Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Sendar
por Reifon Hoy a las 01:28 am

» ¿Qué god tier tendrían nuestros personajes? [HS]
por Giniroryu Ayer a las 03:14 am

» Torreón Silente
por IsmalKreek_24 18/08/19, 06:50 pm

» Sede de los Taumaturgos
por Dal 14/08/19, 04:22 pm

» La resaca. (Tras el desfile de la bahía)
por Goliat 12/08/19, 06:52 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 98 usuarios en línea en la fecha 13/08/19, 07:13 am
Estadísticas
Tenemos 183 miembros registrados
El último usuario registrado es Vidar

Nuestros miembros han publicado un total de 40259 mensajes en 758 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Otras Áreas » Calles

Calles

Ir a la página : Precedente  1 ... 22 ... 41, 42, 43  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 42 de 43.]

1Calles - Página 42 Empty Calles el 11/05/14, 11:24 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Avenidas, plazas, callejas... Todo aquel barrio de Rocavarancolia de nombre y localización indeterminados.


493Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 16/10/18, 11:11 pm

Zarket


GM
La fantasma flotaba con una sonrisa triste por encima de aquella casa recién restaurada. Brina no cesaba de mirar al astro que llenaba los cielos, espléndido, y al sol que se encontraba a su lado. Era un sol débil, un sol sin fuerzas. Un sol que nada podía hacer para imponerse a la Luna Roja. De la misma forma que su burlesca existencia brillaba, sin fuerzas, al lado de los vivos.

A su espalda se escuchó el abrir de una trampilla. No necesitó girarse para descubrir quién era.

—Imaginaba que estarías aquí.

Ebnun era uno de los compañeros que más se preocupaba por ella. Sospechaba que intentaba, de alguna manera, hacerla partícipe. Hacerla pertenecer al grupo, convencerla de que no era una extraña intangible que poco podía tener que ver con ellos. Un esfuerzo dulce, en cierta forma, quizás precisamente por su lo fútil que resultaba.

—Deberías haber seguido descansando.

El guerrero hizo un despreocupado ademán de manos, restando importancia a cualquier cansancio que pudiera tener.

—Solo descanso de verdad en los mundos vinculados, y la mudanza no me ha agotado tanto como piensas.

Brina se limitó a seguir sonriendo, a su forma desvaída. La mudanza de los antiguos sendarios a su nueva casa apenas la había afectado, solo llevándole a preguntarse si ahora se sentiría menos extraña con su condición de fantasma, o si sucedería todo lo contrario. Ver a tantos vivos estando vivos siempre le resultaba doloroso, con una negra envidia encendiéndose en lo más hondo de su ser.

—No te preocupes, Brina —notó entonces que Ebnun sonreía como si fuera su propio reflejo—. Pronto mejorará todo, créeme.

La expresión de la fantasma se compuso entonces con extrañeza. Fue a preguntarle por qué, pero su antiguo compañero de mundo se limitó a hacer un ademán con la cabeza y señalarle la trampilla que llevaba al nuevo hogar de los antiguos sendarios.

Poco podía saber ella que la noche anterior Ebnun había soñado con una maravilla inimaginable: una promesa cumplida, una vieja vieja amiga retornada a la vida.

494Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 18/10/18, 12:56 am

Giniroryu


GM
El tema del sueño hubiese sido el centro de su atención todo el tiempo de no ser porque el reencuentro eclipsaba casi cualquier otra cosa que estuviese sucediendo en ese instante. Adru se emocionó y momentáneamente se olvidó incluso del escorpión colgado que acababan de ver. Dio varios saltos cerca de Ina y Eorlir mientras ambos corrían a abrazar a sus compañeros perdidos, a quienes ya se estaba encargado Pelusa de responder a sus preguntas. La edeel, incapaz de contener el arranque de hiperactividad, trazó un círculo alrededor del grupo, dejando tras de sí una de aquellas copias de sí misma y volvió junto a Nime al escucharla hablar sobre el asunto del sueño de nuevo.
¿De verdad os habéis visto en un sueño? Bueno, supongo que no es tan raro, ¿no? No es lo más raro que hemos visto hacer a la magia… Creo yo.
Cosas como el huésped o aquel colgante que explotaba sin duda le resultaban igual de increíbles que el haber visto a otra persona en un sueño sin conocerla.
>>Pero Pelusa tiene razón: igual deberíamos seguir hablando en los refugios. Además está lloviendo y seguro que Neil tiene frío después. ¡En marcha, cadetes!
La sinhadre, tras realizar un saludo militar, comenzaría a caminar en la dirección a la que se dirigían originalmente. Notaba a Neil muy pegado a ella, por lo que trató de no acelerar demasiado su paso y no paraba de echar un vistazo a por encima de su hombro a sus compañeros y a los amigos de Ina y Eorlir, aunque al que más vigilaba era a Eitne para asegurarse de que el daeliciano no tenía ningún accidente con aquel suelo resbaladizo.

495Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 18/10/18, 01:40 am

Muffie



Neil estaba bastante avergonzado por la sucesión de gritos que había protagonizado, por lo que se limitó a saludar tímidamente cuando Adru le presentó y sonrió agradecido hacia Rena cuando esta se puso en pose defensiva frente a él. El grupo con el que se habían encontrado no parecía una amenaza, parecían más bien como ellos, pero eso no quitaba que Rena había saltado a defenderlo a la mínima indicación de posible peligro. Con unos compañeros como esos, Neil no podía no sentirse protegido.

