Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Silente
por Leonart Hoy a las 01:28 pm

» Bahía de los Naufragios
por Nihil Ayer a las 10:31 pm

» Torreón Sendar
por Aes Ayer a las 08:45 pm

» Fumadero Abandonado
por Giniroryu Ayer a las 07:01 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Nihil Ayer a las 01:13 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 3 Invitados

Leonart

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 113 durante el 20/11/19, 01:41 am
Estadísticas
Tenemos 184 miembros registrados
El último usuario registrado es aceice

Nuestros miembros han publicado un total de 40785 mensajes en 770 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Norte » Cementerio

Cementerio

Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 13, 14, 15, 16  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 14 de 16.]

1Cementerio - Página 14 Empty Cementerio el 03/08/11, 08:54 am

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Situado en una hondonada a la que accede a través de ocho rampas. En el centro se alza majestuoso el panteón real, de planta pentagonal y coronado por una cúpula negra. A su alrededor, en los cuidados jardines, se alzan tumbas y obeliscos, fuentes y estatuas. Y en este paraíso resuenan sin descanso las voces de los muertos.


157Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 30/12/18, 05:55 pm

Evanna


Llevaba toda la noche recorriendo la ciudad completamente solo, si solo se le podía llamar a eso el tener una veintena de estirgues yendo y viniendo por el cielo sobre su cabeza. En su andar sin rumbo especifico por la ciudad, sus pies los llevaron hasta lo que durante un buen tiempo fue su buffet de comida principal. Antes tenia competencia para comer los restos de aquellos muertos parlantes y quejosos, pero la ciudad se había cobrado las vidas no solo de los vivos, sino también de los no-muertos.

Poca carne quedaba por escarbar entre aquellos huesos enterrados que su única utilidad eran el soltar palabras sin sentido y Evelhan para ese momento tampoco es que lo necesitase. Su fuentes de abastecimiento habían cambiado, pues incluso si mucha gente había muerto en el ultimo tiempo en la ciudad, sus cuerpos estaban demasiados frescos para el paladar del ghoul, así que se abastecía de los mundos vinculados.

Aun así, las costumbre permanecían  y la magia bullendo en su interior le pedía moverse y jugar, volver a las viejas costumbres aunque no tuviese mas motivos que el simple placer infantil de escuchar a aquellos viejos huesos enterrados bajos sus pies, insultarle, quejarse o rogar por no acabar entre sus dientes. El brugho rio levemente al pensar en ello, sus profundas ojeras marcando surcos bajo sus ojos verde lima mientras recorría las lapidas entre pequeños saltos, a veces pisando las lozas de piedra con sus botas, la tierra removida o el camino que las separaba, mientras era observado desde una par de lapidas por los ojos negros de Hugin y Munin. Su cuerpo estaba envuelto en una botas negras de media caña, con medias a rayas negras y rosa con ligero, que se perdían bajo un amplio jersey de color aguamarina oscuro de manga larga que ocultaba un pantalón cortisimo y que exponía sus clavículas y cuello casi en su totalidad, dejando ver los tirantes de la camisa de colo rosa pálido que había debajo. En su cuello, dando pequeños botecitos al paso de sus zancadas entre las lapidas, se podía apreciar un colgante con el cráneo de un pájaro. Siendo todo el una de las únicas fuentes de color en ese lugar, aparte de la hierba.

-¡Hey, no me pises!

-¡Maldito mocoso, en otros tiempos tu...!

-¡Fuera, fuera de aquí!

-¡Aleja a estas ratas con plumas de mi! Fus fus...

El brugho hacia oídos sordos a sus voces, hacia tiempo había dejado de importarle a lamentarse por lo que hacia. Tenia su propia moral, que era nunca poner sus manos sobre el cuerpo sin vida de sus amigos, fuera de ello, los demás, una vez muertos no eran significativos para el. Había tardado mucho tiempo en despegarse de aquella sensación incomoda de estar haciendo algo sumamente ruin y desagradable, pero una vez lo consiguió, sintió como un gran peso abandonaba todo su cuerpo. Un limitador. Desde ese entonces, gradualmente pequeños cambios fueron ocurriendo alejándolo poco a poco del pequeño niño miedoso y sin confianza que había sido siempre, aunque aun le quedase mucho por lograr, en esa noche no había cohibición alguna.

-Tanto escucharos me esta empezando a fastidiar- dijo Evelhan pues seguía escuchando el cotorreo de gritos, entre insultos, voces de llantos y pedidos de que se alejara, así que como alguna voz sin sentido contándole historias del pasado por ahí de fondo- ¿Sabéis lo que pasa cuando estoy molesto y quiero tranquilizarme? -preguntó a la nada con una sonrisa animada, parándose frente a varias lapidas sin nombre- Me entra hambre – dijo el brugho de forma tranquila mirando con sus ojos claros las lapidas, para seguidamente cubrirse las orejas con ambas manos, previniendo el inminente coro de gritos e insultos que no tardo en llegar mas fuerte que antes.

-¡¡LARGO, LARGO ASALTACUMBAS, LARGO DE AQUÍ!!

-¡¡A MI NO, COMETELO, A EL, AUN TIENE CARNE EN ESOS VIEJOS HUESOS!!

-¡EL TIENE MUCHOS TESOROS, A LAS RATAS LES GUS....!!

-¡SOCORRO...!

-¡¡EN MIS TIEMPOS...!!

Soltó un leve bufido ante los gritos de los muertos, mientras despejaba sus manos de sus orejas, para volver a hablarles como si nada, risueño, aun medio drogado por la magia de la Luna.

-Bueno...¿ a quien debería escoger? -pregunto el ghoul alegremente muy pensativo, con la magia bullendo en su cuerpo con tal energía que solo le daban ganas de despilfarrar sin sentido entre juegos, ignorando las palabras que llegaban de la tierra-Veamos como hacerlo...oh, ¡ya se!- concluyo Evelhan con una amplia sonrisa aniñada- Me acompañan 24 estirges, así que serán 24 pasos... a ver quien tiene suerte- dijo el brujo ignorando abiertamente sus reclamos, comenzó a dar saltitos en forma de zancada con sus botas negras por el cementerio, primero a la izquierda, luego adelante, a la izquierda de nuevo, atrás;...en un recorrido sin rumbo definido, simplemente jugando entre las quejas de los muertos del cementerio, hasta que su ultimo paso cayó, sobre una sepultura aun entera a un par de lapidas a la derecha de donde se posaba Munin- Te tocó...- dijo el brugho con aquella sonrisa inocente, acuclillándose frente a la tumba y apoyando su barbilla sobre sus manos, no tardando en escuchar los reclamos instantáneos del cadáver que se encontraba bajo esa trozo de tierra.

