Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Actualizaciones
por Giniroryu Ayer a las 06:15 pm

» Biblioteca Mágica
por Giniroryu Ayer a las 05:37 pm

» Plaza del Estandarte
por Tak Ayer a las 12:42 am

» Trama de los Sueños
por Zarket 15/11/18, 10:50 pm

» Cementerio
por Zarket 15/11/18, 10:50 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38488 mensajes en 726 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Otras Áreas » Calles

Calles

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 22 ... 41  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 4 de 41.]

1 Calles el 11/05/14, 11:24 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Avenidas, plazas, callejas... Todo aquel barrio de Rocavarancolia de nombre y localización indeterminados.


37 Re: Calles el 21/05/14, 11:11 pm

Lupin


No lo pudo ni suponer nunca, pero lo que había dictado a Marsi le había salvado la vida, como un milagro. Tampoco pensó en ello, pues cuando Ozzchreanos se vio encarado con la otra silla ya no le restaba atención para la lógica. Un instante se encomendó a los dioses, después llegó, secreto, el deseo de no morir. Luego el dolor. Nunca, nunca había experimentado nada parecido. La daga le había atravesado la mejilla de parte a parte, pero era tanto el dolor que bien podría haber dicho en aquel momento que le habían ensartado la cabeza entera. Perdió los sentidos durante unos segundos, solo se sumió en una insensación de nada. No ninguna clase de negrura: era, sencillamente, nada, pérdida total.
Fueron unos pocos segundos, pero cuando recuperó la conciencia de nuevo bien podría haber caído un grano de arena o cien años de caos. El cuchillo ya se había desprendido, de nuevo giraban y sentía un picor incómodo. Se palpó con la lengua en la zona, al momento supo que no lo tendría que haber hecho. Vio el cuchillo encima de la mesa, el dolor aun presente le despejó y le permitió pensar a pesar del mal que sentía. Supuso que miradas preocupadas estarían pendientes de él, así que levantó el rostro para hacerles entender que seguía con ellos. No podía ignorar el dolor, pues era totalmente incapaz; pero ahora tenía otros asuntos urgentes.



Última edición por Lupin el 21/05/14, 11:13 pm, editado 1 vez

38 Re: Calles el 21/05/14, 11:11 pm

Rocavarancolia Rol


El miembro 'Lupin' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio

'Dado de 100 caras' : 78, 36, 62

39 Re: Calles el 21/05/14, 11:32 pm

Dal


Si no llego a estar atada a la silla le cruzo la cara a Alice, ¿cómo se le ocurre decir que no haga nada? Se nota que el brazo no es suyo para decir eso. Por suerte la varmana cede ante los gritos de Álvaro que está conmigo en esto y tira de la palanca disculpándose. DISULPÁNDOSE. Pero vamos a ver, ¿por qué se disculpa si todo ser racional haría lo mismo que ella en este caso?

La daga se clava peligrosamente cerca de la cabeza de Ozz que está a mi lado y por lo que puedo ver le raja la mejilla, bueno, mejor eso que la cabeza no importa como lo veas. Sí, por fin un golpe de suerte. La daga acaba encima de la mesa y yo me echo hacia adelante en la silla todo lo que puedo, recojo el arma con uno de mis tentáculos por los pelos. Si me pongo a cortar la correa yo estaremos aquí hasta que nos muramos por viejos, no tardo en decidir tirarle la daga a Marsi, no cabe duda de que ella es más fuerte que Akasha.

-Marsi - grito,- cógela y libérate - una vez dicho eso se la paso por encima de la mesa con toda la fuerza que tengo para que no se desvíe por el camino. Eso sí, con la agarradera hacia ella, no vaya a clavárselo sin querer en una pierna.

40 Re: Calles el 21/05/14, 11:54 pm

NH


Marsi pega un chillido angustiado cuando ve el corte en la mejilla de Ozz, pero por suerte no llega a ser nada fatal, y el mismo ochrorio parece soportarlo bien. Cuando el cuchillo cae a la mesa, la herida de la oreja comienza a palpitarle con fuerza, la adrenalina le sube y se le taponan los oídos. Sura parece pensar lo mismo que ella, pues le pasa el cuchillo valiéndose de los tentáculos.