El aurva se mantuvo al margen de la conversación en todo momento, un poco sorprendido por que Ina y Eorlir conocieran a ese grupo, aunque sabía que habían estado con un grupo anteriormente, no se había esperado encontrarlos tan de repente. Aún así, se alegró mucho por el reencuentro, a pesar del susto que se había llevado.

Medio escondido tras Adru y todavía un poco avergonzando, escuchó las presentaciones sorprendido también por el hecho de que Nime y la que se había presentado como Sinceridad se habían conocido en un sueño. ¿Hasta qué niveles podía llegar la magia para ser capaz de juntar dos mentes lejanas en un mismo sueño? Neil miró de nuevo a la cera que hacía ondas a su alrededor preguntándose hasta qué nivel llegaría su magia. No es que el tuviera mucho interés en unir gente en sueños, pero había muchas cosas que le gustaría hacer con magia, como mantenerse caliente mientras cocinaba platos fríos o cocinar un montón de dulces a la vez o tallar más rápido y cosas más bonitas. ¡Quizás con magia podría aprender todas las recetas de todos los mundos! Las posibilidades parecían tantas.

Neil no se separó de Adrune ni cuando esta echó a andar de nuevo, agradeciéndole silenciosamente el que tuviera en consideración su friolero ser, aunque la verdad es que si no fuera por los hechizos térmicos que se lanzaba de vez en cuando, probablemente llevaría desde que salieron del torreón temblando de frío por estar completamente mojado.

496Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 19/10/18, 05:24 pm

Cuervo


-Si si, estabas encerrada en un espejo y cuando conseguiste salir tenías los ojos así, que sí que me vi ese capítulo. -dijo convencido mirando a Mónica- pero creo que te has teñido…

Una de las manos convenzo a tirar de él, colocándole de nuevo donde Eitne y Nime, Guillermo se fue canturreando la canción de “Stronger Than You”, al dejarle en su sitio la mano le dio golpecitos con cuidado en la cabeza, como dándole entender que estaba mejor aqui.

-Parecen majos, ¿verdad?  - dijo a Eitne y Nime.

Estaba ilusionado por su nuevo hogar y por tanta gente nueva, cuando la capitana sugirió moverse fue el primero en contestar.

-¡En marcha, Capitana!-  y una pendicularia levanto el puño de tras de él.

El resto del camino se lo paso hablando sobre cosas sin sentido, evidentemente nervioso e ilusionado. Habló con Eitne y Nime, diciéndoles cosas sobre como quería que fuese su nueva casa, gracias a ello se le paso el camino rápidamente.

497Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 21/10/18, 09:59 pm

Jack


El grupo se puso en marcha de nuevo, mucho más nutrido que antes con ellos tres. No podían estar ahí parados eternamente, empapándose. Encima, tendría que deshacerse tarde o temprano de la manta porque empezaba a pesar demasiado con tanta agua. Por muy útiles que fueran sus ojos, en ese momento se consideraba de lo más vulnerable e inútil. Ni siquiera podría huir volando si fuera necesario porque el mareo la mataría antes.

Pero mientras caminaban, la roquense se acercó un poco a la chica del sueño mientras esta la reconocía y le respondía. ¡Sí, era ella y se acordaba!
¡Sí, soy yo, la misma! Bueno, con más ojos —bromeó frente a ella—. No sé cuánto de real tuvo el sueño... Te oía y te veía como ahora... Pero estamos vivas, así que tiene que ser magia rara... Pero da igual, me alegro de conocerte y de que estés entera —le sonrió—. Y ahora si me disculpas, tengo que sacudir a dos sinhadres desaparecidos.

No había creído que fueran ellos, paranoica por lo que les pasó en el pasado, pero el grupo les confirmó su "autenticidad" y ellos mismos saludaron... Así que se fue renqueando pero sonriente derechita al abrazo grupal de sus dos desaparecidos y Mónica. Tenían mucho con lo que ponerse al día, mucho de que hablar y mucho que contarse. Mucho que llorar, también, pero de alegría. Se habían encontrado, por casualidad, pero estaban vivos y eso era todo lo que importaba. Eso y que si el grupo nuevo les había tratado bien, significaba que podían fiarse de ellos. Ya solo faltaba encontrar al resto de su propio grupo de cosecha. ¿A qué refugio irían, les encontrarían al llegar?

Sigue en la Sede de los Taumaturgos

498Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 09/01/19, 06:40 pm

Yber

Yber
GM
Por el “nosotros” de la niña, Saria había esperado más caracoles, muchos más. Se podía consolar a sí misma con que había acertado: Tersa la llevó hasta una casa aburrida en medio de la calle más aburrida de toda Rocavarancolia y, todo dicho, hasta arriba de moluscos. Sin embargo, la parqia con exoesqueleto y el repoblador de tamaño XXL no habían entrado en sus cábalas. La mala sombra había aceptado pasar porque los porcentajes eran muy bajos, incluso en la parqia, sin duda la más amenazadora de aquel trío.

Con sus ojos puestos en cada número a su alrededor, Saria aparentó tranquilidad y escuchó lo que tenían que decirle. No le sorprendió que la más habladora fuera la niña, a veces tan inocente que despertaba su instinto maternal. Un instinto que, sin duda, Saria creía tener atrofiado.

Sabía que algo no olía bien en ese cabrón… —se quejó, una vez se lo explicaron todo.

