Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Faro
por Bellota Ayer a las 09:12 pm

» Torreón Letargo
por Tak Ayer a las 06:05 pm

» El Macetero
por Giniroryu Ayer a las 03:25 pm

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 10:19 am

» Feliz navidad
por Yber 21/10/17, 09:54 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35850 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Casa de Gar

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 6 de 8.]

1 Casa de Gar el 25/08/13, 08:59 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Lo que antes fue la casa Garoni, ahora es solo un enorme edificio abandonado, aunque en mucho mejor estado que las demás ruinas de la ciudad. Su interior fue rápidamente ocupado por mercenarios como sede y lugar de encuentro para sus negocios, pero también por traficantes de esclavos, comerciantes varios, conspiradores y criaturas sin techo, que preferían la planta baja del local a los montones de escombros que eran las casas de la ciudad.

Cinco plantas sin demasiadas divisiones y sin contar los sótanos, construido en piedra y con grandes ventanales. Alguien destrozó el cartel de la fachada por lo que no se puede leer el nombre entero.


61 Re: Casa de Gar el 11/07/14, 05:08 pm

Giniroryu


GM
Verkan se detuvo, con Saren todavía agarrado, cuando este le escupió. Pasó a sujetarlo con una sola mano y se limpió con la otra, lentamente. Sin dejar de fulminarlo con la mirada, finalmente el varmano dejó caer a Saren sobre el colchón... Afilando sus alas al mismo tiempo y realizando un corte bastante profundo en la cara del idrino con ellas. A continuación, sin mediar más palabra, cerró la tapa. Segundos después el selkie podría oír el portazo del varmano al abandonar la estancia.

—No deberías haber hecho eso... —le llegó la voz de Dorkal desde el otro lado.
El nublino casi sentía lástima por el chico, quien había llegado a caerle bien cuando charlaban de cosas intrascendentes. Barch guardaba sentimientos parecidos, aunque nunca comentaría nada al respecto. Zisana no lo soportaba, mientras que a dama Ardid le divertía burlarse de él.
Pero Verkan... Verkan se había planteado que, una vez obtuviesen lo que quisieran de él, marcarlo como su presa y convertirlo en algo útil como en una buena cantidad de reservas de magia para sí mismo.

62 Re: Casa de Gar el 11/07/14, 06:41 pm

Red


El castigo llegó en la forma de un profundo corte en la cara. Saren gimió de dolor, pero no tuvo que esconderlo mucho tiempo, pues el varmano le encerró y abandono la estancia dando un portazo.La sangre y las lágrimas se mezclaban sobre el rostro del idrino, lágrimas de cansancio mas que de sufrimiento, pues estaba harto de toda aquella mierda. La voz de Dorkal le llegó desde el otro lado de la tapa de madera, y en cierta manera fueron un consuelo.
Posiblemente tengas razón, pero ya sabes que no pienso claramente cuando lo tengo enfrente —comentó, riendo sin fuerzas y acusando los pinchazos en la cara. Su voz se apagó a medida que el norteño se sumía en la inconsciencia, donde le acosarían los malos sueños. Hacía frío.

———
Saren había perdido la cuenta de los días tiempo a atrás, y todos parecían una fotocopia del anterior. Lo único que variaba era el encargado de vigilarle, y eran las conversaciones que mantenía con sus guardias las que evitaban que pusiera fin a todo. Seguía mostrándose igual de mordaz con Verkan, pero poco a poco se empezaba a comportar como un autómata, y el chico perdía el brillo en los ojos de forma progresiva. Era la única manera que tenía de amortiguar el dolor, de alejarse de el y mantenerse a salvo, pero a aquel ritmo terminaría apagándose.

Cuando el varmano le encerró aquella tarde, el idrino quedó al cuidado de Ter-Wata y de dama Ardid. Necesitó unos minutos para recuperarse del hechizo de curación, pero cuando lo logró se dirigió a sus guardias con una sonrisa vacía.
¿Desde cuando necesito dos niñeras para velar mi sueño? —preguntó. El flequillo le hacia cosquillas en la cicatriz que recorría el puente de su nariz, así que se lo retiro hacia atrás— Solo hay una puerta y yo estoy encerrado en una caja, si os han puesto juntos es que últimamente no dais palo al agua, ¿me equivocó? —añadió con una sonrisa burlona. Saren solo quería dormir.

63 Re: Casa de Gar el 11/07/14, 07:53 pm

Leonart


Toima

-¿Qué hace ese pringado con los gilipollas estos de todas formas?-gruñia en protesta, casi arrastrado al lugar. Era como si no se lo hubieran explicado aún. Se negaba a entenderlo. -Nos vale como excusa pero, ¿como sabemos que no es una treta? Me huele muy mal todo esto...-Y dirigió la mirada hacia Ka.-Y esta creo que está en el tajo.-

Habian llegado por fin. El ulterano se relajó esforzó la vista mientras escaneaba el lugar, en busca de posibles trampas, artilugios, magia y enemigos. Describia el número de protecciones mágicas acompañandolas de diversas maldiciones a cada una que encontraba. Les describió la disposición de los pisos, las habitaciones y cuando el grosor de ciertos muros era más fino que el resto del edificio, tambien lo destacó, aunque alegaba que no habia trampa alguna detrás de ellos, por calmarles.
Finalmente llegó a resumir el número de contrincantes que habian cerca de Saren y, por último, a hablar de la situación en la que se encontraba el idrino.
-Tenemos suerte: Hay dos... La niñata de las tretas visuales y un cara-pez de estos...-escupió al suelo.-El desgraciado este esta metio' en un baúl con agujeritos para respirar. Como un gusano en una caja de zapatos.-remarcó con sorna, para luego volver a ponerse serio.- Esta muy jodido, pero vivo. Le han debido de torturar. Más le vale que no haya soltado prenda sobre nosotros. Sino va a desear no estarlo.-gruñó arrugando la nariz mientras mostraba los dientes con cierta amenaza en dirección a la casa.

