Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Plaza del Estandarte
por Evanna Hoy a las 05:32 pm

» Calles
por Lathspell Hoy a las 02:54 pm

» Sede de los Taumaturgos
por Aes Hoy a las 01:51 pm

» Antiguo Mercado
por Muffie Ayer a las 12:34 am

» Torre Serpentaria
por Tak 14/10/18, 10:51 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Pablo Matthies Fonseca

Nuestros miembros han publicado un total de 38294 mensajes en 723 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Consejo » El archivo » Cosechas » Quinta Cosecha » Discurso de bienvenida

Discurso de bienvenida

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 2.]

1 Discurso de bienvenida el 04/08/13, 09:20 pm

Naeryan

avatar
[Evento para los cosechados de la 5ª generación que se hallen presentes en este momento en la Plaza de la Fuente. Se rolea aquí directamente. Si alguno tiene dudas sobre los miembros del consejo mencionados, que mire aquí.]

Una sombra repentina cubrió por completo el cielo sobre la plaza en el lapso de un instante, oscureciendo la visión de los presentes y desviando su atención hacia dos figuras que anteriormente no estaban allí.

El hombre era definitivamente el que más llamaba la atención, y no por sus facciones o vestimenta sino porque iba a lomos de una serpiente de armazón metálico de varios metros de envergadura, la cual flotaba en el aire al nivel de la parte más alta de la fuente y que había provocado el fugaz instante de sombra.
La mujer portaba una túnica verde, pero no era el rasgo más destacado de su fisonomía. Una cola felina se agitaba perezosamente a su espalda, y sus pupilas rasgadas enfocaron a los cosechados congregados en la plaza. A aquellos de entre los presentes que estaban familiarizados con los gatos no les resultó muy difícil identificar a qué se asemejaban las facciones de su cara.

-Sin duda no es necesario que os recuerde para qué estáis aquí- la voz del extraño de cabello oscuro pareció vacilar un momento, como confusa ante la falta de palabras doctas y rebuscadas en su discurso-. Magia, poder, gloria, descubrimientos... A todos se os prometió algo y se os ofreció llevaros al lugar donde encontrarlo. Algunos desearéis no haber venido, otros hallaréis aquí vuestra casa y otros en cambio hallaréis la tumba...

-Ya no hay marcha atrás, solo la cuenta atrás hacia la Luna...- habló entonces la mujer, y su voz sonó como el ronroneo de un gato-. Buscad los torreones, buscad las cestas y buscad los milagros que os hagan sobrevivir... Porque la ciudad es cruel y busca una sola cosa, y es cobrarse vuestra estancia en sangre y lágrimas.

-Cada mes, cada día, cada hora en punto deberéis arrancársela- un reloj con patas trepó por el hombro del hombre del gabán verde, como reaccionando ante las referencias a tiempo futuro-. Habéis sido marcados, elegidos por algo que lleváis dentro y que todavía desconocéis... Demostraos dignos de esa elección.

>>Agrupaos, cachorritos, y afilad las garras- los ojos irisados de la mujer gato despidieron un destello-. Porque la oscuridad de la noche no es la única que anida en Rocavarancolia, y tampoco la única que intentará devoraros...

Ambos extraños abandonaron la plaza de la fuente, ella flotando y él a lomos de su creación mecánica; dándoles la espalda a los cosechados como al mismo tiempo lo hacía el resto de la ciudad.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

2 Re: Discurso de bienvenida el 04/08/13, 10:46 pm

Baurus

avatar
Poco a poco venían más y más al grupo. Bebían de la fuente y comenzaron a hablar. -¿Es una tradición beber antes de entablar una conversación o que? Después de el gran rato observándoles pude distinguirles a todos. Entre ellos vi a tres o cuatro "iguales" a mi. Humanos. Los demás parecían sacados de un cuento de terror. Eran muy extraños. -¿Aliens?... ¿Qué mierda estoy pensando?... ¡Ah! ¡Eso es! Tiene que ser una de esas tan populares reuniones de otakus. Están disfrazados de algún anime, y beben antes de hablar entre ellos como tradición o ceremonia. Tiene que ser eso... Hice una larga pausa sin apartar la mirada del grupo. -Jé... Vaya panda de imbéciles...
De repente todos se giraron hacia dos figuras aparecidas de la nada. -Qué cojones... ¿Una serpiente gigante? ¿Tanto se aburre la gente? Y una chica... ¿Gata? Esto es demasiado friki para mi... Los dos aparecidos comenzaron a hablar con ellos, dándose como los "Jefes". Todos que quedaron pendientes de esos dos.
-Tengo una sed flipante y creo que esta es una oportunidad buena. Ahora que están concentrados con los dos Jefes, debería acercarme y echar un trago. Nada más acabar de pensar esa frase, me levanté y comencé a caminar en su dirección. Estaban de espaldas por lo que no había riesgo de ser visto. Llegué hasta ellos, todavía pendientes de los otros dos. No entendía una sola palabra de lo que decían. No pude ponerla en comparación con cualquier otra del mundo. -¿Quizás un dialecto de alguna lengua africana? Llegué a la fuente con éxito, solo me faltaba echar un trago rápido y salir corriendo. No sabía si me habían visto o no, ni siquiera si los otros del grupo estuvieran hablando también, solo quería saciar mi sed. Me incliné hacia el agua para beber de cualquier forma, cuando las voces de aquellas dos personas cesaron. 
-Mierda..... Mierda, mierda, mierda, estoy perdido. No tengo tiempo para pensar, ¿¡Qué demonios hago?! Me había demorado tanto al ir hacia la fuente que acabaron de hablar y se fueron, ahora si estaba vulnerable ante aquel grupo de frikis. Me quedé completamente inmóvil por el miedo, con la cabeza todavía agachada en la fuente, casi tocando el agua con el rostro. No sabía que hacer, ahora me descubrirían y mi plan se fastidiaría.



