dicho aroma hasta encontrarse de bruces con aquella maravilla.
>>¡Una casa hecha de dulces! —Respondió a la irrense sin comprender que no había formulado la pregunta para que le señalasen lo obvio—. Parece una idea muy rara, porque tienes que construirla cada vez que te la comas… —Pareció reflexionar durante unos instantes, guiñando un ojo y con la mano apoyada sobre el mentón—. ¡No sé, pero deberíamos llamar a la puerta y preguntar si podemos probar aunque sea un poquito! —Se encogió de hombros enseguida con expresión alegre, desestimando cualquier otra duda al respecto de la particular construcción—. Ojalá hubiese venido Neil…
Estaba a punto de preguntarle a Rox de qué cuento hablaba y asegurarle de que no comerían tanto como para que les diese una indigestión –ya que la edeel creía que su preocupación era que comiesen demasiado debido a la gran cantidad de dulce que tenían delante- cuando escucharon los gritos de ayuda.

Pocas cosas hubieran podido distraer a la sinhadre en aquel momento de la casa de dulces, pero se dio el caso de que aquella era una de ellas. Igual de rápido que se había acercado al edificio, volvió sobre sus pasos y ayudó a Rena a levantar al extraño del suelo. Su expresión había pasado de absoluta felicidad a completa preocupación. El recuerdo de la niña muerta y de la pesadilla que había tenido aquella noche la golpearon directamente en el pecho, justo donde aquel flechazo que el aurva de su sueño le había disparado entre las costillas.
¿Te… te atacaron los encapuchados rojos? —Le preguntó tras conseguir recomponerse. Alguien necesitaba ayuda y no podía vacilar de aquella manera por culpa de un sueño estúpido.

53 Re: Casa de los Dulces el 06/02/17, 12:24 am

Yber


GM
El desconocido pasa la mirada de unos a otros, empezando por los más cercanos. Sabe de sobra lo que estarán pensando, pero no está en circunstancias de sufrir por ello. Hay un dolor peor que la vergüenza de necesitar ayuda y le recorre el cuerpo de arriba a abajo. La cercanía de Rena le hace arrugar la nariz, pero toma la mano y se ayuda de ella para ponerse en pie. No es hasta entonces que intenta hablar de nuevo.

—Yo... Toqué algo... Tenía tres compañeros, pero... —les intenta explicar, de vez en cuando para y gruñe por el dolor que le causa mover la boca o el escozor de sus lágrimas silenciosas sobre la carne abierta—. Fuimos cayendo... Un monstruo, una trampa, el hambre... —toma aire—. Me estaba escondiendo en una casa y vi un collar. Tenía una piedrecita roja y pensé... —se echa a llorar de forma ruidosa y, cuando logra continuar, lo hace con gallos y mocos y babas—. No sé qué hacen esos encapuchados, pero el collar me convirtió en esto.

Con su gesto de dolor perenne, el desconocido clava su mirada en el nublino del grupo. Tal vez Zobriel no lo recuerde, o no lo reconozca en ese estado, pero el pobre desfigurado no olvida el momento en el que vio a Zobriel por primera vez. Al igual que Barael y Eriel, él era otro de los nublinos que cruzaron el portal la noche de la cosecha. El desconocido hace amago de llamar su atención, pero se retracta a medio camino.

—Necesito comer... —le dice a Rena, señalando con la mirada la casa de los dulces. Usa su mano para limpiarse las lágrimas y, aun entre sollozos, añade—. Creía que me iba a morir solo cuando me llegó este aroma apetitoso, gracias a los dioses.

El nublino deformado sonríe con pena y agacha la cabeza.

54 Re: Casa de los Dulces el 06/02/17, 08:05 am

Lathspell

avatar
La emoción y adrenalina le duraron poco menos de unas calles a Zobriel. Se tensó como la cuerda de su arco esperando que algo malo pasase mientras seguía a sus compañeros  dejando que ellos se adelantaran. De no haber sido Rocavarancolia, la escena hubiera sido notablemente seria y hasta heroica, con aquellos chicos avanzando en busca de algo que no sabían que era y Zob levantando el arco en cada cruce por temor a que algo saltara sobre ellos.

En cada lugar derruido y destrozado, el pequeño nublino se detenía medio segundo más. Revisaba sin esperanzas algún movimiento, no de amenaza sino de refugiados o algo así. Tenía la estúpida y vaga esperanza de que alguien les saliera pidiendo ayuda y encontrar a sus compañeros nublinos. Pensaba que si buscaba bien, en alguna pequeña casa que no fuera hecha de hielo encontraría a los hermanos que había visto o a alguien más de su natal mundo. Sanos y a salvo. Buscándolo a él también. Que iluso.