Y entonces se trazó un plan para llevar a cabo la operación con la mayor eficiencia posible. Dentro de la casa Toima les guiaria hasta la localización donde se encontraba el selkie mientras iban anulando la seguridad con la ayuda de Gael y Giz. El asalto sobre la habtiación en la que se encontraban los tres objetivos seria contundente, rápido y letal. Habian acordado silenciarles para siempre. No habria negociación entre medias. Solo la espada y la pared. Como al watahré le gustaba.

El grupo de cuatro atacaria a cada mercenario enemigo en dos parejas, la de Toima iba a ser Ka así que, mientras recorrian las escaleras antes de la habitación, el ulterano se permitió unos susurros hacia la libense.
-No te preocupes, puedo encargarme yo solo de esto. No queremos que lo llenes todo de babas mientras intento trabajar.-dijo en lo que podria sonar como una broma, pero con claras intenciones de amenaza velada. Lo último que querria el ulterano era que una novata se entrometiese en algo que él podia hacer perfectamente.

Y estuvieron todos listos, en completo silencio, al lado de la puerta. Toima confirmó con los demás con un movimiento de cabeza, señalandoles en que punto de la habitacion se encontraban sus dos enemigos y en cual Saren, y, finalmente echó la puerta abajo de un patadón rotundo.
Saltó a la acción rápido. Extrajo dos Kpingas de su cinto y arrojó una para decapitar al ulterano-tiburón con un arco limpio. Cuando esta rebotó por las protecciones, el ulterano maldijo y echó a correr, mientas arrojaba un segundo kpinga con el mismo objetivo. Entre el movimiento de este, las protecciones que les restaban y la cercania del tiro, una de las hojas del kpinga hizo un corte profundo en el hombro del tiburón, pero sin cercenar el brazo. Y entonces, con un aullido, el albino placó al otro ulterano, empujandole contra la pared y estampandole ahí. Una vez ahí, comenzó a forcejear con él y cayeron ambos al suelo, derribados. Brazos con brazos, tentaculos con tentaculos, la fuerza bruta de ambos estaba muy igualada y parecia que todo se debatia entre que llegaria primero, si el mordisco del tiburón o la hoja del watahré.

En medio de la batalla entre los dos squalos, llego una tercera presencia que, aunque le hubiera resultado desconocida al watahré en otras ocasiones, en aquella no le sorprendio. Aun a pesar que la habia advertido contra ello, La mujer libense a medio convertir en loba, se echó encima tambien del enemigo y decantó la balanza hacia los atacantes, que lograron sesgar su vida con extrema facilidad entonces. El watahré se puso de pie, manchado de la sangre del neuvlm.
-Muerde esto, cabrón.-dijo escupiendo el cadaver del tiburón mientras le pateaba en la cara.

Entonces, hizo algo raro en él. Miró a Ka y, aunque fuera por unos instanes, dentro de él reconoció que habria estado por los pelos en aquella situación y, que de no ser por su intervención, podria haber acabado sin cabeza fácilmente. Pero el orgullo del ulterano era demasiado grande como para reconocer el trabajo de la libense o si quiera para darle las gracias asi que se limitó a asentir lentamente con la cabeza en la dirección de la licantropa y no comentar nada.
Los otros para entonces ya se habian encargado de la otra.
-Ya solo nos queda saber si el pimpollo ha cantado o no.-comentó escupiendo sangre de unos de los golpes del escualo le habia alcanzado la mandibula, partiendole algun que otro diente que se arrancó entonces, para evitar problemas en las encias.

64 Re: Casa de Gar el 11/07/14, 08:28 pm

Yber


GM
Nada más llegar, Giz abrio la gola y frunció el ceño. Aquel lugar tenía mala fama y malos habitantes, así que se había concienciado a fondo de la seriedad de la situación y lo necesaria que era la profesionalidad. Toima les hizo un desglose de la casa y fue señalándole cada sistema rúnico que se encontraba al goliat conforme se iban acercando. Giz pudo identificar varios cordeles de alarma superpuestos y otros tantos hechizos de guardia, que fue enumerando como notas al pie de las descripciones del argos. Intercalados entre estos había también un par de hechizos fulminantes, cuya intensidad era mayor cuanto más cerca estaban, y un sistema de vigilancia. Ya lo había imaginado antes de hacer la lectura, pero ahora sabía con total seguridad que Gael y él no podrían entrar en acción.

Nos toca quedarnos fuera si queremos hacer seguro el paso —avisó al fuego fatuo.

Sabía que Koval no pondría objeciones y enseguida se repartieron el trabajo. Entre ambos lograron abrir un hueco a través de todos los hechizos que habían dispuesto los mercenarios de Gar, permitiendo así que el resto de sus compañeros asaltara por sorpresa a los dos desgraciados que habían querido vigilar hoy. No era el mayor fan de las escenas violentas, pero ya que Toima se había tomado la molestia de tirar la puerta abajo, Giz dedicó alguna que otra mirada de reojo a la carnicería que se produjo.