Última edición por Baurus el 04/08/13, 11:06 pm, editado 1 vez

3 Re: Discurso de bienvenida el 04/08/13, 11:05 pm

Jack

avatar
De golpe, una sombra para nada natural cubrió el cielo del lugar, casi diría que sólo cubrió la plaza, y por lo menos a mí me quitó las ganas de decir nada más en respuesta a los demás. Pero eso no era todo: sobre la fuente apareció una figura imponente, una especie de... ¡No lo sé! Del sobresalto di un respingo, intenté levantarme, me trabé las piernas y casi me caigo entera a la fuente. Casi porque caí d costado en el borde y me empapé por el lado izquierdo, brazo y trenza incluidas. Maldiciendo entre burbujas logré salir del agua y una vez fuera de la fuente, me senté en el suelo de la plaza muerta de vergüenza, casi ocultando la cabeza bajo las manos. El pelo empapado me mojaba la cara pero no me movía <<Tendría que haberme quedado dentro... Al menos podría montar una excusa, algo divertido en plan ¡me encanta nadar! Pero noooo, al salir se nota que tropecé... ¡Torpe, torpe, más que torpe! Y encima delante de esos dos y esa serpiente de metal...>>

Dos que no se presentaron, los muy maleducados. <<Pero la mujer es... Casi como Marsi, esta es mucho más felina. Y mira lo que dicen y cómo lo dicen...>> Torreones, cestas y "milagros" que nos hagan sobrevivir es lo único que merece la pena junto con las amenazas varias. <<Criaturas fantásticas no significa pacíficas, cierto>> Y esperar a una luna. <<Estos están pirados... O aquí hay algo que no cuadra o estoy de lleno en un mundo que me quiere muerta, pero con la promesa de que somos importantes, de alguna forma u otra. "Elegidos por algo que lleváis dentro". Y que nos demostremos dignos...>> cuando llegó el discurso a esa parte, doy un bote y me reincorporo. Frotándome los brazos y corriendo en el suelo, miré desafiante a los extraños que nos hablaban. <<Agrupaos, eso dije, tenemos que juntarnos -uh, un nuevo... un tanto distanciado, sin embargo, y raro...- y largarnos antes de que anochezca. A ver si así se convencen. Y rapidito, que me enfrío aquí>> Pero como empecé a temblar, decidí tomar la iniciativa, y sin dejar de correr en el sitio, digo:

-Deja las piedras, hobbit. Ya les habéis oído, podríamos juntarnos e ir a buscar esos torreones antes de que anochezca y nos coman. ¿Habéis visto algún documental de cocodrilos o dragones de komodo? Si las criaturas de aquí son más fantásticas que estos, les sabremos a gloria, somos un grupo de jóvenes tiernos y jugosos. Y bueno, la torpe del grupo se resfriará si no nos movemos... ¿Porfa?-digo, y luego al insecto.-Eh, a esto se le llama solidaridad, compartimos el frío.-remato riendo.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

