Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Tak Hoy a las 01:51 am

» Faro
por Bellota Ayer a las 11:29 am

» Torreón Maciel
por Zarket Ayer a las 12:03 am

» Acantilados
por Bellota 16/10/17, 12:02 pm

» Trama
por Giniroryu 16/10/17, 03:01 am

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 3 Invitados

Giniroryu

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35820 mensajes en 683 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Casa de Gar

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 4 de 8.]

1 Casa de Gar el 25/08/13, 08:59 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Lo que antes fue la casa Garoni, ahora es solo un enorme edificio abandonado, aunque en mucho mejor estado que las demás ruinas de la ciudad. Su interior fue rápidamente ocupado por mercenarios como sede y lugar de encuentro para sus negocios, pero también por traficantes de esclavos, comerciantes varios, conspiradores y criaturas sin techo, que preferían la planta baja del local a los montones de escombros que eran las casas de la ciudad.

Cinco plantas sin demasiadas divisiones y sin contar los sótanos, construido en piedra y con grandes ventanales. Alguien destrozó el cartel de la fachada por lo que no se puede leer el nombre entero.


37 Re: Casa de Gar el 28/06/14, 05:14 pm

Naeryan


Shizel admiró con una ceja alzada la confianza en sí mismo que parecía esgrimir el repoblador. "Más le vale estar a la altura."
-Déjalo genérico en la medida de lo posible- le pidió cuando le entregó el esquema general del circuito-. Aún hay que rellenar los datos de las medidas de la casa y las intensidades de los hechizos. Son los detalles que quedan por aclarar.

No dijo nada más, observando con curiosidad el intercambio entre Tap y Quemaduras. El lenguaje de los repobladores era el que más le recordaba al idrino, por utilizar activamente elementos gestuales. Pensar en que el demonio de fuego estaba seguro de tener listo el circuito en dos días le dio una impresión aproximada del dominio de la materia que tenía que tener uno para ofrecer sus servicios al público.
-¿Cuánto tiempo llevas trabajando en esto?- le preguntó interesado-. ¿Se tarda mucho en conseguir clientela cuando empiezas?
Ganarse la vida con la magia sonaba demasiado bueno, y Shizel no acababa de creerse que realmente se sacara beneficio con ello. Al fin y al cabo, ¿no sabía hacerla casi todo el mundo?

38 Re: Casa de Gar el 30/06/14, 03:39 pm

Yber


GM
El poltergeist se llevó una de sus manos metálicas a la cara.

>>Acabas de despertar a un monstruo ―advirtió quejumbroso a Shizel, por la vía mental.

Malahierba conocía a Quem el tiempo suficiente como para saber que su tamaño era inversamente proporcional a su ego y su autoestima y, si bien podía valorarlo como algo positivo, cuando al diablillo se le sacaba el tema, podía ser especialmente cargante.

De forma oficial, desde que Garoni perdió este edificio. Pero ya tenía mi camino recorrido de antes, ya me había ganado la fam... ―el muñeco poseído por el poltergeist cayó a plomo al suelo y el sonido interrumpió a Quemaduras, que no dudó en lanzar una mirada asesina al repoblador tras el juguete―. Como iba diciendo, ya me había ganado la fama de antes, haciendo encargos aquí y allá. Mi nivel mágico no da para llevar las runas a la práctica, pero mi pulso al dibujar y mi talento teórico lo valen con creces―la figura demiúrgica se arrastró con desidia por el suelo, hasta que llegó a la pared y se recostó. El diablillo de fuego lo ignoró por completo―. Y al final, si tienes talento de veras, los clientes acaban llegando. Un estafador te puede enseñar un diseño robado y convencerte de que es suyo, pero jamás sabrá reproducirlo. Así como un mediocre jamás te hará nada destacable. Mi dedo no tiene competencia real ―¿Cuántas veces había oído eso Malahierba?― y, los que de verdad quieren un trabajo de calidad, no encontrarán un sitio mejor que este.