65 Re: Casa de Gar el 11/07/14, 08:39 pm

Giniroryu


GM
En cuanto Toima les explicó lo que veían, el sueco supo que era una oportunidad que no podían desaprovechar. Solo dos de ellos se encontraban allí y, si jugaban bien las cartas que les ofrecían la versatilidad de habilidades con las que contaban, aquel día sería altamente satisfactorio para el draco.

Siguiendo las indicaciones del argos y de Giz, que les señalaba cuando debían detenerse para evitar un hechizo de vigilancia o alguna maldición, pudieron infiltrarse sin problemas en el edificio y alcanzar la puerta tras la que el ulterano les había dicho que se encontraba Saren junto a aquellos dos desgraciados.

Tal y como habían acordado de antemano, el draco y la vouivre se ocuparían de dama Ardid, a quien Noel no pensaba dar tiempo a reaccionar. Se colocó a un lateral del acceso, hacha en mano, esperando que Toima actuase. Cuando el albino derribó la puerta, el sueco comenzó a disparar plumas inmediatamente en dirección a la maga, la cual se había levantado alarmada y envió un hechizo de parálisis probablemente instintivamente en su dirección. El hechizo rebotó contra las defensas del draco y este, mientras tanto, lanzó su hacha en dirección a uno de los brazos de la maga para evitar que finalizase el segundo hechizo que ya estaba tejiendo, una vez sus defensas habían caído gracias a las plumas y a las flechas disparadas por la británica. Antes de que la ulterana pudiera si quiera atender al ataque del arma, Noel se lanzó sobre ella y la inmovilizó colocándole los brazos en la espalda. A continuación la hizo caer de rodillas presionando con un pie en las mismas y le hizo un gesto a Wen para indicarle que actuase cuanto antes.

66 Re: Casa de Gar el 12/07/14, 12:36 am

Muffie

avatar

Karime

Karime quedó con los mercenarios en la biblioteca al día siguiente para buscar información que pudiera arrojar luz sobre la desaparición de Saren. La libense pasó el resto del día buscando en su mente y en la sede posibles causas de su secuestro, pero lo único que conseguía era terminar frustrada y transformarse sin darse cuenta. Debía relajarse y, por suerte para ella, la copa que le había prometido Shizel seguía en pie, por lo que intentó aprovecharlo para distraerse, pero solo consiguió verse dispersa y saltar de vez en cuando con alguna pregunta sobre Saren.

El descubrimiento de la verdad sobre la transformación del idrino no ayudó. Karime se dio cuenta de que ella misma podría haber traicionado a su amigo inconscientemente. El día anterior, por ejemplo, había dicho abiertamente, no solo que el idrino se transformaba gracias a una piel, sino el lugar exacto en el que la tenía escondida.

La libense se sentía frustrada y cabreada y el grandullón de los mil ojos no ayudaba lo más mínimo. Su soberbia y el modo en el que acusaba tanto a Saren como a ella misma de estar engañándolos, junto al menosprecio de sus capacidades, le estaban dando ganas de arrancarle todos sus ojos uno por uno. Pero el grupo estaba ahí para ayudarla a recuperar a Saren y que sus rescatadores se atacaran entre ellos era lo último que necesitaba el idrino.

- ¡No es un pringado ni un desgraciado!- le recriminó antes de empezar la operación.- Y en ninguno de los mundos sería un traidor a la confianza depositada en él. Si tienes algún problema con nosotros o nos lo dices directamente a la cara o no te relacionas con nosotros, pero deja de murmurar en una esquina como un viejo cascarrabias, ¿me has entendido?

La discusión se zanjó en aquel mismo momento, ya que las barreras ya estaban abiertas y les tocaba actuar a ellos y la loba no tenía ganas de otras cosas. Estaba cabreada, frustrada y furiosa y lo único que quería era ver correr la sangre, por lo que estuvo a punto de liberar sus frustraciones con el ulterano cuando abrió la boca por la última vez, pero se contuvo en el último momento. Dejó que el argos comenzara con el ataque a su víctima y, una vez transformada en loba bípeda, desenvainó sus espadas y se lanzó al ataque contra el hombre tiburón. Gracias a su intervención, y a la superioridad física de la pareja, su enemigo fue derrotado rápida y limpiamente.

Karime se contentó ante la mirada de reconocimiento del ulterano. Él no había abierto la boca, pero aquella mirada la conocía bien, y la contestó con un asentimiento de cabeza.

Sin perder el tiempo, localizó el baúl donde Toima había dicho que Saren estaba encerrado y, desclavando el hacha de Noel del cuerpo de dama Ardid para utilizarla, le dio un golpe seco con todas sus fuerzas al candado del mueble para romperlo. La licántropa tiró el hacha lejos y se arrodilló junto al baúl para abrirlo. En el encontró una versión de Saren que nunca le hubiera gustado ver.

- ¡Saren!- gritó abrazándolo.- ¡Burbujita, no vuelvas a darme estos sustos! ¿Me oyes?- le gritó como si la culpa fuera suya. Luego le abrazó más fuerte contra sí y susurró a un volumen solo audible para Noel.- No vuelvas a darme estos sustos….


Wednesday

Tan pronto estaban paseando tranquilamente hacia casa después de un torneo que había beneficiado considerablemente a sus amigos, como acababan de descubrir la desaparición y posible secuestro del idrino que entrenaba con ellos en la bahía. Que el nombre de Gar resonara de nuevo después de tanto tiempo no era nada bueno, ni siquiera aunque no fuera algo que los afectara directamente.