-¡No, no..a mi no...yo soy puro huesos...a el, ese de la derecha...el tiene aun mucha carne!

-¡Maldito traidor, así me pagas el compartir mi honroso espacio contigo, tu...!

Evelhan se rió por la inminente discusión que de nuevo se había orquestado, escuchandolos. Realmente no tenia pensado comerse a nadie, no de ese cementerio al menos, pero escucharlos discutir por algo así tenia su punto de gracia, sin duda. Ya que los muertos se la pasaban molestado a quien pasara por allí, no estaba de mas darles un poco de su propia medicina de vez en cuando.

158Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 01/01/19, 09:12 pm

Muffie



La reacción de todos ante su ejemplo de dominio sobre la cera hizo que Neil se ruborizara, sobre todo por los halagos de Adru.

- Aquí dice que todos los brujos son brujos de algo y que su nombre depende del dominio o algo así- explicó señalando el libro que había estado leyendo-. Así que supongo que soy un brujo de la cera.

Ante la rápida y algo inconexa lectura de su edeel sobre su transformación y después de que Eitne cogiera el libro, el aurva le aseguró a la gamusino que él mismo leería sobre lo que se había transformado y luego se explicaría tranquilamente.

Con tranquilidad y bastante contento por como se estaban desarrollando las cosas, Neil escuchó atentamente la descripción de Mónica sobre lo que había hecho con los espejos y le explicó un poco por encima sobre lo que había leído de los dominios, pero en seguida la hipnótica voz de Eitne sugiriendo una salida le atrapó y comenzó a pensar en lo mucho que le gustaría salir en busca de más cera. Tanto le había atrapado la voz de Eitne que casi pasa por alto la aparición de Rena y la chica leopardo y su voz telepática, a la que saludó tímidamente.

- Yo también quiero salir. Me gustaría encontrar más velas o cera si es posible. Esta está... es... no es suficiente- explicó un poco avergonzando consciente de lo avaricioso que sonaba y se veía respecto a la cera, pero sin poder evitarlo ya que, al ver que el volumen de su cera no estaba aumentando, se había comenzado a sentir incómodo.

Justo antes de que salieran, llegaron dos irrenses con la intención de ayudar a Rena y su problema con el brazo metálico, lo que Neil agradeció profundamente ya que sabía lo importante que ese brazo podía llegar a ser para la usántropa.

Durante el camino, Neil no pudo evitar pensar en la diferencia de sensaciones que la ciudad le daba antes y después de la transformación y lo curioso de esto. Antes se habría necesitado mucha Adru para convencerlo de salir al exterior y ahora acababa de hacerlo por decisión propia sin inmutarse ni pensar en las consecuencias. Claro que ahora tenía magia. Y no una magia cualquiera, porque él, desde que descubrieron los hechizos, siempre había podido hacerlos todos; pero ahora era como si no tuviera límites. La cera haría siempre lo que él quisiera sin tener que recordar unas palabras o un movimiento de manos determinado que seguramente se le olvidaría ante el terror. Ahora su propio terror prácticamente obligaría a la cera a protegerle, aunque solo fuera haciendo resbalar al enemigo. Además, no es que él fuera el único que había mejorado. Quizás a todos ellos les faltaba mucho para mejorar sus nuevas habilidades, pero ya no estaban tan indefensos como lo habían estado el día anterior.

Cuando por fin llegaron al que parecía su destino, Neil quedó encantado y se lamentó de no haber visto ese lugar antes. Todo aquel verde y aquellas estatuas hicieron las delicias de un sinhadre como el brujo que, sin esperar prácticamente a sus compañeros, entró en el lugar para poder sentir en sus pies descalzos por fin la hierba después de tanto tiempo. La felicidad del brujo se puedo ver inmediatamente reflejada en las figuras, saltos y chispas que la cera a sus pies representaba, haciendo siempre un puente en un intento de tocar la menor superficie posible de la vegetación. Todavía en la linde de aquel lugar, el aurva dió con la primera lápida, la cual, para regocijo del brujo, estaba coronado por tres velas casi consumidas por completo cuya cera se había derramado por el nombre del difunto ocultándolo durante años. Neil, casi pletórico de alegría, se acercó a la lápida y procedió a retirar la cera con su poder para que esta se uniera a su montón.

- ¡Menos mal! ¡Ya era hora! ¿Te puedes creer que en los 347 años que llevo aquí solo se ha visto mi nombre 23 de los mismos? ¡Hace 219 años que no recuerdo mi propio nombre! Muchas gracias, joven bru... Espera un momento. ¿Gumersindo? ¡VUELVELO A TAPAR! ¡VUELVELO A TAPAR!

Neil, que por nada del mundo se había esperado que aquello ocurriera, chilló de la sorpresa y corrió a esconderse tras Adru, mientras toda su cera rodeaba la lápida representando utensilios de cocina y cacerolas de forma "amenazante".

- ¡La piedra habla!- exclamó tras su edeel, como si el resto no lo hubiera oído alto y claro.

159Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 01/01/19, 10:21 pm

Evanna


Escuchando discutir a esos dos muertos sobre a quien debería realmente comerse de los dos, cuando de primeras escucho las graznidos de las estirges del cielo, avisándole de que se acercaba un grupo al cementerio, a lo que Evelhan de primera son le puso mayor atención. No al menos hasta que escucho aquel que le hizo parpadear confundido, especialmente por la frase dicha. El ghoul se incorporo de donde estaba ignorando a los dos muertos y se movió un poco entre las lapidas y estatuas, curiosos, encostrarse al grupo del que sus estirges habían dado alarma.

Un nutrido grupo, estaba cerca de la entrada del cementerio y uno de ellos tenia enfrente suyo un montón de utensilios de cocina que no era de metal, amenazando a una lapida. Su presencia allí gritaba por todos lados “nuevos transformados” pues adema son los conocía, con una sola excepción. Evelhan Kaw sonrió ligeramente y olvidándose d ella discusión d ellos muertos, echo a andar hacia el grupo se encontraba. Hugin lo siguió subiéndose sobre su hombro una vez llego como a un metro de la lapida y a cierta distancia del grupo. Munin les siguió pero se quedo cerca de un estatua, observándoles.