Había confiado en Seide Manoblanca a pesar de que los porcentajes no eran muy bajos, pero lo había atribuído al lugar. Los bajos fondos eran un sitio peligroso para trabajar. La ordesa miró con pena a la brujilla y a sus cuernos de caracol y suspiró. Pasó sus dedos por el pelaje de su cara y volvió a suspirar.

Siento lo que te está haciendo, niña —empezó hablando—. Osea, la parte de extorsionarte y amenazar de muerte a ti y a los tuyos, los cuernos te han quedado preciosos.

La ordesa le sonrió con toda la ternura que atesoraba, suficiente para que la niña le devolviera un gesto leve de alegría. Sin embargo, no pasó por alto el gruñido de la parqia, que parecía descontenta con sus palabras.

No queremos que lo sientas, mala sombra. Sabemos lo que haces en los bajos fondos, si no quieres que lo destapemos, más te vale que colabores con nosotras.

Directa al grano... —Secuoya se encogió de hombros con sus cuatro brazos, era tarde para cambiar de colmena.

Saria dejó escapar una carcajada fingida. Intentaba mantener la fachada de tranquilidad, pero estaba tensa; preocupada. La mala sombra sentía de veras que hubieran caído en las garras de un estafador, especialmente Tersa, y no se le escapaba lo cerca que había estado ella mísma de morder el anzuelo.

Tranquila, cariño, no hace falta que me amenaces. Me niego a seguir trabajando con alguien potencialmente capaz de jugármela —durante un par de segundos, su gesto fue puro asco, nada fingido. No había peor criminal para la mala sombra que alguien capaz de atentar contra su propia suerte—. No solo podéis contar conmigo, sino también con unos ahorros que aun no tenemos. Vamos a devolverle el golpe a ese cero malnacido y vamos a sellar su fortuna con su propio dinero.

La mala sombra se levantó de la silla de forma teatral, como poseída por su propio personaje, y se acercó a la niña. Se habría agachado si Tersa no midiera más que ella.

Dame unos días, como mucho una semana, y volveré a pasarme por aquí. ¿Podrás aguantar, dama Tersa?

Más que Saria, fue la Saria Negra la que le guiñó un ojo a la niña, que asintió con convicción.

Así me gusta.

Secuoya y Tuétano se miraban entre sí, un poco confundidos. No creyeron que fuera a ser tan fácil convencer a la mala sombra. Sin duda no conocían su pasado como madre fracasada ni su obsesión por ayudar a los desvalidos; así como su propia necesidad por dar de lo que hablar. No había manera de callar la culpa eterna que sentía por el destino de sus cinco hijos, pero había pocos parches mejores que una buena historia de venganza.

Tersa por su parte no cabía en sí de la emoción. Tuvo que contenerse para no saltar en el sitio porque Secuoya le había repetido que se trataba de un asunto muy serio. Cuando la mala sombra le tendió la mano, la bruja le dio las gracias.

La mente de Saria bullía de ideas cuando abandonó esa casa aburrida en mitad de una calle aburrida, pero sabía con seguridad cuál sería el próximo capítulo de aquella historia sin índice: pedir ayuda. Seide Manoblanca era demasiado para ella, incluso si contaba con la ayuda de esos tres novatos. Por suerte conocía a un grupo de vendedores de dildos que habían resultado ser de fiar.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

499Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 18/01/19, 12:02 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Tras intercambiar las preguntas protocolarias de rigor Irianna comenzó a buscar en su bolsa sin fondo el violín que le había prestado Vac. Gracias a los hechizos de impermeabilidad no sufriría ningún percance, y una taberna previsiblemente hasta los topes de gente ebria de Luna Roja no le parecía un buen sitio para manejar un instrumento delicado.
Gracias de nuevo —le tendió el violín para que lo guardase—. Me ha ayudado mucho el tenerlo, tanto para practicar durante estos meses como para matar el gusanillo de tocar —le dijo con una gran sonrisa.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Calles - Página 42 WLJLnOD

500Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 26/01/19, 09:23 pm

Jack

Jack
☆Trama de los Sueños☆
Erika y un fantasma

Para cuando la bruja se dio cuenta, el nublino había desaparecido de su vista por completo. Podía seguir su rastro, pero entonces tendría que elegir entre localizar a uno u otro... Pero era obvio a quién seguiría rastreando.

Sin embargo, la ciudad parecía no querer cooperar. Cada esquina le saludaba como si aguardase una bestia al otro lado, o cualquier rocavarancolés con ansias de sangre. Y cuando la realidad superaba a la paranoia, se deshacía del peligro con sus hechizos y burbujas. Desde que se había volcado a tiempo completo en la alquimia y botánica había conseguido un mayor control sobre su propia seguridad en la ciudad y un amplio abanico de posibilidades para su dominio. Ya no eran solo sus burbujas con hechizos anclados, o hechas de explosivos líquidos o sustancias corrosivas o pegajosas que frenasen los movimientos de sus atacantes, o para huir y dejar obstáculos tras de sí. No. Desde que podía experimentar en el Macetero, había seguido investigando, mejorando y había desarrollado microclimas portátiles que una vez liberados podían desatar a enredaderas venenosas a los pies de alguien, o provocar reacciones alérgicas con burbujas de pólenes o savias urticantes. Cuerpo a cuerpo también podía cubrir sus armas o las de cualquiera con burbujas con alguna sustancia dañina en su superficie exterior sin dañar las hojas, o rodearse de burbujas que dificultasen el acercamiento, Pero las usaba para todo en su día a día: transportar ingredientes, desplazarse por la ciudad, enviar mensajes en el Macetero o en la Bodega a los empleados, o incluirlas en recetas de cocina o vinos... Bien podría llamarse Dama Burbujas, pero sería como gritar su dominio en público y prefería el factor sorpresa. Las burbujas no dejaban de ser algo frágil que causaba sorpresa en cualquier desconocido que no tuviera su imaginación. Y la bruja tenía bastante, tanta como seguridad en sí misma y en su capacidad de poder sobrevivir en la ciudad de los monstruos por su cuenta.