Wen se compadecía del pobre selkie y más aun después de descubrir la verdad sobre su transformación. Aunque ambas no tenían nada que ver una con la otra, en esencia Saren y ella eran lo mismo: dos condenados a ocultar su verdadera naturaleza al mundo por miedo a ser condenados al infierno. Esa condición que, de alguna manera, los unía obligaba internamente a la vouivre a implicarse con el idrino. No solo debían salvarlo, sino que ella también debía ayudarle con la transformación. Al fin y al cabo, sabía exactamente por lo que estaba pasando.

Aunque no le gustaba tener que trabajar con la libense, veía loable su implicación para salvar a su amigo, actitud que nunca hubiera imaginado que la niña tendría, por lo que le molestó la actitud de Toima para con ella. Aun así, no dijo nada, pero si miró con algo de reproche al argos.

Arco cargado en mano, la vouivre entró tras el draco a la habitación disparando sin piedad a dama Ardid. Mientras Noel inmovilizaba a la ulterana, la británica desinvocó su arco e invocó su doble guadaña con la que, respondiendo a la mirada del sueco, dio un giro completo sobre si misma manteniendo su arma perpendicular a su cuerpo de manera que la primera hoja le cercenó el cuello y la segunda terminó de matarla.

67 Re: Casa de Gar el 12/07/14, 04:03 pm

Tak

avatar
GM
Se preparó todo lo bien que pudo para ese día. Lo que habían descubierto lo dejó asombrado. Saren era como Wen, en lo que respectaba a su problema común, y como amigo que era, y como bis de un caso ya conocido, quería protegerlo a toda costa. Aquello no podía empeorar ya su relación con los de Gar. Sencillamente volvería a echar leña a aquella guerra que había quedado en el aire. ¿Y qué más daba? Estaban preparados
Para ir a la casa de Gar escogió el varmano antiguo, ocultando su brillo con un talimán ilusiorio, y la quimera alada más reciente. De puro nerviosismo no fue capaz de participar en las conversaciones a su alrededor, y las revelaciones de toima al respecto de lo que había en el interior le hicieron estremecer, por Saren, por cómo tenía que haberlo pasado durante tantos y tantos días en esas condiciones… Si habían logrado quitarle su piel las cosas se complicarían aún más. Por otro lado, que solo hubiera dos dentro fue toda una buena noticia, y enseguida se puso al trabajo junto con Giz, dejando al varmano patrullando a sus espaldas mientras tanto. Y él, al igual que el goliat, necesitó ver lo que sucedía. Podía pasar cualquier cosa imprevista, y entonces tendrían que estar listos para lo que fuera. Tenía un poco de miedo, sí, pero era algo difuso, no enfocado a nada concreto, y nerviosismo. Cuando todo estuvo hecho sintió un alivio extraño, y a la vez un estremecimiento porque la calma de los últimos tiempos se había terminado con aquella acción. Pero Saren era libre, y estaba en un estado lamentable que no había tiempo de evaluar. Odiaba interrumpir el reencuentro con Karime, pero comenzó a urgirles.
Tenemos que irnos ya. Ya habrá tiempo para palabras en un sitio más seguro.
Sabiendo que cualquiera del grupo se podía teletransportar de inmediato a aquel lugar no quería permanecer ni un minuto más de lo necesario. El ataque había sido relámpago y la retirada también debía seguir la misma pauta.

68 Re: Casa de Gar el 12/07/14, 04:29 pm

Giniroryu

avatar
GM
Todo acabó muy rápido, tal y como estaba planeado. El draco no pudo evitar sentirse tan decepcionado como satisfecho: no había nada que hubiese deseado más que arrancarles un grito tras otro a aquellos desgraciados hasta desgarrarles la garganta, pero sabía que lo que acababan de hacer era lo único que tenía sentido. Y ciertamente asomó una sonrisa de perversa satisfacción en cuanto se constató que tanto Ter-Watah como dama Ardid ya no volverían a causarles problemas. Dos tercios de aquella escoria habían muerto ya y el sueco por fin sentía que avanzaban hacia una buena conclusión. La única buena posible, en la que todos morían y aquella situación que los llevaba obsesionando tantos meses desaparecería. Dedicó una mirada significativa a Wen.

El sonido de su hacha siendo lanzada sin miramientos por el suelo le hizo fruncir visiblemente el ceño. Recogió el arma chasqueando ligeramente la lengua, algo molesto con Karime momentáneamente, pero ver el estado en el que se encontraba Saren se lo hizo olvidar enseguida. El idrino estaba completamente demacrado y lleno de heridas y Noel sabía que lo habían torturado. Contemplarlo le dejó un regusto amargo, pero no se podía permitir permanecer inmóvil en aquel momento.

Gael y Giz entraron en la estancia y el sueco compartía la prisa del fuego fatuo. No obstante, no podían irse sin más.
Ciertamente, pero antes tenemos que borrar todos los rastros, mágicos incluidos a ser posible. Y tú —se giró hacia Toima y caminó hacia él mientras hablaba para, al llegar a su altura, propinarle una colleja—, cierra ya la maldita bocaza y pon tus ojos en los alrededores. Informa de cualquier movimiento mientras nos encargamos de eliminar rastros.

69 Re: Casa de Gar el 12/07/14, 10:34 pm

Muffie

avatar

A la vouivre no le sorprendió la licántropa cuando saltó desesperada a liberar a su amigo, ella se sentiría de la misma manera si fuera uno de sus amigos el encerrado en aquel baúl.