>>¿Ves? ―el poltergeist estaba quemado metafórica y, casi, literalmente.

Y tú, frigorífico, ¿has pensado ya si harás algo de provecho en la ciudad?

>>Dile que no lo sabes y que tienes prisa―pidió al skrýmir.

39 Re: Casa de Gar el 30/06/14, 08:49 pm

Naeryan


Dirigió solamente solamente una leve inflexión interrogante como respuesta a Tap, aunque pronto pudo comprobarlo por sí mismo. Quemaduras arrancó a hablar, y separando su elevada concepción de sí mismo del resto del discurso, lo cierto era que le estaba reportando información muy interesante.
"Ya veo..." La diversión por el comportamiento de Tap le ocupó un resquicio de la mente mientras el resto procesaba lo que estaba escuchando.

Ignoró la parte de "frigorífico" a propósito.
-Pensaba marcharme a Idris a largo plazo y venir aquí esporádicamente- dijo sin tapujos. El estar en un ambiente no tan familiar como Serpentaria o la Sede, y el que estaba seguro de que Tap desde luego se tomaría la noticia mucho mejor que otros, le habían hecho que decir aquello por fin en voz alta le resultase más fácil de lo que pensaba. Por otra parte Shizel había estado dándole vueltas al asunto de mala gana, ya que había avanzado ya un trecho considerable en mentalismo, y había llegado a la conclusión de que era mejor soltarles la noticia a sus amigos en grupo en lugar de confesarlo tortuosamente a unos y a otros por separado. Karime había hecho lo mismo al anunciar que se marchaba con la Manada y le había salido estupendamente, de modo que una reunión similar en la misma bahía, por ejemplo, sería idónea.
-De momento me las había estado apañando con el trueque de moneda para mis gastos aquí, pero estaba planteándome si estaría a mi alcance alguna forma más directa. Aunque a juzgar por lo que dices montar un negocio requiere estar a ello a tiempo completo- sin embargo el repoblador había hablado de encargos, y quizá con aquello Shizel sí podría apañárselas. Tenía un nivel de magia aceptable, y como Quemaduras había dicho, se trataba de encontrar algo en lo que uno fuera bueno y que otros no pudieran ofertar al mismo nivel-. Gracias por tu tiempo.

40 Re: Casa de Gar el 07/07/14, 10:35 pm

Yber


GM
Los planes de futuro de Shizel dejaron un poco frío a Tap. Estaba empezando a apreciar realmente a varios habitantes de la ciudad y estaba seguro de que echaría de menos las clases con el skrýmir, pero ante todo respetaba la decisión de Shizel de abandonar la ciudad. Él, al fin y al cabo, solo tenía que mantener su hielo a raya para ser él mismo. Tap no tenía la oportunidad (ni la quería bajo las circunstancias actuales), pero la entendía y por eso no dijo nada.

A Quemaduras, por otra parte, no le importaba mucho pasarse de rosca.

¡Por la Flora en llamas! Que aburrido, ¿no? ―explotó alegremente. La mención de negocios la hizo contenerse nuevamente y adquirir algo de seriedad―. Si algún día te decides a montar algo y requieres de mis servicios, pásate por aquí o déjale a Malahierba un recado en su chabola nueva―. Tap golpeó la cabeza contra la pared, creyendo que Quem volvería a enrollarse hablando de cuentas y facturas y diseños... pero el demonio de fuego no aportó nada más para su sorpresa, a saber si porque no quería o porque el aburrimiento del poltergeist era más tangible que el propio poltergeist en su estado natural―. Gracias a vosotros y al dinero del juguete―se despidió con recochineo―. ¡Adiooos!

Adiós ―le devolvió Malahierba con sequedad, antes de que se fueran.

En el fondo, Tap también apreciabla al diablillo. En el fondo de un pozo, en aquellos momentos.