Cuando  los letarguinos empezaron a correr guiados por un aroma que a él no se le hacía conocido, se detuvo unos segundos mirando alrededor por si algo se les escapaba de la vista. Al final decidió ir tras ellos rápidamente mientras admiraba asombrado lo que los demás ya comentaban. No entendió las referencias, y tampoco a que se debía la emoción, pero captó algo que Rox dijo y estuvo de acuerdo. Eso no podía ser bueno. Cuando la atención se desvío hacia…eso…levanto su arco apuntando a la criatura aquella.  ¿Cosechado? Era imposible… aquel ser no podía…. ¿acaso los dioses lo habían castigado? Movió su arco apuntando a la casa en un insulso intento de aclarar sus ideas. Aquel ser podía mentirles, o podía decir la verdad. Y aun así la casa no era normal ( claro que no es que hubiera un patrón de normalidad desde que llego) y no quería desviar su atención.

Aquello sobrepasaba la capacidad de Zobriel de decidir de qué preocuparse. Mantuvo su arco tenso con la flecha lista para volar apuntando a la parte inferior de aquel ser. El entrenamiento  aunque escaso rendía frutos relativamente útiles, pero que no sería capaz de disparar a la cabeza sin estar seguro de no herir a sus amigos. No se le había pasado por alto la mirada que le había dirigido. Aquel lugar no dejaba ni un espacio de descanso entre los horrores que les daba.

- Tal…Tal vez nadie debería comer de esa casa...Rox decía que no era bueno y si es atrayendo a todos hacia aquí... – No quería confesar que temía que aquel  ser los atacara. Si era un castigo de los dioses debía ser por algo. Definitivamente no tenía el aplomo para matarlo a sangre fría, pero dispararía si se atrevía a hacer algo contra Rena o los demás. - podríamos darle un poco de comida...si no es peligroso... – añadió a media voz - mejor  vayámonos, creo que encontramos algo parecido a lo que buscábamos ¿no? ... – dijo dando un par de pasos lejos de la casa  y arrugando la nariz ante el olor dulce que  no lo dejaba en paz. Afortunadamente la situación no estaba para tragar nada. Ni dulces ni cualquier historia.


_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.

55 Re: Casa de los Dulces el 06/02/17, 06:52 pm

Evanna

avatar
Ver que no sólo Rox cometía aquel acto de imprudencia acercándose a aquel sujeto, sino que incluso Rena también salió rápidamente a su encuentro. << Por más lastimosa que sea su presencia, lo que le ocurre ppuede ser contagioso o algo >> pensó Pam escuchando la explicacion agonizante de aquel sujeto cuando mencionó que no estaba sólo, que al parecer había sobrevivido al igual que ellos a los horrores de la ciudad y el como había acabado sufriendo aquella mutación.

<< ¿Una joya roja capaz de provocar algo asi? Tiene que poseer algin tipo de magia muy potente o tal vez algún hechizo con reaccion adversa sino es adecuadamente utilizado >> pensó Pam insistente en el misterio de esa situación, que dejaba claro la existencia de objetos en aquella ciudad portadores de magia << Pero si es eso, es demasiada peligrosa como para poder usarla, pero debe haber algo más ahi afuera que no dañe, estaría bien saber como luce para evitarla >> pensó Pam escuchando a aquel chico pedir algo de comida y como el ansias de probar bocado de la casa de los dulces.

Finalmente tomó una decisión y viendo que ya parecían dispuestos a llevárselo se acercó un poco, sacando de su saquillo una jugosa fruta.

- Puedes comer esto, no es prudente acercarse a esa casa, es extraña -anunció Pam extendiéndole la fruta, apoyando la opinión de Zobriel de que esa casa no daba buenas vibras- ¿Donde encontraste esas joyas? ¿Queda allá algún compañero, luchando y sufriendo tu mismo mal? -pregunto Pam queriendo saber si existia algún otro cosechado mutado por ahí y de paso queriendo saber donde había encontrado aquella joya roja que decía había provocado ese cambio.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

56 Re: Casa de los Dulces el 07/02/17, 03:01 pm

Yber

avatar
GM
El nublino toma la fruta y la muerde con avidez. La baba chorrea. Durante unos segundos, su cara grotesca adquiere cierta luz, una expresión cándida que logra atravesar todas las deformidades. Sus ojos brillan y, escasos segundos después, se apagan. El nublino se dobla con brusquedad y vomita. Tose. Los tropezones salen indistintamente por la boca y por las heridas abiertas en sus mejillas. Llora.