Entre todos quedaron en deshacerse de los cadáveres y su rastro antes de llevar al idrino a la sede, por lo que, mientras Gael y Giz se encargaban del rastro, Noel y Wen ponían un cadáver sobre otro y los quemaban hasta que no quedara rastro de ellos. Una vez todo quedó limpio, la licántropa insistió en llevar ella al idrino sobre su lomo peludo, aunque lo hicieron invisible por precaución, y salieron de ahí con Toima siempre alerta a posibles contratiempos.


70 Re: Casa de Gar el 17/02/15, 05:50 pm

Naeryan

avatar
[Continuación de este post]

Shizel se había dado toda la prisa que había podido en llegar allí, maldiciendo no haber dominado el teletransporte antes de establecer su negocio.
Había establecido la casa de Gar como punto de encuentro para sus clientes, tras darle pensamiento al tema. Serpentaria ofrecía una imagen poco profesional a su entender, como una residencia de estudiantes, y en Gar además contaba con el aval de Quemaduras. Si aún así le sucedía algo (y Shizel sabía que era un local de reputación dudosa)  el demonio de fuego podría avisar a Tap de dónde y cuándo le había visto por última vez.
El hechizo del busca le guió sin duda alguna hasta sus clientes, una pareja varmana sin cambios físicos aparentes que no pareció nada impresionada. Le miraron de arriba abajo sin ningún disimulo y el idrino deseó que la transformación le hubiese dotado de algún aumento de corpulencia o cualquier atributo similar, lo que fuera por parecer mayor y más competente.
-Soy Shizel- se presentó con toda la fluidez que pudo-. Imagino que necesitan mis servicios.
-Obviamente- repuso el hombre, y el skrýmir contuvo el impulso de arrugar la nariz y replicar que al contrario que él, estaba siendo educado-. ¿Sabes modificar recuerdos, chico?
-Si no no estaría anunciando mi negocio- Shizel se cruzó de brazos. No podía permitirse parecer inseguro, no podía dejarse intimidar por aquella evidente falta de fe en sus habilidades. Se obligó a sí mismo a recordar que aunque ya llevase dos años allí a ojos de los demás habitantes de la ciudad seguía siendo un cachorro de Luna.
-Se trata de dos encargos cortitos -la voz de la mujer fue más conciliadora-. Primero me gustaría que le borrases la memoria a mi compañero sobre nuestro encuentro aquí, y lo sustituyas por cualquier otra razón por la que hemos acudido a Gar. Mi encargo es algo privado y prefiero que solamente yo sepa si se ha acabado por llevar a cabo. Cuentas con su completo consentimiento- añadió, y el varmano asintió para confirmarlo.
Era una prueba para comprobar si realmente valía algo antes del verdadero encargo, y la excusa fue tan burda que de pura ofensa Shizel se quedó sin palabras.
-Claro- terminó por decir entre dientes. "Vosotros mismos. Me estaréis pagando el doble."
Estaba tan molesto que entabló conversación con la varmana al mismo tiempo que toqueteaba la mente de su compañero, ignorando la evidente incomodidad de la bruja ante la posibilidad de que el mentalista se despistara y cometiera un error grave. Shizel sabía perfectamente lo que estaba haciendo, y estaba entrenado para llevar a cabo tareas sencillas como aquélla en segundo plano, pero dejó que se preocupara.
-He terminado. ¿Y lo segundo?- exigió saber.
Se percató perfectamente del cruce de miradas entre ambos y de lo que probablemente se trataba de un breve intercambio telepático. Sintió ganas de asomarse a sus mentes a averiguar qué decían solo por venganza, pero sospechaba que solo se pondría más malo aún.

-Bien- la sonrisa de la varmana ahora fue no más cálida, pero sí más cómplice-. Este ya es un poco más difícil...

-

Un pequeño lapso de tiempo después Shizel salía del atro con una bolsa de ganancias tintineando discretamente en el bolsillo de su zurrón.
Había sido extrañamente... anticlimático. El skrýmir se preguntó si así se sentía un adulto al trabajar, sin más.

Sigue en la Capilla de los nombres.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

71 Re: Casa de Gar el 04/08/16, 04:24 pm

Poblo

avatar
Conocía la casa de Gar y sabía qué esperarme, pero realmente esa era la primera vez que visitaba el lugar. Sin duda las historias no le harían justicia y me sorprendería con lo que fuera a ver… nah, que va. Era prácticamente lo que imaginaba: una versión más corrupta y putrefacta del mercado y sin el valor añadido de que en el primero era algo raro que te atacaran a plena luz del día.
Sinceramente no me importaba tanto, ya que la ciudad destacaba por su belleza y buenos modales precisamente, símplemente esperaba poder realizar mi visita sin problemas. Me desplacé sin miramientos por el lugar, cruzándome con todo tipo de criaturas decrépitas, mercenarios y cosas amenazantes que en general abundaban más por allí dada la naturaleza del lugar. Esquivé a un hombre de barro lleno de plantas mientras seguía analizando cada planta, estaba buscando algo muy concreto y enseguida encontré la habitación a la que me dirigía.
Ahora que tenía mi propio negocio con las runas tenía curiosidad por ver cómo se manejaban los que se dedicaban a lo mismo que yo. De ese modo había acabado sabiendo de un demonio de fuego llamado quemaduras, que al parecer se dedicaba a grabar runas a fuego en la gente. No exactamente mi negocio pero se acercaba bastante, y aquí estaba ahora entrando a curiosear.
El lugar no me decepcionó: Se trataba de una sola habitación, pero tenía las paredes cubiertas de diseños, muchos de los cuales me resultaron interesantes. Había más gente de la que esperaba para un lugar así, pero aquello realmente me daba un poco igual. Enseguida comencé a examinar diseños, hasta que localicé al dueño de la tienda.