41 Re: Casa de Gar el 08/07/14, 08:35 pm

Yber


GM
Al despertar, Saren se encontró a sí mismo recostado sobre una silla en una habitación extraña, maniatado al respaldo con una cuerda gruesa. Sus asaltantes habían puesto mucho mimo en el nudo y muy poco en la comodidad del selkie. Además se habían asegurado de impedirle el uso de magia gracias a unas guantes formados con placas metálicas, amoldadas mediante hechizos a la forma de sus manos de tal manera que Saren no podía mover los dedos poco más que un par de milímetros.

Frente a la puerta, Saren podría observar a Barch, el minotauro, guardando la entrada con los brazos cruzados en actitud tranquila y un hacha reposando a su espalda. No había nada más en aquella habitación: ni vivo ni muerto, pero la puerta no tardó en abrirse para permitir el paso a Verkan. Gracias al trabajo de dama Ardid, Saren solo vería negrura tras el umbral, antes de que volviera a cerrarse.

―Por fin te despiertas. ―El ángel negro se acercó a Saren con gesto firme e intimidatorio. Extendió las alas y las afiló ante él a modo de amenaza―. Dinos dónde guardas la piel, selkie ―exigió saber en tono autoritario. Verkan no pensaba andarse por las ramas.

42 Re: Casa de Gar el 08/07/14, 09:19 pm

Red

avatar
No tuvo oportunidad. La aparición de Rodar en su campo de visión atrajo su atención, evitando que se percatara de dama Ardid a su espalda. Sus defensas cayeron ante las balizas mágicas, y antes de que pudiera añadir nada, un hechizo de desmayo le golpeó. Saren cayó hacia adelante con una sonrisa resignada en el rostro, sumiéndose en la negrura antes de tocar el suelo.

———
El norteño fue recuperando la consciencia progresivamente, asimilando poco a poco su entorno. A pesar del mareo, fue capaz de ubicarse al cabo de unos segundos, y lo que vio no le gusto un pelo. Una soga gruesa lo sujetaba al respaldo de la silla que le servía de asiento, y unos guantes metálicos facturados a medida le impedían mover las manos, lo que le restringía el uso de la magia. Estaba en una habitación extraña, y la única salida que había a la vista estaba guardada por un enorme minotauro.

El idrino le dedicó una sonrisa igual de tranquila que la postura que mantenía el hombre, aunque en su interior estaba lejos de sentirse así. Su mente trabajaba a toda velocidad, tratando de averiguar quien le podía haber hecho aquello mientras buscaba una forma de escapar. Las posibilidades eran escasas, por no decir nulas, y cuando un nuevo individuo entró en la habitación, lo que vio al otro lado del umbral le minó todavía mas sus esperanzas. No tenía ni idea de donde estaba, y se habían asegurado de que no pudiera averiguarlo. Bajo tierra, en una torre, en un mundo vinculado... no podía saberlo.

El ángel negro parecía menos paciente que su compañero, y así lo demostró cuando se acercó a él y extendió las alas para afilarlas, tratando de intimidarle. Su voz era igual de directa, y lo que le dijo le dejó frío.

Debía haberlo supuesto, ¿qué si no iban a buscar aquellos tipos? Saren se había asegurado de no contárselo a nadie, sobretodo después de enterarse de los pormenores de su transformación. No sabía como lo podían haber averiguado, pero se sintió estúpido por no haberse preparado mejor para una situación así. Por suerte se había hecho el tatuaje en cuanto tuvo oportunidad, y ahora su piel estaba a salvo. Era irónico pensar que aquellos tipos tenían a mano lo que buscaban, y que sin embargo no podían alcanzarlo.
No nos conocemos de nada y ya estas haciendo preguntas personales —respondió el norteño, negando con gesto apesadumbrado—. Creo que no estas muy puesto en los protocolos de mi mundo, ¿verdad? Ese idrino que va contigo debe de ser tan gilipollas como tu, siento que no te haya puesto al corriente con estos temas —añadió con una media sonrisa. Aquello iba a dolerle.