Sin dudar un segundo, Marsi atrapa el cuchillo y empieza a cortar las correas de su mano derecha. De lograr liberarse, luego iría a soltar a Ozz para que pueda curarse la herida.

41 Re: Calles el 22/05/14, 12:08 am

Evanna


Todo se decidió finalmente entre gritos de sus compañeros. Y aunque Dhelian no articulo palabra no pudo ponerse de parte de Alice en esa situación, Marsi debía arriesgarse y ellos también. El mover los engranajes podía ser la clave.

Aun así el susto al ver como el puñal era lanzado y cortaba la mejilla de Ozzchreanos no se lo quito nadie. Grito espantado al ver la sangre correr pero sintió un alivio tremendo y tuvo que aguantarse las lagrimas al notar que estaba vivo, herido de forma grotesca pero vivo, aunque fuese difícil de mirar. Aun podían hacer algo. Una herida podía tener solución, la muerte no la tenia.

Ahí tenia dos personas con los brazos libres y un puñal al alcance de Surasara que no dudo en pasárselo a Marsi la mas apta en esos momentos para poder librarse, tenia mas fuerza que Akasha y esta aun estaba aterrada.

"Vamos, Marsi, libérate, correas ceder, ceder...antes de que esto empiece a girar de nuevo" pensó Dhelian desesperado por ese juego sin fin.

42 Re: Calles el 22/05/14, 12:48 pm

Naeryan

avatar
La principal diferencia entre el espectáculo que está teniendo lugar y el que se celebraba antaño es, desde luego, la existencia de público.

A los participantes obligados en la función se les dejaba claro desde el principio que al último que quedase vivo se le concedía la libertad, aunque era responsabilidad suya la integridad física o mental con que llegasen a ella. La gracia del primer número era contemplar cómo los esclavos pugnaban frenéticamente por lanzarse dagas unos a otros, a sabiendas de que cuanto más colaborasen en la función más cortos serían los números, y que cuantos más de sus compañeros de desgracia muriesen más probabilidades tendrían de que la función terminase antes y por tanto de salir lo más ilesos posible. El detalle de segar un brazo, además de un incentivo, era un detalle morboso para el deleite de los monstruos que ocupaban las gradas.

Sin embargo era inevitable que surgiesen partidas con jugadores pusilánimes, que se veían incapaces de lanzar la daga en el tiempo asignado o se veían demasiado cegados por la histeria para comprender qué tenían que hacer. El circo estaba programado para calcular cuántos tiros habían tenido lugar en un tiempo determinado, y si el ritmo era demasiado bajo cambiaba de número automáticamente para no aburrir al público. Esto es lo que está a punto de suceder: en ambas ocasiones los letarguinos han apurado hasta la última gota de tiempo antes de lanzar. Los engranajes del circo se están moviendo para cambiar a la siguiente fase del espectáculo.

No obstante, eso no significa que los infractores se vayan de rositas. Nuevas letras se alzan una por una en el aire, con un colorido brillante que contrasta con su lúgubre contenido.

"P E N A L I Z A C I Ó N"

Se oye un redoble de tambores y la mesa gira de nuevo como una ruleta, esta vez sin que la grúa seleccione a nadie. Los letarguinos pueden notar que algo diferente acecha sobre sus cabezas, y cuando el giro se detiene con un sonido de campanillas, como si alguien hubiese ganado un premio, pueden saber qué es.

Con un sonido cómico que resulta grotesco en aquel lugar un gigantesco martillo mecánico, decorado como los que usan los niños en las ferias, aplasta el cráneo de Akasha de un solo golpe dejándola irreconocible.


-


El espectáculo apenas les deja tiempo a reaccionar. La mesa se divide en porciones triangulares, como una tarta, cada una de ellas correspondiendo a un cosechado. Cuerdas y poleas los enganchan separándolos para llevarlos a sus siguientes destinos, en lugares distintos de la carpa.