“Oh, un repoblador” Pensé para mí mientras recuerdos del único que conocía salían a la luz. No me alteré. Solo había conocido a tap, y no podía juzgar a toda una raza solo porque uno fuera… como era. Tal vez este fuera agradable, incluso si el edificio en el que se encontraban hacía pensar lo contrario. “Además tampoco es que ahora fuera a aparecer tap por aquí o algo parecid…”
Bueno… creo que la forma en la que mis pensamientos se interrumpen dejan bastante claro quién apareció a continuación, pero por si tuvierais alguna duda la puerta de entrada se había abierto, y por ella entraba el poltergeist. Que suerte la mía ¿verdad?

72 Re: Casa de Gar el 07/08/16, 01:44 am

Yber

avatar
GM
La mayoría de la gente que ocupaba la habitación a la que acababa de entrar Valek no estaba allí por Quemaduras, al contrario que él. Tap se había hecho con un rinconcito del local en el que había empezando vendiendo venenos a los barriobajeros de la zona. Sin embargo, por simple cuestión de pasar tiempo en la casa de Gar, el poltergeist no tardó en descubrir que los gigantes drogadictos eran especialmente tontos y poco exigentes. Así, decidió aumentar sus ganancias vendiéndoles "la mierda".

El poltergeist estaba tan enfrascado con su negocio (literalmente, estaba poseyendo frasquitos), que tardó en descubrir al viejo Pablo entre la gente. Mientras que Quem estaba enfrascado en una obra de arte en los hombros de un tipo con mala pinta y no prestaba atención a nada; Tap por su parte no tuvo problemas en dejar todo lo que estaba haciendo, poseer su muñeco demiúrgico y volar hasta colocarse frente a él.

¡Cuanto tiempo, tú! —el poltergeist utilizó el aparato para comunicarse y sonó robótico, pero de haberle escuchado telepaticamente, el vampiro habría reconocido entusiasmo en su voz.

Alguien abrió la puerta del negocio y se acercó, Tap no le prestó atención.

¿Has derruido ya la sede por err... —el poltergeist no tuvo tiempo de acabar.

El gigante al que había ignorado al entrar, un tipo fortachón; muy, muy, fortachón; acababa de rodear al vampiro con los brazos con intención de inmovilizarlo y lo sacó de la habitación a una velocidad a la que solo un guerrero podría moverse.

Aquello tenía una explicación. Y, como no podría ser de otra manera, la culpa recaía injustamente sobre Tap. La intromisión del poltergeist en el negocio de la droga había hecho mella en los ingresos del camello estrella de Gar, una mole de tierra con hongos creciéndole de los sobacos. Tap no ofrecía una mercancía especialmente buena, pero su escaso instinto capitalista le había llevado a venderla estúpidamente barata.

El atlante llevaba esperando desde hacía días para dar un golpe contra Malahierba y por fin, se había decidido a contratar a una panda de mercenarios. Los únicos que se podía permitir: Cerril y sus muchachos.

Para suerte del atlante, hoy sus cuatro mercenarios no iban especialmente bebidos. Cerril, el guerrero que acababa de agarrar a Valek, había decidido atacar ahora fruto de la desinformación y no de la ebriedad. Sabía que habían compartido cosecha y creía, estaba seguro, de que secuestrar al vampiro sería la forma perfecta de extorsionar al poltergeist para cesar en el negocio de la droga.

Iba a compañado de sus tres muchachos: un tipo grande cubierto de pelo y rasgos bestiales, similares a los de un oso; un nublino de aspecto insalubre y cuatro alas de insecto a la espalda y un muchacho menudo, pero musculado, de tez azul marino, casi negra y salpicada de pecas de colores brillantes.

El peludo y el alado les esperaban frente a la puerta. El menudo fue quien la cerró en cuanto Cerril salió con Valek, quedándose a espaldas.

—¿Y ahora qué hacemos? —preguntó el peludo a su jefe.

Cerril no supo contestar inmediatamente.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

73 Re: Casa de Gar el 07/08/16, 03:08 am

Poblo

avatar
“Nunca es suficiente” Pensé instintivamente ante el saludo de Tap. En cualquier caso los sucesos que estaban por acontecer poco harían para cambiar mi opinión al respecto, ya que el encuentro con el poltergeist más la llegada de alguien que se acercó por detrás estaban a punto de volver mi visita a la tienda mucho más… “emocionante”. Que suerte la mía ¿no? 
En cualquier caso el que acababa de llegar me había agarrado de repente y me sacaba de la tienda a toda velocidad “Ehmm ¿qué…?”

No reaccioné en un principio porque lo ridículo de toda la situación me había dejado perplejo: no solo me reencontraba con Tap, sino que nada más hacerlo me acababan de secuestrar un grupo de gente a lo bruto, sin magia y, por lo tanto, probablemente sin tener ni idea de cual era mi transformación a pesar de que por lo general es una que salta a la vista.
Eran cuatro, y uno de ellos acababa de preguntar… vale, ni me voy a molestar en deciroslo porque es ridículo. Saltaré directamente a mi reacción mental: “¿En serio? ¿Ni siquiera sabían qué tenían que hacer ahora?” De hecho ni siquiera me molesté en disimular y puse los ojos en blanco allí mismo delante del grupo, aunque realidad probablemente la situación debería ser más humillante para mí por dejar que me secuestre semejante panda de incompetentes. En cualquier caso yo, al contrario que ellos, sí que sabía lo que tenía que hacer: partirles la cara.