43 Re: Casa de Gar el 08/07/14, 09:34 pm

Giniroryu

avatar
GM
Verkan no mostró ninguna emoción en su rostro ante las palabras de Saren. Permaneció en silencio unos segundos, evaluando a su prisionero con la mirada. Finalmente esbozó una sonrisa tan sutil como siniestra.
—Soy Verkan y mi compañero es Barch —le dijo entonces en un tono tan calmado como intimidante—. Puedes presentarte primero si quieres, pero después te aconsejo responder a mi pregunta cuanto antes.
Mientras hablaba, el filo de una de sus alas se había acercado al cuello del idrino y del mismo comenzó a brotar un hilillo de sangre. Sin previo aviso, a continuación, le propinó a Saren un fuerte puñetazo en la cara que le partió la nariz.
—Porque puedes hacer eso o podemos continuar con este juego. Tú decides.

44 Re: Casa de Gar el 08/07/14, 10:13 pm

Red

avatar
La sonrisa del ángel negro era siniestra, pero el selkie no se permitió acobardarse. Aunque se lo negara a si mismo, sabía que aquel día llegaría alguna vez, pues por muy cuidadoso que fuera siempre podía cometer algún error. No se lo iba a poner tan fácil, no se vendría abajo tan rápido.

El tono de su voz cuando volvió a hablar había cambiado, pasando a un registro mas calmado cuando se presentó a si mismo y a su compañero. El cuello del idrino se estiró cuando el varmano posó el filo de una de sus alas en él, haciendo brotar un hilillo de sangre, pero el golpe que vino a continuación fue inesperado. La cabeza del chico se bamboleó con violencia tras el impacto, y la sangre le salpicó el rostro y la ropa, arruinándole la camisa. El crujido de la nariz había sonado ensordecedor dentro de su cráneo.

Poco a poco el mundo dejo de darle vueltas, al mismo tiempo que una risa floja se le escapaba entre los dientes.
Un segundo, un segundo —pidió con voz nasal, conteniendo la risa mientras se lamía la sangre que le resbalaba por los labios. Con un gesto brusco escupió en el suelo, bufando por el dolor, y al instante volvió a entrarle la risa floja.

Alzó el rostro hacia Verkan con dificultad, taladrándole con sus ojos grises al mismo tiempo que se volvía a poner derecho en la silla. El chico había dejado de reír, pero no había perdido la sonrisa.
Yo soy Saren, un placer —se presentó por fin—. Es un alivio que ahora todos seamos amigos, así podre pedirte un favor en confianza. Veras, mi memoria es un poco mala y creo que he olvidado tu pregunta, ¿me la podrías repetir? —preguntó con parsimonia.

45 Re: Casa de Gar el 08/07/14, 10:28 pm

Giniroryu

avatar
GM
Verkan no había hecho ningún comentario ni dejado traslucir nada en absoluto en su expresión durante la reacción de Saren.
—Desde luego, Saren —respondió sin inmutarse. A continuación el selkie acusó un nuevo dolor, cuando el varmano decidió pisarle los pies, que habían sido previamente despojados de su calzado y aplastar sus dedos hasta romperle varios—. ¿Dónde está tu piel? —repitió sin variar en ningun momento su tono, amenazadoramente tranquilo.

46 Re: Casa de Gar el 08/07/14, 11:51 pm

Red

avatar
Los ojos de Saren se abrieron de par en par por la sorpresa, pero apretó la mandibula con fuerza y contuvo el grito que pugnaba por desbordarle la garganta. No recordaba que los huesos rotos fueran tan dolorosos, pero también era cierto que nunca le habían aplastado los dedos de los pies a pisotones. El aire se le escapó entre los dientes, produciendo un silbido extraño mientras recuperaba la compostura y su respiración agitada volvía a la normalidad.

Aquel tipo seguía haciendo gala de una tranquilidad envidiable, pero aunque el norteño estaba en desventaja, no pensaba perder en aquel aspecto. Se aclaró la garganta y volvió al ruedo, sin apartar la mirada de los ojos del varmano.
Ah, con que era eso, déjame que piense entonces... —dijo pensativo, concentrándose en un punto indeterminado tras la espalda de su interrogador—. No, nada, creo que lo he olvidado —anunció a los pocos segundos—; mala memoria, ya sabes —aclaró con una sonrisa encantadora, volviendo a clavar la mirada en el rostro de Verkan. En aquella ocasión haría una excepción y se guardaría la verdad para si.