-


La primera bengala estalla dando paso a las palabras "Segundo número: trapecismo".

Dhelian y Sura se encuentran a muchos metros por encima de la pista. Ambos están de pie sobre sendos columpios, que tienen exactamente la anchura justa para que la punta de sus pies no quede en el aire. Entre uno y otro hay una serie de columpios vacíos exactamente iguales a los suyos, formando una especie de caminito en el aire. En el columpio del centro, como burlándose de ellos, hay, perfectamente equilibrada, una mesita con un botón rojo que parece ser perfectamente pulsable.

Por supuesto, no hay sujeciones ni arneses de ningún tipo.


-


La siguiente bengala reza "Tercer número: aros de fuego".

Álvaro y Alice están sobre una plataforma que se ha erigido en el aire, en un punto intermedio entre la pista del circo y el techo de la carpa. Los focos son tan cegadores que no pueden verse más que entre sí, y basta con que se alejen un par de pasos para que dejen de hacerlo.

De algún lugar a su alrededor emerge un runrún que da muy mala espina, junto a un olor a quemado.


-


La última bengala que estalla dice "Cuarto número: doma".

Oz, Marsi y Kora se encuentran en el interior de una jaula de proporciones considerables, del tamaño aproximado de una habitación. Como se ha liberado de sus sujeciones anteriormente, Marsi es la única que no sigue atada a su silla, y aún conserva la daga. El mecanismo que aprisionaba las manos de los demás, sin embargo, tiene la tapa abierta ahora y por tanto lo único que les restringe son las sujeciones de cuero reforzado.

Al fondo de la jaula, en el suelo, se abre una trampilla cuyo interior está sumido en la más profunda oscuridad.


-


La función sigue.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

43 Re: Calles el 22/05/14, 02:58 pm

Dal

avatar
No mucho después vuelve a aparecer una palabra en el aire, me temo lo peor y cuando veo bajar el martillo no tengo tiempo ni de gritar. Mi silla se separa de la mesa y dejo de ver al resto, siento un tirón y noto como me elevo. Lo siguiente que sé es que estoy de pie sobre una superficie de madera a muchos metros sobre la pista.

Dhelian está en el otro extremo y justo en medio de los dos una mesita encima de otro columpio con un botón rojo, parece bastante obvio lo que hay que hacer. Doy gracias a todo mi entrenamiento tanto físico como mental, sobre todo al mental que me permite poner la muerte de Akasha en segundo plano, ya me lamentaré luego.

-Dhelian - lo llamo para que me atienda, tarda un par de segundos en reaccionar pero cuando me mira se me encoge el estómago. Tiene miedo, eso es perfectamente visible, no sé si por la situación de ahora o por lo que pasó hace un par de minutos.- Dhelian escúchame, tenemos que llegar a ese botón, necesito que te concentres, no puedes perder el tiempo pensando en otras cosas - trato de sonar calmada.- Te necesito aquí, no abandones la esperanza, seguimos luchando y ahora tenemos que pasar esto para poder dar con el que nos ha metido aquí, por eso te necesito conmigo hasta que terminemos. ¿Entendido? - le dejo un tiempo para recuperarse y cuando ya parece responder bien empiezo a moverme.

Con un salto normal no llegaría, pero si cojo impulso no hay nada imposible, aunque mejor ir poco a poco. Me impulso adelante y atrás poco a poco y cuando tengo suficiente empuje salto al siguiente peldaño. Acierto con un pie y me agarro a la cuerda recuperando el equilibrio fácilmente.

-¿Lo ves? Es fácil, y sólo tenemos que llegar ahí para poder salir - le animo,- es muy poco, ya verás como lo conseguimos.

