Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» OTPs
por Giniroryu Hoy a las 12:54 am

» Casa de los Dulces
por Tak Ayer a las 07:03 pm

» Libo
por Nihil Ayer a las 02:11 am

» La Tierra
por Nihil Ayer a las 01:46 am

» Tatuador a tiempo parcial
por Nihil Ayer a las 12:29 am

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38953 mensajes en 737 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Noroeste » Cementerio

Cementerio

Ir a la página : Precedente  1 ... 9 ... 13, 14, 15

Ir abajo  Mensaje [Página 15 de 15.]

1 Cementerio el 03/08/11, 10:54 am

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Situado en una hondonada a la que accede a través de ocho rampas. En el centro se alza majestuoso el panteón real, de planta pentagonal y coronado por una cúpula negra. A su alrededor, en los cuidados jardines, se alzan tumbas y obeliscos, fuentes y estatuas. Y en este paraíso resuenan sin descanso las voces de los muertos.


169 Re: Cementerio el 12/01/19, 08:40 pm

Cuervo


Cuando Rox puso su mano sobre la cabeza de Guille, este se detuvo, le hubiera dado las gracias, pero comenzó a sentir el mareo de las vueltas, y se quedó tambaleando mientras todo le daba vueltas. La capitana dando moviéndose más de lo normal, a los ojos de Guille, se acercó a él y le advirtió sobre que se enfadase Rena.

-¡Ha sido K! Yo no he hecho ninguna trastada…No me hacen caso...- dijo lamentándose.
Había escuchado parte de la intervención de Evelhan pero a Guillermo le parecía muy difícil que le hicieran caso, no se había creído del todo que fueran suyas, pensaba que solo estaban por aqui por que les parecía divertido.

Pronto su atención fue dirigida al descubrimiento de Neil, que llamaba a Etnie para que le ayudara en un conflicto diplomático. Fue corriendo hacia ahí, con la Pendicularia todavía pegada a su cuerpo, mas grande que sus propios brazos, se tambaleaba al ritmo de los pasos de Guille.

-¡Siiii! y podemos pedirles un poco de su miel para hacer cosas ricas, seguro que sabes hacer muchas cosas ricas y en cambio les ayudaremos, podemos ponerles flores muy ricas.- dijo contento por las ideas de Neil y las de Adru.

170 Re: Cementerio el 18/01/19, 04:07 pm

Goliat


La explicación de Evelhan sobre los brujos consiguió captar todo su interés. Pensó en lo guay que tenía que ser estar al mando de una bandada de pájaros u otros animales, con casi una pizca de envidia.
«¿Entonces Aquaman es un brujo de pescados?», pensó, cruzándose de brazos y conteniendo una risa tonta por lo ridículo que sonaba. Mientras, otros detalles hacían click en su cabeza.

Por eso la bola esa seguía a Milo. Y lo de las velas… —murmuró, más para sí mismo que para la conversación general. Luego miró a Guille, soltando una risa seca cuando el chico les advirtió de los dominios. Que pudiera haber algo más tras las manos le enfrió el cuerpo, pero procuró escurrir el susto que le daba pensarlo—. Ya era complicado vigilarle antes, como para quitarle un ojo de encima ahora.

Los hilos de Rox fueron destensándose según avanzaba la situación. Hasta dejó entrever una media sonrisa cuando Eitne llamó “señor” al joven y este reaccionó con un puchero. Evelhan había dicho ser otro daeliciano, detalle que bastó para que el coreano declarase oficialmente que no podía ser mal tipo. Sus pájaros imponían, pero con todo lo que les había contado Eitne sobre su planeta y sus gentes, difícilmente podía el cambiante verlos como una amenaza. No es que pudiera decir lo mismo de Zarpa, que la voz de una chica en el cuerpo de un depredador le resonara en la cabeza seguía dándole mala espina. Aún habiéndose relajado, observó atentamente a los pequeños cuando acercaron las manos al animal. Su experiencia con pájaros se limitaba al loro de sus tíos, pero le bastaba para saber a ciencia cierta la mala leche que podían tener. Y las estirges desde luego no eran simples loritos.