47 Re: Casa de Gar el 09/07/14, 12:02 am

Giniroryu

avatar
GM
Verkan no dijo nada una vez más. No se inmutó ante la réplica de Saren y tan solo volvió a dirigirle una mirada difícil de sostener durante unos instantes. Se dio la vuelta, dirigiéndose hacia la puerta, por la que salió sin echar la vista atras. Barch permanecía impasible junto a ella, observando a algún punto en el vacio y sin variar apenas su postura de brazos cruzados.
—Te aconsejo que hables pronto. Cada vez va a ser peor y no se va a cansar —dijo de repente sin alzar la mirada hacia el selkie, un tiempo después de que el varmano hubiese abandonado la estancia.

Verkan volvió poco después, con un objeto metálico alargado entre las manos. Al norteño no debería costarle demasiado identificar de qué se trataba: el delator brillo del metal incandescente evidenciaba el propósito del mismo.
—A lo mejor esto te ayuda a recordar.
Inmediatamente después de haber pronunciado la última palabra, el ángel negro posó el hierro candente sobre una de las piernas del idrino y lo deslizó ligeramente por su pantorrilla.

48 Re: Casa de Gar el 09/07/14, 12:48 am

Red

avatar
El varmano no respondió a su replica, y se limitó a dirigible una mirada que el chico sostuvo por pura cabezonería. Le tenían cautivo, y a efectos prácticos podían hacer con él lo que quisieran, no iba a darles también la dignidad que le quedaba. El norteño se tensó cuando el ángel negro se dio la vuelta, pero el golpe no llegó, y Verkan se limitó a abandonar la habitación.

El silencio se instauró en la estancia, roto únicamente por la respiración de Saren y los pequeños movimientos del pesado cuerpo del minotauro, que se mantuvo impasible. El idrino aprovechó aquellos instantes para fortalecer su resolución, por lo que también se mantuvo callado, pero al cabo de un rato, la voz de Barch le sorprendió, aconsejándole que no se pusiera las cosas mas difíciles a si mismo. El selkie le dirigió una mirada indescifrable, preguntándose a que venía aquella muestra de preocupación, pero se limitó a silenciar la réplica que bailaba en sus labios y espero la llegada del varmano, que no se hizo de rogar.

Verkan apareció con un hierro candente en la mano, y sin muchas ceremonias se lo aplico en la pierna, deslizándolo por su piel casi con ternura. El olor de la carne quemada inundó la habitación al mismo tiempo que el siseo del metal al rojo ahogaba los quejidos de Saren, que se retorcía en su silla sin abrir la boca.

El dolor era demencial, y el selkie no estaba seguro de como podía, pero algo dentro de él se negaba a quebrarse, a hacer las cosas fáciles, y aquella parte tan estúpida de si mismo fue la que volvió a hablar.
Tienes buena mano para las barbacoas, ¿te lo han dicho alguna vez? —preguntó con curiosidad, mordiéndose los labios cuando el varmano volvió a aplicarle el hierro—. Vamos, vamos, ya ha quedado claro que se te da bien... tal vez si me traes algo de comer o de beber me muestre mas receptivo, pienso mejor con el estómago lleno —rió el chico.

La imaginación de Verkan para torturarle rivalizaba con la de Saren para replicarle, pero no parecía que aquello llevara a nada concreto. El maltrato se prolongó durante horas, y las respuestas del selkie no perdieron su mordacidad, ganando en cambio en sarcasmo e ironía. Numerosas quemaduras y cortes le habían destrozado el cuerpo, había perdido la cuenta de los huesos que le había roto, y la sangre y el sudor apelmazaban su cabello, mezclándose sobre su piel y haciendo que fuera el doble de consciente de todas sus heridas. Que pudiera hablar en aquel estado era un milagro.