Se suelta de Rena y se encoge el suelo.

—Solo quedo yo —responde a Pam. Debería haber quedado claro al decir que el resto de sus amigos habían muerto, pero no le importa repetir las cosas. No tiene fuerza para quejarse—. La encontré en una casa perdida, lejos de aquí.

Mira la pieza de fruta y se la acerca a la boca. Hace un amago de darle un bocado y acaba por bajar el brazo y mirar a otro lado. Vuelve a cruzar su mirada con Ain y luego busca a su paisano.

—Nos mintieron —hipa—. Los dioses nos mintieron.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

57 Re: Casa de los Dulces el 08/02/17, 12:43 am

Goliat

avatar
Al estar más cerca del cosechado Rox pudo comprobar de primera mano lo que la ciudad había hecho con él. Aquellas deformaciones eran reales. Horrorizado por su aspecto, su historia y sobrecogido por su llanto, no fue capaz de articular palabra tras su explicación; de todas formas, ¿qué iba a decir? Cualquier palabra de ánimo que saliera de su boca sonaría insuficiente y vacía. No había nada que pudiera hacer por él, y dudaba que incluso la magia pudiera curar eso. Mucho menos con los escasos hechizos con los que contaban.

La mención de una joya como causante le asustó. Recordó lo que les había sucedido a Rena y a él tiempo atrás en la casa helada, como habían caído enfermos tras acercarse a un cofre maldito, o al menos así lo creía él. Recordó los anillos que le había dado a la irrense y a Nime, temblando involuntariamente ante la idea de que a ellas les podría haber pasado algo similar de haber tenido la suerte del chico. Dio varios pasos atrás y se obligó a serenarse, aprovechando que el resto estaba pendiente del nublino.
Se había ilusionado con encontrar a más gente fuera, y eso habían hecho. Era consciente de que podían encontrárselos en estados deplorables, desde heridos a puro hueso, pero había preferido omitir ese pensamiento en un intento de mantenerse emocionado y positivo. Ahora ya no tenía muy claro si aquello era mejor que dar con un mero cadáver. No por ellos, sino por el que lo sufría.
A pesar del repudio por el olor a vómito, el humano se esforzó en agacharse a su altura y tenderle una mano, tratando de sonreír sin resultado. Hay más lástima que convicción en su expresión.

Vayámonos de aquí. Te... te llevaremos a un sitio seguro. —irónico. Él mismo empezaba a dudar de qué era un sitio seguro y qué no en Rocavarancolia. En el torreón nunca les había pasado nada especialmente malo, aunque tampoco sabía si el joven había estado viviendo, al igual que ellos, bajo la comodidad de un refugio con sus compañeros—. Esos supuestos dioses nos han mentido a todos...


_________________________________________

cursed:




x:



58 Re: Casa de los Dulces el 09/02/17, 03:05 pm

Giniroryu

avatar
GM
Una piedra roja. No podía ser una coincidencia: el aspecto de aquel pobre niño se parecía al cadáver de la plaza de los colaespinas y la joya que describía el desgraciado era del mismo color que las túnicas de los encapuchados. Para la sinhadre estaba claro de que todos los niños que habían llevado a la ciudad tenían un enemigo común, y sin duda ellos habían puesto todos los peligros que pudiese haber. ¿A lo mejor Jack se refería a ellos cuando hablaba de monstruos? Si derrotarlos formaba de verdad parte de las pruebas de las que había hablado Nime, eran unas pruebas muy duras y crueles. O tal vez… Una idea había empezado a formarse en la cabeza de la sinhadre, pero no podía permitirse distraerse con ella, no en aquel momento. El niño había dicho que necesitaba comer, y tenían comida deliciosamente cerca. La edeel casi no daba crédito a que el resto parecía estar dando por hecho de que debían volver al torreón e ignorar la casa incluso cuando el propio niño enfermo había mencionado que quería comer de ella.
¿Lo véis? No le pasó eso en esta casa, si no en otra —se apresuró a puntualizar cuando el chico respondió a las preguntas de Pelusa—. Seguramente hay más cofres trampa entre las ruinas como las botellitas que os pusieron enfermos —añadió mirando a Rox y Rena—. Deberíamos llamar a la puerta y preguntar si podemos coger un poco de la casa para darle de comer a… ¿Cómo te llamas? Y además si nos dejase llevarnos un trocito al torreón… —Se le iluminó la cara levemente durante un instante, pero sacudió la cabeza y adoptó de nuevo una expresión decidida: primero ayudar y después comer—. Puedo hacerlo yo, si veo algo peligroso usaré mis armas.
Si nadie hacia nada por evitarlo, Adru echaría a correr en dirección a la casa y llamaría a la puerta.

