Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Adru y Rox charlan sobre género
por Goliat Hoy a las 02:33 am

» El Cuchitril
por Tak Hoy a las 12:04 am

» Torre Serpentaria
por Giniroryu Ayer a las 04:25 pm

» Sede de los Taumaturgos
por Tak Ayer a las 04:07 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Giniroryu Ayer a las 01:16 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38780 mensajes en 734 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Otras Áreas » Calles

Calles

Ir a la página : Precedente  1 ... 22 ... 40, 41, 42

Ir abajo  Mensaje [Página 42 de 42.]

1 Calles el 11/05/14, 11:24 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Avenidas, plazas, callejas... Todo aquel barrio de Rocavarancolia de nombre y localización indeterminados.


493 Re: Calles el 16/10/18, 11:11 pm

Zarket


GM
La fantasma flotaba con una sonrisa triste por encima de aquella casa recién restaurada. Brina no cesaba de mirar al astro que llenaba los cielos, espléndido, y al sol que se encontraba a su lado. Era un sol débil, un sol sin fuerzas. Un sol que nada podía hacer para imponerse a la Luna Roja. De la misma forma que su burlesca existencia brillaba, sin fuerzas, al lado de los vivos.

A su espalda se escuchó el abrir de una trampilla. No necesitó girarse para descubrir quién era.

—Imaginaba que estarías aquí.

Ebnun era uno de los compañeros que más se preocupaba por ella. Sospechaba que intentaba, de alguna manera, hacerla partícipe. Hacerla pertenecer al grupo, convencerla de que no era una extraña intangible que poco podía tener que ver con ellos. Un esfuerzo dulce, en cierta forma, quizás precisamente por su lo fútil que resultaba.

—Deberías haber seguido descansando.

El guerrero hizo un despreocupado ademán de manos, restando importancia a cualquier cansancio que pudiera tener.

—Solo descanso de verdad en los mundos vinculados, y la mudanza no me ha agotado tanto como piensas.

Brina se limitó a seguir sonriendo, a su forma desvaída. La mudanza de los antiguos sendarios a su nueva casa apenas la había afectado, solo llevándole a preguntarse si ahora se sentiría menos extraña con su condición de fantasma, o si sucedería todo lo contrario. Ver a tantos vivos estando vivos siempre le resultaba doloroso, con una negra envidia encendiéndose en lo más hondo de su ser.

—No te preocupes, Brina —notó entonces que Ebnun sonreía como si fuera su propio reflejo—. Pronto mejorará todo, créeme.

La expresión de la fantasma se compuso entonces con extrañeza. Fue a preguntarle por qué, pero su antiguo compañero de mundo se limitó a hacer un ademán con la cabeza y señalarle la trampilla que llevaba al nuevo hogar de los antiguos sendarios.

Poco podía saber ella que la noche anterior Ebnun había soñado con una maravilla inimaginable: una promesa cumplida, una vieja vieja amiga retornada a la vida.

494 Re: Calles el 18/10/18, 12:56 am

Giniroryu


GM
El tema del sueño hubiese sido el centro de su atención todo el tiempo de no ser porque el reencuentro eclipsaba casi cualquier otra cosa que estuviese sucediendo en ese instante. Adru se emocionó y momentáneamente se olvidó incluso del escorpión colgado que acababan de ver. Dio varios saltos cerca de Ina y Eorlir mientras ambos corrían a abrazar a sus compañeros perdidos, a quienes ya se estaba encargado Pelusa de responder a sus preguntas. La edeel, incapaz de contener el arranque de hiperactividad, trazó un círculo alrededor del grupo, dejando tras de sí una de aquellas copias de sí misma y volvió junto a Nime al escucharla hablar sobre el asunto del sueño de nuevo.
¿De verdad os habéis visto en un sueño? Bueno, supongo que no es tan raro, ¿no? No es lo más raro que hemos visto hacer a la magia… Creo yo.
Cosas como el huésped o aquel colgante que explotaba sin duda le resultaban igual de increíbles que el haber visto a otra persona en un sueño sin conocerla.
>>Pero Pelusa tiene razón: igual deberíamos seguir hablando en los refugios. Además está lloviendo y seguro que Neil tiene frío después. ¡En marcha, cadetes!
La sinhadre, tras realizar un saludo militar, comenzaría a caminar en la dirección a la que se dirigían originalmente. Notaba a Neil muy pegado a ella, por lo que trató de no acelerar demasiado su paso y no paraba de echar un vistazo a por encima de su hombro a sus compañeros y a los amigos de Ina y Eorlir, aunque al que más vigilaba era a Eitne para asegurarse de que el daeliciano no tenía ningún accidente con aquel suelo resbaladizo.