Al cabo de un rato se hartó de levitar por las calles y se elevó en su colchón de burbujas por encima. Abajo se había encontrado desde alimañas hasta ciudadanos desorientados. Ella sabía lo mismo que ellos: cero. Y después del cuarto que le paró decidió cortar por lo sano y alejarse del tráfico. ¿Qué demonios le pasaba a la ciudad?

Pero en el aire también había criaturas buscando respuestas, el camino de vuelta o el postre. Otras no buscaban, simplemente estaban ahí. De hecho, sí, justo ahí delante. ¡Justo ahí!
¡PERO BUENO! ¿¡Acaso un fantasma no puede volar tranquilo!? ¡Deténgase! ¡Soy Eterno el Fantasma y le exijo una explicación! ¡Y una disculpa, por todas mis plumas!

La bruja no se detuvo cuando se disculpó por atravesarle. Lo había confundido con algo de neblina.
¡Y ni me mira! ¡Le estoy hablando a usted, señorita! —le gritó el fantasma mientras se ponía a su altura.
¡Lo siento! ¡Tengo prisa, no volverá a suceder!
¡Pues claro que no, porque no olvido una cara y se lo recordaré siempre que le vea! —ganó altura y se le puso delante. Lo atravesaría otra vez si no se apartaba.
De acuerdo, pero deje de gritar y quítese de en medio —le siseó sin frenar un ápice.
¿Y si no? ¡Grito si quiero! ¡Los muertos también merecemos un res...!

No volvió a oírle, ni verle. Ni siquiera sabía si el fantasma sería poderoso o si tendría represalias, pero no las hubo. A la vez que lo esquivaba, una burbuja como una escafandra le rodeó la cabeza al pollo humanoide y el hechizo de silencio anclado que llevaba hizo su efecto. Sin embargo, Eterno no parecía darse cuenta sino que seguía gritando dentro de su jaula sin que nadie más le escuchase, y al rato se hartó de seguir a Erika. Sin saberlo, quizá la bruja había salvado de la locura al pobre desgraciado que se topase después con el fantasma.

Poco después, el hechizo rastreador avisó de la cercanía de Jack y descendió a la calle. Reconoció la zona: los Callejones Sin Salida, buen sitio para buscar a alguien. ¿Cómo diantre había llegado Lerka hasta allí tan lejos, o qué hacía el vampiro allí? Daba igual. Quien se acercase a preguntarle se quitó rápido de su camino por el batallón de burbujas de aspecto peligroso que la acompañaba y su cara decidida a destrozar a quien le frenase.

Sigue en el Barrio de los Callejones sin Salida


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Calles - Página 42 Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

501Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 12/03/19, 11:01 pm

Red

Red
Cuando oyó que los Cuchitrileros la estaban armando montados en una ballena voladora al hado se le escapó una carcajada y sus ganas de unirse a ellos aumentaron. Lamentaba haberse perdido aquel espectáculo con todo su ser, pero lo cierto era que había desconectado un rato y se había perdido cualquier invitación a aquella aventura. En cualquier caso era culpa suya, pero estaba seguro de que la noche daría para más momentos memorables, pues la Luna Roja brillaba en el cielo y todo era posible.

Vac siguió a la idrina hasta la calle y durante un rato no hablaron de nada importante, intercambiando preguntas de rigor y demás cortesías, pero en un momento dado la bruja se llevó la mano a su bolsa sin fondo y sacó su violín con cuidado.
No ha sido nada, enserio —replicó con una sonrisa, guardando el instrumento en su propia bolsa con cuidado antes de continuar caminado—. Si te soy sincero no sé cómo has aguantado tanto sin practicar, de verdad... a mí se me haría una tarea imposible —reconoció, mirando hacia arriba con una media sonrisa abochornada—. Yo tuve suerte en ese sentido porque me cosecharon junto a mi guitarra. —explicó riendo.

Recordar aquella época le producía una extraña mezcla de sentimientos que el astro rojo intensificaba.
Si lo piensas suena bastante ridículo, ¿no crees? Un cosechado que además de luchar por su vida buscaba tiempo para tocar canciones... —comentó riendo, procurando que no se le notará la nostalgia.

502Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 13/03/19, 04:26 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Irianna rio ante las declaraciones de Vac.
Porque no me quedaba más remedio. Qué suerte que te cosecharan junto a ella —comentó acerca de la guitarra. La nebulomante pudo notar que el hado infernal parecía guardar buenos recuerdos de su criba a pesar de todo, porque aunque sutil había un deje nostálgico en su tono y gestos al hablar de ello—. A mí me parece una buena forma de sobrellevarlo, no sé qué decirte —opinó ante su última afirmación—. Yo escribía en mi cuaderno en lugar de eso. La verdad es que mi cuaderno para mí ha debido de ser como tu guitarra.