4 Re: Discurso de bienvenida el 05/08/13, 12:10 am

Red

avatar
Cuando dejó de ser el centro de atención Keiria suspiro de forma imperceptible, bastante aliviada. No prestó demasiada atención a las palabras de los demás salvo para quedarse con sus nombres, y no participó en la conversación que generó las preguntas de Alice y de Álvaro, ella conocía sus motivos para estar allí y no tenía porque compartirlos. La actitud de la pequeña Lara subida en aquella fuente con postura orgullosa al contar sus motivos para estar allí le arrancó una sonrisa, parecía realmente entusiasmada de estar en aquella ciudad, al igual que algunos de los presentes. En ese momento un enorme roedor antropomórfico se acercó a beber a la fuente, retirando de su rostro una mascara de gas y dando un trago de agua. Empezó a hablar de forma apresurada, muy rápidamente, pero aun así la pelirroja consiguió seguirle, y lo que escuchó no la gusto un pelo. Se alejó un poco de aquel personaje sin dignarse a responderle y se fijó en que uno de los muchachos con brazos metálicos estaba cerca de ella. Era el que se había presentado como Archime, pero estaba segura de que la mitad de los presentes no se había percatado porque había hablado en voz muy baja. La mirada de Keiria se desvió hacía la extremidad metálica y se alegró por poder observarla mas de cerca, apreciando el brillo azul cyan que emitían algunas de las piezas. Le seguía intrigando cual era la fuente de energía, y a pesar de que se mordió el labio ligeramente para no ser impertinente, no pudo evitarlo y se dirigió al muchacho.
-Perdona, dijiste que te llamabas Archi, ¿verdad? -se interesó mirándole a los ojos-, yo soy Keiria. Espero no ser indiscreta, ¿pero cual es la fuente de energía que mueve esta maravilla? -le preguntó, observando el brazo con un brillo entusiasmado en su único ojo visible.

La pelirroja no lo podía evitar, le apasionaba la mecánica, y aquella pieza en concreto era fascinante. Sin embargo, antes de que el muchacho se decidiera a responderla o a mandarla a paseo, una sombra cubrió la plaza y dos misteriosos individuos se dirigieron a ellos. El discurso que se produjo a continuación dejó paralizada a la muchacha, pendiente de cada una de las palabras que salieron de los labios de aquellas personas. Algunas cosas se las esperaba, pero otras no, y la noticia de que alguno de ellos podría morir no le gustó nada. Ella no se había ido de su casa para desaparecer en una ciudad ruinosa, y no estaba dispuesta a hacerlo. En otras circunstancias la enorme serpiente de metal habría llamado su atención con fuerza, pero las noticias que traían aquellos individuos eran bastante turbadoras.

No se esperó a la respuesta del irrense cuando los consejeros hubieron desaparecido de la vista, y buscando algo de espacio para pensar mejor se alejó un poco del grupo, ignorando al chico nuevo que estaba inclinado sobre la fuente y las palabras de los demás, que estaban empezando a compartir sus impresiones. Era evidente que tenía un problema, no estaba claro como iba a sobrevivir en aquella ciudad sin ayuda, pero lo que sabía seguro era que si se quedaba quieta no iba a solucionar nada. Tal vez debería de buscar aquellos torreones que habían mencionado, era posible que fueran alguna suerte de refugios, ¿tendrían comida y agua esperándoles allí?. Tampoco sabía si podía fiarse de aquellas personas que habían aparecido de la nada y se habían desvanecido con las mismas.
-¿Qué hago? -se preguntó en voz baja, observando las ruinas que le rodeaban.

Keiria se llevó los dedos a las sienes y las masajeo levemente, tratando de paliar el dolor de cabeza que estaba empezando a experimentar. Tenía que decidirse, y tenía que hacerlo pronto.

5 Re: Discurso de bienvenida el 05/08/13, 12:44 am

Zarket

avatar
GM
Casi no presté atención a las presentaciones de los otros al ir a beber agua, aunque me hizo gracia la confunsión del insecto sobre la presentación de Alice. Me alegré de descubrir que había otra persona de la Tierra, aunque seguía sin poder creer que estuviese en otro mundo, hablando con gente que era de mundos desconocidos. «Parece una película de fantasía». Aunque había cosas no muy propias de esas películas, como la reaparecida rata gigante. Me alejé algo de ella, aunque ahora no parecía tan amenazadora. «Desde luego, lo que cambian las cosas con luz». Por desgracia, hablaba tan rápido que ni siquiera después de beber el agua se le entendía. «Como siga así me voy a marear. O me a aumentar el dolor de cabeza. No sé».

Antes de poder decir nada apareció una inmensa sombra. Dos figuras nuevas figuras habían aparecido sobre la fuente, cosa que me había sorprendido muchísimo más que cualquier cosa que hubiesa visto hasta ese momento, y estaba seguro que se me notaba en la cara, pero poco me importaba. Vi como Alice casi caía al agua, pero no le presté atención al ver que el hombre comenzaba a hablar. En cuando soltó la primera palabra lo reconocí.

A pesar de los pocos recuerdos que tenía de la noche anterior, especialmente de aquel hombre, jamás olvidaría su cara, su aspecto ni su voz. En cuanto lo reconocí apreté los puños, furioso. Me había drogado, secuestrado y mentido y hablaba como si todos allí estuviésemos voluntariamente. Y encima su discurso me gustaba cada vez menos.

—¡¿Tumba, sobrevivir, sangre, lágrimas?! ¡Nada de esto aparecía en el contrato, maldito mentiroso! ¡Eh, pero no me ignores!