59 Re: Casa de los Dulces el 10/02/17, 06:01 am

Lathspell

avatar
Adru estaba loca. Zob no entendía como podían comer eso. ¿y si había algo peor que aquellas botellas, en esa casa? Claro que aquel...aquella cosa y Rox tenían, razón los dioses los habían engañado, esa no era la ciudad que  le habían contado desde niño, los...dioses...

 Los dioses...c-como sabes que los d-dioses.. - la flecha y el arco de Zobriel apuntaban al suelo inútiles. Casi tanto como su determinación ante lo que aquellas simples palabras  le revelaron-  ...tu...t-tu también vienes de...Nu..bla..

El muchacho gris cayo de rodillas mirando hacia el frente. No podía  enfocar bien a su compatriota a medio transformar, ni a Pam ni a la casa. Solo alcanzó apretar sus manos alrededor de las armas que le proporcionaban tan poca seguridad en ese lugar.

No, no, no. S-Se  supone que nosotros seriamos como ellos...que...que aquí nos volveríamos dioses. ¡¡Gloriosos, como los Grandes Señores de la Luna Roja!! No como él...no así...los...dioses nos engañaron...  

Dijo la ultima frase con una exhalación que sonaba a una sentencia de muerte. Su mundo. Los elegidos que estuvieron a su lado. La magia. Se levanto rápidamente cargando su arco y disparando a la casa aquella. La flecha voló floja en el aire, como si el desanimo de su dueño se reflejara en ella, y choco  haciendo caer trozos de chocolate junto a ella. El miedo y la precaución aun estaban fijados en él a fuerza de costumbre en esa ciudad, así que aunque Zobriel no grito, su voz cargada de temor, llego a ser lo suficientemente alta para que lo oyeran todos allí.

 Vámonos.....va-vámonos de aquí....no toques esa casa Adru...por favor, vámonos vámonos vámonos...

Dio unos pasos alejándose del lugar  antes de mirar  a Rena. La mirada era de súplica. No sabia que mas hacer en ese momento.


_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.

60 Re: Casa de los Dulces el 10/02/17, 06:08 pm

Yber

avatar
GM
—Verael —logra responder el cosechado a Adru.

Decir su nombre ha sido un punto de inflexión, además de una tarea ardua para el nublino. Decir su nombre ha sido constatar el cambio que acaba de sufrir: reconocerle al monstruo que solo quedan los restos de lo que había sido hasta hace dos días. Zobriel se lo recuerda, con el horror en sus gestos y en su voz. Y como Zobriel, el resto de ellos.

—Estaba contigo —le dice al nublino, en un último intento por sentirse humano—. Con dama Liviana y dama Dibujo...

No continua, no es capaz. En su lugar se centra en el olor que despide la casa de los dulces. ¿Es realmente el olor que le ha traído aquí? Verael quiere creer que sí, aunque sabe que no, y se la señala con el brazo bueno a quienes le sostienen. A estas alturas da igual que sea una trampa, al menos para él.

—No, por favor. Dejadme que la pruebe yo primero—les pide, esforzándose por protegerles del monstruo—. Si es una trampa, no será tan grave como la última en la que caí.

Los restos de humanidad del nublino desean que se trate de una trampa, una trampa mortal que acabe con su dolor. El monstruo desea que no: quiere una trampa mortal, pero quiere tenderla él mismo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

61 Re: Casa de los Dulces el 11/02/17, 12:02 am

NH

avatar
Rena no es capaz de alcanzar las barritas energéticas de su bolsa al tener las manos ocupadas sosteniendo al chico, por suerte sus compañeros le acercan comida. El pobre cosechado vomita, y la irrense ni siquiera acierta a mostrar asco, no es capaz, su rostro es una máscara permanente de miedo y frustración. Para colmo, Zob lo reconoce. ¡Lo reconoce! ¡Zob y él vienen del mismo mundo! Es demasiado, el cambio es demasiado, ¿cómo ha podido acabar así? ¿Es a lo que se exponen al buscar magia? Rena piensa en qué habría pasado si Rox y ella hubiesen sufrido lo mismo que Verael al tocar los frasquitos y un nudo de angustia le subió por la garganta.

