Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Fechas de cumpleaños
por Evanna Hoy a las 07:29 pm

» Aquella noche
por Seth Hoy a las 07:26 pm

» Biblioteca Mágica
por Reifon Hoy a las 07:15 pm

» Sede de los Taumaturgos
por Aes Hoy a las 03:36 pm

» Actualizaciones
por Giniroryu Ayer a las 06:15 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38492 mensajes en 726 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Otras Áreas » Subterráneos

Subterráneos

Ir a la página : Precedente  1 ... 9 ... 15, 16, 17 ... 21  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 16 de 21.]

1 Subterráneos el 03/08/11, 11:04 am

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Los subterráneos ocupan todo el subsuelo de la ciudad y están plagados de horribles criaturas. Se puede entrar en ellos desde cualquier punto de la ciudad y puedes salir en cualquier sitio.

Descripción más detallada sacada de la saga:
Cientos de aberraciones se daban cita en las entrañas de la ciudad, algunas tan desconocidas para él como la fauna alienígena que podía poblar el planeta más lejano. Allí merodeaban los cadáveres pálidos que se alimentaban del tuétano de sus víctimas; los espectros errantes a la caza siempre de cuerpos que poseer… En las profundidades de Rocavarancolia todavía era posible encontrar a los descendientes de los seres humanos a los que Eradianalavela había injertado almas de bestias; o a los vampiros de Rádix, capaces de succionar la sangre, las vísceras y los huesos de sus víctimas con sólo tocarlas; y a criaturas aún más terroríficas que aquéllas. Y los peligros no se reducían sólo a monstruos:
bajo la ciudad había escapes de magia asesina, turbulentas nubes de humo venenoso procedentes de la combustión de residuos mágicos…

La inmensa gruta era de origen natural, un lugar húmedo y rebosante de ecos que avanzaba en
dirección oeste. No había más aportación visible de los moradores de Rocavarancolia que las columnas que aseguraban el techo. Las había a decenas, esparcidas sin pauta ni orden alguno, apiñadas en compactas manadas o velando solitarias por la integridad de la galería; eran de piedra negra, extraordinariamente finas. Se trataba a todas luces de columnas mágicas. A pesar de su número, su aspecto era demasiado frágil como para poder sostener por sí mismas el techo de la caverna y el peso de los edificios que se levantaban sobre ésta. Resultaba difícil concebir que Rocavarancolia quedara sobre sus cabezas.
El suelo estaba encharcado y chapoteaban a la carrera, salpicándose unos a otros.


181 Re: Subterráneos el 03/07/14, 05:18 pm

Zarket


GM
—Yo lo dejaré vivito, que me da cosa matar, especialmente si son asesinos potenciales —respondí.

Igual que el vampiro, yo también capté el olor. Pestañeé, confundido, y ni siqueira me dio tiempo a prepararme antes de que la explosión nos lanzase por los aires.Perdí la antorcha, que salió volando a saber para qué lado, pero no era mi mayor preocupación. Sin defensas, era un milagro que no fuese una antorcha nublina, pero eso no me iba a librar de heridas. Pude apgarme con manotazos pequeños focos de fuego en la ropa, pero el calor y un sordo dolor me decía que mi cara, parte de brazos y algo de las piernas se habían visto afectadas. Encima me dolían terriblemente los oídos, que me pitaban dolorosamente.

Me levanté con dificultad, apretando los dientes con furia. Mi vista también se había visto muy reducida, pero era capaz de guiarme por los olores, y definitivamente allí había alguien que no era el vampiro. No pude hacer ningún otro movimiento antes de que el techo comenzase a derrumbarse, ante lo que tuve que trastabillar difícilmente hacia atrás. Me volví a caer, pero conseguí que ninguna piedra me hiriese más allá de nuevos rasguños.

Sintiendo como la rabia me inundaba me lancé un ehchizo de intangibilidad reforzado especialmente para que no se agotase mientras pasaba entre las piedras. Ignorando el dolor y la sordera casi completa me lancé a través del muro. Fuese quien fuese el culpable me las iba a pagar.

182 Re: Subterráneos el 03/07/14, 09:23 pm

Poblo


La reacción de mi atacante fue… un tanto extraña. Ante mi ataque con flechas simplemente las ignoró y se giró coger la lanza. Los proyectiles rebotaron contra protecciones mágicas, por lo que no le hice ni un rasguño. Lo siguiente que hizo fue envestirme con la lanza, la sujetó solo con su mano derecha, pero dada su transformación seguramente una mano bastaría para ensartarme.
Lo que hice fue apartarme una vez más, hacia un lado esta vez  y aproveché la apertura que acababa de dejar para embestir y clavarle las cuchillas de mi guantelete derecho.
Por desgracia me estaba esperando, detuvo  mi puñalada aferrando mi brazo con su mano libre y acto seguido comenzó a retorcerlo.
Al igual que en cualquier combate cuerpo a cuerpo que había tenido, me di cuenta demasiado tarde que mi enemigo era más fuerte que yo.

Por suerte un ruido a mi espalda, acompañado de que el trasgo desviara su mirada hacia su origen marcó la entrada en escena de Branniel, y me dio la distracción que necesitaba para hacerme polvo y aparecer a espaldas de nuestro posible futuro asesino.

Una vez más previó lo que quería hacer y se dio la vuelta a la vez que me materializaba, por lo que volvíamos a estar frente a frente. Lo peor fue que mientras se volvía había sacado una piedra de un zurrón que llevaba y sin mirar la tiró hacia el nublino. Mientras volaba hacia el pude ver que tenía runas grabadas.
-¡Cuidad…!- Tarde, el circuito se activó y la piedra emitió un destello cegador que nos dio tanto a Bran como a mí. Al otro no, porque le pillaba de espaldas.

Cegado, lo único que se me ocurrió fue retroceder a toda prisa mientras conjuraba niebla mágica, y para cuando lo hice me encontré con que en aquel tiempo bran había recibido un sortilegio de constricción en la garganta. Mientras lo mantenía con una mano la otra, con la lanza, volvía a atacarme.

183 Re: Subterráneos el 03/07/14, 09:52 pm

Zarket


GM
En cuanto salí de la pared de piedra retiré la intangibilidad, parándome un momento al ver que nuestro atacante era un trasgo. Esto solo espoleó mi furia, así que volví a lanzarme hacia él, desenvainando la espada.