-Error, no es la piedra la que te habla, es el muerto que hay enterrado bajo ella. Es una particularidad de este cementerio, tiene magia....así que sus habitantes siempre tienen algo que decir - dijo Evelhan sonriendo asomándose un poco para ver el nombre escrito en esta y se rio por lo bajo, pues podía entender porque el habitante de ese hueco ansiaba que lo taparan de nuevo- Podría echarte una mano borrandolo, pero posiblemente te quedes sin lapida – comento el ghoul de buen talante y como si fuese a hacerle un favor, mas no hizo gesto alguno de ir a intentarlo y volvió a ignorarlo, volcando su atención hacia la única de los presentes que conocía- Buenos días Zarpa, ¿estas haciéndole un pequeño tour?- pregunto Evelhan sonriendo de forma amigable y animada a la licantropa, a la que conoció directamente en el día de su propia Luna, para seguidamente hacer un recorrido visual curiosos hacia los presentes, encontrando varios de ellos sin ningún cambio físico evidente, por lo que su atención inicial se puso especialmente en la que parecía una sinhadre con orejas de conejos, el chico de la cera, la niña que parecía tener cristales incrustados...y el niño daeliciano cojo. Se movió en el lugar pasando el peso de una pierna de un lado a otro impaciente al ver que entre ellos había otro daeliciano. Quería hablar con el, pero no podía acercarseles sin mas, no tanto al menos, aunque en cierta forma ya lo hubiese hecho.

-Oh, cierto...mi nombre es Evelhan Kaw, soy de la cosecha anterior a Zarpa, y esta pequeña de aquí- dijo señalando a Hugin sobre su hombro, que graznó ofendida por el “pequeña”- Es Hugin y parte de mi dominio. Veo que entre ustedes posiblemente hay varios brujos también ¿me equivoco? -pregunto el brugho ladeando levemente la cabeza  interesado, viéndoles con curiosidad, suponiendo que si estaban con Zarpa, probablemente ya sabrían mas o menos que era cada uno.

160Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 01/01/19, 10:52 pm

Dal


Varsai guió a los niños por las calles de la ciudad, evitando a propósito lugares que sabía que eran peligrosos. Les advirtió que si ella les decía que escapasen se fueran sin mirar atrás. Había monstruos para los que no estaban preparados y la licántropa no podría pelear bien si tenía que preocuparse por algo más que ella misma.

Atisbó a lo lejos el cementerio y el viento le trajo graznidos de estirges. Sólo había una razón para que estuvieran allí, su brujo no debía de estar lejos.

Varsai saludó respetuosamente al daeliciano y de dirigió a los chicos que había acompañado.

"Evelhan es de fiar chicos. Es amigo de mi maestra" les explicó mientras se sentaba sobre sus cuartos traseros.

Dejó que el propio brujo hablara con los suyos y se acercó a Eitne. "No queda mucho para que anochezca. ¿Estás preparado?" le preguntó. "Nunca he visto tu transformación, tengo curiosidad por ti".

161Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 02/01/19, 12:03 am

Giniroryu


GM
La sinhadre canturreaba una cancioncilla que había oído alguna vez en el cacharro de música de Rox mientras seguían a Zarpa a través de las calles. A veces arrancaba a correr, pero volvía sobre sus pasos para colocarse de nuevo al lado de Neil constantemente. Al igual que su aurva quedó impresionada ante la vista del cementerio: no se parecía en nada a ningún otro sitio en el que hubieran estado hasta ese momento. No dudó en corretear sobre la hierba entre las lápidas mientras trataba de evaluar la “escalabilidad” de los pocos árboles que había, que ya eran muchos más de los que habían visto hasta aquel momento en la ciudad, pero la voz de ultratumba la sobresaltó y le hizo dar la vuelta. Cuando Neil gritó apretó aún más el paso, dejando una remanencia tras de sí, y encontrándose con el brujo de la cera que había corrido a esconderse detrás de ella. Observó la lápida que, al parecer, había hablado con la cabeza ladeada mientras trataba de tranquilizar a Neil colocando una mano sobre su brazo.
Bueno, tampoco es lo más raro que…

Justo en ese momento apareció una persona a la que no habían visto con la respuesta a lo que acababa de suceder. La sinhadre sujetó a su aurva de la mano, haciendo que se colocase a su lado en lugar de detrás de ella, y se acercó al desconocido. Recordaba bastante a Eitne y no se veía que tuviera cosas como cuernos o cola, aunque su piel era de un color mucho más apagado, y llevaba un pájaro muy curioso al hombro.
Hala, ¿de verdad los muertos pueden hablar? —Dijo ante la explicación que les dio.

—¡Pues claro que podemos hablar! ¿Qué les enseñan a los jóvenes de hoy en día?
—Más bien qué les enseñan a los vivos. Están demasiado vivos y se olvidan de lo que es estar muertos.


La edeel giró la cabeza en varias direcciones ya que no tenía claro de dónde venían las voces, parpadeando con perplejidad.
No pretendía ofender a nadie, pero eso último no tiene mucho sentido porque…

—¡Vosotros no tenéis sentido! ¡Ni respeto! Siempre pisoteándonos y hablando de nosotros como si estuviéramos muertos.

La gamusino dejó escapar una risilla entonces, pero no hizo más comentarios. Le divertía la poca coherencia que parecían tener aquellas personas enterradas. De todos modos el chico se estaba presentando y era su deber como Capitana responder a eso, sobre todo tras haberles asegurado la licántropo que era alguien de fiar.
Yo soy Adrune y este es Neil, mi aurva. ¡Hola Hugin! —añadió también para el ave—. ¿Tu dominio? Entonces eres un brujo de los Hugins. Bueno, ya sé que ese es su nombre y no el de la especie, pero no conozco esos pájaros —aclaró sin quitar ojo del animal—. ¡Sí! Neil también es un brujo de esos. Es un brujo de la cera. Y Guille es un brujo de esas manos que salen del suelo, pero no me acuerdo como se llaman. Y Mónica puede meterse en espejos.
Los había ido señalando a cada uno según hablaba y sin dejar de balancearse en el sitio.

162Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 04/01/19, 02:26 pm

Cuervo

Cuervo
- Va ir todo el mundo!! Yo también quiero irrr!!!- dijo a las Pendicularias, que seguían señalando lo peligroso que podría ser- y viene Zarpa que nos ayudará si viene alguien malo- eso no tranquilizo a las manos como bien decían ahora podían ayudarlos pero también podian atacarlos, y la repentina confianza en sus dones de los letarguinos les podria traer problemas y con ellos a Guille, pero no podían hacer mucho las manos no podían desobedecerle, así que finalmente se preparó para salir. No se cogió ningún escudo, pero si se cogió un jersey mas grande que su talla que se puso por encima.

Desde que escuchó a Eitne tarareando se puso el también a cantar en bajito y se quedó esperando a los demás.

El camino fue tranquilo y gracias a las indicaciones de Zarpa llegaron al cementerio sin problemas.

-Es geniaaalll!!! Tenemos que salir más, seguramente nos falten muchos sitios bonitos por ver!!!- dijo ilusionado. Mientras miraba todos los arboles y lápidas, siguiendo al grupo. Y saludando a todos los muertos que les hablaban.