El guerrero me había aprisionado los brazos pero no las manos y estas apuntaban hacia abajo, concretamente a sus pies. Rápidamente apreté el gatillo de uno de los guanteletes y este disparó un dardo explosivo hacia el suelo. Inmediatamente después me hice polvo para que no me hiriera la explosión y me desplacé lejos del mismo, materializándome a cierta distancia del grupo. Independientemente del resultado de la explosión mi siguiente movimiento fue ajustar mis guanteletes.
Cada uno tenía una rueda con 12 posiciones marcadas con números, y en aquel momento mi guantelete izquierdo estaba en la posición 2, mientras que el otro estaba en la "1". Aquellas posiciones afectaban a cómo se comportaba el guantelete y cuáles de sus circuitos usaba, permitiéndome ajustarlo a funciones ofensivas, defensivas o de otro tipo según me pudiera interesar.
Cambié la posición del de la izquierda de "2" a "8" y esperé a la reacción de mis contrincantes. Podrían no ser muy listos, pero cuatro contra uno seguía siendo una clara desventaja si no andaba con cuidado.

74 Re: Casa de Gar el 08/08/16, 08:12 pm

Yber

avatar
GM
Tap se había quedado a cuadros. ¿Qué había hecho el vampiro ahora para que alguien lo sacara a la fuerza de su establecimiento con caras de pocos amigos? El poltergeist era consciente de que Pablo no era el gigante más sensato, ni mucho menos, seguro que habría hecho algo y se lo merecía. Y aún así, una pequeña parte de él estaba preocupada.

Una vez pasó el estupor inicial (el sonido de una explosión fuera ayudó), el poltergeist decidió que por mucho que el gigante la hubiera cagado, no se merecía que nadie aún más estúpido que él le dañara.  Tap abandonó el muñeco demiúrgico para no dañarlo y atravesó la pared en toda su pequeña intangibilidad. Al mismo tiempo conjuraba mentalmente uno de los preciosos hechizos que había aprendido hacía poco, en su interés por la magia negra.

---

Quemaduras se encontraba realizando un trabajo en aquel momento, una obra de arte si le preguntaban, y ya se había acostumbrado a lo que solía pasar cerca de Tap. El repoblador no levantó la mano de la piel que estaba quemando, ni alzó la vista. Conocía a Tap y sabía que, a pesar de todos los insultos que profería telepáticamente, se acababa de dirigir al recien llegado tal y como lo hacía con la gente a la que apreciaba.

—Vas a... —sí, iba a salir— ¡No rompáis nada! —les gritó.

El demonio de fuego era práctico, pero no era el tipo de persona que abandonaba a su suerte a quienes apreciaba. De ser necesario, él mismo desataría el infierno ahí fuera para garantizar que Tap y su amigo sobrevivieran. Pero no era necesario. En absoluto.


---

En Gar había una ley no escrita que decía lo siguiente: "Una sola explosión basta para despejar las zonas comunes" y en esta ocasión se cumplió como siempre lo había hecho. Los negocios cerraron las puertas y los mercenarios quedaron a solas con Valek en una amplia habitación que hacía las veces de sala de estar para drogadictos. La explosión había mellado las defensas mixtas que calzaban los cuatro matones y las dejaron a un par de toques de romperse.

—¡Joder! —se oyó decir a Cerril. Étrame, Merillion y Barne dirigieron una mirada rápida a su líder y el licántropo además suspiró, poco convencido de cómo habían encarado aquel encargo.

Un gesto de cabeza del guerrero fue suficiente para que Merillion diera un brinco hacia la salida más cercana para cubrirla. El astrario iba equipado con una espada corta y un escudo. Cerril y Barne corrieron hacia el vampiro y Étrame se quedó rezagado, cerca de la puerta para reponer las defensas mágicas de sus compañeros. Él era el único usuario de magia del grupo y no conocía ningún hechizo para atrapar vampiros, pero estaba seguro de que Cerril daría con alguna forma.

El guerrero no estaba tan seguro de aquello, pero esperaba que su espadón partiera en dos al vampiro. Por su parte, Barne empuñaba una lanza, con la cual apuntaba a Valek. Cerril y él trataban de acorralarlo contra la pared.


---

Tap emergió al otro lado de la puerta y de sus cuatro brazos salieron disparadas unas llamas negras finas, muy finas, tanto como el fuego de una vela. La quemadura negra era un hechizo potente y muy dañino y bastó para desintegrar lo que quedaba de las protecciones del chaneque y provocarle una dolorosa quemadura en el muslo.

Un chillido suyo llamaría la atención del resto de sus compañeros.

—¡ESA RATA PESTOSA ESTÁ AQUÍ! —gritó Étrame, rabiando.

>>Claro que sí, no esperarías que te dejara solo con estos cuatro follacardos, ¿no? —Tap habló exclusivamente a Valek por vía telepática— ¡Voy a la lanza!

Y el poltergeist así hizo, poseyendo en silencio el arma de Barne. Cerril tenía un aspecto mucho más contundente y estaba seguro de que apenas podría frenar sus embites, el tipo azul oscuro no tenía pintas de hacer nada más que de guarda y al mosquituzo lo tenía entretenido intentando curarse. O eso creía.

El chaneque había preferido aguantar el dolor y lo que hacía era renovar sus defensas, exclusivamente mágicas esta vez. Si Pablo no la tomaba con él, Étrame lograría protegerse con éxito.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

75 Re: Casa de Gar el 09/08/16, 12:43 am

Poblo

avatar
Uno cubriendo la salida, otro a media distancia conjurando  y el resto atacando de frente. Era una formación bastante básica pero Decente. Me preocupaban los dos que embestían: uno era claramente un guerrero, y el otro parecía también una transformación física.