A pesar de que al chico le muestro mi mejor cara la peor está tramando cosas terribles para la persona que nos ha metido aquí. De todas formas tengo que esperar a que el columpio se deje de mover antes de volver a saltar.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

44 Re: Calles el 22/05/14, 04:14 pm

Evanna

avatar
Cuando por fin parecía que estaban sacando algo de aquel juego a su favor con Marsi soltándose, una nueva palabra apareció en el aire y el estomago de Dhelian se contrajo. No tuvieron tiempo de nada,  como si todo ese juego macabro fuese un simple matadero. La maquinaria se puso de nuevo en movimiento un martillo apareció y lo siguiente que pudo ver Dhelian con los ojos bañados en lagrimas era como la cabeza de Akasha era aplastada.

-¡AKASHA, NO! – grito mientras las lagrimas caían por sus mejillas de dolor e impotencia,  revolviéndose en el asiento haciéndose daño con las correas en vano. Ni siquiera pudo prestar atención al movimiento de la maquina y a como todos eran separados uno de otro, en su mente y retina solo se encontraba la mirada horrorizada de Akasha segundos antes de que el martillo se cerniera sobre ella.

Aquello no era justo ¿Por qué tenían que sufrir así? ¿Qué daño había hecho Akasha? “Debió quedarse en el torreón…nunca debió salir…no debió salir. Lo...lo siento…” la conmoción y aquellas palabras se repetían una y otra vez en su cabeza no dejándole apenas escuchar lo que sucedía alrededor. Parte de su conciencia volvió a la realidad al sentir como su cuerpo pasaba de estar sentado a de pie percatándose de donde estaba se agarro firmemente a las cuerdas por mero instinto de supervivencia. Uno que hasta ahora no sabía que tenía, solo eso lo salvo de caerse al vacío. Eso y los gritos de Surasara a la que escucho en la lejanía y por un momento deseo ignorar. Aquello era doloroso y tenía miedo, mucho miedo. Pero la ulterana tenía razón y aunque su mente tardo algunos momentos en procesar sus palabras, supo que algo tenía que hacer lo que fuera.

-Yo…intentare saltar también- se escucho la voz de Dhelian apenas alzada y temblorosa, pero lo suficientemente audible par Surasara. No podían rendirse ahora, Akasha merecía que todos estuvieran allí para despedirla y ellos no podían morir en ese maldito lugar.

Lo primero fue intentar tranquilizarse, tragarse las lagrimas y respirar profundamente manteniéndose lo más quieto posible. No miro hacia abajo, eso solo le intimidaría mas, su camino estaba al frente. Vio como Surasara conseguía saltar al siguiente columpio y eso le dio un poco de valor. Sujetándose fuertemente de las cuerdas comenzó balancearse hasta que sintió que tenía suficiente empuje para saltar al siguiente columpio. Lo hizo, tuvo que reprimir  con toda su fuerza de voluntad las ganas de cerrar los ojos, pero salto…y una de sus manos consiguió agarrar una cuerda y aunque uno de sus pies resbalo ligeramente logro asirse con todas sus fuerzas, conteniendo el aliento y expulsándolo de golpe al volver a ponerse en equilibrio. Sus piernas temblaban un poco Y  sus nudillos casi perdían el color de lo fuerte que se agarraba a las cuerdas. Un columpio…quedaban cinco más.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

45 Re: Calles el 22/05/14, 05:08 pm

Jack

avatar
<<Eso, eso, el puñal, cortar las correas, soltarnos, escapar. Rápido, Marsi, rápido...>> pensé frenéticamente sin atreverme a decirlo en voz alta por no ponerla más nerviosa. <<Vamos, vamos...>> Pero de pronto, la situación cambió. Una nueva palabra en el aire, "penalización", anunciaba lo peor. Nos habíamos saltado las reglas del juego... Algo se movía por encima de nosotros, nada halagüeño. El mecanismo acabó descubriendo un martillo con decoración infantil... Y en el instante en que mi cerebro llegaba a la conclusión de que su propósito no sería nada agradable, me lo demostró con saña. Solo escuché el golpe, el despegarse luego y el sonido de lo que fuera que había golpeado derramándose sobre el suelo. Había cerrado los ojos desde que lo había visto, sabedora de que no habría dejado de gritar si hubiera visto lo que se disponía a hacer. Ya estaba temblando desde antes, pero ahora era peor. No me atrevía a abrir los ojos, incluso agaché la cabeza. No obstante, tenía que mirar aunque fuera un instante y lo hice, aterrada. No quería mirar demasiado a Akasha, así que los cerré al momento. Con todo lo que estaba pasando casi que me era más fácil mantener los ojos cerrados, me tranquilizaba ligeramente. Si tenía que seguir colaborando para escapar con los ojos cerrados, lo haría. Sin embargo... no solo me aterraba haber presenciado todo esto, la muerte de la ochroria y lo que quedaba de ella sino el hecho de pensar... De casi respirar aliviada al ver vivos a Dhelian y Marsi. Había estado con nosotros desde el principio, había estado dándole clases de lectura, me había puesto entre ella y Oz cuando pasó aquello..., maldita sea, cómo podía aliviarme...