No tuve tiempo de quitarme de enmedio antes de que la piedra impactase. Tuve que cerrar los ojos por reflejo, pero eso no evitó que quedase momentáneamente cegado. Cuando abrí los ojos todo estaba endiabladamente oscuro. Aun así dos detalles me permitían saber el lugar de la pelea: el lejano runrun que escuchaban mis oídos dañados y el olor de los dos seres. Así pues, con el instinto asesino a flor de piel, hacia allí me lancé.

Volví a ser frenado por el hechizo de constricción. Me llevé la mano a la garganta, intentando respirar, pero por desgracia mi compañero de raza había hecho bien el hechizo. Boqueando inútilmente me lancé algo a ciegas contra él, intentando más que nada golpearle para romper la concentración. Tras embestirle haría una finta e intentaría cortarle algún miembro. Si nada daba resultado... Comenzaría a rezar ante la falta de aire.

184 Re: Subterráneos el 04/07/14, 01:14 am

Poblo


Aparentemente la inteligencia de nuestro atacante era inversamente proporcional a su capacidad de pelear, porque presupuso que al privar de aire a Branniel  este se quedaría parado esperando a morirse.
El caso fue que centró totalmente sus ataques en mí, y en consecuencia recibió la embestida de su congénere directamente. 

El golpe interrumpió su concentración y puso fin al hechizo de constricción. Aun así tenía protecciones puestas, así que la idea de cortar miembros no surtió el efecto deseado, y le dio tiempo para recuperarse y empezar a pelear contra el nublino.
Una vez más hizo gala de su escaso intelecto al centrarse totalmente en él e ignorarme a mí. Tal vez porque le hubiera cabreado por interrumpirle, pero en cualquier caso estúpido.
No desaproveché que me había dado la espalda y con un grito envestí inmediatamente. No tenía flechas cargadas así que en su lugar golpeé con los puños su espalda y comencé a accionar los tubos de disparo, que estaban preparados para disparar hechizos de inyección si no estaban cargados. Los primeros impactaron contra sus defensas sin causar daños, pero cuando llegó el último de los seis sus protecciones terminaron de romperse, y tuve el placer de escuchar un crujido que probablemente sería una costilla rota. El trasgo aulló de dolor, se las ingenió para librarse de nosotros y comenzó a alejarse, pero yo ya había pulsado la runa de recarga y mientras corría para huir vacié los cargadores, lo que equivale a clavarle seis flechas por la espalda.
Cayó al suelo, pero al poco rato se movió un poco, de forma casi imperceptible. Aún seguía vivo. – ¿Lo mato yo o te cedo el honor?
No lo dije en tono sarcástico aunque esa fuera la idea original. Estaba enseñando los dientes y  se notaba fácilmente que quería destrozar gente. Y la sangre… sangre de transformado, se suponía que de todas las que podía tomar la de transformado era la mejor. Tenía muchas ganas de averiguar si era cierto.

185 Re: Subterráneos el 04/07/14, 01:36 am

Zarket


GM
Por suerte mi embestida liberó mi garganta. Tomé una gran bocanada de aire mientras intentaba herirle. Al ver sus protecciones maldije mi estupidez, haciendo un rápido bloqueo para evitar que me empalase. Volví a atacar, en un intento de volar sus defensas, realizando un tajo por su derecha. Ante mi estúpido atrevimiento enarboló su lanza hacia mi pecho. Tuve que recular, intentando parar su movimiento, pero no pude evitar llevarme un corte en el antebrazo. Siseando, me volví a lanzar contra él. Casi me sajó el cuello, pero mi movimiento sólo transformormó mi degollamiento en un corte relativamente superficial en la mejilla.

En ese momento volaron sus defensas. Me preparé para perseguirle, temiendo que huyese, pero por suerte el vampiro fue más rápido que yo. No respondí a su pregunta, prefiriendo en su lugar adelantarme unos pasos, lo suficientes para dejar al trasgo a medio camino entre Pablo, a su espalda, y yo, enfrente suya. Después le apunté con la espada, visiblemente enfadado.

—¿Quién eres? —mi voz estaba impregnada del cabreo que sentía, y era claro y evidente que mi paciencia estaba completamente agotada—. ¿Qué cojones querías y por qué mierdas nos has atacado?

Su respuesta la recibí a través de la lanza. Pude esquivarla fácilmente, aprovechando para amputarle el brazo con dos mandobles. Mi congénere aulló de dolor, ganándose una mirada despectiva por todo el asunto.

—Patético.

Me adelanté, clavándole la espada en el pecho. Tras un par de estertores, murió.

Me gré al vampiro, haciéndole un gesto con un claro significado. "Todo tuyo."

186 Re: Subterráneos el 04/07/14, 02:33 am

Poblo

avatar
Observé como Branniel se aproximaba al  trasgo agonizante, peor no lo mató. En su lugar intentó interrogarlo. –Vaya, eso no se me había ocurrido- Lo triste es que era verdad, estaba demasiado ocupado pensando en lo bien que iba a saber su sangre. Aun así nuestra víctima no parecía muy dispuesto a colaborar, lejos de decir una sola palabra se las ingenió para agarrar la lanza e intentar clavársela a Brann, algo que como era de esperar no sirvió de nada y provocó que su muerte llegara unos minutos antes de lo previsto.

-¿Era realmente necesario cortarle el brazo? Con clavarla en el pecho bastaba- le dije. “Ahora mucha sangre se echará a perder.
Cuando llegué saqué mi petaca y una rosca con runas  que acababa en una aguja. La enrosqué a la tapa y luego, tras encontrarle la vena en el otro brazo, se la clavé y encendí el circuito. Inmediatamente la petaca comenzó a succionar la sangre del cuerpo limpiamente, y mientras lo hacía inspeccioné el cadáver buscando cualquier cosa útil.

En el zurrón encontré más piedras con runas, las que preferí no tocar demasiado por si las activaba por accidente, algunos frascos vacíos, un pergamino y un saquito con una buena cantidad de dinero.
Decidí leer lo qué ponía en este último, y así fue como todas las dudas sobre el ataque quedaron resueltas, o casi todas.
-Vale… Al parecer nuestro amigo es… era, un cazarrecompensas. Le habían pagado la mitad del trabajo por adelantado, que imagino es este saquito de aquí, y el objetivo era…- Parpadeé un par de veces, me lo empezaba a imaginar cuando vi que era un contrato, pero aun así no terminaba de esperármelo.
- ¿Yo? ¿Por qué? Que yo sepa la única persona que podría querer matarme es Tap, pero no contrataría a nadie. En fin…- Cogí la bolsa con la recompensa y la sopesé - ¿Nos repartimos el premio?