Cuando se encontraron a un habitante de Rocavarancolia. Gracias a la regañina de hoy decidió no ir a acariciarlo, ni muestras de cariño que implicaran acercarse. Así que hizo con la mano cuando Adru le nombro.

-Creo que estan enfadadas- dijo buscando alguna Pendicularia- salir a saludar anda- mientras buscaba Ketchup salio de su espalda por debajo del jersey y saludo- ahí estas!!- y Guillermo comenzó a girar sobre si mismo para pillar a la pendicularia.


_________________________________________

☽◯☾:


BRUJA 1.ª
Habla.
BRUJA 2.ª
Pregúntanos.
BRUJA 3.ª
Á todo te responderemos.

163Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 05/01/19, 07:52 pm

Goliat

Goliat
Rox se estaba cansando de sus propios cambios de humor. Lo de Hyun le había sentado mal, puede que no tanto como a Rena, pero sí lo suficiente como para agriarle el carácter. Entendía que no fuera culpa suya, pero inevitablemente seguía teniendo el regusto de la rabia y la pena por, no solo que pensase que querían matarle, sino que se lo hubiera hecho creer a uno de sus compañeros. Al final de todo, que Hyun hubiese vivido con semejantes ideas sobre ellos después de tanto tiempo preocupados, o dándole por muerto, era lo que más dolía. Por mucho que se entretuviera leyendo sobre su transformación, creciéndose en la emoción de lo que aparentemente era capaz de hacer, el malestar seguía anidado en su pecho.

Se distrajo un rato cambiando su mano como prueba, llenándola de lunares, cubriéndola de escamas como las de Zobriel o pintándose las uñas, hasta que Rena bajó acompañada de un leopardo. El cambiante sintió como si un único hilo atravesase toda su columna y se tensase. Ahí estaba otra vez, esa amabilidad que no era capaz de recibir. Una nube de veneno se empezó a formar en su mente, viajando con urgencia hasta su lengua sin llegar a convertirse en palabras. Podía tolerar y hasta agradecer la ayuda puntual de Naeleth, pero tanto de golpe era demasiado. Le sabía mal, pero otra ración de rabia afloró contra sus propios compañeros por no sentir el mismo rechazo que él. Los mimos que recibió la llamada Zarpa le hicieron rechinar los dientes. Niños pequeños acariciando a un depredador, su plan favorito. Al no ver peligro inmediato, resopló y volvió a bajar la cabeza, hundiéndose de vuelta en el libro sin responder. No se presentó.
Menos gracia le hizo cuando, a la hora de salir, la felina les acompañaba.

Devolvió la mirada de forma pasivo-agresiva a Milo y Rena, sin decir ni una sola palabra pero dejándolo todo claro con gestos. No le parecía buena idea salir, no le hacía ni puta gracia ir con el gato de las nieves que acababan de conocer, sumado a ciertos celos teñidos de inquietud porque ellos se quedasen hablando con otros dos irrenses veteranos. Debería de sentir alivio porque pudieran recuperar sus brazos, pero en aquel momento, el cabreo que tenía encima solo podía ir en crescendo.

«Venga, y si la cosa se va de madre puedo dejar que Calcetines se coma a los malos mientras yo protejo a los críos cambiando de colorines como un puto camaleón.»

Para su alivio, el aire exterior y la imagen de la luna, irónicamente, le calmaron bastante. No sentía tanta presión como dentro de la Sede, no tenía que presentarse a nadie ni tragarse otra sobredosis de buen rollo. El astro rojo le infundía algo de paz. Quería estar cabreado, y ya que no podía estarlo, por lo menos agradecía estar un rato lejos de tanta gente.
El destino al que fueron a parar, sin embargo, le dejó una cara de póker difícilmente reemplazable. La vegetación estaba bien. Las tumbas no tanto.

«Que buen sitio para darse una vuelta, me cago en todo.»

Y cuando los muertos empezaron a hablar, el coreano se preguntó si la lengua se le había desecho. No parecían una amenaza, desde luego, pero la impresión era más que suficiente para extender un poco más su mutis. Después de fantasmas, monstruos y puertas que se tocan solas, no era lo más raro de la ciudad, pero tampoco podía quitarle mérito.
No... no creo que haya sido la piedra.
Entonces, un joven de piel apagada se les acercó para confirmar lo que pasaba. El rubio procuró ponerse entre él y los más pequeños, solo por si acaso, cambiando su atención de él al animal que descansaba en su hombro. Trató de mantener su cara de póker ante el comentario de la licántropa.

«Oh, claro, como no, es de fiar. Que tontería la mía pensar que no lo es.» se dijo mordazmente.

Lo que le hizo bajar la guardia no fue esa confirmación, sino la edad que el chico parecía rondar. No tenía cara de mala gente precisamente, aunque el hecho de que estuviese rondando un cementerio a solas con sus pájaros era un rato raro.
Asi que ni los muertos descansan en paz, ¿eh?
¡Dímelo a mi! ¡Con el griterío que tienen algunos no se puede ni estar en este sitio!
Cuando otras voces se alzaron para discutir y echar la culpa del jaleo unos a otros, el cambiante se arrepintió de abrir la boca.
Eh... vale. Vale.

Dudó a la hora de presentarse, pero al ver a Adru haciéndolo por ella y por los brujos, así como dándole conversación, se forzó a hacerlo.
Rox. No brujo.—añadió finalmente, sin más. Luego puso una mano sobre la cabeza de Guille para detenerlo en sus giros—. Loco, quieto, ¡te vas a marear y vas a pisar otra tumba!


_________________________________________

♪♫♬:


Cementerio - Página 14 Mercad11

164Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 06/01/19, 12:32 am

Yber

Yber
GM
La ciudad estaba viva, como si se hubiera contagiado por las mismas emociones que Eitne sentía bullendo en su pecho. Una felicidad extrema que le llevó a saltar por la calle con ayuda de las muletas, mirando más al cielo que al suelo, en busca de cualquier criatura que le pareciese lo suficientemente adorable para probar a afinidarla. De momento se habían cruzado con muchas arañas y ratas, pero las criaturas se alejaban del grupo y Eitne sentía que debía ser algo más especial, algo que no hubieran visto cincuenta y dos veces desde que llegaron a Rocavarancolia. Le bastaba incluso con una ratapinchuda de las que habían alimentado en la plaza de las cestas.

La visión del cementerio le hizo chillar de emoción.

¡Cuántas plantas, mirad! ¡Seguro que está lleno de bichos, Nime!

