Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Faro
por Bellota Ayer a las 09:12 pm

» Torreón Letargo
por Tak Ayer a las 06:05 pm

» El Macetero
por Giniroryu Ayer a las 03:25 pm

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 10:19 am

» Feliz navidad
por Yber 21/10/17, 09:54 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35850 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Torre de los Soñadores

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Torre de los Soñadores el 04/04/14, 01:25 am

Rocavarancolia Rol

avatar
Sombrío torreón construido en tosco ladrillo negro que albergaba en el pasado el gremio de soñadores. Su puerta está permanentemente cerrada, pero se puede acceder a él mediante intangibilidad. Su interior ha permanecido inmune al paso del tiempo, con algunas de las camas de los aposentos deshechas como si sus propietarios acabaran de levantarse. El edificio absorbió los sueños y pesadillas de sus habitantes de forma que todo el que entre sufre alucinaciones enloquecedoras, que pueden llegar a asesinar a los más conectados a la magia onírica o mental.

2 Re: Torre de los Soñadores el 02/02/16, 08:53 pm

Yber

avatar
GM
Los pies descalzos de Saria Omen bailaban por las calles de Rocavarancolia. La mala sombra volvía contenta de Ordesta, tras haberse asegurado de que un violador y una estafadora no volvieran a ver la luz del día. En su marsupio, viajaba una bolsa sin fondo con todas las cosas de valor que una vez habían pertenecido a ambos malhechores. Saria Omen bailoteó enérgicamente hasta que una sensación amarga la sacudió por dentro. La ordesa había plantado el pie en un nuevo barrio de la ciudad y con aquella pisada le sobrevino un escalofrío. Su intuición le hablaba de algo que ella no lograba entender y Saria Omen, curiosa, decidió hacer todo lo que estaba en su mano por enterarse.

La mala sombra conjuró sobre si misma la protección mixta más poderosa que supo y oteó la zona. El barrio no tenía nada de especial, pero los índices de desgracia eran más altos de lo que era común en una calle normal y corriente. Y lo abarcaban todo a su alrededor. La mala suerte parecía haberse instaurado con fuerza en la calzada, de una forma que Saria Omen no había visto nunca. La ordesa había reconocido trampas de los viejos rocavarancoleses en otras muchas ocasiones, pero aquello era nuevo.

Con más precaución que curiosidad, la mala sombra avanzó despacio barrio adentro; caminaba de puntillas y en zigzag y nadie que la viera entendería por qué. Saria Omen descubrió que la mala suerte crecía de forma exponencial conforme continuaba su camino, hasta que llegó un punto en el que nisiquiera sabía si aquello que estaba haciendo era seguro.

Su curiosidad acabó de disiparse en cuanto llegó al epicentro de lo que su intuición entendía como algo aterrador. Una torre negra, cerrada a cal y canto, ligada a un oscuro presentimiento. Saria Omen nisiquiera se acercó a ella, la desgracia anidaba aquel edificio y fluía de dentro a fuera como si sus paredes fueran de aire. La mala sombra sintió como todo su pelaje se erizaba y el miedo la invadió de golpe.

Los pies descalzos de Saria Omen no volvieron a bailar en todo el día y, en aquella ocasión, corrieron lejos.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

3 Re: Torre de los Soñadores el 06/03/16, 01:20 am

Naeryan

avatar
Corann caminaba por los pasillos de la torre. A su lado pasaban horrores inimaginables, delirios imposibles y fantasías sin importancia.

No era soñar. No estaba dormido, ni caminaba sonámbulo.
Pero se parecía lo suficiente, y eso le bastaba.

La torre materializaba sueños y pesadillas a medias, imágenes que aparecían y se formaban de nuevo en rápida sucesión. Ilusiones frágiles como esculturas de azúcar algunas, otras tan tangibles que podían hacerte daño. Corann intuía que solo las veía todas por su naturaleza de íncubo de las pesadillas. Que otra persona solo vería lo que las grotescas manos de la torre recreasen a partir de su mente.