Al ver que ambos se iban comencé a coger cualquier del suelo cualquier cosa que pudiese ser arrojada. No me gustaban que me mintiesen y menos aún que me amenazasen, por lo que el discurso solo había conseguido aumentar mi cabreo. Comencé a tirárselas a la cosa metálica mientras soltaba insultos, un poco inútil teniendo en cuenta que ya estaba como a tres manzanas de distancia. Al final fue Alice la que me dijo que parase. Vi que había un nuevo chico, aunque realmente no podía estar seguro de si se había presentado cuando había estado distraído.

—No sé de donde has sacado que soy un hobbit. Te recuerdo que soy más alto que tú —le dije, aunque sin ninguna malicia. Realmente, lo único que quería era relajar algo el aire, que se había cargado con el discurso lleno de amenazas. «Amenzas de las que no nos avisaron cuando nos drogaron», recordé con furia—. Y bueno, ya que nos han dejado tan claro el jueguecito en el que nos han metido, lo que dices tiene bastante sentido. Si hay alguna clase de edificio preparado para nosotros, mejor que los encontremos cuanto antes —dije—. A saber qué hay en esta ciudad en ruinas —mascullé por lo bajo—.

6 Re: Discurso de bienvenida el 05/08/13, 12:47 am

Yber

avatar
GM
Cualquier cosa que estuviera pasando en ese momento en la plaza quedó eclipsada real y metafóricamente por las dos personas que llegaron. El momento en el que todo se oscureció bajo la serpiente gigante, a Lara le dio un escalofrío pero, si tuvo miedo, fue demasiado leve como para que importara. Seguía de pie sobre el bordillo de la fuente, observando ensimismada al hombre que flotaba sobre la escultura. <<Es maravilloso>> y a ojos de Lara no podía ser de otra manera. Estaba frente a dos afines (a pesar de que la mujer con rasgos felinos no hubiera dado muestras de usar magia, Lara tenía claro que no se debía de quedar atrás), los tenía tan cerca que casi podía tocarlos. Pero lo mejor de todo es que Lara no había ido desencaminada en absoluto: todo esto se trataba de una partida, la partida de sus vidas.

De forma inconsciente, la ordesa fue eliminando (o rebajando la concentración de) cualquier tipo de connotación negativa del discurso y se fue quedando con lo que a ella le interesaba. Solo había que sobrevivir para conseguir la recompensa. Solo tenía que poner todo su empeño y su soplo mágico en cada tirada para salir ilesa. Solo tenía que esperar a la Luna. O algo así. <<Tengo que seguir como hasta ahora, vamos...>>. Una sonrisa enorme iluminó su cara, en la que también se había pintado un gesto de determinación pura y dura.

-¡Esto va a ser genial!-exclamó totalmente convencida-. He sobrevivido a un embarazo de quintillizos, no pienso estirar la pata ahora ni de huevos-cerró ambas manos y chocó los puños a la altura del marsupio.

Cuando los afines se fueron, Lara se vio tentada a correr tras ellos, aunque solo fuera por tocarles la ropa e impregnarse de su buena suerte; elemento indispensable para poder exhibirse de la manera en la que lo acababan de hacer con ese discurso tan prometedor y esos vuelos y cacharros mágicos. Pero en lugar de eso, lo único que hizo fue acariciar su bolsillo marsupial desde fuera. <<No debo alejarme de los compañeros, aunque sea solo por seguridad>> se dijo.

Fue entonces cuando se giró y volvió de nuevo a la realidad de principiantes que reinaba en la plaza justo a tiempo para ver a la muchacha que se había presentado como Alice empapada hasta las bragas y al tal Álvaro lanzando piedras.

-No te esfuerces-comentó al tiempo que saltaba al suelo-. Están varios niveles sobre nosotros.

Durante unos instantes, dudó sobre si ofrecer sus ropas al insecto y a la chica mojada para que se calentaran, pero el valor que tenían (las propias prendas y todo lo que llevaban dentro) acabó por echar el ofrecimiento para atrás. Sus niños comenzaron a removerse de nuevo y por primera vez, a Lara la apremió la urgencia. <<No os despertéis ahora, por favor...>> pensó preocupada, al tiempo que colaba una mano en el marsupio para acariciarlos.

-Voto a favor de que nos movamos-y para reafirmar y hacer pública la idea, volvió a utilizar el silbato para llamar la atención del resto- ¡Andando, peña!-gritó, asegurándose el hacerse oír.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

7 Re: Discurso de bienvenida el 05/08/13, 12:55 am

Dal

avatar
El chico cogió mi mano y lo ayude a levantarse, lo lleve hasta los demás y allí me entere de su nombre, no sabia muy bien por que, pero todo en Ippon me llevaba a querer darle un abrazo, quizás en parte era por que me recordaba a mi hermana tiempo atrás.

-¿Miedo?, ¿de que?,- el chico no contesto sin embargo,- mira,- le dije como confidencia para que solo el lo oyera,- yo te protegeré, no has de tener miedo mientras yo este cerca,- dije aquello de forma impulsiva, sin detenerme a pensar mucho en mis palabras, sin embargo en cuanto pensé en por que lo habría dicho lo supe de inmediato, lo protegería por aquella hermana que perdí una vez.