-¿Los dioses os dijeron que os convertiríais... en esto?- dijo con un hilo de voz.

Adru, ignorando todos los comentarios de advertencia como si no tuviesen el más mínimo sentido, se acercó a la casa de caramelo. Rena se dio cuenta cuando la niña ya estaba llamando a la puerta y su cara pasó rápidamente a una mueca de rabia histérica.

-¿TE HAS VUELTO COMPLETAMENTE LOCA? ¡ALÉJATE DE AHÍ ME CAGO EN LA MADRE QUE TE PARIÓ!

Se dispuso a levantarse de un salto y traer a la sinhadre de vuelta aunque fuer a rastras, pero se acordó de que estaba sujetando a Verael a tiempo para evitar dejarlo caer al suelo.

62 Re: Casa de los Dulces el 11/02/17, 03:03 pm

Giniroryu

avatar
GM
Para cuando llegaron las súplicas de Zobriel, Adru ya había llamado a la puerta. Se giró con expresión asombrada cuando oyó el silbido de la flecha lanzada por el nublino, que se clavó limpiamente en la pared de chocolate de la casa, y todavía más perpleja ante el grito de Rena, que estaba lo suficientemente enfadada como para insultar a su madre sin que ella tuviese la culpa de nada.
Pero ya llamé… Y no pasó nada —dijo en tono de protesta: no entendía por qué la irrense se enfadaba tanto si ya había dicho que si pasaba algo peligroso usaría sus armas.
No obstante, incluso ella después de haber recibido aquella regañina tan desagradable y de fijarse bien en Zobriel no era capaz de seguir en sus trece, por lo que regresó con el grupo refunfuñando y todavía observando la deliciosa casa de reojo.
>>Lo siento, Verael, tendrás que esperar un poco más para poder comer algo. Además, si crees que puede llevar veneno o algo así no deberías comerlo, ¿no?
Oírle decir al niño que podría ser una trampa, habiendo caído él mismo ya en otra, la sinhadre por fin se dio cuenta de que tal vez eso era lo que sospechaban sus compañeros. No entendía por qué alguien iba a querer construir una casa de dulces envenenada, pero no podía negar que existían trampas en aquella ciudad. No entendía por qué el chico había dicho que sería mejor que lo probase él primero si las suposiciones eran ciertas. Resopló por lo bajo: ella sí estaba dispuesta a probar un trozo pequeñito para comprobar si le sentaba mal o no, pero ya no quería decir nada después de que le hubiesen gritado.

63 Re: Casa de los Dulces el 12/02/17, 07:57 pm

Goliat

avatar
La palabra "dioses" había hecho click en el interruptor de Zobriel. Se conocían, habían llegado a la ciudad juntos. Si Verael era el único que había sobrevivido hasta entonces, ¿significaba eso que no quedaban más nublinos?
La respuesta de Zobriel no hizo sino aumentar la incertidumbre de Rox. Demasiadas palabras clave en tan poco tiempo.
¿De qué estás hablando, Zob...? —miró a su compañero, en tono urgente tras Rena—. ¿Qué los dioses os prometieron qué?

Al estar pendiente y ocupado con los nublinos, no pudo reaccionar a tiempo para detener a Adru. Fue el alarido de la irrense el cual le hizo caer en el detalle, levantando deprisa la mirada en busca de la sinhadre. No sabía que tan contagioso podía ser un cabreo, sobre todo en una situación tan delicada, pero las ganas de arrastrar a Adru cerca fueron similares a las de Rena. Que no hubiera pasado nada fuera de lo normal era un alivio, quizás había que entrar en la casa para que pasara algo verdaderamente malo, pero eso no le quitaba la sensación de urgencia por marcharse de una vez.

No. Por última vez, nadie va a probar esa casa. —sentenció. Para asombro propio la voz no le falló, probablemente a raíz de la tensión. Verael debía estar pasándolo muy mal como para poner en juego su vida de tal forma, pero no podía permitir que fuera de cabeza a algo que gritaba ser una trampa a kilómetros—. Volvemos ya.

Cogió aire y se dirigió al resto, escrutando sus caras de forma breve en busca de reclamos. No quería más locuras o empeños por parte de nadie por acercarse a la casa.