Había desmembramientos y jardines, festines de comida e imágenes de desolación. Bestias que no había visto nunca, personas tan comunes como el más anodino de los transeúntes.

Había a quien no lograba distinguir como sueño materializado o como otro peregrino, como él, que acudiese a la torre para que ésta le mostrase sus imágenes. Se hacía cruces sobre cómo habrían entrado algunos, sobre todo los hombres bestia. Su presencia le había asombrado al principio, siendo estos tan reacios a abandonar sus nidos bajo tierra. Pero, acostumbrado a no cuestionar la lógica de los sueños, ignorar aquella anomalía aparente no le costó nada en absoluto.

Una chica de vestido rojo trepaba con manos temblorosas una pared derrumbada intentando llegar a una ventana. Una niña rubia jugaba dentro de un círculo de tiza cerca de ella, de espaldas a él. Corann reconocía a la segunda, de todas sus otras visitas anteriores. Siempre estaba alli, de fondo y cruzándose en su camino cualquiera que éste fuese, de forma que habría resultado muy inquietante a cualquiera que no hubiera habitado ya la más retorcida de las pesadillas.
—Se llama Jessica —le dijo la niña cuando pasó a su lado.
—No me importa.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

4 Re: Torre de los Soñadores el 13/07/16, 05:35 pm

Naeryan

avatar
Todo estaba mucho más silencioso que la primera vez que entró, advirtió Corann un día entre tantos otros. No había ya niños.

Pasar eternidades en las pesadillas de otros le otorgaba un concepto de tiempo diferente, y el íncubo no se daba cuenta de que muchos de aquellos “niños” en realidad habían rondado su edad. Niños de diferentes mundos, algunos de los cuales no reconocía. Nunca había estado muy pendiente de los nuevos portales.

La torre era mitad física y mitad onírica, cosidas a parchetazos. Los sueños no tenían lógica ya de por sí, y como parásito eterno de éstos que era Corann se había adaptado a aquel espacio a medias con fluidez. No lo abandonaba ya, excepto para buscar algo real para comer. No había vuelto a cometer el error de entrar en persona, sino que saltaba a la torre a través del tejido de los sueños, y de vuelta. Si entraba de aquella forma la torre no le atacaba de la misma forma en que lo había hecho la primera vez. Corann había tardado días en recuperarse.

El idrino había advertido con el tiempo que toda la gente con la que se había estado cruzando por los pasillos no venía de fuera. Y tampoco eran sueño: Corann podía distinguirlos si entrecerraba los ojos, hilachas de pesadilla o maravilla hechos realidad bajo sus dedos y frente a sus ojos. De eso estaban hechas las carnicerías, los banquetes fastuosos, las habitaciones ricamente decoradas, los escenarios de cartón soñado, incluso personas de pega y multitudes sin rostro. Pero no aquella gente. Ni los niños ni los hombres bestia habían estado hechos de sueño, y ahora ya no quedaba ninguno.

Era todo muy curioso. Pero mientras el interior de aquella torre siguiera mostrándole visiones, sueños de verdad por fin aunque estuviera despierto, a Corann le importaba bien poco quién fuese toda aquella gente y por qué habían ido desapareciendo con el tiempo.
Al principio había creído que eran como él, peregrinos que acudían a la torre a soñar despiertos. Sin embargo había revisado su creencia cuando un curioso había atravesado la puerta desde el exterior, intangible, y había caído fulminado ahí mismo. Corann había comprobado su pulso, por curiosidad. Todavía estaba allí, pero el transformado no había vuelto a despertarse.
—Tú sobreviviste —señaló la niña de pelo rubio. Pintaba triste con ceras de colores en su cuaderno dentro del círculo de tiza, como si estuviese castigada.
—Por poco —admitió Corann. A continuación observó: —Y tú no has desaparecido.
—Los demás están encerrados —dijo ella. Decenas de mariposas de luz titilaban como estrellas, punteando la penumbra de aquella parte de la torre.
—Como tú —al íncubo no se le había escapado que todavía no salía de los límites de su círculo, aunque éste se desplazara de un lado a otro en la geografía imposible de la torre.
—No, no como yo — la niña alargó la mano hacia los límites invisibles de su prisión—. Pero casi.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