No me dio tiempo a pensar mucho mas por que breves instantes después el cielo se oscureció notablemente, vi a dos personas flotando en el aire, lo de la fuente me había parecido raro, pero aquello.... aquello era un milagro digno del Emperador. También sentí un chapoteo en el agua y desvié la vista unos segundos, vi a la chica que decía provenir de Australia, parecía haber perdido el equilibrio por la sorpresa. Los extraños recién llegados empezaron a hablar, reconocía un discurso cuando lo oía, no en vano me habían dado algunos en el ejercito. Toda la perorata hablaba de muerte, pero bajo la superficie parecía ser un discurso que tenia como única misión decirnos que sobreviviéramos. Claros signos era el decirnos que había torreones, los cuales me imagine que debían ser pequeñas fortalezas para sobrevivir, así como lo de las cestas de comida. Por las palabras finales del hombre esto no era mas que una criba, y el que la pasara obtendría aquello que había venido a buscar. <<Bueno, pues yo pienso sobrevivir, y ayudare a cuantos haga falta para que consigan lo mismo>>.

-No creo que seas torpe,-dije dirigiéndome a la humana,- todos tenemos momentos de torpeza, el tuyo ha sido ahora, el de otro sera mañana, no hay que darle importancia.

Los demás parecían querer moverse y empezar a buscar aquellos torreones de lo que habían hablado.

-Estoy de acuerdo, será mejor que empecemos a movernos, ¿pero a dónde vamos?


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

8 Re: Discurso de bienvenida el 05/08/13, 02:01 am

Evanna

avatar
Una sombra se cernió sobre ellos, Dhelian miro hacia a arriba y contuvo un grito a duras penas ante la impresionante criatura metálica que los sobrevolaba, levantándose de golpe las piernas le fallaron y cayo de culo al suelo viendo con ojos espantados y sorprendidos como aquel chico de pelo negro, subido sobe la criatura de metal, y la mujer con aspecto felino comenzaban a hablar. las palabras que comenzaron a  decir fueron colándose con lentitud en la mente del daeliciano que no poda apartar sus ojos estupefactos ante la muestra de un imposible que estaba viendo frente a sus ojos. "¿Que...que es esa cosa de metal que vuela?¿Y esa mujer con aspecto felino ? ¡No puede ser que lo que estoy viendo frente a mis ojos sea real!"peno asombrado y asustado apartes iguales con lo que veía mientras intentaba alejarse por el suelo en un intento tal vez estúpido de apartarse de aquellos extraños. Estos tras terminar de hablar se alejaron y Dhelian pudo al fin respirar de nuevo, habiendo contenido el aliento durante todo el discurso, dando bocanadas profunda mientras la información dada por ambos personajes empezaba a tomar formar finalmente en su cerebro.

- Muerte, sangre...lagrimas ¿que es todo eso que han dicho? ¿Esperar la aparición de una luna? ¿Que clase de absurdeces son esas que han dicho? ¡Este se supone es un mundo de magia y fantasía!- exclamo sin alzar la voz pero tornándose su voz en un tono suave aunque cargado de cierto niveles de histeria, logrando ver a su alrededor a pesar de sus nervios, como sus compañeros de penurias se tomaban aquellas noticias nuevas de forma diferente. El humano llamado Alvaro lanzaba piedras que nunca alcanzara a la pareja que se alejaba y Alice, con cierto nervios y torpeza se caía dentro de la fuente siendo ayudada por la tetuda pelirroja.

Un pitido que penetro hasta sus huesos haciendo temblar todo su psique, escuchándose demasiado cerca para su gusto, reconociéndolo como el silbato de Lara, que lejos de mostrarse asustada o temerosa de su futuro, estaba activa y animada, invitándolos a todos a ir buscar aquellos refugios que según los dos personajes voladores tenían para protegerse y donde había comida. Intento hacer esfuerzos para levantarse pero sus piernas habían decidido dejar de responder, con cierta frustración hizo acopio de esfuerzo para incorporarse, acercándose a la fuente dándole igual en esos instante si el agua estaba contaminada o algo, cogiendo un por para echarse un poco en la cara, intentando espabilarse un poco del shock que acaba de sufrir, viendo cerca suya que la chica que acababa de empaparse y que pedía también que se pusieran en movimiento, al igual que la tetuda. Parecía ser casi unánime el moverse y buscar refugio, el problema radicaba en que no tenían ni la mas remota idea de donde se encontraba. Intento recordar como era los lugares seguros en sus historias de fantasía, antes de hablar.