En cuanto llegaron, Eitne se rezagó un pelín, embelesado por aquel microcosmos de color verde (un color un poco raro para ser vegetal, pero se había acostumbrado a verlo en las ramitas y especias que les traían en las cestas).

—¡Mirad, ha venido una princesa! —dijo un muerto.

Eitne se sobresaltó, pero acto seguido miró detrás de sí en busca de algo que se pareciera a una princesa. Según Nime tenía que tener vestidos bonitos y joyas, y si además era una Disney, como las de Guille, tal vez hubiera animales con ella. Sin embargo...

—Es de esas moras… ¿Creéis que sabrá dulce o salada?

—¡Oye, que es un niño! Puede que estemos muertos, pero todavía nos queda dignidad.

—Dilo por ti, vieja Eufrasia.

El niño entendió que era el suelo el que hablaba solo y sintió un escalofrío cuando las voces mencionaron que estaban muertas. Pensó inmediatamente en los muertos que habían acabado en el jardín (en lo solos que estarían, ahora que se habían ido a la sede) y sintió un retazo de pena. Eitne alzó la mirada y se ayudó de las muletas para llegar junto al resto, justo a tiempo para escuchar la explicación del chico gris que acababa de llegar.

Aun no se acostumbraba a que hubiera tanta gente en Rocavarancolia con ganas de hablarles, pero solo podía pensar que cuantos más, mejor. El brujo nuevo parecía simpático, su piel le recordaba a la de Zobriel e iba muy bien vestido. ¡Encima tenía un pajarito (o pajarote)!

¡Yo soy Eitne, encantado! Soy una bestia del crepúsculo —le informó, con su tintineo adornando cada palabra. Poco sabía el daeliciano de los peligros de ir aireando su nuevo ser tan alegremente.

Acto seguido se volvió a la felina, que se había acercado a él, y contuvo la ligera intimidación que sintió. Era un animal muy bonito, con colores suaves y contrastes que Eitne sentía que quedaban bien, pero también era una bestia enorme con unas garras y unos colmillos largos y temibles. Eitne era valiente, o eso creía él, pero no quería perder más piernas, que no le quedaban tantas, así que no se avergonzó del pequeño susto y le sonrió de oreja a oreja.

¡Estoy deseandolo!

Y hablando de deseos…

Perdone, señor Evelhan Kaw —dijo con toda la educación posible, con la esperanza de que su aura la empapara—. ¿Puedo tocar su Hugin? —Eitne no sabía qué especie era un Hugin, pero Adru era mayor y ella los había mencionado con seguridad.

Como ese Hugin ya tenía un dueño, no quería hacer nada con él, más allá de asegurarse de que sus habilidades de afinidación funcionaban. Si fallaban como su voz se iba a llevar un buen picotazo, pero el niño prefería no pensar en ello.

Los muertos, mientras tanto, continuaban su cháchara.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

165Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 06/01/19, 10:29 pm

Tak

Tak
GM
Nime tenía curiosidad por los recién llegados y lo que iban a hacerle en los brazos a sus amigos, pero también quería salir, y era más o menos consciente de que no se iba a enterar de nada del funcionamiento de las partes mecánicas de los irrenses. La decisión, por lo tanto, fue fácil de tomar.

Se despidió de los que se quedaban y emprendió el camino dando pequeños saltitos. Intentó en varias ocasiones mientras caminaban desencadenar aquel impacto de nuevo, pero no terminaba de entender cómo funcionaba.

Las salidas cada vez le resultaban más ligeras y extrañamente normales, comparado con solo un día antes. La compañía de veteranos la calmaba por completo, ya que había sido capaz de confiar tanto en Naeleth como en la felina. Así, casi sin darse cuenta, llegaron a un lugar lleno de vegetación. Nime abrió los ojos, preguntándose si sería incluso una ilusión. Hacía tanto que no veía tanto verde junto que casi se le hacía extraño.

Se adentró en el lugar con emoción, corroborando con entusiasmo la afirmación de Eitne. Se habría puesto a buscar bichos de inmediato si no hubiese sido por las primeras voces que surgieron de la nada. La niña soltó un gritito, se paró en seco y miró en todas direcciones buscando su origen, pero no comprendía ni qué función tenía aquel lugar.

Se había pegado ya al grupo, asustada, cuando apareció otro desconocido dispuesto a hablar con ellos. Nime comprendió, gracias a su explicación, tanto qué era aquel lugar como qué pasaba con las voces, y eso no la tranquilizó en lo más mínimo. Pero también le generó curiosidad.

Insólito como era, una vez se hizo a la idea de que los muertos no podían hacer nada, pensó que hablar con ellos no dejaba de ser toda una experiencia. No estaba segura de si estaban realmente vivos y conscientes o solo era una ilusión creada por la magia, pero los veteranos no parecían preocupados en absoluto.

Inevitablemente, la mascota de Evelhan también llamó su atención. El criterio de Zarpa respecto al brujo para ella fue tranquilizadoras de sobra, ya que confiaba en ella sin plantearse siquiera si debería.
¿Yo también puedo saludar al Hugin? ¡Ah! —se paró en seco—. Olvidaba presentarme. Yo soy Nime, demonio mineral —al decir aquello hinchó el pecho, orgullosa de presentarse con su nuevo título. No identificarse ante todo como hija de su madre sonaba como si fuese alguien importante por sí misma, como las nobles.

166Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 09/01/19, 09:44 am

Evanna

Evanna
Al ver como la sinhadre se acercaba agarrando de la mano al chico de la cera, Evelhan imagino que debían tratarse de edeel y aurva respectivamente, por lo que les miro con atenta curiosidad al notar la evidente confusión de la pelimorada ante sus palabras y la de los muertos.

-Oh, lo hacen, estas hablando con uno, y no, no hablo de esta panda de vejestorios esqueléticos...es una larga historia- secundó Evelhan con un ligero ademan relajado respondiendo al comentario de Adrune, mientras se movía despacio y algo impaciente en el lugar, escuchando las presentación de la sinhadre que le confirmo lo que ya imaginaba de su aurva y por supuesto de algunos de sus acompañantes. Evelhan, pensativo y ya mareado de no parar de removerse en el sitio impacientemente, pegó un pequeño saltito para sentarse sobre la lapida de el tal Gumersindo, no tardando demasiado en recibir un claro reclamo del muerto bajo este.

-¡Como te atreves a poner tus posaderas sobre mi cara, niño ingrato, aparta eso de mi vista!