495 Re: Calles el 18/10/18, 01:40 am

Muffie



Neil estaba bastante avergonzado por la sucesión de gritos que había protagonizado, por lo que se limitó a saludar tímidamente cuando Adru le presentó y sonrió agradecido hacia Rena cuando esta se puso en pose defensiva frente a él. El grupo con el que se habían encontrado no parecía una amenaza, parecían más bien como ellos, pero eso no quitaba que Rena había saltado a defenderlo a la mínima indicación de posible peligro. Con unos compañeros como esos, Neil no podía no sentirse protegido.

El aurva se mantuvo al margen de la conversación en todo momento, un poco sorprendido por que Ina y Eorlir conocieran a ese grupo, aunque sabía que habían estado con un grupo anteriormente, no se había esperado encontrarlos tan de repente. Aún así, se alegró mucho por el reencuentro, a pesar del susto que se había llevado.

Medio escondido tras Adru y todavía un poco avergonzando, escuchó las presentaciones sorprendido también por el hecho de que Nime y la que se había presentado como Sinceridad se habían conocido en un sueño. ¿Hasta qué niveles podía llegar la magia para ser capaz de juntar dos mentes lejanas en un mismo sueño? Neil miró de nuevo a la cera que hacía ondas a su alrededor preguntándose hasta qué nivel llegaría su magia. No es que el tuviera mucho interés en unir gente en sueños, pero había muchas cosas que le gustaría hacer con magia, como mantenerse caliente mientras cocinaba platos fríos o cocinar un montón de dulces a la vez o tallar más rápido y cosas más bonitas. ¡Quizás con magia podría aprender todas las recetas de todos los mundos! Las posibilidades parecían tantas.

Neil no se separó de Adrune ni cuando esta echó a andar de nuevo, agradeciéndole silenciosamente el que tuviera en consideración su friolero ser, aunque la verdad es que si no fuera por los hechizos térmicos que se lanzaba de vez en cuando, probablemente llevaría desde que salieron del torreón temblando de frío por estar completamente mojado.

496 Re: Calles el 19/10/18, 05:24 pm

Cuervo


-Si si, estabas encerrada en un espejo y cuando conseguiste salir tenías los ojos así, que sí que me vi ese capítulo. -dijo convencido mirando a Mónica- pero creo que te has teñido…

Una de las manos convenzo a tirar de él, colocándole de nuevo donde Eitne y Nime, Guillermo se fue canturreando la canción de “Stronger Than You”, al dejarle en su sitio la mano le dio golpecitos con cuidado en la cabeza, como dándole entender que estaba mejor aqui.

-Parecen majos, ¿verdad?  - dijo a Eitne y Nime.

Estaba ilusionado por su nuevo hogar y por tanta gente nueva, cuando la capitana sugirió moverse fue el primero en contestar.

-¡En marcha, Capitana!-  y una pendicularia levanto el puño de tras de él.

El resto del camino se lo paso hablando sobre cosas sin sentido, evidentemente nervioso e ilusionado. Habló con Eitne y Nime, diciéndoles cosas sobre como quería que fuese su nueva casa, gracias a ello se le paso el camino rápidamente.

497 Re: Calles el 21/10/18, 09:59 pm

Jack


El grupo se puso en marcha de nuevo, mucho más nutrido que antes con ellos tres. No podían estar ahí parados eternamente, empapándose. Encima, tendría que deshacerse tarde o temprano de la manta porque empezaba a pesar demasiado con tanta agua. Por muy útiles que fueran sus ojos, en ese momento se consideraba de lo más vulnerable e inútil. Ni siquiera podría huir volando si fuera necesario porque el mareo la mataría antes.

Pero mientras caminaban, la roquense se acercó un poco a la chica del sueño mientras esta la reconocía y le respondía. ¡Sí, era ella y se acordaba!
¡Sí, soy yo, la misma! Bueno, con más ojos —bromeó frente a ella—. No sé cuánto de real tuvo el sueño... Te oía y te veía como ahora... Pero estamos vivas, así que tiene que ser magia rara... Pero da igual, me alegro de conocerte y de que estés entera —le sonrió—. Y ahora si me disculpas, tengo que sacudir a dos sinhadres desaparecidos.

No había creído que fueran ellos, paranoica por lo que les pasó en el pasado, pero el grupo les confirmó su "autenticidad" y ellos mismos saludaron... Así que se fue renqueando pero sonriente derechita al abrazo grupal de sus dos desaparecidos y Mónica. Tenían mucho con lo que ponerse al día, mucho de que hablar y mucho que contarse. Mucho que llorar, también, pero de alegría. Se habían encontrado, por casualidad, pero estaban vivos y eso era todo lo que importaba. Eso y que si el grupo nuevo les había tratado bien, significaba que podían fiarse de ellos. Ya solo faltaba encontrar al resto de su propio grupo de cosecha. ¿A qué refugio irían, les encontrarían al llegar?