La idrina se detuvo, ya casi habían llegado a la zona de la taberna. La lacustre se mostró pensativa un instante y consultó la hora.
Se ha hecho un poco tarde y todavía no he visto a Kimbra en toda la noche. Me encantaría pasar un rato con vosotros, pero quizás otro día. Gracias por todo nuevamente. ¡Nos vemos!

Sigue en la Plaza del Estandarte.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Calles - Página 42 WLJLnOD

503Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 09/04/19, 02:58 pm

Harek

Harek
Chromsa corrió lo más rápido que pudo. No sabía bien hacia dónde, pero desde luego lejos de la posible masacre.

Antes de salir de la plaza notó que las pisadas de Kolja iban hacia otra dirección, lo que lo extrañó e hizo que aminorara su carrera hasta prácticamente pararse. Buscó al terrestre con la mirada y lo vio a cierta distancia recogiendo a alguien que, por lo poco que podía ver de la ropa que llevaba, le pareció una chica. Justo tras mirarle Kolja le gritó que siguiera al hombre de pelo anaranjado que mencionó antes. Se giró rápidamente y vio a unos pasos más adelante una figura alta con aquel pelo y otra más pequeña de la que solo reconocía el color azul que la cubría por completo y dos grandes orejas que caían hacia atrás. Se giró una última vez a su compañero alzando la voz para decir: -Vale, pero ten cuidado.- Y se volvió en la dirección de los dos jóvenes desconocidos y empezó a correr otra vez.

Se habían alejado bastante de donde se encontraba Chromsa, pero pudo seguirlos por las calles. Intentando que se pararan gritaba: -¡Eh, señor de pelo anaranjado! ¡O su compañero azul! ¡Esperad!- Sin embargo no tuvo éxito debido tal vez al ruido generalizado.

Tras unos minutos corriendo por calles, empezó a cansarse. En condiciones normales Chromsa podría haber recorrido toda la ciudad sin mucha dificultad, pero las condiciones en las que estaba eran de todo menos normales. No solo estaba huyendo de algo que tal vez estuviera siguiendo al grupo, sino que seguía nervioso por lo de estar en otro mundo, los gritos sin resultado le habían hecho respirar mal, había empezado a tener hambre y, la razón más importante, no estaba acostumbrado a correr. Claro que podía recorrerse una ciudad grande, pero si iba andando. En Ochroria nunca tuvo necesidad de correr.

Por suerte la vuelta de Kolja le volvió a recuperar el ánimo. Era un alivio saber que no le había pasado nada. Además traía a aquella chica que, ahora que podía fijarse bien, tenía rasgos de felino y una vestimenta que le transmitió elegancia. -Me alegra que esteis bien. Ha sido muy heroico por tu parte, Kolja.- dijo con su característica sonrisa. Miró a la chica y le preguntó: -Bueno, ¿y quién eres tú? Yo soy Chromsa, un ochrorio- le dio la mano y acto seguido hizo un gesto hacia su amigo-y el terrestre que te ha salvado se llama Kolja.-

-Cierto, todavía puede seguir por aquí.- Buscó con la mirada a los dos jóvenes que había seguido hasta ahora y los vio al final de la calle girando hacia la izquierda. Parecía que habían empezado a ir más lento. -Kolja, han seguido por allí.- dijo señalando en aquella dirección-¿Vamos a buscarlos? Tal vez encontremos de paso un lugar seguro.-

Sigue en la Cicatriz de Arax.



Última edición por Harek el 10/04/19, 11:35 pm, editado 1 vez

504Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 09/04/19, 05:47 pm

Percy

Percy
No habia estado fijandose mucho al intentar alcanzar a Chromsa, pero cuando le alcanzó se fijo que las calles por las que corrian estaban rodeadas de los escombros de lo que en su dia habian sido casas de todos los estilos y tamaños. Parece que toda la ciudad está hecha un asco, ¿que puede haber pasado aqui?
Las presentaciones de Chromsa mientras corrian por sus vidas le hizo soltar una carcajada a Kolja. Mientras que los halagos le hacian sentir incomodo.
-Yo también me alegro de que estes bien Chromsa- respondió sincero.
-Si, lo mejor es que los sigamos, cuanta más gente seamos más posibilidades tendremos. -dando por supuesto que entendian de que tipo de posibilidades hablaba.- Y además ellos tambien se alegrarán de no estar solos en esta ciudad de pesadilla.
Tras decir esto siguió corriendo en la dirección que habia señalado Chromsa.


_________________________________________

Levántate y pelea…héroe.

505Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 10/04/19, 12:33 am

Goliat

Goliat
En condiciones normales se habría quejado porque la cargaran como a un saco, habría chillado, arañado, mordido e insultado, pero desde luego era lo último que se le ocurriría ahora. El cambio brusco de altura por verse repentinamente alzada la mareó, y tuvo que llevarse una mano a la boca para no echar ahí mismo lo poco que tenía en el estómago, cosa que por fortuna para ambos no llegó a pasar. Ni siquiera algo tan insultante como que la llamasen “gatita” aplacó todo el agradecimiento que sentía.