-Es lo mas bonito que has tenido tan cerca en siglos, así que da gracias que te concedo el honor. Y silencio, que estoy charlando-respondió Evelhan con un leve bufido dando golpecitos a la lapida como regaño, antes de posar sus ojos en los recién trasformados y sonreír- Disculpad, a veces pueden ser muy pesados, tienen demasiado tiempo libre desde que lo único que puede hacer ahí abajo es...bueno, dejar que el tiempo haga lo suyo. Ni caso, son muertos pocos agradables con lo que tratar, hay mejores- dijo Evelhan sonriendo alegremente moviendo un poco sus piernas sobre el lugar donde estaba sentado- Mm...¿que iba a decir?...ah si...sobre los brujos. - murmuró recuperando el hilo que andaba pensando antes de la interrupción del muerto- Los dominios sobre cosas no vivas, son diferentes de manejar, son mas versátiles al deseo de brujo, pero tienen otro tipo de control; lo que tiene vida y piensa por si mismo es mas difícil de controlar y darle ordenes, por que tienen la capacidad de volverse en tu contra si no lo manejas bien y dependiendo de su inteligencia, de buscarle doble significado a todo lo que digas...así que os aconsejo a ese niño de ahí vigilarlo, porque detrás de esas manos seguramente haya algo con cerebro. Y no, no hablo solo del de él- añadió Evelhan señalando con un gesto de su cabeza al inquieto chico llamado Guille que saco un peculiar mano negra de entre sus ropas que por un momento le recordaron a las onyces de Onyx. Y ya conocía lo suficiente de estas para saber que podían ser un poco traicioneras al inicio, si es que era el mismo tipo similar de criatura de otro plano.

Por otro lado, el chico pelinaranja llamado Rox dijo no ser un brujo, lo que le hizo pensar posibilidades de que podría ser entonces, pues conocía alguna que otra que no tenía cambios físicos, y el niño daeliciano llamado Eitne dijo de ser un a bestia del crepúsculo, cuya trasformación le era desconocida por completo y su apariencia mucha pista no le daba. << Bueno, es imposible conocer todas las transformaciones >> pensó Evelhan no dándole mucha importancia. Si el chico llamado Rox no dijo su trasformación sus motivos tendría y prudente era, que nunca estaba de mas en esa ciudad.

-Claro, culpa mía, estoy tan acostumbrado que todo el mundo en esta ciudad sepa lo que son que me olvido que no es algo general- rio Evelhan volviendo un poco la cabeza para ver a Hugin, que al ser saludada por su nombre había levantando la cabeza orgullosamente. Era muy presumida- Son estirges, Hugin es solo el nombre que le puse...aquella de allá es su pareja, Munin -dijo señalando a la estirge que había sobre la estatua y que les miraba fijamente. Evelhan les miro sonriendo, curiosos por la suave voz con la Eitne le habló en un hipnotizante tono cantarin, al menos hasta que escucho ese “señor” que sonó estridente en su cabeza y que hizo que parpadeara despacio, poniendo un ligero puchero de disconformidad. No era viejo, ¡ni siquiera podía envejecer!- No soy mucho mayor que tu,...ademas, provenimos del mismo mundo aunque no lo parezca luciendo tan...- alzo una poco las manos señalando un poco su piel-...gris. - añadió encogiéndose suavemente de hombros pero sonriendo bastante de buen humor al ver que el niño daeliciano se dirigía a el directamente, mirando de reojo a Hugin ante la petición de Eitne, pensativo. Mas aun cuando la chica de extraños cristales incrustados en el cuerpo, también pidió lo mismo. Le era raro que le pidieran eso, ya que la mayoría de gente de la ciudad conocían a las estirges y su fama de cabronas.

>>-Encantado Nime- sonrió Evelhan que tampoco sabía que narices era un demonio mineral, aunque bueno, lo de “mineral” si parecía claro del porque del nombre. Miro a Hugin sobre su hombro, de reojo, calculando sus niveles de estrés, pues últimamente sus estirges estaba especialmente nerviosas y cuando se ponían así a veces costaba hicieran caso a la primera, pero Hugin estaba bastante tranquila, perezosamente subida sobre su hombro viendo a los transformados frente a ella con una mezcla de interés y aburrimiento. Nime era especialmente quien llamaba su atención por los cristales de su cuerpo-  Podéis tocarla, pero recordad que no es una mascota, no os aconsejo intentar nada de esto sino lo permito, porque es mas que probable que ataquen...y no sera solo una- dijo Evelhan suavemente sonriendo, no siendo una amenaza sino mas bien una advertencia de que fuesen cuidadosos y de un poco de sentido común. Dicho eso, Hugin que entendió la orden mental de no atacarles, especialmente la orden de no atacar a Nime, bajó desde su hombro hasta su antebrazo donde se posó dignamente, mirándoles con sus penetrantes ojillos negros. Evelhan le tenia puesta protecciones a sus estirges, tanto a Hugin como a Munin que siempre estaban con el, por eso podía permitirse esas escenas, de caso contrario no permitiría que las tocasen sin mas sin saber el funcionamiento de sus transformaciones, no estaba tan loco.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Spoiler:
Rua habla =  #9932CC
Rua piensa = #CD5C5C
Dédalo piensa = #FFFAFA

167Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 11/01/19, 01:34 am

Muffie

Muffie

Al momento un chico con un pájaro en el hombro apareció explicándole que quién hablaba era el muerto bajo aquella tumba y que, de hecho, todos los muertos en aquel cementerio podían hablar. El brujo no pudo evitar fruncir el ceño ante aquello, pues no le parecía la mejor manera de descansar en paz. Sobre todo porque si seguían hablando quería decir que su alma no se había reunido con la Gran Alma por lo que en realidad no había descanso en absoluto.

Cuando Adru le sujetó para que se pusiera a su lado, el aurva saludó tímidamente al desconocido y dejó que fuera su edeel la que le presentara como era común.

Un poco nervioso por la presencia desconocida de Evelhan y Zarpa, que en un principio no le habían importado, pero que empezaba a abrumarle, Neil decidió alejarse un poco del grupo para poder observar con más detenimiento las estatuas que poblaban el lugar. El brujo evitó alejarse demasiado de forma consciente manteniendo al grupo en su rango de visión y se dedicó a inspeccionar detenidamente las estatuas que se iba encontrando, haciendo que la cera a su alrededor fuera replicándolas a pequeña escala modificándose a medida que Neil iba descubriendo nuevos detalles. Algunas le parecieron bastante grotescas, pero todas ellas habían sido representadas bellamente y con una perfección casi irreal, lo que le hizo preguntarse al sinhadre si habían sido esculpidas con magia.

Se encontraba en mitad del escrutinio de un ser alado de tres cabezas cuando sintió como algo en un árbol cercano le llamaba. El brujo recordaba haber tenido aquella sensación vagamente durante su criba y definitivamente lo había sentido cuando salió la Luna Roja, por lo que cuando se acercó al árbol sabía qué iba a encontrar, pero no exactamente de qué modo, aunque el zumbido que comenzaba a escucharse a medida que se iba acercando le permitió hacerse una idea.