La cosa había acabado bien, pero alguien había contratado al trasgo, y pensaba averiguar quién había sido.

187 Re: Subterráneos el 04/07/14, 02:43 am

Zarket

avatar
GM
Estaba en silencio, mirando con sospecha al cadáver. Elucubraba alguna teoría sobre él, y al descubrir su oficio mi molestia sólo se intensificó. Sanía que había enemigos de la secta en la ciudad, o al menos gente a quien no les gustábamos (con razón, había que admitir). ¿Pero tan suicidas como para contratar y aun más, aceptar-? Las palabras de Pablo interrumpieron bruscamente mi tren de pensamientos, haciendo que lo mirara confuso un segundo.

—¿Tú? ¿Quién podría querer matarte?

Estaba realmente confundido acerca del atentado sufrido por el vampiro. Cierto que no teníamos demasiado contacto, pero que recordase no estaba venido en los turbios asuntos en los que normalmente estaban metidos los que solían atraer cazarrecompensas. Bueno, eso significaba realmente que no era de mi incumbencia.

—Claro.

Ciertamente era una buena perspectiva que, además de sobrevivir, al final pudiese conseguir una pequeña paga por aquel asunto.

Tras dividrnos el dinero, mitad y mitad, nos fuimos. Ahora que había cesado la lucha el dolor de mis quemaduras, moratones y cortes los notaba mucho más. Tenía los labios apretados y andaba con dificultad, pero me sentía mejor tras haber liberado toda la tensión. Aun así estaba deseando llegar al templo y poder usar el hechizo de curación nívea.

188 Re: Subterráneos el 05/11/14, 09:32 pm

Poblo

avatar
Acabábamos de meternos en los subterráneos, y caminábamos sin prisa pero sin pausa. Aun si todo salía según los planes probablemente íbamos a estar aquí abajo durante horas, y tanto la bruja como el ghoul habían dicho ya que sus conocimientos mágicos eran escasos decidí que mejor movernos con cuidado y sin buscar pelea. Nos movimos por grutas estrechas y deshabitadas, de modo que al principio no nos encontramos con ninguna criatura salvo algunas alimañas que huyeron fácilmente.

Sin embargo incluso si se intentaba no buscar pelea, era imposible no encontrarse con algo que sí, y así en una de las primeras zonas grandes por las que entramos pronto capé movimientos. –Bueno… ¿Recordáis aquellos hombres bestia de los que os hablé? Pues permitidme que os los presente: Dama Onyx y Dhelian, los Hombres bestia. Hombres bestia: Dama Onyx y Dhelian.

Mientras hacía las presentaciones los aludidos se fueron dejando ver. Nos habían rodeado y se aproximaban por todas partes. Por mi parte tenía seis flechas normales cargadas y listas para usar, además de una daga y un sable envainados, aunque el último solo lo tenía por si volviera a tener la mala suerte de tener que luchar contra un transformado asesino. No sabía cómo se defenderían mis compañeros de expedición, y  para ser sincero  tenía curiosidad por ver cómo se las arreglaban. De momento pelearía contra los que me atacaran a mí solamente, pero intervendría si alguno de los dos acababa en apuros.

189 Re: Subterráneos el 06/11/14, 01:08 am

Evanna

avatar
Tras el encuentro con Valek, la presentación y la enseñanza rápida del par de hechizos que podrían irles bien  y que por suerte ya había visto hacer antes a Ozzchreanos, se dirigieron a los subterráneos.

La visión de aquel lugar no gusto ni un pelo a sus estirges, ni a el tampoco especialmente, consciente que en un sitio estrecho su dominio no tendría desenvoltura suficiente para moverse y dejarlas atrás no era una opción siendo como eran, en pocas palabras y a niveles prácticos, su batería mágica. Al final antes de entrar ordeno a un pequeño grupo  de cinco seguirle, ya fuese enganchadas a su ropa o volando junto a el. El desagrado de las aves fue evidente pero obedecieron, al parecer el dominio sobre ellas les empujaba a protegerlo les gustase o no.  Repitiendo la acción de Valek ilumino el camino con una luz mágica, el hechizo que había aprendido durante sus últimos meses como cosechado y que por primera vez, estaba sirviendole de algo.

Moverse por aquellos túneles fue agobiante para el y para su dominio poco acostumbrados espacios cerrados, manteniendo cerca de el con sus ojos negros y sus oídos concentrados en cualquier sonido. Acababan de llegar finalmente a una espacio lo suficientemente amplio y alto para que las estirges se moviese con cierta libertad cuando Valek hablo dándoles la noticia de que no estaban solos.

-Vaya bienvenida mas calurosa- murmuro Dhelian escuchando primero y luego viendo a un buen grupo de aquellas criaturas que les rodeaban con intenciones no amigables. Por suerte para el, o era la primera vez que enfrentaba criaturas de la ciudad, aunque en su momento solo fuesen alimañas, por lo que saco sus dagas un poco nervioso pese a todo se mantuvo a cierta distancia de Valek. Las estirges en el aire miraban con sus brillantes ojos negros a aquellas criaturas, las cuales intentaban alcanzarlas con sus garras sin éxito. Una de ellas se aburrió de aquello y prefirió lanzarse contra Dhelian que ya estaba preparado para defenderse del zarpazo con una de las dagas, desviándola para que alcanzara su cara y atacando la garganta con la otra en un rápida finta instintiva.

No consiguió mas que rozarle pues esta se echo hacia atrás inesperadamente antes de lanzarse sobre con colmillos y garras por delante con toda la intención de ya fuese morderlo, atravesarlo o simplemente aplastarlo. "Mala idea, mala idea, mala idea..." pensó a toda velocidad pegandole una patada en el estomago para alejarlo de el y irse hacia atrás para tomar mas espacio entre ellos, consiguiendo tiempo suficiente para poder invocar el hechizo de intangibilidad a toda velocidad muriéndose del susto cuando aquella cosa le atravesó justo un segundo después de volverse intangible. Sino lo hubiese hecho a tiempo su estomago seria en esos momentos un bonito colador "¡Por los pelos!¡Realmente atacan sin miramientos!"pensó un poco sorprendido por aquello. Aquellas criaturas tenían mas de bestias que de hombres en su comportamiento pero sobretodo parecían del tipo imparable.