Atento a una sola escena, el australiano ni se fijó en el momento en el que Neil se había separado. Cuando apareció mencionando unas abejas para que Eitne las amansara, su cuerpo volvió a tensarse.
Oh no. —se llevó una mano a la cara. Nada bueno podía salir de ahí.

Pronto, una montaña de malas ideas se fue acumulando delante de sus narices, y su rostro iba reflejando lo ridículo que le parecía todo aquello. Si no intervenía pronto volverían a la Sede con más de tres aguijones en el cuerpo. Se plantó entre ellos, levantando las manos en gesto de pausa.

Tengo una idea mejor. Qué tal si, en vez de hacer todo eso, ¿dejamos en paz a las abejas? —empezó hablando despacio, haciendo especial énfasis en la pregunta, como si así fueran a entenderlo mejor. Luego, se dirigió directamente a Neil—. A ver, ¿y dónde piensas meterlas luego? ¿En la Sede? Eitne no va a estar todo el día hablándoles para calmarlas, ni siquiera sabemos si eso funciona así. Ya habéis oído a Evelhan, los seres vivos no son fáciles de controlar, ni siquiera para los brujos.
Se cruzó de brazos, con gesto severo. No le gustaba echarles la regañina, pero menos le gustaba la fórmula “enjambre de abejas + niños pequeños con superpoderes”.
La apicultura no es tan sencilla, eso necesita un montón de trabajo y preparación, y un montón de abejas enfadadas pueden ser muy peligrosas. También dudo que les haga gracia que les cambiemos la casa de sitio.

Esperaba haber puesto punto final sobre el asunto. De haber estado Rena ahí puede que la idea fuera menos descabellada (tareas básicas de un oso), pero no era el caso.

171 Re: Cementerio el 22/01/19, 12:00 am

Tak


GM
Nime puso toda su atención en las palabras del chico de los pájaros. Estaba siendo un día muy largo en el que tenía que digerir muchas cosas, pero con todo seguía ávida de información, y los muertos parlantes eran lo que más la inquietaba en aquel momento. Pero también descubrió otras cosas, como lo que eran realmente las aves que acompañaban a Evelhan o que el chico era del mismo planeta que Eitne.

La niña se dio cuenta de que la estirge del hombro del brujo le estaba clavando la mirada, pero aquello lejos de ser una advertencia solo le dio más ganas de poder tocarla. A lo mejor le había caído en gracia. Por eso no se hizo de rogar cuando el brujo abrió la veda para tocar al animal y Nime le pasó el dedo con cuidado por las plumas. Eran más suaves de lo que había imaginado.

Habría vuelto a ponerse a la cola para tocar a Hugin si no fuera porque el descubrimiento del grupo de abejas también llamó su atención.
¡Ah, esperadme! ¡Quiero alguna para mi colección! —vociferó mientras echaba una carrera para alcanzar a los demás. Aunque se detuvo cuando Rox empezó a explicar por qué le parecía mala idea tenerlas como mascota. Nime se puso de morros, aunque era consciente de que Rox tenía razón—. Pero… ¿si está muerta puedo quedarme alguna, no? —dijo aun así, mirando al cambiante fijamente.

172 Re: Cementerio el 23/01/19, 05:59 pm

Yber


GM
¡Ala! ¿También eres de Daelicia? ¿De qué pueblo eres? Yo soy de Trazo Púrpura, ¡ojalá seamos vecinos! —Mientras hablaba, Eitne dio un paso hacia el brujo y Hugin, que resultaba ser una estirpe o algo así, y se dirigió a ella igual que todos en el pueblo cuando hablaban con bebés—. ¡Hola, Hugin, qué bonito eres!

Extendió su mano con cuidado, mientras pensaba muy, muy fuerte: “pórtate bien, pórtate bien, pórtate bien”. Estaba seguro de que la afinidación funcionaba así, ¿cómo si no? Cuando su dedo acarició la cabecilla del animal, Eitne se sintió poderoso, inconsciente de que la serenidad del ave nada tenía que ver con su don. Tuvo que contenerse para no chillar de la emoción (no quería que el ave se asustara). La bestia del crepúsculo se sentía radiante, más allá de la luz que sí que emitía su piel, y aun así sintió algo de pena porque Hugin ya tenía un dueño capaz de cuidarlo bien.