Se trataba de un panal del tamaño de su mano repleto de cera y también de abejas. Neil, emocionado, quiso hacerse en seguida con el panal y comenzó a usar su poder en él, pero al momento las abejas, de alguna manera conscientes de que les estaban quitando su hogar, comenzaron a zumbar de forma amenazante hacia el brujo. El aurva, asustado, dio un corto chillido y corrió de nuevo hacia el grupo.

- ¡Eitne!- exclamó aliviado en parte al haber llegado a su lado, en parte por la idea que acababa de tener-. A ti se te dan bien los animales, ¿no? Quiero decir, ahora se supone que tienes afinidad con ellos, ¿verdad? Ahí en ese árbol hay un maravilloso panal repleto de fantástica cera, pero hay muchas abejas y no les está gustando demasiado que quiera su cera. ¿Podrías ayudarme? ¡No me importa traerlas conmigo, de verdad! Quiero decir, podemos compartir la cera, pero no las veo muy por la labor de escucharme y he pensado que a lo mejor a ti te ... ¿oirían?


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

168Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 11/01/19, 01:08 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Observar a Guille en un sitio o circunstancias nuevas se había convertido en una costumbre, ya que por lo general las reacciones del humano le resultaban extremadamente divertidas. No obstante, se acercó a él cuando Rox le llamó la atención y, aun entre risas, se dirigió también al pequeño brujo.
Recuerda que Rena se va a enfadar si hacemos alguna trastada. Y no quieres ver un oso enfadado.

>>Oye, oye, si encontráis algo interesante enseñádmelo. —Había dicho cuando Eitne le dijo a Nime que habría muchos bichos por aquel lugar.
Evelhan les explicó entonces cosas sobre los brujos, por lo que el gamusino prestó atención para poder saber más acerca de su aurva. Asintió varias veces con expresión interesada a la explicación, quedándose principalmente con que los dominios no vivos eran más fáciles de manejar.
Qué suerte, Neil es un brujo de la cera y además sabe hacer figuritas muy chulas —explicó orgullosa—. Pero eso de tener un ejército de pájaros es muy guay también —dijo mientras se acercaba al daeliciano mientras les hablaba sobre sus estirges. Sin duda a ella no le hubiese importado disponer de un montón de lagartos a sus órdenes. Se preguntó si Zobriel también tendría que hacerle caso entonces, pero suponía que no aunque la idea le hizo reír levemente en voz alta—. Hola, Hugin, ¿podemos ser amigos?
Dejó que los más pequeños tocaran al ave primero, y después ella también le acarició la cabeza con cuidado, no queriendo molestar al animal.

Iba a preguntarle a Neil si quería acariciar a Hugin y se dio cuenta entonces de que lo había perdido de vista. Miró hacia todas partes tratando de localizarlo, pero por suerte él mismo apareció llamando por Eitne.
¿Abejas? Hala, ¿dónde están? A lo mejor podemos cuidarlas. Ya sabes eso de apo… ape… ¡Apicultura! Eso.
La edeel ya se empezaba a emocionar con la idea de poder tener su propio huerto, mucho más grande que el de Letargo, y tener muchas flores para las abejas. Aunque no sabía cómo, porque no había un jardín en su nuevo refugio, pero ya pensarían en algo.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Cementerio - Página 14 WLJLnOD

169Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 12/01/19, 07:40 pm

Cuervo

Cuervo
Cuando Rox puso su mano sobre la cabeza de Guille, este se detuvo, le hubiera dado las gracias, pero comenzó a sentir el mareo de las vueltas, y se quedó tambaleando mientras todo le daba vueltas. La capitana dando moviéndose más de lo normal, a los ojos de Guille, se acercó a él y le advirtió sobre que se enfadase Rena.

-¡Ha sido K! Yo no he hecho ninguna trastada…No me hacen caso...- dijo lamentándose.
Había escuchado parte de la intervención de Evelhan pero a Guillermo le parecía muy difícil que le hicieran caso, no se había creído del todo que fueran suyas, pensaba que solo estaban por aqui por que les parecía divertido.

Pronto su atención fue dirigida al descubrimiento de Neil, que llamaba a Etnie para que le ayudara en un conflicto diplomático. Fue corriendo hacia ahí, con la Pendicularia todavía pegada a su cuerpo, mas grande que sus propios brazos, se tambaleaba al ritmo de los pasos de Guille.

-¡Siiii! y podemos pedirles un poco de su miel para hacer cosas ricas, seguro que sabes hacer muchas cosas ricas y en cambio les ayudaremos, podemos ponerles flores muy ricas.- dijo contento por las ideas de Neil y las de Adru.


_________________________________________

☽◯☾:


BRUJA 1.ª
Habla.
BRUJA 2.ª
Pregúntanos.
BRUJA 3.ª
Á todo te responderemos.

170Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 18/01/19, 03:07 pm

Goliat

Goliat
La explicación de Evelhan sobre los brujos consiguió captar todo su interés. Pensó en lo guay que tenía que ser estar al mando de una bandada de pájaros u otros animales, con casi una pizca de envidia.
«¿Entonces Aquaman es un brujo de pescados?», pensó, cruzándose de brazos y conteniendo una risa tonta por lo ridículo que sonaba. Mientras, otros detalles hacían click en su cabeza.

Por eso la bola esa seguía a Milo. Y lo de las velas… —murmuró, más para sí mismo que para la conversación general. Luego miró a Guille, soltando una risa seca cuando el chico les advirtió de los dominios. Que pudiera haber algo más tras las manos le enfrió el cuerpo, pero procuró escurrir el susto que le daba pensarlo—. Ya era complicado vigilarle antes, como para quitarle un ojo de encima ahora.

Los hilos de Rox fueron destensándose según avanzaba la situación. Hasta dejó entrever una media sonrisa cuando Eitne llamó “señor” al joven y este reaccionó con un puchero. Evelhan había dicho ser otro daeliciano, detalle que bastó para que el coreano declarase oficialmente que no podía ser mal tipo. Sus pájaros imponían, pero con todo lo que les había contado Eitne sobre su planeta y sus gentes, difícilmente podía el cambiante verlos como una amenaza. No es que pudiera decir lo mismo de Zarpa, que la voz de una chica en el cuerpo de un depredador le resonara en la cabeza seguía dándole mala espina. Aún habiéndose relajado, observó atentamente a los pequeños cuando acercaron las manos al animal. Su experiencia con pájaros se limitaba al loro de sus tíos, pero le bastaba para saber a ciencia cierta la mala leche que podían tener. Y las estirges desde luego no eran simples loritos.