-¡Ónyx, no hay modo alguno de asestarle un golpe a estas cosas sin acabar partido en dos!¡No al menos sino eres el! -añadió al ver al grupo de hombres bestias cercándolos cada vez mas y apuntando con un a Valek librándose de esas cosas con mas facilidad que el sin duda. El método mas adecuado iba a ser la magia al final, por lo que aprovechando su inmunidad a los ataques físicos lanzo un hechizo de impacto, de nuevo en el estomago, contra el hombre que acaba de atacarle lo suficientemente potente para estrellarlo contra la pared de piedra. No parecía haberlo matado, pero esperaba que se quedara dormido un rato- ¡Atacad a la cabeza a los hombre bestias que paralice! -ordeno a sus estirges, viéndose enormemente pequeñito en medio de criaturas recordándose una y mil veces que no podía tocarlo. , aprovechando esa pequeña ventaja para poder paralizar a uno que se lanzo contra el dándole tiempo a sus estirges de atacar la parte blanda de su cara descubierta. No pensaba confiarse de nuevo tras el repentino ataque suicida de minutos antes. Aquella su única forma actual de defenderse, mas con los hechizos que sabía. Así que saldría de ahí a base de corte, fuego, parálisis e impacto.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

190 Re: Subterráneos el 06/11/14, 10:10 pm

Jack

avatar
Cuando llegamos a los subterráneos, solo esperé unos segundos antes de entrar detrás de los otros dos por una broma interna <<Ay, Gimli, Gimli>> Luego entré y alcancé a los demás al tiempo que preparaba el hechizo de luz. Anduvimos un rato siguiendo al vampiro, quien parecía no necesitar luz para moverse en la oscuridad, y sin hablar. Tenía mil preguntas, pero podían esperar; no quería que nada mayor que las alimañas fugaces nos saliera al paso. Sin embargo, en cuanto salimos a un túnel mayor, Valek se detuvo y habló. Había algo más adelante, a medio camino entre seres humanos y bestias, nunca mejor dicho, que justo se estaban percatando de nuestra presencia. Más corpulentos que yo eran, así que retrocedí unos pasos.

Ajá. Pues... ¡Encantada de conoceros!

Nos había dicho que no disponían de magia y solo por su aspecto estaba claro que no duraría ni un segundo en combate cuerpo a cuerpo contra uno solo, menos contra la marabunta que se nos echaba encima. Así que me hice intangible y vi, aún sorprendida por los efectos, cómo la primera criatura rabiosa me atravesaba limpiamente. No conocía apenas hechizos de ataque... Podía paralizarlos, pero estaba claro que no lo estarían para siempre y tendría que librarme de la intangibilidad antes de poder matarlos. Y realmente pasarlos a cuchillo mientras estaban paralizados... Demasiado a sangre fría.

¡Reacciona, niña!
¿O es que no sabes luchar?
Las onyces habían permanecido detrás y a mi alrededor en todo momento, pero ahora que había más espacio y encima era intangible —no tenían que protegerme— estaban dispersas por el túnel. No hacían nada a los hombres bestia pero tampoco les dejaban acercarse a ellas.
¡Usa tu magia! ¡Mátalos a todos!
¿Y vosotras solo sabéis esquivarles? Venga ya.
¿Qué insinúas?
¿Recordáis la noche de la Luna? Hicisteis escalones y criaturas...
No somos tantas como para poder juntarnos y hacerles verdadero daño.
Pero sí que podéis frenarles. Si los hombres bestia se me acercan demasiado, detenedlos.

Dhelian había empezado a paralizar a algunos y a ordenar a sus estirges que les atacaran. Yo podría hacer lo mismo y luego... ¿Dejárselos a sus estirges? ¿Y si me convertía en un lanzallamas humano? Sería un caos y no sabía si el fuego podría afectarnos aun siendo intangibles... <<No tengo preparación para esto, ¿en qué estaba pens... Déjate de tonterías; ya peleasteis contra el bicho aquel en el circo y contra colaespinas. Ahora no es una huida, tienen que morir>> Inspiré profundamente y paralicé al que seguía intentando golpearme desde que me atravesara hacía unos minutos. Acto seguido, lancé un hechizo de corte directo a su cuello. En cuanto la sangre empezó a manar, me giré y busqué a otra víctima. ¡Como si fuera tan difícil! Me tenía que mantener alejada del grupo grande por si el tiempo pasaba y la intangibilidad caía, así que desde la distancia lancé varios hechizos de corte contra el cuerpo de uno de ellos. Se lanzó contra mí y al momento un muro de onyces le salió al encuentro. Se sacudió de encima a las sombras y cuando se vio libre y me gruñó, abriendo los brazos, un hechizo de corte impactó contra su garganta. <<Venga, Gimli, que llevas dos>> Realmente, mientras las onyces me cubrieran y los retrasaran, podía aguantar.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

191 Re: Subterráneos el 07/11/14, 12:15 am

Poblo

avatar
Como criatura de precio inmoral que era, ya tenía bastante experiencia luchando contra hombres bestia tanto por encuentros como por cacerías. El principio fue fácil, y abatí  los tres primeros con flechas. Como era de esperar el cuarto ya estaba demasiado cerca, así que saqué la daga y mientras trataba de morderme le asesté una puñalada en la garganta.

Mientras esto sucedía capté un movimiento a mi  izquierda y alcé el brazo a tiempo para parar un zarpazo. El sonido de la garra impactando contra el metal resonó, pero no detecté que se hubieran producido daños en el artilugio: no era tan resistente como un escudo pero debería poder detener ataques de ese tipo sin problemas. Acto seguido desclavé la daga y lancé un tajo lateral en su dirección. Se apartó, pero no lo bastante deprisa como para no recibir un tajo poco profundo, y aquello bastó para activar las runas de la daga y dejarlo paralizado. No me preocupé por rematarlo: la parálisis duraría su tiempo y había bastantes enemigos que aun podían moverse.

Ahora que tenía mi zona despejada me fijé en cómo le estaba yendo al resto. Los dos estaban bien, pero la mayor parte de los hombres bestia iban a por ellos, y de hecho estaban dejando de atacarme a mí al ver que sufrían menos bajas contra los brujos. Noté que ambos estaban intangibles y eso me dio una idea. – ¡Ordenad a vuestros dominios que se alejen y juntaros!