Es muy manso —le dijo a Evelhan Kaw.

Le dio otra caricia suave al pajarillo (que de pequeño no tenía nada) y se fue corriendo (o el sinónimo de correr para una persona coja con muletas) en pos de Neil. ¡Abejas! ¡Salvajes! ¡Miel! Al contrario que Rox, la ecuación en la mente de Eitne daba un resultado positivo: un animal (¡una colmena entera!) libre de lazos con nadie, listo para ser afinidado por Eitne y encima, como si no fuera suficiente, ¡daba miel! Era perfecto para el niño. Por eso hizo un mohín cuando el cambiante les pidió calma y dijo cosas que tenían razón.

Jope…

Eitne se encogió de hombros y le dirigió una mirada complice a Neil y a los de su edad, intentando que Rox no le viera en el intento. Tardó en darse cuenta de que ahora podía elegir quién le escuchaba (eran demasiadas cosas para saberlas todas) e hizo todo lo posible por concentrarse en el sinhadre.

¿Lo intento luego? —susurró.

Por desgracia, sus intenciones fueron reveladas no solo a Neil, sino a todos los que lo acompañaban. Eitne no sabía que había sido delatado por sus propios cascabeles.

173 Re: Cementerio el 23/01/19, 10:20 pm

Dal


Varsai contempló a los niños emocionados con la estirge y pensó para sí que menos mal que no habían vivido en Maciel. De haberlo hecho más de uno tendría cicatrices de picotazos.

No es que fueran descuidados, sólo eran niños. Cansada de su forma animal decidió volver a ser varmana, con su cola, sus orejas y ojos felinos por supuesto. El cambio apenas llevó unos segundos y la ropa apareció por arte de magia. La Luna le pedía correr, saltar, liberar su animal interior, y bajo la forma varmana era más fácil de controlar.

Las alarmas saltaron cuando oyó a los niños hablando de un panal de abejas y cogerles cera.

"Chicos, no deberíais molestar a los animales de la ciudad. Pueden parecer inocentes pero ser peligrosísimos. Si queréis algo así deberíais ir a vuestros mundos a por ellas, serán más seguras. Si no me equivoco en Daelicia tenéis abejas ¿no?. Creo que traen miel de vuestro mundo en las cestas" dijo acercándose a los niños.

174 Re: Cementerio el 25/01/19, 01:05 pm

Evanna

Evanna
Evelhan observó atentamente como los niños se acercaban para tocar a Hugin y como la estirge siguiendo su orden silenciosa se mantenía quieta dejándose tocar, pero sis apartar sus ojos negros de estos, como si les impusiera un tiempo limite de cuanto se dejaría antes de meterles un picotazo.

Sonrió ampliamente ante la respuesta animada de Eitne y la mención del pueblo donde decía vivir le resulto algo curioso. No lo conocía, nunca había salido de su ciudad natal, salvo cuando fue llevado a Rocavarancolia.

-No soy de ningún pueblo, soy de la Ciudad del Mar.- anuncio , mirando al pequeño atentamente, curiosos sobre como seria la diferencia de vida entre ambos lugares, un poco emocionado ante la perspectiva de hablar de tema , sino en ese momento, tal vez mas adelante.- Y no, no es nada mansa, estoy ordenandole que no os ataque -aseguró Evelhan con una sonrisa entretenida, pues de no hacerlo Hugin ya les habria metido algún que otro picotazo.

Una vez las caricias cesaron, Hugin hecho a volar y se posición en la columna junto a Munin, comenzando a limpiarse las plumas insistentemente como si intentase sacarse de encima la sensación de las manos ajenas sobre sus plumas. Evelhan rió viendo como al irse Hugin, Munin le sustituía y volaba hacia el, colocándose en su hombro perezosamente.