El norteño escupió un cuajaron de sangre sobre las botas del varmano y se acomodó en su asiento, dirigiéndole una mirada enturbiada y una amplía sonrisa teñida de rojo.
Necesitas amigos, Verkan, no es sano que pases tanto tiempo conmigo. Tienes que salir mas —sugirió con dificultad. El ángel negro hundió un puño en su estómago como respuesta, provocándole un violento ataque de tos que lo mantuvo callado unos instantes—. Puedo seguir con esto todo el día, gilipollas —murmuró cuando recupero el aliento, apenas sin voz. La consciencia del chico amenazaba con desplomarse, y los puntos negros que empezaron a nublar su campo de visión eran la primera señal.

49 Re: Casa de Gar el 09/07/14, 01:11 am

Giniroryu

avatar
GM
Verkan prefería la muerte, pero el tormento prolongado tampoco le suponía ningún problema. Externamente era una perfecta demostración de frialdad, aunque internamente la diversión se enfrentaba con el apremio por terminar cuanto antes un encargo.
Al cabo de diversos intentos infructuosos, consideró que el idrino estaba demasiado hecho polvo como para continuar y que acabaría matándolo si seguía. Así pues, procedió a curarlo mediante un potente sortilegio curativo al cual no le añadió la cláusula de anestesia y fue recompensado con, por fin, los gritos de su "huesped". Verkan podía tener la capacidad de mostrarse impretérrito durante todo el tiempo que fuese necesario, pero las impertinencias del selkie le habían hecho desear que diese rienda suelta a su sufrimiento como alguna suerte de compensación.

Poco después de que le curasen, Saren pudo ver como una mujer de apariencia humana atravesaba una de las paredes mediante un conjuro de intangibilidad, llevando tras de sí, levitando, lo que parecía un gran cajón de madera. Sin decir una sola palabra, la mujer colocó la caja alargada en una esquina de la estancia y salió tal y como había venido.
—Gracias, dama Sosiego —le había dicho el varmano justo antes de que la mujer atravesase del todo la pared.

El ángel negro, entonces, abrió aquel cajón y a continuación desató a Saren de la silla, aunque volvió a maniatarlo inmediatamente. Sin demasiado esfuerzo, lo alzó hacia allí y el idrino pudo comprobar mientras tanto que la tapa de aquel objeto estaba plagada de pequeños agujeros en su superficie y que en su interior había un colchón desvencijado. Verkan lo tiró allí dentro sin miramientos y cerró la tapa.
—Esta será tu nueva cama hasta que te prestes a colaborar —le anunció en tono gélido—. Buenas noches.

50 Re: Casa de Gar el 10/07/14, 08:09 pm

Red

avatar
El repentino dolor de un potente hechizo de curación sin clausula de anestesia le devolvió la consciencia bruscamente, y esta vez si grito. El proceso de reconstrucción de los huesos rotos y de la carne destrozada resulto ser mas doloroso que la tortura que lo había dejado en aquel estado, pues la sobrecarga en sus nervios fue desmedida, no hubo ningun tipo de dosificación.

En cuanto el sortilégio concluyo, la cabeza de Saren cayó hacia adelante, y la respiración del chico paso a ser un jadeo tembloroso. El cabello que le cubría el rostro ocultaba sus ojos enturbiados por las lágrimas, pero su sonrisa seguía siendo igual de amplia que al principio. Internamente se maldecía por haberle dado el placer a Verkan de oírle gritar, pero no lo había podido evitar, aquel hechizo lo había pillado por sorpresa, y dudaba que hubiera alguien capaz de soportarlo.
¿Demasiado roto para tu gusto?, ¿quieres volver a empezar? —preguntó con voz entrecortada, pero no obtuvo respuesta.