Mientras lo hacían aproveché que ahora ningún enemigo me prestaba atención y saqué una flecha de uno de mis carcajes, cuyas plumas rojas me indicaba que era de las explosivas. La coloqué en uno de los tres tubos del guantelete de mi brazo izquierdo, que era el que había agotado disparando al principio. Luego fue cuestión de apuntar y disparar al centro de la congregación. – ¡Bomba va!

El resultado fue el esperado: la explosión derribó, quemó y/o mató a la mayoría. Los supervivientes, conscientes de que aquellas presas les estaban costando demasiadas bajas se batieron en retirada por los túneles, o al menos la mayoría. Dos rezagados a pesar de todo intentaron atacarme a la vez. De forma simultánea le clavé a uno el puñal en las costillas mientras señalaba la cabeza del otro con el brazo sin flechas y activaba su segundo modo de disparo, y un hechizo de inyección reforzado atravesó su cráneo. Tanto la daga como aquel sistema del guantelete tomaban la magia directamente de mí en vez de tenerla aplicada previamente como las flechas, y usar ambos a la vez me hizo pestañear ante la repentina pérdida de energía.

La pelea había terminado, y ahora solo quedaban cadáveres que al menos yo pensaba aprovechar. Tras mirar que el resto se encontrara bien me acerqué al  cuerpo entero más cercano y saqué mi petaca rúnica, que siempre solía llevar encima. Simplemente la clavé en el cadáver y ella sola comenzó a succionar la sangre y llenarse.

¿Vuestra primera pelea real desde la luna? – Pregunté curioso mientras comenzaba a buscar y rematar a los que había paralizado.

192 Re: Subterráneos el 07/11/14, 01:13 am

Evanna

avatar
No había formar, apenas mataba uno y llegaban tres mas. Los hechizos a sus disposición no eran suficiente para matar de una, por lo que en mas de una ocasión tuyo que hacer uso de los picos y garras de las estirges que también debían intentar no recibir daños de la horda de hombres bestias  vivas y sin paralizar que empezaban a reunirse entorno a el y Alice.

-¿Pero como pueden haber tantos?- murmuro desesperado cuando lanzo un segundo hechizo de corte a uno de los hombres bestia a la altura de de la garganta lo suficientemente profundo para que este furioso se dirigiera hacia el y abandonara el intento de atacar a una de sus estirges que estaba ensañándose con la cara de otro. Cuando Dhelian lo tuvo lo suficientemente cerca lanzo otro hechizo de corte  a su cuello abriendo aun mas la herida antes infligida y provocando que se desangrara justo frente a sus ojos provocandole una sensación extraña. El pensamiento de que estaba matando a otras criaturas con apariencia semi humana le golpeo inesperadamente dejándolo paralizado por un momento y solo el repentino llamado de Valek le hizo reaccionar, ordenando rápidamente a sus estirges retirarse y estas aceptaron su orden de inmediato, ante el tono autoritario que uso sin darse ni cuenta.

Lo que a continuación hizo Valek lo dejo totalmente incrédulo, pegando un bote en el sitio cuando escucho y vio al explosión y como esta se tragaba en llamas a algunos de los hombres bestia  y haciendo que otros huyeran por los túneles anexos. Sus estirges salieron ilesas por suerte pues todas ellas se habían apiñado a su alrededor como seguro a pesar de su intangibilidad.

"Que el techo no se caiga. Que el techo no se caiga" pensó rápidamente Dhelian apurado observando las paredes de piedra de alrededor que temblaron ligeramente. No fue hasta que vio que nada ocurría que al fin pudo respirar y mirar con ojos muy abiertos a Valek.

-¿Esa explosión...como la hiciste?¿Runas o un hechizo?- pregunto con rapidez interesado, observando como sacaba esa petaca y empezaba a literalmente succionar con esta la sangre de los hombres bestias muertos cuyo olor estaba retorciéndole las tripas. Volviéndose tangible se acerco a uno de los hombres bestias que el mismo había matado, sintiéndose a partes iguales hambriento e incomodo "Ellos nos atacaron primero solo nos defendimos...solo eso" se repitió intentando acabarse la tonta culpabilidad que sentía y prefiriendo preguntar algo mas que era mas importante para el en esos momentos.

Desde luego sus estirges culpabilidad ninguna, pues tan pronto vieron que la pelea se había terminado se dirigieron a saltitos a uno de los cadáveres comenzando a arrancar trozos de carne blanda con sus picos.

-Si y también la primera donde salimos vencedores, sin heridos o muertos - dijo pues el no tenia ningún daño. Una de sus estirges que había salido herida grazno en reproche al escuchar sus palabras, pues tenia un corte recorriendo toda su ala impidiéndole moverla- Bueno, salvo tu...- añadió acercándose a esta que era la uncia que no comía y comenzando a curar su ala lo mejor posible y dejara de quejarse- ¿Aun tenemos que hacer algo por ti cierto? Lo digo porque estos cuerpos...bueno me vendrían bien, aunque no tengo claro como llevarme aunque sea uno fuera de aquí. No pienso...cenar en un sitio como este, podría volverme yo la cena- dijo con obviedad, eso si que seria suicidio a gran escala. Si existían esos hombres bestias ¿quien le decía a el que no había algo por encima de ellos en la cadena alimenticia en esos túneles? No quería averiguarlo.

Su mayor preocupación era primero salir entero de allí y segundo ver como salia con uno de los cuerpos. No tenia forma de mantenerlo en buen estado, por lo que comería cuando salieran, algo en lo que tendría que trabajar sino quería estar yendo a ese sitio cada dos por tres.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

193 Re: Subterráneos el 08/11/14, 03:11 am

Jack

avatar
Como el sistema funcionaba, lo mantuve un rato más. Al cuarto dejé de contar porque era inútil e innecesario; la referencia al enano también la olvidé. Todo rastro de eso quedó aplastado por una sensación: estaba en Rocavarancolia y me estaba apañando sola. Cierto era que los dos estaban ahí, que las onyces ayudaban, pero mi vida dependía de mí exclusivamente. Igual que las de las criaturas que yacían muertas o aún desangrándose a mi alrededor. De ellas había dependido su propia supervivencia, pero habían fallado. Y las había matado yo. No las onyces o mi amigo o el vampiro. Yo. Ahora entendía a qué se referían mis sombras. Era una sensación de poder demasiado peligrosa y casi que tentadora. ¿No se acusa a la raza humana de eso mismo en cualquier juego de rol de fantasía? Otro muro de sombras, otra serie de hechizos en la diana y otra criatura desmoronada en el suelo. Siempre sedientos de poder, siempre corruptos, peligrosos. O lo mismo con la Fuerza y los rollos del lado Oscuro y el lado de la Luz. Pero yo conocía los límites. <<Recuerda que eso se decían los aprendices y luego la pifiaban>> Debía tener cuidado. Por eso rechacé hacer referencias humorísticas a la par que luchaba contra los hombres bestia, al igual que evitaría regodearme en que  había podido con ellos y les había robado su vida. <<Aunque realmente... Menuda vida tienen que tener aquí abajo. Si no los mato yo, alguien lo hará. Hoy o mañana, da igual>>