En la Tierra hay un cuento infantil llamado "Hansel y Gretel". Va de dos hermanos que se pierden en el bosque y encuentran una casa hecha de dulces, justo como esa. Dentro vive una bruja, que les deja comerse la casa para que engorden y luego comérselos a ellos. Llamadme paranoico por creerme que algo tan infantil sea real, pero teniendo la estúpida casa delante y estando en el mundo en el que estamos, podría ser hasta peor. —miró a Adru. Su expresión no era tan severa como lo pudiera ser segundos antes, pero seguía impregnada por preocupación—. No se te ha olvidado el cuento que nos leíste, ¿no capitana?


_________________________________________

cursed:




x:



64 Re: Casa de los Dulces el 16/02/17, 12:51 am

Naeryan

avatar
Verael apenas registra el rapapolvo que se lleva Adru; apenas está logrando mantenerse en sus cabales lo suficiente para mantener una conversación. Sí registra lo que le dice la sinhadre y que luego confirma el humano con la pesadez de una losa: la última brizna de esperanza con la que esperaba terminar con todo se desliza fuera de su alcance.

Le duele todo, le duele el mundo. Cada minuto desde que tocó la maldita piedra es un debate agónico sobre qué le enloquece más: el hambre o el crujir y colocar de sus huesos. Hace apenas unas horas que ha reunido fuerzas como para salir arrastrándose del casucho donde había buscado refugio y rendido por fin, a la espera de que el dolor bien terminase o bien acabase con él. Terminó por darse cuenta de que lo que sea que le está cambiando por dentro no iba a soltarle, y tenía tanta hambre, tanta. Así que había salido.
Durante un momento al ver a otros cosechados incluso había conseguido sentir esperanza. Pero el hambre no se va, cada vez es peor. Y las miradas que ha visto le han contado lo que necesitaba saber. Pueden compadecerle, sentir horror, pero no ayudarle. El dolor seguirá ahí.

Podría terminar con ello él mismo, pero no es capaz. Tiene miedo a no lograrlo, a no hacerlo bien, y que le duela más. Por eso prefirió probar suerte: tal vez la de la casa fuese una muerte dulce.

Huele bien, huele tan bien.

Se le desenfocan los ojos, la saliva le inunda la boca. Huele muy bien, y está muy cerca. Tan tan cerca y le ruge el estómago y le duele la boca se le saltan los dientes poco a poco en las encías están serrados le hacen daño y quizás si come algo solo un poquito lo huele está tan cerca no puede más por favor por favor-

Derriba a al suelo Rox por la mera fuerza de abalanzarse sobre él, y los dientes del nublino (afilados, crueles, como si siempre hubieran sido así y hubieran nacido para cortar carne) le desgarran un hombro hasta arrancar blando. Notar la carne y la sangre en las encías es como una bocanada de oxígeno tras largo tiempo sumergido; dejar de ser consciente de sí mismo y de luchar es hundirse de nuevo y ahogarse en paz.

Lo que olía tan delicioso no era la casa, pero Verael ya lo intuía desde el principio.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

65 Re: Casa de los Dulces el 17/02/17, 07:46 pm

NH

avatar
Adru regresó con el grupo y no hubo más problemas. Parecía contrariada, pero ya hablaría con ella más tarde y se disculparía por haberle gritado, la prioridad en ese momento era llevar al nublino a un lugar seguro. Se levantó y recolocó el escudo, pensando en la mejor forma para cargar al chico que aún les permitiese correr si tenían problemas.

-De todas formas si ha potado la manzana a lo mejor habría potado igual las chucherías de la casa. Lo mejor será que le demos papilla, como a los bebés. Mi tía Rada se quedó encerrada en un túnel varios días y cuando la sacaron tuvo que esperar una buena semana para comer sólidos.

Estaba buscando a Ain con la mirada cuando ocurrió. Fue tan rápido que incluso tras volverse hacia el ruido le hicieron falta un par de segundos para reaccionar. Pero vaya si lo hizo. Su primer impulso fue agarrar al nublino por el cuello y la ropa, pegarle una patada en el estómago y lanzarlo lejos de Rox.

-¿PERO QUÉ COÑO HACES? -le gritó. ¿Acaso había sido una trampa? ¿Los monstruos podían hacerse pasar por cosechados en apuros para engañarlos? Cogió el escudo y se puso en guardia.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 5 de 11.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9, 10, 11  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.