-Si no sabemos hacia donde debemos dirigirnos, ¿por que no intentamos buscar un edificio de mayor altura? En los cuentos que leía en mi mundo, los edifico altos siempre eran una protección, con el añadido de obtener una mejores vistas de los alrededores- añadió con un tono suave pero intentando hacerse oír entre el ajetreo de alrededor, agradeciendo realmente dada la situación tan inquietante en la que se había metido, mostrando una confianza que estaba muy lejos de sentir pues se encontraba aterrado, no sabia como sobrellevar esa situación, como defenderse. El haber llegado como Lhelian la ciudad era en cierta forma un alivio,o ya estaría temblando hecho una bolita sin ser capaz ni de hablar. "No puedo protegerme siempre bajo el disfraz de Lhelian...pero todo esto da mucho miedo, ella puede sobrellevarlo mejor que yo mismo" pensó bastante asustado mientras se abrazaba si mismo en busca de protección, aunque no tenia aun claro de que estaba intentando protegerse, tal vez de las palabras de aquella dos persona so de la ciudad misma.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

9 Re: Discurso de bienvenida el 05/08/13, 02:20 am

Poblo

avatar
Nadie contestó a la última pregunta que había hecho Xalkoth, lo que llevó al clinger a clasificarlo como algo de poca importancia, y por tanto a olvidarlo.

Su sorpresa fue mayúscula cuando lo abrazaron. “¡Por fiiiin!” Sin embargo no duró mucho, lo que le decepcionó bastante, pero al menos ahora había entrado en calor aunque fuera por poco tiempo.
-¡Oh encantado! Yo soy Xalkoth, aunque seguramente ya lo hayas oído antes-
El mamífero en cuestión parecía asustado, y era de los pocos que no le superaban en altura. No sabía qué le había llevado a abrazar al clinger, pero no iba a desaprovechar la oportunidad y rápidamente devolvió el abrazo.
-No te importa ¿verdad? Tengo frío, mucho, y así entro en calor- En realidad la pregunta no era más que una formalidad, ya que Xalkoth no iba a soltarse por mucho que el mamífero no quisiera.

Mientras seguía pegado al tal Ippon como una lapa, el clinger observó que la rata de antes había hecho acto de presencia. Se suponía que había bebido de la fuente, pero la velocidad a la que hablaba hizo que lo pusiera en duda más de una vez, y ni que decir tiene que no entendió la mitad de lo que dijo. Encima el nombre no podía ser más complicado.

-Eso es un nombre? Pues no voy a molestarme ni en intentar pronunciarlo. Que forma de complicarse tan estúpida. Que sea Yfry. ¡Hola Yfry! yo soy Xalkoth ¿Qué es un esclavo por cierto?-

Si le respondieron no llegó a escucharlo. En ese momento todo se oscureció por un instante, y cuando se quiso dar cuenta había alguien en el aire.

-¡Reptil!- Gritó instintivamente mientras se soltaba de Ippon y, de forma mecánica, sacaba las armas y se plantaba en posición defensiva. 
Descubrió enseguida, para su alivio, que no era un reptil autentico, sino algo que parecía ser algún tipo de máquina. -Vale. Falsa alarma, no es un reptil de verdad. ¿Que manía tienen en este sitio con darle forma de serpiente a las cosas?-

Los que acababan de llegar hablaron. Parecía que estaban allí ara explicarles lo que tenían que hacer, pero el clinger no acabó de entender el objetivo del discurso. “¿Sobrevivir? ¿Peligros por todas partes? Vale, lo normal de cualquier sitio salvo las capitales, ¿Por qué dicen obviedades como esas? Ah vale, torreones, por fin información útil. ¿Cestas? Supongo que tendrán algo útil o no las mencionarían”

Luego se marcharon sin ni siquiera despedirse. Las reacciones de los demás habían sido diversas. Xalkoth no entendía el miedo repentino que parecía haberse apoderado de más de uno. Tan solo les habían avisado de posibles refugios, en otras palabras, buenas noticias. No tenía sentido.  
Le llamó especialmente la atención el mono pelado de antes, que se había puesto a tirar piedras desde una distancia y con un ángulo que hacían totalmente imposible que llegara ni acercarse a sus objetivos. “Primero no bebe, ahora esto. Me da que ese simio no tiene muchas luces”

Empezaron a percibirse algunos intentos de organización. La gente quería irse, pero nadie sabía donde. “Eso será un problema ¿Cómo averiguar el sitio al que ir?” Miró a Ippon, que de vez en cuando desviaba la mirada hacia un edificio ruinoso que no estaba lejos. Entonces lo entendió.
-¡Claro! Si subimos a un edificio podemos buscar desde las alturas. ¡Gran idea Ippon! ¡Vamos!-
Y así, feliz como una perdiz, y totalmente ajeno a que las razones por las que el pobre irrense miraba a esas ruinas podrían ser totalmente diferentes, Xalkoth salió disparado, llevándose a Ippon cogido de la mano.

Le soltó cuando se hubo acercado al que le pareció el edificio más alto de la zona. Sin perder el tiempo se agarró a la pared y,con la habilidad propia de alguien que había hecho eso toda su vida, trepó a gran velocidad por la fachada hasta alcanzar la azotea. 