No pude seguir pensando en eso. El mecanismo volvió a ponerse en marcha y sentí movimiento a mi alrededor. Mi asiento en concreto se movía, y por lo que oía no era el único. Un súbito tirón me sacó de la butaca y aparecí de pie, libre de ataduras, en algún sitio desconocido. Ahí sí que grité del susto, al abrir los ojos de repente y cegarme con los focos. Cuando recuperé el aire, me descubrí agarrada a Álvaro, del que me solté lentamente. Tanteé el suelo con cuidado. No veía más allá de estos por la luz, así que no sabía de cuánto sitio disponíamos. Pero un ruido inundó entonces el ambiente, acompañado por un olor a quemado. Pero eso no era lo peor.

—Dónde están los demás...


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

46 Re: Calles el 22/05/14, 05:33 pm

Naeryan

avatar
En cuanto saltan de un columpio a otro tanto Sura como Dhelian oyen un acompañamiento de notas musicales tintineantes, como si fuesen piezas de un xilófono que son golpeadas al pisarlas.
En cuanto cambian de columpio, en un principio ninguno de los dos nota nada. No notan nada a menos que miren al frente y vean que por alguna razón los demás columpios parecen estar subiendo. O más bien, que aquellos en los que están están bajando.

El lado de Sura se hunde más rápido que el de Dhelian.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

47 Re: Calles el 22/05/14, 05:47 pm

Dal

avatar
Veo que el chico llega a salvo a la siguiente plataforma pero claro, no nos lo iban a poner fácil. En el momento en que Dhelian se posa en el columpio suena una musiquilla y las plataformas en las que estamos comienzan a bajar. <<Oh venga, será broma>> pero no, no lo es.

En vez de esperar a que el columpio pare acompaso mis movimientos al suyo para ganar otra vez impulso y cuando lo tengo salto, esta vez es más difícil por la diferencia de altura pero vuelvo a conseguirlo sin muchos problemas. Mientras me muevo para volver a coger impulso le hablo al daeliciano.

-Dhelian, muévete, tú puedes volar con magia ¿no? - sé que sí por que ya lo he visto hacerlo en el torreón.- No te preocupes por mí, yo me las apañaré sola.

Vuelvo a saltar cuando tengo el impulso adecuado. Malditas plataformas móviles, sólo hace falta que se muevan también a los lados para que acabe en el suelo muerta por caída.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

48 Re: Calles el 22/05/14, 06:43 pm

NH


Marsi continúa cortando sus correas incluso cuando todo sale mal, cuando aquella máquina infernal mata a Akasha. No es capaz de mirar, sigue serrando aun con los ojos llenos de lágrimas.

Acaban separados en pequeños grupos, pero logra liberarse. No presta atención a la jaula, al cartel del cielo ni a nada más. Tiene que soltar a sus compañeros para que puedan salir de allí.

-Ozz, haz magia o lo que sea- le urge mientras lo desata. Luego se ocupa de Kora.