Uno logró esquivar mis hechizos y, como estaba cerca de la pared, al llegar hasta mí y atravesarme se golpeó de lleno con la piedra. En cuanto se recuperó, un hechizo de impacto le golpeó en la nuca y volvió a estamparlo. Y ahí se quedó.
¡Niña, son demasiados!—me llegó de pronto.

Me giré y entonces vi que las criaturas se lanzaban contra Dhelian y yo, ignorando al vampiro. ¿Por qué ahora y no antes con la intangibilidad recién puesta? No podía hacer frente a todos y las onyces no les podían frenar tampoco. Si se pasaba el efecto con tantos alrededor... Espera. Valek estaba hablando...
¿Cómo se atreve a darnos órdenes?
Apartaos de ellos, venid conmigo!
Como quieras. ¿Qué está haciendo?—dijo otra poniéndose a mi altura.

Lo que fuera que el vampiro estaba haciendo resultó en una explosión que por instinto me hizo girarme y cubrirme la cara. El resultado fue... En fin, ya no quedaban fieras en pie. Al chico le había visto sacar una flecha y luego había sucedido todo. Tenía que preguntarle, pero el daeliciano se adelantó. Ya haría las preguntas largas más tarde. Seguida de mis espantos particulares, me acerqué a los dos.

Sí. Y... bueno, sin heridos o muertos... —miré a las onyces—. Cuando os atacan demasiado y desaparecéis...
No somos tus inmortales protectores, niña.
Pero eso no quita que luchemos con todo lo que podemos. Así que ni se te ocurra ir de "protectora" con nosotras.
En fin... Dhelian, si quieres luego te ayudo con eso. Hechizos de levitación y a casa —y luego miré a Valek—. ¿Y ahora, jefe?


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

194 Re: Subterráneos el 19/11/14, 10:58 pm

Poblo

avatar
Runas – Respondí al brujo de las estigres mientras terminaba de llenar la petaca y echaba un buen trago. No había gastado mucha magia, pero ya que podía beber pues mejor. Allí abajo toda precaución era poca. Y justo hablando de precauciones justo salió un tema sobre eso.

Nada de cadáveres flotando por los subterráneos. Eso nos volvería dianas ambulantes. Que coma ahora lo que pueda antes de que el olor atraiga a las alimañas, o como mucho esconded uno y a la vuelta veremos si sigue aquí. – Les dejé decidir qué hacer y cuando estuvimos todos listos continuamos la marcha.


No estábamos ya lejos, y llegamos sin complicaciones. La última galería por la que nos movimos se abrió de repente, mostrando una estancia gigantesca, tanto que la luz que tenían era incapaz de iluminarla entera. – Hemos llegado.

En aquel momento saqué una flecha, si podía llamarse como tal porque la punta había sido sustituida por lo que parecía un cristal esférico del tamaño de un puño. La metí en uno de los tubos de disparo y tras activar algunas runas de la esfera disparé hacia arriba. Las runas activadas eran un temporizador, que cuando llegó a cero activó varios hechizos previamente grabados en aquella esfera de cristal. En pleno vuelo y antes de empezar a caer se iluminó, a la vez que su caída fue frustrada por un hechizo de levitación que también procedía de la misma. Podría decirse que era una flecha bengala, salvo que esta no iba cayendo, sino que se quedaba en el sitio… al menos mientras duraran los hechizos. Sin embargo cualquier interés que cualquiera de los presentes pudiera tener en el artilugio probablemente se vería ofuscado por lo que dicha flecha acababa de iluminar.

La estancia en la que nos encontrábamos era cilíndrica, y en su centro se alzaba una torre dorada de la cual cada varios metros surgían una serie de plataformas gemelas. Toda la estructura estaba inclinada y derrumbada sobre las paredes del cilindro, derribada tiempo atrás por alguna causa externa. Aun así se podía apreciar que aquellas plataformas habían sido diseñadas para girar, y si uno se fijaba bien podía ver interruptores en su superficie.

Lo que veis delante es lo que queda de una trampa mágica, una de las muchas que hay escondidas por los subterráneos. Algunas fueron diseñadas para cazar cosechados, otras para proteger tesoros o secretos de sus creadores. Esta se encuentra inactiva, pero las runas que la hicieron funcionar en el pasado siguen mayormente intactas, y aquí es donde empieza el trabajo – Saqué un par de libretas pequeñas y material para escribir y se los pasé a ambos. –Vamos a tomar apuntes de las que podamos. Yo empezaré por la parte de arriba y vosotros por la base. Anotad las que veáis, y apuntad lo que hacen si lo sabéis. Y cuidado, que la trampa no funcione no significa que algún circuito no siga funcionando.

Ultimados los preparativos me deshice en polvo y volé hasta la zona alta de la columna, aterrizando sobre la única plataforma que no era gemela. Recordaba bien aquel lugar: Era la plataforma sobre la que había aterrizado la última vez que visité el torreón Sendar de cosechado. Allí había muerto uno de mis antiguos compañeros. Más importante: En aquel lugar había aprendido que los exletarguinos jamás podríamos convivir o cooperar juntos.

195 Re: Subterráneos el 22/11/14, 01:42 pm

Evanna

avatar
Estuvo de acuerdo con el vampiro en que pasearse con un cadáver a cuestas era igual que colocarse una diana en la espalda. Por ello e intentando que su incomodidad no se notase Dhelian se acerco a uno de los cadáveres en mejor estado usando a las estirges de pantalla para Alice, comió una buena porción de carne para saciar parte de su hambre sintiendo alivio inmediato. Definitivamente mas satisfactorio que alimentarse del cuerpo de una rata. No sintió ni pena ni muchos remordimientos al pesar en el hombre bestia, mas como una bestia que como un humano y menos influenciado por el apetito que estaba consumiendole por dentro incluso ates de que el estado de descomposición iniciara siquiera en el. Tras conseguir saciarse lo mas rápido que pudo se limpio.