Kahlo cerró los ojos y se tapó los oídos con fuerza mientras los gritos y el caos cesaban a su alrededor. Se alejaron a pasos agigantados, podía notarlo en el movimiento, y para cuando volvió a abrirlos no vio la plaza por ningún lado. El ser que la cargaba hablaba con otro. La varmana tuvo que limpiarse las abundantes lágrimas con la muñeca para poder distinguir a su acompañante con claridad. Era un mamífero notablemente más bajito que la miraba con amabilidad. Aunque su aspecto resultaba incluso entrañable, seguía sin ser varmano, y ni siquiera su sonrisa podía quitar todo el miedo de su pecho. De no estar tan terriblemente asustada habría apreciado el interés, pero en tal situación y aún colgada cual instrumento, no fue capaz ni de devolverle la mano. Además, estar ahí arriba empezaba a ser humillante.

B-Bájame —dijo, dirigiéndose al que la cargaba, el tal Kolja. Echó un vistazo fugaz calle abajo y al no ver reptiles, continuó—: Bájame, puedo andar.

Se sorbió los mocos y terminó de limpiar las lágrimas que quedaban en sus mejillas con la muñeca de su mano. En cuanto estuviera en el suelo, Kahlo se arreglaría la falda, asegurándose primero de que sus gafas siguieran bien en su sitio.

Kahlo —le tendió la mano por fin al llamado Chromsa con expresión lastimosa, casi arrepentida por no haber podido responder antes a su gesto. Sin embargo, había urgencia en cada uno de sus movimientos, y le era imposible no mirar hacia atrás—. Será mejor que nos presentemos adecuadamente en otro momento.

Cogió los vuelos de su falda para separla levemente de sus piernas y así tener mejor movilidad. Fue a toda la velocidad que le permitían sus botines -suerte que sabía correr en tacones- yendo tras Kolja, en la dirección en la que supuestamente habían ido otros dos seres.

«Si uno de ellos tiene el pelo naranja» pensó esperanzada, «puede que sea otro granta.»

No era el mejor lugar ni el momento para charlar, pero Kahlo no olvidaba lo que el más alto había hecho por ella. Podría ser muchas cosas, pero malagradecida no era una de ellas, al menos no con su vida de por medio. Solo reservaba sus gracias para cuando pudieran respirar en paz, si es que podían.

Sigue en la Cicatriz de Arax


_________________________________________

♪♫♬:


Calles - Página 42 Mercad11

506Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 10/06/19, 06:05 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
El grupo siguió caminando mientras le hacían preguntas a Jara. Ella no sabía responder a casi ninguna y estaba más pendiente de mirar hacia todas partes asomando la cabeza desde uno de los bolsillos de la chaqueta de Reira.
—Tranquila —le dijo la irrense—. Si vemos algo peligroso saldré corriendo. Tú quédate dentro del bolsillo sin preocuparte.

—Quietos. Silencio un momento —un chico carabés se había parado de pronto y dio la orden con firmeza—. ¿No oís algo?

Todo el grupo comenzó a mirar a su alrededor, a excepción de Jara que se había tomado muy en serio el consejo de Reira y se hizo un ovillo en el interior del bolsillo.
—Son... Creo que es una persona —dijo el chico nublino.
—Alguien está herido —dijo una chica terra que no había hablado hasta aquel momento.
La terra se adelantó y, con cautela, se dirigió hacia el origen del sonido.

El grupo se miró entre sí y la siguieron apresurando el paso. Encontraron a la terra agachada al rodear un edificio cercano. Jara se asomó al haber oído la conversación.
—¡Por Nassandra! ¿Qué le ha pasado a este tipo? —exclamó un drunai de pelo y escamas azul claro—. Nori, ¿este no es uno de los tuyos?
Reira le dirigió una mirada de reproche y el asreniano calló. Todos se encontraban igual de impactados que el asreniano, de todos modos.

Nori, el nublino, se acercó a mirar a su compatriota herido. Parecía que algo le había hecho una profunda herida en el pecho, de la cual emanaba sangre sin parar. Al chico le costaba respirar y sus ojos mostraban una expresión de profundo terror.
—¿Qué te ha ocurrido?
Nori no sabía qué otra pregunta hacer. "Te vas a poner bien" hubiese sido una mentira que nadie podría creer y preguntarle si se encontraba bien le hubiese parecido incluso cruel.
—Yo... y-yo... Soy... S-soy Muridael. Ayudadme, p-por f-f-avor —el chico no parecía estar escuchándoles.

El grupo volvió a mirarse. esta vez intercambiando miradas de impotencia. Jara estaba intentando salir del bolsillo sin dejar de temblar. Al darse cuenta la irrense la sujeto con la mano y la dejó en el suelo. El carabés, mientras tanto, se había acercado a la terra.
—Oye... Tú... esto... ¿Cómo has dicho que te llamabas? —La chica no lo había dicho—. Parece que te mueves con más soltura que nosotros por este lugar. ¿Puedes ayudarlo?
El nublino malherido parecía que intentaba decir algo pero le costaba demasiado hablar. La terra se levantó y miró al carabés directamente.
—Me llamo Keskit. No, no puedo ayudarle. No podría aunque dispusiese de alguna suerte de botiquín. Ha perdido demasiada sangre.
El carabés asintió ante las palabras de la terra. En realidad Teyn sabía que ese era el caso antes de preguntar, pero no quería causar la impresión de ser demasiado frío.

—H-huíd —murmuraba Muridael.
Solo Jara le oyó, ya que se había acercado a él lo suficiente mientras el resto hablaba entre sí.
—T-tenéis que huir. U os m-matará.
—Ha sido... Ha sido el que mató a Sheila, ¿verdad?
Muridael se esforzó por mirar hacia abajo para encararse a Jara. Trató de extender una mano temblorosa hacia ella.
—Muertos... Han m-muerto.