49 Re: Calles el 22/05/14, 08:14 pm

Zarket

avatar
GM
Marsi, por suerte, tiró de la daga y pudo salvarse el brazo. Mi corazón cais se paró en seco cuando Ozz estuve a centímetros de acabar degollado, pero al final se escapó un una "simple" y escalofriante herida en la mejilla. La mesa volvió a girar y el número siguió su curso. Tenía el pulso acelerado, y temía el momento en el que hubiese que volver a tirar del puñal.

Por desgracia no hubo que volver a tirar ningún puñal. Unas palabras de mal augurio se dibujaron en el aire. Una gota de sudor frío recorrió mi nuca, mientras sólo podía quedarme mirando con los ojos muy abiertos y gesto del terror más absoluto aquellas letras. «Corre, Marsi, corre» tenía ganas de gritar, pero era absurdo. Marsi no podía ser tan veloz como para liberarnos a todos antes de que nuestro cruel y brutal destino fuese decidido.

Cuando apareció el martillo sentí que me iba a morir. «No, no, no, no, NONONO». Mi negación no sirvió para nada. Vi la inhumana y cruel muerte de Akasha con lágrimas en los ojos y el corazón en un puño. Solté un grito cuando aquella cosa descendió, pero no podíamos hacer nada. Comenzamos a dividirnos, pero no me importaba. En aquel momento sólo intentaba no echar todo el contenido de mi estómago y procurar hacer mi pérdida lo más cara posible. Si no conseguía sacar a los malditos cabrones que nos estaban haciendo aquello y darles una patada directa al infierno al menos podía tratar de joderles el invento. «No pienso dejar impune este crimen» me juré con los ojos cerrados, intentando contener el llanto.

Cuando me di cuenta de que nos dejaban ponernos de pie abrí los ojos, sólo para volver a cerrarlos al momento. Había nuevas lágrimas en mis ojos, esta vez debido a la luz de los focos. Apenas podía entreabrirlos, pues los focos eran tan intensos que no me podía acostumbrar. «Hijos de puta». Sentí algo chocando contra mí, y tras mirarla comprendí quién era. Sentí algo de tranquilidad, pero no demasiada.

—¿A-Alice?

Mi voz temblaba algo, delatando que no me había recuperado de la muerte de Akasha. En ese momento, al recordar cómo se había culpado la australiana antes por la trampa, me mordí el labio inferior, algo nervioso. Más tarde tendría que hablar alguien con ella, si conseguíamos salir vivos, cosa que (para nuestra desgracia) no parecía demasiado probable. Sentía, en parte, unas enormes ganas de darme cabezazos hasta perder el sentido. «Gilipollas, si es que eres gilipollas. ¿Cómo se te ocurre pensar que lo del sueño era un aviso de tus compañeros?». Sujeté a Alice por el brazo, en parte para ayudarla a soltarse de mí, en parte para evitar que pudiese caer en un paso en falso y en parte para usarla como ancla para no caer en la desesperación justo en esos momentos. «Cabrones...». Sentía un fuerte nudo en la garganta que casi me impedía hablar, pero no era el momento. Debía sobreponerme.

—Tienen que estar vivos, no...

Por una vez pensé antes de hablar y cerré la boca. Iba a decir que no habíamos escuchado más espachurramientos, explosiones, desgarramientos, aserramientos, gritos ni, en general, los ruidos que acompañaban a la muerte, pero no era algo que le fuese a sentar bien. Y, especialmente, decirlo no me iba a sentar muy bien a mí. Todavía sentía la bilis en la garganta, esperando para salir disparada si volvía a pensar en la repugnante imagen de Akasha y su cabeza aplastada por el martillo. Así pues, en lugar de eso medio abrí los ojos y me puse la mano delante, intentando ver a través de la luz, sin  ningún resultado.

—Me cago en la puta casta de quienes han construido este engendro mortífero —la bilis de asco iba sustituida por la de furia. El asco y la pena sustituidas por la rabia y la desesperación—. ¡¡Por lo menos podíais apagar los putos focos de los cojones y dejarnos ver qué coño tenemos que hacer!! ¡¿O es que sois tan patéticos y tan miedicas que tenéis que ver la muerte de alguien que no tiene la más mínima oportunidad de escapar?!