-Voy a esconderlo con un hechizo de olor falso. Ónyx, ¿podrías pedirle a una de tus onyce que lo cubra mientras volvemos? Ya sabes, como si fuera un manto- dijo sin mirar a la humana aun un poco nervioso por haber tenido que comer frente a ella peor intentando no darle total importancia a aquel hecho. Tras lanzar el hechizo llevo el cuerpo hasta una que hacia esquina y aunque no era el mejor escondite estaba mas cubierto que el resto de cuerpos desperdigados por el lugar.

Tras aquello y metido en sus pensamientos, siguió a Valek hacia una zona mas profunda de los subterraneos con un par de estirges subidas en sus hombros y las otras tres volando cerca suya como si fueran tres mantos negros. No tardaron mucho en llegar y Dhelian observo con cierto interés las acciones del vampiro, no tardo en quedarle claro que este parecía realmente diestro en las runas lo que le hizo sentir un poco de envidia y también ciertas ansias poder descubrir que tipo de runas había estado completamente fuera de su alcance en su tiempo como cosechado. Ver a aquella cosa brillar sobre sus cabezas sin caer fue fantástico pero aun mas la imagen que ilumino. No se parecía en nada ni de cerca, pero la imagen de aquella cosa cilíndrica y las palabras de Valek le hicieron recordar como fogonazos de luz tras sus ojos, el circo.

-Nosotros también sufrimos varias trampas mágica durante nuestra cosecha, por que viendo esto supongo que eso era. Especialmente una me vino a la mente al ver esta cosa...era un circo, uno muy poco divertido -añadió Dhelian sin alzar mucho la voz observando atentamente aquella trampa con evidente desconfianza, tomando la libreta que fue entregada por el vampiro. El había estudiado bastante sobre runas durante la cosecha al menos todas aquellas a su alcance, incluso sin poder hacerlas había buscado información sobre ellas y también había cogido cierta soltura al dibujarlas por lo que aquel trabajo no debía ser un problema. Ademas le ayudaría a incrementar sus propios apuntes.

No pudo evitar cierta expresión de asombro al ver a Valek desaparecer frente a sus ojos en una columna de polvo alzándose en el aire. Habia visto muchas cosas extrañas pero aun así no lograba sacarse la sensación de fascinación ante cada cosa nueva que veía, al menos durante un instante.

-Me pregunto si el circo también estara por aquí...o si es posible encontrarlo en algún sitio en particular.-murmuro Dhelian dirigiéndose ahora únicamente a Alice en un tono un tanto frío y carente de emoción, no teniendo muy claro que haría en el caso de encontrarse algún día de nuevo con aquel lugar. Su vida de cosechado se le hacia cercana y distante al mismo tiempo, como si hubiese vivido un largo sueño con tintes de pesadilla y ahora por fin, estuviese despierto. "Supongo no es fácil de olvidar lo que paso con aquellos que se quedaron a mitad de camino. La regla de este mundo es muy clara: o comes o te comen. Aunque sus métodos puedan ser crueles, el objetivo al final es ese"pensó distraidamente sintiéndose un poco confuso al respecto, sacudió su cabeza, asustando a una de las estirges de su hombro a las que ordeno claramente no tocar nada, no quería que activasen por casualidad nada por error. "Deja de volver a lo mismo, solo vas a conseguir enloquecer...tu lo conseguiste y eso es lo único que debería importarte ahora" se recordó de nuevo, buscando concentrarse en lo que Valek les había pedido.

Con el cuaderno en mano se acerco a la primera runa, fijándose bien en estas comenzó a dibujarlas, sacando del baúl de sus recuerdos cualquier dato que supiera, si es que lo había, sobre las runas que encontrase.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

196 Re: Subterráneos el 22/11/14, 06:01 pm

Jack

avatar
Valek avisó al daeliciano de que no avanzaríamos cargando con los cuerpos, algo obvio, así que este primero "almorzó" —aunque no me dejó verle— y luego acordé con Dhelian y un par de onyces esconder el cuerpo, pero no era muy optimista en cuanto a que se quedaran ahí a esperarnos. La orden había sido clara: "cubrid esos cuerpos y esperad sin dejar de cubrirlos hasta que llegue". Pero sospechaba que si tardábamos mucho, se aburrirían, o también que los cubrirían a intervalos, o que si aparecía alguna criatura se lanzarían a por ella.

No podía prever qué harían y no podía asegurarme de que cumplirían la orden, así que me desentendí de las que se quedaron atrás y continuamos la marcha. Al cabo de un rato, el vampiro volvió a usar su guantelete multiusos —¡definitivamente, tenía que preguntarle a la vuelta!— y esta vez una flecha actuó de bengala solo que flotó en el aire. <<¿Un hechizo de levitación? No le he visto hacerlo... ¿Será una runa?>> Automáticamente, mi mente se fue a diseñar vehículos voladores, desde alfombras hasta barcos enteros.

Pero en cuanto la luz iluminó lo que habíamos venido a buscar, todo pensamiento se esfumó. La primera visión me dio la imagen de una torre dorada, inclinada mucho más que la de Pisa, prácticamente derrumbada sobre la pared de la sala. Luego me fijé en las... ¿Aspas? No me imaginaba a esa cosa volando... Aunque sí parecían capaces de girar. ¿Plataformas? ¿Quién demonios se subiría ahí y para qué? ¿Quizá para pulsar los botones exteriores...? Espera. ¿De qué sirve poner botones fuera del cuerpo principal de la estructura? Confundida, tuve que mirar al vampiro en busca de la respuesta.

Desgraciadamente, llegó. Su uso no era nada fantástico que se me pudiera haber ocurrido. ¡Podía haber sido un extraño vehículo mágico volador de antaño! Pero no.

Es una jodida trampa... —mascullé, aprentando los puños a la vez que Dhelian hablaba de aquel maldito circo.

¡Y por esto tienes que conquistar la ciudad y matarlos a todos!
Mataron a compañeros tuyos, ¿verdad?
Por sus gestos, parece que mataron a amigos suyos. Miradla, parece que va a explotar
Niña, recuerda esta sensación cada vez que pienses en tu dilema de matar o no. La ciudad os hizo daño, ¡devolvédselo!

Neith, Akasha y Álvaro —volví a mascullar, tensa. Me estaba clavando las uñas en la palma de tanto apretar. La mano izquierda se libró por sostener la libreta.