Aquel intercambio de aves fue un hecho simplemente casual y desinteresado que no tomo mayormente la atención del brugho, pues algo mas capto su atención. La emoción se había despertado repentinamente entre  los recién transformados y la mención de “miel” , “colmena” y” abejas” se le hacia una mezcla bastante mala teniendo en cuenta lo poco de fiar que era cualquier cosa, por pequeña que fuera en esa ciudad. Peor lo que mas le extraño de aquello, aparte del evidente error que pensaba cometer a hacer semejante locura de intentar acercarse a una colmena de abejas, fueron las palabras del brujo de la cera sobre Eitne. <<¿Afinidad con los animales? ¿Hablaba de algo suyo propio o algo de su trasformación? También menciono algo así cuando quiso tocar a Hugin >> pensó Evelhan interesado, levantándose de un saltito de la tumba donde estaba sentado para acercarse a estos y ver que era lo que había llamado tanto la atención de estos, aun así manteniéndose una prudente distancia, pues compartir tanto las palabras de Rox como que no era seguro ir por las abejas sin ni mas, como las palabras mentales de Zarpa.

-No tengo idea de como cuidar abejas, pero...se supone deben tener cerca zonas de flores o no pueden producir miel, y no tenéis nada de eso en la Sede – les recordó Evelhan distraídamente echándose las manos detrás del cuello mientras Hugin echaba a volar al ver molestada y se subía sobre su cabeza donde se acurrucó, como si estuviera empollando un huevo- Si queréis tener una zona adecuada para estas vais a tener que documentaros un poco con magia para saber como cuidarlas antes u acabareis llenos de picotazos. Y probablemente las abejas de Rocavarancolia sean mas peligrosas de lo que parecen...todo lo de este lugar es engañoso- aseguro Evelhan con una sonrisa relajada por demás, pues al fin de cuentas tanto Rox como Zarpa tenían un buen punto a mostrarse prudentes. No eran tan fácil acomodar un zona para el mantenimiento y cuidados de cualquier ser vivo, por pequeño o grande que fuera, lo sabia por experiencia propia.

Y Varsai tenia razón, había abejas en Daelicia, lo que no sabia es si estas sobrevivirían en Rocavarancolia fácilmente teniendo en cuenta el ecosistema que había en su mundo de origen que hacia que todo aquel que no fuese daeliciano, al entrar, tenia que echarse magia para no acabar envenenado. No sabía si los animales al venir de dicho mundo tendría que sufrir también un proceso similar o no. <<Al fin de cuentas recuerdo que cuando estaba de cosechado tenia que estar tomando miel, al principio pensé que era por papilas gustativas, ya mas tarde si me entere que de no haber tomado miel podría haberme muerte antes de tiempo...Igual me morí en la Luna, pero bueno. No se si sera igual para la adaptación de otros animales. >> pensó Evelhan mirando a los ilusionados críos, ante el pensamiento de obtener las abejas, probablemente porque Eitne andaba interesado en mirar lo de afinidad, fuese lo que fuese exactamente, como Neil, lo estaba de conseguir la miel para la cera. Siendo brujo sabia cuanto se ansiaba el acumular  a tu alrededor el dominio que te daba tu poder, así que entendía ese sentimiento.

No es como si lo que hicieran le importaba demasiado, pero le aprecia una situación curiosa de alguna forma, le era raro ver el proceso de adaptación a sus poderes y habilidades de otros cosechados, especialmente cuando entre ellos había varios que eran edad incluso mas pequeños que el. Por ello le hizo un poco de gracia escuchar la voz de Eitne, que parecer quiso decir secretamente lo de intentar algo con las abejas, sin éxito. Si tintineante voz era de alguna forma seductora de un forma inocente e hipnotiza, estaba casi seguro que era bastante difícil el no cumplir los caprichos que quisiera fácilmente si te hablaba con esa vocecita. Por suerte, Evelhan tenia un cierto entrenamiento mental para mantenerse bien con eso.