Mi mano izquierda la había cerrado en un fuerte puño, sin importarme el daño que me hacía las uñas al alcavármelas. La derecha, que todavía sujetaba el brazo de Alice, sólo la había apretado lentamente.

—Están vivos —mascullé, volviendo a lo último que había dicho la chica, como si no hubiera sentido un ataque de ira hacía un momento—. Tienen que estar vivos —me volví hacia la chica, con una idea desesperada en mente—. Alice, ¿no conoces ningún hechizo para oscurecernos la vista o... o algo así? Si no encontremos una forma ver algo...

«...podemos acabar como Akasha» terminé mentalmente, desolado.

50 Re: Calles el 22/05/14, 09:34 pm

Evanna

avatar
Si creía que la cosa no podía ponerse peor estaba muy equivocado. Dhelian empezaba a odiar con toda su alma equivocarse en aquellas circunstancias.

Poco después de que tanto Surasara como el estuvieran en sendos columpios empezaron a ver como se movían descendiendo lentamente. Dhelian se puso nervioso ante eso pero el grito de Surasara logro estabilizarlo, aun tenía tiempo no iba demasiado rápido y el tenia ahora las manos libres, podía hacer magia. Aun así quiso reducir la distancia pues aunque sabia moverse por el aire con la levitación, no era tan diestro como Alice.

Aprovechando el impulso de su columpio se balanceo un poco mas y salto hacia el siguiente, con el corazón casi se le salió por la boca cuando sintió por un momento que perdía pie, algo que solo fue cosa de su imaginación creada por el miedo a caer.  Ese era su límite, no se veía capaz de saltar de nuevo así que debería intentar otro método.

Recuperando el aliento se movió ligeramente a uno de los extremos, deslizando con cuidado la pierna derecha por la tabla sin soltarse de las cuerdas, manteniendo la izquierda firme. “Debo bajar con cuidado, lentamente Dhelian sin prisas necesita sentarte en la tabla, venga tu puedes. Pecho fuera cabeza recta…recuerda lo que Surasara te enseño.” Se intentaba dar ánimos para no caer en la desesperación y dar un paso en falso. La gravedad jugaba un papel a su favor por una vez, sin soltarse de las cuerdas empezó a bajar el peso del cuerpo lentamente, agradeciendo haberse tomado en serio los entrenamientos de flexibilidad y agilidad de Surasara o a esas alturas andaría medio roto.

En el último tramo de su bajada, tomó una posición similar a los movimiento de hacer sentadillas: culo un poco hacia fuera, pecho hacia delante y cabeza recta para equilibrar el peso del cuerpo, con ambos brazos estirados sujetando las cuerdas de cada lado. El que fuese delgadito y poca cosa ayudaba bastante.  Ya en esa posición se movió un poco aferrando con fuerza a las cuerdas casi fundiéndolas con su mano deslizando una pierna a un lado de la tabla con lentitud, haciendo que el columpio se tambaleara. Se quedo completamente quieto, aguantando el aliento y con gotas de sudor bajando por su sien. Cuando estuvo más seguro deslizo la otra pierna al otro lado de la tabla, no sin antes soltar uno de los extremos de la cuerda agarrando la tabla con la mano para sujetarse,  quedándose en una posición similar a la de montar a caballo.

Ya en esa posición y apretando los muslo en torno a la tabla, mantuvo la espalda totalmente recta para mantener el equilibrio y no irse hacia los lados. “Lo conseguiste Dhelian,…solo un poco más, ya queda poco” se recordó intentando dejar su mente tranquila para recordar el hechizo de levitación, tuvo que respirar hondo un par de veces más antes de empezar a pronunciar el hechizo al mismo tiempo que realizaba los gestos. Estaba poniendo al limite su instinto de supervivencia.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