En ese momento odié al vampiro por traernos a una de esas trampas. Era como Skarog. Cómo podía este bromear, cómo podía Valek trearnos a un sitio así? Por suerte, el trabajo era desvalijarla. Y eso junto con las palabras de Dhelian y las onyces me dieron una idea. Aproveché el momento en que el vampiro se adelantó a hacer el trabajo para hablar.

Voy a ir a ese circo, enterrar a Akasha y quemarlo. Destruirlo. Que no quede nada —declaré, mirando a la trampa y girándome luego para buscar y mirar fijamente a Dhelian, que también se había puesto a buscar runas.

Has dicho tres nombres.

La de Neith estaba cerquísima de Letargo... será imposible cuando llegue la nueva cosecha. La de Álvaro era una casa... No sabemos exactamente qué le pasó, pero bien podríamos quemar la casa entera.

¿Y por qué no el barrio entero? Ya hay un barrio quemado, así que a nadie le importará otro más.

Ya veremos. Pero tenemos que...
¿Y cómo sabes que quedará algo de Akasha? —interrumpió una sonriente onyce, volando peligrosamente cerca. Estuve a punto de golpearla.
He. Dicho. Que. Ya. Veremos. Vamos a hacer el trabajo.

Me curé la mano magullada y eché a levitar hacia las plataformas, buscando las runas que había dicho el vampiro. No tocaría esos botones por nada del mundo. Concentrarme en tomar apuntes de las runas y tener cuidado en dicha tarea me vino bien. Las palabras de las onyces un rato antes me habían envenenado. Tenían razón, claro que la tenían, pero no podía arrasar con la ciudad porque hubiera unos cuantos que se dedicaran a cazar cosechados. Y claro que recordaría la sensación de perder a mis amigos, pero no para destruir la ciudad sino para, cómo decirlo, intentar que no volviera a ocurrir. Algunos seguramente me dirían que "perder amistades fortalece a los cosechados", pero no lo compartía. Las onyces también usarían ese argumento, pero se lo callaron cuando mi enfado les convino.

Entretanto, aprovechando el eco del lugar y que todos nos desplazábamos volando, preguntaría a Valek:

¡Oye! ¿Y sabes para qué sirven estas runas? ¿Qué hacía la trampa?

Quería saberlo pero no quería pero sí quería. Era como lo de tener un enemigo. Mejor conocerle a fondo, ¿no? Pues saber el funcionamiento de una de tantas trampas me vendría bien si quería seguir modelando lo que estaba pensando. ¿Podría encontrar trampas peligrosas para cosechados y reunirlas en un libro para la Biblioteca? ¿O directamente desactivarlas? En ambos casos, sería un trabajo de campo demasiado extenso y peligroso, porque a saber la de trampas letales que habría por ahí. <<No solo por eso... Si algunos de los que las hicieron siguen vivos... Podría buscarme serios problemas>> Peligroso y casi en vano, ya que si no se desactivaban, podrían morir igualmente: había miles de libros en la Biblioteca, nada me aseguraba que encontrarían el catálogo de trampas. <<Y si no les mata una trampa o un monstruo, sus propios compañeros lo harán como la rata y Talento...>> No merecía la pena matarme, casi literalmente, para hacer semejante proyecto que seguramente no solucionaría nada y me traería, para colmo, problemas. Así que relegué esa idea a un rincón de mi mente y rescaté la idea de volver al circo a ver qué había sido de Akasha, enterrarla si se podía, y fuera cual fuera el resultado, destruir el lugar. Había sido su tumba, ¿no? Pues lo sería a lo grande.

Dhelian, cuando volvamos, recuérdame que te cuente una cosa si no lo hago antes. Es sobre Akasha —dije al daeliciano al pasar cerca buscando otra runa que anotar.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

197 Re: Subterráneos el 02/12/14, 11:15 pm

Poblo

avatar
Continué tomando mis propios apuntes desde arriba y capté que los otros dos hablaban entre ellos, pero no me molesté en escuchar lo que decían. No era asunto mío, y si me querían decir algo ya alzarían la voz. De hecho fue eso lo que pasó poco después cuando Alice preguntó por el funcionamiento de la trampa.

La mayoría de los botones controlan los movimientos y posición de las plataformas que tiene. Aunque algunos hacen más cosas. También recuerdo que había sistemas automáticos que controlaban la posición mediante el peso. –Además  sabía de dos circuitos más, los que realmente me interesaban: El de teletransporte, y el que generaba un campo antimagia. Pero sin saber muy bien por qué omití esa información. –En cuanto al funcionamiento… Cuando caímos en ella se comportaba como un puzle. Las plataformas giraban, cambiaban de posición o se detenían según cómo pulsábamos los botones. También se comportaban como balanzas así que cuando te equivocabas corrías el riesgo de desequilibrar a alguien y de que se cayera, y si tenía la mala suerte de sobrevivir a la caída las alimañas se lo comían vivo. –Me sorprendí yo mismo al comprobar la tranquilidad con la que revivía aquellos acontecimientos. Tal vez fuera por todo lo que había cambiado desde entonces, o quizás simplemente influía que ya no me llevaba bien con nadie de entonces, lo mismo daba.

Tomar apuntes de toda la estructura tomó unas cuantas horas, pero no hubo incidente alguno más allá que encontronazos con alimañas menores que huyeron al darles la luz. Una vez terminaron volvieron a la gruta donde los novatos habían escondido el cadáver y, la verdad, era un milagro que siguiera allí. Las onyces, frustradas por lo aburrida de su tarea, habían acatado la orden solo de forma justa y cubrían apenas una uña del cadáver en cuestión. Por suerte había suficientes como para que las alimañas aun siguieran ocupadas alimentándose de los otros. Bastó con hacer ruido y  todas huyeron.

Bueno, Con esto concluye el trabajo –Dije a ambos tras haber salido a la superficie mientras sacaba unas hojas que le tendía a Dhelian. –Como acordamos: Son mapas de algunas zonas de los niveles superiores de los subterráneos, indicando donde suelen concentrarse los hombres bestia. –Desvié la vista hacia Alice – En cuanto al nuestro: Te recomiendo tomarte tu tiempo para pensar lo que vas a preguntar exactamente y luego ven a verme a la sede cuando estés lista. ¿O prefieres hacerlas ya mismo?

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 16 de 21.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 9 ... 15, 16, 17 ... 21  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.