Una mujer humana atravesó la pared seguida de un cajón de madera, que dejó en una esquina de la habitación sin mediar palabra. Con la misma actitud silenciosa, dama Sosiego, el nombre que le había dado el varmano, abandonó la estancia. El ángel negro soltó al norteño para ponerlo en pie, y aunque el chico no tenía fuerzas para intentar nada, lo volvió a maniatar de forma inmediata. Luego lo llevó hasta aquella caja alargada, que resulto ser una suerte de camastro, y lo arrojo adentro sin miramientos, anunciándole que sería su "cama" hasta que colaborase.
Tu también puedes irte a to... —trató de desearle las buenas noches, pero Verkan cerró la tapa con fuerza y le cortó antes de que pudiera acabar.

Aquel lugar tan estrecho hacía que su claustrofobia le envenenara la mente, y en apenas unos minutos el agobio que sentía se hizo insoportable. Los dedos enfundados en aquellos guantes metálicos trataron de encontrar algún asidero que pudiera usar para abrir la caja, pero no obtuvo muchos resultados. Pegó la cara a la tapa, tratando de echar un vistazo por alguno de aquellos agujeros, pero solo veía sombras. Solo le quedaba hablar para no volverse loco, y eso hizo, tratando de entablar conversación con el minotauro que seguía vigilándole.

A la mañana siguiente lo sacarían del cajón y le ofrecerían algo de comer, dejandole las manos libres para facilitarle la tarea. Solo necesitaría dos días en ayunas para entender que no venía al caso intentar hacer magia en el desayuno.

———
La rutina diaria entre aquellas cuatro paredes era sencilla. A primera hora de la mañana comía algo, y después llegaba Verkan. Pasaba todo el día con él, tratando de averiguar quien tenía mas aguante (hasta el momento el resultado se mantenía en tablas). Luego le curaba, recolectando todos los gritos que el idrino se había guardado durante el interrogatorio. A cada día que pasaba, el chico sumaba nuevas cicatrices a la colección, pues el varmano nunca lo sanaba del todo, y cuando acababa, lo encerraba de nuevo en aquella caja sin mediar palabra. Aquellos momentos, a pesar de que implicaban estar encajonado, eran los mejores.

Se había aficionado a hablar con sus vigilantes, y poco a poco iba conociéndoles mejor. Barch y Dorkal le caían bien, muy a su pesar, pues con ellos podía mantener conversaciones normales. El primero era algo mas escueto en sus respuestas que el segundo, pero ambos contribuyeron a que el norteño no perdiera la cordura. A dama Sosiego le cambió el nombre por dama Sosáina, pues la mujer parecía no tener sangre en las venas: nunca le respondía, y cuando llevaba un rato monologando sobre cultura humana, la bruja lo silenciaba. Cuando dama Ardid era la encargada de echarle un ojo, el repertorio de réplicas y burlas del selkie aumentaba considerablemente: solía mantener con ella un continuo tira y afloja de impertinencias. Con Ter-Watah aquel ejercicio era unidireccional, pues el ulterano nunca le respondía, aunque Saren estaba seguro de que el escualo había desarrollado un idioma a base de gruñidos. Zisana era un caso diferente: también se burlaba de él, pero era una picajosa, y cuando el chico le devolvía la pelota, la asreniana acababa gritando. Solía perder los papeles, y cuando el chico se reía de ella, la lagarta lo sacaba de aquella caja y lo golpeaba hasta quedarse a gusto. Aquellas sesiones no se acercaban ni de lejos a las atenciones de Verkan, y el selkie agradecía el tiempo que no pasaba encerrado en aquel ataúd.

Dormir era una tarea que se le hacía cuesta arriba, pues el agobio que sentía de forma continua no le dejaba conciliar el sueño. Solo cuando su mente estaba completamente agotada lograba caer inconsciente, y las pesadillas que le esperaban al otro lado del velo no eran ningún remanso de paz. La forma de ver las cosas que tenía el norteño antes de entrar en aquella habitación se había empezado a retorcer, y ya hacía tiempo que había perdido cualquier vana esperanza de que todo aquello acabase bien.