51 Re: Calles el 22/05/14, 11:28 pm

Lupin

avatar
No tuvo mucho tiempo para pensar cuando una nueva bengala, inesperada, anunciaba un único significante connotado de gran infortunio. Las consecuencias confirmaron con terrible exactitud su predicción cuando el martillo cayó. El alma de Akasha, y tal vez su cráneo, se fundió con la Acromía.
Ozzchreanos quedó paralizado, completamente. No había esperado que fueran castigados por intentar romper la máquina, de hecho ni siquiera sabía que le hubieran hecho algo. Entonces regresó a sí mismo y así resurgió su repulsa más visceral. Alguien había muerto y el culpable debía pagar. No precisó más que de estas dos premisas contextuales para focalizar su determinación. La herida seguía lastimándole y picaba, pero nada en el ochrorio revelaba su padecer, si siquiera ante su mismo consciente. Su expresión era serena, seria, resuelta.
En aquel momento fue dejado en la jaula. Antes de que pueda hacer algo, la luz roja le revela que una bengala ha estallado. Rápidamente le dirige una mirada y, aunque no puede leer todo el mensaje, comprende que el número proclamado es doma. No había asistido nunca a un circo, pero conocía que la doma implicaba animales. Siendo así, podía llegar a imaginarse de qué iría el juego. No necesitaba gastar energías observando qué aguardaba dentro de la trampilla, ya suponía que era peligroso. Los barrotes, aunque se veían viejos, parecían demasiado resistentes para tener la posibilidad de romperlos rápidamente. Entonces, decidió que lo mejor era prepararse. Por ello, lo primero fue levantar las defensas físicas básicas sobre los tres.
—El conjuro es débil, no os confiéis. Atentas las dos —fue todo lo que dijo en un tono que debía recordar al de sus primeras semanas en Rocavarancolia. Aún le dolía la boca y ya le había costado pronunciar los hechizos rápidamente. Se preparó, tenía todos los hechizos conocidos en la punta de la lengua, los dedos y la conciencia. Todo su ser estaba volcado en un único objetivo.

52 Re: Calles el 23/05/14, 12:03 am

Naeryan

avatar
En cuanto Dhelian se despega de la plataforma, el columpio en que apoya su peso Sura empieza a descender a velocidad aún mayor que antes.

-

De algún punto frente a Alice y Álvaro se oye una especie de rugido. De repente empiezan a sentir una potente fuente de calor frente a ellos, y solo cuando está a un metro escaso de ellos pueden distinguir entre la blancura un gran aro de fuego que avanza implacable en su dirección.

-

De la trampilla oscura emerge, primero con la cabeza y luego retorciendo los hombros para caber, la criatura a la que supuestamente tienen que "domar".
Es una bestia enorme, de anatomía similar a la de un león pero lejos de la magnificencia de éste: si se yergue sobre los cuartos traseros chocará con el techo de la jaula. Su piel está pelada, y se nota que los años que ha pasado bajo el hechizo de criptobiosis no le han sentado bien, dado que tiene un tono macilento. Camina con la columna encorvada, con la parte de los omoplatos siendo el punto más alto de su anatomía, como si fuese una especie de joroba. Entre ellos, como una burla, un par de alas minúsculas, raquíticas.
Ozzchreanos y Marsi huelen a sangre. A sangre que la criatura lleva años sin probar.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

53 Re: Calles el 23/05/14, 01:43 pm

Dal

avatar
Me agarro a la plataforma en que estoy y comienzo el balanceo cuando noto un descenso más brusco. No doy con la causa hasta que veo a Dhelian volando sobre las plataformas. Esta trampa debe funcionar con algún sistema de poleas y contrapesos, o al menos eso espero.

Necesito aún más impulso, y cuando lo consigo salto, a duras penas consigo llegar a la siguiente plataforma que baja igual de rápido que la anterior.

-Dhelian, échame una mano, ponte sobre la plataforma contraria a la que estoy y actúa como contrapeso - le pido con urgencia en mi voz. Sinceramente espero que funcione o veo mi cuerpo roto en el suelo por la caída. Funcione o no necesito pasar a la siguiente plataforma ya, así que vuelvo a columpiarme para ganar potencia de salto.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 4 de 41.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 22 ... 41  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.