Desde donde se encontraba no se veía más que ciudad por todas partes, salvo por un lado en el que había montañas. Echándole un ojo a toda la zona, el clinger localizó un edificio que coincidía bastante con la idea que él tenia acerca de lo que podía ser un torreón.

-¡EEEEY! ¡LOS DE ABAJO! ¡Creo que he visto un torreón de esos! ¡Está por allí!- Gritó tan alto como pudo mientras señalaba en la dirección en la que lo había visto. Cuando comprobó que varios se habían dado cuenta de lo que les decía cogió impulso y saltó de la cornisa en la que se encontraba. Se dejó llevar por la gravedad durante un instante, y luego usó la salas para frenar la caída y aterrizar sin sufrir daños.

-Bueno, ¿probamos en esa dirección o no?- Luego preguntaría por si sabían qué podía ser esa luna de lo que hablan.

10 Re: Discurso de bienvenida el 05/08/13, 02:56 am

Giniroryu

avatar
GM
La aparición del roedor hizo desviar al programador su atención momentáneamente de la chica del pelo rojo. Su apresurada forma de hablar junto con una sucesión de lo que a sus oídos sonaba como el resultado de teclear demasiado rápido sin orden ni concierto hicieron que por primera vez fuese incapaz de recordar el nombre de alguno de los presentes. Arrugó la nariz y se subió las gafas con expresión de fastidio, no le gustaba nada aquello. Nada en absoluto. Pero entonces su atención volvió al punto de partida.

Los ojos de Archime brillaron bajo las gafas cuando Keiriarei le hizo aquella pregunta, dispuesto a satisfacer con todo el detalle, fuera necesario o no, su curiosidad. Que le hablasen sobre algo relacionado con su trabajo era como pulsar el botón que activaba las cuerdas vocales del biomecánico y cuya batería podía durar incluso horas.
-Los irrenses... -comenzó a decir, pero fue lo único que alcanzó a salir de su boca, pues una sombra que se cernió de pronto sobre la plaza le obligó a comprobar qué estaba sucediendo. Esperaba que fuese al menos tan interesante como lo que iba a decir, o sería una auténtica pérdida de tiempo.

¡Una serpiente gigante! Una serpiente mecánica gigante. Y voladora. Le recordaba a los insectos mecánicos que hacía él mismo, mucho más modestos que aquel descomunal reptil. Archime sacó fotos frenéticamente de aquel prodigio obra sin duda de la magia y a punto estuvo de abstraerse por completo examinando en detalle el artefacto, pero recordó que desde el principio había querido recibir indicaciones de los rocavarancoleses. Parecía que había llegado el momento.

Analizó cada frase por separado, sintiendo que en su mente se desmoronaba por completo el delicado castillo de naipes que se había tambaleado varias veces desde que se había despertado en aquel incómodo y anticuado camastro. La magia era real, de eso no cabía duda. Pero ahora el biomecánico tampoco tenía duda acerca de la flagrante omisión de detalles durante la cosecha. Sin duda a propósito para que los elegidos aceptasen ir allí. Archime no comprendía la lógica tras aquellas acciones, pero alguna había de haber. ¿Por qué era tan importante la luna? Miró al cielo, a pesar de que era improbable atisbar un satélite con luz diurna, pero apartó enseguida la mirada al marearse una vez más debido a la falta de costumbre de encontrarse a cielo descubierto.

Pero el objetivo era claro, sobrevivir. Y si no querían que muriesen, ¿por qué los abandonaban a su suerte de aquella manera? La lógica de los rocavarancoleses debía de ser realmente retorcida o, pensó, tal vez se le estaba escapando un detalle muy importante. Eso último lo mantuvo abstraído un buen rato, murmurando para sí con preocupación. ¿Quizás algo en el ambiente le había afectado hasta el punto de...?

Los desconocidos se fueron y el vuelo de la serpiente volvió a hacerle mirar hacia ella, y sacar una última foto antes de dejar de mirar al cielo por segunda vez. Ya había supuesto que debía lidiar con aquello cuando fue elegido y no se sentía tan mal como parecía denotar el pequeño Ippon, pero podía decirse que tardaría en acostumbrarse a aquella eventualidad.

Archime se sentía molesto, molesto por no haber considerado que todo podía ser un engaño. Sobre todo por no haberlo incluído en sus cálculos, más que por el hecho de haber sido engañado en sí. Aunque la magia seguía siendo real...