—¿Quiénes? —preguntó Teyn volviéndose a acercar al herido.
—Los... Las criaturas los m-mataron.
—¿Os han atacado animales salvajes?
—Las manchas de sangre..
—L-la s-sangre... La s-san... —Muridael parecía estar recordando algo—. T-tenéis que...
La respiración del nublino se volvió más pesada y no fue capaz de volver a hablar por mucho que le preguntasen. Jara seguía insistiéndole acerca del ser que mató a Sheila.
—Ya basta —dijo Reira. Recogió a Jara del suelo y la devolvió al bolsillo—. Dejadlo... —Hubo una vacilación en su voz—. Dejad que muera en calma.
—Ella tiene razón —dijo Keskit—. Lo único que podemos hacer por él es velar en silencio sus últimos momentos.

Nadie dijo nada durante el próximo minuto. Tiempo aproximado que tardó Muridael en exhalar su último aliento. El silencio se había vuelto muy pesado con el paso de los interminables segundos. Algunos de los cosechados, como era el caso del asreniano, se habían movido inquietos en el sitio, otros tan solo habían agachado o girado la cabeza, incapaces de contemplar más a aquel chico moribundo.
—¿Y ahora qué? —La voz del drunai fue la primera en romper el silencio—. Yo no me lo pienso comer. Lo lógico sería que Nori lo hiciera.
—¿Estás loco? —El mencionado reaccionó con un gesto de desagrado—. ¿Por qué iba a comerme a un muerto?
—¿Es que vosotros no coméis a vuestros muertos para que asciendan al Nassandra?
—Claro que no, a los muertos se los entierra.
—Pero...

—Suficiente —intervino Teyn—. Dren, en mi planeta nadie se come a los muertos y es muy probable que eso solo ocurra en el tuyo. Pero dejemos los intercambios culturales para otro momento. No creo que sea prudente que llevemos un cadáver a cuestas si hay animales salvajes peligrosos cerca.
—Sí... no es que podamos incinerarlo tampoco así que será mejor dejarlo aquí —añadió la irrense.

El grupo, tras algún intercambio de opiniones más, siguió entonces su camino. Jara volvía a temblar en el interior del bolsillo. Ella estaba convencida de que quién había matado a Muridael, y posiblemente a otros, era el asesino de Sheila.

---

Dicho asesino estaba muy cerca a pesar de la ignorancia del grupo. Setenta y siete continuaba observando por el momento.  


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Calles - Página 42 WLJLnOD

507Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 15/07/19, 11:03 pm

Jack

Jack
Tesón, unos días después de la Fiesta de la Bahía

Se acercaba la Cosecha y eso ponía de mal humor al fantasma. Tendría que evitar a unos criajos o no revelar nada relevante si se cruzaba con ellos por accidente, y además tendría que aguantar los comentarios sobre el futuro de la criba en la sociedad rocavarancolesa. Aún quedaba tiempo de paz pero Eterno ya estaba harto por adelantado. Y no sin razón, pues el motivo real de tanto hastío era recordar su propia muerte y todo lo que se había truncado al caer en aquel pozo. «Ojalá no me hubieran sacado de allí y se les hubiera envenenado para esa y otras cribas» Lo "bueno" de su condición era que podía influir en los roquenses cosechados sobre su propio mundo, Roca Sagrada, pero la ignorancia de la criba duraría lo mismo que tardase en aparecer la Luna, es decir, Sinceridad por ejemplo podía averiguar que le había engañado si preguntaba a su alrededor.

Sin embargo, esa era una buena motivación para no perderse del todo en otros mundos o en las corrientes del mar. La única viable sin riesgo para él. Pero no la única con que contaba, pues la ley de no intervención jugaba en favor de su odio a las cosechas si decidía meterse de lleno en un refugio y condenarles. Quizá lo haría cuando se hartase de una existencia maldita que consistía en vagar eternamente, siempre de aquí para allá, sin notable nada que hacer.

Vagar, eso era lo que hacía. A veces se dejaba llevar, en otras ocasiones observaba a alguien o algo y le movía la curiosidad. Y otras veces, las más odiosas, fuerzas superiores a él le arrastraban sin poder evitarlo, como en la Pesadilla que atacó la ciudad hacía un tiempo. Le importaban poco las razones. Aunque fuera una criatura que estaba aprendiendo a controlar su transformación, esos malditos lemures sobre los que había preguntado al bibliotecario hacía tiempo. «La Luna no tenía nada mejor que hacer que crear a esta gentuza? ¡Dejadnos en paz!»

Ahí estaba el chico, como si no hubiera roto nada en su vida. ¿Le sonaba de la cosecha de su paisana? Lo peor de todo es que no iba solo. Y eso era precisamente lo que le faltaba, un novato con la capacidad de marearle. Se acercó veloz, tanto por la atracción como por su propia voluntad.
Asco de lemures, ¿verdad? —gruñó mirando a la hembra y después se dirigió al otro en un tono más alto—: ¡Métete tu magia donde te quepa y déjanos en paz, diantre!


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Calles - Página 42 Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

508Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 17/07/19, 08:50 pm

Aes

Aes
Tayron, unos días después de la fiesta de la Bahía.