-Mm, os recomiendo...que si queréis tener abejas...os documentes un poco antes de como mantenerlas con magia, que necesidades van a tener, como cuidarlas, protegeros de ellas y donde vais a colocarlas. Pasa igual con cualquier animal que vayáis a querer. Porque dentro de la Sede no tenéis espacio – indico Evelhan como consejo sonriendo levemente paseándose acierta distancia de la colmena de abejas, sin molestarlas ni acercarse- Y si...no cojáis de la ciudad si es posible, aquí todo es como dos veces mas peligroso de lo normal. Si eres un brujo con dominio animal que es propio de la ciudad no te queda otra que tenerlos, pero sino es así, tened mas cuidado – aseguró Evelhan con una media sonrisa, pues que le hubiesen dicho que sus estirges, aprecian mansas le aprecia un tanto irónico en realidad. Estaba claro jamas se habían enfrentando a estas cuando el no andaba cerca-Si queréis, una vez tengáis claro todo eso que dije, yo mismo os puedo acompañar a algún mundo para que os traigáis abejas con ustedes, por que por el momento no podéis visitar ninguno por vuestra cuenta sin ir con alguien que lleve mas tiempo en la ciudad.- anuncio el brugho con un aire juguetón y entretenido, pero queriéndoles ayudar sinceramente. Le había caído bastante bien, había ademas otro daeliciano entre ellos así que eso aumentaba aun mas sus ganas si cabe de querer ayudarles. Nunca había tenido amigos en Daelicia y aunque ahora si tuviera amistades, todos eran mayor que el, no tenía nadie que fuese mas o menos de edad o mas pequeño.

Siempre habían tenido que cuidar de el por ser el mas joven, así que el ver a niños mas pequeños que el sobreviviendo en la ciudad y buscando adaptarse, le hacia de alguna forma el querer hacee lo mismo que hicieron con el, ayudarles un poco de ser posible.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

175 Re: Cementerio el 05/02/19, 02:32 am

Yber

Yber
GM
A Eitne le molestó que los recién conocidos también les insistieran en abandonar las abejas. Más que porque no tuvieran razón, que la tenían, por el hecho de que no formaban parte de su catálogo de figuras de autoridad de confianza. Saber que se estaba comportando mal frente a desconocidos le hacía sentir cierta vergüenza, lo cual se reflejó en el azul intenso que adquirieron brevemente sus mofletes.

Mientras lidiaba con su breve malestar, el niño agachó la mirada y se dedicó a buscar bichos entre los matorrales. Según la lógica de los mayores, hasta los animales más pequeños podrían ser mortales en la ciudad, pero Eitne pensó que no lo matarían si los “afinidaba” y tenía cuidado. Intentando que no lo viera ningún adulto, la bestia del crepúsculo saludó a un par de arañitas que habían caído del cielo hacía unos días y dejó que una mariposa se posara en su dedo brevemente.

Por suerte para él, aquel contacto tan ínfimo con la naturaleza bastó para que se olvidara de la vergüenza sentida. Antes de darse cuenta, el día llegó a su fin. Al contrario que la noche anterior, Eitne se encontraba eufórico.

¡Mirad, mirad! ¡Ya viene!

El niño se quitó toda la ropa a la vez que la oscuridad nacía de su piel, difuminando sus formas. Poco a poco, Eitne perdió su solidez, los trazos de humo lo cubrieron por completo y la masa de negrura que era creció en tamaño. Una risa angelical se cortó a medio camino y se convirtió en una risotada ronca, profunda pero igual de inocente. Eitne se postró a cuatro patas y se dejó llevar por la sensación de ligereza. El aura de inocencia desapareció.

El cambio fue más rápido que la noche anterior. La transformación se había asentado y fluía con naturalidad. Ahora que sabía que no se estaba muriendo, el único deber de Eitne era disfrutar. La bestia leonina se sacudió, deformando su silueta brevemente, y buscó sus patas. Igual que la noche anterior, las contó una por una y comenzó a saltar de alegría al notar las cuatro.

Eitne se incorporó a dos patas y observó a sus compañeros desde arriba. ¡Qué raro era verles las coronillas! Aguantó la risa, juntó sus dos zarpas delanteras y se dirigió a los adultos que le acompañaban:

¿Puedo correr? ¿Puedo, porfa? —su canturrear aniñado hacía contraste con su enorme apariencia y la voz grave, ronca. Dentro de su forma bestial, Eitne seguía siendo un niño y nada le urgía más que disfrutar del regalo que le había dado la Luna.