Se había quedado completamente inmóvil, observando las reacciones de Cío e Ippon, pero entonces se acordó de la chica del pelo rojo, quien se había alejado unos pasos del grupo. Se acercó de nuevo a ella, la interesante conversación se había interrumpido. Y eso no podía ser.
-La fuente de alimentación somos nosotros -le dijo sin más una vez estuvo lo suficientemente cerca-. He de suponer que los mamíferos de tu mundo, no, probablemente de ninguno de los mundos representados por los aquí reunidos no disponen de órganos bioeléctricos -hizo un movimiento brusco con la cabeza, de arriba abajo y se ajustó las gafas antes de seguir hablando-. Se encuentra a la altura de la nuca y nuestros implantes están conectados a ellas a través de circuitos y nuestros propios nervios, lo cual nos permite regular la intensidad de la descarga y mantener un suministro ininterrumpido que...

Ininterrumpido no fue su probablemente de otro modo interminable explicación puesto que el silbato y posteriores gritos de Lara lo obligaron a prestar atención al resto del grupo. El insecto además se subió a otear, algo lógico dado que buscaba un edificio presumiblemente alto.
-En cuanto la situación se estabilice completaré la información -le prometió a Keiriarei mientras se daba la vuelta sin mirarla. Quería ver qué habían decidido hacer Cío e Ippon. Tenía sus motivos para no perder de vista a ninguno de los dos.

11 Re: Discurso de bienvenida el 05/08/13, 03:28 am

NH


El barullo de las conversaciones se detuvo de pronto en cuanto la enorme sombra de la serpiente los cubrió a todos. Marsi se fijó en la persona que más semejanza tenía con los suyos, y que aun así distaba mucho de ser un varmano. Se sintió un poco sola.

En cuanto empezaron a hablar, todo lo que la rodeaba; sus compañeros, la ciudad, la fuente, todo se esfumó. Solo estaban los bizarros personajes y sus horribles palabras. << Marsi, estúpida ¿dónde te has metido?>> Había accedido a un deseo ofrecido por un personaje de cuento, en un sueño absurdo, y se había metido de lleno en una pesadilla. Aquello era de locos. Estaba en un sitio peligroso, del que no podía salir a menos que sobreviviera, con un montón de gente que no conocía. Tenía miedo, tenía mucho miedo. Se había preocupado por seguir adelante en aquella ilusión y no se había parado a pensar en que estaba en un lugar peligroso, rodeada de desconocidos y muy lejos de su hogar y de su familia. Quiso echarse a llorar, pero no pensaba ponerse en ridículo delante de toda esta gente. Respiró hondo y retuvo las lágrimas. Cruzó los brazos para disimular lo mucho que le temblaban las manos.

-Sí, deberíamos buscar algún refugio antes de que se haga de noche.- coincidió, logrando evitar que se le cortase la voz- Y también deberíamos buscar comida. El agua la tenemos aquí a mano y si alguien aparte de... Lara tiene cantimplora pues nos vendría bien. Pero lo principal es el refugio.

Pensar en sobrevivir, afrontar el día a día. Estaban en una situación de riesgo pero no en peligro inminente, si se mantenía en movimiento no se derrumbaría. Por suerte todos se movilizaron. El bicho gigante se subió a un edificio y dijo haber divisado un torreón. Irían hacia allí.

-Vamos, hay que buscarte ropa seca- le dijo a Alice, obligándose a animarse. -Puede que haya algo en alguna de estas casas abandonadas...

12 Re: Discurso de bienvenida el 05/08/13, 03:54 am

Tak


GM
Tenía ganas de dejar tirada a un lado su funda térmica, que cambiaba de un hombro a otro tratando de evitar el calor, pero no quería que se llenara de tierra. Por eso mismo tampoco se había sentado en el suelo todavía, harto de esperar a que algo pasara. Cuando la plaza se ensombreció miró fascinado al artilugio reptiliano que se sostenía en el aire. Dos personas más llegaron, uno con los rasgos del cosechador y otra más similar a su propia especie, aunque solamente por el hocico. El que iba sobre el reptil volador tenía pinta de ser rocavarancolés, aquella mole solo se podía sostener con magia. Apagó la música con un clic distraído y avanzó unos pasos por la plaza, empezando a verse a sí mismo a lomos de alguna criatura mágica y mecánica en poco tiempo. Por eso el discurso para él fue como un puñetazo en el estómago. «¿Están intentando meternos miedo?». No hubo tiempo para preguntas, y eso que varios lo intentaron. Se marcharon, dejando claro que no habría instructores, ni facilidades… «ni nada». Estaba definitivamente perdido en una ciudad desconocida, vacía, y rodeado de bichos raros. No podía fiarse de las leyendas sobre Rocavarancolia siquiera, ahora que había acabado en una especie de juego tétrico donde al parecer podían perder la vida. Parecía un mal sueño.

Un poco más allá estaba el biomecánico, que le echaba alguna mirada de vez en cuando. Algunos hablaban de irse y montaban barullo, pero no les prestó atención y se acercó al irrense sin ocultar su irritación. Había olvidado su nombre, y aunque estuvo tentado de consultarlo, recordó que era un gesto inútil.
Arquimes —llamó—, ¿tú sabes de qué cojones va todo esto?

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 2.]

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.