5 Re: Torre de los Soñadores el 14/11/16, 07:27 pm

Naeryan

avatar
La niña rubia seguía allí. Tras cualquier esquina que doblase, bajo cualquier profundidad de la torre que Corann atravesase en persecución de sus sueños de prestado. No salía de su círculo de tiza, pero su piel estaba dotada de aquella misma cualidad cristalina de la gente que luego había dejado de correr por los pasillos.
Tal vez un poco menos. Tal vez un poco más polvorienta, como si al hablar resonase tras su voz el eco de algo que no debería ya estar allí. El idrino captaba muchos de aquellos matices abstractos en los sueños de otros.
—¿Cómo te llamas?—le preguntó la niña en aquella ocasión, cuando una vez más el íncubo pasó por su lado sin mirarla.
—Me llamo Corann —murmuró, y tras ello el eco constante, fijo:—. Y estoy vivo.
—Es más de lo que estoy yo.
—Los muertos no pueden soñar.
—Pero pueden ser soñados.
—Nadie te sueña, fantasma. Vuelve a la Habitación Infinita y deja de incordiarme.
—No soy un fantasma. Y tú no estás vivo, cachorro. Lo he visto ya, y pasará.
Corann giró sobre sus talones para hacerla pedazos, pero la dueña de la voz ya no se encontraba allí.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

6 Re: Torre de los Soñadores el 16/05/17, 01:29 pm

Naeryan

avatar
Corann salió de una estancia más, presidida por la estatua de una chica ataviada con un vestido de cristal escarlata, y de nuevo dio de narices con la persona a la que había estado esquivando todos aquellos días. La presencia de la niña rubia era insidiosa, insistente, persiguiéndole por los confines de la torre para hacerle siempre la misma petición.
—¿Sigues aquí, niñata?
—Nada desearía más que no estarlo—dijo la niña—. Y tú no deseas nada más que estar loco como yo lo estoy, y no puedes. Por eso vienes aquí.
—Cállate o te arrancaré esas trenzas de raíz.
—Puedes soñar que lo haces. Como todo lo demás.
La niña flexionó los dedos. Mariposas azules emergieron de sus manos entreabiertas, solo para desvanecerse en cuanto chocaron contra los límites invisibles del círculo de tiza.
—No puedes soñar. Pero podrías liberarme, si quisieras. Podrías hacer algo bueno. Sé que crees que no, pero aún puedes.
—Puedes pudrirte aquí dentro con tu locura, por todo lo que me importa.
—Por favor.
Corann la miró con desdén antes de desaparecer en el aire, de vuelta al exterior. La niña sonrió.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

7 Re: Torre de los Soñadores el 02/06/17, 02:32 pm

Naeryan

avatar
—Te lo dije. Te dije que no era la clase de liberación que necesito. Soy una mariposa en una telaraña, no un fantasma.
Corann miraba mudo la estatua de cristal en que se había convertido la exorcista. Una mariposa revoloteaba impotente dentro de ella.
—¿Qué eres? ¿Qué has hecho?
—No he sido yo. Ha sido la torre.
—¿Te crees que soy idiota? Sois lo mismo, eres otra de las ilusiones que alimenta. Nunca te he visto fuera de estas paredes o de ese círculo de tiza. ¿Qué demonios es esto? ¿Por qué el otro solamente se quedó en coma?
—¿Sigue donde lo dejaste? ¿Estás seguro?
Corann calló de repente para enseguida desaparecer, saltando a través de los sueños para llegar más rápido. La niña negó con la cabeza con tristeza, pero olvidó enseguida el encuentro. Ahora olfateaba el aire y sonreía exultante.
Sí. Por fin. Otro cachorrito estaba soñando.
Tal vez aquél por fin la escuchara.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