En cuanto le dieran una respuesta afirmativa, la bestia del crepúsculo se convertiría en una mancha negra con trazas rosas y correría por los caminos del cementerio como si no hubiera divertimento mejor que aquel. De vez en cuando podrían escucharlo contestar a los muertos.

¡Anímate, Dama Solsticio! ¡Al menos puedes hablar! (...) Lo siento, lo siento, no sabía que ahí había una tumba (...) ¡Qué guay! (...) ¡Gracias! Seguro que tú también lo eras cuando vivías! (...) ¡Oye, insultar está feo!

El resto de su estancia en el cementerio lo pasaría instando a sus compañeros a correr con él. Antes de irse, pidió a sus amigos que recogieran su ropa y, durante la vuelta a la Sede, se sintió el niño más afortunado del mundo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

176 Re: Cementerio el 06/02/19, 12:18 am

Muffie

Muffie

Las sugerencias de Adru y Nime solo consiguieron emocionar más a Neil, ilusionándolo sobre las posibilidades de tener abejas. Además de la cera, podrían hacer tantas cosas con la miel ¡tantos dulces! No tendría ningún problema en aprender apicultura si eso significaba que podía tener mucha cera y miel. Le gustaba aprender y no era un mal estudiante. Además, con la ayuda de Eitne no podría ser muy difícil que las abejas fueran manejables. Y por cómo el daeliciano había hecho su mejor intento de correr detrás de él estaba claro que quería ayudar.

Por desgracia, Rox no pensaba así y lo bajó muy pronto de las nubes. Neil sabía que el cambiante tenía razón, si algo les había enseñado Rocavarancolia era que el peligro podía estar en cualquier lugar, pero la cera era tan tentadora y las posibilidades eran tantas que Neil no podía evitar pensar en que no sería tan malo y más teniendo en cuenta que ahora tenían mucha magia y podía protegerse mejor. El aurva comenzó a planear mentalmente cómo convencer a Rox (y por extensión a Rena y Milo) de que tener abejas como mascotas era una buena idea. Tan ensimismado estaba que incluso pasó por alto el comentario de Guille de las abejas muertas que en otra ocasión lo habría escandalizado. Neil no solo quería su cera y su miel, también quería a las abejas en sí. Cierto era que le asustaban mucho sus picotazos, pero siempre le habían parecido animales muy bonitos.

El brujo asintió disimuladamente hacia la oferta de Eitne esperando que ni Rox ni Zarpa ni Evelhan le hubieran visto. De hecho, no le había gustado que los dos últimos también se lo hubieran negado como si fueran también sus figuras de autoridad, aunque Neil era consciente de que su intención había sido en todo momento evitarles peligros y ayudar, sobre todo teniendo en cuenta todo lo que les había sugerido Evelhan y que había servido de mucha ayuda para los planes del aurva.

Al ver que por el momento no conseguiría nada, Neil se limitó a hacer pucheros mientras ayudaba a Eitne a buscar bichos entre la hierva molesto porque al haberle negado llevarse las abejas tampoco le dejarían acercarse a ellas en ese momento. Su frustración no duro mucho, ya que desapareció tan pronto se hizo de noche y la felicidad de Eitne fue contagiándolo hasta que el mismo comenzó a corretear con él.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

177 Re: Cementerio el 06/02/19, 01:10 am

Giniroryu

Giniroryu
GM
¿Quién es K? —Preguntó con diversión a Guille—. ¡Eso es! Neil hará muchos pasteles deliciosos.
Ya podía imaginarse los postres dulces que podría elaborar su aurva con la miel que producían las abejas, pero Rox les dio una bofetada de realidad que se vieron obligados a aceptar.

A continuación Evelhan, que había estado charlando con Eitne ya que también era deaeliciano, les explicó por qué iba a ser difícil mantener a las abejas. La sinhadre reconoció que tenía razón y se giró hacia Neil.
No te preocupes: encontraremos un modo de plantar flores para poder tener a las abejas.
Lo cierto era que a la propia edeel le hacía mucha ilusión la idea de dedicarse a la apicultura, pues en la sede no parecía haber siquiera un huerto del que cuidar como en el torreón y sabía que iba a echar de menos trabajar en uno.