Atento a una sola escena, el australiano ni se fijó en el momento en el que Neil se había separado. Cuando apareció mencionando unas abejas para que Eitne las amansara, su cuerpo volvió a tensarse.
Oh no. —se llevó una mano a la cara. Nada bueno podía salir de ahí.

Pronto, una montaña de malas ideas se fue acumulando delante de sus narices, y su rostro iba reflejando lo ridículo que le parecía todo aquello. Si no intervenía pronto volverían a la Sede con más de tres aguijones en el cuerpo. Se plantó entre ellos, levantando las manos en gesto de pausa.

Tengo una idea mejor. Qué tal si, en vez de hacer todo eso, ¿dejamos en paz a las abejas? —empezó hablando despacio, haciendo especial énfasis en la pregunta, como si así fueran a entenderlo mejor. Luego, se dirigió directamente a Neil—. A ver, ¿y dónde piensas meterlas luego? ¿En la Sede? Eitne no va a estar todo el día hablándoles para calmarlas, ni siquiera sabemos si eso funciona así. Ya habéis oído a Evelhan, los seres vivos no son fáciles de controlar, ni siquiera para los brujos.
Se cruzó de brazos, con gesto severo. No le gustaba echarles la regañina, pero menos le gustaba la fórmula “enjambre de abejas + niños pequeños con superpoderes”.
La apicultura no es tan sencilla, eso necesita un montón de trabajo y preparación, y un montón de abejas enfadadas pueden ser muy peligrosas. También dudo que les haga gracia que les cambiemos la casa de sitio.

Esperaba haber puesto punto final sobre el asunto. De haber estado Rena ahí puede que la idea fuera menos descabellada (tareas básicas de un oso), pero no era el caso.


_________________________________________

♪♫♬:


Cementerio - Página 14 Mercad11

171Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 21/01/19, 11:00 pm

Tak

Tak
GM
Nime puso toda su atención en las palabras del chico de los pájaros. Estaba siendo un día muy largo en el que tenía que digerir muchas cosas, pero con todo seguía ávida de información, y los muertos parlantes eran lo que más la inquietaba en aquel momento. Pero también descubrió otras cosas, como lo que eran realmente las aves que acompañaban a Evelhan o que el chico era del mismo planeta que Eitne.

La niña se dio cuenta de que la estirge del hombro del brujo le estaba clavando la mirada, pero aquello lejos de ser una advertencia solo le dio más ganas de poder tocarla. A lo mejor le había caído en gracia. Por eso no se hizo de rogar cuando el brujo abrió la veda para tocar al animal y Nime le pasó el dedo con cuidado por las plumas. Eran más suaves de lo que había imaginado.

Habría vuelto a ponerse a la cola para tocar a Hugin si no fuera porque el descubrimiento del grupo de abejas también llamó su atención.
¡Ah, esperadme! ¡Quiero alguna para mi colección! —vociferó mientras echaba una carrera para alcanzar a los demás. Aunque se detuvo cuando Rox empezó a explicar por qué le parecía mala idea tenerlas como mascota. Nime se puso de morros, aunque era consciente de que Rox tenía razón—. Pero… ¿si está muerta puedo quedarme alguna, no? —dijo aun así, mirando al cambiante fijamente.

172Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 23/01/19, 04:59 pm

Yber

Yber
GM
¡Ala! ¿También eres de Daelicia? ¿De qué pueblo eres? Yo soy de Trazo Púrpura, ¡ojalá seamos vecinos! —Mientras hablaba, Eitne dio un paso hacia el brujo y Hugin, que resultaba ser una estirpe o algo así, y se dirigió a ella igual que todos en el pueblo cuando hablaban con bebés—. ¡Hola, Hugin, qué bonito eres!

Extendió su mano con cuidado, mientras pensaba muy, muy fuerte: “pórtate bien, pórtate bien, pórtate bien”. Estaba seguro de que la afinidación funcionaba así, ¿cómo si no? Cuando su dedo acarició la cabecilla del animal, Eitne se sintió poderoso, inconsciente de que la serenidad del ave nada tenía que ver con su don. Tuvo que contenerse para no chillar de la emoción (no quería que el ave se asustara). La bestia del crepúsculo se sentía radiante, más allá de la luz que sí que emitía su piel, y aun así sintió algo de pena porque Hugin ya tenía un dueño capaz de cuidarlo bien.

Es muy manso —le dijo a Evelhan Kaw.

Le dio otra caricia suave al pajarillo (que de pequeño no tenía nada) y se fue corriendo (o el sinónimo de correr para una persona coja con muletas) en pos de Neil. ¡Abejas! ¡Salvajes! ¡Miel! Al contrario que Rox, la ecuación en la mente de Eitne daba un resultado positivo: un animal (¡una colmena entera!) libre de lazos con nadie, listo para ser afinidado por Eitne y encima, como si no fuera suficiente, ¡daba miel! Era perfecto para el niño. Por eso hizo un mohín cuando el cambiante les pidió calma y dijo cosas que tenían razón.

Jope…

Eitne se encogió de hombros y le dirigió una mirada complice a Neil y a los de su edad, intentando que Rox no le viera en el intento. Tardó en darse cuenta de que ahora podía elegir quién le escuchaba (eran demasiadas cosas para saberlas todas) e hizo todo lo posible por concentrarse en el sinhadre.

¿Lo intento luego? —susurró.

Por desgracia, sus intenciones fueron reveladas no solo a Neil, sino a todos los que lo acompañaban. Eitne no sabía que había sido delatado por sus propios cascabeles.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

173Cementerio - Página 14 Empty Re: Cementerio el 23/01/19, 09:20 pm

Dal

Dal
Varsai contempló a los niños emocionados con la estirge y pensó para sí que menos mal que no habían vivido en Maciel. De haberlo hecho más de uno tendría cicatrices de picotazos.

No es que fueran descuidados, sólo eran niños. Cansada de su forma animal decidió volver a ser varmana, con su cola, sus orejas y ojos felinos por supuesto. El cambio apenas llevó unos segundos y la ropa apareció por arte de magia. La Luna le pedía correr, saltar, liberar su animal interior, y bajo la forma varmana era más fácil de controlar.

Las alarmas saltaron cuando oyó a los niños hablando de un panal de abejas y cogerles cera.

"Chicos, no deberíais molestar a los animales de la ciudad. Pueden parecer inocentes pero ser peligrosísimos. Si queréis algo así deberíais ir a vuestros mundos a por ellas, serán más seguras. Si no me equivoco en Daelicia tenéis abejas ¿no?. Creo que traen miel de vuestro mundo en las cestas" dijo acercándose a los niños.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 14 de 16.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 13, 14, 15, 16  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.