8 Re: Torre de los Soñadores el 20/06/17, 09:29 pm

Naeryan

avatar
—Sé quién eres —anunció Corann—. Pero no lo que eres.
Desplazado ahora junto a la estatua de cristal de una joven decapitada, el círculo de tiza ahora tenía cristal en los bordes. La niña rubia lo había estado retirando a patadas; se giró para mirar al recién llegado y comprendió que no había ganado un aliado, sino un nuevo carcelero.
—Te dije lo que era la primera vez que preguntaste, y no te importó.
—Creí que mentías. Si estás muerta, y no eres un fantasma, no puedes existir.
—¿No puede acaso existir una mariposa clavada en un corcho?
Corann no iba a seguir por ahí. Una parte de él envidiaba profundamente la locura perdida en fantasías de los soñadores, pero al resto le invadía un abyecto terror ante la posibilidad de intentar seguir sus pasos y perderse para siempre. La costaba no perderse a sí mismo algunos días, como dejando de hacer pie brevemente sobre el suelo en el que pisaba; lo último que necesitaba era la guía cuesta abajo de una conversación absurda.
—Si te hubieras presentado como dama Sueño habría salido de dudas antes. Nadie te conoce con el nombre que me diste —había sido un criado del castillo, una piltrafa sin esencia llamada Uno, el que había reaccionado al eco de Casandra en sueños por fin, y también a la imagen de la niña que Corann había estado recreando infructuosamente en sueños a toda la ciudad en busca de pistas.
—Es el único que importa, realmente: tienes suerte de no habértelo cambiado. O tal vez no. Hazlo solo cuando olvides quién eres, cachorro.
—Siempre he sido así.
La niña esbozó una sonrisa torcida.
—Sé de qué están hechos los monstruos de verdad. No eres uno de ellos.
Corann sintió algo ponzoñoso revolvérsele en las entrañas. Ira familiar que ya había desatado en sueños contra caras conocidas y a las que guardaba rencor. Ahora regresaba ante la imagen sonriente de aquella niñata, con su camisón prístino blanco y su asquerosa inocencia falsa intentando hacerle creer que él sólo estaba exagerando, que no sabía lo que era ser un monstruo de verdad y acarrear tanta mierda dentro-
—Llevas años muerta y todavía más años dormida. ¿Tú qué sabrás?
—Dime —dama Sueño materializó despacio entre sus dedos una madeja de hilo y sus dedos juguetearon con ella—, si te mostrara un bosque en sueños, ¿crees que te parecería hermoso?
La pregunta pilló por sorpresa a Corann, aun dentro de aquel arrebato de cólera, de forma tal que se sorprendió pensando en ello sin querer.

Lo echaba de menos, ahora que se permitía pensar en ello tras tres años. Las montañas de Idris eran un páramo helado en su mayor parte, pero las alturas ofrecían paisajes espectaculares a quienes conocían los miradores. Los valles eran verdes, también, si los recorrías en la época correcta del año.
—¿Qué clase de pregunta estúpida es ésa? —niña loca. O vieja loca, ahora que sabía seguro quién era en realidad.

Ella se limitó a sonreír de aquella forma desquiciantemente serena, como si ya hubiera obtenido su respuesta.  Había un deje de tristeza en las comisuras de sus labios ahora, sin embargo.
—Me gustaría mostrarte el bosque de Ataxia, si pudiera.
—¿Puedes hacerme soñar?
—No, cachorro. La Torre crea escenarios para ti, pero no puede hacerte soñar de verdad —no como él deseaba, aunque no fuera consciente de ello. Vulnerabilidad bajo los párpados cerrados, la inocencia perdida hallada de vuelta—. Y yo tampoco. Sólo puedo seguirla allá adonde va, y pedir ayuda hasta que ella se da cuenta.
Corann apretó los labios, iracundo consigo mismo por el vuelco que le había dado el corazón el pecho ante la posibilidad, y la oleada de decepción ante la respuesta. Era absurdo, como si de repente fuera a tener una epifanía y redimirse de todas las aberraciones que había cometido solamente por ver aquel estúpido bosque. Como si fuera a salvarle de golpe, como si fuera a hacerle sentir mejor. Y sin embargo…
—Entonces ya sabes cuál es mi respuesta.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.