Y el anochecer llegó mientras hablaban, por lo que la bestia del crepúsculo comenzó a transformarse una vez más. Al contrario que la tarde anterior en aquella ocasión no había miedo ni incertidumbre y el pequeño daeliciano irradiaba tanta felicidad que el gamusino se quedó ensimismado observando como su cuerpo se deshacía poco a poco en humo.
¡Yo también quiero! —Le dijo por toda respuesta a su pregunta de si podía correr.
La sinhadre comenzó a zizaguear alrededor del león de humo, las lápidas y los árboles del cementerio, esquivando alguno por los pelos y dejando alguna remanencia tras de sí.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:

178 Re: Cementerio el 08/02/19, 11:39 pm

Dal

Dal
Varsai, aún en su forma original, observó el intercambio entre los niños con una sonrisa en los labios. La relación que tenían entre ellos le recordaba a la suya con sus hermanos. Cómo los echaba de menos, sus risas, sus palabras, las cenas en familia, los abrazos... Echaba sobretodo en falta los abrazos, en la ciudad no había mucho cariño. Sólo un deseo de volverse fuerte para que nadie la tuviera en el punto de mira.

No fue consciente de la resolución que surgió dentro de ella. La decisión inconsciente de protegerlos de cualquier mal que apareciese en ese momento.

-Levanta el culo, mopa con motas - la voz de un muerto la sacó de su ensoñación. Sin darse cuenta se había ido a sentar sobre una tumba.- Estás sentada encima del gran Brígido Normas, antiguo regente de la mejor posada del ciud...

"Oh, cállate, saco de huesos. Agradece que esté sentada y no desenterrando tus restos para robarte. Viejo cascarrabias" normalmente Varsai no hablaba así, pero el hecho de que se hubiera referido a ella como "mopa con motas" había sacado un genio que sólo le mostraba a Sura en sus peores días de entrenamiento.

Se levantó sin embargo y se alejó de la tumba para no oír la réplica del cadáver. Volvió a acercarse al grupo y observó la transformación del daeliciano con verdadero interés. Cuando el pobre quiso correr ella asintió, sabía lo que era aquello, esa necesidad de sentir la libertad de la carrera.

Varsai se convirtió en Zarpa a mitad de la carrera persiguiendo a la bestia y el gamusino. Un fuerte maullido surgió de su garganta. Aceleró para alcanzarlos y cuando estuvo a punto de rebasarlos frenó un poco. Estaba claro que no serían tan rápidos como ella en forma animal.

"Cuando queráis una carrera avisadme, correr es muy divertido" les dijo a los dos entre risas mentales.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

179 Re: Cementerio el 10/02/19, 07:48 pm

Cuervo

Cuervo
-De donde yo vengo también  hay abejas, pero no son malas, y ¡hacen una miel muy rica!- dijo recordando que no podía comer la miel que comia Eitne- seguro que si las traemos aqui son más fáciles de cuidar, y también se vende todo lo necesario para cuidarlas.

Dijo intentado buscar una solución a las abejas, podrían intentar ir otro día a buscarlas, cuando descubrieran como volver, ese pensamiento entristeció un poco a Guillermo, pensar en la tierra le entristecía.

-K, es Ketchup, la que lleva la pulsera roja- dijo señalando a la pendicularia- se lo he puesto para diferenciarlas y mira ¡k choca los cinco!- dijo levantando la mano, a lo que la mano respondió con un choque de manos.- las he enseñado a hacer eso- dijo sonriendo.

Era feliz, eso lo sabia era feliz con sus amigos, pero también estaba triste, no tenía sentido no podía estar triste y feliz a la vez, el tenia que estar feliz.

Nada más oir la idea de Eitne, Guille levantó las manos y comenzó a gritar mientras corría, intentando seguír el ritmo de Eitne, claramente sin éxito, enseguida sus gritos se juntaron con la risa. Las pendicularias que había al ver esto empezaron a estenderse desesperadas con el miedo de que se cayera o tropezara y se metiera en algún lío.

Volvió a la sede con todo el cuerpo cansado de jugar.