Sigue en la Sede de los Taumaturgos

498 Re: Calles el 09/01/19, 06:40 pm

Yber

avatar
GM
Por el “nosotros” de la niña, Saria había esperado más caracoles, muchos más. Se podía consolar a sí misma con que había acertado: Tersa la llevó hasta una casa aburrida en medio de la calle más aburrida de toda Rocavarancolia y, todo dicho, hasta arriba de moluscos. Sin embargo, la parqia con exoesqueleto y el repoblador de tamaño XXL no habían entrado en sus cábalas. La mala sombra había aceptado pasar porque los porcentajes eran muy bajos, incluso en la parqia, sin duda la más amenazadora de aquel trío.

Con sus ojos puestos en cada número a su alrededor, Saria aparentó tranquilidad y escuchó lo que tenían que decirle. No le sorprendió que la más habladora fuera la niña, a veces tan inocente que despertaba su instinto maternal. Un instinto que, sin duda, Saria creía tener atrofiado.

Sabía que algo no olía bien en ese cabrón… —se quejó, una vez se lo explicaron todo.

Había confiado en Seide Manoblanca a pesar de que los porcentajes no eran muy bajos, pero lo había atribuído al lugar. Los bajos fondos eran un sitio peligroso para trabajar. La ordesa miró con pena a la brujilla y a sus cuernos de caracol y suspiró. Pasó sus dedos por el pelaje de su cara y volvió a suspirar.

Siento lo que te está haciendo, niña —empezó hablando—. Osea, la parte de extorsionarte y amenazar de muerte a ti y a los tuyos, los cuernos te han quedado preciosos.

La ordesa le sonrió con toda la ternura que atesoraba, suficiente para que la niña le devolviera un gesto leve de alegría. Sin embargo, no pasó por alto el gruñido de la parqia, que parecía descontenta con sus palabras.

No queremos que lo sientas, mala sombra. Sabemos lo que haces en los bajos fondos, si no quieres que lo destapemos, más te vale que colabores con nosotras.

Directa al grano... —Secuoya se encogió de hombros con sus cuatro brazos, era tarde para cambiar de colmena.

Saria dejó escapar una carcajada fingida. Intentaba mantener la fachada de tranquilidad, pero estaba tensa; preocupada. La mala sombra sentía de veras que hubieran caído en las garras de un estafador, especialmente Tersa, y no se le escapaba lo cerca que había estado ella mísma de morder el anzuelo.

Tranquila, cariño, no hace falta que me amenaces. Me niego a seguir trabajando con alguien potencialmente capaz de jugármela —durante un par de segundos, su gesto fue puro asco, nada fingido. No había peor criminal para la mala sombra que alguien capaz de atentar contra su propia suerte—. No solo podéis contar conmigo, sino también con unos ahorros que aun no tenemos. Vamos a devolverle el golpe a ese cero malnacido y vamos a sellar su fortuna con su propio dinero.

La mala sombra se levantó de la silla de forma teatral, como poseída por su propio personaje, y se acercó a la niña. Se habría agachado si Tersa no midiera más que ella.

Dame unos días, como mucho una semana, y volveré a pasarme por aquí. ¿Podrás aguantar, dama Tersa?

Más que Saria, fue la Saria Negra la que le guiñó un ojo a la niña, que asintió con convicción.

Así me gusta.

Secuoya y Tuétano se miraban entre sí, un poco confundidos. No creyeron que fuera a ser tan fácil convencer a la mala sombra. Sin duda no conocían su pasado como madre fracasada ni su obsesión por ayudar a los desvalidos; así como su propia necesidad por dar de lo que hablar. No había manera de callar la culpa eterna que sentía por el destino de sus cinco hijos, pero había pocos parches mejores que una buena historia de venganza.

Tersa por su parte no cabía en sí de la emoción. Tuvo que contenerse para no saltar en el sitio porque Secuoya le había repetido que se trataba de un asunto muy serio. Cuando la mala sombra le tendió la mano, la bruja le dio las gracias.

La mente de Saria bullía de ideas cuando abandonó esa casa aburrida en mitad de una calle aburrida, pero sabía con seguridad cuál sería el próximo capítulo de aquella historia sin índice: pedir ayuda. Seide Manoblanca era demasiado para ella, incluso si contaba con la ayuda de esos tres novatos. Por suerte conocía a un grupo de vendedores de dildos que habían resultado ser de fiar.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 42 de 42.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 22 ... 40, 41, 42

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.