———
Aquel día una variable nueva se coló en su rutina. No fue Verkan el que apareció después del desayuno, fue el idrino al que había visto la noche de la emboscada, justo antes de caer inconsciente. Le dirigió a Dorkal, que aquel día se encargaba de montar guardia, una pregunta muda con los ojos, pero no obtuvo respuesta. El animórfo se limitó a ponerle los guantes metálicos y a sujetarlo bien a la silla, como siempre.
¿Verkan se está muriendo? —le preguntó a Rodar sin muchas ceremonias, esbozando una sonrisa torcida— No imagino que otra cosa podría retenerlo cuando se trata de venir a visitarme —comentó con ironía.

51 Re: Casa de Gar el 10/07/14, 09:18 pm

Giniroryu

avatar
GM
Rodar se acercó con paso firme y, aunque su rostro no era una perfecta máscara como el de Verkan, apenas se inmutó ante el comentario de Saren.
—El que acabará muerto a este paso serás tú —le espetó mientras recogía una silla que había acercado mediante el hechizo de atracción desde el otro lado de la estancia y se sentaba en ella frente al selkie—. Verkan está recargando sus reservas y por eso he decidido hacerte una breve visita mientras no regresa. No te conviene ser tan impertinente. ¿Tantas ganas tienes de sufrir? ¿O de morir?
El tono del idrino era de curiosidad, como si le estuviera preguntando al selkie por su edad o su familia.

52 Re: Casa de Gar el 10/07/14, 10:49 pm

Red

avatar
Saren escuchó su respuesta en silencio, sin que se le pasara por alto el matiz de curiosidad que imprimió en su pregunta. Tenía muy claro que Rodar iba a ser mucho mas civilizado que Verkan, pero no le importaba, no cambiaba nada, y a la larga el estúpido ángel negro regresaría.
Una lástima, hoy tenía ganas de empezar pronto —respondió con acidez, ignorando deliberadamente la referencia a su impertinencia—. Realmente no soy un suicida, y tampoco es que me vaya el masoquismo, pero la alternativa es mucho peor —contestó al fin, tras permanecer unos segundos en silencio.

La expresión del norteño había ganado en seriedad, y durante unos segundos deshizo la sonrisa que esbozaba a todas horas, sustituyéndola por una mueca de disgusto.
Si hipotéticamente yo supiera donde esta mi piel y os la entregara, y digo hipotéticamente porque sigo sin saber donde esta —añadió con un cinismo ofensivo—, pasaría a ser un esclavo sin voluntad en manos del que la poseyera. Antes muerto que ser la marioneta de nadie, ¿me oyes? —aclaró con agresividad.

Aquella rabia desapareció de su cuerpo tan rápido como había llegado, y volviendo a acomodarse en la silla, el norteño esbozó una sonrisa despreocupada.
Ya que entramos en materia me podrías aclarar quien os ha contratado para este trabajo, ¿no crees? Estoy seguro de que Verkan no tendría tanta paciencia si esto fuera algo personal, tiene que haber alguien detrás con un buen montón de oro.

53 Re: Casa de Gar el 11/07/14, 01:16 am

Giniroryu

avatar
GM
Rodar apenas permitió que trasluciese una breve mueca de desdén ante el abierto cinismo de su congénere.
—Un cliente interesado —respondió con cierta brusquedad—. Somos profesionales, no proporcionamos datos personales de nuestros clientes —añadió con un ligero tono soberbio—. Pero eso de volverte una marioneta... Personalmente estaría bastante más interesado en las propiedades mágicas, y las económicas implícitas que eso conlleva, que en convertirte en un esclavo. Por eso creo que deberías hacerte un favor y decírnoslo de una vez —El norteño podría saber que efectivamente el goliat estaba siendo sincero con él—. Siempre puedes contratarnos de vuelta para que la recuperemos. O puedes pedírselo a tus amiguitos, los de la Brecha.
El selkie podría notar cierta burla y resentimiento en las últimas frases a pesar de que Rodar tan solo había esgrimido una leve sonrisa.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 4 de 8.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.