_________________________________________

He aquí mi secreto:


"Lo esencial es invisible a los ojos"

"Reír para alejar a los fantasmas"

"Una vez que conoces a alguien, nunca lo olvidas realmente"

"Un corazón es una carga muy pesada"

"Eres mas valiente de lo que crees, mas fuerte de lo que pareces y mas inteligente de lo que piensas"

"Yo no estoy loco, mi realidad es diferente a la tuya"





180 Re: Cementerio el 14/02/19, 06:12 pm

Goliat

Goliat
Rox no pasó por alto la mención de visitas a otros mundos que hizo Evelhan, perdiendo por unos instantes todo hilo de conversación. Se quedó abstraído, fantaseando en el día en que pudiera volver a casa, por encima de la posibilidad de visitar los mundos de sus compañeros. El cambiante abrió la boca para hacerle más preguntas al joven, pero el tintineo y la voz de Eitne desafiando sus órdenes le hicieron darse la vuelta bruscamente. Le dedicó el tipo de mirada que se le dedica a un cachorro al que has pillado mordiendo tus zapatillas, pero al no ver más intenciones de rebeldía por parte del grupo, no añadió nada.

Tomó asiento al borde de una tumba, lo justo como para no llegar a molestar a quien yacía bajo ella. No supo sacar de nuevo el tema de los mundos, fastidiado por aquello de tener que ir acompañados. Aquel detalle le cortaba el rollo; no quería un acompañante para volver a casa.
Con la llegada de la noche el cambiante pudo observar, esta vez sin miedo, como el daeliciano tomaba una forma totalmente distinta. A diferencia del día anterior, su cambio le llenó el pecho de alegría y orgullo. Algo del tipo “yo soy amigo de ese monstruo, yo he cuidado de ese monstruo”. El vozarrón que salió de él aún con con la entonación de un niño pequeño le sacó una risa, asintiendo sin problema alguno ante la petición que hizo.

Verles correr tan llenos de energía, cada uno con sus respectivos cambios, prendió una pizca de envidia en él. Una envidia sana, llena de motivación y superación, de no poder esperar a trastear con sus hilos, a saber controlar sus poderes para hacer todo tipo de locuras con otros cuerpos. Aquel sentimiento le hizo pasar una mano por su pecho, estallando un poco más en su felicidad interna al no encontrar su binder, y aun así notarlo más plano que nunca. Bajó la cabeza para esconder la repentina y amplia sonrisa que se había dibujado en su rostro, disfrutando a su manera de lo que la Luna había hecho por ellos.


_________________________________________

Mini referencia. UPDATED yas:



x:



181 Re: Cementerio el 14/02/19, 07:28 pm

Tak


GM
Nime tenía los morros más largos cada vez que alguien volvía a decir lo perigrosos que eran los insectos de Rocavarancolia. Ella tenía una buena colección y todavía estaba viva. A lo mejor es que todo el mundo allí era un poco como Sisek, que siempre chillaba cuando le ponía un bicho demasiado cerca de la cara.

Al final acercarse al panal quedó completamente prohibido, aunque no descartado a largo plazo. Le fastidiaba, porque se habían enfrentado a cosas que daban bastante más miedo que unas picaduras de insecto, pero lo dejó correr. Especialmente porque el sol empezó a ponerse y recordó el verdadero motivo por el que estaban allí.

Observó, estupefacta, la transformación de Eitne. Puede que llevasen un día entero siendo monstruos, pero era imposible acostumbrarse tan rápido a todos aquellos cambios. Ella misma se sorprendió de los suyos cuando, azuzada por la alegría de Eitne y los demás, echó a correr con ellos. No recordaba que pudiese correr tanto ni tan rápido sin cansarse. Se sintió poderosa, y eso la hizo olvidarse de todos los problemas durante el tiempo que pasó correteando y riendo.

Pero el momento no podía durar eternamente y, aunque todavía estuviese de buen humor durante el camino de vuelta, continuó dándole vueltas a cómo iba a resolver sus nuevos problemas, siendo la falta de habilidad para hacer magia el mayor de ellos.

Sigue en la sede de los Taumaturgos.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 15 de 15.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 9 ... 13, 14, 15

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.