Había bebido, vaya que sí. Estaba seguro de que no había perdido el control lo suficiente como para no recordar lo que había hecho en la fiesta, pero se había desbordado, o quizás solo hubiera sido la expresión más fiel de sí mismo. ¿No decían que un setanta y cinco por ciento de lo que decían los borrachos era verdad?. Bien, el caso es que no se acordaba muy bien de cuál era la parte de porcentaje exacta que había cabreado a Dafne aquella noche. La migraña le había destrozado la cabeza a la mañana siguiente y la noruega se había encargado de recordarle que no había contribuido a hacerle compañía. Y por mucho que pensara que se merecía aquella pasada de pedo... (joder, habían sobrevivido, la ciudad tenía dragones, un edificio se les había caído encima y estaban vivitos y coleando)... ¿acaso no llevaba razón?. Otra vez, por supuesto que sí.

Ahora estaba obligado a ahondar en su transformación, en profundizar en él mismo. Claro que quería hacerlo, pero a su tiempo. Sin embargo se lo debía a Dafne, porque no todos estan dispuestos a soportar a un idiota una noche entera, y ni siquiera estaba seguro de que la joven lo hubiera hecho del todo, bien por ella, en ese caso. Ahora las cosas estaban aliviadas, tampoco es que hubiera matado a nadie de todas formas, pero evidentemente la comunicación entre ellos funcionaba. Aunque ahora dependiera únicamente de que acompañaba a Dafne a la biblioteca a por una segunda parte más tocha del libro grisáceo que obtuvieron en su momento. Era el tipo de cosas que ocurría cuando eras... en fin... un novio inportunamente payaso e irresponsable.

-¿Crees de verdad que hay una forma más directa de obtener magia?- le dijo por el camino, mientras contemplaba las avenidas y encrucijadas a su alrededor. En esos instantes seguía a una Dafne flotante y resuelta que caminaba por delante de él con seguridad, desde luego se sabía mejor el camino. Pero eso se debía en parte a que había estado una parte del tiempo muerta y vagando sin mucho que hacer antes de toparse con ellos el día de la Luna Roja- yo me siento bien.
-Sí- afirmó- es lo que decía los libros, se supone que es con tus ojos.
-¿Tendrá que ver con que brillan en la oscuridad?- aventuró por decir algo al azar, puede que tuviera más sentido de lo que creía en realidad.
-Lo averiguaremos ahora.
-JA, otra vez tan enigmática.
-Simplemente soy práctica, no deberíamos pensar en ello hasta que lo sepamos con certeza- aunque la misma chica sonó menos convencida de lo que deseaba inicialmente. ¿Habría libros de espectros como ella? ¿Formas de sentir contacto?. Supuso que no, no habría tanta gente deambulando en aquel sitio de Dama Serena si así fuera. Si hubiera una forma de anclarse al mundo de una forma más real... todo sería distinto. ¿Eso era Tayron?. En cierto modo, ese muchacho incauto pero amable lo era. Sonrió para sí, esperaba tener buenas noticias cuando se les revelara más información.

-Espera- y el nuevo lémur de la ciudad paró en seco. Dafne supo que iba a ocurrir por aquel tono más grave y apagado que ponía Tayron, en la fiesta le ocurrió de manera bruta y atropellada. ¿Cuántos fantasmas debieron acudir al discurso?. Unos cuantos desde luego. Pero ninguno se les había acercado todavía de manera directa, ninguno... hasta ahora.

A Tayron le molestó de sobremanera el tono en que se dirigió a Dafne y ella frunció el ceño algo confundida. “Asco”?. Oye pero qué estaba ahí delante suya, y el pajarraco translúcido que se parecía a Sinceridad hablaba como si la tuviera controlada. Tay apretó los puños mientras pensaba todas esas cosas.
-¿¡Pero de qué vas!?- respondió indignado, aunque algo dentro de sí le tenía respeto a aquel ser. Tampoco quería ser totalmente sincero con respecto a que él no había pedido esa nueva forma y poder o lo que un fantama podía llegar a molestarle, ya que su novia era uno- yo no... en realidad... .
-No se preocupe- se metió Dafne a tiempo, con una mueca extraña- no está usando magia conmigo, es... una historia complicada.


_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos"

509Calles - Página 42 Empty Re: Calles el 18/07/19, 01:58 am

Jack

Jack
El atrofiado roquense ignoró el exabrupto del macho y se centró en la fantasma. ¿Cómo que una historia complicada? ¿Qué fantasma en su sano juicio acompañaría a un lemur por voluntad propia, sin escapatoria? Además, ¿y el sufrimiento de verle vivir? No le veía sentido. Frunció el ceño y volvió a abrir el pico.
Te convendría respetar a los muertos, patético mortal —le miró como si le diera asco y después se dirigió a ella con preocupación—: Y tú..., ¿estás segura de que no te hizo creer que eres libre? Si yo me dejo flotar, acabo a su lado sin remedio...

Se interrumpió, dudando de lo que les había escuchado a ambos. La fantasma sonaba bastante cuerda, la verdad, y el macho bastante inofensivo. Quizá la relación de poder fuera a la inversa y la fantasma sacaba beneficio del imán con patas y cola. Cosas más raras había visto en Rocavarancolia.
Hum... A no ser... ¿Conoces alguna forma para que no te afecte? ¿Es esa la "historia complicada"? —le preguntó, como si el otro no estuviera allí.


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Calles - Página 42 Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 42 de 43.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 22 ... 41, 42, 43  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.