Criatura o no un dúo así me podía hacer mucho daño si no me andaba con ojo, y encima el alado parecía que iba a apoyarles con magia. “Tsk…”
Los chillidos del que parecía ser el mago del grupo al principio sonaron como música para mis oidos, pero solo durante el medio segundo que necesité para deducir que aquello era obra de tap, momento en el que por inercia volvieron a sonar como los chillidos desagradables que en realidad eran. 
“Pues en parte sí” Respondí mentalmente al saludo del poltergeist sabiendo que no podía oírme. En cualquier caso tome nota de a por quién iba y cambié mis planes para adaptarme a que ahora aquello era un dos contra cuatro.

Lo que hice fue embestir de frente a los dos que venían a por mí, y en el momento en el que me atacaron me deshice de nuevo y pasé a través de ellos, rumbo hacia el mago y dejé que el repoblador se ocupara de aquellos dos. No quería darle tiempo a conjurar por lo que me materialicé a medio camino y disparé un dardo paralizante en su dirección.

76 Re: Casa de Gar el 09/08/16, 08:14 pm

Yber

avatar
GM
El ataque conjunto entre Barne y Cerril no pudo salir peor. El vampiro se había deshecho en una nube de polvo segundos antes de que el poltergeist partiera la lanza desde dentro y dirigiera el extremo con la punta afilada hacia el brazo del guerrero. El ataque no logró herir a Cerril, pero le despojó de las defensas mágicas que le quedaban.

Por otro lado, el dardo de Valek fue certero. El chaneque no vio venir el proyectil hasta que no fue demasiado tarde y su conjuro quedó a medio terminar. Étrame quedó paralizado y fuera de juego. La sala no tardó en llenarse de insultos procedentes de los mercenarios.

—¡Joder! —el tono de Cerril desprendía asco en su estado más puro. Su mirada era una reprimienda completamente cargada contra el licántropo oso.

—¡Ha sido el jodido microbio! —Barne se excusó del camino que había seguido su lanza y miró alrededor en busca del bicho translúcido. No aparecía por ninguna parte.

El licántropo arruinado y el guerrero se giraron al mismo tiempo en busca de Pablo, a tiempo para ver cómo el astrario había abandonado su posición para abalanzarse contra el vampiro. Merillion corría con el escudo en alto y la espada desenvainada.


---

El poltergeist había saltado de la lanza en cuanto el oso arruinado le echó la culpa del ataque. El repoblador poseyó una astilla del suelo y la clavó en el muslo de Cerril, para asegurarse de que ya no quedaban protecciones sobre él. Al mismo tiempo que Barne y Cerril se giraban para dar con el vampiro, el guerrero cayó preso de un hechizo de inmovilización. "PRINGAO" escucharía alto y claro en su cabeza.

>>¡Cuidado a tu derecha, Pablo! —por si acaso no era bastante obvio, Tap se aseguró de que al vampiro no le pillaba el ataque de Merillion por sorpresa.

---

El oso, por su parte, había soltado su arma y se dirigía también contra Valek con nada más que sus garras completamente formadas y unas ganas horribles de descuartizarlo. Preferiría hacerlo con el poltergeist, pero no tenía manera de retorcerlo entre sus manos.

—¡Cabrones! —rugió.


---

Según a quien encarara el vampiro, Tap lanzaría otra quemadura negra en dirección a Barne o a Merillion.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

77 Re: Casa de Gar el 10/08/16, 01:32 am

Poblo

avatar
No solo mi dardo inmovilizó al mago del grupo, sino que por su parte Tap hizo lo propio con el guerrero, reduciendo aquello el número de oponentes a la mitad. Lo único malo fue que el que hasta ahora estaba de guardia decidió unirse a la refriega.
Al principio, y tras escuchar la advertencia de Tap decidí encarar al nuevo contrincante, y para ello cargué en uno de los tubos vacíos de mi guantelete derecho un nuevo dardo, cuya punta se asemejaba a la de un taladro, y se lo disparé. Su propósito era realmente el que parecía: una vez en el aire empezó a girar a gran velocidad y, gracias a un sistema de runas de impulso, el proyectil no se detendría al impactar sino que seguiría empujando a la vez que giraba, taladrando lentamente cualquier cosa a su paso.

¿Dije que solo lo encaré al principio? Cierto. Realmente planeaba centrarme en el del escudo y dejarle el otro al repoblador, pero la cosa cambió cuando el anamorfo rugió aquel insulto. 
"Uh... la acabas de liar"
Sí, vale. Era en plural, se refería a ambos y es una pelea… pero mirad, creo que a estas alturas sabéis que tengo fama por tener mala leche. No necesito explicar que aquello me hizo cambiar de objetivo.
Lo primero que hice fue alzar mi brazo izquierdo para bloquear el zarpazo. La posición “8” que antes le había asignado activaba un hechizo de guantelete invocado y el escudo creado, aunque era difícil de ver, se encontraba enganchado en el propio guantelete. Con este bloqueé el ataque y lo siguiente que hice fue propinarle una patada en la rodilla, no me moleste en fijarme en cual. En cualquier caso aquella patada probablemente iba a doler, porque los guanteletes no son las únicas piezas con runas que llevo puestas y la punta de mi bota llevaba grabadas runas de impacto.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 6 de 8.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.